Clase 9

660
-1

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
660
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
51
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Clase 9

  1. 1. Consejería Matrimonial ESQUEMAS PSICOLÓGICOS Y VALORES NORMALES EN EL MATRIMONIO
  2. 2. La descripción de los tipos de matrimonios psicopatológicosnos permite inferir cuáles son los valores normales en elmatrimonio; a su vez, estos valores ponen de relieve loscambios necesarios para establecer un esquema matrimonialsano.Los cuatro esquemas que describo a continuación son losque se encuentran más habitualmente durante el tratamientode los problemas maritales.Cuatro esquemas matrimoniales patológicos1. La esposa «enamorada» y el marido «frío» Este esquema —el de la esposa «histérica» y el marido «obsesivo»— es el problema psicoterapéutico más común y difícil de tratar.
  3. 3. Las esposas.oLa esposa es la primera que acude en busca de tratamientoporque sufre depresiones.oYa no puede manejar su hogar, cuidar de sus hijos o cumplir consus obligaciones sociales.oPadece una descompensación emocional y está al borde deuna regresión aún más grave.oTal vez hace años que toma tranquilizantes, bajo la supervisióndel médico de la familia.oDesde la primera entre- vista con el psiquiatra, o, si es unapaciente deprimida, no bien se disipa su depresión, afirma que suenfermedad se debe pura y exclusivamente a la frialdad ycrueldad de su marido.oPosee una profunda capacidad de amar, pero que su esposo esfrío, indiferente, cruel o psicótico.oPara demostrar la gran insuficiencia emocional del marido,expone un sinnúmero de casos en los que él no hizo lo que, a sujuicio, debería haber hecho; ella ve en esto una evidencia de suincapacidad de amar.
  4. 4. oSe queja de la insuficiencia o exceso sexual de su esposo ylo culpa de su propia falta de sensibilidad sexual.oDe estancarse su tratamiento, declara que su maridotambién debe someterse a terapia; de lo contrario, ella nosanará o tendrá que divorciarse.oPara esta mujer, la única solución es que su esposocambie.oAfirma con vehemencia que él está más enfermo que ella,aunque no presente ningún síntoma.oCon frecuencia, son casos difíciles de diagnosticar: lascalificarán, acaso, de personalidades histéricas.oSu relación con el marido es de tipo simbiótico y parasitario.oSu autoestima es baja. No sienten que posean unapersonalidad propia, fija, firme y estable, que las distinga delos objetos destinados a satisfacer necesidades; enpresencia de terceros, tienden a dejarse dirigir por los demás: buscan su aprobación y ayuda para establecer quiénesson y cuánto valen ellos mismos.
  5. 5. oEstas esposas son una tierna trampa para los terapeutas de sexo masculino. Los maridos.Su cuadro clínico contrastaba notablemente con el de susesposas.oEran hombres inteligentes y educados, que ocupabanpuestos de responsabilidad ; profesionalmente , eran por lomenos competentes y, en algunos casos, hasta brillantes.oSe los respetaba en su trabajo y en su comunidad, nopadecían descompensación emocional y no eran adictos a lasdrogas ni al alcohol.oUna diferencia esencial con sus esposas era que noexteriorizaba n mucho sus emociones. Eran másintelectuales, lógicos y razonables que ellas en sus relacionescon los demás y en su modo de encarar los problemas.
  6. 6. Durante el tratamiento, estos hombres presentaban uncuadro marcadamente distinto al de sus esposas:oParecían individuos bien adaptados, con éxito en su trabajoy en sus relaciones sociales y que sabían actuar ensituaciones de tensión.oEsto sugería que poseían suficiente madurez emocionalcomo para incluirlos en la amplia categoría de los llamados«adultos normales».oEmpero, su tratamiento reveló que, bajo la superficie de susactitudes y defensas características, subyacían ferocesconflictos emocionales que, en algunos casos, igualaban alos de sus esposas.
  7. 7. El esquema matrimonial.En estos matrimonios se produce una inversión después de laceremonia nupcial.A comienzo de la vida conyugal, la esposa parece dominar: esbonita o vivaracha, en tanto que su marido es un hombresimple, tímido o apagado; ella es aparentemente excitante ydivertida, o bien promete poseer unos conocimientos demúsica, artes y humanidades de los que él carece.En los años siguientes, el marido continúa desarrollando sucarácter, triunfa en su profesión o en sus negocios, mejora surelación con la gente, pierde su timidez y adquiere confianzaen sí mismo. Es un trabajador
  8. 8. Su esposa, en cambio, es una conversadora; pese a susprotestas in contrario sensu, no experimenta sentimientosmaternales, las responsabilidades domésticas no son unmotivo de gozo para ella y revolotea de un lugar aotro, incapaz de ocupar una posición estable fuera del hogar.La dificultad en la relación marital reside en que loscónyuges, incapaces de desarrollar y conjugar pautas deintimidad viables, introducen en el matrimonio distorsiones ylimitaciones de la experiencia que restringen, y hastaexcluyen, la intimidad.2. El marido «en busca de una madre»En esta entidad clínica específica —la del marido «histérico»y la esposa «obsesiva»
  9. 9. oEl hombre recurre a un terapeuta porque ha surgido unacrisis en su matrimonio: mantiene relaciones con otramujer, con la que piensa casarse, pero circunstanciasexternas a él han obstaculizado sus planes y precipitado suderrumbe. de los hombres con este tipo de problema seoEl cuadrodividía en dos grupos: el de los activos dominadores (20%) yel de los pasivos o dependientes (80%).Los activos dominadoresIndividuos que triunfaban en todo cuanto hacían; eranoportunistas y mantenían relaciones poco profundas, que lespermitían pasar de una situación cualquiera a otra másventajosa. Les parecía inconcebible que pudiesen salirderrotados en su afán de casarse con sus amantes.
  10. 10. El grupo de los pasivos y dependientesoBuscaban una madre, no para dominarla, sino para quecuidara de ellos; esta era una manifestación de susposiciones regresivas y exigentes, y una aceptación de sudesenvolvimiento.oEstos individuos buscaban amor y protección.oNo manejaban bien sus asuntos personales, competían malcon los otros hombres y recurrían a las mujeres en procurade sostén y consuelo; bordeaban la impulsividad y lairresponsabilidad, eran caracteres orales con personalidadeshistéricas, y el alcoholismo era un síntoma común en ellos.Las esposas.oSe caracterizan por ser madres excelentes, en cuanto a sucoherencia, seguridad y confiabilidad. Todas decían amar asus maridos, mostrándose capaces de soportar experienciasconyugales traumáticas.
  11. 11. oRara vez se divorciaban, porque solían aceptar al esposoque regresaba al hogar.oAdvertían que su relación marital había cambiado cuando lallegada de los hijos les impedía dedicarse por entero a susmaridos, y estos buscaban esa dedicación exclusiva en otraparte.oUna observación más detenida reveló que estas esposassentían la necesidad de dirigir y controlar a los demás, yque, si bien les brindaban verdadera ayuda, tendían adominarlos. mujeres». Las «otrasoEran idóneas y competentes, muy parecidas a las esposas.oLas casadas eran madres y esposas capaces.oAdemás, ellos solían ser excelentes amantes, con una grancapacidad para la intimidad física.
  12. 12. oSin embargo, cuando había que tomar una decisiónfinal, estas mujeres eran más realistas que los hombres.oSi ya eran casadas, a menudo se negaban a divorciarse desus maridos; para ellas, sus hijos importaban más que susamantes.oSi eran solteras o viudas, estaban dispuestas a casarse consus amantes siempre que estos obtuvieran el divorcio.El esquema matrimonial.oEs bastante común. El hombre se casa joven, cuandotodavía no ha terminado sus estudios o no es capaz deganarse la vida; aparentemente , se casa por amor.oLa esposa trabaja y lo ayuda en su carrera, hasta que lleganlos hijos y las circunstancia s le impiden cuidar de él porentero.oEl marido alcanza la autonomía económica y busca a otramujer que esté libre para cuidar de él; esta mujer será, talvez, más joven, bonita y sensual que su esposa.
  13. 13. 3. El matrimonio «de dos parásitos»oEstos matrimonios están constituidos por dos cónyugespasivo-dependientes —dos personas que, al no poder nadar,se aferran desesperadamente la una a la otra y se ahoganjuntas—.oEmocionalmente, eran incapaces de ser buenosprogenitores y cada uno proyectaba hostilmente su ineptitudsobre el cónyuge; estaban llenos de angustias ypresentaban síntomas neuróticos a modo de defensas.oEn su convivencia no llegaban a constituir un solo yo, sinoque formaban un dúo de cactus parásitos que no podíanvivir juntos ni separados.oCada uno esperaba que el otro cuidara de él, y cuandoestas expectativas quedaban insatisfechas, respondía conreacciones primitivas de cólera o pánico acompañadas amenudo de formaciones fóbicas.
  14. 14. El esquema matrimonial.oCada cónyuge espera que el otro asuma la responsabilidadde hacer que el matrimonio funcione; ninguno es capaz decrecer, ni de satisfacer las necesidades del otro.oLuego del casamiento, la dificultad emerge más rápidamenteque en los esquemas matrimoniales anteriores: uno o amboscónyuges presentan síntomas fóbicos, a veces durante la lunade miel y otras antes de la llegada de los hijos.oLas parejas poseedoras de una fortuna heredada sufrían latraba adicional de unas expectativas familiares fundadas ensu educación y posición social.4. El matrimonio paranoideEste tipo de matrimonio, menos extravagante y más frecuenteque el anterior, trasforma la realidad valiéndose de nocionesilusorias. Los cónyuges sobrevaloran ciertas ideas oideologías protectoras, tras las cuales se movilizan, sedefienden a sí mismos y cambian el mundo mediante susinterpretaciones activas y sistemáticas.
  15. 15. oEs un matrimonio enfermo, cuyos integrantes se traban yoenvuelven mutuamente, en un pacto contra el mundo.Conviven en armonía porque comparten los mismos delirios eilusiones y levantan un cerco en torno a la unidad familiar.oEl miembro activo y dominante de la pareja exige al otro unaforma de pensar tajante («estás conmigo o contra mí»).oEstas parejas no solicitan la terapia. El terapeuta las vecuando las ideas fantásticas del miembro dominante le causanproblemas laborales con sus superiores.oSi el cónyuge paranoide es la esposa, tiende a permaneceraislada en su casa; es incapaz de conservar un empleo;discute con sus amigos, vecinos y parientes, y con losmaestros de sus hijos; sólo puede convivir con otros en suhogar, cuando su palabra no es cuestionada.oSi el paranoide es el marido, tiene graves reyertas con susjefes; trabajar para otro hombre equivale a una castración o, enun nivel inconciente, a una aniquilación.
  16. 16. oCuando el cónyuge paranoide es el marido, la esposa pasivaes proclive a sufrir depresiones.oLa excesiva preocupación del marido por su masculinidadgenera en él celos y sospechas. Se rehúsa a toda intimidadcon su esposa y teme el peligro que representaría , para él, lapérdida.Un matrimonio sano.oUn matrimonio sano es una unión entre dos personascapaces de valerse a sí mismas y de apoyar a otros, y que secomprometen a mantener dicha unión.oLo ideal es que dentro del matrimonio haya unaindependencia equitativa, una dependencia mutua y unaobligación recíproca; empero, a partir de este ideal se danmuchas variantes que entran en la categoría del matrimonio«normal».
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×