Luperon en la_historia_1963_no_120
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Luperon en la_historia_1963_no_120

on

  • 792 views

 

Statistics

Views

Total Views
792
Slideshare-icon Views on SlideShare
773
Embed Views
19

Actions

Likes
0
Downloads
6
Comments
0

2 Embeds 19

http://histocana.blogspot.com 18
http://histocana.blogspot.com.tr 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Luperon en la_historia_1963_no_120 Luperon en la_historia_1963_no_120 Document Transcript

    • LUPERON E LA HESTORlA DOMlMlCANA N Por Rufino Martinez ( * ) No se desarrolla un acontecimiento social ligado a los altosdestinos de una nación, sin producir una individualidad entera-mente desenvuelta o en estado de desenvolvimiento que, másadelante, como final resultado del impulso generador, ha de al-canzar la total plenitud. Tales productos o concreciones, no son,ni pueden ser, un amasijo d e elementos ajenos al medlo y devalor particular, sino una suma de cuantas virtudes y deficien-cias constituyen la trama compleja del carácter de la sociedad,emanada naturalmente de la concurrencia de factores de ordenmesológicos, étnicos y educacionales. Hay por eso en quienecsurgen con dicho natural privilegio de selección, una ciega ten-dencia a concebir con espíritu absolutista la marcha de la cosapública, no significando esto la falsa generalización de que losespíritus absolutistas pertenecen a aquella clase de hombres. La Independencia y la Restauración son los acontecimien- de mayor trascendencia en nuestra vida histórica. La Inde-pendaicia, de haber sido u n paso único sin necesidad de consi-guientes luchas guerreras para estabilizar la nacionalidad re-cién fundada, habría dado de entre sus creadores, los Padres dela Patria los primeros, sabe Dios qué individualidad. Pero fuela fundación de la República nada más que el acto inicial deuna serie de sucesos al través de los cuales debía producirse laclase de personaje a que estoy aludiendo, llamado comunmenteel hombre de una época. El Ila lo fue Pedro Santana.No era el mejor, pero sí el p ~1de más alta estatura en-tre quienes se movían en el 10, acaso porque poseía elmayor grado de aptitud para airigir la clase de .actividad e n lacual se vinculaba la existencia de la República.w (") Premiado en el Certamen Literario organizado por la Comisión Nacional del Centenario de la Restauración de la República.
    • 68 C L I O Núm. 120 Termina la Primera República, y con ella el que ha sidosu hombre. Mientras él lo fue, otro no pudo suplantarle, auncuando no faltó el propósito de hacerlo y hubo acción en tal sen-tido. Como no era un valor cualquiera, empinado circunstan-cialmente, sino una unidad de valor intrínseco, pasa8a por elcrisol de la realidad y con más de ella que ningún otro, no erasustituíble ventajosamente sino cuando terminara l a trayedo-ria de su ciclo de acción social. Sucede la Anexión a España, y por necesidad defensiva yconservadora del organismo social se engendra un nuevo acon-tecimiento de proporciones y consecuencias trascendentales: laguerra libertadora de la Restauración. Se produce otra indivi-dualidad: Gregorio Luperón. No salió de esa jornada de dos añoscabalmente desarrollado, pero sí en estado de desenvolvimientoactivo, estimulado por la ciramática vida que se vivió terminadala lucha restauradora. Se va a cumplir el 16 d e agosto del co-rriente año el siglo del inicio formal de esa revolución, donderecibió su primera moldeación e impulso el espíritu más extra-ordinario nacido en el suelo dominicano. Individualidad queofrece el mayor grado 8e vigor puesto al servicio de un idealentre todos los personajes nacionales. Antes de decir cómo eray en qué sentido supera a todos los demás, procede exponer lo que fue la Restauración, y cómo está bien al carácter social de ella haber aportado la primera individualidad dominicana, hija auténtica de nuestra prevaleciente actividaa En estado informe el sentido de la n a c i o d d a d , a pesar de los doce años de lucha heroica que afianzaron la soberanía na- cional durante la Primera República, no hubo necesidad de amordazar al pueblo para conducirle al renunciamiento volun- tario de su libertad: Indudablemente, él mismo ignoraba toda- vía el valor de l a libertad, y l a concebía como un medio de vi- vir sin trabas, haciendo cada cual su gusto, mientras el gobier- no, mirado a manera de amo, garantizara aquella rutinaria for- ma de vida. El grupo de hombres dominantes e n la política era la confianza del pueblo, y cuantos pasos, acertados o errados die- sen, se tenían por favorables a la salud pública. Fue en ese pre- dicamento que encontró a la colectividad el hecho trascendente de la Anexión. La realizaron los hombres en cuyas actuaciones se tenia f e ciega, y por lo mismo no había que temer a nada ni
    • Núm. 120 C L I O 69a nadie. El movimiento lo encabezaba Pedro Sjantana, que eracomo una carta a la cual se podía jugar el va11 de la 1 >r ?ida en-tera, seguro de ganar. Sin embargo, no fue u nánime Et senti- 1miento colectivo; hubo protestas que, como casos aislados o deexcepción, semejaron voces clamando en el desierto. Voces glo-riosas pero no aceptadas en el instante. Su honra y patriotis-mo les fue reconocido y conferido por las generaciones siguien-tes, conforme éstas aprendieron a ponderar el valor de los ac-tos del hombre en l a vida colectiva y en relación con la patria.En la prueba del bien esperado, el paso dado fue un estupendofracaso para sus fautores, y el pueblo, que tan gustosamente loshabía respaldado, aceptando y disfrutando también los primerosbeneficios traídos por el régimen, se hizo a un lado, y los aban-Sonó, pero no de golpe y en masa, sino a compás de un lentoprimero, y luego progresivo y rápido despertar de la concienciacolectiva. Estarnos e n presencia de u n crítico y grave momento delpueblo dominicano, acaso el primero, luego de fundada la Repú-blica. Abandonado a su propia suerte, es notable el gesto varonilcon que se declara dueño d e su destino, y va por sí solo, sin laguía, de sus dirigentes, a la conquista de su libertad. No es sino del pueblo de donde nacen todos los valores individuales e ins-titucionales con que la sociedad se enorgullece y tiene en con-cepto de prendas constitutivas de su honra. Si dichos valores sepierden, por razones variables pero siempre de interés particu-lar, nada más glorioso que contemplar cómo van surgiendo delseno fecundo de la colectiviclad los f;actores S:ustitutivos de 10perdido, con la virtud neces:iria para restablecer el equilibriodemandado por el desenvolvi miento r: scional d e la vida del sersocial. La lección es halagadora, pues vemos como hay en el se-no de la masa social una fuerza inmanente a cuyo influjo no seagotan las reservas de que siempre está necesitado el patriotis-mo nuestro, en medio de sus fluctuaciones. A la hora de la ac-ción hubo, pues, que improvisar valor.es, y para ello trocar ac-tividades o aptitudes. L a cuna del mcrvimiento fue el asoleadoY fértil suelo del Cibao, que como el más criollo, debía ser elmás sensible a los motivos de reacción. El machete de talar mon-tes sirvió de arma blanca e n manos del mismo agricultor; el Za-patero se levantó del banco y dejó la lezna y la chaveta; el cm-
    • 70 C L I O Núm. 120pintero guardó el martillo y el serrucho; el albañil colgó la psa-na y la plomada; el sastw puso en una gaveta las tijeras, pren-dió la aguja y no encendió más la plañrha; el platero cesó delabrar sortijas; el talabartero abandonó los patrones y la aguja;el peón arrinconó en la cocina pala, pico, azada, la coa y la mo-cha; el labrador de madera. bruta guardó la azuela y la sierra; ~en los tejares se dejó sin tocar la arcilla, y no se prendieron máslos hornos; los alambiques no destilaron más alcohol; y el recue-ro trocó el foete, llevado como banaolera, por el afilado machete. i Junto con todos ellos corrió también a la manigua el mozo a lquien el bailar a los acordes del cuatro se l e habia vuelto unapesadilla, por la inclinación preferente de las mujeres al oficial 1español de vistosas y brillantes ,charreteras. En los inicial._ atre- es -vimientos de sublevarse contra las autoridades españolas, el ele-mento de arraigo, el conservador, no dispuesto a arriesgar el idisfrute de sus bienes ni a perder el sosiego de ellos y su fami- i llia, comentaba desfavorablemente en conversación privada la 1 ltorpeza y locura de lanzarse a una lucha tan desigual c.ontra lasfuerzas españolas. Todos esos señores, ante la evidencia de unarealidad no creída posible antes, pasarían a ser de los dirigentes 1,del gobierno nacional nacido del triunfo inicial de los domini-canos. En sus pechos prendería el patriotismo no dejado prime- 1ro asomar por la prudencia y el natural espiritu de conserva-ción. Santiago de los Caballeros, escenario donde se asistió atoda esa transformación mirada al comienzo insignificante yconvertida luego en una llama inextinguible para el poder exó-tico, sirvió de núcleo matriz a tan graridiosa ex presa libertado-ra, e hizo más aun, convirtiéndose en E! centro social que reali- 1zó la mayor aportación en material h~,,,,,,.-.,m,.0 ,acrificios econó-micos y heroísmo para sacar triunfante el punto de partida, cu-yo fracaso habría echado a perder la liberación de la patria. Pa- só despu6s esa ciudad a ser como la nodriza de la revolución 1i- bertadora, reteniendo con el asiento del gobierno la difícil fun- ción directriz de toda la campaña. Una anotación que no debe ~ quedar fuera de cuanto se ha estado puntualizando, es el hecho de que la lucha puso a fermentar todr ísmo latente del dominicano, hijo por esa faz, del españ entre toda aque- lla multitud anónima en su mayoría fueron surgiendo siluetas
    • CLIOque por natural seIección tomaron nnás adekinte la expresióndefinitiva de personalidades. Porque fue el pueblo quien se conquistó su libertad, másconsciente y dueño de si que en el nacimiento de la República,en que el impulso libertador vino a él, debía dar, como dió, unproducto superior al cie la etapa de la Primera República. Con-curren en ese producto, G r e ~ ~erón, los los cairacteres tocpropios y predominantes del le la Restauración 1. Es delpueblo, no así comoquiera, sino de entre las más hondas raiceso baja capa social, propia del anonimismo, pero dondetural e íntimamenti2 se resr,ira el alma nacional. Es iventaja para abrirse! paso y I~mpinarseen el ,plano de 1 .-L. ....altas, pero virtualmetire riene el incentivo cie lo heroico, pul ~a Lgran potencialidad de alma requerida para i r rompiendo los cer-cos de obstáculos plantados por los convencionalismos sociales.Una alma grande que rebasa las proporciones de las comunes en el intercambio {diario de la existencia, se sustrae, para ve-nir al mundo, de los encasillamientos artificiales hechos por elhombre en la vida social. Pero una vez venida al mundo de locrea80 no se extingue sin llenar su cometido, que es ujn ignotodesignio en elaboración lenta y misteriosa al 1;ravés de genera-ciones. La naturaleza misma se encarga de pon.erle a su alcancesí no es garantía cierta de triunfo, si quien tiene los medios aSu alcance no da de sí la potencialidad necesaria para imponer-se a cuanto pueda obstar al logro de la finalidad, no siemprevista claramente, pero perseguida a estimulo 8e un impulsoideal conducente a la gloria, concebida vagamente primero, pa-ra luego, tras esfuerzos no comunes presentarla como Un pro-ducto forjado o sacado afuera por el individuo. El muchacho de la calle que no 1puede i r a la escuela por-que sólo cuenta con el ampairo de su madre, una mujer pobrecargada de hijos, por inclinacion . a ~ u r a quiere aprender a leer, ?L.. n.-L... lY aprende, hurtándole a su ocupación de vendedor ambulantede cosas menudas, ratos que la simpatía de un institutor in-glés le quiere dedicar. El ambiente picaresco respirado por elmuchacho que en una bandeja ofrece piñonates, es una francaPuerta para entrar e n la vida por el camino del vicio; para Go-luto fue el medio d e adquirir el primer recurso necesario al
    • 72 C L I O N h .120desenvolvimiento de su vida. Tenía catorce años y no había he-cho más que trabajar duramente. Era un precioso tiempo res-tado a la iluminación del espíritu dada por la instrucción, perolo sacrificaba a la vida, que también ea escuela, acaso la mejorforjadora de hombre, y recibía en retribución, o le quedaba eiirecompensa, un lote de energía potencial, que no más aguarda-ba el ideal como fuerza impulsora hacia las altas finalidadesde la vida. No se sabe qué motivo tendría Pedro Eduardo Du-bocq, un señor francés venido de las Antillas Menores, y capi-tán de artillería que fue en el ejército libertador del Norte enlas campañas de la Independencia, para confiarle al adolescenteGregorio Luperón la dirección de los trabajos de corte de ma-dera en Jamao, campo de Puerto Plata. Pero lo particular esque ello fue o ? nacerle alas al ,espíritu de Luperón, y,dueño $e sí, p nirada eiI las altciras para que había na- - -cido. Nadie le insinuo lecturas. En Jamao se halló con la biblio-teca de Don Pedro, y se fue a los libros con la avidez propia desu prematura fogosidad temperamental. De allí salió con el es-píritu iluminado. Prendida la llama del ideal, no se le apagó ja-más, y al claror de ella fue poniendo paso ante paso camino delempinado sendero de la gloria. De no haber ocurrido el eclipsede la soberanía nacional y el movimiento libertador de la Res-tauración, no se hubiera producido el tipo que fue Gregorio Lu-perón. Con un alto concepto de la libertad y la noble inquietudde empinarse hasta la gloria, el acontecimiento de la Anexióna España se le hizo el tormento de su vida, vida todavía juve-nil, a bierta a 1 gratas frivolid:ides. Tal manera Ide abrazar una ascausa tan nol:,le reflejaba su carácter. No estaba en su mano .. - .proceuer con la calma y la serenidad de la templanza. Y en loque ponía el espíritu, lo hacía con fogosidad; estaba hecho paraser obedecido, no para obedecer. .. Es un desconocido en el escenario de sus primeros actos, laLínea Noroeste, pero ello no obsta para que a poco de estar encontacto con él, quede grabada imborrable su postura gallarda,y aun más que eso, sus palabras, gestos y hazañas fascinantes.Es manera única en todo el campo de la guerra. No necesita serel primero en un campamento para que su voluntad impere, ya donde llega no es posible dejar de tenerle en cuenta; pasa ins-tantáneamente a ser de los dirigentes y se le confiere mando;
    • Núm. 120 C L 1Ocuando no, él se adelanta a tomarlo a l a vista de un peligro porla acción del enemigo, y se le respeta o deja en libertad de ac-tuar. ¿Cuál es la clave de esa acción preponderante? Es su espí-ritu. Estamos en presencia de un caso excepcional en todos losescenarios del suelo 8ominicano. Espíritus vigorosos los hubo apuñados, pero en Luperón hubo algo mis, que fue una como vir-tud mágica para atraer a sí. Quien era así, debió de estar máspropenso a las torpezas del atolondrado que al acierto de la se-rena ponderación de los hechos. Pero no; como más poseído d ola grandiosidad de la causa, tenía la más iluminads concienciaen medio de aquel alborotado teatro. Por eso, donde s e agotabala acción de l a espada y eran necesarios otros recursos para evi-tar el fracaso, él se adelantaba a improvisarlos, ya con la plu-ma, ya con el gesto tribunicio. Ido a la manigua antes del gritoinicial de Capotillo, tras un golpe de audacia en Sabaneta, sevió enteramente solo y tenazmente perseguido. Tuvo momentosde desesperación, propios de quien se mueve en suelo desconoci-do, y como determinación extrema emprendió éxodo hacia Puer-to Plata. Allí no encontró asidero para la acción, y siguió hastalos campos de La Vega, que era precisamente la comarca delCibao donde los españoles contaban con mayor simpatía. Cons-pira y se esfuerza en sonsacar personajes de valía para quienesé l es un desconocido, sin autoridad social ni política. Secundado el golpe de Capotillo, en campos de La Vega gru-pos encabezados por Dionisio Troncoso y los hermanos Abréu,ocultadores de Luperón, se pronunciaron y desconocieron la au-toridad del gobernador Esteban Roca, que se retiró a Santo Do-mingo. Luperón no hizo más que alimentar el espíritu de insu-rrección. Pero dos o tres días después, cuando los patriotas te-nían asediada la plaza de Santiago, se hizo acompañar de unedecán y fue a ocupar s u puesto, que no era ninguno fijo sinocualquiera de vanguardia y de más peligro. Seguido ocupó lajefatura de u n cantón de las afueras. Otra vez, y la primera fue el 30 de marzo de 1844, se dancita en el recinto urbano de Santiago de los Caballeros y susaledaños, las huestes dominicanas de todo el Cibao, movidas alconjuro de un mismo ardor heroico. Allí están: de la Línea Nor-oeste, Gaspar Polanco, Benito Monción, Pedro Antonio Pimen-
    • 74 CLIO Núm. 120tel, José Antonio Salcedo, Federico de Jesús García, Juan An-tonio Polanco; de Moca, Manuel Rodríguez ( a ) El Chivo, EloyAybar, Juan de Jesús Salcedo; de La Vega, Marcos Trinidad,Francisco Suriel, Gregorio Luperón, y el norteamericano Artu-ro Láncaster; de Puerto Plata, Gregorio de Lora; y del mismoSantiago, José María Morel, Andrés Tolentino, Teodoro Gómez,los hermanos Fernández, de Puñal, los hermanos Alrnonte y Re-migio Batista.. . La llegada de un tal Luperón a Arenoso es no-ticia que corre por los cantones. Por donde quiera se habla desu valor, lo que, unido al aire espectacular de su persona, des-pierta el deseo de conocerle. Alto de estatura, naturalmentegarboso, jinete en caballo a gran alzada, se veía gigantesco eimponente, con algo más que los compañeros, cuando atravesa-ba o franqueaba los caminos. Pero aquella exterioridad se hacíarealidad palpitante y viviente en cuanto alzaba la voz para darórdenes o arengar a los patriotas, o pistola en mano se iba a lalínea de fuego a ser el primero en el valor y en desafiar el pe-ligro. Aun cuando en aquellos instantes la mayor virtud era elvalor, valor brutal, él solo no podía ser prenda para colocarse un codo por encima de los compañeros. Ellos también eran va-lentísimos.. . Ocurrió el ataque a la fortaleza San Luis el 6 deseptiembre, día el más memorable en toda la campaña del Ci-bao. E1 desenlace fue desfavorable a los dominicanos. En me-dio del desaliento general, se alzaba una voz alentadora y atre-vida, y quien la daba inventaba motivos capaces de levantar losánimos, arrogándose a la vez funciones directrices, puesto cie-gamente el espíritu en el propósito de no dejar perder la obra.Apenas llevaba una semana de actor en aquel teatro, y los pa- triotas todos, y aun los españoles en parte le concedían un va-lor excepcional. El teniente coronel José Velasco, prisionero en-tre los patriotas y espectador de sus ai carta confiden- cial a sus compañeros así lo declara. M dríguez ( a ) El Chivo, jefe de una guardia encargada de vigilar los heridos hos-pitalizados en la Iglesia Mayor, ha declarado que dentro de vein- ticuatro horas hará pasar a cuchillo a todos los heridos españo- les, alrededor de doscientos. Un estado de consternación se apo- dera de los amenazados, y un oficial español, como solución des- esperada, denuncia el caso por escrito a uno de los jefes patrio- tas, valiéndose de un expreso. De modo casual llega a manos dt-
    • C L I OLuperón la denuncia, e inmediatamente se hace seguir 8eoficial a caballo. En presencia de Manuel Rodríguez, sin previaexplicación, le ordena, en su tono fuerte e imperativo, hacer en-trega del mando al oficial. Obedecido sin asomo de protesta.agrega: "Manuel Rodríguez: monte ese caballo, y sigame!". Ca-mino del cantón general iba Luperón, y a la zaga Manuel Ro-dríguez, que fue entregado al jefe superior de operaciones conlas explicaciones del caso. Sucedló por esos días que, aunque el relato no lo dice, tu-vo que ser el 6 de septiembre, en medio de u n recio combate enplena calle, un general español desplegó su columna de modo deencerrar entre dos fuegos al grupo de patriotas comandados porLuperón. Este se dió cuenta a tiempo, y operó tan hábilmenteque el envuelto lo fue el general español, que, herido, se batíacon la legendaria bravura de su raza, exclamando fogosamenteen mecfio de su escuadrón: iViva la Reina! /Adelante! Luperóiia caballo se le acercó a intimarle la rendición, y, emocionadocon el gesto del heroico soldado, como un homenaje de admira- ción l e dijo: "General, no soy yo el héroe de esta acción: jesusted!". El español alzó la espada para herir, pero exagüe comoestaba, se desplomó.. Luperón le hizo conducir al hospital, recla-mando para aquel héroe los mejores cuidados. Toclo fue inútil,pues no tardó en morir. A pesar de eso, en los instantes que reclaman la posturatrágica, su mano dura, sin vacilación, da el golpe, y nada escru-puloso, sigue adelante, camino del fin perseguido. No bien sohabía hecho cargo del cantón de Mari López, por orden suyafueron pasados por las armas unos españoles junto con el prác-tico dominicano que los guiaba en la huí8a. Al abandonar los es-pañoles la fortaleza San Luis el día trece de septiembre, acu-dió Luperón de los primeros a consumar esa cruel y nada he-roica hostilización que hizo al ejército español, estorbado porla pesadumbre de una creciente impedimenta, ir señalando sus pasos dolorosos hacia Puerto Plata con un reguero 8e sangre.Aquello fue, sin embargo, un tributo reclamado por la libertadde la patria. Ya no hubo mecfio de conciliación, y entre el poderdominante y el pueblo dominicano se levantaba una barrera in-salvable. Tan desastrosa retirada repercutió en todos los cora-zones españoles y dominicanos, produciendo sentimientos opues-
    • 76 C L I O Núm. 120tos. Hasta para el mismo Pedro Santa.na era aquello una como revelación, de la cual se aco rdaría dias después e n Guanumacon orgullo de dominicano. Los transgresores de la ley, "enerni-gos de la propiedad y del sosiego de la familia dominicana", dequienes despectivamente hablaba el periódico LA RAZON, diri-gido por Manuel de Jesús Galván en Santo Domingo, pasaban .a la categoría de patriotas. . Fue un feliz acierto el escoger a Gregorio Luperón comoJefe Superior de las Operaciones que debían desarrollarse porel centro del territorio nacional, donde ya campaba el ejércitoespañol comandado por el gran Pedro Santana, salido de la Ca-pital el siguiente día de instalado el gobierno dominicano enSantiago. Ese era el hombre para tal empresa, considerada enlos primeros y difícil,es momeiitos. Y elra el jefe aaecuadO en ra-zón de su dinamismc>, amor : ejercicio de la guerra, <:arencia 11de aspiració n en el e!scenario 1pacífico cle la ciucLad, su al ta com- ., . .. .. .. -prension de la causa, y una inextinguible ambicion be superar-se cada día. Cuando camino de Monte Plata pisó la provincia deLa Vega, se encontró allí con brotes de reacción. Se anunciaba la próxima llegada de Pedro Santana, y el arraigado y favorable ambiente anexionista, aplazado momentá- neamente, empezaba a cobrar bríos, poniendo duda en el éxitofeliz de la campaña comenzada con tan buen pie. Un español di-rigía aquel solapado movimiento, y sintiéndose Luperón cohibi- do para actuar conforme a la gravedad de la hora, ordenó el fu- silamiento del español. Hubo vacilación en cumplir la orden, y estando en un tris de ser burllada, per:sonalrnent e dirigitj la eje- cución. Todo cambió como pai encant~ L e v a rtó tropas y fran- r o. queó a poco el camino de Sil Ión de la Viuda. ?i a Eusebio Man? T .. . meta en Yamasá se había adherido al movimiento restaurador,y no tardó en seguirle Marcos Evangelista Adón en L a Victoria. Completaron el teatro de la guerra: Monte Plata, Los Llanos y Guerra. Fue el más vasto campo de acción en toda la guerra. El grueso del ejército español en las manos expert as de PecIro San- tana, y luego de Abad Alfau, secundados por J u a n Ci~ n t r e r a s .- y Juan Suero. Era un enemigo poderoso, aguerrido y denodado, contra el que sólo podían el valor, la osadía y la improvisada estrategia empírica del guerrillero criollo, contándose también con la cooperación de la naturaleza, que tanto nos ha ayudado
    • Núm. 120 C L I O 77 a los americanos a vencer a los enemigos de la libertad. En los recursos de estrategia empírica era pródigo el espíritu extraor- dinario del jefe suptirior Gregorio Luperón. Le secundaban hon-j rosamente, de La V,ega: Dionisio Troncoso, Antonio Caba, Basi- lio Gavilán y -. . , . ,11to dantos; de San Francisco de Macorís: Olega- rio Tenares, Santiago Mota y Pedro Roya; de Hato Mayor: N - i guel Lovera. Además, los ya aludidos Manzueta y Adón, y J. H. Brigman, de raza alemana, más tarde fogoso e intransigente gue- rri icista. era de amplio y de difícil Iiominio t?I escenario así se cr illa de Gregorio 1 >uperón. El pelea.r no tuvo tregua. .. Todo era movimiento y u n continuo arriesgarse en alguna ac- ción, cuando no para triunfar, para privar de sosiego al enemi- go, redundando ello en el auge de la moral del improvisado sol-(, dado patriota. El espíritu que imponía aquella conclición daba el ejemplo el primero. despertando emulación en sus c o n d i - tones. Era más una modalidad suya que el resultado de un plan concebido por un general. Indisciplinado, todo lo hacía por sí, olvidado del gobierno superior cfe Santiago, pero lograba lo úni- co verdaderamente conveniente para restarle medios de resis- tencia a l enemigo. Las más formales batallas campales de la gue- rra se libraron allí. Arroyo Etermejo, San Pedro, Sabana del Vi- gía, Los Llanos, fue,ron crud as peleas donde se aprendi 6 a dis- putarle el terreno a L bien eq.uipado y disciplinado soldz do espa- y ñol, que gradualmente se fue concentrando a los puntos cerca- nos a la Capital. Santana en el Seibo, contrariado y a e incapaci- tado para la reacción. Juan Contreras cae e n Maluco, y Juan Suero, la última esperanza española en l a desesperación de aquellos campos, muere a poco de recibir una herida mortal en el cruce del río Yabacao, nombrado Paso del Muerto, en choque tenido con fuerzas bajo el mando de Luperón, su compadre y ad- mirado muchacho, a quien confiara, por recomendación de Don Pedro Dubocq, una difícil misión a Joba, siendo Suero jefe mi- litar de Puerto Plata por e l año 1862. Trillando por rutas en- contradas se juntab an estos dos héroes, para caer el uno, y le- vantarse el otro ilutninado p or la gloria. Era el séptimo mes de 1.a campaña, y ya Luperón tenía la ... - postura de héroe, actitua nacida en la manigua y exteriorizada desde allí para los demás días de su vida. El jefe poco respetuo-
    • 78 C L I O Núm. 120so de las disposiciones superiores fue relevado del mando, perosiguló la guerra por cuenta propia, y, a su decir, e n nombre dela patria. Tomó la ruta de San Cristóbal, Baní y el Maniel, peroencontró por allá el infranqueable obstáculo de Pedro Floren-tino, hombre crudo y enérgico, y poco acostumbrado a ser contrariado. Luperón tuvo que devolverse e i r a Santiago en cali-dad de arresto a responder de fundados cargos por desobedien-cia a las autoridades superiores. Su presencia en aquella ciudadno le acarreó ningún contratiempo, pues cuantos cargo s se ha-bían señalado quedaron desvanecidos. Se le ve entonces con las manos en las cosas de g~-L..... -, nhimnnmarcándole sus actos un valor de distinción como en los díascruentos del sitio de la plaza. Tenía en el momento la ciudad laimportancia de capital de los patriotas. De ella irradiaban haciatodos los parajes de la República y parte del mundo, las provi-dencias, planes y solicitudes salvadoras de la patria; y por ne-cesidad del interés público se topaban por las calles orilladasde ruinas: hombres de la frontera noroestana, de la Línea delSur, del Este y del resto del Cibao. Era admirable cómo por vezprimera se ponían en contacto compatriotas de tan apartadasregiones, y al conjuro de un noble ,amor al terruño se recono- cían hijos de una misma madre, sensibles al dolor de ella. Con todo, hacía falta algo: el entero abandono del interés personal en bien de la patria. Los personajes surgidos de aquella memo- rable empresa no estaban hechos de pasta nueva para que en ellos no tuviera asidero un vicio anterior a la nacionalid ad, y en sus actos fuera de la guerra no olvidaban el interés 1~ersonal, - . originándose de ahí la más nociva rivalidad entre ellos. h n tan graves momentos infectaban con ese virus el organismo políti- co, y los males que le sobrevendrían al pueblo dominicano des- terrarían por largos años su sosiego y felicidad. Había, como era natural, excepciones, y entre ellas, y cuidado si al frente de ellas, estaba Gregorio Luperón. Vigilante y exigente, y por de- recho que él se arrogara, se enteraba de todas las disposiciones gubernativas, y en teniéndolas por perjudiciales acudía a evi- tarlas o a enmendarlas. Reprendía a quienes mostraban el des caro de hacer abiertamente política partidarista, y sólo conser- vaba respeto para quienes procedían con la corrección u oficio- sidad reclamada por la liberación del suelo patrio. Nadie se
    • W h . 120 C L I O 79atrevió a invitarle a participar en cosas ajenas a la causa co-mún; por eso, en los cambios habidos con carácter de movi-mientos insurreccionales entre los patriotas, él no fue vencidoni vencedor. Gaspar Polanco derrocó ,al Presidente Salcedo, y lamisión única aceptada por Luperón fue la de custodiar al caídoPresidente hasta la frontera haitiana, donde debía entregarlo,en calidad de expatriado, a las autoridades del vecino Estado.Era el único hombre que en esas circunstancias hubiera podidogarantizar la vida de Pepillo Salcedo. Pimentel y Moncióncuando pretendieron arrebatárselo en el camino hubieran teni-do que darle muerte junto con el prisionero. Comisión aceptadapor él, no había poder humano capaz de hacer que la traiciona-ra. Pedro Antonio Pirnentel derrocó a Polanco y se formó unajunta Gubernativa presidida por Benigno Filomeno de Rojas, yen la que tuvo Luperón las funciones de Vicepresidente. Esteorganismo actuó con entera libertad, no siéndole pmihle a Pi-mente1 influir en sus decisiones. La sola presencia de Luperónen ese cuerpo, imposibilitaba la influencia personal, no sólo dePimentel, sino de cualquiera otro personaje. Tanto fue así que,en cuanto Luperón estuvo fuera de la Junta, logró Pimentel po-ner las cosas en el sentido de su voluntad y aspiración, y no tar-dó en asumir el marido suprr!m0 del Cobierno. Era el p~ ersonajede más signif icación de entre los surgidos de los campos noroes- . .. .. . . . presto a sacnIlcar1 la viaa si ia m.cio y la virtua ael patnoza, . . .tanos. En él E:e mariijlaban lar; caracter.ísticas dt: políticc3 de ofi- .. . u-bertad de la patria se lo reclama. Meses después, el 11 de julio 8e 1865, se embarcaban lasÚltimas fuerzas espaColas, y ;a Pimentel, Presidente de la RepÚ-blica restaiirada, antes de tr einta días se l e caía el mando de . -las manos, deshechc> por la impopularidad, se ha dicho, pero , .más propiamente zue la accion de los intereses regionalistas cen-trados en la ciudad de Santo Domingo de Guzmán, desasoseda-dos mientras no volvieran a ver la sede del gobierno en aquellaciudad. Antes . !onar aqriel escen:ario del pueblo dominica-no, troquels ombres riuevos. c inviene a uno de los obje- c ..tivos del presente trabajo una postrera ojeada sobre el estadosocial.
    • 80 C L I O Núm. 120 Hecha la guerra sin recursos económicos, porque el pueblono los tenía, la abnegación de individuos y familias, anónimosen su mayoría, suministraba el material para la lucha. La pól-vora y el plomo vendidos por las tiendas como artículos corrien-tes, adquiridos por medios lícitos o ilícitos, se agotaron pronto,y unido ello a la destrucción de las Únicas dos poblaciones co-merciales, Santiago y Puerto Plata, se hizo extremosa la esca-sez de toda suerte de procTuctos de la actividad comercial, inclu-sive las telas de vestir y de uso doméstico. El plomo de los alam-biques y de cuantos artefactos y utensilios l o suministraban fue-ron aprovechados. Las piezas de dormitorio servían de tela pararopa de uso interior. Se requisaban catres para usar sus forrosde lona en l a confección de tacos. Un vaso, una pieza de cristal,veíase pocas veces, y quienes la tenían se cuidaban de conser-varla en el fondo de algún viejo arcón, junto a las prendas que-ridas o recuerdos de familia. L a ración del soldado e r a de docecentavos en dinero, y si había galletas de las de cuatro onzas depeso, aquel recibía seis centavos y una o dos galletas. Cuan80 estaba en campaña, la ración era un tasajo de carne de res va-cuna o porcina, más plátanos, batatas, yautía o yuca. L a hojadel tabaco y pieles de res vacuna era el Único capital disponible para el pago de cuanto material de guerra se obtenía e n la ve-cina nación haitiana. En lo que iba de República no se había creado aprecliable riqueza. Todavía no se había tenido tiempo de comprender que en el laborar aquellos fértiles campw estaba el secreto del pri- mer paso seguro hacia la estabilidad cTel agregado social. Sin embargo, había la justificación de las guerras de la Independen- cia y el subsigiliente estado de inestabilidad político-social has- ta caer en Ir Anexión. Las tierras vírgenes, ricas en pasto natu- ral, servían para fomentar la crianza pero en la forma rutinaria de no gastar esfuerzo apreciable, dejando que el ganado realen- go se reprodujera por sí solo, brindando a cambio s e nada, como quien dice. el beneficio de manadas que u n día de monteada re- cibían el distintivo de la señal del dueño. Debido a tal forma primitiva de subsistencia y riqueza, la región del Macori no sin- tió los efectos de la guerra. Allí. hacia el litoral del Atlántico, no se peleó, y los vecinos ignoraron las estrecheces de sus her- manos del interior. En determinados bosques el ganado asnal se
    • Núm. 120 CLIO 81hallaba montaraz y sin dueño. Por los caminos reales cruzabanpiaras de cerdos que estorbaban el paso del viajero. Las exten-sas sabanas no podían ser atravesadas sin precaución, pues deentre alguna punta de ganado vacuno allí aseminado, salía unbravo toro que ponía en peligro l a vida del caminante. La carneal detalle no s e compraba ni se vendía; se le daba a l vecino ytambién al forastero; y salada, se destinaba la mayor parte alos perros de la casa, lo mismo que todas las entrañas de la resmatada. La manteca siempre estaba a la mano, en cántaros ocalabazos. La leche se podía tomar como agua en un coco dehigüero. b a iel dicho popular de aue fue el tiempo en que se "amarraban los - -perros-con longanizas". $ampesino rico era el que poseía gran-des monterías, y contaba los mayorales por decenas. Más suda-ba sobre la hamaca y el lomo de su caballo, que en labores desus terrenos. Tenia desde luego queridas y enterraba onzas deoro que nunca más podía sacar, aunque se viese en la miseria.Vendía partidas de reses vacunas o porcinas, que los mayoralesrecolectaban en día señalado, acompañados de perros monterosy un par de peones. Cuando a causa del progreso, que empezócon el primer decenio del siglo, se acabó esa dádiva de la natu-raleza, y ya no fue posible la crianza sin cerca y el cultivo d epasto, tubérculo y cereales; los tenidos por antiguos ricos, em-pobrecieron, pues no concebían ni aceptaban que la crianza re-quiriese organización y trabajo para su desarrollo. Expuesto lo que fue la Restauración y a la vez el caráctersocial que tuvo, habiendo ello servido de fondo para bosquejarla figura procera de Gregorio Luperón, se ha puesto así el basa-mento sobre el cual se ha de levantar la individualidad dornini-cana de mayor estatura y magnitud. Cuando se trata del valor de los hombres en lo referente asu aporte a la creación, modelamiento y desarrollo de una na-cionalidad, hay una escala cuyo plano primero corresponde a10s fundadores o creadores. Con relación a ellos y para los finesde glorificación, la escala es descendente, porque ante todo estáel dar la realidad. Pero hay otro valor que se sustrae a esa con-dición de pura relatividad; es netamente individual e intrínseco.Si fuera dable ponderar las almas, como las cosas materiales,ellas corresponderían a una variedad Eie pesas mediante las cua-
    • C L I O Núm. 120 1les se fijaría su peso específico. No posible tal operación en si-cología, se puede, sin embargo, admitir la variedad de peso porel despliegue de la energír. espiritual en el escenario de la vida.Un espíritu de ingente vigorosidad no basta por sí parla dejarel hombre a su paso por la vida una estela luminosa, expresiónhumana c e la inmortalidad; necesita poseer en dosis apreciable Talguna virtud heroica; pues sólo ese generoso fermento alcanzaa remover el fondo sin fin de las almas, poniéndoles alas paraalzar el vuelo libre y glorioso sobre la rastrera vulgaridad. Unespíritu de esa clase en los pueblos civilizados da valores queevitables, culmina por encima de quienes como él se movieron 1en plano Se preeminencia con justo título para ello. Los Padres de la Patria no pertent a clase de espi-ritus a que me estoy refiriendo. En el g )otencialidad de - -energía reclamado por la época para hacer triunfar los princi-pios, se quedaban cortos. No fue l a maldad de un grupo lo quelos anuló al empezar ellos a manipular aquella realidad. El re-curso para seguir adelante, encenaida la antorcha de los princi-pios, no estaba en sus manos . De zhí que putzstos a u n ladoo arrollados para dejar paso : turbiói1 de las fuerzas Eiociales 11triunfadoras, sin apremio algiIno entr:icen des1~ u é sa c )operar c . . . con sus opositores; no en categoria de su rango patricio, sino como cualquier personaje puesto en su verdadero sitio. Aquella actitud de los Padres de la Patria no los despojaba de su glo- ria, como piensan algunos; ella no más ponía s e mani£iesto la incomprensión en ellos de su verdadero valer. J unto con la pre- potencia de espíritu para imponerse y dominar, les faltó la con- - . ciencia c e la gloria. Pedro Santana, el producto de las campañas T libertadoras, en vigorosidad de espíritu es lo más grande de una época; grande nada más que cuantitativamente; por eso no le fue sable la visión y comprensión de un ideal. Gregorio Lupe- rón! He ahí el hombre que les hizo falita a los Firincipios al cul- minar en l a fundación de l a República el 27 de febrero 1 1844. le Actor él en aquella memorable ocasión, no hubi era sido la hora - - 0 la época de Pedro Santana. Pero la ley que preside el evolu- cionar de los pueblos no se equivoca. Nadie está fuera de su +oca. Dentro del carácter y la deficiencia educacional del pue- blo, el producto que era Luperón tenía que ser posterior a San- tana, y éste y sus procedimientos, más aceptos a las multitudes
    • Núm. 120 C L 1 O 83que los Padres de la Patria y sus principios. Gregorio Luperóntiene conciencia de la gloria, virtud que compromete los pasosdel presente con las valorizaciones y dignificación de lo porve-nir, colocado quizás más allá de la vida. Mantiene alerta el es-píritu contra todos los medios capaces de contrariar o anularesa honra, tantas veces vana, pero necesaria como incentivo delos aspectos nobles de la vida. Puede ser egoísta y estrecha, ytambién amplia y generosa, concebida a manera de luz que ilu-mine a nuer;tras semejantes, ,3. la hum anidad. 1 e esta clase era len Luperón. Le nacici espontáneament~ y a má: tempra.na edad 2 sque a todos los personajes do1ninicanor;. En los Padres de la Pa- .. . . . .tria fue un sentimiento formaao raraiamente, como un movi-miento de reacción contra las durezas de la realidad s d a l . Deahí la razón de no haber documentación auténtica sobre los tra-bajos preparatorios de la República, como si aquello hubiera si-do una simple actividad sin importancia y en la que falta unactor consciente del valor futuro de aquellas gestiones. En lasmismas campañas de la Independencia no se vió un espíritu quecomprencüera la necesidad de trasmitir a la posteridad la vidadel momento. La documentación privada era tenida en concep-to de papeles peligrosos por cuantas verdades pudieran revelar.En la Restai.ración, rIn joven que apc?nas cuent: L veintitrés años, no deja peraler una c:arta, y t ambién c onserva copia de cuantas .. , . -escribe. Daride pisa (3 por doride pasa se enter:i de cuanto ocu- . - "rre, y siendo actor ae los más ainamcos, no le ralta tiempo parair tomandb notas y enfocando el panorama general del escena-150. De esa manera, como se vió en la acción guerrera al apare-cido sin credenciales crearse puesto por sí, adquiriendo valoraceptado y respetado por todos los compañeros, en lo intelec-tual, donde tampoco tiene credenciales como las poseen UlisesEspaillat, Pedro Fco. Bonó, Benigno Filomeno de Rojas y otrosinás, hace lo conveniente y necesario, comprendido por él conmás lejana mirada que los otros. Pero en esa lejana miradapiensa en ellos como nobles compañeros en el amor y sacrificiopor la patria. La canipaña de la Restauración t endrá para él elmás alto valor y conferirá m;gyor prec:minenci:i que cualquieraotra actuación del ciudadano en la vicla pública. El prócer que ,--hay en todo restaurador, ei lo hará respetar como nadie. Todoello unido a sus relevantes dotes que lo caracterizan de modo
    • 84 C L I O Núm. 120singular, ponía de manifiesto al más eminente producto de laRestauración. Sin embargo, de haberse quedado ahí, sin rebasarel marco de restaurador, faltaría material en su vida, o más biendesarrollo, para someterlo a la prueba de comparaciones gene-rales y definitivas. Falta todavía acabar de considerar aspectos engendradospor la Restauración, primer crisol de su vida. Las exigencias de la campaña barajaron a todos los patriotasen el trato personal, pero pasado el motivo que los ponía en con-tacto y comunicación, las relaciones personales volvían a su na-tural división en grupos, según tendencias, educación, activida-des y comunidad de aspiraciones. Luperón quedaba ligado porlos nexos de la amistad a Ulises Espaillat, Pedro Fco. Bonó, Má-ximo Grullón, José Manuel Glas, Belisario Curiel, Pablo Pu- jol, Casimiro de Moya y Alfredo Deetjen, que eran con BenignoFilomeno de Rojas, los principales hombres de entre los surgi-dos de la guerra libertadora, contaSos aparte los de armas. Másjoven que todos ellos, pero los superaba como fogoso defensorde los principios. Campeón tan íntegro no lo había tenido elfebrerismo desde creada la nacionalidad, con la virtud de coor- dinar la acción de la espasa en una mano con la sustentación en la otra de las ideas de patria libre y sin mancilla. Será la postura dominante de su vida, y a l a cual no l e traicionará ja- más. Baja a la arena de la política, y sudoroso y empolvado y asendereado en el tanto bregar, acepta todos los desafíos o re- tos, y cuando le vencen se yergue con más bríos a sustentar y a reafirmar la alteza 8e los principios aparejada al honor de la patria. El más alto campeón del febrerismo fue así el más con- secuente con su orientación. Todas las calidades asomadas en esa alma en plena flora. ción juvenil, pero con carácter definido y original, desarrolla. rán en el decurso de los treinta años del pueblo dominicano si. guientes a la Restauración. Antes de seguir el curso de ese desarrollo, es oportuno de- cir una cosa. No labrado suficientemente por la educación aquel espíritu extraordinario, se quedó en cierto estado de crudeza que sirvió de asiento al temperamento; temperamento de pura violencia, de que se impregnaron las exteriorizaciones de sus dotes. Tal modalidad le dió un perenne gesto autoritario, como
    • C L I O en la pública, lo mismo en la vida privada. Y cometía actos 8e arbitrariedad, que no estaba en su mano evitar, pero que por tener la intención por encima de los estorbos del camino, era el primero en comprender y en adelantarse a cubrir con un manto de disimulo u olvido si se podía. A propósito de esa pos- tura de arbitrariedad, incongruente al parecer con la 8e prócer, recuerdo a Eugenio Deschamps, ese gallardo justador del civis- mo. Por el año 1884, siendo director del periódico LA REPU- BLICA, en Santiago, se hizo eco de un caso de atropello de Lu- perón en Puerto Plata, y lo fustigó duramente, como él sabía1 hacerlo. Años después estuvo a su lado, le trató íntimamente, y pasó a ser uno de sus más grandes admiradores. Ocasionalmente tuve acercamiento con un ilustrado señor que sintió odio por Luperón mientras lo combatía en ocasión de la revolución de Moya. En el ostracismo se encontraron y trataron, y reconoció seguido al gran patriota, a quien no pudo menos de admirar en lo adelante. Y ahora seguiré las radiaciones de sus activiüades paraI presentar el cabal desenvolvimiento de su visa en sucesivos y1 variados lances de acción y reacción dentro de aquel medio so- cial. EL GUERRILLERO. La guerra fue su oportunidad de en- trar en la vida pública, y le quedó la función de los tiros como su ejercicio predilecto. Pero era éste el medio aceptado social- mente para imponerlo todo en la vida pública, inclusive los prin- cipios. Teniendo en sus manos la cosa pública los hombres de la Restauración, nació un movimiento en favor de Buenaventura Báez a los pocos meses de restaurada la República. Toidas las poblaciones, unas tras otras, y con ellas la mayoría de los nue- vos libertadores, se adhirieron al movimiento. Luperón, aunque solo, protestó, y puso en armas la comarca de Puerto Plata. Fi- nalizaba el año 1865. Después de un rápi8o combatir, Miguel Lovera a la cabeza de los rancheros, campesinos puertoplate- nos, entró arrollador en la ciudad, y Luperón tuvo que embar. carse para las Islas Turcas. Mas, no tuvo el gobierno de Báez sosiego. La fracasada protesta de Luperón fue comprendida por los compañeros de la guerra libertadora, y en Puerto Plata pre- cisamente, con la cooperación del gobernador Manuel Rodrí- guez Objío se dió el golpe inicial de la revolución, gesembar-l
    • 86 CLIO Núm. 120cando allí Luperón. P tnte, y eoin gesto tle impulsión in-contrastable, arrolló e lbre, y nxibido ei1 Santiago, que-dó de frente al gober: Moca, qil e le exi; reembarcar- . . . gíase, o si no fusilaba ai ministro de lo Interior y Policía PedroAntonio Pimentel, a quien tenía preso junto con s u estado ma-yor, por haber traicionado la misión que le confiara el Presi-dente Buenaventura Báez. Sin vacilar marchó Luperón a Moca,sabedor de que se las había con el corajudo Juan de Jesús Sal-cedo. Fue un duelo memorable entre los dos hombres conside-rados más valerosos de la República, formados en la Restaura-ción. Se encontraron en mitad del camino real que iba tle San-tiago a Moca. Ambos bandos, con la concentración de d.os gla-diadores, forcejean por dar un paso de avance dominante, peroquedan por Uin rato ec["librad( 1s en eml~uje. rluceden a Setivas de preu lominio, Izn una die las cuales cae H[eureauxnero, pero se escapa, 1~i-acias su pasmi3sa agilidlad. La tr a --Salcedo empieza a ceder el terreno, y se retira a Moca paso apaso. El jefe va herido, pero batiéndose hasta granjear las ca-lles de la población, donde se desploma. Luperón manda al ofi-cial Guelito Pichardo atender al herido, luego de hacer desviarla puntería de Heureaux, que iba a poner fin a la. vida de Sal-cedo. Luperón exclama: "es un hombre que hay que salvar por ."su heroísmo. . Libertados los prisioneros, destacó tropas a SanFrancisco de Macorís, que no tardó en rendirse, y dispuso quePimentel, como jefe de operaciones, marchase a la Capital, don-de a poco capituló el Presidente Báez. Este movimiento fue el c:reador dle1 Triunvirato, flmrnadopor Luperón, Pimentel y Fedeirico de JI ó isús Gan:ía. Acab~ pron-to el Triunvirato para llevar, :por inici;itiva de ; Luperón, a José .. . - María Cabra1 a la Primera Magistratura. Ese gobierno duro nas- . ,ta el año 68, y lo derrocó el bando baecista. Se iniciaba el perio-do de los seis años, y Luperón, irreconciliable enemigo de Báez,no tenía otro camino que el destierro. En ese lapso, pasado en-tre conspiraciones, ataque de prensa y el pelear en campos de laLínea Noroeste y otros puntos de la República, escribió con laespada el guerrillero las más emocionantes páginas de su vida.Acaso ninguna fue como la marcha al frente de cuarenticinco hombres el año 1871, iniciada por las lomas de Capotillo. Unhéroe cada hombre, atraído y dominado por el mfigico poder de
    • I Núm. 120 un espíritu superior, sumaron una sola fuerza con un solo alien- to, resuelto en un solo heroico impulso. Ocupados lugares y ca- minos por tropas aguerridas y bien equipadas del gobierno, es- taba descartada toda finalidad de triunfo en los invasores. Mo- víales un gesto caballeresco de sacrificio ante la inminencia de perderse la soberanía nacional. Bajaron de la loma, serpentea- ron los caminos abriéndose paso entre columnas enemigas, en puro alarde de valentía. Iban cayendo, pero pesadamente como colosos que se hacían pagar cara su vida Severo Gómez fue el primero de los paladines en el sacrificio de la vida; y la última víctima Manuel Rodríguez Objío, caído prisionero, falto de vigor físico para resistir aquella jornada. En un esfuerzo supremo pasó Luperón a la retaguardia a batirse él solo, mientras afanosamen- te instaba a Rodkíguez Objío a correr y ponerse a salvo; pero éste, ya extenuado se abandonó al infortunio. Ignacio María González Presidente de la República pasado el régimen de los seis años. Luperón en Puerto Plata ya es señor a quien apoyan los principales hombres de armas en el distrito. El Presidente le teme a su prestigio, y una orden de prisión suya queda sin efecto luego de SI destrozacTa u n aI tropa que fue a r casa de Lu perón a 1 ~renderle Don U,, WU", -, 1;coe &ll"t c O. L L l O . , CY ir ,, . la Prime.,s M.dc dtratura s e la na- ción. Amenazado el gobierno por una revolución en el Cibao, se traslada .el ministro de guerra Luperón a Puerto Plata, a di- rigir desde allá las operaciones. Nada impide el crecimiento rá- pido del movimiento, y la plaza quedó cercada por más de mil hombres durante algunos meses. Se pele6 día y noche, pero la plaza no pudo ser tomada por los insurrectos. Era obligatorio desalojar al enemigo cuantas veces llegaba a las afueras o en- traba en las calles. Cuando no le tocaba a Heureaux ejecutar esa orden, iba el mismo Luperón. Fue tan suya la resistencia, que el fuerte temporal del trece de septiembre del 76 que asoló1 el Cibao entero se le llamó en Puerto Plata la tomenta de Lu- perón. De tres goletas cargadas de puertoplateños enviados en1 expedición de guerra a la costa nordeste, naufragaron dos, y laI tercera arribó desmantelada a la isla Inagua, 8e las Bahamas. Aquella ciudad, que para lo heroico ha sido fecunda, dio a esa lucha el holocausto de una florida juventud.
    • 88 CLIO Núm. 120 Otra vez a l destierro con la caída de E s p d h t , pero ya elguerrillero, con un sable que es el primero en la República,más mandará y se impondrá que participazá en la acción gue-rrera. Para eso ya está hecho Heureaux, crecido a su lado des-pués de la Restauración, y dotado para suplirle ventajosamente.Concurre de esa manera Luperón a los posteriores derrocamien-tos de los presidentes González, Báez y Guillermo, y tambiénpreside el gobierno provisional establecido en Puerto Plata elaño 1879. El 86 sigue viendo en Heureaux al mismo pasado por laPrimera Magistratura el año 82, y le ayuda dando disposicionescomo Delegado del Gobierno en el Cibao, y se vuelve en PuertoPlata insuperable obstáculo para la radiante juventud insurrec-ta, necesitada de un buen cabecilla. Después, queda en Heu-reaux, como herencia, todo el prestigio del guerrillero. Peroconvertido aquel en un detentador del poder, no hay ni puedehaber espacio para Luperón en la República. Las conspiraciones de los desterrados logran culminar en la insurrección llamada de los bimbines, el año 1893. Conciliá- ronse los más encontrados elementos: Ignacio María González, Casimiro Nemesio de Moya, Pablo López Villanueva, Horacio Vásquez, Eugenio Deschamps, Pablo Reyes, Agustín Morales; y reclamaron para la arección de las operaciones a Gregorio Lu- perón ya veterano, y general por antonomasia. Este acudió a tie- rra haitiana para llenar su cometido, pero el gobierno le negóel asilo y apoyo prometido. Terminó ahí la manifestación del guerrillero. Su manera en esa actividad no era quizás la mejor.Planea en un instante y ejecuta seguido, a base de puro valor.Cae sobre el enemigo como rayo exterminador que va derecha-mente. No es fuerza que aguarda para moverse las oportunida-des señaladas por la malicia o la estrategia empírica. EL POLITIC0.- Hay un modo de actividad en la vida pú-blica que es un constante laborar para si, apartándose intencio-nalmente el individuo del interés común. El empleo es una co-mo presa de quien le desempeña, que, de grado, no soltaría nun- ca. Deriva de ella la placidez de una existencia fácil y como- dona, reñida con el esfuerzo, el sacrificio y la responsabilidad, que deben ser constante norte de acción en quienes sirven a la comunidad. Servirse de la cosa, en vez de servir para hacerla
    • h K;m. izo C L I O socialmente útil, es la divisa. Viciosa desviación de la democra- cia, que pone a fermentar los bajos sedimentos del espíritu, de donde saca el arte de l a intriga las cuerdas de s u malla, a ex- pensas de la vergüenza y el honor. No es el curso de esa clase de política el proporcionado por Gregorio Luperón. Esa política fue precisamente el tormento de su vid$ pública, teniendo que fustigarla y combatirla en el tono acre de su manera tempera- mental. La política en él era lo que debía y debe ser: acción canstructiva, empeñada en remover y poner en marcha las fuer- zas potenciales del organismo social para modelarlo y estabili- zar su existencia, siendo ello la condición primordial para ase- gurar l a felicidad de los asociados. Entendida de esa manera la política, el mando es condición transitoria que pone en las ma- nos una pesada carga, para devolverla mejorada como satisfac- ción y orgullo personal. En lo dicho he glosado al margen de la ideología política del dominicano que desplegó la más extensa acción civilista, y tuvo el más elevado concepto de la libertad, no en sentido pasivo, sino dinámico. Dentro de la desorientación general ofrecida por las acti- vidades públicas del pueblo dominicano a raíz de consurnada la1 Restauración, los importantes hombres nuevos no aquejados de ambición, y cuenta que eran pocos, se consultaban sobre los me- dios adecuados al encauzamiento ordenado de la República por vías de progreso. Se dolían de la incomprensión del interés na- cional revelada por los políticos, casi todos patriotas de la últi- ma etapa. Figura central, porque a él iban de preferencia los lamentos, era Gregorio Luperón. Se respiraba &e estado de in- certidumbre cuando nació y se propagó rápidamente el movi- miento en favor de Buenaventura Báez, desligado enteramente de los hombres de la Restauración. Sin embargo, estos mismos lo apoyaron y siguieron. Luperón representó inmediatamente la orientación opuesta, si muy reducida, de valor efectivo como expresión de las ideas liberales y avanzadas que asomaron en el nacimiento de la República y se vigorizaron en la Restauración. Así que, viéndose a l principio casi solo y obligado a tomar el camino del destierro, cuando retornó a los pocos meses a enca- bezar la revolución contra Báez, se encontró con la facción cre- cida con quienes naturalmente debían formarla, los de la Res- tauración.
    • 90 C L I O Núm. 120 La revolución de los triunviros deslindó pues en dos bandos el campo de la política. El ¡Viva! de los triunviros fue el primer grito pasional que pobló el ambiente político. Tenía la intención de reto lanzado al reaccionarismo de los anexionistas. Tomó ladivisa azul, la cual pasó a ser el nombre definitivo de la ban-dería. El gobierno transitorio del Triunvirato no tuvo un desenla-ce fatal, porque Luperón, el de más talla de los tres, en presen-cia del embrollo armado por la ambición de los compañeros, seimpuso, cortó por ,lo sano, e hizo de manera que José María Ca-bral fuese electo Presidente de la República. Tenido Luperón por el prohombre del partido azul, no fue,sin embargo, su cabeza o cau&llo; a pesar de que tuvo-esa creen-cia, sin desplegar la actividad requerida para ello. Caudillo nolo fue, ni lo sabía ser quien despreciaba el mando. Lo despre-ciaba porque se conocía a sí mismo, y sabía que para realizar suideal de gobierno, el carácter suyo, h< de los campairlentos, joapelaría inevitablemente a la violencia, 1mes no otro medi< acep- 1taba para ser conducida la natiIral indi!3ciplina c le1 domiriicano, .. - . .de que él mismo era un acabado tlpo. Yero no querienao asumiraquella para él sagrada responsabilidad, y puesto a la vez en elcaso de no poder eludirla en cuanto al deber de político y depatriota, satisfacía ese compromiso y aspiración arrogándose elpapel de guardián, nada menos que exigente, de los sagradosintereses de la patna, reclamando la acción gubernativa paratoüo impulso de progreso, o interviniendo también en casos deviolación.de las libertades públicas del ciudadano. El Presiden-te Cabra1 fue el primero a quien le tocó sentir la acción de aquelcontrol. Era época de frecuentes anomalías, por las deficienciasdel medio y la necesidad defensiva del J; así es que aLuperón le sobraban motivos para ten( iudo altercadoscon el Presiciente. El régimen de los seis años, en manos ae sus enemigos, asu parecer también de la patna, no tuvo más tenaz combatiente.Cuando regresó al país, el Presidente era Ignacio ~ a r í Gonzá- alez. Residía en Puerto Plata, donde Eugenio María de Hostostuvo su apoyo para publicar la revista LAS DOS ANTILLAS,notable por ser de quien era, y por la noble campaña que sos-tenía en pro de la libertad de Cuba y de Puerto Rico. Para un
    • Núm. 120 CLIO gobierno hay intereses internacionales que está en su convenien- cia no lesionar. Para Luperón, en tratándose de l a libertad 8e un pueblo, no había interés político digno de serle sobrepuesto. El gobierno prohibió la publicación de la revista, y ya éste fue el principio de su caída. . . Funcionaban en las principales ciu-dades del Cibao sociedades políticas con el nombre de LA LIGA DE LA PAZ. En apariencia las animaba un espíritu de política de principios, pero íntimamente las impulsaba la desafección algobierno. El fundador y animador de esas instituciones, Manuelde Js. de Peña y Reynoso, comulgaba con la política de Lupe-rón. Fue éste agredido a tiros por gente del gobierno, y ,ahí setuvo el pretexto del rompimiento; y González, acusado ante las Cámaras, acabó por renunciar: En los años siguientes, a excep-ción del tiempo en ro Báez c~ t r a En el pod~ vez 1a Puerto Plata una sa inmigiración cuibana, no Ientre ellos héroes d e primer rango como Antonio Maceo y Ya-quito Borrero, plenos de confianza en el hombre que los ampa-raba. Nadie en la República Dominicana se atrevió a tanto. Elgran Antonio Maceo, en carta escrita desde uno de los paísesde su peregrinación, recordaba con elogios al amigo de la liber-tad cubana Gregorio Luperón. Con motivo de la quijotesca actitud de este nota1nicano, es oportuno recordar que las autoridades espa-----._,..Jmanera formal, en una entrevista tenida en Puerto Plata, seatrevieron a proponer la entrega de los conspicuos exilados cu-banos a cambio de ex presizentes desterrados y de dinero. Laoferta fue:rechazad;1 con coriteses marieras no 1iabituadr1 por Lu. sperón en t ales casos. Se coricretó a :reafirma] la calid.ad de su ?honor incormptible. Precisamente, esos mismos protegidos su- .-yos habían sido causa del pronunciamiento del mes de octubre 8el año 1879 contra el gobierno presidido por el general Cesá-reo Guiliermo, y de donde nació el gobierno provisional encabe-zado por Luperón. Serias contrariedades si: ~r él y el azul cTes-de hacía diez años, y el misn nte de lo, ios cuba-nos, le decidieron retener en sus manos, con caracter transito-rio, la presidencia de la República, atento, desde luego, a afian-zar la bandería. Es bueno ver en el poder a quienes predican ennombre de los principios, para comprobar si son sinceros. Com-
    • C L I O Núm. 120prendió lo primero, que todo gobierno de la época, aun con elmejor programa civilista, no ~ o d í a dejar de lado el problema d el a fuerza, base de su estabilidad. Dió un decreto estableciendola pena de muerte para quien tratase de subvertir el orden le-gal establecido. Una pifia para la pureza de los principios, yuna inconsecuencia en él, que se había pasado los días más aza-rosos de su vida atenazeado por esa garra. Ahora creía en su efi-cacia. Era que a pesar de sus empeños civilistas, no podía, sien-do hombre d e armas, evadirse de lo que era enteramente pro-pio de la época. El Padre Meriño repitió a poco esta inconse-cuencia, y tocó el extremo de ejecutar lo decretado. Luperóninstituyó el servicio militar obligatorio, pero creó una escuelapara cada batallón, a fin de que los militares aprendieran aleer, escribir y contar. Pero el hombre de armas no pasó de ahí,y se puso frente a los problemas del pueblo con l a alta com-prensión de un estadista. Todo laboriosidad, como no podía de-jar de serlo, en teniendo a su cargo cualquiera misión, atendióa cuantos reclamos del interés público llegaron a él. Se fue ala práctica de los medios impulsores del progreso social, y creójuntas de artes y oficios en los municipios, con mira al incre-mento industrial. Hizo instituir juntas de agricultura en cada cabecera de municipio, para facilitar la adquisición de tierrasy los medios de cultivarlas. Estableció subvención para los pe-riódicos publicados en el país y para los autores de obras nacio-nales el veinticinco por ciento de los gastos de impresión. El Congreso Nacional no tuvo trabas; fue dueño de sus delibera- ciones. Lo mismo pasó con la Convención Nacional que elaboró la Constitución promulgada en mayo del año 1880. A PuertoPlata, residencia del Poder Ejecutivo, acudió una multitud de personas honorables de toda la República, a someter a la con- siseración del Presidente cuestiones de política, pero política sacial, no de intriga, que bien sabido se tenía todo el mundo lo inabordable del hombre por ese lado. No por provincialismo dejó en Puerto Plata la residencia del Ejecutivo, sino por aversión al ambiente de intrigas propio de la Capital. Lo respiró el año 66 cuando el Triunvirato, y juró vivir eternamente alejado de su contacto. Sin embargo, el nú- cleo de la juventud idealista e ilustrada de l a Capital lo admi- raba. Con el poder en las manos y respaldado por la mayoría,
    • que 10 era ya el bando azul, escogió legalmente al Padre Meriño para reemplazarle en el mando. Dentro de la facción, buscaba al hombre más adecuado a la continuación del organizado esta- do de cosas implantado por él. Declaraba sinceramente no po- seer el lustre cultural requerido para seguir encaminan& al pueblo por el sendero de su verdadero y alto destino. Estando la nave del Estado en manos expertas, le pareció llegado el mo- mento de irse a Europa a ver de cerca y a vivir la civilización, con el fin, no de recrearse sino de ampliar las actividades inter- nacionales de la República y estu8iar métodos apropiados a la explotación de sus recursos naturales. Se le confió el cargo de ministro plenipotenciario cerca de las principales cortes del con-l tinente. Una representación de esa calidad en la persona de quien hacía de la República una entidad con fisonomía propia y dueña de su destino, fue la primera que tuvimos. Ostentó el mismo aire altivo inseparable de su persona, y cuantas oportu- nidades se le presentaron las aprovechó para exaltar las glorias de la patria. Las personalidades con quienes tuvo contacto, es- pecialmente personajes de las cortes y estadistas, dispensaban su buena acogida al héroe de una guerra libertadora contra la monarquía española. Y Otto von Bismark, que, tras de conce- derle una audiencia, no le pudo recibir, por haber tenido la re- pentina necesidad 8e ausentarse, le dejó como grato recuerdo la pluma de fuente de su uso personal. La inmigración y mercados para los productos agrícolas de la República fueron de los te- mas preferidos en los países visitados. Desde allá inclinó la balanza de la opinión pública en favor de Ulises Heureaux como candidato a la Presidencia de la Re- pública el año 1882. Sentía el orgullo 8e quien contempla en sus legítimos herederos la prolongación de las cualidades constitu- tivas de los motivos de preeminencia personal. Cuando finali- zaba ese periodo de Heureaux estaba Luperón de regreso en el país. La sucesión de gobiernos era normal, dentro del partido azul, monopolizador entonces de la máquina política. Pero en- tre sus elementos había plena libertad de aspirar a la Primera Magistratura. No existía un caudillo, amo y dispensador único de la Presidencia. Corría el año 1884. Los aprestos para las nue- vas elecciones nacionales fueron una manifestación de avance, la más apreciable en la lenta y escasa evolución tenida por el
    • 94 C L I O Núm. 120civismo hasta esos días. Y eso que no estuvo exenta de exclusi-vismo, pues los baecistas o rojos estaban pasivos, faltos de asi-dero. Las elecciones nacionales del 80 y el 82 se resintieron detemor al enemigo, y hubo en ellas su buen poco de espíritu defuerza vigilante, dispuesto a imponerse en caso de peligro. Lasque ahora, en el 84, se iban a efectuar, contaban con u n ambien-te libre para escoger y discutir candidatos. La instalación d e uncomité prendía indescriptible regocijo en cada bando, que mi-raba en ello un recurso más para la consecución del triunfo. Losempleados públicos se resolvían por el candidato de su simpa-tía. Se conquistaban adeptos hasta en los recintos militares. Laprensa era tribuna abierta a todas las discusiones de principios.Moya y Billini, los candidatos contendores, reunían cada unopor sí las mejores calidades requeridas para la fonnacián de ungobierno ejemplar. Había en ellos juventud, lustre cultural,comprensión de los problemas nacionales, y elevado concepto de la misión de un gobernante. Luperón se declaró por Moya; sin embargo, éste fue venci-do. Ulises Heureaux, más conocedor del medio que Luperón, yque en sus adentros se reía ya del prestigio de su antiguo jefe,se tiró a la calle como quien dice, y sacó triunfador a Billini.Moya vencido quedó satisfecho, esto es, a la altura del civismoprevaleciente eii la campaña electoral. Dos años después, el 86,se presentó la ocasión del desquite en unas elecciones de atmós-fera no tan despejada como la anterior; y del fracaso de Moyapasó éste a la protesta armada. La juve 86, fautora de la revolución, repudió a Luperón y le hi 1 de duros ata-ques. Ella no quería verle amigo de Heureaux, pero la diploma- cia de éste, que aun no había sacado afuera las garras, daba para suavizar y engañar a Luperón. En los momentos de las acriminaciones hubo jóvenes que señalaron el peligro para la caust 2narse a Luperón, pero tal insinuación fue despre- ciada 2 régimen de Heureaux, imaginado por Luperón 1 como suyo, no tardó éste en arrepentirse; pero ya era tarde. No se podía desandar el tiempo y los acontecimientos para crear otro desenlace o finalidad. Se caía en los efectos inevitables de una ley desenvuelta al través de fenómenos sociales y políticos, a los que el mismo Luperón, a pesar de la mira y la intención
    • Núm. 120 CLIO 95altas, había en parte concurrido. Rabia, grita y protesta, peronada más le queda un camino expedito: el ostracismo. ¡Cómo leduele habérsele vuelto u n monstruo terrible aquel orgullo ciesus campañas de guerrero! Pero no hay cuidado, dioe: "lo arro-jaré del poder a balazos a ese bellaco opresor de la patria que-rida.. ." Conspira y busca los medios de organizar expedicio-nes; cosa menos fácil ahora. Ante los obstáculos insuperables seconsagra a una intensa labor de prensa contra la tiranía prime-ro, y luego a la terminación de su obra histórica acerca de laRepública Dominicana desde la Restauración. De la espada a lapluma. Una y otra son caminos de la gloria. Sobre ese planoluminoso irguió la frente Luperón merced a la espada. L a plu-ma fue un complemento, no para impulsarle tan alto, sino paradejar trazadas las proyecciones de su espíritu sobre el sinuososendero triunfalmente recorrido. El político es el titulo de este aspecto que he venido consi-derando. Le recuerdo porque acabo de aludir a la obra NOTASAUTOBIOGRAFICAS Y APUNTES HISTORICOS SOBRE LAREPUBLICA DOMINICANA. En ella está vaciado y amplia-mente desarrollado su concepto de l a política como ciencia degobernar y hacer felices a los pueblos. Concepto vivido en lapráctica y no acariciado en teoría, a pesar de haberlo aprendidoen los libros. En eso y en los aportes a l a posteridad histárisca,se queda solo, es único entre nosotros. EL PATRIOTA.- El sentimiento de amor a la patria lepuso a volar tempranamente hacia las alturas. Fue u n motivode aliento para toda la vida, con la particularidad de que tuvoinflujo preponderante sobre las demás exteriorizaciones de sualma. Para él, nada más sagrado ni más grande que 1a patria.En mirándola en peligro o deshonrada, se le agigant aban laspotencias espirituales, y su verbo, hecho para dominar, subía degrado en fuerza de atracción. Esa postura fue l a más intensa vo-cación de su espíritu. La vida de libertad iniciada con la Segunda República de-bió haber sido un llano y firme caminar hacia la reafirmaciónde la conciencia colectiva como expresión de un sentido claroY preciso de l a nacionalidad. Mas no sucedió así. Los desatinosde quienes acababan de aprender el valor de la libertad, dabanclaras muestras de incomprensión de la verdadera finalidad de
    • Núm. 120la vida social. El sentido de la nacionalidad estuvo en crisis, SU-jeto a las variantes de cosa inestable. Entre la minoría de selec-ción, núcleo indispensable en todo agregado social, se erguía unpersonaje de mayores proporciones que quienes l e rodeaban. Erael producto máximo de la Restauración, elaborado con la másnativa materia prima del pueblo como necesidad presente y fu-tura de la integridad del mismo pueblo. Había patriotas, pwocomo Luperón, ninguno tan apasionado, exigente, escrupuloso,dinámico y combativo. El bando anexionista, que no debió existir después de lacampaña restauradora, fue una realidad, y hasta conquistó lavoluntad de la mayoría del pueblo. Una ceguedad de incompren-sión contra la cual se jugó Luperón l a vida incontables veces,ocasionándole por añadidura sus mayores odios personales. Losanexionistas fueron sus enemigos irreconciliables, y los restau-radores o patriotas, personas privilegiadas en cuanto a merecerla mayor honra de la sociedad. Por el patriotismo entendido yvivido así, combatió sañu3amente a Báez; no le concedió valeralguno a Gautier; reprendió a su compañero de armas José Ma-ría Cabral; y tuvo rozamientos con González y con Guillermo. Uno de los rasgos de superioridad moral en un espíritu esla ausencia de la envidia y el odio para juzgar a otros de lamisma actividad y con quienes se estuvo en abierta oposición,o fueron compañeros de la misma causa. Para lograr esto hayque vencerse a sí mismo, y puesto en plano de ecuanimidaa, pa-sar por alto los rasguños, punzadas y heridas granjeados en lalucha de los intereses humanos. Gregorio Luperón pasa por elúnico dominicano entre sus contemporáneos de la vida pública, que experimentó satisfacción y honra en dar a conocer a la pos- teridad los hombres de aquel escenario, moviéndole por sobre todas las consideraciones un espíritu de justicia. Sólo él nos ha- bla de amigos y enemigos, sin que los pecados de unos y otros queden aplazados para que la posteridad se encargue de juzgar- los, como dicen a veces por ahí, y tampoco omite las virtudes negadas u olvidadas. Sobre Pedro Santana, a quien o8iaba por principio, escribió e1 juicio más sereno y equitativamente ajus- tado al valer efectivo del personaje. Toda una generación care- ció de libertad de espíritu para juzgar sin odio a ese personaje. Y al presente, cuando la siguiente generación lleva rebasado el
    • m m . 120 CLIO 97meridiano de l a vida, los espíritus que sin ataduras de prejui-cios heredados o impuestos educacionalmente se ponen a preci-sar el valor intrínseco del hombre en su escenario, coinciden conGregorio Luperón. Las cosas y personas de valer las miraba con sentimiento de dominicano. Por lo mismo, eran suyas, y ,comotal las defendía y ponía en alto. FACTOR RACIAL, En el suelo dominicano y dentro dela actividad predominante en la vida colectiva, el factor racialfue elemento de valor efectil iesarrollo de las individua-lidades. La pureza de raza I opicia a la exteriorizacióncabal de una vida. En e l bl ;ó la energía propia de lasuperioridad de adaptación aei criollo. En el negro hubo la in-tensidad de energía, pero faltó la luz del ideal, que pone alasen el espíritu y forma una amplia comprensión de la vida. Eltipo de cruce racial fue el único que sirvió de conducto para lasmayores potencialidades individuales. Parece haber en ello al-gún influjo o reclamo de las condiciones mesológicas, hijas delos trópicos. Ese tipo d e cruce es el que aporta la mejor calidadde hombre criollo, de la misma correspondencia vital con el sue-lo que el fruto con el árbol de cuya savia forma sus tejidos yjugos. Luperón pertenece a ese tipo. La escuela del mundo, la vi-da, fue su educador o modelador; obra gradual que el incentivode la siempre llameante aspiración fue cincelando. A este pro-pósito es del caso recordar la sorpresa que causó en Puerto Pla-ta el año 1874, a raíz del derrocamiento del Presidente Buena-ventura Báez. Pasaba para Europa en un buque inglés que hizoescala en e l puerto. Llevaba seis años fuera de la patria, empe-ñado en la árdua empresa de combatir a Báez. Sus compuebla-nos, admiradores y amigos, le agasajaron con una serenata abordo. Mientras discurría la fiesta, Luperón, con la entusiastacooperación de la oficialidad del barco, fue todo cumplimientosy atenciones para los festejantes, poniendo en sus maneras elaire aparatoso que l e era habitual. Pero nada impresionó tantocomo su despejo y soltura en la conversaciLn, cuando no en in-glés, en francés, tenida, acaso intencionalmente, con el capitándel buque o con pasajeros franceses. El periódico LA VOZ DELPUEBLO, de aquella ciudad, que reseñó el acto, exclamaba:"¡LOque se adelanta en la escuela del ostracismo. . .!" El Lupe-
    • 98 C L I O Núm. 120 lrón conocido el año 68 al iniciarse el régimen de los seis años,no contaba todavía con tan apreciable recurso, adquirido a im-pulso de los reclamos de la lucha a que estuvo entregado encuerpo y alma. El mismo escribir e ilustrarse sobre cuestionessociológicas y de historia general, fue tambien aáquisición deldestierro. Siguiendo un curso ascendente se han recorrido las exte-riorizaciones predominantes de una individualidad en relacióncon el escenario social que la engendrara. El punto culminantees un vértice a donde van a parar todos los senderos recorridos.En ese punto de concurrencia, expresión sintetiada de la uni-dad de una vida, se descubre] i móviies: la pa-sión de la guerra, el concept ambición de lagloria. Tomado en la totalidad del ser, la condición general de su-perioridad se puede resumir como sigue: Primero: Vigorosidad superabundante de espíritu y de lcuerpo. Segundo: Un ideal de patria destacándose sobre el <leliber-tad lo de los móviles impulsores de la humanidad. Con-sec ente: nobleza de intención en el fondo de la ince-san iad reclamada por la mol8eación y progreso del or-ganismo social. Tercero: Espíritu independiente, sincero y abnegado. Cuarto: Comprensión y amor de las cosas criollas, de cuyascualidades y deficiencias era un acabado reflejo. En Puerto Plata. Es el aiío 1883. Cualquiera tarde diáfanaen aquella ciudad de ambiente luminoso, se veía transitar porlas calles, en son de paseo, a un par de hombres. El uno encor-vado al peso de los años, la piel mulata arrugada, el pelo grisá-seo, el paso inseguro, los ojos vidriosos y la mirada cansada,como asomada al sepulcro. Se llama Pedro Eduardo Dubocq. Elotro le hacia compañía y platicaba, llevándole del brazo. Eraalto, de porte arrogante y en plenitud de virilidad, que contras-taba notoriamente con la figura del anciano. Su nombre: Gre-
    • Núm. 120 CLIO 99gorio Luperón. Ya en lo alto, granjeados los honores con quesoñara en los años adolescentes, llevaba del brazo a su protec-tor, cercano para éste el fin de la vida. En el corazón del héroeardía incesantemente una llama votiva por el hombre que leproporcionara a tiempo los medios de hacer lumbre para ilumi-narse por los cruzados senderos de la existencia. De todo elloqueda una perenne lección, que es el triunfo del ideal.Santo Domingo,junio 19 de 1963.