EducacióN Social 1 Las Mujeres Y La Diferencia Sexual

2,380 views

Published on

Power point 1: Las mujeres y la diferencia sexual

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,380
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
168
Actions
Shares
0
Downloads
47
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

EducacióN Social 1 Las Mujeres Y La Diferencia Sexual

  1. 1. Las mujeres y la diferencia sexual <ul><li>¿qué es la diferencia sexual?... </li></ul><ul><li>¿es la anatomía la base ontológica de la categoría “mujer”? </li></ul><ul><li>¿los cuerpos, pueden ser construcciones del lenguaje, y por lo tanto, las mujeres son fundamentalmente construcciones lingüísticas? </li></ul><ul><li>¿qué relaciones hay entre la diferencia sexual, el género y la sexualidad? </li></ul>
  2. 2. MOMENTOS-POSICIÓN MUJER EN LAS COMPONENDAS IDENTITARIAS FEMENINAS <ul><li>MUJER COMO SEXO: POSICIÓN SEMIÓTICO-MATERIAL EN TÉRMINOS FUNDAMENTALMENTE BIOLÓGICOS E INDIVIDUALES </li></ul><ul><li>MUJER COMO GÉNERO: POSICIÓN SEMIÓTICO-MATERIAL DEFINIDA EN TÉRMINOS FUNDAMENTALMENTE CULTURALES Y COLECTIVOS </li></ul>
  3. 3. Orden simbólico patriarcal occidental <ul><li>El hombre ocupa el lugar del Sujeto, Uno, Todo, portador del único órgano simbolizado </li></ul><ul><li>La mujer es el lugar de la falta, objeto, inferior, formando todo ello estereotipos de lo masculino y lo femenino que han sido transmitidos mediante procesos de enculturación </li></ul>
  4. 4. Órdenes simbólicos del patriarcado <ul><li>El de los iguales: Individuos, diversos, con poder </li></ul><ul><li>El de las idénticas: carencia de principio de individuación, de diferencia, de excelencia </li></ul><ul><li>Las mujeres, universo de identidades finitas, estereotipadas, inaceptables </li></ul><ul><li>(C. Amorós, A. Valcárcer) </li></ul>
  5. 5. MODELO ISOMORFISTA ( T. Laqueur en “La construcción del sexo. Cuerpo y género desde los griegos hasta Freud”) <ul><li>UN SOLO SEXO Y DOS GÉNEROS: HOMBRE (pene exterior) y MUJER ( pene interior) </li></ul><ul><li>CUERPO UNISEXUADO: Construcción para dar valor al padre ( PATRIARCADO) frente a la madre </li></ul><ul><li>EL GÉNERO ERA LO PRIMARIO O REAL: El SEXO es entendido como epifenómeno </li></ul><ul><li>VAGINA( 1700) = PENE INTERIOR </li></ul><ul><li>LOS LABIOS = EL PREPUCIO </li></ul><ul><li>EL ÚTERO = EL ESCROTO </li></ul><ul><li>LOS OVARIOS ( comienzos del XIX, orcheis) = TESTÍCULOS </li></ul><ul><li>EL CLÍTORIS ( 1559) Renaldo Colombo se proclama su descubridor y lo nombra, “amor o dulzura de Venus”. </li></ul>
  6. 11. Longevidad del modelo isomorfista ( XVIII ) <ul><li>1º - ORDEN Y JERARQUÍA SON IMPUESTOS DESDE EL EXTERIOR. </li></ul><ul><li>EL CUERPO DE SEXO ÚNICO AL SER INTERPRETADO MÁS COMO ILUSTRATIVO QUE COMO DETERMINANTE, PODÍA REGISTRAR Y ABSORBER TODOS LOS CAMBIOS DE EJES Y EVALUACIONES DE LAS DIFERENCIAS. </li></ul><ul><li>2º - LA RELACIÓN SEXO/PODER: LA PREDOMINANCIA MASCULINA INSTALA QUE EL HOMBRE SEA LA MEDIDA DE TODAS LAS COSAS. EL ANDROCENTRISMO NECESITA QUE LA MUJER NO EXISTA COMO CATEGORÍA ONTOLÓGICA. </li></ul>
  7. 12. EL MODELO DEL DIMORFISMO RADICAL: La reinterpretación de los cuerpos ( razones para su conformación) <ul><li>EL CRECIMIENTO DE LA RELIGIÓN EVANGÉLICA </li></ul><ul><li>LA TEORÍA POLÍTICA DE LA ILUSTRACIÓN </li></ul><ul><li>EL DESARROLLO DE NUEVOS TIPOS DE ESPACIOS PÚBLICOS </li></ul><ul><li>LOCKE: MATRIMONIO COMO CONTRATO </li></ul><ul><li>LA REVOLUCIÓN FRANCESA Y LOS CAMBIOS SOCIALES </li></ul><ul><li>EL CONSERVADURISMO POSTREVOLUCIONARIO </li></ul><ul><li>EL FEMINISMO SUBSIGUIENTE A LA REVOLUCIÓN </li></ul><ul><li>EL SISTEMA FABRIL CON SU REESTRUCTURACIÓN DE LA DIVISIÓN SEXUAL DEL TRABAJO </li></ul><ul><li>EL CRECIMIENTO DE UNA ECONOMÍA DE LIBRE MERCADO DE SERVICIOS Y MERCANCÍAS </li></ul><ul><li>EL NACIMIENTO DE LAS CLASES. </li></ul><ul><li>Todas estas cosas influyeron por sí mismas o en combinación: ninguna de ellas fue causa de la construcción de un nuevo cuerpo sexuado. Antes bien, la reconstrucción del cuerpo es intrínseca a cada uno de estos desarrollos </li></ul><ul><li>” Permanecemos en suspenso entre el cuerpo como esa masa de carne extremadamente frágil, sensible y pasajera con la que todos estamos familiarizados –demasiado familiarizados- y el cuerpo que de forma tan irremisible está vinculado a sus significados culturales como para impedir un acceso no mediatizado” </li></ul>
  8. 13. El verdadero rango (Francisco Vázquez) <ul><li>Entre los s. XVI y XVIII la identidad sexual de un sujeto-hembra o varón- no es afrontada como una realidad biológica sino más bien como un atributo social, una convención necesaria para la reproducción del orden social vigente. Es frecuente encontrar relatos acerca de cambios de sexo y existencia de hermafroditas </li></ul><ul><li>El sexo se identifica como un “hábito” o como un “estado” (Elena de Céspedes, Catalina de Erauso, la monja Fernanda Fernández…) aunque eso no significa que en la edad moderna el sexo biológico se redujera al género </li></ul>
  9. 15. Elen(a)o de Céspedes <ul><li>En su obra 'Esclava de nadie‘, Agustín Sánchez recrea la vida de Elena de Céspedes, hermafrodita en el siglo XVI. Era mulata, tuvo un hijo, se alistó en el ejército y ejerció la cirugía </li></ul><ul><li>Si la hermafrodita Elena de Céspedes no hubiera nacido en Alhama de Granada en 1546 y lo hubiera hecho en 2010, cuatro siglos después, &quot;no habría tenido ningún problema&quot;, porque incluso la Seguridad Social andaluza hubiera cubierto su cambio de sexo. </li></ul><ul><li>Después de leerse durante meses &quot;de arriba abajo&quot; los 700 folios del proceso inquisitorial abierto en 1587 en Toledo a esta hermafrodita, el escritor ha llegado a la conclusión de que si Elena de Céspedes hubiera sido una mujer de nuestros días &quot;hubiera sido muy feliz&quot;. </li></ul><ul><li>Coraje de la protagonista </li></ul><ul><li>'Esclava de nadie' narra las vicisitudes por las que tuvo que atravesar Elena de Céspedes, fruto de la relación de un caballero del siglo XVI con su esclava negra, que nace mujer, se casa con un albañil con el que tiene un hijo, se enrola como soldado en la guerra contra los moriscos, ejerce el oficio de cirujano y finalmente, se enamora y se casa con la joven María del Caño. </li></ul><ul><li>&quot;Quería contar sobre todo el coraje de esta mujer&quot;, la primera que pasó rigurosos exámenes en Madrid para ejercer como cirujano , y además al autor le atrajo &quot;ver que los impedimentos eran sociales, no intrínsecos&quot;. </li></ul><ul><li>Para Sánchez Vidal, &quot;la gran sorpresa&quot; al profundizar en esta historia ha sido que hoy, cuatro siglos después, el hermafroditismo sigue siendo un misterio y &quot;no hay forma de establecer cuando se es hombre o mujer de una manera estricta&quot; en los casos de personas con caracteres intermedios; &quot;hay casos de cromosomas xx que desarrollan rasgos masculinos, e incluso producen esperma, y al contrario&quot;. </li></ul><ul><li>Crisis de identidad </li></ul><ul><li>En su opinión, el gran problema de la protagonista de su libro era &quot;el drama de su identidad; no era ni blanca ni negra, ni libre ni esclava, ni hombre ni mujer&quot;, y añade que Elena de Céspedes &quot;hubo de tomar las riendas de su vida y decidir lo que iba a ser&quot;. </li></ul><ul><li>El escritor señala que en esa época se desconocía la anatomía humana y que fue el anatomista Mateo Colón quien se atribuyó el descubrimiento del clítoris, &quot;hasta entonces un secreto de Estado&quot;, lo que lleva a pensar que fenómenos como la transexualidad eran &quot;impensables&quot; y a reflexionar sobre l os desvelos por lo que hubo de atravesar la protagonista de su novela por su condición sexual. </li></ul>
  10. 16. Catalina de Erauso, (1592-1650) La “monja alférez” <ul><li>A muy corta edad fue internada en el convento de San Sebastián el Antiguo. Sin embargo, parece que su carácter pendenciero y violento no era muy apropiado para la vida enclaustrada. Tras una riña con una novicia que se había atrevido a golpearla fue confinada a su celda, de la que escapó disfrazada de campesino. Contaba entonces 15 años de edad. Anduvo de pueblo en pueblo y llegó hasta Valladolid . Desde allí volvió a Bilbao . Todo este tiempo lo pasó disfrazada de hombre, con el pelo corto y usando distintos nombres, como Pedro de Orive, Francisco de Loyola, Alonso Díaz, Ramírez de Guzmán o Antonio de Erauso. Posteriormente fue a Sanlúcar de Barrameda y embarcó hacia América. En Perú se alistó como soldado bajo el mando de distintos capitanes. </li></ul><ul><li>En 1619 , al servicio de la corona, luchó en la Guerra de Arauco contra los mapuches en el actual Chile , ganándose la fama de ser valiente y hábil con las armas y sin revelar que era una mujer. Con estos méritos alcanzó el grado de alférez . En sus memorias confiesa alguna aventura lésbica, como cuando una ventera la sorprende &quot;andándole a la hija entre las piernas&quot;. En 1623 fue detenida en Huamanga, Perú , a causa de una disputa. Para evitar su ajusticiamiento pidió clemencia al obispo, Agustín de Carvajal , al que le contó que era en realidad una mujer y que había estado en un convento. Tras un examen por parte de un conjunto de matronas, que determinaron que era cierto que se trataba de una mujer y que además era virgen, el obispo la protegió y fue enviada a España. Allí la recibió el rey Felipe IV de España que le mantuvo su graduación militar y le llamó monja alférez , a la vez que le permitía emplear su nombre masculino. El relato de sus aventuras se extendió por Europa, y Catalina visitó Roma donde fue recibida por el papa Urbano VIII . El pontífice la autorizó a continuar vistiendo de hombre. En 1630 se instala en México, probablemente en la ciudad de Orizaba en el estado de Veracruz, donde regentó un negocio de transporte de mercancías entre Ciudad de México y Veracruz . Catalina escribió o dictó un libro con sus memorias, que fueron publicadas bastante tiempo después ( 1829 ) en París . </li></ul>
  11. 17. Sor Fernanda Fernández Primera intersexual andaluza conocida, Zújar (Granada) n.1755- m. no antes de 1792 <ul><li>Sor Fernanda Fernández , nació en Zújar ( Granada ) en 1755 . Es la primera persona intersexual conocida en España . Fue educada por unos padres cristianos y teniendo vocación de religiosa capuchina, tomó hábito el 10 de abril de 1774 a los 18 años de edad. </li></ul><ul><li>Desde el comienzo de su juventud se dio cuenta de que cuando estornudaba, tosía o hacía algún esfuerzo extraordinario se le separaba de su órgano sexual un cuerpo carnoso de 3 cm ó poco más de longitud y que al poco tiempo se volvía a ocultar sin causarle ninguna molestia. No reflexionó sobre el fenómeno por su pudor hasta los 32 años de edad, ya que se producían frecuentes desprendimientos y movimientos involuntarios en su órgano sexual de su cuerpo carnoso. </li></ul><ul><li>Entonces decidió comentarle a su confesor lo que le sucedía, pidiéndole que la extrajese del monasterio , ya que era hombre y no mujer. Pero los directores que pasaron por el monasterio en los siguientes cinco años rechazaron su instancia, atribuyendo a un fuerte histerismo los estímulos carnales que sentía, y a la relajación del útero o de la vagina del cuerpo extraño que tenía. Entonces, ya con la llegada del siguiente confesor, Fray Esteban Garrido , y siendo también informado de lo que pasaba, recapacitó profundamente y consultó con los mejores teólogos y físicos y pidió a la superiora del monasterio que apartara a Sor Fernanda de sus compañeras y la custodiase bajo llave, hasta la resolución de Juan Manuel Moscoso y Peralta , arzobispo de Guadix . </li></ul><ul><li>Informado el arzobispo por Fray Esteban Garrido, permitió que entrara en el monasterio una comadre para que la reconociese y expusiera su dictamen. Se certificó que era hombre y se la extrajo del monasterio el 21 de enero de 1792 con traje de mujer seglar y la tuvieron en un lugar seguro hasta que volvió a ser reconocida por dos médicos, dos cirujanos y una matrona, y atestaron entre otras cosas las siguientes: </li></ul><ul><li>Descubríanse baxo la región hipogástrica dos labios unidos en la parte superior al monte de Venus, y en la inferior al perineo , formando la rima mayor. Separados los labios no se encontraron ninfas ni clítoris ; pero en el sitio que debía ocupar éste, se manifestó el conducto urinario, por donde salía ese líquido. Dos líneas más abajo no se halló el orificio externo de la vagina, y en su lugar estaba un perfecto pene demarcado su balano en la parte superior por una línea membranosa, que lo circunscribía, y terminaba con el uréter por donde deponía mensualmente desde los 14 a los 15 años una corta cantidad de sangre, expeliendo también por el mismo conducto un líquido seminal, cuando experimentaba alguna erección o estímulos venéreos. El pene carecía de prepucio ; cuando se observó tendría pulgada y media de longitud, y en su erección aseguró llegar a tres pulgadas. En la base de ese miembro se encontraron dos eminencias colaterales redondas y pequeñas en forma de testículos, cubiertos por la misma túnica que interiormente cubre las partes carnosas de los labios. </li></ul><ul><li>En virtud de lo expuesto atestaron que prevaleciendo en esta persona los órganos principales, que caracterizan el sexo masculino, debía considerarse hombre. El arzobispo aceptó este dictamen y anuló la profesión de Sor Fernanda Fernádez, le hizo vestir de hombre, y el 11 de febrero de 1792 la remitió a sus padres, que seguían viviendo en Zújar . </li></ul><ul><li>Todo consta en el expediente archivado en la Curia Eclesiástica de Granada . </li></ul>
  12. 18. Katherine Park y Lorraine Daston <ul><li>Cuestionan la lectura de Laqueur por unilateral y simplificadora </li></ul><ul><li>Junto al modelo hipocrático y galénico, asentado en la tesis del sexo único y favorable a aceptar la existencia de figuras intermedias y cambios de sexo, coexistía en los s. XVI y XVII un paradigma distinto. De origen aristotélico, inspirado en el texto De generatione animalium , este modelo sustentaba una representación dicotómica del sexo. En las polaridades aristotélicas (hilemorfismo: forma y materia) el sexo no admitía situaciones intermedias o de tránsito. </li></ul><ul><li>Aristóteles consideraba que en la naturaleza no existían verdaderos hermafroditas: eran en realidad hombres o mujeres deformes </li></ul><ul><li>Las fuentes españolas se decantan por la existencia de hermafroditas y de los cambios de sexo, por lo que el discurso médico se decanta por la opción galénico hipocrática </li></ul><ul><li>(hay dos excepciones, Pedro García Carrero, 1605 y Gaspar Bravo de Sobremonte, 1679) </li></ul>
  13. 19. Según sostiene F. Vázquez <ul><li>“ … como el sexo no era una realidad biológica sino un atributo social necesario […] las instituciones ponían en liza toda una serie de prácticas que reforzaban la exigencia de adoptar uno u otro sexo en exclusiva: persecución del travestismo; prohibición del transfuguismo de sexo; obligación, en los hermafroditas, de elegir un sexo determinado; recomendación médica de escoger el sexo predominante; asociación, en la propaganda contrarreformista, del hermafrodismo y la hibridación sexual con la sodomía; identificación de menstruaciones regulares- es decir, de expulsión de materia corrupta y venosa- en los varones judíos, etc. Toda una serie de procedimientos y representaciones que apuntaban a garantizar la opción por un sexo determinado con exclusión del otro. Esta exigencia era imprescindible para garantizar el sistema de alianzas en que se fundaba la reproducción social (transmisión del nombre, del patrimonio, de la sangre, continuidad de los linajes)” </li></ul>
  14. 23. Primeros movimientos feministas “occidentales” <ul><li>El texto de Poulain de la Barre (1647-1723) titulado “ Sobre la igualdad de los sexos” y publicado en 1673 -en pleno auge del movimiento de las preciosas- sería la primera obra feminista que se centra explícitamente en fundamentar la demanda de igualdad sexual. Poulain se nutre de las lecturas del pensamiento crítico feminista de Christine de Pizan, las mujeres de los salones y Marie de Gournay, entre otras. </li></ul>
  15. 24. Christine de Pizan , Christine de Pisan o Cristina de Pisa (1364-1430)
  16. 25. La ciudad de las damas, 1405
  17. 29. Marie de Gournay Editora de las obras de Montaigne, quien la describe como su hija adoptiva, escribe “Igualdad entre hombres y mujeres” en 1622 y Grief des dames (Agravio de las mujeres) en 1626
  18. 30. Olimpia de Gouges (1748-1793) Ilustración, La Enciclopedia, Revolución francesa: 1788- Cahiers de doléances (cuadernos de quejas) 1789 -Pétition des femmes du Tiers Etat au Roi donde lamentaban su condición y sugerían el remedio más eficaz: una instrucción suficiente Olimpia de Gouges: “ Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana”, 1791: I - La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden estar fundadas en la utilidad común. II - El objetivo de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresión. III - El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación que no es más que la reunión de la Mujer y el Hombre: ningún cuerpo, ningún individuo, puede ejercer autoridad que no emane de ellos. IV - La libertad y la justicia consisten en devolver todo lo que pertenece a los otros; así, el ejercicio de los derechos naturales de la mujer sólo tiene por límites la tiranía perpetua que el hombre le opone; estos límites deben ser corregidos por las leyes de la naturaleza y de la razón. …
  19. 31. Condorcet, 1743-1794 <ul><li>afirmó en (1790): Quien vota en contra del derecho del otro ser, </li></ul><ul><li>sea cual sea su religión, el color de su piel o su sexo, renuncia a los suyos, desde ese preciso momento . </li></ul><ul><li>Condorcet pensaba que, al excluir a las mujeres de los derechos políticos, los legisladores estaban violando los principios de la Declaración de 1789, con el agravante de que se exponía a </li></ul><ul><li>la censura de sus propias víctimas y en ello residía precisamente la </li></ul><ul><li>naturaleza de la tiranía. </li></ul>
  20. 32. Mary Wollstonecraft, 1759- 1797 <ul><li>Mary Wollstonecraft Vindicación de los derechos de la mujer (1792): </li></ul><ul><li>« Ya es hora de que se haga una revolución en las costumbres femeninas, ya es hora de devolver a las mujeres su dignidad perdida, y que contribuyan en tanto que miembros de la especie humana, a la reforma del mundo, cambiando ellas mismas » </li></ul><ul><li>. </li></ul>
  21. 33. John Stuart Mill, 1806-1873 <ul><li>Autor de El sometimiento de la mujer (1869). Describe en su obra las tres principales facetas de la vida de la mujer que suponen un obstáculo: la sociedad y la construcción del género, la educación y el matrimonio. </li></ul><ul><li>Presentó en 1866, junto a Henry Fawcet, una petición a favor del voto femenino a la Cámara de los Comunes. La petición iba avalada con las firmas de 1499 mujeres recogidas por la Society for the </li></ul><ul><li>Employment y, al ser rechazada por el Parlamento, provocó la formación, en 1867, del primer grupo claramente sufragista: la National Society for Woman's Suffrage (Asociación Nacional para el Sufragio de la Mujer), liderada por Lydia Becker. </li></ul>
  22. 34. Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton En 1848, en el Estado de Nueva York, se aprobó la Declaración de Seneca Falls, uno de los textos fundacionales del sufragismo. Elizabeth Cady Stanton, la autora de La Biblia de las mujeres , y Susan B. Anthony, fueron dos de las más significativas sufragistas estadounidenses.
  23. 35. La misoginia romántica se utilizó contra la segunda gran ola del feminismo, el sufragismo. . La Declaración de Seneca Falls <ul><li>1848 fue un año de agitaciones y manifiestos. Suele recordarse el manifiesto comunista y prestarse menos atención a la declaración de Seneca Falls. Cierto que ésta se produjo al otro lado del Atlántico, pero no sin que repercutiera en todas las sociedades industriales. En 1848, setenta mujeres y treinta varones de diversos movimientos y asociaciones políticas de talante liberal, se reunieron en el Hall de Seneca y firmaron lo que llamaron con el nombre de &quot;Declaración de Sentimientos&quot;. </li></ul><ul><li>El modelo de declaración de Seneca era la declaración de Independencia. La declaración consta de doce decisiones e incluye dos grandes apartados: de un lado las exigencias para alcanzar la ciudadanía civil para las mujeres y de otro los principios que deben modificar las costumbres y la moral. El grupo que se había reunido en Seneca provenía fundamentalmente de los círculos abolicionistas. Varones y mujeres que habían empeñado sus vidas en la abolición de la esclavitud llegaron a la conclusión de que entre ésta y la situación de las mujeres, aparentemente libres, había más de un paralelismo. Desde postulados iusnaturalistas y lockeanos, acompañados de la idea de que los seres humanos nacen libres e iguales, firman: &quot; decidimos que todas las leyes que impidan que la mujer ocupe en la sociedad la posición que su conciencia le dicte, o que la sitúen en una posición inferior a la del varón, son contrarias al gran precepto de la naturaleza y, por lo tanto, no tienen fuerza y autoridad &quot;. El gran precepto de la naturaleza que invocan es el resumen de igualdad, libertad y persecución de la propia felicidad </li></ul>
  24. 36. La biblia de la mujer <ul><li>E. Cady y L. Mott que &quot;de facto&quot; comandaron la declaración de Seneca formaban la punta de lanza de lo que llegó a conocerse como movimiento sufragista. Las que más tarde serían editoras y compiladoras de un texto clásico del sufragismo, La Biblia de la Mujer, iniciaron sus lides públicas en esta Declaración. </li></ul><ul><li>El sufragismo fue un movimiento de agitación internacional, presente en todas las sociedades industriales, que tomó dos objetivos concretos, el derecho al voto y los derechos educativos, y consiguió ambos en un periodo de ochenta años, lo que supone al menos tres generaciones militantes empeñadas en el mismo proyecto, de las cuales obvio es decirlo, al menos dos no llegaron a ver ningún resultado. </li></ul>
  25. 37. Stanton y otras feministas norteamericanas
  26. 44. Consecución del voto femenino Nueva Zelanda lo aprobó en 1893, Australia en 1902. Finlandia aprobó el voto en 1906 y el resto de naciones escandinavas lo otorgaría ya en el momento álgido del sufragismo, Noruega (1913), en vísperas de la I Guerra Mundial, y al comienzo del conflicto Dinamarca e Islandia (1915). En Inglaterra se consigue el voto para las mujeres de 30 años, cinco más que la edad acordada para los varones, el 28 de mayo de 1917. Las feministas demasiado ocupadas por la guerra, aceptaron lo que se les daba y no verían equiparada su edad electoral con los varones hasta 1928. En EEUU, se consiguió el voto por Estados: Wyoming (1869), Utah (1870), Colorado (1893), Idaho (1896), Washington (1910), California (1911), Oregón, Arizona y Kansas (1912) y Nevada y Montana (1914). En 1913 Illinois concedió el voto a la mujer en las presidenciales sin ni siquiera consultar al electorado. Gracias a estas campañas, en 1917 fue elegida en Montana la primera congresista de los Estados Unidos, Jeanette Rankin, y se aprobó el sufragio femenino en Dakota del Norte, Ohio, Rhode Island, Nebraska y Michigan. En 1920 todos los Estados aprobaron el voto femenino Holanda y la Unión Soviética en 1917, Austria, Polonia, Checoslovaquia y Suecia en 1918, Sudáfrica en 1930, España en 1931, Brasil en 1934, Rumania en 1935 o Filipinas en 1937. En Francia, en 1946. En España , curiosamente fue la dictadura la que concedió los primeros derechos políticos a las mujeres. El Estatuto Municipal (9 de marzo de 1924), otorgaba el voto a las mujeres en las elecciones municipales con muchas restricciones: sólo podían votar las emancipadas mayores de 23 años, las casadas y las prostitutas quedaban excluidas. Luego con motivo de un plebiscito, organizado por la Unión Patriótica para mostrar adhesión al régimen en el tercer aniversario del golpe, se permitió emitir el voto a los españoles mayores de 18 años sin distinción de sexo. En la II República , por un decreto de 8 de mayo de 1931 el Gobierno provisional concedió el voto a todos los hombres mayores de 23 años y declaró elegibles a las mujeres y los clérigos. Así, en los comicios a Cortes constituyentes del 28 de junio, fueron elegidas dos diputadas, ambas por Madrid, Clara Campoamor (Partido Radical) y Victoria Kent (Izquierda Republicana), que el 14 de julio ocuparon sus escaños junto a 463 diputados varones. En octubre del 31 se consiguió el voto para las mujeres . La dictadura franquista lo eliminó durante 40 años… ( Mª CARMEN ARCE )
  27. 45. LAS OTRAS GENEALOGÍAS… “Los movimientos de mujeres subvertían tanto los poderes coloniales como el poder de los hombres de su propia sociedad sobre ellas” (Wieringa, 1977) <ul><li>África: Argelia, Egipto, Nigeria, Mozambique, Angola, Namibia… </li></ul><ul><li>Región de Iboland, Nigeria: formas precoloniales de actuación, “guerra de las mujeres” en 1920 </li></ul><ul><li>Camerún: 1958, la forma de protesta adoptada por las mujeres del Kom fue también una expresión precolonial de militancia femenina, llamada “anlu” (bailes, canciones, burlas, gritos de guerra, imposición de ropa que estigmatizaba a los penalizados y tácticas de acoso, ostracismo e intimidación) </li></ul><ul><li>Somalia: la tradición oral (especialmente la poesía) ha sido vehículo de expresión de un feminismo entre las nómadas somalíes (1ª organización de mujeres. 1959) </li></ul>
  28. 46. África y Brasil: Las lalodês <ul><li>Jurema Wernerk, haciendo un análisis de las luchas políticas de las afrobrasileñas, elabora una genealogía que recupera la historia de las Ialodês , mujeres líderes africanas que resistieron a cualquier pretensión de dominio y sumisión. Esta herencia es reconocida en las mujeres de la diáspora, y coloca la lucha política de las mujeres mucho antes de haber nacido el feminismo como teoría (Wernerk, 2005). </li></ul><ul><li>“ Ialodê es la forma brasilera para la palabra en lengua iorubá Ìyálóòde (Verger, 1997:174). Según algunas tradiciones africanas transplantadas para Brasil, ialodê es uno de los títulos dados a Oxun, divinidad que tiene origen en Nigeria en Ijexá e Ijebu. Ialodê se refiere también a la representante de las mujeres y a algunos tipos de mujeres emblemáticas, líderes políticas femeninas de acción fundamentalmente urbana. Es, como decimos, la representante de las mujeres, aquella que habla por todas y participa en las instancias de poder. Las ialodês han afirmado su presencia y actualidad en el siglo XXI a partir de las narrativas corporales y orales pasadas de boca en boca para los oídos, para los ojos atentos en los diferentes espacios donde la tradición heredada es actualizada.” J. W. </li></ul><ul><li>(La leyenda de Oxum) </li></ul>
  29. 47. Las “otras” Genealogías <ul><li>Maria Stewart, primera mujer negra que señaló en público el racismo y el sexismo en Estados Unidos, en una conferencia en 1831 </li></ul>
  30. 48. Genealogías <ul><li>Sojourner Truth que en su discurso “¡Acaso no soy una Mujer!”, emitido en la primera Convención Nacional de 1851 celebrada en Worcester, Massachussets, proponía a las mujeres (tanto blancas como negras) ser libres de la dominación no sólo racista, sino también sexista. </li></ul>
  31. 49. Naidu sarojini <ul><li>1905- Luchadora por la independencia de la India </li></ul><ul><li>1915- Escribe sobre la liberación de las mujeres </li></ul>
  32. 50. Feminismos… <ul><li>Egipto, Principios del siglo XX: </li></ul><ul><li>Malak Hefni Nassif (buscadora del desierto) denunció la sujección patriarcal de las mujeres </li></ul><ul><li>May Ziada: llevaba un salón literario en El Cairo (1915). Fue internada en una institución para enfermos mentales </li></ul>
  33. 51. Egipto… <ul><li>Huda Shaarawi: 1923, funda la Unión Feminista Egipcia junto a otras mujeres de la élite social, Ceza Nabarawi y Nabeweya Mousa </li></ul><ul><li>Reivindicaron el sufragio femenino, la educación superior, el acceso al mundo profesional, la prevención de la poligamia, la abolición del velo… </li></ul>
  34. 53. Un hito fundamental: Simone de Beauvoir (1908-1986) <ul><li>NO SE NACE MUJER, SE LLEGA A SERLO </li></ul><ul><li>Una obra fundamental para el feminismo, &quot;El segundo sexo&quot; (1949) de Simone de Beauvoir. Ya no se trataba de las vindicaciones, como lo habían sido las ilustradas y las sufragistas, sino de las explicaciones. </li></ul><ul><li>Cayó relativamente en el vacío pues se produjo en el mismo momento en que la mística de la feminidad se estaba forjando. Pertenecía además al tramo de la alta cultura, mientras que el modelo de mujer que la mística proponía era el modelo medio. </li></ul>
  35. 54. La mística de la feminidad <ul><li>Betty Friedam, en la obra que sirvió de punto de arranque al feminismo de los setenta, &quot;La Mística de la Feminidad&quot;, analizó de forma magistral los diversos ejes del periodo postbélico de la 2ª guerra mundial. </li></ul><ul><li>En los años cincuenta las mujeres con derecho a voto y oportunidades educativas debían ser reconducidas al hogar y se pretendió que aceptaran la división de funciones tradicional, que, para tal efecto, fue reacuñada. Esto implicaba que renunciaran a hacer ejercicios verdaderos de sus nuevos derechos. Por una parte los varones que regresaron del frente reclamaban sus antiguos empleos, lo que implicaba que las mujeres los desalojaran y volvieran al hogar, bajo el sobreentendido de que lo habían abandonado de modo provisorio por causas de fuerza mayor. Para hacer esto posible el hogar mismo debía renovarse y el papel femenino tradicional adecuarse al nuevo estado de cosas. </li></ul><ul><li>Mujeres con derechos ciudadanos recientemente adquiridos y una formación elemental o media, en número significativo, debían poder encontrar en el papel de ama de casa un destino confortable </li></ul>
  36. 55. La diversidad de las fugas y resistencias de las mujeres a los diferentes patriarcados (obra de Betty Saar)
  37. 56. Una aproximación cartográfica: Las sociedades del control <ul><li>Movimientos contraculturales . (Nueva Izquierda y diversos movimientos sociales radicales como el movimiento antirracista, el estudiantil, el pacifista y el feminista. La característica distintiva de todos ellos fue su marcado carácter contracultural: no estaban interesados en la política reformista de los grandes partidos, sino en forjar nuevas formas de vida ) </li></ul><ul><li>Segunda (o 3ª) ola del movimiento feminista: fuga del patriarcado. (Yann Moulier Boutang ha empleado la figuración de la fuga para explicar la positividad de los sujetos, su potencia, con el fin de aprehender la liberación frente a los aparatos de captura. Para este autor, la historia del capitalismo es la historia del control de estas fugas ) </li></ul><ul><li>Los procesos de “descolonización” político-económicos y epistémicos en América Latina, África y Asia </li></ul><ul><li>Rechazo de la disciplina de la fábrica y del trabajo en cadena. (La sociedad disciplinaria de Foucault :espacios de encierro, denominados instituciones , en donde se (de)forman a los individuos para que continúen dando estabilidad al status quo . Familia, escuela, lugar de trabajo, universidad, prisión o hospital son ejemplos de instituciones disciplinarias. Deluze nos augura la crisis de este modelo y nos presenta a la sociedad de control , un nuevo modelo social no basado en espacios de encierro sino que funciona al aire libre mediante el control de los recorridos vitales de las personas . Continuidad, flexibilidad, adaptación son palabras fetiche para este tipo de biopoder.) </li></ul>
  38. 57. Black feminist <ul><li>Bajo el concepto de “mujeres de color” nace el feminismo negro en Estados Unidos a principios de los años 70 con dos propósitos: la reconstrucción del feminismo, dominado por una visión etnocentrista y racista que invisibilizaba las experiencias de las mujeres no blancas en sus postulados teóricos, analíticos y en la práctica misma y la denuncia del sexismo del movimiento de los derechos civiles de los hombres negros que se desarrolla desde los años 60. “Mujeres de color” más que una categoría biológica fue asumida como una categoría política que cuestionaba el predominio de una supremacía blanca (hooks, 2004) y las prácticas patriarcales que se daban tanto en la sociedad norteamericana como en estos movimientos sociales. </li></ul><ul><li>En Estados Unidos The Nacional Black Feminist Organitacion (Organización Nacional de Feministas Negras) en Nueva York, primera organización de feministas afrodescendientes, el Colectivo Combahee River constituido por lesbianas y mujeres feministas con una política radical y muchos otros en los años 70 (Anzaldúa y Moraga. 1988) fueron de las primeras experiencias organizativas más significativas en estos años. </li></ul>
  39. 58. bell hooks
  40. 59. Algunas palabras de bell hooks (1984) <ul><li>“En Estados Unidos, el feminismo nunca ha surgido de las mujeres que de forma más directa son víctimas de la opresión sexista; mujeres a las que se les golpea a diario, mental, física y espiritualmente; mujeres sin la fuerza necesaria para cambiar sus condiciones de vida. Son una mayoría silenciosa.” (Otras inapropiables, Ed. Traficantes de sueños) </li></ul>
  41. 60. Las “otras mujeres” <ul><li>Audre Lorde , poeta y lesbiana feminista afroamericana refiriéndose a las diferencias que atravesaban al feminismo preguntaba: “Si la teoría feminista estadounidense no necesita explicar las diferencias que hay entre nosotras, ni de las resultantes diferencias en nuestra opresión, entonces, cómo explicas el hecho de que las mujeres que te limpian la casa y cuidan de tus hijos, mientras asistes a congresos sobre teoría feminista, sean en su mayoría mujeres pobres y mujeres de color?, ¿Qué teoría respalda el feminismo racista? (Lorde, 2003). </li></ul>
  42. 61. Feminismo indígena <ul><li>El feminismo indígena ha cuestionado las relaciones patriarcales, racistas y sexistas de las sociedades latinoamericanas, al mismo tiempo que cuestiona los usos y costumbres de sus propias comunidades y pueblos que mantienen subordinadas a las mujeres. </li></ul><ul><li>Sus luchas políticas se dirigen hacia varias direcciones: la lucha por el reconocimiento de una historia de colonización, por el reconocimiento de su cultura, por la redistribución económica, así como el cuestionamiento a un Estado racista y segregacionista, el cuestionamiento al patriarcado indígena y la búsqueda de autodeterminación como mujeres y como pueblos (Masson, 2006). </li></ul>
  43. 63. Feminismo chicano <ul><li>Proponen una política de identidad híbrida y mestiza. En articulación con un novedoso movimiento literario crítico, mujeres como Gloria Anzaldúa, Chela Sandoval, Cherrie Moraga y Norma Alarcón, entre otras, con un estilo bilingue ( spanglish ) rompen con el canon de “pureza gramatical” y rehacen a la vez un pensamiento político, cruzando así fronteras geopolíticas, literarias y conceptuales. </li></ul>
  44. 64. ESTA PUENTE, MI ESPALDA Voces de mujeres tercermundistas en los EEUU Cherríe Moraga, autora de la edición Ana Castillo y Norma Alarcón, traductoras Antología de ensayos, narraciones personales y poemas escritos por mujeres de ascendencia chicana, latina, indígena, asiática y africana --en suma, mujeres de color-- que viven en los Estados Unidos. Esta puente, mi espalda es la traducción y adaptación al español de la antología This Bridge Called My Back: Writings by Radical Women of Color que redactaron y recopilaron Cherríe Moraga y Gloria Anzaldúa, chicanas geniales e innovadoras de familias humildes. Las múltiples autoras de Esta puente, mi espalda manifiestan una amplia variedad de perspectivas culturales y planteamientos de feminismo que van mucho más allá de las preocupaciones de feministas de las clases profesionales y adineradas. &quot;El término mujeres de color incluye a las de ascendencia asiática, africana, latinoamericana e indígena norteamericana, quienes así se distinguen políticamente de la cultural dominante&quot;, según se comentó en la revista fem , voz de feminismo mexicano. &quot;En un marco feminista denuncian y analizan el racismo existente en la sociedad norteamericana, incluyendo los grupos feministas dominados por mujeres blancas, y el sexismo que permea la vida y las organizaciones políticas de los grupos étnicos a los que pertenecen. Es un libro enriquecedor. A través de su lectura las mujeres feministas de Latinoamérica podemos identificar el racismo que también permea nuestras sociedades y que tratamos de disimular, de mantener oculto, pero que afecta nuestras relaciones personales y políticas, como las afecta el clasismo...que inhibe nuestra solidaridad, la homofobia, que sienten incluso algunas lesbianas y el sexismo del que muchas no se han podido liberar y que ejercen contra sí mismas y contra las demás.&quot; Las redactoras chicanas de Esta puente, mi espalda han reavivado la forma femenina de &quot;puente&quot; que se vio en la poesía del castellano antiguo.
  45. 65. El descentramiento de los sujetos “Mujeres” <ul><li>Cuestionamiento de la heterosexualidad normativa (Foucault, M. Wittig, Adrienne Rich…): Régimen político y dispositivo de control que produce la diferencia entre mujeres y hombres </li></ul><ul><li>Cuestionamiento del feminismo hegemónico “heterocolonial” (B. Preciado) </li></ul><ul><li>Despertar crítico del “proletariado del feminismo” (V. Despentes) </li></ul><ul><li>Los lenguajes del feminismo negro, chicano, lesbiano y trans, desplazan los lugares de enunciación de un sujeto universal, “mujer”, hacia una multiplicidad de sujetos situados (surge el postfeminismo) </li></ul>
  46. 66. La diferencia sexual <ul><li>“ El problema que plantea la diferencia sexual es la permanente dificultad de determinar dónde empieza y dónde termina lo biológico, lo psíquico, lo discursivo y lo social(...) Tal como yo la entiendo, la diferencia sexual es el lugar donde se plantea y se replantea la pregunta de la relación entre lo biológico y lo cultural, donde debe y puede plantearse, pero donde, hablando rigurosamente, no se puede contestar(...) tiene dimensiones psíquicas, somáticas y sociales que nunca pueden confundirse del todo entre ellas, pero que no por esta razón son, en último término, diferentes” Butler </li></ul><ul><li>Para R. Braidotti es una diferencia que no puede reducirse ni a la biología, ni a la cultura, ni a la construcción social </li></ul>
  47. 67. Presupuestos comunes en la reasignación de sexo <ul><li>Los protocolos médicos están basados en presupuestos comunes incuestionados: </li></ul><ul><li>1) la dualidad sexual (solo existen dos sexos) </li></ul><ul><li>2) la monosexualidad (cada persona solo puede tener un único sexo, asignado médicamente) </li></ul><ul><li>3) la necesidad de coherencia sexo, género y deseo heterosexual </li></ul><ul><li>4) la existencia de una única, constante e irreversible “identidad de género” (cuyo éxito depende de una anatomía externa aceptable o funcional, de una socialización adecuada y de un deseo heterosexual). El pánico al deseo homosexual, a la ambigüedad o al “quedarse a medias”, entre los sexos, determinan igualmente las diferentes regulaciones. </li></ul>
  48. 71. Jenny Saville
  49. 73. “Cuerpos sexuados que ya no son ni superficie plana ni esencia naturalizada, sino lugar de implosión, de condensación, de componenda, de discursos, relaciones de poder, estrategias, materia y cartografías múltiples e inestables” Elena Casado
  50. 74. http://www.xtvl.tv/web/programes/do/programes/testdelavidareal.html http://conjuntosdifusos.blogspot.com/

×