La ciencia, el exterminio y el objeto sagrado;            Brevísimas reflexiones acerca de la obra de Escalada 1Sergio Fab...
sino uno de superficie que es suficientemente contradictorio como para justificar untexto de este tipo.Escalada fue un méd...
constituidos por individuos de aspecto pícnico o brevilineo3. Los segundos («complejotehuelche»), antiguos nómades cazador...
chópenk(e) ‘loco’). ” (Escalada 1949:71)4Así, pues, la ciencia de Escalada está dirigida a la interpretación de los hechos...
kéne cuya lengua definitivamente se extingue (antes de que algún lingüista o etnólogoconcurra al sitio de su defunción) a ...
soberbia intención de doblegarla. Era la personificación del espíritu de la estepa virgen,de la llanura dilatada. Eran los...
cincuenta años atrás, nunca tienen seguridad de que no los han de desalojar, como   ha sucedido con frecuencia, quedando t...
que luego los indios por generaciones y generaciones venerarían.” (Escalada 1949:330-331)“Antes de tal metamorfosis, con d...
“José Chaiuy, aóni-kénk... fue el entregador de la reliquia, sobornado por cien pesos,según refieren con indignación los r...
que la ciencia en este caso ha exorcizado un elemento peligroso (un objeto sagrado querepresenta la mujer mítica que otorg...
   Invasión de Payllacán         Adopción de las mujeres y niños por parte de los araucanos invasores y su          tras...
queda obligada a vivir a la intemperie «en la ladera de los nevados cerros, cuando elinvierno ha llegado. »" (ANRed 2003a)...
comunidades aborígenes figuran como fiscales. Es así como el Estado realiza las ventasy como luego los terratenientes se e...
pampeanos y patagónicos, seguida por la apropiación de las riquezas de sus tierras, laexplotación de sus cuerpos, la usurp...
BibliografíaANRed 2003a “Intentan desalojar a aborígenes en Chubut; Continúan los intentos de    desalojos a aborígenes en...
Buenos AiresRABATIN Sergio Fabián 2002 “Sam Slick tenía razón; Algunas consideraciones acerca     de las actitudes de sabi...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Rabatin escalada 2004

144

Published on

Reflexiones sobre la labor de antropólogos del siglo XX referidas a su trabajo en Patagonia

Published in: Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
144
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Rabatin escalada 2004

  1. 1. La ciencia, el exterminio y el objeto sagrado; Brevísimas reflexiones acerca de la obra de Escalada 1Sergio Fabián RabatinFacultad de Ciencias Naturales y Museo UNLPwatsilchum@email.comResumenAnalizando uno de los textos Federico Escalada El complejo tehuelche; Estudios deetnografía patagónica editado en 1949, aparecen algunas de curiosidades que inspiraronesta ponencia. Teniendo en cuenta el contexto en que fue realizada su investigación ylos resultados que publica, la más notable es la distancia que observa entre el objeto dela ciencia y el objeto político (si es que se pueden utilizar estos términos), distancia queeste autor nota y anota en su publicación. El otro, es un detalle curioso. El objetosagrado; el meteorito Káperr Káike que yace en las vitrinas del Museo sobre la siguienteleyenda “Meteorito Kapper / Chubut, Argentina / Fue hallado por Francisco PascasioMoreno el 4 de abril de 1896 / Forma parte de las primeras colecciones del Museo de LaPlata” no como elemento de exhibición en las salas de Arqueología o Etnografía sino,como simple meteorito en una dedicada a Moreno. Esta contradicción también esseñalada por el autor y si bien ha pasado más de medio siglo de su publicación, pese alos cambios políticos, de marcos teóricos, de demografía, de relaciones económicas;parece no haber perdido aún, en cierto sentido que será desarrollado, identidad ovigencia.IntroducciónPara esta ponencia, la propuesta es analizar un solo trabajo de un solo autor, fundante enmuchos sentidos de la etnología del siglo XX que marcó y marca gran cantidad depublicaciones y conceptualizaciones del mundo de los pueblos originarios o comoEscalada sostenía, aborigen, de Patagonia. No ha de ser tarea difícil, criticar un trabajoya criticado, aunque en este caso, el peso de la crítica se desvía del autor hacia el lector,hacia las concepciones de la historia hegemónica, hacia las prácticas políticas y hacialas políticas de los investigadores y docentes. No será un análisis puntilloso y profundo1 Ponencia presentada en el Congreso Argentino de Antropología Social 2004 en la mesa deRelaciones Interétnicas
  2. 2. sino uno de superficie que es suficientemente contradictorio como para justificar untexto de este tipo.Escalada fue un médico, que tuvo su formación y entrenamiento como etnólogo y,durante su trabajo en la Gobernación Militar de Comodoro Rivadavia (hoy sur deChubut y Norte de Santa Cruz) se dedica a hacer una investigación pormenorizada dealgunas familias, entre ellas, la de Agustina Quilchaman, principal informante ytransmisora de historias familiares y locales. Ayudado institucionalmente por elGobernador Militar y colegas tales como Marcelo Bórmida2 y Alejo Vignati lografinalmente reunir información suficiente como para publicar en 1949 el texto Elcomplejo Tehuelche que será analizado parcialmente, escrito principalmente, según supropia versión, en el pueblo de Río Mayo.Como novedad, defiende y aplica el trabajo de campo para resolver ciertos problemashistóricos de esta parte de Patagonia, ayudado y sostenido por la raciología y estudiosgenealógicos, y se opone tozudamente a interpretaciones que considera caprichosas deLehman-Nitsche, contemporáneo suyo.La cienciaEl aporte principal de este autor, es el científico. Es su pretensión la de lograr unainterpretación inequívoca de las poblaciones originarias más allá de lo observadocorrientemente y para ello, utiliza profusamente los dichos de los informantes queconsulta. Sin embargo, establece una diferencia entre lo que escucha e interpreta conrespecto a lo que interpretan sus informantes ya que en su mente se encuentra unamatriz irreductible que se puede ilustrar de este modo:“... hurgar en el remoto pasado prehistórico el arcano integral de la raza, tratando deidentificar o comparar nuestras comprobaciones y conclusiones, con las observacionesque nos legaron los anteriores exploradores patagónicos.” (Escalada 1949:6)“Ya desde entonces, tuvimos que clasificar el elemento humano autóctono en dosgrandes grupos antitéticos: por un lado, el araucano o «mapuche»; por otro, el queterminamos por designar con la expresión general de «complejo tehuelche». Aquéllos,descendientes de una estirpe de agricultores primitivos, originarios del centro de Chile yextendidos por el Neuquén y la llanura pampeana desde siglos atrás; somáticamente2 Hay grabación de canciones de doña Agustina asistidas por Bórmida que se realizaron en grabador de alambre y se encuentran en el Instituto Etnográfico. Fueron pasadas a caset y personalmente las escuché en 2002 en el CENPAT.2
  3. 3. constituidos por individuos de aspecto pícnico o brevilineo3. Los segundos («complejotehuelche»), antiguos nómades cazadores, culturalmente inferiores a los anteriores,autóctonos de la comarca –en la medida que algún pueblo puede ser consideradoautóctono– somáticamente normotipos, con marcada tendencia a longilíneos. Estosúltimos constituyen el objeto mayor de nuestra curiosidad.” (Escalada 1949:6)La ciencia de Escalada, está basada en la clasificación racial de Imbelloni y divide aluniverso de los pueblos originarios en dos grandes grupos, los llamados ándidos (hacereferencia principalmente a mapuches) y los llamados pámpidos (hace referencia a losde su “complejo tehuelche” clasificados en Aóni-kenk al sur, Chehuache-kénk alnoroeste y Guénena-kéne al noreste). Esta división, además, admite una relación dejerarquía; mientras una es superior la otra es inferior y además, una relación deproducción específica; unos son agricultores, otros cazadores. Todo esto asociado a untipo físico determinado unos brevilíneos, o sea bajitos y otros normotipos con tendenciaa longilíneos, o sea de estatura normal a alta. Afortunadamente, para nosotros, noabunda en más características diferenciadoras, pero estas son suficientes para muchas desus conclusiones.Teniendo presente esta característica matriz de su pensamiento, es que Escalada, suscolaboradores y colegas asisten al campo intentando colectar los datos que susinterlocutores expresan con la consiguiente dificultad obvia y predecible de laincapacidad de interpretar adecuadamente sus requisitorias. El pasaje citado acontinuación, ilustra la respuesta de doña Agustina a preguntas tales como de qué razaera ella, de qué raza su marido o sus hijos, de qué taza tal o cual persona:“Relataremos a continuación la manera cómo llegamos a dar buen fin a lacorrespondiente investigación. Esta no resultó fácil, ya que la mentalidad de losnaturales no responde en forma directa y terminante al primer intento de averiguación,quizá como consecuencia de la enorme distancia que separa los dos puntos de vistaactuantes en esos casos. Por un lado, la atenta mirada curiosa del representante de lacultura occidental; por otro, el desaprensivo temperamento del indígena, que mal seamolda a la concepción nuestra, mediante la cual damos trascendencia a hechos que sonpara ellos absolutamente secundarios o, incluso, desprovistos de la menor importancia.Así es como doña Agustina ha reído frecuentemente ante nuestras preguntas,exclamando: Kadë chópenk(e), o sea ‘cristiano loco’ (Kadë ‘cristiano, hombre blanco’;3 Empleamos un lenguaje clínico, que nos es familiar, para no entrar en cuest iones de antropometría (nota de Escalada) 3
  4. 4. chópenk(e) ‘loco’). ” (Escalada 1949:71)4Así, pues, la ciencia de Escalada está dirigida a la interpretación de los hechoshistóricos, la delineación de las áreas culturales y su respectiva clasificación racial endos grandes grupos, rechazando la existencia de una raza del medio o tercera raza consu respectivo tercer idioma, para los siglos XIX o XVIII en pampa o patagoniaEl exterminioEn este universo de razas, en esta matriz de separación de las sepas humanas enpoblaciones subespecíficas, se produce, obviamente, lo que se produce en todos loscontextos racistas conocidos, esto es, la guerra de razas. Es ahí en donde las dos razasintervinientes desarrollan una relación interétnica inconcebible si no es por la guerra. Eneste caso, la raza araucana, habría iniciado la extinción de la porción occidental delcomplejo tehuelche con la invasión de Payllacán a las regiones del Senguerr. Laconclusión que ilustra el pensamiento de Escalada es la siguiente:“El combate de Apeleg, ... constituye el broche de hierro con que se cierra la tragedia dela estirpe autóctona. La lucha de Shótel káike marca la iniciación del acto final. Escurioso observar cómo al mismo tiempo que en la cuenca del Plata se jugaba la suertede la dominación española en América, en las solitarias y salvajes heredadespatagónicas, una estirpe legendaria iniciaba su marcha trágica hacia la absolutaextinción. Son dos historias que se han vivido al mismo tiempo y separadamente...Mientras que una significa la real iniciación de la Era Contemporánea para la Américahispana, la otra constituye el punto final de la Edad de Piedra en Patagonia.” (Escalada1949:320-321)“El final de la guerra secular fue la fusión, mejor dicho la absorción de la raza derrotadapor parte de los vencedores. Las mujeres y los niños, que por lo general se libraban de lamasacre, eran incorporados a las familias triunfantes, no siendo rara la adopción encarácter de esposas legítimas, incluso por los caciques que capitaneaban las huestesinvasoras, de las bellas cautivas seleccionadas con instinto eugénico5” (Escalada1949:49)De este modo, los araucanos o mapuches van lentamente suplantando a los Guénena-4 En este caso, es notable la coincidencia de criterios de doña Agustina con quien escribe esta ponencia5 En el ejemplar de biblioteca del Museo, esta última frase se encuentra subrayada y encerrada en signos de admiración por un lector asombrado e incrédulo por este ti po de conclusiones.4
  5. 5. kéne cuya lengua definitivamente se extingue (antes de que algún lingüista o etnólogoconcurra al sitio de su defunción) a favor del aóniko-aish y del araucano. Finalmente, yen consonancia con esta relación de las razas en guerra, es que la raza blanca intervienecon el mismo designio, la guerra y el exterminio de las otras razas:“Su bonhomía hizo fácil y agradable la convivencia y, finalmente, determinó la escasaresistencia ante la lucha que los llevó a la casi absoluta extinción, en muchos casos,despiadadamente conducida por los blancos competidores de aquellos campos, quehubieran creído reservados definitivamente para la perpetuación pacífica de la raza”(Escalada 1949:10)“Hoy presenciamos una doble sustitución etnográfica y filológica. El araucano hadesplazado casi en absoluto al vernáculo habitante de las llanadas australes en elconjunto de las manifestaciones del espíritu cuando no incluso corporalmente a losindividuos que lo sustentaban. Ahora, él mismo sufre el embate arrollador de la culturablanca” (Escalada 1949:50)“La cultura mapuche, esparciéndose como un barniz sobre los maltrechos restos decaracteres de los primitivos habitantes patagónicos, ofrece un matiz uniforme y opaco ala visión del observador contemporáneo. Mientras, la civilización cosmopolita denuestros días, a paso rápido, barre todo rasgo autóctono en su inconsciente afánprogresista” (Escalada 1949:50)De modo tal, que tenemos en los textos de Escalada varios elementos clásicamenteracistas que no están abiertamente reconocidos como tales6. Primero, obviamente, lasrazas, luego, la guerra como consecuencia lógica de la jerarquía que se establece entreellas, por fin, la inexorable victoria de la raza superior con la consecuente extinción dela inferior. Pero además, logra otro efecto de tradición racista decimonónica que es elpoético:“El malón sangriento, envuelto en el polvo de las rastrilladas y el humo de sembrados yrancheríos devorados por las llamas, pasaba sobre los incipientes núcleos civilizados yse perdía en las infinitas llanuras, dejando tras de sí una dantesca estela de dolor ymuerte. Era la cobriza hueste implacable y cruel que la «pampa» vomitaba, como unengendro demoníaco. Era la revelación vengativa de la tierra inculta americana, ante la6 Nótese la fecha de publicación, que es posterior a la Segunda Guerra Mundial y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Un reconocimiento racista demasiado abierto hubiera puesto a Escalada en abierta contradicción con los ve ncedores de la guerra y los tiempos que se avecinaban, sin embargo, escudándose en la ciencia antropológica pudo haberse sostenido confortablemente por varias décadas 5
  6. 6. soberbia intención de doblegarla. Era la personificación del espíritu de la estepa virgen,de la llanura dilatada. Eran los «pampas», temidos y odiados – el azote que hasta elsiglo XIX amenazó con asolar las endebles comunidades de la raza blanca” (Escalada1949:112)Al llegar a escribir respecto del momento actual (década de 1940) se desvanece todapoesía y se desdibuja parcialmente el edificio de razas. El hecho histórico, la magnéticaseducción e influencia que le provocaban sus informantes, los sentimientos del autor,pueden más aunque no logran evitar la expresión de la ciencia como neutra, inerte ytediosa. El avasallamiento, la destrucción, el exterminio, el atropello, hacen a un lado aletnólogo y se escuda en su condición de médico para informar en apéndice con letra demenor tamaño cosas como las siguientes: “Fallecido el cacique Manuel Quilchaman, a pesar de que con anterioridad y conformidad de los indígenas a su mando, había sido nombrado sucesor su hijo Pedro, en la actualidad es reconocido el hijo José Manuel como cacique, no obstante la evidente desintegración del organismo primitivo. Ha de constituir un conglomerado que fácilmente alcanza 150 individuos, entre mayores y niños. El 100% de éstos presenta estigmas raquíticos y bocio.” (Escalada 1949:342) “Al fallecer el último cacique de este nombre (Venancio), fue designado para dirigir a las familias que le estuvieron subordinadas, el indígena Ciriaco Chaquila, el cual falleció también en 1946. Este jefe, del sector guénena-kéne, del «complejo tehuelche», fue sustituido por uno de los Lienpichun, de igual sangre. La desorganización es absoluta. Quedarán unos 35 individuos.” (Escalada 1949:342) “...en las proximidades del paraje llamado «El Pedrero», están los vástagos de la tribu del cacique Esteban Tracaleo, ya fallecido. Tanto en este caso como en el anterior , es imposible hablar de una organización tribal, ni de la existencia de un jefe.” (Escalada 1949:343) “Hay diferentes concesiones individuales a indígenas cuya situación varía entre la miserable y la semi-floreciente, en muy contados casos... En forma de poblador clandestino o intruso, mejor dicho, en diferentes lugares apartados, especialmente entre las estribaciones de la Cordillera, arrastran su existencia una cierta cantidad de individuos o familias en las peores condiciones que es dado imaginar.” (Escalada 1949:343) “... la mayoría de ellos lleva vida miserable, ocupan la tierra desde cuarenta o6
  7. 7. cincuenta años atrás, nunca tienen seguridad de que no los han de desalojar, como ha sucedido con frecuencia, quedando tan sólo las tierras menos productivas para estos desvalidos pobladores de los campos que fueron de sus mayores, sin disputa. Su existencia la han pasado desconfiando de las autoridades, de los comerciantes, etc. Aún hoy, en que las circunstancias han cambiado radicalmente, la vida del indio es insegura y azarosa. Su economía está por lo general arruinada; desconoce casi todo lo que le permitiría salvar los múltiples escollos que ofrece la vida civilización al hombre inculto y que facilita al preparado en la lucha por la existencia la ocupación de los lugares de privilegio.” (Escalada 1949:343-344)El objeto sagradoEl mito en citas:“... el mundo anteriormente estaba poblado por «gente chiquita»... A esta «gentechiquita», la denominan Táchul (aóniko-áish), vocablo que, por otra parte, se utilizapara designar «a cualquier petiso»... La misma fuente aóni-kénk conserva la tradicionalcreencia de la cueva, cerro o corral de donde «salieron la gente y los animales actuales». Esto se produjo luego de algún gran cataclismo, al que hacen mención diciendo que«la tierra se dio vuelta y tapó a la gente chiquita o Táchul».” (Escalada 1949:327)“Según nuestros informantes, «el fierro que llevaron a Buenos Aires» era una mujerque fue la primera que «salió de la gruta». Salió, por consiguiente, sin proceder depadres, por obra de Seecho... Tenía un hijo, que era el objeto de sus desvelos y de suamor.” (Escalada 1949:329)“Un día el zorro,... asustó a los demás animales determinando un desbande general. Lamujer salió de a pie, tras ellos... Su hijo para seguir la carrera de los animales, seconvirtió en un hermoso potrillo blanco y salió tras aquéllos a todo correr, trasponiendopampas y cañadones.” (Escalada 1949:330)“También ella se transformó en una yegua blanca y corrió desesperada tratando en vanode juntar su hacienda desperdigada.” (Escalada 1949:330)“En estas circunstancias,... su querido hijo, muere ahogado en una laguna , a la que sehabía introducido para beber y retozar.” (Escalada 1949:330)“La dolorida madre volvió a su forma humana para llorar y lamentar la pérdidairreparable... Entonces, tras un matorral grande de calafate que la protegía del viento,decidió emplear sus poderes mágicos para transformarse en el trozo de hierro meteórico, 7
  8. 8. que luego los indios por generaciones y generaciones venerarían.” (Escalada 1949:330-331)“Antes de tal metamorfosis, con desgarradora voz entonó una canción que los abuelosrepetían a los nietos y éstos luego a los suyos, habiendo legado a nosotros por medio dedoña Agustina y perpetuada en el disco que hemos grabado...” (Escalada 1949:331)“Desde entonces, ...los animales se distribuyeron por la faz de la tierra y fueron libres ysin más dueño que quien fuera capaz de cazarlos. He aquí un fundamento religioso delconcepto de propiedad en el derecho consuetudinario autóctono.” (Escalada 1949:333)El objeto sagrado de estas citas es un meteorito. Objeto de culto, forma física del mito yrepresentación simbólica de un derecho de propiedad muy distinto al capitalista.“... junto a la «mata» quedó el objeto sagrado y que, desde entonces, los indios lovisitaban al recorrer sus proximidades y efectuaban junto a él ceremonias y festividadesreligiosas. Llevaban alimentos y efectuaban sacrificios de animales.” (Escalada1949:332)“Los naturales levantaban el meteorito y lo transportaban, calculando larga vida para losque lo llevaran más lejos.” (Escalada 1949:332)“Luego, respetuosamente era depositado tras el «monte» de calafate, donde la doloridamadre cantó su última canción, condensando en ella toda su congoja.” (Escalada1949:332)Este objeto, fue recogido por Moreno como una curiosidad más y fue extrañado de lascomunidades que le ofrecían culto para ir a parar al museo en el que aún está exhibido.Escalada queda fascinado con su presencia y escribe de esta manera:“... en una visita efectuada al Museo de La Plata en el año 1947, pudimos contemplar elmeteorito que allí se guarda con la referencia de ser donación del perito Moreno,proveniente de Capri-kaike (Chubut) y haber sido conocido en 1869 y tener 112kilogramos de peso.” (Escalada 1949:326)“Hoy, en la fría vitrina del Museo, reposa la pieza que fuera venerada por una razamoribunda. Allí la hemos visitado con emoción, contagiados por la sugestión y elmisterio de las tribus nómades y legendarias que de ella se desprende. Allí reposa elmudo testigo de tantas ceremonias, que un día cayó del cielo para protagonizar,gloriosamente, el místico y subyugante personaje central del relato tehuelche, arquetipode tragedia, original concepción de la mente primitiva.” (Escalada 1949:340)Por supuesto, que las consecuencias de este saqueo no fueron inocuas, si bien Morenono logra registrarlas, Escalada sí:8
  9. 9. “José Chaiuy, aóni-kénk... fue el entregador de la reliquia, sobornado por cien pesos,según refieren con indignación los restos tribales que todavía recuerdan con respetoaquel objeto de culto.” (Escalada 1949:340)“En su furia, sus guene-kenk (o sea sus paisanos compatriotas, en aóniko áish) casi lomatan, y durante toda su existencia fue objeto de reproches. Finalmente, como tocadopor una maldición, enloqueció y murió pocos años después.” (Escalada 1949:340)DiscusiónHasta aquí, hemos observado no sólo el pensamiento superficial de Escalada, sucapacidad poética y su agudeza en la observación, sino también, su fascinación por loselementos de las poblaciones que estudia, sus objetos religiosos, su historia, su raza, etc.Sin embargo, no logra analizar tanto el genocidio, el etnocidio, la apropiación de loscampos de producción o de los objetos sagrados, más allá del marco teórico de la guerrade razas. No pudo avanzar en cuestiones económicas o simbólicas por lo que debiórecurrir al sentido común para defender sus emociones y apelar a informaciónmedicalizada para poder expresar las sensibles contradicciones que se le presentaban.Primer caso para el análisis; el objeto sagradoEl objeto sagrado fue el elemento que mayor fascinación causó al autor. El mismoseñala la confluencia del mito y el “derecho consuetudinario autóctono” (Escalada1949:333) en un objeto digno de reverencia y devoción. De modo tal que ese meteoritorepresenta el mito que da derecho a los tehuelche a cazar a los animales que,literalmente, en nuestra forma de ver el mundo, no tienen dueño. Podríamos realizar unanálisis, incluso, observando que esta mujer primordial sí era propietaria, pero no nosdetendremos ante la posible influencia del capitalismo en los mitos patagónicos (en estecaso para rechazar el concepto de propiedad privada de la tierra y de los animales) sinoante la importancia del objeto sagrado para Moreno. Este ha logrado proyectar a objetostales como la cabeza de Sam Slick7, la de Mariano Rosas o la de Calfucurá lasrelaciones entre los argentinos del siglo XIX y los pueblos originarios. El Perito yaventurero, en su afán de coleccionar, no sólo coleccionó un meteorito, también segó elpoder simbólico de éste y del mito y del derecho que representan haciéndolodesaparecer, de modo que ya nadie pudo verlo. En pocas palabras, se podría sostener7 Ver Rabatin 2002 9
  10. 10. que la ciencia en este caso ha exorcizado un elemento peligroso (un objeto sagrado querepresenta la mujer mítica que otorgó la propiedad de la tierra y los medios materialespara la subsistencia a “todos” los habitantes de esa tierra en contradicción evidente conla conceptualización de la propiedad privada capitalista) para volverlo inocuo (unmeteorito ferroso, exhibido en las vitrinas del Museo de La Plata sin más peligro para lafe en la propiedad privada). Este meteorito aún está en el Museo y se lo puede ver en laprimer sala del mismo, sala temática cuyo motivo es el mismísimo Perito Moreno. Lareferencia más importante para los visitantes con respecto a los humanos relacionadoscon él es que fue donado por quien lo “halló” el 4 de abril de 1896.Sabemos quién condujo la expedición en la que iba Moreno y qué consecuencias leprodujo haberlo hecho por lo que Escalada nos escribe. Entendemos que a la derrotamilitar, siguió la distribución de la población en zonas marginales y extremas, a muchoskilómetros de sus lugares de origen en un plan de aislamiento y exterminio maldisimulado. Exterminio no sólo físico de los cuerpos sino histórico, lingüístico, familiar,religioso, legal, simbólico. Ésta fue la verdadera relación interétnica que pudo registrarla historia escrita y la historia oral. Es en este contexto que se inscribe el extrañamientodel meteorito Káperr Kaike hecho que deja de ser una anécdota para convertirse desdeeste punto de vista, en un importante hecho político en el marco del plan tácito deexterminio de la población originaria de Patagonia. Desde este punto de vista, larecolección de un “objeto geológico” oculta la relación social existente entre ambascomunidades y la lectura debería ser la siguiente; no se recolectó un “auténtico objetogeológico” (un meteorito) sino un “auténtico trofeo de guerra” (un objeto sagrado) quepor medio de la ciencia y la colección, se convirtió en un auténtico e inocuo objetogeológico exorcizando así, cualquier posible influencia en relaciones sociales muyajenas a la geología.Segundo caso para el análisis; el exterminioSi bien este no es el caso más llamativo conscientemente para Escalada, lo es por suinsistencia y reiteración a lo largo del texto y porque le dedica un capítulo extra al quellama apéndice. Incluso ensaya una larga conclusión acerca de cómo deberíansolucionarse estos temas no tratados en este caso. Aparentemente, los mecanismos de ladesaparición del “Complejo Tehuelche” habrían estado dados por dos pasossecuenciados que serían los siguientes:1) Guerra entre Guénena-kéne y araucanos10
  11. 11.  Invasión de Payllacán  Adopción de las mujeres y niños por parte de los araucanos invasores y su traslado al norte del río Limay  Regreso de las familias “mixtas” al sur del Limay que ya había sido ocupado por aóni-kénk2) Guerra entre los sobrevivientes del “Complejo Tehuelche” matizados de araucano y araucanos contra los blancos  Invasión grande8 o invasión blanca9  Traslado de las poblaciones a grandes distancias y su encierro en reservaciones formadas en territorios pobres (los de peor calidad y productividad) y escasos en relación a la población que deben sostener.  Tratamiento discriminado por parte de comerciantes y autoridades policiales o judiciales.  Como consecuencia de los puntos anteriores enfermedades relacionadas con la desnutrición y la falta de prácticas preventivas. Desaparición de familias enteras y gran cantidad de personas que pasaron su edad reproductiva sin hijos.En términos generales, lo escrito sería lo indicado por el autor como responsable delexterminio. Incluso sobreabunda y experimenta una serie extra de consideraciones comola falta de liderazgo, la maternidad no deseada, etc., no citados en este trabajo porobvias razones de espacio y por considerar lo escrito en el párrafo anterior comosuficientemente representativo.Siguiendo el planteo de Escalada, entonces, pareciera que el inexorable destino delexterminio aún se estuviera realizando unos 120 años después de la “invasión grande” ogran invasión. Las estrategias aún no se han modernizado o tecnificado demasiado, sinoque por el contrario, continuarían siendo similares a las de antaño."«Cuando todas las pruebas presentadas por la familia Fermín y la comunidad Vueltadel Río confirman nuestros derechos sobre el lote que ocupa ancestralmente, el JuezColabelli legitimó la usurpación alegando derechos inexistentes de José Vicente ElKhazen sobre nuestro territorio.» Si la medida judicial se concreta la familia desalojada8 En ningún momento lo anota como “Conquista del Desierto” que es como suele conocerse.9 Aparentemente con la expresión “invasión blanca” no estaría haciendo referencia solamente a la “gran invasión” o “Conquista del Desierto” sino también a todo el tiempo posterior a la misma. 11
  12. 12. queda obligada a vivir a la intemperie «en la ladera de los nevados cerros, cuando elinvierno ha llegado. »" (ANRed 2003a)"El 15 de marzo de este año los dueños ancestrales de esos terrenos sufrieron el primerintento de desalojo «cuando la policía de El Maitén y Cushamen demolió la vivienda denuestros hermanos y en más de una oportunidad los insultó y amenazó. Estos hechosfueron denunciados oportunamente ante la Fiscalía, que hoy investiga el accionarpolicial, mientras que el juez actuante se desentendió de lo hecho por su -brazo armado-»" (ANRed 2003a)“El conflicto histórico que mantienen las comunidades mapuches en la provincia deChubut con el gobierno, se vio agudizado en los últimos tiempos por el avance decorporaciones mineras a la que el estado provincial, hoy encabezado por el gobernadorJosé Luis Lizurume, les brindó todo su apoyo, en detrimento de los intereses del pueblomapuche. De esta manera se produjeron decenas de desalojos y de persecuciones,avalados por el Juez de Instrucción de Esquel, José Oscar Colabelli, quién legalizó losactos de violencia en favor del estado y de su propia persona dado que su esposa poseeuna mina de cuarzo en el Departamento de Cushamen, Vuelta del Río” (ANRed 2003b)"Según Rogelio Fermín, perteneciente a la familia desalojada, «después de ladenominada Campaña del Desierto que hicieron los generales genocidas, nos mandan aesos territorios, que se denominaron reservas; pero esos terrenos se fueron achicandopor las sucesivas ventas. Muchas veces las ventas se hicieron bajo engaño, a gente queno sabía leer ni escribir y les hacían firmar igual para que entreguen su tierra. Inclusoeste tipo de operación se hizo hasta hace muy poco». Rogelio agregó que «nosotros nosencontramos con que el lugar donde vivimos desde siempre no es de nosotros; pero noentienden que estas tierras son invendibles porque tenemos un derecho originario en ellugar». Incluso un documento del INAI ratifica esta opinión al afirmar que «losderechos indígenas están consagrados en la Constitución Nacional» y que se debecontemplar «la preexistencia étnica y cultural de los Pueblos Indígenas» y reconocer «laposesión y propiedad comunitaria de las tierras que tradicionalmente ocupan»". (ANRed2003c)“A esta política de despoblamiento se suma el abierto ataque a nuestro Pueblo:desalojos (latentes en las comunidades Vuelta del Río, Sepúlveda y Pillan Mawida),violencia directa y persecución jurídica. El Estado ha optado por criminalizar nuestralucha y transformar nuestros reclamos en delitos.” (ANRed 2003d)“Pero sucede, en abrumadora cantidad de casos, que los territorios que habitan las12
  13. 13. comunidades aborígenes figuran como fiscales. Es así como el Estado realiza las ventasy como luego los terratenientes se encuentran con que tienen un poblado en el interiorde sus campos -este es un procedimiento que se reproduce en todo el país-, pese a lapreexistencia centenaria de los pobladores. Obviamente que esta compra no es inocente,muchas veces los habitantes originarios son utilizados como mano de obra barata oesclava por estos terratenientes.” (ANRed 2003e)Un piquete en reclamo de la comunidad Pillán Mahuiza termina de esta manera: “Elresultado de aquella jornada es el procesamiento y embargo a el peñi Martiniano JonesHuala y la lamguén Moira Millán, fallo del juez federal Leonidas Moldes, de San Carlosde Bariloche” (Avendaño 2003).Las denuncias periodísticas, los piquetes, las marchas, la solidaridad con grupos dedesocupados, manifestaciones, etc., sin embargo, no son los recursos de defensacontemporáneos de Escalada. Siguiendo la línea argumental de este autor, ya pocoquedaría de su “Complejo Tehuelche” pero, según lo que se puede leer en los medios decomunicación, los pueblos originarios de estas regiones están enfrentando susproblemas con una acción política impensada hace 50 años.ConclusiónEn trabajos anteriores, he comparado los esqueletos y los cráneos recolectados antes,durante y después de la Campaña del Desierto con las cabezas trofeo de la literaturaantropológica. Estas cabezas se obtuvieron en un ritual muy específico que les quitó supeligrosidad simbólica transformándola en otro símbolo, el del objeto de la cienciaosteológica o más bien diríamos hoy, de la biología, de la antropología biológica o de laantropometría. Este ritual, es el de la investigación, publicación y divulgación científicaque se llevó a cabo, principalmente en museos. De modo tal que personajes de nuestrahistoria como Calfucurá que pudo haberse convertido en un prócer quedó transformadoen un cráneo de colección de museo. Ésta fue la estrategia que utilizaron nuestrosantecesores decimonónicos y esta es la estrategia que nosotros mismos heredamos y aúnutilizamos. Ésta es la situación del meteorito de Káperr Káike que pasó de objetosagrado, objeto de culto, representación del derecho de propiedad muy ajeno a lapropiedad privada capitalista a un simple e inocuo meteorito caído del cielo. Todo esteproceso, se realizó en el contexto ideológico de la guerra de razas expresadahistóricamente como una gran invasión a los territorios de los pueblos originarios 13
  14. 14. pampeanos y patagónicos, seguida por la apropiación de las riquezas de sus tierras, laexplotación de sus cuerpos, la usurpación de sus símbolos, el exterminio de loselementos rebeldes y la liquidación final de sus costumbres, su lengua y su identidad.Este último punto, no pudo llevarse a cabo completamente y ha llevado a este plan,olvidado ya de las conciencias pero vigente en la acción, a sufrir unos reveses cada vezmenos insignificantes, más publicitados y que no sería descabellado estimar, terminarápor torcer el brazo de la persecución y la pretensión etnocida que aún subsiste ennuestras prácticas sociales y políticas cotidianas.Por último queremos compartir una reflexión acerca de ciertos tipos de pensamientoreflejados en citas como esta: “Por lo menos tres capas étnicas pueden difereciarse aúnhoy, en que los contornos mejor definidos han perdido su claridad como consecuenciade la sistemática destrucción de las organizaciones autóctonas que la raza blanca haexterminado, como fatal designio de la supervivencia del más apto. ” (Escalada1949:103). En el contexto ideológico de la guerra de razas, la raza blanca elimina a lasdemás como fatal designio de la supervivencia del más apto. Igual asimetría se hubieraproducido si en vez de anotar raza blanca hubiéramos anotado raza blanca del norte deEuropa (versión más clásica de los racismos conocidos hasta la década de 1940) En estesegundo caso, la raza blanca (mediterráneos) que extingue a las razas inferiores(ándidos y pámpidos) se vería condenada a la extinción por parte de la otra raza blanca asu vez superior a la primera (arios). Ahora bien, si reemplazáramos ‘raza blanca’ por‘productividad’ o ‘eficiencia’, tendríamos el modelo de la guerra de razas transplantadoa la economía que a su vez se trasladaría al resto de las relaciones sociales. No está claroque el Darwinismo Social haya desaparecido de nuestra forma de pensar y lo peor aúnes que, contra toda ortodoxia de pensamiento, ya sea desde el punto de vista racista, yasea desde el punto de vista economicista, etc. en ningún caso los argentinos sereconocerían a sí mismos como inferiores cuando todas las teorías de este tipo, salvo lasadaptadas por los teóricos de las sociedades llamadas ‘latinas’, sí lo hacen. El mismoargumento ideológico que sirve para legitimar históricamente el exterminio de lospueblos originarios es el que sirve para legitimar la tolerancia a la masiva desocupación,expropiación de estratos sociales, expulsión de una parte de la población de los derechoslaborales, de salud, etc. y es el que podría servir a otra sociedad, más blanca, másproductiva, más eficiente para pretender exterminar la nuestra. En ese caso,seguramente abandonaríamos masivamente esta forma de pensar, pero ya sería tarde.14
  15. 15. BibliografíaANRed 2003a “Intentan desalojar a aborígenes en Chubut; Continúan los intentos de desalojos a aborígenes en Chubut. Fueron en la misma semana en que el estado argentino fue denunciado ante la ONU” 12 julio 2003 http://www.anred.org/article.php3?id_article=214 (16 febrero 2004)ANRed 2003b “Mapuches reclamaron al gobierno nacional contra persecusiones y desalojos; Luego de la toma de los Tribunales de Justicia de Esquel y la Casa de la Pcia. de Chubut en Buenos Aires, la Organización de Comunidades Mapuche Tehuelche «11 de octubre» logró que el gobierno nacional se comprometiera a ofrecer soluciones concretas” 4 agosto 2003 http://www.anred.org/article.php3?id_article=240 (16 febrero 2004)ANRed 2003c “Resistencia del Pueblo mapuche; Comunidades mapuches de Chubut se organizan y reclaman por justicia ante desalojos y criminalización de la protesta llevados adelante por el estado provincial y por los intereses económicos mineros” 3 septiembre 2003 http://www.anred.org/article.php3?id_article=256 (16 febrero 2004)ANRed 2003d “II Parlamento Mapuche: Coordinación y Resistencia; Se realizó en Chubut el II Futa Trawun Mapuche, donde se pronunciaron sobre las distintas problemáticas de los pueblos originarios” http://www.anred.org/article.php3?id_article=288 15 octubre 2003 (16 febrero 2004)ANRed 2003e “El territorio patagónico bajo la mira; Las condiciones políticas y económicas son cada vez más favorables a la usurpación de las tierras patagónicas y sus riquezas” 20 noviembre 2003 http://www.anred.org/article.php3?id_article=308 (16 febrero 2004)AVENDAÑO Cristina 2003 “Argentina: Urgente Convocatoria” 6 abril 2003 http://www.proyectoconosur.com.ar/Noticias/NoticiasMuestra.asp?IdCategoria=25 (1 marzo 2004)Comunidad Pillan Mahuiza 2003 “Nación Mapuche; No al remate de la Patagonia” Ponencia de la Comunidad Pillan Mahuiza para el I Foro del No; Esquel; 7 de junio del 2003ESCALADA Federico A. 1949 El complejo Tehuelche; Estudios de etnografía patagónica Imprenta y casa editora “Coni”; Buenos AiresONFRAY Michel 2002 Cinismos; Retrato de los filósofos llamados perros Paidós; 15
  16. 16. Buenos AiresRABATIN Sergio Fabián 2002 “Sam Slick tenía razón; Algunas consideraciones acerca de las actitudes de sabios y viajeros de fines de siglo XIX a partir de la narración de Francisco P. Moreno editada en 1879” en actas de las II Jornadas de la Cuenca del Plata «Antropología sin fronteras» en CD, RosarioSCANDIZZO Hernán 2003a “Minería; Oro y miserias” en Revista En Marcha No 32 - Junio de 2003 http://www.ajudicial.org.ar/Revista/Revistas/revi32/body32.html (16 febrero 2004)SCANDIZZO Hernán 2003b “La bandera Mapuche Tehuelche sigue flameando; Costa del Lepá: A diez años de la muerte de Julio Antieco” 14 septiembre 2003 http://www.anred.org/article.php3?id_article=266 (16 febrero 2004)16

×