• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
El tratamiento de las personalidades límite con terapia racional emotiva conductual
 

El tratamiento de las personalidades límite con terapia racional emotiva conductual

on

  • 1,670 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,670
Views on SlideShare
1,670
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
38
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    El tratamiento de las personalidades límite con terapia racional emotiva conductual El tratamiento de las personalidades límite con terapia racional emotiva conductual Document Transcript

    • RET revista de toxicomanías El tratamiento de las personalidades límite con terapia nacional emotiva conductual Albert Ellis Institute for Rational-Emotive Therapy, New York City es particularmente verdad acerca de los trastornos de la Resumen personalidad y de los llamados estados límites de la per- La teoría de la terapia racional emotiva conductual sonalidad. Los individuos afectos de estas patologías(REBT) sostiene que los individuos con trastornos gra- tienen usualmente disfunciones graves de su pensamien-ves de la personalidad en general, y las personalidades to, sentimiento y conducta, mientras los llamados neuró-límite en particular, son normalmente diferentes biológi- ticos tienen menos y los llamados psicóticos a menudocamente de los neuróticos “normales” y nacen con pre- tienen disfunciones más graves en estas tres áreas.disposición a ser altamente vulnerables a condiciones (Asociación Americana de Psiquiatría, 1987; Beck,medioambientales estresantes. Tienden a tener déficits o Freeman y col., 1990; Benjamín, 1993, Ellis, 1965;discapacidades cognitivas, emocionales y de comporta- Kernberg, 1984, 1985; Klein, 1984, Kohut, 1971, 1991;miento que les ponen en desventaja socialmente, profe- Linehan, 1993; Masterson, 1981, Young, 1990).sionalmente y en otros aspectos importantes de sus Las personas con trastornos de la personalidad casividas. Pero también tienen distintas, y en ocasiones siempre tienen déficits orgánicos cognitivos, emotivos yexcepcionalmente fuertes, tendencias neuróticas a rei- conductuales por diversas razones incluyendo las pre-vindicar que pueden actuar completamente bien, que disposiciones hereditarias. Ellos (y más adecuadamenteotra gente tiene que tratarles amable y justamente y que los psicóticos diagnosticados) tienen anomalías en sulas condiciones frustrantes no deberían existir. Sus neu- cerebro y sistema nervioso central (así como a menudo,rosis exacerban sus limitaciones cognitivas-emotivas- otros defectos fisiológicos) que contribuyen de maneraconductuales, producen incluso más dificultades en sus significativa, conjuntamente con otros factoresvidas y a menudo interfieren con su duro trabajo en la medioambientales, a sus trastornos de la personalidadterapia. Se presenta un resumen de cómo pueden tratar- (Adler, 192; Brown, 191; Ellis, 1965a; 1985;se las personalidades límite con la terapia racional emo- Gottesman, 1991; Gazzinga, 1993; Huessy, 1992;tiva conductual (REBT). Larsen & Agresti, 1992; Meehl, 1962; Pies, 1992). Yo he trabajado con miles de personas con trastornosde la personalidad durante los últimos 50 años, primero Como señalé en 1956 en mi primer artículo sobre lacomo psicoanalista y posteriormente como terapeuta terapia racional emotiva conductual (REBT) (Ellis,racional emotivo conductual y obviamente he dedicado 1958),mucha atención a cómo se originan estos trastornos y acuales son algunos de los mejores métodos para ayudar el pensamiento, el sentimiento y la conduc-a la gente a aliviar o a arreglárselas con este grave pro- ta no son procesos separados si no el pen-blema. Tras mucho pensar y experimentar, he llegado a samiento…..es, y hasta cierto puntovarias hipótesis que a mí me parecen originales, pero tiene que ser, sensorial, motor, y emo-que pueden ser meramente reafirmaciones de las ideas cional conductual…Nosotros podemosde otros clínicos. En cualquier caso, trataré de exponer- definir la emoción, al igual que el senti-las claramente con la esperanza de que pueda ser proba- miento y que los procesos sensorialesdo clínica y experimentalmente. motores, como un estado excepcional- Mi primera hipótesis apenas es sorprendente pero mente complejo de la reacción humana,sigue la teoría racional emotiva conductual: Todos lostrastornos “emocionales” tienden a tener fuertes ele- Artículo publicado en la revista Journal - Emotive of Cognitive-Behavior Therapy. 1994.mentos cognitivos, emotivos y conductuales y que estoRET, Revista de Toxicomanías. Nº. 41 - 2004 15
    • RETrevista de toxicomanías sofía básica de la gente. Tal como desde 1955 hemos señalado yo, Beck, Meichenbaum (Beck, 1976, 1991; Ellis, 1957, 1958, 1962, 1985, 1988, 1992; la cual está íntegramente relacionada a Meichenbaum, 1977) y otros teóricos y terapeutas racio- todos los otros procesos de percepción y nales emotivo conductuales y cognitivo-conductuales, respuesta. No es una sola cosa, si no una las personas ansiosas, deprimidas e iracundas tienen combinación y la integración holística de muchas ideas disfuncionales o creencias irracionales por varios fenómenos aparentemente diversos las que crean principalmente sus trastornos neuróticos; y aunque estrechamente relacionados…El tal como sostiene la teoría de la terapia racional emoti- pensamiento y la emoción están tan estre- va conductual (REBT), estas creencias casi siempre chamente relacionados que normalmente parecen consistir en o estar derivadas en sus deseos y uno acompaña al otro, actúan en una rela- preferencias irreales, ilógicos y rígidos no trastornantes ción causa efecto circular, y en ciertos convertidas en deberes, obligaciones, demandas y órde- aspectos (casi en todos) son esencialmen- nes divinas absolutistas. Por tanto tienden a crear pro- te lo mismo, por lo que el pensamiento de blemas neuróticos de ego y la ansiedad y depresión con- uno llega ser la emoción de uno y la emo- secuentes, mientras insisten con fuerza “¡Yo debo com- ción de uno llega a ser el pensamiento de portarme absolutamente bien y ser aceptado por otras uno (Ellis, 1958, pp. 35-36). personas relevantes o si no soy una persona inadecuada y no estimable! Tienden a crear problemas interpersona- les y sociales, y especialmente sentimientos de ira, cuan- Tal como también señalé (Ellis, 1991) y como han do piden con fuerza, “¡Otras personas deben tratarmeindicado Hayes y Hayes (1992) y otros contextualistas, completamente bien y con justicia o si no, no son extre-el pensamiento, el sentimiento y la acción ocurren siem- madamente buenos!” Y tienden a crear problemas con elpre en contextos y fondos medioambientales, por lo que mundo cuando ordenan, “¡Las cosas y las circunstanciaslas personas y sus situaciones influencian y afectan deben ser exactamente como yo quiero que sean, si nointeractivamente cada una a las otras. Los humanos tie- es horrible, no puedo soportarlo, y mi vida no es buena!nen objetivos y propósitos; y en diversos medioambien- (Ellis, 1957, 1962, 1985, 1988; Ellis & Becker, 1982;tes, y especialmente en sus relaciones sociales, constru- Ellis & Harper, 1975).ye pensamientos, sentimientos y comportamientos que Las cogniciones, sentimientos y conductas fun-les realizan o les frustran, y por tanto crean estados de cionales y apropiadas de las personas, raramente son, si“salud mental” y “trastorno emocional”. lo son, puras y separadas, si no al contrario, interactúan Casi todos los humanos nacen con tendencias fuer- significativamente y se influencian unas a otras. Portes, constructivas autos cambiantes y auto realizantes e tanto, sus pensamientos tienden a crear sus sentimientosincluso cuando claramente no padecen un trastorno de la y comportamientos, sus emociones y actos ocasionanpersonalidad o en un estado psicótico, también tienen pensamientos y actos, y sus acciones ocasionan ideas yfuertes tendencias irracionales auto frustrantes. Hasta sentimientos (Ellis, 1962, 1985, 1991). La REBT juntocierto grado están casi siempre neuróticos o innecesaria- con la mayoría de las otras terapias cognitivo conduc-mente auto destructivos; y aunque tienden a aprender, a tuales, teoriza que cuando la gente experimentaadquirir o a llegar a estar condicionados por pensamien- Acontecimientos Activantes o Experiencias Activantestos, sentimientos y acciones perturbadas, tienen también (A) sus Creencias (B) acerca de estas Aes crean princi-tendencias innatas a construir o a crear estos estados palmente sus Consecuencias (C) emocionales y conduc-neuróticos, Pocos, si alguno, de ellos están regularmen- tuales, pero la REBT también teoriza que A, B y C ate en auto ayuda y socialmente adecuados. (Brown, menudo interactúan potentemente de modo que los1991; Ellis, 1962, 1965b, 1976, 1985, 1988; Ellis & Acontecimientos Activantes (A) influencian en lasDryden, 1990; Gilovich, 1992). Creencias (B) y en las Consecuencias (C). Las Bes influencian las Aes y las Ces; y las Ces influencian Aes Lo que llamamos neurosis incluye y en gran parte y Bes. Por tanto, los fracasos graves de las personas y(aunque no completamente) surge de la disfuncionali- las pérdidas de aprobación (A) conducen a menudo adad, el pensamiento irracional y auto frustrante o la filo- Creencias negativas (B) y a retirada (C). Las Creencias16 RET, Revista de Toxicomanías. Nº. 41 - 2004
    • RET revista de toxicomaníasnegativas (B) fomentan fracasos y pérdida de aproba- exacerban particularmente a trastornos de la personali-ción (A) así como retirada (C). Y las retiradas (C) a dad, tal como mostraré con detalle más adelante (Ellis,menudo fomentan fracasos graves y pérdidas de aproba- 1991; Ellis & Dryden, 1987, 1990, 1991; Ellis &ción (A) y creencias negativas (B). Parece ser la natura- Harper, 1975).leza de casi todos los humanos estar importantementeafectados tanto por su medioambiente como por su pro- Hay muchos trastorno de la personalidad, talespia biología (parcialmente heredada) y que sus pensa- como narcisismo, trastorno límite del carácter de la per-mientos, sentimientos y comportamientos interactúen sonalidad, trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) perso-significativamente y causen y se afecten unos a otros. nalidad esquizoide, trastorno histriónico de la personali- dad, personalidad narcisista, trastorno de la personali- Por tanto, siguiendo a Skinner (1938, 1987, 1989), dad huidiza y trastorno de la personalidad dependiente.los conductistas y contextualistas radicales están proba- Varían en intensidad, a menudo se acompañan unos ablemente en lo correcto al mantener que los humanos (y otros y a menudo van junto a otros trastornos neuróticosotros animales) no actúan fuera del medio ambiente y graves tales como la depresión neurótica, los estados deestán inevitable y crucialmente afectados por los cam- pánico y auto odio (Ellis, 1965a, 1965b; Kernberg,bios medioambientales (Biglan, 1993; Hayes & Hayes, 1985; Masterson, 1981).1992). Pero los cognitivo-conductistas también estánacertados en mantener que los humanos tienen pensa- Debido a que son tan variados y complejos, me limi-mientos, sentimientos y comportamientos interactuan- taré en este estudio a analizar la personalidad límitetes, y todos ellos se afectan significativamente los unos (borderline) que es en si misma bastante compleja ya los otros, y que sus pensamientos influencian y cam- variada y que a menudo también – o usualmente – sebian claramente sus sentimientos y acciones. Por tanto, acompaña de trastornos neuróticos graves y en ocasio-cambios significativos en el funcionamiento humano nes incluye episodios psicóticos. Las característicaspueden estar afectados por cambios medioambientales - principales de la personalidad límite incluyen un patrónla mayoría de los cuales tiene que planear y ejecutar de relaciones instables, impulsos de auto lesión, afecti-ellos mismos pero pueden estar afectados por su elec- vidad inestable, enfado intenso e improcedente, amena-ción de trabajar en sus pensamientos, emociones, y com- zas repetidas de suicidio, trastorno marcado y persisten-portamientos. ¿Por qué son ambos cambios de procesos te de identidad, sentimientos crónicos de vacío o aburri-cruciales par las funciones humanas? Porque la llamada miento, y frenéticos esfuerzos para evitar abandono realnaturaleza humana tiene fuertes componentes heredita- o imaginado (Asociación Americana de Psiquiatría,rios – que también están sujetos a influencias medioam- 1987).bientales evolucionarias (Davidson & Cacioppo, 1992;Ellis, 1992; Eysenck, 1967; Gazzinga, 1993; Ruth, ¿Cómo llegan a ser como son los trastornos de la1992; Wilson, 1975). personalidad? Podemos empezar casi en cualquier parte para examinar las causas principales de los problemas Todos los humanos parecen ser tanto auto-realizantes pero déjeme empezar arbitrariamente con sus déficitscomo auto-frustrantes (o lo que yo llamaría neurótico). orgánicos, que según mi hipótesis en gran parte se here-Los tres principales procesos neuróticos pueden ser vis- dan. Parece que nacen con diversas tendencias innatastos como (a) auto-infravaloración (culparse uno mismo que interactúan con sus experiencias para producirde pobres comportamientos y rechazo); (b) hostilidad e diversos déficits. Por tanto, cognitivamente ellos tienenira (culpar a otros de pobre comportamientos y reaccio- a menudo (probablemente a partir de la infancia) trastor-nes desagradables); y (c) baja tolerancia a la frustración) nos de déficit de atención, maneras rígidas de pensa-(culpar a las cosas y al mundo de situaciones pobres y miento, incapacidad de organizarse adecuadamente,desagradables). Estos tres trastornos “emocionales” pensamiento impulsivo, olvidadizo, imágenes inconsis-principales tienden a ser experimentados individual- tentes de otros, incapacidad para mantener el sentido delmente y/o colectivamente en ocasiones por casi todos tiempo como un proceso en curso, incapacidad delos humanos y cuando dos o más coexisten (lo que ocu- aprendizaje, incapacidad de percepción, tendencia arre con frecuencia) tienen tendencia a interactuar uno exagerar el significado de las cosas, rigidez, auto infra-con otro y exacerbarse mutuamente. Estos se añaden y valoración grave, indecisión, dificultad para recordar yRET, Revista de Toxicomanías. Nº. 41 - 2004 17
    • RETrevista de toxicomaníasreconocer, deficiente codificación semántica, etc. Los mos por tener defectos, y con facilidad se sienten comoneuróticos también pueden tener todas estas deficiencias gente inadecuada – personalidades límite que a menudoorgánicas cognitivas. Pero normalmente las tienen tienden a sentir de cualquier manera y que estarán ahoramucho menos intensamente, se ajustan y se las arreglan significativamente exacerbadas.mejor con ellas y las exhiben principalmente bajo situa-ciones medioambientales estresantes, mientras las per- Si, tal como yo teorizo, las personalidades límite tie-sonalidades límite tienden a tenerlas más endogénica- nen deficiencias cognitivas reales, a menudo tenderán amente y más gravemente (Barkley, 1990; Benjamín, estar celosos y hostiles hacia gente menos disfuncional,1993; Cohen & Gara, 1992; Cohen & Sherwood, 1991; insistirán en que estos individuos no deben tener mayo-Gold y col. 1992; Kazdin, 1992; Lenzenwenger y col., res ventajas que las que tienen ellos mismos y mostrarán1991, Linehan, 1993; Nestor y col., 1992; Rhodes & a menudo características de DSM III-R, “ira intensa oWord, 1992, Rosenbaum y col, 1998; Rourke & Fuerst, falta de control de la ira, por ejemplo, frecuentes mues-1991; Swanson & Keogh, 1990; Yee y col., 1992). tras de temperamento, ira constante, luchas físicas recu- rrentes” (Asociación Americana de Psiquiatría, 1987, p. De nuevo, yo tengo la hipótesis de que las personali- 347).dades emocionalmente límite, tienen dificultades y défi-cits emocionales innatos. Por tanto, son frecuentemente Si las personalidades límite, tal como yo teorizo otradistímicos, depresivos, fácilmente irascibles, sobre exci- vez, tienen a menudo problemas conductuales innatostables, muy nerviosos, sienten pánico fácilmente, e his- tales como hiperactividad y ataques de mal humor, ten-triónicos (Adler & Buie, 1979; Andreason, 1979; derán a crear o exacerbar su natural baja tolerancia a laBarinaga, 1992; Berenbaum & Poltmanns, 1992; Volví, frustración mediante la demanda “Yo no debo estar1969; Davis, 1992; Hauser, 1992; Sperline & Sharp, como disminuido y ser menospreciado por estas defi-1991; Pediaditakis, 191; Plutchick, 1990; Plutchick & ciencias, tal como indudablemente lo soy”. Por lo queKelllerman, 1990). fácilmente tienen y agravan, tal como recoge el DSM III-R, “un marcado y persistente trastorno de identidad” En cuanto al comportamiento, las personalidades y “frenéticos esfuerzos para evitar el abandono real olímite, nacen de nuevo a menudo, con tendencias distin- imaginado” (Asociación Americana de Psiquiatría,tas a ser hiperactivos, hipervigilantes, impulsivos, pro- 1987, p. 347).testones, inconstantes, excesivamente inquietos, dehumor cambiante y antisocial, o a menudo son distantes, Si estoy en lo cierto acerca de esto, y las personasadictivos, sobre dependientes, distraídos e indecisos con minusvalías cognitivas, emocionales y conductuales(Cole, 1991; Iocono, 1989). tienden muy a menudo a deprimirse gravemente ellos mismos, a odiar a otra gente y a odiar al mundo; ¿por De nuevo, los neuróticos pueden en ocasiones y qué las personalidades límite que pueden tener las treshasta cierto grado tener los rasgos emocionales y de minusvalías no deberían mostrar un odio similar – ocomportamiento mencionados anteriormente, pero las peor – hacia ellos mismos o hacia los otros?personalidades límite tienden a tenerlos más intensa, Biológicamente, pueden ser más propensos a odiarsegrave, frecuente, regular y endógenamente. (Asociación ellos mismos, a los otros y al mundo, que el resto de losAmericana de Psiquiatría1987; Benjamín, 1993; Ellis, neuróticos. Pero incluso si ellos no son directamente así,1965a; Kernberg, 1986; Linehan, 1993; Masterson, sus otras minusvalías cognitivos, emocionales y conduc-1981). tuales específicas tenderían, interactuando con sus ten- dencias neuróticas generales, a producir estos desolado- Asumamos, de momento que las personas con perso- res resultados.nalidad límite tiene algunos déficits cognitivos graves.¿Cómo reaccionarán neuróticamente a ellos? En primer Para empeorar las cosas, si las personalidades límitelugar, ellos, según la teoría de la REBT, tenderán en están, primero, innatamente disminuidas en aspectosalgunos niveles a observar o sentir estos déficits y se importantes; si son neuróticos por naturaleza o estándeprimen por tenerlos. A menudo se darán cuenta de que quejosos acerca de estas deficiencias; y si ellos directa otiene una pobre función intelectual, requiere que no indirectamente producen sus condiciones límite; estasdeban actuar inadecuadamente, se censuran ellos mis- condiciones son por si mismas bastante invalidantes18 RET, Revista de Toxicomanías. Nº. 41 - 2004
    • RET revista de toxicomaníascognitiva, emocional y conductualmente – los cuales, a ellos mismos cuando fracasan; y tienen tenden-menos que sean excepcionalmente estúpidos o defensi- cias innatas y adquiridas para insistir que ellos novos, apenas pueden evitar observarlas. Sí y cuando ellos deben estar muy frustrados o incapacitados y arealmente observan sus características límite y las tener baja tolerancia a la frustración, la ira y laminusvalías reales a las que les conducen en nuestra auto compasión cuando están seriamente impedi-sociedad, ellos tenderán, una vez más, a demandar neu- dos. Por lo tanto, tienen tendencia a estar tan, yróticamente (a) “Yo debo hacerlo mejor de lo que lo probablemente más, neuróticos y auto frustradosestoy haciendo realmente” (b) “Las otras personas no de lo que están los individuos sin trastornos de ladeben, en absoluto, tratarme incorrectamente debido a personalidad.mis desventajas” y (c) “Las situaciones bajo las que vivono deben ser tan invalidantes. Es terrible y no puedo Nivel 3: A causa de sus deficiencias innatassoportarlo cuando lo son”. Si ellos piensan neurótica- cognitivas, emocionales y conductuales y a causamente de esta manera las personalidades límite les harán de su auto infravaloración y baja tolerancia a laa ellos mismos más trastornados – y más límite! (Leaf, frustración a cerca de estas deficiencias, las per-Ellis, DiGiuseppe, Mas & Allington, 1991; Priester & sonalidades límite llegan a ser incluso más psico-Clum, 1993). biológicamente impedidas y disfuncionales; y entonces su neurótica auto infravaloración y su Además, ellos tenderán entonces normalmente a lle- trastorno de malestar acerca de sus deficiencias,var el odio a ellos mismos, a los otros y a sus desventa- tienden a hacerles aún más incapacitados. Se creajas a sus terapias, les crea malestar acerca de ello y acer- un círculo vicioso en el curso del cual la deficien-ca de sus terapeutas y, de nuevo, empeoran su estado y cia fomenta la neurosis, la neurosis fomenta lasu mejorabilidad. Tal como indican Benjamín (1993), deficiencia y una mayor deficiencia fomenta unaLinehan (1993), y otros autoridades, sus extremas difi- mayor neurosis.cultades sociales incluirán a menudo problemas inter-personales con sus, con frecuencia, bastante afectuosos,terapeutas. Este círculo vicioso puede ser aliviado parcialmente si las personalidades límite son ayudadas a minimizar su Por tanto, yo sugiero que, las personalidades límite auto denigración y su bajo tolerancia a la frustración.(así como la mayoría de otros individuos con trastornos Pero sus déficits cognitivos, conductuales y emociona-graves de la personalidad) tienen diversos niveles de tras- les originales – que a menudo los presentan con tenden-torno todos los cuales interactúan y afectan los unos a los cias a mantener demandas fuerte y rígidamente “mastur-otros, y que mejor deben considerarse conjuntamente si batorias” (el autor juego con las palabras must, deber, yqueremos entender cuales son las principales causas y masturbatory, masturbatoria) que les conducen a autoefectos de los trastornos de la personalidad límite. infravaloración e intolerancia a la frustración – blo-Permítame hacer una lista resumen de estos niveles. quean sus alivios a sus neurosis y a menudo las exacer- ban gravemente. Ellos pueden también estar más predis- puestos biológicamente a provocar síntomas secunda- Nivel 1: Las personalidades límite tienen nor- rios de neurosis al demandar que no deben, en absoluto, malmente déficits cognitivos, emocionales y con- estar ansiosos y deprimidos acerca de (a) sus déficits ductuales a algunos de los cuales están predis- cognitivos, emocionales y conductuales originales, puestos a tener innatamente (y probablemente acera de (b) su neurótica no aceptación de estos déficits, genéticamente). Parte de sus comportamientos acerca de (c) sus síntomas graves y acerca de (d) su límite pueden provenir directamente de estos inusual dificultad en trabajar en terapia y/o por ellos déficits; y algunos de sus inadecuaciones indivi- mismos para mejorar. duales y sociales lo hacen casi con certeza. El círculo vicioso mencionado anteriormente puede Nivel 2: Las personalidades límite (como los aliviarse parcial o principalmente si es posible maqui- neuróticos) también tienen tendencias innatas y llarlo para los déficits biosociales originales de las per- adquiridas a demandar que deben tener éxito en el sonalidades límite. Pero estos déficits son generalmente trabajo, en el amor y en el juego y a denigrarse tan variados y profundos que nuestros medicamentosRET, Revista de Toxicomanías. Nº. 41 - 2004 19
    • RETrevista de toxicomaníasactuales y métodos de enseñanza son a menudo de 2. Trabaje en usted mismo para adquirir aceptaciónayuda pero solo parcialmente efectivos y no hay indicios incondicional - o lo que Rogers (1961) denominó esti-de que vayan a ser verdaderamente curativos en un futu- ma positiva incondicional – de sus clientes límite.ro cercano. Deplore e incluso odie sus irritantes, a menudo hostiles y antisociales rasgos., pero acéptelos con su pobre com- Por tanto, yo creo que es mejor que afrontemos la portamiento. Confróntelos a menudo con sus detestablesrealidad y las personalidades límite no son desesperadas y auto frustrantes pensamientos, sentimientos y accionesy totalmente incurables pero aún están tan biológica, pero hágalo como apoyo, protectoramente y completa-psicológica y socialmente disminuidas que raramente mente no recusable. Perdone al pecador pero no necesa-podemos ayudarles a alcanzar lo que puede llamarse una riamente al pecado.curación “real”. En ocasiones podemos ayudarles aminimizar sus neurosis acerca de su condición límite, 3. Al contrario que Carl Rogers, si bien con suspero incluso esto puede estar limitado porque a menudo maneras y verbalizaciones, usted acepta incondicional-ellos se aferran fuertemente a su auto infravaloración y mente personalidades límite, pero no algunos de sussu abismal baja tolerancia a la frustración, y por tanto, peores comportamientos, enséñeles – sí, enséñeles lotienen que trabajar más duro que los neuróticos norma- mejor que pueda, específicamente, como aceptarse ellosles para dejarlos. Pero la parte negativa es que ellos raras mismo de forma incondicional. La REBT presentaveces trabajan duro y nada consistentemente, a causa de clientes con una solución menos elegante y otros consus déficits cognitivos, emocionales y conductuales de una más elegante a este importante problema humano.base – tales como el trastorno del déficit de atención yde focalización – y porque su abismal baja tolerancia a Menos elegantemente, usted puede enseñar a susla frustración y el poco hedonismo interfiere con la dis- pacientes la filosofía existencial humanística que pue-ciplina sostenida. den aceptar ellos mismos incondicionalmente tanto si como si no la realizan o la relatan bien – solo debido a ¿Qué debemos hacer terapéuticamente? ¿Esperaremos que son humanos, solo porque están vivos., solo porquemejoras muy limitadas? ¿Trabajaremos principalmente eligen hacerlo así. Toda auto aceptación es realmentesobre la neurosis acerca de su condición límite? ¿Les una elección y es una definición. Cuando tenemos loentrenaremos para superar parcialmente o compensar que normalmente se denomina auto estima – probable-sus déficits cognitivos, emocionales y conductuales mente la mayor enfermedad de hombres y mujeres –básicos? decidimos erróneamente aceptarnos como individuos “buenos” o “merecedores” a condición de que nos por- Probablemente todo lo anterior, dependiendo de temos bien y seamos estimables. Esto realmente no fun-nuestros conocimientos y paciencia como terapeutas y cionará: Por que incluso aún cuando cumplamos estassegún la las ganas de mejorar altamente individuales de condiciones hoy, no las cumpliremos mañana. Por tanto,los límite, de hacer un trabajo terapéutico duro y persis- estamos básicamente siempre ansiosos, sobre preocupa-tente y relacionado con alguien, incluyendo sus terapeu- dos acerca de nuestras actuaciones.tas. Aquí hay algunas guías para el tratamiento que yosugeriría para terapeutas que tengan el aguante para tra- Cuando decidimos aceptarnos incondicionalmentebajar persistentemente con ellos. con todos nuestros defectos y fallos, nuestro sentido de ego o identidad es todavía elegido y todavía definicio- 1. Intente una mejora real pero espere ganancias nal. Pero en esta ocasión nuestra definición de nosotroslimitadas con la mayoría de ellos. Incluso los neuróticos mismos como “buenos” o “justos” es más práctica y útil.normales raramente mejoran tanto como nos gustaría Nos aceptaremos de forma segura todo el tiempo queque lo hicieran, y las personalidades límite están mucho vivamos –y presumiblemente solo tendremos que preo-más trastornadas y normalmente son mucho más resis- cuparnos acerca de nuestra identidad cuando ¡estemostentes a cambiar. Acepte completamente esta realidad y muertos!no se desanime cuando la encuentre. Tenga muchapaciencia y fortaleza. Esta solución al problema de auto valoración es de algún modo inelegante, sin embargo, por que no es veri-20 RET, Revista de Toxicomanías. Nº. 41 - 2004
    • RET revista de toxicomaníasficable. Por tanto, usted pude decir con rotundidad, “Yo, Pero usted como terapeuta, puede persistir en mostrar ame acepto a mi mismo como una persona que vale la los clientes límite como auto derrotar su BTF y comopena porque estoy vivo y soy humano” y yo (y otra mejorarla. No ceda y no se rinda a nuestra propia BTF.gente) puede objetar, “Pero yo creo que, debido a queusted está vivo y es humano, usted no es bueno ni vale 5. Los clientes neuróticos y psicóticos tienen muchasla pena. De hecho, todos los humanos no valen nada y disfunciones cognitivas que acompañan sus creencias,merecen morir!” obsesiones, compulsiones, pensamientos paranoides, tendencia al suicidio y otros trastornos. Esto puede redu- ¿Quién de nosotros tiene razón, usted o yo? cirse satisfactoriamente con los métodos usuales de tera-Respuesta: Ninguno de nosotros puede probar o falsifi- pia racional emotiva conductual. La curación completacar nuestra visión del valor humano – por que ambas en este sentido es improbable, pero a menudo se puedevisones son definicionales y tautológicas. La suya fun- conseguir una mejora evidente (Beck, Freeman &cionará probablemente mejor que la mía si su objetivo Associates, 1991; Benjamín, 1993; Cahill, 1993;es mantenerle a usted y a la raza humana viva, sana y Benjamín, 1993; Ellis, 1965a, 1985; Friedberg, 1993;feliz. Pero es todavía bastante definicional. Leaf & DiGiuseppe, 1992; Linehan, 1993; Stone, 1990; Yankur y col.; 1993; Young, 1990). La REBT por tanto ha propuesto durante más de dosdécadas una solución más elegante al problema del valor 6. Los originales y parcialmente biológicos déficitshumano que usted puede enseñar a sus clientes límite (y de pensamiento, sentimiento y comportamiento de lasa otros). Ellos pueden escoger solo considerar sus pen- personalidades límite que menciono al comienzo de estesamientos, sentimientos y comportamientos y no caer en artículo no son fáciles de mejorar pero a menudo puedenel peligroso error de valorar o medir su ego, su esencia, serlo por psicoterapeutas, neuropsicólogos, consejeros,su ser, o su totalidad, Por tanto, ellos pueden decir, rehabilitadotes, profesores y otros profesionales. Usted,“Dado que elijo estar vivo y ser sano y razonablemente como terapeuta, puede intentar ayudar a sus clientesfeliz, muchos de mis actos y rasgos son “malos; perjudi- límite en este aspecto, o puede remitirlos a otros profe-ciales”, o “contra mi voluntad”, pero soy demasiado sionales apropiados. Tal como indican tanto Benjamíncomplejo, “demasiado de un proceso en marcha” para (1993) como Linehan (1993) el entrenamiento de lasdar una valoración, buena o mala, a mi ego o ser” habilidades, que puede ser parcialmente compensado por sus déficits, es obligatorio con muchos de ellos. Esta solución más elegante de la auto aceptación es,yo lo he comprobado, difícil de alcanzar para la mayo- 7. Los clientes límite a menudo piensan en lo quería de los neuróticos y personalidades límite. ¿Por qué? puede denominarse “perverso” o “maneras intenciona-Porque, hipotetizo, la auto valoración tiene, a lo largo damente auto frustrantes”, subyacente al cual puededel curso de la evolución humana, algunas claras venta- encontrarse un método para sus locuras.jas, está biológicamente predispuesta, y es difícil rendir- Consecuentemente, pueden llevar a cabo intentos de sui-se. Pero incluso las personalidades límite pueden mini- cidio para controlar a los otros y tenerlos rendidos a sumizarla, si son aceptados incondicionalmente por sus desmesurada necesidad de atención y apoyo. Pero pue-terapeutas y enseñados activamente para aceptarse ellos den también intentar matarse ellos mismo, tal comomismos. intentó una de mis clientes, debido a que intentaba con- vencerme de cuan realmente enferma estaba y que yo 4. Las personalidades límite, por las razones explica- estaba equivocado al intentar mostrarle que ella podíadas anteriormente, tienen normalmente una abismal baja vivir y tener una existencia feliz.tolerancia a la frustración tanto innata como adquirida(BTF) y la BTF incluye las creencias irracional y disfun- Por tanto, los terapeutas harían mejor, en ocasiones,cional que “¡Las condiciones no deben ser absolutamen- en ser bastante inteligentes al no revelar, revelar y dis-te tan duras como son¡ ¡Es horrible y no puedo soportar- cutir algunos de los pensamientos disfuncionales límite.lo¡” Pero estas creencias pueden ser claramente revela- Ellos pueden usar la clase de técnicas persuasivas dia-das y discutidas de manera convincente. Tal como se ha lectales u de oposición de Linehan (1993), el uso delseñalado previamente, la BTF por si misma, frena a los cliente según los métodos de consulta de Benjamínclientes a pensar y a trabajar duro para superar su BTF¡ (1993) o los métodos paradójicos y metafóricos queRET, Revista de Toxicomanías. Nº. 41 - 2004 21
    • RETrevista de toxicomaníasHayes (Hayes, McMurry, Afari & Wilson, 1991) usa con 10. Habiendo probado a lo largo de los años tanto elagarofóbicos pero que en ocasiones pueden ser usados psicoanálisis como la terapia cognitivo-conductual conen personalidades límite. Dado que estos clientes a muchos individuos límite, yo he abandonado el primero,menudo son diabólicamente inteligentes en mantener excepto para alguno de sus aspectos de relación, y hehacia sus trastornos la discusión igualmente inteligente usado intensamente la última. Otros terapeutas cogniti-del terapeuta, en ocasiones gana. vo-conductista, y yo creo que los terapeutas en general, han encontrado métodos cognitivos conductuales bas- Sin embargo - aunque en ocasiones las inteligentes y tante útiles con las personalidades límite (Beck,bien calculadas réplicas del terapeuta ganan el juego – y Freeman & Asociados, 1991; Benjamín, 1993; Ellis,sobre el papel parece maravilloso – la dieta común de 1962, 1965a, 1985; Linehan, 1993). Yo ahora siento quecarne con patatas de terapia cognitiva-conductual regu- el psicoanálisis es un derroche excepcional para lalar más a menudo, y especialmente a largo plazo, es pro- mayoría de los neuróticos y bastante iatrogénico para labablemente más efectiva. mayoría de las personalidades límite. El método de Kohut (1971) es básicamente Rogeriano y probable- 8. Dado que los clientes límite son a menudo tan mente menos lesivo que otras técnicas psicoanalíticas.impredecibles y únicos, la terapia cognitivo-conductual, Kernberg (1984, 1985) y Masterson (1981) son másque es notablemente multimodal y multifaceta, parece confrontativos pero demasiado psicoanalíticamenteser la mejor elección general. La REBT, al igual que la apartadas del asunto principal para mis gustos prejuzga-terapia multimodal de Lazarus (1990), incluye un gran dos.número de métodos cognitivos, emocionales y conduc-tuales, por lo que cuando los métodos normales parecen Permítame concluir con la presentación de uno deno estar funcionando, yo pruebo algunos de los menos mis casos, Rona, una mujer de 25 años que visité haceusuales y en ocasiones encuentro que funcionan mejor. nueve a causa de lo que ella llamaba una depresiónPor tanto, aunque enseño a mis pacientes que la ira es grave. Trabajaba como tenedora de libros en una peque-casi siempre auto destructiva, yo induje a uno de mis ña oficina, por que temía las relaciones humanas, seclientes límite a dejar todos los pensamientos de asesi- consideraba “terriblemente fea” (aunque era bastantenarse porque su principal rival de su afección de aman- atractiva) y sentía con fuerza que era un caso raro, esta-te por descontado viviría y estaría delirantemente feliz. ba en un lado de la raza humana mientras cualquier otraPor lo que yo animé a mi cliente al menos temporal- persona estaba en el lado opuesto – el lado bueno. Nomente, a mantener y a dar rienda suelta a su ira hacia su tenía relaciones sociales y estaba segura de que norival y de ese modo motivarle a vivir y trabajar para su podría tener ninguna dada su extrema timidez, su nece-propia felicidad. sidad de amor y su auto rechazo. Había hecho intentos de suicidio a las edades de 16 y 21, pero en cada oca- 9. El tratamiento psicofarmacológico algunas veces sión fue salvada por sus padres y llevada al hospital. Fuefunciona bien con clientes límite – y a menudo no fun- hospitalizada brevemente en cada ocasión, rechazóciona o tiene pocos efectos secundarios. Yo recomiendo tomar medicación tras dejar el hospital y volvió a vivirfrecuentemente que mis clientes prueben experimental- con sus críticos padres, a los que odiaba pero de quienesmente antidepresivos u otra medicación y si no funcio- no podía librarse. Se sintió abandonada por ellos y deci-nan y/o les vuelve demasiado detestables, siempre pue- dió a no arriesgarse de nuevo a un abandono. Se sentíaden volver a la psicoterapia sola. Mi ayuda aumenta su también continuamente aburrida y vacía y empleaba sustolerancia a la frustración y disminuye sus fobias a los horas de ocio en dormir o en mirar la televisión aunquemedicamentos y frecuentemente sirve para llevarles a era bastante inteligente y había obtenido un MBA conprobar medicación adecuada y a superar los efectos mención honorífica. Típicamente, Rona no había hechoadversos de algunos medicamentos. Por el contrario, amigos en la universidad ni en el trabajo. Su única rela-tomar antidepresivos y/o tranquilizantes les ayuda algu- ción justo antes de venir a verme, fue una breve connas veces a pensar mejor y a beneficiarse de la REBT. John, que estaba bastante atraído por ella, que la empu-Pero siendo tramposos, también pueden usar el trata- jó a citarse, pero que se sintió pronto desanimado por lamiento farmacológico como una excusa para no trabajar intermitente hostilidad y la necesidad acuciante de elladuro en cambiar sus pensamientos, sentimientos y de estar constantemente segura de que él la quería y deacciones. que nunca le abandonaría.22 RET, Revista de Toxicomanías. Nº. 41 - 2004
    • RET revista de toxicomanías Rona vino a verme cuando estaba gravemente depri- convenció fuertemente a otros del valor de la aceptaciónmida tras la ruptura con John. Yo pude ver rápidamente incondicional de ellos mismos y de los demás.por su historia, por su instabilidad emocional, por sucompleta focalización en si misma, y por sus reacciones Tuve una mayor dificultad en ayudar a Rona a redu-fóbicas y de pánico que era apenas una bonita neurótica cir su abismal baja tolerancia a la frustración, pero fuiy que sería, probablemente una cliente difícil lo que yo capaz, finalmente, de convencerla de que pedir gratifica-llamo una CD. ción inmediata a expensas de dolor tardío no valía la pena. Así, no importa como se sentía de incómoda, ella Yo estaba en lo cierto. Ella estaba alternativamente empezó a superar citas, a hacer y mantener amistadesmuy seductora – y muy hostil – hacia mi. Sabía acerca con gente de alguna manera informal, a trabajar en unade la REBT pero era escéptica hacia ella debido a los oficina más grande, a forzarse a si misma a superar lanueve años previos de terapia psicoanalítica a la que fobia de hablar en público, a aceptar mis ausencias deconsideraba “profunda” pero “altamente ineficaz”. sus sesiones de terapia cuando estaba fuera de la ciudad,Amenazaba con dejar de visitarme desde la primera a dejar de fumar y a hacer muchas otras cosas incómo-sesión en adelante y durante los tres años que la vi aban- das para su posterior satisfacción.donó dos veces durante un mes cada una de ellas. Alprincipio me identificó con su crítico padre, pero luego Yo, su grupo de terapia, y su grupo del taller de tra-llegó a estar sobre atada y sobre dependiente de mí. bajo ayudamos a Rona a adquirir diversas habilidades enEstuvo muy resentida cuando me fui de la ciudad por las que era deficiente. En el curso de este entrenamien-algunos días por charlas, sesiones de trabajo y conferen- to de habilidades ella llegó a ser bastante asertiva, empe-cias e insistió en sesiones telefónicas desde los hoteles zó a escuchar más atentamente a los otros, aprendióen los que me hospedaba. como romper activamente el hielo y conocer a gente nueva, llegó a ser una adepta a las entrevistas de trabajo Siguiendo los principios de la REBT, acepte a Rona y tomó cursos que la llevaron a ser una CPA. Al mismocompletamente con sus dificultades e intenté enseñarle, tiempo, sus tendencias innatas y adquiridas a no ser cen-una y otra vez, a como aceptarse incondicionalmente, a tro de atención, a pensar impulsivamente, a exagerar elaceptar a sus críticos padres y a aceptar su bastante inca- significado de las cosas, a ser emocionalmente lábil, y apacitante estado límite. Yo continué honestamente y con ser indecisa, mejoraron definitivamente o interfirieronfirmeza mostrándole que probablemente ella estaba inna- menos con su comportamiento social y laboral.tamente trastornada – tal como estaban sus padres – y queha menudo se comportaba hostilmente y que mejor tenía Aún veo a Rona en sesiones ocasionales de terapia yque – no debía – cambiar su hostilidad para su propia paz. como visitante en alguno de mis talleres de lo Viernes por la Noche; y se de ella por medio de algunos de sus Aunque Rona objetó fuertemente la filosofía REBT amigos y parientes que ella continúa enviándome parade aceptarse completamente ella misma y a los otros, yo tratamiento. Por todos los estándares visibles ella esle mostré persistentemente que los resultados que estaba ahora solo moderadamente neurótica – como la mayoríaobteniendo de si misma por su auto odio, retirada y hos- de la raza humana. Pero como clínico entrenado, aúntilidad no merecían la pena y que solo algo como la auto puedo ver algunos de sus estados límite remanentesaceptación incondicional brindaría mejores resultados. mostrados por medio de su conducta externa. Ahora ellaFinalmente, mis esfuerzos prevalecieron y dentro de los se enfada o deprime en relativamente pocas ocasiones,seis primeros meses de terapia ella empezó a “conseguir- pero cuando lo hace, llega a estar bastante confusa, tar-lo” y llegó a ser una devota de la aceptación no condena- tamudea y balbucea, y durante varios días está desorga-toria. Se alistó en uno de mis grupos regulares de terapia nizada y consternada. Tiene buenas relaciones socialesy vino continuadamente a mi regular Taller de Trabajo pero nunca llega a involucrarse profundamente condel Viernes por la Noche, donde yo demostraba la REBT nadie. Muestra poca hostilidad pública pero soterrada-con voluntarios que tenían sesiones de terapia pública. mente es muy celosa de la gente exitosa y algo paranoi-Ella asistió también a un número record de cuatro horas de acerca de ser explotada por sus amigos. Es una CPAde trabajo público que se dan semana si semana no en el de éxito pero en ocasiones siente que su vida no tieneInstituto para la Terapia Racional-Emotiva Conductual sentido que es indecisa y que no está verdaderamenteen Nueva York. En el grupo y en los talleres de trabajo integrada en la raza humana.RET, Revista de Toxicomanías. Nº. 41 - 2004 23
    • RETrevista de toxicomanías Rona, aunque vástamente mejorada, no está perfecta. BibliografíaYo he dicho durante bastantes años que la REBT puede Adler D, & Buie D H (1979) Aloneness and bordeline patho-ayudar a la gente a superar sus neurosis acerca de sus logy and psychopathology, Interational Journal ofpsicosis y acerca de sus personaditas límite; y trabajan- Psychoanalysis, 60,83-96.do muy duro para aceptarse plenamente y para adquiriruna mayor tolerancia a la frustración, Rona la ha usado Adler T (1992) Personality, like plaster, in pretty stable overpara llegar a ser mucho menos neurótica. Pero yo no me time, APA Monitor, 23 (10),9.engaño a mi mismo creyendo que ella o cualquiera delos otros individuos límite a los que he ayudado con la American Psychiatric Association (1987), Diagnostic and sta-REBT durante los pasados 43 años se ha curado verda- tistical manual of mental disorders, Washington, DC: American Psychiatric Association.deramente. Tampoco he visto clientes de otros terapeu-tas con trastornos límite y psicóticos quienes, incluso Andreason, NC (1979) Affective falttening and the criteria fortras muchos años de tratamiento, que estén ahora verda- schizophrenia, American Journal of Psychiatry, 135:944-947.deramente sanos. Significativa y magníficamente mejo-rados, sí. Pero todavía subyaciendo el estado límite o Barinaga M (1992) How scary things get that way, Science,psicótico. 258,887-888. Siendo algo optimista y algo realista, creo que tanto Barkley BA (1990), Attention deficit hyperactivity disorder,el arte de la psicoterapia como la psicofarmacología New York: Guilford.están en su infancia y que algún día se combinarán paraayudar más a las personalidades límite de lo que lo Beck AT (1976), Cognitive therapy and the emotional disor- ders, New York: Interational Univeristies Presshacen ahora, quizás incluso los curen de los estado lími-te y les dejen, al igual que al resto de la humanidad, solo Beck AT (1991) Cognitive therapy: A 30-year retrospective,neuróticos. Mientras, el trabajar con personalidades American Psychologist, 46:382-389.límite es extraordinariamente difícil – pero puede serbastante desafiante y recompensador. Sí, tanto para los Beck AT, Freeman, AT, & Associates (1991), Cognitiveclientes como para los terapeutas. therapy of personality disorders, New York: Guilford. Benjamin LS (1993), Interpersonal diagnosis and treatment of personality disorders, New York: Guilford. Berenbaum HJ, & Polrmanns, TE (1992), Emotional expe- rience and expression in schizophrenia and depression, Journal of Abnormal Psychology, 101,37-44 . Biglan A (1993) Capturing Skinners’s legacy to behavior the- rapy, Behavior Therapist, 16,3-5. Bowlby J (1969) Attachment and loss, New York: Basic Books. Brown DE (1991), Human universals, Philadelphia: Temple University Press. Cahill K (1993), Cognitive Therapy frontiers extend to addic- tions phobias, Psychiatric Times, 10(1),1. Cohen BD & Gara MA (1992), Self-structure in bordeline personality disorder, American Journal of Orthopsychiatry, 62,618-625.24 RET, Revista de Toxicomanías. Nº. 41 - 2004
    • RET revista de toxicomaníasCohen CP, & Sherwood VR (1991) Becoming a constant Ellis A, & Dryden W, (1990), The essential Albert Ellis, Newobject in psychotherapy with the bordeline patien, Northvale, York: Springer.NJ: Aronson. Ellis, A, & Dryden, W (1991) A dialogue with Albert Ellis:Cole, CA (1991) Preliminary support for the competency- Against dogma, Philadelphia: Open University Press.based model of depression in children, Journal of AbnormalPsychology, 100, 181-190. Ellis A, & Harper, RA (1975), A new guide to rational living, North Hollywood, CA: Wilshire Books.Davidson G, & Cacioppo J (1992), New developments in thescientific study of emotion, Psychological Science, 3,21-22. Eysenck HJ, (1967), The biological basis of personality, Springfield II, Thomas.Davis M (1992) The role of the amygdala in fear and anxiety,Annual Review of Neuroscience, 15,353-365. Friedberg RD (1993), Inpatien cognitive games cognitive the- rapists play, Behavior Therapis, February, 41-42.Ellis, A (1975) How to live with a neurotic: At home and atwork, New York: Crown, Rev ed Hollywood, CA: Wilshire Gazzinga, MS, (1993), Nature’s mind, New York: BasicBooks, 1975. Books.Ellis, A (1958), Rational psychotherapy, Journal of General Gilovich, T (1992), How we know what isn’t so: The falliabi-Psychology, 59,35-49, Rep«rinted: New York: Institute for lity of human reson on everyday living, New York: Free Press.Rational-Emotive Therapy. Gold JM, Randolph C, Carpenter CJ, Goldberg TE, & Weinberg DR, (1992), Forma of memory failure in schizoph-Ellis, A (1962), Reason and emotion in psychotherapy, renia, Journal of Abnormal Psychology, 191,487-494.Secaucus, NJ: Citadel. Gottesman, IJ (1991), Schizophrenia genesis: The origins ofEllis, A (1965a) The treatment of bordeline and psychotic madness, San Francisco, Freeman.individuals, New York: Institute for Rational-EmotiveTherapy, Rev, ed 1988. Hauser, P (Ed) (1992) Brain imaging and the pathology of affective disorders: Hope deferred, Washington, DC:Ellis, A (1965b) Workshop in rational-emotive therapy, American Psychiatric Press.Institute for Rational-Emotive Therapy, New York City,September 8. Hayes SC, & Hayes LJ (1992) Some clinical implications of contextualist behaviorism: The example of cognition,Ellis A (1976) The biological basis of human irrationality, Behavior Therapy, 23,225-250.Journal of Individual Psychology, 32,145-168, Reprinted:New York: Institute for Rational-Emotive Therapy. Hayes, SC, McMurry, SM, Afary N, & Wilson K, (1991), Acceptance and commitment therapy (ACT), Reno, NV:Ellis, A (1985), Overcoming resistance: Rational-emotive the- Context Press.rapy with difficult clients, New York: Springer. Huessy HR (1992), The vaied adult psychophatologies ofEllis, A (1988), How to stubbornly refuse to make yourself children’s behavior disorders, Journal of Psychiatry andmiserable about anything-yes anything! Secaucus, NJ: Lyle Neuroscience, 17, 147-157.Stuart. Icocono WS (1989), Eye movement abnormalities in schi-Ellis A (1991), The revised ABCs of rational-emotive therapy zophrenia and effective disorders in CW Johnson and FJ(RET), Journal of Rational-Emotive and Cognitive- Pirozzolo (Eds) Neuropsychology of eye movement (pp 115-Behaviour Therapy, 9, 139-172. 145) Hillsdale, NJ; Erlbaum.Ellis A (199, April), Rational-emotive therapy and evolutio- Kazdin AE (1992) Child and adolescent dysfunction andnary psychology, Paper presented at a conference on evolutio- paths toward maladjustment: Targets for intervention,nary psychology, McLean Hospital, Boston. Clinical Psychology Review, 12,793-817.Ellis A, & Becker, II (1982), A guide to personal happiness, Kernberg O (1984) Object relations and clinical psychoanaly-North Hollywood, CA: Wilshire Books. sis, Northvale NJ: Aronsosn.Ellis A, & Dryden W (1987), The preactce of rational-emoti- Kernberg O (1985) Bordeline conditions and pathologicalve therapy, New York: Springer. narcisissm, Northvale, NJ Aronson.RET, Revista de Toxicomanías. Nº. 41 - 2004 25
    • RETrevista de toxicomaníasKlein M (1984) Envy and gratitude and other works, New Plutchik R, & Kellerman H (1990) Emotion,York: Free Press. Psychopathology, and Psychotherapy, San Diego, CA: Academic Press.Kohut H (1971) The analysis of the self, New York,International Universities Press. Priester MJ, & Clum GA (1993) Perceiving solving ability as a predictor of depression, hopelessness, and suicide ideationKohut H (1991) The search for the self; Selected Writings of in a college population, Journal of Counseiling Psychology,Heins Kohut Madison, Ct, Interational Universities Press. 40,79-85. Rhodes NB, & Wood W (1992) Self-esteem, intelligence andLarson PC & Agresti AA (1992) Counseling psychology and affect influence-ability: The mediating role of message recep-neuropsychology, An overwiev, Counseling Psychologist, tion, Psychological Bulletin, 111,156-171.20,549-553. Rosenbaum G, Shapiro DL & Chapin K (1988) AttentionLazarus AA (1990) The practice of multimodal therapy, deficit in schizophrenia and schizotypy, Journal of AbnormalBaltimore, MD: Johns Hopkins University. Psychology, 97, 41-47.Leaf RC, Allington, DE, Ellis A, DiGiuseppe R, & Mass R Rourke BF & Fuerst DB (1991) Learning disabilities and(1992) Personality disorders, underlying traits, social pro- psychosocial dysfunctioning, New York: Guilford.blems, and clinical syndromes, Journal of PersonalityDisorders. Ruth WJ (1992) Irrational thinking in human: An evolutio- nary proposal for Ellis’genetic postulate, Journal of Rational-Leaf RC, Allington DE, Mass R, DiGiuseppe, R & Ellis A Emotive and Cognitive-Behavior Therapy, 10,3-20.(1991) A personality disorders, life events, and clinical Skinner BF (193) The behavior of organisms, New York:syndromes, Journal of Personality Disorders, 5,264-280. Appleton-Century.Leaf RC, DiGiuseppe R (1992) Review os A T Beck et al, Skinner BF (1988) On further reflection, Englewood Cliffs,Cognitive Therapy of Personality Disorders, Journal-Emotive NJ: Prentice Hall.and Cognitive-Behavior Therapy, 10,105-106. Skinner BF (1989) Recent issues in the analysis of behavior,Leaf RC, Ellis A, DiGiuseppe R, Mass R & Allington DE Columbus, OH: Merrill.(1991) Rationality, Self-regarded and the “Healthfulness”ofPersonality Disorder, Journal or Rational-Emotive and Sperling MB & Sharp KL (1991) On the nature of attachmentCognitive-Behavior Therapy, 9,3-36. in a bordeline population: A preliminary investigation, Psychological Reports, 68,543-546.Lenzenweger MF, Cornblatt BA, & Putnick M (1991) Stone MH (1990) The fate of bordeline patients, SuccessfulSchizotype and sustained attention, Journal of Abnormal outxome and psychiatric practice, New York: Guilford.Psychology, 100,84-89. Swanson HL, & Keogh B (Eds) (1990) Learning disabilities:Masterson JF (1981) The narcissistic bordeline disorder, New Theoretical and research issues, Hillsdale, NJ: Eribaum.York: Brunner, Mazel. Wilson EO (1975) Sociobiology: The new synthesis,Meichenbaum D (1977) Cognitive-behavior modification, Cambridge, MA: Harvard University Press.New York: Plenum. Yank GR, Bentley KJ & Hargrove DS (1993) The vulnerabi-Pediaditakis N (1991) Boredom: The unexplored and rarely lity sress model of schizophrenia: Advances in psychosocialmentioned phenomenon, Psychiatric Times, November, 49. treatment, American Journal of OrthoPsychiatry, 63,55-69.Pies RW (1992) Splitting the discipline of psychiatry:Modern Yee CM, Deleon PJ, & Miller GA (1992) Early stimulus pro-Manichaen Psychiatric Times, April, 13-14. cessing in dysthemia and anhedonia, Journal of Abnormal Psychology, 101,230-233.Plutchik R (1990) Emotions and psychotherapy; A psychoe- Young J (1990) Cognitive therapy for personality disorders,volutionary perspective, In R Plutchik & H Kellerman (Eds) Sarasota, Fl: Professional Resources ExchangeEmotion: Theory, Research, Research and Practice, Vol 5,San Diego: Academic Press. Young J (1990) Cognitive therapy for personality disorders, Sarasota.26 RET, Revista de Toxicomanías. Nº. 41 - 2004