Your SlideShare is downloading. ×
Dictamen pericial-medicina-legal
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Dictamen pericial-medicina-legal

12,205
views

Published on


1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • hello, my name is miss lynda i am a single girl i like to make new friends please contact me by my Email address > weahlynda@hotmail.com
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
12,205
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
12
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. dr. Balogh István PhD  Médico especialista en medicina legal, medicina militar, medicina de  catástrofes y de neuropatología  Candidato de las ciencias de medicina  Experto médico legal con competencia para ejercer en todo el territorio del  país  Número de registración en el IRM (Ministerio de Justicia y del Orden): 4163  1073 Budapest  VII. Erzsébet krt. 21. 1. 11.  Teléfono/Fax: +36‐1 321‐5150, móvil: +36‐30 933‐0057  Oficina: +36‐30 951‐9670  Número de registro: 591/2009    Dictamen Pericial de Medicina Legal  A petición del abogado dr. Nyirkos Attila  Relacionado con la muerte de Árpád Magyarosi  1   
  • 2.   dr. Balogh István PhD  Médico especialista en medicina legal, medicina militar, medina de catástrofes  y de neuropatología  Candidato de las ciencias de medicina  Experto médico legal con competencia para ejercer en todo el territorio del  país  Número de registración en el IRM (Ministerio de Justicia y del Orden): 4163  1073 Budapest  VII. Erzsébet krt. 21. 1. 11.  Teléfono/Fax: +36‐1 321‐5150, móvil: +36‐30 933‐0057  Oficina: +36‐30 951‐9670  Número de registro: 591/2009    Dictamen Pericial de Medicina Legal  Proceso verbal de autopsia  a petición del abogado dr. Attila Nyirkos sobre la  autopsia efectuada en el cadáver del ciudadano Árpád Magyarosi de 28 años de  edad,  preparado  en  la  sala  de  autopsia  del  Hospital  de  Esztergom,  el  13  de  mayo de 2009  Están presentes  Dr. István Balogh, experto médico legal  Dr. Miklós Kindler, patólogo, doctor principal, jefe de sección  Asistente médico de autopsias  Taquígrafa    2   
  • 3.   A. / Examen Externo  La funeraria estaba en la puerta de la sala de autopsias, el ataúd fue  transportado a la sala de autopsias con una máquina elevadora. La  parte  superior  del  ataúd  fue  fijada  con  4  tornillos,  la  ventana  del  ataúd  también  estaba  fijada.  No  abrimos  la  ventana  del  ataúd,  destornillamos los tornillos y alzamos la tapa del ataúd. Constatamos  que debajo del la tapa del ataúd se encuentra una tapa parecida a  una lámina de zinc de color grisáceo que está fijada a la parte inferior  del ataúd sin tornillos sino con clavos. Después de esto separamos los  clavos  fijados  y  alzamos  la  lámina  de  zinc.  Los  clavos  están  muy  sujetados a la parte inferior del ataúd, es así que en la dirección de  los clavos, levantando los clavos, se estropeó la lámina de zinc. En ese  momento  constatamos  que  la  parte  inferior  del  ataúd  no  está  cubierta por una lámina de zinc sino que en la parte inferior del ataúd  se ubica un ataúd de zinc. Podemos levantar el cadáver sólo de tal  manera que separamos la parte superior del ataúd de zinc, proceso  durante  el  cual  el  ataúd  de  zinc  se  estropeó  también.  La  tapa  del  ataúd  de  zinc  fue  liberada  desde  3  lados  y  la  doblamos  a  la  parte  derecha.  Doblamos  la  tapa  del  ataúd  de  zinc  situado  en  el  ataúd.  Debajo del cadáver se ubica un sudario hecho de un material blanco,  donde  se  puede  ver  una  cruz  bordada  de  encaje  negro.  En  ese  momento  llamamos  a  los  familiares  a  la  sala  de  autopsias,  a  su  petición,  para  poder  observar  el  cadáver  antes  de  la  autopsia.  El  familiar – su madre‐ reconoce el cadáver. Después de esto sacamos el  cadáver del ataúd y lo colocamos en la mesa de autopsia.  Hacemos  unas  fotografías  del  cadáver  colocado  en  la  mesa  de  autopsia, observamos que la costura anterior a la autopsia pasa por  la  línea  media  y  es  perpendicular  a  los  dos  hombros  así  como  también observamos una costura en los dos muslos. El cadáver es de  3   
  • 4. 176  cm  de  largo,  se  ha  descolorido  en  la  parte  trasera  así  como  también  en  la  parte  lateral  en  los  lugares  no  presionados,  hay  manchas de cadáver de mediana medida. De acuerdo a los datos, el  cadáver fue tratado anteriormente con formalina. El cabello es de 6  cm  de  largo,  marrón  oscuro,  la  frente  es  alta  en  los  dos  lados  laterales. En su mentón hay una barbilla que en su final y debajo de  los  labios  tomó  la  forma  de  mota.  De  lado,  el  cadáver  es  amarillo  marrón,  en  forma  de  pergamino.  En  la  cabeza  del  cadáver  anteriormente no fue realizada la autopsia. En la región interior de la  muñeca,  de  la  parte  interior  del  lado  izquierdo  avanzando  oblicuamente hacia afuera, pasando por la radio de toda la muñeca,  se  encuentra  una  arruga  de  medio  cm  de  ancho  y  medio  cm  de  profundidad.  En  la  región  de  la  muñeca  del  lado  derecho,  perpendicularmente  al  eje  longitudinal  del  antebrazo,  por  lo  tanto  completamente  en  dirección  horizontal,  también  pasa  una  arruga  similar, su anchura es igualmente de medio cm, al mismo tiempo su  profundidad  alcanza  el  1  cm  en  ciertos  lugares.  Constatamos  que  aparte de las costuras de autopsia, en el brazo del lado derecho se  puede ver una serie de costuras conducidas de 9 cm al principio del  cúbito del brazo, así como también constatamos 4 costuras, costuras  nudosas de 9 cm de largo de forma oblicua, a la altura de los 123 cm  contados desde la planta del pie, en la mitad del tórax. Los aparatos  genitales exteriores se secaron en forma de pergamino, el entorno  del ano está libre. Las uñas están cuidadas, la uña del dedo I del lado  derecho no está derecha en relación a las otras uñas, está aristada.    Huellas de lesiones exteriores  1. Constatamos una discontinuidad atrás, a la altura de los 147 cm  contados  desde  la  planta  del  pie,  en  la  región  superior  de  la  4   
  • 5. clavícula, a la altura de los 11 cm desde el acromion del lado  derecho hacia adentro, en esta proyección observamos también  una  costura  provista  de  3  nudos  a  la  altura  de  los  147  cm  contados desde la planta del pie, en la región del músculo de  forma  de  trapecio  de  lado  derecho,  los  dos  se  ubican  horizontalmente en relación a sí mismos.  2. Constatamos una discontinuidad de 0,4 cm que no está provista  de una costura, atrás, en la línea media, a los 99 cm contados  desde la planta del pie, de lado en esta proyección no vemos  ninguna discontinuidad.  3. Igualmente se ve una discontinuidad de un tamaño similar, a la  altura  de  los  114  cm,  atrás,  sobre  la  línea  media,  en  esta  proyección, de lado no vemos ninguna discontinuidad.  4. Se ve una discontinuidad de una herida abierta de una longitud  de 2,5 cm y de una anchura de máximo de 1 cm a la altura de  los 99 cm contados desde la planta del pie, encima de la espina  ilíaca externa – superior de la parte derecha, compaginando con  el filo exterior de la parte derecha.  5. En  la  región  de  la  frente  de  lado  derecho,  se  ve  un  descoloramiento  de  la  piel  de  color  azul  lívido  marrón  de  un  diámetro de medio cm, a 2,5 cm a la derecha de la línea media,  a 3 cm hacia arriba del arco de las cejas.  6. A  2  mm  de  esto,  hacia  arriba,  en  el  mismo  plano,  se  ve  un  descoloramiento  de  la  piel  similar,  marrón  azul  lívido,  de  4x2  cm.  7. En el ala del lado izquierdo de la nariz, a una distancia de 1,5 cm  contados  desde  la  punta  de  la  nariz,  se  puede  observar  un  descoloramiento de la piel marrón azul lívido de una anchura de  2 – 3 mm que dispone de una rama hacia la izquierda y hacia  arriba en forma de L de 1 cm y de 0,8 cm respectivamente.  5   
  • 6. 8. De aquí hacia arriba, hay un descoloramiento de la piel a medio  cm contado desde las fosas nasales, a 1,5 cm hacia debajo de  las fosas nasales, de forma irregular de longitud máxima de 1,5  cm,  de  3,4  mm  de  anchura  máxima,  debajo  se  puede  ve  una  mancha de sangre marrón lila obscura.  9. En  la  proyección  de  la  espina  ilíaca  –  posterior  de  la  parte  derecha, se puede ver una discontinuidad de 0,5 x 0,5 cm a la  altura de los 97 cm contados desde la planta del pie.  10. En la parte exterior de la nalga del lado izquierdo, vemos  un  descoloramiento  de  la  piel  visiblemente  azul  lívida,  de  un  tamaño de 15 x 10 cm, de esto también sacaremos una muestra  para el examen histológico.  11. A la altura de los 103 cm contados desde la planta del pie  del  lado  izquierdo,  así  como  también  a  los  109  cm  contados  desde  la  planta  del  pie,  en  el  filo  del  costado  de  la  parte  izquierda, se pueden ver discontinuidades de herida abierta de  0,5 x 0,5 cm.  12. En  la  parte  interior  de  la  rodilla  del  lado  izquierdo,  a  la  altura de los 44 cm contados desde la planta del pie, se puede  ver un descoloramiento de la piel azulado de 1 x 1 cm.  13. En el filo exterior del lado derecho, a la altura de los 78  cm, se puede observar un descoloramiento de la piel azulado de  1 x 1 cm.  14. En  el  acromion,  se  puede  ver  un  descoloramiento  de  la  piel marrón azulado de 10 x 10 cm.  15. En  el  olecranon  del  lado  derecho,  avanzando  hacia  el  acromion,  de  acuerdo  al  filo  interior,  se  puede  ver  un  descoloramiento de la piel azulado de 13 x 20 cm.  16. Se puede observar un descoloramiento de la piel azulado  lívido de 5 x 2 cm en el antebrazo, en la muñeca, de acuerdo al  tendón radial.  6   
  • 7.   B. / Examen Interno    Comenzamos el examen del cadáver en la cabeza donde no fue hecha  anteriormente  la  autopsia.  La  grasa  de  la  piel  de  la  cabeza  es  mediana,  extremadamente  húmeda  (después  de  la  fijación  de  la  formalina). No observamos manchas de sangre en la grasa de la piel  de  la  cabeza,  al  mismo  tiempo,  vemos  manchas  de  sangre  en  la  frente y en la proyección de las heridas exteriores de la nariz descrita  arriba, en las capas más profundas. El cráneo así como también su  esqueleto  está  intacto.  La  materia  dura  está  encogida,  los  canales  venosos  están  vacíos.  La  substancia  cerebral  es  de  color  amarillo,  encogida,  despreciamos  la  hemorragia  debido  a  la  fijación  de  formalina.  La  substancia  cerebral  está  categóricamente  limpia  de  sangre,  no  encontramos  manchas  de  sangre  ni  sobre  ni  bajo  el  cráneo,  tampoco  entre  la  sustancia  cerebral  En  la  fosa  craneana  posterior,  la  substancia  craneana  está  categóricamente  maleable  a  pesar de la fijación, de lo que se desprende del avanzado estado de  descomposición, no se puede observar hemorragia, ablandamiento,  variación  focal  en  la  substancia  cerebral.  A  causa  de  la  descomposición avanzada, al momento de sacar, de la fosa craneana  posterior  salieron  sesos,  también  las  partes  del  cerebelo  están  tan  maleables  que  sólo  podemos  separarlas  en  varias  partes.  De  la  substancia  craneana  sacamos  una  muestra  para  el  examen  histológico posterior. Constatamos en la fosa craneana, en especial  en  el  interior  del  hueso  frontal  y  en  lo  otros  huesos  frontales,  la  existencia de huellas sinuosas. Constatamos que la inclinación es de  poca oblicuidad y se pueden ver las superficies de las articulaciones  del  occipital  del  cráneo  occipital,  sobresalen  a  las  fosas  craneanas.  7   
  • 8. Después  de  esto,  examinamos  la  colonia  cervical.  En  la  colonia  cervical, no observamos señales de lesión.  Después  de  esto,  formamos  una  nueva  disección  en  la  parte  izquierda,  al  lado  de  la  disección  anterior.  La  nueva  disección  fue  dirigida encima de la disección transversal. Observamos que los dos  lados del esternón fueron cortados en proyección de las costillas, al  mismo tiempo, la parte superior del esternón sólo fue fracturada y no  separada.  Ahora  separamos  el  esternón  a  través  del  final  de  las  fracturas. En el esternón no observamos lesión, fractura, aparte de  las fracturas de la disección anterior. Constatamos que los diafragmas  no  fueron  cortados.  Constatamos  que  los  órganos  cervicales,  torácicos y abdominales no fueron diseccionados, están en su lugar.  Entre  los  dos  maxilares  se  ubica  la  lengua  fijada,  esta  puede  ser  separada sólo con el forzamiento de las dos maxilares. Continuando,  separamos las partes de la cara también por capas. No observamos  lesiones en otro lugar, aparte de las lesiones exteriores.  Constatamos  que  los  órganos  cervicales,  torácicos  y  abdominales  están  encogidos,  perdieron  su  humedad,  se  descompusieron.  El  corazón se encuentra en el pericardio. El pericardio está intacto. El  corazón es de tamaño de 10 x 9 x 6 cm. Las cavidades se encogieron,  el grosor de la pared ventricular izquierda es de 13 – 14 mm, el de la  derecha es de 3 – 4 mm. La válvulas son membranosas, el ostium, las  aurículas están libres. En la membrana de las arterias coronarias hay  ostium libres. En la membrana interna, el miocardio tiene un color  amarillo marrón de frambuesa, no se puede observar a simple vista  ninguna cicatriz o necrosis o mancha de sangre.  En ambas partes del tórax, se puede encontrar materia referente a  sangre fijada especialmente en el lado derecho. Debajo de la cavidad  8   
  • 9. de  lado  derecho,  sobre  y  encima  del  hígado,  podemos  encontrar  huellas referentes a sangre fijada.  Los  pulmones  están  en  su  lugar,  el  pulmón  derecho  está  intacto,  encogido,  podemos  preparar  sólo  un  corte  transversal  debido  a  la  fijación.  En  el  corte  transversal  de  los  pulmones,  no  encontramos  manchas de sangre, lesiones. En los bronquios hay saliva combinada  con  sangre  fijada,  las  arterias  pulmonares  y  los  bronquios  son  medianamente anchos, libres. Sacamos una muestra del pulmón para  el examen histológico. Observamos manchas de sangre en los lóbulos  mediano  e  inferior  del  pulmón  derecho.  En  el  resto,  el  pulmón  derecho es semejante al del lado izquierdo.  La lengua está encogida, la faringe y la entrada de la garganta están  libres.  En  la  proyección  de  la  garganta,  del  hueso  hioides,  no  observamos manchas de sangre. El hioides y el cartílago de la faringe  están intactos. En la tráquea hay restos de materiales referentes a  sangre  fijada.  La  membrana  interior  de  la  sección  del  tórax  de  la  aorta es lisa, la aorta en sí misma está intacta. Las arterias craneanas  están libres, de superficie interna plana. Las glándulas tiroides están  encogidas, están en estado avanzado de descomposición. Las válvulas  están intactas, no están seccionadas.  El bazo está intacto, está en estado avanzado de descomposición. La  vena  cava  inferior  está  libre.  Las  glándulas  suprarrenales  están  descompuestas.  La  sección  abdominal  de  la  aorta  está  intacta,  parecida a la del tórax. Examinamos los dos riñones en relación con  los órganos abdominales, son pálidos, descompuestos. La superficie  es  plana,  no  se  puede  ver  la  huella  de  venas  deformadas  en  la  superficie.  Las  pelvis  renales,  los  canales  urinarios  están  libres.  El  hígado  está  descompuesto,  encogido.  La  parte  superior  del  lóbulo  derecho del hígado, tocando el material, está destruida también en  9   
  • 10. un  tamaño  de  un  puño  de  hombre,  en  la  sección,  el  hígado  es  amarillo marrón, el lóbulo derecho está destruido, sacamos muestra  de  materia  del  límite  de  la  parte  destruida  y  de  la  intacta  para  el  examen  histológico.  Los  órganos  genitales  internos  están  descompuestos, encogidos, intactos. La vesícula urinaria está llena de  orina. Los órganos genitales interiores no fueron diseccionados. De la  vesícula urinaria, a pesar de la fijación, sacamos una muestra de orina  para un examen casual posterior.  Exploramos en ambos lados el lugar de la fijación y constatamos la  operación anterior de la fijación en las dos arterias fémur circunflusa,  en este entorno no aparece ninguna introducción de sangre.  Constatamos por ambos lados que para la fijación, la arteria fémur  fue vendada, se puede observar 1 ligadura por cada parte.  A  pesar  del  secamiento,  exploramos  ambas  conjuntivas,  las  membranas  están  pálidas,  las  córneas  son  opacas,  las  pupilas  son  redondas, homogéneas, detrás de la conjuntiva, el globo ocular en sí  mismo  está  húmedo,  no  observamos  manchas  de  sangre,  la  estructura de la ceja está intacta.  Diseccionamos  las  partes  blandas  adyacentes  a  la  dentadura  y  examinamos la dentadura. Exploramos la articulación maxilar inferior  por  ambos  lados,  la  diseccionamos  con  el  objetivo  de  examinar  la  dentadura endurecida por las partes blandas fijadas. Falta la muela  inferior número 5 del lado derecho, por el lado izquierdo, en cambio,  alrededor  del  diente  3,  el  diente  se  desarrolló  muy  débilmente  en  relación  al  lado  contrario,  las  superficies  de  masticación  están  conservadas. El diente número 2 del lado derecho está ubicado de  forma oblicua, detrás de los dientes número 1 y 2.  Analizando el esqueleto óseo, las partes entre las costillas no fueron  exploradas en la disección anterior, constatamos y encontramos una  10   
  • 11. espina  fila  de  4,5  cm  de  longitud,  de  medio  cm  de  anchura  que  después de limpiar las partes blandas, puede ser considerada como  un hueso. Entre las costillas VII – VIII, en una región de 3 x 3 cm se  puede  experimentar  una  falta  considerable  de  continuidad  de  materia,  en  la  costilla  VI,  en  la  línea  media  de  la  axila,  se  puede  observar una fractura, en la región de las costillas IV y III se puede ver  una discontinuidad de materia en una región de 3 x 4 cm. Después de  esto,  exploramos  la  región  del  antebrazo,  donde  anteriormente  observamos  las  costuras,  de  acuerdo  al  filo  del  cúbito  interior  del  antebrazo. Constatamos que en la línea de la capítula del húmero, el  húmero  del  lado  derecho  está  fracturado  por  partes,  así  como  también en la parte central del húmero se puede ver una fractura en  partes. En la cabeza del húmero y de forma impregnada encontramos  un casco de proyectil. El material metálico del casco del proyectil está  doblado muchas veces, está estropeado. El isquion del lado izquierdo  así como también la parte anterior del hueso sacro están fracturados  por partes. En el resto, el esqueleto óseo se encuentra intacto.  Examinamos las lesiones exteriores, las discontinuidades provistas y  no provistas de costura, considerando sus alturas ubicadas desde la  planta del pie, determinamos los disparos y lesiones descritas abajo:  1) En la parte posterior del hombro de lado derecho encima del  omóplato,  del  acromion  de  lado  derecho  hacia  adentro,  a  la  altura de 11 cm, a la altura de 147 cm desde la planta del pie,  así como también horizontalmente a ello, en la parte anterior  del  hombro  derecho  a  la  altura  de  147  cm.  La  dirección  del  canal  del  proyectil  es  de  atrás  hacia  adelante,  horizontal  (huellas de heridas exteriores número 1).  2) En la parte lejana del brazo derecho, cerca del codo, del lado  posterior  y  del  cúbito,  de  acuerdo  al  eje  del  húmero  y  a  la  parte central del húmero de lado derecho hasta la fractura en  11   
  • 12. partes,  en  su  proyección  no  vemos  salida  del  proyectil.  En  el  canal del proyectil no se halla un casco de proyectil. La dirección  del canal del proyectil es de adelante hacia atrás, en el eje del  brazo. (parte de examen exterior, parte de examen interior del  esqueleto óseo).  3) En la parte lejana del brazo derecho, cerca del codo, del lado  posterior y del cúbito, de acuerdo al eje del húmero se puede  seguir  la  dirección  del  canal  del  proyectil  hasta  la  cabeza  del  húmero de lado derecho, en cuyo final, en la cabeza del húmero  de  lado  derecho  se  puede  encontrar  un  casco  de  proyectil  deformado. La dirección del canal del proyectil es de adelante  hacia atrás, en el eje del brazo (parte de examen exterior, parte  de examen interior del esqueleto óseo).  4) En  la  parte  lejana  del  brazo  derecho,  cerca  del  codo,  una  contusión  de  acuerdo  al  filo  de  sus  radios.  No  se  puede  apreciar un canal de proyectil expresamente formado. (huellas  de lesiones exteriores número 17).  5) De la región de las costilla III – IV de  lado derecho, en la parte  izquierda, al lado de la línea media, un canal de proyectil cuya  dirección es desde el lado derecho hacia atrás por la izquierda,  de arriba hacia abajo y que se extiende hasta la altura de 109  cm contados desde la planta del pie. (parte de examen exterior,  parte de examen interior).  6) De la región de las costilla VII – VII de lado derecho, en la parte  izquierda, al lado de la línea media, un canal de proyectil cuya  dirección es desde el lado derecho hacia atrás por la izquierda,  de arriba hacia abajo y que se extiende hasta la altura de 103  cm contados desde la planta del pie. (parte de examen exterior,  parte de examen interior).  7) Encima de la espina ilíaca exterior superior de lado derecho de  acuerdo  al  filo  exterior,  desde  la  altura  de  99  cm  contados  12   
  • 13. desde  la  planta  del  pie,  extendiéndose  hasta  la  espina  ilíaca  posterior exterior de lado derecho hasta la altura de 97 cm, en  esta proyección el ilion de lado izquierdo así como también la  parte anterior del hueso sacro con fractura en partes. El canal  del proyectil se dirige de derecha a izquierda con una diferencia  de  2  cm,  el  canal  es  casi  horizontal.  (huellas  de  lesiones  exteriores número 4 y número 9).    Después  de  esto,  sacamos  muestras  para  los  exámenes  histológicos,  así  como  también  de  cada  una  de  las  lesiones  exteriores sacamos muestras en recipientes marcados para los  exámenes histológicos y las colocamos en recipientes marcados  con números de acuerdo a lo siguiente:    El  casco  de  proyectil  encontrado  en  la  cabeza  del  húmero  de  lado derecho. El un fin es filo y de color verduzco (para examen  de experto en balística).    B/1. Órganos    B/2. Zona que parece de mancha de sangre del muslo de lado  derecho.    B/3.  Discontinuidad  ubicada  en  la  parte  anterior  del  hombro  derecho.    B/4.  Zona  ubicada  en  la  superficie  posterior  del  hombro  derecho provista de costura.    B/5. Arruga ubicada en la muñeca de lado derecho.    13   
  • 14. B/6. Discontinuidad ubicada en la proyección de la espina ilíaca  exterior superior de lado derecho.    B/7. Discontinuidad exterior superior de lado derecho.    B/8. Zona del tórax de lado derecho provista de costura en la  parte exterior.    B/9. Discontinuidad ubicada en la proyección de la espina ilíaca  exterior superior de lado izquierdo. (Esto se ubica encima del  derrame de sangre de lado izquierdo).    B/10. Discontinuidad ubicada atrás, en el centro arriba.    B/11. Discontinuidad ubicada atrás, en el centro.    No  constatamos  restos  de  granos  de  pólvora  visibles  en  las  manos,  al  mismo  tiempo,  tomando  en  cuenta  el  movimiento  anterior del cadáver, no realizamos un examen químico especial  para la determinación de los granos de pólvora.      Casco de proyectil entregado para su examen    El casco encontrado en la cabeza del húmero de lado derecho  es el que entregamos al experto balístico. Cito lo siguiente de la  opinión del experto balístico: “limpié la superficie de la unidad  metálica  ubicada  en  la  redoma  plástica,  en  materia  desinfectante. El peso total de los restos es de 1,32 g. Durante  la  limpieza  se  pudo  ver  que  el  objeto  examinado  estaba  formado  de  dos  partes.  La  exterior,  de  forma  aguda,  está  14   
  • 15. preparada de cobre, mientras tanto que la interior, de forma de  tronco de pirámide, es de hierro (por lo tanto que puede ser  magnetizada).  En  la  superficie  del  casco  de  cobre  que  está  fuertemente  deformada,  rota,  se  encuentran  tres  arrugas    de  rayas,  parcialmente  intactas  de  1.4  ‐  1.5  mm  de  anchura.  En  base de las huellas ubicadas en las arrugas, se puede intentar la  identificación particular del arma que la disparó. En los 2/3 de la  longitud  del  proyectil,  se  puede  ver  una  serie  de  puntos  de  pequeña  medida  que  da  la  vuelta,  de  forma  rectangular,  que  parece  tener  un papel  en  la  fijación  del  proyectil. En  la  parte  doblada hay una descarga de pintura de material de color verde  (poliestileno acrílico). La unidad de hierro de forma de pirámide  tronca desempeña el papel del núcleo ubicado en la punta del  proyectil. Su superficie es de color negro, cubierta con una capa  de  óxido  (estuvo  durante  mucho  tiempo  en  la  sangre).  En  su  superficie no hay huellas de manipulación de arma (no toca con  la  pared  del  tubo  del  arma  durante  el  disparo).  Opinión:  Las  unidades  metálicas  examinadas  eran  accesorios  de  munición,  montadas con proyectil de núcleo de acero, de calibre 5.56 x 45  mm  OTAN.  La  munición  montada  con  proyectil  de  núcleo  de  acero  en  este  calibre  está  provista  de  marcas  tipo  variadas  como por ejemplo SS 109, DM11, M855, etc. hechas tanto por  el fabricante como por los países que la utilizan. Los proyectiles  de este tipo son marcados con marcas de color verde en la nariz  del proyectil. Para la determinación exacta de la marca tipo, se  tendría  que  conocer  la  masa  del  proyectil  intacto.  No  se  encuentran  marcas,  datos  relacionados  al  fabricante.  Fundamentándose  en  las  arrugas  rayadas  y  la  anchura  de  las  zonas situadas entre ellas, el arma que lo disparó disponía de  seis paredes de ánima de 1.4 – 1.5 mm de anchura que giran a  la derecha El cañón de ánima estaba en buen estado. En base  15   
  • 16. de  las  informaciones,  datos  por  mí  disponibles,  no  puedo  determinar  el  tipo  del  arma  que  disparó  el  proyectil.  István  Hegyi, experto balístico legal”.  Dispongo del Memorando Verbal de Autopsia Legal Médica (en  traducción  al  húngaro)  que  fue  hecho  por  el  doctor  Antonio  Torres  Balanza  y  por  Rafael  Vargas  Peña.  No  repito  el  memorando de la autopsia ordenada por la Procuraduría de la  República  de  Bolivia,  al  mismo  tiempo  hago  comentario  detallado  a  ello  en  la  parte  de  opinión  de  mi  opinión  de  experto.      Examen de pato histología:    (Para  el  examen  utilicé  HE  así  como  también  pinturas  diferenciables  histológicas,  las  secciones  histológicas  fueron  preparadas  en  el  Departamento  de  Patología  del  Hospital  de  Esztergom.)    B/1.:    Pulmón:  edema  pulmonar  hemorrágico,  destrucción  de  la  substancia pulmonar, células rojas presentes en los bronquios y  en los bronquíolos.    Hígado: destrucción acentuada de la substancia, por lo demás,  no se pueden observar señales de enfermedad en el hígado.    Cerebro: cerebro fijado, no se puede detectar lesión patológica  o traumada.    16   
  • 17. B/2. Mancha de sangre en el muslo de lado izquierdo. Señales  vitales, células rojas, metacromasia en la fibra muscular. Lesión  formada durante la vida.  B/3.  Discontinuidad  ubicada  en  la  parte  anterior  del  hombro  derecho. Señales vitales, células rojas, metacromasia en la fibra  muscular. Lesión formada durante la vida. Zona de acuerdo al  orificio de salida.    B/4. Zona provista de costura, ubicada en la superficie posterior  del  hombro  derecho.  Señales  vitales,  células  rojas,  metacromasia en la fibra muscular. Lesión formada durante la  vida.    B/5.  Arruga  ubicada  en  la  muñeca  de  lado  derecho.  Señales  vitales, células rojas, metacromasia en la fibra muscular. Lesión  formada durante la vida.    B/6. Discontinuidad en la proyección de la espina ilíaca exterior  superior  de  lado  derecho.  Señales  vitales,  células  rojas,  metacromasia en la fibra muscular. Lesión formada durante la  vida.    B/7. Discontinuidad exterior superior del lado derecho. Señales  vitales, células rojas, metacromasia en la fibra muscular. Lesión  formada durante la vida.    B/8. Zona provista de costura en el tórax de lado derecho, en la  parte exterior. Señales vitales, células rojas, metacromasia en la  fibra muscular. Lesión formada durante la vida.    17   
  • 18. B/9.  Discontinuidad  en  la  proyección  de  la  espina  la  ilíaca  exterior  superior  de  lado  izquierdo  (esto  se  ubica  encima  del  hematoma). Señales vitales, células rojas, metacromasia en la  fibra muscular. Lesión formada durante la vida.  B/10. Discontinuidad ubicada atrás en el centro. Señales vitales,  células  rojas,  metacromasia  en  la  fibra  muscular.  Lesión  formada durante la vida. Zona de acuerdo al orificio de salida.    B/11. Discontinuidad en el centro detrás abajo. Señales vitales,  células  rojas,  metacromasia  en  la  fibra  muscular.  Lesión  formada durante la vida. Zona de acuerdo al orificio de salida.  18   
  • 19.   De  acuerdo  a  la  autopsia,  al  examen  de  histología  así  como  también  a  la  opinión  del  experto  balístico,  se  puede  dar  el  siguiente      DICTAMEN      Árpád  Magyarosi  desde  el  punto  de  vista  pericial  sufrió  demostrablemente lesiones de 7 disparos, además de esto, se  encontraron lesiones en el muslo de lado izquierdo, así como  también  en  la  orbita  ocular  del  ojo  de  lado  izquierdo,  en  la  frente de lado derecho, en el lado izquierdo de la nariz así como  también en la parte blanda de la región de la muñeca de las dos  manos.    Desde  el  punto  de  vista  pericial,  se  puede  dar  la  siguiente  afirmación pericial en relación a las lesiones:    a) Se  formaron  lesiones  formadas  en  la  región  de  la  orbita  ocular  del  ojo  de  lado  izquierdo,  del  lóbulo  nasal  de  lado  izquierdo,  de  la  base  nasal  producidas  por  la  penetración  directa de tamaño mediano, obtusa, no característica de un  objeto, a lo mínimo se produjeron por un golpe de puño de  primer grado. Las lesiones enumeradas se formaron por una  fuerza directa de primer grado. Mi dictamen especializado es  categórico no es de carácter probabilístico. Prácticamente se  excluye otra forma directa o indirecta de la lesión. Desde el  19   
  • 20. punto de vista penal, el tiempo de curación de la lesión está  dentro de los ocho días.  b) Contusión en la frente de lado derecho, lesión en la parte  blanda.  La  lesión  se  formó  de  una  manera  obtusa,  no  característica de un objeto, de modo similar se puede haber  producido igualmente por golpe, por choque, se puede haber  formado  de  manera  directa  o  indirecta,  entre  las  dos  maneras  de  formación  acentúo  la  misma  probabilidad,  la  situación de competencia Desde el punto de vista penal, el  tiempo de curación de la lesión está dentro de los ocho días.  c) Contusión en la parte blanda extendida en el muslo de lado  izquierdo. La lesión, en base de su lugar, de su característica,  se formó con gran posibilidad por la penetración directa, de  una  fuerza  de  medida  mediana,  puede  haberse  producido  por una patada, o por una penetración directa, causada por  un  objeto  mecánico,  obtuso.  Menciono  que  está  lesión  puede  ser  separada  del  canal  del  proyectil  ubicado  en  la  cercanía,  no  tiene  relación  con  eso.  La  lesión  no  se  formó  seguramente, exclusivamente por eso, durante la caída.  d) Lesión  en  la  parte  blanda  formada  en  la  muñeca  de  lado  izquierdo  que  se  formó  por  el  efecto  de  la  suscitación  circular de un objeto. Se excluye otra manera de formación.  Mi  dictamen  pericial  es  categórico  no  es  de  carácter  probabilístico.  La  lesión  se  produjo  en  vivo,  El  restablecimiento  de caso penal de la lesión está dentro de  los ocho días.  e) Lesión  en  la  parte  blanda  formada  en  la  muñeca  de  lado  derecho que se formó por el efecto de la suscitación circular  de  un  objeto.  Se  excluye  otra  manera  de  formación.  Mi  dictamen  especializado  es  categórico  no  es  de  carácter  probabilístico. La lesión se produjo en vivo. Desde el punto  20   
  • 21. de vista penal, el tiempo de curación de la lesión está dentro  de los ocho días.  f) Lesiones de 7 disparos, según lo siguiente:  i. En la parte posterior del hombro de lado derecho encima  del  omóplato,  del  acromion  de  lado  derecho  hacia  adentro,  a  la  altura  de  11  cm,  a  la  altura  de  147  cm  desde  la  planta  del  pie,  así  como  también  horizontalmente a ello, en la parte anterior del hombro  derecho a la altura de 147 cm. La dirección del canal del  proyectil es de atrás hacia adelante, horizontal (huellas  de heridas exteriores número 1). La lesión no alcanzó  otra parte importante.  ii. En la parte lejana del brazo derecho, cerca del codo, del  lado  posterior  y  del  cúbito,  de  acuerdo  al  eje  del  húmero  y  a  la  parte  central  del  húmero  de  lado  derecho hasta la fractura en partes, en su proyección  no vemos salida del proyectil. En el canal del proyectil  no se halla un casco de proyectil. La dirección del canal  del proyectil es de adelante hacia atrás, en el eje del  brazo.  (parte  de  examen  exterior,  parte  de  examen  interior del esqueleto óseo). La lesión produjo fractura  del cúbito. Desde el punto de vista penal, el tiempo de  curación de la lesión es de más de los ocho días.  iii.En la parte lejana del brazo derecho, cerca del codo, del  lado  posterior  y  del  cúbito,  de  acuerdo  al  eje  del  húmero  se  puede  seguir  la  dirección  del  canal  del  proyectil hasta la cabeza del húmero de lado derecho,  en cuyo final, en la cabeza del húmero de lado derecho  se puede encontrar un casco de proyectil deformado.  La dirección del canal del proyectil es de adelante hacia  atrás,  en  el  eje  del  brazo  (parte  de  examen  exterior,  21   
  • 22. parte de examen interior del esqueleto óseo). La lesión  produjo  fractura  del  cúbito.  Desde  el  punto  de  vista  penal, el tiempo de curación de la lesión es de más de  los ocho días.  iv.En la parte lejana del brazo derecho, cerca del codo, una  contusión de acuerdo al filo de sus radios. No se puede  apreciar un canal de proyectil expresamente formado.  (huellas  de  lesiones  exteriores  número  17).  La  lesión  puede ser considerada como una lesión causada por un  disparo tangencial, no se produjo fractura del hueso.  v. De la región de las costilla III – IV de  lado derecho, en la  parte izquierda, al lado de la línea media, un canal de  proyectil cuya dirección es desde el lado derecho hacia  atrás por la izquierda, de arriba hacia abajo y que se  extiende hasta la altura de 109 cm contados desde la  planta  del  pie.  (parte  de  examen  exterior,  parte  de  examen  interior,  así  como  también  la  lesión  12).  La  lesión  produjo  una  fractura  dura,  presionada  de  la  costilla,  así  como  también  produjo  contusiones  en  el  pulmón y el hígado. Desde el punto de vista penal, el  tiempo de curación de la lesión es de más de los ocho  días.  vi.De la región de las costilla VII – VII de lado derecho, en la  parte izquierda, al lado de la línea media, un canal de  proyectil cuya dirección es desde el lado derecho hacia  atrás por la izquierda, de arriba hacia abajo y que se  extiende hasta la altura de 103 cm contados desde la  planta  del  pie.  (parte  de  examen  exterior,  parte  de  examen interior). La lesión produjo una fractura dura,  presionada  de  la  costilla,  así  como  también  produjo  contusiones en el pulmón y el hígado. Desde el punto  22   
  • 23. de vista penal, el tiempo de curación de la lesión es de  más de los ocho días.  vii. Encima  de  la  espina  ilíaca  exterior  superior  de  lado  derecho de acuerdo al filo exterior, desde la altura de  99 cm contados desde la planta del pie, extendiéndose  hasta la espina ilíaca posterior exterior de lado derecho  hasta la altura de 97 cm, en esta proyección el ilion de  lado izquierdo así como también la parte anterior del  hueso  sacro  con  fractura  en  partes.  El  canal  del  proyectil  se  dirige  de  derecha  a  izquierda  con  una  diferencia de 2 cm, el canal es casi horizontal. (huellas  de lesiones exteriores número 4 y número 9). La lesión  produjo  fracturas  de  hueso.  Desde  el  punto  de  vista  penal, el tiempo de curación de la lesión es de más de  los ocho días.    Desde el punto de vista pericial se puede concluir que la muerte  fue  producida  por  situación  violenta,  se  produjo  durante  la  inhalación  de  sangre,  asfixia  a  consecuencia  del  daño  del  pulmón,  esto  está  demostrado  inequívocamente  por  la  gran  cantidad de sangre encontrada en la tráquea.    No  dispongo  de  ningún  dato  que  demostraría  un  shock  por  pérdida de sangre como causa de muerte.    Desde el punto de vista pericial, excluyo el shock por pérdida de  sangre como causa de muerte.    No  dispongo  de  ningún  dato  que  demostraría  una  muerte  instantánea producida durante un corto tiempo, al contrario, la  muerte se produjo durante un tiempo relativamente más largo.  23   
  • 24.   Menciono  en  este  contexto  que  no  se  observaron  daños  orgánicos  relativos  a  shock  de  pérdida  de  sangre  ni  macroscópicos  ni  microscópicos.  Para  que  se  produzcan  deformaciones  de  shock  microscópicas  es  necesario  mayor  tiempo de sobrevivencia, el examen histológico de los órganos  de referencia relacionados al shock es la normativa en relación  a esto. Con el examen de histología se producen deformaciones  características  al  shock  de  riñón  casi  a  la  media  hora,  deformaciones características al shock de hígado casi a la hora  de la formación del shock, se pueden observar con el examen  de  histología  condicionando  órganos  intactos.  En  la  persona  examinada  se  constataron  riñón  e  hígados  intactos,  por  lo  tanto, anteriormente no sufría de enfermedades del riñón ni del  hígado.    En base a esto, dictamino que el tiempo de sobrevivencia es de  casi media hora después de sufrir las lesiones. Por lo tanto, al  contrario del dictamen anterior de los especialistas bolivianos,  dictamino  que  la  muerte  fue  ocasionada  no  por  pérdida  de  sangre, por  shock  de  pérdida  de  sangre  sino  por  asfixia  en  la  inhalación  de  la  sangre  formada  en  relación  causativa  por  la  lesión del pulmón.    De las lesiones de 7 de disparos, dos ocasionaron lesiones de los  órganos,  las  dos  produjeron  lesiones  en  el  pulmón  e  hígado.  Examinando la característica, extensión de las lesiones se puede  afirmar que aquellas no son contrarias a la vida, es decir, de las  lesiones de 7 disparos no se produjeron dos lesiones tales que  seguramente,  inequívocamente,  necesariamente  hubieran  causado el resultado de la muerte.  24   
  • 25.   En el cadáver lesionado no pude identificar una deformación,  huella  que  se  relacionara  con  una  intervención  médica,  al  mismo tiempo desde el punto de vista pericial se puede afirmar  – con determinación categórica – que la inhalación de sangre, la  separación del hematoma de la tráquea, su aspiración hubieran  impedido seguramente la muerte (asfixia prolongada), y debido  a que ni la lesión del pulmón ni la del hígado una por una y en  su  totalidad  no  eran  incongruentes  con  la  vida,  que  con  el  auxilio  médico  especializado  que  hubiera  llegado  a  tiempo  se  hubiera incluso salvado la vida del herido, para esto desde el  punto  de  vista  pericial  se  puede  afirmar  con  una  posibilidad  real.    Es  una  pregunta  de  hecho  si  en  la  persona  herida  asfixiada  durante la inhalación de sangre se aplicó algún auxilio médico y  con  que  instrumento  médico,  porque  para  esto  no  aparece  ningún dato valorable desde el punto de vista pericial, aquello  desde el punto de vista pericial no está fundamentado.    A continuación, nos quisiéramos ocupar con la situación de la  producción de las lesiones por disparos      La lesión de tres disparos en el brazo de lado derecho    De  los  tres  disparos,  dos  produjeron  el  canal  de  proyectil  en  dirección del eje del brazo, una, en cambio, (aunque no formó  un canal de proyectil) produjo lesión de disparo tangencial en la  situación  de  la  dirección  del  eje  del  brazo.  La  persona  en  cuestión recibió la lesión de tres disparos en tal situación que  25   
  • 26. concordaron el eje del brazo de lado derecho así como también  la  dirección  de  disparo  que  seguramente  fue  horizontal  y  se  dirigió horizontalmente de adelante hacia atrás.    Después  de  esta  determinación,  en  la  que  el  brazo  de  lado  derecho  estuvo  seguramente,  categóricamente  horizontal  en  relación al ánima del arma, hay que ocuparse con la situación  del antebrazo derecho. Dos de las tres lesiones de tres disparos  que  formaron  el  canal  de  disparo  se  ubicaron  básicamente  al  principio  del  cúbito.  El  filo  del  cúbito  es  el  filo  de la  defensa,  seguramente  se  puede  afirmar  (no  sólo  se  puede  dar  probabilidad)  que  en  aquella  situación  cuando  el  brazo  se  ubicaba  en  una  misma  línea  con  el  ánima  del  arma,  el  brazo  derecho estuvo en posición levantada, y el cúbito estaba en una  posición  colocada  hacia  adelante,  es  decir,  estuvo  casi  completamente  en  una  posición  doblada  hacia  afuera,  con  el  lado de la palma al frente del ánima del arma. Quisiera declarar  acentuadamente  que  la  levantada  de  la  mano  derecha  y  la  valoración del deseo de oponerse a la posición del ánima del  arma no es una afirmación perteneciente a mi competencia. Al  mismo  tiempo,  inequívoca  y  categóricamente  afirmo  (no  sólo  doy  una  probabilidad)  que  en  esa  posición  vio  el  ataque  armado,  y  levantó  la  palma  de  la  mano  derecha  contra  el  ataque y la giró hacia el ataque (atacante).    Después de esto, me ocupo con la lesión del tercer disparo, el  cual también alcanzó a la persona examinada en dirección del  eje  del  brazo  derecho,  sin  embargo  no  formó  un  canal  de  proyectil, produjo una lesión de disparo tangencial. Esta lesión  de disparo tangencial también se formó en la dirección del eje  del brazo, al mismo tiempo, no se produjo en absoluto al filo del  26   
  • 27. cúbito  sino  en  el  filo  de  los  radios,  aquí  formó  una  lesión  tangencial. Al contrario con los disparos que formaron el canal  de  proyectil  ubicado  en  el  lado  del  cúbito  que  toca  el  brazo  derecho, la lesión de disparo tangencial se formó de tal manera  que en el lado del radio, la superficie de la palma de la mano no  giró hacia el ataque sino que la parte posterior de la mano giró  hacia el atacante, la palma de la mano hacia adentro, es decir la  persona examinada  en  ese  momento  (ya) se  cubría  el  cuerpo  con su mano.    De  acuerdo  a  esto,  durante  el  tiempo  de  la  producción  de  la  lesión de tres disparo, en el caso de dos disparos se formó una  lesión  de  carácter  defensiva  activa  (la  cual  va  con  el  movimiento de la mano igual para entregarse, con el brazo y  con el movimiento de la palma de la mano), mientras que el  tercero  demuestra  (no  da  la  probabilidad)  defensa  pasiva  no  activa, cubrimiento.    Aunque no puedo determinar un orden en relación a todas las  otras lesiones, lo hago en relación a la lesión tres disparos que  sufrió el brazo derecho, de acuerdo a lo siguiente:    De entre las tres, la lesión de dos disparos que formó el canal  de  proyectil  que  produjo  el  levantamiento  de  la  palma  de  la  mano  de  lado  derecho  y  el  giro  hacia  el  ataque,  adelantó  el  tercer  disparo  tangencial  que  formó  la  lesión  de  disparo  tangencial en el lado del filo del radio que produjo el giro hacia  adentro de la palma de la mano, la posición de cubrimiento.    La lesión de tres disparos que tocó la región del brazo de lado  derecho se formó rápidamente en relación a si misma desde el  27   
  • 28. punto  de  vista  pericial  médico,  casi  en  la  misma  posición  del  brazo (y en al antebrazo y mano que se conectan a él), en total  en  relación  al  primer  disparo  formado  en  el  lado  de  los  dos  cúbitos,  en  el  tercer  caso  hacia  la  palma  de  la  mano  de  lado  derecho, y el dorso de la mano derecha giró hacia afuera.    Los tres disparos del brazo de lado derecho, así como también  los dos disparos del tórax de lado derecho, fueron dados en un  muy corto tiempo con respecto del uno al otro.    Analizando  exclusivamente  desde  el  punto  de  vista  pericial  médico, se puede producir sólo desde la misma arma, por tres  disparos  dados  por  la  misma  persona.  También  hay  que  ocuparse con la distancia entre el ánima del arma y la superficie  de  la  mano  derecha.  En  este  contexto  menciono  que  las  aberturas (lesión de dos disparos) de entrada del brazo derecho  fueron separadas durante el examen pericial anterior, durante  mi propio examen no se encontró ningún resto – debido a las  aberturas  de  entrada  separadas  que  se  relacionara  con  la  distancia del ánima del arma, al mismo tiempo, en uno de los  canales de proyectil de la lesión de dos disparos que forma el  canal  de  proyectil  de  dos  órdenes,  el  especialista  boliviano  separó “el resto de un proyectil”, yo mismo, en cambio, aseguré  un proyectil deformado del final del otro canal de disparo (en  este caso, desde el punto cercano al cuerpo), de la capítula del  húmero  del  brazo  de  lado  derecho,  esto  determinó  el  fundamento  del  examen  del  experto  balístico  y  de  la  determinación de la munición.    28   
  • 29. Las  lesiones  de  disparo  del  brazo  derecho  alcanzaron  por  adelante  a  la  persona  examinada  por  cada  una  y  en  su  totalidad.      La lesión de disparo del hombro de lado derecho    La región del hombro de lado derecho fue alcanzada por una  lesión de disparo que forma el canal de proyectil prácticamente  horizontal dirigido no de adelante hacia atrás (al contrario del  experto boliviano) sino justamente al contrario, de atrás hacia  adelante.  En  este  contexto,  menciono  que  el  médico  experto  legal boliviano separó consecuentemente todos los orificios de  entrada  –  yo  mismo  identifiqué  el  lugar  de  los  orificios  de  entrada  desde  los  orificios  de  salida,  en  ese  lugar,  en  la  proyección del músculo de forma de trapecio de lado derecho,  atrás separó el orificio de entrada, en este sentido y en base de  la demostración del orificio de salida, esta lesión de un disparo  de  dirección  horizontal  alcanzó  a  la  persona  examinada,  seguramente no por adelante sino por detrás.      La lesión de dos disparos del tórax de lado derecho    Ambas lesiones ‐ ambas tuvieron un resultado mortal ‐ de dos  disparos se dirigieron de atrás, de arriba, hacia abajo, formando  canales de proyectil que parten de las fracturas presionadas de  las  costillas.  En  este  contexto,  el  experto  boliviano  señala  el  orificio  de  salida  como  orificio  de  entrada,  al  mismo  tiempo,  separó  (en  este  caso,  consecuentemente)  los  orificios  de  entrada  de  la  parte  del  tórax  de  lado  derecho.  Por  lo  tanto,  29   
  • 30. mientras  el  experto  que  trabajó  anteriormente  afirma  que  el  canal  de  proyectil  es  de  abajo  hacia  arriba  y  de  derecha  a  izquierda, yo mismo demuestro dos canales de proyectil justo  de dirección contraria que se dirigen de derecha, de lado, de  arriba hacia atrás y hacia abajo. Aquí menciono que el experto  boliviano determina una lesión de un disparo en esta región (en  dirección  contraria  frente  a  mi  propia  actitud),  al  mismo  tiempo, en la región de las costillas, se formaron fracturas de  costillas  duras,  presionadas  debajo  de  los  dos  orificios  de  entrada,  en  una  distancia  bien  diferenciada  una  de  otra  (los  expertos bolivianos también separaron los orificios de entrada  en ella), lesiones de entre las cuales, en la una se pudo observar  también  el  impacto  profundo  de  una  unidad  de  hueso  de  costilla. Frente a esto, en este lugar, se puede demostrar lesión  de dos disparos y no de uno.    En el caso de la lesión de dos disparos, se produjo un orificio de  salida en cada uno de los dos casos. Esos se ubicaron casi en la  misma  región  en  relación  del  uno  al  otro,  paralelamente  a  sí  mismos.  Este  hecho  desde  el  punto  de  vista  pericial,  hace  referencia a que se dirigen del lado derecho del tórax derecho,  de  adelante,  hacia  atrás,  de  arriba  hacia  abajo,  se  formaron  muy rápidamente en relación del uno al otro, casi en una misma  posición.    Aunque los orificios de entrada separados no significaron para  mí  una  prueba  directa,  entre  el  ánima  del  arma  y  la  llamada  pared del ánima, acentuadamente hago una observación que la  lesión  de  dos  disparos  del  tórax  de  lado  derecho  produjo  fracturas de costillas duras, presionadas en el lado del orificio  de entrada en base de la cual se puede dar mi opinión pericial  30   
  • 31. que comparando de la lesión de tres disparos del brazo de lado  derecho  con  el  disparo  (de  uno  de  los  dos  canales,  el  especialista  boliviano,  del  otro  yo  mismo  separé  el  proyectil)  que  forma  el  canal  de  proyectil  de  dos  grados,  en  relación  a  esto,  estuvo  sustancialmente  más  cerca  del  cuerpo  de  la  llamada  ánima  del  arma  en  el  tórax  de  lado  derecho  y  en  el  brazo derecho. (Me limitó que no tenía datos acerca del ánima  del arma cercana, declarar – con seguridad ‐en relación a eso  no puedo debido a los orificios de entrada separados).    Al  contrario  del  especialista  boliviano  que  anteriormente  se  ocupo  con  esto,  determino  aún  otra  lesión  de  disparo  que  avanza  casi  horizontalmente  de  la  derecha,  lateral  hacia  la  izquierda  y  que  produjo  la  fractura  en  partes  del  isquion  de  lado izquierdo y la región anterior del sacro bajo la salida.    Las lesiones de 7 disparos alcanzaron a la persona examinada  básicamente  desde  la  derecha,  una  parte  de  las  heridas  de  disparo de la derecha, de adelante, una de la derecha, de atrás.  No identifiqué ninguna lesión de disparo que hubiera alcanzado  a  la  persona  examinada  desde  la  izquierda,  incluso  de  la  izquierda, de adelante, incluso de la izquierda, de atrás.  Examinando los orificios de salida de las lesiones de disparo así  como  también  en  un  caso  el  proyectil  no  se  puede  dar  una  afirmación  pericial  de  que  las  lesiones  de  disparo  fueron  producidas por armas de diferente calibre.    No apareció ningún dato que desde el punto de vista pericial  que  hubiera  demostrado  que  la  persona  examinada  hubiera  tenido en cualquiera de sus manos un arma con empuñadura,  tampoco  ninguno  que  hiciera  alusión  acerca  de  que  hubiera  31   
  • 32. disparado  esta  arma  con  empuñadura.  Tal  como  arriba  mencioné, yo mismo no encontré granos de pólvora en la mano  de  la  persona  examinada,  y  acentuadamente  hago  referencia  que no se encontró ninguna lesión entre el primero y segundo  dedo  de  ninguna  mano  que  se  hubiera  producido  durante  el  movimiento dirigido hacia atrás.    Menciono  al  mismo  tiempo  (condicionando  pero  aún  no  aceptando) que en cuanto el experto boliviano aseguró restos  de  granos  de  pólvora  de  la  mano  derecha  de  la  persona  examinada, esos, en base del ánima del arma cercana, incluso  se  podrían  haber  producido  en  relación  causativa  con  las  lesiones  de  disparo,  en  cuanto  el  experto  boliviano  mostró  restos  de  pólvora  o  de  algún  otro  factor  relacionado  a  la  pólvora,  esto  no  significa  necesariamente  que  la  persona  examinada tuvo un arma en su mano y tampoco que hubiera  disparado con esta arma.    Estoy  de  acuerdo  con  el  experto  boliviano  en  el  número  de  lesiones  de  disparo,  al  mismo  tiempo,  el examinador  anterior  valora  la  lesión  del  tórax  de  lado  derecho  como  lesión  de  un  disparo (yo mismo como lesión de dos órdenes), y no fija como  lesión de disparo la lesión que forma el canal de proyectil casi  horizontal  de  lado  derecho,  por  lo  tanto  nuestra  opinión  en  cuanto al número no es diferente, en cuanto a los lugares de las  lesiones de disparo si es diferente. Mi opinión de especialista se  diferencia  con  la  del  experto  que  se  ocupaba  de  esto  anteriormente  en  relación  a  la  dirección  del  disparo  con  respecto a la lesión del hombro de lado derecho.    32   
  • 33. De acuerdo a mi punto de vista se tiene que separar el proyectil  de todos los canales de disparo, eso no ocurrió en el un canal de  proyectil del brazo derecho, este proyectil fue separado por mí  mismo de la cabeza del húmero de lado derecho.    En lo siguiente me ocupo con las lesiones por estrangulamiento  de las dos muñecas    Las lesiones se produjeron inequívocamente, desde el punto de  vista pericial demostrablemente en vida, llevan señales vitales.    Las  lesiones  demuestran  inequívocamente  lesiones  causadas  por un objeto.    El objeto utilizado para el estrangulamiento de ambas muñecas  seguramente  no  es  una  esposa  sino  una  esposa  de  cuero.  Comparando el estrangulamiento ocurrido en las dos muñecas,  se  puede  determinar  desde  el  punto  de  vista  pericial  que  en  base de la huella ubicada en la muñeca de lado derecho que el  dispositivo  de  apretar  de  lado  derecho  fue  tirado  hacia  adelante,  perpendicularmente  al  eje  transversal.  Esto  es  posible, desde el punto de vista pericial, de tal manera que la  esposa  de  cuero  que  conecta  las  dos  muñecas,  situada  en  relación de uno a otro, fue tirado hacia adelante y hacia arriba.  En ese tiempo la persona examinada vivía.    Al mismo tiempo no puedo dar una afirmación categórica desde  el  punto  de  vista  pericial  en  cuanto  a  que  el  dispositivo  de  apretar estuvo apretado adelante o atrás en las dos muñecas, la  posición  de  apretamiento  se  puede  afirmar  con  la  misma  probabilidad en relación a ellos mismos.  33   
  • 34.   Las lesiones formadas en la región de la orbita ocular del ojo de  lado derecho demuestran un golpe de puño, la lesión del muslo  de lado derecho hace referencia a una patada o a una lesión  causada por un objeto.    En ambos casos el maltrato es demostrable desde el punto de  vista pericial.    Aquí menciono que no dispongo de datos relacionados acerca  de que la policía boliviana en base a qué normas funciona. En  relación húngara, el golpe de puño y la patada hacen referencia  a una intervención policial no profesional. El golpe de puño y la  patada no pueden ser el objeto de la inmovilización.    No  pude  constatar  unas  lesiones  que  hagan  referencia  inequívocamente,  de  forma  determinada  a  una  tortura,  al  mismo tiempo es demostrable la falta de intervención médica y  en  sí  misma  la  causa  de  muerte,  la  muerte  por  asfixia  por  inhalación de sangre prolongada y que se extendió por mucho  tiempo, así como también la falta de lesión incompatible con la  vida, plantea la medida no profesional en el tiempo posterior a  las lesiones de disparo.    Todas  las  lesiones  se  produjeron  casi  al  mismo  tiempo,  la  expresión  casi  al  mismo  no  significa  desde  el  punto  de  vista  pericial que necesariamente todas las lesiones se formaron en  el mismo tiempo, ellas se podían haber formado incluso dentro  de un día.    34   
  • 35. Después de sufrir la lesión de disparo, la persona examinada fue  capaz de variar la posición y el lugar.    Examinando  los  orificios  de  salida  (los  de  entrada  fueron  separados por el experto médico boliviano) en su totalidad se  puede  afirmar  que  en  la  salida  hay  falta  de  continuidad,  y  se  puede  determinar  no  discontinuidad  que  hace  referencia  a  la  utilización de un proyectil de tal gran fuerza que en cuyo caso  tales  factores  hacen  efecto  en  el  lado  de  salida  que  ahí  producen falta de continuidad y no discontinuidad.    La persona examinada no sufría de ninguna enfermedad natural  cuyo  efecto  sea  de  cualquier  causa,  o  sea  de  causa  parcial  hubiera jugado un papel en la producción del resultado mortal.  La  muerte  de  la  persona  examinada  inequívocamente  se  produjo por la inhalación de sangre, por la asfixia causada por el  daño  del  pulmón  durante  la  lesión  de  dos  disparos,  por  vía  violenta,  la  muerte  violenta  segura,  inequívocamente  fue  causada por una persona extraña.      En  relación  al  examen  anterior  profesional  (de  entre  los  dos  nombres,  el  uno  es  llamado  doctor)  solicitado  por  la  Procuraduría de la República de Bolivia, menciono lo siguiente:    a) No conozco el protocolo utilizado en el proceso médico legal  boliviano en la autopsia de especialidad.  b) Conozco el protocolo de este tipo de la Unión Europea y de  los Estados Unidos de América.  c) En  circunstancias  civiles,  en  el  caso  de  una  autopsia  ordenada por la policía, por la procuraduría, por tribunal, en  35   
  • 36. el  cadáver  se  tiene  que  hacer  la  autopsia,  se  tiene  que  disecar  todas  las  cavidades  corporales,  la  cabeza,  los  órganos. No es suficiente en el caso de lesiones de disparo la  apertura del tórax y del vientre, la separación de los orificios  de  entrada  porque  con  eso  el  experto  se  excluye  de  que  pueda  dar  el  punto  de  vista  profesional  relacionado  a  la  causa de la muerte.  d) La autopsia anterior, el examen parcial, la separación de los  orificios  de  entrada,  la  omisión  de  la  disecación  de  los  órganos,  la  no  apertura  del  cráneo  es  posible  sólo  en  situaciones  militares,  sólo  entre  situaciones  de  guerra,  de  batalla en el campo, en este caso, se puede omitir. toda la  autopsia No dispongo de ningún dato de que en la República  de  Bolivia  los  médicos  expertos  en  medicina  legal  estén  actuando dentro de situaciones de guerra, de batalla en el  campo.  e) La autopsia de la persona examinada no ocurrió de acuerdo a  las situaciones húngaras, sólo ocurrió para la separación de  los orificios de entrada con la apertura del tórax y de la pared  del  vientre.  Esto,  de  acuerdo  a  la  normativa  húngara  es  inaceptable,  desde  el  punto  de  vista  profesional  es  gravemente aprensivo.  f) Además de la autopsia incompleta efectuada anteriormente  por  el  experto  boliviano,  también  me  ayudó  mucho  en  mi  trabajo porque como un indicador, en realidad separó todos  (con la excepción de uno) los orificios de entrada.    El  cadáver  fue  identificado,  por  una  parte  por  su  madre,  por  otra  parte  por  mí  mismo,  en  base  del  estado  del  diente  y  de  las  radiografías del diente preparadas anteriormente. En relación a esto,  36   
  • 37. no se planteó la necesidad de otras identificaciones (determinación  de la edad del hueso, ADN, etc.).    Adjunto en un CD las fotografías a color preparadas sobre la apertura  del ataúd, sobre la identificación del cadáver así como también sobre  la autopsia.    Puedo  complementar  mi  dictamen  pericial  presente,  en  caso  de  necesidad, con relación a nuevas preguntas.    Yo  mismo  menciono  en  mi  dictamen  pericial  fundamentado  en  la  autopsia  presente  y en  todo  su  contenido,  que el médico principal  director  de  departamento  del  departamento  de  patología  estuvo  presente en la autopsia tal como lo demuestran las fotografías. Ni el  asistente médico de la autopsia ni la taquígrafa que escribía por vía  digital el memorando de autopsia en la sala de autopsias quisieron  dar su nombre en el memorando de autopsia, al mismo tiempo esas  personas pueden ser identificadas en las fotografías.    Las fotografías fueron preparadas por mí mismo.    Todo el dictamen pericial con el complemento de su CD es propiedad  del  solicitante.  Su  presentación  completa  o  parcial  sólo  puede  suceder con la aprobación del solicitante.    37   
  • 38. 38    Archivo  en  mi  casillero  pericial  y  guardo  por  vía  digital  tanto  el  material de la autopsia como las fotografías que forman el material  del  CD.  Los  bloques  de  la  materia  de  histología  y  los  cortes  preparados de eso se encuentran en el departamento de patología  del Hospital de Esztergom.      Budapest,  17 de junio de 2009.      dr. István Balogh, PhD  Perito médico legal