Your SlideShare is downloading. ×
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Ética empresarial e internacional - Miguel Ángel Díaz

2,374

Published on

Published in: Business, Travel
1 Comment
3 Likes
Statistics
Notes
  • Me colaboran por favor con un resumen de este documento
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total Views
2,374
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
46
Comments
1
Likes
3
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Miguel Ángel Díaz Mier *ÉTICA EMPRESARIALE INTERNACIONALEl trabajo realiza una incursión en el apasionante mundo de la ética, partiendo deconsideraciones generales. A través de una enumeración de cuestiones relacionadas conla ética económica y de las más significativas de la ética de los negociosinternacionales, se entra en aspectos específicos de la misma realizándose un análisisdescriptivo de los principales temas que se abordan actualmente en este orden. A modode ilustración se indican algunas de las cuestiones que han planteado —y de lasmedidas adoptadas para solucionarlas— las crisis financieras y contables de empresasde renombre.Palabras clave: ética, negocios, empresas, código de conducta, comportamiento social, acuerdosinternacionales.Clasificación JEL: A13, M14.1. Introducción A la vez, no cabe ignorar que, en una amplísima me- Hoy en día el tratamiento de la ética en los negocios dida, cuanto se refiere a los negocios internacionales, si(léase empresas) y, de forma especial, en las internacio- bien con características propias, no resulta de ningunanales, aunque presente dificultades, constituye una ma- forma ajeno a los desarrollos experimentados en el co-teria de interés para un economista por una pluralidad nocimiento del mundo empresarial en diferentes vertien-de razones. En ese orden está claro que el manoseado tes. Por ejemplo, la bibliografía sobre aspectos de laproceso de globalización ha acelerado el nacimiento y empresa, que se actualiza continuamente, ha requeridodesarrollo de las consideraciones operativas y académi- la presencia en el mercado editorial de resúmenes eje-cas sobre una y otros. cutivos que permitan un seguimiento mínimo. Y precisa- mente en el orden empresarial algunos sucesos, forma suave de denominarlos, como los ocurridos con Enron, Arthur Andersen, o Vivendi, han puesto de relieve la ac- * Universidad de Alcalá. tualidad de los aspectos éticos asociados a las actua- El autor desea expresar su especial agradecimiento a Esther RivasPedroviejo, doctoranda de la Universidad de Alcalá y especializada en ciones de entidades empresariales y, de forma especial,temas de contabilidad internacional por su observaciones críticas. Por a la transparencia de las mismas.otra parte, señala que bajo el título «Los problemas éticos de lasempresas internacionales» presenta una comunicación sobre estas También en este orden, una serie de conceptos espe-cuestiones en la VII Reunión de la Sociedad de Economía Mundial(Madrid, 2005). Agradece los comentarios formulados que han cialmente destacados y manifestados con la expansiónenriquecido este trabajo. internacional de las empresas, si bien no novedosos, se ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823 ICE 69
  • 2. MIGUEL ÁNGEL DÍAZ MIERhan resaltado últimamente. La corrupción o los efectos lativa que se han creado recientemente para hacer fren-sobre las realidades sociales, culturales o políticas de te a las cuestiones de ética práctica.los países receptores de inversiones internacionales y En cualquier caso este trabajo queda muy lejos de pre-otras cuestiones, evidentemente ya conocidas en el tender un agotamiento del tema. Tampoco quiere entrarmundo, pero jamás con la intensidad presente, son te- en las complejidades de todo orden que suelen asociarsemas que afloran con frecuencia en conversaciones, al tratamiento de los temas éticos, especialmente desdeanálisis y decisiones en diferentes ámbitos geográficos una visión filosófica. Sin duda estas cuestiones sobrepa-y de distinto desarrollo. san el espacio que normalmente se concede en una re- Trabajar sobre la pluralidad de materias que se dan vista a un trabajo centrado en los negocios internaciona-cita en los conceptos unidos en el título, desde la propia les, si bien aspira a presentar las preocupaciones y refle-definición de dos órdenes como son los éticos y los ca- xiones que un buen número, tanto de tratadistas comoracterísticos del mundo empresarial y dentro de los lími- también de personas que se enfrentan a las cuestionestes de espacio que se asocian a una revista como ICE urgentes de la vida cotidiana, le han dedicado.exige, en primer lugar, un esfuerzo de síntesis de las in-formaciones que proceden de fuentes muy diversas. 2. Consideraciones previasDespués, un intento de ordenación y valoración de las di- acerca del concepto de éticaferentes aportaciones, lo que no es una novedad en lostratamientos que pretenden ser objetivos, como es el Parece fuera de discusión que no fueron los econo-caso de este trabajo. Por último, la búsqueda de aplica- mistas1 los que iniciaron desde el comienzo del estudiociones operativas constituye un objetivo no despreciable. de las cuestiones éticas la consideración de las mismas Por ello, al ordenar estas reflexiones se ha impuesto en sus trabajos sobre la realidad social. Cualquier enu-una ordenación tradicional: meración de quienes han reflexionado sobre cuestiones a) Trataremos, en primer lugar, de presentar algu- éticas desde perspectivas filosóficas o bien desde lasnos conceptos sobre ética que parecen instrumental- que hoy podrían recibir calificativos de saberes aplica-mente necesarios para ordenar otros aspectos del tra- dos resulta imposible en su totalidad. El ejercicio tradi-bajo. cional de comenzar unas reflexiones partiendo de las b) A continuación, se expondrán algunas ideas in- definiciones de una selección de autores resultaríatroductorias y descriptivas sobre la ética en los negocios cuando menos complejo.(como antes se ha dicho, léase ética empresarial). No obstante, conviene resaltar a qué nos referimos alComo un aspecto muy destacado, con personalidad hablar de ética. Para ello destacaremos algunas defini-propia, se realizarán consideraciones sobre los nego- ciones y sobre todo algunas coincidencias. Taylor la hacios internacionales y aspectos éticos relacionados con descrito como la «investigación sobre la naturaleza y loslos mismos. c) Se expondrán de forma muy elemental algunos 1de los instrumentos conexionados con aspectos de la Cabe señalar aquí las historias del pensamiento económico de uso más general en las universidades españolas (Schumpeter, Roll, Blaug,ética práctica empresarial como son los relativos a la Dobb, Ekelund y Hebert). En la elaboración de este trabajo hecontabilidad. Buen número de cuestiones, que también consultado además las obras de PERLMAN y MCANN (The Pillars of Economic Understanding: Ideas and Traditions, University of Chicago,exigen un tratamiento específico (por ejemplo, las prác- 1998), la de E. K. HUNT (History of Economic Thought: A Criticalticas de soborno o de otras formas de corrupción) serán Perspective, M. E. Sharpe, 2000), la obra colectiva Nouvelle Histoire de la Pensée Économique (Eds. La Découverte, 2000) y la de C. JESSUAsimplemente enunciadas. En este orden operativo se in- (Histoire de la Théorie Economique, PUF, 1991, 1.ª ed.). En ellas puededican, por último, algunos instrumentos de índole legis- encontrarse una amplísima referencia bibliográfica adicional.70 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823
  • 3. ÉTICA EMPRESARIAL E INTERNACIONALcampos de la moralidad, entendiendo este término para ajustarse las conductas, cuestión sobre la que volvere-significar los juicios morales, las normas y las reglas de mos al hablar de los negocios internacionales.conducta»2. Constituiría así un sistema de principios Quizá sociológicamente se hayan superado hastaque guían el comportamiento humano ayudando a dis- cierto punto las tesis relativas a criterios inmutables.tinguir entre bueno y malo o entre correcto y erróneo. Pero, siguiendo a López Aranguren, habría de rechazar-Esta misma línea había sido destacada entre nosotros se tanto la tentación de construir de forma arbitraria lospor el profesor López Aranguren3 para quien el objeto códigos de conducta como de eliminarlos plenamente.de la misma lo constituirían «el carácter, los hábitos y Para el autor español individuos y sociedad «deben te-los actos humanos». Y para Ferrater Mora4 la ética estu- ner el valor moral e intelectual requerido para someter adiaría «la rectitud y el sentido del comportamiento hu- crítica los códigos», pero a la vez deben poseer la «sufi-mano según unos principios normativos de los cuales se ciente inteligencia práctica y el talante moral para crearderivan deberes y obligaciones». patrones nuevos que inventen moralidad y contribuyan No entramos en una materia de tanto interés como es a crear una existencia mejor».el estudio de las diversas teorías de la ética5. En cual- Realizadas estas consideraciones mínimas, podemosquier caso parece consecuente pensar qué aspectos de abordar algunos aspectos de la ética económica puesesos actos y conductas humanas que son los negocios ello parece un paso necesario, aunque no suficiente,pueden caber en el objeto de estudio de la ética, como para la consideración de la ética de los negocios y contambién lo son la biología, la genética, los medios de co- ello, de los negocios internacionales. La razón es bienmunicación, etcétera. sencilla: en general el estudio de los negocios se ha rea- Sin entrar en consideraciones de mayor profundidad lizado desde un enfoque económico, que constituiría asíque sobre las líneas anteriores han realizado muchos au- el primero de los componentes del análisis (el otro sería,tores a lo largo del tiempo, una cuestión que les ha preo- claro está, la ética).cupado es la existencia o no de criterios éticos inmuta- Al respecto, ha de recordarse que las reflexiones quebles6. Al respecto, nuestra época se caracteriza por ser la dieron origen a la moderna ciencia económica partenpropia de una sociedad abierta que es pluralista. En ella del análisis de la realidad, de fenómenos concretos quecoexisten diversos códigos morales a los que deben en la terminología de A. Smith pretendían investigar «la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones». Uniendo los elementos indicados y aplicando la cons- trucción de A. Utz7 cabe edificar tres niveles en la consi- 2 TAYLOR, P. W. (1975) Principles of Ethics: An Introduction to Ethics, deración ética de la economía.citado en PHATAK, BHAGAT, HASHLAK, eds., International a) La relación con normas generales, con un eleva-Management. 3 LÓPEZ ARANGUREN, J. L. (1958, 1.ª ed.): Ética, Revista de do nivel de abstracción. En ese plano podrían encon-Occidente. trarse el análisis económico y el relativo a la denomina- 4 FERRATER MORA, J. (1965, 5.ª ed.): Diccionario de Filosofía. 5 Al respecto S. J Darwall distingue entre meta-ética y ética normativa, ción meta ética.diferenciando en esta la teoría normativa y la ética aplicada. Diferentes b) El estudio de los comportamientos del hombre enescuelas son resumidas en su trabajo citado en la bibliografía. 6 En su reflexión, J. L. López Aranguren indica que a lo largo de la relación con los bienes económicos. En el plano de loshistoria se han considerado criterios la virtud, el estilo de vida, la ley estudios de la ética se podrá hablar de teoría normativanatural, el imperativo categórico kantiano y otros. Frente al irrealismo dela moral de la situación, Aranguren indica que «el hombre vive y ha de la misma.vivido siempre dentro de una sociedad provista de un código moral(subsumido en el religioso o el jurídico) o bien como en las sociedadesmodernas, no escrito». El código moral en las sociedades cerradas, en 7contraposición con las abiertas, sería único, inmutable e indiscutible. A. UTZ (1978): Ética Económica, páginas 40 y ss. ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823 ICE 71
  • 4. MIGUEL ÁNGEL DÍAZ MIER c) Finalmente cabría un análisis de cuestiones con- 3. El debate sobre la ética en los negocioscretas, de difícil generalización. Posiblemente las cuestiones que se abordan por los Desde el conjunto de relaciones entre economía y éti-autores especializados en ética de los negocios ten- ca a las que se ha hecho referencia anteriormente, cabedrían cabida en el segundo y en el tercer apartado. encontrar en las doctrinas económicas, pero no exclusi-Como resalta Beauchamp «el concepto de “ética aplica- vamente en éstas, una serie de conceptos cuyo examenda” y su sinónimo “ética práctica” empezó a utilizarse en ha de constituir un marco de análisis previo a las cues-la década de los setenta cuando los filósofos y otros tiones concretas que se plantean en la realidad cotidia-académicos empezaron a considerar problemas mora- na de los negocios internacionales. No podemos aquíles acuciantes en la sociedad y en la ética profesional», sino recordar las contribuciones y polémicas de todosiendo los mejores ejemplos de ello la ética médica y la tipo sobre los sistemas económicos y, de forma signifi-ética de los negocios. cativa, sobre el capitalismo, con el inseparable análisis Podría encontrarse un cierto paralelismo de estas cla- asociado al mismo de conceptos como la propiedad pri-sificaciones de la ética con la distinción frecuente de la vada, el mercado y su filosofía, la competencia comociencia económica entre la positiva y la normativa. Y valor y, en lugar destacado, las consideraciones sobre lotendrían cabida en las consideraciones buen número de que se asocia a la empresa en sentido amplio. Sin duda,temas, en una relación abierta en los manuales de eco- las primeras cuestiones que hoy en día se englobannomía. Entre ellos figurarían los análisis sobre necesi- bajo la denominación de entorno resultan imprescindi-dades, factores de producción y la propiedad de los mis- bles para un análisis de la ética empresarial. Por las ra-mos, los precios (y la discusión sobre su justicia), el em- zones señaladas de limitación de espacio nos limitamospleo, el mercado, la distribución de los bienes, el a indicarlas, para entrar de una forma directa en la éticadesarrollo económico, la competencia, el sistema credi- de los negocios.ticio y monetario, y un largo etcétera. Con buen sentido del humor, Werhane y Freeman se- Para resumir este marco general, cabe recordar las ñalan que «pese a las bromas que algunos hacen depalabras del profesor García Echevarría8 para quien en cómo «debe ser un oximorón»9 o «debe ser un curso te-una economía globalizada y cada vez más abierta «la rriblemente corto» la ética de los negocios constituyeúnica forma de entender mercados, instituciones y com- una disciplina académica sólida» que se ha extendidoportamientos (recordemos que precisamente la ética se en los últimos años.cuestiona las acciones humanas) si se quiere que ésta Para Barry10 «la ética de los negocios como disciplinafuncione eficientemente y se logre el principio de la pro- académica es una recién llegada al currículo típico deductividad global de los recursos dentro de un orden las universidades». Al respecto señalan Álvarez Rivas yeconómico y social eficiente y justo» es precisamente la de la Torre11 que nace en los años setenta en el contex-consideración de los aspectos éticos de la economía loque debe destacarse. Y precisamente a uno de los com- 9ponentes esenciales de la economía —las empresas— Recuérdese al efecto la definición que proporciona el diccionario de Seco: «procedimiento retórico que consiste en unir palabras de sentidose dedicará el siguiente epígrafe. aparentemente contradictorio». 10 WERHANE, P. y FREEMAN, R. E. (2005): «Business Ethics», en A companion to Applied Ethics, páginas 537 y ss. 11 ÁLVAREZ RIVAS, D. y DE LA TORRE DÍAZ, J. (2004): 100 Preguntas Básicas sobre Ética de la Empresa, Dykinson, texto que resume de forma pedagógica su anterior trabajo ¿Empresas 8 GARCÍA ECHEVARRÍA, S.: Introducción a la obra citada de A. UTZ, Des-Almadas? Una Visión Ética del Mundo Empresarial, de la mismapáginas 11 y ss. editorial.72 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823
  • 5. ÉTICA EMPRESARIAL E INTERNACIONALto de la contracultura norteamericana como cuestiona- vo. A la vez articula las esferas de toda ética profesio-miento y reflexión sobre las prácticas empresariales por nal, la dimensión individual, la organizativa y el sistemasus consecuencias ecológicas y su potenciación del de mercado.consumismo. Claro está que cuestiones tan importantes Un ejercicio interesante, dentro de esta línea, es elcomo el reparto de beneficios y otros tópicos (la remu- análisis de la evolución de acontecimientos y doctrinasneración justa y otros) fueron tratados desde mucho an- (especialmente las económicas) que hoy confluyen entes, pero su enraizamiento en los estudios universitarios esta disciplina. Como ha señalado A. Salmon13 «la im-y en especial en las escuelas de negocios data de la fe- portación de términos y referencias nacidos en el campocha citada. filosófico a las discusiones empresariales constituye Para los autores españoles citados «la ética de los una manifestación de que, de facto, ciertas cuestionesnegocios no es una propuesta moral concreta, esto es, filosóficas han penetrado en la empresa. De esta forma,un modo de vida, para la gestión de las organizaciones no resulta extraño ver citadas en trabajos de gestiónsino una ética aplicada (es decir, una reflexión racional, empresarial contribuciones de Aristóteles, Kant o Sar-un método filosófico) que respeta la pluralidad moral de tre. También, en otra línea no tan distante, encontramoslos individuos dentro del marco empresarial». De ningu- en obras empresariales la utilización de conceptos dena manera —y lo subrayan insistentemente— «la ética carácter militar (el manido de estrategia como ejemplode los negocios puede presentarse bajo la bandera de significativo).la reconquista del código moral único, sino que tiene Para los tiempos modernos cabría iniciar el recorridoque insertarse en los contextos empresariales enmarca- no académico de la ética de los negocios con la éticada en una ética mínima que asume en serio el pluralis- protestante y la racionalidad capitalista, si bien desde elmo de opciones morales». nacimiento de las Compañías de Indias y los escánda- Por su parte, Machan y Chesher12 indican que el fun- los financieros del siglo XVIII (los «asignados» de Law odamento y la finalidad de la ética de los negocios es dar la burbuja de la South Sea Trading Company comorespuesta a cuestiones como las formas de actuación ejemplos) no puede decirse que hayan sido nuestrosde las personas en sus capacidades de ejecutivos de días los que iniciaron prácticas juzgadas como fraudu-las empresas, de comerciantes profesionales, etcétera. lentas14.En otros términos, presentar aquellos patrones que de- Ello quiere decir que en las diferentes etapas que dis-ben guiar las conductas de las personas que actúan en tinguen a los tiempos modernos desde una óptica dela esfera de los negocios. Dentro de un análisis intro- países occidentales la ética humanista de la Ilustración,ductorio aparecen rápidamente asociadas otros dos ti- la correspondiente a la sociedad industrial y a la post in-pos de ética: la profesional y la de las organizaciones. dustrial también conocieron situaciones que cabe califi- Insistiendo en esta línea, Álvarez Rivas y De la Torre car de escandalosas desde un punto de vista ético. Sinseñalan que la empresarial es una ética aplicada centra- embargo, debe reconocerse que ha sido el estallido deda en cuestiones concretas y prácticas y no sólo en es- la última crisis especialmente en los sistemas de conta-peculaciones abstractas. Implica la integración de la bilidad y auditoría por parte de empresas como Arthurperspectiva inductiva y deductiva, la integración de lonormativo y lo empírico, de lo prescriptivo y lo descripti- 13 SALMON, A. (2002): Ethique et Ordre Économique, CNRS Éditions, páginas 19 y ss. 14 Sirvan, desde un punto de vista literario, obras de Balzac, Dickens, 12 MACHAN, T. R. y CHESHER, J. E. (2002): «A Primer on Business Thackeray o Zola como testimonio de que no se han producidoEthics», páginas XIII y ss. excesivos cambios en la naturaleza humana. ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823 ICE 73
  • 6. MIGUEL ÁNGEL DÍAZ MIERAndersen, Enron, Worldcom, Tyco, Q West Communi- a conseguir un cierto sentido del equilibrio sobre estacations, etcétera, el que ha reforzado las preocupacio- cuestión. Los autores citados indican así:nes y el interés por la ética de las empresas (y sus cer- i) La ética empresarial parece que no desea cam-canas, las ya señaladas relativas a ética de la organiza- biar la estructura y la organización de la empresa.ción y la profesional). ii) La ética parece basarse en una ética del éxito. Lo En la década de los noventa se asiste al nacimiento y esencial en una empresa sería el éxito y la moral contri-floración en las empresas de códigos internos de reglas buye precisamente a ese éxito. Los valores de empresade conducta. Álvarez Rivas y De la Torre indican que en celebran la unanimidad en detrimento de la diversidad,1987, el 75 por 100 de las mayores 300 empresas nor- la cohesión social (armonizar intereses) en detrimentoteamericanas habían establecido tales códigos. Como de la oposición, el conflicto. La ética resultaría así consi-hemos dicho aparecen en los centros de formación em- derada un buen negocio.presarial cátedras de ética empresarial y se asiste a la iii) Legitima la autorregulación liberal ante el miedopublicación de buen número de textos y revistas espe- de la regulación legal externa.cializadas (fundamentalmente en los Estados Unidos) iv) Revela una inquietud ante el futuro lleno de ines-sobre distintos aspectos de la materia. Por ello, hoy tabilidad y amenazas.para realizar un estudio de todas estas cuestiones se v) Parece presentar un talante reactivo ante los es-dispone de una gran cantidad de documentación de pro- cándalos empresariales y financieros, que estaría máscedencia muy diversa (páginas de Internet, textos de preocupado por el control y la cosmética que por una in-profesionales, experiencias manifestadas en reuniones teriorización serena de los valores.y coloquios, etcétera). Todo ello ha hecho preguntarse a diferentes autores 4. La aplicación de la ética a los negociossobre estos temas. Para algunos habrían de estudiarsebásicamente las filosofías, que son importantes para la Presentadas de esta manera esquemática algunasética de los negocios, como disciplina. Así, Phatak et de las cuestiones más importantes desde nuestro pun-al.15 subraya consideraciones en el orden de la teleolo- to de vista en torno al concepto, hemos de entrar en logía con raíces en el utilitarismo, de la deontología, la que constituye el principal punto de reflexión de los tra-teoría de los derechos o la teoría de la justicia. Su aná- tadistas, a saber, cuál es el papel de la empresa en lalisis pormenorizado se alejaría de los objetivos de este sociedad. Como parece lógico, se encuentran diferen-trabajo. tes puntos de vista al respecto. Quizá los más extendi- Especialmente nos ha llamado la atención las que Á. Ri- dos y de mayor tradición ponen de relieve la idea devas y De la Torre Diaz16 han definido como las «ambigüe- compromiso de las empresas en algunos ámbitosdades» de la ética empresarial. Merece la pena indicarlas como son los clientes, los vecinos, las administracio-a efectos de que la reflexión sobre las mismas contribuya nes, el medio ambiente, etcétera. Del mismo habría de deducirse que las empresas deberían mejorar y ayudar a la comunidad en que se insertan. Como han destaca- 15 PHATAK et al.: op. cit., páginas 514 y ss. Otros estudiosos como do autores como Machan et al., siguiendo el origen deWerhane y Freeman indican que la ética de los negocios describe y esta idea, habría de pensarse en la asociación del na-evalúa la conducta y las prácticas individuales y corporativas queempresas y directivas deben o no deben comprometerse a seguir. En cimiento de las grandes empresas con el poder de losese sentido, también evalúa el papel de los gobiernos, de las normas soberanos de los siglos XVII y XVIII. Las empresas, enjurídicas en tanto que afectan a las empresas. Efectúan una interesantedescripción de las actuales líneas de investigación sobre la materia. definitiva, resultarían ser una creación o una concesión 16 ÁLVAREZ RIVAS, D. y de la TORRE DÍAZ, J.: op. cit., páginas 14 y ss. de dicho poder.74 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823
  • 7. ÉTICA EMPRESARIAL E INTERNACIONAL Otras líneas de pensamiento han destacado que las puro no es considerado como condenable moralmente,empresas están al servicio del consumidor y habrían de las actividades empresariales y los comportamientos deactuar siguiendo las consecuencias. Suponen que la so- sus principales ejecutivos son (hoy) considerados conciedad está regulada o guiada por el gobierno, en una lí- una cierta desconfianza por el público en general y másnea que no diferiría en lo fundamental de la anterior17. En aún por la comunidad intelectual»20.sentido diametralmente opuesto, un economista de re- El concepto de responsabilidad social asociaría lasnombre como M. Friedman señalaba en 1961 en un tra- preocupaciones sociales (a ellas hay que añadir másbajo bien conocido sobre responsabilidad social de las recientemente las medioambientales) de las empresasempresas que «cuando se crea una empresa, ésta reali- en sus propias operaciones. Para Álvarez Rivas y De laza una promesa a inversores y propietarios de obtener un Torre se trataría «de contribuir a lograr el desarrollo derendimiento sobre la inversión. Es ésta la única respon- una sociedad mejor teniendo en cuenta a los trabaja-sabilidad ética que tienen los gestores de la entidad»18. dores y a todos los interlocutores de la empresa. El cre- En una línea ecléctica, otros autores reconocen que, cimiento económico, la cohesión social y la protecciónaunque la responsabilidad primera de las empresas es medioambiental deben ir de la mano y las empresasla obtención de beneficios, dado que actúan en comuni- comienzan a ser conscientes de la importancia que tie-dades humanas, resultaría prudente para ellas asegurar nen sobre todo ello»21.el mantenimiento de la sociedad en que actúan. Con Han surgido así diferentes motivaciones para el aná-acierto, Griffin y Pustay han precisado la cuestión al se- lisis de esta responsabilidad. Cabe destacar así: a) queñalar que son los directivos o los gestores quienes desde un punto de vista utilitario, la responsabilidadadoptan decisiones y que los mismos en sus papeles de social aparece como un instrumento útil capaz de ayu-responsables de las empresas a la vez que como indivi- dar a las empresas a conseguir sus objetivos definidosduos pueden adoptar decisiones aceptables o no acep- en términos de beneficios, rendimiento de las inversio-tables para la sociedad en sentido lato19. nes o volumen de negocios; b) un enfoque positivo se- En definitiva, el centro de la discusión estaría en la ñalaría que las empresas pueden estar automotivadas«responsabilidad social de las empresas». Posiblemen- para conseguir un impacto positivo, sin tener en cuentate, los recientes escándalos financieros y de auditoría a las presiones sociales para llevar a cabo iniciativas enlos que anteriormente nos hemos referido hayan signifi- tal orden. Cuando este enfoque prevalece, los princi-cado una intensificación de los estudios sobre este pios de la responsabilidad social constituyen un com-tema. Se ha iniciado la presencia de un «mito de nego- ponente de la identidad empresarial, representandocios amorales» que ha hecho decir al citado N. Barry valores que son considerados por los miembros de laque «incluso en Norteamérica donde el capitalismo más entidad como centrales, duraderos y distintivos; c) se- gún un enfoque negativo, las empresas se verían obli- gadas a adoptar iniciativas de responsabilidad social 17 Esta posición es muy criticada por Machan et al., que señala que la para conformarse a las normas de los stakeholdersmisma fue rechazada por la revolución norteamericana que señala que que definen lo que sería un comportamiento adecuado.«los individuos no están sometidos a la autoridad del gobierno sino queéste se instituyó para servir a los ciudadanos y asegurar sus derechos».Op. cit., páginas 14 y ss. 18 GRIFFIN, R. W. y PUSTAY, M. W. (2004): International Business, 20páginas 118 y ss. También nos referimos como eclécticos a un conjunto ÁLVAREZ RIVAS, D. y DE LA TORRE DÍAZ, J.: Op. cit., página 141. 21de autores como MILLER Y AHRENS que desarrollan en la obra Véase como ejemplo, citado por PHATAK et al., el trabajo de I.Commerce and Morality, coordinado por T. R. MACHAY un capítulo MAIGNAN y D. A. RALSTON: «Corporate Social Responsibility insobre «The Social Responsability of Corporations». Europe and the US», Journal of Internacional Business Studies, 33, 19 BARRY, N.: Op. cit., páginas 2 y ss. número 3, 2002. ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823 ICE 75
  • 8. MIGUEL ÁNGEL DÍAZ MIERCuando prevalece este enfoque, la automotivación zando justamente con los stakeholders ha llegado a serestá reemplazada por iniciativas de responsabilidad uno de los principales objetivos de la empresa al día.social que son más reacción a lo que se espera de ta- En la tradicional vía de análisis socioeconómico deles stakeholders22. los estudios de opinión se han llevado a cabo encuen- De esta manera se hace presente el concepto de sta- tros entre empresarios norteamericanos sobre los ele-keholders cuya traducción aproximada y expresiva po- mentos de creación de la confianza25. Por otro lado,dría ser los afectados o los interesados. De hecho, en desde el punto de vista operativo, y también en cone-reflexiones de autores españoles se suele utilizar la ex- xión con los tres enfoques recogidos, cabe señalar quepresión inglesa. El concepto, como ha subrayado J. Mi- los estudios ponen de relieve:ralles23 «ha sufrido una interesante evolución en las a) Que las conductas empresariales responsablesobras de ética empresarial pues en su origen significó desde un punto de vista ético evitan conflictos y litigiosaquellas personas o grupos con los que la empresa está ante tribunales de distintos órdenes (penales, civiles,implicada». Y si ciertamente existe una responsabilidad etcétera).tradicional de las empresas respecto a sus accionistas b) Que a medida que las empresas obtienen una(recuérdese la similitud fonética del término stockholder mayor aceptación pública disminuyen los riesgos decon el de stakeholder) hoy se extiende a otros grupos de que surjan boicots u otras formas con que los mercadosmayor o menor influencia. No sólo cabrían en él los pueden sancionar determinados tipos de conducta.afectados por los resultados económicos (trabajadores, c) Un comportamiento ético ayudaría a conseguirclientes, proveedores), sino también los incapaces de una mayor libertad y a evitar excesos de regulación,hacer llegar sus reivindicaciones a la empresa. puesto que administraciones y/o ciudadanos molestos e En síntesis, habría de señalarse que según las consi- irritados suelen responder con exigencias de mayoresderaciones actuales la empresa no constituiría un siste- regulaciones y un incremento en el número de litigios.ma simple, cerrado o mecánico cuya existencia —en los d) El comportamiento ético de las empresas hacetérminos friedmanitas antes recogidos— se justifica en la más probable que las mismas atraigan con mayor facili-consecución de un beneficio para sus propietarios e in- dad las inversiones.versores. En la realidad sería un sistema ecológico de di- Si bien la responsabilidad social de la empresa consti-fíciles límites en los que se ven afectados y están presen- tuye el núcleo central de los estudios sobre ética empre-tes interesados de muy distinta composición. Así, se se- sarial existen otras cuestiones de interés en este orden.ñala que es la confianza el factor aglutinador que permite Destacaremos tres: la transparencia, los problemasla funcionalidad24 y que «construir la confianza» empe- asociados a las compras de empresas y las cuestiones relacionadas con la información privilegiada y el uso de la misma, aunque sin duda ha de señalarse que existen 22 temas asociados a una mayor ampliación de estas apre- MIRALLES, J. (2004): «La empresa como organización: empresa ysociedad», en Ética y actividad empresarial, obra coordinada por P. J. ciaciones iniciales sobre los stakeholders, especialmen-Beltrán de Heredia, páginas 51 y ss. te en los órdenes laborales, medioambientales, finan- 23 Entre las obras analizadas para este trabajo ha llamado de modoespecial el trabajo de un autor español. V. D. GARCÍA-MARZÁ: Ética cieros y no olvidemos el publicitario.empresarial: del diálogo a la confianza. 24 Así, en los resúmenes editados bajo el título de los SoundviewExecutive Book Summaries se recogen los siguientes resultados: a) se 25destaca, en primer lugar, el respeto por los clientes, los empleados, los Precisamente el tema de mejorar la transparencia de estasaccionistas y las comunidades, b) se señala la integridad en la instituciones, especialmente después de la conferencia de Seattleconducta, c) el compromiso con la excelencia y d) la estabilidad en los (1999), constituye preocupación de los directivos de las mismas. Vean,logros económicos. por ejemplo, el estudio.76 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823
  • 9. ÉTICA EMPRESARIAL E INTERNACIONAL Seleccionamos el primero de ellos porque, como he- El segundo se refiere a la formación que las empresasmos puesto de relieve en distintos puntos, precisamente buscan proporcionar a sus empleados en estas materias.los fallos atribuidos a las informaciones fidedignas que Respecto a las formas se encuentran experiencias di-debían proporcionar los sistemas de contabilidad y audi- versas de alcance y resultados no homogéneos. Pue-toría han supuesto una intensificación de las considera- den citarse los códigos de conducta, de especial relieve,ciones éticas. Sin duda, la cuestión de la transparencia el ombudsman, los comités de ética, las auditorías deno se limita al ámbito empresarial sino que se presenta ética empresarial, los departamentos de ética, el defen-en las organizaciones económicas multilaterales vincu- sor de la clientela así como diferentes tipos de certifica-ladas en su origen a los Estados Unidos. En este orden ciones sociales.han de destacarse los trabajos que se llevan a cabo en Los códigos éticos cumplirían una serie de funciones:el FMI, en la OCDE o en la OMC26. a) contribuir a producir confianza, como antes se ha La información privilegiada, esto es, la que pueden destacado; b) intentar resolver posibles conflictos sinobtener empleados clave de una empresa y que, me- necesidad de recurrir a largos y costosos procedimien-diante su empleo no autorizado, les permite obtener un tos jurisdiccionales; c) mantener y potenciar la credibili-beneficio, también constituye una cuestión de gran al- dad social de la empresa; d) convertirse en un factor im-cance que ha llegado a la esfera internacional, como la portante para la rentabilidad de la empresa. La cons-anterior. Así, en la regulación integrada en la OMC, el trucción de estos códigos ha ocupado la atención de losAcuerdo Sobre Derechos de Propiedad Intelectual rela- tratadistas de ética empresarial en diferentes órdenes.cionados con el comercio (ADPIC) dedica una sección Por un lado, desde el punto de vista de los principiosal establecimiento de sistemas de protección frente a la los códigos obedecerían a los siguientes: a) incrementodifusión de tales informaciones. de la credibilidad de las empresas; b) dotación a las mis- Sin llegar a esa dimensión de acuerdo internacional mas de responsabilidad social; c) modificar la cultura delde los conceptos anteriores, las cuestiones que, desde enfrentamiento por el dialogo y el acuerdo; d) creaciónel punto de vista ético, plantean las compras de empre- de las empresas éticas. Por otro, en la línea de utiliza-sas y entre empresas también han dado origen a una ción de encuestas cabe hacer una referencia a la reali-importante literatura. Quizá las decisiones relacionadas zada en Gran Bretaña a principios de esta década por elcon la deslocalización constituyen un campo a analizar International Business Institute27. La misma muestraen lo que se refiere a la introducción en las mismas de una tendencia creciente por parte de las entidades con-criterios éticos. sultadas a crear o revisar códigos de este tipo. La cifra Para terminar este resumen de estos temas que han de utilización (46 por 100 de los consultados) parece im-de conducirnos a la consideración de los relativos a los portante si bien no se especifican detalles sobre la di-negocios internacionales plantearemos cuestiones en mensión internacional de los encuestados.otros dos órdenes. Uno de ellos el concerniente a la im- En cuanto a la formación ética ha de señalarse la exis-plantación de las formas en que las empresas llevan a tencia de empresas, cuya cuantificación no resulta fácil,cabo la regulación de los aspectos morales, desde la que ofrecen a sus trabajadores la que les capacita paraperspectiva de la propia organización (autorregulación). abordar las cuestiones éticas que se plantean en el de- 26 27 En la línea de transparencia y en relación con las acciones Hemos recogido uno entre distintos ejemplos de códigos, fáciles deanticorrupción que se refieren a los negocios en general hay que encontrar en Internet, y reproducidos en el ya citado resumen de losdestacar los trabajos anuales de Transparencia Internacional. Soundview Executive Book Summaries. ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823 ICE 77
  • 10. MIGUEL ÁNGEL DÍAZ MIERsempeño de sus tareas. Encontramos en muchas de las requeridos para conseguir el cumplimiento de los objeti-obras citadas ejemplos al respecto, pero sin que poda- vos de la empresa de forma satisfactoria.mos generalizarlos. Se pretende, en pocas palabras, vi) Establecer una política de recompensas que per-buscar la formación de agentes, sobre todo directivos, mita conseguir la mayor adhesión a los propios valores.capaces de crear dentro de la organización una cultura Sin duda, algunas de las características de la éticade la ética, esto es, de un sistema de creencias, valores y empresarial que hemos destacado —el pragmatismo, lacomportamientos que actúen como elemento diferencia- dimensión individual y la organizativa—, pero tambiéndor de la propia empresa respecto de las competidoras. las ambigüedades, se manifiestan en éste y otros posi- En el orden de implantación de preocupaciones éti- bles ejemplos de forma destacada.cas, razonadas en términos de responsabilidad social, En resumen, la ética empresarial o ética de los nego-pero también fundamentadas en los perjuicios que cau- cios merece en nuestros días especial consideración porsaría a las empresas no hacerlo, se encuentran una se- un conjunto de razones que van desde las negativas (bo-rie de recomendaciones basadas en casos concretos28. rrar malas imágenes causadas por un amplio conjunto deReproducimos uno de ellos: actuaciones empresariales) hasta las más proactivas (re- i) Situar en primer término de las preocupaciones de ducción de costes, mantenimiento de rentabilidades, et-la empresa los valores y la cultura propia, capaces de cétera). En los abundantísimos trabajos existentes no re-crear un conjunto de principios que definan y diferencien sulta fácil encontrar experiencias generalizables y sí pora la misma, así como la comunicación de tales princi- el contrario encontramos discusiones de interés diversopios y de su importancia a los empleados. que correspondían al que hemos denominado tercer ni- ii) Hacer reales y operativos los anteriores valores. vel de las consideraciones éticas. Pensamos que las dis-Se trata de actuar de tal forma que las prácticas se co- cusiones sobre temas del segundo nivel, cuyos ejemplosrrespondan con los valores. En tal sentido, la alta direc- más significativos son el capitalismo, el mercado, la com-ción debe tener especial responsabilidad, actuando de petencia, etcétera, están lejos de haberse agotado. Pero,forma coherente. Si la dirección señala una cosa, pero en todo caso, los conceptos expuestos requerían una ex-actúa de forma distinta, los empleados tienden a adqui- posición mínima previa al epígrafe dedicado a aspectosrir un lógico escepticismo y no actuarán de manera posi- éticos de los negocios internacionales.tiva respecto a los valores preconizados por la entidad,aunque éstos pueden ser muy interesantes. 5. La ética en los negocios internacionales iii) Actuar en la selección de personal de forma queéste pueda compartir los criterios propios de la entidad. En buena medida se puede considerar a los negocios iv) Realizar inversiones en formación, de forma que internacionales como una rama específica de los nego-ésta proporcione a los empleados un aprendizaje, pero cios a los que hemos dedicado el anterior epígrafe. Detambién una mejora continua en la aplicación de con- hecho, muchas materias conexionadas a los internacio-ceptos éticos. nales se explican en primer término desde una perspec- v) Compartir la información con la mayor amplitud tiva doméstica29, aunque evidentemente hay tambiénposible proporcionando a los empleados aquellos datos 29 Ello se ve de una manera clara en los análisis relativos a marketing 28 Generalmente los estudios se refieren a empresas norteamericanas internacional, contabilidad nacional, etcétera. Ver por ejemplo el trabajopor un lado y a multinacionales por otro. Estas últimas nos parece publicado en esta misma revista «Marketing Internacional:deben ser estudiadas precisamente al hablar de negocios Consideraciones Generales y bibliografía», Información Comercialinternacionales. Española. Revista de Economía, número 774.78 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823
  • 11. ÉTICA EMPRESARIAL E INTERNACIONALaspectos específicos que requieren un tratamiento ade- recogiendo casos reales y permitiendo de esa formacuado. Ocurre algo similar en el dominio de la ética de construir una especie de inventario de las cuestiones delos negocios. Por ello señalamos seguidamente los prin- mayor interés para los interesados en estos temas.cipales elementos diferenciadores: b) Respecto a las cuestiones relativas a aspectos éti- a) La preocupación por los aspectos éticos de los cos de los negocios internacionales que presentan dife-negocios internacionales comenzó a manifestarse en rencias notables en relación con los nacionales han derelación con las conductas de las empresas multinacio- destacarse los que se derivan de la importancia atribuidanales. Sin embargo, sólo en las ediciones más recientes a la cultura del país extranjero objeto de análisis. Ello co-de textos específicamente dedicados a negocios inter- rresponde a algo que ya se había resaltado desde los co-nacionales se muestra de manera destacada este inte- mienzos de esta disciplina, al ponerse de relieve que evi-rés. Si tomamos como ejemplo los cuatro magníficos dentemente la cultura del país extranjero tiene significa-volúmenes de la obra editada en 2002 por A. Rugman30, dos y consecuencias distintas de las relacionadas con elprobablemente el compendio mejor logrado desde el país nacional. Lógicamente, las diferencias entre los mis-punto de vista académico sobre negocios internaciona- mos se centran también en las políticas, los aspectos le-les, no encontraremos en él capítulos específicos refe- gales, los sistemas, las técnicas de gestión empresarial,rentes a problemas y cuestiones éticas. por citar solamente los más destacados. Como parece ló- En los capítulos del texto citado se abordan, en efec- gico, también los amplísimos espectros de las cuestionesto, temas relacionados con la teoría de las empresas relacionadas con la globalización y los conceptos asocia-multinacionales encontrando al respecto una amplia va- dos de interdependencia e interrelación tienen impactosriedad de explicaciones. Además se efectúa el análisis distintos a los que se pueden estudiar desde el ámbitode las formas de entrada en mercados exteriores; el tra- nacional.tamiento de empresas conjuntas y, de forma destacada, c) Un tercer grupo de aspectos diferenciadores queel análisis de los contextos social y regional en que se pueden destacarse en los negocios internacionales estádesenvuelven tales empresas (análisis del entorno). Es constituido por la cooperación internacional. Si bien endecir, en los grandes epígrafes de la obra citada no se este campo existen códigos éticos establecidos por al-encuentran menciones explícitas de la ética, aunque sí gunas empresas multinacionales (no todas), encontra-podemos decir que implícitamente, al abordar el entorno mos acuerdos entre naciones de contenido y extensióncultural hay un tratamiento de estas cuestiones. geográfica amplia. Phatak et al. han realizado un buen Pero, como se ha dicho anteriormente, en las edicio- resumen de los principales31.nes más recientes de textos considerados clásicos de — Declaración Universal de los Derechos Humanoslos negocios internacionales encontramos no sólo capí- de las Naciones Unidas.tulos íntegramente dedicados al tratamiento de las — Convención Europea de Derechos Humanos decuestiones éticas de los negocios internacionales (por 1950.ejemplo, en los textos de Griffin y Pustay o el de Phatak, — Los acuerdos de Helsinki (recogidos en el acta fis-Bhagat y Kashlak, citados en la bibliografía) sino que en cal de la Conferencia de Seguridad y Cooperación deotras, en todos los capítulos del texto (el de Radebaugh, 1975).Daniels y Sullivan) se dedica un epígrafe a los «dilemas — Las líneas directrices de conducta para las empre-éticos» de los temas planteados en cada uno de ellos, sas multinacionales de la OCDE (1970). 30 31 RUGMAN, A. (2002): International Business, Routledge. PHATAK et al.: Op. cit., páginas 523 y ss. ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823 ICE 79
  • 12. MIGUEL ÁNGEL DÍAZ MIER — La «declaración» de principios de las empresas fundamental de la existencia de una empresa es la crea-multinacionales y la política social de la OIT (1977). ción de valor, generalmente en forma de beneficio para — El Código de Conducta de las Naciones Unidas so- sus propietarios; pero de forma adicional muchas perso-bre empresas multinacionales (1988). nas obtienen sus ingresos de dicha empresa; por ello, En lo que se refiere a cuestiones específicas relativas las cuestiones relativas a empleo, innovación, transfe-a empresas multinacionales los anteriores instrumentos rencia de tecnología y desarrollo económico y social serecogen disposiciones relativas a prácticas y políticas asocian inmediatamente a las actividades de dicha em-de empleo, a la protección de los consumidores, a la presa». En buen número de casos, las decisiones queprotección medioambiental, a los pagos que suponen las mismas adoptan pueden ser aceptables para la so-soborno o corrupción de funcionarios, al respeto de los ciedad receptora, pero en otros las decisiones quedanderechos humanos y de las libertades fundamentales. lejos de tales criterios razonables. O como ha señalado Sentadas estas primeras ideas, la descripción —ne- Kline en su guía manual de ética internacional34 un am-cesariamente limitada— de los aspectos éticos de los plísimo conjunto de cuestiones constituyen el campo denegocios internacionales ha de enumerar diferentes te- las mismas: «los derechos humanos, las implicacionesmas: a) las principales cuestiones diferenciales que se en la política de las empresas, los procesos de produc-plantean en este orden; b) los elementos de gestión in- ción, los métodos de marketing y de modo especial laternacional de las empresas y el alcance de sus respon- cultura y el entorno físico y natural».sabilidades en paralelismo con la responsabilidad social En los últimos tiempos, parece que se ha registradoesbozado en el epígrafe anterior; c) las normas morales una tendencia hacia un tipo de comportamientos consi-básicas y los medios empleados para conseguir la intro- derados no aceptables. En la medida en que el mundoducción y aplicación de criterios éticos. se ha ido haciendo más internacional, como reflejan los a) Son las cuestiones relacionadas con las empre- textos relativos a globalización, también han ido cre-sas multinacionales, como se ha dicho anteriormente, ciendo las responsabilidades éticas y sociales de las en-las que constituyen el núcleo de las preocupaciones de tidades en su aumento de internacionalización. Perolos tratadistas y no sólo de éstos. Analizadas desde la este hecho trae consigo una serie de temas como losabrumadora proliferación de conductas y experiencias que siguen ha continuación.distintas o consideradas desde la formulación de formas Cabe reflexionar sobre conductas poco éticas, estoposibles de comportamiento enunciadas de manera es, las que no se ajustan a las normas sociales acepta-más o menos abstracta (la formalización de modelos) y das en el país o países en que se instalan las empresasplanteadas, bien desde la óptica de los países en que multinacionales. De forma específica y clara este temaradican las materias, bien desde aquéllos en que se ins- puede referirse al cumplimiento de las normas legalestalan, los temas relativos a entidades multinacionales vigentes en dichos países. Los problemas surgen con ladistan de ser considerados con indiferencia32. aplicación concreta de los mismos. Su interpretación Pocos autores lo han expresado con la claridad que puede dar origen a ambigüedades, como las que plan-se encuentra en el texto de Griffin y Pustay33. «La razón tea Daniels et al. (2004) al definir como claves de los 32 Se ha llegado a decir que si se pusieran al lado unas de otras las exponencial en los últimos años, permitiendo distinguir diversasobras dedicadas a multinacionales darían con facilidad la vuelta a la escuelas. Los nombres de Buckley, Casson, Dunning, Andreff y entretierra ¡por el Ecuador! nosotros Durán y Úbeda surgen a poco que se entre en esta línea de 33 GRIFFIN y PUSTAY: Op. cit., páginas 118 y ss. Claro es que la estudio.literatura sobre empresas multinacionales ha crecido de forma cuasi 34 KLINE, J. M. (2005): Ethics for International Business, Routledge.80 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823
  • 13. ÉTICA EMPRESARIAL E INTERNACIONALproblemas éticos los que plantean las situaciones con- tanto de expatriados como de locales, con incidencia encretas al intentar solucionarlas con la aplicación sola- la selección de personal, en las remuneraciones o enmente de criterios del país origen de la multinacional. las condiciones de trabajo tendrían aquí cabida. b) En este orden, hay un reconocimiento general de Son las cuestiones relativas a las formas de tratar a losque las culturas nacionales afectan a la ética. Así, com- agentes económicos no empleados de la empresa delportamientos iguales o semejantes pueden ser conside- país que recibe a la multinacional las que plantean mayorrados éticos en unos países y no serlo en otros35. Preci- número de discusiones y problemas éticos. Cuestionessamente en esta línea pueden encontrarse algunos tan frecuentes en la vida ordinaria como son las compras,ejemplos de la cooperación internacional a la que ante- los embargos, la publicidad, los negocios en órdenes di-riormente nos hemos referido, aunque probablemente versos que afectan a clientes, a competidores o a sindi-se presenten muchas dudas acerca de su eficacia. Sin catos pueden plantear problemas relacionados con lasduda, la búsqueda de criterios comunes entre países de diferencias de comportamiento. Pensemos como ejem-muy distintas concepciones culturales no es tarea fácil, plos en los grados y calidad de la aceptación de regalos,pero también encontramos algunos ejemplos en la con- en el tratamiento de propinas, etcétera.sideración conjunta de conceptos que se integran en los Probablemente, dentro de esta enumeración de cues-textos internacionales. En esa línea también se ha insis- tiones relativas al comportamiento de multinacionalestido en que los códigos de conducta de las multinaciona- quepa indicar que los que se refieren a los aspectos le-les deberían incluir medidas anticorrupción. gales de las normas de este tipo existentes en los paí- Asociados a los aspectos culturales, pero también a ses de acogida ocupan un lugar muy especial. ¿Podríanlos políticos, como consecuencia del impacto del funcio- las empresas efectuar acciones que no sean caracteri-namiento de las entidades multinacionales en los países zadas como ilegales por las normas existentes? Los tra-que las reciben se encuentran aspectos relativos al ejer- tadistas han recogido una serie de argumentos a favor ycicio y a las concepciones de la soberanía de los Esta- en contra. Se han señalado la lentitud legislativa, la faltados, sobre los que la época actual presenta notables di- de eficiencia, la diferencia de interpretaciones en lasferencias respecto al orden creado tras el Tratado de normas o la corrupción posible en la administración deWestfalia que configuró el mundo occidental que cono- justicia aspectos a considerar. Sin entrar en el complejocemos. mundo de las legislaciones específicas, desde las fisca- En la línea de estudio de las cuestiones éticas de los les a las relativas a Administraciones Públicas, cabenegocios internacionales, adquieren consideración las afirmar que los temas que se plantean en los negociosformas de comportamiento de empresas y del personal internacionales son numerosos.de las mismas. Griffin y Pustay han orientado esta cues- c) Entrando en una última cuestión: la existenciatión en tres vías: cómo las empresas tratan a sus em- de normas morales de aplicación a cualquier negociopleados (especialmente los locales); cómo éstos tratan que opere no importa dónde, se ha planteado la cues-a las empresas y, por último, cómo una y otros tratan a tión o no de su existencia. En un sentido, como seña-diferentes asuntos económicos en el país de destino36. lan Phatak et al.37. «algunas multinacionales recla-Cuestiones relativas a la gestión de recursos humanos, man que puesto que sus afiliados extranjeros son ciu- dadanos de cada uno de los países en que operan, el 35 Véanse los textos de DANIELS et al. (2004), KLINE (2005),PHATAK et al. (2005), anteriormente citados, para encontrar ejemplosimportantes de cuanto se ha dicho. 36 37 GRIFFIN y PUSTAY: Op. cit., página 120. PHATAK et al.: Op. cit., páginas 519 y ss. ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823 ICE 81
  • 14. MIGUEL ÁNGEL DÍAZ MIERmodelo de conducta que refleja una “buena ciudada- Con ésta se expresa la idea de que los intercambios in-nía” puede variar de un país a otro». ternacionales requieran considerar al lado de los aspec- A este respecto los tratadistas de ética de los nego- tos más tradicionales de producción y comercializacióncios internacionales38 han señalado que existe una dife- todo un conjunto de aspectos sociales así como de otrosrencia importante entre las costumbres y las leyes de que se suelen considerar como datos en las explicacio-una parte y la ética por otra. Las primeras pueden cam- nes teóricas del comercio (dotación de factores, habilida-biar de país a país y cualquier empresa que desee tener des, localizaciones, normas de competencia, etcétera.)éxito debe considerar tales diferencias y respetarlas en En lo relativo a inversiones exteriores se discuten es-su conjunto. Pero la moral básica no varía, incluso aun- pecialmente en el orden ético los aspectos relacionadosque algunas prácticas pueden ser consideradas éticas con las consecuencias sobre el empleo local. Desde laen un país y no en otro. veterana teoría de las economías duales se ha hecho En esa línea de búsqueda de normas morales bási- hincapié en la creación de auténticos guettos originadoscas se encuentran diferentes contribuciones. Cabe des- por la aplicación práctica de las inversiones al crear si-tacar como ejemplo la de T. Donaldson que indica los si- tuaciones privilegiadas para un número muy reducidoguientes 10 derechos: a) a la libertad de circulación físi- de habitantes del país de acogida. Pero también las di-ca; b) a la propiedad; c) a no sufrir tortura; d) a juicios ferenciaciones salariales, la búsqueda de localizaciónjustos; e) a tratamiento no discriminatorio; f) a la seguri- más beneficiosa o las auténticas «guerras» por crear in-dad física; g) a la libertad de asociación y de palabra; h) centivos constituyen también cuestiones que planteana una educación mínima; i) a la participación política; j) a consideraciones en el dominio ético que describimos.la subsistencia. En esta misma línea se encuentran En los ámbitos financiero y monetario se presentanotros trabajos que siguen planteando la cuestión de su cuestiones relacionadas con fenómenos que llamanaplicabilidad. mucho la atención como son los mercados negros, los En este apartado podemos encontrar también otros te- sobornos o los paraísos fiscales. Lógicamente, los mis-mas que se pueden incluir, con la arbitrariedad que suele mos son objeto de reflexiones por parte de los tratadis-atribuirse a cualquier clasificación, en este grupo de tas de negocios internacionales, aunque no solamentecuestiones. Algunos temas surgen en relación con consi- por éstos. En el ámbito de los códigos internacionalesderaciones comerciales; otros con las inversiones inter- se plantean esfuerzos por conseguirlos40 en materiasnacionales y finalmente otros con temas monetarios. En de transparencia o de hechos contra la corrupción.su conjunto plantean cuestiones de indudable interés so- Finalmente, otros conceptos como los derechos debre las que, como en otros epígrafes de este trabajo, nos propiedad intelectual, los precios de transferencia o lashemos de limitar a una primera aproximación. distintas formas de efectuar el control de las operacio- En el orden comercial se puede hacer una referencia a nes exteriores también han dado lugar a diferentes pro-un concepto muy controvertido como es el comercio jus- blemas de aplicación a escala internacional. El grado deto39, expresión no demasiado afortunada en mi opinión. 40 Ver los esfuerzos en este orden de la OCDE. Algunos países poseen códigos de este tipo si bien se encuentran bien de empleo 38 Véase, por ejemplo, R. T. de George, citado en Phatak et al. generalizado, presentando además serias dudas respecto a su grado de 39 Un magnífico tratamiento del tema se encuentra en la obra del cumplimiento. Por ejemplo, en 1977 se aprobó en Estados Unidos laprofesor HINOJOSA MARTÍNEZ: «Comercio Justo y Derechos Sociales» Foreign Corrupt Practices Act, que prohíbe a empresas de esa(Tecnos, 2002). Recientemente algunas importantes ONGs han nacionalidad y a su empleados y agentes pagar sobornos a funcionariosempezado a utilizar la expresión «comercio con justicia» que me parece de gobiernos extranjeros de forma que puedan influir sobre lasmucho más correcta. decisiones precisas para la obtención de negocios.82 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823
  • 15. ÉTICA EMPRESARIAL E INTERNACIONALcumplimiento de los derechos humanos y especialmen- otra forma, se ha tendido a la eliminación de una forma-te de los sociales y económicos, la vinculación de la ción ética mínima. La sociedad permite y en alguna ma-concesión de ayuda por parte de países desarrollados, nera alienta una cierta aceptación de las trampas sinlas materias relacionadas con las cuestiones medioam- que la misma rechace con firmeza lo que está mal he-bientales y otros temas vinculados a temas laborales (el cho y que deberían ser las actitudes personales las quetrabajo infantil o las condiciones de trabajo) constituyen habrían de mover a las modificaciones de conductas,cuestiones que también se dan cita en las consideracio- sin pensar en las posibles recompensas o castigos. Sinnes éticas de los negocios internacionales. Como he- duda, estas cuestiones requerirían unas reflexionesmos tenido ocasión de resaltar, este trabajo se ha limita- muy amplias por parte de la sociedad en su conjunto.do a una mínima descripción de estos temas. Los escándalos financieros y de auditoría han tenido un efecto acerca de la necesidad de que las informacio-6. Concluciones nes contables de las empresas hayan de reforzar aún más su transparencia y su credibilidad. Expresado ello Al iniciar este trabajo se ponía de manifiesto que dedi- en términos muy queridos a los norteamericanos quecaríamos especial consideración a la exposición de los deben cumplir con toda honestidad sus objetivos. Y elloinstrumentos de tipo contable que se asocian a la ética porque la contabilidad de las entidades constituye unen el sentido de que quieren proporcionar una informa- punto crucial de referencia de las informaciones queción fidedigna de la situación empresarial. Como tam- han de manejar ese amplio conjunto de implicados e in-bién se ha destacado, precisamente los escándalos re- teresados a quienes se ha incluido en el ámbito de losgistrados en diversas empresas del mundo occidental stakeholders.en este orden han supuesto una intensificación de las Las implicaciones de todo tipo —pero especialmentepreocupaciones éticas en la vida de los negocios y lógi- en los órdenes financieros y penales— de una contabili-camente en la de los internacionales. No resulta ocioso dad deshonesta tiene graves consecuencias no sólorecordar que uno de los pilares básicos de la economía para las empresas implicadas sino también para losde mercado en la que vivimos es la confianza, que he- mercados en que actúan, especialmente los financierosmos destacado en especial al tratar de los stakeholders. y sobre el conjunto de la sociedad de mercado, lo queSin ella no hay acuerdo o institución que pueda sobrevi- ha podido observarse en los escándalos a que nos he-vir al agotarse la credibilidad. mos referido y que han provocado, especialmente en Con ocasión de los conocidos casos de Enron, World- los Estados Unidos pero no solamente en éstos, una se-com y Vivendi, entre otros, se ha discutido mucho acer- rie de reacciones. Podría afirmarse que, pese a presu-ca de los fallos en materias relacionadas con la honesti- mir el mercado norteamericano de ser el que se susten-dad profesional y ética de directivos y responsables fi- taba con más fuerza en las normas jurídico-contables ynancieros de las entidades en general. Una primera los sistemas de control de las empresas que lo integran,versión ha asociado fallos con procesos formativos. Así, todo ello ha sido puesto en tela de juicio.se ha señalado que, en el mundo actual, antes del acce- En esta línea, el hundimiento de las empresas ha pro-so a los estudios universitarios y/o profesionales se ha vocado reacciones que merecen conocerse. Dos políti-tendido desde un tiempo atrás a considerar de un modo cos —M. Oxley y P. Sarbanes— promovieron la crea-benevolente el engaño y las trampas sin que el sistema ción de normas que controlaran el sistema financiero,proporcione a los interesados un conjunto de pautas, garantizando el buen gobierno de las empresas al au-principios y valores que les permitan ver las consecuen- mentar la transparencia de la gestión y los controles in-cias de acciones más allá del corto plazo, o, dicho de ternos de las mismas. Durante la primera administración ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823 ICE 83
  • 16. MIGUEL ÁNGEL DÍAZ MIERde Bush se tramitó y publicó la ley que lleva el nombre querirá de las firmas de contabilidad registradas prepa-de sus promotores, la cual buscaba recuperar la con- rar y mantener los papeles de trabajo y cualquier otrafianza de los mercados financieros. documentación necesaria relacionada con el informe de La norma afecta a todas las sociedades que operan auditoría por un período no inferior a siete años».en los mercados de capitales norteamericanos y que se Además, requerirá la revisión y la aprobación del in-encuentran bajo la supervisión de la SEC (Securities forme de auditoría por un segundo socio y la adopciónand Exchange Commission). En este orden operativo de las normas de control de calidad. Por otra parte, laafecta a las entidades que cotizan en los citados merca- Junta indicada deberá adaptar las normas de auditoríados o que utilizan algunos de los servicios proporciona- para implantar la revisión del control interno que requie-dos por los mismos (captación de capitales, emisiones re la norma legal en el sentido de evaluar la estructurade deuda, etcétera). Las sociedades norteamericanas de control interno que estuviese implantada. Los proce-se vieron obligadas a cumplir lo dispuesto en la ley des- dimientos habrán de incluir la existencia de registrosde julio de 2004 mientras que el resto de sociedades que reflejen razonablemente las transacciones del emi-que cotizan en bolsas norteamericanas lo han de hacer sor proporcionando una apreciable seguridad de que lasdesde julio de 2005. mismas queden registradas de una manera que permita La ley ha planteado notables cambios en la gestión la preparación de estados financieros conforme a lasempresarial y conllevado modificaciones en la bolsa, normas de auditoría del organismo técnico norteameri-afectando a la economía del país en sentido amplio. cano de emisión de normas contables (el FASB) y a laEntre otras cosas, entre los requisitos establecidos por vez apreciar cualquier deficiencia material de control in-la norma, al lado de la obligación de los presidentes de terno.las compañías de certificar la exactitud de las declara- En otros aspectos de obligatoriedad de registro, pro-ciones financieras, figura la de directivos, ejecutivos y cedimientos de investigación, tratamiento de las empre-accionistas con participación del 10 por 100 o más del sas extranjeras de contabilidad, conflictos de intereses,capital de informar de las transacciones que la norma in- obligación de que rote el socio de auditoría, penalizacio-dica al segundo día de haberlas efectuado. Se ha seña- nes a directivos y ejecutivos, divulgación de informeslado en sentido crítico que la presentación de los infor- periódicos, prohibiciones de préstamos personales ames anuales de las estructuras de control interno está ejecutivos de la propia entidad, modificaciones en lo queexigiendo unos desembolsos importantes, pero desde se refiere a normas sobre fraude corporativo, etcétera,las perspectivas en que hemos desarrollado la ética de se plasma la preocupación por el respeto de las normaslos negocios sin duda constituye un buen ejemplo de contables. Sin entrar en detalles, parece claro que ha deaplicación de criterios en este orden, si bien no sólo en destacarse este interés por la introducción de criteriosel mismo. contables y éticos a la vez. Muy brevemente cabe destacar algunos aspectos no- Pero, puesto que la experiencia muestra que, a pesartables de la ley. Así, la sección 3 se inicia señalando que de la existencia de criterios legales, se han registradouna violación a las reglas emitida por la Public Company acciones inmorales por parte de algunos directivos yAccounting Oversight Board se tratará como una viola- responsables de las compañías, cabe pensar que lasción a la ley con el resultado de que tendrá las mismas nuevas formas descritas pueden no ser eficientes parapenalizaciones que puedan disponerse respecto a las evitar este tipo de acciones. Por ello, al destacarse losviolaciones de la ley. En su desarrollo (sección 103) se aspectos éticos hemos de pensar en la necesidad de in-refiere a normas de auditoría, control de calidad e inde- corporar a la cultura empresarial aquellos valores y nor-pendencia de las entidades. Así, el órgano indicado «re- mas comúnmente aceptados en el mundo y a los que se84 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823
  • 17. ÉTICA EMPRESARIAL E INTERNACIONALha hecho referencia en el epígrafe anterior. Ahora bien, conductas de las empresas que actúan en mercados in-dichos valores no habrían de quedar en meras declara- ternacionales. ¿Podrán las normas anticorrupción o lasciones de intención, sino que deberían ser compartidos relativas a inversiones extranjeras, etcétera, ser operati-por la generalidad de los empleados de la entidad. vas? ¿Constituye la elaboración de códigos contables En este sentido, el caso Enron ha puesto de manifies- como los que se han recogido en este último epígrafeto que la falta de honestidad puede afectar a todos los una vacuna ante posibles situaciones que se sitúan enniveles de una entidad, incluyendo a la auditoría (en lo delictivo? Pensamos que, como mínimo, la introduc-este caso, una de las cinco grandes, Arthur Andersen) ción de consideraciones éticas en las conductas empre-que ocultó de modo flagrante las prácticas fraudulentas sariales es una necesidad.de aquélla cuando su misión era destapar las mismas. Y Claro está que no son sólo los instrumentos contableses que desde el comienzo de las funciones de la audito- y de auditoría a los que nos hemos referido como ejem-ría se planteó la necesidad de la independencia del au- plos los únicos que deben buscar la transparencia o laditor, dado que éste ha de confirmar que la contabilidad buena conducta. Toda una panoplia de instrumentos dede la entidad que examina se ha realizado de forma co- conocimiento de las acciones de empresas y agentesrrecta, de acuerdo con los principios generalmente ad- de las mismas ha de llenarse también con consideracio-mitidos. La labor del auditor en la preservación de los nes éticas. Pero en cualquier caso no cabe duda de quederechos de los stakeholders, especialmente de los in- el seguimiento de estas cuestiones desde los diferentesversores, es muy significativa. Ahora bien, dado que la planos en que cabe situarlas puede considerarse hoyempresa es, en definitiva, quien paga el trabajo puede como imprescindible en el estudio de las cuestiones re-plantearse algún tipo de conflicto ético que puede ilus- lativas a las empresas41.trar las materias a que nos hemos referido. Cabe señalar también que, en Europa, las implicacio- Referencias bibliográficasnes y la búsqueda de soluciones a los problemas finan-cieros y contables, con sus implicaciones éticas, como [1] ÁLVAREZ RIVAS, D. y DE LA TORRE DIAZ, J. (2002): Empresas des-almadas? Una Visión Ética del Mundo Empre-el bien sonado caso de Parmalat, han sido quizá más sarial, Dykinson.lentas. La Comisión europea ha propuesto un plan para [2] BARRY, N. (1998): Business Ethics, McMillan Business.mejorar la calidad de las auditorías, así como en las do- [3] BEAUCHAMP, T. L. (2005): «The Nature of Appliedcumentaciones exigidas a las sociedades. El informe Ethics», en A Companion to Applied Ethics. [4] BELTRÁN DE HEREDIA, P. J. (Ed, 2004): Ética y Activi-Winter busca establecer un código europeo de gobierno dad Empresarial, Minerva ediciones.corporativo que estipula cómo ha de ser la informaciónfinanciera que debe estar disponible. Se busca en él ha-cer compatibles el buen gobierno de las empresas euro- 41peas con las normas nacionales de los países miem- Se recogen en la bibliografía los textos citados con más frecuencia en las páginas anteriores, advirtiendo que en la mayor parte de lasbros. mismas se contienen abundantes referencias a otros textos, sobre Conocemos entre las respuestas de éstos el informe cuestiones relacionadas con aspectos diversos de la ética, la moral, el derecho, la vida empresarial, etcétera, que merecen ser conocidos.Comme en Alemania, el de Higos y Smivle en Gran Bre- Además, se han empleado resúmenes de trabajos recogidos en el textotaña y los conocidos códigos Olivencia y Aldama en «Ethics in Business», realizado por los escritores de los Soundview Executive Book Summaries. Deben consultarse diferentes códigos deEspaña. Su estudio en profundidad es, sin duda, apro- conducta como los de la OCDE (para conducta de empresaspiado para el objetivo general de este trabajo que, al re- multinacionales o el relativo a sobornos). Por último, ha de señalarse la existencia de revistas especializadas como Journal of Business Ethics,ferirse a negocios internacionales, reconoce la existen- Business and Professional Ethics Journal, Business Ethics Quarterly y elcia de problemas éticos generales y específicos en las International Business Ethics Review. ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823 ICE 85
  • 18. MIGUEL ÁNGEL DÍAZ MIER [5] BESTON, G. y HARTGRAVOS, A. (2002): «Enron: [21] HINOJOSA MARTÍNEZ, L. M. (2002): Comercio JustoWhat Happened and What We Can Learn From It», Journal of y Derechos Sociales, Tecnos.Accountancy and Public Policy, 21, agosto, páginas 105-127. [22] KLINE, J. M. (2005): Ethics for International Business, [6] BOATRIGHT, J. (1999): Ethics and Finance, Blackwell. Routledge. [7] BRENKERT, G. (2000): Marketing Ethics, Blackwell. [23] LARGAY, J. D. (2002): «Lessons from Enron», [8] COLLINS, J. C. y PORRAS, J. I. (1994): Built to Last, Accounting Horizon, 16, junio, páginas 153-156.Harper Business. [24] LÓPEZ ARANGUREN (1958): Ética, Revista de Occi- [9] DANIELS, J. D.; RADEBAUGH, L. H. y SULLIVAN, D. P. dente.(2004): Negocios Internacionales, Pearson Ed. Traducción de [25] LOZANO, J. (1999): Ética y Empresa, Ed. Trotta.la 10.ª edición en inglés. [26] MACHAN, T. R. y CHESHER, J. E. (2002): A Primer on [10] DARWALL, S. L. (2005): «Theories of Ethics» en A Business Ethics, Rowman and Littlefield.Companion to Applied Ethics. [27] MATTESICH, R. (2003): Lections on Enron and Arthur Andersen; Faculty of Commerce and Business Administration, [11] DONALDSON, T. (1989): The Ethics of International University of British Columbia, Vancouver, Canadá.Business, Oxford University Press. [28] PAINE, L. (1997): Cases in Leadership, Ethics and [12] FERRATER MORA, J. (1965): Diccionario de Filosofía, Organizational Integrity, Irwin.5.ª ed. [29] PHATAK, A.; BHAGAT, R. y KASHLAK, R. (2005): [13] FERREL, O. C. y FRAEDRICH, J. (1994): Business International Management, McGraw-Hill.Ethics: Ethical Decision Making and Cases, Houghton Mifflin, [30] RAWLS, J. (1999): A Theory of Justice, Harvard Uni-Boston. versity Press. [14] FREEMAN, E. y WERHANE, P. (1995): «Corporate [31] RUGMAN, P. M. (2002): International Business: Criti-Responsibility», en A Companion to Applied Ethics. cal Perspectives, Routledge. [15] FREY, R. G. y HEATH WELLMAN, C. (2005): A Com- [32] SALMON, A. (2002): Éthique et ordre économique:panion to Applied Ethics, Blackwell Publishy. une entreprise de reduction, CNRS ed. [16] FRIEDMAN, M. (1970): The Social Responsibility of [33] SEN, A. (1987): On Ethics and Economics, Blackwell.Business, NYT Magazine. [34] SINGER, P. (1993): Practical Ethics, Cambridge Uni- [17] GARCÍA-MARZA, D. (2004): Ética Empresarial: del versity Press.diálogo a la confianza, Ed. Trotta. [35] SMITH, A. (1759): Teoría de los sentimientos morales, [18] GEORGE, R. T. (1993): Competing with Integrity in edición española de C. Rodríguez Braun, 1997, Alianza.International Business, Oxford University Press. [36] UTZ, A. F. (1998): Ética Económica, Unión Editorial. [19] GÓMEZ SÁNCHEZ, C. (2003): Doce textos fundamen- Versión española a cargo del profesor S. García Echeverría.tales de la Ética del Siglo XX, Alianza Editorial. [37] WERHANE, P. y FREEMAN, E. (2005): «Business [20] GRIFFIN, R. W. y PUSTAY, M. W. (2004): International Ethics», en A Companion to Applied Ethics. Son también edi-Business: A Managerial Perspective, Prentice Hall, 4.ª ed. tores de una Encyclopedia of Business Ethics (1992).86 ICE ÉTICA Y ECONOMÍA Junio 2005. N.º 823

×