Por qué es importante la autoridad para efectuar un bautismo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Por qué es importante la autoridad para efectuar un bautismo

on

  • 493 views

 

Statistics

Views

Total Views
493
Views on SlideShare
493
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
19
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Por qué es importante la autoridad para efectuar un bautismo Por qué es importante la autoridad para efectuar un bautismo Document Transcript

  • ¿Por qué es importante la autoridad para efectuar un bautismo?A través de los tiempos, Dios ha dado a Sus siervos, los profetas, la autoridad para actuar en Sunombre. A tal autoridad se le llama sacerdocio. Jesucristo confirió el sacerdocio a Sus DoceApóstoles originales por ordenación (véase Juan 15:16), y ellos dirigieron la obra de Su Iglesiadespués de que Él ascendiera a los cielos. Después que los apóstoles fueron asesinados, elsacerdocio gradualmente desapareció de la faz de la tierra.Para poder organizar la Iglesia de Cristo, José Smith recibió en 1829 la autoridad del sacerdocio demensajeros celestiales que habían tenido esta autoridad en la antigüedad, entre ellos, Juan elBautista y los apóstoles Pedro, Santiago y Juan. En 1830 se organizó y restauró a la tierra la mismaIglesia de Jesucristo que existió siglos atrás.WilfordWoodruff fue el cuarto presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los ÚltimosDías. Fue conocido por su obra misional, la Sociedad Genealógica.WilfordWoodruff meditaba sobre temas religiosos y empezó a convencerse de que La Iglesia deCristo no estaba en la Tierra en su forma pura. El dijo:"No encontré ninguna denominación religiosa cuyas doctrinas, fe o prácticas estuvieran de acuerdocon el Evangelio de Jesucristo, ni con las ordenanzas ni los dones que los Apóstoles enseñaban.Cuando tenía 26 años de edad escuchó el discurso dado por un Misionero Mormón. Supo entoncesque había encontrado lo que estaba buscando. Dos días después, el 31 de Diciembre de 1833, sebautizó como miembro de la IglesiaEn una oportunidad, fue a una deesas reuniones grandes que había a veces en Connecticut y antemuchos ministros de diferentes denominaciones pregunto.‗Mis amigos, ¿me puedendecir por qué no luchan ustedes por la fe que una vez se dio a los santos?¿Me pueden decir por qué no luchan por el Evangelio queJesucristo enseñó y que los Apóstoles enseñaron? ¿Por qué no luchanpor aquella religión que les dapoder ante Dios? Poder parasanar a los enfermos, para hacer que los ciegos vean, que ellisiadocamine, y que les concede el Espíritu Santo y los dones y la graciaque se han manifestadodesde la creación del mundo. ¿Por quéno enseñan a la gente los mismos principios que enseñaronlosantiguos patriarcas y profetas, mientras se hallaban inspirados porlas revelaciones de Dios? Ellostenían la ministración de ángeles;tenían sueños y visiones y revelaciones constantes para guiarlosydirigirlos por el camino que debían recorrer‘.―El ministro que presidía dijo: ‗Mi querido joven, usted seríamuy inteligente y un hombre muy útil en latierra si no creyera entodas esas tonterías. Todo eso se dio a los hijos de los hombres durantelasépocas de oscurantismo del mundo, y se les dio con elúnico propósito de iluminar a esas personasen su día, para quecreyeran en Jesucristo.Las enseñanzas de WilfordWoodruffEl Santo Sacerdocio es la vía por la cual Dios se comunica conel hombre y trata con él en la tierra; ylos mensajeros celestialesque han visitado la tierra para ponerse en contacto con el hombrehan sidohombres que, en la carne, poseyeron y honraron elsacerdocio. Todo lo que Dios ha hecho que selleve a cabo parala salvación del género humano, desde la llegada del hombre ala tierra hasta laredención del mundo, ha sido y será en virtuddel sacerdocio sempiterno.El Señor nunca ha tenido en la faz de la tierra una Iglesia, desdela primera que fue organizada hastala actualidad, que no sehaya organizado por revelación, con profetas y apóstoles, pastores,maestros,ayudantes y administradores investidos con elSanto Sacerdocio, con ese poder delegado por Dios al hombreque autoriza a éste a obrar en nombrede Dios; y desde el principiodel mundo, sin ese sacerdocio ningún hombre tiene derechoalguno deministrar en ninguna de las ordenanzas de Susanta casa ni tampoco tiene derecho nadie a ese
  • sacerdocio, amenos que haya sido llamado por Dios como lo fue Aarón, que,según se nos dice, fuellamado por revelación [véase Hebreos 5:4].¿Para qué sirve ese sacerdocio? Sirve para administrar las ordenanzas del Evangelio de nuestro Padre Celestial, el EternoDios, el Elohim de los judíos y el Dios de los gentiles.Ningún hombre tiene autoridad de Dios para administrar lasordenanzas de vida y salvación entre loshijos de los hombres[excepto] por el poder del Santo Sacerdocio. Los Santos de losÚltimos Díasposeen ese poder.Los poseedores del sacerdocio deben emplearlopara prestar servicio y para edificar el reinode Dios,no para ensalzarse a sí mismos.¡Qué gran responsabilidad es la de poseer este sacerdocio celestial,imperecedero y eterno! Y sinduda tendremos que darcuenta de ello. Los apóstoles, los setenta, los sumos sacerdotes,los élderesy todo hombre que posea cualquier parte de este sacerdocioque se nos ha concedido seránresponsables de él10.Tenemos una obra que se ha depositado sobre nuestroshombros. José Smith la tuvo, BrighamYoung la tuvo, los DoceApóstoles la tienen, todos la tenemos y seremos condenados si no lallevamos a cabo. Sabremos eso cuando pasemos al otro ladodel velo… Muchas veces, alreflexionar, he deseado podercomprender completamente la responsabilidad que tengo anteDios, y la que tiene todo hombre que posea el sacerdocio en estageneración. Pero les digo,hermanos, creo que tenemos el corazóndemasiado puesto en las cosas de este mundo.Noapreciamos en la forma que deberíamos, como hombres que poseemosel Santo Sacerdocio enesta generación, la enorme responsabilidadque tenemos ante Dios y los cielos, así como en latierra.Creo que estamos demasiado alejados del Señor.Si nosotros… poseyendo el Santo Sacerdocio, lo utilizáramoscon cualquier otro propósito que no seaedificar el reino de Dios,nuestro poder cesaría… Muchos hombres buenos han intentadohacerlo —hombres en alta posición del sacerdocio, incluso en elApostolado—, se han elevado a sí mismos fundados en la autoridaddel sacerdocio. ¿Y a dónde hanllegado? Se les ha acabado elpoder y la autoridad… Meditemos sobre estas ideas. Me lo digoyomismo, y lo digo a los apóstoles, a los setentas y a los sumos sacerdotes.No pueden usar el sacerdocio con ningún otro propósitobajo el cielo que no sea el de edificar el reinoy hacer la voluntadde Dios; y si intentan hacer otra cosa, el poder les será quitado12.Siempre he leído con gran interés esa revelación que se dio aJosé Smith en respuesta a la oración que ofreció en la cárcel deLiberty [véase D. y C. 121:34–46]. Siempre he contemplado esarevelación que Dios le dio,considerando que las pocas cláusulasque la componen contienen tantos principios como todaslasotras revelaciones que Dios ha dado al hombreÉl le hizo comprender a José que poseía elsacerdocio, un sacerdocio que erasegún el orden de Dios, según el orden de Melquisedec, aquelsacerdociopor el cual Dios mismo llevó a cabo todas Sus obras enlos cielos y en la tierra; y quecualquier hombre que lo poseyeratenía igual poder. Ese sacerdocio tenía comunicación con loscielos,poder para mover los cielos, poder para ejecutar la obra delos cielos; y al hombre quemagnificara ese llamamiento Dios loencomendaría a Sus ángeles, y sus ministraciones tendríanpotestady fuerza tanto en este mundo como en el venidero; pero siese hombre empleara elsacerdocio con cualquier otro propósito que el de edificar el reino de Dios, que es la razón por la cualsedio, los cielos se retirarán, el poder del sacerdocio se apartará yel hombre quedará para andar enla oscuridad, y no en la luz; yésa es la clave de la apostasía de toda persona, ya sea en estageneracióno en cualquier otra13.El sacerdocio se nos ha dado a nosotros y, si no lo empleamosdebidamente, quedaremos bajocondenación. Por lo tanto, pongamosmanos a la obra y llevemos adelante el reino. Esforcémonosporobtener el Santo Espíritu —y el poder del Evangelio de
  • Jesucristo— que se ha puesto en nuestras manos, y si lo hacemos,la bendición del Señor premiaránuestros esfuerzos14.El Señor sostiene a cualquier hombre que posea parte del sacerdocio,que magnifique sullamamiento y que cumpla su deber,ya sea presbítero, élder, setenta o apóstol15.Una vez, me quedé muy complacido al ver a varios diáconosmagnificar su llamamiento…Recorrieron la ciudad en que vivíany cortaron toda la leña de todas las viudas de aquel pueblo. Elhermano[George] Teasdale, presidente de la estaca, tenía tres o cuatromontones grandes de troncos decedro en su terreno y unanoche, al volver a su casa, notó que habían desaparecido; sepreocupópensando en qué habría pasado, pero cuando fue a mirar,encontró que todo estaba cortadoy colocado en la leñera. Los diáconoshabían magnificado su llamamiento espléndidamente.En algunos aspectos, hoy nos encontramos en circunstanciasparticulares. Debemos confiar en elSeñor y hacer lo correcto. Séque el sacerdocio se ha dado para la salvación de los hombres ylaadministración de ordenanzas, tanto para los vivos como para losmuertos. Decenas de miles depersonas han sido redimidas en elmundo espiritual por los de su posteridad que están en la carneytienen las llaves de la salvación de sus muertos. Mientras el reinoes del Señor, han surgido lossalvadores en el monte de Sión, talcomo lo predijo el profeta Abdías [véase Abdías 1:21]. Esagenteestá llevando a cabo dicha obra ahora. El Señor está con ustedes,y sus antepasados seregocijan en el mundo de los espíritus. Porlo tanto, seamos fieles mientras estemos aquí. Dios nosha elegidopara poseer este sacerdocio. Entre los… millones de personasde la tierra, el Señor haescogido a este puñado de hombres para tenerlo, para ordenar, para organizar, para amonestar alos delmundo y predicarles el Evangelio. Espero que mis hermanos quellevan este sacerdociorecuerden lo valioso que es……Seamos leales y fieles. No perdamos nuestra autoridad enelsacerdocio ni nuestro lugar en el reino de Dios. Acerquémonosal Señor en oración secreta einvoquemos Su santo nombre. Enello reside nuestra fortaleza16.Si somos fieles a nuestros convenios yresponsabilidades, recibiremos las bendicionesdelsacerdocio en esta vida y en la venidera.Cuando el Señor concede a los hijos de los hombres dones relacionadoscon el sacerdocio, los quereciban esos dones sonresponsables de la forma en que los empleen17.Cuando oficia un apóstol o presidente, o un obispo o cualquierhombre que posea el sacerdocio,administra bajo la autoridad delSeñor Jesucristo; entonces ese sacerdocio tiene efecto, y todas lasbendiciones que un siervo deDios confiera a los hijos de loshombres se harán realidad en esta vida y en la venidera. Si se me dauna bendición por el Santo Sacerdocio, o si la recibo de un patriarca,esos dones y bendiciones seextenderán al otro mundo; ysi soy fiel a los convenios a lo largo de mi vida, puedo reclamartodabendición que se me haya concedido, porque la autoridad porla cual se confirieron es ordenadapor Dios, y es por ella que los hijosdel Altísimo administran las ordenanzas de vida y salvación aloshijos de los hombres; y esos actos oficiales tendrán su efecto sobrelas personas tanto en estavida como más allá del sepulcro. Ésasson las riquezas verdaderas, las riquezas que perduran portoda laeternidad y, por medio de esas bendiciones, conferidas por elEvangelio, tendremos poder para recibir otra vez nuestro cuerpo ypreservar nuestra identidad por laeternidad. Sí, podemos reclamaresto en virtud del Santo Sacerdocio18.Con frecuencia reflexiono sobre las promesas que se nos hanhecho con respecto al sacerdocio. Enuna revelación sobre el tema,el Señor dice…: ―Porque quienes son fieles hasta obtener estosdossacerdocios de los cuales he hablado, y magnifican sullamamiento, son santificados por el Espíritupara la renovaciónde sus cuerpos… todo lo que mi Padre tiene le[s] será dado…Así que, todos los que reciben el sacerdocio reciben este juramentoy convenio de mi Padre, que élno puede quebrantar, nitampoco puede ser traspasado‖ [véase D. y C. 84:33–40]. Ahorabien, aveces me hago esta pregunta: ¿Comprendemos todo eso?¿Comprendemos que si obedecemos las
  • leyes del sacerdocio seremosherederos de Dios y coherederos con Jesucristo? Me doycuenta deque nuestros ojos no han visto, nuestros oídos no hanoído ni ha entrado en nuestro corazón lapercepción de la gloria que está reservada a los fieles [véase 1 Corintios 2:9]19.¿Qué clase dehombres y mujeres deben ser los que son llamadosa tomar parte en la grandiosa obra de los últimosdías?Debemos ser hombres y mujeres de fe, valientes en la verdad talcomo se ha revelado y puesto ennuestras manos. Debemos serhombres y mujeres de integridad hacia Dios y Su SantoSacerdocio,fieles a Él y leales los unos a los otros. No debemos permitir quelas casas y las tierras, eloro y la plata ni ninguno de los bienes deeste mundo nos aparten del esfuerzo por lograr el granobjetivoque Dios nos ha mandado alcanzar. Nuestra meta es elevada, nuestro destino es elevado, yno debemos nunca decepcionar a nuestroPadre ni a las huestes celestiales que velan por nosotros; tampocodebemos desilusionar a losmillones de personas que están en elmundo de los espíritus, que también nos observan con graninterésy ansiedad, algo que nuestro corazón no ha podido concebirplenamente. Ésas son grandes ypotentes acciones que Dios requierede nosotros. No seríamos dignos de la salvación niseríamosdignos de la vida eterna en el reino de nuestro Dios si cualquiercosa pudiera apartarnos dela verdad o de nuestro amor por ella.Claro que es importante! Porque? Pues nadie puede dar tickets a los demás por manejar demasiadorápido - únicamente la policía. Porque ellos tienen la autoridad para hacerlo. Es el mismo cuandohacemos algo en el nombre de Jesucristo. Necesitamos a tener la autoridad, El Sacerdocio, y es elpoder y autoridad para actuar en el nombre de Jesucristo. Desde la gran apostasía, cuando laautoridad no estaba en la tierra, muchas iglesias fueron creados pero no tenían todo el evangelio y laautoridad de Dios - es por eso La Iglesia De Jesucristo fue restaurado por medio de un Profeta, JoséSmith, y también la autoridad ya fue restaurado en la tierra de nuevo. Es por esta autoridad,podemos testificar que estamos en La Iglesia De Jesucristo verdaderamente.¿Qué es el sacerdocio?El sacerdocio es la autoridad para obrar en el nombre de Dios. La misma autoridad del sacerdocioque existió en la Iglesia original que Jesucristo estableció, existe hoy en día en La Iglesia deJesucristo de los Santos de los Últimos Días. La Iglesia es dirigida y guiada bajo esta autoridad.Todos los miembros varones de la Iglesia que sean dignos y estén preparados, pueden recibir elsacerdocio para ayudar a dirigir la Iglesia y servir a los hijos de nuestro Padre Celestial. Un hombreque posee el sacerdocio puede servir en alguna de las siguientes maneras: Dirigir a las congregaciones de la Iglesia Efectuar las ordenanzas de la Iglesia, tales como el bautismo Bendecir a los enfermosDios espera de aquellos que poseen esta autoridad sagrada del sacerdocio, sigan el ejemplo deJesucristo y sirvan con amor, consideración y bondad.Para ejercer el sacerdocio, nuestros deseos y acciones deben estar en total armonía con los de Dios.No se otorgaba el sacerdocio a los hombres de raza negra antes de 1978 y eso causó muchacontroversia a través de los años. Mi opinión como mormón de raza negra, y es ―mi opinión‖, es querealmente no sé por qué Dios retuvo el sacerdocio a los hombres de color. En el Libro de Mormónhay un versículo que dice: ―Creed en Dios; creed que él existe, y que creó todas las cosas, tanto enel cielo como en la tierra; creed que él tiene toda sabiduría y todo poder, tanto en el cielo como en latierra; creed que el hombre no comprende todas las cosas que el Señor puede comprender‖
  • (Mosíah4:9). Eso significa que el hombre no puede comprender todas las cosas. Nosotros notenemos el entendimiento que Dios tiene. Todo lo que podemos hacer es confiar en Él. Sé que elevangelio de Jesucristo es verdadero, no porque alguien me convenció o me forzó, sino porque le hepreguntado a Dios. Todo lo que Señor quiera que yo crea después de eso estará bien porque Élciertamente sabe mucho más que yo.