Irene
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Irene

on

  • 168 views

 

Statistics

Views

Total Views
168
Slideshare-icon Views on SlideShare
168
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Irene Irene Document Transcript

    • Premis Sant Jordi curs 2011-12Modalitat de llengua castellana
    • Irene Cumplido, 2n premi de narrativaDOS DESTINOS.Martes, 4 de marzo: SoniaHoy me lo he vuelto a encontrar, como cada martes. En la misma estación desiempre a las 8:20h. Él como todas las mañanas entra en el vagón adormiladoy decidido con su porte varonil, siempre tan elegante, con su traje azulmarino y su corbata haciendo juego.Hoy por fin se ha sentado enfrente mío. Lo que llevo esperando desde queempezamos a coincidir en el tren. Tantos días esperando este momento,ensayando frente al espejo para poder saber de qué hablar y sacar un tema deconversación sin parecer muy tonta.De repente me puse nerviosa, notaba como me sonrojaba. Solo queríaaprovechar mi oportunidad pero los sonidos atascados en mi garganta, no erancapaces de vibrar. Finalmente me levanté y fui al servicio del vagón.Martes, 4 de marzo: AdriánHoy como cada martes me he vestido con mi traje azul marino y la corbatahaciendo juego. Posteriormente y lo más rápido que he podido he salido decasa diez minutos antes para encontrarme con ella.Hoy, justamente hoy, he coincidido en le anden con un compañero detrabajo, él supuestamente iba a coger el tren directo para no hacer trasbordopero yo necesitaba verla a ella, otra vez. Yo no paraba de ponerleimpedimentos a mi compañero para poder subir al tren de las 8:20h y sin él.Él no lo ha entendido, pero yo aun así me he levantado de golpe al escucharel gran estruendo de la máquina ferroviaria. En el último momento me hesentido mal por mi amigo, he titubeado y rezado a dios que sea lo que estequiera, así que firme he subido al tren.
    • Me he sentado enfrente de ella. Esperando la ocasión de decirle algo,cualquier cosa bastaría. Cuando la he vuelto a mirar estaba sonrojada, micabeza decía que se reía de mí, aunque un pequeño hueco de mi corazón medecía que ella sentía lo mismo que yo.Finalmente guiándome por mi corazón me decidí a hablarle, cuando ella selevantó dirigiéndose al servicio. Creía que me iba a dar algo, me moría devergüenza.Lunes, 10 de marzo: SoniaQuerido diario mañana espero verle, porque ya no aguanto más.Cuando lo veo subir al tren, todas las personas de alrededor se esfuman y soloquedamos él y yo. Los problemas y las rayadas también desaparecen de micorazón. Es una sensación tan bonita que necesito que él también se fije enmi por eso mañana me pondré el vestido nuevo. ¡Me sienta tan bien!Lunes, 10 de marzo: AdriánQuerido diario mañana espero verla, porque ya no aguanto más.Cuando la veo sentada en el tren, todas las personas de alrededor se esfumany solo quedamos ella y yo. Los problemas y las rayadas también desaparecende mi corazón.¡Creo que me he enamorado!Martes, 11 de marzo: SoniaHoy eran las 8:20h de la mañana y él no estaba en la estación. Los pitidos deltren que anunciaban el cierre de las puertas empezaban a sonar. Yo yapensaba que hoy no vendría cuando de repente lo vi correr y entrar al vagónde un salto como si fuera un quinceañero.Se ha vuelto a sentar enfrente mío, agotado de la carrera, que se habíaechado.
    • Finalmente dejo de escribir, y cierro mi diario.Entonces ocurre: ella se pone nerviosa, se sonroja y pronuncia tímidamenteun: “hola”. Escondido bajo una enorme sonrisaY ya está, lo más bonito que me habían dicho HO-LA. ¡ oohh!! ¡Holaa!. Québien lo pronuncia con sus labios finos, detrás de la sonrisa más bella que hevisto. Estuvimos todo el trayecto hablando y descubriendo todo lo queteníamos en común, se podía decir que éramos uña y carneDe repente, se escucha un estruendo muy fuerte, la gente grita. Yfinalmente Sonia me da el mejor beso, el beso que nadie me podrá dar jamásmientras pronuncia suavemente: SAL-DRE-MOS DE ES-TA CA-RI-ÑO…