La reingienería en educación: ¿un escenario virtual?Antonio Cabrera Angulo y María de Jesús Gallegos Santiago ContenidoLa ...
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Reingenieria educativa
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Reingenieria educativa

6,422

Published on

Published in: Education, Technology
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
6,422
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
113
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Reingenieria educativa

  1. 1. La reingienería en educación: ¿un escenario virtual?Antonio Cabrera Angulo y María de Jesús Gallegos Santiago ContenidoLa problemática educativaProblemática educativa en educación superior ¿Reingeniería en la escuela?Entre las características dominantes del escenario de la educación encontramos que el mundo en que vivimos está marcado por cambios acelerados. Estamos en la era de la comunicación instantánea. En milésimas de segundo se pueden trasladar capitales de un país a otro mediante las sofisticadas computadoras, burlando toda frontera política y espacial. Es posible ahora ser testigos oculares de acontecimientos que suceden en otros extremos del planeta, gracias a la televisión y a la comunicación vía satélite.La música, la moda, las artes plásticas están sujetas a cambios constantes. La arquitectura actual (sobretodo en nuestra frontera) es temporal, utilitaria, sin la visión trascendental y artística de los constructores anteriores. Cada día encontramos en el mercado productos nuevos en la medicina, las comunicaciones, la tecnología de la diversión, los accesorios de la comodidad. Los egresados de las universidades y los profesionales de cualquier actividad necesitamos actualización permanente, ya que los conocimientos se renuevan diariamente y, muchas veces, los títulos ya no están respaldados por una capacidad competente.Si nosotros como educadores pretendemos abstraernos de esta realidad, nos estamos viendo rebasados y podemos perder la misión revitalizadora de la sociedad; ello nos puede conducir, probablemente, a la tentación de satanizar la cultura del cambio por la impotencia para dirigirla y utilizarla con un enfoque humanista.El cambio acelerado genera la psicología desechable del 'úsese y tírese' que puede envolver al ser humano en una vorágine sin asidero en las relaciones interpersonales, el afecto y el trabajo: todo es temporal y momentáneo. Con este escenario, la tendencia es claramente apegada a un presente sin pasado y con un futuro incierto, basado en un relativismo moral que es permisivo e irresponsable; donde no hay tiempo para reflexionar o para analizar, simplemente se actúa en forma vertiginosa.Por otra parte, las universidades del futuro -parece ser- estarán más centradas en la Internet que en las bibliotecas. Los textos electrónicos y los textos computarizados pueden desplazar violentamente a los métodos tradicionales de lectura y consulta. Los procesadores de palabras con diccionarios integrados y corrección automática de ortografía pueden cuestionar seriamente la enseñanza de la escritura; los programas cada vez más sofisticados tienden a revolucionar el manejo de la matemática, la arquitectura, la medicina. Así, actualmente es posible recibir clases de grandes investigadores, filósofos, educadores, de cualquier parte del mundo vía satélite, generando un conocimiento sin fronteras y sin espera. La supercarretera de la comunicación ofrece un horizonte ilimitado y barato para 'accesar' a cualquier parte del mundo, a cualquier hora... ¡por supuesto para quien tiene acceso a ello!Debemos además recalcar que estamos viviendo una época en que la abundancia se ha convertido en un problema: el número de opciones ha rebasado la capacidad para decidir, generando problemas psicológicos intensos de duda e incertidumbre, muy semejantes a la ausencia de opciones, porque el ser humano se ha convertido en el campo de batalla de la comercialización. La multiplicación de opciones genera un mundo altamente competitivo, donde la selección natural es feroz: el más fuerte sobrevive y los débiles desaparecen ya que la competitividad se desarrolla en el manejo inteligente de la información.Lo que no hizo la filosofía ni la religión, lo está logrando, por desgracia, el comercio. Los grandes bloques de la comunidad Europea, de Oriente y de América son el preámbulo de la globalización internacional. Lo que nos pudiera llevar más al ciudadano internacional, que no está condicionado por su lugar de nacimiento sino por su capacidad de adaptación a la globalización en todas las áreas. De esta forma, resultaría obsoleto enfatizar en las escuelas sólo el aprendizaje competitivo en lugar del aprendizaje cooperativo, porque perderíamos la oportunidad de aprovechar los recursos latentes en el grupo, que son mayores que cualquier técnica o recurso didáctico material.Así, en esta era de la información abrumadora ya resulta imposible el manejo global de cualquier profesión. Parece ser que todas las carreras universitarias tienden a segmentarse. Esta segmentación tiene efectos en la educación y en el perfil del hombre que estamos formando, encontrándonos con muchas áreas intermedias o de conexión que están quedando sin atención por  estar en las fronteras de la especialización. Muchas respuestas a la especialización se encontrarían en la enseñanza interdisciplinaria que debiera darse en la escuela y no realizar una especialización prematura en la educación básica y media; en estas etapas debiéramos centrarnos en una formación integral que forme un bloque básico de conocimientos y actitudes, para dar un horizonte amplio a la especialización. Dentro de esta perspectiva aparece la calidad total, la mejora continua, la automatización, la simplificación de procesos y como un todo abarcador, la reingeniería. Conceptos todos ellos tomados de la filosofía de la producción y del desarrollo organizacional, que ha demostrado su capacidad para transformar la calidad en la producción y de los servicios de las empresas e incluso en instituciones del sector público que, a nivel mundial, las han adoptado y que tratamos en este ensayo vincular con la educación. HYPERLINK "http://www.correodelmaestro.com/anteriores/2000/diciembre/2incert55.htm" l "lapromen" Volver al contenidoLa problemática educativaCaracterizado por la competencia, el mundo de hoy enfrenta a unos grupos contra otros, a unas naciones contra otras, y a unos sujetos contra otros de manera muy particular. En el fondo, esa particularidad no es otra cosa que la necesidad de reorganizarse y encontrar formas audaces de reducir costos y mejorar la calidad de aquello que se realiza. El criterio es devenido de la productividad y del comercio, y ha estado presente en cada fase de desarrollo social, sólo que ahora se ha convertido en el referente obligado para todos los procesos, y los sistemas de relaciones, entre los que no puede quedar fuera la educación.Cualquiera que sea la forma en que se le piense, la educación no puede sustraerse del de- venir de los grupos sociales, tanto si la referencia es el pensamiento educativo de vanguardia como el de sentido común. De ese modo, la educación tendrá que ser pensada por los grupos de vanguardia como un proceso que tenga que superar los aspectos que la convierten en algo obsoleto por no brindar los elementos convenientes que la mantengan vigente en el mercado, es decir, que pueda competir. De no lograrlo, los grupos mismos corren el riesgo de perder su estatus de vanguardia. La educación, por lo tanto, tiene que ser pensada a partir de la exigencia de su reorganización, es decir, tiene que ser repensada. Una propuesta que recupere su condición de educación -que, por lo tanto, tenga que ver con "el desarrollo personal total del ser humano"1, y supere los procesos de escolarización a los que se le ha reducido, tiene que partir del análisis de tres aspectos:1. Del estado actual en que se desarrolla.2. De las propuestas que aportan elementos para superar su reducción a procesos de escolarización.3. De las condiciones de operación que harían posibles los cambios.Estos tres aspectos contribuirían con una visión global desde la que se revisaran los procesos administrativos y pedagógicos que caracterizan a la educación de hoy y sus posibilidades de transformación en términos económicos de 'mejores resultados a menores costos'.Respecto al primer punto se puede afirmar que la realidad de los procesos educativos en la escuela se desarrollan enfrentando los siguientes problemas:1. Desarticulación entre los diversos niveles educativos, o bien, formas de articulación poco apropiadas. Este problema propicia, entre otras cosas, que se desperdicien tiempos y esfuerzos de cada nivel por atender a estudiantes de quienes se desconoce con precisión los elementos formativos y de información básicos (no mínimos) que deben exigirse como requisito de ingreso, o bien, que aunque se conozcan no se implementen mecanismos mediante los cuales se reconozcan los problemas en los dos órdenes (formativo e informativo) y se establezcan programas de acción conjunta. Por lo general, cada nivel se limita a señalar el problema, a enmendar en lo posible las deficiencias (sin salirse del nivel), y a seguir adelante con un sistema simulatorio que le coloca , en la fase final de su proceso de formación, en posición semejante a la del nivel anterior, es decir, promoviendo estudiantes que no reúnen los elementos formativos e informativos requeridos, de manera que la historia se repite hasta completar el círculo educativo (educación inicial a terminal, incluyendo a los docentes) sin encontrar soluciones.2. Falta de claridad en las metas educativas. El problema referido en el punto anterior se deriva de la falta de claridad, aun en los docentes, de los fines educativos, que se confunden y reducen a los de la escolarización: "impartir contenidos y transmitir conocimientos"2, es decir, que los niveles de instrucción a los que se remiten las actividades docentes dejan de fuera la promoción de los valores o bien los reducen a su enunciación, sin encarnarlos en procesos vivenciados por los estudiantes de manera que puedan integrarse en su experiencia como algo vigente que trascienda al discurso pedagógico. 3. Ausencia de programas efectivos de formación de docentes. Este problema, como los otros, se está revisando actualmente, sin embargo, las soluciones presentadas hasta ahora han quedado reducidas a la instrumentación de programas de actualización cortos, en los que no se logra impactar de manera sustancial las prácticas. Las instituciones formadoras de docentes, por su parte, se debaten en pugnas de diversos tipos que han imposibilitado la ejecución de programas efectivos de formación de docentes. De manera específica, el sistema de normales (que se encarga de la formación inicial) no ha sabido superar la instrumentación de modelos de formación esclerotizados en el discurso mítico del docente y la escuela rural, y la upn (en su trabajo con docentes en servicio), a pesar del manejo de un discurso novedoso, no ha encontrado la forma de incidir de manera efectiva en la superación de la dicotomía entre teoría y práctica. 4. Falta de apoyo para al realización de actividades investigativas que aborden los problemas didácticos y sus relaciones con las necesidades de superación del enciclopedismo, por un lado, y con las formas efectivas de la promoción de procesos formativos en y para la creatividad y la iniciativa por otro. Esta falta de apoyo se suple con la puesta en práctica de orientaciones teóricas ajenas en los programas educativos que poco tienen que ver con el análisis por parte de los sujetos directamente involucrados en los procesos educativos de las problemáticas concretas que enfrentan.5. La indiferencia de los docentes al desarrollar su tarea. Este problema se relaciona con el sistema de incentivos mediante los cuales se podría motivar a los docentes por interesarse en las actividades pedagógicas. Por ahora, se trabaja en un ambiente en el que las promociones se obtienen por cumplir con requisitos que poco tienen que ver con los valores que dignifiquen la tarea educativa, lo cual parece decir a los docentes que lo educativo poco importa. La indiferencia, por lo tanto, se desarrolla en un contexto en el que la distribución de los recursos económicos no constituye un incentivo que los oriente a mejorar sus prácticas. HYPERLINK "http://www.correodelmaestro.com/anteriores/2000/diciembre/2incert55.htm" l "lapromen" Volver al contenidoProblemática educativa en educación superiorLos problemas vistos anteriormente se presentan también en el nivel de educación superior, matizados por algunas particularidades:1. Las tres funciones sustantivas de toda universidad (docencia, investigación y difusión), originan una visión de lo educativo más amplia, y sin embargo no se recupera, por lo menos no suficientemente, las posibilidades de articulación con los demás niveles, de manera que los esfuerzos investigativos se pierden, comúnmente, en los intereses institucionales propios sin trascender a los demás niveles), la docencia no se articula con la investigación, y la difusión no logra responder a las necesidades de divulgación del conocimiento pertinente, ni establecer un sistema de comunicación que permita la retroalimentación de los programas educativos. 2. Las metas educativas se confunden y se suplantan a causa de las de las necesidades imperantes en el mercado laboral ante la conveniencia de responder a los requerimientos de personal especializado, lo cual es indicativo de que su autonomía está comprometida (se abren o cierran escuelas según la demanda). Por otra parte, la ideologización de los contenidos de aprendizaje (más cuando se presentan como neutrales) no propicia el análisis de los valores en sus relaciones con las posibilidades de transformación social, por lo cual se deja fuera el interés por la formación de los profesionistas con referentes éticos solidarios con las clases necesitadas.3. La falta de programas de formación docente se recrudece ante el criterio de considerar a los estudiantes como personas ya formadas y por ello no dar importancia a la revisión de los procesos mediante los cuales se accede y se produce el conocimiento. Con ello, se dejan fuera las posibilidades de enriquecer las relaciones pedagógicas que permitan a los estudiantes apropiarse de usos y costumbres de maestros e investigadores, y las de orientar a los docentes en la superación de los procesos estrictamente instruccionales.4. La educación superior está perdiendo el liderazgo en relación a la producción de conocimiento, y esto atenta contra su existencia, del mismo modo, quizá, en que está amenazada la de los demás niveles educativos, si se encuentra que otras instancias (como los sistemas de producción), pueden desarrollar aquello que la industria y el mercado requieren. Quizá en este caso no se hable de la necesidad de promover procesos didácticos para la promoción de la creatividad y la iniciativa, pero no porque no fuera necesario (ya que sí lo es), sino porque el proceso tendría que ser más amplio y global, contenido prácticamente en la promoción de la investigación (no sólo en el aula). Sin embargo, las prácticas actuales todavía se encuentran enclavadas en el enciclopedismo y los egresados culminan su proceso formativo en el desempeño laboral, dentro de las corporaciones para las que trabajan.5. La indiferencia en los docentes por su tarea educativa en este nivel se presenta como un problema de disyuntiva entre una tarea para la cual se formaron (realmente se asumen como profesionistas y suponen a la tarea educativa como algo accidental, sin reconocerse como docentes), lo cual agrava el problema que constituye un sistema de estimulación que no propicia la calidad de la realización de las prácticas educativas.En esas circunstancias se desarrollan las tareas sustantivas de la universidad: docencia, investigación y difusión, por lo que cabe preguntar qué se hace desde este nivel que, en relación a los demás, es el que tiene más posibilidades de actuar sobre las condiciones en que se desarrolla la educación (por su mayor grado de autonomía). Qué se hace en los programas de postrado, qué metas se imponen, cómo se supera la ideologización, cómo se responde a las necesidades de las clases mayoritarias, en qué medida se encuentran soluciones a los problemas locales y nacionales, cómo se construye el sentido de su propia existencia en relación a las posibilidades de transformar los ámbitos de realidad específicos que tienen que ver con las actividades laborales de sus egresados, en fin, cómo se asume la responsabilidad de ser el segmento más alto en la pirámide educativa. Si aplicamos ahora la exigencia de repensar a la educación superior para idear un tipo de reorganización  que la mantuviera vigente y la hiciera competitiva, tendríamos que plantearnos como meta, para no perdernos en el intento de solucionarlo todo, la superación de los procesos de escolarización en que transcurre su cotidianidad. Una propuesta que busque la reorganización de la educación superior creemos pudiera ser mediante la utilización de la reingeniería. Volver al contenido¿Reingeniería en la escuela?En un ejercicio virtual tratamos de  simular un escenario educativo donde se utiliza la reingeniería y ubicarlo en un fundamento pedagógico-filosófico como una estrategia para transformar la organización escolar, las actitudes y las forma de pensar dentro de la escuela con la finalidad de convertir a cada lugar de formación en un punto estratégico para elevar la calidad educativa.Ante tal aventura es necesario comenzar definiendo lo que es una organización y lo que se entiende por reingeniería desde una perspectiva  de las empresas y las organizaciones -que nosotros hemos 'forzado' al aplicarlas sin más al ámbito de la escuela- e intentar encontrar su fundamento en algunas de las grandes posturas pedagógicas.Por un lado se puede definir  la organización como una estructura3 que busca la coordinación de contribuciones y actividades  de un grupo de personas que tienen la finalidad de construir las transacciones que se han planteado realizar en un ámbito determinado como es la escuela. Las organizaciones producen algo; ya sea que ofrezcan servicios o generen objetos. La escuela produce cosas de naturaleza menos concreta como es la de proporcionar educación a los niños y a los líderes del mañana, es decir, ofrece servicios.En este sentido, la escuela desarrolla procesos que se objetivan de manera distinta a los de la empresa, educando, lo cual implica que todas las organizaciones escolares tienen una característica habitual: los bienes y servicios que elaboran son aprovechados o consumidos por sectores de la sociedad. De esta forma las organizaciones son elementos intermediarios entre lo que desea la sociedad y la satisfacción de tales deseos. Claro que las organizaciones no emergen de forma espontánea. Su desarrollo necesita de mucha actividad. En el caso de la escuela, la organización no sólo la constituyen sus maestros en  sus respectivas aulas, sus libros, sus alumnos, sus instalaciones, su personal de apoyo, etc. Las escuelas tiene que organizar todo ello para ofrecer un servicio a la comunidad, es decir, educar a los niños, jóvenes y adultos.Por ello existe la organización escolar como consecuencia de las limitaciones humanas. Es decir, que una sola persona es incapaz de poder desempeñar todas las tareas que exige el acto de educar con eficiencia y facilidad. Además, a medida que los estudiantes necesitan mayor apoyo para realizar una misión determinada, es preciso organizar dicha asistencia.La organización de la escuela debe contemplar dos categorías básicas que influyen internamente: por una parte las presiones descendentes que provienen de la dirección de la escuela y, las segundas, de tipo ascendente que provienen de las necesidades y demandas de los miembros de esa organización escolar (laborales, sindicales, presupuestales, curriculares, políticas, etcétera.)Por otra parte, y en  forma sintética, podemos  decir que la reingeniería busca dos aspectos básicos que son la innovación y el logro de incrementos radicales en los indicadores de desempeño.4 En la reingeniería se premia la creatividad y sobretodo se recompensa y fomenta el descubrimiento y la superación de los paradigmas, mismos que  se han instaurado  como reglas o procedimientos inamovibles, imprescindibles y que al analizarlos desde una perspectiva distinta pierden su conveniencia. Así podrían, bajo esta perspectiva, sustituirse formas, trámites, estructuras, vistos buenos, sellos y otras intervenciones que se han incrustado en el contexto educativo y que contribuyen obstaculizando el desempeño y elevando los costos.Dentro del escenario que conformamos  desde estos dos conceptos -organización y reingeniería- enmarcamos la búsqueda de la calidad en la educación ya que ésta tiene una influencia sobresaliente en la renovación cultural de la organización escolar; pero este cambio requiere un esfuerzo incesante de todas las personas que en ello se involucren, y exige un trabajo en equipo.Para tratar de lograr lo anterior se debe de iniciar por reconocer que existe una insatisfacción con el estado que guardan las cosas de nuestra competencia y que esta inquietud nos exige perder el temor a manifestar lo que pensamos. Es muy probable que, al hacerlo, incomodemos a otros; pero la crítica es parte integrante del mejoramiento de la calidad. El requisito es que la crítica engendre sugerencias, sea creativa y constructiva, y que nos remita a que todos prosperemos en nuestro desempeño, sin embargo todo ello debe darse en un clima de libertad dentro de reuniones de grupo al iniciar un proceso que busca la mejora de nuestra institución.Otro aspecto importante es reconocer que la diversidad de opiniones y de perspectivas es lo que enriquece la posibilidad de encontrar soluciones; si aceptamos y respetamos las divergencias, vislumbraremos la posibilidad de llegar a consensos mucho más profundos donde es necesario analizar el problema, ventilar sus implicaciones y sus orígenes, formular soluciones diferentes, sustentar y razonar sus implicaciones. Si todo ello se decide grupalmente será la mejor opción.Sabemos que detrás de todo esto lo más importante son los beneficiarios (alumnos, docentes, personal de apoyo, comunidad, etc.), y que todo lo que intentamos hacer tiene como referente la satisfacción de sus necesidades. El beneficiario es la alusión obligada de todo mejoramiento de la calidad educativa. No obstante, dentro de ello la calidad se preocuparía más por la justicia la cual es dar más a los que tienen menos; y no sólo igualdad que implica ofrecer lo mismo a todos. Todo esto requiere de nuestro apoyo, pero también de manera significativa, del apoyo de la familia y, en forma indirecta, del de la comunidad.El mejoramiento de la calidad escolar no es sólo para que nuestra escuela sea la distintiva, sino para que todas puedan ser sobresalientes. Lo anterior significa que tenemos la responsabilidad de compartir con nuestros compañeros maestros, y con nuestros superiores y autoridades educativas, nuestras conquistas y las formas como las hemos alcanzado.Siguiendo con este ejercicio virtual, intentaremos ubicar la reingeniería en algunas de las propuestas pedagógicas.Con lo que se ha mencionado hasta el momento sobre reingeniería, podemos observar que de alguna manera se intenta con ella cambios que impliquen creatividad, innovación, por lo que el constructivismo pudiera constituir su fundamento pues se requeriría para lograr dichos cambios:1. Adaptar la enseñanza al nivel de desarrollo del estudiante.2. Que sea activa la enseñanza, ya que el aprendizaje es un proceso activo y constructivo. Crear en el salón de clase las condiciones que permitan al estudiante desarrollar y utilizar sus habilidades de tal forma que pueda reconstruir sus estructuras y le permita adquirir el conocimiento de tal forma que lo comprenda; "comprender es inventar o reconstruir por invención" (Piaget; 1973:99)5 3. Promover una enseñanza interdisciplinaria, esto es, pensada desde la práctica docente, como el ideal de una acción pedagógica que permita una formación más integral.4. Que la enseñanza se base y desarrolle en las estructuras del pensamiento, las regulaciones del desarrollo en especial de la equilibración y los procesos de socialización.Esto enfatiza las pretensiones en la reingeniería aplicada a la educación de los cambios que serían necesarios efectuar, lo cual constituirá un gran reto en el sentido de que ya no se preocuparía la educación por entregar conocimientos digeridos, sino de organizar las condiciones que permitan al estudiante identificar los procesos que hay que realizar para obtener los conocimientos.Por otra parte, retomaríamos como otro gran fundamento para la reingeniería aplicada a la educación, a la pedagogía crítica, ya que como se mencionaba anteriormente la escuela tiene que organizarse para poder educar a los miembros de las comunidades y lograr que sean capaces de crtiticar el sistema en que nos encontramos inmersos.La pedagogía critica intenta ser una alternativa revolucionaria que pretende desmitificar el papel que le ha dado a la escuela (ahistórica, despolitizante, neutral); trata de develar las condiciones históricas, culturales y sociales en que se ha desarrollado la escuela, así como intenta abrir el aula como un campo de trabajo cultural y de análisis de la realidad. A partir de ello pretende lograr una reconceptualización del alumno como objeto de indagación, del maestro como investigador social, el cual debe  comprender el papel que asume la escuela al unir el conocimiento con el poder, para aprovechar ese papel para el desarrollo de ciudadanos críticos y activos;  y del aula como espacio de construcción.La pedagogía crítica -como es señalado por Mclaren (1994)6- ha comenzado a proporcionar una teoría radical y un análisis de la escuela y, al mismo tiempo, añade nuevos avances en la  teoría social y desarrolla nuevas categorías de investigación y nuevas metodologías. Así, desde la perspectiva de la reingeniería aplicada a educación -pensamos- se haría énfasis en el cambio del perfil del o los directores y funcionarios, los cuales debieran conocer todos los trámites y ser capaces de tomar un gran número de decisiones. La necesidad del cambio se debiera generar en todos los niveles de la organización escolar, pero la responsabilidad de iniciar el cambio reposa de forma significativa y contundente en el director quien, lamentablemente, con gran frecuencia se encuentra maniatado por la normatividad y las decisiones verticales o por ver en peligro su estabilidad en el puesto. El papel del director como iniciador del cambio es de suma importancia ya que deben tener la capacidad de asumir la responsabilidad del cambio; si el director y las autoridades superiores no están involucrados y comprometidos, es difícil que los desempeños en la escuela mejoren. Lo anterior lo fundamentamos  en cuatro razones:1. Los directores deben tener la ventaja desde el punto de vista de los conocimientos adquiridos ya que:1.1. pueden ver a la institución escolar como un todo,1.2. se supone tienen un abanico de modelos para fomentar el cambio y cuentan con acceso al apoyo de recursos especializados dentro y fuera de la  institución escolar.2. Los directores tienen el poder de tomar decisiones cruciales que requieren los procesos de cambio. Sólo deben ordenar los recursos y aplicarlos en donde consideren que beneficiarán más a su institución educativa.3. La actividad del director consiste en tomar decisiones que aseguren el bienestar de la institución.4. Es función del director identificar los cambios en el entorno social y político de la institución que pueden afectar a la organización y, de ser posible, prever los cambios pertinentes.De esta forma los esfuerzos de la reingeniería para lograr lo anterior los localizaríamos a través de cuatro componentes importantes (adaptación de Lowenthal 1995:33):4.1. Una mayor orientación hacia los beneficiarios (por un lado está el propio sistema educativo, a través de sus autoridades, desde las más inmediatas: director, supervisor. Y por otro lado nuestros alumnos, sus padres y la comunidad)7 4.2. Una nueva forma de pensar en los procesos fundamentales de la organización, que conducen a mejoras en el tiempo de ciclo y en la productividad (que se conoce como mejora o reingeniería de procesos).4.3. Contar con organizaciones con estructuras multifuncionales pues proporcionan mejor       coordinación e integración de trabajo, tiempos de respuesta más breve y controles de costos más sencillos. Esto ofrece niveles más elevados de creatividad. (En los directores, docentes, personal de apoyo y, por supuesto, en los alumnos).4.4. Nuevos sistemas de información y medición, usando los últimos avances tecnológicos, para conducir una mejor distribución de datos y de la toma de decisiones.Por ello, (Rigby; 1993:24)8 para involucrarnos en este proceso, debiéramos comenzar a desarrollar organizaciones funcionales, después cambiar a estructuras orientadas al proceso, acto seguido pasar a una condición mixta, seguido de una combinación de ambas y, por último, iniciar el ciclo de nuevo. Finalmente, en forma sintética describimos los procesos que seguiríamos desde el enfoque de la reingeniería para mejorar la calidad en nuestros desempeños en el ámbito educativo.Fase I. Preparación para el cambio1. La dirección explora el proceso de reingeniería. Educar a la dirección sobre el proceso de reingeniería y la necesidad de  cambiar .Crear un comité de dirección de reingeniería. Desarrollar un plan inicial de acción.2. Preparar a los docentes, personal de apoyo, etc., para el compromiso y el cambio.Fase II. Planeación del cambio3. Crear una visión, una misión y principios rectores. Identificar en todo el personal las competencias esenciales. Desarrollar una declaración de visión. Desarrollar una declaración de misión. Determinar los principios rectores.4. Desarrollar un plan estratégico de tres a cinco años. Llevar a cabo una revisión de la institución escolar en la actualidad. Determinar los factores externos del entorno. Llevar a cabo una revisión de la salud interna. Desarrollar pronósticos sobre la institución escolar tal como está. Llevar a cabo un análisis de vacíos. Desarrollar un plan estratégico de tres a cinco años.5. Desarrollar planes anuales de operación o trascendentales. Desarrollar objetivos de operación. Organizar recursos. Designar prioridades a los cambios potenciales. Desarrollar presupuestos y planes operacionales de un año. Aplicar y evaluar los planes operacionales.Fase III. Diseño del cambio6. Identificar los procesos actuales de la empresa. Determinar los procesos organizacionales críticos. Medir los procesos críticos. Clasificar el desempeño de los procesos. Identificar oportunidades y el proceso al que se aplicará la reingeniería. 7. Establecer el alcance del proceso y el proyecto de diagramación. Identificar a los responsables del proceso. Crear la misión y metas del proyecto. Estructurar y seleccionar a los miembros del equipo. Desarrollar un plan de trabajo8. Combinar y analizar el proceso. Describir el proceso en un flujograma. Describir el proceso en un diagrama integrado de flujo la hoja de trabajo de diagramación del proceso. Completar el análisis de limitantes del proceso. reales.9. Crear el proceso ideal. Describir el proceso ideal en papel. Comparar el proceso actual contra el ideal. Evaluar las diferencias. 10. Probar el nuevo proceso. Desarrollar objetivos piloto. Desarrollar mediciones piloto. Lograr la aprobación y consenso de los responsables. Llevar a cabo una prueba piloto del nuevo proceso. Evaluar el impacto de la prueba piloto.11. Implantar el nuevo proceso. Desarrollar un plan de acción para la implementación. Ejecutar el plan.Fase IV. Evaluación del cambio12. Revisión y evaluación del avance. Evaluación de las mediciones organizacionales. Hacer que el comité de dirección evalúe los resultados. Revisar el plan estratégico de tres a cinco años, de ser necesario.13. Repetir el ciclo anual de planeación operacional y trascendental.1 Laura Aguilar Fish. "La fomación de docentes. ¿Qué tipo de reforma hace falta? en: Formación docente, Modernización Educativa y Globalización, México, 1995,p.175.2    Ibidem, p.175.3   Jeffrey N. Lowenthal. Reingenieria de la organización. Edit. Panorama. México. 1995. p.18-19.4   Ernesto Flores Vega (coord). "Todo lo que usted quería saber sobre reingeniería, pero temía preguntar". En: revista Expansión. Año xxvii. No. 693. México. junio de 1996. P.p.  24-33.5  Miguel Angel Campos y Sara Gaspar. Los conceptos de educación y aprendizaje en la teoría Piagetana y algunas implicaciones. En Perfiles educativos, No. 43-44, Enero junio de 1989. México, cise-unam.pp. 3-9.6 Peter Mclaren. La vida en las aulas. Edit. Siglo xxi, unam. México, 1994.7 Sylvia Schmelkes. Hacia una mejor calidad de nuestras escuelas. Biblioteca para la actualización del maestro. sep, México. 1992. pp. 117-125.Rigby, Darrel. "The secret history of process reengineering", Planning Review. Marzo-abril, 1993. p.24.<br />NORMAS ISO<br />Gestión de calidad en la formaciónConceptos básicosGestión de calidad: un enfoque de procesosCalidad en los organismos de formaciónCalidad y equidadDocumentosEventosEnlacesMapa del sitioPágina principalPrincipio del formularioColoque su dirección de correo electrónico y reciba las novedades del sitioFinal del formularioFecha de actualización:17/06/2008Aplicación de las normas ISO 9000 a la enseñanza y la formaciónWouter Van den BergheDirector de los Servicios de Gestión de la Calidad enDeloitte & Touche BelgiumDocumento extraido de laRevista Europea de la Formación Profesional,CEDEFOP, No. 15, setiembre-diciembre 1998Aun cuando la certificación ISO 9000 siga siendo un fenómeno marginal en el mundo de la enseñanza y la formación, la cifra de instituciones y departamentos certificados se halla en aumento, particularmente entre los ofertores de formación profesional y formación profesional continua. Sin embargo, son muchos los profesionales del mundo docente que se preguntan si esta evolución constituye la mejor vía para perfeccionar la calidad dentro de las instituciones formativas. Para muchas personas, el valor añadido real de un proceso de certificación de este tipo sigue siendo dudoso, y ello sin mencionar los costes que implica dicho proceso.IntroducciónEn el último decenio la noción de "calidad" se ha convertido en un tema central para empresas, servicios públicos y organizaciones no lucrativas en toda Europa. Uno de los hechos más visibles de esta"moda de la calidad" ha sido, particularmente en Europa, la certificación en organizaciones de mecanismos de garantía de la calidad, utilizando las denominadas Normas ISO 9000. Esta forma de certificación se está convirtiendo fácticamente en la norma básica de la calidad para numerosos sectores industriales de Europa.Las normas ISO 9000 se idearon originalmente  para empresas de la industria de fabricación. Desde comienzos del decenio de 1990, no obstante, su aplicación se está difundiendo rápidamente a otros sectores de la economía. La evolución experimentada en los últimos años ha llevado a un reconocimiento generalizado del valor de un certificado ISO 9000 y de su función como lábel de calidad.Por supuesto, la calidad no constituye un fenómeno nuevo dentro de la enseñanza y la formación, pero el interés por las ISO 9000 es de origen relativamente reciente. Desde comienzos de la década del 90, toda una serie de instituciones docentes de Europa han obtenido un certificado ISO 9001 o ISO 9002 (1) . Aun cuando la certificaciónISO 9000 siga siendo un fenómeno marginal en el mundo de la enseñanza y la formación, la cifra de instituciones y departamentos certificados se halla en aumento, particularmente entre los ofertores de formación profesional y formación profesional continua. Sin embargo, son muchos los profesionales del mundo docente que se preguntan si esta evolución constituye la mejor vía para perfeccionar la calidad dentro de las instituciones formativas. Para muchas personas, el valor añadido real de un proceso de certificación de este tipo sigue siendo dudoso, y ello sin mencionar los costes que implica dicho proceso.Este artículo tiene por objetivo analizar este tema y otros con él relacionados. Parte para ello sobre todo de un estudio redactado por mí y publicado en 1997 como Informe del Cedefop (2) . El lector podrá encontrar informaciones más detalladas en dicha publicación, en particular con respecto a los temas de interpretación y aplicación.¿Qué son las ISO 9000?"ISO 9000" es la denominación de uso común para una serie de normas internacionales de garantía de la calidad dentro de organizaciones: ISO 9001, ISO 9002,  ISO 9003 e ISO 9004 (y sus subnormas).Las normas más relevantes para el contexto de este artículo son la ISO 9001 y la ISO 9002. El título oficial de la ISO 9001  es "Sistemas de la calidad. Un modelo de garantía de calidad para el diseño, el desarrollo, la producción, la instalación y los servicios". La ISO 9002 es semejante a la ISO 9001, exceptuando que no incluye el diseño. A diferencia de otros textos y ‘normas´ de la serie ISO 9000, estas dos normativas prevén la certificación de organizaciones por una tercera parte.El concepto clave definido por la ISO 9001 y la 9002 es la noción de "garantía de la calidad". La definición internacional oficial de garantía de la calidad, de conformidad con la ISO 8402, es la siguiente: "Todas las actividades planificadas y sistemáticas aplicadas dentro del sistema de la calidad y manifiestamente necesarias para inspirar la confianza adecuada en que una organización cumplirá los requisitos de la calidad". En mi opinión, una definición de este tipo no es excesivamente práctica. Desde un punto de vista más operativo, los requisitos de una garantía de la calidad deben describirse de la siguiente manera:- criterios de calidad definidos para todas las actividades a las que se aplica la garantía de calidad;-  procesos que garanticen el cumplimiento de las normas de la calidad;- procesos cuya conformidad se controle sistemáticamente; o detección y análisis de los motivos de no conformidad;- eliminación de las causas de problemas mediante las intervenciones adecuadas de corrección;Los principios de garantía de la calidad pueden aplicarse a una actividad particular o a todos los procesos de una organización. Si se aplica la garantía de calidad a todas las actividades de una organización, se dice que ésta ha instaurado un "sistema de la calidad". Este sistema de la calidad puede también denominarse "sistema de control de la calidad" o alternativamente "sistema de gestión de la calidad" (acepción más moderna).Esencialmente, las ISO 9001 e ISO 9002 plantean una serie de requisitos, que este sistema de la calidad debe cumplir. Algunos de estos requisitos se plantean en términos bastante generales, mientras que otros se explican con mayor detalle. La versión inglesa de las normas contiene aproximadamente 8 páginas, que repro-ducen en su mayoría los requisitos de la Sección 4, clasificados en 20 "cláusulas" o "criterios". (Véase el cuadro 1).Cuadro1:Requisitos para un sistema de la calidad, según la ISO 9001 e ISO 9002: "Cláusulas" o "Criterios"4.1 Responsabilidad de la dirección/gerencia4.2 Sistema de la calidad4.3 Revisión de contratos4.4 Control del diseño4.5 Control de la documentación y los datos4.6 Adquisiciones4.7 Control de los productos proporcionados por clientes4.8 Detección y seguimiento de productos4.9 Control de Procesos4.11 Control de los equipos de inspección, medición y comprobación4.12 Estatus de inspección y comprobación4.13 Control de los productos no conformes4.14 Intervenciones de corrección y preventivas4.15 Manipulación, almacenamiento, envasado, conservación y suministro4.16 Control de los registros de la calidad4.17 Auditorías internas de la calidad4.18 Formación4.19 Servicios postventa4.20 Técnicas estadísticasPueden agruparse los requisitos que plantean estas normas en tres grupos distintos:- requisitos generales para un sistema de la calidad (responsabilidad directiva, manual y procedimientos de la calidad, designación de un director de la calidad, disponibilidad de recursos y personal cualificado,…);- la necesidad de implantar procesos de registro en los procesos clave en la organización (diseño,desarrollo, adquisiciones, suministros, etc), así como en las actividades correspondientes a dichos procesos;- mecanismos específicos de garantía de la calidad, incluyendo la comprobación e inspección, la realización de registros de la calidad, ocuparse de los casos de no conformidad con las normas, mantener los documentos actualizados, efectuar auditorías internas y llevar a cabo revisiones periódicas de gestión.Cumplir la mayoría de estos requisitos no constituye un obstáculo serio para una organización operativa. En una organización eficaz y de alto rendimiento lo único que se requiere suele ser registrar por escrito y de manera formal la forma en la que se opera habitualmente. No obstante, el cumplimiento de algunos de los requisitos más específicos de garantía de la calidad requiere casi inevitablemente un trabajo adicional. Este incluye la introducción de nuevas actividades y procesos, particularmente un control de documentos, las auditorías internas y las intervenciones sistemáticas de corrección.Es importante recordar que la ISO 9001 y la ISO 9002 son normas de sistema. Los certificados que pueden concederse mediante ellas señalan que una organización es perfectamente capaz de cumplir las necesidades y requisitos de sus clientes de manera planificada y controlada. Pero el lábel no garantiza que los productos o resultados del trabajo de la organización presenten el máximo nivel posible de calidad (aún cuando ello se sugiere frecuentemente con objetivos publicitarios). Este sistema de implantación de la calidad mediante procesos puede entrar en ocasiones en conflicto con un sistema más "absoluto" de implantación de la calidad por productos. Por ejemplo, un certificado ISO 9000 para una organización docente ofrece una "garantía" de que ésta se halla bien estructurada y de que los resultados de sus programas y cursos responden a los objetivos y necesidades planteados por los usuarios; pero no garantizan necesariamente que los contenidos de dichos cursos y programas cumplan un determinado nivel educativo.De esta manera, los términos "requisitos" y "normas" utilizados en la terminología de las ISO 9000 difieren de las tradicionales nociones educativas o formativas. Las "normas" oficiales para la enseñanza o la formación se refieren en general a determinados requisitos "de entrada" o input (p.e. cualificaciones de los maestros, contenidos de los programas, …) o en ocasiones "de salida" o output (documentos, títulos, …). Las ISO 9000 consideran la calidad de forma distinta y requieren el cumplimiento de principios generales de control de procesos dentro de las instituciones (normas "de proceso" o "de sistema").Otra diferencia importante es que las normas tradicionales para la enseñanza y la formación son con frecuencia muy específicas y relacionadas con un contexto particular. Esta característica hace a estas normas más relevantes y verificables, pero también más dependientes de su momento (riesgo de rápida pérdida de actualidad) y menos transferibles. Por otra parte, el carácter de las ISO 9001 e ISO 9002 es mucho más general, lo que implica que siempre resulta necesario un grado considerable de interpretación (un punto muy sensible para profesionales de la pedagogía) y que no pueden analizar explícitamente determinados temas concretos.Como funciona la certificaciónUno de los rasgos interesantes de las ISO 9001 e ISO 9002 es que el cumplimiento de los requisitos que establece la norma debe certificarlo una tercera parte independiente. Esta certificación está organizada fundamentalmente a escala nacional. La mayoría de los países desarrollados poseen ya una organización nacional capacitada para "acreditar" a organismos nacionales de certificación. Una vez aprobado el proceso de acreditación, el organismo certificador recibe el permiso para conceder certificados "reconocidos" ISO 9001 o 9002. Este proceso de acreditación requiere el cumplimiento de criterios muy estrictos por el organismo certificador, tanto en términos de las cualificaciones de sus auditores como en cuanto a su propia organización interna. Además, esta acreditación suele estar limitada a determinados sectores industriales, y tiene que renovarse periódicamente.Si una organización aspira a obtener un certificado ISO 9000, atravesará por regla general las siguientes fases:- creación por la organización de un sistema de la calidad que cumpla los requisitos estipulados por la norma (ISO 9001o ISO 9002);- elección de un organismo acreditado de certificación; o preauditoría (opcional) del sistema de la calidad por el organismo certificador, seguida por medidas de corrección (en caso necesario);- auditoría de total cumplimiento por el organismo certificador, y concesión del certificado (en caso de aprobado);- diversas auditorías intermedias, de escala más limitada, durante un periodo de tres años (suelen tener lugar cada 6-8 meses, como mínimo una vez al año);- cada certificado vale exclusivamente para un período de tres años."(…) la ISO 9001 y la ISO 9002 son normas de sistema. Los certificados que pueden concederse mediante ellas señalan que una organización es perfectamente capaz de cumplir las necesidades y requisitos de sus clientes de manera planificada y controlada. Pero el lábel no garantiza que los productos o resultados del trabajo de la organización presenten el máximo nivel posible de calidad (aún cuando ello se sugiere frecuentemente con objetivos publicitarios). (…) Un certificado ISO 9000 para una organización docente ofrece una "garantía" de que ésta se halla bien esructurada y de que los resultados de sus programas y cursos responden a los objetivosy necesidades planteados por los usuarios; pero no garantizan necesariamenteque los contenidos de dichos cursos y programas cumplan una determinada norma educativa.""De esta manera, los términos "requisitos" y "normas" utilizados en la terminología de las ISO 9000 difieren de las tradicionales nociones educativas o formativas"Es evidente que hay que pagar al organismo certificador por su trabajo. Ello puede implicar costes considerables (que oscilarán para una institución docente fre-cuentemente entre los 2 500 y los 10 000 euros). No obstante, estos costes son sólo una pequeña parte del coste global de la certificación: la parte del león está representada por los salarios de los miembros de la plantilla que se dedicarán a poner en marcha el sistema de la calidad (asistidos probablemente para ello por consultores externos).La formulación relativamente general de las normas ISO 9000, la estructura de acreditación "nacional", y la "competencia" entre los organismos certificadores son todos ellos factores que contribuyen a quelas prácticas de concesión de los certificados ISO 9000 presenten ligeras diferencias. Apenas existen "pruebas consistentes", pero la mayoría de los expertos están de acuerdo en que no todos los certificados tienen el mismo valor. Los procesos de certificación se consideran "más fáciles" en determinados países o con determinados organismos certificadores. Según mi expe-riencia, éste "problema" existe verdadera-mente y debe afrontarse con seriedad. Por otro lado, tampoco debe exagerarse la cuestión, dado que debido a la naturaleza procesual de un sistema de calidad con-forme a las normas ISO 9000, con todos sus circuitos de realimentación y actuacio-nes correctoras, resulta muy difícil que se apruebe un sistema ISO 9000 "deficiente". En realidad, hasta la fecha apenas se han producido casos de "falsificación" de sistemas o certificados, al menos entre los acreditados. Una analogía útil son las analogías entre el valor y la calidad de los títulos universitarios con aspecto similar en toda Europa: dichas diferencias son muchos más importantes que las existentes actualmente entre los certificados ISO 9000.Ventajas e inconvenientes de la certificación ISO 9000Antes de examinar la idoneidad de las ISO 9000 para el sector educativo y formativo, será útil analizar las ventajas y los inconvenientes sentidos por las empresas. Cada vez se efectúan más estudios, a escala tanto nacional como internacional, para examinar las virtudes y defectos de la certificación ISO 9000.Una encuesta detallada efectuada en el UK ("¿Son operativas las ISO 9000?") efectuada en 1995 por la Manchester Business School por encargo de la SGS, halló ocho motivos para obtener una certificación, señalados cada uno de ellos al menos por la mitad de quienes contestaron a la en-cuesta. Son, por orden decreciente de importancia:- la probable demanda de los futuros clientes de una acreditación ISO 9000;- aumentar la coherencia de las operaciones en la empresa;- mantener/mejorar la proporción de mercado;- mejorar la calidad de los servicios;- la presión por los clientes;- un buen elemento de promoción;- dar mayor eficacia a las operaciones;- mejorar la calidad de los productos.Esta encuesta concluía también que:"Las pequeñas empresas aspiran funda-mentalmente a cumplir la norma con el objetivo de mejorar su proporción de mercado y de promocionarse. (…) Cuanto mayor es la organización, más probable resulta que ésta cite la presión por los clientes como motivo para lograr una certificación. El sector de los servicios resalta la importancia de incrementar su pro-porción en el mercado y la necesidad de mejorar la coherencia de sus operaciones y la calidad del servicio (…)".Estos resultados, interpretados dentro de un contexto educativo o formativo, coinciden con los míos propios y mis expe-riencias con ofertores de enseñanza o formación.Pero esta misma encuesta permitió detectar también una serie de obstáculos y problemas importantes con respecto a la cer-tificación ISO 9000:- el tiempo requerido para escribir el manual- el intenso papeleo necesario- los altos costes de implantación de las normas- el tiempo requerido para llevar a término la implantación- los altos costes de mantenimiento de la norma- la falta de asesoramiento gratuito- la falta de coherencia entre los diversos auditores- el tiempo empleado en controlar la documentación antes de las auditoríasSólo el primero de estos inconvenientes resultó mencionado en la encuesta por más del 30% de los participantes; el último punto lo fue sólo por un 16%. Resumiendo los inconvenientes, la encuesta señalaba:"Todos los grupos consideraban que el problema fundamental con las ISO 9000 consiste en los elevados costes de implantación, traducidos en tiempo, documentación y dinero empleados. Las pequeñas organizaciones tendían por lo general a considerar los inconvenientes superiores a los beneficios con mayor frecuencia que las grandes empresas. La misma tendencia se apreciaba también con respecto al mantenimiento permanente de la norma (…)"En mi opinión, los argumentos indicados en favor y en contra de las ISO 9000 resumen buena parte del debate sobre los beneficios y los inconvenientes que las empresas asocian a estas normas. Resaltan también que la relevancia y la rentabilidad de una certificación dependen grandemente del contexto específico: tanto de las demandas y oportunidades exteriores como de las necesidades y posibilidades internas.Así pues, no debe sorprendernos que sigan existiendo numerosas compañías que a pesar de su alta calidad y éxito comercial no poseen una certificación ISO 9000. De hecho, el lábel "ISO" constituye simplemente una forma de desarrollar y mantener un sistema de la calidad, de operar el proceso de aseguramiento de la calidad y de participar en una espiral de mejoras continuas. Pero constituye también un método muy visible por el mundo exterior (a diferencia de otros sistemas de la calidad) y que fija las perspectivas muy claramente para los trabajadores de una empresa.A mi parecer, evolucionamos gradualmente -con mayor rapidez en algunos países europeos que en otros- hacia una situación en las que las ISO 9001 o 9002 pasarán a estar consideradas como un requisito "mínimo" de la calidad para las empresas del sector productivo. Este ya es el caso de algunos sectores industriales en algunas regiones europeas. Esta idea penetra también en el sector de servicios comerciales, si bien a un ritmo menor y de manera menos homogénea (debido en general a que la relevancia del certificado no resulta obvia, o por la existencia de alternativas interesantes, p.e. normas específicas sectoriales). No obstante, no podemos aún vaticinar si la implantación de las ISO 9000 en el sector público no lucrativo (incluyendo el mundo de la enseñanza) será fuerte o no. Ello depende de su idoneidad, su interpretación y sus costes, y de la cultura de la calidad en las correspondientes organizaciones.La idoneidad de las normas para la enseñanza y la formaciónA finales de la década de 1980 algunos escasos institutos de enseñanza y formación comenzaron a implantar métodos "industriales" de la calidad (tales como la Gestión Total de la Calidad -GTC); a comienzos de los 90, algunas organizaciones pioneras aceptaron las ISO 9000. Desde entonces, son cada vez más los datos que indican que la adopción de los principios y los métodos GTC -incluyendo los integrados en los requisitos de las ISO 9000- pudiera ser de importancia y utilidad para las organizaciones educativas y formativas.Una serie de argumentos apuntalan la tendencia hacia una certificación ISO 9000. No es una sorpresa que las organizaciones de enseñanza o formación busquen de esta manera mejorar o mantener la calidad de la enseñanza o formación que imparten. Pero también se plantean con frecuencia otro tipo de argumentos, y en particular los siguientes:- la promoción de una imagen de alta calidad, muy visible y de alta credibilidad;- una forma de responder a los factores externos y en particular a las presiones de los clientes (directas o indirectas), los gobiernos o los organismos de financiación;- un método para desarrollar un sistema completo de aseguramiento de la calidad que abarque a toda la organización;- la necesidad de mejorar una serie de actividades específicas de la organización, mal organizadas en la actualidad."(…) la relevancia y la rentabilidad de una certificación dependen grandemente del contexto específico: tanto de las demandas y oportunidades exteriores como de las necesidades y posibilidades internas."" No obstante, no podemos aún vaticinar si la implantación de las ISO 9000 en el sector público no lucrativo (incluyendo el mundo de la enseñanza) será fuerte o no. Ello depende de su idoneidad, su interpretación y sus costes, y de la cultura de la calidad en las correspondientes organizaciones."En cada uno de estos campos, diversos factores pueden desempeñar su papel. El peso específico de estos argumentos variará probablemente mucho en función de la naturaleza de la organización y de su entorno exterior. En términos generales, se observa que los motivos para buscar una certificación en el mundo educativo no difieren fundamentalmente de los que se aprecian en otros sectores.Por supuesto, los argumentos en favor de la certificación deben contraponerse a los contraargumentos e inconvenientes. Estos son numerosos y -teniendo en cuenta el limitado número de instituciones certificadas de enseñanza o formación- sobrepasan aún a los argumentos positivos. Los posibles inconvenientes son varios:- problemas interpretativos (la norma se halla diseñada y redactada inicialmente para la industria productiva);- insuficiente importancia de determinados componentes de la norma (y falta de mención específica de algunos temas que se consideran críticos para la enseñanza y la formación);- normalización inadecuada en cuanto a utilización y aplicación;- consumo de tiempo y costes;- el riesgo de incrementar la burocracia;- problemas específicos relacionados con los tipos particulares de centros educativos o formativos.Debemos pues reconocer que el sistema de las ISO 9000 presenta algunas desventajas intrínsecas para el sector educativo, y que requieren por ello una determinada capacidad y creatividad. Las implicaciones en cuanto a costes y tiempo constituyen un obstáculo real, y el riesgo de burocratización es también serio. Las diferencias globales que se aprecian al respecto entre los diversos tipos de ofertores educativos o formativos son las siguientes:- comparados con las escuelas o las instituciones de enseñanza superior, los ofertores de formación continua constituyen candidatos más probables a obtener la conformidad con las ISO 9000 (por presión del mercado, de manera semejante a otros servicios industriales);- los ofertores de formación profesional son también candidatos más idóneos a las ISO 9000 que los institutos o centros de enseñanza general (por su vinculación más estrecha con el mercado del empleo, con sus preocupaciones y cultura en torno a la calidad);- las ISO 9000 resultan probablemente más idóneas para los centros "grandes" que para los "pequeños" (por las economías de escala y la necesidad de un control más formalizado de procesos en los centros mayores);- cuanto más variada e individualizada sea la oferta de enseñanza o formación, más tiempo exigirá (y más costoso será) obtener un certificado ISO 9000."En términos generales, se observa que los motivos para buscar una certificación en el mundo educativo no difieren fundamentalmente de los que se aprecian en otros sectores."Un punto crítico de la necesaria interpretación para el sector educativo es la definición del "producto": ¿se trata del "resultado formativo", del "proceso formativo" o más bien del programa de enseñanza o formación impartido? (…) teniendo en cuenta las comparaciones con otros sectores de servicios, la dificultad real de controlar el proceso formativo y las opciones elegidas por numerosas organizaciones formativas certificadas en toda Europa, la forma más operativa de definir el "producto" en el contexto de las ISO 9000 es la siguiente: (…)"Cuestiones interpretativasUna característica particular de las normas ISO 9000 es la necesidad de interpretarlas. Muchas de las especificaciones que las normas plantean precisan de un análisis cuidadoso y de una interpretación adecuada antes de poderse aplicar a un contexto formativo particular. Ello tiene que ver tanto con la terminología como con los procesos interesados. Esta característica constituye tanto una ventaja (pues permite una flexibilidad y una individualización considerable a largo plazo) como un inconveniente (puede provocar la inseguridad y ser fuente de controversias y oposiciones).Un punto crítico de la necesaria interpretación para el sector educativo es la definición del "producto": ¿se trata del "resultado formativo", del "proceso formativo" o más bien del programa de enseñanza o formación impartido? No se trata de un problema meramente académico, sino de algo que tiene implicaciones para toda la norma. En mi opinión, teniendo en cuenta las comparaciones con otros sectores de servicios, la dificultad real de controlar el proceso formativo y las opciones elegidas por numerosas organizaciones formativas certificadas en toda Europa, la forma más operativa de definir el "producto" en el contexto de las ISO 9000 es la siguiente:"los servicios educativos o formativos impartidos por la organización, incluyendo los productos asociados, como los materiales didácticos y los servicios".Esta definición es rica en implicaciones cuando se interpretan toda una serie de cláusulas de las ISO 9001/9002. Por ejemplo, si adoptamos "lo aprendido" como "producto", los requisitos de "comprobación e inspección" se centrarán en el examen y la evaluación de estudiantes y formados. Por contra, si como producto se considera el "curso (programa)" o la "formación ofrecida", los requisitos de "comprobación e inspección" se referirán a la evaluación de un curso o secuencia formativa por los estudiantes, los formados y/o sus empresarios. Resulta interesante observar sin embargo que, aun cuando se acepte "lo aprendido" como definición del producto, en la práctica ello da lugar a una implantación similar de un sistema de la calidad. Esto tiene que ver con la naturaleza en cierto modo redundante de los requisitos ISO 9000 y con el hecho de que la aplicación sistemática de los principios de aseguramiento de la calidad resulta casi independiente de la definición del producto. En particular, las cláusulas generales 4.2 (Sistema de la calidad) y 4.9 (Control de procesos) están formuladas de forma que requieren mecanismos de garantía de la calidad para todos los procesos críticos, estén éstos previstos por una cláusula específica de la norma o no.Hay un segundo conjunto de problemas de interpretación que plantea mayores desafíos. Nos referimos a la decisión de implantar eficazmente los requisitos con costes mínimos. De hecho, en numerosas situaciones no resulta evidente poder afirmar si un requisito particular se ha cumplido en su totalidad o no. Considérese, por ejemplo, la necesidad de definir y analizar los "factores de entrada al diseño" durante el proceso de un diseño de programa (cláusula 4.4 de la ISO 9001). La decisión de si se han considerado todos los factores críticos de entrada dependerá completamente del juicio de la institución y del auditor del organismo certificador.La definición y consideración de estos temas tienen consecuencias fundamentales para la aplicación y el mantenimiento del sistema de la calidad. Las normas ISO 9000 contienen muchos puntos que requieren juicios subjetivos por parte de los ofertores educativos o formativos particulares. Ello constituye de hecho tanto una virtud como un defecto de las ISO 9000.Una tercera categoría de dificultad interpretativa, relacionada con las anteriores, concierne al rigor y el grado en el que hay que cumplir los requisitos, como p.e.:- el nivel de detalle necesario para los documentos (en particular para las instrucciones de procedimientos y de trabajo), lo que tendrá implicaciones considerables para el control documental- la naturaleza y la cantidad de los registros de la calidad, con frecuencia el elemento más difícil para un mantenimiento eficaz del sistema de la calidad, y fuente de problemas burocráticos o de exceso de documentación- la especificidad de la política y los objetivos de la calidad- la frecuencia de las auditorías internas y las revisiones por la gerencia/directiva- la validez científica de los métodos de evaluación y examen utilizados.No existen directrices definidas sobre estos temas. Los pasos necesarios en la práctica dependen de la complejidad de la organización, de las demandas de los clientes y del nivel educativo de la plantilla. Será aconsejable comprobar por anticipado que el organismo certificador coincide con la interpretación adoptada.La aplicación de un sistema de la calidad basado en las ISO 9000"El proceso total, desde la decisión hasta la certificación, requiere habitualmente -para una organización típica- de 12 a 18 meses. Así pues, no solamente debe valorarse la adopción de las ISO 9000 con sus ventajas e inconvenientes para el sistema de la calidad, sino que deben también tomarse en cuenta la complejidad y los riesgos de su implantación.""El proceso total, desde la decisión hasta la certificación, requiere habitualmente – para una organización típica – de 12 a 18 meses. Así pues, no solamente debe valorarse la adopción de las ISO 9000 con  sus ventajas e inconvenientes para el sistema de la calidad, sino que deben también tomarse en cuenta la complejidad y los riesgos de su implantación. Después de todo, la creación de un sistema de la calidad no consiste en añadir simplemente unos cuantos adornos decorativos a una organización existente, sino que constituye un importante "proceso de cambio" que ejercerá su impacto sobre toda la organización.Se sabe ya perfectamente por las prácticas de las consultorías de gestión, que la implantación de procesos de cambio siempre resulta dificultosa y con riesgo, y que con frecuencia se subestiman los recursos necesarios para ello. Lo mismo puede decirse también de todo el proceso de certificación. Aun cuando sea peligroso generalizar los requisitos "ideales" de partida para las ISO 9000, personalmente mis "diez favoritos" son las siguientes condiciones iniciales:- la organización debe disponer ya de una buena estructura organizativa;- existe ya una política de la calidad (al menos implícitamente), y normas que se toman en serio;- la organización ha sido y continuará probablemente siendo bastante estable en cuanto a sus actividades y personal (no se están produciendo cambios esenciales, ampliaciones u operaciones de reorientacion);- se comprenden bien todos los procesos internos;- ya existen numerosos documentos estandarizados;- la organización está saneada financieramente;- se dispone de una persona cualificada, motivada y con credibilidad (muy respetada) para coordinar la implantación de las normas;- el nivel directivo superior cree en la importancia de la certificación y se compromete con el tema;- el número de clases significativamente distintas de clientes, productos y servicios es restringido;- la organización es de pequeño tamaño, disponiendo sólo de algunos departamentos y de una plantilla máxima de unas docenas de personas.Si se cumplen la mayoría de estas condiciones, una organización podrá iniciar la ruta de las ISO 9000 con seguridad de llegar a buen puerto. Pero si no se cumplen ninguna o sólo unas cuantas, será probable que la travesía hacia la certificación sea larga y empedrada de dificultades. Un punto favorable en cualquier caso sería el fácil acceso a un asesoramiento y a la experiencia profesional de organizaciones semejantes que ya hayan implantado estos requisitos en su funcionamiento.Conclusiones"Las ISO 9000 no están en contradicción con ninguna norma o práctica educativa sanas, y pueden complementarse fácilmente con otros sistemas de la calidad (en particular con los centrados en factores de entradas o salidas)."(…) las normas ISO 9000 no son las mejores normas imaginables para la calidad en el sector educativo. En un caso ideal, habría que complementarlas con criterios sobre los contenidos lectivos. Aún no podemos por el momento responder a la cuestión de si resulta rentable iniciar un proceso de certificación y mantener a continuación el sistema de la calidad."Aun cuando la experiencia con las ISO 9000 en el mundo de la enseñanza y la formación siga siendo limitada (unas  cuantas docenas de instituciones en cada uno de los países europeos mayores o más desarrollados), podemos extraer ya algunas primeras lecciones generales.Los requisitos tangibles y con frecuencia obligatorios que plantean las normas ISO 9001 e ISO 9002 (política de la calidad, manual y procedimientos de la calidad, auditorías regulares, …) proporcionan un instrumento general y accesible para la instauración de un sistema de la calidad, utilizable por toda organización educativa o formativa. La experiencia recogida hasta la fecha nos indica que los sistemas de la calidad basados en las ISO 9000 contribuyen a mejorar el servicio al cliente, lograr una buena garantía de la calidad y establecer una dinámica de mejoras continuas de la misma. Las ISO 9000 no están en contradicción con ninguna norma o práctica educativa sana, y pueden complementarse fácilmente con otros sistemas de la calidad (en particular con los centrados en factores de entradas o salidas). La obtención de un certificado realza la imagen de la calidad de un centro u organización y resalta su aspiración a la calidad en un entorno cada vez más competitivo. Y pueden capacitar a un ofertor de enseñanza o formación para cumplir o superar incluso los criterios de calidad que rigen externamente a él.Por otro lado, incluso los centros de enseñanza o formación que se declaran muy partidarios de las ISO 9000 reconocen la existencia de una serie de problemas e inconvenientes en la aplicación del sistema. Los problemas registrados con mayor frecuencia son: el volumen permanente de papeleo necesario, el coste de la certificación y el coste continuo de su mantenimiento, el riesgo de evolucionar hacia una burocracia centrada en los procedimientos y los registros, y la dificultad de instaurar con rapidez los cambios necesarios.Debemos admitir que las normas ISO 9000 no son las mejores normas imaginables para la calidad en el sector educativo. En un caso ideal, habría que complementarlas con criterios sobre los contenidos lectivos. Aún no podemos por el momento responder a la cuestión de si resulta rentable iniciar un proceso de certificación y mantener a continuación el sistema de la calidad. Necesitamos investigar más sobre los efectos de las certificaciones ISO 9000, su relevancia, su rentabilidad y la interacción con los sistemas y mecanismos tradicionales de garantía de la calidad en la enseñanza y la formación. También será necesario efectuar más estudios sobre períodos de tiempo suficientes para examinar si los beneficios experimentados continúan superando a los inconvenientes, y bajo qué presupuestos puede transferirse una experiencia de implantación de un sistema de la calidad a través de las ISO 9000 a otras organizaciones educativas o formativas.En conclusión, incluso el creciente número de certificados ISO 9000 parece incapaz de poner término al vivo debate sobre la garantía y la gestión de la calidad en las instituciones educativas. En último término, será el propio mercado quien decida si el coste asociado a la certificación merece la pena, si sus beneficios superan a los inconvenientes, o si otro sistema nacional o internacional de garantía de la calidad resulta más idóneo para ellas.BibliografíaBay, A. e.a. 1997: Linea Guida per l’applicazione della norma UNI EN ISO 9001 al Settore della Formazione, Tessile di Como e.a., MilánBlackwell, C., Hector, P. & Sarfaty, D., 1995: Assurance of Quality in Continuing Education. A Handbook (Project Aquaforce Part II). FEANI, ParísBSI Quality Assurance, 1994: Managment Systems of Schools. Guidance notes for the application of BS EN ISO 9002 for the management systems of schools. BSI Quality Assurance, Milton KeynesBSI Quality Assurance, 1995: Education and Training. Guidance notes on the application of BS EN ISO 9001 for quality management systems in Education and Training. BSI Quality Assurance, Milton KeynesCERTQUA, 1994: Qualitätssicherungssysteme in Unternehmen und Einrichtungen der Beruflichen Bildung. Certqua, Bonnde Jonge, H. & van der Vlist, L., 1996: Kwaliteits-verbetering op basis van kwaliteitsborging. De invoe-ring van ISO-systematiek in een MBO-instelling. en: Thema, no. 1Dembski, M. & Lorenz, T., 1995: Zertifizierungvon Qualitätsmanagement-systemen bei Bildungs-trägern.Expert Verlag, RenningenFreeman, R.,1993: Quality Assurance in Training and Education. How to Apply BS 5750 (ISO 9000) Standards. Kogan Page, LondresGelders, L., Proost A. & Van der Heyde, C., 1993:  Kwaliteitszorg in een universitaire afdeling: een ge-vallenstudie. en: Onze Alma Mater. Leuvense Per-spectieven(mei 1993). Vlaamse Leergangen Leuven, LovainaGnahs, D., 1996: Qualitätsmanagementhandbuch für Weiterbildungseinrichtungen. Max-Traeger-Stiftung der GEW, Frankfurt del Main4811395-228600LA REINGENIERÍA EDUCATIVAUna alternativa en los procesos de Mejoramiento EducativoLuis Carlos Vélez RiveraEsp. En Reingeniería Educativa con Énfasis en Diseño Curricular.Director de Núcleo de Ciudad Bolívar.Me preguntaba un docente, “Don Luis Carlos, ¿usted no cree que el Ministerio se ha equivocado con tanta reforma y que por eso estamos tan mal en la educación?”Luego de pensarlo un instante le respondí: Mire compañero, puede que sí y puede que no. Lo importante es que a la luz de las reformas se vienen proyectando acciones que son definidas en políticas, programas y proyectos que buscan precisamente mejorar la calidad de la educación, establecen indicadores que nos permiten medir a nivel nacional y en forma general para saber cómo estamos en el país. Por esa razón a partir de la Ley General de Educación, que recoge lo que se venía gestando desde 1978 con la Renovación Curricular, lo trae a un solo código educativo, se ve más organizado, y así se ve una estructura educativa con más sentido, aunque aún no concluida, por eso los ajustes con la Ley 715, sus decretos reglamentarios y ahora con el de ASOPADRES.. Asimismo se han definido los lineamientos curriculares, Indicadores de Logros, competencias, estándares. Todos estos marcos legales y pedagógicos, son pautas que desde el Ministerio, dan recomendaciones generales a las instituciones para que desde su autonomía, (no la pierden porque apliquen una política nacional) direccionen su Institución o Centro Educativo a brindar una mejor calidad educativa a sus clientes que son los alumnos, padres de familia y comunidad. Estas pautas buscan unificar la educación en el país, por esa razón las pruebas ICFES y SABER, están evaluando a los estudiantes bajo los mismos parámetros, No importa que somos de Escuela Nueva, que los de los pueblos pequeños no tenemos las mismas oportunidades que los de Bogotá, Medellín, et., esa es nuestra responsabilidad brindarle esas oportunidades, se supone que todos los estudiantes deben aprender lo mismo, esa es la intención de los estándares.En esa responsabilidad que le planteo es el RECTOR el responsable, no el Consejo Directivo, pues se le vienen suprimiendo unas funciones, La ley 715 del 2001 deja en cabeza del Rector la responsabilidad de formular planes anuales de acción y mejoramiento de calidad y dirigir su ejecución. (Art. 10). Estos planes se deben formular basados en eL desarrollo y ejecución del PEI, de acuerdo a los resultados que arroje la Evaluación Institucional si es realizada como lo ordena la ley y con las instancias que son y comprometidas en los procesos educativos.358140011430Retomo la capacitación brindada por María Elena Valencia Herrera, funcionaria de SEDUCA, sobre la Gestión Institucional, que “Se erige, en el marco de estas oportunidades, como una nueva forma de ver la Institución Educativa a través de la acción que la moviliza hacia el logro de sus propósitos, y desarrolla su capacidad para articular los procesos internos y concentrar todos sus esfuerzos al cumplimiento de las metas”. Gestión que resume en un gráfico de procesos:Para el diseño de los planes de acción y de mejoramiento educativo, en la Gestión Institucional que debe abordar el señor Rector, sugiero una estrategia gerencial que es la Reingeniería Educativa, entendida como el rediseño de los procesos directivos y académicos, en una palabra institucionales, y la implementación de los mismos, cuya meta es aumentar la calidad del egresado y hacerlo competitivo a nivel regional, nacional e internacional. Se requiere un cambio de paradigmas, pues el problema no es cambiar, si no cómo vamos a cambiar, (esto es lo que pide el MEN cuando habla de la Reingeniería en la gestión Administrativa, desde el PEI). Partimos de la premisa de que todo lo que sabemos que funciona se puede cambiar (mejorar) y lo que se sabe que no funciona se puede evitar y aplicar. Es un empezar de nuevo, es ver las situaciones con los ojos del cliente. La reingeniería se hace con un equipo multidisciplinario. No es necesario saber mucho, ni ser un experto, necesitamos saber mucho sobre las cosas que vamos a cambiar, no es difícil concebir buenas ideas... basta pensar y sobre todo tener voluntad.Las cosas nuevas, las ideas, los proyectos que tenemos en mente lo podemos aplicar... ventaja de los docentes, se trabaja en Equipos Autodirigidos y se llevan las propuestas a la comunidad educativa como el gran grupo de implicados.La Reingeniería, tiene dos direcciones la Dinámica y la Rápida. La Dinámica es un enfoque sistémico y uniforme dirigido a analizar los procesos de la institución. Permite elaborar modelos de los diseños propuestos, observar su impacto total y comparar los costos y beneficios de las alternativas. Tiene 4 etapas.La Reingeniería Rápida (Re). Permite a la organización (Institución) obtener cambios sustantivos de una forma rápida. Presenta 5 etapas a saber:1. Preparación. Describe el esfuerzo encaminado aReconocer la necesidad para rediseñar.. ¿Dónde estoy?Desarrollo del consenso ejecutivo (Dirección del plantel - Equipos autodirigidos)Capacitar al equipo que va a trabajar en el proceso.Planificar el cambio. (dónde quiero estar) Metas propósitos – pronósticos)En esta etapa es primordial hacer la revisión objetiva y real de la situación, no lo que queremos mostrar, simular que está bien, pues si se parte de una falacia, entonces ¿para qué rediseñar?. Se analizan, interpretan, grafican los resultados y se consolidan en una matriz diagnóstica, llámese DOFA, Red Causal, Metodologías MAPP, Marco Lógico, etc.. Se prioriza el funcionamiento institucional para determinar cambios. Con qué y con quiénes cuento para hacer el cambio, ejecución, control, seguimiento y evaluación.Identificación. Se desarrolla y comprende un modelo de negocio con procesos orientados al cliente (Comunidad educativa) basado en:Modelar el cliente. Se definen necesidades, perfil de formación y ocupacional del egresado.Definir y medir rendimiento orientados al cliente (alumnos y comunidad) y determina los actuales niveles de rendimiento para determinar cuál es la proyección.Examina las normas actuales y los problemas que se tienen si se cumplen o no.Define entidades u otras instituciones con las que negocia el establecimiento.Modela procesos, los caracteriza (gestiones del PEI. – Directiva, Académica, Administrativa y Comunidad), identificando las actividades o acciones principales para el cambio. (tareas específicas). Establece y delega funciones. Correlación de recursos.Fijan actividades del proceso, variables.Visión: Se desarrolla una visión del proceso capaz de producir avances decisivos.Se identifican las organizaciones requeridas al interior dela institución.Sistemas de flujo de la información.Entender la estructura del proceso y el flujo del mismo (flujogramas)Referenciar el rendimiento.Visualizar elídela interno y externo (las necesidades y requerimientos del entorno).Definir subvisiones de los cambios a realizar (metas).Programas de integración de implicados (son todas las personas u organizaciones que tienen que ver con los cambios y en donde se van a tomar las decisiones en consenso).4. Solución. ¿Cómo?. Tres factores o fuerzas que la hacen posible.Tecnología.InformaciónPotencial humano.Comprende dos diseños básicos:1. Técnico: Se especifican las dimensiones técnicas del nuevo proceso, se describe la tecnología, las normas, (Decretos, Resoluciones Rectorales, Acuerdos, reglamentos), los procedimientos (flujogramas, manuales, instructivos), sistemas y controles creados por la reingeniería. (cuadros de verificación de metas, procesos y de resultados), diseños de autoevaluación y seguimiento, entre otros.Tareas: Modelar relaciones de entidades. Instrumentar e informar. Redefinir alternativas. Reubicar, programar y controlar. Aplicar tecnologías, planificar la implementación.2. Social. Se especifican las dimensiones sociales del proceso, se describe la organización, dotación del personal, cargos, los planes de la carrera, del área y se rediseñan planes preliminares de contratación, educación y capacitación de la organización.Tareas: Facultar a empleados que tienen contacto con estudiantes y usuarios del servicio educativo. Identificar grupos de características de cargos. Definir cargos por equipos, las necesidades de destreza del personal. Diseñar planes de carreras laborales. Planificar la implementación.Transformación. Realiza la visión del proceso a través de las siguientes tareas.Complementar el diseño del sistema.Ejecutar los diseño técnico y social.Desarrollar Refinamiento y transición.planes de prueba piloto del nuevo programa.Evaluar al personal.<br />

×