Un capitán en las calles
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Un capitán en las calles

on

  • 294 views

 

Statistics

Views

Total Views
294
Views on SlideShare
293
Embed Views
1

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

1 Embed 1

http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Un capitán en las calles Un capitán en las calles Document Transcript

  • “Un capitán en las calles” Todos los días me despierto a las 8 am y camino algunas cuadras por el barrio de San Telmo hasta la parada de mi autobus que pasa generalmente a las 8:40 en dirección a la avenida Córdoba, dónde está El Palacio de Aguas y dónde mi trabajo no es tan bello cómo debería ser. En uno de estos días rutinarios cerca de “El Viejo Almacén” me dícuenta que había una pequeña familia de bolivianos (era una pareja con unanena y un hijo de estatura mediana, pelos negros y lisos como un indio, la pielun poco morena y ojos negros). Se llamaba Joaquín, tenía 8 años y estabasiempre jugando con una de las frutas que su papá vendía y también le gustabaleer libros de cuentos.La primera vez que compré una manzana de su papá, él estaba leyendo “Los Piratasdel Caribe”y le pregunté qué le gustaba más de ese cuento. En aquel momento susojos brillaron y empezó a hablar sin parar de las aventuras de los piratas mezclandotambién las historias de su vida, los lugares en que vivió, los enemigos que venció yde los que tuvo que huir. Se llamaba a sí mismo Capitán Farrel. Como su familia semudaba seguido, era un hecho que tenía una imaginación muy grande,posiblemente fuera para un chico despierto como él una manera de enfrentartantos cambios y la falta de una escuela con más amigos. Su papá le enseñó a leer yescribir, le dijo qué es lo que un pibe necesita saber, el resto lo aprendería con lavida y trabajando con honestidad. Cada día Joaquín me contaba una nueva historia llena de acción y peligros, me enseñaba poco apoco cómo la vida podía ser más divertida con otros ojos. Empecé a salir más temprano de mi casa.
  • Un cierto día llovía mucho y tuve que tomar un taxi para mi trabajo, nunca pensé que no vería más al Capitán Farrel, aunque sabía que tenía que conquistar otras tierras, que su aventura no ternimaría acá. Continué caminando por las mismas calles en los días siguientes y preguntaba a las personas pero nadie sabía mucho. Fue cuando leí en el periódico del domingo que decía en un pequeño relato que algunas familias bolivianas volvieron a su país porque habían sido atrapadas por Inmigración, en la foto con algunas de estas familias pude ver al pequeño Joaquín. Me sentí un poco triste: hubiera querido escuchar más historias del Capitán Farrel.No lo puedo explicar con palabras, pero desde este momento enadelante empecé a salir de mi casa en horarios diferentes todos losdías y a caminar por calles distintas. Había entendido que lodesconocido puede ser interesante y que mi rutina no necesita seraburrida. Y por un instante me puse contento de recordar que le habíaenseñado a chiflar a un Capitán.