Abuso poder en las Fábulas de Fedro
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Abuso poder en las Fábulas de Fedro

on

  • 2,603 views

Presentación de unas estudiantes de Literatura latina clásica de la Universidad de Jaén (España)

Presentación de unas estudiantes de Literatura latina clásica de la Universidad de Jaén (España)

Statistics

Views

Total Views
2,603
Views on SlideShare
2,602
Embed Views
1

Actions

Likes
0
Downloads
12
Comments
0

1 Embed 1

http://paper.li 1

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Abuso poder en las Fábulas de Fedro Abuso poder en las Fábulas de Fedro Presentation Transcript

  • El abuso de poder en las fábulas de Fedro.
    Laura de la Casa Gómez
    Marta Navas Jaén
    Ana Cristina Peña Palomino
  • La fábula como género.
    La fábula es, como decía Swift, una suerte de espejo donde el espectador descubre generalmente todas las caras excepto la suya.
    La literatura satírica ha adoptado muchas formas y técnicas que se han repetido sin interrupción así como unos temas intemporales que son consubstanciales a la naturaleza humana.
  • Según Quintiliano en la Retórica a Herennio: “la fábula es un género que no narra cosas ciertas ni verosímiles, de tal modo que se trata de las que nos han legado los trágicos”.
    El preceptista renacentista Calepino dice en su Dictionarium: “narración de una cosa inventada para el deleite y la utilidad que no es ni verdadera ni verosímil”.
    Con el ejemplo contenido en cada fábula siempre subyace la intención de corregir los vicios, los errores, las ambiciones y las malas conductas de los hombres.
  • Contexto histórico.
    El largo período de paz disfrutado durante el reinado de Augusto se veía con nostalgia y como algo ya lejano.
    Ahora gobernaba Tiberio, eran tiempos muy distintos y este gobierno y, sobre todo el de su valido Sejano, fueron objeto de la crítica del fabulista.
  • Los vicios caracterizados en animales y otros personajes de sus fábulas representan los abusos de poder y otros desmanes y bien pueden ser considerados como mérito para encuadrar a Fedro entre los opositores al régimen imperial.
    A pesar de su declaración poco sincera de que su intención es fustigar los vicios y no a las personas: “(…) pues no está en mi ánimo criticar a individuos concretos sino mostrar la vida misma y las costumbres de los hombres”.
  • Ideales éticos helenísticos: el cinismo.
    Esta crítica mordaz al orden social de su tiempo proviene de las escuelas filosóficas helenísticas y, principalmente, de la cínica.
    Surgieron argumentos de denuncia de las grandes ilusiones que sacuden vanamente a los hombres, es decir, la búsqueda del placer, el apego a la riqueza, el ansia de poder, el deseo de fama y el éxito social y el firme convencimiento de que tales ilusiones siempre conducen al hombre hacia la infelicidad.
  • Influencias:
    • Estoicismo de Zenón.
    • El llamado Jardín de Epicuro.
    • El escepticismo de Pirrón.
    • Se convierte en lugar común en determinada línea de pensamiento de la que Fedro participa muy activamente y tendrá importante reflejo en los humanistas extremeños Arias Montaro y Pedro de Valencia.
  • Fábulas, Prólogo III: Declaración de libertdad.
    La “parresía” o libertad de palabra es uno de los principios doctrinales de los cínicos.
    Fedro vincula la fábula a la falta de libertad de expresión de las clases humildes y los esclavos.
    Ahora explicaré brevemente por qué se ha inventado el género fabulístico. Un esclavo subyugado, como no se atrevía a decir lo que quería, trasladó a los apólogos sus propios sentimientos, burlando las acusaciones malintencionadas con graciosas ficciones.
  • El deseo de expresarse libremente se repite a lo largo de toda la obra. No obstante, el temor a ser perseguido está presente en su obra, como puede verse en el epílogo del libro III (28-35).
  • El fabulista se siente legitimado para la crítica de orden social y político: la corrupción moral que genera el poder absoluto, la abundancia de aduladores y delatores, el poder desmedido y la ambición.
    Porque si hubiese otro acusador que Sejano, si hubiese otro testigo y, en fin, otro juez, yo me reconocería merecedor de tantos males y no mitigaría mi dolor con estos remedios.
  • Fedro se refiere al tópico de los pobres contra los ricos o la posición de los humildes ante los abusos de los poderosos.
    El poeta se siente maltratado tanto desde el punto de vista político como desde el literario, y así lo expresa con cierta amargura. Argumenta que la fábula nació como elemento de protesta, como vehículo de expresión de los débiles y oprimidos contra los abusos de los poderosos.
    Yo, a quién mi madre engendró en el monte Piero […], a pesar de haber nacido casi en la propia escuela, de haber borrado completamente de mi corazón la preocupación por las riquezas y haberme entregado a esta vida no sin el favor de Palas, he sido recibido, sin embargo, en mi círculo desdeñosamente. ¿Qué crees tú que ocurrirá a aquel que dedica todos sus desvelos a acumular grandes riquezas, anteponiendo el lucro placentero a los sabios trabajos?
  • Sejano: abuso de poder y justicia.
    Desde el año 25 hasta su muerte, Sejano fue en Roma omnipotente. Desde joven se había situado estratégicamente en el entorno de Tiberio. Cuando éste accedió al imperio fue él quien lo ejerció en realidad en su condición de valido. Este personaje cruel, conspirador, astuto y ávido de poder, acabaría también cayendo víctima de sus propios desmanes.
  • Durante los años 20, Sejano acumuló gradualmente poder político, consolidando la influencia que ejercía sobre Tiberio y eliminando a sus adversarios políticos, entre ellos el hijo del emperador, Julio César Druso.
    La muerte de Druso frustró los planes de Tiberio que renegó definitivamente de sus responsabilidades cediendo todo el poder a Sejano.
    Sejano inició una serie de juicios por la ciudad, mediante los cuales eliminaba a sus enemigos políticos, acusados falsamente con redes de espías e informantes, y a los que proscribía aumentando el Tesoro y su propia fortuna.
  • Todos los datos apuntan a que Fedrofue víctima de las acechanzas del todo poderoso valido y que incluso corrió peligro su vida ya que lo tuvo de acusador y al mismo de tiempo de juez.
    La acusación habría sido por el contenido de sus fábulas, ya que las alusiones al abuso de poder eran manifiestas y estaban en sintonía con la opinión pública.
  • Tito Labieno: reacción contra la corrupción y el autoritarismo.
    Hay un grupo de intelectuales, seriamente críticos en el poder, que denunciaron la corrupción y el autoritarismo en que estaba cayendo Roma tras las guerras civiles.
    Uno de los más destacados fue tito Labieno. Fue un intelectual muy crítico con el poder, calificado por todos como un hombre de gran talento.
  • Es un ejemplo claro de la represión política a que fueron sometidos los opositores al régimen del principado.
    Su ideología política se encuadraba en la oposición al régimen imperial y a favor de la defensa de los ideales republicanos, encarnados por Pompeyo.
    En cuanto a su libertad de expresión sabemos que era tan demoledor y desgarrador en sus discursos que, jugando con su nombre, le llamaban Rabieno en lugar de Labieno.
  • “Su libertad de expresión fue tan grande que excedía el propio nombre de la libertad, y, puesto que era desgarrador con todo tipo de personajes o clases sociales, se le llamaba ‘Rabieno’. Entre sus defectos sobresalía un espíritu brillante y a semejanza de su talento, violento, que, a pesar de la paz reinante, aún no había depuesto su espíritu pompeyano”.
    (Séneca el Viejo, Controversias y Suasorias)
  • No duda en atacar los vicios de su época; expone sus ideas con gran maestría y denuncia con meridiana claridad los crímenes y extorsiones que protagonizaban los hombres más poderosos, influyentes y ricos de Roma:
    “Labieno declamó tan elocuentemente la parte del acusado que lisiaba a los niños abandonados, que nadie pudo llegar a pronunciar la otra parte con tanta calidad, a pesar de que declamaron todos los hombres más elocuentes en un intento de poner a prueba sus propias fuerza. Pronunció el siguiente tópico de la forma más vigorosa: ‘¡Que los hombres dejen lugar a este pensamiento! ¡que se preocupen de lo que haga un mendigo entre mendigos!’. ‘Los hombres más poderosos de la ciudad’ –dijo- ‘emplean sus riquezas en contravenir la naturaleza: tienen rebaños de eunucos y a los suyos, ya adultos, los mutilan de forma que sean idóneos para soportar durante más tiempo su desvergüenza, y, ya que a ellos les avergüenza ser hombre, hacen cuanto pueden para que el número de hombres sea el menor posible. A estos lisiados delicados y hermosos nadie les presta ayuda. A vosotros se os ocurre preocuparos de alguien que recoge del abandono a unos niños que morirían de no ser recogidos; no os preocupáis de esos ricos que cultivan sus latifundios con el trabajo de hombres libres convertidos en esclavos; no os preocupáis de que acosen la ingenuidad de los jóvenes sin recursos y metan a gladiadores a los más robustos e idóneos para la lucha. A vosotros se os ocurre compadeceros de quienes carecen de miembros; ¿y qué de aquellos que los tienen?’.
    Y de esta forma atacando los vicios de su tiempo defendió con figuras retóricas insuperables a un reo infame y corrupto argumento la impunidad que recibían crímenes mayores”.
  • A pesar de la aparente tolerancia existente en los últimos años del reinado de Augusto, al propio emperador le resultaba incómoda la libertad de expresión de Tito Labieno.
    Sabemos que el Senado decretó que se quemaran todos sus libros movido por las directrices del poder. Según Séneca, esto fue un atentado contra la sociedad por vengarse del talento y del conocimiento.
  • Fábulas de fedro
  • En las fábulas de Fedro que hablan sobre el abuso del poder, podemos establecer la siguiente división de distintos tipos de abusos:
    Imposición de la fuerza ante la inteligencia.
    Abuso de la confianza de los subordinados.
    Apoyo en la masa para ejercer el abuso
    Abuso a través de la persuasión.
  • I. Imposición de la fuerza ante la inteligencia.
    Fábula I. El lobo y el cordero.
    Un lobo y un cordero habían llegado al mismo río empujados por la sed. El lobo estaba más arriba y bastante más abajo el cordero. Entonces el ladrón, incitado por su perversa garganta, encontró una causa de disputa. <<¿Por qué?>>, dijo, <<has enturbiado el agua mientras yo bebía?>>. El lanudo temeroso respondió: <<por favor, lobo, ¿cómo puedo hacer lo que dices? El agua baja de ti hacia mi garganta>>. Aquel, rechazado por la fuerza de la verdad, dijo: <<hace seis meses me hablaste mal>>. El cordero respondió: <<pero si no había nacido>>. <<Tu padre, por Hércules, me habló mal>>, concluyó el lobo, y, atrapándolo, lo desgarró con injusta muerte.
    Esta fábula se ha escrito a causa de aquellos hombres que con fingidos pretextos, oprimen a los inocentes.
  • Fedro, a través de la figura del lobo, que simboliza la fuerza física, y del cordero, que es el oprimido, nos trasmite, incluso gráficamente, al situar al lobo a lo alto de una cascada, esa idea de que, ante la incapacidad del don del pensamiento, en la sociedad que vive siempre se impone la fuerza del dinero, tan grande como la fortaleza física de un animal.
  • II. El abuso de la confianza de los subordinados.
    Fábula V. La vaca, la cabra, la oveja y el león.
    Nunca es leal la alianza con el poderoso: esta fábula atestigua mi aserto.
    La vaca, la cabra y la oveja, acostumbradas a sufrir la injusticia, formaron sociedad con el león en los bosques. Como hubiesen capturado un ciervo de gran tamaño, el león, hechas las partes, habló de este modo:<< yo me llevo la primera, en virtud de mi título, pues se me trata de rey; la segunda, porque soy copropietario, me la otorgaréis a mí; luego, porque soy más poderoso, la tercera se vendrá conmigo; si alguno intenta tocar la cuarta, lo pasará mal>>.
    Así la maldad sola se llevó todo el botín.
  • El pacto con los fuertes nunca lleva a buen fin. El grupo de los débiles, formado por la vaca, la cabra y la oveja, es fiel al poderoso por la influencia que éste ejerce sobre los indefensos mediante el abuso de la fuerza.
  • Fábula VIII. El lobo y la grulla.
    Quien quiera recibir de los malvados el premio de una buena acción se equivoca doblemente: primero porque ayuda a quienes no lo merecen, después porque ya no puede escapar sin daño.
    A un lobo se le clavó en la garganta el hueso que había devorado; vencido por el intenso dolor, empezó a tentar a unos y a otros con un premio, para que le extrajeran la causa de su mal. Finalmente, la grulla se dejó persuadir por sus juramentos y, confiando la longitud de su cuello a la garganta del lobo, le aplicó una terapia arriesgada para ella misma. Al reclamar el premio pactado a cambio de ésta, el lobo dijo: <<eres ingrata; has sacado la cabeza intacta de mi boca y todavía reclamas la paga.>>
  • La conclusión final de esta fábula, nos muestra un mensaje claro. Es un error depositar la confianza en un malvado por dos motivos principales: en primer lugar, por el simple hecho de ayudarlo y, finalmente, porque su destino llegará a malos fines.
  • Fábula XXXI. El milano y las palomas.
    Quien encomienda su defensa a un hombre malvado, buscando protección, encuentra el desastre.
    A menudo las palomas huían del milano, evitando la muerte con la celeridad de sus alas; el ave rapa cambió de estrategia y engañó a la especie en defensa con la siguiente argucia: <<¿por qué en lugar de llevar una vida angustiosa no firmamos una alianza y me hacéis a mi rey, para que, seguras, os libre de toda ofensa?>>. Ellas, confiadas, se entregaron al milano. Éste, una vez conseguido el reino, empezó a devorarlas una a una y a ejercer la autoridad con sus crueles uñas. Entonces, una de las que quedaban dijo: <<merecidamente somos castigadas, por haber confiado nuestra vida a este bandido>>.
  • Depositar la confianza al malvado para obtener protección nos lleva a un error. El bandido se aprovechará de la lealtad que tienen las palomas en él para imponer su voluntad y su fuerza.
  • III. El apoyo en la masa para ejercer su abuso.
    Fábula XIX. La perra de parto.
    Oculta asechanzas las lisonjas del hombre malvado, los versos que siguen nos advierten para que las evitemos.
    Una perra que iba a parir pidió a otra que le permitiese dar a luz a sus crías en su choza y lo consiguió fácilmente. Después, cuando la otra reclamó el lugar, la conmovió con sus ruegos, solicitando una breve prórroga hasta que pudiera llevarse a sus cachorros un poco más fortalecidos. Trascurrido este plazo, la dueña empezó a reclamar con más empeño su cubil. <<Si puedes igualarme en fuerza a mí y a mi camada>>, le respondió, <<me iré del lugar>>.
  • En ocasiones, la fuerza del poder se apoya en la masa. En esta fábula, la perra abusa de la fuerza de sus hijos para imponerse ante la inocencia de la otra perra.
  • Fábula XXI. El león viejo, el jabalí, el toro y el asno.
    Todo el que pierde su antiguo rango se convierte en objeto de burla aún de los cobardes en su penosa caída.
    Agotados por los años y abandonado de sus fuerzas, un león yacía, exaltando su último aliento; un jabalí vino rezumando espuma por sus fulmíneos colmillos y vengó con una centellada una antigua injuria. Luego un toro atravesó con sus cuernos hostiles el cuerpo de su enemigo. Cuando el asno vino que se podía herir con impunidad al fiero león, lo coceó en la frente. Entonces, al animal, a punto de expirar: <<He soportado que los fuertes me hayan lacerado indignamente, pero, al tener que sufrirte a ti, deshecho de la naturaleza, me parece que muero dos veces>>.
  • Es un reflejo del abuso de la debilidad de los grandes por la fuerza del pueblo. En esta fábula, se plasma que el poder puede inclinarse hacia el grupo débil. El león, que es el símbolo de la fuerza y del reino, pierde su fortaleza por la vejez. En este caso el abuso radica en el aprovechamiento de los últimos momentos de vida del rey para revelarse contra él.
  • IV. abuso a través de la persuasión.
    Fábula XXV. Perros y cocodrilos.
    Los que dan malos consejos a los hombres cautos pierden el tiempo y sufren la burla más vergonzosa.
    Se dice que los perros beben a toda prisa en el río Nilo, para no ser atrapados por los cocodrilos. Por eso, como un perro empezase a beber apresuradamente, un cocodrilo le dijo: <<Bebe a tu gusto cuánto quieras, no tengas ningún temor>>. El perro respondió: <<Lo haría, ¡por Hércules!, si no supieras que tú estás deseoso de morder mi carne>>.
  • La persuasión es la herramienta de los malvados para engañar a los ignorantes. El abuso se asienta en el poder de persuasión del cocodrilo para influir sobre los perros e invitarlos a que beban en el río sin preocupaciones.
  • Controversias en la actualidad.
    Como hemos podido observar, la lucha por el poder y sus nefastas consecuencias ha sido considerada a lo largo de la historia como un hecho connatural al ser humano. Consecuencia de ello, es que incluso en el momento presente sigue causando polémicas. El ansia por el dominio absoluto se extiende desde las esferas más altas, a veces camufladas en forma de democracia o república, hasta los ambientes más cercanos a nosotros. Ejemplo de ello encontramos en las escuelas, con el acoso escolar o en la propia familia con la violencia de género.
    Aunque se crea que el ser humano no podrá cambiar su obsesión por el poder, sí que se puede combatir al igual que el cordero se enfrentó al lobo con el arma más poderosa: la fuerza del pensamiento y la palabra.
    En conclusión, la clave está en despertar del letargo persuasivo al que nos conducen estos abusadores y someterlos a nuestra perfecta ambición: la libertad de expresión.