Your SlideShare is downloading. ×
Universidad de pamplona
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Universidad de pamplona

533
views

Published on

Universidad de pamplona

Universidad de pamplona

Published in: Education

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
533
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Universidad de Pamplona LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN PAMPLONA Es importante destacar a lo largo de la historia de PAMPLONA su privilegio de contar entre sus principales habitantes, desde la Conquista hasta hoy, con letrados, artistas, humanistas, comunidades religiosas de diferente orden y respetables familias quienes en una u otra forma fueron dejando la impronta de su desarrollo cultural y educativo. Esto sucedía en nuestra ciudad en donde la función de Jesuitas, Dominicos (1563), Franciscanos (1585) y Agustinos en (1591) entre otras comunidades, era la evangelización del pueblo, que fue generando procesos educativos en años posteriores, sin olvidar que la obra educativa, en un comienzo, era para la clase privilegiada y que la escuela elemental estaba orientada hacia la clase popular. Hacia el año de 1622, el Padre Provincial de los Jesuitas a su paso por Pamplona prometió que se les edificaría un colegio en la ciudad. El padre cumplió su promesa con fidelidad y poco tiempo después se abría el colegio en una casa, pobre e incómoda, que pronto fue reemplazada por otra mejor y eso de un modo manifiestamente providencial (...) En 1767, perdió Pamplona, con la expulsión de estos religiosos, su tan afamado colegio". Durante 145 años, trabajaron los Jesuitas en su prestigioso colegio de Pamplona. En el momento de la expulsión laboraban en él, once sacerdotes de dicha comunidad. Después de la Conquista, se inició la fundación de colegios e instituciones educativas. El Seminario, centro cultural por excelencia, fue fundado en 1816 por el Obispo de Mérida, Monseñor Rafael Lasso de la Vega. Empezó en esa forma a irradiar educación integral en la ciudad y en toda la provincia, con preponderancia aristotélica y escolástica, como producto de que: "El Monopolio Eclesiástico sobre la educación implica que a lo largo del proceso de dominación española, ésta sea de índole privada, es decir no se conoció la Educación Pública". Posteriormente en 1823, se inició la educación pública en Pamplona, cuando el Vicepresidente de la República, General Francisco de Paula Santander, aprobó oficialmente la Casa de Estudios que fundó, y que hoy se conoce como el Colegio Provincial San José. El carácter universitario que tenía el colegio, fue la piedra angular sobre la cual se asentó la obra educativa de Pamplona. Desde este ángulo eminentemente cultural, se inició una instrucción pública de gran calidad a través de estudios de jurisprudencia, matemáticas, curso de ingeniería y matemáticas sublimes, en palabras del doctor Eduardo Ángel. Allí se formaron varones eximios en prudencia y conocimientos, quienes tiempo después proyectaron sus saberes humanísticos y su acervo cultural, adquiridos en esta maravillosa y fecunda Alma Mater, orgullo de la Ciudad Mitrada y de Colombia. "El carácter de Colegio Universitario le fue dado por la Ordenanza No. 45 de 1925 reorgánica de la instrucción pública del Norte de Santander, que complementó la No. 73 de 1926, y que por virtud de ellas, el Colegio San José recibió todos los elementos y facultades legales necesarios para darse una sólida organización administrativa y pedagógica". Pero este carácter universitario se fue perdiendo con el transcurrir del tiempo. Ni los seglares, de antes y después de los Hermanos Cristianos Lasallistas, conservaron esa impronta universitaria que le habían legado sus fundadores. En diferentes tiempos, hubo hombres insignes que se preocuparon por fundar una universidad para nuestra ciudad, la que otrora fuera la Atenas del Norte de Santander. Es así como... "el doctor Alberto Camilo
  • 2. Suárez, hijo de Cúcuta, y Senador por esta circunscripción, quien sometió a la consideración del Congreso Nacional, un proyecto sobre universidad en Pamplona, (...) hizo un esfuerzo en este sentido". El historiador Alberto Peralta C., en 1932, decía que era su deseo que Pamplona se convirtiera en Centro Universitario, porque para ello, esta ciudad y su territorio poseían los elementos básicos para una organización de esta magnitud. "A principios de la década de los 50's hubo un intento de fundar una universidad, cuando el Gobernador Gonzalo Rivera Laguado, la propició y trajo una comisión de expertos, entre ellos varios españoles: Femando Escondrillas Tamborenea, Miguel Diez y Félix, Miguel de la Oliva de Castro, Juan Francisco Colomer y un señor de apellido Fernández. Ellos presentaron un proyecto para fundar una universidad de tipo politécnico y plantear el estudio de ciertas carreras, como Economía, Administración de Negocios, Agricultura, Desarrollo de la Comunidad entre otros. Estos proyectos se vinieron a concretar con el hoy Instituto Superior de Educación Rural, ISER (1955). En esta época no se pudo fundar la universidad porque el Clero se opuso. En esta ocasión el Gobernador Rivera, tuvo una actitud enérgica, cuando nombró de Rector del Colegio San José, al Hermano Gilberto Fabián, habiendo un aspirante por el Clero, que era el padre Pedro José Ortiz, quien salió lanza en ristre en contra de la proyectada universidad, que siempre por envidias e intereses ajenos no se podía fundar". Tuvieron que pasar cuatro siglos para que en la ciudad se cambiara la filosófica línea de la educación y entrara al plano de la Formación Universitaria. Pese al desarrollo de esta línea educadora desde la perspectiva eclesiástica, Pamplona fue entrando en otros horizontes de pensamiento hasta llegar a la Fundación de la Universidad de Pamplona, que ha ofertado sus servicios, a todas las clases sociales, especialmente para ayudar "a educar a los que más lo necesitaban, acogiéndolos sin miramientos de ninguna índole..." FUNDACIÓN DE LA UNIVERSIDAD DE PAMPLONA "Toda nación prospera por el esfuerzo de sus hijos. Todo pueblo es grande en la medida que lo sean los que lo forman" J. Rafael Faría Pbro. Pamplona de cara a sus ideales de educación, por muchos siglos, tendría que dar un hijo: un líder de las calidades humanas, culturales, y de visión futurista. Ese hombre fue el insigne sacerdote doctor JOSÉ RAFAEL FARÍA BERMÚDEZ, quien contra viento y marea la sacó adelante y cuando le preguntaron en su entorno familiar: "¿Padre Faría va usted, a hacer la Universidad de Pamplona?, respondió a su interlocutora María de la O, “Que hago la Universidad, la hago y la hago". Esa era la profunda convicción que poseía respecto a su obra educativa. "Antes de la fundación de la Universidad de Pamplona, no se habían hecho esfuerzos como el que hizo Faría; por lo menos en este siglo. (...) A Faría le tocó con un tesón terrible. Las críticas que inicialmente se hicieron por la fundación de la universidad, fueron infinitas, inclusive por los mismos que después se vincularon a ella, pues la aprobaban y luego la desaprobaban". La fundación de la Universidad de Pamplona, se debe a JOSÉ RAFAEL FARÍA BERMÚDEZ, quien con una mujer y 41 hombres iniciaron la titánica lucha para sacar adelante el proyecto de fundar la universidad, primer Centro Universitario del departamento. Acariciando este sueño quijotesco, en el año 1959, JOSÉ RAFAEL FARÍA BERMÚDEZ, convocó a reuniones periódicas en las noches, en su casa de habitación situada en la Carrera 7 con Calle 6, segundo piso, a quienes posteriormente serían los fundadores de la institución, para acordar la forma y metodología que los llevara a hacer realidad la fundación del Alma Mater. En estas
  • 3. reuniones se discutían los temas centrales, para conformar la parte académica y administrativa de la institución, como los currículos y los programas de acuerdo con las necesidades prioritarias de la región y el proceso para la legalización de la misma, con base en los parámetros exigidos desde las instancias superiores de la educación, como el Ministerio de Educación Nacional y el ICFES. La idea logró cristalizarse el 28 de septiembre de 1960 en una mesa redonda en la que participaron el expresidente Virgilio Barco Vargas, entonces ministro de Agricultura, el secretario de educación departamental Eduardo Cote Lamus, el embajador de Venezuela, una comisión de Senadores y de Representantes a la Cámara, además de un grupo de profesionales pamploneses, todos liderados por el padre Faría, se conformó el comité ejecutivo Pro-Universidad de Pamplona. Como era su costumbre en todos los diciembres, el sacerdote viajó y encargó a Eduardo Villamizar Lamus, uno de los fundadores y ex rector de la Universidad de Pamplona, de conseguir la personería jurídica y elevar a escritura pública el acta de fundación que había tenido lugar el 23 de noviembre de 1960. El viaje del cura sirvió para que los más escépticos comenzaran a murmurar que el sacerdote los había dejado metidos. "Estas son las vainas del padre Faría", decían, pues se había llegado enero y del cura nada. Hubo todo tipo de comentarios maledicientes, sobretodo porque desde noviembre se habían hecho donaciones en dinero. De acuerdo con Villamizar Lamus, Virgilio Barco Vargas legó $20.000 y los demás, de a $500 cada uno. Corrían los días de febrero, todavía sin noticias del padre, cuando al consultorio de Villamizar Lamus llegó Roberto Trujillo Villamizar, un ciudadano pamplonés, y le dijo: "Vengo a entregarte las llaves de nuestra casa porque el padre Faría la compró para la Universidad". Y no pasaron muchos días, cuando una noche llamaron a su puerta tres hombres que le preguntaron si él era Eduardo Villamizar, pues tenían órdenes de entregarle todo el cargamento que cupo en tres camiones. Era casi la media noche y a esa hora tuvo que salir a abrir la casa que había comprado el padre Faría días antes y ayudar a descargar pupitres, mesas, escritorios, sillas y un montón de muebles que el sacerdote había comprado en Palmira, Valle. Lo que había sucedido en todo ese tiempo era que el cura había estado en Bogotá, haciendo las diligencias pertinentes en la Asociación Colombiana de Universidades y el Fondo Universitario Nacional que eran, para la época, los entes que manejaban las instituciones de educación superior. Llegó a finales de febrero dispuesto a abrir la Universidad. Para entonces ya estaba decidido que se llamaría Universidad de Pamplona y no Universidad de Norte de Santander, como se alcanzó a proponer al principio del proceso. Con una tenacidad admirable, el Padre Faría poco a poco fue construyendo su ideal, como el arquitecto construye su obra; con amor, con entrega, con espíritu de servicio; así concretó el sueño de su vida: dar a su ciudad una Institución de Educación Superior. "Infundió un carácter de pedagogo al hombre pamplonés y rescató a cientos que pudieron estudiar tardíamente una carrera universitaria lo que cambió diametralmente sus vidas". Esta magna obra del Padre Faría lo consagró como modelo de hombre emprendedor, de pedagogo ilustre, maestro de maestros y como extraordinario ser humano, que en este finisecular momento se proyecta con su exitosa obra educativa, hacia el Tercer Milenio. Fundó la Universidad de Pamplona el 23 de noviembre de 1960, según acta No. 1 "Acta de Constitución de la Fundación Universidad de Pamplona", ayudando a concretar el lema de Ciudad Educadora, como la ha bautizado el doctor Álvaro González Joves, exrector de la Institución. Asistencia Social y Escuela Técnica Superior de Secretariado Bilingüe fueron los programas con que inició labores académicas, la universidad y cuyos primeros egresados en 1963 fueron 10, de un grupo 40
  • 4. bachilleres que reunió el padre Faría en algunas rondas que salió a hacer de casa en casa. Las primeras clases se desarrollaron el 5 de abril de 1961. Augusto Ramírez, Juan de Dios Peláez, Horacio Mogollón Parra, Fernando Gómez Rodríguez y Víctor Espinel Blanco fueron los profesores ese día. En ese momento la Universidad de Pamplona contaba con un presupuesto de $55.000 y tres trabajadores en la administración: el padre Faría, Rector; Eduardo Villamizar Lamus, Secretario General y Manuel Parada, síndico. Esa fue una época heroica, dice Villamizar Lamus. La mayoría de profesores no cobraba por su trabajo. Dos años más tarde la Universidad de Pamplona tuvo aportes nacionales que alcanzaron la suma de $350.000. Con ese dinero se pudo crear la que desde entonces ha sido la más emblemática de sus facultades: Educación. Llegaron los primeros licenciados para iniciar los programas de Filología e Idiomas y Psicología y Pedagogía. La nómina de profesores era brillante: Federico Branschat, Phd; Gilberto Parra, Políglota; el padre Carlos Eduardo Luna y el decano Jairo Calle Orozco. De acuerdo con una investigación sobre los orígenes de la universidad, hecha por los profesores Miguel Bernal y Juan de Dios Peláez, el padre Faría tenía un amplio conocimiento de las necesidades de la región y conciencia de que la educación es la base del progreso social. Por eso esta facultad tenía que consolidarse y para ello, entre 1963 y 1969, se crearon los programas de Matemáticas y Física y Biología y Química. El crecimiento estudiantil, la demanda de profesores en la zona de influencia y las restricciones en cuanto a aportes oficiales a las instituciones privadas, obligaron al padre Faría a trabajar en el proyecto de convertir la Universidad de Pamplona en un ente público. El 5 de Agosto de 1970 se firmó el decreto 553 que la convirtió en institución oficial, adscrita a la administración departamental. Este hecho fue un factor de entusiasmo entre la comunidad académica y administrativa que trabajó para alcanzar otros desarrollos con la creación de nuevos programas. El 8 de agosto de 1971 por decreto 1550 adquirió el reconocimiento del Estado como Institución Pública Universitaria y el 13 de agosto del mismo año y de acuerdo al decreto anterior, el Ministerio de Educación Nacional facultó a la institución para otorgar títulos en calidad de Universidad. Como fundador de la Universidad de Pamplona el Padre Faría se destacó por: "Su valor, su tenacidad y su empeño en sacar adelante un proyecto que por esos tiempos, para cualquier persona, además de ser utópico, me imagino que era hasta motivo de risas para unos, o de soterrada oposición para otros, así la etapa inicial de la Universidad, no tuviera las pretensiones posteriores. Ya en la época de oficialización y asunción de carreras profesionales (pregrado), con el cambio de contexto que ello implica, los retos y las luchas se amplían al ámbito nacional (ICFES, Mineducación, etcétera), que ponen a prueba la tenacidad del Padre, pero ya ante obstáculos de mayor nivel (...) "Pero la tenacidad y la capacidad del Padre Faría las encauzó en la labor más sublime del ser humano: LIBERARLO DE LA IGNORANCIA" Pese a que la osadía de haber impulsado la fundación de la Universidad de Pamplona le trajo enemistades y críticas a las cuales él no daba importancia, y, como dice el doctor Ocampo: "Creo que las suficientes para arredrar a cualquiera otra persona que no tuviera su carácter". Eso demuestra la gran fortaleza y convicción que tenía para sacar adelante su proyecto educativo. José Rafael Faría quien fue Rector de la Universidad de Pamplona durante 14 años, hasta el 11 de diciembre de 1974, fecha en la cual el Honorable Consejo Superior Universitario aceptó su renuncia y en un solemne acto de despedida le otorgó el título de Doctor Honoris Causa (Primero de los que ha otorgado la Institución) así como el muy merecido título de rector Honorario, cumplió a satisfacción su cometido educativo.
  • 5. Durante los años sesenta y setenta, la Universidad creció bajo un perfil eminentemente pedagógico, formando licenciados en la mayoría de las áreas que debían ser atendidas en el sistema educativo: Matemáticas, Química, Biología, Ciencias Sociales, Pedagogía, Administración Educativa, Idiomas Extranjeros, Español y Literatura y Educación Física. En los años ochenta la Universidad de Pamplona asumió el compromiso de formación profesional en otros campos del saber, etapa que inició a finales de esa década, ofreciendo el programa de Tecnología de Alimentos, para ello construyó el CETA (Centro experimental de tecnología de alimentos), que a la postre se convirtió en la nueva sede de la universidad (Construcción actual) Posteriormente, en los años noventa fueron creados los campos de la Ciencias Naturales y Tecnológicas, los programas de Microbiología con énfasis en Alimentos, las Ingenierías de Alimentos y Electrónica y la Tecnología en Saneamiento Ambiental. En el campo de las Ciencias Socioeconómicas, los programas profesionales de Administración de Sistemas. Después de 14 períodos rectorales, asume la rectoría de la Universidad de Pamplona el Doctor Álvaro González Joves el 18 de diciembre de 1998, hasta la fecha del 5 de diciembre de 2007. Período de vital importancia para nuestra Institución ya que durante este, la universidad ha alcanzado su máxima proyección a nivel nacional e internacional. Durante las obras realizadas en este período rectoral se destacan: la consolidación física de la universidad (Se crearon nuevos bloques para la academia, el trabajo de laboratorios y la investigación); la adquisición de terrenos que permiten la construcción de las sedes de la Universidad, en Chía (Cundinamarca), Yopal (Casanare) y en Villa del Rosario Norte de Santander); La compra de la finca Villa Marina que sirve hoy de centro de estudios e investigación para la facultad de ciencias agrarias; Se adquiere y remodela la Escuela de cultura del Norte de Santander (Sede de la universidad en Cúcuta – frente al Estadio); construcción de la Piscina semiolímpica y Los gimnasios; la remodelación de la casona (sede inicial de la Institución); la conformación de plataforma siglo XXI que ha dado renombre a nuestra universidad, posesionándose como la empresa de mejor rendimiento a nivel nacional; la gran demanda académica ofertada al país, con esta a pasos agigantados se crean: Las vicerrectorías de Investigación, Gestión y Desarrollo Tecnológico, Gestión de Recursos físicos y Apoyo Logístico y Bienestar Universitario, las Facultades de Salud, Ciencias Agrarias, Ciencias Básicas, Artes y Humanidades, Jurisprudencia y Ciencias Políticas, gran cantidad de programas entre los que se destacan Medicina, Zootecnia, Ingeniería Industrial, Diseño Industria entre otros; se abre paso también el estudio de maestrías (11 en total). En fin, son muchas cosas las que se han alcanzado para nuestra Institución durante el trasegar histórico de nuestra universidad y que son de vital importancia tenerlas en cuenta. RECTORES DE LA UNIVERSIDAD DE PAMPLONA 1. JOSE RAFAEL FARIA BERMUDEZ Gobernó durante los años de 1960 hasta el 11 de diciembre de 1974 El 1 de enero de 1963, con retroactividad al 1 de febrero de 1961, se nombró como primer rector de la universidad de Pamplona al Padre José Rafael Antonio Faría Bermúdez, fundador de la Institución. 2. EDUARDO VILLAMIZAR LAMUS
  • 6. Gobernó en dos períodos, el primero ante la renuncia del Padre Faria entre 1974 a 1978 y el segundo de 1988 a 1991. Cofundador de la Universidad y hombre de confianza del Padre Faría fue su secretario privado. 3. RAFAEL LEAL LANDAZABAL Gobernó en dos períodos, el primero entre 1978 a 1979 y el segundo de 1981 a 1982 4. JORGE ENRIQUE VERGEL VILLAMIZAR Gobernó en dos períodos, el primero entre 1979 a 1980 y el segundo de 1992 a 1993 5. MARIA EUGENIA SERRANO DE ROMERO Período comprendido entre 1980 a 1981. 6. CIRO ALFONSO CAICEDO CAMARGO Dirigió la Institución en dos períodos, el primero entre 1981 hasta 1984 y el segundo entre 1993 hasta 1994 7. ZAIN HUMBERTO CUADROS VILLAMIZAR Rector durante los años de 1984 a 1988 8. OSCAR LIBARDO ROSAS CONTRERAS Período comprendido entre 1991 a 1992 9. RODOLFO CONTRERAS Rector durante los años de 1994 a 1997 10. PEDRO NEL SANTAFE PEÑARANDA Período comprendido entre 1997 a 1998 11. ALVARO GONZALEZ JOVES Asumió la rectoría el 18 de diciembre de 1998 hasta la 5 de Diciembre de 2007 12. PEDRO LEÓN PEÑARANDA LOZANO Asumió la rectoría desde el 16 de diciembre de 2007 hasta el día 31 de diciembre de 2008. 13. ESPERANZA PAREDES HERNÁNDEZ Esperanza Paredes Hernández fue designada por unanimidad como nueva Rectora de la Universidad de Pamplona en sesión del Honorable Consejo Superior Universitario que se realizó en Pamplona el 16 de diciembre de 2008. Su periodo rectoral comprendió entre el 1 de enero de 2009 y el 31 de diciembre de 2012. 14. ELIO DANIEL SERRANO VELASCO Asume la rectoría el 1º de enero de 2013, y su periodo se desarrollará hasta el 31 de diciembre de 2016.