1    LA ECONOMIA SOCIAL COMO OPORTUNIDAD PARA LOS JÓVENES 1                           Dra. Gemma Fajardo García           ...
2-   Destinan los beneficios obtenidos no a remunerar el capital, sino a    mejorar el servicio a sus socios, o a fines de...
3terceros. Por ello, para ser socio de una cooperativa de esta clase bastacon tener capacidad para contratar la prestación...
4superada, ya que el paro asciende al 29.7% de los jóvenes (menores de29 años).En cuanto a la vivienda, según información ...
5    de los jóvenes3. La economía social les ofrece la oportunidad de ser    autónomos, responsables, participativos y sol...
6    Las cooperativas y sociedades laborales son sin duda una escuela para la    formación de jóvenes más responsables, má...
7    que repercuten en la comunidad en la que se asientan, por ello, es    frecuente que se distinga a las cooperativas y ...
8    nacionales de protección social (como EEUU y su propuesta de    cooperativizar el sistema de salud para mejorar su ef...
9     (sociedades laborales y cooperativas), y fomentar, mediante una     legislación adecuada, las sociedades cooperativa...
10¿Cómo pueden los jóvenes promover cooperativas o sociedades laboralespara satisfacer sus necesidades de empleo o viviend...
11     publicado por el Consejo de la Juventud de España, Madrid, 2007. Sin     embargo, como este mismo Estudio concluye,...
12     Desde luego que no todas las experiencias que hemos conocido han     conseguido al final sus objetivos, pero inclus...
13Quisiera concluir esta ponencia con una referencia a la ConstituciónEspañola y en particular a su art. 48, según el cual...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

La economía social como oportunidad para los jóvenes

490

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
490
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La economía social como oportunidad para los jóvenes

  1. 1. 1 LA ECONOMIA SOCIAL COMO OPORTUNIDAD PARA LOS JÓVENES 1 Dra. Gemma Fajardo García Prof. Titular Derecho Mercantil Universitat de ValènciaLa Jornada que nos convoca lleva por lema “La Economía Social comooportunidad para los jóvenes”. Este sugerente título exige por mi partehacer una primera reflexión sobre qué es la economía social, para luegoabordar qué puede aportar a los jóvenes.La economía social ha sido recientemente definida por el Parlamento Europeoen su Informe sobre la Economía Social de 26 de enero de 20092, como unaforma de emprender distinta a la de las empresas de capitales, que secaracteriza por una serie de principios y valores que inspiran sufuncionamiento, en particular: - Dan primacía de la persona sobre el capital. - Funcionan solidaria y responsablemente. - Conjugan en sus objetivos los intereses de sus miembros y el interés general. - Están gestionadas democráticamente por sus socios. - Se rigen por el principio de adhesión voluntaria y abierta. Esto es, todo aquel que esté interesado en su objeto social puede acceder a la condición de socio. - Son autónomos en su gestión e independientes de los poderes públicos.1 Ponencia marco presentada en la Jornada: La Economía Social como oportunidadpara los jóvenes: Vivienda y Empleo; celebrada en la Facultad de Ciencias Sociales dela Universidad de Valencia, el 6 de noviembre de 2009, organizada por la RedEmprend-es (FEVECTA, FEVES y FOCOOP), la Federación Valenciana deCooperativas de Viviendas (FECOVI) y el Instituto Universitario de Investigación enEconomía Social y Cooperativa (IUDESCOOP).2 Véase en Anexo el Informe del Parlamento Europeo sobre la Economía Social(2009).
  2. 2. 2- Destinan los beneficios obtenidos no a remunerar el capital, sino a mejorar el servicio a sus socios, o a fines de interés general.El Informe del Parlamento Europeo identifica como empresas y entidadesde economía social, a las cooperativas, las mutuas, las asociaciones, lasfundaciones y otras empresas y organizaciones que compartan lasanteriores características.A su vez, la entidad representativa de las entidades de economía social anivel europeo, denominada Social Economy Europe, y antes CEP-CMAF(Conferencia Europea Permanente de Cooperativas, Mutualidades,Asociaciones y Fundaciones), define éstas como actores económicos ysociales presentes en todos los sectores de la sociedad, que seconstituyen para atender las necesidades de los ciudadanos. Secaracterizan sobre todo por su finalidad, una forma diferente deempresa que asocia el interés general, el rendimiento económico y elfuncionamiento democrático.Nos interesa destacar de este concepto que el fin principal buscado por lasempresas y entidades de economía social no es maximizar la rentabilidaddel capital, sino procurar satisfacer las necesidades de los ciudadanos enlas mejores condiciones de calidad y precio. *****Así por ejemplo, la cooperativa se constituye –según dice la Ley deCooperativas 27/1999- para realizar actividades empresarialesencaminadas a satisfacer las necesidades y aspiraciones económicas desus socios. Esas necesidades pueden ser muy variadas, desde el crédito,la vivienda, el trabajo o el consumo. Según sea la necesidad a satisfacerpodemos distinguir diversas clases de cooperativas.Una cooperativa de trabajo asociado es –según la Ley de Cooperativas27/99, art. 80- la que tiene por objeto proporcionar a sus socios puestos detrabajo, mediante su esfuerzo personal y directo, a través de laorganización en común de la producción de bienes y servicios para
  3. 3. 3terceros. Por ello, para ser socio de una cooperativa de esta clase bastacon tener capacidad para contratar la prestación de su trabajo.Cercanas a estas entidades se encuentran las sociedades laborales.Estas son sociedades mercantiles por definición, pero también formanparte de la economía social porque el principal objetivo que mueve a sussocios es garantizarse un puesto de trabajo en las mejores condicionesposibles; además, su gestión suele ser democrática y son sociedadesabiertas a la integración como socios de los demás trabajadores de laempresa, ya que los trabajadores tienen preferencia para ingresar comosocios en su empresa.La cooperativa de viviendas por su parte, asocia a personas queprecisan alojamiento, para sí y las personas que con ellas convivan. Lacooperativa puede procurar el alojamiento para sus socios de muydiversas maneras: en propiedad, en alquiler, en uso con acceso diferido ala propiedad, etc., según como los socios lo convengan.Y así, podríamos continuar hablando de otras cooperativas como son lasagrarias, las de consumidores y usuarios, las de crédito, enseñanza,sanitarias, las cooperativas sociales, etc. Todas ellas tienen por objetivosatisfacer necesidades de las personas y por ello deben acoger comosocios a quienes precisan satisfacer esa misma necesidad (lo que seconoce como principio cooperativo de puerta abierta). *****El objeto de esta Jornada se ha centrado en dos necesidades que puedenser atendidas muy satisfactoriamente por entidades de la economía social,la vivienda y el empleo.La elección es acertada, porque son las principales preocupaciones ynecesidades de actualmente tiene la juventud española.Según datos del Observatorio Joven de Empleo de España, en el primertrimestre de 2009 el paro afecta al 27,4% de los jóvenes, frente al 22,2%del trimestre anterior, pero en la Comunidad Valenciana esa cifra se va
  4. 4. 4superada, ya que el paro asciende al 29.7% de los jóvenes (menores de29 años).En cuanto a la vivienda, según información facilitada a su vez por elObservatorio Joven de Vivienda en España nº 25 correspondiente al 4ºtrimestre de 2008, una persona joven debería cobrar 3.478,56 € al mes,para poder acceder a la compra de una vivienda libre en España, y si loque pretende es alquilar una vivienda, la renta media es de 682,05 €mensuales, lo que equivale al 56,1% del salario medio de un joven.En el caso de la Comunidad Valenciana, los datos del OBJOVI relativos alprimer trimestre de 2009 informan que en esta Comunidad, el 39,1% delos jóvenes (menos de 34 años) no pueden plantearse ni la compra ni elalquiler de una vivienda por que no disponen de ninguna fuente deingresos. Y por tanto, aunque el coste de acceso al mercado de la viviendaen propiedad ha retrocedido, este hecho ha tenido una mínima incidenciaen las posibilidades reales de emancipación de los jóvenes.Los jóvenes, a través de las organizaciones que les representanreivindican su derecho a un trabajo decente y a una vivienda digna yadecuada, como la Constitución les garantiza (arts. 40.1 y 47.1).Las sociedades laborales y las cooperativas de trabajo asociado sonmodelos de organización empresarial que pueden ofrecer trabajo establey de calidad, en mejores condiciones que el mercado. Mientras que lascooperativas de viviendas permiten el acceso a viviendas adecuadas a lasnecesidades de los usuarios porque estos participan en su diseño, y enmejores condiciones de calidad y precio que en el mercado. Además, lascooperativas de vivienda representan un freno a la especulación alládonde se establecen. *****Pero la Economía Social no sólo contribuye a satisfacer esas necesidades,para ella sus socios no son meros consumidores o trabajadores, comopodrían serlo para cualquier otra empresa o incluso para la administraciónpública en su afán por generar empleos o poner viviendas a disposición
  5. 5. 5 de los jóvenes3. La economía social les ofrece la oportunidad de ser autónomos, responsables, participativos y solidarios en un proyecto que van a gestionar conjuntamente. Jürgen Schwettmann, Jefe de la Sección Cooperativa de la OIT, al prologar el libro Los jóvenes reinventan las cooperativas4 libro que recopila un amplio estudio de casos sobre cooperativas creadas por jóvenes en todo el mundo, señalaba que “el modo de trabajo cooperativo parece estar más a tono con los sueños, aspiraciones y convicciones de los jóvenes que el propio de otras formas de empresas. La naturaleza democrática de la empresa cooperativa alienta la participación, amplía la propiedad y fomenta el fortalecimiento de los jóvenes y por consiguiente, el fortalecimiento de la sociedad civil, mientras contribuye al crecimiento de la economía. Este trabajo (libro) presenta una amplia evidencia de que las cooperativas crean el tipo de empleo que la OIT calificaría como “Trabajo Decente”, esto es, oportunidades para mujeres y hombres de obtener trabajo decente y productivo, en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad humana. Es, por lo tanto, una importante contribución al diseño de futuros programas de promoción del empleo de jóvenes”. Igualmente, las cooperativas de viviendas, no sólo satisfacen la necesidad de alojamiento de los jóvenes, es una oportunidad para aprender a lograr sus objetivos por sí mismos, a gestionar democráticamente sus propios intereses, y a diseñar sus propios espacios vitales.3 En ocasiones podemos encontrar ejemplares experiencias en las que laAdministración Pública conjuga atender intereses privados como el de la vivienda, conintereses públicos, pero esto es una excepción. Este sería el caso el Programa deVivienda para Jóvenes Solidarios del Ayuntamiento de Alicante, que ofrece a losjóvenes la posibilidad de obtener vivienda por alquiler módico (40 € mensuales másgastos) a cambio de cuatro horas semanales de trabajo en diferentes servicios yprogramas del barrio, mediante la firma de un doble contrato: de arrendamiento ysocial (Véase Periódico digital de la Comunidad Valenciana (elperiodic.com), de 23 deoctubre de 2009).4 El libro fue editado por Julia Smith, Robin Puga y Ian MacPherson, y publicado porBritish Columbia Institute for Co-ooperative Studies (2005). Existe una versión encastellana editada por Marta Vuotto y publicada por Prometeo Libros, Buenos Aires,2006.
  6. 6. 6 Las cooperativas y sociedades laborales son sin duda una escuela para la formación de jóvenes más responsables, más emprendedores y más preocupados por la comunidad y el entorno en el que se desenvuelven. Quizá por ello es tan frecuente en las universidades americanas que los jóvenes se organicen en cooperativas para satisfacer sus necesidades, y adquieran las habilidades necesarias para la gestión y el liderazgo. Un claro ejemplo es la Universidad de Massachusetts5, donde diversas cooperativas promovidas por los estudiantes ofrecen alimentos naturales a la comunidad universitaria, bares-restaurantes especializados, servicio de fotocopias, diseño gráfico, material de papelería, alquiler y reparación de bicicletas, venta de entradas para los eventos que se celebren en el campus, etc. Otro ejemplo son las numerosas cooperativas de viviendas para estudiantes universitarios que existen en Estados Unidos6, muchas de ellas nacieron para gestionar los edificios que la universidad construía para sus estudiantes, otras cooperativas construyeron o adquirieron en propiedad un edificio para destinarlo a viviendas para los estudiantes. Hoy en día estas últimas son mucho más habituales. El coste de la vivienda es muy reducido porque no hay especulación en el precio que debe abonar el nuevo estudiante, a diferencia de las viviendas no cooperativas del entorno cuyo precio se incrementa notablemente con cada transmisión. Además, la cooperativa contribuye a crear una comunidad o hermandad entre los estudiantes que es lo más valorado por ellos, todos comparten el trabajo, la cocina, la limpieza, el mantenimiento menor de las viviendas, la contabilidad, las compras colectivas de alimentos. Todo esto les genera un gran ahorro y permite que un gran número de jóvenes puedan estudiar lejos de sus familias. Estas cualidades económicas y sociales de la economía social, no sólo favorecen a los socios que llevan a cabo proyectos de esta naturaleza sino5 “Centro para negocios de estudiantes: los estudiantes dirigen negocios para laComunidad Universitaria” en Los Jóvenes reinventan las cooperativas. Op. cit. p. 115 yss.6 “Cooperativas de viviendas para estudiantes en Norte América”, en Los jóvenesreinventan las cooperativas. Op. cit. p. 146 ss.
  7. 7. 7 que repercuten en la comunidad en la que se asientan, por ello, es frecuente que se distinga a las cooperativas y demás entidades de la economía social por su utilidad social, y se reclame desde diversas instancias su reconocimiento y su promoción. ***** Entre los últimos pronunciamientos a favor de estas entidades puede citarse el Informe del Parlamento Europeo sobre la Economía Social (2009). En el mismo, el Parlamento subraya que la economía social, al conjugar rentabilidad y solidaridad, desempeña un papel esencial en la economía europea al permitir la creación de empleos de calidad, refuerza la cohesión social, económica y territorial, genera capital social, fomenta la ciudadanía activa y la solidaridad, junto con un tipo de economía con valores democráticos, que sitúa a la persona en una posición preferente, apoya el fomento del desarrollo sostenible y de la innovación social, medioambiental y tecnológica. Por ello reclama a la Unión Europea y a los Estados miembros que incluyan la economía social y sus interlocutores (cooperativas, mutualidades, asociaciones, etc.) en su legislación y sus políticas públicas. Por otra parte, con ocasión del Día Internacional de las Cooperativas 7, que este año lleva por lema “Impulsando la recuperación global a través de las Cooperativas”, varios organismos internacionales se han pronunciado sobre el papel que las cooperativas pueden desempeñar para superar la crisis. Así, La Alianza Cooperativa Internacional8 en su Mensaje recuerda que muchos gobiernos están considerando la opción cooperativa para estimular la productividad agraria o para reorganizar los sistemas7 El 4 de julio de 2009 se ha celebrado el 87º Día Internacional de las Cooperativas dela ACI, y el 15º Día Internacional de las Cooperativas de Naciones Unidas.8 La Alianza Cooperativa Internacional (ACI) es una asociación independiente y nogubernamental que reúne, representa y sirve a las cooperativas del mundo. Se fundóen 1895 y representa a más de 800 millones de cooperativistas de 85 países.
  8. 8. 8 nacionales de protección social (como EEUU y su propuesta de cooperativizar el sistema de salud para mejorar su eficiencia). La Organización de las Naciones Unidas, en su Mensaje, destaca cómo las cooperativas pueden fortalecer la resistencia de los grupos vulnerables, ayudar a crear mercados más justos y facilitar a los pequeños empresarios el acceso a los servicios financieros. También pueden generar posibilidades de empleo y contribuir a mejorar las condiciones laborales. Por ello, ante la crisis económica actual, alienta a los gobiernos y a la sociedad civil en todo el mundo a reconocer la eficacia de las cooperativas y a colaborar con ellas como asociadas de importancia vital para impulsar la recuperación mundial. La OIT por su parte, ha dado a conocer los resultados de un estudio9, que pone de relieve cómo las cooperativas son más resistentes a las crisis que otros modelos de empresa. Además, en el Discurso del Director General de la OIT con motivo del Día Internacional de las Cooperativas, se afirma que éstas, como empresas económicas y organizaciones de autoayuda, asentadas en las comunidades y basadas en los valores de solidaridad e integración, pueden contribuir a establecer el equilibrio necesario entre los pilares económico, social y medioambiental de las estrategias para un desarrollo sostenible. Y concluye señalando que la OIT afirma su compromiso de promover el desarrollo de las cooperativas para una recuperación basada en el trabajo decente. ***** Pero el reconocimiento de la función social de estas entidades y por ello la exigencia de su promoción, no sólo está presente en el ámbito internacional. La Constitución Española ordena a los poderes públicos promover eficazmente las diversas formas de participación en la empresa9 El estudio, encargado por la OIT, ha sido publicado en 2009, lleva por títuloResilience of the Co-operative Business Model in Times of Crisis y sus autores sonJohnston Birchall y Lou Hammond.
  9. 9. 9 (sociedades laborales y cooperativas), y fomentar, mediante una legislación adecuada, las sociedades cooperativas (art. 129.2). Así mismo, el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, en su art. 80.4º, conforme a la redacción dada por la Ley Orgánica 1/2006 de 10 de abril, establece que la Generalitat promoverá formas de participación de los trabajadores en la propiedad de los medios de producción y fomentará la participación en las empresas y la creación de sociedades cooperativas y otras figuras jurídicas de economía social. Las leyes que regulan las cooperativas también reclaman su fomento. Así la Ley 8/2003, de 24 de marzo, de Cooperativas de la Comunidad Valenciana, en su Título III regula el fomento de las cooperativas. El art. 108 establece el principio general por el que la Generalitat Valenciana adoptará las medidas necesarias para promover la constitución y el desarrollo de cooperativas, de forma que puedan cumplir sus objetivos económicos y sociales, de conformidad con los principios cooperativos. El art. 111.5º establece expresamente que se fomentará la creación de cooperativas de trabajo asociado, y el art. 113.2º que la Generalitat Valenciana fomentará la adquisición de terrenos de gestión pública, a favor de las cooperativas de viviendas sociales, por el sistema de adjudicación directa de terrenos de gestión pública. Por último, existe la voluntad política de aprobar en la presente legislatura una Ley marco de la Economía Social, entre cuyos objetivos está ordenar a las administraciones públicas, el fomento de las entidades de economía social10. ***** La promoción pública de las cooperativas y sociedades laborales tiene como límite la libertad y autonomía que deben tener los socios para decidir o no su constitución y los términos de la misma.10 A tal fin el Ministerio de Trabajo e Inmigración ha encargado un Informe para laelaboración de dicha ley a un grupo de expertos presidido por Jose Luis Monzón(miembro del IUDESCOOP y Director del CIRIEC-España)
  10. 10. 10¿Cómo pueden los jóvenes promover cooperativas o sociedades laboralespara satisfacer sus necesidades de empleo o vivienda? La experiencia nosdice que en la mayor parte de los casos estas iniciativas han sidopromovidas desde asociaciones juveniles, asociaciones vecinales,federaciones o uniones de cooperativas o sociedades laborales, y desdeorganismos públicos responsables del empleo, la vivienda, la juventud, olo servicios sociales, de ámbito local, regional o nacional.A lo largo de esta mañana vamos a conocer algunas experienciassurgidas desde grupos de jóvenes, apoyados por instituciones como elConsejo local de la Juventud de Murcia, el Instituto Aragonés de laJuventud, o las federaciones valencianas de sociedades laborales y decooperativas de trabajo asociado. No es difícil señalar empresas laborales(sociedades o cooperativas) creadas por jóvenes en nuestra Comunidad,aquí veremos algunas; pero sí es difícil encontrar experiencias decooperativas de viviendas creadas por los jóvenes, y hemos tenido quebuscar en el resto de España.De las experiencias conocidas en este sector, la conclusión que puedeobtenerse es cómo el éxito o el fracaso del proyecto, cuando está bienfundamentado y cuenta con suficiente respaldo social, dependebásicamente de si la Administración Pública está dispuesta a colaborar ono. Experiencias como la de Forja en la Comunidad de Madrid o l’Abelluguen el Principado de Asturias confirman la anterior conclusión.FORJA es el nombre dado a la Unión de Cooperativas Juveniles deGestión de Viviendas en Alquiler, resultado de las cooperativas de estetipo que fueron creándose en la Comunidad de Madrid desde principios delos años 90. Los objetivos alcanzados, en cuanto al número de viviendasgestionadas, coste de las mismas, índice de morosidad, estado deconservación de los inmuebles, empleos creados, reducción delhacinamiento, proyectos sociales y culturales realizados en sus barrios, orentabilidad para el ayuntamiento, titular del suelo y de las viviendas,fueron muy positivos, según el Estudio sobre la Viabilidad delCooperativismo juvenil de Gestión de Vivienda Pública en España,
  11. 11. 11 publicado por el Consejo de la Juventud de España, Madrid, 2007. Sin embargo, como este mismo Estudio concluye, estas experiencias se acaban “debido al bajo o nulo interés por parte de la actual Administración autonómica madrileña de este modelo de gestión de vivienda pública”. Otro caso destacable, en el que la actuación de la Administración pública era determinante para que una buena iniciativa pudiera prosperar fue el caso de la Cooperativa l’Abellugu del Principado de Asturias. L’Abellugu es también un proyecto de cooperativa de gestión de vivienda pública en alquiler, que nace a propuesta del movimiento asociativo juvenil asturiano. El proyecto requería de un acuerdo entre la Administración Pública y las cooperativas de jóvenes, por el que el primero cedía inmuebles a cambio del pago garantizado de un canon, y las segundas se comprometían a la gestión integral de los inmuebles (cobro de alquileres, reparaciones, mantenimiento, gestión de bajos comerciales, etc.) y a desarrollar programas de intervención social y cultural en el barrio. El acceso a la vivienda sería rotativo, con un límite de permanencia de 6 años y como máximo hasta los 35 años, mientras la titularidad y control del inmueble corresponderían al ayuntamiento. Tras la elaboración de diversos estudios que ponían de manifiesto la viabilidad económica, jurídica y social del proyecto, como refleja también el Estudio sobre la Viabilidad del Cooperativismo Juvenil en España, anteriormente citado11, y de ser seleccionado este proyecto como una de las experiencias más interesantes de vivienda joven12, como concluye el estudio, “no hubo suficiente voluntad política para llevarla a la práctica”.11 Esta experiencia también puede conocerse a través de la ponencia de MónicaGonzález “La experiencia de la Cooperativa l’Abellugu”, presentada en las II Jornadasde vivienda Joven del Consejo de la Juventud de España, y publicada enhttp://www.barcelonesjove.net12 Así se publica en el Banco de Experiencias Novedosas en Vivienda Joven. España yEuropa, editado por el Consejo de la Juventud de España. Texto que puede tambiénconsultarse en http://www.barcelonesjove.net
  12. 12. 12 Desde luego que no todas las experiencias que hemos conocido han conseguido al final sus objetivos, pero incluso en esos casos, que podríamos calificar de fracaso, sus partícipes valoran muy positivamente la iniciativa; porque reconocen que la experiencia les ayudó como personas y como grupo organizado lo que les ha permitido a su vez alcanzar otro tipo de metas planteadas. Un claro ejemplo podría ser la cooperativa COVIJO, nacida en el seno del Centro Social SECO de Madrid con apoyo de las asociaciones de vecinos. En el año 2006 unos 70 jóvenes del barrio de Retiro, ante la imposibilidad de comprar o alquilar viviendas, proponían la construcción en un antiguo cuartel militar, de viviendas públicas en alquiler para su gestión por la cooperativa13. Los jóvenes no consiguieron este propósito, aunque sí consiguieron realojar a los jóvenes en el propio barrio. La experiencia, en opinión, de algunos de los implicados14, no fue exitosa en términos tangibles pero sí en términos intangibles, porque contribuyó a impulsar el debate crítico en torno al tema de la vivienda y los estilos de vida y de hacer ciudad, cuestionando las políticas públicas de vivienda, reclamando el derecho a una vivienda digna, sirviendo como ejemplo de participación horizontal, innovando en diseño y nuevas visiones arquitectónicas y urbanísticas, etc. La experiencia propició a su vez la confianza necesaria para iniciar otro tipo de experiencias conjuntas en materia de empleo, mediante la constitución o participación en cooperativas laborales, y en temas relacionados con el bienestar social del entorno. Emprender en economía social es una oportunidad para satisfacer necesidades de las personas, pero también contribuye a crear una sociedad más democrática, más participativa y más solidaria, lo que repercute en el beneficio de todos, y por ello, todos debemos apoyar estas iniciativas, desde la sociedad, la universidad o la administración pública.13 Noticia difundida por ANIA, Agencia de Noticias de Información Alternativa, el 16octubre 2006.14 Información obtenida en conversaciones mantenidas recientemente con ocasión dela preparación de esta ponencia.
  13. 13. 13Quisiera concluir esta ponencia con una referencia a la ConstituciónEspañola y en particular a su art. 48, según el cual “Los poderes públicospromoverán las condiciones para la participación libre y eficaz de lajuventud en el desarrollo político social, económico y cultural”. Laeconomía social –como hemos visto-, es una vía de probado éxito parahacer posible la participación de la juventud en el desarrollo político,social, económico y cultural de nuestra sociedad. Merece por tanto unaoportunidad.

×