PROYECTO: “LA ESCUELA NORMAL SUPERIOR DE CARTAGENA DE INDIAS
                                UNA TRADICIÓN FORMATIVA”

   ...
método lancasteriano”1. De aquí se infieren dos aspectos relevantes, el primero
obedece a que esos jóvenes que asistirán a...
De esta forma, en este segundo momento, cada capital de provincia tendrá la
oportunidad de crear un centro educativo de es...
asistentes, y la aptitud de los preceptores, al mismo tiempo deja ver su interés
en aplicar la Ley de junio 26 de 1842. En...
En enero de 1848, se publica el decreto de la gobernación sobre la apertura de
la Escuela Normal, el cual manifiesta que e...
Otro de los momentos históricos para la Escuela Normal es la aplicación del
decreto de 1º de noviembre de 1870, conocido c...
El cuarto hito lo encontramos a partir del primer período presidencial de Rafael
    Núñez, quien realiza una serie de cam...
hubiere doce alumnos becados en cada una de las Escuelas, la que no cuente
ese número quedará cerrada, porque no pueden co...
por cuanto declaró la educación obligatoria y gratuita, plasmando el espíritu
civilizador del liberalismo, llegando inclus...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

LA ESCUELA :UNA TRADICION FORMATIVA

1,336
-1

Published on

Published in: Education, Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,336
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

LA ESCUELA :UNA TRADICION FORMATIVA

  1. 1. PROYECTO: “LA ESCUELA NORMAL SUPERIOR DE CARTAGENA DE INDIAS UNA TRADICIÓN FORMATIVA” Especialista: Luis A. Reyes Castellar∗ Para historiar a la Escuela Normal, se hace imprescindible tener en cuenta cuatro (4) coyunturas o hitos que incidieron durante todo lo largo del siglo XIX determinados por la legislación colombiana. Estas normas son, el decreto de 26 de enero de 1822, la ley de 26 de junio de 1842, el decreto de 1º de noviembre de 1870 y el decreto 595 de septiembre de 1886. Sobre estas cuatro normas vamos a dirigir la temática, buscando hacer una aproximación del origen, desarrollo y consolidación de la Escuela Normal Superior de Cartagena de Indias. Las Escuelas Normales nacen en el territorio de la República de Colombia como resultado del Congreso de Cúcuta a través del decreto de 26 de enero de 1822. Estos centros educativos surgen casi al mismo tiempo que en España, que consideró a la escuela normal en el 1821, hecho que nos da a entender el interés de nuestros gobernantes por el proceso educativo en el país, cuando a inicios del siglo XIX, apenas empiezan a abrirse estos centros de enseñanza en países como Francia (1805), Estrasburgo (1810); y España (1821), entre otros. Esto se debe en gran parte a los contactos de los independentistas con los movimientos intelectuales de Europa, y a la oportunidad que tuvieron de leer y traducir algunas de las obras actualizadas en ese momento. A través del Decreto de 26 de enero de 1822, se ordena establecer escuelas normales en las ciudades de Bogotá, Caracas y Quito. En su artículo 2 se puede leer: “Establecidas las escuelas en las ciudades mencionadas, se expedirán órdenes a los intendentes de Cundinamarca, Boyacá, Magdalena, Cauca e Istmo de Panamá para que de cada una de las provincias de su mando hagan venir a Bogotá un joven u otra persona de talento, que bajo las órdenes del intendente de la capital y enseñanza del maestro se instruya en el ∗ Candidato a Magister en Historia con el Convenio interinstitucional de la Universidad de Cartagena y la UPTC – Tunja. Docente del Componente pedagógico de la Escuela Normal Superior de Cartagena de Indias.
  2. 2. método lancasteriano”1. De aquí se infieren dos aspectos relevantes, el primero obedece a que esos jóvenes que asistirán a la capital, se instruyan debidamente para que sean los profesores, o mejor dicho, los directores de las escuelas de primeras letras de las demás provincias, teniendo en cuenta, que los directores de escuelas también daban clases. El otro aspecto, y no menos importante que el anterior, es la inclusión de un nuevo método de enseñanza para Colombia, este es un paso fundamental en el proceso independentista, ya que se rompe con el tradicionalismo de los centros educativos del momento. Infortunadamente este Decreto no tuvo una aplicación eficiente, y si bien, los jóvenes que dice el decreto, no asistieron al requerimiento; la funcionalidad de las escuelas como tales no cumplió su objetivo formador. Sin embargo, el país siguió su caminó por la historia educativa, entre la escuela de primeras letras, los colegios y las casa de estudio, y la creación de algunas universidades. A esto se complementa la creación de la Dirección General de Instrucción Pública, la cual estuvo bajo la dirección del doctor José Félix de Restrepo. En este contexto sube a la presidencia de la República Pedro Alcántara Herrán, en el período comprendido entre 1841- 1845 siendo su Ministro del Interior Mariano Ospina Rodríguez, quien plantea la reforma educativa tanto en la escuela elemental, como en colegios y universidades; por medio de la Ley de junio 26 de 1842 establece las escuelas normales de instrucción primaria. En su artículo primero se lee “en cada capital de provincia habrá una escuela normal de educación primaria, bajo la inmediata inspección del gobernador.” Esta ley se convierte en una contrarreforma al anterior decreto (26 de enero de 1822), expedido por el general Santander, ya que es una nueva oportunidad para el funcionamiento de las Escuelas Normales del país. Esto si se tiene en cuenta que con el decreto antes mencionado, sólo funcionaron tres normales, y si lo miramos desde el territorio colombiano, se convierte en una, y esta funcionó en Bogotá. 1 Biblioteca Luis Ángel Arango. Sección de Libros Raros y Manuscritos. L e y e s y D e c r e t o s e x p e d i d o s p o r e l . “Decreto de 26 de enero de 1822”. Impreso de M.S. C o n g r e s o C o n s t i t u c i o n a l d e l a N u e v a G r a n a d a Caicedo i Compañía por Vicente Lozada. Año 1848 pgs. 53-54. (en adelante BLAA)
  3. 3. De esta forma, en este segundo momento, cada capital de provincia tendrá la oportunidad de crear un centro educativo de esta magnitud, donde sus profesores serán pagados por el Poder Ejecutivo, y en caso que no alcance a cubrir los gastos, encontramos nuevos elementos que contribuirán a sufragar estos sueldos con “la quinta parte del producto de aguardiente perteneciente a las rentas comunales y que no esté aplicada al pago de vacunadores”2. Los otros numerales, se dirigen en el mismo sentido del anterior, en cuanto a los impuestos sobre el aguardiente, el producto del aumento hecho en el precio del tabaco, el sobrante de rentas municipales, etc. Frente a este plan de 1842, como es conocido, ¿en qué momento empieza a funcionar la Escuela Normal de Cartagena? Para resolver este interrogante, se hace necesario recurrir a fuentes primarias y secundarias de los archivos y bibliotecas del país. El primer paso es analizar qué ocurrió a partir de la expedición de la ley, es decir, rastrear la reacción de la provincia ante semejante reto. Jaime Jaramillo Uribe, en su ensayo “El proceso de la Educación del Virreinato a la época contemporánea”, publicado en el tomo III del Manual de Historia de Colombia, dice que después de la Ley, la primera escuela normal se abrió en Bogotá en el año de 1843; y que en cuanto a métodos de enseñanza se abogó por el lancasteriano, el individual y el simultáneo, según fueran las condiciones reales del medio. Para la historia de las normales en Colombia, esta fecha (1843), se convierte en el segundo momento del devenir histórico de estos centros educativos; para Cartagena es la oportunidad que deben aprovechar los gobernadores de turno para impulsar la creación de tan necesitado centro de educación. El primer indicio de interés sobre la apertura de la escuela normal lo encontramos en la persona de PASTOR OSPINA, quien en Circular de 22 de mayo de 1844, está solicitándole al Jefe político del Cantón un informe sobre el estado actual de la enseñanza primaria. El gobernador solicita un informe detallado de cuantas escuelas públicas hay actualmente en ejercicio, con número de alumnos 2 BLAA. Sección de Libros Raros y Manuscritos. L e y e s y D e c r e t o s e x p e d i d o s p o r e l C o n g r e s o . “LEY de Junio 26 de 1842”. Impreso de M.S. Caicedo i Compañía C o n s t i t u c i o n a l d e l a N u e v a G r a n a d a por Vicente Lozada. Año 1848 pgs. 478-481
  4. 4. asistentes, y la aptitud de los preceptores, al mismo tiempo deja ver su interés en aplicar la Ley de junio 26 de 1842. En el artículo tres de la circular se lee: “Qué arbitrios pueden adoptarse para establecer escuelas donde no las hai ni las ha habido i cual medio será preferible de los establecidos en el artículo 14 de la lei de 26 de junio de 1842 sobre escuelas normales, i en el 36 de la de 21 del mismo sobre administración parroquial, para acumular los fondos3”. Aquí se aprecia que las diligencias para crear la Escuela Normal se inicia casi dos años después de expedida dicha Ley, es ahora cuando el gobernador Ospina empieza a mostrar interés por darle cumplimiento. La llegada del año 1847 es decisiva para la instrucción en la provincia de Cartagena, y lo es aún más para la Escuela Normal. El gobernador Posada Gutiérrez hace el esfuerzo necesario para la apretura de este centro educativo, y es así como a partir del segundo semestre empieza en firme las diligencias definitivas para tan esperado evento. Ya se ha conseguido por parte del Ejecutivo, la adjudicación del suprimido Convento de la Merced. En el Semanario de Cartagena, el día 13 de junio aparece el primer aviso, dice así: INVITACIÓN En el edificio del suprimido convento de la Merced de esta ciudad debe construirse con autorización del gobierno el salón para la escuela normal de la provincia. Los que quieran contratar la mano de obra i los materiales necesarios separadamente, o ambas cosas juntas, pueden ocurrir a la Gobernación a consultar el plano respectivo, para hacer sus proposiciones, en el concepto que la obra debe someterse a la mayor brevedad posible. Cartagena 1° de junio de 1847 Por S. S. el Gobernador. El secretario sustituto, - Joaquín LLach4 De esta manera la ciudad se está preparando para la inauguración de la Escuela Normal, ya ha conseguido sede para su funcionamiento, y se están haciendo las adecuaciones pertinentes para poder iniciar las clases el próximo año. En la prensa local se observan las diferentes noticias que se suceden relacionadas con las diferentes contrataciones para tal efecto. 3 Biblioteca Bartolomé Calvo, Prensa El Semanario de Cartajena. Microfilm N° 299 de 1844. 4 BBC. Semanario de la Provincia de Cartajena. 1847. Microfilm N° 303. Periódico N° 257. Página 178
  5. 5. En enero de 1848, se publica el decreto de la gobernación sobre la apertura de la Escuela Normal, el cual manifiesta que el día 1° de febrero abrirá sus puertas al igual que la de primaria de la Catedral que le está anexa. Encontramos en el decreto que la Escuela Normal cumplirá las funciones de evaluadora de todos los preceptores de las escuelas públicas primarias de la provincia, éstos, deberán presentarse a realizar los exámenes en el término de tres meses de abierta la Escuela Normal. La evaluación es sancionatoria puesto que el preceptor que no la realice, o no la apruebe, será destituido de sus funciones. De esta manera la Escuela Normal inicia sus actividades académicas el 1º de febrero de 1848 en las aulas de la Universidad del Magdalena, por no haberse terminado a tiempo las obras que para ese efecto se desarrollaron en el extinguido convento de la Merced, pero una vez culminadas, se trasladaron a su sede propia, donada por el presidente de la República Tomás Cipriano de Mosquera a través del decreto de 28 de abril de 1848. El primer director de la Escuela fue el doctor José Manuel Royo, médico y abogado de la Universidad del magdalena, reconocido por sus dotes de responsabilidad y hombre público. La escuela se abre al público en dos modalidades, internados y externos; además se reciben estudiantes becados de bajos recursos que demuestren aptitud; para los internados y los becados, deben hacerse responsables los padres o acudientes, y presentar una fianza elaborada en la notaría pública; de ellas podemos mostrar la que firmó Francisco Franco, quien la presenta como responsable de su hijo Joaquín Franco, en calidad de pensionado de la Escuela Normal el día 21 de marzo de 1848. La que firma el señor José Pastor Sánchez como responsable del joven Antonio Mendinieta; así mismo, la certificación notarial que firma el director de la Escuela José M. Royo, certificando que realizó el examen de aptitud al joven Mendinieta, y es admitido como alumno de la normal, el día 3 de marzo de 1848. Dentro de los alumnos externos encontramos a José Ángel Anachuri, Justino de León, Celestino Aular, Agustín Varela, Gabriel de la Espriella, Juan Stevenson, Manuel de los Ángeles del Río, Miguel García, Juan Antonio Lozada y Reinaldo Torres.
  6. 6. Otro de los momentos históricos para la Escuela Normal es la aplicación del decreto de 1º de noviembre de 1870, conocido como el decreto Orgánico de Instrucción Pública, expedido por el gobierno liberal de los radicales. En él se estipuló desde la organización general y administrativa hasta los métodos de enseñanza, los sistemas disciplinarios, las formas y estilos de las construcciones escolares, los ideales morales y la formación del maestro. Una de las mayores preocupaciones fue la Instrucción popular, y para ello, surgió la necesidad de formar a los maestros que debían impulsarla. Se buscaba así la independencia mental para consolidar las ideas de: libertad de pensamiento, libertad de expresión, libertad de cátedras, libertad de cultos, enfoques positivistas, educación laica, e ideas federalistas y librecambistas5; y se creó por primera vez la Dirección Nacional de Instrucción Pública, anexa al Ministerio del Interior, con la responsabilidad de planear y asegurar el desarrollo de una política educativa. Bajo estas premisas, las Escuelas Normales fueron una prioridad, porque su misión era, precisamente la formación profesional de los aspirantes a maestros, y para ello, debían dejar a un lado las prácticas tradicionales y pasar a métodos modernos, por lo cual, el maestro no podía seguir siendo un autodidacta, sino un educador nuevo, formado en la Escuela Normal, entonces, se estableció la Escuela Central en Bogotá, y se ordenó la creación de una escuela para cada uno de los Estados soberanos. En Cartagena, se inauguró en 1872 la Escuela Normal6. Ese mismo año llegó la Misión de nueve pedagogos alemanes al país, formados en las teorías de Pestalozzi y Frobell. Para la Normal de Cartagena fue asignado Julio Wallner, quien fue contratado el 16 de diciembre de 1871; al momento de su llegada, hubo problemas para iniciar labores porque la Sede donde va a funcionar la escuela, aún no está terminada, de esta forma, se inician las actividades con la escuela Anexa a la Normal el 15 de febrero de 18727. 5 BAÉZ OSORIO, Miryam. L a s E s c u e l a s N o r m a l e s y e l c a m b i o e d u c a t i v o e n l o s E s t a d o s U n i d o s d e Primera Edición, 2004. Impresiones Universidad Pedagógica C o l o m b i a e n e l p e r í o d o R a d i c a l , 1 8 7 0 - 1 8 8 6 . y Tecnológica de Colombia. Tunja. Pág. 15. 6 URUETA, José; PIÑERES, Eduardo. Tipografía de Vapor “Mogollón”. C a r t a g e n a y s u s c e r c a n í a s . Cartagena. 1912. Pág. 267. 7 B.B.C. Gaceta de Bolívar. Cartagena, domingo 28 de febrero de 1872
  7. 7. El cuarto hito lo encontramos a partir del primer período presidencial de Rafael Núñez, quien realiza una serie de cambios con el fin de centralizar y monopolizar el poder, esto lo hace buscando mejorar las relaciones con la iglesia, alterando el sistema escolar establecido por los radicales. Es así que a través de la Ley 106 de 1880, autoriza al gobierno para modificar la organización universitaria, quedando esta bajo el control directo del gobierno y desapareciendo toda autonomía por parte de la institución. Afirma que la religión católica es la de la Nación, la iglesia es un elemento esencial del orden social, reguladora de la moral pública y privada y codirectora de la educación pública; impone la enseñanza como obligatoria8. Cuando le llega el turno a la educación primaria, lo hace a través del Decreto 595 de 9 de Octubre de 1886, cuya finalidad es la organización de la instrucción pública primaria; en el capítulo V, trata sobre las Escuelas Normales la continuación del ejercicio de sus funciones, establece que se crearán Sociedades de Institutores en las cabeceras de las provincias, constituidas por los maestros de ambos sexos que se hallen en servicio. Estas Sociedades tendrán la responsabilidad de trabajar en el perfeccionamiento de los métodos y textos de enseñanza. La Escuela Normal de Cartagena, en lo que se refiere a la de varones, presenta dificultad por carecer de local propio, y la de mujeres, por no tener aún suficiente alumnas matriculadas. Se presenta un cruce de correspondencia entre el inspector de instrucción pública y el Ministro del mismo ramo, en el que el Inspector le comunica al Ministro que en el mes de mayo aún no ha podido iniciar labores académicas este centro educativo por carecer de local donde funcionar; y comenta que se encontró una casa de arriendo, sin embargo al gobierno departamental le pareció muy caro, por lo que no lo arriendó9; igualmente está informándole en otra misiva que aún no hay suficientes alumnas matriculadas, por lo que se va a retrasar la apertura de estas escuelas. Por su parte, el Ministro le responde al inspector, en carta de 20 de mayo de 1887, que “este ministerio se ve en la necesidad de resolver que, si dentro de un mes después de recibida la presente resolución, no 8 TORRES SÁNCHEZ, Jaime – SALAZAR HURTADO, Luz Amanda. n t r o d u c c i ó n a l a H i s t o r i a d e l a n g e n i e r í a I I Pág. 233 y d e l a E d u c a c i ó n e n C o l o m b i a . 9 ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN. Paquete Ministerio de Instrucción Pública, Escuelas Normales. Informes. Caja 3, carpeta 1. folio 19.
  8. 8. hubiere doce alumnos becados en cada una de las Escuelas, la que no cuente ese número quedará cerrada, porque no pueden continuar haciéndose los grandes gastos que demandan dichas Escuelas, para dar instrucción á un reducido número de jóvenes10”. Ante tal anuncio, hubo una movilización para llenar los cupos requerido antes que se cumpliera la fecha estipulada por el Ministro, de tal suerte que la Escuela Normal de Institutores se abre el día 13 de junio con 86 estudiantes, es el gobernador del departamento José Manuel González, quien envía carta al Ministro informándole la buena nueva, y adjunta la lista de alumnos que asisten a las clases, distribuidos en Enseñanza primaria, cursos II, III y IV con un número de 68 alumnos; y Enseñanza técnica y metódica, cuso I, con 18 estudiantes. No hay una evidencia escrita sobre la Normal de mujeres, pero se infiere que también abrió sus puertas al público, porque en carta que dirige el gobernador del departamento al Ministro de Instrucción Pública, le comunica que expidió resolución de 31 de Octubre del corriente donde está defiriendo para últimos días del presente año la práctica de los exámenes anuales que deben presentar las Escuelas Normales de esta ciudad. Comunicado que cuenta con el visto bueno del Ministro en mención11. Vistas estas consideraciones, se puede decir que con el primer hito, se da un paso trascendental en el proceso de educación en nuestro país, sin embargo, se quedó en el intento, saliendo favorecidas las provincias de Antioquia y Cundinamarca por cuanto aprovecharon la oportunidad de formar algunos jóvenes que irían a dirigir los destinos de la instrucción pública del país. En cuanto al Plan Ospina, lo manifiesta Renán Silva el sistema escolar se mostró siempre incapaz de ofrecer a los recién estrenados ciudadanos la dosis mínima de escolaridad que supone una participación democrática en la vida de la sociedad y el Estado12. En cuanto a los planteamientos de los radicales, con ellos se abrió uno de los períodos de la reforma educativa más significativa de la historia colombiana, 10 A.G.N. Ibid. Folio 22. 11 A.G.N. Ibid. Folio 29 y 30. 12 SILVA, Renán. en Nueva Historia de Colombia. Tomo IV, L a E d u c a c i ó n e n C o l o m b i a , 1 8 8 0 - 1 9 3 0 , Editorial Planeta. Santa Fe de Bogotá. Colombia. Pág. 62
  9. 9. por cuanto declaró la educación obligatoria y gratuita, plasmando el espíritu civilizador del liberalismo, llegando incluso a enfrentarse a uno de los poderes fuertes dentro del Estado, la Iglesia. Presenta además una administración unificada y directamente controlada por la Dirección Nacional de Instrucción Pública. No debemos pasar por alto la inclusión de modelos pedagógicos inspirados en las teorías de Pestalozzi y Froebel. Y por último, la llegada de Rafael Núñez a la presidencia de la república, va a marcar el final del período radical, y con la caída de todo el aparato educativo, entregándosele los destinos de la educación a la Iglesia, y con ello, el retorno a la educación católica y el dogmatismo, acto este que queda legitimado a partir del Decreto 595 de 1886, la Constitución Política de 1886, y la firma del Concordato con la Santa Sede en 1887. GRUPO DE INVESTIGACIÓN INTEGRANTES: Geraldine Campo Orozco Luz Karine Navarro Laura torres Mendivil Angie López Diago Doralis Gómez Elkin Ramos Jesús Garcés Edgar Buitrago Carlos Gonzales Laura Villarreal Cydis Murillo Mary Chavez Daniela Lau Mara sabalza Shirley González María José Barraza Álvaro Hernández

×