Educación en los territorios ocupados de palestina

3,542 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,542
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Educación en los territorios ocupados de palestina

  1. 1. Educación en los territorios ocupados de palestinaTransición política y educaciónResulta obvio que el pueblo palestina se encuentra inmerso en uno de estos procesospolíticos de gran alcance y aunque ni siquiera ha accedido a la independencia, laautonomía relativa de la que dispone la Autoridad Palestina incluye el gobierno del sistemaedu-cativo que acoge a los palestina s que viven en los Territorios Ocupados, es decir, Gazay Cisjordania.Lo que ocurre en esos territorios tiene una enorme influencia sobre el sistema educativo,como lo tiene en el de la salud, la economía, etc.Aquí se trata de unir la transición política que tiene lugar en los Territorios Ocu-pados porIsrael de Gaza y Cisjordania, más el reciente establecimiento de la Auto-ridad Palestina enpartes de los mismos, con la puesta en marcha por vez primera de un currículum nacionalpalestina. Se analiza la relación entre el desarrollo de los acontecimientos políticos y esecurrículum palestina, en particular las dificultades bajo las cuales se diseña y se lleva acabo el currículum.La cuestión de Jerusalén y la educación palestina¿En qué consiste este proceso de paz? El principalproblema en la definición de este proceso es que notiene un único significado para los que participan en elmismo, incluidos los observadores independientes.
  2. 2. Más aún, podría decirse que no se ha he-cho un esfuerzo serio, especialmente por partede los políticos, por clarificarlo y po-nerlo en relación con la ley internacional, los tratadosy las declaraciones relevantes que se refieren a los territorios bajo ocupación, ladescolonización y los derechos humanos.Con otras palabras, resulta que los acuerdos entre Israel y la Autoridad Palestina handejado apartadas numerosas resoluciones de las Naciones Unidas y las provisio-nes de laConvención de Ginebra, a pesar de que ni unas ni otras han sido jamás abro-gadas.¿Cuál es el fin del proceso? Algunos dirán que el establecimiento de un Estado palestino enalgunas zonas de Cisjordania y Gaza tras unos años de pasos encami-nados alfortalecimiento de la confianza mutua tomados por ambos bandos, ante-riormenteenemigos y en la actualidad «socios en la paz».Uno de los problemas es que el número de años no ha sido determinado.La forma definitiva que tomará el nuevo Estado es desconocida.Veamos el caso concreto de Jerusalén. Según el primer punto de la Ley Básica: Jerusalén,capital de Israel, aprobada por la Knesset (parla-mento de Israel) el 30 de julio de 1980,Jerusalén es «la capital unida y completa de Israel». Su punto sexto dice que «ningunaautoridad sobre la misma puede ser trans-ferida de forma permanente o temporal a unaentidad extranjera, sea política, gu-bernamentalo de otro tipo similar».Sin embargo, la legislación internacional dice que la ciudad goza de un régimeninternacional especial. Así, la resolución 303 del 9 de diciembre de 1949 de la Asam-bleaGeneral de las Naciones Unidas designó a la ciudad como corpus separatum, bajo unrégimen internacional especial y administrada por las Naciones Unidas.
  3. 3. Hay que tener en cuenta que Jerusalén es una de las demandas fundamentales palestinas,que la consideran la capital del Estado palestino y además es considerada por losmusulmanes de todo el mundo como una ciudad santa, de hecho su nombre árabe es AlQudsAún se pueden añadir otras dificultades a las ya mencionadas. ¿Cómo se comu-nicaránentre sí Gaza y Jerusalén, que están separadas por tierra israelí?La respuesta a estos interrogantes tendrá una gran influencia en el sistema educa-tivopalestino, no solamente en el currículum escolar, sino en el establecimiento general delsistema, su funcionamiento, su desarrollo y sus resultados también.La educación palestina antes de los acuerdos de Washington de 1993Bajo el gobierno de los otomanos y los británicos, es decir, antes del estableci-miento delEstado de Israel en 1948, la educación de la población palestina estaba controlada por loscolonizadores, quienes no estaban especialmente interesados en desarrollar un genuinocurrículum palestino.Respecto de esta cuestión se puede decir que la DeclaraciónBalfour de 1917 (lla-mada así por el Ministro de AsuntosExteriores británico Arthur J. Balfour) que apoya elestablecimiento de un hogar nacional judío en Palestina, serefiere a los palestinos, es decir, la inmensa mayoría de loshabitantes de la zona, como «las comunidades no judías quehabitan Palestina».
  4. 4. Si ni siquiera les concede el lugar que les corres-ponde como nación, no cabe esperar quela educación nacional, que se deriva del reconocimiento de aquél, tenga algunaimportancia.Entre 1948, cuando termina el Mandato y se establece el Estado de Israel, y el año1967, cuando éste ocupa Cisjordania y Gaza, la primera es controlada por Jordania,mientras que la segunda lo es por Egipto.La finalidad es la de facilitar el paso de los estudiantes palestinos a las instituciones deeducación superior de ambos países.Mediante un buen número de órdenes militares, leyes y regulaciones, Israel con-trolaba elcurrículum para minimizar cualquier intento de potenciar el espíritu na-cional palestinoentre los escolares. Los educadores se quejaban de que aquél no guar-daba relación con larealidad de los estudiantes y sus aspiraciones.Desde su punto de vista estas carencias no eran casuales sino el producto de una políticadiseñada. Ésta dio lugar a la prohibición de 1700 libros en Cisjordania y Gaza desde 1967.Sin embargo, dos desarrollos importantes han de tenerse en cuenta.Primeramente que el currículum oficial puede ser modificado hasta cierto punto por elcurrículum ocultoLas enseñanzas en el hogar y en otros ambientes también refuerzan la postura de losprofesores.Esta enseñanza paralela tiene lugar no sólo en las universidades sino también en la escuelaprimaria y secundaria e incluso en las guarderías.
  5. 5. Los profesores y los compañeros de colegio actúan como eficaces agentes socializadoresque transmiten mensajes políticos mediante la enseñanza de cancionesy el empleo de cintas grabadas, libros y panfletos distribuidos por el movimiento de laresistencia palestina.En segundo lugar es preciso advertir que los años de la Intifada han producido, ade-másdel efecto «educativo» de la represión y la violencia ejercidas por el ejército israelí contrala juventud palestina en los Territorios Ocupados, el cierre frecuente de escuelas y lostoques de queda, así como la promulgación de numerosas órdenes militares is-raelíesAl mismo tiempo las autoridades de ocupaciónisraelí dejaron abandonado el sis-temaeducativo en todos los aspectos.adecuada dio lugar a la carencia deequipamientos educativos básicosLas actividades extraescolares y los clubessociales y culturales quedaron prohibidos.La imposición de cierres y toques de queda sonuna forma de castigo colectivo y por ello Israelha sido condenado en repetidas ocasiones porlas Naciones Unidas y la comunidadinternacional.
  6. 6. La educación palestina después de los Acuerdos de Washington de 1993La situación evolucionó positivamente en 1994, ya que la firma de los acuerdos deWashington abría el camino a otros acuerdos en diferentes sectores. En agosto de 1994Israel y la Autoridad Palestina firmaron el Acuerdo sobre la Transferencia Pre-paratoria dePoderes y Responsabilidades, conocido como el Acuerdo de Transferen-cias.Desde entonces Israel se ha desprendido del turismo, los impuestos directos, la sanidad, losasuntos sociales, la cultura y la educación en algunas partes de Cisjorda-nia y Gaza, loscuales han sido puestos bajo el control de la Autoridad Palestina.También en 1994 la Autoridad Palestina creó el Ministerio de Educación y Educa-ciónSuperiorLa Autoridad Palestina decidió mantener ambos currícula, el jordano y el egipcio, en lasáreas respectivas, hasta que un currículum palestina estuviese diseñado y listo para supuesta en práctica. Esto ha sido planificado en varias etapas, la primera con comienzo en elaño 2000.Las diferencias entre las dos zonas se refieren principalmente al número de horassemanales y a las materias -filosofía, lógica, psicología, economía- que se incluyen en elcurrículum de Gaza pero no en el de Jordania.
  7. 7. La construcción del primer currículum nacional palestinoSi se dejan ahora de lado algunos intentos realizados por educadores palestinos en losaños ochenta y principios de los noventa del siglo pasado, el primer trabajo dedicadoespecialmente a la construcción del currículum palestina lo llevó a cabo el Centro deDesarrollo Curricular Palestina, establecido en Ramallah, en Cisjordania, en 1994- Lacooperación entre la UNESCO y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) desde1990 dio lugar a la creación de este centro.En septiembre de 1996 este centro entregó alMinisterio de Educación y a la UNESCO el PlanIntegral para el Desarrollo del Primer CurrículumPalestina para la Educación General, en dosvolúmenes que sumaban unas 600 páginas. Elprimer volumen presenta un repaso histórico delas aspiraciones palestinas respecto delcurrículum nacional, los resultados de los doceestudios técnicos emprendidos por va-rioseducadores y un esquema del plan curricular. Elsegundo volumen se centra en las materias deenseñanza y sus respectivas metodologías enuso en Cisjordania y Gaza y las propuestas paracada una dentro del nuevo plan.
  8. 8. Por otro lado el Plan Curricular Palestina es parte del plan general del Ministerio deEdu-cación relativo al desarrollo de la educación tras los acuerdos de transferencia depoderes. En resumen consta de cinco programas: asegurar la matrícula universal en la enseñanza básica mejorar la calidad y las fuentes del aprendizaje mediante el establecimiento de un currículum palestino desarrollar la educación formal y no formal desarrollar la administración educativa desarrollar los recursos humanos en el terreno educativoLa educación palestina entre el deseo y la realidadEn el prefacio del plan, en su primera página, se leeque «nosotros, el Ministerio de Educación,necesitamos establecer un currículum integral ymoderno para pre-parar a los palestina s arecuperar todos sus derechos nacionales en sutierra y establecer un Estado independiente cuyacapital sea Jerusalén, bajo el liderazgo delpre-sidente Yasser Arafat». Como se sabe, losgobernantes israelíes han hecho público ante todoel mundo una y otra vez que Jerusalén es y será lacapital de Israel.
  9. 9. Sencillamente repiten lo que declara la Ley Básica citada anteriormente. Por otra parte, sinembargo, las Naciones Unidas, en nuevas resoluciones del Consejo de Seguridad y de laAsamblea General también ha hecho público «en los términos más claros que todas lasacciones legis-lativas y administrativas realizadas por Israel para cambiar el estatus deJerusalén ... son del todo inválidas y no pueden cambiar ese estatus», tal y como adviertela Reso-lución del Consejo de 25 de septiembre de 1971.El problema de Jerusalén es sólo un ejemplo sobresaliente de las dificultades que elMinisterio de Educación tiene que abordar a la hora de aprobar libros de texto para lasmaterias de historia, geografía, religión, educación nacional y social, por nombrar las másrelacionadas con el asunto de Jerusalén.Además Israel entorpece la economía palestina mediante diversas medidas de cas-tigo: elcontrol total de las importaciones y exportaciones a las zonas autónomas y la restriccióndel movimiento de personas a través de las fronterasLa Declaración de Independencia palestina de 1988 ha de ser tenida en cuenta al respectoporque «proclama el establecimiento del Estado palestina en nuestra tierrapalestina con su capital la sagrada Jerusalén».Es difícil sentir en-vidia del profesor palestino que intenta explicar a sus alumnos laspreguntas de éstos sobre el entendimiento entre los pueblos, el respeto por la ley, el amora la paz y la dignidad del ser humano.La tarea educativa en esta situación, de por sí difícil, se hace aún más complicada si setiene en cuenta los problemas propios del lado palestino. Entre ellos destaca que no hayun consenso nacional entre los palestinos sobre el futuro de su proyecto político.
  10. 10. Incertidumbre política y parálisis educativaLa principal característica del proceso político palestino es su incertidumbre.Se trata de que las dos partes en el conflicto tienen objetivos contrarios y trabajan endirecciones opuestas. Además, los palestinos son la parte más débil y dependen casi porcompleto de la más fuerte. Finalmente la ley internacional de aplicación alconflicto, aunque no ha sido oficialmente abrogada, ha pasado a ser irrelevante en lasolución del mismo.Con otras palabras, con el proceso de paz el pueblo palestino no evoluciona hacia unEstado palestino como cabría esperar a la luz de la ley internacional, por no hablar de losdeseos de los propios palestinos.Se podría decir por tanto que la construcción delEstado en Palestina debería lle-gar antes de laconstrucción del currículum, no al revés, si esque se desea que la causa nacional hacia laautodeterminación avance.Igualmente se aprecia que el papel que juega elcurrículum oculto llevado a la práctica por lasacciones políticas de Israel y la AutoridadPalestina resulta mucho más poderoso y eficazque el currículum escolar oficial y lasdeclaraciones y planes de los gobernantes.
  11. 11. El papel de la educación en el proceso de pazEs innegable que resulta difícil medir la influencia de la educación en la promo-ción de unaconciencia de la paz en una comunidad, por no hablar de su influencia en el logro de la pazentre las naciones. A pesar de ello se admite que la educación tiene algún papel en esteasunto.Las condiciones para esta educación: recursos humanos y económicos715.000 palestinos participan en programas educativos, un 30 por ciento de la poblaciónmás o menos. Los judíos con formación superior -univer-sitaria y no universitaria incluidas-alcanzan el 39.9 por ciento, mientras que los ju-díos con escasa formación, o sea, menosde 4 años de escolaridad, alcanzan el 15.9 por ciento.La tasa de alfabetización es del 84 por ciento.En Israel el gasto público en educación es del 7. 7 por ciento, mien-tras que el gasto enseguridad nacional es del 16 por ciento.Una idea de las diferencias del poder económico entre ambos la ofrecen los si-guientesdatos: las importaciones israelíes de productos palestinos son seis veces in-feriores a lasimportaciones palestinas de productos israelíes. Los palestinos no tienen ni voz ni voto enla economía israelí, pero Israel puede imponer el cierre de fronteras a los palestinos con loque productos y personas están bajo su controlLos mercados israelíes están protegidos contra los productos palestinos pero los mercadospalestinos están abiertos a los israelíes.
  12. 12. El Estado de Israel se define a sí mismo como una «democracia parlamentaria construidasobre los principios de libertad, justicia y paz». Israel es miembro de las Naciones Unidas ypaís firmante de convenciones internacionales sobre derechos humanos. La AutoridadPalestina se encuentra en una situación similar: «El Estado de Palestina proclama sucompromiso con los principios y objetivos de las Naciones Unidas y la DeclaraciónUniversal de Derechos Humanos. Anuncia su respeto a la paz y su adhesión a los principiosde la coexistencia pacífica».Los dos sistemas educativos y la educación para la paz y los derechos humanosEs muy difícil comparar el sistema educativo israelí con el palestino. Estricta-mentehablando el último apenas empieza a existir. Los palestinos no tienen un Es-tado propio,aunque tienen la Autoridad Palestina y algunas otras instituciones y es-tructuras pseudo-estatales. Cabe destacar dentro de este proceso de construcción de la enseñanza nacionalque el nuevo currículum escolar, el primero en la historia de este pueblo, está en susprimeros pasos.La investigación educativa en Israel estaba dedicadaprincipalmente a los métodos de enseñanza, eldesarrollo curriculary los logros de los estudiantes, queson los asun-tos que preocupan lógicamente a un paísmoderno y tecnológico con un sistema edu-cativopotente, en una buena situación para aspirar aresultados de alta calidad.
  13. 13. Los principales temas de investigación en el lado palestina están referidos a los problemasde la educación palestina bajo la ocupación israelí: escasez de recursos educativos y pocacalidad de la enseñanza debido a la poca financiación y abandono por parte de laautoridad de ocupación.En la etapa anterior al proceso de paz no se puede esperar que los sistemas educativos deuno y otro lado se ocuparan de la paz y los derechos humanos de forma consistente. Ellado palestina, dependiente del israelí, no estaba en condiciones de decidir al res-pecto.En cuanto al poder israelí se puede decir que el gobierno tiene autoridad casitotal sobre el sistema educativo en su conjunto a través del Ministerio deEducación, Cultura y Deporte.El contexto palestinoHay que hacer notar que Israel solía censurar los libros de texto usados en las es-cuelas delos territorios ocupados que consideraba contrarios a sus intereses o in-apropiados.Las autoridades israelíes interferían, cambiaban, eliminaban o sustituían partes delcurrículum escolar desde que dio comienzo la ocupación de los territorios de Cisjordania yGaza en 1967.En los libros escolares egipcios usados en 1966 y 1967 en la Franja de Gaza, los ju-díos sondescritos como «imperialistas, bandidos, racistas, enemigos, agresores, so-berbios einfieles». Tanto si era algo extendido como reducido, la transmisión de es-tos mensajes através de los materiales escolares tuvo su final en 1967.
  14. 14. Este final, desde luego, no podía tener efecto sobre los sentimientos anti-israelíes tanfácilmente. La transmisión oral de valores y sentimientos podía seguir mante-niéndose sinla ayuda de textos.Al referirse a la Intifada, investigadores del Brigham Young Uni-versity, Jerusalem Center forNear East Studies, afirman que los profesores y los compañeros han actuado como agentessocializadores eficaces, transmitiendo mensajes políticos mediante la enseñanza decanciones a través de panfletos, libros y cintas distribuidas por los líderes del movimientopalestina ilegal.En la medida en que la sangre y la muerte violenta formaban parte de las vidas de losniños, no tenían problema alguno a la hora de recitar o cantar las rimas que ha-blaban deexpulsar a los judíos de sus tierras.Las rimas racionalizaban toda esa violencia, explicaban la bru-talidad y daban sentido a susvidas, ayudándoles a vencer su desesperación bajo la ocupación israelí.El contexto israelíEl análisis de los libros de texto es una parte de unambicioso Proyecto de Educación para la Paz. Estosinvestigadores pien-san que el currículum escolar yel contenido de los libros son un factor de la mayorimportancia en la formación intelectual de losjóvenes.
  15. 15. Los enemigos de la gente -los árabes- se han presentado durante los años dees-colarización de nuestros niños dentro de una dicotomía de buenos contra malos.El concepto personal del mundo de muchos judíos que viven en el Estado de Israel es elpunto de vista del perseguido.Los libros de texto israelíes han contribuido al mantenimiento de opiniones dedeslegitimación sobre los palestinos. Los árabes han sido presentados habitualmente comocarente s de identidad personal.Para las jóvenes generaciones de israelí es el dominio sobre toda la tierra de Palestina esconsiderado como algo natural, algo que siempre ha sido así y que siem-pre lo será. Seconsidera a los palestinos como «extraños» que buscan la destrucción del Estado judío, opor lo menos, apropiarse de una parte.Varias generaciones de estudiantes de secundaria han sido educadas en la creencia de queel fin «sagrado» de poseer la tierra permite cualquier enormidad en el nombre de laocupación y la seguridad.Para muchos ciudadanos israelíes el Estado de Israel es la respuesta al Holocausto y losárabes representan las fuerzas exteriores que luchan por su destrucción, tal y comohicieron los nazis, o sea, una etapa más en la larga historia de la lucha triunfante ydesafiante de los judíos por su supervivencia.Éste es el legado educativo institucional que ha recibido el proceso de paz en curso. Loimportante es que esta línea educativa, con sus diferentes variaciones, se ha destinado ageneración tras generación de escolares en Israel y en los Territorios Ocupados.
  16. 16. El proceso de paz y la educación en IsraelEl Ministerio de Educación se vio sorprendido por el proceso pero reaccionó muy rápido.En cuestión de semanas tras la ceremonia de Washington los primeros folletos sobre la pazse presentaron en televisión y se enviaron a escuelas de prueba. También se formó uncomité ministerial de larga duración para estudiar la imagen de los árabes en los textosescolares.Durante el curso 1993-94 el profesorado recibió formación y se crearon nuevos materialespor parte de personal del Ministerio de Educación. Éste declaró que el curso 1994-95 todaslas escuelas estatales lo dedicarían al proceso de paz y a Israel en Oriente Medio.El Mi-nisterio no puede dejar de reconocer el proceso de paz y por tanto ha de hacerde-claraciones públicas de intenciones que conciernen a su participación en el mismo. Lasacciones educativas específicas son harina de otro costal.En 1995 el Ministerio lanzó una convocatoriapública para la presentación de li-bros sobre la pazque podrían ser recomendados como materialeseducativos para las escuelas.En total, la información política ocupa un 80.6 porciento de lo ofrecido, la educación moral un 12.9por ciento y las cuestiones concretas en la vidadiaria de la complicada realidad de la democraciaisraelí apenas un 3.2 por ciento
  17. 17. El proceso de paz y la educación en los Territorios Ocupados de PalestinaLos palestinos están acostumbrados a o bservar la cuestión de la paz y los derechoshumanos desde el punto de vista de las víctimas. En tanto que pueblo bajo ocupaciónmantenía su derecho a la lucha por la liberación. Con la llegada del proceso de paz diversasorganizaciones de derechos humanos empezaron a trabajar por vez primera en laenseñanza de los mismos y para crear una conciencia al respecto.El nuevo currículum palestina, en funcionamiento desde el año 2000, no se ocupa decuestiones relativas a la paz y los derechos humanos.De esta manera, bajo la Autoridad Palestina, el objetivo de coexistencia y demo-craciaasignado a la educación sobre la paz y los derechos humanos es tan indeter-minado comoel objetivo de coexistencia y democracia lo es en Israel.Algunos educadores son conscientes del significado de esta educación en el cu-rrículumnacional a pesar del abandono general en la parte palestina.Los que apoyan estaeducación hacen lo que pueden para que cale en la sociedad y cada vez más profe-soresreciben alguna formación en educación de derechos humanos a cargo de aso-ciacionesespecializadas.Un problema es que esta enseñanza la imparten organizaciones no gubernamen-tales, lascuales trabajan principalmente en la parte central de Cisjordania, con lo que áreas lejanasno la reciben o no hay garantía de continuidad en las actividades didácticas debido a lasrestricciones de movimiento por los Territorios.
  18. 18. La influencia educativa de la escuela es mucho menor que la del resto de la sociedadSe ha visto hasta aquí que la enseñanza sobre la paz y los derechos humanos no ha tenidoni tiene un papel importante en la educación de la gran mayoría de estu-diantes en la zonaen uno y otro lado del conflicto. Es lógico si se piensa que el sis-tema educativo reflejaprincipalmente la sociedad en la que funciona.Las consecuencias de esta deficiencia en la educación las señalaron algunos autores inclusoantes de la ocupación de 1967.Inmediatamente después de la ocupación este autor hizo otra advertencia sobre los efectosperniciosos para la paz y los derechos humanos de la victoria obtenida por Israel en laGuerra de los Seis Días: «Estamos condenados a vivir en nuestro país sin paz ni seguridadigual que el pueblo judío ha vivido durante miles de años.El Estado de Israel no es hoy día ni unademocracia ni un Estado de derecho, ya queejerce su autoridad sobre un millón y mediode personas que carecen de derechos civiles ypolíticos».En la actualidad los datos revelan unasituación incluso más deteriorada.Durante los seis años que duró la primeraIntifada unos 250.000 soldados del ejércitoisraelí tuvieron que servir en los Territo-riosOcupados.
  19. 19. Esto es lo mismo que decir uno de cada tres judíos israelíes de entre 18 y 50 años de edad.Las violaciones los derechos humanos no son algo exclusivo de un lado. Al mismo tiempono se puede equiparar la violencia de las víctimas con la violencia del agresor, la ejercidapor los más débiles con la practicada por los poderosos. La «Catástrofe» era vista comoalgo que debía ser vengado mediante la violencia.Tras la ocupación israelí de Gaza y Cisjordania la violencia se mantuvo. Era sobre todo elproducto de una frustración y desesperación extremas, el sentimiento de que sóloaterrorizando al mundo los palestina s podrían obtener la justicia que se les había negado.Hoy día, mientras el proceso de paz es en realidad un tremendo fracaso, las vio-laciones delos derechos humanos de la Autoridad Palestina contra los propios pa-lestinos están biendocumentadas.¿Cabe mantener alguna esperanza? Resultaharto difícil, aunque hay que desear que seproduzca esa solución justa que de paso a lapaz, ya que la paz por sí misma no es lasolución por mucho que se insista en unproceso de paz. Ha de llegar primero la justiciay posteriormente un proceso de verdad yreconciliación con el reconoci-miento del malhecho, la aceptación de responsabilidades, lacompensación a las víc-timas y el diálogo paraun futuro diferente.
  20. 20. Los educadores que cuestionan ese ambiente generalizado e intentan influir para transformado, aunque sean una minoría, realizan un trabajo que no se malgasta. Es menos razonable, sin embargo, esperar algo positivo de los gobernantes. Aunque impulsen el que la escuela adopte programas de educación para la paz y los derechos humanos, al mismo tiempo pueden llevar a cabo políticas contrarias a éstos en su labor de gobierno, de forma que todo lo que ocurre en la zona de conflicto, menos lo que ocurre en las escuelas en el mejor de los casos, trabaje en contra de la justicia.Texto: Educación Guerra Dictadura y refugio (2011). Velloso, Agustín; Vinagrero, JoséAntonio: Sanz y Torres.Imágenes: http://www.miftah.org/Dibujos de la exposición: Gaza vista por sus niños.

×