Your SlideShare is downloading. ×
Analisis de la obra el mundo es ancho y ajeno
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Analisis de la obra el mundo es ancho y ajeno

12,547

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
12,547
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
33
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Analisis De La Obra El Mundo Es Ancho Y Ajeno — Document Transcript1. ANALISIS E INFORME DE LA OBRA “EL MUNDO ES ANCHO YAJENO” I. DATOS GENERALES 1.1 Nombre de la obra: El mundo esancho y ajeno 1.2 Movimiento o escuela literaria: Indigenista 1.3 GéneroLiterario: Narrativa 1.4 Especie literaria: Epopeya 1.5 Estructura: Sedivide en: 19 capítulos con 190 paginas. 1.6 Lenguaje Lenguajepolifónico y mestizado 1.7 Fuentes de la obra Se basa en su la realidadde su niñez, ya que has muy temprana edad vivió las injusticias que sele daba al pueblo indígena II. DESCRIPCIÓN 2.1. Intención de la obraDar a conocer las injusticias que se dio a los pueblos indígenas otambién llamados pueblos andinos que eran en si las comunidadesolvidadas del estatuto democrático que en ese entonces era dirigido porlos gamonales. 2.2. Argumento de la obra En la comunidad de Rumi, unpueblo de la serranía Peruana. Rosendo Maqui alcalde de este pueblopiensa mejorar el nivel de vida pero la aparición de Amenabar, ricohacendado de la zona, viene a romper la tranquilidad de Rumi. RosendoMaqui contrato a un abogado para que tome a su defensa, el cual fuesobornado al igual que el juez y algunos testigos. El Fierro Vásquez,temible bandolero de la región, uniéndose a la comunidad , roba paravivir y ayudar a los pobres. Rosendo Maqui ha luchado inútilmente paraque se haga justicia, pero en esos lugares no se conocía lo que era, asípasan los días y empieza el éxodo, la comunidad, poco a pocoabandona la tierra llevándose sus costumbres y sueños.2. Rosendo Maqui es acusado falsamente de robo, encarcelado ygolpeado. Benito Castro, un Indio que vivió largo tiempo en la ciudad endonde aprendió a leer y escribir, regresa a su tierra para ayudar a sucomunidad a luchar contra el abuso y prepotencia de don Alvaro, peroante el ataque del ejército muere, quedando para la comunidad sólo doscaminos: rendirse ante el abuso y servir al amo o salir en busca de unmundo ancho y ajeno. 2.3. Estilo de la Obra En esta ocasión el autor semanifiesta de una forma sencilla y clara, pudiéndose así entender lo queel autor nos quiere transmitir 2.4. Trascendencia de la obra Esconsiderada como una de las obras más destacadas de la novelaindigenista y obra maestra de su autor. Mario Vargas Llosa ha afirmadoque El Mundo es Ancho y Ajeno constituye el punto de partida de laliteratura narrativa moderna peruana y su autor nuestro primer novelistaclásico. Cuenta con numerosas ediciones en español y es su novelamás traducida. 2.5. Antecedentes históricos de la obra La obra “Elmundo es ancho y ajeno”, que recibió el importante premiolatinoamericano de novela, convocado por la editorial estadounidenseFarrar & Rinehart. Esta novela es un gran cuadro épico de las luchas deuna comunidad indígena contra los tres poderes que quieren destruirla:la oligarquía terrateniente, el Ejército y el Gobierno. 2.6. Estudio de lospersonajes de “El mundo es ancho y ajeno” Ciro Alegría utiliza tres tiposde personajes en su novela: los indios, los mestizos y los blancos. Entrelos indios podemos destacar a: Rosendo Maqui, alcalde de la
  • 2. comunidad de Rumi, que se preocupa por construir caminos y escuelas,y que bajo la ambición del gamonal Álvaro Amenábar, de la hacienda deUmay, enarbola la defensa de su "ayllu" hasta sucumbir en la prisión,vejado por las autoridades. Benito Castro es otro personaje de lacomunidad, quien abandona su tierra para ir de hacienda en hacienda,de pueblo en pueblo, conociendo de cerca el dolor de sus hermanos losindios. Demetrio Sumallacta, un joven músico. Nasha Suro, mujer"adivina", que vaticina las desgracias de la comunidad. El FieroVásquez, héroe bandolero que sirve a la causa de los indios con granpasión, demostrando un enorme coraje en sus acciones. Amadeo Illas,por el que podemos conocer lo que significa la explotación de losindígenas en los sembríos de cocales, en donde se interna en busca deuna mejor suerte y porvenir.3. Augusto Maqui, hijo de Rosendo, quien se interna en los cauchalesdonde la explotación es similar. El indio Valencio, lugarteniente del FieroVásquez y que realiza proezas singulares. Entre los mestizos, CiroAlegría nos muestra a: Julio Contreras, un personaje al que se leconoce como "buscavidas", que cae en Rumi sirviendo —en medio denegocios delictivos— de falso testigo en favor del insaciable Amenábary que termina en las garras de Doroteo Quispe, quien lo sentencia amorir en una ciénaga. Jacinto Prieto, un advenedizo bien intencionado,que sirve a la causa de Rosendo Maqui. Y como no podía ser de otramanera, los blancos, enemigos de los indígenas, cuyo mejor personajees: Álvaro Amenábar, terrateniente de horca y cuchillo de Umay, quienvaliéndose de documentos fraguados, sobornando a diversasautoridades y corrompiendo conciencias, ensancha sus dominios hastadevorar las tierras de Rumi. Zenobio García, gobernador sin escrúpulos,que sólo vive para enriquecerse. Bismark Ruiz, tinterillo inescrupulosoque empieza sirviendo a la comunidad para luego prevaricar yentregarse al servicio del gamonal Amenábar. En la novela, el hombreblanco representa al usurpador, a la autoridad, al poderoso, al amo, alsistema capitalista imperante. El indio, en cambio, representa alposeedor de la tierra, su legítimo dueño, pero que es cruelmenteexplotado 2.7. Estructura de “El mundo es ancho y ajeno” 2.7.1. ¿Quiéncuenta “El mundo es ancho y ajeno”? Ciro Alegría: 1909-67) Novelistaperuano, nacido en Marcabal Grande y fallecido en Lima. Ciro Alegríahizo sus estudios escolares en su misma región andina de nacimiento(donde tuvo como maestro a César Vallejo) y se comprometió tempranoen la lucha política como miembro de la Alianza Popular RevolucionariaAmericana (APRA). Su militancia en la APRA le valdrían dos estanciasen prisión (en 1931 y en 1933) y su posterior exilio en Chile en 1934.2.7.2. El tema principal La lucha del alcalde Rosendo maquirepresentando a la comunidad Rumi contra Amenabar y Roldán quienesquerían quitarle sus tierras. 2.7.3. Los temas Secundarios El deseo portener o conseguir tierras por Amenabar y Roldán 2.7.4. Los recursosestilísticos4. 2.7.5. Mensaje de la obra El autor esta ves nos quiere transmitir lasinjusticias que había en las comunidades indígenas, quedesgraciadamente no tenían educación y por la lo tanto se hacia lo quelos “blancos” mandaban, y desagraciadamente todavía sigue existiendo
  • 3. el racismo, mayormente en las personas que no tiene una educación.2.7.6. Menciona 6 hechos más saltantes de la obra. La muerte de laesposa de Rosendo Maqui cumpliendose uno de los presagios que éltuvo. Falsificador de billetes. El engaño del entierro al cura. Sedescubrió la estafa por un telegrama equivocado. Los gobernantessolían decirles: "Váyanse a otra parte, el mundo es ancho". Cierto, elmundo es ancho, pero ajeno. Benito Castro y los suyos muerendefendiendo su tierra y sus vidas, sus cerros y sus animalitos. Noquedaba otra alternativa: vivir o morir abatidos como los cóndores:"Todas las rutas se hallan ensangrentadas". ¿Adónde ir? ¿Adónde?...Falsificador de billetes. El engaño del entierro al cura. Se descubrió laestafa por un telegrama equivocado. Los gobernantes solían decirles:"Váyanse a otra parte, el mundo es ancho". Cierto, el mundo es ancho,pero ajeno. Benito Castro y los suyos mueren defendiendo su tierra ysus vidas, sus cerros y sus animalitos. No quedaba otra alternativa: viviro morir abatidos como los cóndores: "Todas las rutas se hallanensangrentadas". ¿Adónde ir? ¿Adónde?... III. RESUMEN DE LAOBRA I. Rosendo Maqui y la comunidad Rosendo es el alcalde. Sedescribe la vida de una comunidad andina. Los gamonales con leyespara expropiar a los comuneros. La ley, el derecho, es para losgamonales. Dificultades para levantar la escuela. El indio esdespreciado. El tinterillo Bismark, "defensor jurídico" frente al gamonalAmenábar. Murió mucha gente del tifo. Guerra con Chile. "Las madresblasfemaban...". Aparecen los azules y los colorados. Dejaron hijos.Habla de dos ladrones disfrazados de frailes que bendecían el ganado yregalaban ovejas a la comunidad. Referencia a diversas supersticiones.La esposa de Rosendo, Pascuala, había muerto. II. Zenobio García yotros notables5. La hija mayor de Zenobio hace una apología de la muerte. El"cañazo" — bebida alcohólica fuerte— para el velorio (justifica laborrachera). Todo el pueblo asistió al velorio. III. Días van, días vienenSentido materialista de la muerte. Se construye la escuela con adobe.Llega don Álvaro Amenábar diciendo que los terrenos son suyos y así lohabía denunciado. Rosendo sintió odio por primera vez. Crítica afuncionarios y maestros. "En el Perú las cosas se hacen solas". Amoríosde Bismark Ruiz, el tinterillo, y la "costeña". Rosendo le deja cincuentasoles a Bismark para que les defienda, y éste les dice que vayantranquilos, que la justicia está de parte de ellos. La estafa del "Mágico"en una fiesta. IV. El Fiero Vásquez Se presenta a este personaje quedespojaba a los ricos y daba a los pobres; aunque también robaba a lospobres cuando necesitaba. Encuentra a Doroteo Quispe que iba acomprar para la fiesta de San Isidro. El Fiero le roba los cien soles quellevaba, pero después le devuelve ochenta y diez más para velas a SanIsidro, por la oración al Justo Juez que recita Doroteo. ApareceValencio, hermano de Casiana, amante del Fiero Vásquez. Describe lamiseria, el látigo y la incansable deuda de los pobres. Hieren en la caraal Fiero con carabina. Se repone y llega a un pueblo, donde le cura laSra. Elena. Llega don Teodoro, el esposo de Elena. El Fiero cuenta queanduvo errante por matar a don Malaquías que había pegado a sumadre. Se queda trabajando con don Teodoro. Describe las peripeciasde don Teodoro y el Fiero para atravesar el río Condebamba. Don
  • 4. Teodoro se fue a firmar porque fue elegido diputado. El Fiero se casacon Gumersinda. Estando en la chacra le ataca un desconocido al quemata en defensa propia, pero tiene que huir. A los seis meses regresa.Su hijo había muerto. Su esposa había sido violada por los gendarmes ytuvo que ser sirvienta del juez para poder salir de la cárcel. Se informadel juicio con Amenábar y se va, caída la noche. V. El maíz y el trigoNarración del arreo de vacas por un grupo de jóvenes por un valle.También se narra la siega, el acarreo y la trilla. Describe cómo seavienta el trigo con horquetas y palos de madera, hasta separar la pajadel grano. VI. El ausente Ganó Benito en la carrera de caballos paraatrapar el gallo, que colgaba de una soga, y los treinta soles queestaban en un canasto. Por la noche hubo un baile. Prefirió no pelear yse fue. Vagando de un lado para otro llegó al Callejón de Huaylas. Allípagaban los gamonales peor que en el6. norte. Tuvo que huir porque soltó a dos indios que habían sidotorturados por considerarles culpables de robo. Llegó a Pueblo Libre.Pajuelo, que había dejado el pueblo por los abusos, vino, ya adulto, aponerse al lado de los indios explotados por gamonales y autoridades;se puso a arengar a la gente. Benito está ahí con su caballo "Lucero".Hieren a Pajuelo y a los pocos que quedan les llevan presos porsubversión. Con el tiempo salen todos menos Benito, que por serforastero no tiene quien le defienda. Por fin lo sueltan, pero se queda sinsu caballo y con hambre. Se pone a trabajar en una hacienda. Allí, losindios cuentan historias de revoluciones en el Callejón, pensando quese repetirán: y al día siguiente, la misma realidad. VII. Juicios de loslinderos El papel sellado es un mal nacional, que no puede faltar,aunque falte el pan. Por su familia don Álvaro es enemigo de losCórdova. Íñiguez es el defensor de don Álvaro. Se compran a falsostestigos, al subprefecto, al juez y al mismo Bismark Ruiz. Seencontraron los hitos —que señalan los linderos— fuera de su sitio, ylos colocaron de nuevo. Mardoqueo, vendedor de esteras y encargadode espiar, fue flagelado. Bismark dijo a Rosendo Maqui que éldescalificaría a Contreras, a García y a otros más. Habla de Nasha,bruja y curandera, que con hierbas, el cuy, etc., podría hacer algo contradon Álvaro Amenábar. Sacó una fotografía suya de la hacienda, denoche. Don Álvaro la descubrió y dijo que no la mataba porque su padrehabía salvado al de don Álvaro. ¿Qué había hecho don GonzaloAmenábar con los indios? ¿Qué hacía don Álvaro? Explotarlos,matarlos, flagelarlos, despojarlos. En vista de que don Álvaro seguíabien de salud, empezaron las dudas sobre Nasha, y al final nadie creíaen ella; se justificaba: "No le puedo agarrar el ánima...". Rosendo Maquitiene que buscar testigos que no sean de Rumi. Rezan a San Isidro paraque salve a la comunidad. Los buscaron en Muncha y Viyumi; sabíanque los comuneros tenían razón, pero no se atrevían a enfrentarse condon Álvaro. Apareció Jacinto Prieto, el herrero del pueblo; y enviaron al"Zurdo", vagabundo y truhán, para que le provocase. En efecto, lepropinó una paliza y Prieto fue a la cárcel. VIII. El despojo RosendoMaqui quiso dejar a Bismark, pero nadie en la provincia queríadefenderles. Consejos del sacerdote de que acepten la voluntad deDios, guarden sus mandamientos y piensen en el Cielo. Augusto Maqui,nieto de Rosendo, va a la hacienda enrolado por su abuelo, como espía;
  • 5. escuchó que irían cuarenta para tomar Rumi. Lo contó todo a su abuelo;al siguiente día, al mediodía, ocho caporales de Amenábar, llegaronamenazantes por lo del espía. "Hasta el 14" gritaron, aludiendo al díadel juicio.7. En el juicio dice Rosendo: "han ganado la plata y la maldad". ArtemioChauqui intentó criticar —sin éxito— la gestión del Alcalde y de losRegidores. Se entró a discutir si defender o no la comunidad; GerónimoCahua optó por la resistencia; otros, no. Casiana —sin avisar— salió enbusca del Fiero Vásquez. Llegaron a un acuerdo: no se resiste, y seirían de la comunidad antes del día 14. Reeligen alcalde al viejoRosendo Maqui. Casiano no encontró al Fiero; hicieron fuego comoseñal. "No pienso que Dios esté administrando las cosas de la tierra",pone en boca del "Manco". Llegó Valencio, hermano de Casiana. ElFiero decidió ir, con veinte hombres, a defender a los comuneros.Salieron los comuneros de Rumi y llegó el gamonal con su cohorte. Loscomuneros (Alcalde y Regidores) saludaron a don Álvaro, que les dijo:"¿Por qué no me saludan, indios imbéciles, malcriados?". Al fin seprodujo el enfrentamiento entre el Fiero y los comuneros, con losgendarmes y Amenábar. Murió Íñiguez por la piedra rodada porMardoqueo. IX. Tormenta Yanañahui es una laguna encantada. Nashase desprestigió con la pérdida de las tierras. Rosendo se dirige al cerro:"Taita Rumi, ¿nos irá bien en Yanañahui?". Le hizo ofrendas de pan,coca y chicha. Siguió insistiendo. El cerro le dijo: "Bien", al ingenuo ypanteísta Rosendo. La vida había cambiado mucho por la aspereza dellugar. Se intentó un recurso de apelación a la Corte Superior. Pero seenteró Amenábar: "no saben donde se meten y con el jovencito el talZavala Correa" (el abogado). Se produce una gran tormenta y algunosanimales son muertos, entre ellos "Frontino", el caballo de Rosendo. Unemisario de Zavala Correa vino a decir que habían asaltado al quellevaba la apelación, la que poco después se quemó en la chimenea dedon Álvaro. Anselmo, el tullido, tocaba muy bien el arpa. La vida eradura. Murió Anselmo. Doroteo, Gerónimo y Condorumi intentaron matara Bismark y a su amante Melba, pero no se atrevieron: sólo robaron losdos caballos. Melba murió de pulmonía. Bismark volvió al lado de suesposa, a la monotonía del trabajo. El diario "La Patria" se refirió en eleditorial al orden que pusieron, a la laboriosidad y honestidad deAmenábar, y al bandidaje y a la revolución a la que se dedicaronmuchos comuneros. X. Goces y penas de la coca A Hipólito le picó unavíbora. Corrían historias de muertes por picaduras de víboras. Tambiénmolestaban los zancudos. Amadeo Illas iba a empezar a raumar. Losdos caporales que estaba allí habían violado a su mujer, aunque él no losabía. El trabajo, al principio, era fácil; después ardían las manos ysalían ampollas. El almuerzo era un cucharón de trigo. Las manos lesangraban. Tuvo que dejar el trabajo. Era cuestión de acostumbrarse,pero no se acostumbró: las ampollas, la sangre... Regresó sin nada.Tuvo que irse a Lomas, pero le buscaron y el hacendado pagó su deudade 50 soles: de nuevo estaba amarrado. XI. Rosendo Maqui en la cárcel8. Falsificador de billetes. El engaño del entierro al cura. Se descubrió laestafa por un telegrama equivocado. XII. Valencio en Yanañahui Granrecibimiento. Cuenta el enfrentamiento con los gendarmes y la muerte
  • 6. de algunos de éstos y de la banda. El Fiero Vásquez y otros, siguen asalvo. Decide casarse con Tadea por religioso. XIII. Historias y lancesde minería Calixto Paucar busca trabajo en la mina de Navilca. Seencuentra en el camino con presos encadenados. Al llegar, le dijeronque comenzaría a trabajar el lunes, pero luego le avisaron queempezaría una huelga. Alberto y Calixto salieron a dar un paseo. Losmineros sorprenden a 14 de la banda del Fiero Vásquez, borrachos, enuna cueva y los llevan presos a la mina de los Godogrey. Allí loscolgaron de los pelos y a los que no murieron, les fusilaron. El Fiero novolvió a Gallayán. Había informes de su captura. Se le rompió la sogacon otro compañero, pero no explotó la carga de dinamita y salvó lavida. Un periodista le preguntó por la huelga. Habló de cuando estuvoen Cerro de Pasco y de otras huelgas. "Ellos tienen plata y los mineroshambre". Alemparte, el Secretario General del Sindicato de Navilca,había declarado la huelga. Vinieron muchos gendarmes. Gritaban:"¡Viva Alemparte! ¡Viva el gringo Yack! Somos socialistas". Seenfrentaron a los gendarmes y hubo ocho muertos: el primero,Alemparte. Yack y otro compañero desplegaron un trapo rojo ycantaron; los demás no sabían nada. XIV. El bandolero Doroteo QuispeNació el hijo de Casiana. No se sabe nada del Fiero Vásquez; otros hanmuerto. Doroteo entra a Muncha, el caserío donde esta Zenobio García,el gobernador. Sospechan del bandido. Los bandidos entran amedianoche disparando mucho, para impresionar. Entraron en Munchay Zenobio huyó, pero la esposa, la hija y la sirvienta no pudieronhacerlo. Cuando regresó a la casa se encontró con el saqueo: todo elesfuerzo de años, perdido. Se emborrachó. Los bandidos encontraron al"Mágico" (mercachifle) y después de despojarle de la mercadería, leecharon en un pantano, donde se hundió. XV. Sangre de caucheríasAugusto Maqui, con otros, ha llegado a un lugar de la selva. Al frente vael veterano Carmona. Don Renato era el dueño y el primer jefe delcanuco, donde se explotaba el caucho. Se servían de los indios, a losque habían reducido, que tenían que entregar su cuota; de lo contrarioeran castigados: hombres, mujeres y niños. En el Putumayo muerencuatro en una expedición a manos de los cashibos. Se preparan paravengar esas muertes: el prefecto Arana con otros de su comitiva y gentede tropa sorprenden a los cashibos en una orgía. Matan a algunos y se9. llevan rehenes, entre ellos a la esposa del jefe, Yanacuna. Al insistiren el ataque, apoyados por los cañones de tres embarcaciones quellegan para ayudar, muere el jefe y hacen una carnicería humana. Poreso ponen a ese lugar el nombre de "Puerto del castigo". Cuenta lahistoria del Cultachaqui ("pie de hombre y de venado") que queríanllevarse a Nora, la esposa del cacique Coranke; al intentar evitarlo,convirtió a su hija en un pájaro, el "ayaymama", el cual se dice quesigue cantando, especialmente en las noches de luna. Ordóñez, eldueño, descabezó con machete a un indio por no haber traído caucho.Augusto quedó ciego por el caucho. Todos se fueron. Escuchó la voz deMaribi. Ordóñez, en una pelea que los caucheros vencen contra losindios de la selva, recibe una flecha y muere. Los caucheros traen 30mujeres, y dejan a Marabi con Augusto. XVI. Muerte de Rosendo MaquiUn preso, Jacinto, había escrito al Presidente de la República, segurode obtener justicia. Pero no fue así. Jacinto exclamaba: "Todo es
  • 7. mentira; ¿dónde están los hombres probos de la patria? Todos son unosserviles a las ordenes de los poderosos. Un rico puede matar y nadie lehace nada. Un pobre da un puñete fuerte y lo acusan de homicidiofrustrao". Todo esto lo decía a gritos, pero de nada le sirvió. Lotorturaron los gendarmes. Sólo salió por los 1.000 soles que pagó elFiero Vásquez. A Rosendo Maqui lo pusieron en la misma celda que alFiero. Luego, acusándolos a ambos de sedición, confunden al FieroVásquez y dan muerte a Abdulio. El alcalde le hizo llegar un revólver alFiero Vásquez, quien propone a Rosendo la huida: Rosendo lo piensa,pero renuncia a este plan por miedo a que Amenábar ganara laselecciones a Córdova. Esto le costaría caro. El Fiero soborna algendarme y a otro más con 400 soles (el gendarme ganaba 30 solesmensuales) para huir; abre con una ganzúa el candado. En el patiomata a dos gendarmes. Al enterarse los demás gendarmes, acuden a lacelda de Rosendo: "¿por qué no gritaste, tú indio babieco?". Golpearona Rosendo hasta que se desvaneció; al llevarle el almuerzo no contestó:estaba muerto. El médico diagnosticó muerte por infarto y el juezlevantó acta de defunción. El subprefecto mandó a los gendarmes quelo enterraran en la noche para que los indios no armasen bulla, pues noquería líos —si los indios se enteraban de lo sucedido—. XVII. LorenzoMedina y otros amigos En una cantina de Lima está Benito Castro, quetrabaja en una imprenta. Allí comenta con el tipógrafo llamado Santiagode cómo domó una mula en su comunidad. Llegó Lorenzo Medina, elgran líder sindical. Benito se va con él a trabajar en un bote pesquero.Luego se entera Benito que Lorenzo no dirige nada; que había sidoexpulsado del sindicato. Hablan de explotación de indígenas en lashaciendas, de la construcción de ferrocarriles, etc.10. En la provincia de Azángaro los gamonales han despojado a lascomunidades de sus tierras, de la manera más clamorosa: han matadoy torturado hombres, mujeres y niños, con el apoyo de las autoridades.Lorenzo comenta: "Ayer ha hecho un año que la fuerza pública, almando del coronel Revilla, prefecto de Cajamarca, entro en Llaucán yarrasó con todos..., no sólo los indefensos reunidos, sino entrando a lascasas". Hace referencia a una carta de Llaucán al señor Ministro deJusticia, exponiendo los atropellos de Llaucán; entre los firmantes estáRómulo Quinto (de Rumi), según Benito. Cuenta Benito que, por habermatado a su padrastro, y a falta de cárcel, fue encerrado en un cuartode Rosendo Maqui; este último lo soltó. Benito quiere volver a lacomunidad, por eso estaba aprendiendo a leer. Termina la historianarrando la fuerte explosión que hubo en el Callao, y cómo eso hundióel bote; de cómo la lancha no daba para vivir; y de que ambos (Benito yLorenzo) tuvieron que quedarse en el Callao, resignados en trabajarrecogiendo conchitas, después de haber intentado éxito— encontrarotro trabajo en Lima. XVIII. La cabeza del Fiero Vásquez Una pastoraencontró entre unos matorrales la cabeza del Fiero Vásquez. Llegaronel juez, el subprefecto y muchos campesinos. No había indicios de quiénlo había matado: ¿los gendarmes, una mujer por celos,...? Enterraron lacabeza. Casiana se enteró del suceso. XIX. El nuevo encuentro JuanMedrano está mirando Solma, la tierra que tiene por delante y que separece un poco a Rumi; Juan Medrano la anidó. Simona, cocinando alraso, está con él. Se hace de noche y duermen allí. Su destino es
  • 8. trabajar la tierra, como su abuelo Antón. Juan y Simona tienen dos hijos:Roli y Elvira. Hacen su casa, y siembran en ese mes de noviembre, conla ilusión de obtener una buena cosecha que pueda beneficiar a lospadres de ambos y a Modesto, un pastor que vive solo — únicamentetiene la compañía de una culebra— y a quien tratan de brujo. Llegaronlas lluvia y crecieron el trigo y el maíz; Juan realizó la cosecha —con laayuda de otros, como es habitual—, acordándose de Rosendo. Al finalde la cosecha llegó don Ricardo, que se llevó la mitad de lo recogido, yreclamó casi otro tanto por las facilidades prestadas: los colonos sequedaron únicamente con los granos necesarios para su sustento. XX.Sumallacta y unos futres raros La indiada llenaba el pueblo en fiesta."Demetrio Sumallacta vio a Amadeo Illas en una cantina. Les contó elcuento del zorro y el conejo". El zorro, decía unos de los futres,representa al mandón y el conejo al indio; pero el indio toma revancha.Un pintor invita a Demetrio para ser11. modelo; le dará dos soles diarios. Al regresar a casa dice que seencontró con unos futres que hablaban del "indio", "justicia", "elhombre", y que consideran hombre al indio. Se durmió después dehaber hecho grandes alabanzas del maguey. XXI. Regreso de BenitoCastro Se enroló en el ejército y ascendió a Sargento primero. Selicenció. Consiguió un rifle y quinientos tiros. Benel, guerrillero, quisoplegarse a él, pero desistió al saber que era hacendado. Ningúngobernante hacía nada por el pueblo. Se compró un caballo y se fue asu comunidad. Se dio con la sorpresa de que había desaparecido; en lacasa de Rosendo no encontró más que un cerdo. ¿Qué pasó con lagente? ¿Dónde estaban? ¿La peste? ¿Algún gamonal les habíadesalojado? ¿Rosendo? ¿Pascuala? Lloró. Encontró tan sólo a unhabitante, Ramón Briceno, quien le comunicó lo de Amenábar y queestaban en Yanañahui. Subió a Yanañahui y se encontró con suhermana Juanacha. Se enteró de la muerte de sus padres y del nuevoAlcalde — Clemente Yacu— que estaba enfermo; éste le fue contandolo sucedido. El espíritu de Rosendo estaba en la comunidad. XXII.Algunos días Benito revivió intensamente en dos días todo lo ocurridoen la comunidad. Fueron presentándoles a todos. Madre e hija sepresentaron para que Benito les leyera la carta que el esposo de la hijale había enviado. Benito fue a conversar con el Dr. Correa Zavala, quele dio la noticia de que se podían quedar y cultivar las tierras —queahora ocupaban— con tranquilidad, porque la Corte Superior de Justiciahabía fallado a favor de la comunidad. Benito salió de caza con PorfirioMedrano y le anuncia que le propondrá como regidor. Luego, se casócon Marguicha. XXIII. Nuevas tareas comunales Dinamitaron la lagunapara aprovechar más tierras de cultivo. Benito Castro dijo a lacomunidad que él era el responsable de eso, a pesar de lassupersticiones. La gente se oponía por la superstición de la "mujernegra y peluda", que suponían vivía en la laguna. También destruyóunas ruinas donde, decían, estaba el "chocho". Pero no había ni talchocho ni tal laguna encantada. No pocos se opusieron, se discutió enla comunidad, y la mayoría voto a favor de Benito. Clemente renunciópor el reuma y Benito fue elegido Alcalde. XXIV. ¿Adónde? ¿Adónde?
  • 9. 12. Artemio Chauqui decía: "El indio es un Cristo clavado en una cruzde abuso". Benito Castro organizó a la gente contra Amenábar, queintentaba llevarles a trabajar a su chacra. También luchan losmunchinos. Se acercaron los de Amenábar. Benito Castro dispuso lasoperaciones y treinta hombres se pegan contra las peñas dejando la víalibre. Al fin aparecieron los guardias con un indio de guía. Se tiraron alsuelo ante los disparos; murieron seis guardias y algunos comuneros:Porfirio Medrano y Fidel Vásquez. Rumi y Umay también se sublevaron,pero les atacaron con máuseres. Mueren muchos, entre ellos BenitoCastro. IV. MARCO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DE “EL MUNDO ESANCHO Y AJENO” Geográficos: La novela se desarrolla en Rumi y suscontornos. Rumi es una comunidad indígena (mestiza). Históricos: Esen el siglo XVIII donde se desarrollan los hechos. La vida agraria de ladécada en la que ocurren los acontecimientos narrados, década queliterariamente es la de vanguardia, atravesó momentos de esperanza yde desesperación, de hondas tensiones y de profundas crisis. V.MODELOS DE PRÁCTICAS DE VALORES PRESENTADOS POR ELAUTOR 6.1. Valores Unión Perseverancia 6.2. Anti valoresInjusticia Muerte Violencia Abuso Avaricia VI. APRECIACIÓNCRÍTICA SOBRE LA OBRA Esta obra nos pareció muy interesante yaque nos muestra la realidad del pueblo indígena y todo lo q sufre por seruna comunidad olvidada en donde cualquier “blanco” podía y puedeimponer sus ideas con fuete cantidad de dinero. También rescatamosque Ciro Alegría utiliza al describir los paisajes ya que lo hace tandetallado que uno se sumerge en su imaginación.13. Nos parece muy bien que un escritor ponga en evidencia la crueldady la injusticia que una comunidad tenia que soportar en sus tiempos. VII.IMPACTO PERSONAL Nos sorprendió al darnos cuenta que existíanpersonas que por codicia, avaricia podían destruir una comunidad quevivía en paz y con buenas intenciones de superarse y también que laspersonas podían caer bajo como ser sobornadas por dinero y perjudicara las personas que solo buscaban prosperar. VIII. LA OBRA EN ELCONTEXTO ACTUAL En la actualidad podemos hacer unacomparación con esta obra porque siguen existiendo las injusticiassobre las personas que no tienen un grado económico alto o tambiénque no tienen una educación, nos referimos mayormente a las personasque viven en los pueblo pequeños y alejados en donde no saben comodefender sus propios derechos, mediantes documentos legales. IX.GLOSARIO DE LA OBRA 1. Viandantes.- 2. Diáfana.- 3. Cetrino.- X.BIBLIOGRAFÍA La obra “El mundo es ancho y ajeno”http://74.125.47.132/search?q=cache:NrqFGATIVNoJ:www.biografiasyvidas.com/biografia/a/alegria.htm+ciro+alegria&cd=2&hl=es&ct=clnk&gl=pe14. Nosotros vamos a tratar sobre la obra de Ciro Alegría, uno de susmejores escritos y que según Mario Vargas Llosa es con la cual se iniciala narrativa peruana moderna del Perú, nos estamos dirigiendo a la obratitulada "El mundo es ancho y ajeno"; nosotros vamos a analizarla,veremos cual es su mensaje y también el resumen de la obra , entreotros; esta obra será tratada con mucha eficacia ya que se trata de unaobra donde se habla sobre el maltrato de las comunidades de los andes,
  • 10. las que están olvidadas por otras ciudades, hata del propio estado,aunque en este perido se habla de un régimen colonial ya que noshablan de gamonales, en fin mas adelante trataremos con masespecificaión El mundo es ancho y ajeno, de Ciro Alegría: traducción y traición en la novela indigenista XIMENA TRONCOSO ARAOS Universidad Católica del Maule E-mail: xitrona@yahoo.com RESUMEN La obra de Ciro Alegría exhibe, tal vez más acusadamente que la de otros escritores del indigenismo, la pugna del escritor con el lenguaje en la tentativa de mostrar el mundo indígena ‘desde dentro’. Curiosamente, la crítica elogiosa de El mundo es ancho y ajeno (1941) y la cuestionadora apuntan a un mismo aspecto: el mostrar o no el mundo indígena desde dentro. Más que abogar por una u otra crítica, me interesa sugerir a partir de la propia novela el porqué de tan contrapuestas percepciones. Reconozco que existen diversos factores externos que influyen (políticos, culturales, de institucionalidad literaria, de egos profesionales, etc.), pero los juicios finalmente se despliegan con el texto y es su carácter particularmente tenso, ambiguo, irregular y transicional, lo que provoca lecturas disímiles no sólo en sujetos distintos sino en un mismo lector. Palabras claves: Novela indigenista, traducción y traición, memoria, perspectiva indígena. ABSTRACT The work of Ciro Alegría exhibits, perhaps more intensely than in other writers of indigenismo, the struggle of the writer with language in the attempt to show the indigenous world from within. Peculiarly, the criticism that praises El mundo es ancho y ajeno (1941) as well as the criticism that questions it focus on the same aspect: whether or not the novel shows the indigenous world from the inside. More than to defend one critical position or another, I am interested in exploring, taking the novel itself as a starting point, why such opposing perceptions exist. While I recognize the influence of diverse external factors (political, cultural, literary institutions, professional egos, etc.), the final judgments unfold within the text and its particularly tense, ambiguous, irregular and transitional character which provokes dissimilar readings not only in different subjects but in the same reader. Keywords: Indigenist novel, translation and treason, memory, indigenous perspective. A Pilar Sobarzo Rodríguez Huérfano de huérfanos Hijo del viento Huairapamushca De la luna debe ser el frío de sus ojos El corazón pura tristeza Había dicho la mestiza cocinera JOSÉ MARÍA ARGUEDAS, OSVALDO TORRES
  • 11. AUTOR Y NARRADOR EN LA ENCRUCIJADAEmir Rodríguez Monegal se refiere a su experiencia de lectura de la obra deAlegría como que sus textos le transmiten la sensación de éxito y fracaso:"Exito por la convicción interior, el vigor, la simpatía honda del autor haciasus temas; fracaso porque estas novelas, y sobre todo la más famosa deellas, representan el final de una etapa, la última palabra de un arte denovela, sólido, bidimensional, que ya estaba completamente exhausto en1941" (1967). Sin embargo, a diferencia de la opinión de Monegal, creo quela novela de Alegría no es como una obra del siglo XIX, sino un texto queplasma en su escritura la tensión de visiones culturales y estéticas y latransición hacia nuevas formas literarias que ya hacían su aparición en esosaños.La novela indigenista muestra en su desarrollo histórico un paulatinodespojamiento de modos escriturales monológicos -en términos de Bajtín-, yde visiones positivistas y románticas, cediendo a la creación de un lenguajepolifónico y mestizado, producto de un sumergirse en lo indígena pero conun bagaje occidental. Este proceso transcultural (Rama, 1987) alcanza suexpresión más notable con José María Arguedas.La narración en la novela indigenista es reveladora de la problemática socialy cultural de Perú (Cornejo Polar, 1980 y Mariátegui, 1955). Vivir en unterritorio heterogéneo racial, lingüística y culturalmente, con un proceso demestizaje irregular y conflictivo, obliga al escritor a generar estrategias paramoverse entre mundos disímiles. El recurso, el artificio que entraña unproceso de ‘traducción’ del mundo indígena, en alguna medida traiciona alescritor, pero también le permite experimentar modos de acercamiento a lomarginal.El mundo es ancho y ajeno se abre con el presagio y finaliza con sucumplimiento (elemento de la novela romántica que aquí experimentavariaciones: no se trata del sino romántico). Rosendo Maqui, el alcalde de lacomunidad de Rumi, asocia el mal augurio consigo mismo, con su mujer ycon la comunidad. El primer cumplimiento (la muerte de la esposa) ocurre alfinal del primer capítulo y se trata en el segundo. Luego comienza el litigiode tierras entre la comunidad y el hacendado Alvaro Amenábar, seguido porel despojo y finalmente la matanza. Entre estos dos últimos hechos ocurre elencarcelamiento y muerte de Rosendo. De esta manera, se cumplen los tresmalos presentimientos, no obstante el narrador establezca una distanciacrítica entre las creencias de los indígenas y su propia forma de pensar.El narrador hace patente su escepticismo desde una mirada que se perfilacomo superior, aunque siempre benevolente. Así, por ejemplo, cuandoRosendo sube a comunicarse con las montañas, como es su costumbre,contrastan: 1) la perspectiva del personaje que entiende su hacer comodiálogo efectivo con las montañas, las que son percibidas como oráculos; 2)la perspectiva del narrador que explica el acto como fenómeno físico (eleco), a lo que añade la "ingenuidad" de Rosendo (con lo que,implícitamente, percibe al indígena como niño en ciertos aspectos). Elnarrador, una vez que ha dejado bien clara su visión del hecho, se muestracomprensivo, benevolente, paternalista. Luego que ya ha esbozado unasonrisa por la conducta de Rosendo, trata de censurársela al lector (como elprofesor que, reprimiendo su propia risa, castiga la de los alumnos que seríen del compañero).El texto, en las acciones y el discurso, tiende a plasmar la idea, en formaindirecta, de que la asimilación del indígena es positiva, pero esta idea sevuelve problemática al momento de observar críticamente el mundo noindígena. Es necesario el progreso y éste pasa por el abandono de ciertascreencias que signifiquen una limitante y que son percibidas por el narradorcomo supersticiones: las brujerías de Nasha Suro y el encantamiento de lalaguna Yanañahui.
  • 12. Benito Castro es un personaje continuación de Rosendo, representa unestadio más avanzado. Benito vuelve convertido en un mestizo cultural, conlo que completa su mestizaje (recordemos que es un cholo).Significativamente, Benito no tiene padre, es producto de una violación, porlo que en su viaje incorpora la parte no indígena del padre. Sabe leer yescribir, retoma el proyecto de escuela que el viejo Maqui añoraba, no creeen brujerías ni encantamientos ni se viste como los indígenas. Elprogresismo de Rosendo y Benito en sus distintos grados, cuenta,básicamente, con la simpatía del narrador. Una vez que Castro ha expuestosus ideas y proyecto al pueblo, el narrador, en el fragmento siguientecomienza ratificando el acierto de ellos: "De veras, después de dos años detenaz labor, el pueblecito se levantó allá , fuerte y cómodo, y la pampaestuvo llena de hermosas siembras" (708). Sin embargo, advierto ciertomatiz irónico subyacente en el discurso de Benito para ser elegido alcalde,por la semejanza con los discursos políticos, que lo influenciaron en suestadía fuera de la comunidad y de los cuales adoptó también las formas:Benito terminó accionando con ambas manos:Yo quiero a mi comunidá y he vuelto porque la quiero.Quiero a la tierra, quiero a mi pueblo y sus leyes de trabajo y cooperación.Pero digo tamién que los pueblos son según sus creencias. Aura yo les pidovotar según su corazón de comuneros. Podrán echarme, pero lo que hedicho no deja de ser verdá. Tarde que temprano, la verdad se impone. Estacomunidad será fuerte cuando sus miembros sean fuertes (edición 1955:706-707)1El discurso del narrador obedece a una doble tentativa que podría parecerúnica: 1) mostrar el mundo indígena desde dentro, motivado por lacompasión y la admiración; 2) interpretarlo. La dificultad de acceder a esemundo por la diferencia y distancia entre el horizonte cultural del escritor yel del indígena genera inmediatamente la segunda tentativa. Se suma a elloel que se considere constantemente al lector como no indígena. De acuerdocon esto, el narrador se perfila como un conocedor en un doble nivel:conoce lo que hacen y piensan los personajes y tiene la capacidad decomprender e interpretar. El narrador actúa como un nexo entre dosesferas, la del indígena y la del destinatario. Se ubica entre uno y otromundo en su condición de intérprete, pues posee conocimientos de ambos;decodifica de una esfera para codificar hacia otra. Por lo tanto, su vozcorresponde a la de un sujeto superior que concibe su presencia comofundamental para que el lector acceda comprensivamente al texto. Es, comotodo narrador moderno, un guía en cuanto a la composición textual y encuanto al mundo representado. Se identifica culturalmente con lo noindígena, pero sus afectos están con el pueblo andino.La perspectiva indígena, de la que el narrador se hace cargo, se enfoca alpropio mundo (creencias, tradiciones, costumbres) y al de quienes no sonindígenas, principalmente al de aquellos que constituyen el poderestablecido, la legalidad.INCURSION EN LA MEMORIA INDIGENAEn el texto se distinguen tres tipos de discurso: directo, indirecto e indirectolibre2. Me interesa aquí principalmente el último, porque a mi juicio es através de este modo narrativo que la novela consigue acercarse con mayoreficacia a los personajes y por ende al mundo de los indígenas desdedentro3.En el estilo directo se intenta imitar el habla indígena con sus peculiaridadesfonéticas. Este discurso alterna con el indirecto omnisciente del narrador,conformando un modo narrativo tradicional, impresionista. La incorporacióndel estilo indirecto libre proporciona la posibilidad de adentrarse en lavivencia indígena, sumergiéndose en la conciencia del personaje. Dentro deesta modalidad se unen la perspectiva del personaje y la del narrador, que
  • 13. se corresponden con dos esferas culturales, la indígena y la no indígena(invirtiendo los términos de Jorge Guzmán blanco/no blanco, 1991).En el primer capítulo, el narrador, con un lenguaje culto4, sigue el curso delaccionar de Rosendo Maqui, sigue también sus pensamientos, su sentir ysobre todo su memoria. El narrador traduce a pensamientos lo que enRosendo, por limitación cultural según la perspectiva del narrador, sólo essentimiento o intuición. Elabora conceptualmente su conciencia. También enesto se percibe el contraste y la distancia entre dos mundos. La perspectivapositivista del narrador emerge al considerar a Rosendo un individuo desentimientos antes que de pensamientos. Aunque sin ánimo peyorativo, laidea de ‘pensar’ que maneja el narrador es occidental, racionalista:Y Rosendo Maqui acaso pensaba o más bien sentía: "¿Es la tierra mejor quela mujer?". Nunca se había explicado nada en definitiva.Esto es lo que sentía también Rosendo en ese momento -decimos sentía yno pensaba, por mucho que estas cosas, en último término, formaron lasustancia de sus pensamientos.¿Que él no logra explicarse nada? Digamos muy alto que su manera decomprender es amar (25, 26, 75).No obstante, la visión y el pensamiento indígenas, fundamentalmenteanalógicos, panteístas y animistas, contagian en algunos momentos eldiscurso del narrador como cuando describe a Rosendo Maqui. Aquí elnarrador todavía no empieza a seguir la memoria de Maqui:Tenía el cuerpo nudoso y cetrino como el lloque -palo contorsionado ydurísimo-, porque era un poco vegetal, un poco hombre, un poco piedra (...)Tras las duras colinas de los pómulos brillaban los ojos, oscuros lagosquietos. Las cejas eran una crestería. Podría afirmarse que el Adánamericano fue plasmado según su geografía; que las fuerzas de la tierraeclosionaron en un hombre con rasgos de montaña. En sus sienes nevaba,como en las del Urpillau. El también era un venerable patriarca (27).El lenguaje metafórico cobra una significación especial si lo entendemosrelacionado con la vivencia indígena, concretamente con lascorrespondencias entre los seres humanos y la naturaleza, así como entretodas las cosas. Los indígenas se perciben y viven ligados simbióticamente ala naturaleza, con lo que son "un poco vegetal, un poco hombre, un pocopiedra". El indígena no quiere imitar, deviene tales los elementos por elmodo de relacionarse con ellos5. Es sumamente interesante que en mediodel vegetal y del mineral se ubique al hombre y que al igual que en los otrosdos casos se diga que era "un pocohombre". Aquí Alegría percibe un aspectoesencial de lo indígena y es que el hombre abandona el ser hombre comocategoría superior, proyectándose hacia otras formas del ser que tienden alo colectivo. Lo que le da mayor valor estético a esta descripción es laconsonancia entre el lenguaje metafórico utilizado y la propia visión que elpersonaje tiene de su entorno y de sí mismo. Sin duda que se apreciatambién el sustrato cristiano (me referiré a esto más adelante), el que seune a lo indígena en el hecho de concebir un Adán de la tierra americana, unAdán indígena.La novela se inicia con la perspectiva de Rosendo, por medio de una solapalabra en estilo indirecto libre, es decir, el narrador verbaliza lo que está enla mente de Rosendo: "¡Desgracia!". Es la perspectiva del personaje, pues laasociación entre la serpiente que se cruza en el camino y el mal augurio escreencia indígena. Tal perspectiva se destaca con el uso de los signosexclamativos, expresando así emoción, vivencia. Esta palabra se va a repetircuatro veces en la tres primeras páginas, alternándola con el discursoindirecto del narrador.Otra modalidad en que funciona la alternancia es la que presenta laperspectiva del personaje indígena e inmediatamente le sigue la perspectivadel narrador, eminentemente interpretativa. Así, por ejemplo, cuando
  • 14. Rosendo contempla los cerros, el narrador los describe del modo comoposiblemente se le figuran a este personaje.Gozaba viendo el nevado Urpillau, canoso y sabio, como un antiguo amauta;el arisco y violento Huarca, guerrero en perenne lucha con la niebla y elviento; el aristado Huilloc, en el cual un indio dormía eternamente de cara alcielo; el agazapado Puma, justamente dispuesto como un león americano entrance de dar el salto; el rechoncho Suni, de hábitos pacíficos y un poco adisgusto entre sus vecinos; el eglógico Mamay, que prefería prodigarse enfaldas coloreadas de múltiples sembríos y apenas hacía asomar una aristade piedra para atisbar las lejanías; y éste y ése, y aquél y esotro... el indioRosendo los animaba de todas las formas e intenciones imaginables y sedejaba estar mucho tiempo mirándolos. En el fondo de sí mismo creía quelos Andes conocían el emocionante secreto de la vida (24).Las canas de Rosendo se comparan con la nieve de las montañas; seinvierte la analogía anterior, ahora es la montaña la que adquiere caractereshumanos: el Urpillau es canoso y sabio, como un amauta o como Rosendo.La naturaleza se acerca al ser humano: los montes son ya un amauta, ya unguerrero, en otro duerme un indio.La presencia de lo no indígena del narrador se delata por: el uso de la frase"león americano", en la que se entiende un conocimiento más amplio delmundo al especificar el rasgo americano; la palabra eglógico, que pertenecea una esfera culta y literaria; el concepto "animaba" relativo al animismo,término acuñado por la antropología; y el término "creía", a través del cualrefiere a lo indígena, pero marcando su perspectiva diferente.Si bien la mayor parte del primer capítulo podría entenderse como discursoindirecto libre o interiorizado, pues el narrador sigue el fluir de la concienciade Maqui, principalmente sus recuerdos, la forma que adopta lo acercamucho a un estilo indirecto, ya que la perspectiva del narrador es la queadquiere mayor presencia. Los momentos en que se siente la perspectivadel personaje son más escasos. Consisten mayoritariamente en frases quetienen como función recordar al lector que lo que se narra corresponde a laconciencia del personaje. Para ello se recurre a expresar desconocimiento oconocimiento parcial de cosas que obviamente el autor conoce y a formasléxicas populares, como cuando se tocan los temas de la Guerra del Pacíficoy de los montoneros:Diz que Chile ganó y se fue y nadie supo más de él.En una oportunidad se alcanzó a saber que pasaba un general Cáceres.Los azules luchaban por un tal Iglesias y los Colorados por el tal Cáceres."¡Viva Cáceres!", "¡Mueran los traidores", "¡Viva Iglesias!", "¡Viva la patria!"¿Por qué dirían así? Ellos sabían sus asuntos (45, 46, 49) (destacado mío).Todas estas citas muestran la posición y actitud de Rosendo ante los asuntosbélicos y políticos del país, tanto internos como externos. Los indígenas sesienten ajenos a la guerra, pues su identidad está en relación con el terruñocomunitario. Si abandonan este espacio físico, seguirán ligados a élespiritualmente; cada historia individual de los indígenas que salen a probarsuerte da testimonio de ello.No obstante la perspectiva del narrador no desaparezca en el discursoindirecto libre usado en la novela, ya que se utiliza la lengua culta delnarrador, tal modalidad obliga a reducir las interferencias personales. Conesto me refiero a juicios y comentarios, pues de todas formas el discurso espermeable a ciertas actitudes que corresponden al narrador, como cuandoRosendo recuerda la historia del pueblo en torno a la imagen de San Isidro.Este pasaje está matizado de un ligero humor que es asociable con lasonrisa benevolente, aunque en este caso expurgada de paternalismo, delnarrador (58-61):El pueblecito recibió el nombre de San Isidro del cerro y la accidentadatopografía determinó que las casas estuvieran casi superpuestas, de modo
  • 15. que los habitantes tenían que subir por las callejas a gatas o haciendoequilibrios. Les cayó por eso el sobrenombre de chivos, en gracia al gustopor las maromas que adorna a tales rumiantes (58)6.EXODO, DIASPORA Y CRUCIFIXIONRosendo Maqui y la comunidad de Rumi están traspasados por elementoscristianos, como todo el pueblo indígena. Pero además de esta característicacultural ya conocida, la configuración literaria del personaje y la comunidadse ven traspasados por lo cristiano del mundo cultural del autor, lo quefunciona en esta novela como un trasfondo (ni reescritura intencionada, nialegoría) y se manifiesta de modo complementario en el discurso delnarrador y en el discurso y accionar de los personajes.Rosendo adquiere rasgos patriarcales bíblicos: es una especie de Salomónpor la sabiduría para solucionar los problemas de la comunidad y obtiene porello el respeto de sus hermanos comuneros. Maqui rememora -en el primercapítulo- tres casos en que resolvió con inteligencia y justicia. Uno de loscasos evoca el muy conocido de Salomón en que ordena matar al niño por elque dos mujeres disputan la maternidad, la verdadera madre es la querenuncia a su derecho. Rosendo trataba de saber quién era el dueño de unpotrillo, para lo que ordena traer a las yeguas: el potrillo reconoceinmediatamente a la madre. En seguida se explicita lo que ya era evidente:"El perdedor era acusado de malas artes, quien no se conformó y llevó ellitigio ante el juez de la provincia. Este, después de oír, afirmó: ‘Es unasentencia salomónica’" (31).Lo que no es tan evidente es la relación con la figura de Moisés y con elpueblo judío, pero si reparamos en algunos momentos claves, la relación setorna bastante clara. La comunidad, luego del despojo, se convierte en unremanente que, al igual que los judíos en Egipto, se niega a ser esclavizadoy por lo tanto debe huir. Esta fuga es un acto de resistencia. La comunidadexperimenta el éxodo. Otros se dispersan por las distintas regiones, seproduce la diáspora.Rosendo es quien propone la huida a la puna, a la laguna Yanañahui, la queviene a ser una especie de tierra prometida, en el sentido de concebirlacomo un lugar donde podrán trabajar la tierra dentro de su propio orden,libres del yugo del gamonal. Pero esa tierra prometida no es tal, porquetambién se les niega. En el episodio de la partida se mezclan los elementosde tres fugas bíblicas: la de Egipto, la de Sodoma y Gomorra y la deNazaret. Un asno transporta la figura del santo, como en el imaginariocristiano el asno transporta a la virgen y Jesús. Los comuneros cargan conun objeto sagrado como los judíos cargaban el arca; los comuneros vuelvenla cabeza, al igual que la mujer de Lot, para contemplar lo que dejan atrás7.Rosendo, al igual que Moisés, sube a los montes a comunicarse con el taitaRumi, a "preguntar al mismo cerro por el destino".El remanente que busca un lugar para vivir como pueblo se transforma enun Cristo crucificado, al igual que los indígenas que se dispersan por elmundo ancho y ajeno: "El indio es un Cristo clavao en una cruz de abuso.¡Ah, cruz maldita! ¡Ah, cruz que no se cansa de estirar los brazos!" (710).No obstante se utilice un marco bíblico que podría resultar ajeno a laconfiguración indígena, éste funciona hábilmente substanciado y la favoreceen cuanto asume algunos de sus aspectos liberadores, aquellos que tienenque ver con las fugas.LA FUGA DE ROSENDO MAQUIEn el pasaje en que Rosendo Maqui está próximo a la muerte, después de lagolpiza de que fue víctima a manos de los gendarmes de la cárcel,accedemos al pensamiento, sentimientos y emociones del alcalde de Rumien su estado de semiconciencia:Se establece aquí una relación con el comienzo de la novela: nuevamente seactiva la memoria de Rosendo en relación con la comunidad, esta vez como
  • 16. una retahíla de imágenes en que evoca los últimos momentos vividos con sugente en Yanañahui. El narrador, con gran sensibilidad, acompaña alpersonaje en sus últimos instantes de vida. Ya no se trata de la nostalgiaque sentía Rosendo durante el tiempo que permaneció en la cárcel, sino queahora por su estado semiconsciente, potencia una fuga imaginativa oespiritual (contraparte de la fuga física del Fiero Vásquez), a través de laque se retrotrae a un mundo ya perdido, como si vislumbrara un paraísodistinto al del imaginario cristiano, un paraíso hecho a la medida de susdeseos y, por lo mismo, más cercano a la experiencia cotidiana. El espíritude Rosendo Maqui escapa de la cárcel y se traslada al espacio de lacomunidad, integrando los tiempos y espacios de la vida en la sierra y lapuna. A Rosendo le parece estar corporalmente en ese lugar. Lo que leotorga mayor logro estético a este pasaje es que el narrador no interfiereexplicándonos esto, es decir, no nos dice que a Rosendo le parecía estar ahí,sino que la descripción de la vida en la comunidad irrumpe en el discurso yen medio de esta descripción aparece la figura de Rosendo formando partedel paisaje y al mismo tiempo gestándolo por ser su mirada espiritual la quesigue el narrador. Primero se hace referencia directa a la "tierra puneña", "ElAlto", para luego agregar a la descripción de este lugar los cultivos de maízy trigo de la sierra e incorporar al espacio imaginado a personajes que ya noforman parte de la comunidad, porque han muerto (Pascuala, el viejoChauqui, Anselmo, también el buey Mosco) o porque se han ido a otrasregiones a consecuencia del despojamiento de la tierra (Benito y DemetrioSumallacta). Los personajes y el espacio imaginados configuran a lacomunidad como el lugar ideal para vivir. Todos estos personajes aparecenmencionados en el primer capítulo y tienen una gran significación paraRosendo. Cada uno representa un aspecto vital de la comunidad, por lo queRosendo establece un vínculo afectivo con ellos. Lo individual se proyecta alo colectivo y lo colectivo produce brotes individuales.A continuación me detendré en estos personajes que evoca Rosendo por lossentidos que potencian en diálogo con el fragmento.Sobre Pascuala, mujer de Maqui: Rosendo sufre la pérdida de su compañera,pero es un dolor tranquilo que se acepta estoicamente por el hecho de quePascuala, al igual que cada ser humano, forma parte del ciclo vital de latierra: "Observaba que todo lo viviente nacía, crecía y moría para volver a latierra" (94). El destino de uno es el de todos. Además, el carácter irónico dela muerte en tanto quiebre de las armonías se reduce al ser envuelto por lavisión analógica (Paz, 1974). El indígena, hijo de la Pacha Mama, retorna alvientre ancestral. La mujer y la tierra se asimilan. De esta manera, Pascualaestablece un vínculo afectivo con Rosendo a nivel particular, pero se amplíaa un nivel colectivo de dimensión social y mítica.El viejo Chauqui ya es sólo recuerdo cuando empieza la novela; representapara Rosendo la memoria de la comunidad, así como él mismo se consideraportador y transmisor de esa memoria. Chauqui atesoraba fascinanteshistorias de los antepasados, las cuales habían sido transmitidas de unageneración a otra: "Chauqui era ya tierra y apenas recuerdo, pero susdichos vivían en el tiempo", piensa Rosendo a través del narrador (36).Además de creencias y tradiciones, Chauqui transmite los hechos en que losindígenas se enfrentan con el poder de los blancos y comienzan las mayoresdesgracias, pérdida de tierras, desintegración de las comunidades,explotación y muerte. Nuevamente lo individual se enlaza con lo colectivo.Chauqui y Maqui son en sus memorias individuales portadores de un acervocomunitario que tienen el deber y privilegio de traspasar.En un momento del primer capítulo el narrador siente la necesidad de ponersobre aviso al lector, que Rosendo mezcla lo individual y lo colectivo. Suinterferencia en este caso, como en otros a los que me he referido, reduce eldialogismo del discurso, pues en lugar de acercar al lector a la vivencia
  • 17. indígena, subraya la diferencia, la distancia, aunque el propósito seabienintencionado. El narrador en ese momento percibe una vivenciaindígena, pero no se deja llevar en su flujo, a diferencia del pasaje queahora comento.Otros personajes evocados por Rosendo son Demetrio Sumallacta yAnselmo, quienes cultivan la música, "el arte preferido del hombre andino"(388), la flauta y el arpa respectivamente. En las historias de estos dospersonajes el narrador evita las frases sapientes, explicativas, parecedejarse envolver en el flujo musical que potencia la música. A través de ella,los comuneros cantan y lloran, viven y mueren. La música es expresiónindividual y colectiva. La vida comunitaria en íntima relación con su espacionatural despierta afectos y emociones en el músico. Las intensidadescolectivas encuentran un resonador en el alma y en el instrumento delmúsico, a través de los cuales surgen renovadas. La música suscita nuevosafectos o bien los estimula y los hace visibles. A través de la música y elcanto se cumple un proceso de feed-back: la vida comunitaria converge enla expresión artística y luego la música, con su propio lenguaje, generanuevas sugestiones.El buey Mosco, al igual que el viejo Chauqui, es sólo recuerdo para Rosendoal comenzar la novela. El viejo Maqui domestica a Mosco en el sentido decrear lazos (sí... como el Principito). El buey despierta un cariño especial enel alcalde, establecen una relación de amistad, la que puede entenderse apartir del modo como los indígenas se relacionan con el mundo natural. Elbuey comparte el trabajo con el hombre, es un "compañero": ambos sonhijos de la tierra y viven de ella por la unión de sus fuerzas; por eso es queRosendo "lo quería y a la vez lo respetaba, considerándolo en sus recuerdoscomo a un buen miembro de la comunidad" (68). El animal asume ciertoscomportamientos humanos: "la justeza del entendimiento y la paz delcorazón", "El alcalde pensaba que los animales son como los hombres y eramentira lo de su falta de entendimiento" (72), se aproxima a lo humano, asícomo el humano se acerca al animal. Rosendo compara a Mosco con otrostoros como quien compara dos personalidades diferentes. Si bien losindígenas ya no creen ser descendientes de los cóndores (se rompe larelación genética), mantienen un grado de simbiosis con el entorno, por loque el indígena se acerca a lo animal, vegetal y mineral. Rosendo rescataentonces al buey Mosco porque creó con él una relación particular, pero almismo tiempo esa relación lo pone en contacto con la tierra y todo lonatural, visión que a su vez lo une a sus hermanos indígenas.Retomo el pasaje de Rosendo. El narrador se compromete con la perspectivade Maqui, lo que se percibe cuando dice: "tal vez el cuerpo de Rosendo estambién como un suelo profanado". En los enunciados anteriores secompara el suelo de la comunidad con el suelo de la cárcel yuxtaponiendolas imágenes: "En las faldas del cerro los surcos son largos y anchos yhuelen a bien, porque huelen a tierra. La celda no huele a tierra, huele abarro podrido, a sudor, a orines, a desgracia". Cabe pensar aquí en la ideade profanación, ya que la tierra es entidad sagrada, dadora de vida, endonde sus habitantes trabajan con alegría porque lo hacen en libertad. Lacárcel es la privación (injusta) de la libertad natural y como consecuencia,negación de la naturaleza y la compañía humana. No obstante esteenunciado tiende más hacia la voz del narrador, la expresión dubitativa "talvez" reduce el tono mayor, el carácter interpretativo explicativo y elenunciado se suma a las otras imágenes analógicas. Es como si el narrador,en un compromiso afectivo, dedujera su propia analogía a partir de laspercepciones y sensaciones de Rosendo.Una imagen analógica es: "La laguna Yanañahui espejearía a un lado de lallanura, ojo hermoso, ojo mágico de la tierra, mirando los pastos, las rocas,los hombres, los animales, los cielos". No se trata aquí sólo de una metáfora
  • 18. en el discurso del narrador para designar poéticamente un objeto, sino quecorresponde además a un modo de ver y relacionarse en el mundo indígena.Analogía y animismo: la laguna como un "ojo mágico de la tierra". Hay quetener también en cuenta, eso sí, que el concepto de ‘magia’ (no el fenómenoque designa) es parte de la perspectiva occidental del narrador. La tierracontiene un espíritu atento, por medio de su ojo acuático, al conjuntonatural en el que el indígena es uno de sus elementos. El monte Rumicontiene un espíritu que se comunica, en las formas de las nubes puedenverse ovejas que avanzan por el cielo, el maizal luce barba, las espigas deltrigo son haces de sol, las listas del poncho son semejantes a los surcos dela quinua.Rosendo se acerca a lo vegetal: se le ha secado como a los troncos viejos elcorazón, es como tronco yerto que no puede llorar. Por otra parte, estaimagen funciona a la vez como una metáfora de la situación de los indígenasque se proyecta en una cadena metonímica. Rosendo es un tronco que entanto resista podría retoñar; así también las comunidades, su resistencia esafirmación de una inquebrantable voluntad de vida. La comunidad de Ruminace cuando ya muchas han desaparecido y muere resistiendo. Rosendo,Rumi, los pueblos andinos, los pueblos originarios de América, los pueblosoriginarios del mundo reducidos en su territorio ancestral.Es interesante reparar en que el pasaje comienza y termina con la referenciaal canto de las aves. Primero Rosendo constata un poco sorprendido, en suestado de semiaturdimiento, que cantan los gorriones. Se dice que "llevabamucho tiempo sin escuchar el canto de los pájaros y encontró en la pequeñavoz una cariñosa dulzura". Rosendo no escucha el canto de los pájarosdurante su permanencia en la cárcel, porque este lugar lo incomunica,privándolo del contacto con la naturaleza, tan importante para él. ¿Por quéentonces en ese momento escucha a los pájaros? Porque ha evocado aDemetrio y a Anselmo, los músicos del pueblo, el flautista y el arpista,quienes se ponen en contacto con la naturaleza al punto de adoptar parte desu esencia: ambos son ‘un poco’ pájaros. El narrador dice que el indio hadado al instrumento extranjero "toda la condición de un pájaro cautivo y asíse la ha apropiado" (387). Tal condición resalta en Anselmo por laslimitaciones que sufre a causa de su invalidez. Llega a parecerse a suinstrumento, es un contenedor virtual de música al que llevan a todas lasfiestas y su muerte lo asemeja por última vez al instrumento con el queparecía haberse fundido: "Quiso abrazarse a la vida y se abrazó al arpa","algo se le rompió en el pecho con la violencia con que, a veces, estallan lascuerdas del arpa" (390). El viejo Maqui, al igual que Anselmo viene a ser unpájaro cautivo y el canto de las aves que siente gatilla la fuga espiritualcomo último acto en el que resiste. Lo musical le otorga ciertos puntos deconsistencia; es un modo de sobrevivirse y, en un espacio ajeno, tambiénun modo de rebelión. Así, cuando un indígena en la guerra entonaba cantosde sus lares se decía que era desertor seguro. Al final del pasaje, Rosendoevoca a Demetrio y a Anselmo como si los estuviera presenciando, pero enprimer lugar menciona sus instrumentos, con lo que las figuras de lospersonajes adquieren mayor relevancia por la música que entregan.Demetrio es un poco flauta, un poco pájaro, y luego no sólo un pájaro sinomuchos, de la misma manera que Anselmo, en cuya arpa canta "unabandada de pájaros". El sujeto se despersonaliza, se multiplica. CuandoDemetrio toca su flauta solo en el monte, acompañado románticamente porla luna, está "acompañado de todo en la inmensa noche" (149). Ese todo esla naturaleza, pero también los habitantes de la comunidad: "en el caseríolos que estaban despiertos mantuvieron su vigilia y los que dormían tal vezse pusieron a soñar" (148). Rosendo también se fuga hacia la región de lossueños, se disuelve en su propia visión, se fuga desde un lugar de desgraciahacia otro en donde pueda crear su espacio de libertad. Finalmente,
  • 19. Rosendo desaparece como sujeto gramatical, al igual que Anselmo yDemetrio. No hay aquí sujeto gramatical que designe persona; en su lugarencontramos la flauta, la acequia, la quebrada, la bandada de pájaros. Lomusical se conecta con lo vegetal, lo animal y lo mineral acercando así todaslas materias, entre las que el cuerpo de Rosendo se ha de diluir y formaráparte del ciclo de la tierra.¿Logra fugarse Rosendo de la perspectiva del narrador? Como discursoindirecto libre que no abandona la lengua culta, no lo hace. Pero favorecidopor la interiorización que emprende el narrador, consigue arrastrarlo enbuena medida, comprometiendo al autor, en su escritura (más allá del meroreferente) y en su ser total, con ese mundo que también nos resulta ajeno.Siempre hay un punto en el que Ciro Alegría se repliega en territorioconocido y seguro, quizá por temor de dejarse envolver en un flujo en granmedida desconocido. No obstante, si el autor traiciona en algún grado suintención de adentrarse en el mundo indígena, también traiciona en otrogrado su postura racionalista, ordenadora. Se asoma a la vivencia delindígena, a sus modos de relación, mostrándolos en un escenarioprincipalmente dramático. Con esta comparación teatral apunto aldistanciamiento entre la perspectiva del autor y el objeto de su escritura. Yasabemos con Cornejo Polar y Mariátegui que hay una diferenciainfranqueable entre uno y otro, ya que el indigenista no es indígena; pero,por otra parte, la escritura puede generar estrategias que lo acerquen enmayor o menor grado a ese mundo. La novela de Alegría exhibemovimientos de acercamiento y distanciamiento, de fugas y repliegues.NOTAS1 Tomás Escajadillo (1983: 53) repara en un posible matiz irónico presenteen el episodio de lo "futres raros". La crítica vio aquí la explicitación de lasideas de Alegría. Si bien esto es así, lo interesante es que al mismo tiempoel matiz irónico, que a mí me parece efectivo, relativiza la posición superiordel intelectual frente al indígena. Estos intelectuales, dice el narrador,"después de una larga estadía en la costa, habían vuelto a ‘cazar paisajes’ ydemás" (663).2 El discurso o estilo indirecto libre "es un discurso que se presenta aprimera vista como un estilo indirecto (lo cual significa que registra lasseñales de tiempo y de persona que corresponden a un discurso del autor),pero que está penetrado en su estructura semántica y sintáctica, porpropiedades de la enunciación y, por consiguiente, del discurso delpersonaje" (Todorov, en Hozven 1979: 111).3 Tomás Escajadillo (1983: 135-147) ha analizado un monólogo interiorindirecto, el del personaje Valencio, mostrando la habilidad narrativa deAlegría y la riqueza del pasaje.4 Antonio Cornejo Polar trata el punto de vista narrativo en La serpiente deoro de Alegría, en la que un personaje indígena asume en determinadosmomentos la voz de narrador. En esa instancia cambia su habla popular poruna forma culta, lo que revela el "conflicto del hablante básico sometido auna doble y contradictoria urgencia. Por una parte se quiere ofrecer unaimagen interior de la vida en Calemar, pero, por otra, la novela correspondey es producto de un espacio sociocultural ajeno, distante" (1977: 53).5 Me parece conveniente entender el término ‘devenir’ como lo desarrollaGilles Deleuze, ya que es más apropiado para hablar del modo como elindígena se relaciona con su entorno.6 Este pasaje no deja de evocarme La feria de Juan José Arreola, por elestilo y el tema y particularmente la descripción de las andas de San Isidroen el día de la procesión. Me parece encontrar en Alegría un antecedente deArreola.
  • 20. 7 El Fiero Vásquez también hace este gesto, cuando se despide de su mujery su hijo. En su caso se relaciona también con Martín Fierro, por algunassemejanzas en sus vidas."Hipótesis sobre Alegría"En Mundo Nuevo, n. 11mayo de 1967p. 48-51"Uno de los más curiosos destinos de las letras británicas de este siglo es el de E. M. Forster.Consagrado como maestro de la novela contemporánea en 1925, con A Pasaje to India, Forsterdecide entonces no publicar ninguna novela más. Sigue escribiendo (cuentos, artículos, libros deviaje y de reminiscencias, biografías) pero no publica otra novela más. Su fama como novelistano cesa, sin embargo, de crecer. Con la perspectiva de los años, cada día parece más evidenteque Forster cuenta entre lo más creador que ha producido Inglaterra y Europa en lo que va delsiglo, y A Pasaje to India ha conocido una fama extraordinaria y hasta ha sido llevada al teatrocon todo éxito. Pero el silencio novelesco de Forster es imperturbable, como si el autor estuvieraconvencido de que ya había alcanzado el punto máximo con esa novela del año 25. Tal vez susilencio sea sólo publicitario; se dice de buena fuente que Forster ha escrito una novela más queserá conocida póstumamente. Pero esta sí que es otra historia.Pensaba en el destino de Forster al reseñar cierta vez el volumen de Novelas completas de CiroAlegría, que publicó Aguilar de Madrid en su Biblioteca de Autores Modernos, con prólogo deArturo de Hoyos (la primera edición es de 1959).La muerte del novelista peruano vuelve a plantear para mí el problema de su destino narrativo.Toda la obra novelesca de Alegría cabe en un volumen de 954 páginas, de letra bastantegrande. Es decir: allí cabe toda una obra que se escribe rápidamente entre 1935 y 1941 y quedespués -en el plano novelesco- parece detenerse por completo. A partir de 1941, Alegríaparece envolverse (como Forster en 1925) dentro del más significativo silencio. Es cierto que devez en cuando se anuncia una nueva novela, que se llamaría Los viajeros iluminados segúnnoticias que ya datan -por lo menos- de 1948. Es cierto, también, que un volumen decuentos, Duelo de caballeros, apareció en Lima, en 1963, para certificar la existencia narrativade Alegría. Pero en un lapso de veintiséis años, Alegría no publicó ninguna novela más. Asemejanza de Forster, el narrador peruano se encerró en un silencio que a primera vistaresultaba inexplicable. Del de Forster se ha dicho -no sé con cuánta razón- que obedecía laconvicción de que sus cinco novelas, y sobre todo A Pasage to India, habían agotado su visiónnovelesca. En ellas estaría todo lo verdaderamente importante que el novelista británico queríacomunicar. ¿Pero será el mismo caso el del novelista peruano que acaba de fallecer?Las dos raícesUn repaso reciente de sus tres novelas me permite aventurar una hipótesis que no niega sinoque completa la visión que ofrece Estuardo Núñez en el artículo precedente, y que como todahipótesis corre el riesgo de ser desmentida por la realidad. La formulo, sin embargo, porque creoque contribuye a entender algunos aspectos de la narrativa de Alegría. A primera vista, elnarrador peruano funda sus tres novelas en la misma experiencia viva y emocional, en el mismopostulado ideológico o tal vez sólo intelectual. Él contó en el prólogo de la décima edición deElmundo es ancho y ajeno (prólogo que muy sensatamente reproduce la edición Aguilar) cuálesson las raíces afectivas de su arte de novelas. Criado en una hacienda andina de la que supadre era administrador -el dueño era su abuelo paterno-, Alegría se desarrolla en medio de lanaturaleza, aprende a amar ese ambiente y sus hombres, oye deslumbrado sus historias. "Lahistoria básica del libro -cuenta en dicho prólogo- comienza en mis años formativos. Nací en unahacienda, crecí en otra -ambas pertenecientes a la provincia de Huamachuco, en los Andes delnorte del Perú-, y desde niño hube de andar largos caminos para ir a la escuela y el colegio,situados en la ciudad andina de Cajabamba y en la costeña de Trujillo. Así me llené los ojos depanoramas y conocí al pueblo de mi patria. Mujeres de la raza milenaria me acunaron en susbrazos y ayudaron a andar; con niños indios jugué de pequeño; siendo mayor alterné conpeones indios y cholos en las faenas agrarias y los rodeos. En brazos de una muchacha trigueñame alboreó el amor como una amanecida quechua. Y en la áspera tierra de surcos abiertos bajomis pies y retadoras montañas alzadas frente a mi frente, aprendí la afirmativa ley del hombreandino."No sólo contempla el niño la realidad andina. También la oye contar y cantar por los mismoshombres que la viven. Uno de ellos, Manuel Baca, es indudablemente el vínculo existencial entrelos tesoros de la sabiduría indígena y el narrador culto. Como le pasó a Ricardo Güiraldes con elresero que luego inmortalizaría con el nombre de Don Segundo Sombra, o como le ocurrió aRómulo Gallegos con ese Antonio José Torrealba Oste, verdadera enciclopedia de los llanos que
  • 21. aparece enDoña Bárbara bajo los rasgos del peón Antonio, para Ciro Alegrías el verdaderofabulador del paisaje andino será Manuel Baca. En el citado prólogo lo evoca así: "La haciendaestá en las riberas del río Marañón. Una vez llegó un hombre de río abajo con una enorme llagatropical que le estaba comienzo el brazo. Mi padre lo curó y él se quedó a vivir en Marcabal. Sellamaba Manuel Baca y era un gran narrador de cuentos y sucedidos, fuera de ser diestro encualquier faena. Caída la tarde, frente al sol de venados, que es una laya de sol naranja quedora las lomas a la oración, Manuel parlaba con voz de conseja."También aprenderá el joven Alegría en esos primeros años la injusticia a que viven sometidoslos indios del Ande, oirá casos terribles de violencias y de expolios. "Mi padre administraba lahacienda Marcabal Grande con ánimo justiciero", evoca tantos años más tarde. "Él teníacaracterísticas hispánicas y esa aptitud para rebelarse en ideas y hechos que contrabalancea laaptitud para la opresión que también distingue a la raza. En mi madre se combinaba el lirismoirlandés con la ternura nativa. El resultado fue que en Marcabal comenzó a resquebrajarse elfeudalismo de la región. Un día llegó a refugiarse un indio comunero, llamado Gaspar, y al otrodía un indio colono, llamado Pancho. Ambos contaron dramáticas historias. Gaspar andabaperseguido por sublevarse y gran parte de las tierras de su comunidad le habían sidoarrebatadas. Pancho llegó con el poncho en giras, arreando un mohino jumento que cargabatodos sus bienes y seguido de su escuálida mujer y su hijo, un pequeño de grandes ojosasustados. La policía no arribó nunca por Gaspar, pero comprendí la nostalgia de la tierraperdida una vez que le oí tocar su antar, desgarradamente, tarde la noche y en soledad. Lospatrones de Pancho lo reclamaron, mandándole decir a mi padre que "lo devolviera". Entre loshacendados regía la ley no escrita, pero respetada, de que los indios pertenecían a la tierra. Mipadre no lo devolvió. Muchos casos como estos podría contar."Es fácil reconocer en estas historias la semilla de su gran novela El mundo es ancho y ajeno, lasemilla de esa literatura de protestación de que Ciro Alegría es tan nítido exponente.The Child is father of the Man,ha dicho Wordsworth en uno de sus más celebrados poemas. Esta experiencia del niño Alegríaha marcado para siempre al narrador adulto.El fecundo destierroLa otra fuente de su novelar es ideológica y tiene más que ver con otra zona de experiencias deljoven Alegría. Sus biógrafos han contado que el joven se une al movimiento indigenista delAprismo, desafía a las fuerzas del Gobierno, es encarcelado, huye, vuelve a conocer la prisión,debe aprender a vivir en el destierro. Esta experiencia personal de rebeldía, humillación,vejaciones, desamparo, no es tan singular como podría creerse en América Latina. De ahí derivauna literatura de combate y de fuerte acentuación política que tiene una directa razón de ser.Aunque no todos los que protestan alto pueden mostrar una hoja de servicios como la del jovenAlegría. El compromiso político y social que entonces asume valientemente despierta en él lasmás hondas emociones de la niñez. La tensión afectiva y la ideológica se unen para permitirlecrear -en el destierro de Chile y casi sucesivamente- sus tres novelas conocidas: La serpiente deoro (1935), que se centra sobre todo en ese río Marañón que conoció de niño y en la dura vidade los cholos balseros, novela llena de aciertos poéticos pero que carece de una válidaestructura narrativa; Los perros hambrientos (1938), donde los protagonistas son los perrospastores de una comunidad indígena, obligados a convertirse en vagabundos y feroces, como sien estos personajes patéticos reflejara el autor, en alegoría algo explícita, el destino miserablede sus dueños; El mundo es ancho y ajeno (1941), en la que la visión naturalista del indio y desu expoliación trágica se apoya en la comunidad de Rumi y en su caudillo, el anciano RosendoNaqui, figura que Alegría convierte en símbolo de toda una zona oprimida hasta el día de hoy.Con esta novela alcanzan las letras hispanoamericanas el punto culminante de una etapa deprotestación social y política que ya había producido algunas obras maestras en México (losnovelistas de la revolución mexicana, como Mariano Azuela y Martín Luis Guzmán), en Colombia(La Vorágine, de José Eustasio Rivera), en Venezuela (Doña Bárbara, es claro), en Ecuador(Jorge Icaza), en el Río de la Plata (algunos cuentos misioneros de Horacio Quiroga, sobretodo). El mundo es ancho y ajeno era como la síntesis militante de toda esa literatura. Era Lacabaña del Tío Tom de una literatura desgarrada, nueva en su enfoque americano pero muyantigua en su forma narrativa tradicional. Tan antigua que ya la novela indigenista de AméricaLatina lo estaba abandonando para seguir los experimentos mágicos de Miguel Angel Asturias obuscar una visión más profunda y secreta con José María Arguedas.Esas tres novelas de Ciro Alegría, pero sobre todo el triunfo de la tercera en el concursohispanoamericano organizado por Farrar & Rinehart de Nueva York, en 1941, convierten a CiroAlegría en uno de los primeros novelistas de América Latina. Entonces, en este preciso instante,comienza un silencio que cubre dos décadas y media.
  • 22. La división de las aguasTal vez podría encontrarse una explicación externa del silencio de Alegría si se tuvieran encuenta varios hechos: a) la fama impone sus terribles corveas y Alegría vivió durante demasiadotiempo en la tensa expectación suscitada por el triunfo continental de su tercera novela; b) desdeese triunfo, el autor ha vivido largas y hasta larguísimas temporadas en los Estados Unidos, lejosde esa América india que es la fuente principal de sus relatos, la tierra nutricia de la que élextrajo todo alimento poético; c) su mismo compromiso político parece haber sufrido cambios, opor lo menos haber perdido el carácter militante que tuvo en sus primeras décadas. Este últimohecho es comprensible y señalarlo no implica aquí ningún reproche. El mismo partido Apristacambió de tono, si no de rumbo, como es bien sabido. Lo cierto es que la suma y acumulaciónde estos hechos podrían explicar externamente en parte el silencio de Alegría. Aunque creo queestas explicaciones no deben ser soslayadas, me parecen sin embargo insuficientes.La relectura ordenada de sus tres novelas me permite aventurar una hipótesis. En el momentoen que se publica El mundo es ancho y ajeno, en ese 1941 del que ya nos separa un largocuarto de siglo, Alegría está creado su novela dentro de lo que entonces parecía ser la másfecunda línea de la novela latinoamericana: la línea de la novela naturalista de la tierra, delindígena explotado, de la naturaleza bravía e indomable, de la reivindicación social y hastapolítica que divide el mundo -maniqueísticamente- en buenos y malos, en blancos e indios, enexplotadores y explotados. Desde los precursores del siglo XIX hasta Alegría esa línea es lacentral. No es casual, por eso, encontrar muchas afinidades entre el novelista peruano y elcuentista rioplatense Horacio Quiroga, que en tantos sentidos lo precede en mostrar laexplotación del hombre por el hombre, en la pintura directa del sufrimiento americano, hasta enla temática simbólica. (Hay un cuento de Quiroga, Yaguaí, publicado en revista el 26 dediciembre de 1913, que guarda curiosos puntos de contacto con Los perros hambrientos.)Sin embargo, a partir de 1941 precisamente, esa línea narrativa del naturalismo y la protestadeja de ser central en las letras latinoamericanas. Cada día resulta más creciente y poderosa laotra línea de la novela: la que se apoya en los nuevos centros urbanos y trata de definir al nuevohombre americano, la que va a denunciar el mal social y político en su origen mismo y no en lasperiferias feudales, la que explora más las complejidades de la naturaleza humana que las de laespectacular naturaleza exterior, la que extiende las fronteras del realismo. Para esta nuevalínea, el maniqueísmo es una carga política más que una virtud; la protestación es un lastre; laverdadera denuncia se hace narrativamente y no a través de discursos emocionalmenteubicados; lo sobrenatural se mezcla íntimamente con lo cotidiano. Esta otra línea (que tambiéntiene sus antecedentes en la narrativa del siglo XIX latinoamericano) es la que ha dado losnombres más vigorosos actualmente, desde Borges hasta Cortázar, desde Agustín Yáñez aCarlos Fuentes, desde Alejo Carpentier a Gabriel García Márquez, desde Manuel Rojas a JoséDonoso, desde Ernesto Sábato a Mario Vargas Llosa, desde José Lezama Lima a SeveroSarduy, desde Juan Carlos Onetti a Carlos Martínez Moreno, desde José Lins do Rêgo a JoaoGuimaraes Rosa, desde Juan Rulfo a Fernando del Paso. La lista podría alargarse hoyconsiderablemente.La situación literaria de Alegría y de El mundo es ancho y ajeno es, por eso mismo, de increíbleanacronismo. Que un hombre nacido en 1909 (el mismo año que Onetti, por otra parte; apenasun año mayor que Lezama Lima) escriba como un narrador social del siglo XIX es lo que tal vez,haya determinado de la manera más profunda ese silencio creador que abarca un cuarto desiglo. Porque cada año que pasaba hacía más evidente que la novela latinoamericana estabasaliendo de la etapa de La cabaña del Tío Tom para entrar -y qué vigorosamente- en la etapade El sonido y la furia. La conmovida Mrs. Beecher Stowe cedía el paso, como influencia tutelar,al pesadillesco William Faulkner. Mejor que nadie -tal vez- lo comprendió entonces Ciro Alegría.De ahí su silencio.Esta es una hipótesis apenas, pero es a mi juicio la única que explica esa doble sensación deéxito y de fracaso que emana de las novelas de Alegría al ser releídas hoy: éxito por laconvicción interior, el vigor, la simpatía honda del autor hacia sus temas: fracaso porque estasnovelas, y sobre todo la más famosa de ellas, representan el final de una etapa, la última palabrade un arte de novelas, sólido, bidimensional, que ya estaba completamente exhausto en 1941.No es casual, por eso mismo, que al concurso internacional que ganó Ciro Alegría con El mundoes ancho y ajeno, se haya también presentado Juan Carlos Onetti con una novela (Tiempo deabrazar) que fue seleccionada por el comité montevideano pero que no llegó a ser publicadanunca. El mismo año 1941, Onetti ganaría con otra novela,Tierra de nadie, el segundo premio enun concurso organizado en el Río de la Plata por la Editorial Losada. Esta novela, que describecon gran audacia técnica la vida de los indiferentes morales de una gran ciudad de emigrantes,de desarraigados, de anónimos miembros de una generación perdida, no alcanzó la fama de El
  • 23. mundo es ancho y ajeno, y hoy es sólo conocida en América Latina por los especialistas del género. Sin embargo, con esa novela Onetti estaba abriendo las puertas de par en par a esa otra línea narrativa de que se habla más arriba. Aunque desconocida, la nueva novela latinoamericana, experimental e iconoclasta, estaba presente ya en la hora del triunfo de Alegría y por su mera presencia invisible volvía anacrónico ese triunfo. En 1941 empezaban a dividirse las aguas, aunque muy pocos lo pudieron advertir entonces."Quien te ama de verdad, no tratara por ningún medio de cambiarte, porque te acepta tal y como eres, no tebusca para satisfacer sus necesidades personales, sino que te ve como una compañera, con igualdad dedeberes y derechos, y en el amor solo busca complementarse y crecer juntos en ese camino, sinmanipularte, ni controlarte, solo dejándole ser tal cual, respetándote, apoyándote, y amándote sincondiciones.Pero lamentablemente en las relaciones ocurre todo lo contrario, queremos que el otro sea de tal formapara ser digno de nuestro amor, y el verdadero amor es mas que eso, es desear la felicidad del otro y noesperar nada a cambio, entre otras muchas cosas.El gustarte como eres es una declaración de aceptación y amor por ti misma tal y como Eres: La personamas importante de tu vida. Lo vivido, lo bueno y lo malo, te han echo lo que eres. El reconocer comoeres, lo que quieres mejorar y cambiar es muy positivo.Los momentos difíciles, también te han ayudado y obligado a hacer cambios a tu vida, a exigirte, aautoconocerte. Las dificultades son necesarias para mejorar. Si todo fuera un lecho de rosas, pasaríamospor la vida sin pena ni gloria, sin exigirnos, sin transformarnos, sin desarrollar nuestro carácter, nuestrostalentos y valores.Todo el cumulo de experiencias positivas y negativas, dolorosas y felices, conforman lo que eres. Teamas y te aceptas como eres, Agradezce a Dios, por todas y cada una de ellas. Eres tu la dueña de tu viday de tus sentimientos. Tu eres maravillosa.El Amor es la fuerza mas poderosa que existe, capaz de destruir cualquier barrera por invencible queparezca, el amor nos transforma a todos los eres del planeta. Sin amor la vida no tiene sentido, por amor,cualquier cosa vale la pena, pero lo mejor es poder sentir amor independientemente de las consecuencias,sin importar que seamos o no correspondidos.Siempre llega un momento para dejar ir, cuando no se es amado con reciprocidad. No se puede obligar anadie a que nos ame. Tienes derecho a tener tu duelo.No debes estar esperando lo que talvez nunca vendrá, a alguien que no te merece, ni le ha importado tudolor. Nada es para siempre. Lamentablemente todo tiene fecha de caducidad.Aferrarse al pasado no vale de nada. Cuando el sentimiento muere, no hay nada que hacer, solo aceptar loevidente, asumir lo que hay, dar vuelta a la pagina, y, seguir adelante. Esa persona vino a tu vida, cumplióun rol, cuando ya se asimilo lo que era necesario, simplemente marcho, porque así era como tenia que ser.Al mirar en retrospectiva tu pasado, te darás cuenta, que todo tenia que suceder tal cual. En ultimainstancia, aprendiste lecciones que eran necesarias para Ti.El amor es libre. Guarda en tu corazón las bellas experiencias vividas, eso es tuyo y nadie te lo puedearrebatar.La vida es hermosa, esta llena de regalos para Ti. Cada día es un privilegio, una oportunidad, un regalo deDios.Lucía Uozumi魚住 ルシア______________________________________________La renuncia(rectificación) de Derechos de autor Bajo? la Sección 107 del Acto 1976 de Derechos deautor, la concesión es hecha para " el empleo justo " para objetivos como la crítica, el comentario, elreportaje de noticias, la enseñanza, la beca, y la investigación. El empleo justo es un empleo permitidosegún el estatuto de derechos de autor que de otra manera podría infringir. Puntas(consejos) de empleo nolucrativas, educativas o personales el equilibrio(saldo) a favor de empleo justo.Categoría:Gente y blogs
  • 24. Etiquetas:yt:crop=16:9yt:quality=highLicencia:Licencia de YouTube estándar

×