Your SlideShare is downloading. ×
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Carlos giménez romero migraciones y perespectiva antropolo

2,003

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,003
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
56
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. MIGRACIÓN, SOCIEDAD Y CULTURA: LA PERSPECTIVA ANTROPOLÓGICA1 Carlos Giménez Romero Profesor Titular de Antropología social Universidad Autónoma de Madrid DE LA ANTROPOLOGÍA GENERAL A LA ANTROPOLOGÍA DE LAS MIGRACIONES2 Al enfocar las realidades de la migración con lente antropológica un punto departida puede ser considerar, aunque sólo sea de forma sumaria, cómo se entiende lanaturaleza de la antropología y deducir de ello las implicaciones oportunas para elenfoque de un campo particular como es el de la movilidad humana por razones detrabajo, reagrupación familiar y búsqueda de mejores oportunidades de vida. Como tradición cultural, la antropología remite a las reflexiones a lo largo de lahistoria desde cada pueblo sobre los otros. Cada cual ha pensado sobre los diferentes yfrecuentemente lo ha hecho con sensibilidad, inteligencia y sistema. Esa sorpresa,curiosidad e interés sobre el Otro fructificó en observaciones y anotaciones reflejadasen crónicas, diarios de viajes, tratados de misioneros, informes de funcionarios, cartasdocumentadas de espías, anotaciones de naturalistas, etcétera. En esa rica, variopintay larga tradición hay de todo, desde actitudes de rechazo, prejuicio y condena, hastaactitudes de respeto, tolerancia e intentos de comprensión de las otras culturas desdelas coordenadas propias y ajenas. El emigrante es un otro por definición, un transterrado que deja su tierra y llegaa otra cuyos pobladores consideran propia. El foráneo viene de otro lugar, un mundoque es desconocido por quien le recibe. El transterrado lleva y trae consigo otra formade ser, pensar, sentir y hablar. En el caso de las migraciones internacionales a ladistintividad cultural de los emigrantes viene a añadirse una distintividad jurídica comono nacionales, amén de otras particularidades. Simmel se refirió al extranjero como1 Nota previa: se indica en cursiva y con asterisco los términos que aparecen definidos en el glosario quese incluye al final del texto.2 Tomado de: Lison Tolosana, Carmelo, “Introducción a la antropología social y cultural – teoría, métodoy práctica”, capítulo VII, págs., 153-190, ediciones Akal, Madrid, España, 2007.
  • 2. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 2categoría social y Park creó la categoría de hombre marginal. Los estudios migratorioshan tenido y tendrán relevancia particular desde este primer ángulo de la reflexión yactitud hacia el Otro y lo Otro. Antes de entrar en la consideración propiamentecientífica de la cuestión migratoria, es conveniente que los antropólogos tengamospresente que somos parte de esa tradición alimentada por la actitud de comprensión. Desde mediados del siglo XIX la antropología se ha ubicado en el conjunto delas ciencias humanas o sociales. Aquí la sugerencia es inferir los significados para laantropología de las migraciones de tres definiciones clásicas, usuales y sencillas: laantropología como ciencia de la evolución, como ciencia de la cultura y como cienciade la unidad y la diversidad. a) En los tiempos que corren vuelve a estar en discusión la bondad o no de la perspectiva evolutiva en las ciencias sociales. Sin entrar ahora en ese debate, sí es posible indicar algunos puntos de interés desde la perspectiva histórica para la antropología de las migraciones. Un componente imprescindible de la perspectiva antropológica de las migraciones es la historicidad y el papel de las migraciones en la evolución humana. Las migraciones son tan viejas como la humanidad y son expresión de la tendencia a la expansión de la especie a los más diversos ecosistemas. Los traslados en el espacio son manifestación de la plasticidad humana y una fábrica donde se ha desarrollado la adaptabilidad de la especie.3 b) Si la antropología es la ciencia de la cultura, en la antropología de las migraciones la dimensión cultural está presente por todas partes. La migración es un proceso sociocultural y una experiencia de movilidad en el espacio, en el espacio físico, geopolítico y sociocultural. En cada experiencia migratoria adquieren protagonismo al menos dos ámbitos: emigrantes y autóctonos. Los emigrantes poseen un bagaje cultural e identitario que está presente a lo largo de su experiencia migratoria, desde la decisión y forma de migrar, hasta la3 Como ya he manifestado en otro lugar <<… somos la única especie extendida por todo el globo y elloha significado movilidad, migración. La propia naturaleza de algunos pueblos nómadas (gitanos deEuropa, tuaregs del Sahel africano, los yoruk entre Turquía y Siria, mongoles de la estepa asiática).Otros pueblos en diáspora, cuya historia errante les ha elevado a establecerse en muy diversos lugares ycuya identidad, cultura y actividades les mantienen conectados (judíos sefardíes y asquenazíes, chinosde ultramar, etc.)>>. C. Giménez, Qué es la inmigración, Barcelona, RBA, 2003, p. 22.
  • 3. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 3 manera de relacionarse en el nuevo contexto de recepción. En el otro polo, la sociedad de recepción se encuadra en otro mundo histórico y cultural, a la cual los emigrantes deberán adaptarse y desde el cual se percibe la inmigración de una determinada manera. El mantenimiento y recreación de la(s) cultura(s) de origen, la adaptación a la(s) cultura(s) receptora(s) y la emergencia de nuevas síntesis culturales han venido siendo tres asuntos claves en la antropología de las migraciones. c) Si la antropología es la ciencia de la unidad y diversidad de lo humano, la antropología de las migraciones habrá de estar orientada también por la exploración de qué y cuánto hay de común y convergente en las experiencias, procesos y situaciones migratorias, y qué y cuánto hay de particular y singular en ellas. El antropólogo deberá abrir su sensibilidad a captar las posibles regularidades existentes en este campo de la realidad humana. En estos veinte años que vengo dedicándome a esta temática me causa fuerte impresión leer en las monografías y comprobar en mis propios estudios la repetición, hasta cierto grado, de procesos como la distribución concentrada de los emigrantes, la ubicación recurrente de amplios sectores de los inmigrantes en los segmentos secundarios del mercado de trabajo, la formación repetida de barrios, enclaves, comunidades y guetos de inmigración, la conformación una y otra vez de situaciones de marginación. Con esta última reflexión, hilamos bien con el plano profesional de la antropologíamencionado al principio. En el ámbito de las migraciones, la antropología encuentra uncampo de grandes posibilidades de trabajo profesional y aplicado. Desde elconocimiento y la formación, los antropólogos vienen asesorando a instituciones yorganizaciones en cómo abordar la gestión de las nuevas relaciones interétnicasestablecidas en los colegios, centros de salud, servicios sociales y otras muchasinstancias de la sociedad. Noventa años de estudio antropológico de las migraciones Desde las monografías de la Escuela de Chicago hasta las elaboraciones sobretransnacionalismo e inmigración ha llovido bastante en materia de antropología y
  • 4. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 4etnografía del hecho migratorio. Ha habido cambios temáticos, teóricos ymetodológicos. Temáticamente, el predominio de los estudios de la migración delcampo a la ciudad ha dado paso al énfasis en el estudio de la migración internacional.El enfoque teórico ha ido variando desde las perspectivas funcionalistas y ladenominada teoría de la modernización hacia los enfoques de las teorías de ladependencia, del sistema mundial y de la articulación, llegándose en la última décadaal predominio de la teoría del transnacionalismo. Metodológicamente, los estudios decomunidad y el énfasis en individuos y grupos domésticos como principales unidadesde análisis, se ha ido trocando en estudios bipolares en origen y destino, en etnografíamultisituada allí donde la migración ocurre, y en la combinación de dimensionesmacroestructurales y microestructurales. Tras la primera guerra mundial se produjo un crecimiento vertiginoso de unamplio conjunto de ciudades de Estados Unidos, proceso de crecimiento demográficoy social que intensificaba el proceso de urbanización lo que venía sucediendo desdemediados del siglo XIX. En un contexto de intensa industrialización, algunas de esasciudades recibían miles y miles de personas cada año, afroamericanos y wasp pobresprocedentes del sur, pero sobre todo gentes que llegaban de Europa (irlandeses,polacos, italianos, etcétera) y de otros continentes. Tal como había ocurrido en eltránsito del siglo XIX al XX, los emigrantes continuaban siendo uno de los protagonistasestelares no sólo del cambio urbano y del desarrollo económico sino de la formaciónde la nación. Una de esas ciudades en rápida trasformación fue Chicago en la que seconstituyó un equipo de científicos sociales cuyos trabajos fueron una aportación claveal desarrollo de disciplinas como la sociología y la antropología. Influidos por maestroscomo Boas, Redfield, Lowie y otros antropólogos culturales, los investigadores de laUniversidad de Chicago -con Robert E. Park (1864-1944) y Ernest W. Burgess (1886-1966) a la cabeza, y con figuras académicas tan relevantes como W. I. Thomas, WZorbaugh, L. Wirth y otros- fueron a indagar sobre el terreno y escribieron un conjuntode manuales, ensayos y monografías relevantes.4 Hay que destacar la pionera ymonumental obra de Thomas y Znaniecki The Polish Peasant in Europe and America,publicada entre 1918 y 1920, subtitulada significativamente «monografía de un grupo4 Race and cultura es una recopilación de artículos de R. Park (Glencoe, Illinois, Free Press, 1950.
  • 5. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 5inmigrante», desde entonces referencia clásica de los estudios migratorios.5 El contexto social de toda aquella producción intelectual y universitaria fue elcambio urbano a partir de la inmigración. Además de teorizaciones sobre la naturalezade lo urbano,6 sobre la distribución espacial de los nuevos pobladores, o sobre losprocesos de sucesión poblacional, se elaboró una magnífica colección de monografíasde considerable valor etnográfico. Anderson (1923) trabajó sobre los vagabundos ohomeless, habiendo llevado él mismo vida de vagabundo;7 Zorbaugh (1926 y 1929) seocupó de los suburbios marginales, las casas humildes de madera o dwellers, y la«costa fría» o zonas de casuchas denominadas slum8; Trasher (1927) se dedicó acensar y describir los cientos de pandillas que proliferaban en la ciudad9; Wirth (1928)hizo un estudio monográfico sobre el gueto judío de la ciudad10; Cressey (1932) logróacceso al mundo de las chicas de los bares de alterne11; Whyte (1943) describió conprimor «la sociedad de la esquina» en el barrio ítalo-americano conocido como LittleItaly, abordando pandillas, liderazgos y redes informales12. Temática central fue la de los cambios culturales que se producen en elinmigrante y en la ciudad. Para interpretarlos, Park propuso su teoría del «ciclo de lasrelaciones raciales», estructurada a partir de la secuencia de pasos que creyeronobservar en los barrios de Chicago: contacto - competición - acomodación -asimilación. La asimilación era concebida como inevitable, como el desenlaceasegurado al que estaba conduciendo la aculturación y transformación de los reciénllegados. Otra característica de aquel conjunto de trabajos es su interés en lasproblemáticas sociales, en las situaciones de dificultades de la vida social que estabanafectando a esas personas y barrios y que constituían retos para las administracionespúblicas y para la sociedad en su conjunto. El lector de hoy encontrará en aquellostextos descripciones, reflexiones y propuestas aplicadas sobre asuntos como pobreza,5 W. I. Thomas y F. Znaniecki, The Polish Peasant in Europe and America, Nueva York, Dover Publications,1958.6 Desde el libro de Park y Burgess The City (1925) hasta la interpretación del modo de vida urbano porWirth a partir de la influencia directa de tres factores: tamaño, densidad y heterogeneidad (<<Urbanismas a Wayof Life>>, American Journal of Sociology 44).7 N. Anderson, The Hobo, Chicago, University of Chicago Press, 1961.8 H. Zorbaugh, The Gold Coast and the Slum, Chicago, University of Chicago Press, 1929.9 F.M. Thrasher, The Gang, Chicago, University of Chicago Press, 1963.10 L.Wirth, The Ghetto, Chicago, UJniversity of Chicago Press, 1956.11 P. Cressey, The Taxi – Dance Hall, New Jersey, Patterson Smith, Montclair, 1969.12 W.F. Whyte, Street Corner Society. The Social Structure of a Italian Slum, Chicago, University ofChicago Press, 1956 (ed. cast: La sociedad de las esquinas, México, Diana, 1971).
  • 6. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 6infravivienda, hacinamiento, alcoholismo, violencia, desarraigo, marginación, guetos yconflicto interracial o interétnico, asuntos que siguen preocupando ochenta años mástarde. Park, Burgess, Thomas y los demás se interesaron vivamente por laproliferación de tipos y mundos sociales que se observaban en la ciudad, así como enlos perfiles tan peculiares de las distintas zonas y barrios. Seleccionaré dosmonografías significativas de cómo se abordó esa diversidad. En su estudio de laspersonas sin hogar en el Chicago de los años veinte, Anderson estimó entre 300.000 y500.000 la oscilación del flujo anual de personas que pasaban por Chicago; en unmomento dado del año habría en la ciudad entre 30.000 y 75.000 personas sin hogarfijo. Apenas había mujeres, la mayoría eran no casados, algunos se habían separado desus familias. Se pasaban la mayor parte del día deambulando por las calles; iban confrecuencia a la Plaza Washington o a la Bughouse Square (plaza del manicomio).Anderson describe con primor su jerga para denominar los tipos y las situacionessociales pues bien, ser o no emigrante es crucial en la identificación y distinción quehace el autor de hasta cinco tipos sociales entre los homeless. Estos subtipos son eltrabajador de temporada (con un ciclo regular anual); el hobo (emigrante tambiénpero sin itinerario regular); el tramp (vagabundo; eran emigrantes pero notrabajadores, viviendo de la mendicidad); la home guard (o guarnición local, que sítrabajaban pero que no eran emigrantes); y el bum (o vago y holgazán, que notrabajaba y que tampoco migraba). Como puede verse tres de las categoríascorresponden a emigrantes. Los sin techo, y dentro de ellos los hobos, no formaban un barrio específicopero sí constituían un tipo social, con varios subtipos, que otorgaban una cualidadespecial a los espacios donde estaban presentes. La variedad de barrios es másobservable en The Gold Coast and the Slum, publicada por Zorbaugh y dedicada al áreaconocida como Lower North Side. Este autor distinguió y describió seis subáreasdentro de ese territorio urbano: a) la Costa de Oro donde vivía la gente acomodada, b)la zona de pensiones o «mundo de habitaciones amuebladas», que había sido zona deresidencias de moda y en la que vivían buena parte de las mujeres que trabajaban enel servicio doméstico de las casas y mansiones de la Costa de Oro; c) el barrio bohemio,conocido como Towertown, poblado por artistas e intelectuales; d) el área de
  • 7. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 7diversión, donde se aglomeraban salas de billar, restaurantes, casas de empeño deobjetos, salones de baile y cabaret; e) el barrio bajo, con sus alquileres baratos ypoblado por gran variedad de personas; y f) Little Italy o Pequeña Sicilia, encuadradaen el barrio bajo pero que recibió tratamiento específico por su considerable extensióny por concentrar a los inmigrantes italianos, más particularmente a los sicilianos. Ladelimitación de zonas en la percepción de las gentes y en la distinción del investigadorno es una clasificación a partir de criterios aplicables a todo el Lower North Side, sinoque prima en unas u otras el carácter de clase o posición económica, el tipo deactividad, la procedencia de origen o el carácter étnico. Una de las aportaciones capitales de la Escuela de Chicago es la utilización ypráctica de la etnografía, del trabajo sobre el terreno. Ir a los barrios bajos de laciudad, al gueto, al slum, observar su realidad, convivir con sus gentes, entrevistar,elaborar historias personales (como, por ejemplo, la de Doc, realizada por Whyte),frecuentar una y otra vez un bar como hizo Cressey en «The Taxi Dance May» hastallegar a describir subculturas, seguir la peripecias de las pandillas y los clubes, y endefinitiva hacer trabajo de campo y etnografía, están a la base de la rica herencia quelegaron. Así incluyó Park la observación participante en el programa de investigaciónde largo alcance que propuso en 1925: «Los mismos métodos pacientes deobservación que antropólogos como Boas y Lowie han desarrollado para el estudio dela vida y manera de los indios de Norteamérica deben ser más fructíferamenteempleados en la investigación de las costumbres, creencias, prácticas sociales yconcepciones generales de la vida prevalecientes en Little Italy, en el North Side deChicago, o en el estudio de las formas más complejas de los habitantes de GreenwichVillage y el barrio de Washington Square, en Nueva York». De igual relieve intelectual que la producción de Chicago, fue el vasto conjuntode obras -ahora ya decididamente antropológicas- producidas por antropólogoseuropeos africanistas, sobresaliendo lo aportado por la denominada Escuela deManchester en sus trabajos sobre migración y urbanización en África subsahariana. Dela nación estadounidense que había derrotado a los indios, distribuyéndolos enreservas, y cuyo escenario de estudios son nuevas ciudades abarrotadas deinmigrantes nacionales y extranjeros, pasamos ahora a un escenario de colonialismoexterno. Gran Bretaña desplegó desde finales del XIX hasta la época de la
  • 8. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 8descolonización numerosos centros de investigación en el contexto del dominio y laadministración colonial. Dos centros especialmente relevantes en el desarrollo de losestudios sobre migración y urbanización fueron el Instituto Rhodes-Livingstone deLusaka (Zambia) creado en 1938 y el Instituto de Investigaciones Sociales de ÁfricaOriental de Kampala (Uganda) fundado en 1950. Tras la Segunda Guerra Mundial, varias ciudades africanas crecieron de formaespectacular, especialmente las ubicadas en el Cinturón del Cobre del territoriocolonial entonces denominado Rhodesia del Norte, hoy Zambia. El crecimiento sevenía dando desde la década de los treinta y se aceleró en los cuarenta y cincuenta.También aquí ese crecimiento tenía la inmigración como factor principal, ya fueramigración rural-urbana o desde las zonas rurales a los centros mineros, casi siempreinterna y a veces internacional. Emergieron los asentamientos en los suburbios de laperiferia y con ellos las infraviviendas, los niños en la calle, desnutridos y mal vestidos;la carencia absoluta de infraestructuras; suciedad, ausencia de inversión y políticaspúblicas; insalubridad, inseguridad (shantytowns o ciudades fantasma); escenarios deinmigración repetidos una y otra vez en diferentes épocas y lugares. De nuevo la ida temporal, permanente o alternante a la ciudad, las durascondiciones de vida y trabajo, la incorporación al trabajo industrial, la adopción deestilos urbanos de vida, la adaptación en definitiva a la vida urbana por parte decampesinos pertenecientes a distintas tribus. Todo ello atrajo el interés científico delos miembros de los institutos de Lusaka, Kampala y otras entidades, quienes quisieronestudiar esos flujos migratorios. Estas experiencias iban a dar lugar a obrasimportantes dentro de la antropología social británica, con especial aportación porparte de Max Gluckmann, Little, Mittchel, Epstein y otros13. De aquellas décadas deestudios proceden textos de relevante influencia en la historia general de laantropología y fundacionales de la antropología urbana. Resaltaré sólo dos aspectos cruciales de aquella producción antropológica: lacuestión central del debate sobre la «destribalización» o «retribalización» de losemigrantes y las innovaciones teórico-metodológicas relativas al análisis situacional ylas redes sociales, con precedentes claros de la concepción de campo migratorio y de13 M. Gluckman, <<Anthropological Problems Arising from the African Industrial Revolution>>, en A.Southall (comp.), Social Change in Modern Africa, Oxford, Oxford University Press, 1961.
  • 9. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 9la etnografía bipolar y multisituada. Si la tesis de la asimilación de los emigrantes no fue discutida en el seno de laEscuela de Chicago no ocurrió lo mismo con la validez o no de la tesis de ladestribalización de los emigrantes, asunto que fue objeto de reflexiones dispares en laEscuela de Manchester desde la óptica de si ése era o no el proceso de cambio culturalque estaba ocurriendo. La tesis de la destribalización apareció expuesta por primeravez en una monografía de Wilson (1941-1942), primer director del Rhodes-LivingstoneInstitute, tras su trabajo de campo en Broken Hill, población emergente de 17.000habitantes. En diciembre de 1945 Max Gluckmann, que le había sucedido en ladirección, publicó un completo y extremadamente sugerente plan de investigación delinstituto para un periodo de siete años, en el cual lanzaba el siguiente reto: «...losconceptos de destribalización y urbanización necesitan más refinamiento si queremoscomprender el proceso en marcha»14. Su razonamiento era el siguiente: «En un determinado sentido todo africano esdestribalizado tan pronto como deja su área tribal, incluso cuando continúa actuandobajo las influencias tribales: vive en diferentes tipos de grupos, gana su subsistencia deuna manera diferente, está bajo diferentes autoridades. ¿La influencia de la culturatribal disminuye progresivamente mientras más tiempo está un hombre fuera de sutribu? Tengo evidencia sobre los zulúes que muestran que ésta no es ciertamente unacorrelación directa. Debernos estudiar una serie de correlaciones de este tipo, entreperiodos de residencia en la ciudad: lazos familiares, cultura tribal, lealtad política a latribu, etcétera». En un claro precedente de la etnografía multisituada o bipolar,Gluckmann anima al equipo de investigadores del Instituto con la siguiente reflexión:«Mediante la combinación de investigación planificada urbana y rural, debería serposible para nuestro equipo hacer esto desde los dos polos de la migración de loshombres de las área rurales a la ciudades». Fijémonos en el tipo de asuntos que el antropólogo señala respecto al cambiocultural del emigrante: su inserción cotidiana en diferentes agrupamientos sociales, ellogro de su salario en otro contexto económico, y el estar sujeto a sistemas de poder yautoridad diferenciados. Sin ser un listado exhaustivo (no lo pretende en cualquier14 M. Gluckman, <<The seven years research plan of the Thodes-Livingstone Institute>>, Rhodes-Livingstone Journal 4 (1945), pp. 1-32.
  • 10. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 10caso) sigue siendo inspirador para la indagación etnográfica actual observar y analizarcuánto hay de novedoso para el emigrante internacional, respecto a las situaciones deorigen, en las esferas sociales, económicas y políticas de la situación de recepción. Delas sugerencias de Gluckmann destaca su pregunta acerca de si la influencia de laidentidad y cultura propias es inversamente proporcional al tiempo de separación de latribu. Volvemos con esto al planteamiento de Park con respecto a la asimilación,puesto que si la respuesta al interrogante de Gluckmann es positiva el destino final deesos tongas, zulúes, etcétera, emigrados también era asimilarse a la cultura urbana, aesa cultura no tribal. Finalmente, enfaticemos la apuesta metodológica de Gluckmannsobre la necesidad y posibilidad de estudiar los dos polos del proceso migratorio si unoquiere comprender realmente las cuestiones planteadas. Latinoamérica constituyó otro de los escenarios principales de los estudiosantropológicos sobre las migraciones de campesinos a las ciudades. Trabajo pionerofue el de Robert Redfield, de la Universidad de Chicago y yerno de Park, quien propusosu esquema interpretativo del «continuum folk-urbano» en su libro The Folk Culture ofYucatán (1941). Otro trabajo precursor fue el de Oscar Lewis, quien después de visitarla localidad de Tepoztlán, la comunidad campesina estudiada por Redfield y depresentar una imagen alternativa, siguió a los campesinos de Morelos en suemigración a la capital federal, línea de investigación que fructificó en una serie delibros sobre familias y pobladores urbanos bajo la conceptualización de la «cultura dela pobreza». En esa línea de trabajo se elaboraron decenas de monografíasetnográficas sobre emigración rural-urbana estudiando los denominados procesos deurbanización, la adaptación de los campesinos a la ciudad, la vinculación con loslugares de origen, la configuración de núcleos de marginalidad. La Europa de los años cincuenta y sesenta -Irlanda, Grecia, Italia o España- fueel otro escenario de los estudios de migración rural/urbana. De los centenares demonografías antropológicas que se elaboraron en y sobre pueblos y comunidades deesos países europeos, un nutrido grupo de ellas tuvo la migración rural como cuestióncentral, como un elemento clave del cambio social y la modernización. En el caso deEspaña fueron numerosas las monografías sobre migración redactadas tanto porantropólogos extranjeros corno nacionales (Brandes, Buechler, Martín, etcétera). Estápor hacer una labor de relectura de aquellos textos y reflexionar sobre ellos a la luz de
  • 11. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 11la nueva fase del ciclo migratorio que ahora le toca a España. Toda aquella literaturaque etnografiaba la migración en un mundo en desarrollo, desde el éxodo rural a laciudad hasta la emigración internacional, y que daba cuenta de los cambios en las«ciudades de campesinos» (Roberts) dio lugar a varias compilaciones entre las quedestacaré la de Mangin en 1970 Peasants in Cities, o los dos volúmenes editados porSafa Du Toit y Safa, sobre Migration and Development y Migration and Urbanization(1975). Una vez que el éxodo rural se había comenzado a estudiar con profusión, y enel contexto de los cambios económicos acaecidos en la economía mundial desde 1973,aparecieron los trabajos sobre retorno de los emigrantes: por qué y cómo regresaban,adonde, cómo eran acogidos, cuál era el impacto económico de su vuelta, qué cambiosculturales tenían lugar al regreso (reenculturación). Uno de los trabajos pioneros eneste campo fue el de Kenny (1972) sobre el retorno a España15. En la segunda mitad deaquella década, vendrían a sumarse otros estudios etnográficos de retorno como, porejemplo, los de Gmelch (1978) sobre los ajustes y acomodos de los emigrantes alregresar a su Irlanda natal16; o también los estudios de Rhoades, quien después deestudiar el papel del trabajo foráneo en la «evolución de una nación emigrante» (serefiere a Alemania desde 1871 a 1978) publicó una serie de artículos sobre el retornode los emigrantes andaluces desde Alemania y su impacto en el desarrollo local de suspueblos de origen (1978, 1980)17. Al igual que la producción de la Escuela de Chicago, toda aquella antropologíade la migración rural y de la urbanización estuvo orientada teóricamente desde elfuncionalismo y la teoría de la modernización. Fueron menos los trabajos orientadosdesde la teoría de la dependencia. En la década de los ochenta, y coincidiendo con elgiro hacia los estudios de migración internacional, se fueron desarrollando estudiosbasados en la segmentación del mercado de trabajo, en la teoría de redes y en laarticulación de modos de producción. Aunque la migración rural se continuóestudiando, la preferencia se fue trasladando hacia el estudio de las migracionesinternacionales, en lo que influyó la relevancia numérica, social y política que esta15 M. Kenny, <<The Return of the Spanish Emigrant>>, Nord Nytt 2 (1972), pp. 119-129.16 G. Gmelch, <<Return Migration>>, Annual Review of anthropology 9 (1980), pp. 135-159.17 Rhoades, <<European Cyclical Migration and Economical Development: The case of SouthernSpanish>>, Papers in Anthropology 20 (1980), pp. 57-74.
  • 12. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 12cuestión iba adquiriendo en el mundo. Antes de pasar a esa fase de los estudiosmigratorios, hay que mencionar que algunos trabajos sobre migración ruralincorporaron ya la dimensión internacional. Quizá el ejemplo más relevante sea la obrade Meillasoux quien, en Mujeres, graneros y capitales (1975), enfocó las migracionesdesde la teoría de la articulación de modos de producción, analizó la posiciónestratégica del grupo doméstico (en el que se producía de forma no capitalista la manode obra que luego contrataba la economía capitalista), aplicando la teoría de lasegmentación del mercado de trabajo, defendiendo la tesis de la funcionalidad delracismo como estrategia para conseguir la explotación de esa mano de obra enrotación permanente18. Aunque se han realizado estudios en todas partes del mundo, las nuevasetnografías y categorizaciones antropológicas de las migraciones internacionalestienen por referencia principal dos sistemas migratorios: el norteamericano y elsistema europeo. Entre la profusión de estudios sobre el sistema México/EstadosUnidos mostraré los trabajos de Kearney y Palerm Viqueira como prototípicos delnuevo enfoque articulacionista. Cuando Kearney (1986) postuló la red articuladamigrante (articulatory migrant network) tuvo en cuenta las localidades de origen en elEstado mexicano de Oaxaca de los emigrantes mixtecos y zapotecos, las comunidadesdonde éstos se asentaban en los Estados de California y Oregón, así como losasentamientos de paisanos y compadres en múltiples localidades que atraviesanMéxico de sur a norte19. Palerm Viqueira y su equipo han mapificado y etnografiado lasnuevas comunidades latinas en la California rural, teorizando el sistema binacional(binational system) para el estudio de la migración entre México y California, indicandoque junto a la mecanización de la agricultura californiana hay que estudiar su«mexicanización». Esos programas investigadores obligan a realizar trabajo de campoen ambos extremos o polos del sistema migratorio. Los elementos conceptuales que se han ido refiriendo -análisis situacional yredes sociales en África, vinculaciones entre el campo y la ciudad, campo migratorios,comunidades desterritorializadas, etcétera- han sido el abono para la emergencia en ladécada de los noventa de la teoría transnacionalista, la actualmente predominante. Si18 C. Meillasoux, Mujeres, graneros y capitales, México, Fondo de Cultura Económica, 1975.19 M. Kearne, <<From the Invisible Hand to the Visible Feet. Antropological Studies on Migration andDevelopment>>, Annual Review of Anthropology (1986).
  • 13. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 13todo ello fue el abono, la semilla ha sido la globalización y su conceptualización.Distintos trabajos, como por ejemplo el de Grasmuck y Pessar (1991) sobre los nexosentre República Dominicana y Estados Unidos vía emigrantes, fueron mostrando nosólo la densidad, solidez e importancia de esos vínculos sino la configuración deámbitos transnacionales con naturaleza y lógica propias. En su influyente libro NationsUmbound (1994) Basch Glick Schiller y Blanc definen transnacionalismo como «losprocesos por los cuales los inmigrantes forjan y sostienen relaciones socialesentrelazadas que vinculan sus sociedades de origen y de asentamiento». Estas autorasteorizaron la conexión entre las migraciones y los proyectos de construcción nacional(nations building projects): «Viviendo sus vidas que cruzan las fronteras, lostransmigrantes se encuentran confrontados e involucrados en procesos deconstrucción nacional de dos o más países. Sus identidades y prácticas sonconfiguradas por categorías hegemónicas tales como raza y etnicidad, que estánprofundamente incrustadas en los procesos de construcción nacional de esos Estados-nación» (1994, p. 22)20. Algunas de la principales premisas teóricas del transnacionalismo son que lamigración está inextricablemente unida a la globalización y que a través de su vidadiaria y su relaciones sociales, económicas y políticas los emigrantes forjan campossociales transnacionales (familiares, asociativos, identitarios...) que cruzan ytransgreden las fronteras nacionales, realidades cuya naturaleza y dinámica no puedecaptarse desde la lógica de los Estados-nación. Una de las proposiciones mássugerentes es que la ciencia social ha creado conceptos delimitados y territorializadosque dificultan o impiden la comprensión de esos vínculos y procesos transnacionales.En los últimos años viene produciéndose una amplia literatura antropológica sobremigraciones y transnacionalismo (Sorensen, Guarnizo, Beserer) que está generandouna nueva etnografía y una terminología que trata de captar esas realidades:desterritorialización, transmigrantes, familias birresidenciales. En nuestro país distintosantropólogos utilizamos este marco teórico (Martín, Pujadas, etcétera) destacando ami entender la obra de Suárez Navaz (2005), cuya tesis doctoral sobre el contextomigratorio de Zafarraya (Granada) ya lleva ese enfoque y quien viene impulsando hace20 L. Basch, N. Glick Schiller y C. Szanton Blanc, Nations Unbound: Transnational Projects, PostcolonialPfredicaments, and Deterritorialized Nation-States, Ámsterdam, Gordon and Breach, 1977.
  • 14. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 14años una línea sólida de investigación sobre redes y comunidades transnacionales deecuatorianos, rumanos y senegaleses.Síntesis y enseñanzas Finalizaremos esta breve aproximación histórica al desarrollo de los estudiosantropológicos sobre las migraciones, con dos reflexiones. La primera es que aunquelos antropólogos han estudiado todas las fases y modalidades del ciclo migratorio -migraciones del campo a la ciudad, migraciones internacionales y procesos de retornose observa que estas aportaciones van un tanto por separado, no habiéndose hechointentos de una teoría unificada de las distintas manifestaciones del hecho y ciclomigratorio. Sería de gran interés comparar más sistemáticamente los procesos demigración interna, migración externa y migración de retorno. Una segunda reflexión es que los estudios antropológicos han sido claves en laformulación de las teorías migratorias y en el cambio de un paradigma a otro. La teoríade la modernización fue avalada por múltiples monografías antropológicas del éxodorural. Aquellos estudios fueron criticados por tomar el individuo como unidad básicade análisis, desconsiderando el grupo doméstico y la comunidad. Con ser significativa,no fue tan decisiva la aportación en la construcción de la teoría de la dependencia,probablemente porque ésta se movió en parámetros macroestructurales. Laantropología de las migraciones sí jugó un papel decisivo en las teorías de laarticulación, siendo clave lo aportado desde los estudios de la reproducción del grupodoméstico y de las vinculaciones de los emigrantes con sus lugares de origen, lo cual seexplica por la tradición antropológica de comprensión de las especificidades de laseconomías, sociedades y culturas. Finalmente, la aportación antropológica está siendoclaramente protagonista en la configuración de las tesis y conceptos deltransnacionalismo. Elementos recurrentes en la aportación específica de laantropología han sido nuevamente la sensibilidad hacia las dimensiones micro(individuo, familia y comunidad), la relevancia de lo cultural, la especificidadmetodológica del trabajo de campo y el aporte de monografías.
  • 15. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 15La cuestión migratoria y sus principales temáticas La migración no es algo que tenga que ver sólo o principalmente con losemigrantes sino que es un hecho social total (en la calificación de Marcel Mauss), unacompleja realidad sociocultural que involucra al conjunto de los actores sociales y alconjunto de las dimensiones de la vida social, desde la demografía y la economía hastalos valores y las identidades. Por ello, utilizo la expresión cuestión emigrante paraenglobar las diversas dimensiones en juego e incluir el carácter de reto crucial que lapresencia, asentamiento e incorporación de personas de origen extranjero conlleva entodas partes. En este libro se aborda el núcleo de cada tema desde la propia posiciónteórica y experiencia profesional de los autores. En mi caso y en esta temática, lo haréa partir de dos interrogantes: el antropólogo interesado en la migración ¿ante qué estáexactamente? y en función de ello ¿cuáles son las dimensiones de fondo,omnipresentes, a las que remite la cuestión migratoria? Definiendo el problema a explorar antropológicamente no sólo en términosactuales sino históricos, y no sólo teóricamente sino también en términos prácticos,estamos: a) ante una de las expresiones de la movilidad humana, la cual presenta retosy oportunidades para el estudio de la interacción entre sociedad y cultura; b) anteprocesos de contacto, encuentro y vinculación de ámbitos geopolíticos y mundossocioculturales, en el que se configuran nuevas relaciones sociales y expresionesidentitarias; c) ante un fenómeno cuya lógica económica y laboral es imprescindiblecomprender tanto en su plano macroestructural como microestructural; d) ante unaexperiencia peculiar e intensa de millones de personas, familias y comunidades; y e)ante un reto político y social decisivo para la cohesión y la convivencia social. a) La migración es movilidad pero no toda movilidad es migración. Desde estaperspectiva, es preciso ubicar la cuestión que abordamos dentro del amplio campo dela movilidad humana, al tiempo que mostramos sensibilidad hacia las particularidadesinvestigadoras de una realidad por naturaleza móvil y extraordinariamente cambiante. Dentro del inmenso campo de la movilidad humana, constituye un subgrupoaquellos desplazamientos en los que hay una motivación personal, familiar ocomunitaria por mejorar la situación vital. Dentro de ese subgrupo, las migracioneseconómicas laborales que aquí abordamos constituyen a su vez una de lasmodalidades: «... En el caso de las migraciones económicas la finalidad es trabajar
  • 16. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 16(como asalariado o por cuenta ajena, como profesional independiente, comocomerciante o en otro negocio propio) y obtener unos determinados ingresoseconómicos, si bien esta motivación central puede dar origen a distintos proyectosmigratorios*, como sería: quedarse a vivir en el nuevo lugar con una mejor calidad devida; enviar remesas con las que ayudar a la familia en origen y luego volver; o enviarremesas e ir reagrupando a la familia a medida que se pueda. Entre las personasinvolucradas en procesos de migración económica laboral hay que contar también alos familiares del emigrante que se trasladan con motivo de reagrupación, se produzcaésta de derecho o de hecho» (Giménez, 2003, pp. 24-25, énfasis en el original). El investigador tiene ante sí la doble tarea de identificar y afrontar los retosepistemológicos, metodológicos y técnicos que presenta esa movilidad así comoaprovechar las oportunidades que ello le brinda. Estamos escudriñando una realidadsociocultural nueva, emergente y no consolidada. Esto se aplica bien a los estudiosmigratorios en países de reciente inmigración corno España, Italia, Portugal o Grecia(que fueron antiguos países de emigración) o al indagar los últimos procesos, flujos oacontecimientos en un país de vieja o nueva inmigración. El atractivo teórico deestudiar lo que nace se compensa con la dificultad de observar algo cambiante y cuyoresultado no es claro, estando siempre presente el peligro de dibujar con nuestraetnografía una foto demasiado fija. Durante el segundo trabajo de campo en Lavapiés la sensación de estarobservando una realidad cambiante y fugaz me acompañó a lo largo de lainvestigación. ¡Tantas cosas habían cambiando desde el primer trabajo de campo diezaños antes! Comercios que antes había visitado ya pertenecían a otros dueños y sededicaban a otro género. La rehabilitación urbana del barrio había afectado a espaciosde referencia como la plaza de Agustín Lara y estaba alterando las plazas de Tirso deMolina y de Cabestreros. Al comenzar el trabajo de campo (junio de 1995) me llamópoderosamente la atención el enorme ajetreo cotidiano generado por la intensaactividad comercial, sobre todo por los cientos de nuevos comercios de venta al pormayor regentados por chinos. Gentes que van y vienen con carretillas, fardos, bultosde todo tipo. Largas colas de camionetas paradas tocando el claxon a lo largo deMesón de Paredes o de la calle Amparo. Pero hasta eso mismo cambió durante elperiodo de trabajo de campo, tras la declaración municipal del barrio como Área
  • 17. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 17Preferencial Residente con sus implicaciones de fuerte limitación y estricta regulacióndel tráfico y de la carga y descarga, cambiando de nuevo la fisonomía del espaciourbano. Desde el punto de vista metodológico, ese carácter emergente de la cuestiónmigratoria implica el uso de tipologías secuenciales y cuadros de tendencias, adoptarconceptos e instrumentos de enfoque dinámico -como proyecto migratorio, itinerarioo trayectoria, estrategias adaptativas-, llevar a cabo reestudios que permitan analizarlos cambios (como el que he realizado sobre el barrio de Lavapiés haciendo trabajo decampo en 1996 y en 2006) y sobre todo requiere especial prudencia en el análisisexplicativo y la interpretación. En tanto que fenómeno de movilidad, los etnógrafos deben adaptar suestrategia metodológica si quieren aprehender la lógica y dinámica del fenómenomigratorio allí donde ocurre, esto es en varios espacios geopolíticos y socioculturalessimultáneamente. Esa multiespacialidad abarca al menos dos contextos, las sociedadesde origen y destino de las migraciones, pero a veces tres o más, ya sea porque seincorporan a la observación las sociedades de tránsito, ya sea porque se tiene encuenta la red transnacional o la diáspora emigrante. Esto ha dado lugar a que en laantropología de las migraciones se hayan realizado numerosos estudios bipolares enorigen y destino y a que el estudio antropológico de las migraciones haya sido clave enlas propuestas contemporáneas de etnografía multisituada y de antropologíatransnacional. En cuanto a las oportunidades, las migraciones suponen un magnífico escenarioy un fascinante laboratorio para observar y estudiar cómo se vive, usa y recrea lacultura fuera del nicho ecológico y social donde históricamente se generó y desarrolló.De los primeros trabajos que publiqué cuando comencé a estudiar las migraciones, unaserie de ellos tuvieron que ver con el uso y manejo de su bagaje cultural por parte delos emigrantes (Giménez, 1993). El problema de investigación adquiere asínecesariamente la dimensión de estudio del cambio cultural, del manejo y recreacióndel bagaje cultural por parte de los inmigrantes y de las actitudes, prejuicios,cosificaciones o apropiaciones de las culturas emigrantes por parte de los autóctonos. b) Al explorar las migraciones el antropólogo se sitúa ante situaciones yprocesos de contacto, encuentro, choque, articulación y vinculación de espacios
  • 18. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 18geopolíticas y mundos sociales y culturales, pues las migraciones laborales ponen encontacto a personas y grupos con diferentes nacionalidades y bagajes culturales. Todaslas partes resultan afectadas por ese contacto, desplegándose adaptaciones,acomodaciones, conflictos, hibridaciones. Ese encuentro no ocurre en un contexto deigualdad sino que los foráneos ocupan frecuentemente posiciones socioeconómicas deinferioridad y suelen ser vistos con desconfianza, lo cual plantea al investigador lacompleja cuestión de cómo se aborda la diferencia étnica, lingüística o religiosa encontextos de desigualdad. El asentamiento o arraigo de personas de origen extranjero y elestablecimiento de relaciones entre los propios emigrantes y de éstos con losautóctonos, lleva a la configuración de nuevas relaciones interétnicas y expresionesidentitarias. Ahora el problema de investigación se presenta como el estudio de losprocesos de sociogénesis y de etnogénesis que emergen en los contextos migratorios. En todas partes se ha observado una pauta de distribución concentrada de losemigrantes, constituyéndose por doquier enclaves residenciales. Se configuran familiascon características específicas, una buena parte mixtas. En un reciente estudio de lainmigración en la ciudad de Madrid hemos estimado en 60.000 las parejas mixtas, deellas 50.000 entre extranjeros y nacionales y 10.000 entre extranjeros de distintasnacionalidades21. Los emigrantes configuran redes sociales que tienen en loscomercios, las asociaciones y los templos, algunos de sus nodos principales. Loscolectivos nacionales y las colonias administrativas dan paso a comunidadesemigrantes con distinto grado de corporación y organizadas de formas múltiples,según variables de inserción ocupacional, etnicidad, política migratoria, relación conlas autoridades de origen y otras. Una de las reacciones ante el nuevo reto es la dedicación de las entidadessociales, vecinales y religiosas a tareas de apoyo y solidaridad, creándoseorganizaciones nuevas en las que colaboran como voluntarios o contratados decenasde miles de personas, con todo lo que ello conlleva de contactos, aprendizajes,cambios de mentalidad. Otro de los procesos aparejados de sociogénesis y etnogénesisviene dado por el diseño y realización de proyectos, programas, políticas y planes por21 C. Giménez y N. Lores (coords.), Anuario de la convivencia de la ciudad de Madrid, Madrid,Ayuntamiento de Madrid, 2006.
  • 19. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 19parte de las administraciones, sobre todo los municipios, constituyendo una de lasfacetas institucionales de la acomodación y el cambio. Las identidades cambian. Los emigrantes adultos de primera generaciónrecrean su identificación con su país. Los procesos identitarios son especialmentecomplejos en los hijos de los inmigrantes cuyos procesos desocialización/enculturación se fraguan al menos en dos contextos socioculturales,dándose origen a variadas expresiones de síntesis cultural. La cuestión de estudio semuestra ahora como la comprensión de la negociación situacional de las identidades. c) Las migraciones económicas y laborales responden a numerosos factorespero a la base de ellos está la búsqueda por parte de millones de personas de nuevas ymejores oportunidades de trabajo, ingreso y vida. De ahí se infiere que otra faceta denuestra cuestión de estudio, siempre presente y de forma altamente condicionante, esla dimensión económica y laboral. Estudie lo que estudie el antropólogo debecomprender lo más profundamente posible la lógica económica de las migraciones, yello no sólo no es fácil sino que abre un árbol temático un tanto frondoso. Estudie unbarrio con alta presencia de inmigrantes o las dinámicas de la escuelas multiétnicas, eletnógrafo está abordando una realidad cuya lógica económica y laboral esimprescindible comprender adecuadamente, y ello tanto en su plano macroestructuralcomo microestructural. Aquí la antropología de las migraciones y la antropologíaeconómica se funden. En la dimensión macro, la de la globalización, sistemas migratorios y economíassupranacionales, nacionales y locales, aprehender la lógica económica de lasmigraciones obliga a conocer las situaciones demográficas y laborales en los países deorigen así como la dinámica económica y laboral en los países de destino. Sin esecuadro general, extraordinariamente complejo, el estudioso no podrá comprenderbien las dinámicas de ingresos, gastos, consumo, ahorro, e inversión, en losprotagonistas. Y en esta dimensión micro, la de los individuos, sus familias y suscomunidades, algunas cuestiones esenciales a estudiar son la traducción de losingresos en términos de origen, o la cuantía, frecuencia y destino de las remesasenviadas y su impacto en la economía familiar y local, o las estrategias económicasfamiliares (como traer parientes que ayuden o se hagan cargo de los niños), o eltrastoque de las pautas de consumo y estilos de vida a medida que se asientan.
  • 20. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 20 Algunos de los grandes temas de la antropología de las migraciones seencuentran aquí, especialmente lo relativo a la inserción laboral de los emigrantes(sectores, condiciones, discriminación) habiendo debates importantes sobre losfenómenos de sustitución/complementación respecto a la mano de obra autóctona ysobre la segmentación del mercado de trabajo y la existencia o no de competenciaentre trabajadores foráneos o autóctonos. Las relaciones entre inmigración yeconomía sumergida (ésta como causa de esa inmigración, pero también como sunicho predominante con lo que ello implica) y las conexiones entre esa inserción y elestatuto jurídico (irregularidad, clandestinidad, precariedad) son también temáticasclaves. No todos los emigrantes trabajan como trabajadores asalariados, sino quemuchos lo hacen como profesionales, empresarios y comerciantes, habiendo toda unaliteratura etnográfica sobre el denominado comercio étnico y sobre los enclaves étnicosocupacionales y comerciales. Además de comprender la subyacente lógica económica y jurídica, la tarea quetiene delante el antropólogo en este campo es indagar la relevancia de los factoressociales y culturales en esa dinámica económica. Se trata de articular las dimensioneseconómicas y jurídicas de las migraciones y sus dimensiones socioculturales; laposición socioeconómica de los emigrantes y su posición etnocultural. d) En esos contextos de movilidad, donde se configuran nuevos campos socialesy expresiones culturales, y en los que siempre operan dinámicas económicas ylaborales estamos ante una experiencia humana intensa y peculiar, un conjunto deavalares, expectativas y frustraciones vividas intensamente por los emigrantes. Laexperiencia migratoria siempre es singular, única, y el antropólogo deberá descubrir susignificatividad, además de comparar con otras haciendo clasificaciones y elaborandotipologías. Si organizamos estos asuntos según el ciclo migratorio del emigrante, habráque conocer lo relativo a la decisión de migrar y el solape frecuente de motivoseconómicos, formativos, de género. Los emigrantes internacionales tienen que hacerfrente a pagos, solicitudes de visado, traslados, pasos de frontera, etcétera y en todoese complejo proceso hay vínculos, lealtades y redes. La llegada y el primerasentamiento es otro terreno. En ese primer periodo de salir adelante el emigrantenecesita información, orientación y ayudas varias, encontrándola en familiares, amigos
  • 21. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 21y paisanos. Los vínculos de paisanaje, la identidad étnica compartida, son aquíesenciales. Otros momentos claves son la reagrupación familiar de derecho o dehecho, la formación y desarrollo de vida familiar en el nuevo país, las vinculaciones conel origen y entre ellas las emocionales y el envío de remesas, los cambios de vivienda yde trabajo con los cambios de valores asociados, la adopción de posiciones relevantesy cargos en la comunidad emigrante o en las instituciones receptoras, la adquisiciónposible de la nacionalidad y sus efectos, las vuelta periódicas al país natal y el eventualretorno, etcétera. Transversal a todo ese periplo suele estar, como nube negra y temaobsesivo, la cuestión de «los papeles». Las vidas de los emigrantes y las trayectorias de sus familias quintaesencian lainteracción de los contextos sociales y culturales, los cuales hay que tener bienpresentes al hacer el trabajo de campo para no caer en viejos errores. En esta tarea eletnógrafo se arma con categorías como familia birresidencial, remesas sociales o doblevinculación. Una de las técnicas que le resulta de enorme utilidad es la historia de vida,hecha ahora historia migratoria. e) De lo anterior se infiere que una de las caras de la cuestión migrante es laemergencia de situaciones sociales que entrañan problemáticas de alojamiento, malascondiciones de trabajo, nueva pobreza, xenofobia y conflicto social. La antropología delas migraciones tiene ante si la descripción, análisis, explicación e interpretación delrechazo y de la aceptación, desde la explicación causal hasta la comprensión intuitivade las concepciones, valores, actitudes y comportamientos de la exclusión y de lainclusión. Los problemas de investigación también deben ser formulados de formapráctica, especialmente cuando lo estudiado constituye un reto decisivo para lacohesión y la convivencia social. ¿En qué condiciones es posible la integración social delos inmigrantes? fue el interrogante de la primera investigación de equipo que dirigísobre inmigración extranjera en Madrid hace ya quince años. Ello obligó a definir conla mayor claridad posible el concepto de integración y a hacerlo de forma que pudieraabordarse etnográficamente. Al comenzar a estudiar las migraciones me topé con quela perspectiva de la integración era algo dado, algo asumido como uno de los ejes delas políticas migratorias así como un concepto clave en el discurso de lasorganizaciones no gubernamentales. No era un concepto que me gustara y conocía
  • 22. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 22además las críticas sociales al «integracionismo». Se trataba además de un conceptono analítico sino de valor. ¿Cómo estudiarlo? Lo que hice fue observar los usos deltérmino por diferentes actores y en distintos contextos. Y tras ello, llevar a cabo desdela investigación antropológica una doble tarea: por un lado, ofrecer unareconceptualización -la integración como adaptación mutua- y una operacionalizacióndistinguiendo hasta nueve dimensiones -desde la integración jurídica hasta la cultural-que sí eran abordables en el trabajo de campo. Los desafíos públicos de la cuestión emigrante son tan diversos como directos:cómo incorporarles socialmente si el contexto es de inserción laboral desigual y deprecariedad jurídica, cómo evitar las condiciones penosas de hacinamiento en lavivienda así como las prácticas de abuso; siendo la familia clave para la integración,cómo entonces avanzar con una legislación tan restrictiva de reagrupación familiar.Otros retos apuntan directamente a las instituciones establecidas previamente a lainmigración: qué modificaciones deben introducirse en escuelas, centros de salud,servicios sociales, etcétera, para atender con igualdad de trato y con respeto a lasparticularidades culturales; de qué forma articular la convivencia en los barrios derenta baja y alta presencia de inmigración; en una sociedad con déficit enparticipación, cómo hacer partícipe al foráneo si carece de derechos políticos básicoscomo el derecho al voto en las elecciones locales; qué hacer con prácticas culturalesque chocan bien con la legislación vigente bien con la mentalidad predominante,etcétera. Con la cuestión inmigrante está en juego todo: la cohesión social y la mismademocracia. Ante ese conjunto de retos se han ideado y practicado diferentes alternativas -desde el asimilacionismo* hegemónico en Estados Unidos en los tiempos de la Escuelade Chicago y que ha inspirado buena parte del modelo republicano francés, hasta elpluralismo cultural* y el multiculturalismo* emanado en los años sesenta y lideradopor países como Canadá, Gran Bretaña, Australia o Nueva Zelanda. La posiciónasimiladora pone el acento en la necesidad de que el migrante adopte las formas decomportamiento, lengua, nacionalidad y otros elementos de la sociedad que le acoge.En ese proceso de identificación y adaptación al lugar que le recibe lo suyo es que eltransterrado vaya alterando, abandonando y perdiendo su bagaje sociocultural deorigen. No faltan ciertamente quienes se han asimilado, pero otros muchos no lo han
  • 23. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 23hecho y el asimilacionismo no sólo ha sido puesto en cuestión por su fundamentoshomogeneizadores sino que, para muchos, ha fracasado en la práctica como modelode integración y de gestión de la diversidad. Por ejemplo, en el caso francés se achacaa este modelo el que la nacionalización o más directamente el ser francés denacimiento no evita la marginación de las personas de origen argelino, tal comomuestran los graves disturbios y protestas recientes en numerosos barrios de banlieu. Contrariamente, el pluralismo cultural pone el acento en la aceptación,celebración y valoración positiva de la diversidad. Desde la posición pluralista ladiversidad (a cuya intensificación contribuyen las migraciones) debe abordarse con laidea de sumar y no restar, o dicho de otra manera, de que nadie tiene por qué perdersu identidad y cultura propias. El pluralismo cultural propone que la sociedad se baseen la combinación de la igualdad y la diferencia, esto es del trato igualitario y nodiscriminación por un lado y del respeto a la diferencia por otro. El desarrollo de estanueva apuesta de pluralismo cultural ha supuesto en las últimas décadas variadaspolíticas públicas multiculturalistas en ámbitos como la educación o la salud. Con eltiempo, el multiculturalismo* ha ido teniendo también sus detractores. Hoy díaasistimos a un giro desde posiciones multiculturalistas hacia el interculturalismo*,siendo un campo de enorme interés para la antropología teórica y aplicada. Los debates sobre integración y nueva ciudadanía* son también abordados porlos antropólogos. La cuestión migratoria reta a la antropología a profundizar en laidentificación, clasificación y análisis de los modelos de gestión de la diversidadsociocultural a lo largo de la historia y en el presente, desde los modelos que heclasificado como de exclusión (apartheid, racismo, xenofobia, limpieza étnica,holocausto, etcétera, con sus prácticas de discriminación jurídica y social, segregaciónespacial o institucional y eliminación física o cultural) hasta los modelos de inclusiónque se acaban de mencionar (Giménez, 2000 y 2003).Migraciones, cambio y diversidad La cuestión migratoria remite directamente al cambio y a la diversidadsociocultural. A riesgo de excesiva simplificación, me atrevo a sugerir que son ésos losdos hilos conductores más significativos y recurrentes en la breve historia de los
  • 24. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 24estudios y en el intento de despliegue de cuestiones y temas recién expuestos. Laantropología de las migraciones resulta así focalizada en la relación compleja ypolimórfica entre hecho migratorio, cambio social y diversidad cultural. El traslado de una persona, de una familia o de media comunidad, como partede un proyecto para tratar de vivir mejor supone una alteración profunda. Nada másproducirse supone un hueco en el lugar de partida, el comienzo del acomodo en otrolugar, la vinculación al lugar de origen con todo lo que conlleva. Pero eso no es másque el comienzo. El proceso migratorio supone cambios psicológicos, laborales,familiares y de todo tipo para los propios emigrantes y para los no emigrantes. ¿Cuálesson los significados de los procesos migratorios para el cambio sociocultural? Segúnsea el paradigma del cambio en cada época así se interpreta la naturaleza del hechomigratorio. Según la teoría o ideología del cambio de que se parta así se enfatizará unou otro perfil de las migraciones. A partir de ahí se presentan dos interrogantescomplementarios: de qué forma la migración expresa los cambios generales en lasociedad mayor y de qué manera las migraciones y los emigrantes son precisamentefactores de cambio. Los antropólogos tienen ante sí la tarea de caracterizar esoscambios y se han hecho variadas propuestas de tipologización de los cambiosculturales, como la de asimilación, integración o biculturalidad, aislamiento ymarginación. El hecho y la experiencia migratoria suponen la emergencia de procesosvariados de nueva diversificación sociocultural y ello al menos por cuatro motivos.Primero, por cuanto se asientan en un determinado contexto receptor personasemigrantes cuyo bagaje cultural es diferenciado respecto a los nativos, lo cualintroduce nuevas fisonomías en el espacio cotidiano, pautas de alimentación, usos delespacio, etcétera. El paisaje humano de barrios como Lavapiés está cambiado enmuchos aspectos. En mi último trabajo sobre este barrio hago un ejercicio deetnografía de los sentidos para mostrar -yendo de la vista al tacto- el impacto en lavida cotidiana de la mirada a nuevos tipos físicos (las «razas»), indumentarias (hijabs,saris, batiks), rótulos callejeros en lenguas desconocidas u objetos de artesaníavariada; la escucha de lenguas habladas y músicas; los olores de los guisos en las casasy de los aromas y perfumes en tiendas o restaurantes; la degustación de hariras, donerkebabs o tandoris que han venido a sumarse a la gastronomía local antigua y de nuevo
  • 25. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 25cuño; o la coexistencia en las fiestas del barrio del pasodoble y chotis con cumbias omerengues. Segundo, porque a lo largo del proceso migratorio esas poblaciones vancambiando sus hábitos, incorporando parte de la cultura receptora y dando origen anuevas expresiones culturales, especialmente en los descendientes de los emigrantes,las denominadas segundas y terceras generaciones. Piénsese por ejemplo en loscambios de roles intra e intergeneracionales. Conozco a familias emigrantes de unmismo colectivo nacional que deciden de forma variada el papel del español y de lalengua propia en la comunicación familiar. Quienes dan prioridad a que los hijosdominen el castellano por encima de todo o quienes tratan de mantener la lengua deorigen, aunque tenga que ser forzando que padres e hijos hablen esa lengua y dejandoque el castellano sea la lengua entre los hermanos o fuera de casa. Tercero, porque la población autóctona receptora adopta aspectos de lasnuevas subculturas, por no hablar ya de las parejas mixtas. Con el contacto doméstico,laboral, comercial, religioso, con personas inmigradas la población autóctona vaincorporando prácticas lingüísticas, adoptando otros gustos estéticos, etcétera. Cuarto,porque también en los lugares de origen se genera diversificación por la influencia delos emigrantes y sus vinculaciones a su tierra natal. Para dar razón de todo ello semaneja el concepto de cultura migratoria*. Todo un conjunto de interrogantes de los estudios migratorios tiene su fuenteen esta dimensión de nueva diversidad: ¿qué categorizaciones, actitudes ycomportamientos hacia esa diversidad afloran?, ¿cómo influyen los contextos socialesde desigualdad en poder, riqueza, prestigio? Puesto de otra forma, ¿cómo interactúandiferencia y desigualdad en los contextos migratorios? Y las preguntas prácticas,sobresaliendo por encima de todas, la siguiente: ¿cómo abordar en cada país o ciudado familia ese incremento y complejización de la diversidad sociocultural? ¿Desde quémodelo de gestión abordarla y encauzarla?Una reflexión final El panorama expuesto de cuestiones y temas muestra que la antropología delas migraciones está inextricablemente unida a otras antropologías. Quien se introduceen el estudio antropológico de las migraciones se sitúa una y otra vez en terrenos de
  • 26. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 26otras especializaciones antropológicas. Resaltaré seis subdisciplinas en las que el crucees más notorio: antropología urbana (ciudades y migración, barrios y etnicidades);antropología jurídica (leyes migratorias, derechos y nueva ciudadanía), antropologíadel parentesco (especificidades de las familias emigrantes, familias birresidenciales,redes de parientes); antropología del género (cambio de roles, generaciones y cambiosen las estructura de género); antropología del desarrollo (impacto sobre el desarrollolocal, potencial de desarrollo de las redes transnacionales), antropología aplicada(gestión de la diversidad cultural y las relaciones interculturales, asesoría en programasde educación intercultural, mediación y codesarrollo). Aunque no están todos los que son -pues sin duda no son los únicos camposdonde se crean espacios comunes de trabajo, confluencia de perspectivas y préstamosmetodológicos- sí son todos los que están y su presencia es prometedora del muchotrabajo de cooperación intradisciplinar que puede y debe realizarse, por no hablar delinterdisciplinar.
  • 27. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 27 Análisis de una investigación Trabajo de campo en un barrio multicultural: etnografía de Lavapiés (Madrid) Lavapiés es un barrio en la mente y la vivencia de sus habitantes y visitantes,pero no en la organización administrativa del municipio. El barrio administrativo dondese ubica Lavapiés es el barrio de Embajadores, uno de los seis barrios del distritocentro de la ciudad de Madrid. No siendo uno de los 128 barrios oficiales del municipiode Madrid, Lavapiés no sólo es un barrio con fuerte personalidad y sentido de laidentidad para quienes lo habitan y conocen sino un referente para literatos y artistas,historiadores, jóvenes alternativos y otros. A comienzos de julio de 2006 estabanempadronados en el barrio de Embajadores 50.273 personas empadronadas, de lasque 16.819 teñían la nacionalidad extranjera (un 33,5 por 100), magnitudes que lecolocan como el barrio de la ciudad de Madrid con mayor número de extranjeros envalores absolutos y el tercero en términos relativos. Realicé trabajo de campo en Lavapiés en 1996 y lo he vuelto a realizar entreseptiembre de 2005 y febrero de 2006, realizando por lo tanto un reestudio sobre loscambios acaecidos en el barrio en esa década. La etnografía urbana ha estadoorientada por la siguiente cuestión central: qué papel juega la presencia emigrante y lacuestión migratoria en los procesos y proyectos de configuración del lugar. Lametodología empleada ha combinado la observación participante con el análisishistórico y el análisis cuantitativo. Lavapiés es un barrio antiguo del centro de Madrid. La zona donde se asienta elbarrio fue alfoz o poblado extramuros en el Madrid del siglo XIV y los historiadoresdiscuten si correspondía a la judería. Algunos defienden que la sinagoga estaba situadaen el solar donde hoy se levanta la iglesia de San Lorenzo, ubicada en el corazón delbarrio. El nombre de Lava Pies aparece en documentos y planos del siglo XVII. A lolargo de su historia el barrio ha formado parte de las unidades administrativas en lasque se ha ido delimitando y organizando la capital como cuarteles y distritos. Si afinales del siglo XVIII fue escenario del impulso industrial (con la ubicación de una granfábrica de salitre para la fabricación de pólvora y de una fábrica de tabacos que llegó aemplear a más de seis mil mujeres cigarreras) a principios del siglo XX se vivió en el
  • 28. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 28barrio una época de desindustrialización y crisis de los talleres y oficios artesanos. El barrio venía sufriendo desde comienzos de la década de los setenta del siglopasado un proceso de pérdida de población, envejecimiento, no transmisióngeneracional de los comercios, deterioro y abandono institucional. Esas tendencias seinvirtieron a mediados de los años noventa a partir de un repoblamiento del barrio(tanto por población extranjera -los «inmigrantes»- como española, sobre todoprofesionales y universitarios sin hijos) y de un intenso proceso de rehabilitación yrenovación urbana. En la última década la inmigración extranjera ha pasado desuponer el 5 por 100 de la población del barrio a constituir el 33,5 por 100 actual. Losvecinos antiguos o de toda la vida han ido viendo cómo aparecían en las calles,viviendas y comercios del barrio, de forma paulatina y consecutiva, los marroquíes,peruanos, colombianos, senegaleses, chinos, ecuatorianos y así hasta el actual auge debangladesíes, hindúes y pakistaníes. Lavapiés hoy es un conglomerado de mundos sociales. En la conversacióncotidiana es habitual oír hablar de los inmigrantes en contraste con la población de«los de aquí», «los del barrio de toda la vida». Ese binomio tan genérico apenasdescribe realidad alguna. Tanto entre los nacionales como entre los extranjeros ladiversidad no sólo es grande sino apabullante. Entre los vecinos autóctonos sediferencian numerosos subgrupos, para empezar aquellos que se denominan asimismovecinos de toda la vida y aquellos otros que llevan menos tiempo en el barrio. Entre losvecinos de toda la vida hay un sector de personas mayores que configuran uno de losestilos de vida en el barrio. Según el censo de población de 2001 había entonces 9004personas de más de 65 años (21,5 por 100 de la población total) de las cuales 2.945vivían solos y entre éstos destaca a su vez una mayoría amplia de mujeres que vivensolas (2.460 exactamente), mujeres y hombres que habitan cotidianamente en soledadsus viviendas, que están jubilados y disponen de tiempo para su paseo diario, paraestablecer conversación pausada con el tendero. La ausencia de ascensores ennumerosos edificios presenta una dificultad importante para algunos de ellos. Esfrecuente que ya hayan vendido «a los chinos» el establecimiento que su familiaregentó por generaciones. Han visto cómo otros de su edad fueron paulatinamenteabandonando el barrio, casi todos siguiendo a los hijos que se trasladaban a otrosdistritos y casas de Madrid. A muchos les invade una nostalgia de los tiempos pasados,
  • 29. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 29rememorando un barrio abierto, divertido, de buenas relaciones, seguro, y no sonpocos los que echan la culpa a los inmigrantes de los problemas de inseguridad, droga,robos, saturación de las calles, etcétera, que denuncian en el barrio. Al etnógrafo lellama la atención que idealicen un tiempo pasado que fue un periodo deenvejecimiento, de cierres de negocios, de deterioro de edificios e infraestructuras, deabandono municipal del barrio. No todos ven la inmigración con recelo o rechazo, puesla mayoría se ha acomodado a esa nueva presencia, habiendo por lo general buenasrelaciones cotidianas en casas, tiendas y calles. Pueblan el barrio también españoles que llevan unos pocos años y que se hanincorporado al barrio en los últimos diez años, atraídos por la vivienda entoncesaccesible en precio, la ubicación céntrica del área y «la movida multicultural» delbarrio y su carácter cosmopolita. Son gente joven, entre los veinticinco y los treinta ycinco más o menos, muchos de ellos viviendo solos o en pareja, pero sin hijos. Heconocido varios casos de parejas que cuando tuvieron el primer o el segundo hijo secambiaron a otra zona buscando viviendas con más espacio, zonas verdes de recreo delas que carece Lavapiés u otro ambiente «más adecuado para los niños». Sonprofesionales jóvenes en su segundo o tercer empleo, en proceso de incipiente y aveces un tanto precaria movilidad ocupacional ascendente. Otros son estudiantes quese instalan en el barrio en pisos compartidos. El trabajo de campo me ha permitido verla relevancia de este sector, invisible en las estadísticas y prácticamente ausente en losdiscursos y comentarios acerca del barrio. Su presencia supone todo un recambiogeneracional en el barrio así como una demanda de determinados estilos de vida yconsumo. La población extranjera en el barrio también muestra una diversidadconsiderable. Los diez colectivos con más de quinientos empadronados son lossiguientes:
  • 30. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 30 Principales colectivos extranjeros en el barrio de Embajadores (Madrid) Nacionalidad Empadronados Ratio de feminidad Porcentaje de (mujeres por cada menores de 16 años 100 hombres)1 Ecuador 4.268 102,4 18,42 Bangladesh 1.975 10,1 6,93 Marruecos 1.714 54,1 12,34 China 1.256 83,4 17,15 Colombia 805 115,8 11,26 Senegal 728 10,9 3,47 Bolivia 705 121.7 14,28 Rumania 600 94,9 10,29 Argentina 598 88,0 4,310 República Dominicana 563 120,8 20,9Fuente: Padrón Municipal de Habitantes. A 1º de enero de 2006. En los cuatro colectivos más numerosos la diversidad es considerable: procedende la América andina, Indostán, Magreb y Extremo Oriente. Al incluir los seis restantesesa diversificación se incrementa con el África subsahariana, Europa del Este y elCaribe. Ese listado varía de año a año y al estudiar los padrones municipales puedeverse cómo los colectivos ganan o pierden peso demográfico en cortos periodos detiempo, lo que da idea de lo emergente y cambiante de la situación. Hace diez años elcolectivo con más presencia era el marroquí seguido de los dominicanos y sólo cincode los colectivos que aparecen en la tabla estaban también entonces entre los diezmás numerosos. Más allá del frío número estadístico, estamos hablando de rasgos físicosdiferenciados, de múltiples lenguas, de diversidad religiosa. Cada uno de los colectivosnacionales tiene especificidades en su presencia en el barrio. La visibilidad de cada unode ellos no es la misma. Aunque los ecuatorianos empadronados son tantos como losbangladesíes, marroquíes y chinos juntos, estos tres colectivos están más presentes enla cotidianidad y en los comentarios. Esa mayor visibilidad se aplica también asenegaleses y los dominicanos. Es la fuerza de lo racial, de la distintividad física y de laindumentaria, pero también de la presencia comercial. En la actualidad hay enLavapiés cerca de cuatrocientos comercios regentados por chinos, los bangladesíes sehan extendido en restaurantes, kebabs y fruterías, y los marroquíes hace tiempo quetienen restaurantes, teterías, carnicerías halal y otros negocios. La relevancia de la
  • 31. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 31presencia comercial se observa en las mujeres ecuatorianas de etnia quechuaotavaleña que deambulan por las calles del barrio adquiriendo sus mercancías de losmayoristas chinos -al igual que las gitanas españolas, otras de los principales clientesde los chinos- para luego distribuirlas por toda España. La tabla refleja la distinta composición demográfica de cada colectivo segúnsexos y edades. Desde el punto de vista de género hay grupos predominantementemasculinos como los bangladesíes y senegaleses y menos pronunciadamente losmarroquíes, en contraste con aquéllos en los que las mujeres son algo mayoritarias,como es el caso de colombianos, bolivianos, dominicanos. Por edades, hay grupos conun notable sector de menores de dieciséis años como los dominicanos, ecuatorianos ychinos, mientras que otros como los bangladesíes, senegaleses o argentinos apenastienen hijos aquí. En los dos primeros esa pauta de escasa segunda generación va encoherencia con la ausencia de mujeres, pero no ocurre así en los argentinos entrequienes hay una proporción equilibrada entre hombres y mujeres. En definitiva, esadiversidad de la composición demográfica de cada colectivo está reflejando diferentespautas de emigración, de inserción ocupacional y de proyectos migratorios. Tomemos el caso de los senegaleses en Lavapiés. Tratándose de un colectivopredominantemente masculino, buena parte de ellos viven en pensiones y en pisoscompartidos. Otros viven fuera del barrio pero tienen en él sus negocios. Sus tiendasson pequeños comercios al por menor, principalmente de ropas, adornos ycomplementos (las telas y diseños batiks), artículos de cuero como bolsos, esculturas yotras artesanías negroafricanas. Han abierto también locutorios, restaurantes, barescon música étnica. Para los vecinos del barrio son inmigrantes y negros; algunos conmás relación y conocimiento los distingue como senegaleses y con respecto a otrosgrupos nacionales de África. En el funcionamiento de la red senegalesa haydistinciones que son de gran relevancia, de las que destacaré la étnica y la religiosa.Los inmigrantes senegaleses radicados en el barrio pertenecen a grupos étnicosdispares, predominado los wolofs. De las cuatro cofradías musulmanas principales deSenegal, las dos relevantes en el barrio son los mourids y los tijannes. El mouridismo esuna comente que se remonta a los movimientos anticoloniales franceses de Senegal enel siglo XIX, está muy ligada a la actividad comercial y tiene su epicentro en la ciudadsagrada de Touba, segunda ciudad de Senegal. Los establecimientos comerciales de
  • 32. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 32Lavapiés regentados por senegaleses mourid son identificables por el paseante siobserva la palabra «Touba» en el rótulo de la entrada, en el nombre de la tienda, enlos carteles, o si se fija en las fotografías de santos y marabouts (líderes religiosos) consu particular forma figurativa y estética. Para los senegaleses de Madrid, de España yde otras latitudes Lavapiés es un lugar central. En este barrio se constituyó y ubicó la sede de la Asociación de InmigrantesSenegaleses en España con lo que supuso de participación en la vida social yreivindicativa del barrio, reuniones con asistencia de senegaleses venidos de todaspartes. Durante mi primer trabajo de campo pude observar una campaña decontribución a la construcción de un hospital en la ciudad de Touba. Los maraboutsvisitaron el barrio y recogieron dinero, tal como hicieron en otros enclaves de ladiáspora senegalesa de España, Italia y Estados Unidos; cuando visité Senegal en 1996pude visitar la ciudad y el hospital ya en construcción avanzada. He tratado de mostrar de forma más directa, desde un barrio y desde unainvestigación antropológica, algunas de las complejas cuestiones antes planteadas.Mencionaré finalmente una conclusiones de dicha investigación -la que se refiere a lasdimensiones del cambio sociocultural que viene produciéndose en el barrio- paramostrar la necesidad y posibilidad de la antropología de las migraciones:mercantilización... en un barrio donde la vivienda ha sido accesible; revitalizacióndemográfica. .. en un barrio que venía despoblándose; diversificación social... en unbarrio con fuerte localismo; multiculturalización... en el barrio castizo porantonomasia; gentrificación (entendida como ubicación de clases y grupos de estatussuperior al predominante del barrio) ... en un barrio bajo; cambio generacional... en unbarrio que envejecía; rehabilitación urbana... en un barrio céntrico y abandonado.
  • 33. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 33 Sugerencias para el investigador A continuación, se sugieren algunas ideas y posibilidades de trabajoantropológico para quienes desean iniciarse en este campo. Procediendo de lo mássimple a lo más complejo, agruparé estas sugerencias en cuatro bloques: «ideas de usocotidiano»; posibles prácticas de etnografía más organizadas y focalizadas; un ejerciciode combinación de cuatro técnicas de investigación que se complementan entre sí; y,finalmente, algunas claves de enfoque.Ideas para aprovechar la cotidianidad con finalidad etnográfica Como siempre provéete de tu bloc de notas y de tu diario. En el diario debeanotarse lo antes posible todo lo que se te ocurra sobre las migraciones y losemigrantes. No pienses ahora en ningún autor, en ningún concepto o teoría. Sólovuelca lo que tú piensas y sientes, y lo que piensas de lo que los demás dicen (amigos,medios de comunicación, etcétera). Haz un ejercicio de introspección sincera: cómoveo realmente las migraciones, por qué creo que la gente emigra, qué consecuenciastiene todo ello para esa gente, para la economía, para los que quedaron allá. Anota enel diario todas aquellas preguntas que se te ocurran sobre los emigrantes y lasmigraciones. Si lo haces medianamente bien, comprobarás con el tiempo que esaspáginas adquieren más y más valor, pues reflejan un momento de tu pensamiento,actitud, ideas preconcebidas. Toma conciencia de que tienes la cuestión emigrante a tu alrededor, en tu vidacotidiana. Durante un determinado periodo de tiempo ve incrementando lasensibilidad hacia todo lo que tenga que ver con la cuestión emigrante a tu alrededor.Cuatro elementos a los que dirigir nuestra atención y observación pueden ser: estaratento a los medios de comunicación, a las personas de origen extranjero con quieneste cruzas, a las situaciones en las que convergen inmigrantes y autóctonos, y a todosigno externo que testimonie presencia inmigrante. Detallo para ello cada elemento. Durante ese periodo de tiempo, analiza diariamente prensa, radio televisión.Lee atentamente los periódicos, fijándote en qué términos se utilizan y en quémensajes lanzan. Abrir un archivo de noticias o grabar programas de radio y detelevisión será de gran ayuda para luego analizarlos. Ve estableciendo un protocolo deatención, un índice temático que puedes ir enriqueciendo a medida que avanzas en la
  • 34. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 34observación. La atención a las palabras es aquí clave. Puedes ir haciendo un glosario depalabras claves y seguirles cotidianamente la pista: problema, oleada, cultura, raza,frontera, irregulares, desarrollo, miseria, las que veas convenientes y de tu interés. A lahora de escuchar y leer despierta lo más posible tu imaginación antropológica. Puedesir elaborando una lista de todos los actores en juego, puedes abrir una ficha sobre cadauno de ellos, etcétera. Observa en tu vida cotidiana las idas y venidas de personas de origenextranjero. Dónde las ves: en tu domicilio o edificio, en la calle, en los medios detrasporte, en los lugares de trabajo, en la escuela, en el banco, en un espacio religioso,la universidad y así. A qué hora te cruzas con ellos/ellas, con quiénes van, cómo vanvestidas, qué están haciendo, ¿hay algo de específico respecto a lo que hacen los noemigrantes? Ampliando la perspectiva, observa situaciones con interacción directa entreinmigrantes y autóctonos. Capta la comunicación verbal y la no verbal. Sin molestar nitransgredir nunca la intimidad de las personas, estate atento a las conversaciones enesos espacios, especialmente cuando el emigrante no es hispanohablante. Mira losgestos, las miradas, etcétera. De todo ello puedes hacer fichas temáticas en elordenador, en las cuales describas la situación (quiénes, dónde, haciendo qué,etcétera) y utilizando tus palabras claves para luego hacer búsquedas de cada tema opalabra. Cuando un grupo de extranjeros habla su lengua propia y ésta no es elespañol fíjate si hay reacciones significativas en los demás. Suele haberlas, cáptalas ydescríbelas, pregúntate por el significado de esas reacciones. Elabora listados con todos los signos de presencia extranjera en undeterminado espacio que escojas, por ejemplo una calle, o mejor aún una determinadaplaza o sólo una esquina. Gentes, tiendas regentadas por extranjeros, nombres en loscasilleros de los portales o en la guía telefónica, anuncios, guías de ocio, cartelescallejeros con conciertos, revistas y folletos, pintadas y grafitos de todo tipo. Poco apoco fui clasificando la presencia según la siguiente tipología: residencial, comercial ycomunitaria, esquema que luego me ha servido para orientar y aguzar la observación ytambién la interpretación. Una de las cosas que hice fue un protocolo de atenciónsegún los cinco sentidos: en el oído situé las músicas, en el olfato, los olores, etcétera;una antropología de los sentidos, como parte de la observación cotidiana de la
  • 35. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 35multiculturalización. Hasta ahora sólo estás observando y documentándote. Es hora de participar yello también puede hacerse usando tu cotidianidad. Puedes participar en los actosculturales o informativos que haya en tu barrio y que se relacionen con la inmigracióno la interculturalidad, ir a locales de música y baile «étnicos», asistir a celebracionesreligiosas donde se exprese la diversidad étnica, participar en manifestaciones públicasde protesta o denuncia en la que participen personas de otras nacionalidades,etcétera. En fin, son sólo ejemplos de cómo desde la cotidianidad ir abriendo elregistro etnográfico y la mirada antropológica del hecho migratorio.Opciones de prácticas focalizadas Otra sugerencia es organizar prácticas de corta duración en un determinadocontexto migratorio, y ya con un esquema previo que, sin llegar al detalle del proyectode investigación, sí formalice y planifique la experiencia, incluyendo la finalidad yobjetivos, preguntas y supuestos de partida, procedimientos y plan de acción. He aquíunos ejemplos: - Observar durante un tiempo bien delimitado y de forma reiterada (programando los puntos de interés) un espacio urbano y cotidiano, como un parque o plaza donde los inmigrantes son asiduos, la salida de un colegio con alta presencia de alumnado extranjero, una tienda regentada por extranjeros, un locutorio, etcétera. - Realizar un reportaje fotográfico de la presencia inmigrante y extranjera en un determinado barrio o área de la ciudad. Redactar primero de qué va a tratar el reportaje o pequeño ensayo y cómo se puede ilustrar. Antes de proceder con la cámara, familiarizarse todo lo posible con el escenario. Tres ejercicios útiles que he practicado son: primero, hacer series que capten toda la diversidad de un aspecto, por ejemplo, ocupaciones, grupos nacionales, etcétera; segundo, hacer fotos especialmente significativas de algo aunque no aporte más que un elemento, y tercero hacer fotos que tengan la mayor densidad etnográfica posible, esto es, que nos informen de todo un conjunto de elementos. - Navegar por Internet, haciendo búsquedas intensivas con respecto a un
  • 36. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 36 colectivo, tema o barrio, y llevando luego a cabo un análisis temático y semántico. Hay numerosas páginas web relacionadas con la inmigración. De las más interesantes son las de los propios colectivos migrantes de formato y contenido transnacional.Técnicas complementarias Son técnicas relativamente fáciles, que establecen relación personal intensa,que aportan información variada, qué se complementan bien entre sí y que, sobretodo, pueden ser aplicadas a partir de una sola persona de origen extranjero con quientengas una relación fluida. Se trata de aplicar, en una estrategia investigadora deconjunto, la historia de vida, el estudio familiar del caso, la genealogía y la red social.Técnica I. Historias migratorias Pueden señalarse algunos momentos o procedimientos recurrentes en laelaboración de las historias de vida: 1) guión previo; 2) acceso y primeras entrevistas;3) la paulatina trascripción de las cintas; 4) las lecturas de trozos al o con elinformante; 5) el recurso al procedimiento de la asociación, para ir cubriendo huecos eintroduciendo matices; 6) los análisis parciales del material que se va obteniendo; 7)los sucesivos guiones y nuevas entrevistas ya más focalizadas; y 8) el montaje final deltexto. Como siempre en nuestra disciplina este trabajo no es lineal ni esquemático sinocíclico, espiral, dialéctico. El conocimiento de la historia de un emigrante aporta al etnógrafo informaciónvaliosa y directa sobre corno ve y valora esa experiencia, cuáles dificultades yproblemáticas se enfrentan y cómo, qué secuencias se siguen en el cambio residencialy ocupacional, cómo van cambiando la trama de relaciones con paisanos, otrosemigrantes y autóctonos, etcétera. A la hora de aplicar este clásico procedermetodológico a un contexto tan particular como es el de las migraciones, es precisotener en cuenta algunas especificidades del hecho migratorio y de su dinámica. Esasparticularidades vienen dadas por: a) la presencia simultánea en la vida del emigrantede varios contextos geográficos y socioculturales; b) la relevancia de las relaciones yvínculos con el origen, algo cambiante y no exento de tensiones; y c) la
  • 37. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 37reinterpretación continuada por parte del informante del sentido y valor de suexperiencia migratoria. He aquí algunas pautas básicas sobre cómo elaborar historias migratorias; elprocedimiento es similar a cualquier historia de vida si bien teniendo en cuenta lasparticularidades mencionadas. Como herramienta o posible guía puedes apoyarte enel conocimiento de las etapas e hitos que suelen ser claves en los periplos de losemigrantes: 1) el comienzo del proceso de emigración (antecedentes familiares ycomunitarios, toma de decisión, motivos, cadena migratoria); 2) la ruta y pautamigratoria seguida (itinerario, dificultades, pagos, ayudas, acceso al país de destino); 3)los primeros momentos (acceso al trabajo, situación jurídica, alojamiento, contactoscon paisanos); 4) la fase de asentamiento (cambios en la movilidad espacial yocupacional, etcétera); 5) las vueltas o retornos al país de origen, en su caso; y 6) losprocesos de reagrupación familiar y/o de formación de pareja y familia en el contextode recepción (profundos cambios que ello suele llevar aparejado), etcétera.Técnica II. Estudio de caso de familias vinculadas a la migración Los estudios de caso son parte de la metodología cualitativa y han tenidomúltiples modalidades en la historia de la antropología. Aquí abordo un subtipo comoes el estudio de unidades familiares y su aplicación particular a contextos migratorios.Conocer una familia emigrante es como hacer una cata o mirar por el microscopio elentramado de la vida migratoria. Conociendo en profundidad a unas familias se entraen la lógica económica de presupuestos familiares con remesas, situaciones de bi ymultirresidencialidad, variadas estrategias de compartir piso, trastoque que el procesomigratorio supone en las relaciones de género y entre las generaciones, procesosculturales y lingüísticos de cambio, adaptación, asimilación, hibridación, etcétera. La idea es recabar de un determinado número de familias vinculadas a lamigración, información sobre los siguientes aspectos: 1) tamaño y composición segúngénero y generación; 2) vivienda y pauta residencial; 3) actividades de los miembros; 4)recursos con los que se cuenta; 5) relaciones internas (roles, comunicación y lenguas,conflictos); y finalmente 6) relaciones externas de esa familia (parientes, paisanos,amigos, vecinos...), dándole a ese conjunto de información la profundidad temporal de
  • 38. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 38la historia familiar Una vez obtenida la información mediante sucesivas visitas,entrevistas y participación en actividades de la familia y en las de sus miembros, elantropólogo analiza cada caso en sí y compara las distintas unidades, destacandoespecificidades y aspectos comunes.Técnica III. La genealogía aplicada al proceso migratorio Del individuo a su familia y de ahí a sus parientes. El uso de la genealogía comotécnica supone trazar el cuadro de parientes del informante o Ego, tanto susascendientes como sus descendientes, recabando para cada persona vinculada porconsanguinidad o afinidad aquella información que la finalidad del estudio requiera yque esté disponible mediante entrevista, consulta de archivos u otras fuentes. En miinvestigación sobre el régimen comunal agrario en España y México utilicé esta técnicay recabé información sobre los parientes de distintos informantes: su nombre, edad,sexo, lugar de nacimiento, lugar de residencia actual y anterior, matrimonio(s), hijos,ocupación actual y anterior. Todos esos datos son clasificables y cuantificables en cadageneración. El cuadro genealógico no es sólo el árbol genealógico que informa de losantepasados de Ego, sino que aporta información sobre los miembros de sugeneración y los descendientes de todos ellos. Pude experimentar cómo el valor de la genealogía iba más allá del registro deesa información. Otra de las utilidades de este procedimiento es la informaciónderivada pues en las entrevistas van saliendo, de forma amena y fluida, recuerdos,anécdotas, comentarios. Esa información cualitativa y «al hilo de» es sencillamenteoro. En el caso de los informantes masculinos me fue siempre de gran utilidad contarcon la información y comentarios de la esposa, con frecuencia sabe y recuerda conmás detalle y exactitud. En el estudio de contextos migratorios, un dato clave a preguntar respecto alcuadro de parientes es quiénes han emigrado y adonde. Uno puede colorear o tramarlos símbolos que en el diagrama representan a cada pariente según países olocalidades donde residan, disponiendo así a la vista de mapas de distribución de la redmigratoria. La genealogía aporta información valiosa sobre asuntos que hemosseñalado como las situaciones en origen, tránsito y destino, pautas e itinerarios de
  • 39. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 39migración, movilidad residencial y ocupacional, cambios y continuidades de estatus,nacionalizaciones, vuelta, retornos, etcétera.Técnica IV. El análisis de las redes sociales emigrantes Si continuamos ampliando el círculo relacional de nuestros entrevistados, nonos quedemos en los parientes y vayamos al conjunto de sus relaciones.Estrechamente unida a la concepción articulacionista y transnacional de lasmigraciones está el estudio de las redes sociales, tanto las redes entre origen, tránsitoy destino, como las redes sociales de los emigrantes entre sí y con los autóctonos. Lareflexión antropológica sobre redes sociales tiene mucho que ver con el estudio de lasmigraciones y concretamente con el estudio de emigrantes en el medio urbano. En la técnica de la red social el etnógrafo debe trazar el conjunto de relacionesdel informante principal o Ego, ya sean éstas relaciones de pareja, familia, parentesco,vecindad, amistad, laboral, asociativa, etcétera, si bien incorporará unos u otros tiposde relación en función lógicamente de sus objetivos. También varía con los propósitosinvestigadores la información a recabar sobre cada relación: carácter de la relación(jerárquica o no, componentes afectivos, etcétera) frecuencia de los contactos, laantigüedad de cada vínculo, y otros aspectos. Además de las relaciones en las que Egoparticipa, la técnica implica el estudio de las relaciones establecidas entre los propiosmiembros conectados. Si la historia de vida suele quedar esquematizada en cronologías, el estudio decaso familiar en diagramas y la genealogía en el cuadro genealógico, la técnica deredes sociales produce «sábanas» o socio-gramas en las que los individuos aparecenesquematizados y unidos por líneas de diferente grosor, trama y color que cualifican lanaturaleza, frecuencia e intensidad de los nexos entre ellos. El estudio de las redessociales aporta claves sobre los procesos de ayuda mutua, las lealtades y lascompetencias. La técnica de las redes sociales aporta también información sobre quérelaciones tiene la persona de origen extranjero con sus paisanos o con otrosinmigrantes, y cuáles con autóctonos, aspecto este capital en los proceso deintegración.
  • 40. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 40 Cuidando el enfoque1. Toma altura histórica e intelectual y, con toda la modestia y humildad necesaria, ten presente que se es parte de una tradición de interés ante el Otro y lo Otro; y que, dentro de esa larga tradición, la labor de los antropólogos de las migraciones se ubica entre quienes desde el rigor y seriedad científica tienen una actitud de respeto y tolerancia activa, pudiendo y debiendo aportar en la construcción de una sociedad incluyente e intercultural.2. Tener presente el conjunto de la experiencia migratoria y leer la variada literatura existente, no sólo sobre las migraciones internacionales sino especialmente sobre migraciones internas y del campo a la ciudad. Cuando se estudia a nigerianos o ucranianos en España es importante, aunque pueda no parecerlo, revisar y alimentarse de estudios de migración rural y de retorno. Una adenda, leer también literatura, novelas y cuentos, donde se narra, bien la experiencia migratoria, bien el escenario de nuestro estudio, como me ha ocurrido a mí con Galdós o Arniches haciendo trabajo de campo en Lavapiés.3. Estudiar el todo y no la parte. En mi actividad como antropólogo de las migraciones ha ido calando más y más la idea de que no hay que estudiar sólo al otro sino al nosotros, incluyendo en ese nosotros también a las personas de origen extranjero. Se ha hecho cada vez más firme la convicción de que una comprensión del fenómeno migratorio pasa por pensarlo desde el todo social. Esto es fácil decirlo pero difícil de cambiar en los hábitos investigadores o de la intervención social. Desde que ese principio -«primero el todo y en él la parte»- se fue estableciendo en mi práctica teórica y aplicada, fui viendo diferentes las cosas. Si se aborda la problemática de la vivienda de los inmigrantes, por ejemplo, la clave es comprender la situación general del mercado de la vivienda y las necesidades y percepciones del conjunto de la población, y luego ubicar lo específico de la inmigración.4. Contextualizar siempre el hecho migratorio (dinámicas económicas y urbanas, políticas migratorias, estado de bienestar, etcétera). No como marco genérico de referencia que luego se olvida, sino como conjunto de realidades con presencia e influencia directa en lo estudiado. Establecer el contexto histórico y estructural más amplio permite no volver a caer en errores y limitaciones
  • 41. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 41 anteriores, por ejemplo en los estudios de comunidad.5. Metodologías integrales para temáticas complejas como la cuestión emigrante. En una temática para la que se dispone de fuentes estadísticas y donde la mala generalización es tan dañina, es útil combinar lo cualitativo y lo cuantitativo, lo significativo y lo representativo. Diseñar, preparar y realizar la investigación de campo integrando la etnografía, la documentación histórica y el análisis cuantitativo. No olvidar tampoco que la mayoría de los autores que han aportado los mejores textos en este campo han combinado en sus análisis macroestructuras y microestructuras.6. Estudiar la relevancia de lo cultural en la cuestión emigrante, pero sin caer en culturalismos. Para ello no dar preeminencia explicativa unilateral a lo cínico, ni exacerbar las diferencias entro migrantes y autóctonos olvidando las similitudes, situando siempre la cultura en los contextos históricos y estructurales más amplios.7. Buscar singularidades pero también regularidades. Estamos ante un fenómeno recurrente, ante una manifestación más de algo repetido a lo largo de la historia. Una de las cosas que más me llama la atención es leer sobre una situación de migración en otro espacio y tiempo y tener la sensación de algo visto, déjà vu. Al tiempo que cada situación y proceso migratorio es único y tiene sus particularidades, siempre aparecen mecanismos de cadena migratoria o parecidas estrategias adaptativas. Quizá ninguna otra regularidad y con tantas implicaciones, observada y medida una y otra vez, como la pauta de distribución concentrada de los emigrantes. Y de nuevo la historicidad de la labor del etnógrafo pues es crucial para interpretar singularidades y regularidades.
  • 42. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 42 GLOSARIO22Asimilacionismo: proceso de incorporación a una cultura ajena, que implica ladesaparición o fuerte alteración de la cultura propia.Cadena migratoria: conexión entre los inmigrantes de un determinado origen en elcual los pioneros atraen y ayudan a que otros migren, éstos a otros y asísucesivamente.Campo migratorio: extensión (nacional e internacional) hasta donde llegan lasconexiones, vinculaciones y redes de un determinado colectivo de migrantes.Campos sociales trasnacionales: realidades económicas, familiares, asociativas,identitarias, etcétera, cuya naturaleza y dinámica supera las fronteras y la lógica de losEstados-nación.Ciudadanía de residencia: movimiento civil, dentro del campo de la nueva ciudadanía,que promueve la idea de que las personas, independientemente de su nacionalidad,deben ser consideradas ciudadanos a partir de su arraigo y vida cotidiana en su lugarde residencia.Codesarrollo: fomento de nuevas políticas de cooperación y colaboración entre lospaíses receptores y emisores de migración, aprovechando para ello el potencial de losinmigrantes como vectores de desarrollo.Cultura migratoria: dos acepciones; a) conocimientos, actitudes y prácticasrelacionadas con el fenómeno de la emigración y existentes en una comunidad oregión, configurada entre otras cosas por efecto de las visitas y retornos de losemigrados; y b) la cultura de un grupo emigrado tal como se practica en el país derecepción, habiéndose modificado sustancialmente respecto a la cultura de origen pordesaparición o modificación de rasgos previos y surgimiento de rasgos nuevos.Familia birresidencial: unidad familiar que debido a la migración no está completapero que mantiene a sus miembros estrechamente vinculados, aun viviendo enhogares ubicados en distintos paísesGueto: concentración de población etnoculturalmente diferenciada y marginada(algunos plantean la existencia también de guetos de ricos poderosos).22 Tomados de C. Giménez Romero, Qué es la inmigración, cit.
  • 43. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 43Interculturalismo: nueva expresión dentro del pluralismo cultural que, afirmando noúnicamente lo diferente sino también lo común, promueve una praxis generadora deigualdad, libertad e interacción positiva en las relaciones entre sujetos individuales ocolectivos culturalmente diferenciados.Multiculturalismo: primera expresión del pluralismo cultural, que promueve la nodiscriminación por razones de raza o cultura, la celebración y el reconocimiento de ladiferencia cultural así como el derecho a ella.Nueva ciudadanía: reconceptualizaciones de la noción de ciudadanía heredada de laIlustración y la Revolución francesa, que tratando de adaptarla a las nuevas realidadestanto en relación con la titularidad de derechos como con las pertenencias de lossujetos, proponiéndose así todo un abanico de fórmulas tales como ciudadanía local,diferenciada, de residencia, multicultural y otras.Pluralismo cultural: planteamiento que asume la diversidad cultural como positiva,propone la configuración de una sociedad en la que se combine la igualdad dederechos y la no discriminación con el respeto de las diferentes identidades yexpresiones culturales.Proyecto migratorio: orientación general, composición de lugar, plan y expectativas defuturo que en cada momento de su trayectoria va teniendo el individuo o la familiamigrante.Segmentación del mercado laboral: estructuración de la población activa encompartimentos diferenciados -segmentos primarios, secundarios, etcétera-, enfunción de la mayor o menor calidad de los empleos (según la calificación, nivelsalarial, estabilidad y otros rasgos).Sistemas migratorios: conjunto de flujos migratorios y características peculiares delfenómeno, en determinadas áreas geopolíticas, distinguiéndose los sistemas deNorteamérica, Europa, Asia Oriental y Golfo Pérsico.Trayectoria migratoria: itinerario, recorrido o secuencia de acontecimientos yactividades, y de cambios en general, seguidos por el individuo o familia en suexperiencia migratoria.
  • 44. Migración, sociedad y cultura: La perspectiva antropológica 44 BIBLIOGRAFÍAGIMÉNEZ, C. (coord.), Inmigrantes extranjeros en Madrid, 2 vols., Madrid, Conserjeríade Integración Social, Imprenta de la Comunidad de Madrid, 1994. - Guía de interculturalidad. Primera parte: Fundamentos conceptuales; Segunda parte: El enfoque intercultural en las políticas públicas de desarrollo humano sostenible, Guatemala, PNUD, 1997 y 2000. - <<Familias vinculadas a la inmigración y su integración con la sociedad receptora>>, en D. Borobio (comp.), Familia e interculturalidad, Salamanca, Universidad Pontificia de Salamanca, 2001. - Qué es la inmigración, Barcelona, RBA, 2003. - Lavapiés y sus mundos en época de globalización. Etnografía e historia de un barrio multicultural. MALGESINI, G. y GIMÉNEZ, C., Guía de conceptos sobre migraciones, racismo e interculturalidad, Madrid, La Cueva del Oso, 1997 (Madrid, Los libros de la Catarata, 2000).

×