Your SlideShare is downloading. ×
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Libewralismo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Libewralismo

1,212

Published on

En este documento existe informaci{on sobre las características del sistema neolibeal del siglo xx

En este documento existe informaci{on sobre las características del sistema neolibeal del siglo xx

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,212
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Liberalismo clásicoDe Wikipedia, la enciclopedia libreSaltar a navegación, búsquedaEl Liberalismo clásico o primer liberalismo es un concepto usado para englobar las ideaspolíticas formuladas durante los siglos XVII y XVIII, contrarias al poder absoluto delEstado y su intervención en asuntos civiles, la autoridad excluyente de las iglesias, ycualquier privilegio político y social, con el objetivo de que el individuo pueda desarrollarsus capacidades individuales y su libertad en el ámbito político y religioso. Su basefundamental se encuentra en la doctrina de la ley natural, cuyo más representativoexponente es John Locke.También recibe este nombre, aunque su ámbito es distinto, el liberalismo económico, teoríaeconómica iniciada por Adam Smith (La riqueza de las naciones, 1776), especialmente poroposición a la escuela neoclásica de economía o marginalismo, de finales del siglo XIX.Contenido[ocultar] 1 Características del pensamiento 2 Inicios 3 Representantes del liberalismo o 3.1 Precedentes o 3.2 Siglo XVII. Inglaterra o 3.3 Siglo XVIII. Francia o 3.4 Siglo XVIII. Inglaterra o 3.5 Siglo XVIII. Estados Unidos o 3.6 Siglo XIX o 3.7 Economistas[editar] Características del pensamientoDotado de un alto grado de laicidad, ya que tanto los pensadores cristianos como aquellosque a partir del siglo XVIII adoptaron el ateísmo como postura frente a la religión, estaban
  • 2. vinculados a la Reforma Protestante de inicios del siglo XVI y a la reforma de la IglesiaCatólica, con el consecuente alejamiento de la idea de Dios de los asuntos públicos. Lareligión pasa a ser un asunto privado, alejada de la moral y de la política, con la finalidad defavorecer la convivencia.Sus bases racionales son el realismo y el empirismo, con mucha mayor atención, por lotanto, a los cambios observados en los hechos, por lo que se distingue del idealismo y deldeductivismo propios del racionalismo continental europeo, más tendente a formularverdades absolutas. Se trata de un racionalismo analítico, más que justificativo.Su visión del hombre es realista, suponiéndole una motivación fundamentalmente egoístaen aras de la satisfacción del propio interés.Dicho Laicismo, Empirismo y Utilitarismo, propios del liberalismo clásico favorecen laconvención más que la convicción, mediante un programa político basado en el consenso,por lo que considera la ley y la institución creaciones artificiales, evaluándolas por susresultados y omitiendo su concordancia con cualquier principio trascendente.[editar] IniciosNace en Inglaterra a mediados del siglo XVII, entre la guerra civil y la revolución de 1688,con la elaboración de argumentos contrarios a la monarquía absoluta y el poder eclesial ysu pretensión de monopolio sobre la verdad religiosa.Los primeros en manifestar estas posturas son los niveladores, pequeños propietariosdisidentes del ejército de Oliver Cromwell, constituido en partido político en 1646. Susideas centrales hacían referencia a la comunidad política como un conjunto de personaslibres que comparten los mismos derechos fundamentales, por lo que el gobierno tenía quebasarse en el consentimiento de los gobernados. Como los gobernados son personasracionales, dicho ejercicio de gobierno no podía ser ni paternalista ni intervencionista, suspoderes, por lo tanto tenían que ser limitados, con una clara vocación de protección de losderechos individuales como la libertad de expresión, de religión, de asociación y depropiedad.El factor religioso también jugó un importante papel en la formulación del liberalismo. Enlínea con lo anterior, se reclamaba tolerancia y libertad religiosa por parte de los sectoresinconformistas fuera de la Iglesia de Inglaterra. Hasta ese momento, reinaba uncompromiso doctrinal entre el calvinismo y el anglicanismo que permitió la nacionalizaciónpolítica, compromiso que proporcionó en la práctica una dinámica de tolerancia religiosa.Pero en el siglo XVII surgieron importantes discrepancias en el seno de la Iglesia deInglaterra referentes a su tradicionalismo y autoritarismo, desembocando en el puritanismo,cuyas reclamaciones radicaban en la independencia eclesiástica y en una organizaciónpresbiteriana o asamblearia.[editar] Representantes del liberalismo
  • 3. [editar] Precedentes Juan de Mariana (miembro de la neoescolástica escuela de Salamanca, difícilmente puede considerársele cercano al liberalismo, aunque sí un precedente, por su teoría del tiranicidio, divulgada por toda Europa). Hugo Grocio[editar] Siglo XVII. Inglaterra John Locke[editar] Siglo XVIII. Francia Barón de Montesquieu[editar] Siglo XVIII. Inglaterra Edmund Burke Jeremy Bentham Thomas Paine[editar] Siglo XVIII. Estados Unidos Thomas Jefferson Benjamin Franklin[editar] Siglo XIX Alexis de Tocqueville Benjamín Constant John Stuart Mill[editar] Economistas Richard Cantillon François Quesnay Jacques Turgot Adam Smith David Ricardo Thomas Malthus Claude Frédéric BastiatObtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Liberalismo_cl%C3%A1sico"Categoría: Formas de liberalismo
  • 4. Categoría oculta: Wikipedia:Artículos buenos en w:zhHerramientas personales Nuevas característicasLiberalismoDe Wikipedia, la enciclopedia libreSaltar a navegación, búsquedaPara otros usos de este término, véase Liberalismo (desambiguación).Figuras alegóricas del Monumento a la Constitución de 1812 en Cádiz.El liberalismo es un sistema filosófico, económico y político, que promueve las libertadesciviles; se opone a cualquier forma de despotismo, suscitando a los principios republicanos,siendo la corriente en la que se fundamentan la democracia representativa y la división depoderes.Aboga principalmente por: El desarrollo de las libertades individuales y, a partir de ésta, el progreso de la sociedad. El establecimiento de un Estado de Derecho, donde todas las personas sean iguales ante la ley, sin privilegios ni distinciones, en acatamiento con un mismo marco mínimo de leyes.Contenido
  • 5. [ocultar] 1 Características 2 Liberalismo social 3 Liberalismo benthamiano o 3.1 Corrientes de estas concepciones 4 Pensadores liberales o 4.1 Economía o 4.2 Política o 4.3 Divulgación 5 Véase también 6 Bibliografía o 6.1 Historia de las ideas liberales o 6.2 Principales obras 7 Enlaces externos[editar] CaracterísticasSus características principales son: El individualismo, que considera al individuo primordial, como persona única y en ejercicio de su plena libertad, por encima de todo aspecto colectivo. La libertad como un derecho inviolable que se refiere a diversos aspectos: libertad de pensamiento, de expresión, de asociación, de prensa, etc., cuyo único límite consiste en la libertad de los demás, y que debe constituir una garantía frente a la intromisión del gobierno en la vida de los individuos. El principio de igualdad entre las personas, entendida en lo que se refiere a diversos campos jurídico y político. Es decir, para el liberalismo, todos los ciudadanos son iguales ante la ley y ante el Estado. El derecho a la propiedad privada como fuente de desarrollo e iniciativa individual, y como derecho inalterable que debe ser salvaguardado y protegido por la ley. El establecimiento de códigos civiles, constituciones, e instituciones basadas en la división de poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) y en la discusión y solución de los problemas por medio de asambleas y parlamentos. Las tolerancias religiosas[editar] Liberalismo social
  • 6. Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en Málaga en 1831. Este grupo de liberalesespañoles intentó sin éxito acabar con la política absolutista de Fernando VII. Óleo deAntonio Gisbert Pérez (1834-1901).El liberalismo social defiende la no intromisión del Estado o de los colectivos en laconducta privada de los ciudadanos y en sus relaciones sociales, existiendo plena libertadde expresión y religiosa, así como los diferentes tipos de relaciones sociales consentidas,morales, etc.Esta no intromisión permitiría (siempre y cuando sea sometida a aprobacion por eleccionpopular usando figuras como referendums o consultas públicas, ya que dentro delliberalismo siempre prevalece el estado de derecho y este en un estado democratico se llevaa su máxima expresión con la figura del sufragio) la legalización del consumo de drogas, lalibertad de paso, la no regulación del matrimonio por parte del Estado (es decir, éste sereduciría a un contrato privado como otro cualquiera, pudiendo ser, por tanto, contratadopor cualquier tipo de pareja), la liberalización de la enseñanza, etc.Por supuesto, en el liberalismo hay multitud de corrientes que defienden con mayor omenor intensidad diferentes propuestas.El liberalismo económico defiende la no intromisión del Estado en las relacionesmercantiles entre los ciudadanos, impulsando la reducción de impuestos a su mínimaexpresión y reducción de la regulación sobre comercio, producción, etc. La no intervencióndel Estado asegura la igualdad de condiciones de todos los individuos, lo que permite quese establezca un marco de competencia perfecta, sin restricciones ni manipulaciones dediversos tipos. Esto significa neutralizar cualquier tipo de beneficencia pública, como seraranceles, subsidios, etc.El liberalismo político inspiró la organización del Estado de Derecho dentro del marco dela democracia liberal durante el siglo XIX, vigente en gran parte de los Estado-Naciónactuales. Sus elementos principales son el Gobierno limitado a sus funciones de seguridad,justicia y obras publicas y la elección de sus representantes de manera libre y soberana. ElEstado de Derecho como marco jurídico e institucional resguarda las libertades y losderechos de las personas.[editar] Liberalismo benthamiano
  • 7. Una división menos famosa pero más rigurosa es la que distingue entre el liberalismopredicado por Jeremías Bentham y el defendido por Wilfredo Pareto. Esta diferenciaciónsurge de las distintas concepciones que estos autores tenían respecto al cálculo de unóptimo de satisfacción social.En el cálculo económico se diferencian varias corrientes del liberalismo. En la clásica yneoclásica se recurre con frecuencia a la teoría del Homo oeconomicus, un serperfectamente racional con tendencia a maximizar su satisfacción. Para simular este serficticio, se ideó el gráfico Edgeworth-Pareto, que permitía conocer la decisión que tomaríaun individuo con un sistema de preferencias dado (representado en curvas de indiferencia)y unas condiciones de mercado dadas. Es decir, en un equilibrio determinado.Sin embargo, existe una gran controversia cuando el modelo de satisfacción se ha detrasladar a una determinada sociedad. Cuando se tiene que elaborar un gráfico desatisfacción social, el modelo benthamiano y el paretiano chocan frontalmente.Según Wilfredo Pareto, la satisfacción que goza una persona es absolutamenteincomparable con la de otra. Para él, la satisfacción es una magnitud ordinal y personal, loque supone que no se puede cuantificar ni relacionar con la de otros. Por lo tanto, sólo sepuede realizar una gráfica de satisfacción social con una distribución de la renta dada. Nose podrían comparar de ninguna manera distribuciones diferentes. Por el contrario, en elmodelo de Bentham los hombres son en esencia iguales, lo cual lleva a la comparabilidadde satisfacciones, y a la elaboración de una única gráfica de satisfacción social.En el modelo paretiano, una sociedad alcanzaba la máxima satisfacción posible cuando yano se le podía dar nada a nadie sin quitarle algo a otro. Por lo tanto, no existía ningunadistribución óptima de la renta. Un óptimo de satisfacción de una distribuciónabsolutamente injusta sería, a nivel social, tan válido como uno de la más absoluta igualdad(siempre que éstos se encontrasen dentro del criterio de óptimo paretiano).No obstante, para igualitaristas como Bentham, no valía cualquier distribución de la renta.El que los humanos seamos en esencia iguales y la comparabilidad de las satisfaccionesllevaba necesariamente a un óptimo más afinado que el paretiano. Este nuevo óptimo, quees necesariamente uno de los casos de óptimo paretiano, surge como conclusión lógicanecesaria de la ley de rendimientos decrecientes.[editar] Corrientes de estas concepcionesEstas dos concepciones radicalmente diferentes dividen al liberalismo en dos corrientes:por un lado, una corriente igualitarista y progresista, abanderada por la teoría de Benthamy, por el otro, aquella otra corriente que no persigue la igualdad, pues considera natural quehombres diversos actuando en función de sus propias motivaciones y empleando librementelos medios de que disponen lleguen a fines diferentes.Entre los seguidores de Bentham destacan las tesis del social-liberalismo, mientras que dePareto surgen otras como la escuela austríaca (si bien, para esta última corriente, no es
  • 8. necesario en absoluto basarse en idealizaciones y estudios de equilibrios inexistentes en larealidad. De hecho, dicha escuela considera un auténtico error epistemológico pretenderllevar a cabo el estudio de la economía como si se tratara de una ciencia natural . Por tanto,propone un acercamiento distinto, completamente opuesto al de los clásicos y neoclásicos,al liberalismo).[editar] Pensadores liberalesLa categoría Liberales agrupa todos los artículos sobre personalidades liberales. La quesigue es sólo una breve relación orientativa de liberales de gran relevancia en la historia deesta corriente intelectual, académica y política. Ayn Rand [editar] [editar] Política [editar] Murray Economía Divulgación Rothbard Benjamin Israel Adam Franklin Frédéric Kirzner Smith Thomas Bastiat David Jefferson Henry Ricardo Jacques Hazlitt John Stuart Turgot Juan Mill Juan Montalvo Jean- Bautista José Baptiste Alberdi Somoza Say Francisco Guy Max Weber de Miranda Sorman Carl Jacques Johan Menger Pierre Norberg Alfred Brissot Mauricio Marshall Nicolas de Rojas Eugen von Condorcet Mullor Böhm- Benito Carlos Bawerk Juárez Rangel Joseph Francisco Jean- Schumpeter Bilbao François Ludwig Thomas Revel von Mises Paine Marcos George James Aguinis Stigler Madison Friedrich Eloy Alfaro Hayek David Milton Lloyd Friedman George Wilhelm Konrad Röpke Adenauer Ludwig Erhard
  • 9. Vaclav Havel Ron Paul[editar] Véase también Democracia liberal Liberalismo económico Revoluciones burguesas Internacional Liberal Historia del liberalismo Escuela Austriaca Gobierno limitado Teoría de la elección pública[editar] Bibliografía[editar] Historia de las ideas liberales Historia de la teoría política, George Holland Sabine, Fondo de Cultura Económica, 2000. ISBN 950-557-097-X Historia de la teoría política (tomos 3 a 6), Fernando Vallespín Oña (ed.), Alianza Editorial, 2002. ISBN 978-84-206-7305-9 El liberalismo en occidente: historia en documentos (6 tomos), E.K. Bramsted y K.J. Melhuish (eds.), Unión Editorial, 1982-1984. Tomo 1 ISBN 978-84-7209-151- 1 De Lo Político a la política. Liberalismo: El otro límite de la legitimidad. Pablo M. Fernández Alarcón. E-Prints Complutense, Madrid 2005 ISBN 84-669-1876-0 Historia del pensamiento económico (2 tomos), M.N. Rothbard, Unión Editorial, 1999. ISBN 978-84-7209-351-5[editar] Principales obras Oración fúnebre, Pericles, 430 a. C. Ética de la sociedad competitiva, Sobre la República, Cicerón, 50 a. C. Frank Knight, 1946. Carta Magna, 1215. La acción humana, Ludwig von Instrucción de mercaderes, Saravia de la Mises, 1949. Calle, 1544. La rebelión de Atlas, Ayn Rand, Tratados sobre el gobierno civil, John 1957. Locke, 1690. Dos conceptos de libertad, Isaiah El espíritu de las leyes, Barón de Berlin, 1958. Montesquieu, 1748. La libertad y la ley, Bruno Un ensayo sobre la naturaleza del Leoni, 1958.
  • 10. comercio en general, Richard Cantillon, Una economía humana, Wilhelm1755. Röpke, 1960.Una investigación sobre la naturaleza y El problema del costo social,causas de la riqueza de las naciones, Ronald Coase, 1960.Adam Smith, 1776. El cálculo del consenso, JamesIntroducción a los principios de moral y M. Buchanan y Gordon Tullock,legislación, Jeremy Bentham, 1780. 1962.El Federalista, James Madison, Alexander Capitalismo, socialismo yHamilton y John Jay, 1788. democracia, Joseph Schumpeter,Autobiografía, Benjamin Franklin, 1788. 1962.Reflexiones sobre la Revolución Francesa, Capitalismo y libertad, MiltonEdmund Burke, 1790. Friedman, 1962.Los derechos del hombre, Thomas Paine, La gran depresión americana,1791. Murray Rothbard, 1963.Tratado de economía política: o la La maquinaria de la libertad,producción, distribución, y consumo de la David Friedman, 1971.riqueza, Jean-Baptiste Say, 1803. Teoría de la justicia, JohnDe la libertad de los antiguos comparada Rawls, 1971.con la de los modernos, Benjamin Anarquía, Estado y utopía,Constant, 1819. Robert Nozick, 1974.La democracia en América, Alexis de Libertad individual: obrasTocqueville, 1840. selectas, William Hutt, 1975.Sistema económico y rentístico de la En defensa de la corporación,Confederación Argentina, Juan Bautista Robert Hessen, 1979.Alberdi, 1854. Libertad de elegir, MiltonSobre la libertad, John Stuart Mill, 1859. Friedman, 1980.El hombre contra el Estado, Herbert El capital humano, Gary Becker,Spencer, 1884. 1983.La sociedad del futuro, Gustave de El nacimiento del mundoMolinari, 1899. occidental, Douglass North,Capital e interés, Eugen von Böhm- 1983.Bawerk, 1884–1909. Sociedad, economía y filosofía,La ética protestante y el espíritu del Michael Polanyi, 1997.capitalismo, Max Weber, 1904–1905. Propiedad y libertad, RichardLa rebelión de las masas, José Ortega y Pipes, 1999.Gasset, 1930. De la subsistencia alCamino de servidumbre, Friedrich Hayek, intercambio, Peter Bauer, 2000.1944. Por qué la globalizaciónLa sociedad abierta y sus enemigos, Karl funciona, Martin Wolf, 2004.Popper, 1945. Dando cuenta de los derechos deSobre el poder, Bertrand de Jouvenel, propiedad, Hernando de Soto,1945. 2006. Comprendiendo la diversidad institucional, Elinor Ostrom, 2006.
  • 11. [editar] Enlaces externos Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Liberalismo. Libertad: Un sistema de fronteras móviles, ensayo sobre la doctrina liberal Biblioteca liberal. Fundación Hayek. Free to Choose — Serie de documentales de Milton Friedman (en español) que intentan exponer los valores del liberalismo para la aplicación de reformas institucionales Wikibéral — Enciclopedia gratuita dedicada al liberalismo (en francés) HACER, Biblioteca online del liberalismo. Clásicos liberales Liberalismo.org — Punto de encuentro para liberales hispanoparlantes García Díaz, Sebastián. La lucha por la libertad y (mis amigos) los liberales. Tercer Concurso de Ensayo "Caminos de la libertad". Fundación Azteca. Enero de 2008Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Liberalismo"Categoría: LiberalismoCategorías ocultas: Wikipedia:Artículos destacados en w:vi | Wikipedia:Artículos buenosen w:zh | Wikipedia:Artículos destacados en w:ru | Wikipedia:Artículos destacados en w:srHerramientas personales Nuevas características Registrarse/EntrarEdad Modernahttp://es.wikipedia.org/wiki/Edad_ModernaDe Wikipedia, la enciclopedia libreSaltar a navegación, búsqueda
  • 12. Adán y Eva de Alberto Durero. El antropocentrismo humanista simboliza la modernidaden la Filosofía, la Ciencia y el Arte. No obstante, la paulatina imposición de nuevoscriterios secularizados y pragmáticos en política y relaciones sociales no impidieron -sinduda utilizaron- los conflictos religiosos.De un mundo cultural bien distinto al de Durero, pero compartiendo la parte más profundade los conceptos de belleza y humanidad (que atraviesan el espacio y el tiempo y fueronredescubiertos por artistas de lo que hoy llamamos arte moderno, como Picasso), uno de losBronces de Benin del Museo del Louvre. Puede fecharse entre 1450 y 1550. No conocemosel nombre de su autor, al contrario que el de otros broncistas contemporáneos suyos, comoGhiberti o Benvenuto Cellini, porque la función social del artista era muy diferente en elÁfrica subsahariana y la Italia del Renacimiento.
  • 13. La Edad Moderna es el tercero de los periodos históricos en los que se dividetradicionalmente en Occidente la Historia Universal, desde Cristóbal Celarius. En esaperspectiva, la Edad Moderna sería el periodo en que triunfan los valores de la modernidad(el progreso, la comunicación, la razón) frente al periodo anterior, la Edad Media, que eltópico identifica con una Edad Oscura o paréntesis de atraso, aislamiento y oscurantismo.El espíritu de la Edad Moderna buscaría su referente en un pasado anterior, la Edad Antiguaidentificada como Época Clásica.El paso del tiempo ha ido alejando de tal modo esta época de la presente que suele añadirseuna cuarta edad, la Edad Contemporánea, que aunque no sólo no se aparte, sino queintensifica extraordinariamente la tendencia a la modernización, lo hace con característicassensiblemente diferentes, fundamentalmente porque significa el momento de triunfo ydesarrollo espectacular de las fuerzas económicas y sociales que durante la Edad Modernase iban gestando lentamente: el capitalismo y la burguesía; y las entidades políticas que lohacen de forma paralela: la nación y el Estado.En la Edad Moderna se integraron los dos mundos humanos que habían permanecidoaislados desde la Prehistoria: el Nuevo Mundo (América) y el Viejo Mundo (Eurasia yÁfrica). Cuando se descubra el continente australiano se hablará de Novísimo Mundo.La disciplina historiográfica que la estudia se denomina Historia Moderna, y sushistoriadores, "modernistas" (aunque no deben confundirse con los seguidores delmodernismo, estilo artístico y literario, y movimiento religioso, de finales del siglo XIX ycomienzos del siglo XX).Contenido[ocultar] 1 Localización en el espacio 2 Localización en el tiempo 3 Secuenciación 4 Caracterización o 4.1 El papel de la burguesía o 4.2 El poder de los reyes  4.2.1 El Rey ha muerto, ¡viva el Rey! o 4.3 Revolución militar  4.3.1 La guerra naval o 4.4 La religión o 4.5 El derecho y el concepto de hombre en sociedad.  4.5.1 La mujer o 4.6 ¿Arte Moderno?  4.6.1 Un mundo "barroco"  4.6.2 Arte asiático y africano  4.6.3 Arte colonial en el Nuevo Mundo  4.6.4 Función del artista
  • 14. o 4.7 El teatro y la música o 4.8 Ciencia y magia 5 Referencias o 5.1 Bibliografía o 5.2 Ficción o 5.3 Filmografía o 5.4 Notas 6 Véase también 7 Enlaces externos[editar] Localización en el espacioEn su tiempo se consideró que la Edad Moderna era una división del tiempo histórico dealcance mundial, pero hoy en día suele acusarse a esa perspectiva de eurocéntrica (verHistoria e Historiografía), con lo que su alcance se restringiría a la historia de laCivilización Occidental, o incluso únicamente de Europa. No obstante, hay que tener encuenta que coincide con la Era de los Descubrimientos y el surgimiento de la primeraeconomía-mundo.1 Desde un punto de vista aún más restrictivo, únicamente en algunasmonarquías de Europa Occidental se identificaría con el periodo y la formación socialhistórica que se denomina Antiguo Régimen.[editar] Localización en el tiempoLa fecha de inicio más aceptada es la toma de Constantinopla por los turcos en el año 1453-coincidente en el tiempo con la invención de la imprenta y el desarrollo del Humanismo yel Renacimiento, procesos a los que contribuyó por la llegada a Italia de exiliadosbizantinos y textos clásicos griegos-, aunque también se han propuesto el Descubrimientode América (1492) y la Reforma Protestante (1517) como hitos de partida.En cuanto a su final, la historiografía anglosajona asume que estamos aún en la EdadModerna (identificando al periodo XV al XVIII como Early Modern Times -temprana edadmoderna- y considerando los siglos XIX y XX como el objeto central de estudio de laModern History), mientras que las historiografías más influidas por la francesa denominanel periodo posterior a la Revolución francesa (1789) como Edad Contemporánea. Comohito de separación también se han propuesto otros hechos: la independencia de los EstadosUnidos (1776), la Guerra de Independencia Española (1808) o la Guerra de IndependenciaHispanoamericana (1809-1824). Como suele suceder, estas fechas o hitos son meramenteindicativos, ya que no hubo un paso brusco de las características de un período histórico aotro, sino una transición gradual y por etapas, aunque la coincidencia de cambios bruscos,violentos y decisivos en las décadas finales del siglo XVIII y primeras del XIX tambiénpermite hablar de la Era de la Revolución.2 Es por eso que debe tomarse todas estas fechas
  • 15. con un criterio más bien pedagógico. La edad moderna transcurre más o menos desdemediados del siglo XV a finales del siglo XVIII.[editar] SecuenciaciónLa Edad Moderna suele secuenciarse por sus siglos, lo que puede ser arbitrario (y suele sersalvado con expeditivos siglos cortos o siglos largos, divididos según convenga), pero engeneral la historiografía ha caracterizado una sucesión cíclica, que algunos han queridoidentificar con ciclos económicos similares a los descritos por Clement Juglar y NicoláiKondratiev, pero más amplios, con fases A de expansión y B de recesión secular.Un siglo XVI que, tras la costosa recuperación de la Crisis de la Baja Edad Media, eneconomía presencia la Revolución de los Precios, coincidente con la Era de losDescubrimientos que permite una expansión europea ligada a ventajas tecnológicas y deorganización social.3 Pocos hechos cambiaron tanto la historia del mundo como la llegadade los españoles a América y la posterior Conquista y la apertura de las rutas oceánicas quecastellanos y portugueses lograron en los años en torno a 1500. El choque cultural supuso elcolapso de las civilizaciones precolombinas. Paulatinamente, el Atlántico ganaprotagonismo frente al Mediterráneo,4 cuya cuenca presencia un reajuste de civilizaciones:si en la Edad Media se dividió entre un norte cristiano y un sur islámico (con una fronteraque cruzaba Al Andalus, Sicilia y Tierra Santa), desde finales del siglo XV el eje seinvierte, quedando el Mediterráneo Occidental, (incluyendo las ciudades costeras clave deÁfrica del Norte) hegemonizado por la Monarquía Hispánica (que desde 1580 incluía aPortugal), mientras que en Europa oriental el Imperio otomano alcanza su máximaexpansión. Las milenarias civilizaciones orientales (India, China y Japón), reciben enalgunas ciudades costeras una presencia puntual portuguesa, (Goa, Ceilán, Malaca, Macao,Nagasaki misiones de San Francisco Javier), pero tras los primeros contactos semantuvieron poco conectados o incluso ignoraron olímpicamente los cambios deOccidente; por el momento se lo podían permitir. Las islas de las especias (Indonesia) yFilipinas serán objeto de una dominación colonial europea más intensiva. Frente a lacontinuidad oriental, los cambios sociales se concentran en los vértices del llamadocomercio triangular: notables en Europa (donde comienzan a diverger un noroeste burguésy un este y sur en proceso de refeudalización), y cataclísmicos en América (colonización) yÁfrica (esclavismo). El crecimiento de población en Europa probablemente no compensó eldescenso en esos continentes, sobre todo en América, en que alcanzó proporcionescatastróficas y ha sido considerado como el mayor desastre demográfico de la HistoriaUniversal5 (varios investigadores6 han estimado que más del 90% de la poblaciónamericana murió en el primer siglo posterior a la llegada de los europeos, representandoentre 40 y 112 millones de personas).7 Las convulsiones políticas y militares son asimismoespectaculares. En la mítica Tombuctú, el Askia Mohamed I (1493-1528) produce elapogeo del Imperio Songhay, que entra en la órbita del Islam y decaerá en el periodosiguiente. Simultáneamente, el Renacimiento da paso a los enfrentamientos de la Reforma ylas guerras de religión. La expansión ideológica de Europa se manifiesta en la difusión delcristianismo por todo el mundo, excepto en los Balcanes, donde retrocede frente al Islam,con el que también entra en contacto en Extremo Oriente, tras dar la vuelta al globo.
  • 16. El Taj Mahal, prueba tanto de la pervivencia de civilizaciones distintas a la europea comode la gran comunicación que se había producido a nivel mundial: su bellísima armoníaintegra elementos hindúes, islámicos, turcos e incluso europeos (aunque la intervención dearquitectos italianos parece que se ha demostrado falsa)Un siglo XVII que presenció posiblemente una crisis general (quizá provocada por laPequeña Edad del Hielo) que se conoce como crisis del siglo XVII, que aparte del descensode población (ciclos de hambres, guerras, epidemias) y del declive de la serie de precios ode la llegada de metales de América, fue muy desigual en la forma de afectar a los distintospaíses, incluso en Europa: catastrófica para la Monarquía Hispánica (crisis de 1640) yAlemania (Guerra de los Treinta Años), pero impulsora para Francia e Inglaterra una vezresueltos sus problemas internos (Fronda y Guerra Civil Inglesa). El Imperio otomanopierde en la batalla de Viena su última oportunidad de expandirse frente a Europa, ycomienza un lento declive, en parte en beneficio de una Polonia que enseguida pasará elrelevo al gigantesco Imperio ruso. En su frente oriental, resucita el Imperio persa con ladinastía safávida que lleva a un breve apogeo el Sah Abbas I el Grande, que convierte aIsfahán en una de las ciudades más bellas del mundo. Al mismo tiempo, en la India, quemantiene la presencia colonial europea en la costa, se levanta un gran imperio continentaldel que es prueba el Taj Mahal de Sha Jahan y comienza a descomponerse con Aurangzeb.Todos estos movimientos tienen que ver con el vacío geoestratégico formado en el AsiaCentral, que los kanatos herederos de Horda de Oro son incapaces de ocupar. En China losintemporales ciclos dinásticos se renuevan con el acceso de la dinastía manchú: los Qing.Japón expulsó a los portugueses (no así a los holandeses) y se cerró en el relativoaislamiento del periodo Tokugawa, que incluyó el exterminio de los cristianos, pero quequizá salvó la civilización japonesa de la colonización y permitió un desarrollo endógenoque en el siglo XIX la hará irrumpir de golpe en la modernización. Los océanos presencianel declive del Imperio español (que había llegado a su cúspide, temporalmente unido alportugués) en beneficio del holandés y el británico. Es la edad de oro de la piratería, quepermite el efímero florecimiento de un modo de vida violento y excesivo, perorománticamente percibido como una utopía libre en el Caribe (isla de la Tortuga).
  • 17. Los señores Andrews (1748) posan displicentemente para Thomas Gainsborough ante sucampo de trigo. La revolución agrícola ya está en marcha, y la industrial la sigue. EnInglaterra, los comerciantes y financieros de la city londinense, la gentry rural y losprimeros industriales fabriles no tienen idénticos intereses de clase, pero son claramenteaspectos de una misma clase dominante, para la que quizá pueda valer el nombre burguesía(categorizado por Carlos Marx como la propietaria de los medios de producción), y quepuede identificarse con más claridad si se observa a quién representa el Parlamento a travésde las sucesivas reformas electorales que perfeccionan el sistema político de la MonarquíaParlamentaria; a excepción de la parte que no integrará: las Trece Coloniasnorteamericanas. Los campesinos desposeídos y desarraigados del campo por la política decercamientos (enclosures) y las leyes de pobres (poor laws) están alimentando elproletariado de las ciudades industriales. Enseguida se convertirá en el taller del mundo,cuyos océanos gobierna (Rule, Britannia). El continente europeo seguirá sus pasos encuanto se deshaga de las estructuras del Antiguo Régimen.Un siglo XVIII que comienza con lo que Paul Hazard definió como crisis de la concienciaeuropea (1680-1715), que abre paso a la Revolución científica newtoniana, la Ilustración, laCrisis del Antiguo Régimen y la que propiamente puede llamarse Era de las Revoluciones,cuyo triple aspecto se categoriza como la Revolución industrial (en el desarrollo de lasfuerzas productivas, lo tecnológico y lo económico incluyendo el triunfo del capitalismo),la Revolución burguesa (en lo social, con la conversión de la burguesía en nueva clasedominante y la aparición de su nuevo antagonista: el proletariado) y la Revolución liberal(en lo político-ideológico, de la que forman parte la Revolución francesa y las revolucionesde independencia americanas). El desarrollo de esos procesos, que pueden considerarsecomo consecuencias lógicas de los cambios desarrollados desde el fin de la Edad Media,pondrán fin a la Edad Moderna. En Europa se encuentra de nuevo en ascenso demográfico,que se convierte esta vez en el comienzo de la transición demográfica, superadas lasmortalidades catastróficas: la última peste negra en Europa Occidental (Marsella, 1720) sevence con la inesperada ayuda del rattus norvegicus, que sustituye biológicamente a lapestífera rata negra;8 y con la vacuna de Jenner se obtiene la primera herramienta científicapara el tratamiento de epidemias. En cuanto al hambre, no desaparece, de hecho el siglopresencia numerosos motines de subsistencia (que en Inglaterra anteceden al nuevo tipo deprotesta, ligado al naciente proletariado industrial),9 pero que en las zonas que desarrollanprecozmente una agricultura capitalista y un sistema de transportes modernizado puedensalvarse (en Inglaterra, Francia y Holanda el sistema de canales fluviales antecede en unsiglo al trazado del ferrocarril). En otras continuó habiendo hasta bien entrado el XIX,
  • 18. como España (hambruna de 1812, cuando se recurrió al consumo masivo de la tóxicaalmorta, que por las mismas fechas también fue detectado por los ingleses en la India)10 oIrlanda (monocultivo de la patata que llevará al hambruna irlandesa de 1845 y a laemigración masiva). El equilibrio europeo iniciado en el Tratado de Westfalia (1648) serecompone en el de Utrecht (1714) y se mantiene no sin conflictos (varios de ellos llamadosGuerra de Sucesión), con hegemonía continental para Francia (vinculada a España por losPactos de Familia de la dinastía Borbón) y hegemonía marítima para Inglaterra, certificadamás tarde en Trafalgar (1805). Las exploraciones de James Cook y la ocupación de Oceaníacierran la era los descubrimientos geográficos (a la espera de las expediciones polares). Laintegración mundial avanza y surgen las primeras guerras mundiales en el sentido de quelos imperios coloniales europeos se reparten territorios distantes (India, Canadá) al tiempoque se dirimen otros repartos en Europa (como el de Polonia). Las posesiones europeasllegan a su máxima expansión en América en vísperas de la Independencia de EstadosUnidos (1776) y de la Emancipación Hispanoamericana (1808-1824), anticipada por laRevolución de los Comuneros en 1737 y la rebelión de Túpac Amaru en 1780. Para recogerel testigo de la sumisión colonial, África y Extremo Oriente habrán de esperar al siglo XIX,pero en el Asia Central se asiste a una carrera por la ocupación de un espaciogeoestratégicamente vacío entre Rusia y China. Simultáneamente, en el Pacíficonorteamericano la emprenden Rusia, Inglaterra y España, mientras la colonización deAustralia es iniciada por Inglaterra sin apenas oposición.El real de plata, o peso duro (éste acuñado en las míticas minas de Potosí en 1768) fue elantepasado del dólar americano (cuyo símbolo deriva de la columna rodeada por la cartela"Plus Ultra", a su vez un lema muy apropiado, por lo expansivo), y cumplía una funciónsimilar en la economía mundial.
  • 19. Escultura azteca que representa a un hombre portando el fruto del cacao. Alimento de losdioses (se tradujo Teobroma como nombre científico), fue usado como moneda en épocaprecolombina. Su consumo fue rápidamente adoptado en Europa, como el del tabaco; máslenta fue la incorporación de cultivos, como el del maíz, el tomate o la patata. MuseoNacional de Antropología e Historia de México.Don Quijote carga contra el rebaño de ovejas. El equilibrio de la ganadería ovina con laagricultura cerealista y con la industria textil no fue sólo un asunto vital para una Castilladominada por la Mesta y para sus clientes en Flandes, verdadera metrópolis comercial desus materias primas (lana y metales preciosos), sino también para América, donde sinexagerar mucho puede decirse que las ovejas se comieron a los hombres. Esta expresión seaplicó también en Inglaterra, que desde un paisaje similar al castellano en la Baja EdadMedia optó por el desarrollo agrícola e industrial.
  • 20. La pimienta, objeto de lujo en la Edad Media, provocó la codicia comercial que empujó a labúsqueda de las rutas hacia las Islas de las Especias. Carlo Cipolla, en Allegro ma nontropo, desarrolló en clave irónica una interpretación de la Historia moderna basada en ello.[editar] CaracterizaciónEl carácter más trascendental que trae la Edad Moderna es, sin duda, lo que RuggieroRomano y Alberto Tenenti denominan «la primera unidad del mundo»:En 1531, al abrirse la nueva Bolsa de Amberes, una inscripción advertía que era in usumnegotiatorum cuiuscumque nationis ac linguae: para uso de los hombres de negocios de cualquiernación y lengua. Es en un hecho como éste y en muchos otros de naturaleza semejante, más aún queen los aspectos externos del gigantismo político o económico, donde nos parece que debe buscarseel sentido profundo del período... Ahora se crea una primera unidad del mundo: las técnicas circulan velozmente; los productos ylos tipos de alimentación se difunden; la cocina española, el trigo, el carnero, los bovinos se introducen en América; a más o menos largo plazo, elmaíz, la patata, el chocolate, los pavos llegan a Europa. En los Balcanes, las pesadas confituras turcas van penetrando lentamente; las bebidasturcas -o la manera turca de prepararlas- se consolidan. Por todas partes, los paisajes cambian: los templos de las religiones de la Américaprecolombina son sustituidos por iglesias católicas, y en las encrucijadas de los caminos de América se levantan ahora cruces; en los Balcanes, losalminares se alzan al lado de las iglesias ortodoxas. Intercambios de técnicas, de culturas, de civilizaciones, de formas artísticas: la rueda -desconocida en América- se introduce en el nuevo mundo; los pintores italianos llegan a las cortes de los sultanes (así, Gentile Bellini termina, en1480, el finísimo retrato de Mohamed el Conquistador). Una vasta economía mundial extiende sus hilos alrededor del globo: el camino de lasmonedas del Imperio español, los famosos «reales de a ocho», acuñadas en las casas de moneda americanas, se hace cada vez más largo y, tras elviaje tras atlántico, llegan en pequeñas o grandes etapas hasta el Extremo Oriente, para ser cambiadas por especias, sedas, porcelanas, perlas ... Eltrigo del Báltico llega hasta la región atlántica de la Península Ibérica, y hacia 1590 entrará masivamente hasta el Mediterráneo; el azúcar, de lasislas atlánticas o del Brasil, empieza a llegar en grandes cantidades a los mercados europeos; se democratizan algunos productos -como lapimienta- considerados hasta entonces de lujo o, por lo menos, privilegiados. La modernidad de esta época, en torno a la cual generaciones enterasde historiadores han discutido para captar su presencia en mil aspectos, en mil ideas, se afirma, precisamente, en esta primera unidad del mundo.Pero ésta es aún demasiado frágil: si las líneas de navegación enlazan ya con gran regularidad los distintos continentes, la piratería o lasdificultades técnicas de la navegación rompen aquella regularidad; si los sueños imperiales -y unificadores- de un Carlos V parecen, pormomentos, hacerse realidad a la luz de las victorias, se desvanecen muy fácilmente en la tristeza de las derrotas… y en las grandes escisiones 11internas que aparecen en Europa en el plano religioso, o en los gérmenes de …la conciencia nacional que ahora empieza a desarrollarse.Elemento consustancial a la Edad Moderna (especialmente en Europa, primer motor de loscambios) es su carácter transformador, paulatino, dubitativo incluso, pero decisivo, de lasestructuras económicas, sociales, políticas e ideológicas propias de la Edad Media. Alcontrario de lo que ocurrirá con los cambios revolucionarios propios de la EdadContemporánea, en que la dinámica histórica se acelera extraordinariamente, en la EdadModerna la inercia del pasado y el ritmo de los cambios son lentos, propios de losfenómenos de larga duración. Como se indica arriba, no hubo un paso brusco de la Edad
  • 21. Media a la época moderna, sino una transición. Los principales fenómenos históricosasociados a la Modernidad (capitalismo, humanismo, estados nacionales, etcétera) veníanpreparándose desde mucho antes, aunque fue en el paso de los siglos XV a XVI en dondeconfluyeron para crear una etapa histórica nueva.Estos cambios se produjeron simultáneamente en varias áreas distintas que seretroalimentaban: en lo económico con el desarrollo del capitalismo; en lo político con elsurgimiento de estados nacionales y de los primeros imperios ultramarinos; en lo bélico conlos cambios en la estrategia militar derivados del uso de la pólvora; en lo artístico con elRenacimiento, en lo religioso con la Reforma Protestante; en lo filosófico con elHumanismo, el surgimiento de una filosofías secular que reemplazó a la Escolásticamedieval y proporcionó un nuevo concepto del hombre y la sociedad; en lo científico con elabandono del magister dixit y el desarrollo de la investigación empírica de la cienciamoderna, que a la larga se interconectará con la tecnología de la Revolución industrial. Yapara el siglo XVII, estos fuerzas disolventes habían cambiado la faz de Europa, sobre todoen su parte noroccidental, aunque estaban aún muy lejos de relegar a los actores socialestradicionales de la Edad Media (el clero y la nobleza) al papel de meros comparsas de losnuevos protagonistas: el Estado moderno, y la burguesía.Desde una perspectiva materialista, se entiende que este proceso de transformación empezócon el desarrollo de las fuerzas productivas, en un contexto de aumento de la población(con altibajos, desigual en cada continente y aún sometida a la mortalidad catastróficapropia del el Antiguo Régimen demográfico, por lo que no puede compararse a la explosióndemográfica de la Edad Contemporánea). Se produce el paso de una economíaabrumadoramente agraria y rural, base de un sistema social y político feudal, a otra que sindejar de serlo mayoritariamente, añadía una nueva dimensión comercial y urbana, base deun sistema político que se va articulando en estados-nación (la monarquía en sus variantesautoritaria, absoluta y en algunos casos parlamentaria); cambio cuyo inicio puede detectarsedesde fechas tan tempranas como las de la llamada revolución del siglo XII y que seprecipitó con la crisis del siglo XIV, cuando se abre la transición del feudalismo alcapitalismo que no se cerrará hasta el siglo XIX.12El nuevo actor social que aparece y al que pueden asociarse los nuevos valores ideológicos(el individualismo, el trabajo, el mercado, el progreso ...) fue la burguesía. No obstante, elpredominio social de clero y nobleza no es discutido seriamente durante la mayor parte dela Edad, y los valores tradicionales (el honor y la fama de los nobles, la pobreza, obedienciay castidad de los votos monásticos) son los que se imponen como ideología dominante, quejustifica la persistencia de una sociedad estamental. Hay historiadores que niegan inclusoque la categoría social de clase (definida con criterios económicos) sea aplicable a lasociedad de la Edad Moderna, que prefieren definir como una sociedad de órdenes(definida por el prestigio y las relaciones clientelares).13 Pero desde una perspectiva másamplia, considerando el periodo en su conjunto, es innegable que poderosas fuerzas,aquéllas en que se basan esos nuevos valores, estaban en conflicto y chocaron, a lavelocidad de los continentes, con las grandes estructuras históricas propias de la EdadMedia (la Iglesia Católica, el Imperio, los feudos, la servidumbre, el privilegio) y otras quese expandieron durante la Edad Moderna, como la colonia, la esclavitud y el racismo
  • 22. eurocentrista. La Era de las Revoluciones fue un cataclismo final que no se produjo sinocuando se hubo concentrado una energía suficiente.Mientras este conflicto secular se desarrollaba en Europa, la totalidad del mundo,conscientemente o no, fue afectada por la expansión europea. Como se ha visto enSecuenciación, para el mundo extraeuropeo la Edad Moderna significa la irrupción deEuropa, en mayor o menor medida según el continente y la civilización, a excepción de unavieja conocida, la islámica, cuyo campeón, el Imperio Turco, se mantuvo durante todo elperiodo como su rival geoestratégico. Para América la Edad Moderna significa tanto lairrupción de Europa como la gesta de la independencia que dio origen a los nuevos estadosnacionales americanos.Fachada de la Basílica de San Pedro, Roma. La inscripción del friso es curiosa: se hizo enhonor del Príncipe de los Apóstoles, Paolo Borghese, Romano Pontífice Máximo. Año1612, séptimo de su pontificado. Es notable vanidad la que supone enaltecer el apellidofamiliar junto al nombre que adoptó como papa (Pablo V tenía como nombre CamiloBorghese), y apropiarse de un monumento que llevaba cien años construyéndose poriniciativa de muchos papas. Curiosamente, las tres palabras que quedan sobre la entradaresumen (sin duda involuntariamente) las claves de la Edad Moderna: PAVLVSBVRGHESIVS ROMANVS, la herencia clásica (greco-romana), el cristianismoexpansivo de Pablo de Tarso (el judío apóstol de los gentiles) y la enigmática presencia,central, de la burguesía. Sin embargo, nada más antiburgués que la aristocrática familiaBorghese en el epicentro del clero católico.Los Síndicos del Gremio de los Pañeros, Rembrandt, 1662. La burguesía holandesa, tras laRevuelta de Flandes, se ha convertido por primera vez en la historia en la clase dominante acuyos intereses sirve un estado de dimensiones nacionales. Esto es excepcional no solo enel mundo sino en Europa, donde incluso Inglaterra, en plena Restauración, aún no hasolucionado sus conflictos sociales y políticos, mientras que en el resto triunfa el AntiguoRégimen en mayor o menor medida.[editar] El papel de la burguesía
  • 23. Los burgueses, nombre que se dio en la edad media europea a los habitantes de los burgos(los barrios nuevos de las ciudades en expansión), tienen una posición ambigua en la EdadModerna. Una visión lineal, que tome como punto de llegada la Revolución Burguesa, lesbuscará emplazándose a sí mismos fuera del sistema feudal, como hombres libres que, enEuropa, se hicieron poderosos gracias a la creación de redes comerciales que la abarcabande norte a sur. Ciudades que habían conseguido una existencia libre entre el imperio y elpapado, como Venecia y Génova, crearon verdaderos imperios comerciales. Por su parte, laHansa dominó la vida económica del Mar Báltico hasta el siglo XVIII. Las ciudades eranislas en el océano feudal, pero el que la burguesía fuera realmente un disolvente delfeudalismo, o más bien un testimonio de su dinamismo, al crecer con el excedente que losseñores extraen en sus feudos, es un tema que ha discutido extensamente la historiografía.14El mismo papel de la ciudad europea durante la Edad Moderna puede considerarse unproceso de larga duración dentro del milenario proceso de urbanización: la creación de unared urbana, preparación necesaria para el cumplimiento de las funciones sociales del mundoindustrial moderno. A la línea de meta llegaron con ventaja metrópolis como Londres yParís en el siglo XVIII; por el camino quedaron rezagadas, sin capacidad de articular unaeconomía nacional de dimensiones suficientes para el despegue industrial, Lisboa, Sevilla,Madrid, Nápoles, Roma, Viena... y jugando en otra división (no de tamaño, sino funcional)Ciudad de México, Moscú o San Petesburgo, Estambul, Alejandría, El Cairo, Pekin.15Aunque la diferencia de posición económica era enorme entre alta burguesía, bajaburguesía y plebe empobrecida, no lo estaba en muchos extremos por su condición social:todas eran pueblo llano. La diferenciación entre burguesía y campesinado es aún mássignificativa, pues fuera de las ciudades es donde vivía la inmensa mayoría de la población,dedicándose a actividades agropecuarias de muy escasa productividad, lo que lascondenaba a la invisibilidad histórica: la producción documental, que florece de formaextraordinaria en la Edad Moderna (no sólo con la imprenta, sino con la fiebre burocráticadel estado y de los particulares: registros económicos, protocolos notariales...) esesencialmente urbana. Los fondos de los archivos europeos empiezan ya a competir endensidad de fuentes documentales con enorme ventaja frente a los chinos, de milenariacontinuidad.También puede verse a la burguesía como un aliado del absolutismo, o como un agregadosocial sin verdadera conciencia de clase, cuyos individuos prefieren la "traición" que lespermite el ennoblecimiento por compra o matrimonio, sobre todo cuando la ideologíadominante persigue el lucro y santifica la renta de la tierra.16 Su papel como agenterevolucionario había ocasionado las revueltas populares urbanas de la Edad Media, ycontinuará vivo pero errático en las de la Edad Moderna, algunas teñidas de ideologíareligiosa, otras de revuelta antifiscal o incluso de motines de subsistencia.17En otros continentes, la caracterización social de una clase definida por su actividad urbana,su identificación con el capital y la condición de no privilegiada, es mucho másproblemática. No obstante, se ha aplicado el término en Japón, cuya formación económicosocial ha sido asimilada al feudalismo, y con muchas más dificultades en China, aunque lasinterpretaciones de su historia están muy vinculadas a posiciones ideológicas.
  • 24. El mundo islámico tenía desde sus orígenes una fuerte componente comercial, con undesarrollo impresionante de las rutas a larga distancia (navieras y caravaneras), y unaartesanía superior a la europea en muchos aspectos, pero el desarrollo de las fuerzasproductivas demostró ser menos dinámico, y con éstas la dinámica social. Los mercaderesárabes o el zoco, sin dejar de ser bullicioso y reflejar el descontento popular en periodos decrisis, no estuvieron nunca en condiciones de significar un desafío a las estructuras.América fue desde el comienzo de su colonización una tierra de promisión donde hacerexperimentos de ingeniería social. Las reducciones jesuíticas o los peregrinos delMayflower son casos extremos, siendo el fenómeno más importante la ciudad colonialhispánica, con su urbanismo trazado a cordel a partir de una amplia Plaza Mayor sobretierras vírgenes o ciudades precolombinas, a veces incluso convirtiéndose en ciudadperegrina, cambiando su emplazamiento por terremotos o condiciones sanitarias. Es posibleencontrar la formación de una burguesía en América durante la Edad Moderna, en lascolonias británicas del norte, y en los criollos hispanoamericanos, que impulsarán losprocesos de independencia y contribuirán decisivamente al final del Antiguo Régimen y laplasmación de los valores de la Edad Contemporánea.Las exploraciones patrocinadas por las monarquías europeas (en Portugal, el caso precoz deEnrique el Navegante), y protagonizadas por personajes como Cristóbal Colón, JuanCaboto, Vasco de Gama o Hernando de Magallanes, se aventuraron en mares desconocidosy llegaron a tierras que eran desconocidas por los europeos, aprovechando una serie demejoras náuticas: la brújula y la carabela. La relación que el espíritu individualista y labúsqueda la fama pudieran tener con los valores burgueses no es tan clara: no suponeninguna novedad desde tiempos de Marco Polo y tiene posiblemente más relación con elespíritu caballeresco y los valores nobiliarios de la baja edad media.18 Aprovechando susdescubrimientos, España, Portugal y Holanda primero, y Francia e Inglaterra después,construyeron imperios coloniales, cuyas riquezas, sobre todo la extracción de oro y plata deAmérica, estimularon aún más la acumulación de capital y el desarrollo de la industria y elcomercio, aunque a veces más fuera del propio país que dentro, como fue el caso de lacastellana, que sufrió las consecuencias de la Revolución de los Precios y una políticaeconómica, el mercantilismo paternalista que busca más la protección del consumidor (y delos privilegiados) que la del productor.Fuera de Inglaterra y Holanda, en el siglo XVII, la burguesía tenía un poder económicorelativo, y ningún poder político. No sería propio decir que llegó a sus manos ni siquieracuando reyes como Luis XIV empezaron a llamar a burgueses como ministros de estado, envez de la vieja aristocracia.
  • 25. El Sultán del Imperio otomano Solimán el magnífico, vencedor de la batalla de Mohács(1526), tras la que ocupa Hungría y sitia Viena. Los soldados que le sirven de guardia sonlos temibles jenízaros. Su expansión militar y territorial le convirtieron en un monarca tanpoderoso como pudiera serlo Carlos V del Sacro Imperio romano, y con un control internosobre sus dominios no menor en cuanto a supremacía. No obstante, su sistema político noes comparable con la monarquías autoritarias de la Europa Occidental, que están en unadinámica muy diferente.El papa Paulo III reconcilia a Francisco I de Francia con el emperador Carlos V (Tregua deNiza, 1538), en un cuadro de Sebastiano Ricci (1688). La enemistad de los dos soberanosresultó en el inicio de un siglo de hegemonía de la Monarquía Católica, pero también en laimposibilidad de una restauración del Sacro Imperio romano. El poder papal, desafiado porla Reforma, subsistirá.
  • 26. La Familia de Felipe V, de Michel van Loo, nos recibe en estudiada pose en un ambientebarroco. La imagen sirvió como comunicación familiar con los Borbón de Francia. El pactode familia que mantuvieron ambas ramas de la dinastía hasta la ejecución de Luis XVIdemuestra cómo los intereses nacionales (de unas naciones aún no construidas) sepostergaban ante los dinásticos. Territorios y súbditos podían intercambiarse por un tratadosin consultar a nadie más que a su soberano. Algún rey prefería perder sus estados antesque gobernar sobre herejes (Felipe II de España) mientras que otro compraba París por elbuen precio de una misa (Enrique IV de Francia).El emperador chino Kangxi, cuyo reinado, de 1662 a 1722 fue comparable en duración alde Luis XIV de Francia, aunque indiscutiblemente, China era mucho más poderosa yextensa. La existencia de las potencias europeas ya no podía ser ignorada, y se vio forzadoa mantener un equilibrio fronterizo con Rusia en Asia Central y a frustrar las pretensionesproselitistas del papado. La formación económico social china no podrá sostener la presiónexpansiva de Europa en el siglo siguiente.[editar] El poder de los reyesEn Europa Occidental, desde finales de la Edad Media algunas monarquías tienden a laformación de lo que a finales de la Edad Moderna podrá identificarse como estadosnacionales, en espacios geográficamente definidos y con mercados unificados de unadimensión adecuada para la modernización económica. Sin llegar a los extremos delnacionalismo del siglo XIX y XX, la identificación de algunas monarquías con un carácternacional se hace evidente, y se buscan y exageran esos rasgos, que pueden ser las leyes ycostumbres tradicionales, la religión o la lengua. En ese sentido van la reivindicación de lalengua vernácula para la corte de Inglaterra (que durante toda la Edad Media hablaba elfrancés) o la argumentación de Nebrija a los Reyes Católicos en su Gramática Castellana
  • 27. de que, deben imitar a Roma y al latín porque la lengua va con el imperio (originándoseuna serie de orgullosas defensas del español en actos diplomáticos).19Este proceso no fue ni continuo ni sin altibajos, y no estaba claro en sus comienzos si iba atriunfar la Idea Imperial de Carlos V, el mosaico multinacional dinástico de los Habsburgoo la expansión europea del Imperio otomano. Si en el siglo XVIII parecían fuertementeestablecidos los actuales Estados de España, Portugal, Francia, Inglaterra, Suecia, Holandao Dinamarca, nadie podía haber previsto el destino de Polonia, repartido entre sus vecinos.Los intereses dinásticos de las monarquías eran cambiantes y produjeron a lo largo de laEdad Moderna inacabables intercambios de territorios, por razones bélicas, matrimoniales,sucesorias y diplomáticas, que hacían que las fronteras fueran cambiantes, y con ellas lossúbditos.El aumento del poder de los reyes se centró en tres direcciones: eliminación de todocontrapoder dentro del Estado, expansión y simplificación de las fronteras políticas (elconcepto de fronteras naturales) en competencia con los demás reyes, y eliminación deestructuras feudales supranacionales (las dos espadas: el Papa y el Emperador).Las monarquías autoritarias intentaron liquidar a toda posible oposición. En el siglo XVIaprovecharon la Reforma Protestante para separarse de la Iglesia Católica (principadosalemanes y monarquías escandinavas) o bien para identificarse con ella (la monarquía delRey Cristianísmo de Francia o la del Rey Católico de España), aunque no sin conflictos(como prueba las polémicas en torno al regalismo, o el galicanismo). La monarquía inglesadel Defensor de la Fe (Enrique VIII, María Tudor e Isabel I) intentó alternativamente una uotra opción para decantarse finalmente por una salida intermedia entre ambas (elanglicanismo). Los reyes intentaron imponer la unidad religiosa a sus súbditos: en Españalos Reyes Católicos expulsaron a los judíos y Felipe III a los moriscos, en Inglaterra elanglicano Enrique VIII persiguió a los católicos, y en Francia Richelieu persiguió a losprotestantes. El principio cuius regio eius religio (la religión del rey ha de ser la religión delsúbdito) fue el director de las relaciones internacionales desde la Dieta de Augsburgo,aunque no consiguió evitar las guerras de religión hasta la firma de los Tratados deWestfalia (1648).Otro frente de batalla fue la nobleza, que en ocasiones se resiste al aumento del poder real,como en la Guerra de las Comunidades de Castilla (1521), la Fronda francesa de 1648, o lasconspiraciones con ocasión de la crisis de 1640 contra el Conde-Duque de Olivares endistintos puntos de la Monarquía Hispánica. No debe interpretarse esto como unaidentificación de los intereses de clase de la burguesía y la monarquía, que puede apoyarseen ella, sabiendo que es su principal fuente de ingresos, pero, al menos en las zonas en quepuede hablarse de sociedades de Antiguo Régimen, se identifica mucho más claramentecon los intereses de la clase dominante: los privilegiados (nobleza y clero). En esas mismasocasiones las revueltas también mostraron un componente de particularismo regional que seopone a la centralización, la resistencia de instituciones que pueden funcionar comocontrapeso a la corona (Parlamentos judiciales o legislativos), o un carácter antifiscal. En elcaso más favorable al poder real, el francés, resultó en una monarquía absoluta identificadacon eln estado unitario y centralizado. Mientras tanto, primero en Holanda (tras suindependencia) y luego en Inglaterra (tras la Guerra Civil Inglesa) se experimenta el
  • 28. funcionamiento de la monarquía parlamentaria en respuesta a otra formación económicosocial.En lo externo, los imperios europeos buscaron ampliar sus horizontes territoriales. Españase construyó un Imperio en América. Portugal y Holanda fundaron factorías, núcleos defuturas ciudades, en diversos puntos costeros diseminados por todo el mapa terrestre.Francia e Inglaterra intentaron entrar en la India, al tiempo que fundaban colonias en lo quedespués serán Estados Unidos y Canadá. La pugna por el complejo mapa de políticoeuropeo fue incesante, desgastando las energías sociales extraídas a través de los impuestosen cruentas conflagraciones cuyo fin podía ser el predominio dinástico, religioso o elmantenimiento o la discusión de la hegemonía continental, en la que se sucedieron Españay Francia, con la irrupción local de potencias locales (Dinamarca, Suecia, Polonia...). Losescenarios de las conflagraciones europeas fueron preferentemente los atomizados espaciospolíticos de la península italiana y centroeuropa, surgiendo en ésta las potencias rivales deAustria y Prusia, cuyo futuro no se dilucidará hasta bien entrada la Edad Contemporánea.Frente a todo esto, las viejas estructuras supranacionales medievales hicieron crisis. LaIglesia Católica fue incapaz de mantener unida a Europa bajo su dominio aunque losEstados Pontificios subsistieron con una influencia incomparablemente superior a su pesotemporal, y el Sacro Imperio Romano Germánico, después del frustrado intento porrestaurarlo de Carlos V, fue prácticamente desmantelado por el Tratado de Westfalia de1648. El Imperio siguió existiendo teóricamente hasta 1806, pero en los hechos no era másque una presencia nominal en el mapa internacional, sin poder efectivo.El regicidio del inca Atahualpa, tal como la dibujó Felipe Guamán Poma de Ayala, en suNueva Crónica y Buen Gobierno, un excepcional documento de la visión indígena de laConquista de América, descubierto en 1908
  • 29. El rey don Sebastián I de Portugal, que a pesar de haber muerto en Alcazarquivir, junto aotros dos reyes (estos musulmanes), "reapareció" en la figura de un pastelero de Madrigal ypermaneció siempre vivo y eternamente joven en el imaginario popular, como los héroeshoméricos o el Che Guevara en el siglo XX (sin olvidarnos de héroes populares como ElvisPresley, Marilyn Monroe, James Dean, Jim Morrison o John Lennon).[editar] El Rey ha muerto, ¡viva el Rey!Esta fórmula, que garantizaba la continuidad de la monarquía hereditaria, es también unreflejo de los límites del Estado que se pretende construir por una monarquía conaspiraciones absolutistas.20 En todas las civilizaciones, el momento de la muerte de losreyes (o su agonía, o su falta de sucesión) ha dado históricamente origen a problemassucesorios, e incluso guerras.La posibilidad de dar muerte al rey era un hecho todavía más grave, y la lesa majestadsancionada con la peor de las condenas (el suplicio de los regicidas como Ravaillac eraparticularmente doloroso). La mera consideración de ese argumento en la ficcióngarantizaba el interés de las truculentas tragedias de Shakespeare, en las que el usurpadorencuentra su merecido castigo (Hamlet o Macbeth) sobre todo en la corte de Isabel I deInglaterra, siempre vigilante contra reales o imaginarias conspiraciones contra su vida.En la mayor parte de las culturas, dar muerte al rey estaba reservado como mucho a losenfrentamientos caballerescos con otro rey en el campo de batalla (por ejemplo, a pesar dealgunos detalles ruines, el fratricidio de Enrique de Trastamara sobre Pedro I el cruel), cosaque en la Edad Moderna raramente se producía pues no solían arriesgarse (la muerte deEnrique II de Francia en un torneo entra dentro de los accidentes deportivos, y elapresamiento en la batalla de Pavía de Francisco I, que se quejaba de que Carlos V noentrara en liza personalmente con él, es algo excepcional). Por eso impactó tanto a todaEuropa la temprana muerte de Sebastián I de Portugal en la batalla de Alcazarquivir. Estehecho además, estuvo en el origen de la decadencia portuguesa (el ejército quedó destruidoy su tío Felipe II se impuso como heredero incorporando el reino a la Monarquía Hispánica,que desperdició lo mejor de la flota en la Armada Invencible y enfrentó el imperio coloniala la rapiña de sus enemigos ingleses y holandeses). También fue el origen de uncuriosísimo movimiento social, el sebastianismo, muy popular entre los campesinos y
  • 30. clases bajas, que reivindicaba su presencia oculta y su mesiánica vuelta. Un movimientoidéntico tuvo lugar en Rusia, donde periódicamente aparecían falsos Dimitris reclamandoser el zarevitch heredero de Iván el Terrible. Estos movimientos (similares a otrosmovimientos milenaristas o mesiánicos, como los asociados al imán oculto en la religiónislámica) acogían todo tipo de reivindicaciones populares que aprovechaban la oportunidadde expresarse en asociación con un concepto idealizado de la monarquía paternalista. Eradifícil concebir que de la sagrada figura de un rey pudiera venir algo malo. Todo mal seatribuye a los malos consejeros, o al secuestro de la voluntad del rey (la leyenda de Lamáscara de hierro). Los validos son las figuras más odiadas. En la Edad Moderna ladiscrepancia más atrevida solía ser el grito Viva el rey y muera el mal gobierno. En otrascivilizaciones, se opta por separar radicalmente la figura del gobernante de derecho, quepasa a ser una figura únicamente decorativa (el Califa en el Islam y el Emperador en Japón)y el gobernante de hecho, que pasa también a ser hereditario y solemnizarse (el Sultánotomano o el shōgun en Japón)Lo que es una gran novedad de la Europa de la Edad Moderna es convertir la muerte del reyen algo teorizable, entroncándolo con la Antigüedad clásica. El tiranicidio se justificó por elPadre Mariana, de la Escuela de Salamanca, en un libro21 que dedicó a la instrucción delfuturo Felipe III, y que fue ampliamente divulgado más fuera que dentro de España,utilizándose sus argumentos en la justificación de la rebelión de los Países Bajos y másadelante incluso, en las dos grandes revoluciones del siglo XVIII (americana y francesa),que siempre pusieron buen cuidado de legitimarse por oposición a la pérdida de legitimidaddel rey contra el que se rebelan, de una manera no tan distinta a como vasallos y señoresfeudales se aplicaban recíprocamente el concepto de felonía. En el himno de Holanda,Guillermo de Orange dice: "al rey de España siempre honré" - Den Koning van Hispanje/Heb ik altijd geëerd, y los revolucionarios americanos dedican toda la primera parte de suDeclaración de Independencia a convencer al mundo de que no les queda otra salida.El respeto sacral que a la figura de los reyes se guardaba en Europa no se aplicaba por losconquistadores a los caciques, reyes o emperadores americanos, todos ellos consideradospor los europeos como «indígenas paganos», cuya soberanía podía ser discutida sólo conque se negaran a atender el Requerimiento. Así no hubo mayor inconveniente enextorsionar, torturar y matar a Hatuey, Atahualpa y Moctezuma (menos aún en sofocar lasrevueltas posteriores a la conquista, incluso en fechas tan tardías como la de Túpac Amaru,que enlaza ya con los gritos de la independencia americana). Pero andando el tiempotambién el viejo continente presenció algunos regicidios notables, como los de Guillermode Orange, Enrique III y Enrique IV de Francia, a manos de fanáticos, y los judiciales deMaría Estuardo y Carlos I de Inglaterra. Cuando la guillotina caiga sobre Luis XVI, la EdadModerna ya habrá terminado, comprobándose que la sangre azul es igual que cualquierotra.En América las revoluciones independentistas que comenzaron en 1776 con la sublevaciónde las trece colonias británicas que dieron origen a los Estados Unidos y se extendió con laGuerra de Independencia Hispanoamericana (1809-1824), que dieron origen a las primerasnaciones latinoamericanas, fusionaron la idea de independencia con la oposición radical ala monarquía y el derecho al regicidio. El resultado fue la aparición de una cantidad derepúblicas sin precedente en la Historia Universal.
  • 31. El condottiero Bartolomeo Colleoni, con gesto adusto contempla Venecia desde su caballoen el famoso bronce de Verrocchio. Los ejércitos mercenarios, verdaderas empresasdirigidas con criterios protocapitalistas, se alquilaban al mejor postor en la Italia delRenacimiento. La caballería medieval quedaba para los ejercicios literarios.Guerrero japonés fotografiado por Felice Beato en la década de 1860. Tras una primeraapertura, que incluyó la evangelización hispano-portuguesa, Japón se cerró a todo tipo decontactos con los extranjeros en 1641 con la política sakoku (con la mínima excepción de laimportación de libros y el consentimiento de intercambios con los holandeses de la islaartificial de Dejima), y siguió considerando las armas de fuego como bárbaras y primitivas,prefiriendo las tradicionales del samurái hasta la restauración Meiji del siglo XIX.La rendición de Breda o Las Lanzas, de Velázquez, 1636. Uno de los episodios gloriososque se celebraban en el Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro de Madrid.22 Lostercios de Ambrosio de Spínola, que exhiben enhiestas sus picas, consiguieron desalojar dela plaza fortificada que se adivina humeante al fondo, a las tropas holandesas de Justino deNassau, en uno de los últimos triunfos de las armas españolas, abocadas al fin de suhegemonía.
  • 32. Maqueta de la Citadelle de Lille (1667). Louis Le Grand la voulut, Vauban la dessina,Simon Vollant lédifia (Luis XIV la quiso, Vauban la diseñó y Simon Vollant la edificó).Uno de los ejemplos más acabados de las fortificaciones contra la artillería, que superabanel concepto medieval de muralla (fosos y muros almenados que rodeaban una ciudad, concubos o torres a intervalos regulares) por una ingeniosa geometría (que comenzóllamándose "traza italiana") a la que se añadían baluartes avanzados y contramedidas paralas minas que excavaban los zapadores asaltantes.[editar] Revolución militarTambién el arte militar experimentó profundos cambios, que fueron correlativos a loscambios políticos que se vivían en ese tiempo. La introducción de las armas de fuego marcóel final de la época de los caballeros feudales, y el inicio del predominio de la infantería.Aunque los primeros usos de la pólvora fueron en China, su empleo militar fuefundamentalmente europeo durante la Edad Moderna. El código del honor del caballeromedieval veía las armas de fuego como un insulto a la valentía, que permitía abatir al mejorcaballero por el más ruin villano mercenario, pero su aceptación, desarrollo y sofisticaciónen Europa es una de las claves de su expansión durante la Edad Moderna. Los cambiossociales que produjo en su interior terminaron, paradójicamente, incluyendo su uso en losduelos por honor.Ya la Guerra de los Cien Años había supuesto una humillación de la nobleza francesafrente a los arqueros ingleses, pero fue la artillería, que se experimentó en las últimas fasesde la Reconquista (parece ser que los defensores musulmanes la usaron en la toma deNiebla en el siglo XIII, y los cristianos desde la época de Alfonso XI), la que demostraráser el arma decisiva, cuyo coste, inasumible por ningún noble particular, solo podía sersufragado por los crecientes recursos de las monarquías autoritarias, con lo que el ejércitomoderno pasará a ser uno de sus atributos. La Guerra de Granada será decisiva para laconformación de una unidad militar compleja y bien articulada: los tercios, que se probaránexitosamente en Italia bajo el mando del Gran Capitán frente a los ejércitos franceses, altiempo que se internacionalizan con mercenarios de todas las nacionalidades. Los suizos ylos lansquenetes alemanes serán los más afamados. Por primera vez desde el Imperioromano, las guerras europeas se libraban con una visión estratégica continental que ponía asu servicio crecientes aparatos estatales: era mayor proeza "poner una pica en Flandes"desde el punto de vista económico que desde el puramente táctico, y las batallasdiplomáticas no fueron menos decisivas que las reales para cerrar o mantener abierto elllamado camino español23
  • 33. Al mismo tiempo, la ingeniería dio pasos de gigante, perfeccionando una nueva fórmula dedefensa: el bastión. Estimulados por el desafío de los artilleros, ingenieros militares entrelos que se encontraba el propio Leonardo da Vinci entablan con ellos una carrera dearmamentos que no ha parado hasta hoy.Como consecuencia, las campañas medievales, enfrentamientos de huestes reclutadas porlos lazos del vasallaje se transformaron en verdaderas guerras de asedio y desgaste delenemigo, utilizando tropas profesionales, mercenarias, lo que en parte explica la enormecrueldad creciente de los conflictos hasta el siglo XVII. Para el siglo XVIII, las guerras,sometidas a método y cálculo académico, experimentaron un notable cambio,transformándose en campañas atemperadas, voluntariamente limitadas y con prolijasmaniobras, en donde los generales arriesgaban poco y cuidaban mucho a sus tropas (famosofue en ello el rey sargento, Federico Guillermo I de Prusia). Los uniformes, las banderas yla música militar se codifican de forma exquisita (el himno y la bandera de Españaprovienen de esta época). Este esquema regiría los campos de batalla europeos hasta lallegada de Napoleón Bonaparte, primer general que aprovechó a gran escala elreclutamiento masivo producto del servicio militar obligatorio o nación en armas,ignorando los rangos aristocráticos que en los ejércitos de las monarquías absolutasreservaban los puestos directivos a gente de no probada valía, mientras que para él cadasoldado lleva en su mochila el bastón de mariscal. Pero eso fue ya en un periodo históricodiferente, la Edad Contemporánea, en el que, tras el intento de bloqueo continental contra laindustria inglesa y las teorizaciones de Clausewitz, se terminará hablando de la guerra total,un concepto ajeno al periodo de la Edad Moderna, en que la vida económica y social seguíaen buena parte ajena a las batallas.La batalla de Lepanto, vista por Veronés, es una confusión de galeras que se embisten trasel duelo artillero, cuya suerte se decide en el plano celestial, por la intercesión ante laVirgen de los santos patrones de cada miembro de la Santa Liga (por el Papa, con las llavesdel reino de los cielos, Pedro; por España, con equipo de peregrino, Santiago; por Génova,con corona y espada, Catalina; y por Venecia, con su león, Marcos). El Imperio otomano notuvo tanta ayuda.
  • 34. La Armada Invencible partiendo del puerto de Ferrol. La tecnología naval de élite europease batió en el Canal de la Mancha, prevaleciendo la inglesa sobre la española (que desde1580 incluía también a la portuguesa, o sea, a las dueñas de las dos mitades del mundodesde el Tratado de Tordesillas). Ninguna marina extraeuropea pudo competir hasta laGuerra Ruso-Japonesa de 1905: la famosa flota china del siglo XV dirigida por Zheng Heno tuvo continuidad.[editar] La guerra navalLa guerra naval conoce un salto cualitativo con la incorporación de la artillería y de lasmejoras técnicas de la navegación. La capacidad de maniobra rápida y abordaje de lapropulsión a remo (aún útil en 1571 en Lepanto) quedará obsoleta, en beneficio de laplanificación estratégica en un escenario planetario, donde flotas oceánicas llevan lapresencia militar a distancias enormes con una agilidad creciente. La mayor ocasión quevieron los siglos, como la calificó Cervantes, que allí perdió su mano izquierda (paramayor gloria de la derecha), significó de hecho el mantenimiento del statu quo en elMediterráneo: el oriental para los turcos y el occidental para los españoles, pero el conjuntodel Mare Nostrum había perdido ya su centralidad en beneficio del Atlántico. Hasta laderrota de la Armada Invencible (1588) nadie desafiaba la hegemonía naval hispano-portuguesa más allá de enfrentamientos irregulares (los holandeses mendigos del mar o lospiratas berberiscos o ingleses, poco importantes hasta el siglo XVII).Consciente de poseer un imperio donde no se ponía el sol, Felipe II ofreció una recompensafabulosa a quien le ofreciera un reloj mecánico que permitiera a sus barcos calcular conprecisión la longitud cartográfica, cosa que no se consiguió hasta el siglo XIX; pero paraentonces el meridiano cero era el de Greenwich y no el de Cádiz ni el de París, a pesar delesfuerzo científico que supuso el Sistema Métrico Decimal. La batalla de Trafalgar (1805)vino a sancionar indiscutiblemente la hegemonía marítima que Inglaterra ya habíaalcanzado, al menos desde la Guerra de Sucesión Española, que le proporcionó Gibraltar yMenorca, además de ventajas comerciales en América (1714). Olvidado quedaba el repartohemisférico del mundo entre españoles y portugueses (Tratado de Tordesillas, 1494) y quehabía provocado el enojo de Francisco I de Francia, que pidió que le enseñaran la cláusuladel testamento de Adán que preveía tal cosa. Entre tanto, los bosques ibéricos de la ardillade Estrabón (que cruzaba la península sin tocar el suelo) se habían convertido en tablonesde barco o en tallas de santos (destinos para los que se seleccionaban las piezas másescogidas), lo que tuvo decisivas consecuencias económicas y ecológicas: se dice quebuena parte de los sedimentos depositados en el Delta del Ebro se deben a la deforestacióndel Pirineo en la Edad Moderna.
  • 35. Confucio presenta al niño-Buda a Lao Tse, en una singular recreación pictórica de épocaQing. Mientras Islam y Cristianismo se expanden en conflicto por la mayor parte delmundo, el budismo había conseguido implantarse con fuerza en Extremo Oriente, en cadacaso sobre un sustrato distinto (en China y Japón, las religiones tradicionales,confucionismo y shinto, en Indochina, el hinduismo); al mismo tiempo, en su India natal,los mogoles musulmanes y el hinduismo justificador del sistema social de castas lo hacenprácticamente desaparecer.Bula Exurge Domine, Contra Errores Martine Lutheri et sequatium: contra los erroresde Martín Lutero y sus seguidores (15 de junio de 1520), por la que el papa León X leamenazaba con la excomunión si no se retractaba de 41 puntos incluidos en sus famosas 95tesis del 31 de octubre de 1517. Lutero quemó públicamente la bula (10 de diciembre de1520) y la excomunión se hizo efectiva (3 de enero de 1521). Cualquiera de esas fechas sonhitos para la Edad Moderna, aunque no habrían pasado de ser una disputa teológica si nohubieran encontrado el formidable eco que la difusión de la imprenta permitió a losargumentos de ese "oscuro fraile", y no se hubieran acogido por una sociedad madura pararecibirlos y unos agentes políticos dispuestos y capaces de aprovechar su potencial.
  • 36. La orfebrería sagrada americana, como ésta de la cultura Muisca, donde aparece la barcaritual que sumergirá ofrendas en un lago, excitó de tal manera el ansia de oro de losconquistadores que creó la leyenda de El Dorado. Es enormemente simbólico que el destinode la mayor parte de la producción artística precolombina fuese el saqueo y la fundición enmonedas, que circulando de Sevilla a Génova o Amberes cambiaron para siempre laeconomía mundial. En la antigüedad, una profanación semejante se atribuye a Jerjes, quetransformó el oro de Babilonia en arqueros (los numismáticos y los de verdad).Mezquita del Sah Abbas I el grande, del imperio persa safávida en Isfahán, Irán. En estecaso, el impresionante pórtico acoge a los chiítas.Las Misiones Jesuíticas en América del Sur establecieron un sistema teocrático-guaraní detipo igualitario que ha sido mencionado como antecedente de las ideas socialistas.[editar] La religiónComo probaban las herejías urbanas medievales reprimidas por la Inquisición y la OrdenDominicana, la Iglesia Católica se encuentra en conflicto con la nueva vida urbana, y habíamirado sus transformaciones con reticencia, aunque también demostró una gran capacidadde asimilación de los elementos disolventes (Orden Franciscana y devotio moderna deTomás de Kempis). En el Siglo XIV había vivido la Cautividad de Aviñón y el Cisma deOccidente, y en el XV vivió un proceso de acrecentamiento del poder temporal. Ejemplosde Papas mundanos fueron, por ejemplo, Alejandro VI y Julio II, este último apodado, y no
  • 37. sin razón, el «Papa guerrero». Para financiarse, recurrió de manera cada vez másescandalosa a la venta de indulgencias, lo que excitó las protestas de John Wycliff, Jan Husy Martín Lutero. Este último, cuando la Iglesia lo llamó a someterse, se rehusó, señalandoque la única fuente de autoridad eran las Sagradas Escrituras. Era esta una nueva visión dela relación entre el hombre y Dios, personalista e intimista, más acorde con los valores de lamodernidad y muy diferente a la idea social y comunitaria de la religión que tenía elCatolicismo medieval. Entre los numerosos seguidores de Lutero no fue posible launiformidad (la interpretación libre de la Biblia y la negación de autoridad intermedia entreDios y el hombre lo hacían imposible), y así Ulrico Zwinglio, Juan Calvino o John Knox,fundaron iglesias reformadas que se expandieron geográficamente convirtiendo a Europa enun mosaico de creencias rivales. Se ha propuesto24 que el calvinismo y la doctrina de lapredestinación son posiblemente una contribución esencial a la conformación del espírituburgués capitalista, al exaltar el trabajo y el triunfo personal. No obstante, no es imposibleencontrar una versión católica del mismo espíritu, como fue el jansenismo; lo queabundaría en la tesis materialista de que más que una determinación ideológica fueron lasdiferentes condiciones de la estructura económica del norte y el sur de Europa las queinfluyeron en su divergente historia a lo largo de la Edad Moderna.La Iglesia Católica reaccionó tardíamente, a finales del siglo XVI, imponiendo una serie decambios internos en el Concilio de Trento (1545–1563). Estrellas de esta reforma fueronIgnacio de Loyola y la Compañía de Jesús. Sin embargo, no pudo hacer regresar a laobediencia católica a numerosas naciones reformadas. La Alemania del norte, Escandinaviay Gran Bretaña ya no volverían al catolicismo, mientras que Francia se debatiría duranteaños de conflictos internos por causa religiosa, hasta que en 1685 Luis XIV revocó elEdicto de Nantes, que garantizaba la tolerancia católica hacia los hugonotes, y los expulsó.El triunfo de la Contrarreforma se centró en la Europa danubiana, la Alemania del sur yPolonia. Irlanda, las penínsulas ibérica e itálica, además de los recién ganados dominiosultramarinos españoles en América, permanecieron católicos.Todo esto sucedió en medio de un terrible periodo de guerras de religión: en Alemania, lospríncipes católicos se apoyaron en Carlos V contra los príncipes protestantes, al tiempo quesurgían movimientos sociales como la guerra de los campesinos o los anabaptistas,perseguidos sangrientamente por ambos bandos, con la bendición expresa tanto del Papacomo de Lutero; en Francia, la no menos violenta Matanza de San Bartolomé (1572) fuesólo un episodio de su particular y prolongada serie de guerras de religión, en las que ladistintos grupos sociales se encuadran en bandos nobiliarios con opuestas pretensionespolíticas, dinásticas y alianzas exteriores; la Guerra de los Ochenta Años que supone laseparación de los Países Bajos en un norte protestante y un sur católico; en su última fase(tras una Tregua de los doce años) simultánea a la Guerra de los Treinta Años (1614-1648)en el Sacro Imperio, que terminó transformándose en un conflicto europeo generalizado.La expansión europea significa la desaparición o sumisión de muchas religiones indígenasen los territorios ocupados por los europeos. Excepcionalmente, surge en el norte de laIndia una nueva religión: el sijismo.En América Latina el catolicismo fue impuesto como religión prácticamente exclusivasiguiendo los lineamientos de la Contrarreforma, pero al mismo tiempo las antiguas
  • 38. religiones y creencias precolombinas y africanas reprimidas, reaparecieron reformulando elcristianismo mediante el sincretismo religioso. Un ejemplo de ello es la fusión de cultoscomo el de la Pachamama y la Virgen María en la región andina y la presencia de losorishás de la religión yoruba en la santería y el candomblé. El catolicismo latinoamericano,especialmente en sus vertientes más ligadas a las culturas de los pueblos originarios yafroamericanos, abrió camino a nuevos enfoques ante los derechos humanos, la naturaleza,la igualdad social y el republicanismo, alcanzando expresiones destacadas en casos como elde Bartolomé de las Casas y las Misiones Jesuíticas.La otra gran religión expansiva, el Islam, no tiene una separación de autoridades civiles yreligiosas, lo que no significa necesariamente un mayor fundamentalismo, y la pruebahabían sido los periodos de tolerancia y fértil intercambio cultural de la Edad Media. LosImperios Turco, Safávida o Mogol no fueron menos, sino más tolerantes en lo religioso quela Monarquía Católica o la Ginebra de Juan Calvino, y el Mediterráneo Oriental (Balcanesincluidos) fue durante toda la Edad Moderna un mosaico étnico y religioso que acogió ladiáspora sefardí de forma equivalente a como lo hizo Ámsterdam. No obstante, en laEuropa cristiana el humanismo renacentista (en principio, la simple reivindicación de losstudia humanitatis frente a la teología) va acentuando la separación de los ámbitos religiosoy laico.El erasmismo o conceptos como la libertad de conciencia no sólo abren el paso a otrasreligiones (protestantismo), sino a nuevas actitudes del hombre ante la naturaleza, como laduda cartesiana, el racionalismo y el empirismo. Muy diferentes entre sí, la indiferenciareligiosa, los libertinos, la masonería, el panteísmo, el agnosticismo y el ateísmo empezarána ser consideradas como posturas imaginables -aunque de ninguna manera toleradas- yganarán terreno a medida que avancen los siglos de la Edad Moderna. La trayectoriapersonal e intelectual de Voltaire significará un referente que quedará fijado en el espírituenciclopedista. La descristianización ligada a la Revolución francesa hará posible en unefímero episodio un culto secular a la Diosa Razón, bajo un calendario revolucionarioprivado de toda huella litúrgica.
  • 39. El Leviathan, de Thomas Hobbes, es una justificación del absolutismo frente a laRevolución Inglesa, pero su argumentación es plenamente secular, al contrario de la deBossuet, que simultáneamente está defendiendo la teoría del derecho divino de los reyes. Elmonstruo que puede ejercer sin límites su poder lo hace porque el cuerpo social (del quecada individuo es una célula, como aparece en el grabado) le cede el poder, porqueretenerlo cada uno para sí en un estado de naturaleza sólo llevaría a la guerra de todoscontra todos. La expresión Homo homini lupus (el hombre es un lobo para el hombre), queparece no ser suya aunque se suele atribuir a Hobbes, lo expresa muy bien.Sacrificio azteca, Códice Mendoza. El contacto con las culturas americanas proporcionóargumentos para ambas partes en debates como el de la Junta de Burgos de 1512 o la Juntade Valladolid de 1551 en que sobresalieron Bartolomé de las Casas y Juan Ginés deSepúlveda: los indígenas ¿eran sujetos a una esclavitud natural o merecían ser tratadoscomo iguales, en un precoz concepto de derechos humanos? Aquí vemos costumbres quedesde un punto de vista aristotélico puden calificarse de antinaturales y una arquitectura tancivilizada que causaba asombro a unos conquistadores que comparaban Tenochtitlan conVenecia. La humanidad de los indios (con su correspondiente alma inmortal sujeta asalvación y por tanto, a la mediación de la Iglesia) quedó establecida por la bula SublimisDeus en 1537. Las leyes de Indias fueron la respuesta por parte de una monarquía que,además de escrúpulos morales, intentaba evitar el excesivo poder de unos encomenderosdemasiado lejanos y garantizarse jurídicamente el dominio temporal y el patronato regioque las bulas alejandrinas le daban a cambio de la evangelización.El cambista y su mujer, Quentin Massys, 1515. La eficaz conjunción de metales preciososy documentos escritos revolucionó la economía mundial y los conceptos jurídicos; terminódisolviendo las relaciones sociales feudales. No obstante, este cuadro tiene una lectura bien
  • 40. distinta: la mujer está consultando un libro religioso, y duda de la legalidad teológica de lastransacciones de su marido: el desprecio social por las actividades financieras, que incluíala sospecha de criptojudaísmo en sociedades como la española, y la persecución legal dellucro, significaban la pervivencia del mundo feudal, en que la renta y el privilegio son losprocedimientos socialmente aceptables de la posición social elevada. Mientras el trabajosiga siendo un castigo divino, el interés deba camuflarse con todo tipo de excusas y elprecio justo algo a debatir con el confesor, el triunfo del capitalismo habrá de esperar. Losnavegantes holandeses y británicos desarrollarán un sistema de seguros para racionalizareconómicamente sus arriesgadas actividades; simultáneamente los españoles, con todalógica, prefieren la doble protección que les ofrece la monopolística y bien armada flota deIndias y la divina providencia: el dinero que no emplean en seguros, se les extrae enimpuestos obligatorios y en "voluntarios" donativos a las instituciones religiosas (limosnas,fundaciones piadosas, dotes para ingresar a sus hijas en conventos, mandas testamentarias).La opinión que suscitaría un comerciante poco piadoso es fácil de imaginar.Castigo a un esclavo en Brasil, por Jean-Baptiste Debret (circa 1800). La expansióncolonial de Europa generalizó la esclavitud en las colonias y organizó, con laimprescindible colaboración de las élites europeas (tanto católicas como protestantes),americanas (incluyendo a los criollos) y africanas (tanto subsaharianas como islámicas), eltráfico de esclavos como uno de los negocios más lucrativos del período, con Liverpoolcomo el mayor puerto esclavista del mundo. Paradójicamente, uno de los impulsoresintelectuales de la aprehensión de negros en África para trasladarlos como esclavos aAmérica fue el propio fraile Bartolomé de las Casas, que de este modo pretendía liberar alos indígenas americanos del inhumano trato que estaban sufriendo. Considerabainicialmente que la naturaleza del amerindio era más débil, y la del africano más fuerte,además de las razones teológicas que confluían en la distinta exposición al evangelio delNuevo y del Viejo Mundo. Curiosos argumentos, más propios de sus opositores en la Juntade Valladolid, que demuestran que realmente las Casas no estaba tan alejado del mundocultural neoescolástico y neoaristotélico del que provenía. Posteriormente se arrepintió deaquella idea y desarrolló un pensamiento más amplio de los derechos elementales de todoslos seres humanos.
  • 41. Reconstrucción de la propuesta de Sello de los Estados Unidos hecha por BenjaminFranklin. La rebelión contra los tiranos es obediencia a Dios, ilustrado por el episodiobíblico del Mar Rojo. En 1776, la población de las trece colonias británicas enNorteamérica, inició la Revolución Americana sobre la base de conceptos políticos quesignificaban un cambio radical: independencia, derechos humanos (si bien no para todos,los esclavos negros estaban excluidos), federalismo, constitución, república, basados en lospostulados de la Ilustración llevados a sus conclusiones. Algunos autores americanos25postulan la tesis, controvertida por otros,26 de que las prácticas políticas de laConfederación Iroquesa (Haudenosaunee) —su Gran Ley de la Paz— fue «inspiracióndirecta de la constitución estadounidense».25 La embajada de Franklin en París probó lasimpatía con que los Estados Unidos fueron acogidos por la opinión ilustrada (no sólo lafrancesa, también ingleses como Burke), admirada ante la demostración empírica de lasteorías rousseaunianas del "buen salvaje", que se estaba convirtiendo en una orgullosa"nueva Roma" poblada de águilas y cincinatos (símbolos rechazados por el propio Frankliny otros americanos pertenecientes al ala progesista de la revolución).27Con un modelo iconográfico muy común, Elias Hille pinta en 1596 a la familia Friedrich,un fabricante de cristal de Bohemia. Muestra el ideal social de familia nuclear: numerosa(tanto en muertes, acechantes en la calavera del Gólgota, como en nacimientos),jerarquizada, sumisa a los valores religiosos, sexuada y comprometida con su destino futurodesde la infancia. En todo ello, pocas diferencias con la familia extensa, clánica, queorganizaba la sociedad entera como un conjunto de lazos familiares; pero la sociedadmoderna genera nuevas expectativas a los individuos, que cada vez más basan su posiciónsocial en sus logros personales. Cuando no importe el origen familiar sino lo que cada unoes por sí mismo, se habrá terminado la sociedad preindustrial. Por otro lado, la libertad detestar, la vinculación de los patrimonios familiares (mayorazgo) o el reparto forzoso entrelos hijos (la legítima), suponen distintos sistemas de herencia que, sumados a los distintos
  • 42. regímenes matrimoniales (dote o su contrario, el precio de la novia; sociedad degananciales, separación de bienes, todos ellos conectados con el papel social de la mujer),constituyen una parte muy importante de las condiciones jurídicas que favorecen odificultan, según el caso, y en combinación con muy distintos factores económicos socialese ideológicos (incluyendo los religiosos) la acumulación originaria de capital necesaria parael surgimiento del capitalismo.[editar] El derecho y el concepto de hombre en sociedad.Tras el Tratado de Westfalia, la religión dejó de ser invocada como la causa de las guerrasen Europa, imponiéndose el pragmatismo de las relaciones internacionales que invocanintereses más secularizados para ellas, como había reclamado Nicolás Maquiavelo en sufamoso tratado El Príncipe. Esta obra para algunos marca el comienzo de la modernidad, ysu estela fue continuada por los fundadores del derecho de gentes, el holandés Hugo Grocioo, desde un punto de vista opuesto, la neoescolástica Escuela de Salamanca.La supuesta incapacidad (discutida ya en la época) de las civilizaciones no occidentalespara adecuarse a los conceptos jurídicos que conducen o se identifican con la modernidad(propiedad, seguridad jurídica, estado de derecho) es una de las cuestiones más interesantesde la historia comparada de las civilizaciones (véase Interpretaciones de la Historia deChina). Suele argumentarse que detrás de esa alegada predisposición occidental a lamodernidad está la herencia del Derecho Romano, el derecho consuetudinario germánico oel humanismo cristiano; pero las mismas herencias puede reclamar el Absolutismo delAntiguo Régimen, la Inquisición y los sistemas judiciales comunes en todos los paísesdurante la Edad Moderna, que incluían la tortura y las pruebas diabólicas sin respeto a lapresunción de inocencia. En sentido contrario se ha señalado el atraso causado por elcolonialismo europeo en las sociedades de América Latina y el Caribe, tambiénpertenecientes a Occidente, así como el desarrollo de sociedades modernas no occidentalescomo Japón, China y otros países del este asiático. Cierto o no, y aunque puedan buscarsemuchos precedentes (notablemente Ibn Jaldún y otros avanzados analistas sociales delmundo islámico desde el siglo XIV), la realidad histórica señala que fue en larevolucionaria Inglaterra del siglo XVII, con las contradictorias concepciones de ThomasHobbes y John Locke, donde se abre la cuestión de la naturaleza de las relaciones socialesque a partir de ese momento demostrarán en el mundo europeo su eficacia no únicamenteteórica, sino su implicación con el desarrollo social y el cambio político: igualmentedemuestra su capacidad de extensión y contagio, al ser retomada en Francia porMontesquieu y Rousseau, comparada con las originales culturas políticas de las sociedadesprecolombinas (Confederación Iroquesa), sintetizada y realizada por los revolucionariosamericanos en la nueva era histórica abierta en 1776. La naturaleza del hombre y sucondición de animal social, que se había iniciado en la filosofía griega, no había sido ajenaal pensamiento medieval, pero su reaparición como punto central del mismo espíritu de laEdad Moderna es plenamente propio de esta época, y su debate intelectual se suscitó enparte por el impacto de la diversidad cultural mostrada por los descubrimientos y su reversocruel (colonialismo, tráfico de esclavos) dando origen a productos intelectuales como elmito del buen salvaje o las hispánicas polémicas de la guerra a los naturales y de los justostítulos del dominio sobre América.
  • 43. Durante la Edad Moderna Europa la esclavitud pasó a tener una función completamentedistinta de la que había tenido en otras épocas históricas. Aunque no es el modo deproducción dominante (papel que cumplió únicamente en la Grecia y Roma clásicas28 ),pasará a ser uno de los sistemas centrales de trabajo en la periferia de la economía-mundo,29hecho que llevó a establecer al tráfico de esclavos como uno de los negocios más lucrativosdel período. Tras su cuestionamiento intelectual por algunos de los revolucionariosfranceses (por ejemplo Robespierre), y los primeros movimientos emancipatorios(destacadamente la revolución de Haití, liderada por Toussaint LOuverture), a comienzosdel siglo XIX Gran Bretaña y las naciones hispanoamericanas recién independizadas deEspaña (con cierta confluencia de intereses con aquélla), emprendieron la abolición de laesclavitud que llegaría a cubrir prácticamente la totalidad del mundo en el curso de lacenturia. El movimiento distaba mucho de ser puramente altruista u obedecer a alegadosprincipios cristianos: responde a la nueva lógica del sistema capitalista industrial, y ademáspermitió a la Royal Navy (armada británica) convertirse en una suerte de policía oceánico,con capacidad de inspeccionar los barcos a su conveniencia, función que estaba encondiciones de cumplir una vez que se había convertido en "taller del mundo" gracias a laRevolución industrial y ha suprimido a sus flotas competidoras en Trafalgar.Una visión más idealista de la posibilidad de formación de una sociedad perfecta, pero noen un paraíso escatológico, sino realmente en la tierra, fue la que proporcionó un nuevogénero literario surgido en el entorno del 1500 y también suscitado por el descubrimientoque los europeos hicieron de América: la Utopía, título de una novela de Tomás Moro, y enel que pueden encuadrarse autores de la talla de Erasmo de Rotterdam (Elogio de lalocura), Tomás Campanella (La ciudad del sol) y el Inca Garcilaso de la Vega(Comentarios Reales).Las consecuencias que de eso se derivaron no tenían por qué ir necesariamente en elsentido de fundar la doctrina de los derechos humanos, ni siquiera en la Europa protestante,buena parte de ella sometida a sistemas más propios del Antiguo Régimen. Incluso hayargumentos para proponer que más cerca de ello se encontraba la oscurantista España, queademás de acoger (no sin problemas) el erasmismo, produjo en su propio solar el corpuslegislativo de las Leyes de Indias, la defensa del indígena de Bartolomé de las Casas o lafamosa justificación del tiranicidio ya citada, y mantuvo hasta el siglo XVII un equilibrioinstitucional entre rey y reino, y de los distintos reinos entre sí (véase Institucionesespañolas del Antiguo Régimen), no demasiado diferente al de Inglaterra. Por otro lado, enFrancia, se pasó de la tolerancia pragmática de los politiques de la corte de Enrique IV a lateorización del absolutismo más radical y completa, con la obra de Bossuet. En Américapor el contrario el movimiento independentista se organizó desde un inicio íntimamenterelacionado con la doctrina de los derechos humanos y la democracia, aunque la prácticapolítica de ese concepto distaba aún mucho de ser la contemporánea. Las RevolucionesComuneras como la que fuera liderada en 1735 en Paraguay por José de Antequera yCastro bajo el lema: «La voluntad del común es superior a la del propio rey»30 fueron untemprano precedente. La interrelación entre las revoluciones liberales a uno y otro lado delAtlántico ha sido definida como un movimiento de ida y vuelta, y tras ser influida por laIlustración y desarrollarse endógenamente, la Independencia de Estados Unidos acabaráconvirtiéndose en modelo de libertad política para Europa y el resto de América.
  • 44. Las prácticas mercantiles, desarrolladas desde la Baja Edad Media (ferias, banca,préstamos, letra de cambio), se sofisticaron aún más con el nacimiento de las finanzaspúblicas (deuda pública, como los juros españoles) acostumbraron a juristas y confesores aenfrentarse con los conceptos teológicamente escurridizos de precio y beneficio (asociadosen un principio al lucro y al pecado de usura, garantías ideológicas del predominio social delos privilegiados que basan su riqeza no en el trabajo sino en la renta, y paulatinamenteaceptados) y diseñaron el concepto de obligación contractual o responsabilidad limitada.No es fácil decir cuál es la hermana mayor: la sociedad civil o la sociedad mercantil (otrahomónima es la Societas Iesus, la Compañía de Jesús).La familia y su tratamiento jurídico también experimentan cambios. La modernidadrepresenta el paso de la familia extensa, patriarcal, a la familia nuclear, no necesariamenteestable. El divorcio no se convierte en una práctica extendida, y tampoco es original de laEdad Moderna, pero la sonora separación de Enrique VIII y Catalina de Aragón dividiríaEuropa tanto como la Reforma. Se ha argumentado incluso que los diferentes regímenes delmatrimonio y de la herencia, tanto como las distintas religiones conformarán distintasestrategias económicas y mentalidades sociales de cara a la formación de la sociedadcapitalista.La Malinche y Hernán Cortés, en el Lienzo de Tlaxcala, Diego Muñoz Camargo, 1585. Lasumisión de la mujer coincide aquí con la sumisión de un continente entero, pero tambiéndemuestra cómo puede jugarse un papel activo, incluso determinante. En otros casos, lasmujeres podían llegar a ocupar el poder, como reinas o regentes, circunstancia poco comúnfuera de Europa.
  • 45. Catalina de Erauso, la monja alférez, representa una trayectoria vital radicalmente distinta,pero no tan opuesta como podría parecer. Lo excepcional de su caso nos recuerda que lasalida de los roles esperables: madre, monja o prostituta, no era asumible socialmente.[editar] La mujerTodas las grandes civilizaciones de la Edad Moderna siguen el modelo patriarcal querestringe a la mujer a un papel subordinado y la invisibliliza ante la historia; pero la mujerno está ausente, ni de la sociedad ni de los documentos. Los llamados estudios de género o,más propiamente, la Historia de la mujer tienen para el periodo de la Edad Moderna muchatarea por realizar. El papel de la mujer en la civilización occidental fue seguramente másvisible, y su visibilidad histórica mayor, cuando el azar y las leyes dinásticas le permitían elpapel de reina o regente. Aunque la Edad Media había dispuesto de mujeres en esa función(Teodora de Bizancio, Leonor de Aquitania, Urraca de León y Castilla), la historiografíasolía tratarlas con una extraordinaria misoginia. En cambio, algunas reinas de la EdadModerna han sido tratadas con gran admiración (Isabel I de Castilla la católica, que ha sidoincluso propuesta para beatificación, o Isabel I de Inglaterra la reina virgen), aunque bienes cierto que muchas otras han sufrido su inclusión en crueles estereotipos (Juana la loca,María la sangrienta de Inglaterra, Cristina de Suecia, Catalina II de Rusia la grande)algunos de ellos vinculados a una libertad de costumbres en lo sexual que en los reyesvarones se daba por supuesta. El estereotipo de la mujer pacificadora (tan viejo como lahumanidad, como puede verse en el mito del rapto de las sabinas) también se vioescenificado en su papel como prenda de paz entre dinastías que las conduce al matrimonio(Isabel de Valois a Felipe II de España, Ana de Habsburgo a Luis XIII de Francia...) o en lallamada Paz de las Damas. Lo excepcional son las mujeres a las que se concede un papelintelectual, a veces vinculado con su posición excéntrica, bien las monjas (en camino de sersanta, como Teresa de Jesús o poeta, como Sor Juana Inés de la Cruz), bien las cortesanasvenecianas (como Verónica Franco). Un caso paralelo son las geishas japonesas, que a lolargo de la edad moderna fueron suplantando a los varones que antes realizaban lasfunciones no evidentemente sexuales que las caracterizan. En algún caso, la posición desubordinación de una mujer quedaba superado por las circunstancias para adquirir uninsospechado protagonismo individual, como ocurrió con La Malinche, la esclava-traductora-concubina azteca de Hernán Cortés.Sin perjuicio de esa tendencia general, la Edad Moderna registra algunas civilizaciones ysituaciones en las que las mujeres ocuparon un papel protagónico, como el de laConfederación Iroquesa, en donde existía una división del poder político entre hombres ymujeres, de resultas del cual las cinco naciones que integraban la alianza estabangobernadas por las mujeres que eran cabeza de cada clan.31 Algunos antropólogos analizanel caso como uno de los muchos y diferentes ejemplos de situaciones de lo quetradicionalmente se llamaba matriarcado y sostienen que sólo anacrónicamente puedenentenderse como un precoz feminismo.32 Otros autores describen una realidad máscompleja, ya que entre los iroqueses el poder político-militar estaba rigurosamente divididoentre hombres y mujeres, ocupando aquellos los cargos militares y estas los cargospolíticos.33 Una situación favorable para el protagonismo femenino se produjo en lasrevoluciones liberales, como la revolución francesa (en la que algunas mujeres pretendieronsuperar el papel social que se las limitaba al poder informal de los salones de Madame
  • 46. Pompadour) o la Guerra de Independencia Hispanoamericana en la que algunas mujeresocuparon puestos decisivos como la Coronel Juana Azurduy en el Alto Perú.Santa Prisca, Taxco, México. Las torres y fachadas de retorcida decoración y la promientecúpula destacan armónicamente sobre un conjunto urbano propio de las ciudadeshispanoamericanas.Iglesia de Paoay, isla de Luzón, Filipinas. Con similitudes y diferencias, forma parte delmismo mundo cultural que Santa Prisca de Taxco o San Pedro de Roma. Tal cosa hubierasido imposible antes de la Edad Moderna.Catedral de San Basilio, Moscú, Rusia. Construida entre 1551 y 1561, representa unaevolución del arte bizantino, al igual que el imperio zarista quería ser una Nueva Romadespués de la caída de Constantinopla. La proximidad estética con el arte occidental es másrelativa, y podría verse también con Taj Mahal.
  • 47. San Carlos Borromeo, Viena, Johann Bernhard Fischer von Erlach (1716-1739)representa un barroco más clasicista, con las columnas historiadas que remiten a la AntiguaRoma.[editar] ¿Arte Moderno?Artículo principal: Arte de la Edad ModernaLo que hoy consideramos arte moderno no es la producción artística de la Edad Moderna,sino nuestro arte contemporáneo: las vanguardias europeas en torno a 1900, que de hechosignifican una reacción contra el arte europeo de la Edad Moderna, que se considerabaacartonado por el academicismo y limitado por la sujeción al principio de imitación a lanaturaleza; no así contra el arte extraeuropeo, que se recibe con admiración por su exotismo(estampas japonesas y tallas africanas). Incluso, desde otra perspectiva, hubo una escuelapictórica inglesa (el prerrafaelismo) que pretendía volver a la pureza de los primitivositalianos y primitivos flamencos anteriores al siglo XVI y al divino Rafael.Por tanto, a las creaciones culturales que se produjeron entre los siglos XV y XVIII lesdeberemos llamar "Arte de la Edad Moderna", con la suficiente distancia intelectual sobreél para considerarlo, aunque esté claro que el concepto de "moderno" (también para lo quehoy llamamos así) será siempre provisional.Esta reflexión no es en absoluto reciente: en Europa, el Renacimiento de los siglos XV yXVI inicia y se identifica con el concepto de modernidad,34 identificándola con la rupturafrente al arte medieval (despreciado por los italianos mediterráneos y añorantes de laantiguas glorias imperiales con el adjetivo de gótico, es decir, propio de godos, bárbaros delnorte de Europa) y con la imitación (mímesis) tanto de los modelos que se considerabanclásicos (el arte grecorromano) como (sobre todo) de la naturaleza. No conviene olvidar, noobstante, que la clave de la riqueza creativa de la época fue el intercambio entre Italia yFlandes. Los flamencos se enamoran de las montañas italianas, de las que ellos carecen, ylas reproducen en sus tablas; los italianos aprovechan muchas de las innovaciones técnicas
  • 48. que provienen de estos bárbaros del norte (el óleo). La investigación sobre la perspectiva sehace con criterios distintos, pero casi simultáneamente.[editar] Un mundo "barroco"Pero el arte más representativo de la Edad Moderna quizá no es tanto el Renacimiento sinosu continuación y antítesis: el Barroco,35 si consideramos que es el que alcanzó másextensión en el tiempo (siglos XVII y XVIII, en solapamiento con el Manierismo previo yel Rococó posterior) y el espacio (puede encontrarse desde la protestante Europa del Nortehasta la América colonial católica o las Filipinas). Este estilo se caracterizaba por servisualmente recargado, y alejado de la simplicidad y búsqueda de la armonía propias delRenacimiento pleno. Aunque se discute su etimologías posibles, suele hacérsele sinónimo a"extraño", "irregular". Se postula que el Barroco nació como una reacción a la crisis de laconfianza humanista y renacentista en el ser humano, lo que explica su potente carácterreligioso, así como el abandono de la simplicidad clásica para intentar expresar la grandezadel infinito, y la predilección por motivos grotescos o «feos», realistas, que contradice labúsqueda de la belleza ideal renacentista. Se ha hablado también de una cultura del barroco,del equívoco y lo efímero, coincidiendo con la llamada crisis del siglo XVII, en la que sevaloraba más la apariencia que la esencia, la escenografía que la solidez.36Palacio de Versalles, chambre du roi (cámara del rey), con su busto en mármol porCoysevox. El arte barroco cuida tanto los exteriores como los interiores (éstos en concretohan pasado a dar nombre a la expresión lujo versallesco). Hoy no nos parece nadaasombroso, pero fue una proeza técnica lograr espejos de un tamaño semejante. Los delsalón de los espejos reflejarán las primeras reuniones de los Estados Generales de 1789. Lavulgarización del símbolo clásico del nosce te ipsum permitió por primera vez una nuevaclase de autoconocimiento que ayudará a la consideración de la posición del hombre en elmundo.
  • 49. Gopuram del templo de Meenakshi, Madurai, Tamil Nadu, India, siglo XVII. Lasdiferencias iconográficas y estilísticas son evidentes, pero no puede negarse cierta similitudvisual con el horror vacui del estilo churrigueresco, la tensión ascensional del espacio deBernini, o la policromía sensorial de Rubens y la imaginería española; todos ellossimultáneos en el tiempo.Ángel arcabucero, Maestro de Calamarca, Bolivia, siglo XVII. El sincretismo de laproducción artística andina (que puede etiquetarse como pintura virreinal) se basa en laadopción de modelos iconográficos europeos (los ángeles eran muy venerados en la cortede los Habsburgo) que se reinterpretan desde una sensibilidad estética indígena.Esto no quiere decir, de todas maneras, que el Barroco haya renunciado totalmente alClasicismo. No en balde, uno de los más grandes monumentos de la arquitectura barroca esel Palacio de Versalles, construido en torno a la noción del culto al dios solar Apolo, comorepresentación del monarca Luis XIV, el Rey Sol. La europa del siglo XVIII se llenará deréplicas de Versalles, a veces pasados por la sensibilidad local, como los palacios vieneses.Habría un barroco primero, el profundo y concentrado de Caravaggio y el tenebrismo, un
  • 50. barroco pleno, triunfante, el de Bernini o Rubens, y un barroco final, el de mayor excesodecorativo, de Churriguera y los interiores rococó.El urbanismo barroco requiere la vivencia de la ciudad como un escenario artificioso, másallá de los edificios o monumentos singulares, en el que las perspectivas glorifiquen losespacios representativos del poder siguiendo un programa iconográfico que el entendidosea capaz de leer (por ejemplo, la Plaza de San Pedro en el Vaticano o el Paseo del Pradode Madrid). La integración de todos los artes y todos los sentidos se produce en algunasocasiones de forma sublime, en el tiempo y el espacio de la fiesta, como la Semana Santade Sevilla o la de Murcia, o los Carnavales de Venecia o de Oruro. El barroco protestante,más individualista, produce los espléndidos interiores de Vermeer o la competitiva mole dela Catedral de San Pablo de Londres, rival de la de San Pedro de Roma.La interpretación pendular de la Historia del Arte37 se corresponde bien con la vuelta a ladisciplina academicista a mediados del siglo XVIII, cuando el redescubrimiento de lasruinas romanas de Pompeya y Herculano puso de moda nuevamente el arte clásico. Estavez, quienes se inspiraron en él lo hicieron de manera aún más rigurosa que en elRenacimiento, generando así el llamado Neoclasicismo. El Neoclasicismo es consideradomuchas veces como un arte de transición a la Edad Contemporánea, porque se lo asociapolíticamente no al Absolutismo, sino a la Revolución francesa y al Imperio Napoleónico.[editar] Arte asiático y africanoEl arte en Asia y Africa produjo durante los siglos de la Edad Moderna manifestacionesartísticas del mismo nivel, bien siguiendo su propia dinámica, como en el arte africano, elarte islámico, el arte de China o el arte de Japón.En el arte islámico, el tradicional rechazo de la iconografía llevó a enfatizar los patronesgeométricos, la caligrafía islámica y la arquitectura. En la India y el Tíbet se desarrolló laexpresión artística mediante esculturas pintadas. En China continuó el desarrollo de su granvariedad de artes y estilos completamente originales, tallas en jade, trabajos en bronce,cerámica, poesía, caligrafía, música, pintura, teatro, etc. En Japón se prosiguió la ampliainterrelación artística entre la caligrafía y la pintura, mientras que los grabados desdeplanchas de madera se volvieron importantes luego del siglo XVII.[editar] Arte colonial en el Nuevo MundoArtículo principal: Arte colonial hispanoamericano
  • 51. Antonio Francisco Lisboa, «el Aleijadinho», destacado escultor y arquitecto del barrococolonial en Brasil. En la foto, un fragmento de la serie Los Profetas, ubicada en elSantuario de Congonhas, Minas GeraisEn América se desarrolló un arte bajo el signo de la dominación colonial, que recibió tantoinfluencias europeas, como africanas y de las culturas precolombinas, muchas vecesfusionadas de maneras complejas y novedosas del mismo modo que el sincretismo del cultocatólico con las religiones precolombinas. Agrupando estilos muy distintos, suele utilizarseel término de arte colonial;38 término que no debe confundirse con el de arte indígena, aveces apreciado en su autenticidad, y otras veces objeto de verdaderos zoológicos humanoscomo en las exposiciones coloniales, muestras de la antropología imperialista del sigloXIX. El barroco colonial tuvo caracteres distintivos del europeo, como su extraordinariadiversidad, la presencia del color, la la proliferación de formas mixtilíneas y el soporteantropomorfo. En Brasil sobresale la figura extraordinaria del escultor y arquitecto AntonioFrancisco Lisboa, «el Aleijadinho». La escuela cusqueña de pintura se caracterizó por elnaturalismo, un fuerte colorido y la presencia de rostros y temáticas indígenas y mestizas.Diego Quispe Tito introdujo cierta libertad en el manejo de la perspectiva y elprotagonismo del paisaje, la fauna y la flora. En las colonias inglesas, francesas uholandesas de América del Norte, el arte colonial se mantuvo más ligado a lascaracterísticas del arte de sus metrópolis, con escasas variaciones.[editar] Función del artistaUna diferencia esencial puede señalarse a partir de la Edad Moderna entre el denominadoarte occidental y las demás denominaciones geográficas (arte africano, arte asiático, etc. -véase Estudio de la Historia del Arte-): la función social y la consideración del artista. Adiferencia de las demás zonas del mundo, en Europa y sus colonias, desde el Renacimiento,pintores, escultores y arquitectos no sólo salen del anonimato y empiezan a firmar su obra,sino que se codean de igual a igual con filósofos y príncipes. Este ascenso social seadelanta varios siglos al de otras partes de la burguesía, y conforma una nueva aristocraciadel mérito intelectual, en la que más tarde ingresarán también los literatos y científicos. Por
  • 52. otro lado, la Iglesia, la nobleza y la monarquía, clientes tradicionales, dejan de serloexclusivos, como puede ejemplificarse en la burguesía holandesa, y nace un verdaderomercado del arte que empieza a no funcionar por encargo y puede surgir la creación delartista con mucha mayor libertad. Cuando en el siglo XIX el proceso se complete, y lasociedad responda ella misma a los criterios del mercado, habrá muerto el arte de la edadmoderna y nacido el arte contemporáneo (paradójicamente junto con la figura del artistamaldito, que no triunfa en vida).La Danza de Aldeanos, vista por Rubens (1635), es una orgiástica diversión popular, quecomo en todas las épocas y lugares, cohexiona al grupo social y marca el ritmo cíclicoanual de ocio y trabajo. Es difícil ver que de estos precedentes se derivan las refinadasmúsicas y ballet de las cortes europeas.Tokubei Kabuki, grabado del siglo XVIII.
  • 53. Federico Guillermo II de Prusia ameniza él mismo la velada en el palacio de Sanssouci. Lamúsica no es una diversión vulgar, sino aceptable en las más altas esferas (al igual que Dioshace mover los planetas con armonía celestial). El son dulce, acordado, del plectrosabiamente meneado que anhela Fray Luis de León puede servir para serenar el alma, yrodear de fasto el ritual de la misa católica, pero también para sacudir las mentes y aunar lasvoluntades de una forma revolucionaria, como hizo Lutero con el canto litúrgico de lascomunidades protestantes, incluso antes que los movimientos románticos.La representación balinesa del Katchak, como el Misterio de Elche o cualquier otradramatización sagrada, son también antecedente de las artes escénicas que se desarrollan enla Edad Moderna.[editar] El teatro y la músicaEsas dos artes alcanzan una madurez sublime en la Edad Moderna. Mientras en muchasculturas del mundo se habían alcanzado expresiones refinadísimas de formas teatrales ymusicales sagradas, como las danzas balinesas basadas en la mitología hindú (Katchak yBarong), en el siglo XVII, de una forma simultánea en cada extremo del mundo, sedesarrollan paralelamente el kabuki japonés, y los teatros clásicos de las tres principalesculturas de Europa Occidental (éstas sí interrelacionadas): el español (Lope de Vega,Calderón de la Barca, Tirso de Molina), el inglés (William Shakespeare) y el francés (JeanRacine, Pierre Corneille y Molière). En el surgimiento del teatro clásico europeo confluyentradiciones medievales, tanto de escinificaciones religiosas (autos sacramentales) comoprofanas (titiriteros antepasados de los cómicos de la legua, aún presentes en la Comediadel arte, que también se dejará ver en la raíz de un teatro ilustrado como el de CarloGoldoni), y se ahorman a la disciplina de las normas literarias clásicas, recuperadas de laantigüedad grecolatina en un extraordinario caso de resurrección arqueológica. Las artesescénicas comprenden también una música que, además de la tradición coral e instrumentaleclesiástica medieval, recoge temas, aires y danzas populares e incluso, en algún caso, lainfluencia de otras civilizaciones (el siglo XVIII vivió una fiebre turca en lo musical, conincorporación de instrumentos y un peculiar sentido del ritmo de las potentes marchasmilitares otomanas). La llamada música clásica, que tiene sus primeros nombres sagradosen compositores barrocos como Johann Sebastian Bach, Vivaldi o Haendel, culmina con lascumbres del clasicismo musical (Haydn y Mozart). Niños prodigio como éste último ocantantes como el castrato Farinelli (que demostró tener más visión para los negocios)recorren europa "fichados" por las casas reales como los futbolistas actuales. Losinstrumentos y las agrupaciones se van perfeccionando, quedando establecida la llamadamúsica de cámara, adecuada a la escenografía de los palacios rococó, mientras que losteatros requieren mayores formaciones, pues acogen a un público más amplio, que, (a la
  • 54. espera de las sinfonías de Beethoven o los valses de Strauss), celebra La flauta mágica.Como forma musical, la ópera (nacida con el Orfeo de Monteverdi en 1607) sólo haempezado a recorrer un camino que la llevará en el siglo XIX a ser un vehículo de laideología revolucionaria (Giuseppe Verdi o Wagner), pero de momento sirve perfectamentepara adaptar libretos tan subversivos como los de Beaumarchais (Las bodas de Fígaro deMozart y El barbero de Sevilla, de Rossini).Entre tanto, la música europea se difunde por el mundo, en primer lugar por las coloniasamericanas, donde es recibida y reelaborada con gran éxito, incluyendo los famososindígenas músicos de las reducciones jesuíticas del Paraguay.Reconstrucción del telescopio reflectante que Isaac Newton construyó en 1672, el mismoaño en que ingresó en la Royal Society. El paradigma newtoniano supuso una verdaderaRevolución científica, apoyada en las nuevas condiciones económico-sociales de laRevolución Burguesa de Inglaterra (que no se daban en otras partes de Europa, como laItalia de Galileo), supuso el triunfo del método que incluye de observación, cuantificación,formulación de hipótesis, experimentación, publicación y reproducibilidad; más allá de lamera especulación teórica y los debates filosóficos entre racionalismo y empirismo. Para elmundo intelectual supuso la Crisis de la conciencia europea.Matteo Ricci (a la izquierda) y Xu Guangqi (徐光啟) (a la derecha) en la edición china deLos Elementos de Euclides (幾何原本). A comienzos del siglo XVII la distancia entre laciencia europea y la china comenzaba a ser apreciable, y los jesuitas fueron aceptados como
  • 55. astrónomos en la corte imperial china. La posibilidad de un intercambio cultural amplio sevio frustrada tanto por el recelo chino como por la inflexibilidad papal, que no permitiótransigir en cuestiones de culto como le proponía la misión jesuita en China (incluyendo lacanonización de Confucio).[editar] Ciencia y magiaEl nuevo espíritu inquisitivo, que puede considerarse como parte de la mentalidadburguesa, produjo un cuestionamiento general de la sabiduría medieval, basada en elcriterio de autoridad, y expresada en aforismos como «magister dixit» («el maestro lo hadicho») o «Roma locuta, causa finita» («Roma ha hablado, la cuestión está terminada»).Nació así, ya en la Baja Edad Media, la investigación empírica de la naturaleza, aunque almenos hasta la Ilustración convivió con elementos que hoy nos sorprenden y que tendemosa calificar de irracionales: figuras como Paracelso (el constructor de la yatroquímica) oNostradamus (respetadísimo por todos los reyes de Europa), que reclaman conocimientosmistéricos, son tan representativas del Renacimiento científico como el cirujano militarAmbroise Paré o el constructor de autómatas Juanelo Turriano. Los problemas que llevarona la muerte a Giordano Bruno o Miguel Servet son justamente la no separación de lasesferas de la ciencia y la religión. Casos menos trágicos, pero que hacen ver cómo no habíauna evidente separación entre el mundo de la ciencia y el de conocimientos menosmetódicos son el de Johannes Kepler o John Dee, que se ganaban la vida como astrólogos,lo que les permitió acercarse al poder además de desarrollar otra faceta más científica de suproducción intelectual, o el del propio Isaac Newton que, en este caso de forma oculta,tenía su lado oscuro relacionado con la alquimia.El choque cultural entre los diversos pueblos del mundo (europeos, americanos, asiáticos,africanos) llevó a que las diferentes civilizaciones explotaran la credulidad y la condición«poco civilizada» que indefectiblemente asignaban a los otros, a partir de la predicción deeclipses, las técnicas antisísmicas, los hábitos higiénicos, las novedosas armas, losconocimientos sobre especies vegetales y animales, el uso de tecnologías nunca vistas porel otro. En algunos casos los «otros» fueron considerados dioses y en otros casos, animales.La credulidad de los pueblos europeos adquiría formas específicas. Se seguían venerandoreliquias e imágenes de diversos seres sobrenaturales (entre los católicos) o cruzando elmundo para fundar jerusalenes terrestres (entre los protestantes), acudiendo a los reyes paracurar la escrófula, o exorcizándolos cuando estaban "hechizados" (Carlos II de España)...En pleno siglo XVIII Feijoo tenía que dedicarse a combatir supersticiones que al mismotiempo eran mantenidas desde la cátedra de matemáticas de Salamanca (el inefable Diegode Torres Villarroel). El mundo del ocultismo y lo esotérico convivió entre los mismísimosilustrados (el caso del napolitano Raimondo di Sangro).
  • 56. La Escuela de Atenas, fresco de Rafael, en las Estancias Vaticanas (1510). ApareceLeonardo da Vinci como Platón, Bramante como Euclides y Miguel Ángel como Heráclito;el mismo autor nos mira de frente. El atrevimiento era enorme, e inimaginable en cualquierotra época anterior, o en otra civilización, no sólo por esa razón: este fresco se opone en laEstancia de la Signatura al de La Disputa del Sacramento, de idéntico formato, pero decontenido opuesto: si los personajes de este cuadro buscan la verdad con la razón, los delotro lo hacen con la fe. La conciliación de ambas parecía posible en ese momento; pocosaños después, la reforma de Lutero y la contrarreforma católica parecerán desmentirlo. Losartistas del renacimiento eran verdaderos humanistas que entendían de todas las artes y lasletras (posiblemente las siete artes liberales están aludidas iconográficamente en lacomposición). Aún no se habían separado, como ocuriría en la Edad Contemporánea, lasletras y las ciencias (lo que nos origina el problema de las dos culturas).39 Como carreradigna de la vocación de un joven, a las letras se le oponían las armas (como en el famosodiscurso de Don Quijote)40 y a las letras humanas, las letras divinas. Un refrán (tambiéncitado por Cervantes) proporcionaba otros dos destinos diferentes, pero tambiéninverosímiles antes de esta época: Iglesia, mar, o Casa Real.41 Por otro lado, no olvidemosque, al tiempo que se revaloriza la antigüedad clásica, se pone en cuestión la autoridad. Eldebate de los antiguos y los modernos, resuelto finalmente en favor de éstos, supondrá elpunto de partida del pensamiento moderno.
  • 57. La Historia Naturalis Brasiliae (1648) recoge los resultados de la expedición del holandésWillem von Piso y el alemán Georg Marcgraf, en el momento en que Holanda era lapotencia colonial predominante en el área brasileña. La Era de los Descubrimientos estádando paso paulatinamente a las expediciones con fines científicos que no excluyen, sinoque racionalizan la búsqueda de recursos y la explotación utilitaria del conocimiento.El Chimborazo estudiado por Alexander von Humboldt (1805), el descubridor científico delNuevo Mundo, según Simón Bolívar y, además de un perfecto ilustrado y una figura pre-romántica, uno de los últimos científicos humanistas: a la vez explorador, geógráfo,oceanógrafo, geólogo, botánico, demógrafo, diplomático y amigo de los mejores poetas desu tiempo. Su expedición a América enviado por Carlos IV (con motivo de la cual seentrevista con José Celestino Mutis en Bogotá) pudo haber sido uno de los episodios másdecisivos de la ciencia en la Monarquía Hispánica, cada vez más implicada en proyectospunteros que implicaban a ambos lados del Atlántico (como la expedición Balmis, que
  • 58. difundió la vacuna de la viruela), pero debido a la crisis final del Antiguo Régimen (quetambién lo fue de la mayor parte del régimen colonial español) la publicación de sushallazgos no pudo ser aprovechada por sus promotores y más bien aprovechó a unapotencia emergente: los recién nacidos Estados Unidos. Sus investigaciones, como otrascoetáneas, es muestra de que por fin una percepción científica de la Tierra estabaesbozándose en esos últimos años de la Edad Moderna, con las expediciones de Cook, LaPérouse, Malaspina y los trabajos de determinación del Sistema Métrico.La presencia de lo sobrenatural en la vida cotidiana era admitida por todas las esferassociales, incluyendo movilizaciones colectivas de miedo, como la caza de brujas, más cruele irracional en el norte europeo (supuestamente más "moderno") y en las coloniasbritánicas, que en el sur (supuestamente más "atrasado") y en las coloniasiberoamericanas.42 La percepción popular de los complicados debates teológicos estabamuy lejos de ser racional, en un mundo mayoritariamente iletrado (incluso con el esfuerzodivulgador de la escritura hecho por la Reforma gracias a la imprenta), y producía casos enlos que la persecución inquisitorial se encontraba buscando herejías inexistentes, que losacusados eran incapaces de elaborar por sí mismos.43 La comparación con otrascivilizaciones tampoco deja a la occidental en mejor lugar: la experiencia en Estambul de lalady inglesa Mary Montagu44 en fechas tan avanzadas como la primera mitad del sigloXVIII (que la permitió comparar a los effendi otomanos con pensadores tan secularizadoscomo Alexander Pope o Jonathan Swift) es lo suficientemente ilustrativa.1543 fue un año en el que aparecieron dos obras trascendentales: Nicolás Copérnicopostuló por primera vez el Heliocentrismo cuestionando así el Geocentrismo del griegoTolomeo, mientras que Andrés Vesalio revisó la anatomía de Galeno. La senda abierta porambos fue fructífera: en Física y Astronomía, los aportes acumulados de Tycho Brahe,Galileo Galilei y Johannes Kepler cambiaron la visión del universo, mientras que lo propiohacían en la Medicina Miguel Servet, William Harvey y Marcello Malpighi, entre otros.Toda una escuela de matemáticos italianos, como Bonaventura Cavalieri, prepararon lasherramientas matemáticas necesarias para que Isaac Newton postulara de manera científicala Ley de la gravedad, con la publicación de los Principios matemáticos de filosofía naturalen 1687.Fue determinante para la construcción de la ciencia moderna la comunicación entrecientíficos que permitía el intercambio epistolar (fue particularmente enriquecedora lacorrespondencia de Newton con Leibniz), la publicación y la institucionalización (RoyalAcademy, Academia de Ciencias Francesa). Pero sería erróneo considerar que la sucesiónde descubrimientos y el enlace de biografías de científicos conducía inevitablemente alnuevo paradigma. La resistencia al cambio era o parecía tan fuerte como las (no tanevidentes) pruebas de la nueva visión de la naturaleza: Tycho Brahe hizo jurar a Kepler nopasarse al bando copernicano; éste tuvo que hacer un costosísimo ejercicio de honestidadcientífica para defraudar a su maestro y a sus propias preconcepciones místicas de laarmonía celeste; la retractación de Galileo no fue tan insincera como la visión románticanos puede hacer creer, pues él mismo tenía un verdadero problema de conciliación de su fecon el testimonio de su razón y sus sentidos; el mismo Giovanni Cassini, que había sidocapaz de la extraordinaria proeza de convertir en reloj a los satélites de Júpiter (lo quepermitió dar la primera estimación de la velocidad de la luz), jamás llegó a aceptar
  • 59. semejante posibilidad. Para ello era necesaria una verdadera Revolución científica no muyalejada de las revoluciones social o política que la sostuvieron.45El siglo XVIII representó un avance de otra disciplinas fundamentales, como fueron laquímica o las ciencias biológicas, con no menos trabas conceptuales. Hasta que Lavoisierno dio el impulso definitivo a la nomenclatura sistemática y la cuantificación de ladisciplina (1789),46 no se superaron extrañas teorías como la del flogisto, que queríanconciliar los nuevos datos experimentales con las viejas concepciones alquímicas oderivadas del concepto de elemento clásico griego. Las sistematizaciones taxonómicas deBuffon o Linneo también fueron esenciales, pero hubo que esperar hasta mucho más tardepara desmentir teorías como la generación espontánea o integrar la microscopía que sevenía desarrollando desde el siglo XVII (Leeuwenhoek). La secularización de la ciencia nollegó a producirse nunca del todo (como comprobó más tarde Darwin), pero al menosLaplace pudo atreverse a replicar a Napoleón, cuando éste le preguntó qué papel lereservaba a Dios en el Universo, que no había tenido necesidad de tal hipótesis.Paralelamente se desarrolló el maquinismo de la primera revolución industrial (máquina devapor de Thomas Newcomen 1705, de James Watt, 1774), pero sin que la ciencia tuvieramucho que ver en ello, puesto que los principios de la termodinámica se descubrieron por eldesafío que suponía la nueva máquina, y no al contrario. Hubo de esperarse a la segundarevolución industrial para que la ciencia y la tecnología se retroalimentaran.Las novedades económicas que el desarrollo del capitalismo comercial trajo consigo,provocó la aparición de la primera literatura económica, cuyos primeros testimonios fueronlos mercantilistas españoles (Tomás de Mercado, Sancho de Moncada). La definición deuna doctrina económica con pretensiones más científicas (que realmente no pasaba de serun sencillo aparato matemático, que no rivalizaba con el de otras ciencias) debió esperar ala Fisiocracia de Quesnay (Tableau Economique, 1758), que, en oposición a la obsesiónintervencionista del mercantilismo, propone la libertad económica (el laissez faire) y unasimplificación fiscal, sobre la base de que es la tierra la única fuerza productiva. En 1776,el escocés Adam Smith da el certificado de nacimiento a la moderna economía con su libroLa riqueza de las naciones, rápidamente divulgado por Jean Baptiste Say o Jovellanos, yque aún sigue siendo considerada como la Biblia del liberalismo económico.La resistencia a los avances científicos fueron notables, y no provinieron únicamente delpensamiento reaccionario tradicional. China se mantuvo abierta durante un tiempo alintercambio cultural, aunque luego prefirió mantener el aislamiento, en lo que no tuvo tantaeficacia como Japón. Posiblemente en esa diferencia estribó la divergente trayectoria deuno y otro país a partir de la segunda mitad del siglo XIX: evitar o no las relaciones dedependencia parece retrospectivamente esencial para generar sociedades tecnológicamentedesarrolladas. La minoría ilustrada y los zares reformistas de Rusia anhelaban lamodernización y el acercamiento a una Europa occidental que veía idealizadamente comouna contrafigura de su atraso. Si Ámsterdam permitía una excepcional libertad depensamiento y prensa, también lo hacía Venecia. Las universidades protestantes no eranmenos escleróticas que las católicas frente a las innovaciones. En Europa el despotismoilustrado fue muy receptivo a toda clase de ciencias, mientras que en la República que élmismo había contribuido a traer, Lavoisier fue guillotinado al grito funesto de La revolution
  • 60. na pas besoin de savants (La revolución no necesita sabios). En América, las nuevasrepúblicas recurrieron a la ciencia y la educación popular como un mecanismo para laconstrucción de sus naciones, en especial los Estados Unidos, que un siglo despuésdesplazaría a las europeas como potencia mundial dominante.La alfabetización fue en todo el mundo un recurso esencial para ello: desde la imprenta deGutemberg hasta los medios de comunicación de masas, si un objeto puede simbolizar laEdad Moderna, es la terrible potencia transformadora de un trozo de papel con un mensajeescrito. No obstante, incluso bien entrada la Edad Contemporánea, en la mayor parte delmundo la capacidad de descifrar su significado seguía estando reservado a las capassociales superiores, más numerosas que en la Edad Media, pero que condenaban a losmenos favorecidos a la ignorancia de la cultura escrita y a las limitaciones de la (por otraparte riquísima) cultura tradicional oral.[editar] Referencias[editar] Bibliografía ANDERSON, Perry (1979). El Estado absolutista, Madrid, Siglo XXI. ISBN 84-323- 0362-3. ARCINIEGAS, Germán (1989). América en Europa, Bogotá, Planeta. ISBN 958-614- 307-4. ARIES, Philippe y DUBY, Georges (1992). Historia de la vida privada, Madrid, Taurus. ISBN 84-306-0406-5. BAGÚ, Sergio (1952). Estructura social de la colonia, Buenos Aires, Ateneo. BRAUDEL, Fernand (1984). Civilización material, economía y capitalismo, siglos XV- XVIII, Madrid, Alianza. ISBN 84-206-9024-4. CÉSPEDES DEL CASTILLO, Guillermo. América hispánica : (1492-1898) en la serie Historia de España (dirigida por Manuel Tuñón de Lara). Editorial Labor, Barcelona 1988. CORVISIER, André (1982). Historia Moderna, Barcelona, Labor. ISBN 84-335-1715-5. DUBY, Georges (1995). Atlas Histórico,, Madrid, Debate. ISBN 84-7444-586-8. FERNÁNDEZ ÁLVAREZ, Manuel; AVILÉS FERNÁNDEZ, Miguel y ESPADAS BURGOS, Manuel (dirs.) (1986). Gran Historia Universal (volúmenes XIV al XVIII), Barcelona, Club Internacional del Libro. ISBN 84-7461-654-9. ROMANO, Ruggiero y TENENTI, Alberto (1971). Los fundamentos del mundo moderno. Edad Media tardía, Renacimiento, Reforma, Madrid, Siglo XXI. Depósito Legal M. 23.301-1970. WALLERSTEIN, Immanuel (1979). El moderno sistema mundial La agricultura capitalista y los orígenes de la economía-mundo europea en el siglo XVI, Madrid, Siglo XXI. ISBN 84-323-0342-9. WALLERSTEIN, Immanuel (1984). El moderno sistema mundial II El mercantilismo y la consolidación de la economía-mundo europea, 1600-1750, Madrid, Siglo XXI. ISBN 84-323-0481-6. MOUSNIER, Roland (1974). Los siglos XVI y XVII. El progreso de la civilización europea y la decadencia de Oriente (1492-1715), Barcelona, Destino. ISBN.
  • 61. TREVOR ROPER, Hugh (dir.) (1988). La época de la Expansión (Europa y el mundo desde 1559 hasta 1660), Madrid, Alianza. ISBN 84-206-0346-5. VILAR, Pierre (1969). Oro y monedas en la historia (1450-1920), Barcelona, Ariel. ISBN.[editar] Ficción AGUINIS, Marcos (1991). La gesta del marrano (Virreinato del Perú, siglo XVII), Buenos Aires, Planeta. ISBN 950072299X. CALVINO, Italo (2002). El barón rampante (Italia, siglo XVIII), Madrid, El País. ISBN 84-89669-49-X. DELIBES, Miguel (1998). El hereje (Castilla, siglo XVI), Barcelona, Destino. ISBN 84- 233-3321-3. HALEY, Alex (1977). Raíces (Historia de la esclavitud en una familia de afroamericanos, siglos XVI-XX), Madrid, Ultramar. MAALOUF, Amin (1994). León el Africano (África del Norte, siglo XVI), Barcelona, Salvat. ISBN 84-345-9044-1. MAALOUF, Amin (2000). El viaje de Baldassare (Imperio turco, Italia, Inglaterra, siglo XVII), Madrid, Alianza. ISBN 84-206-7215-7. MILLER, Arthur (1997). Las brujas de Salem y el crisol (Massachusetts, Colonias británicas, siglo XVII), Madrid, Tusquets. ISBN 84-8310-435-0. MÚJICA LAINEZ, Manuel (1993). Bomarzo (Italia, siglo XVI), Barcelona, RBA. ISBN 84-473-0038-25. PÉREZ-REVERTE, Arturo (1996-2003). El capitán Alatriste; Limpieza de sangre; El sol de Breda; El oro del rey; El caballero del jubón amarillo; Corsarios de Levante (España, Flandes, Mediterráneo, siglo XVII), Barcelona, Ariel. ISBN 84-204-8353-2. SENDER, Ramón J.. La aventura equinoccial de Lope de Aguirre (Perú, Brasil, siglo XVI), Casals. ISBN 84-218-1840-6. SUSKIND, Patrick. El perfume. Historia de un asesino (Francia, siglo XVIII), Barcelona, Seix Barral. ISBN 84-322-2803-6. TORRENTE BALLESTER, Gonzalo (1989). Crónica del rey pasmado (Felipe IV, España, siglo XVII), Madrid, Espasa Calpe. ISBN 84-670-2219-1. YOURCENAR, Margerite (1993). Opus Nigrum (Flandes, siglo XVI), Barcelona, RBA. ISBN 84-473-0064-1.[editar] Filmografía El motín del Bounty o Rebelión a bordo, tres versiones, de Frank Lloyd, 1935 (con Charles Laughton), de Aaron Rosenberg, 1962 (con Marlon Brando) y de Roger Donaldson, 1984 (con Mel Gibson); (Inglaterra, Pacífico, siglo XVIII) Iván el Terrible, Serguéi Eisenstein, 1944-1946 (Rusia, siglo XVI) Los siete samuráis, Akira Kurosawa, 1954 (Japón, siglo XVI) Taras Bulba, J. Lee Thompson, 1962 (Ucrania-Rusia, siglo XVI) El tormento y el éxtasis, Carol Reed, 1965 (Miguel Ángel y Julio II, Italia, siglo XVI) Un hombre para la eternidad, Fred Zinnemann, 1966 (Tomás Moro, Inglaterra, siglo XVI) El último valle, James Clavell, 1970 (Guerra de los Treinta Años, Centroeuropa, siglo XVII)
  • 62. Cromwell, Ken Hughes, 1970 (Inglaterra, siglo XVII) Aguirre o la cólera de Dios, Werner Herzog, 1972 (adaptación de la novela de Ramón J. Sender) El Dorado, Carlos Saura, 1988. Sobre el viaje de Lope de Aguirre. Barry Lyndon, Stanley Kubrick, 1975 (Irlanda, Inglaterra, Alemania, siglo XVIII) El retorno de Martin Guerre, Daniel Vigne, 1982 (Francia, siglo XVI) La balada de Narayama, Shoei Imamura, 1983 (Japón, intemporal) Amadeus, Miloš Forman, 1984 (Mozart, Austria, siglo XVIII) La misión Roland Joffé, 1986 (Misiones jesuíticas en Suramérica, siglo XVIII) Las amistades peligrosas, Stephen Frears, 1988 (Francia, siglo XVIII) Esquilache, Josefina Molina, 1989 (España, siglo XVIII, adaptación de la obra de teatro de Antonio Buero Vallejo) 1492: La Conquista del Paraíso, Ridley Scott, 1991 (Llegada de Colón a América, siglo XV) El rey pasmado, Imanol Uribe, 1991 (adaptación de la novela de Gonzalo Torrente Ballester) Restauración, Michael Hoffman, 1995 (Inglaterra, siglo XVII) Ridicule, Patrice Leconte, 1996 (Francia, siglo XVIII) Shakespeare in love, John Madden, 1998 (Inglaterra, siglo XVII) Más fuerte que su destino Marshall Herskovitz, 1998 (Verónica Franco, Venecia, siglo XVI) Xica da Silva Carlos Diegues, 1998 (Brasil, siglo XVIII) El puente de San Luis Rey, Mary McGukian, 2004 (Perú, siglo XVIII) Alatriste, Agustín Díaz Yanes, 2006 (adaptación de las novelas de Arturo Pérez- Reverte) El perfume, Tom Tykwer, 2006 (adaptación de la novela de Patrick Süskind)[editar] Notas 1. ↑ Concepto de Fernand Braudel desarrollado por Immanuel Wallerstein El moderno sistema mundial 2. ↑ El concepto se acuñó por Eric J. Hobsbawm Las revoluciones burguesas, Barcelona, Labor ISBN 84-335-2987-1 (título original The Age of Revolution. Europe 1789-1848, Londres, 1964) 3. ↑ Carlo Cipolla (1967) Cañones y Velas, Barcelona (Ed. original Guns and sails in early phase of european expansión, 1400-1700 Londres 1965). 4. ↑ Fernand Braudel (1999) El Mediterráneo y el Mundo Mediterráneo en la época de Felipe II, FCE, ISBN 84-375-0095-8 5. ↑ ; Katz, S. T. (1994-2003). The Holocaust in Historical Context, (2 vols.), Nueva York, Oxford Universtity Press 6. ↑ Cook, S. F. y W. W. Borah (1963), The indian population of Central Mexico, Berkeley (Cal.), University of California Press; Dobyns, H. F. (1983). Their number become thined: Native American population dynamics in Eastern North America, Knoxville (Tenn.), University of Tennesee Press 7. ↑ Mann, Charles (2006). 1941: Una nueva historia de las Américas antes de Colón, Taurus, Madrid, pag. 136,185 8. ↑ Apuntes universitarios sobre demografía del siglo XVIII 9. ↑ E. P. Thompson es el autor que trata más extensamente esos conceptos, desde una perspectiva materialista no ortodoxa en Economía moral de la multitud (un artículo de gran repercusión, en que pide que se estudie no de forma mecanicista, sino con la misma sutileza el comportamiento de las masas preindustriales que el de los pueblos primitivos sometidos a la ciencia
  • 63. antropológica), La formación histórica de la clase obrera (extraña traducción del título que falsea el original The making of the english working class, un voluminoso tratado), y Tradición, revuelta y conciencia de clase.10. ↑ Artículo de Carlos Azcoytia sobre la almorta y el latirismo, que reproduce uno de los grabados de la serie Los desastres de la guerra de Goya (Gracias a la almorta) y otros datos hasta la epidemia de latirismo en la posguerra española de los años ¡1940!11. ↑ Romano y Tenenti, op. cit. pg. 29412. ↑ El término quedó acuñado en el célebre debate que a mediados del siglo XX mantuvieron personalidades de la historiografía y la economía más o menos cercanas al paradigma del materialismo histórico, en su versión inglesa o francesa (revistas Past and Present y Annales), como Maurice Dobb, Karl Polanyi, R. H. Tawney, Paul Sweezy, Kohachiro Takahashi, Christopher Hill, Georges Lefebvre, Giuliano Procacci, Eric Hobsbawm y John Merrington entre otros. Una recopilación de los artículos con sus respuestas se hizo en HILTON, Rodney (ed.) (1976, 1977 en español) La transición del feudalismo al capitalismo, Barcelona, Crítica, ISBN 84-7423-017-9.13. ↑ Roland Mousnier, en polémica con los historiadores materialistas, de la Escuela de Annales, o el soviético Boris Porschnev.14. ↑ Henri Pirenne, La ciudad medieval : del Occidente cristiano al Oriente musulmán (siglos V- XV) Madrid. ISBN 84-206-1401-7; Rodney Hilton (ed.) La transición del Feudalismo al Capitalismo15. ↑ Jan de Vries (1984-1987): La urbanización de Europa, 1500-1800, Barcelona, Crítica. ISBN 84-7423-330-5; David Ringrose (1985) Madrid y la economía española, 1560-1850. Ciudad, Corte y País en el Antiguo Régimen, Madrid, Alianza Universidad. ISBN 84-206-2443-816. ↑ Anderson, Perry El estado absolutista17. ↑ Christopher Hill (1983) El mundo trastornado. El ideario popular extremista en la Revolución inglesa del siglo XVII, Madrid, Siglo XXI, ISBN 84-323-0471-9 Charles Tilly (1993) Las revoluciones europeas, 1492-1992 Barcelona, Crítica, ISBN 84-7423-685-118. ↑ Johan Huizinga El Otoño de la Edad Media; Homo Ludens.19. ↑ Algunos historiadores, como Henry Kamen, polemizan negando la hispanidad del Imperio de los Habsburgo, afirmando que el español era una lengua minoritaria. La idea de Kamen de que España fue creada por el Imperio y no el imperio por España es bastante defendible: también Józef Piłsudski dijo que es el estado quien crea a la nación y no la nación al Estado.20. ↑ Ernst Kantorowicz Los dos cuerpos del rey; Bartolomé Clavero Tantas personas como estados21. ↑ De rege et regendis institutione, escrito a petición del preceptor, el obispo García Loaysa y Girón.22. ↑ John ElliottUn palacio para un Rey junto con Jonathan Brown, historiador del arte (título original A Palace for a King, 1980)23. ↑ Geoffry Parker (2000) El ejército de Flandes y el camino español, 1567-1659, Madrid, Alianza, ISBN 84-206-2933-2; del mismo autor: (1998) La gran estrategia de Felipe II, Madrid, Alianza, ISBN 84-206-2902-224. ↑ Max Weber (1905) La ética protestante y el espíritu del capitalismo25. ↑ a b Charles C. Mann (2006). 1491: una nueva historia de las Américas antes de Colón, Madrid, Taurus, pag. 43726. ↑ Iroquois Confederacy and the Influence Thesis; Did the Founding Fathers Really Get Many of Their Ideas of Liberty from the Iroquois?27. ↑ Olson, Lester C. Benjamin Franklins Vision of American Community: A Study in Rhetorical Iconology. University of South Carolina Press, 2004; Arsenio Ginzo Fernández (Universidad de Alcalá): Diderot preceptor de la Europa ilustrada [1]28. ↑ Perry Anderson (1986) Transiciones de la Antigüedad al Feudalismo, Madrid, Siglo XXI ISBN 84-323-0355-029. ↑ Immanuel Wallerstein, op cit30. ↑ José de Antequera y Castro
  • 64. 31. ↑ Charles C. Mann op. cit. 32. ↑ Ahora se denomina más propiamente matrilocalidad y matrilinealidad), que tienen interpretaciones muy diversas Marvin Harris, (1991) Nuestra especie, Madrid, Alianza, ISBN 84-206-9633-1 pgs. 312-313 33. ↑ Wissler, C. D. (1917), The American Indian; Zinn, Howard (1999), La otra historia de los Estados Unidos (desde 1492 hasta hoy), Siglo XXI; La Vere, David. [Review: The Native Americans, 1994] Journal of American History 83:3(Diciembre de 1996), pp. 1113-1114; Wagner, Sally Roesch. The Untold Story of the Iroquois Influence on Early Feminists: Essays by Sally Roesch Wagner. Aberdeen, S.D.: Sky Carrier Press, 1996. 34. ↑ Jacob Burckhardt, fue el historiador del arte que sentó definitivamente el concepto en La cultura del Renacimiento en Italia. 35. ↑ Heinrich Wölfflin, discípulo de Burkhardt, fue el historiador del arte que definió el Barroco como oposición al Renacimiento desde un punto de vista artístico, en su clásico de 1888 Renacimiento y Barroco 1977, Madrid, Comunicación. ISBN 84-7053-181-6 y su enfoque más amplio de 1915: Conceptos fundamentales en la historia del arte 36. ↑ José Antonio Maravall (1975) La cultura del Barroco. Análisis de una estructura histórica, Barcelona. 37. ↑ Eugenio DOrs, que trató el tema, por ejemplo en Tres horas en el Museo del Prado. Itinerario estético. (1922) También, en la época lo hizo Winckelmann Historia del arte en la Antigüedad, donde diferencia cuatro periodos: el antiguo de la Grecia arcaica, el sublime del siglo V a. C., el hermoso del siglo IV a. C., y la decadencia, que incluye al helenismo y a Roma. 38. ↑ Véase como, por ejemplo, el Museo de Arte Colonial de Colombia. 39. ↑ C. P. Snow, Las dos culturas y un segundo enfoque, Alianza Editorial, Madrid, 1987 40. ↑ Capítulo XXXVIII ("Que trata del curioso discurso que hizo Don Quijote de las armas y las letras"). Texto en cvc. 41. ↑ Capítulo XXXIX de El Quijote, el relato del capitán cautivo, que había partido como sus otros dos hermanos de las montañas de León al mandarles su padre ganarse la vida por un camino distinto cada uno de ellos. Texto en cvc. 42. ↑ Julio Caro Baroja (1961) Las brujas y su mundo, Madrid, Revista de Occidente. 43. ↑ El estudio microhistórico de Carlo Ginzburg (1981), El queso y los gusanos, Barcelona, Muchnik. ISBN 84-7669-281-1 (Il Formaggio e i Vermi, 1976) trata de forma particular la extraña cosmología desarrollada por un inquieto molinero italiano del siglo XVI que había sido capaz de leer ¡varios libros!, incluyendo el Corán. Hay muchos otros casos similares tratados por la disciplina de la microhistoria. 44. ↑ Fernando Savater: La civilización y Lady Mary, El País, 20 de octubre de 2001.[2] 45. ↑ Thomas Kuhn La estructura de las revoluciones científicas 46. ↑ Traité élémentaire de chimie, Tratado elemental de química, el mismo año de la Revolución francesa[editar] Véase también Historia Historiografía Antiguo Régimen Historia moderna de España Filosofía Natural en la Edad Moderna[editar] Enlaces externos Bibliografía recomendada en la UNED
  • 65. Predecesor: Edad Moderna Sucesor: Edad Media 1492-1789 Edad ContemporáneaObtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Edad_Moderna"Categoría: Edad ModernaCategorías ocultas: Wikipedia:Artículos destacados | Wikipedia:Artículos destacados enw:caHerramientas personalesEdad Mediahttp://es.wikipedia.org/wiki/Edad_MediaDe Wikipedia, la enciclopedia libreSaltar a navegación, búsquedaSanta Sofía de Constantinopla (532-537). Los cuatro minaretes son una adicióncorrespondiente a su transformación en mezquita, a raíz de la conquista turca (1453). ElImperio bizantino fue la única institución política (aparte del papado) que mantuvo suexistencia por la totalidad del periodo medieval.
  • 66. La ciudad medieval de Carcasona. Ciudades amuralladas, puentes bien guarnecidos ycastillos son parte de la imagen bélica de la Edad Media. El aspecto actual es fruto de unarecreación historicista del siglo XIX, cuando las murallas ya no eran funcionales, y lamayor parte de las ciudades europeas las derribaba. El deseo de recuperarlas es una muestrade medievalismo.Ermita del Cristo de la Luz en Toledo, anteriormente mezquita. La convivencia entrecivilizaciones alternó entre el enfrentamiento y la tolerancia, el aislamiento y la influenciamutua.La Edad Media, Medievo o Medioevo es el período histórico de la civilización occidentalcomprendido entre el siglo V y el XV. Su comienzo se sitúa convencionalmente en el año
  • 67. 476 con la caída del Imperio romano de Occidente y su fin en 1492 con el descubrimientode América,1 o en 1453 con la caída del Imperio bizantino, fecha que tiene la ventaja decoincidir con la invención de la imprenta (Biblia de Gutenberg) y con el fin de la Guerra delos Cien Años.Actualmente los historiadores del periodo prefieren matizar esta ruptura entre Antigüedad yEdad Media de manera que entre los siglos III y VIII se suele hablar de Antigüedad Tardía,que habría sido una gran etapa de transición en todos los ámbitos: en lo económico, para lasustitución del modo de producción esclavista por el modo de producción feudal; en losocial, para la desaparición del concepto de ciudadanía romana y la definición de losestamentos medievales, en lo político para la descomposición de las estructurascentralizadas del Imperio romano que dio paso a una dispersión del poder; y en loideológico y cultural para la absorción y sustitución de la cultura clásica por las teocéntricasculturas cristiana o islámica (cada una en su espacio).2Suele dividirse en dos grandes períodos: Temprana o Alta Edad Media (siglo V a siglo X,sin una clara diferenciación con la Antigüedad Tardía); y Baja Edad Media (siglo XI a sigloXV), que a su vez puede dividirse en un periodo de plenitud, la Plena Edad Media (siglo XIal siglo XIII), y los dos últimos siglos que presenciaron la Crisis de la Edad Media o delsiglo XIV.Aunque hay algunos ejemplos de utilización previa,3 el concepto de Edad Media naciócomo la segunda edad de la división tradicional del tiempo histórico debida a CristóbalCellarius (Historia Medii Aevi a temporibus Constantini Magni ad Constaninopolim aTurcis captam deducta (Jena, 1688),4 quien la consideraba un tiempo intermedio, sinapenas valor por sí mismo, entre la Edad Antigua identificada con el arte y la cultura de lacivilización grecorromana de la Antigüedad clásica y la renovación cultural de la EdadModerna -en la que él se sitúa- que comienza con el Renacimiento y el Humanismo. Lapopularización de este esquema, según historiadores medievalistas como Le Goff o Eco, haperpetuado un preconcepto erróneo: el de considerar a la Edad Media como una épocaoscura, sumida en el retroceso intelectual y cultural, y un aletargamiento social yeconómico secular (que a su vez se asocia con el feudalismo en sus rasgos másoscurantistas, tal como se definió por los revolucionarios que combatieron el AntiguoRégimen). Sería un periodo dominado por el aislamiento, la ignorancia, la teocracia, lasuperstición y el miedo milenarista alimentado por la inseguridad endémica, la violencia yla brutalidad de guerras e invasiones constantes y epidemias apocalípticas.5Sin embargo, en este largo periodo de mil años hubo todo tipo de hechos y procesos muydiferentes entre sí, diferenciados temporal y geográficamente, respondiendo tanto ainfluencias mutuas con otras civilizaciones y espacios como a dinámicas internas. Muchosde ellos tuvieron una gran proyección hacia el futuro, entre otros los que sentaron las basesdel desarrollo de la posterior expansión europea, y el desarrollo de los agentes sociales quedesarrollaron una sociedad estamental de base predominantemente rural pero que presencióel nacimiento de una incipiente vida urbana y una burguesía que con el tiempodesarrollarán el capitalismo.6 Lejos de ser una época inmovilista, la Edad Media, que habíacomenzado con migraciones de pueblos enteros, y continuado con grandes procesosrepobladores (Repoblación en la Península Ibérica, Ostsiedlung en Europa Oriental) vio
  • 68. cómo en sus últimos siglos los antiguos caminos (muchos de ellos vías romanas decaídas)se reparaban y modernizaban con airosos puentes, y se llenaban de toda clase de viajeros(guerreros, peregrinos, mercaderes, estudiantes, goliardos) encarnando la metáforaespiritual de la vida como un viaje (homo viator).7También surgieron en la Edad Media formas políticas nuevas, que van desde el califatoislámico a los poderes universales de la cristiandad latina (Pontificado e Imperio) o elImperio bizantino y los reinos eslavos integrados en la cristiandad oriental (aculturación yevangelización de Cirilo y Metodio); y en menor escala, todo tipo de ciudades estado, desdelas pequeñas ciudades episcopales alemanas hasta repúblicas que mantuvieron imperiosmarítimos como Venecia; dejando en la mitad de la escala a la que tuvo mayor proyecciónfutura: las monarquías feudales, que transformadas en monarquías autoritarias prefiguran elestado moderno.De hecho, todos los conceptos asociados a lo que se ha venido en llamar modernidadaparecen en la Edad Media, en sus aspectos intelectuales con la misma crisis de laescolástica.8 Ninguno de ellos sería entendible sin el propio feudalismo, se entienda éstecomo modo de producción (basado en las relaciones sociales de producción en torno a latierra del feudo) o como sistema político (basado en las relaciones personales de poder entorno a la institución del vasallaje), según las distintas interpretaciones historiográficas.9El choque de civilizaciones entre Cristiandad e Islam, manifestado en la ruptura de launidad del Mediterráneo (hito fundamental de la época, según Henri Pirenne, en su clásicoMahoma y Carlomagno10 ), la Reconquista española y las Cruzadas; tuvo también su partede fértil intercambio cultural (escuela de Traductores de Toledo, Escuela MédicaSalernitana) que amplió los horizontes intelectuales de Europa, hasta entonces limitada alos restos de la cultura clásica salvados por el monacato altomedieval y adaptados alcristianismo.La Edad Media realizó una curiosa combinación entre la diversidad y la unidad. La diversidad fueel nacimiento de las incipientes naciones... La unidad, o una determinada unidad, procedía de lareligión cristiana, que se impuso en todas partes... esta religión reconocía la distinción entre clérigosy laicos, de manera que se puede decir que... señaló el nacimiento de una sociedad laica. ... Todoesto significa que la Edad Media fue el período en que apareció y se construyó Europa.11Esa misma Europa Occidental produjo una impresionante sucesión de estilos artísticos(prerrománico, románico y gótico), que en las zonas fronterizas se mestizaron también conel arte islámico (mudéjar, arte andalusí, arte árabe-normando) o con el arte bizantino.Artículo principal: Arte medievalLa ciencia medieval no respondía a una metodología moderna, pero tampoco lo habíahecho la de los autores clásicos, que se ocuparon de la naturaleza desde su propiaperspectiva; y en ambas edades sin conexión con el mundo de las técnicas, que estabarelegado al trabajo manual de artesanos y campesinos, responsables de un lento peroconstante progreso en las herramientas y procesos productivos. La diferenciación entreoficios viles y mecánicos y profesiones liberales vinculadas al estudio intelectual convivió
  • 69. con una teórica puesta en valor espiritual del trabajo en el entorno de los monasteriosbenedictinos, cuestión que no pasó de ser un ejercicio piadoso, sobrepasado por la muchomás trascendente valoración de la pobreza, determinada por la estructura económica ysocial y que se expresó en el pensamiento económico medieval.Artículo principal: MedievalismoMedievalismo es tanto la cualidad o carácter de medieval,12 como el interés por la época ylos temas medievales y su estudio; y medievalista el especialista en estas materias.13 Eldescrédito de la Edad Media fue una constante durante la Edad Moderna, en la queHumanismo, Renacimiento, Racionalismo, Clasicismo e Ilustración se afirman comoreacciones contra ella, o más bien contra lo que entienden que significaba, o contra losrasgos de su propio presente que intentan descalificar como pervivencias medievales. Noobstante desde fines del siglo XVI se producen interesantes recopilaciones de fuentesdocumentales medievales que buscan un método crítico para la ciencia histórica. ElRomanticismo y el Nacionalismo del siglo XIX revalorizaron la Edad Media como parte desu programa estético y como reacción anti-académica (poesía y drama románticos, novelahistórica, nacionalismo musical, ópera), además de como única posibilidad de encontrarbase histórica a las emergentes naciones (pintura de historia, arquitectura historicista, sobretodo el neogótico -labor restauradora y recreadora de Eugène Viollet-le-Duc- y elneomudéjar). Los abusos románticos de la ambientación medieval (exotismo), produjeronya a mediados del siglo XIX la reacción del realismo.14 Otro tipo de abusos son los que danlugar a una abundante literatura pseudohistórica que llega hasta el presente, y que haencontrado la fórmula del éxito mediático entremezclando temas esotéricos sacados departes más o menos oscuras de la Edad Media (Archivo Secreto Vaticano, templarios,rosacruces, masones y el mismísimo Santo Grial).15 Algunos de ellos se vincularon alnazismo, como el alemán Otto Rahn. Por otro lado, hay abundancia de otros tipos deproducciones artísticas de ficción de diversa calidad y orientación inspiradas en la EdadMedia (literatura, cine, cómic). También se han desarrollado en el siglo XX otrosmovimientos medievalistas: un medievalismo historiográfico serio, centrado en larenovación metodológica (fundamentalmente por la incorporación de la perspectivaeconómica y social aportada por el materialismo histórico y la Escuela de los Annales) y unmedievalismo popular (espectáculos medievales, más o menos genuinos, comoactualización del pasado en el que la comunidad se identifica, lo que se ha venido en llamarmemoria histórica).Contenido[ocultar] 1 Es impropio hablar de Edad Media en otras civilizaciones 2 El inicio de la Edad Media 3 Alta Edad Media (siglos V al X) o 3.1 Los reinos germanorromanos (siglos V al VIII)  3.1.1 ¿Bárbaros?  3.1.2 Las transformaciones del mundo romano
  • 70.  3.1.3 Los distintos reinos  3.1.4 Las instituciones  3.1.5 La cristiandad latina y los bárbaros  3.1.5.1 Otras cristianizaciones medievales  3.1.5.2 Los jázaros, un caso peculiar o 3.2 El Imperio bizantino (siglos IV al XV)  3.2.1 La restauración imperial de Justiniano  3.2.2 Crisis, supervivencia y helenización del Imperio o 3.3 La expansión del Islam (desde el siglo VII)  3.3.1 Al-Andalus (siglo VIII al XV) o 3.4 Imperio carolingio (siglos VIII y IX)  3.4.1 Surgimiento y ascenso  3.4.2 División y hundimiento o 3.5 El sistema feudal  3.5.1 Uso del término "feudalismo"  3.5.2 El vasallaje y el feudo  3.5.3 Los órdenes feudales o 3.6 El año mil  3.6.1 La coyuntura del año mil o 3.7 La persistencia del miedo y la función de la risa4 Baja Edad Media (siglos XI al XV) o 4.1 La Plena Edad Media (siglos XI al XIII)  4.1.1 La expansión del sistema feudal  4.1.1.1 Dinamismo interno: económico, social, tecnológico e intelectual  4.1.1.2 La universidad  4.1.1.3 La escolástica  4.1.1.4 El surgimiento de la burguesía  4.1.2 Nuevas entidades políticas  4.1.2.1 Poderes Universales, Monarquías Feudales y Ciudades-Estado  4.1.2.2 Parlamentarismo  4.1.3 La Reforma Gregoriana y las reformas monásticas  4.1.4 Innovaciones dogmáticas y devocionales  4.1.4.1 Mariolatría  4.1.4.2 Sacramentos y cohesión social. Minorías religiosas  4.1.4.3 Delito y pecado. El sexo  4.1.5 Expansión geográfica de la Europa feudal  4.1.5.1 Las Cruzadas  4.1.5.2 Balance de la expansión geográfica  4.1.6 Cristianos, musulmanes y judíos en la Península Ibérica o 4.2 El ocaso de la Edad Media (siglos XIV y XV)  4.2.1 La crisis del siglo XIV  4.2.2 Consecuencias de la crisis  4.2.3 Nuevas ideas  4.2.4 El fin de la Edad Media en la Península Ibérica
  • 71. 5 Véase también 6 Referencias 7 Bibliografía 8 Enlaces externosEs impropio hablar de Edad Media en otras civilizacionesMapa TO, con Jerusalén en el centro, y las tres partes simplificadas del mundo recordado,más que conocido en la Edad Media.Las grandes migraciones de la época de las invasiones significaron paradójicamente uncierre al contacto de Occidente con el resto del mundo. Muy pocas noticias tenían loseuropeos del milenio medieval (tanto los de la cristiandad latina como los de la cristiandadoriental) de que, aparte de la civilización islámica, que ejerció de puente pero también deobstáculo entre Europa y el resto del Viejo Mundo,10 se desarrollaban otras civilizaciones.Incluso un vasto reino cristiano como el de Etiopía, al quedar aislado, se convirtió en elimaginario cultural en el mítico reino del Preste Juan, apenas distinguible de las islasatlánticas de San Borondón y del resto de las maravillas dibujadas en los bestiarios y losescasos, rudimentarios e imaginativos mapas. El desarrollo marcadamente autónomo deChina, la más desarrollada civilización de la época (aunque volcada hacia su propio interiory ensimismada en sus ciclos dinásticos: Sui, Tang, Song, Yuan y Ming), y la escasez decontactos con ella (el viaje de Marco Polo, o la mucho más importante expedición de ZhengHe), que destacan justamente por lo inusuales y por su ausencia de continuidad, nopermiten denominar a los siglos V al XV de su historia como historia medieval, aunque aveces se haga, incluso en publicaciones especializadas, más o menos impropiamente.16La Historia de Japón (que durante este periodo estaba en formación como civilización,adaptando las influencias chinas a la cultura autóctona y expandiéndose desde las islasmeridionales a las septentrionales), a pesar de su mayor lejanía y aislamiento, suele serparadójicamente más asociada al término medieval; aunque tal denominación es acotadapor la historiografía, significativamente, a un periodo medieval que se localiza entre losaños 1000 y 1868, para adecuarse al denominado feudalismo japonés anterior a la era Meiji(véase también shogunato, han y castillo japonés).17
  • 72. La Historia de la India o la del África negra a partir del siglo VII contaron con una mayor omenor influencia musulmana, pero se atuvieron a dinámicas propias bien diferentes(Sultanato de Delhi, Sultanato de Bahmani, Imperio Vijayanagara –en la India– Imperio deMalí, Imperio Songhay –en África negra–). Incluso llegó a producirse una destacadaintervención sahariana en el mundo mediterráneo occidental: el Imperio Almorávide.De un modo todavía más claro, la Historia de América (que atravesaba sus periodos clásicoy postclásico) no tuvo ningún tipo de contacto con el Viejo Mundo, más allá de la llegadade la denominada Colonización vikinga en América que se limitó a una reducida y efímerapresencia en Groenlandia y la enigmática Vinland, o la posibles posteriores expediciones deballeneros vascos en parecidas zonas del Atlántico Norte, aunque este hecho ha deentenderse en el contexto del gran desarrollo de la navegación de los últimos siglos de laBaja Edad media, ya encaminada a la Era de los Descubrimientos.Lo que sí ocurrió, y puede considerarse como una constante del periodo medieval, fue laperiódica repetición de puntuales interferencias centroasiáticas en Europa y el PróximoOriente en forma de invasiones de pueblos del Asia Central, destacadamente los turcos(köktürks, jázaros, otomanos) y los mongoles (unificados por Gengis Kan) y cuya Horda deOro estuvo presente en Europa Oriental y conformó la personalidad de los estadoscristianos que se crearon, a veces vasallos y a veces resistentes, en las estepas rusas yucranianas. Incluso en una rara ocasión, la primitiva diplomacia de los reinos europeosbajomedievales vio la posibilidad de utilizar a los segundos como contrapeso a losprimeros: la frustrada embajada de Ruy González de Clavijo a la corte de Tamerlán enSamarcanda, en el contexto del asedio mongol de Damasco, un momento muy delicado(1401-1406) en el que también intervino como diplomático Ibn Jaldún. Los mongoles yahabían saqueado Bagdad en una incursión de 1258.18Sueño de Constantino antes de la batalla del Puente Milvio. In hoc signo vinces (Con estesigno vencerás). Ilustración de las Homilías de san Gregorio Nacianceno, siglo IX.
  • 73. El papa Silvestre I bendice a Constantino, del que recibe con la tiara (símbolo delpontificado romano clásico, similar a otros tocados político-religiosos, como la doblecorona de los faraones) el poder temporal sobre Roma. Fresco del siglo XIII, capilla de SanSilvestre, monasterio de los Cuatro Santos Coronados.Encuentro de León Magno con Atila, fresco de Rafael Sanzio en las estancias del Vaticano(1514).El inicio de la Edad MediaArtículo principal: Antigüedad tardíaAunque se han propuesto varias fechas para el inicio de la Edad Media, de las cuales la másextendida es la del año 476, lo cierto es que no podemos ubicar el inicio de una manera tanexacta ya que la Edad Media no nace, sino que "se hace" a consecuencia de todo un largo ylento proceso que se extiende por espacio de cinco siglos y que provoca cambios enormes atodos los niveles de una forma muy profunda que incluso repercutirán hasta nuestros días.Podemos considerar que ese proceso empieza con la crisis del siglo III, vinculada a losproblemas de reproducción inherentes al modo de producción esclavista, que necesitabauna expansión imperial continua que ya no se producía tras la fijación del limes romano.Posiblemente también confluyeran factores climáticos para la sucesión de malas cosechas yepidemias; y de un modo mucho más evidente las primeras invasiones germánicas ysublevaciones campesinas (bagaudas), en un periodo en que se suceden muchos breves ytrágicos mandatos imperiales. Desde Caracalla la ciudadanía romana estaba extendida atodos los hombres libres del Imperio, muestra de que tal condición, antes tan codiciada,
  • 74. había dejado de ser atractiva. El Bajo Imperio adquiere un aspecto cada vez más medievaldesde principios del siglo IV con las reformas de Diocleciano: difuminación de lasdiferencias entre los esclavos, cada vez más escasos, y los colonos, campesinos libres, perosujetos a condiciones cada vez mayores de servidumbre, que pierden la libertad de cambiarde domicilio, teniendo que trabajar siempre la misma tierra; herencia obligatoria de cargospúblicos -antes disputados en reñidas elecciones- y oficios artesanales, sometidos acolegiación -precedente de los gremios-, todo para evitar la evasión fiscal y la despoblaciónde las ciudades, cuyo papel de centro de consumo y de comercio y de articulación de laszonas rurales cada vez es menos importante. Al menos, las reformas consiguen mantener eledificio institucional romano, aunque no sin intensificar la ruralización y aristocratización(pasos claros hacia el feudalismo), sobre todo en Occidente, que queda desvinculado deOriente con la partición del Imperio. Otro cambio decisivo fue la implantación delcristianismo como nueva religión oficial por el Edicto de Tesalónica de Teodosio I elGrande (380) precedido por el Edicto de Milán (313) con el que Constantino I el Granderecompensó a los hasta entonces subversivos por su providencialista ayuda en la Batalla delPuente Milvio (312), junto con otras presuntas cesiones más temporales cuya fraudulentareclamación (Pseudo-donación de Constantino) fue una constante de los Estados Pontificiosdurante toda la Edad Media, incluso tras la evidencia de su refutación por el humanistaLorenzo Valla (1440).Ningún evento concreto -a pesar de la abundancia y concatenación de hechos catastróficos-determinó por sí mismo el fin de la Edad Antigua y el inicio de la Edad Media: ni lossucesivos saqueos de Roma (por los godos de Alarico I en el 410, por los vándalos en el455, por las propias tropas imperiales de Ricimero en 472, por los ostrogodos en 546), ni lapavorosa irrupción de los hunos de Atila (450-452, con la Batalla de los CamposCataláunicos y la extraña entrevista con el papa León I el Magno), ni el derrocamiento deRómulo Augústulo (último emperador romano de Occidente, por Odoacro el jefe de loshérulos -476-); fueron sucesos que sus contemporáneos consideraran iniciadores de unanueva época. La culminación a finales del siglo V de una serie de procesos de largaduración, entre ellos la grave dislocación económica, las invasiones y el asentamiento delos pueblos germanos en el Imperio romano, hizo cambiar la faz de Europa. Durante lossiguientes 300 años, la Europa Occidental mantuvo un período de unidad cultural, inusualpara este continente, instalada sobre la compleja y elaborada cultura del Imperio romano,que nunca llegó a perderse por completo, y el asentamiento del cristianismo. Nunca llegó aolvidarse la herencia clásica grecorromana, y la lengua latina, sometida a transformación(latín medieval), continuó siendo la lengua de cultura en toda Europa occidental, inclusomás allá de la Edad Media. El derecho romano y múltiples instituciones continuaron vivas,adaptándose de uno u otro modo. Lo que se operó durante ese amplio periodo de transición(que puede darse por culminado para el año 800, con la coronación de Carlomagno) fue unasuerte de fusión con las aportaciones de otras civilizaciones y formaciones sociales, enespecial la germánica y la religión cristiana. En los siglos siguientes, aún en la Alta EdadMedia, serán otras aportaciones las que se añadan, destacadamente el Islam.Véanse también: Decadencia del Imperio romano, Invasiones bárbaras y Pueblosgermánicos
  • 75. División del Imperio romano, año 395.Reinos germánicos e Imperio bizantino hacia 526.Alta Edad Media (siglos V al X)Artículo principal: Alta Edad MediaLos reinos germanorromanos (siglos V al VIII)Artículo principal: Reinos germánicos¿Bárbaros?Los bárbaros se desparraman furiosos... y el azote de la peste no causa menos estragos, el tiránicoexactor roba y el soldado saquea las riquezas y las vituallas escondidas en las ciudades; reina unhambre tan espantosa, que obligado por ella, el género humano devora carne humana, y hasta lasmadres matan a sus hijos y cuecen sus cuerpos para alimentarse con ellos. Las fieras aficionadas alos cadáveres de los muertos por la espada, por el hambre y por la peste, destrozan hasta a loshombres más fuertes, y cebándose en sus miembros, se encarnizan cada vez más para destruccióndel género humano. De esta suerte, exacerbadas en todo el orbe las cuatro plagas: el hierro, elhambre, la peste y las fieras, cúmplense las predicciones que hizo el Señor por boca de sus Profetas.Asoladas las provincias... por el referido encruelecimiento de las plagas, los bárbaros, resueltos porla misericordia del Señor a hacer la paz, se reparten a suertes las regiones de las provincias paraestablecerse en ellas. Hidacio, Chronicon (hacia 468).19El texto se refiere concretamente a Hispania y sus provincias, y los bárbaros citados sonespecíficamente los suevos, vándalos y alanos, que en el 406 habían cruzado el limes delRin (inhabitualmente helado) a la altura de Maguncia y en torno al 409 habían llegado a laPenínsula Ibérica; pero la imagen es equivalente en otros momentos y lugares que el mismoautor narra, del periodo entre 379 y 468.Los pueblos germánicos procedentes de la Europa del Norte y del Este, se encontraban enun estadio de desarrollo económico, social y cultural obviamente inferior al del Imperioromano, al que ellos mismos percibían admirativamente. A su vez eran percibidos con unamezcla de desprecio, temor y esperanza (retrospectivamente plasmados en el influyentepoema Esperando a los bárbaros de Constantino Cavafis),20 e incluso se les atribuyó unpapel justiciero (aunque involuntario) desde un punto de vista providencialista por parte delos autores cristianos romanos (Orosio, Salviano de Marsella y San Agustín de Hipona).21La denominación de bárbaros (βάρβαρος) proviene de la onomatopeya bar-bar con la quelos griegos se burlaban de los extranjeros no helénicos, y que los romanos -bárbaros ellosmismos, aunque helenizados- utilizaron desde su propia perspectiva. La denominación
  • 76. invasiones bárbaras fue rechazada por los historiadores alemanes del siglo XIX, momentoen el que el término barbarie designaba para las nacientes ciencias sociales un estadio dedesarrollo cultural inferior a la civilización y superior al salvajismo. Prefirieron acuñar unnuevo término: Völkerwanderung ("Migración de Pueblos"),22 menos violento queinvasiones, al sugerir el desplazamiento completo de un pueblo con sus instituciones ycultura, y más general incluso que invasiones germánicas, al incluir a hunos, eslavos yotros.Los germanos, que disponían de instituciones políticas peculiares, en concreto la asambleade guerreros libres (thing) y la figura del rey, recibieron la influencia de las tradicionesinstitucionales del Imperio y la civilización grecorromana, así como la del cristianismo(aunque no siempre del cristianismo católico o atanasiano, sino del arriano); y se fueronadaptando a las circunstancias de su asentamiento en los nuevos territorios, sobre todo a laalternativa entre imponerse como minoría dirigente sobre una mayoría de población local ofusionarse con ella.Los nuevos reinos germánicos conformaron la personalidad de Europa Occidental durantela Edad Media, evolucionaron en monarquías feudales y monarquías autoritarias, y con eltiempo, dieron origen a los estados-nación que se fueron construyendo en torno a ellas.Socialmente, en algunos de estos países (España o Francia), el origen germánico (godo ofranco) pasó a ser un rasgo de honor u orgullo de casta ostentado por la nobleza comodistinción sobre el conjunto de la población.Las transformaciones del mundo romanoGala Placidia y sus hijos, Valentiniano III y Justa Grata Honoria.Véase también: Decadencia del Imperio romanoEl Imperio romano había pasado por invasiones externas y guerras civiles terribles en elpasado, pero a finales del siglo IV, aparentemente, la situación estaba bajo control. Hacíaescaso tiempo que Teodosio había logrado nuevamente unificar bajo un solo centro ambasmitades del Imperio (392) y establecido una nueva religión de Estado, el Cristianismoniceno (Edicto de Tesalónica -380), con la consiguiente persecución de los tradicionalescultos paganos y las heterodoxias cristianas. El clero cristiano, convertido en una jerarquíade poder, justificaba ideológicamente a un Imperium Romanum Christianum y a la dinastía
  • 77. Teodosiana como había comenzado a hacer ya con la Constantiniana desde el Edicto deMilán (313).Se habían encauzado los afanes de protagonismo político de los más ricos e influyentessenadores romanos y de las provincias occidentales. Además, la dinastía había sabidoencauzar acuerdos con la poderosa aristocracia militar, en la que se enrolaban noblesgermanos que acudían al servicio del Imperio al frente de soldados unidos por lazos defidelidad hacia ellos. Al morir en 395, Teodosio confió el gobierno de Occidente y laprotección de su joven heredero Honorio al general Estilicón, primogénito de un nobleoficial vándalo que había contraído matrimonio con Flavia Serena, sobrina del propioTeodosio. Sin embargo, cuando en el 455 murió asesinado Valentiniano III, nieto deTeodosio, una buena parte de los descendientes de aquellos nobles occidentales(nobilissimus, clarissimus) que tanto habían confiado en los destinos del Imperioparecieron ya desconfiar del mismo, sobre todo cuando en el curso de dos decenios sehabían podido dar cuenta de que el gobierno imperial recluido en Rávena era cada vez máspresa de los exclusivos intereses e intrigas de un pequeño grupo de altos oficiales delejército itálico. Muchos de éstos eran de origen germánico y cada vez confiaban más en lasfuerzas de sus séquitos armados de soldados convencionales y en los pactos y alianzasfamiliares que pudieran tener con otros jefes germánicos instalados en suelo imperial juntocon sus propios pueblos, que desarrollaban cada vez más una política autónoma. Lanecesidad de acomodarse a la nueva situación quedó evidenciada con el destino de GalaPlacidia, princesa imperial rehén de los propios saqueadores de Roma (el visigodo Alarico Iy su primo Ataúlfo, con quien finalmente se casó); o con el de Honoria, hija de la anterior(en segundas nupcias con el emperador Constancio III) que optó por ofrecerse como esposaal propio Atila enfrentándose a su propio hermano Valentiniano.Alaricus rex gothorum, sello de Alarico II, rey visigodo.
  • 78. Necesitados de mantener una posición de predominio social y económico en sus regionesde origen, reducidos sus patrimonios fundiarios a dimensiones provinciales, yambicionando un protagonismo político propio de su linaje y de su cultura, los honestiores(los más honestos u honrados, los que tienen honor), representantes de las aristocraciastardorromanas occidentales habrían acabado por aceptar las ventajas de admitir lalegitimidad del gobierno de dichos reyes germánicos, ya muy romanizados, asentados ensus provincias. Al fin y al cabo, éstos, al frente de sus soldados, podían ofrecerles bastantemayor seguridad que el ejército de los emperadores de Rávena. Además, el avituallamientode dichas tropas resultaba bastante menos gravoso que el de las imperiales, por basarse enbuena medida en séquitos armados dependientes de la nobleza germánica y alimentadoscon cargo al patrimonio fundiario provincial de la que ésta ya hacía tiempo se habíaapropiado. Menos gravoso tanto para los aristócratas provinciales como también para losgrupos de humiliores (los más humildes, los rebajados en tierra -humus-) que se agrupabanjerárquicamente en torno a dichos aristócratas, y que, en definitiva, eran los que habíanvenido soportando el máximo peso de la dura fiscalidad tardorromana. Las nuevasmonarquías, más débiles y descentralizadas que el viejo poder imperial, estaban tambiénmás dispuestas a compartir el poder con las aristocracias provinciales, máxime cuando elpoder de estos monarcas estaba muy limitado en el seno mismo de sus gentes por unanobleza basada en sus séquitos armados, desde su no muy lejano origen en las asambleas deguerreros libres, de los que no dejaban de ser primun inter pares.Pero esta metamorfosis del Occidente romano en romano-germano, no había sidoconsecuencia de una inevitabilidad claramente evidenciada desde un principio; por elcontrario, el camino había sido duro, zigzagueante, con ensayos de otras soluciones, y conmomentos en que parecía que todo podía volver a ser como antes. Así ocurrió durante todoel siglo V, y en algunas regiones también en el siglo VI como consecuencia, entre otrascosas, de la llamada Recuperatio Imperii o Reconquista de Justiniano.Los distintos reinosBatalla de Vouillé (507), entre francos y visigodos, representada en un manuscrito del sigloXIV.Las invasiones bárbaras desde el siglo III habían demostrado la permeabilidad del limesromano en Europa, fijado en el Rin y el Danubio. La división del Imperio en Oriente y
  • 79. Occidente, y la mayor fortaleza del imperio oriental o bizantino, determinó que fueraúnicamente en la mitad occidental donde se produjo el asentamiento de estos pueblos y suinstitucionalización política como reinos.Fueron los visigodos, primero como Reino de Tolosa y luego como Reino de Toledo, losprimeros en efectuar esa institucionalización, valiéndose de su condición de federados, conla obtención de un foedus con el Imperio, que les encargó la pacificación de las provinciasde Galia e Hispania, cuyo control estaba perdido en la práctica tras las invasiones del 410por suevos, vándalos y alanos. De éstos, sólo los suevos lograron el asentamiento definitivoen una zona: el Reino de Braga, mientras que los vándalos se establecieron en el norte deÁfrica y las islas del Mediterráneo Occidental, pero fueron al siglo siguiente eliminados porlos bizantinos durante la gran expansión territorial de Justiniano I (campañas de losgenerales Belisario, del 533 al 544, y Narsés, hasta el 554). Simultáneamente losostrogodos consiguieron instalarse en Italia expulsando a los hérulos, que habían expulsadoa su vez de Roma al último emperador de Occidente. El Reino Ostrogodo desapareciótambién frente a la presión bizantina de Justiniano I.Un segundo grupo de pueblos germánicos se instala en Europa Occidental en el siglo VI, deentre los que destaca el Reino franco de Clodoveo y sus sucesores merovingios, quedesplaza a los visigodos de las Galias, forzándolos a trasladar su capital de Tolosa(Toulouse) a Toledo. También derrotaron a burgundios y alamanes, absorbiendo sus reinos.Algo más tarde los lombardos se establecen en Italia (568-9), pero serán derrotados afinales del siglo VIII por los mismos francos, que reinstaurarán el Imperio con Carlomagno(año 800).En Gran Bretaña se instalarán los anglos, sajones y jutos, que crearán una serie de reinosrivales que serán unificados por los daneses (un pueblo nórdico) en lo que terminará por serel reino de Inglaterra.Las institucionesBreviario de Alarico, en un manuscrito del siglo X.La monarquía germánica era en origen una institución estrictamente temporal, vinculadaestrechamente al prestigio personal del rey, que no pasaba de ser un primus inter pares
  • 80. (primero entre iguales), que la asamblea de guerreros libres elegía (monarquía electiva),normalmente para una expedición militar concreta o para una misión específica. Lasmigraciones a que se vieron sometidos los pueblos germánicos desde el siglo III hasta elsiglo V (encajonados entre la presión de los hunos al este y la resistencia del limes romanoal sur y oeste) fue fortaleciendo la figura del rey, al tiempo que se entraba en contacto cadavez mayor con las instituciones políticas romanas, que acostumbraban a la idea de un poderpolítico mucho más centralizado y concentrado en la persona del Emperador romano. Lamonarquía se vinculó a las personas de los reyes de forma vitalicia, y la tendencia era ahacerse monarquía hereditaria, dado que los reyes (al igual que habían hecho losemperadores romanos) procuraban asegurarse la elección de su sucesor, la mayor parte delas veces aún en vida y asociándolos al trono. El que el candidato fuera el primogénitovarón no era una necesidad, pero se terminó imponiendo como una consecuencia obvia, loque también era imitado por las demás familias de guerreros, enriquecidos por la posesiónde tierras y convertidos en linajes nobiliarios que se emparentaban con la antigua noblezaromana, en un proceso que puede denominarse feudalización. Con el tiempo, la monarquíase patrimonializó, permitiendo incluso la división del reino entre los hijos del rey.El respeto a la figura del rey se reforzó mediante la sacralización de su toma de posesión(unción con los sagrados óleos por parte de las autoridades religiosas y uso de elementosdistintivos como orbe, cetro y corona, en el transcurso de una elaborada ceremonia: lacoronación) y la adición de funciones religiosas (presidencia de concilios nacionales, comolos Concilios de Toledo) y taumatúrgicas (toque real de los reyes de Francia para la cura dela escrófula). El problema se suscitaba cuando llegaba el momento de justificar ladeposición de un rey y su sustitución por otro que no fuera su sucesor natural. Los últimosmerovingios no gobernaban por sí mismos, sino mediante los cargos de su corte, entre losque destacaba el mayordomo de palacio. Únicamente tras la victoria contra los invasoresmusulmanes en la batalla de Poitiers el mayordomo Carlos Martel se vio justificado paraargumentar que la legitimidad de ejercicio le daba méritos suficientes para fundar él mismosu propia dinastía: la carolingia. En otras ocasiones se recurría a soluciones másimaginativas (como forzar la tonsura -corte eclesiástico del pelo- del rey visigodo Wambapara incapacitarle).Los problemas de convivencia entre las minorías germanas y las mayorías locales (hispano-romanas, galo-romanas, etc.) fueron solucionados con más eficacia por los reinos con másproyección en el tiempo (visigodos y francos) a través de la fusión, permitiendo losmatrimonios mixtos, unificando la legislación y realizando la conversión al catolicismofrente a la religión originaria, que en muchos casos ya no era el paganismo tradicionalgermánico, sino el cristianismo arriano adquirido en su paso por el Imperio Oriental.Algunas características propias de las instituciones germanas se conservaron: una de ellas elpredominio del derecho consuetudinario sobre el derecho escrito propio del Derechoromano. No obstante los reinos germánicos realizaron algunas codificaciones legislativas,con mayor o menor influencia del derecho romano o de las tradiciones germánicas,redactadas en latín a partir del siglo V (leyes teodoricianas, edicto de Teodorico, Código deEurico, Breviario de Alarico). El primer código escrito en lengua germánica fue el del reyEthelberto de Kent, el primero de los anglosajones en convertirse al cristianismo(comienzos del siglo VI). El visigótico Liber Iudicorum (Recesvinto, 654) y la franca Ley
  • 81. Sálica (Clodoveo, 507-511) mantuvieron una vigencia muy prolongada por suconsideración como fuentes del derecho en las monarquías medievales y del AntiguoRégimen.23Véanse también: Derecho germánico y Derecho visigodoLa cristiandad latina y los bárbarosLibro de Kells o Evangeliario de San Columba, arte hiberno-sajón o irlando-sajón.La expansión del cristianismo entre los bárbaros, el asentamiento de la autoridad episcopalen las ciudades y del monacato en los ámbitos rurales (sobre todo desde la regla de SanBenito de Nursia -monasterio de Montecassino, 529-), constituyeron una poderosa fuerzafusionadora de culturas y ayudó a asegurar que muchos rasgos de la civilización clásica,como el derecho romano y el latín, pervivieran en la mitad occidental del Imperio, e inclusose expandiera por Europa Central y septentrional. Los francos se convirtieron al catolicismodurante el reinado de Clodoveo I (496 ó 499) y, a partir de entonces, expandieron elcristianismo entre los germanos del otro lado del Rin. Los suevos, que se habían hechocristianos arrianos con Remismundo (459-469), se convirtieron al catolicismo conTeodomiro (559-570) por las predicaciones de San Martín de Dumio. En ese proceso sehabían adelantado a los propios visigodos, que habían sido cristianizados previamente enOriente en la versión arriana (en el siglo IV), y mantuvieron durante siglo y medio ladiferencia religiosa con los católicos hispano-romanos incluso con luchas internas dentro dela clase dominante goda, como demostró la rebelión y muerte de San Hermenegildo (581-585), hijo del rey Leovigildo). La conversión al catolicismo de Recaredo (589) marcó elcomienzo de la fusión de ambas sociedades, y de la protección regia al clero católico,visualizada en los Concilios de Toledo (presididos por el propio rey). Los años siguientes
  • 82. vieron un verdadero renacimiento visigodo24 con figuras de la influencia de san Isidoro deSevilla (y sus hermanos Leandro, Fulgencio y Florentina, los cuatro santos de Cartagena),Braulio de Zaragoza o Ildefonso de Toledo, de gran repercusión en el resto de Europa y enlos futuros reinos cristianos de la Reconquista (véase cristianismo en España, monasterioen España, monasterio hispano y liturgia hispánica). Los ostrogodos, en cambio, nodispusieron de tiempo suficiente para realizar la misma evolución en Italia. No obstante, delgrado de convivencia con el papado y los intelectuales católicos fue muestra que los reyesostrogodos los elevaban a los cargos de mayor confianza (Boecio y Casiodoro, ambosmagister officiorum con Teodorico el Grande), aunque también de lo vulnerable de susituación (ejecutado el primero -523- y apartado por los bizantinos el segundo -538-). Sussucesores en el dominio de Italia, los también arrianos lombardos, tampoco llegaron aexperimentar la integración con la población católica sometida, y su divisiones internashicieron que la conversión al catolicismo del rey Agilulfo (603) no llegara a tener mayoresconsecuencias.El cristianismo fue llevado a Irlanda por San Patricio a principios del siglo V, y desde allíse extendió a Escocia, desde donde un siglo más tarde regresó por la zona norte a unaInglaterra abandonada por los cristianos britones a los paganos pictos y escotos(procedentes del norte de Gran Bretaña) y a los también paganos germanos procedentes delcontinente (anglos, sajones y jutos). A finales del siglo VI, con el Papa Gregorio Magno,también Roma envió misioneros a Inglaterra desde el sur, con lo que se consiguió que en eltranscurso de un siglo Inglaterra volviera a ser cristiana.A su vez, los britones habían iniciado una emigración por vía marítima hacia la penínsulade Bretaña, llegando incluso hasta lugares tan lejanos como la costa cantábrica entreGalicia y Asturias, donde fundaron la diócesis de Britonia. Esta tradición cristiana sedistinguía por el uso de la tonsura céltica o escocesa, que rapaba la parte frontal del pelo envez de la coronilla.La supervivencia en Irlanda de una comunidad cristiana aislada de Europa por la barrerapagana de los anglosajones, provocó una evolución diferente al cristianismo continental, loque se ha denominado cristianismo celta. Conservaron mucho de la antigua tradición latina,que estuvieron en condiciones de compartir con Europa continental apenas la oleadainvasora se hubo calmado temporalmente. Tras su extensión a Inglaterra en el siglo VI, losirlandeses fundaron en el siglo VII monasterios en Francia, en Suiza (Saint Gall), e inclusoen Italia, destacándose particularmente los nombres de Columba y Columbano. Las IslasBritánicas fueron durante unos tres siglos el vivero de importantes nombres para la cultura:el historiador Beda el Venerable, el misionero Bonifacio de Alemania, el educador Alcuinode York, o el teólogo Juan Escoto Erígena, entre otros. Tal influencia llega hasta laatribución de leyendas como la de Santa Úrsula y las Once Mil Vírgenes, bretona quehabría efectuado un extraordinario viaje entre Britania y Roma para acabar martirizada enColonia.25Otras cristianizaciones medievales
  • 83. Cirilo y Metodio, los apóstoles de los eslavos, con el alfabeto cirílico en un icono ruso delsiglo XVIII o XIX.Por su parte, la extensión del cristianismo entre los búlgaros y la mayor parte de los puebloseslavos (serbios, moravos y los pueblos de Crimea y estepas ucranianas y rusas) fue muyposterior, y a cargo del Imperio bizantino, con lo que se hizo con el credo ortodoxo(predicaciones de Cirilo y Metodio, siglo IX); mientras que la evangelización de otrospueblos de Europa Oriental (el resto de los eslavos -polacos, eslovenos y croatas-, bálticosy húngaros) y de los pueblos nórdicos (vikingos escandinavos) se hizo por el cristianismolatino partiendo de Europa Central, en un periodo todavía más tardío (hasta los siglos XI yXII).Rey San Esteban I de Hungría, cristianizador de los húngaros. Imagen del ChroniconPictum del Siglo XIV.Es una locura creer en los dioses. Saga de Hrafnkell, sacerdote de Frey (Islandia, compuesta a finales del siglo XIII, pero ambientada en época precristiana).26La mayoría de estas cristianizaciones se llevaron a cabo entre finales del Siglo IX ycomienzos del Siglo XI. A finales del Siglo X, los sacerdotes ortodoxos de bizancio
  • 84. mantenían una intensa actividad cristianizadora en los pueblos eslavos, sin tener gran éxtitohasta la aparición de la figura del Gran Príncipe Vladimiro I de Kiev quien se convirtió enel 988 al cristianismo bajo el rito de Constantinopla, y con él gran parte de sus súbditos. Deesta manera fue tomando forma el Estado medieval conocido como el Gran Principado deKiev, a partir del cual surgieron posteriormente los demás Estados eslavos rusos.Por otra parte, el papado mantuvo gran influencia en Europa Central y Oriental,extendiendose desde su vecino el Reino de Croacia, hasta el lejano Ducado de Polonia. Sinembargo, el mosaico europeo no se completó finalmente sino hasta el año 1000, cuando loshúngaros se convirtieron al cristianismo bajo la figura del rey San Esteban I de Hungría. Deesta manera, el pacto surgido entre el Papa Silvestre II y el monarca húngaro, porintervención del jóven emperador germánico Otón III acabaron con la incertidubre queenvolvía a ese basto terreno pagano en la Cuenca de los Cárpatos. De esta manera, prontoHungría ahora convertida en un reino cristiano se volvió uno de los aliados más cercanosdel papado durante varios siglos, sirviendo de Estado fronterizo y mediador entre el mundoOriental Ortodoxo eslavo, y la Europa católica. Igualmente la cristianización del GranPrincipado de Hungría y la fundación del Estado húngaro medieval permitió el surgimientode incontables vías comerciales y de peregrinación que rápidamente interconectaron aEuropa. Precisamente éste fue el caso de la peregrinación a Tierra Santa, que hasta 1018 sehacía en barco, pues San Esteban I permitió el paso de los fieles por territorios húngaros eneste año, concretándose la primera ruta terrestre de peregrinaje.27Los jázaros, un caso peculiarArtículo principal: JázarosLos jázaros eran un pueblo turco procedente del Asia central (donde se había formadodesde el siglo VI el imperio de los Köktürks) que en su parte occidental había dado origen aun importante estado que dominaba el Cáucaso y las estepas rusas y ucranianas hastaCrimea en el siglo VII. Su clase dirigente se convirtió mayoritariamente al judaísmo,peculiaridad religiosa que le convertía en un vecino excepcional entre el Califato islámicode Damasco y el Imperio cristiano de Bizancio.El Imperio bizantino (siglos IV al XV)Corte del emperador bizantino Justiniano I, mosaico de San Vital de Rávena.Artículo principal: Imperio bizantino
  • 85. La división entre Oriente y Occidente fue, además de una estrategia política (inicialmentede Diocleciano -286- y hecha definitiva con Teodosio -395-), un reconocimiento de ladiferencia esencial entre ambas mitades del Imperio. Oriente, en sí mismo muy diverso(Tracia -Península Balcánica-, Asia -Anatolia, Cáucaso, Siria, Palestina y la fronteramesopotámica con los persas- y Egipto), era la parte más urbanizada y con economía másdinámica y comercial, frente a un Occidente en vías de feudalización, ruralizado, con unavida urbana en decadencia, mano de obra esclava cada vez más escasa y la aristocracia cadavez más ajena a las estructuras del poder imperial y recluida en sus lujosas villaeautosuficientes, cultivadas por colonos en régimen similar a la servidumbre. La linguafranca en Oriente era el griego, frente al latín de Occidente. En la implantación de lajerarquía cristiana, Oriente disponía de todos los patriarcados de la Pentarquía menos el deRoma (Alejandría, Antioquía y Constantinopla, a los que se añadió Jerusalén tras elconcilio de Calcedonia de 451); incluso la primacía romana (sede pontificia o cátedra deSan Pedro) era un hecho discutido.Mosaico bizantino con el tema de la Theotokos (María como Madre de Dios). Los nimbosrepresentan la santidad (el del Niño Jesús, cruciforme, la divinidad y el sacrificio de laCruz). El fondo dorado representa la eternidad celeste, además de cumplir con el horrorvacui propio del estilo. Todos sus rasgos: el cromatismo, la frontalidad y la linealidad(bordes nítidos, marcado de los pliegues), además de influir grandemente en el románico deEuropa Occidental, se reprodujeron y continuaron, estereotipados, en los iconos religiososde épocas posteriores en toda Europa Oriental.La supervivencia de Roma en Oriente no dependía de la suerte de Occidente, mientras quelo contrario sí: de hecho, los emperadores orientales optaron por sacrificar la ciudad deRómulo y Remo -que ya ni siquiera era la capital occidental- cuando lo consideraronconveniente, abandonándola a su suerte o incluso desplazando hacia ella a los bárbaros másagresivos, lo que precipitó su caída.
  • 86. Véase también: ConstantinoplaLa restauración imperial de JustinianoArtículo principal: Recuperatio ImperiiJustiniano I consolidó la frontera del Danubio y, desde 532 logró un equilibrio en lafrontera con la Persia sasánida, lo que le permitió desplazar los esfuerzos bizantinos haciael Mediterráneo, reconstruyendo la unidad del Mare Nostrum: En 533, una expedición delgeneral Belisario aniquila a los vándalos (batalla de Ad Decimum y batalla de Tricamarum)incorporando la provincia de África y las islas del Mediterráneo Occidental (Cerdeña,Córcega y las Baleares). En 535 Mundus ocupó Dalmacia y Belisario Sicilia. Narséselimina a los ostrogodos de Italia en 554-555. Rávena volvió a ser una ciudad imperial,donde se conservarán los fastuosos mosaicos de San Vital. Liberio sólo consiguió desplazara los visigodos de la costa sureste de la Península Ibérica y de la provincia Bética.En Constantinopla se iniciaron dos programas ambiciosos y de prestigio con el fin deasentar la autoridad imperial: uno de recopilación legislativa: el Digesto, dirigido porTriboniano (publicado en 533), y otro constructivo: la Iglesia de Santa Sofía, de losarquitectos Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto (levantada entre el 532 y el 537). Unsímbolo de la civilización clásica fue clausurado: la Academia de Atenas (529).28 Otro, lascarreras de cuadrigas siguieron siendo una diversión popular que levantaba pasiones. Dehecho, eran utilizadas políticamente, expresando el color de cada equipo divergenciasreligiosas (un precoz ejemplo de movilizaciones populares utilizando colores políticos). Larevuelta de Niká (534) estuvo a punto de provocar la huida del emperador, que evitó laemperatriz Teodora con su famosa frase la púrpura es un glorioso sudario.29Crisis, supervivencia y helenización del Imperio
  • 87. Psalterio Chludov, uno de los tres únicos manuscritos ilustrados iconódulos quesobrevivieron al siglo IX. Esta página ilustra un pasaje evangélico en que un soldado ofrecea Cristo vinagre en una esponja atada a una lanza. En el plano inferior se caricaturiza alúltimo Patriarca de Constantinopla iconoclasta, Juan el Gramático, borrando un icono deCristo con una esponja similar.Los siglos VII y VIII representaron para Bizancio una edad oscura similar a la deoccidente, que incluyó también una fuerte ruralización y feudalización en lo social yeconómico y una pérdida de prestigio y control efectivo del poder central. A las causasinternas se sumó la renovación de la guerra con los persas, nada decisiva peroespecialmente extenuante, a la que siguió la invasión musulmana, que privó al Imperio delas provincias más ricas: Egipto y Siria. No obstante, en el caso bizantino, la disminuciónde la producción intelectual y artística respondía además a los efectos particulares de laquerella iconoclasta, que no fue un simple debate teológico entre iconoclastas e iconódulos,sino un enfrentamiento interno desatado por el patriarcado de Constantinopla, apoyado porel emperador León III, que pretendía acabar con la concentración de poder e influenciapolítica y religiosa de los poderosos monasterios y sus apoyos territoriales (puedeimaginarse su importancia viendo cómo ha sobrevivido hasta la actualidad el Monte Athos,fundado más de un siglo después, en 963).Basilio II Bulgaróctono Βασίλειος Β΄ Βοσλγαροκτόνος, que quiere decir: «matador debúlgaros»; el nombre Basilio, Basileus significa rey en griego, y era el título que se daba alemperador.La recuperación de la autoridad imperial y la mayor estabilidad de los siglos siguientestrajo consigo también un proceso de helenización, es decir, de recuperación de la identidadgriega frente a la oficial entidad romana de las instituciones, cosa más posible entonces,dada la limitación y homogeneización geográfica producida por la pérdida de lasprovincias, y que permitía una organización territorial militarizada y más fácilmentegestionable: los temas (themata) con la adscripción a la tierra de los militares en ellosestablecidos, lo que produjo formas similares al feudalismo occidental.
  • 88. El periodo entre 867 y 1056, bajo la dinastía macedonia, se conoce con el nombre deRenacimiento Macedónico, en que Bizancio vuelve a ser una potencia mediterránea y seproyecta hacia los pueblos eslavos de los Balcanes y hacia el norte del Mar Negro. BasilioII Bulgaróctono que ocupó el trono en el período 976-1025 llevó al Imperio a su máximaextensión territorial desde la invasión musulmana, ocupando parte de Siria, Crimea y losBalcanes hasta el Danubio. La evangelización de Cirilo y Metodio obtendrá una esfera deinfluencia bizantina en Europa Oriental que cultural y religiosamente tendrá una granproyección futura mediante la difusión del alfabeto cirílico (adaptación del alfabeto griegopara la representación de los fonemas eslavos, que se sigue utilizando en la actualidad); asícomo la del cristianismo ortodoxo (predominante desde Serbia hasta Rusia).Sin embargo, la segunda mitad del siglo XI presenciará un nuevo desafío islámico, esta vezprotagonizado por los turcos selyúcidas y la intervención del Papado y de los europeosoccidentales, mediante la intervención militar de las Cruzadas, la actividad comercial de losmercaderes italianos (genoveses, amalfitanos, pisanos y sobre todo venecianos)30 y laspolémicas teológicas del denominado Cisma de Oriente o Gran Cisma de Oriente yOccidente, con lo que la teórica ayuda cristiana se demostró tan negativa o más para elImperio Oriental que la amenaza musulmana. El proceso de feudalización se acentuó alverse forzados los emperadores Comneno a realizar cesiones territoriales (denominadaspronoia) a la aristocracia y a miembros su propia familia.31La expansión del Islam (desde el siglo VII)Expansión árabe en el siglo VII: califa Abu Bakr en la zona I, Omar en la II, Uthman en laIII y Ali en la IV.Artículo principal: Expansión musulmanaEn el siglo VII, tras las predicaciones de Mahoma y las conquistas de los primeros califas(a la vez líderes políticos y religiosos, en una religión -el Islam- que no reconocedistinciones entre laicos y clérigos), se había producido la unificación de Arabia y laconquista del Imperio persa y de buena parte del Imperio bizantino. En el siglo VIII sellegó a la Península Ibérica, la India y el Asia Central (batalla del Talas -751- victoriaislámica ante China tras la que no se profundizó en ese Imperio, pero que permitió unmayor contacto con su civilización, aprovechando los conocimientos de los prisioneros). Enel occidente la expansión musulmana se frenó desde la batalla de Poitiers (732) ante losfrancos y la mitificada batalla de Covadonga ante los asturianos (722). La presencia de losmusulmanes como una civilización rival alternativa asentada en la mitad sur de la cuencadel Mediterráneo, cuyo tráfico marítimo pasan a controlar, obligó al cierre en sí misma de
  • 89. Europa Occidental por varios siglos, y para algunos historiadores significó el verdaderocomienzo de la Edad Media.32Manuscrito árabe ilustrado del siglo XIII. La representación de figuras sólo se consiente enalgunas interpretaciones del Islam, pero se prohíbe mayoritariamente. Esta prohibiciónincentivó otras artes, como la caligrafía. Esta ilustración representa a Sócrates (Sughrat). Larecuperación y difusión de la cultura clásica grecorromana fue una de las principalesaportaciones del Islam medieval a la civilización.Desde el siglo VIII se produjo una difusión más lenta de la civilización islámica por sitiostan lejanos como Indonesia y el continente africano, y desde el siglo XIV por Anatolia y losBalcanes. Las relaciones con la India fueron también muy estrechas durante el resto de laEdad Media (aunque la imposición del imperio mogol no se produjo hasta el siglo XVI),mientras que el Océano Índico se convirtió casi en un Mare Nostrum árabe, donde seambientaron las aventuras de Simbad el marino (uno de los cuentos de Las mil y unanoches de la época de Harún al-Rashid).33 El tráfico comercial de las rutas marítimas ycaravaneras unían el Índico con el Mediterráneo a través del Mar Rojo o el Golfo Pérsico ylas caravanas del desierto. Esa llamada ruta de las especias (prefigurada por la ruta delincienso en la Edad Antigua) fue esencial para que llegaran a occidente retazos de laciencia y la cultura de Extremo Oriente. Por el norte, la ruta de la seda cumplió la mismafunción atravesando los desiertos y las cordilleras del Turquestán. El ajedrez, la numeraciónindo-arábiga y el concepto de cero, así como algunas obras literarias (Calila e Dimna)estuvieron entre los aportes hindúes y persas. El papel, el grabado o la pólvora, entre laschinas. La función de los árabes, y de los persas, sirios, egipcios y españoles arabizados (nosólo islámicos, pues hubo muchos que mantuvieron su religión cristiana o judía -no tanto lazoroastriana-) distó mucho de ser mera transmisión, como testimonia la influencia de lareinterpretación de la filosofía clásica que llegó a través de los textos árabes a EuropaOccidental a partir de las traducciones latinas desde el siglo XII, y la difusión de cultivos ytécnicas agrícolas por la región mediterránea. En un momento en que estaban prácticamenteausentes de la economía europea, destacaron las prácticas comerciales y la circulaciónmonetaria en el mundo islámico, animadas por la explotación de minas de oro tan lejanas
  • 90. como las del África subsahariana, junto con otro tipo de actividades, como el tráfico deesclavos.La Kaaba en la Mezquita de la Meca o mezquita sagrada (Masjid al-Haram).La unidad inicial del mundo islámico, que se había cuestionado ya en el aspecto religiosocon la separación de suníes y chiíes, se rompió también en lo político con la sustitución delos Omeyas por los Abbasíes al frente del califato en el 749, que además sustituyeronDamasco por Bagdad como capital. Abderramán I, el último superviviente Omeya,consiguió fundar en Córdoba un emirato independiente para Al-Ándalus (nombre árabe dela Península Ibérica), que su descendiente Abderramán III convirtió en un califatoalternativo en el 929. Poco antes, en el 909 los Fatimíes habían hecho lo propio en Egipto.A partir del siglo XI se producen cambios muy importantes: el desafío a la hegemoníaárabe como etnia dominante dentro del Islam a cargo de los islamizados turcos, que pasarána controlar distintas zonas del Medio Oriente (mamelucos, otomanos), o de kurdos comoSaladino; la irrupción de los cristianos latinos en tres puntos clave del Mediterráneo (reinoscristianos de la Reconquista en Al Ándalus, normandos en el sur de Italia y cruzados enSiria y Palestina); y la de los mongoles desde el centro de Asia.Los eruditos como al-Biruni, al-Jahiz, al-Kindi, Abu Bakr Muhammad al-Razi, Ibn Sina, al-Idrisi,Ibn Bajja, Omar Khayyam, Ibn Zuhr, Ibn Tufail, Ibn Rushd, al-Suyuti, y miles de otros académicosno fueron una excepción, sino la norma general en la civilización musulmana. La civilizaciónmusulmana del periodo clásico fue destacable por el elevado número de eruditos polifacéticos queprodujo. Es una muestra de la homogeneidad de la filosofía islámica sobre la ciencia, y su énfasissobre la síntesis, las investigaciones interdisciplinares y la multiplicidad de métodos.34 Ziauddin SardarVéanse también: Mahoma, Islam, Corán, Umma, Califa, Califato perfecto, Dinastía de losOmeyas, Califato Abasí y Califato FatimíVéanse también: Historia del Islam, Edad de Oro del Islam, Cultura musulmana, Filosofíaislámica, Filosofía islámica antigua, Sufismo, Averroísmo, Ciencia islámica, Matemáticaen el Islam medieval, Literatura árabe y Poesía árabeVéanse también: Al Juarismi, Avicena, Averroes, Maimónides, Ibn Jaldún, Omar Jayyam,Alhacén y AlgazelAl-Andalus (siglo VIII al XV)
  • 91. Interior de la Mezquita de Córdoba. Durante algo más de un siglo Córdoba fue la capital deun califatoArtículo principal: Historia de Al-AndalusVéanse también: Invasión musulmana de la Península Ibérica, Emirato de Córdoba yCalifato de CórdobaVéanse también: Abderramán I, Abderramán II, Abderramán III, Alhakén II, Hisham II yAlmanzorVéanse también: Tudmir, Banu Qasi y Omar ibn HafsúnVéanse también: Ziryab, Moaxaja, Jarchas, Eulogio de Córdoba, Ciencia en Al-Ándalus,Arte de Al-Andalus, Arte emiral y califal y Gastronomía del Al-ÁndalusVéanse también: Muladí, Maulas, Dhimmi, Mozárabe, Yizya, Azaque, Aceifa y PariasVéanse también: Medina, Arrabal, Zoco y AlcazabaImperio carolingio (siglos VIII y IX)Artículo principal: Imperio carolingioSurgimiento y ascensoCoronación de Carlomagno por el papa León III, el día de Navidad del año 800.Hacia el siglo VIII, la situación política europea se había estabilizado. En oriente, elImperio bizantino era fuerte otra vez, gracias a una serie de emperadores competentes. Enoccidente, algunos reinos aseguraban relativa estabilidad a varias regiones: Northumbria a
  • 92. Inglaterra, Visigotia a España, Lombardía a Italia, y el Reino Franco a la Galia. En realidad,el "reino franco" era un compuesto de tres reinos: Austrasia, Neustria y Aquitania.El Imperio carolingio surge de las bases creadas por los predecesores de Carlomagno desdeprincipios del siglo VIII (Carlos Martel y Pipino el Breve). La proyección de sus fronteras através de una gran parte de la Europa Occidental permitió a Carlos la aspiración dereconstruir la extensión del antiguo Imperio romano Occidental, siendo la primera entidadpolítica de la Edad Media que estuvo en condiciones de convertirse en una potenciacontinental. Aquisgrán (Aachen en alemán, Aix-la Chapelle en francés) fue elegida comocapital, en una situación central y suficientemente alejada de Italia, que a pesar de serliberada del dominio de los longobardos y de las teóricas reivindicaciones bizantinas,conservó una gran autonomía que llegaba a la soberanía temporal con la cesión de unosincipientes estados papales (el Patrimonium Petri o Patrimonio de San Pedro, que incluíaRoma y buena parte del centro de Italia). Como resultado de la estrecha vinculación entre elpontificado y la dinastía carolingia, que se legitimaban y defendían mutuamente ya por tresgeneraciones, el papa León III reconoció las pretensiones imperiales de Carlomagno conuna coronación en extrañas circunstancias, el día de Navidad del año 800.K-A-R-L-O-S. Monograma de Carlomagno, que éste utilizaba como firma. Carlomagno, apesar de sus esfuerzos, nunca aprendió a escribir con solturaSe crearon las marcas para fijar las fronteras ante los enemigos exteriores (árabes en laMarca Hispánica, sajones en la Marca Sajona, bretones en la Marca Bretona, lombardos -hasta su derrota- en la Marca Lombarda y ávaros en la Marca Ávara; posteriormentetambién se creó una para los magiares: la Marca del Friuli). El territorio interior fueorganizado en condados y ducados (unión de varios condados o marcas). Los funcionariosque los dirigían (condes, marqueses y duques) eran vigilados por inspectores temporales(los missi dominici -enviados del señor-), y se procuraba que no se heredaran para evitarque quedaran patrimonializados en una familia (cosa, que con el tiempo, no pudo evitarse).La consignación de tierras junto con los cargos, pretendía sobre todo el mantenimiento dela costosa caballería pesada y los nuevos caballos de batalla (destreros, introducidos desdeAsia en el siglo VII, que se empleaban de una manera completamente distinta a lacaballería antigua, con estribos, aparatosas sillas y que podían sostener armaduras).35 Talproceso estuvo en el origen del nacimiento de los feudos que había que ceder a cada militarde acuerdo con su rango, hasta la unidad básica: el caballero que ejercía de señor sobre unterritorio, se quedaba para su mantenimiento con una reserva señorial y dejaba los mansospara sus siervos, que estaban obligados a cultivar la reserva con prestaciones gratuitas detrabajo a cambio de la protección militar y el mantenimiento del orden y la justicia, queeran las funciones del señor. Lógicamente, los feudos en sus distintos niveles sufrieron lamisma transformación patrimonial que marcas y condados, estableciendo una red piramidalde fidelidades que es el origen del vasallaje feudal.
  • 93. Carlomagno negoció de igual a igual con otras grandes potencias de la época, como elImperio bizantino, el Emirato de Córdoba, y el Califato Abasida. Aunque él mismo, ya enedad adulta, no sabía escribir (cosa habitual en la época, en que únicamente algunosclérigos lo hacían), Carlomagno siguió una política de prestigio cultural y un notableprograma artístico. Pretendió rodearse de una corte de sabios e iniciar un programaeducativo basado en el trivium y el quadrivium, para lo que mandó llamar a laintelectualidad de su tiempo a sus dominios impulsando, con la colaboración de Alcuino deYork, el llamado Renacimiento carolingio. Dentro de este empeño educativo ordenó a susnobles aprender a escribir, cosa que él mismo intentó, aunque nunca consiguió hacerlo consoltura.36División y hundimientoLudovico Pío, hijo y heredero de Carlomagno.Muerto Carlomagno en 814, toma el poder su hijo Ludovico Pío. Los hijos de éste: Carlosel Calvo (Francia occidental), Luis el Germánico (Francia oriental) y Lotario I(primogénito y heredero del título imperial), se enfrentaron militarmente disputándose losdiferentes territorios del imperio, que, más allá de las alianzas aristocráticas, manifestabandistintas personalidades, interpretables desde una perspectiva protonacional (idiomasdiferentes -hacia el sur y oeste se imponían las lenguas romances que se comenzaban adiferenciar del latín vulgar, hacia el norte y este las lenguas germánicas, comotestimoniaban los previos Juramentos de Estrasburgo-, costumbres, tradiciones einstituciones propias -romanas hacia el sur, germanas hacia el norte-). Esta situación noconcluyó ni siquiera en el 843 tras el Tratado de Verdún, puesto que la posterior divisióndel reino de Lotario entre sus hijos (la Lotaringia, franja central desde los Países Bajoshasta Italia, pasando por la región del Rin, Borgoña y Provenza) llevó a los tíos de éstos -Carlos y Luis-, a otro reparto (el Tratado de Mersen -870) que simplificaba las fronteras(dejando únicamente Italia y Provenza en manos de su sobrino el emperador Luis II elJoven -cuyo cargo no suponía más primacía que la honorífica-), pero no condujo a una
  • 94. mayor concentración de poder en manos de esos monarcas, débiles y en manos de lanobleza territorial. En algunas regiones, el pacto no era más que una entelequia, puesto quela costa del Mar del Norte estaba ocupada por los vikingos. Incluso en las zonasteóricamente controladas, las posteriores herencias y luchas internas entre los sucesivosreyes y emperadores carolingios subdividieron y reunificaron los territorios de manera casialeatoria.La división, sumada al proceso institucional de descentralización inherente al sistemafeudal, en ausencia de fuertes poderes centrales, y al debilitamiento preexistente de lasestructuras sociales y económicas, hizo que la siguiente oleada de invasiones bárbaras,sobre todo las protagonizadas por magiares y vikingos, sumieran de nuevo a EuropaOccidental en el caos de una nueva edad oscura. Divisiones del Imperio en Europa en torno alCarlos el Calvo, rey Apogeo del Imperio carolingio hacia 814. los tratados de Verdún y 998.de Francia Meersen.Occidental.El sistema feudalArtículo principal: FeudalismoUso del término "feudalismo"El fracaso del proyecto político centralizador de Carlomagno llevó, en ausencia de esecontrapeso, a la formación de de un sistema político, económico y social que loshistoriadores han convenido en llamar feudalismo, aunque en realidad el nombre naciócomo un peyorativo para designar del Antiguo Régimen por parte de sus críticos ilustrados.La Revolución francesa suprimió solemnemente "todos los derechos feudales" en la nochedel 4 de agosto de 1789 y "definitivamente el régimen feudal", con el decreto del 11 deagosto.La generalización del término permite a muchos historiadores aplicarlo a las formacionessociales de todo el territorio europeo occidental, pertenecieran o no al Imperio carolingio.Los partidarios de un uso restringido, argumentando la necesidad de no confundirconceptos como feudo, villae, tenure, o señorío lo limitan tanto en espacio (Francia, Oestede Alemania y Norte de Italia) como en el tiempo: un "primer feudalismo" o "feudalismocarolingio" desde el siglo VIII hasta el año 1000 y un "feudalismo clásico" desde el año1000 hasta el 1240, a su vez dividido en dos épocas, la primera, hasta el 1160 (la másdescentralizada, en que cada señor de castillo podía considerarse independiente, y se
  • 95. produce el proceso denominado incastellamento); y la segunda, la propia de la "monarquíafeudal"). Habría incluso "feudalismos de importación": la Inglaterra normanda desde 1066y los estados latinos de oriente creados durante las Cruzadas (siglos XII y XIII).37Otros prefieren hablar de "régimen" o "sistema feudal", para diferenciarlo sutilmente delfeudalismo estricto, o de síntesis feudal, para marcar el hecho de que sobreviven en ellarasgos de la antigüedad clásica mezclados con contribuciones germánicas, implicando tantoa instituciones como a elementos productivos, y significó la especificidad del feudalismoeuropeo occidental como formación económico social frente a otras también feudales, conconsecuencias trascendentales en el futuro devenir histórico.38 Más dificultades hay para eluso del término cuando nos alejamos más: Europa Oriental experimenta un proceso de"feudalización" desde finales de la Edad Media, justo cuando en muchas zonas de EuropaOccidental los campesinos se liberan de las formas jurídicas de la servidumbre, de modoque suele hablarse del feudalismo polaco o ruso. El Antiguo Régimen en Europa, el Islammedieval o el Imperio bizantino fueron sociedades urbanas y comerciales, y con un gradode centralización política variable, aunque la explotación del campo se realizaba conrelaciones sociales de producción muy similares al feudalismo medieval. Los historiadoresque aplican la metodología del materialismo histórico (Marx definió el modo de producciónfeudal como el estadio intermedio entre el esclavista y el capitalista) no dudan en hablar de"economía feudal" para referirse a ella, aunque también reconocen la necesidad de noaplicar el término a cualquier formación social preindustrial no esclavista, puesto que a lolargo de la historia y de la geografía han existido otros modos de producción tambiénprevistos en la modelización marxista, como el modo de producción primitivo de lassociedades poco evolucionadas, homogéneas y con escasa división social -como las de losmismos pueblos germánicos previamente a las invasiones- y el modo de producciónasiático o despotismo hidráulico -Egipto faraónico, reinos de la India o Imperio chino-caracterizado por la tributación de las aldeas campesinas a un estado muy centralizado.39 Enlugares aún más lejanos se ha llegado a utilizar el término feudalismo para describir unaépoca. Es el caso de Japón y el denominado feudalismo japonés, dadas las innegablessimilitudes y paralelismos que la nobleza feudal europea y su mundo tiene con los samuráisy el suyo. También se ha llegado a aplicarlo a la situación histórica de los periodosintermedios de la historia de Egipto, en los que, siguiendo un ritmo cíclico milenario, decaeel poder central y la vida en las ciudades, la anarquía militar rompe la unidad de las tierrasdel Nilo, y los templos y señores locales que alcanzan a controlar un espacio de podergobiernan en él de manera independiente sobre los campesinos obligados al trabajo.El vasallaje y el feudo
  • 96. Un vasallo arrodillado realiza la inmixtio manum durante el homenaje a su señor, sentado.Un escribiente toma nota. Todos están sonrientes.Dos instituciones eran claves para el feudalismo: por un lado el vasallaje como relaciónjurídico-política entre señor y vasallo, un contrato sinalagmático (es decir, entre iguales,con requisitos por ambas partes) entre señores y vasallos (ambos hombres libres, ambosguerreros, ambos nobles), consistente en el intercambio de apoyos y fidelidades mutuas(dotación de cargos, honores y tierras -el feudo- por el señor al vasallo y compromiso deauxilium et consilium -auxilio o apoyo militar y consejo o apoyo político-), que si no secumplía o se rompía por cualquiera de las dos partes daba lugar a la felonía, y cuyajerarquía se complicaba de forma piramidal (el vasallo era a su vez señor de vasallos); y porotro lado el feudo como unidad económica y de relaciones sociales de producción, entre elseñor del feudo y sus siervos, no un contrato igualitario, sino una imposición violentajustificada ideológicamente como un do ut des de protección a cambio de trabajo ysumisión.Por tanto, la realidad que se enuncia como relaciones feudo-vasalláticas es realmente untérmino que incluye dos tipos de relación social de naturaleza completamente distinta,aunque los términos que las designan se empleaban en la época (y se siguen empleando) demanera equívoca y con gran confusión terminológica entre ellos:El vasallaje era un pacto entre dos miembros de la nobleza de distinta categoría. Elcaballero de menor rango se convertía en vasallo (vassus) del noble más poderoso, que seconvertía en su señor (dominus) por medio del Homenaje e Investidura, en una ceremoniaritualizada que tenía lugar en la torre del homenaje del castillo del señor. El homenaje(homage) -del vasallo al señor- consistía en la postración o humillación -habitualmente derodillas-, el osculum (beso), la inmixtio manum -las manos del vasallo, unidas en posiciónorante, eran acogidas entre las del señor-, y alguna frase que reconociera haberseconvertido en su hombre. Tras el homenaje se producía la investidura -del señor al vasallo-,que representaba la entrega de un feudo (dependiendo de la categoría de vasallo y señor,podía ser un condado, un ducado, una marca, un castillo, una población, o un simplesueldo; o incluso un monasterio si el vasallaje era eclesiástico) a través de un símbolo delterritorio o de la alimentación que el señor debe al vasallo -un poco de tierra, de hierba o degrano- y del espaldarazo, en el que el vasallo recibe una espada (y unos golpes con ella enlos hombros), o bien un báculo si era religioso.
  • 97. La encomienda, encomendación o patrocinio (patrocinium, commendatio, aunque erahabitual utilizar el término commendatio para el acto del homenaje o incluso para toda lainstitución del vasallaje) eran pactos teóricos entre los campesinos y el señor feudal, quepodían también ritualizarse en una ceremonia o -más raramente- dar lugar a un documento.El señor acogía a los campesinos en su feudo, que se organizaba en una reserva señorialque los siervos debían trabajar obligatoriamente (sernas o corveas) y en el conjunto de laspequeñas explotaciones familiares (mansos) que se atribuían a los campesinos para quepudieran subsistir. Obligación del señor era protegerles si eran atacados, y mantener elorden y la justicia en el feudo. A cambio, el campesino se convertía en su siervo y pasaba ala doble jurisdicción del señor feudal: en los términos utilizados en la península Ibérica enla Baja Edad Media, el señorío territorial, que obligaba al campesino a pagar rentas al noblepor el uso de la tierra; y el señorío jurisdiccional, que convertía al señor feudal engobernante y juez del territorio en el que vivía el campesino, por lo que obtenía rentasfeudales de muy distinto origen (impuestos, multas, monopolios, etc.). La distinción entrepropiedad y jurisdicción no era en el feudalismo algo claro, pues de hecho el mismoconcepto de propiedad era confuso, y la jurisdicción, otorgada por el rey como merced,ponía al señor en disposición de obtener sus rentas. No existieron señoríos jurisdiccionalesen los que la totalidad de las parcelas pertenecieran como propiedad al señor, siendo muygeneralizadas distintas formas de alodio en los campesinos. En momentos posteriores dedespoblamiento y refeudalización, como la crisis del siglo XVII, algunos nobles intentabanque se considerase despoblado completamente de campesinos un señorío para liberarse detodo tipo de cortapisas y convertirlo en coto redondo reconvertible para otro uso, como elganadero.40Junto con el feudo, el vasallo recibe los siervos que hay en él, no como propiedadesclavista, pero tampoco en régimen de libertad; puesto que su condición servil les impideabandonarlo y les obliga a trabajar. Las obligaciones del señor del feudo incluyen elmantenimiento del orden, o sea, la jurisdicción civil y criminal (mero e mixto imperio en laterminología jurídica reintroducida con el Derecho Romano en la Baja Edad Media), lo quedaba aún mayores oportunidades para obtener el excedente productivo que los campesinospudieran obtener después de las obligaciones de trabajo -corveas o sernas en la reservaseñorial- o del pago de renta -en especie o en dinero, de circulación muy escasa en la AltaEdad Media, pero más generalizada en los últimos siglos medievales, según fuedinamizándose la economía-. Como monopolio señorial solían quedar la explotación de losbosques y la caza, los caminos y puentes, los molinos, las tabernas y tiendas. Todo ello eranmás oportunidades de obtener más renta feudal, incluidos derechos tradicionales, como elius prime noctis o derecho de pernada, que se convirtió en un impuesto por matrimonios,buena muestra de que es en el excedente de donde se extrae la renta feudal de maneraextraeconómica (en este caso en la demostración de que una comunidad campesina crece yprospera).Los órdenes feudalesArtículo principal: Estamento
  • 98. Orator, bellator et laborator (clérigo, guerrero y labrador); o sea, los tres órdenesmedievales. Letra capitular de un manuscrito.Con el tiempo, siguiendo la tendencia marcada desde el Bajo Imperio romano, que seconsolidó en la época clásica del feudalismo y que pervivió durante todo el AntiguoRégimen, se fue conformando una sociedad organizada de manera estamental, en losllamados estamentos u ordines (órdenes): nobleza, clero y pueblo llano (o tercer estado):bellatores, oratores y laboratores los hombres que guerrean, los que rezan y los quetrabajan, según el vocabulario de la época. Los dos primeros son privilegiados, es decir, nose les aplica la ley común, sino un fuero propio (por ejemplo, tienen distintas penas para elmismo delito, y su forma de ejecución es diferente) y no pueden trabajar (les estánprohibidos los oficios viles y mecánicos), puesto que esa es la condición de noprivilegiados. En época medieval, los órdenes feudales no eran estamentos cerrados ybloqueados, sino que mantenían una permeabilidad que permitía en casos extraordinarios elascenso social debido al mérito (por ejemplo, a la demostración de un excepcional valor),que eran tan escasos que no se vivían como una amenaza, cosa que sí ocurrió a partir de lasgrandes convulsiones sociales de los siglos finales de la Baja Edad Media, en que losprivilegiados se vieron obligados a institucionalizar su posición procurando cerrar el accesoa sus estamentos de los no privilegiados (en lo que tampoco tuvieron una eficacia total).Completamente impropia sería la comparación con la sociedad de castas de la India, en queguerreros, sacerdotes, comerciantes, campesinos y parias pertenecían a castas diferentesentendidas como linajes desconectados cuya mezcla se prohibía.Las funciones de los órdenes feudales estaban fijadas ideológicamente por el agustinismopolítico (Civitate Dei -426-), en búsqueda de una sociedad que, aunque como terrena nopodía dejar de ser corrupta e imperfecta, podía aspirar a ser al menos una sombra de laimagen de una "Ciudad de Dios" perfecta de raíces platónicas41 en que todos tuvieran unpapel en su protección, su salvación y su mantenimiento. Esta idea fue reformulada yperfilada a lo largo de la Edad Media, sucesivamente por autores como Isidoro de Sevilla(630), la escuela de Auxerre (Haimón de Auxerre -865- en la abadía borgoñona en la quetrabajaban Erico de Auxerre y su discípulo Remigio de Auxerre, que seguían la tradición deEscoto Eriúgena), Boecio (892), Wulfstan de York (1010), Gerardo de Cambrai (1024) o
  • 99. Adalberón de Laon; y utilizada en textos legislativos como la llamada Compilación deHuesca de los Fueros de Aragón (Jaime I), y el Código de las Siete Partidas (Alfonso X elSabio, 1265).42Los bellatores o guerreros eran la nobleza, cuya función era la protección física, la defensade todos ante las agresiones e injusticias. Estaba organizada piramidalmente desde elemperador, pasando por los reyes y descendiendo sin solución de continuidad hasta elúltimo escudero, aunque atendiendo a su rango, poder y riqueza puede clasificarse en dospartes diferenciadas: alta nobleza (marqueses, condes y duques) cuyos feudos tienen eltamaño de regiones y provincias (aunque la mayor parte de las veces no en continuidadterritorial, sino repartido y difuso, lleno de enclaves y exclaves); y la baja nobleza ocaballeros (barones, infanzones), cuyos feudos son del tamaño de pequeñas comarcas (aescala municipal o inferior a la municipal), o directamente no poseen feudos territoriales,viviendo en los castillos de señores más importantes, o en ciudades o poblaciones en lasque no ejercen jurisdicción (aunque sí pueden ejercer su regimiento, es decir, participar ensu gobierno municipal en representación del estado noble). A finales de la Edad Media y enla Edad Moderna, cuando la nobleza ya no ejercía su función militar, como era el caso delos hidalgos españoles, que aducían sus privilegios estamentales para evitar el pago deimpuestos y obtener alguna ventaja social, alardeando de ejecutoria o de blasón y casasolariega, pero que al no disponer de rentas feudales suficientes para mantener la manera devida nobiliaria, corrían el peligro de perder su condición por contraer un matrimoniodesigual o ganarse la vida trabajando:Pues la sangre de los godos,y el linaje e la noblezatan crescida,¡por cuántas vías e modosse pierde su grand altezaen esta vida!Unos, por poco valer,por cuán baxos e abatidosque los tienen;otros que, por non tener,con oficios non debidos se mantienen.43Además de la legitimación religiosa, a través de la cultura y el arte laicos (la épica de loscantares de gesta y la lírica del amor cortés de los trovadores provenzales) se difundíasocialmente la legitimación ideológica de la forma de vida, la función social y los valoresde la nobleza.44
  • 100. Asesinato de Santo Tomás Becket (1170), provocado por el rey de Inglaterra, anteriormentesu aliado. Vidriera de la catedral de Canterbury (siglo XIII).Excomunión de Roberto II de Francia (998), en una recreación de pintura histórica porJean-Paul Laurens (1875).Los oratores o clérigos eran el clero, cuya función era facilitar la salvación espiritual de lasalmas inmortales: algunos formaban una élite poderosa llamada alto clero (abades,obispos), y otros más humildes, el bajo clero (curas de pueblo o los hermanos legos de unmonasterio). La extensión y organización del monacato benedictino a través de la Orden deCluny, estrechamente vinculado a la organización de la red episcopal centralizada yjerarquizada, con cúspide en el Papa de Roma, estableció la doble pirámide feudal del clerosecular, destinado a la administración los de sacramentos (que controlaban toda latrayectoria vital de la población, desde el nacimiento hasta muerte); y el clero regular,apartado del mundo y sometido a una regla monástica (habitualmente la regla benedictina).Los tres votos monásticos del clero regular: pobreza, obediencia y castidad; así como elcelibato eclesiástico que se fue imponiendo al clero secular, funcionaron como un eficazmecanismo de vinculación de los dos estamentos privilegiados: los hijos segundones de lanobleza ingresaban en el clero, donde eran mantenidos sin estrecheces gracias a lasnumerosas fundaciones, donaciones, dotes y mandas testamentarias; pero no disputaban lasherencias a sus hermanos, que podían mantener concentrado el patrimonio familiar. Lastierras de la Iglesia quedaban como manos muertas, cuya función era la de garantizar lasmisas y oraciones previstas por los donadores, de modo que los hijos rezaban por las almasde los padres. Todo el sistema garantizaba el mantenimiento del prestigio social de los
  • 101. privilegiados, asistiendo a misa en lugares destacados mientras vivían y enterrados enlugares preeminentes de iglesias y catedrales cuando morían.45 No faltaron losenfrentamientos: la evidencia de simonía y nicolaísmo (nombramientos de cargoseclesiásticos interferidos por las autoridades civiles o su pura compraventa) y la utilizaciónde la principal amenaza religiosa al poder temporal, equivalente a una muerte civil: laexcomunión. El Papa se atribuía incluso la autoridad de eximir al vasallo de la fidelidaddebida a su señor y reivindicarla para sí mismo, lo que fue utilizado en varias ocasionespara la fundación de reinos que pasaban a ser vasallos del Papa (por ejemplo, laindependencia que Afonso Henriques obtuvo para el condado convertido en reino dePortugal frente al reino de León).Los laboratores o trabajadores, eran el pueblo llano, cuya función era el mantenimiento delos cuerpos, la función ideológicamente más baja y humilde -humiliores eran los cercanosal humus, la tierra, mientras que sus superiores eran honestiores, los que podían mantener lahonra u honor-.46 Necesariamente los más numerosos, y la inmensa mayoría de ellosdedicados a tareas agrícolas, dado la bajísima productividad y rendimiento agrícola, propiosde la época preindustrial y del muy escaso nivel técnico (de ahí la identificación encastellano de laborator con labrador). Por lo común estaban sometidos a los otrosestamentos. El pueblo llano estaba compuesto en su gran mayoría por campesinos, siervosde los señores feudales o campesinos libres (villanos), y por artesanos, que eran escasos yvivían, bien en las aldeas (aquellos de menor especialización, que solían compartir lastareas agrícolas: herreros, talabarteros, alfareros, sastres) o en las pocas y pequeñasciudades (los de mayor especialización y de productos de necesidad menos apremiante o dedemandada de las clases altas: joyeros, orfebres, cereros, toneleros, tejedores, tintoreros).La autosuficiencia de los feudos y los monasterios limitaba su mercado y capacidad decrecer. Los oficios de la construcción (cantería, albañilería, carpintería) y la mismaprofesión de maestro de obras o arquitecto son una notable excepción: obligados por lanaturaleza de su trabajo al desplazamiento al lugar donde se construye el edificio, setransformaron en un gremio nómada que se desplazaba por los caminos europeoscomunicándose novedades técnicas u ornamentales transformadas en secretos de oficio, loque está en el origen de su lejana y mitificada vinculación con la sociedad secreta de lamasonería, que desde su origen los consideró como los primitivos masones.47Las zonas sin dependencia intermedia de señores nobles o eclesiásticos se denominabanrealengo y solían prosperar más, o al menos solían considerar como una desgracia el pasar adepender de un señor, hasta el punto de que en algunas ocasiones conseguían evitarlo conpagos al rey, o se incentivaba la repoblación de zonas fronterizas o despobladas (comoocurrió en el reino astur-leonés con la despoblada Meseta del Duero) donde podíanaparecer figuras mixtas, como el caballero villano (que podía mantener con su propiaexplotación al menos un caballo de guerra y armarse y defenderse a sí mismo) o lasbehetrías, que elegían a su propio señor y podían cambiar de uno u a otro si les convenía, ocon la oferta de un fuero o carta puebla que otorgaba a un población su propio señoríocolectivo. Los privilegios iniciales no fueron suficientes para impedir que con el tiempo lamayor parte de ellos cayeran en la feudalización.Los tres órdenes feudales no eran en la Edad Media aún unos estamentos cerrados: eranconsecuencia básica de la estructura social que se había ido creando lenta pero
  • 102. inexorablemente con la transición del esclavismo al feudalismo desde la crisis del siglo III(ruralización y formación de latifundios y villae, reformas de Diocleciano, descomposicióndel Imperio romano, las invasiones, el establecimiento de los reinos germánicos,instituciones del Imperio carolingio, descomposición de éste y nueva oleada de invasiones).Los señores feudales eran continuación de las líneas clientelares de los condes carolingios,y algunos pueden remontarse a los latifundistas romanos o los séquitos germanos, mientrasque el campesinado provenía de los antiguos esclavos o colonos, o de campesinos libresque se vieron forzados a encomendarse, recibiendo a veces una parte de sus antiguas tierraspropias en forma de manso "concedido" por el señor. El campesino heredaba su condiciónservil y su sujeción a la tierra, y rara vez tenía oportunidad de ascender de nivel como nofuera por su fuga a una ciudad o por un hecho todavía más extraordinario: suennoblecimiento por un destacado hecho de armas o servicio al rey, que en condicionesnormales le estaban completamente vedados. Lo mismo puede decirse del artesano o elmercader (que en algunos casos podía acumular fortuna, pero no alterar su origen humilde).El noble lo era generalmente por herencia, aunque en ocasiones podía alguien ennoblecersecomo soldado de fortuna, después de una victoriosa carrera de armas (como fue el caso, porejemplo, de Roberto Guiscardo). El clero, por su parte, era reclutado por cooptación, con unacceso distinto según el origen social: asegurado para los segundones de las casas nobles yrestringido a los niveles inferiores del bajo clero para los del pueblo llano; pero en casosparticulares o destacados, el ascenso en la jerarquía eclesiástica estaba abierto al méritointelectual. Todo esto le daba al sistema feudal una extraordinaria estabilidad, en dondehabía "un lugar para cada hombre, y cada hombre en su lugar", al tiempo que unaextraordinaria flexibilidad, porque permitía al poder político y económico atomizarse através de toda Europa, desde España hasta Polonia.El año milEl legendario año mil, final del primer milenio, que se utiliza convencionalmente para elpaso de la Alta a la Baja Edad Media, en realidad tan solo es una cifra redonda para elcómputo de la era cristiana, que no era de universal utilización: los musulmanes utilizabansu propio calendario islámico lunar que comienza en la Hégira (622); en algunas partes dela Cristiandad se utilizaban eras locales (como la era hispánica, que cuenta desde el38 a. C.). Pero ciertamente, el milenarismo y los pronósticos del final de los tiemposestaban presentes; incluso el propio papa durante el cambio de milenio Silvestre II, elfrancés Gerberto de Aurillac, interesado en todo tipo de conocimientos, se ganó unareputación esotérica.48 La astrología siempre pudo encontrar fenómenos celestesextraordinarios en los que apoyar su prestigio (como los eclipses), pero ciertamente otroseventos de la época estuvieron entre los más espectaculares de la historia: el cometa Halley,que se acerca a la Tierra periódicamente cada ocho décadas, alcanzó su brillo máximo en lavisita de 837,49 despidió el primer milenio en 989 y llegó a tiempo de la batalla de Hastingsen 1066; mucho más visibles aún, las supernovas SN 1006 y SN 1054, que reciben elnúmero del año en que se registraron, fueron más detalladamente reflejadas en fuenteschinas, árabes e incluso indoamericanas que en las escasas europeas (a pesar de que la de1054 coincidió con la batalla de Atapuerca).
  • 103. Todo el siglo X, más bien por las condiciones reales que por las imaginarias, puedeconsiderarse parte de una época oscura, pesimista, insegura y presidida por el miedo a todotipo de peligros, reales e imaginarios, naturales y sobrenaturales: miedo al mar, miedo albosque, miedo a las brujas y los demonios y a todo lo que, sin entrar dentro de losobrenatural cristiano, quedaba relegado a lo inexplicable y al concepto de lo maravilloso,atribuido a seres de dudosa o quizá posible existencia (dragones, duendes, hadas,unicornios). El hecho no tenía nada de único: mil años más tarde, el siglo XX hizo nacermiedos comparables: al holocausto nuclear, al cambio climático (versiones contemporáneasdel fin del mundo); al comunismo (la caza de brujas con la que se identificó almacarthismo), a la libertad (Miedo a la Libertad es la base del fascismo en la interpretaciónde Erich Fromm), comparación que ha sido puesta de manifiesto por los historiadores50 einterpretada por los sociólogos (Sociedad del riesgo de Ulrich Beck).La Edad Media cree firmemente que todas las cosas en el universo tienen un significadosobrenatural, y que el mundo es como un libro escrito por la mano de Dios. Todos los animalestienen un significado moral o místico, al igual que todas las piedras y todas las hierbas (y esto es loque explican los bestiarios, los lapidarios y los herbarios). Se llega así a atribuir significadospositivos o negativos también a los colores... Para el simbolismo medieval una cosa puede tenerincluso dos significados opuestos según el contexto en el que se contempla (de ahí que el león aveces simbolice a Jesucristo y a veces al demonio).51La coyuntura del año milEn la coyuntura histórica del año mil, las estructuras políticas más fuertes del periodoanterior se estaban demostrando muy débiles: el Islam se descompuso en califatos (Bagdad,El Cairo y Córdoba), que para el año 1000 se estaban demostrando incapaces de contener alos reinos cristianos en la península Ibérica (fracaso final de Almanzor) y al Imperiobizantino en el Mediterráneo Oriental. También sufre la expansión bizantina el ImperioBúlgaro, que queda destruido. Los particularismos nacionales francés, polaco y húngarodibujan fronteras protonacionales que, curiosamente, son muy similares a las del año 2000.En cambio, el Imperio carolingio se había disuelto en principados feudales ingobernables,que los Otónidas se proponían incluir en una segunda Restauratio Imperii (Otón I, en el962), esta vez sobre bases germanas.52La persistencia del miedo y la función de la risaNel mezzo del cammin di nostra vita En el medio del camino de nuestra vidami ritrovai per una selva oscura me encontraba en un bosque oscurochè la diritta via era smarrita. porque el recto camino había extraviado. Dante, Divina Comedia
  • 104. Disciplinantes o flagelantes en un grabado del siglo XV. Penitenciagite (haced penitencia)Hay que castigar el cuerpo para salvar el alma. El ascetismo ve en la mortificación uncamino para superar las tentaciones de la carne y obtener méritos en vida para la redenciónde la culpa por los pecados.Los miedos y la inseguridad no acabaron con el año mil, ni tampoco hubo que esperar paravolver a encontrarlos a la terrible Peste Negra y a los flagelantes del siglo XIV. Incluso enel óptimo medieval del expansivo siglo XIII lo más habitual era encontrar textos como el deDante, o como éstos:Este himno de autor desconocido, atribuido a muy diversos personajes (el papa Gregorio -que pudiera ser Gregorio Magno, a quien también se atribuye el canto gregoriano, u otro delos de ese nombre-, al fundador del Cister San Bernardo de Claraval, a los monjesdominicos Umbertus y Frangipani y al franciscano Tomás de Celano) e incorporado a laliturgia de la misa: Dies iræ, dies illa, Día de la ira; día aquel Solvet sæclum in favilla, en que los siglos se reduzcan a cenizas; Teste David cum Sibylla ! como testigos el rey David y la Sibila. Quantus tremor est futurus, ¡Cuánto terror habrá en el futuro quando judex est venturus, cuando el juez haya de venir cuncta stricte discussurus ! a juzgar todo estrictamente! ... ... Confutatis maledictis, Tras confundir a los malditos flammis acribus addictis, arrojados a las llamas voraces voca me cum benedictis. hazme llamar entre los benditos Oro supplex et acclinis, Te lo ruego, suplicante y de rodillas, cor contritum quasi cinis, el corazón acongojado, casi hecho cenizas: gere curam mei finis. hazte cargo de mi destino. Lacrimosa dies illa, Día de lágrimas será aquel día qua resurget ex favilla en que resucitará, del polvo judicandus homo reus. para el juicio, el hombre culpable. Huic ergo parce, Deus. A ese, pues, perdónalo, oh Dios.
  • 105. Un monstruoso demonio arranca la lengua con una tenaza a un condenado (posiblementeun castigo por haber pecado de palabra), mientras otro demonio le arrastra tirándole delpelo. Capitel románico de la iglesia de Bois-Sainte-Marie, Brionnais, Francia.Pero también participa de la misma concepción pesimista del mundo este otro, provenientede un ambiente totalmente opuesto, recogido en una colección de poemas goliardos(monjes y estudiantes de vida desordenada):53 O Fortuna: Oh Fortuna, velut luna: como la Luna statu variabilis,: variable semper crescis: creces sin cesar aut decrescis;: o desapareces. vita detestabilis: ¡Vida detestable! nunc obdurat: primero embota et tunc curat: y después estimula, ludo mentis aciem: como juego, la agudeza de la mente. egestatem,: la pobreza potestatem: y el poder dissolvit ut glaciem.: se derriten como el hielo. Sors immanis: Destino monstruoso et inanis,: y vacío, rota tu volubilis,: una rueda girando es lo que eres, status malus,: si está mal colocada vana salus: la salud es vana, semper dissolubilis,: siempre puede ser disuelta, obumbrata: eclipsada et velata: y velada Fortuna imperatrix mundi: Fortuna emperatriz del mundo (Carmina Burana)
  • 106. Lo sobrenatural estaba presente en la vida cotidiana de todos como un constanterecordatorio de la brevedad de la vida y la inminencia de la muerte, cuyo radicaligualitarismo se aplicaba, en contrapunto con la desigualdad de las condiciones, como uncohesionador social, al igual que la promesa de la vida eterna. La imaginación se excitabacon las imágenes más morbosas de lo que ocurriría en el juicio final, los tormentos delinfierno y de los méritos que los santos habían obtenido con su vida ascética y sus martirios(que bien administrados por la Iglesia podían ahorrar las penas temporales del purgatorio).Esto no sólo operaba en los amedrentados iletrados que únicamente disponían del evangelioen piedra de las iglesias; la mayor parte de los lectores cultos daban todo crédito a lasescenas truculentas que llenaban los martirologios y a las inverosímiles historias de laLeyenda Áurea de Jacopo da Vorágine.El miedo era inherente a la violencia estructural permanente del feudalismo, que aunque seencauzara por mecanismos aceptables socialmente y estableciera un orden estamentalteóricamente perfecto, era un permanente recuerdo de la posibilidad de subversión delorden, periódicamente renovado con guerras, invasiones y sublevaciones internas. Enparticular, las sátiras contra el rústico eran manifestaciones de la mezcla de desprecio ydesconfianza con que clérigos y nobles veían al siervo, reducido a un monstruo deforme,ignorante y violento, capaz de las mayores atrocidades, sobre todo cuando se agrupaba.54A furia rusticorum libera nos, Domine De la furia de los campesinos, líbranos Señor. Adición a la liturgia eclesiástica de la Letanía de los Santos.55Pero al mismo tiempo, se sostenía, como parte esencial del edificio ideológico (era lajustificación de la elección papal) que la voz del pueblo era la voz de Dios (Vox populi, voxDei). El espíritu medieval debía asumir la contradicción de impulsar manifestacionespúblicas de piedad y devoción y al tiempo permitir generosas concesiones al pecado. Loscarnavales y otras parodias grotescas (la fiesta del asno o el charivari) permitían todo tipode licencias, incluso la blasfemia y la burla a lo sagrado, invirtiendo las jerarquías (seelegían reyes de los tontos niños obispos u obispos de la fiesta) haciendo triunfar todo loque el resto del año estaba prohibido, era considerado feo, desagradable o daba miedo,como reacción saludable al terror cotidiano al más allá y garantía de que, pasados losexcesos de la fiesta, se volvería dócilmente al trabajo y la obediencia. Seriedad y tristezaeran prerrogativas de quien practicaba un sagrado optimismo (hay que sufrir pues luegonos aguarda la vida eterna), mientras que la risa era la medicina del que vivía conpesimismo una vida miserable y difícil.56 Frente al mayor rigorismo del cristianismoprimitivo, los teólogos medievales especulaban sobre si Cristo rió o no (la Epístola deLéntulo, uno de los evangelios apócrifos sostenía que no; mientras que algunos padres de laiglesia defendían el derecho a una santa alegría), lo que justificaba textos cómicoseclesiásticos, como la Coena Cypriani y la Joca monachorum.57Baja Edad Media (siglos XI al XV)
  • 107. Faenas agrícolas del mes de junio, ilustración de Las muy ricas horas del Duque de Berry(1411-1416). Fenómenos tradicionales y de larga duración, como la necesidad de murallas,lo rudimentario de las técnicas y la explotación de los campesinos se contraponen afenómenos nuevos y dinámicos, como el crecimiento de la ciudad y su atrevidaarquitectura, que no obstante se siguen basando en la extracción y distribución delexcedente productivo del campo. Aún queda mucho para culminar la transición delfeudalismo al capitalismo.La Baja Edad Media es un término que a veces produce confusión, pues procede de unequívoco etimológico entre alemán y castellano: baja no significa decadente, sino reciente;por oposición al alta de la Alta Edad Media, que significa antigua (en alemán alt: viejo,antiguo). No obstante, es cierto que desde alguna perspectiva historiográfica puede verse alconjunto del periodo medieval como el ciclo de nacimiento, desarrollo, auge e inevitablecaída de una civilización, modelo interpretativo que inició Gibbon para el Imperio romano(donde es más obvia la oposición entre Alto Imperio y Bajo Imperio) y que se ha aplicadocon mayor o menor fortuna a otros contextos históricos y artísticos.58 Así se entiende que seasigne el nombre de Plenitud de la Edad Media al periodo de la Historia de Europa queocupa los siglos XI al XIII. Esa Plena Edad Media terminaría en la crisis del siglo XIV ocrisis de la Edad Media, en la que sí se pueden apreciar procesos decadentes, y es habitualcalificarla de ocaso u otoño. No obstante, los últimos siglos medievales están llenos dehechos y procesos dinámicos, con enormes repercusiones y proyecciones en el futuro,aunque lógicamente son los hechos y procesos que pueden entenderse como "nuevos", queprefiguran los nuevos tiempos de la modernidad. Al mismo tiempo, los hechos, procesos,agentes sociales, instituciones y valores caracterizados como medievales han entrado
  • 108. claramente en decadencia; sobreviven, y sobrevivirán por siglos, en buena medida gracias asu institucionalización (por ejemplo, el cierre de los estamentos privilegiados o la adopcióndel mayorazgo), lo que no deja de ser un síntoma de que es entonces, y no antes, que seconsideró necesario defenderlos tanto.La Plena Edad Media (siglos XI al XIII)Artículo principal: Plena Edad MediaLa justificación de esa denominación es lo excepcional del desarrollo demográfico,económico, social y cultural de Europa que tiene lugar en ese período, coincidente con unclima muy favorable (se ha hablado del "óptimo medieval") que permitía cultivar vides enInglaterra.El simbólico año mil (cuyos terrores milenaristas son un mito historiográficofrecuentemente exagerado) no significa nada por sí mismo, pero a partir de entonces se dapor terminada la Edad Oscura de las invasiones de la Alta Edad Media: húngaros ynormandos están ya asentados e integrados en la cristiandad latina. La Europa de la PlenaEdad Media es expansiva también en el terreno militar: las cruzadas en el PróximoOriente, la dominación angevina de Sicilia y el avance de los reinos cristianos en lapenínsula Ibérica (desaparecido el Califato de Córdoba) amenazan con reducir el espacioislámico a la ribera sur de la cuenca del Mediterráneo y el interior de Asia.El modo de producción feudal se desarrolla sin encontrar de momento límites a suextensión (como ocurrirá con la crisis del siglo XIV). La renta feudal se distribuye por losseñores fuera del campo, donde se origina: las ciudades y la burguesía crecen con elaumento de la demanda de productos artesanales y del comercio a larga distancia, nacen yse desarrollan las ferias, las rutas comerciales terrestres y marítimas e instituciones como laHansa. Europa Central y Septentrional entran en el corazón de la civilización Occidental. ElImperio bizantino se mantiene entre el islam y los cruzados, extendida su influencia culturalpor los Balcanes y las estepas rusas donde se resiste el empuje mongol.El arte románico y el primer gótico son protegidos por las órdenes religiosas y el clerosecular. Cluny y el Císter llenan Europa de monasterios. El camino de Santiago articula lapenínsula Ibérica con Europa. Nacen las Universidades (Bolonia, Sorbona, Oxford,Cambridge, Salamanca, Coímbra). La escolástica llega a su cumbre con Tomás de Aquino,tras recibir la influencia de las traducciones del árabe (averroísmo). El derecho romanoempieza a influir en los reyes que se ven a sí mismos como emperadores en su reino.Los conflictos crecen a la par que la sociedad: herejías, revueltas campesinas y urbanas, lasalvaje represión de todas ellas y las no menos salvajes guerras feudales son constantes.La expansión del sistema feudalDinamismo interno: económico, social, tecnológico e intelectual
  • 109. Un campesino ordeña una oveja, mientras en la cabaña un niño come ante una mesa (losmuebles no eran muy habituales en las casas de los pobres). Ilustración del siglo XIV deTacuinum sanitatis, un tratado médico árabe de Ibn Butlan que se tradujo al latín y tuvo unagran difusión por Europa Occidental en la Baja Edad Media, como otras obras de origensimilar.Lejos de ser un sistema social anquilosado (el cierre del acceso a los estamentos es unproceso que se produce como reacción conservadora de los privilegiados, tras la crisis finalde la Edad Media, ya en el Antiguo Régimen), el feudalismo medieval demostró suficienteflexibilidad como para permitir el desarrollo de dos procesos, que se retroalimentaronmutuamente favoreciendo una rápida expansión. Por una parte, el asignar un lugar a cadapersona dentro del sistema, permitió la expulsión de todos aquellos para quienes no habíalugar, enviándolos como colonos y aventureros militares a tierras no ganadas para laCristiandad Occidental, expandiendo así brutalmente sus límites. Por la otra, el asegurar uncierto orden y estabilidad social para el mundo agrario tras el fin del periodo de lasinvasiones; aunque ni mucho menos se acabaron las guerras -consustanciales al sistemafeudal- el nivel habitual de violencia en periodos bélicos tendía a controlarse por las propiasinstituciones -código de honor, tregua de Dios, acogimiento a sagrado- y en periodosnormales tendía a ritualizarse -desafíos, duelos, rieptos, justas, torneos, paso honroso-,aunque no desaparecía ni en las relaciones internacionales ni dentro de los reinos, con unasciudades que basaban su seguridad y pax urbana en sus fuertes murallas, sus toques dequeda y su expeditiva justicia, y unos inseguros campos en los que señores de horca ycuchillo imponían sus prerrogativas e incluso abusaban de ellas (malhechores feudales), nosin encontrar la resistencia antiseñorial de los siervos,59 a veces mitificada (Robin Hood). Adiferencia del modo de producción esclavista (y del modo de producción capitalista), elmodo de producción feudal ponía en el productor -campesino- el interés en el aumento dela producción, puesto que se beneficiaba directamente de él: si la cosecha es mala, no porello no paga renta, si la cosecha es buena, se beneficia de esa ventaja. Es por ello que el
  • 110. sistema por sí sólo estimula el trabajo y la incorporación de lo que la experiencia demuestrecomo buenas prácticas agrícolas, incluso la incorporación de nuevas técnicas que mejorenel rendimiento de la tierra. Si el aumento de la producción es permanente y no coyuntural(una sola buena cosecha por causas climáticas), quien empezará a recibir estímulos será elseñor feudal, que detectará ese aumento de los excedentes cuya extracción es la base de surenta feudal (mayor uso del molino, mayor circulación por los caminos y puentes, mayorconsumo en tiendas y tabernas; de todos los cuales cobra impuestos o aspirará a hacerlo),incluso se verá impulsado a subir la renta. Cuando lo que ocurre es que los campesinos,empujados por el aumento de sus familias, presionan los límites de los mansos roturandotierras antes incultas (eriales, pastos, bosques, humedales desecables), el señor podráimponer nuevas condiciones, e incluso impedirlo, porque forman parte de su reserva o desus usos monopolísticos (caza, alimento de sus caballos).Caballos de tiro equipados con colleras para permitir el aprovechamiento eficaz de sufuerza. La fotografía es actual, pero la tecnología empleada es similar a la mejorada en laEdad Media.Esa dinámica lucha de clases entre siervos y señores dinamizaba la economía y hacíaposible el inicio de una concentración de riquezas acumuladas a partir de las rentasagrícolas; pero nunca de manera comparable a la acumulación de capital propia delcapitalismo, pues no se hacía con ellas inversión productiva (como hubiera ocurrido dedisponer los campesinos del uso del excedente), sino atesoramiento en manos de nobleza yclero. Tal cosa, en última instancia, a través de los programas de construcción (castillos,monasterios, iglesias, catedrales, palacios) y el gasto suntuario en productos de lujo -caballos, armas sofisticadas, joyas, obras de arte, telas de calidad, tintes, sedas, tapices,especias- no pudo dejar de estimular el rudimentario comercio a larga distancia, lacirculación monetaria y la vida urbana; en definitiva, el resurgimiento económico deEuropa Occidental. Irónicamente, ambos procesos terminarían por minar las bases delfeudalismo, y llevarlo hacia su destrucción.60 No obstante, no hay que imaginar que seprodujo nada parecido a la revolución agrícola previa a la revolución industrial: el hecho deque ni campesinos ni señores pudieran convertir en capital el excedente (unos porque se loextraían y otros porque su posición social era incompatible con las actividades económicas)hacía lenta y costosa cualquier innovación, además del hecho de que cualquier innovaciónchocaba con prejuicios ideológicos y una mentalidad fuertemente tradicionalista, ambascosas propias de la sociedad preindustrial. Sólo en el transcurso de siglos, y debido al
  • 111. ensayo y error del buen hacer artesanal de anónimos herreros y talabarteros sin ningún tipode conexión con la investigación científica, se produjo la incorporación de escasas perodecisivas mejoras técnicas como la collera (que posibilita el aprovechamiento eficaz de lafuerza de los caballos de tiro, que empiezan a sustituir a los bueyes) o el arado de vertedera(que sustituye al arado romano en las tierras húmedas y pesadas del norte de Europa, no asíen las secas y ligeras del sur). El barbecho de año y vez siguió siendo el método de cultivomás utilizado; la rotación de cultivos era desconocida, el abonado era un recursoexcepcional, dada la escasez de animales, cuyo estiércol era el único abono disponible; elregadío estaba limitado a algunas de las zonas mediterráneas de cultura islámica; seescatimaba la utilización de hierro en herramientas y aperos de labranza, dado su costeinasumible por los campesinos; el nivel técnico, en general, era precario. El molino deviento fue una transferencia tecnológica que, como tantas otras en otros campos (pólvora,papel, brújula, grabado), provenía de Asia. Aun con su alcance limitado, el conjunto deinnovaciones y cambios se concentró especialmente en un periodo que algunoshistoriadores han venido en llamar el "Renacimiento" del siglo XII o la Revolución delsiglo XII, momento en el que el dinamismo económico y social, a partir del motorprincipal, que es el campo, produce el despertar de un mundo urbano hasta entoncesmarginal en Europa Occidental, y el surgimiento de fenómenos intelectuales como launiversidad medieval y la escolástica.Artículo principal: Revolución del siglo XIILa universidadArtículo principal: Universidad medievalAula universitaria. Laurentius de Voltolina, segunda mitad del siglo XIV.Siguiendo el precedente de la organización carolingia de las escuelas palatinas,catedralicias y monásticas (debida a Alcuino de York -787-), más que el de otrasinstituciones semejantes existentes en el mundo islámico,61 las primeras universidades de laEuropa cristiana fueron fundadas para el estudio del derecho, la medicina y la teología. Laparte central de la enseñanza envolvía el estudio de las artes preparatorias (denominadas
  • 112. artes liberales por cuanto eran mentales o espirituales y liberaban del trabajo manual propiode las artesanías, consideradas oficios viles y mecánicos); estas artes liberales eran eltrivium (gramática, retórica y lógica) y el quadrivium (aritmética, geometría, música yastronomía). Después, el alumno entraba en contacto con estudios más específicos. Ademásde centros de enseñanza, eran también el lugar de investigación y producción del saber, yfoco de vigorosos debates y polémicas, lo que a veces requirió incluso las intervencionesdel poder civil y eclesiástico, a pesar de los fueros de los que estaban dotadas y que lasconvertían en instituciones independientes, bien dotadas económicamente con una basepatrimonial de tierras y edificios. La transformación cultural generada por las universidadesha sido resumida de este modo: En 1100, la escuela seguía al maestro; en 1200, el maestroseguía a la escuela.62 Las más prestigiosas recibían el nombre de Studium Generale, y sufama se extendía por toda Europa, requiriendo la presencia de sus maestros, o al menos lacomunicación epistolar, lo que inició un fecundo intercambio intelectual facilitado por eluso común de la lengua culta, el latín.Entre 1200 y 1400 fueron fundadas en Europa 52 universidades; 29 de ellas de fundaciónpapal, las demás de fundación imperial o real. La primera fue posiblemente Bolonia(especializada en Derecho, 1088), a la que siguió Oxford (antes de 1096), de la que seescindió su rival Cambridge (1209), París, de mediados del siglo XII (uno de cuyoscolegios fue la Sorbona, 1275), Salamanca (1218, precedida por el Estudio General dePalencia de 1208), Padua (1222), Nápoles (1224), Coímbra (1308, trasladada desde elEstudio General de Lisboa de 1290), Alcalá de Henares (1293, refundada por el CardenalCisneros en 1499), la Sapienza (Roma, 1303), Valladolid (1346), la Universidad Carolina(Praga, 1348), la Universidad Jagellónica (Cracovia, 1363), Viena (1365), Heidelberg(1386), Colonia (1368) y, ya al final del periodo medieval, Lovaina (1425), Barcelona(1450), Basilea (1460) y Uppsala (1477). En medicina gozaba de un gran prestigio laEscuela Médica Salernitana, con raíces árabes, que provenía del siglo IX; y en 1220empezó a rivalizar con ella la Facultad de Medicina de Montpellier.Véase también: UniversidadLa escolásticaArtículo principal: EscolásticaLa escolástica fue la corriente teológico-filosófica dominante del pensamiento medieval,tras la patrística de la Antigüedad tardía, y se basó en la coordinación de fe y razón (enprincipio la identificación de ambas), que en cualquier caso siempre suponía la clarasumisión de la razón a la fe (Philosophia ancilla theologiae -la filosofía es esclava de lateología-). Pero también es un método de trabajo intelectual: todo pensamiento debíasometerse al principio de autoridad (Magister dixit -lo dijo el Maestro-), y la enseñanza sepodía limitar en principio a la repetición o glosa de los textos antiguos, y sobre todo de laBiblia, la principal fuente de conocimiento, pues representa la Revelación divina; a pesar detodo ello, la escolástica incentivó la especulación y el razonamiento, pues suponíasometerse a un rígido armazón lógico y una estructura esquemática del discurso que debíaexponerse a refutaciones y preparar defensas. Desde el comienzo del siglo IX al fin del XIIlos debates se centraron en la cuestión de los universales, que opone a los realistas
  • 113. encabezados por Guillermo de Champeaux, a los nominalistas representados por Roscelinoy a los conceptualistas (Pedro Abelardo). En el siglo XII tiene lugar la recepción de textosde Aristóteles antes desconocidos en Occidente, primero indirectamente a través de losfilósofos judíos y árabes, especialmente Avicena y Averroes, pero en seguida directamentetraducido del griego al latín por san Alberto Magno y por Guillermo de Moerbeke,secretario de santo Tomás de Aquino, verdadera cumbre del pensamiento medieval yelevado al rango de Doctor de la Iglesia. El apogeo de la escolástica coincide con el sigloXIII, en que se fundan las universidades y surgen las órdenes mendicantes: dominicos (quesiguieron una tendencia aristotélica -los anteriormente citados-) y franciscanos(caracterizados por el platonismo y la tradición patrística -Alejandro de Hales o sanBuenaventura-). Ambas órdenes coparán las cátedras y la vida de los colegiosuniversitarios, y de ellas procederán la mayoría de los teólogos y filósofos de la época.El siglo XIV representará la crisis de la escolástica a través de dos franciscanos británicos:el doctor subtilis Duns Scoto y Guillermo de Occam. Precedente de ambos sería la Escuelade Oxford (Robert Grosseteste y Roger Bacon) centrada en el estudio de la naturaleza,defendiendo la posibilidad de una ciencia experimental apoyada en la matemática, contra eltomismo dominante. La polémica de los universales se terminó decantando por losnominalistas, lo que dejaba un espacio a la filosofía más allá de la teología.Los intelectuales medievales buscaban entender los principios geométricos y armónicos conlos que Dios habría creado el Universo. El compás en esta ilustración de un manuscrito delsiglo XIII es un símbolo del acto de creación de Dios.63Ergo Domine, qui das fidei intellectum, Luego Señor, tú que das el entendimiento a lada mihi, ut, quantum scis expedire, fe, dame de entender, tanto como consideresintelligam, quia es sicut credimus, et hoc bueno, que tú eres como creemos y lo quees quod credimus. Et quidem credimus te creemos. Y bien, creemos que tú eres algoesse aliquid quo nihil maius cogitari mayor que lo cual no puede pensarse cosapossit. An ergo non est aliqua talis alguna. Ahora, ¿acaso no existe estanatura, quia "dixit insipiens in corde suo: naturaleza, porque "dijo el necio en su
  • 114. non est Deus" ? corazón: no hay Dios" ? Anselmo de Canterbury, inicio del argumento ontológico para probar la existencia de Dios. Proslogio, capítulo II (1078). La frase entrecomillada es una cita bíblica (Salmos 13:1).64Dicitur Exodi III, ex persona Dei, ego Se dice en Éxodo 3,14 de la persona de Dios:sum qui sum. "Yo soy el que es."Deum esse quinque viis probari potest... La existencia de Dios puede ser probada deQuinta via sumitur ex gubernatione cinco maneras distintas... La quinta se deducererum. Videmus enim quod aliqua quae a partir del ordenamiento de las cosas. Puescognitione carent, scilicet corpora vemos que hay cosas que no tienennaturalia, operantur propter finem, quod conocimiento, como son los cuerpos naturales,apparet ex hoc quod semper aut y que obran por un fin. Esto se puedefrequentius eodem modo operantur, ut comprobar observando cómo siempre o aconsequantur id quod est optimum; unde menudo obran igual para conseguir lo mejor.patet quod non a casu, sed ex intentione De donde se deduce que, para alcanzar superveniunt ad finem. Ea autem quae non objetivo, no obran al azar, sinohabent cognitionem, non tendunt in finem intencionadamente. Las cosas que no tienennisi directa ab aliquo cognoscente et conocimiento no tienden al fin sin ser dirigidasintelligente, sicut sagitta a sagittante. por alguien con conocimiento e inteligencia,Ergo est aliquid intelligens, a quo omnes como la flecha por el arquero. Por lo tanto,res naturales ordinantur ad finem, et hoc hay alguien inteligente por el que todas lasdicimus Deum. cosas son dirigidas al fin. Le llamamos Dios. Tomás de Aquino, quinta de las Cinco Vías (Quinquae viae) para probar la existencia de Dios. Summa Theologiae (Suma Teológica, 1274), Quaestio 2, Articulus 3.65 Compárese con los argumentos actuales sobre el diseño inteligente.El surgimiento de la burguesía
  • 115. Signoria de Florencia, una institución municipal que ejerce el poder soberano en estaciudad estado italiana, dominada por una potente burguesía artesanal y comercial que se vaennobleciendo y convirtiendo en patriciado urbano.La burguesía es el nuevo agente social formado por los artesanos y mercaderes que surgenen el entorno de las ciudades, bien en las antiguas ciudades romanas que habían decaído,bien en nuevos núcleos creados en torno a castillos o cruces de caminos -los propiamentellamados burgos-. Muchas de estas ciudades incorporaron ese nombre -Friburgo,Estrasburgo; en España Burgo de Osma o Burgos-.La burguesía estaba interesada en presionar al poder político (imperio, papado, lasdiferentes monarquías, la nobleza feudal local o instituciones eclesiásticas -diócesis omonasterios- de las que dependieran sus ciudades) para que se facilitara la aperturaeconómica de los espacios cerrados de las urbes, se redujeran los tributos de portazgo y segarantizaran formas de comercio seguro y una centralización de la administración dejusticia e igualdad de las normas en amplios territorios que les permitieran desarrollar sutrabajo, al tiempo que garantías de que los que vulnerasen dichas normas serían castigadoscon igual dureza en los distintos territorios.Aquellas ciudades que abrían las puertas al comercio y a una mayor libertad de circulación,veían incrementar la riqueza y prosperidad de sus habitantes y las del señor, por lo que conreticencias pero de manera firme se fue difundiendo el modelo. Las alianzas entre señoreseran más comunes, no ya tanto para la guerra, como para permitir el desarrollo económicode sus respectivos territorios, y el rey fue el elemento aglutinador de esas alianzas.Los burgueses pueden considerarse como hombres libres en cuanto estaban parcialmentefuera del sistema feudal, que literalmente los asediaba -se ha comparado a las ciudades conislas en un océano feudal-,66 porque no participaban directamente de las relaciones feudo-vasalláticas: ni eran señores feudales, ni campesinos sometidos a servidumbre, ni hombresde iglesia. La sujeción como súbdito del poder político era semejante a un lazo de vasallaje,pero más bien como señorío colectivo que hacía que la ciudad respondiera como un todo alas demandas de apoyo militar y político del rey o del gobernante a la que estuvieravinculada, y que a su vez participara en la explotación feudal del campo circundante (alfozen España).La expresión alemana Stadtluft macht frei "Los aires de la ciudad dan libertad", o "te hacenlibre"67 (paráfrasis de la frase evangélica "la verdad os hará libres"),68 indicaba que quienespodían radicarse en las ciudades, a veces huyendo literalmente de la sujeción de laservidumbre,69 tenían todo un nuevo mundo de oportunidades que explotar, aunque no enrégimen de libertad, entendida ésta en su forma contemporánea. La sujeción a las normasgremiales y a las leyes urbanas podía ser más dura incluso que las del campo: la pax urbanasignificaba la rigidez en la aplicación de la justicia, que mantenía los caminos y las puertasde entrada flanqueados con cadáveres de ajusticiados y un severo toque de queda, concierre de puertas al anochecer y rondas de vigilancia. Eso sí: concedía a los burgueses laoportunidad de ejercer parcela de poder, incluyendo el uso de las armas en la milicia urbana(como las Hermandades castellanas que se unificaron en la Santa Hermandad ya en el sigloXV), que en no pocas ocasiones se utilizaron en contra de las huestes feudales, con el
  • 116. beneplácito de las emergentes monarquías autoritarias. En el caso más precoz yespectacular fueron las comunas italianas, que se independizaron de hecho del SacroImperio Romano Germánico a partir de la batalla de Legnano (1176).Eva hilando ante la cuna de uno de sus hijos. Ilustración del folio 8 del Psalterio Hunter.La introducción de la rueca para hilar fue una de las innovaciones introducidas desde Asiaen la Plena Edad Media. La de la ilustración es una hilandera primitiva, sin rueda. Ambaseran utilizadas tanto en la artesanía urbana como en las labores domésticas de las mujeresen campo y ciudad. Como todos los trabajos, dio origen a tensiones sociales: When Adamdelved, and Eve span / Who was then a gentleman? ("Cuando Adán cavaba y Eva hilaba,¿quién era entonces caballero?") era una rima popular con la que el clérigo John Ballmovilizó a los campesinos ingleses de la revuelta de 1381.En los burgos surgieron muchas instituciones sociales nuevas. El desarrollo del comerciollevó aparejado consigo el del sistema financiero y la contabilidad. Los artesanos se unieronen asociaciones llamadas gremios, ligas, corporaciones, cofradías, o artes, según el lugargeográfico. El funcionamiento interno de los talleres gremiales implicaba un aprendizaje devarios años del aprendiz a cargo de un maestro (el dueño del taller), que implicaba el pasode aquél a la condición de oficial cuando demostrara conocer el oficio, lo que implicaba suconsideración como trabajador asalariado, una condición de por sí ajena al mundo feudalque incluso se trasladó al campo (en principio de manera marginal) con los jornaleros queno disponían de tierras propias ni concedidas por el señor. La asociación de los talleres enlos gremios, funcionaba de manera completamente contraria al mercado libre capitalista: seprocuraba evitar todo rasgo posible de competencia fijando los precios, las calidades, loshorarios y condiciones de trabajo, e incluso las calles donde podían radicarse. La aperturade nuevos talleres y el paso del rango de oficial al de maestro estaban muy restringidos, demodo que en la práctica se incentivaban las herencias y los enlaces matrimonialesendogámicos dentro del gremio. El objetivo era conseguir la supervivencia de todos, no eléxito del mejor.
  • 117. Más apertura demostró el comercio. Los buhoneros que iban de aldea en aldea, y losescasos aventureros que se atrevían a hacer viajes más largos eran los mercaderes máshabituales de la Alta Edad Media, antes del año 1000. En tres siglos, para comienzos delsiglo XIV, las ferias de Champaña y de Medina habían creado rutas terrestres estables ymás o menos seguras que (a lomos de mulas o con carretas en el mejor de los casos)recorrían Europa de norte a sur (en el caso castellano siguiendo las cañadas trashumantes dela Mesta, en el caso francés enlazando los emporios flamenco y norte-italiano a través delas prósperas regiones borgoñonas y renanas, todas ellas salpicadas de ciudades). La Hansao liga hanseática estableció a su vez rutas marítimas de una estabilidad y seguridad similar(con mayor capacidad de carga, en barcos de tecnología innovadora) que unían el Báltico yel Mar del Norte a través de los estrechos escandinavos, conectando territorios tan lejanoscomo Rusia y Flandes y rutas fluviales que conectaban todo el norte de Europa (ríos comoel Rin y el Vístula), permitiendo el desarrollo de ciudades como Hamburgo, Lübeck yDanzing, y estableciendo consulados comerciales denominados kontor.70 En elMediterráneo se llamaron Consulado del Mar: el primero en Trani en 1063 y luego Pisa,Mesina, Chipre, Constantinopla, Venecia, Montpellier, Valencia (1283), Mallorca (1343) yBarcelona (1347).71 Cuando el estrecho de Gibraltar fue seguro, se pudieron conectarmarítimamente ambas Europas, con rutas entre las ciudades italianas (sobre todo Génova),Marsella, Barcelona, Valencia, Sevilla, Lisboa, los puertos del Cantábrico (Santander,Laredo, Bilbao), los del Atlántico francés y los del Canal de la Mancha (ingleses yflamencos, sobre todo Brujas y Amberes). El contacto cada vez más fluido de gentes dedistintas naciones (como comenzaron a llamarse a las agrupaciones de comerciantes decercano origen geográfico que se entendían en la misma lengua vulgar, al igual que ocurríaen las secciones de las órdenes militares) terminó produciendo que ambas institucionesfuncionaran de hecho, como primitivas organizaciones internacionales.Todo ello desarrolló un incipiente capitalismo comercial (véase también Historia delcapitalismo) con el incremento o surgimiento ex novo de la economía monetaria, la banca(crédito, préstamos, seguros, letras de cambio), actividades que mantuvieron siemprerecelos morales (pecado de usura para todas las que significara lucro indebido, y en queúnicamente podían incurrir los judíos cuando prestaban a otros que no fueran de su religión,oficio prohibido tanto a los cristianos como a los musulmanes). La aparición de burguesesricos y de una plebe urbana pobre originó un nuevo tipo de tensiones sociales, queprodujeron revueltas urbanas.72 En cuanto a los aspectos ideológicos, la expresión delinconformismo burgués con su puesto marginal en la sociedad feudal está en el origen delas herejías a lo largo de toda la Baja Edad Media (cátaros, valdenses, albigenses,dulcinianos, hussitas, wycliffianos). Los intentos de responder a esas demandas del mundourbano por parte de la Iglesia, así como de controlarlas y en su caso reprimirlas, produjeronla aparición de las órdenes mendicantes (franciscanos y dominicos) y de la Inquisición. Aveces, la imposibilidad de conseguir el control hizo optar por el exterminio, como ocurrióen Beziers en 1209, siguiendo la respuesta del legado pontificio Arnaud Amaury:73- ¿Cómo distinguiremos a los herejes de los católicos? - Matadlos a todos, que Dios reconocerá alos suyos Las catedrales y la búsqueda de la altura
  • 118. En la Edad Media, la oposición entre lo alto y lo bajo "se proyecta en el espacio": se construyen torres y murallas muy elevadas, muy visibles,para manifestar que se quiere escapar de lo "bajo"... lo alto y la altura designan lo que es grande y hermoso... se expresa en la construcción de loscastillos y las catedrales... Esa oposición es el correlato de la que existe entre el cielo y la tierra.(...)Luego, se buscó la luz, e incluso se acabó por identificar a Dios con la luz. Los progresos técnicos, la búsqueda de espacios abiertos y el uso cadavez más sofisticado del hierro y los diversos metales dieron nacimiento, entre los siglos XI y XIII a las grandes catedrales. 74La rivalidad entre castillos señoriales tuvo su correlato urbano en la rivalidad entre casas fortificadas, con torres desafiantes, que hansobrevivido en los espectaculares conjuntos de San Gimignano o de Cáceres. Mucho más extendida estuvo la rivalidad de lascatedrales, cuya construcción se demoraba por siglos, desarrollándose de un modo orgánico, sin que los planes originarios seterminaran, haciendo que el resultado final fuera habitualmente la suma de estilos muy diferentes. Se llegaron a producir verdaderascarreras de prestigio, como la que se prolongó por cientos de años entre las de Siena y Florencia. Las dimensiones extraordinarias deambas hicieron imposible que se terminaran antes de la crisis bajomedieval, lo que determinó que los sieneses (izquierda: Catedral deSiena Duomo di Santa María) optaran por conformarse con lo construido hasta entonces (para que pudiera utilizarse desde susinicios, siempre se comenzaban las obras por el ábside, permitiendo consagrar el altar y dar culto mientras continuaban las obras). Loque se pretendía era convertir el actual brazo mayor en el menor, y construir un brazo mayor verdaderamente descomunal (proyectode 1339 que tuvo que abandonarse; el diseño inicial era de 1215-1263). Mientras tanto, los florentinos (derecha: Catedral deFlorencia Duomo di Santa María dei Fiori), humillados por no ser capaces de cubrir el gigantesco espacio central del crucero (undesproporcionado tambor octogonal sobreelevado), tuvieron que esperar a que Filippo Brunelleschi consiguiera resolver el desafíotécnico con una impresionante cúpula que abre la época del Renacimiento (concurso de 1419 y construcción entre 1420 y 1436).Véase también catedrales de España.
  • 119. Nuevas entidades políticasPoderes Universales, Monarquías Feudales y Ciudades-EstadoEn la Plena Edad Media se observó una gran disparidad en la escala a que se ejercía elpoder político: los poderes universales (Pontificado e Imperio) seguían reivindicando suprimacía frente a las Monarquías feudales, que en la práctica funcionaban como estadosindependientes. Al mismo tiempo, entidades mucho más pequeñas en extensióndemostraban ser muy dinámicas en las relaciones internacionales (las ciudades-estadoitalianas y las ciudades libres del Imperio Germánico), y el municipalismo demostró ser unafuerza muy a tener en cuenta en todos los territorios de Europa.75El redescubrimiento del Digesto justinianeo (Digestum Vetus) permitió el estudio autónomodel Derecho (Pepo e Irnerio) y el surgimiento de la Escuela de los Glosadores y de laUniversidad de Bolonia (1088). Ese suceso, que permitirá el redescubrimiento paulatino delDerecho romano, llevará a la formación del llamado Corpus Iuris Civilis y a la posibilidadde plantear un Ius commune (Derecho común), y justificar la concentración de poder ycapacidad reglamentaria en la institución imperial, o en los monarcas, cada uno de loscuales empezará a considerarse como imperator in regno suo (emperador en su reino).Rex superiorem non recognoscens in regno suo est Imperator: El rey no reconoce superiores, en sureino es emperador. Decretal Per Venerabilem de Inocencio III, 1202.76La difícil convivencia de Pontificado e Imperio (regnum et sacerdocium) a lo largo de lossiglos dio origen entre 1073 y 1122 a la querella de las investiduras. Distintasformulaciones ideológicas (teoría de las dos espadas, Plenitudo potestatis, Dictatus papae,condenas de la simonía y el nicolaísmo) constituían un edificio levantado durante siglos porel que el Papa pretendía marcar la supremacía de la autoridad religiosa sobre el poder civil(lo que se ha venido denominando agustinismo político), mientras que el Emperadorpretendía hacer valer la legitimidad de su cargo, que pretendía derivar del antiguo Imperioromano (Translatio imperii), así como el hecho material de su capacidad militar paraimponer su poder territorial e incluso tutelar la vida religiosa (tanto en los aspectosinstitucionales como los dogmáticos), a semejanza de su equivalente en Oriente. El accesode distintas dinastías a la dignidad imperial debilitó el poder de los emperadores, sujetos aun sistema de elección que les hacía dependientes de un delicado juego de alianzas entre losdignatarios que alcanzaron el título de príncipe elector, unos laicos (príncipes territoriales,independientes en la práctica) y otros eclesiásticos (obispos de ciudades libres). Noobstante, periódicamente se asistía a intentos de recuperar el poder imperial (Otón III yEnrique II entre los últimos otónidas), que en ocasiones llegaban a enfrentamientosespectaculares (Enrique IV, de la dinastía Salia, o Federico I Barbarroja y Federico II de ladinastía Hohenstaufen). La oposición entre güelfos y gibelinos, cada uno asociado a uno delos poderes en liza (papa y emperador), presidió la vida política de Alemania e Italia desdeel siglo XII hasta bien entrada la Baja Edad Media.
  • 120. Ambas pretensiones distaron mucho de hacerse efectivas, agotadas en su propio debate ysuperadas por la mayor eficacia política de las entidades urbanas y los reinos del resto deEuropa.77Artículo principal: Dominium mundiVéase también: Derecho penal#Edad MediaParlamentarismoApareció el parlamentarismo, una forma de representación política que con el tiempo seconvirtió en el precedente de la división de poderes consustancial a la democracia de laEdad Contemporánea. La primacía en el tiempo la tiene el Alþingi islandés (930), queseguía el modelo de los thing o asambleas de guerreros germanos; pero desde finales delsiglo XI se fue gestando un nuevo modelo institucional, derivado de la obligación feudal deconsilium, que implicaba a los tres órdenes feudales, y se generalizó por Europa occidental:las Cortes de León (1188), el Parlamento inglés (1258) -previamente las relaciones depoder entre rey y nobleza habían sido reguladas en la Carta Magna, 1215, o las Provisionesde Oxford, 1258- y los Estados Generales franceses (1302).La Reforma Gregoriana y las reformas monásticasTorre de la Abadía de Cluny.Artículo principal: Reforma gregorianaHildebrando de Toscana, ya desde su posición bajo los pontificados de León IX y NicolásII, y más tarde como papa Gregorio VII (con lo que cubre toda la segunda mitad del sigloXI), emprendió un programa de centralización de la Iglesia, con la ayuda de losbenedictinos de Cluny, que se extendieron por toda Europa Occidental implicando a lasmonarquías feudales (destacadamente en los reinos cristianos peninsulares, a través delCamino de Santiago).Las siguientes reformas monásticas, como la cartuja (San Bruno) y sobre todo lacisterciense (San Bernardo de Claraval) significarán nuevos fortalecimientos de la jerarquíaeclesiástica y su implantación dispersa en todo el territorio europeo como unaimpresionante fuerza social y económica ligada a las estructuras feudales, vinculada a las
  • 121. familias nobles y a las dinastías regias y con una base de riqueza territorial e inmobiliaria, ala que se añadía el cobro de los derechos propios de la Iglesia (diezmos, primicias, derechosde estola, y otras cargas locales, como el voto de Santiago en el noroeste de España).El fortalecimiento del poder papal intensificó las tensiones políticas e ideológicas con elImperio Germánico y con la Iglesia oriental, que en este caso terminarán llevando al Cismade Oriente.Las Cruzadas trajeron como consecuencia la creación de un tipo especial de órdenesreligiosas, que, además de someterse a una regla monástica (habitualmente la cisterciense,incluyendo el cumplimiento teórico de los votos monásticos) exigían a sus componentesuna vida castrense más que ascética: fueron las órdenes militares, fundadas tras la toma deJerusalén en 1099 (caballeros del Santo Sepulcro, templarios -1104- y hospitalarios -1118-). También se constituyeron en otros contextos geográficos (órdenes militares españolas ycaballeros teutónicos).La adaptación a la pujante vida urbana de los siglos XII y XIII será misión de un nuevociclo de fundaciones en el clero regular: las órdenes mendicantes, cuyos miembros no eranmonjes, sino frailes (franciscanos de San Francisco de Asís y dominicos de Santo Domingode Guzmán, a las que siguieron otras, como los agustinos); y de nuevas instituciones: lasUniversidades y la Inquisición.Anunciación por Conrad von Soest, 1403. La Virgen, modelo de virtudes femeninas, cuyainocencia es simbolizada por el lirio, escucha el mensaje divino traído por el arcángel SanGabriel y acepta su destino (concebir a Cristo por obra y gracia del Espíritu Santo -lapaloma-) con humildad y obediencia: Ecce ancilla Domini; fiat mihi secundum verbumtuum: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra (Lucas 1:38).78
  • 122. Innovaciones dogmáticas y devocionalesA partir del siglo XI y el siglo XII, se introdujeron en el cristianismo latino innovacionesdogmáticas y devocionales de gran trascendencia:La imposición del rito romano frente a la anterior multiplicidad de liturgias (rito hispánico,rito bracarense, rito ambrosiano, etc.)La imposición del celibato sacerdotal en el Concilio de Letrán (1123).El hallazgo del papel del purgatorio como estadio intermedio de las almas entre cielo einfierno, que intensificará la función intermediadora de la Iglesia a través de las oraciones ymisas y los méritos de la Comunión de los Santos por ella administrados.MariolatríaLa intensificación del papel de la Virgen María, que pasa a ser una corredentora conatributos investigados por la mariología y aún no dogmatizados (Inmaculada Concepción,Asunción de la Virgen), con nuevas devociones y oraciones (Avemaría -yuxtaposición detextos evangélicos que se introduce en occidente en el siglo XI-, Salve -adoptada por Clunyen 1135-, Rosario -introducido por Santo Domingo contra los albigenses-), una fiebre defundaciones de iglesias en su nombre, y con un amplísimo tratamiento artístico. En la épocadel amor cortés la devoción a la Virgen apenas podía distinguirse, al menos en las formas,de la que el caballero sentía por su dama.79La mariología había nacido en la Antigüedad tardía con la patrística, y el culto popular dela virgen fue uno de los factores clave de la suave transición del paganismo al cristianismo,que suele interpretarse como una adaptación del patriarcal monoteísmo del judaísmo almatriarcal panteón de las diosas-vírgenes-madre del Mediterráneo clásico: la cananeaAstarté, la babilonia Istar, las griegas Rea y Gaia, la frigia Cibeles, la Artemisa de Éfeso,la Deméter de Eleusis, la egipcia Isis, etc.80 La controversia Cristotokos-Theotokos (Maríacomo "Madre de Cristo" o "Madre de Dios"), y el amplio tratamiento de ésta en el artebizantino habían caracterizado a la iglesia oriental. El protagonismo de la Virgen quedabaampliamente compensado con la misoginia del tratamiento de otras figuras femeninas,destacadamente Eva, la Magdalena y Santa María Egipcíaca. La renuncia al cuerpo (lacarne enemiga del alma) y a las riquezas, que da oportunidad al arrepentimiento y laredención (y confía su gestión a la Madre Iglesia) solía ser el aspecto más destacabletambién en las vidas de otras santas y mártires.81Sacramentos y cohesión social. Minorías religiosas
  • 123. El pecado original, por Bertram von Minden, 1375. El tema de Adán y Eva daba la ocasiónmás habitual de representación de desnudos durante la Edad Media.Por último, la institucionalización de los sacramentos, especialmente la penitencia y lacomunión pascual que se plantean como trámites anuales que el fiel ha de cumplir ante supárroco y confesor. La vivencia comunitaria de los sacramentos, sobre todo los quesignifican cambios vitales (bautismo, matrimonio, extrema unción), y los ritualesfunerarios, cohesionaban fuertemente a las sociedades locales tanto aldeanas como urbanas,sobre todo cuando se enfrentaban a la convivencia con otras comunidades religiosas -judíosen toda Europa y musulmanes en España-.La celebración de las festividades en días distintos (viernes los musulmanes, sábados losjudíos, domingos los cristianos), los distintos tabúes alimentarios (cerdo, alcohol, ritualesde matanza que obligan a separar las carnicerías) y la separación física de las comunidades-guetos, aljamas o juderías y morerías- planteaban una situación que, incluso con toleranciareligiosa, distaba mucho de ser un trato igualitario. Los judíos cumplieron una funciónsocial de chivo expiatorio que dio salida a las tensiones sociales en determinadosmomentos, con el estallido de pogromos (revueltas antijudías, que tras la conversionesmasivas dieron paso a revueltas anticonversas) o con las políticas de expulsión (Inglaterra -1290-, Francia -1394- y España -1492- y Portugal en 1496). La existencia de minoríasreligiosas dentro del cristianismo, en cambio, no podía ser aceptada, puesto que lacomunidad política se identificaba con la unidad en la fe. Los definidos como herejes, portanto, eran perseguidos por todos los medios.Delito y pecado. El sexo
  • 124. En cuanto a las desviaciones del comportamiento que no supusieran desafíos de opiniónsino delitos o pecados (conceptos identificables y de imposible deslindamiento), sutratamiento era objeto de las jurisdicciones civil (que aplicaba el fuero correspondiente, lalegislación del reino o el derecho común) y religiosa (que aplicaba el Derecho Canónico encuestiones ordinarias, o el procedimiento inquisitorial en caso necesario), cuyacoordinación era a veces compleja, como ocurría con las desviaciones de la conducta sexualconsiderada correcta (masturbación, homosexualidad, incesto, estupro, amancebamiento,adulterio y otros asuntos matrimoniales).82 En cualquier caso, la vivencia de la sexualidad yla desnudez del cuerpo tuvo tratamientos muy distintos en cada época y lugar; y diferentesexpectativas para cada nivel social (se consideraba que era propio de los campesinos uncomportamiento animal, es decir, natural, y se pretendía que los nobles y clérigos tuvieranmás voluntad para controlar sus instintos).También costumbres como los baños (conocidos desde las termas romanas y reintroducidospor los árabes) y prácticas como la prostitución fueron objeto de críticas morales yreglamentaciones más o menos permisivas, llegando en el caso de los bañosprogresivamente hasta la prohibición (se les acusaba de inmorales y de producir elafeminamiento de los guerreros), y en el de la prostitución al confinamiento endeterminados barrios, la obligación de llevar determinadas prendas y la detención de susactividades en determinadas fechas (Semana Santa). La erradicación de la prostitución nose concebía posible, dado lo inevitable del pecado, y su papel de mal menor que evitaba queel deseo irrefrenable de los varones fuera en contra del honor de las doncellas y las mujeresrespetables. Por lo general, los historiadores suelen coincidir que el periodo de la PlenaEdad Media fue una etapa de mayor libertad de costumbres que no tuvo que esperar a ElDecamerón (1348), y que en algunas cuestiones, como la condición femenina, significó unaverdadera promoción, tanto frente a la Alta Edad Media como frente a la Edad Moderna;83aunque el extendido mito de que se llegara a dudar si la mujer tenía alma es un errorfilológico.84Expansión geográfica de la Europa feudal
  • 125. Willelm Dux, el Duque Guillermo de Normandía dirige sus tropas a la batalla de Hastingsque le convertirá en rey de Inglaterra (1066). Tapiz de Bayeux, bordado pocos añosdespués.La expansión geográfica se llevó a cabo, o se intentó llevar a cabo, al menos, en variasdirecciones, siguiendo no tanto un propósito determinado por concepciones nacionalistasinexistentes en la época, sino la dinámica propia de las casas feudales. Los normandos,vikingos asentados en Normandía, dieron origen a una de las casas feudales más expansivasde Europa, que se extendió por Francia, Inglaterra e Italia, enlazada con las de Anjou-Plantagenet y Aquitania. Las casas de Navarra y Castilla (dinastía Jimena), Francia,Borgoña y Flandes (Capetos, Casa de Borgoña -extendida por la Península Ibérica-, Valois)y Austria (casa de Habsburgo) son otros buenos ejemplos, y todas ellas se vieronvinculadas por alianzas, enlaces matrimoniales y enfrentamientos sucesorios o territoriales,consustanciales a las relaciones feudo-vasalláticas y expresión de la violencia inherente alfeudalismo.85 En el contexto espacial de la Europa Nórdica y Centro-Oriental tuvieron undesarrollo similar la Casa de Sweyn Estridsson danesa, la Bjälbo noruega y los Sverker yErik suecos; y más tarde la Dinastía Jogalia o Jagellón (Hungría, Bohemia, Polonia yLituania).En España, simultáneamente a la disolución del Califato de Córdoba (en guerra civil desdeel 1010 y extinguido el 1031), se creó un vacío de poder que los reinos feudalescristianohispánicos de Castilla, León, Navarra, Portugal y Aragón (fusionadodinásticamente con el condado de Barcelona) intentaron aprovechar, expandiéndose frentea los reinos de taifas musulmanes en la llamada Reconquista. En las Islas Británicas, elreino de Inglaterra intentó repetidas veces invadir a Gales, Escocia e Irlanda, con mayor omenor éxito.Reconstrucción de un drakkar, embarcación usada habitualmente por los vikingos.En Europa del Norte, acabadas las invasiones de los vikingos, las riquezas saqueadas poréstos sirvieron para adquirir productos y servicios occidentales, creando en el Mar Bálticouna próspera red comercial que atrajo a los escandinavos a la civilización occidental,mientras su expansión hacia el oeste por el Atlántico (Islandia y Groenlandia) no pasó de lamítica Vinlandia (asentamiento fracasado en América del Norte, en torno al año 1000). Losvikingos orientales (varegos), llegaron hasta Constantinopla, y fundaron los reinos deUcrania y Rusia. Los vikingos meridionales (normandos) se instalaron en Normandía,Inglaterra, Sicilia y el sur de Italia, creando reinos centralizados y eficientes (Rolón,Guillermo el Conquistador y Rogerio I de Sicilia). En el este, en el año 955, Otón el Grande
  • 126. batió a los magiares en la Batalla del Río Lech y reincorporó Hungría a Occidente, altiempo que comenzaba la "germanización" de Polonia, hasta entonces pagana.Posteriormente, desde tiempos de Enrique el León (siglo XII), los alemanes se fueronabriendo paso a través de las tierras de los vendos, hasta el Mar Báltico, en un proceso decolonización conocido como Ostsiedlung (que será mitificado posteriormente con elromántico nombre de Drang nach Osten, o Afán de ir hacia el Este, lo que sirvió parajustificar la teoría nazi del espacio vital alemán Lebensraum). Pero sin lugar a dudas, elmovimiento de expansión más espectacular, aunque finalmente fallido, fueron lasCruzadas, en donde selectos miembros de la nobleza guerrera occidental cruzaron el MarMediterráneo e invadieron el Medio Oriente, creando reinos de efímera duración.Luis IX de Francia (San Luis) dirigió a sus caballeros a un desembarco naval contra elfuerte egipcio de Damietta en la Quinta Cruzada (1217-1221).Las CruzadasArtículo principal: CruzadasLas Cruzadas fueron expediciones emprendidas, en cumplimiento de un solemne voto, paraliberar Tierra Santa de la dominación musulmana. El origen de la palabra remonta a la cruzhecha de tela y usada como insignia en la ropa exterior de los que tomaron parte en esasiniciativas, a partir de la petición del Papa Urbano II y las predicaciones de Pedro elErmitaño. Las sucesivas cruzadas tuvieron lugar entre los siglos XI y XIII. Fueronmotivadas por los intereses expansionistas de la nobleza feudal, el control del comercio conAsia y el afán hegemónico del papado sobre las iglesias de Oriente.Balance de la expansión geográfica
  • 127. Espada, cetro, orbe y corona (con su característica cruz inclinada) de San Esteban deHungría, rey magiar convertido al cristianismo y coronado en diciembre del año 1000 porel papa Silvestre II, en un acto similar al que protagonizó Carlomagno exactamentedoscientos años antes, significando en este caso la expansión del cristianismo occidental ylas instituciones feudales por la Europa centro-oriental.El balance de esta expansión fue espectacular, por comparación a la vulnerabilidad de laoscura época anterior: Tras medio siglo de instituciones carolingias, hacia 843 (Tratado deVerdún), los territorios que podían identificarse más o menos próximamente con ellas (loque podría denominarse una formación social cristiano occidental) se extendían porFrancia, el oeste y sur de Alemania, el sur de Gran Bretaña, las montañas septentrionales deEspaña y el norte de Italia. Un siglo después, en la época de Batalla del Río Lech (955), nohabía región de Europa Occidental a salvo de las nuevas oleadas de invasores bárbaros, queparecían conducir a una nueva crisis de civilización.86Sin embargo, en los dos siglos siguientes al fatídico año mil el panorama había cambiadocompletamente: para la época de la Batalla de Navas de Tolosa (1212), habían sidoincorporadas a la civilización europea toda Italia hasta Sicilia, la Gran Bretaña no inglesa(Escocia y Gales), Escandinavia (que se expandía por el Atlántico Norte hastaGroenlandia), buena parte de Europa Oriental (Polonia, Bohemia, Moravia y Hungría,quedando los pueblos eslavos de los Balcanes y Rusia en la órbita del cristianismo orientale institucionalizando sus propios reinos) y media Península Ibérica (en el transcurso delsiglo XIII lo sería toda excepto el tributario reino nazarí de Granada, quedando marcadodefinitivamente el predominio cristiano sobre el estrecho de Gibraltar con la batalla delSalado -1340-). Otros territorios periféricos (como Lituania o Irlanda) estaban sometidos auna presión militar cada vez mayor por parte de los reinos centrales de la cristiandad latina.Más allá de los límites de Europa Occidental, las incursiones militares de huestes latinas demuy variada composición habían puesto en sus manos lugares tan lejanos comoConstantinopla y los ducados de Atenas y Neopatria o Jerusalén y los Estados Cruzados.Cristianos, musulmanes y judíos en la Península IbéricaArtículo principal: Baja Edad Media en EspañaVéanse también: Reconquista, Reinos de Taifas, Almorávides, Almohades, Reino de Portugal,Reino de Navarra, Corona de Castilla y Corona de AragónVéanse también: Sancho III el Mayor, Alfonso VI de Castilla, Alfonso I el Batallador, Jaime Iel Conquistador, Fernando III el Santo y Alfonso X el Sabio
  • 128. Véanse también: Ibn Hazm, Avempace, Averroes, Maimónides, Yehudah Ben Samuel Halevi,Maslama de Madrid, Gonzalo de Berceo, Arcipreste de Hita, Ramon Llull, Bernal deBonaval y Martín CodaxVéanse también: Escuela de traductores de Toledo, Literatura medieval española, Mester dejuglaría, Mester de clerecía, Lírica galaicoportuguesa, Literatura hispanohebrea, Teatromedieval español, Literatura sapiencial medieval en España y Literatura oral y tradicionalmedieval en euskeraVéanse también: El Cid, Roger de Lauria y Al-AzraqVéanse también: Órdenes militares españolas, El monasterio en España, Historia delcristianismo en España, Instituciones españolas del Antiguo Régimen y Concejo de laMestaVéanse también: Conquista de Navarra, Taifa de Toledo#Fin del dominio musulmán, Batallade Zalaca, Batalla de Uclés, Taifa de Zaragoza#El gobierno almorávide y la conquistacristiana, Historia de Zaragoza#Çaragoça, Historia de Valencia#La Reconquista,Conquista de Mallorca, Batalla de las Navas de Tolosa, Historia de Córdoba(España)#Época cristiana, Historia de Sevilla#Reconquista, Historia de la Región deMurcia#Reconquista cristiana y Revuelta mudéjar Europa en 1328. Europa en la década de 1430.Europa en la década de 1470.El ocaso de la Edad Media (siglos XIV y XV)Muerte de Wat Tyler, líder de la revuelta campesina de 1381 en Inglaterra.El símil astronómico de ocaso, que Johan Huizinga convierte en otoño, es utilizado conmucha frecuencia en la historiografía, con un valor analógico que más que una decadencia
  • 129. en lo económico o lo intelectual refleja un claro agotamiento de los rasgos específicamentemedievales frente a sus sustitutos modernos.87La crisis del siglo XIVArtículo principal: Crisis del siglo XIVEl final de la Edad Media llega con el comienzo de la transición del feudalismo alcapitalismo, otro periodo secular de transición entre modos de producción que no finalizaráhasta el final del Antiguo Régimen y el comienzo de la Edad Contemporánea, con lo quetanto este último periodo medieval como la Edad Moderna entera cumplen un papel similary cubren una similar extensión temporal (500 años) a lo que significó la Antigüedad Tardíapara el comienzo de la Edad Media.La ley de rendimientos decrecientes empezó a mostrar sus efectos a medida que eldinamismo de los campesinos forzó la roturación de tierras marginales y las lentas mejorastécnicas no podían sucederse a un ritmo semejante. La coyuntura climática cambió,acabando con el denominado óptimo medieval que permitió la colonización de Groenlandiay el cultivo de vides en Inglaterra. Las malas cosechas condujeron a hambrunas quedebilitaron físicamente a las poblaciones, preparando el terreno para que la Peste negra de1348 fuera una catástrofe demográfica en Europa. La repetición sucesiva de epidemiascaracterizó un ciclo secular.Consecuencias de la crisisEl matrimonio Arnolfini, por Jan van Eyck (1430), representa el interior de una acomodadacasa burguesa, que ambientan bien algunos de los nuevos valores de esa emergente clase
  • 130. social: la propiedad privada ganada con el trabajo, la familia nuclear, la moderación, ladiscreción y la privacidad. La escena transcurre en Flandes, un emporio comercial yartesanal, que suscitó el florecimiento de una nueva forma de pintura, la de los primitivosflamencos que entre otras innovaciones, iniciaron la pintura al óleo, lo que permitía detallessutilísimos para hacer cada vez más fieles los retratos, un género que siglos antes no teníaninguna demanda social.Las consecuencias no fueron negativas para todos. Los supervivientes acumularoninesperadamente capital en forma de herencias, que pudo en algunos casos invertirse enempresas comerciales, o acumularon inesperadamente patrimonios nobiliarios. Lasalteraciones de los precios de mercado de los productos, sometidos a tensiones nunca vistasde oferta y demanda cambió la forma de percibir las relaciones económicas: los salarios (unconcepto, como el de circulación monetaria ya de por sí disolvente de la economíatradicional) crecían al tiempo que las rentas feudales pasaron a ser inseguras, obligando alos señores a decisiones difíciles. Alternativamente primero tendieron a ser máscomprensivos con sus siervos, que a veces estuvieron en situación de imponer una nuevarelación, liberados de la servidumbre; mientras que en un segundo momento, sobre todotras algunas rebeliones campesinas fracasadas y duramente reprimidas, impusieron enalgunas zonas una nueva refeudalización, o cambios de estrategia productiva como el pasode la agricultura a la ganadería (expansión de la Mesta).6El negocio lanero produjo curiosas alianzas internacionales e interestamentales (señoresganaderos, mercaderes de la lana, artesanos de paños) que suscitaron verdaderas guerrascomerciales (en ese sentido se ha podido interpretar las cambiantes alianzas y divisionesinternas Inglaterra-Francia-Flandes durante la Guerra de los Cien Años, en la que Castillase implicó en su propia guerra civil).88 Únicamente los nobles con más capacidad(demostrada la mayor parte de las veces por el despojo de nobles con menos capacidad)pudieron convertirse en una gran nobleza o aristocracia de grandes casas nobiliarias,mientras que la pequeña nobleza se empobrecía, reducida a la mera supervivencia o a labúsqueda de nuevos tipos de ingresos en la creciente administración de las monarquías, o alos tradicionales de la Iglesia.En las instituciones del clero también se va abriendo un abismo entre el alto clero deobispos, canónigos y abades y los curas de parroquias pobres; y el bajo clero de frailes oclérigos vagabundos, de opiniones teológicas difusas, o bien supervivientes materialistas enla práctica, goliardos o estudiantes sin oficio ni beneficio.En las ciudades, la alta burguesía y la baja burguesía viven un similar proceso deseparación de fortunas, que hace imposible mantener que un aprendiz o incluso un oficial oun maestro de taller pobre tenga algo que ver con un mercader enriquecido por el comercioa larga distancia de la Hansa o las ferias de Champaña y de Medina, o un médico o unletrado salidos de la universidad para entrar en la alta sociedad. Se va abriendo paso laposibilidad (antes inaudita) de que la condición social dependa más de la capacidadeconómica (no necesariamente ligada siempre a la tierra) que del origen familiar.Frente al mundo medieval de los tres órdenes, basado en una economía agraria yfirmemente ligada a la posesión de la tierra, emerge un mundo de ciudades basado en una
  • 131. economía comercial. Los centros de poder se desplazan hacia los nuevos burgos. Estosreequilibrios se vieron reflejados en los campos de batalla, ya que los caballeros feudalesempezaron a ser superados por el desarrollo de técnicas militares como el arco de tirolargo,89 arma que los ingleses usaron para barrer a los franceses en la Batalla de Agincourt,en 1415, o la pica, usada por la infantería de mercenarios suizos. Es en esta época cuandoaparecen los primeros ejércitos profesionales, compuestos por soldados a los que no les uneun pacto de vasallaje con su señor sino la paga. A partir del siglo XIII se registran enOccidente los primeros usos de la de pólvora, invención china extendida desde la India porlos árabes, pero de forma muy discontinua. Roger Bacon la describe en 1216) y hay relatosdel uso de armas de fuego en la defensa musulmana de Sevilla (1248) y Niebla (1262,véase El cañón en la Edad Media). Con el tiempo, el oficio militar se envilece, devaluandolas funciones de la nobleza con las de la caballería y los castillos, que quedan obsoletos. Elaumento de los costes y las tácticas de batallas y asedios traerá como consecuencia elaumento del poder del rey frente a la aristocracia. La guerra pasa a depender no de lashuestes feudales, sino de los crecientes impuestos, pagados por los no privilegiados.Díptico de Melun, de Jean Fouquet (1450). Panel izquierdo: Étienne Chevalier, el donante,con San Esteban, su santo patronímico. En otra época, la perspectiva jerárquica hubieradistanciado a un simple mortal, por muy poderoso que fuera, de personajes celestiales.
  • 132. Mismo díptico, Panel derecho: La Virgen con el Niño. La modelo fue Agnès Sorel, amantedel rey Carlos VII de Francia, lo que aumenta el atrevimiento de la representación, que aunasí resultaba asumible por la sensibilidad de la época.Nuevas ideasLas nuevas ideas religiosas -que se adaptan mejor a la forma de vida de la burguesía que ala de los privilegiados- ya estuvieron en el fermento de las herejías que se habían producidopreviamente, a partir del siglo XII (cátaros, valdenses), y que habían encontrado eficazrespuesta en las nuevas órdenes religiosas mendicantes, insertas en el entorno urbano; peroen los últimos siglos medievales el husismo o el wycliffismo tienen una mayor proyecciónhacia lo que será la Reforma protestante del siglo XVI. El milenarismo de los flagelantesconvivía con el misticismo de un Tomás de Kempis y con los desórdenes y corrupción decostumbres en la Iglesia que culminaron en el Cisma de Occidente. Fue devastador elimpacto que tuvo en la cristiandad occidental el espectáculo de dos (y hasta tres) papasexcomulgándose mutuamente (y a emperadores, reyes y obispos, y con ellos a todos sussacerdotes y fieles), uno en la llamada cautividad de Aviñón a la que le sometía el rey deFrancia (fille ainée de lEglise -hija mayor de la Iglesia-), otro en Roma y un tercero elegidopor el Concilio de Pisa (1409). La situación no se recondujo totalmente ni siquiera con elConcilio de Constanza (1413), que si hubieran prosperado las tesis conciliaristas se habríaconvertido en una especie de parlamento europeo supranacional, cuasi-soberano ycompetente en toda clase de temas. Hasta la humilde Peñíscola se llegó a convertir poralgún tiempo en el centro del mundo cristiano -para los escasos seguidores del Papa Luna-.Los intentos de imprimir mayor racionalidad al catolicismo ya venían estando presentesdesde la cumbre de la escolástica de los siglos XII y XIII con Pedro Abelardo, Tomás deAquino o Roger Bacon; pero ahora esa escolástica se enfrenta a su propia crisis ycuestionamiento interno, con Guillermo de Ockham o Duns Scoto. La mentalidadteocéntrica iba lentamente dando paso a una nueva antropocéntrica, en un proceso queculminará con el humanismo del siglo XV, en lo que ya puede denominarse Edad Moderna.Ese cambio no se limitó únicamente a las élites intelectuales: personalidades extravagantes,como Juana de Arco, se convierten en héroes populares (con el contrapunto de otrasterribles, como Gilles de Rais -Barba Azul-);90 la mentalidad social va alejándose delconformismo temeroso para acoger otras concepciones que implican una nueva forma deafrontar el futuro y las novedades:Hoy comamos y bebamos y cantemos y holguemos, que mañana ayunaremos. Villancico de Juan del EncinaEl anonimato conscientemente buscado en el que vivieron silenciosamente generacionesdurante siglosNon nobis, Domine, non nobis, ¡No a nosotros, Señor, no a nosotros,sed nomini tuo da gloriam sino a tu nombre da la gloria! Salmos 115:1, musicalizado y utilizado muy frecuentemente para uso litúrgico. Se adoptó como lema de los templarios y aparece en la obra Enrique V de Shakespeare.91
  • 133. y que seguirá siendo la situación de los humildes durante los siglos siguientes, da paso a labúsqueda de la fama y de la gloria personal, no sólo entre los nobles, sino en todos losámbitos sociales: los artesanos comienzan a firmar sus productos (desde las obras de arte alas marcas artesanas), y cada vez es menos excepcional que cualquier acto de la vida dejesu huella documental (libros parroquiales, registros mercantiles, escribanos, protocolosnotariales, actos jurídicos).El desafío al monopolio económico, social, político e intelectual de los privilegiados,creaba lentamente nuevos espacios de poder en beneficio de los reyes, así como un lugarcada vez más amplio para la burguesía. Aunque la mayor parte de la población siguiósiendo campesina, lo cierto es que el impulso y las novedades ya no provenían del castillo oel monasterio, sino de la Corte y la ciudad. Entre tanto, el amor cortés (procedente de laProvenza del siglo XI) y el ideal caballeresco se revitalizaron y pasaron a convertirse enuna ideología justificativa del modo de vida nobiliario justo cuando este empezaba a estaren cuestión,92 viviendo una época dorada, obviamente decadente, localizada en el períodode esplendor del ducado de Borgoña, que reflejó Johan Huizinga en su magistral El otoñode la Edad Media.Véanse también: Gótico tardío, Gótico flamígero, Gótico internacional, Primitivosflamencos, Trecento, Quattrocento, Dante, Petrarca, Bocaccio, Chaucer y Jean FroissartEl fin de la Edad Media en la Península IbéricaArtículo principal: Crisis de la Edad Media en EspañaMientras que para el Mediterráneo Oriental el fin de la Edad Media supuso el avanceimparable del islámico Imperio otomano, en el extremo occidental, los expansivos reinoscristianos de la Península Ibérica, tras un periodo de crisis y ralentización del avancesecular hacia el sur, simplificaron el mapa político con la unión matrimonial de los ReyesCatólicos (Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla), los acuerdos de estos con el dePortugal (Tratado de Alcáçovas, que suponían el reparto de influencias sobre el Atlántico) yla conquista de Granada. Navarra, dividida en una guerra civil entre bandos orientados eintervenidos por franceses y aragoneses, sería anexionada en su mayor parte a la crecienteMonarquía Católica en 1512.Véanse también: Reino nazarí de Granada, Guerra Civil Castellana, Casa de Trastámara,Almogávar, Compromiso de Caspe, Guerra de Sucesión Castellana, Conquista de las IslasCanarias, Guerra Civil de Navarra y Guerra civil catalanaVéanse también: La Biga y la Busca, Guerra de los Remensas, Sentencia arbitral deGuadalupe, Revuelta Irmandiña, Revuelta antijudía de 1391, Revuelta de Pedro Sarmiento,Cristiano nuevo, Inquisición española y Expulsión de los judíos de EspañaVéanse también: Gótico isabelino, plateresco y manuelino
  • 134. Decreto de la Alhambra por el que se expulsa a los judíos de España, el Portada manuelina de la mismo año que se iglesia de Golega. El conquista Granada, seCapilla del retorcimiento de las descubre América y Los ReyesCondestable en la columnas imita el de las Nebrija publica su Católicos, porCatedral de Burgos, gruesas maromas de los Gramática Castellana: Fernando Gallegogótico final (1482). barcos, en una nación 1492. Es el final de la (hacia 1490). marinera volcada en la Edad Media y el comienzo Era de los de la Edad Moderna, con descubrimientos. una unidad religiosa que acompañó a la unión de los reinos de la Monarquía Católica.Véase también Cronología de la Edad Media Medievalismo Arqueología medieval Filosofía medieval Ciencia medieval Pensamiento económico medieval Estrategia militar medieval Arte medieval Literatura medieval Teatro medieval Cantar de gesta Saga Épica medieval Música medieval Danza medieval Gastronomía de la Edad Media Indumentaria (Edad Media)Referencias
  • 135. 1. ↑ Edad media 476-1492 [1]2. ↑ Perry Anderson, op. cit.3. ↑ Aunque el primero que señaló la existencia de unidad en el periodo comprendido entre el siglo V y el XV fue el humanista Flavio Biondo, la gloria de haber utilizado antes que nadie el término Edad Media le corresponde al obispo de Alesia, Giovanni Andrea dei Bussi. En una carta suya del año 1469 se dice expresamente lo siguiente: «sed mediae tempestatis tum veteris, tum recentiores usque ad nostra tempora». Esa media tempestas era el esbozo de unos «tiempos medios», que servían de puente entre la gloriosa antigüedad clásica, a la que se mitificaba, y los nuevos tiempos, que habían vuelto sus ojos hacia aquel período de esplendor. Expresiones como medium aevum, media tempestas, media aetas, etc., aparecen en historiadores o filólogos desde comienzos del siglo XVI. Así, por ejemplo, las utilizaron Joaquin de Wat, en 1501, o Juan de Heerwagen, en 1532. Más avanzado el siglo, en 1575, las encontramos en Marco Welser y Adriano Junius. El uso de dichas expresiones puede, asimismo, rastrearse en el transcurso del siglo XVII: Conisius, en 1601; Goldats, en 1604; Vossius, en 1662; etc. Du Cange, en su célebre Glosario, aparecido en 1678, habló de la «mediae et infimae latinitatis». Puede decirse que el término Edad Media había sido plenamente admitido, por más que su origen no fuera propiamente obra de los historiadores, sino de los filólogos. No obstante, en el mismo siglo XVII se produjeron algunas precisiones de gran transcendencia acerca de los «tiempos medios». En 1665, Jorge Horn, en una obra titulada Arca Noé, llamaba «medium aevum» al período comprendido entre los años 300 y 1500. Poco tiempo después, en 1688, apareció un libro que iba a desempeñar un papel destacado en la fijación del concepto de Edad Media. Se trata de la Historia medii aevi a temporibus Constantini Magni ad Constantinopolim a Turcis captam, del que era autor Cristóbal Keller, profesor de la universidad alemana de Halle. Fue Keller, cuyas precisiones cronológicas sobre el Medievo son bien significativas, el punto de partida de la difusión y generalización de la expresión Edad Media. Valdeón, op. cit., vol 11 pg. 11.4. ↑ Riu, Manuel (1978): Prólogo a la edición española en La historia del mundo en la Edad Media (The Shorter Cambridge Medieval History, The Later Roman Empire To The Twelfth Century). Madrid, Sopena, tomo I pg. XXIV.5. ↑ Incluso en la actualidad se juzga a la Edad Media como una época mala o "fea", a la vez violenta, oscura e ignorante. Ahora sabemos que esta imagen es falsa, aunque hubo una Edad Media de la violencia, y no únicamente la de los conflictos y las guerras entre grupos y entre países, sino también las violencias contra los judíos, con el comienzo del antisemitismo, y la represión de los rebeldes a la doctrina de la Iglesia... Evidentemente, las Cruzadas también forman parte del balance negativo. Pero la Edad Media fue igualmente, y pienso que incluso ante todo, un gran peródo creador. Se puede apreciar en el terreno el arte, de las instituciones, por supuesto primordialmente en las ciudades (por ejemplo con las universidades), o incluso del pensamiento, en el que la filosofía que se ha llamado "escolástica" alcanzó altas cumbres del saber... la Edad Media
  • 136. creó "lugares de encuentro" comerciales y festivos (las ferias, los mercados y las fiestas), en los que seguimos inspirándonos. Le Goff, op. cit., pgs. 115-116 En esta época, la noche se vive en ambientes poco luminosos: en cabañas alumbradas a lo sumo por el fuego del hogar, en las estancias amplísimas de castillos iluminados por antorchas o en la celda de un monje a la débil luz de un candil, y oscuras (además de inseguras) eran las calles de los pueblos y de las ciudades. No obstante, ésta es una característica propia también del Renacimiento, del Barroco y -más tarde aún- del período que se prolonga al menos hasta el descubrimiento de la electricidad. En cambio, al hombre medieval se le ve -o, al menos, se le representa en poesía y en pintura- en un ambiente muy luminoso. Lo que llama la atención en las miniaturas medievales es que, habiendo sido realizadas tal vez en ambientes ocscuros apenas iluminados por una única ventana, están llenas de luz, incluso de una luminosidad especial, producida por la proximidad de colores puros: rojo, azul, oro, plata, blanco y verde, sin matices ni claroscuros. Umberto Eco, Historia de la Belleza, pg. 99-1006. ↑ a b Rodney Hilton, op. cit.7. ↑ Le Goff, op. cit., pg. 63-648. ↑ Romano y Tenenti, op. cit.9. ↑ El debate entre las distintas concepciones del feudalismo es uno de las clásicas discrepancias entre las escuelas institucionalista o restrictiva (François-Louis Ganshof Quest-ce que la féodalité? -Qué es el feudalismo-, 1947); y la materialista (Georges Duby Señores y Campesinos). Para el caso español es muy ilustrativo este texto de Salustiano Moreta (1978) Señores contra labradores: el malhechor feudal en la literatura: Respecto al feudalismo castellano, dado que la historiografía oficial y academicista partió de los presupuestos teórico-metodológicos positivistas y de una idea jurídico-política del feudalismo, no se dudó en asegurar «sin riesgo de error, que el sistema feudal no alcanzó en los Estados de la Reconquista su completo desarrollo y que la estructura social y política de la mayor parte de la España cristiana nunca llegó a constituirse según las formas políticas de los Estados feudales» (Luis García de Valdeavellano, Las instituciones feudales en España, pág. 231). En esta misma línea, a partir de la consideración del feudalismo como un fenómeno esencialmente político y superestructural, se formularía una distinción mixtificante entre régimen feudal y régimen señorial como categorías excluyentes y contrapuestas (Luis García de Valdeavellano, op. cit; Grassotti, Las instituciones feudo-vasalláticas en León y Castilla. Partiendo desde presupuestos positivistas, Salvador de Moxó ha puesto de manifiesto algunas de las limitaciones de las causas y razones aducidas por los dos autores anteriores para mantener la no feudalización castellana. Sociedad, estado y feudalismo, págs. 193-202.). Por fortuna la visión académico-oficial del feudalismo en general y del feudalismo castellano en particular resulta cada vez menos inapelable y su cuestionamiento crítico se halla en marcha, precisamente desde las perspectivas teórico-metodológicas derivadas -en unos casos
  • 137. simplemente invocadas y en otros asumidas directa y conscientemente, aunque con desigual acierto y rigor de la otra concepción del feudalismo: el feudalismo entendido como modo de producción (Pese a no contar todavía con una sola monografía rigurosa sobre el feudalismo en Castilla analizado desde las categorías y métodos derivados de su consideración como «modo de producción» se han publicado ya algunos trabajos y se van ensayando, poco a poco, ciertas observaciones y problemas que apuntan hacia esa dirección: Bartolomé Clavero, Mayorazgo: propiedad feudal en Castilla (1369-1836), págs. 60 y ss.; Señorio y hacienda a finales del antiguo régimen en Castilla; Julio Valdeón Baruque, Prólogo en El modo de producción feudal, Akal, págs. 7-14; Sebastiá Domingo, Crisis de los factores mediatizantes del regimen feudal; Reyna Pastor de Togneri, Del Islam al Cristianismo, págs. 12 y ss.)10. ↑ a b Pirenne, op. cit.11. ↑ Le Goff, op. cit., pgs. 116-11712. ↑ DRAE13. ↑ Persona versada en el conocimiento de lo medieval. DRAE14. ↑ Honoré de Balzac El público está harto de España, del Oriente y de la historia de Francia al modo de Walter Scott.15. ↑ Véase todo lo referente a El código da Vinci.16. ↑ Wolfram Eberhard (1952) Conquerors and Rulers. Social Forces in Medieval China ISBN 978-90-04-00515-0; Early Medieval China, revista historiográfica dedicada a la dinastía Han y el comienzo de la Tang; Bao Gan, Gabriel García- Noblejas Sánchez-Cendal, Ning Yao (2000) Cuentos Extraordinarios De La China Medieval, Madrid : Lengua de Trapo, ISBN 84-89618-47-X17. ↑ Sociedad en el Japón medieval, en Artehistoria.18. ↑ Literatura granadina (referencia a la embajada de Ibn Jaldún en la corte de Castilla en 1363 y en la de Tamerlán en 1401). Ibn Jaldún: Auge y decadencia de los Imperios (sobre Ibn Jaldún y su paralelismo con Ruy González de Clavijo). Vida y hazañas del Gran Tamorlán, con la descripción de las tierras de su imperio y señorío, de Ruy González de Clavijo (español moderno) en Cervantesvirtual.19. ↑ Texto seleccionado por Claudio Sánchez Albornoz y Aurelio Viñas (1929) Lecturas de Historia de España, Madrid, p. 24, citado en Cervantesvirtual.20. ↑ Texto del poema. El tema fue convertido en novela por John Maxwell Coetzee. Esperando a los bárbaros (Traducción de Concha Manella y Luis Martínez Victorio), Debolsillo: Barcelona, 2004 Comentario de la novela.21. ↑ José Marín Riveros El problema bárbaro.22. ↑ Marco Bussagli Comprender la arquitectura Madrid: Susaeta, ISBN 84-305- 4483-6 pg. 11623. ↑ Anderson, Perry (1986) Transiciones de la Antigüedad al Feudalismo, Madrid: Alianza ISBN 84-323-0355-0; Fernández, Llorens, Ortega y Roig (1986) Occidente, Barcelona: Vicéns Vives ISBN 84-316-2407-824. ↑ Jean Daniélou y otros (1982) Nueva historia de la Iglesia Ediciones Cristiandad, ISBN 84-7057-038-2 pg. 542. En el ámbito hispánico resultan ya clásicos los estudios de Manuel Díaz y Díaz referidos a las transformaciones en la educación de las élites y al renacimiento visigodo (en Gerardo Rodríguez, reseña de Rosamond McKitterick (ed.) (2002) La alta Edad Media. Europa 400-1000, Barcelona, Crítica; en Temas Mediev. v.13 n.1 Buenos Aires ene./dic. 2005.
  • 138. 25. ↑ Santa Úrsula y las Once Mil Vírgenes26. ↑ Pálsson, Hermann (1971). Pinguin Classics (ed.). Hrafnkels Saga and Other Icelandic Stories. ISBN 0-14-044238-3.27. ↑ Hóman, B. y Szekfű, Gy. (1935). Magyar Történet. Budapest, Hungría: Király Magyar Egyetemi Nyomda.28. ↑ No así la de Alejandría, que sobrevivió incluso al asesinato de Hipatia (415). El museo de Alejadría y la biblioteca de Alejandría habían sufrido muchas vicisitudes, como incendios y terremotos, y el Serapeum fue mandado derribar por el patriarca Teófilo en 391, aunque sus fondos, saqueados y desperdigados, sobrevivieron hasta la invasión musulmana (634), en que el califa Omar protagonizó otra célebre ofensa: Los libros de la Biblioteca o bien contradicen al Corán, y entonces son peligrosos, o bien coinciden con el Corán, y entonces son redundantes, citado en Curiosidades de la Ciencia de Leonardo Moledo [2].29. ↑ O bello sudario, o buen sudario. Procopio, en su Historia secreta reproduce así las palabras de Teodora: Quien ha recibido el poder soberano no debe vivir si se lo deja quitar. Tú César, si quieres huir, nada es más fácil... en cuanto a mí, Dios no permita que abandone la púrpura y aparezca en público sin ser saludada como emperatriz. Aprecio mucho esta antigua sentencia: "La púrpura es un glorioso sudario". (Citado por Pilar Benejam, Horizonte, pg. 106)30. ↑ Arnold J. Toynbee (1971) Ciudades en marcha, Madid: Alianza pg. 64 ISBN 84- 206-9253-031. ↑ La Pronoia, en Imperio bizantino. Historia de Bizancio enfocada principalmente en el período de los Comnenos.32. ↑ Pirene, op. cit.33. ↑ Cf. Las mil y una noches en Wikisource34. ↑ Ziauddin Sardar, Science in Islamic philosophy35. ↑ Le Goff op. cit., pgs. 25-2736. ↑ Berta Raposo Fernández (1999) Textos alemanes primitivos: La edad media temprana alemana en sus testimonios literarios, pg. 12 Universitat de València. ISBN 978-84-370-4049-337. ↑ Guy Fourquin (1977), Señorío y feudalismo en la edad media, Madrid: EDAF. ISBN 84-7166-347-338. ↑ Es la tesis principal de Perry Anderson op. cit.. Es comentada y criticada por Gregory Elliott (2004) Perry Anderson: El laboratorio implacable de la historia Universitat de València, ISBN 84-370-5935-6 pg. 144. La expresión síntesis feudal es utilizada habitualmente en ese sentido: Bisso y otros Occidente y su legado. Una historia. Volumen I. Desde las primeras civilizaciones a la crisis del mundo medieval ISBN 987-9164-80-6 reseña39. ↑ Witold Kula Teoría económica del sistema feudal; Perry Anderson, op. cit.40. ↑ Voces coto redondo, señorío y serna, en Diccionario Temático de la Enciclopedia de historia de España, Miguel Artola (dir.), pgs. 370-371 y 1086-108941. ↑ Platón, siguiendo un esquema triádico de tradición indoeuropea, plantea en sus diálogos (por ejemplo en Fedro y en República) una sociedad en la que los
  • 139. trabajadores (representantes de la virtud cardinal de la templanza) sostienen a los guerreros que les defienden(fortaleza) y a los filósofos que les gobiernan (prudencia), y su conjunto en armonía produce la obtención final de la justicia.42. ↑ Véanse los textos citados en Estamento. Fuentes: De consolatione Philosophiae, citado por CONSTABLE, G.,The orders of society. Three Studies in Medieval Religious and Social Thought. Cambridge, 1995, pp 267 y sigs. Institutes of Polity (1008-1010), citado por NICCOLI, O.. I sacerdoti, i guerrieri, i contadini. Storia di unimmagine della società. Milán, 1979, pg 13. GELABERT GONZÁLEZ, Juan Eloy. El control de la economía, pg. 591, cap. 7 de Historia de Europa, dir ARTOLA, Miguel, Espasa-Calpe, Madrid, 2007. ISBN 978-84-670-2630-6. Sobre el origen de la división entre oratores, bellatores y laboratores (en francés) leforumcatholique. Gesta episcoporum cameracensium (1024). Carmine ad Robertum regem (1027-1031). SERVERAT, Vincent: La Pourpre et la glèbe. Rhétorique des états de la société dans lEspagne médiévale (ELLUG : Grenoble, 1997), sobre todo p. 75-124.; mismo autor: Sobre algunas tríadas sociales en la Hispania medieval : de Isidoro de Sevilla a Rodrigo Sánchez de Arévalo, Revista de Literatura Medieval 19 (2007), sobre todo p. 208-218. ALVARADO PLANAS, Javier: De la ideología trifuncional a la separación de poderes (UNED : Madrid, 1993). Partida 2, título XXI, introducción.43. ↑ Copla X de las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique44. ↑ Arnold Hauser Historia social de la literatura y el arte45. ↑ La identificación entre clero y nobleza como privilegiados, y el papel clave de los votos, era evidente en el momento de su supresión durante la Revolución francesa, y se explicitó en los debates de la Asamblea (decreto del 13 de febrero de 1790), comentados en De la convocación a la revolución. La Constitución francesa de 1791 de Chantal López y Omar Cortés. Lo mismo ocurrió en el caso español: Secularización: Estado e iglesia en tiempos de Gómez Farias, de Anne Staples, Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, Álvaro Matute (editor), México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, v. 10, 1986, p. 109-12346. ↑ Etimológicamente humilior significa los más humildes, los más pobres. Humilis, - e Adjetivo. Humilde; pobre. Breve vocabulario latín-castellano: H. El humilior es el que se encuentra rebajado en tierra (ad humun). Humillarse es rebajarse porque se supone que la tierra es lo más bajo (infima) que hay en el mundo. El mismo origen tiene humor (humildad), según Marcus Terentius Varro, De Lingua Latina, traducción de Manuel Antonio Marcos Casquero, Anthropos 1990 ISBN 84-7658- 238-2 Pg.19. Honestior significa los más honestos, los más honrados: Honestior, - ius Adjetivo en grado comparativo de “honestus”. Honestus, -a, -um Adjetivo. Honesto, honrado. Breve vocabulario latín-castellano: H47. ↑ La novela de Ken Follett Los pilares de la tierra refleja ese ambiente.48. ↑ Pierre Riché, Gerbert dAurillac, le pape de lan mil, Paris, 1987. Riché, Pierre (1990). Gerberto, el Papa del año mil, Editorial Nerea. ISBN 978-84-86763-45-9.49. ↑ Donald K. Yeomans (1998). «Great Comets in History». Jet Propulsion Laboratory. Consultado el 15-03-2007.50. ↑ Le Goff, op. cit., especialmente pg. 20 y capítulo 7 El imaginario religioso de la Edad Media. Ángeles y demonios, santas y santos, lo maravilloso, dragones y hadas, pgs. 95-105
  • 140. 51. ↑ Umberto Eco (2004) Historia de la Belleza, Barcelona:Lumen, ISBN 84-264- 1468-0, pg. 12152. ↑ Georges Duby (1987) Atlas histórico mundial, Madrid: Debate, ISBN 84-7444- 349-053. ↑ Dos traducciones al castellano: [3] [4]54. ↑ Sátiras contra el rústico y fiestas carnavalescas, en Umberto Eco (2007) Historia de la Fealdad, Barcelona: Lumen ISBN 978-84-264-1634-6, pgs. 137.55. ↑ Citado por E. Pablo Molina El latido impetuoso de la letra. Violencia y Literatura en algunos textos hispanoamericanos56. ↑ Umberto Eco, op. cit. pg. 137 y 140.57. ↑ Umberto Eco op. cit., pg. 135. El tema de la risa en la Edad Media ha sido tratado también por Eco en su novela El nombre de la rosa.58. ↑ Basándose en una teoría de Eugenio DOrs se ha aplicado esta idea a los periodos del Arte griego: constructivo=arcaico, pleno=clásico y decadentes=helenístico; y veía paralelismos en el Renacimiento: Quattrocento-Cinquecento-Manierismo; o en otros periodos: Barroco tenebrista-Barroco triunfante-Rococó; Neoclasicismo- Romanticismo.59. ↑ Salustiano Moreta (1978) Malhechores feudales. Violencia, antagonismos y alianzas de clases en Castilla, siglos XIII-XIV Madrid : Catedra, ISBN 84-376- 0129-0. Una selección del texto en Señores contra labradores: el malhechor-feudal en la literatura. El ascenso de la nobleza. Resistencia antiseñorial. en Artehistoria. También desarrolla la idea Duby, op. cit.60. ↑ Si las ciudades y la burguesía son una contradicción inherente al sistema feudal en su dinamismo, o algo extraño y externo al modo de producción feudal, es un debate clásico de la historiografía materialista, expuesto en Rodney Hilton, op. cit.. Una visión irónica de esta dinámica se encuentra en la parodia de estudio de economía histórica El papel de las especias (y de la pimienta en particular) en el desarrollo económico de la Edad Media, en Allegro ma non troppo, de Carlo Cipolla (1988, ed. española de 1991), Barcelona:Crítica Drakontos ISBN 84-7423-509-X61. ↑ A partir del siglo IX las Bimaristan entregaban diplomaturas de medicina a estudiantes que realizaban prácticas hospitalarias para ejercer profesionalmente como médicos. John Bagot Glubb Quotations on Islamic Civilization: En tiempos de Mamun, las escuelas de medicina fueron extremadamente activas en Bagdad. El primer hospital público gratuito fue abierto en Bagdad durante el califato de Harun Al-Rashid. Al desarrollarse este sistema, médicos y cirujanos fueron requeridos para impartir lecciones en la escuela de médicos, y entregaban diplomas a aquellos a los que consideraban cualificados para practicar la medicina. El primer hospital en Egipto fue abierto en 872, y a partir de entonces saltaron a todo lo largo y ancho del Imperio, desde Al-Andalus hasta Persia. La Universidad de Al Karaouine (Fez, Marruecos, 859) es considerada la más antigua del mundo (The Guinness Book Of Records, Published 1998, ISBN 0-553- 57895-2, P.242). La primera universidad completa sería la Universidad Al-Azhar (El Cairo, Egipto, siglo X), que ofrecía una amplia variedad de graduaciones académicas, incluyendo estudios de post-grado.
  • 141. 62. ↑ HASKINS, Charles H., Rennaisance of the twelfth Century, 1927, p. 35863. ↑ *Thomas Woods, How the Catholic Church Built Western Civilization (Washington, DC: Regenery, 2005), ISBN 0-89526-038-764. ↑ Texto latino65. ↑ Texto latino. Texto castellano.66. ↑ island in the sea of feudalism cita -sin indicar la fuente- R. J. A. White (1967) A Short History of England Cambridge University Press, ISBN 0-521-09439-9, pg. 5367. ↑ Un ejemplo de esta utilización nos lo ofrecen quienes citan (descontextualizando sus circunstancias históricas) el conocido refrán alemán, «El aire de la ciudad os hará libres», como corroboración de la tesis ideológica que atribuye a la ciudad, en general, la capacidad de conseguir que un sujeto de la especie humana pueda alcanzar la libertad, es decir, sin tener en cuenta que el refrán citado se formula en el proceso de transformación del sistema feudal en el sistema constituido por las ciudades burguesas de la baja edad media. Gustavo Bueno, Sobre la educación para la ciudadanía democrática, en catobeplás.68. ↑ Jn 8,3269. ↑ El siervo huido se consideraba libre de retornar con su señor si conseguía domiciliarse en una corporación urbana por un año y un día. R. J. A. White, op. cit., pg 5470. ↑ La liga hanseática en Proa a la mar, nº 135.71. ↑ Otros consulados, como Perpiñán y Malta, se abren ya en el siglo XVII. Enciclopedia General del Mar. Ediciones Garriga Barcelona (1957)72. ↑ Michel Mollat y Philippe Wolff (1970) Edición española de 1979 Uñas azules, Jacques y Ciompi. Las revoluciones populares en Europa en los siglos XIV y XV, Madrid: Siglo XXI ISBN 84-323-0232-573. ↑ Eugenia Rico La tierra de los cátaros, El Mundo, especial viajes, diciembre de 2002. La escena novelada por Sophy Burnham (2003) El Tesoro de Montsegur México: Ediciones B ISBN 84-666-1096-0 pg. 4374. ↑ Le Goff, op. cit., pgs. 40-41 y pg. 5075. ↑ Toynbee op. cit.76. ↑ Francisco Tomás y Valiente y otros (1996) Autonomía y soberanía. Una consideración histórica, Madrid: Marcial Pons; citado en Revista de estudios histórico-jurídicos nº 21, Valparaíso 1999 ISSN 0716-545577. ↑ Valdeón, op. cit, especialmente La época de las ideas universales. El pontificado y el imperio. Las Cruzadas. Capetos y Angevinos, pg. 131-157.78. ↑ Texto en latín en la Nova Vulgata.79. ↑ Para toda la sección Le Goff, op. cit., pgs. 80-87; la cita en cursiva, de Agustín Rico Mansilla En torno a Gonzalo de Berceo: Los "milagros de Nuestra Señora" y el culto a la Virgen, de donde también es esta cita: Casi todos los historiadores que han estudiado el tema están de acuerdo en un punto: En Europa, los siglos XII y XIII marcaron el auge de uno de los
  • 142. fenómenos más interesantes del cristianismo, el culto a la Virgen María (Gerli,1988). Hasta ese momento, la devoción a la Virgen, aun existiendo, había sido algo de importancia menor en la Iglesia. Hilda Graef (1967), desde la más estricta ortodoxia católica, considera al siglo XII como la edad de oro de la mariología. Y Atienza (1991) estima que el culto a María en el occidente cristiano estalló masivamente a finales del siglo XI, se expandió a lo largo de los siglos XII y XIII y se estabilizó, pero con una implantación popular cada vez más amplia, a partir del siglo XIV. Véase también una perspectiva más tradicionalista en el artículo Devoción a la Santísima Virgen María de la Enciclopedia Católica.80. ↑ Juan Martín Velasco Diccionario de Mariología Págs. 580-582: Paganismo y devoción a María; también Agustín Rico Mansilla op. cit. parece casi seguro que la consideración y aceptación por la Iglesia del protagonismo mariano en el misterio de la Encarnación fue evolucionando progresivamente desde el siglo II hasta el V (Concilio de Efeso), pero no puede afirmarse con seguridad que se difundiera entre la gran masa de fieles y, menos aún, que fuese objeto de un culto generalizado. Por otra parte, conviene recordar que la liturgia católica fue sustituyendo muy lentamente a los primitivos cultos precristianos, los cuales tardaron varios siglos en olvidarse; aún se pueden rastrear en muchas fiestas actuales de base pagana. Hemos visto que el estudio de las festividades dedicadas a María aporta algunos datos: En la Iglesia oriental solo se tiene noticia de una fiesta anterior al siglo V: la "Conmemoración de Santa María": y, a principios del siglo VI, la del "Tránsito de la Virgen". Sorprendentemente, en la Iglesia romana no se conocen fiestas marianas hasta el siglo VII, lo qué induce a pensar que la evolución fue bastante más lenta.81. ↑ Georges Duby (1996) Damas del siglo XII, Madrid, Alianza; especialmente María Magdalena (editado como separata: ISBN 84-206-4699-7)82. ↑ Martine Charageat y Miguel Ángel Motis Dolader Sexo. Edad Media y Renacimiento. Diferentes maneras de vivir el matrimonio y la sexualidad en las comunidades cristianas y en las hebreas, en Florilegio medieval, Biblioteca Gonzalo de Berceo.83. ↑ Adeline Rucqoi La mujer en la Edad Media. El renacimiento terminó con las conquistas femeninas de los siglos XI al XIII en Florilegio Medieval, Biblioteca Gonzalo de Berceo.84. ↑ Uta Ranke-Heinemann La mujer según Tomás de Aquino, en Florilegio Medieval, Biblioteca Gonzalo de Berceo.85. ↑ Duby, op. cit.86. ↑ Es la tesis que defiende el historiador Kenneth Clark en Civilization, un prestigioso documental televisivo de la BBC, de la que se publicó también un libro.87. ↑ Huizinga op. cit.. Aragonés y castellano en el ocaso de la Edad Media ISSN 0213-2486, Nº 10-11, 1993, pags. 51-84 Promotores, arquitectos y talleres en el ocaso de la Edad Media María Victoria Herráez Ortega, Gerardo Boto Varela, 2004, ISBN 84-9773-161-1). En la Historia De Las Ideas Políticas de Jean Touchard se le da a esta periodización un valor comparativo con las demás:
  • 143. Capítulo III: La Alta Edad Media: un empirismo hierocrático (siglos V a X). Capítulo IV: La Edad Media: el poder pontificio entre los antiguos (siglos XI a XIII). Capítulo V: El ocaso de la Edad Media (siglos XIV y XV). Reseña de la 6ª edición (2006) ISBN: 8430943552. 88. ↑ Santos Madrazo Madrazo (1969) Las dos Españas. Burguesía y nobleza, los orígenes del precapitalismo español Editorial Z Y X. 89. ↑ Arqueros en la Edad Media 90. ↑ Ernesto Ferrero Barbablú. Gilles de Rais y el ocaso de la Edad Media. La historia verdadera que anticipó en cuatrocientos años las fantasias más perversas del marqués de Sade. 91. ↑ Liber Psalmorum 115:1 en Vatican.va. Fragmento de la película Enrique V de Kenneth Branagh (subtítulos en francés). 92. ↑ Arnold Hauser Historia social de la literatura y el arte.Bibliografía Anderson, Perry (1979). Transiciones de la Antigüedad al Feudalismo, Madrid: Siglo XXI. ISBN 84-323-0355-0. Duby, Georges (1976). Guerreros y Campesinos. Desarrollo inicial de la economía europea (500-1200), Trotta. ISBN 84-323-0229-5. Fourquin, Guy (1977). Señorío y feudalismo en la edad media, Madrid: EDAF. ISBN 84-7166- 347-3. Gilson, Étienne (2007). La filosofía en la Edad Media: desde los orígenes patrísticos hasta el fin del siglo XIV, Versión española de Arsenio Pacios y Salvador Caballero. Madrid: Gredos. ISBN 978-84-249-2861-2. Le Goff, Jacques (2007). La Edad Media explicada a los jóvenes, Barcelona: Paidos. ISBN 978-943-1988-4. Heers, Jacques (2000). La invención de la Edad Media, Trotta. ISBN 978-84-8432-032-6. Hilton, Rodney (ed., artículos de Maurice Dobb, Karl Polanyi, R. H. Tawney, Paul Sweezy, Kohachiro Takahashi, Christopher Hill, Georges Lefebvre, Giuliano Procacci, Eric Hobsbawm y John Merrington) (1976, 1977 en español). La transición del feudalismo al capitalismo, Barcelona: Crítica. ISBN 84-7423-017-9. Huizinga, Johan (2006). El otoño de la Edad Media, Torre de Goyanes. ISBN 978-84-95101-36-5. Pernoud, Régine (1986). ¿Qué es la Edad Media?, Magisterio Español. ISBN 978-84-265-2512-3. Pirenne, Henri. Mahoma Y Carlomagno, Madrid: Alianza. ISBN 978-84-206-2214-9. Romano, Ruggiero y Tenenti, Alberto (1971). Los fundamentos del mundo moderno. Edad Media tardía, Renacimiento, Reforma, Madrid, Siglo XXI. Depósito Legal M. 23.301-1970. Valdeón Baruque, Julio y García de Cortázar, José Ángel, en Fernández Álvarez, Manuel; Avilés Fernández, Miguel y Espadas Burgos, Manuel (dirs.) (1986). Gran Historia Universal (volúmenes 11, 12 y 13), Barcelona: Club Internacional del Libro. ISBN 84-7461-654-9.Enlaces externos Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Edad Media.Centros de investigación
  • 144. Departament dHistòria Medieval, Paleografia i Diplomàtica. Universitat de Barcelona. (en catalán) Cuadernos de Historia Medieval. Universidad Autónoma de Madrid. Área de Historia Medieval. Enlaces a webs de interés. Departamento de Historia Medieval. Universidad Complutense de Madrid. Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas. Universidad de Salamanca. Departamento de Historia Medieval. Universidad de Sevilla Revista dHistòria Medieval, Departamento de Historia Medieval. Universidad de Valencia. Departamento de Estudios Medievales. CSIC. Instituto de Historia Antigua y Medieval "Prof. José Luis Romero", Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.Artehistoria Alta Edad Media. Plena y Baja Edad Media. Vida cotidiana en la Alta Edad Media. Vida cotidiana en la Plena y Baja Edad Media.Biblioteca Gonzalo de Berceo Página principal Florilegio medieval VIDA COTIDIANA EN LA EDAD MEDIA (Actas VIII Semana de Estudios Medievales, Nájera 1997)Historia Antiguahttp://es.wikipedia.org/wiki/Historia_AntiguaDe Wikipedia, la enciclopedia libreSaltar a navegación, búsqueda
  • 145. Piedra de Rosetta, singularísimo objeto descubierto en 1799 y cuyo estudio permitió elcomienzo del desciframiento de los jeroglíficos egipcios, lo que abrió el camino a unaHistoria Antigua desde nuevos supuestos metodológicos.La Edad Antigua es la época histórica que coincide con el surgimiento y desarrollo de lasprimeras civilizaciones o civilizaciones antiguas.El concepto más tradicional de historia antigua presta atención al descubrimiento de laescritura, que convencionalmente la historiografía ha considerado el hito que permitemarcar el final de la Prehistoria y el comienzo de la Historia, dada la primacía que otorga alas fuentes escritas frente a la cultura material, que estudia con su propio método laarqueología. Otras orientaciones procuran atender al sistema social o el nivel técnico.Recientemente, los estudios de genética de poblaciones basados en distintas técnicas deanálisis comparativo de ADN y los estudios de antropología lingüística están llegando areconstruir de un modo cada vez más preciso las migraciones antiguas y su herencia en laspoblaciones actuales.1Sea cual fuere el criterio empleado, coincide que en tiempo y lugar unos y otros procesoscristalizaron en el inicio de la vida urbana (ciudades muy superiores en tamaño y diferentesen función a las aldeas neolíticas), la aparición del poder político (palacios, reyes), de lasreligiones organizadas (templos, sacerdotes), una compleja estratificación social, esfuerzoscolectivos de gran envergadura que exigen prestaciones de trabajo obligatorio e impuestos,y el comercio de larga distancia (todo lo que se ha venido en llamar «revolución urbana»);2nivel de desarrollo social que por primera vez se alcanzó en la Sumeria delIV milenio a. C., espacio propicio para la constitución de las primeras ciudades-estadocompetitivas a partir del sustrato neolítico que llevaba ya cuatro milenios desarrollándoseen el «Creciente fértil».3 A partir de ellas, y de sucesivos contactos (tanto pacíficos comoinvasiones) de pueblos vecinos (culturas sedentario-agrícolas o nómada-ganaderas que senombran tradicionalmente con términos de validez cuestionada, más propios de familiaslingüísticas que de razas humanas: semitas, camitas, indoeuropeos, etc.), se fueronconformando los primeros estados de gran extensión territorial, hasta alcanzar el tamaño deimperios multinacionales.
  • 146. Procesos similares tuvieron lugar en diversos momentos según el área geográfica(sucesivamente Mesopotamia, el valle del Nilo, el subcontinente indio, China, la cuenca delMediterráneo, la América precolombina y el resto de Europa, Asia y África); en algunaszonas especialmente aisladas, algunos pueblos cazadores-recolectores actuales aún nohabrían abandonado la prehistoria mientras que otros entraron violentamente en la edadmoderna o contemporánea de la mano de las colonizaciones del siglo XVI al XIX.Los pueblos cronológicamente contemporáneos a la Historia escrita del MediterráneoOriental pueden ser objeto de la Protohistoria, pues las fuentes escritas por romanos,griegos, fenicios, hebreos o egipcios, además de las fuentes arqueológicas, permitenhacerlo.La Antigüedad clásica se localiza en el momento de plenitud de la civilizacióngrecorromana (siglo V a. C. al II d. C.) o en sentido amplio, en toda su duración(siglo VIII a. C. al V d. C.). Se caracterizó por la definición de innovadores conceptossociopolíticos: los de ciudadanía y de libertad personal, no para todos, sino para unaminoría sostenida por el trabajo esclavo; a diferencia de los imperios fluviales del antiguoEgipto, Babilonia, India o China, para los que se definió el impreciso categoría de «modode producción asiático», caracterizados por la existencia de un poder omnímodo en lacúspide del imperio y el pago de tributos por las comunidades campesinas sujetas a él, perode condición social libre (pues aunque exista la esclavitud, no representa la fuerza detrabajo principal).4El final de la Edad Antigua en la civilización occidental coincide con la caída del Imperioromano de Occidente (en el año 476; el Imperio romano de Oriente sobrevivió toda la EdadMedia hasta 1453 como Imperio bizantino), aunque tal discontinuidad no se observa enotras civilizaciones. Por tanto, las divisiones posteriores (Edad Media y Edad Moderna)pueden considerarse válidos sólo para aquélla; mientras que la mayor parte de Asia yÁfrica, y con mucha más claridad América, son objeto en su historia de una periodizaciónpropia.Algunos autores culturalistas hacen llegar la Antigüedad tardía europea hasta los siglos VIy VII, mientras que, la escuela "mutacionista" francesa la extiende hasta algún momentoentre los siglos IX y XI. Distintas interpretaciones de la historia ponen el acento encuestiones económicas (transición del modo de producción esclavista al modo deproducción feudal, desde la crisis del siglo III); políticas (desaparición del imperio einstalación de los reinos germánicos desde el siglo V); o ideológicas, religiosas (sustitucióndel paganismo politeísta por los monoteísmos teocéntricos: el cristianismo —siglo IV— yposteriormente el islam —siglo VII—), filosóficas (filosofía antigua por la medieval) yartísticas (evolución desde el arte antiguo —clásico— hacia el arte medieval —paleocristiano y prerrománico—).5Las civilizaciones de la Antigüedad son agrupadas geográficamente por la historiografía yla arqueología en zonas en que distintos pueblos y culturas estuvieron especialmentevinculados entre sí; aunque las áreas de influencia de cada una de ellas llegaron en muchasocasiones a interpenetrarse e ir mucho más lejos, formando imperios de dimensionesmulticontinentales (el Imperio persa, el de Alejandro Magno y el Imperio romano),
  • 147. talasocracias (‗gobierno de los mares‘) o rutas comerciales y de intercambio de productos eideas a larga distancia; aunque siempre limitadas por el relativo aislamiento entre ellas(obstáculos de los desiertos y océanos), que llega a ser radical en algunos casos (entre elViejo Mundo y el Nuevo Mundo). La navegación antigua, especialmente la naturaleza yextensión de las expediciones que necesariamente tuvieron que realizar las culturasprimitivas de Polinesia (al menos hasta la Isla de Pascua), es un asunto aún polémico. Enalgunas ocasiones se ha recurrido a la arqueología experimental para probar la posibilidadde contactos con América desde el Pacífico. Otros conceptos de aplicación discutida son laprioridad del difusionismo o del desarrollo endógeno para determinados fenómenosculturales (agricultura, metalurgia, escritura, alfabeto, moneda, etc.) y la aplicación delevolucionismo en contextos arqueológicos y antropológicos.Contenido[ocultar] 1 Pueblos, culturas y civilizaciones en la Edad Antigua o 1.1 Próximo Oriente antiguo  1.1.1 Mesopotamia antigua  1.1.2 Persia antigua  1.1.3 Anatolia y Armenia antiguas  1.1.4 Levante mediterráneo antiguo  1.1.5 Siria, Jordania y Arabia antiguas  1.1.6 Valle del Nilo antiguo o 1.2 Mediterráneo y Europa antiguos  1.2.1 Grecia antigua  1.2.2 Islas del Mediterráneo antiguo  1.2.2.1 Chipre antiguo  1.2.2.2 Islas del Mediterráneo Occidental antiguo  1.2.3 África Noroccidental antigua  1.2.4 Europa Occidental antigua  1.2.5 Italia y Roma antiguas  1.2.6 Balcanes y Europa Oriental antiguos o 1.3 Eurasia Septentrional antigua o 1.4 Asia Central y Meridional antiguas o 1.5 Extremo Oriente antiguo o 1.6 África Subsahariana antigua o 1.7 América antigua  1.7.1 Norteamérica y Mesoamérica antiguas  1.7.2 Caribe antiguo  1.7.3 Sudamérica antigua o 1.8 Oceanía antigua 2 Mapas y cronología de la Edad Antigua o 2.1 Formaciones históricas en torno al espacio mediterráneo o 2.2 Tabla cronológica por continentes 3 Ficción
  • 148. o 3.1 Literatura o 3.2 Cine o 3.3 Televisión o 3.4 Historieta 4 Véase también 5 Notas 6 Bibliografía 7 Enlaces externos[editar] Pueblos, culturas y civilizaciones en la EdadAntiguaTableta de arcilla sumeria con escritura cuneiforme de finales del III milenio a. C. Lainnovación de la escritura es de tal magnitud para el desarrollo de la civilización que seidentifica con la historia misma.[editar] Próximo Oriente antiguo[editar] Mesopotamia antiguaArtículo principal: Historia de MesopotamiaLa desembocadura del Tigris y el Éufrates (los dos ríos —pótamos— en medio —meso—de los cuales se desarrolló este espacio de civilización) en la Baja Mesopotamia dio origena la acumulación de depósitos aluviales en la zona de marismas que va ganando
  • 149. paulatinamente terreno al mar frente a la costa en retroceso del Golfo Pérsico (actualmentea más de cien kilómetros del lugar que ocupaba en el IV milenio a. C., y con los dos ríosconfluyentes —Shatt al-Arab—). La zona fue propicia (con la condición de mantener unagran capacidad de organización social para el trabajo colectivo en la construcción de obrashidráulicas como canalizaciones), regadío y drenajes, para el desarrollo de las ciudades-estado sumerias (Ur, Uruk, Eridú, Lagash). Éstas, en competencia entre sí y con los pueblosnómadas de estepas y desiertos circundantes (los del sur y oeste englobados por lahistoriografía en el amplio concepto étnico de semitas y los del este en la zona irania dondese fue formando la civilización elamita), así como con los núcleos que se fueron formandomás al norte (Babilonia) y más al norte aún en la Alta Mesopotamia (Nínive); fuerondesarrollando las características constitutivas de la civilización (sociedad compleja) y elestado (superestructura político-ideológica): templo, clase sacerdotal y religión organizada,frontera, guerra territorial, ejército, propaganda, impuestos, burocracia, monarquía,construcciones como murallas y zigurats; y el rasgo que marca el inicio de la historia: elregistro de la memoria en la escritura.La dinámica del crecimiento territorial llevó a la formación de imperios, que en supretensión de monopolizar el poder, se describían a sí mismos como un continuo espacial"entre el mar pequeño y el mar grande" (el Golfo Pérsico y el Mediterráneo), enenumeraciones más o menos fiables de pueblos anexionados, destruidos, dispersados,rechazados, sometidos, tributarios, o simplemente socios comerciales, aliados o contactosdiplomáticos. Renacimiento sumerio Imperio acadio Imperio babilónico Imperio asirio Mitanni Imperio medio asirio Imperio neobabilónico o Imperio caldeo Imperio nuevo asirio o Imperio neoasirio6 Los jardines colgantes de Babilonia, fueron alguna vez una de las siete maravillas del mundoEstatua sedente del antiguo, símbolo del poder del Imperiopríncipe Gudea, neobabilónico, hoy apenas existe evidencia de su Tiglatpileser III, reypatesi de la ciudad- existencia. Cuadro del siglo XIV de Martin van de Asiria del sigloestado sumeria de Heemskerck; al fondo se ve la legendaria Torre VIII a. C.Lagash. de Babel.
  • 150. [editar] Persia antiguaEscultura de un animal fantástico. Persépolis.Artículo principal: Historia de IránCordilleras, mesetas, estepas y desiertos caraterizan un difícil medio físico entre el Éufratesal este, el Golfo Pérsico al sur, el Indo al este y los Montes Elburz, el Mar Negro y el ríoOxus al norte. No obstante, también son la vía terrestre que conecta el Próximo Oriente conel Asia Central y el Asia Meridional (más difícilmente, siendo más usada la conexiónmarítima); y a través de esas zonas, en última instancia, con el Extremo Oriente. La extensaregión persa o irania cumpliría un papel clave en la teoría indoeuropea, de debatida validez,que suponía la existencia de un grupo ancestral de pueblos de las estepas portadores derasgos comunes (lingüísticos, étnicos, culturales e incluso de estructura de pensamiento),esencialmente ganaderos (otorgaban un gran valor a vacas, caballos y perros), de estructurasocial patriarcal, jerarquizada y triádica (visible incluso en su panteón de dioses7 ), queprotagonizaron una gigantesca expansión que incluiría la conquista de India por los arios; lade Europa por los predecesores de griegos, latinos, celtas, germanos y eslavos; y la deMesopotamia, Anatolia, Levante y Egipto por medos y persas. Imperio elamita Imperio aqueménida Zoroastrismo Yazidismo Pueblos iranios Lenguas iranias Medos Persas Partos Kurdos
  • 151. Investidura de Ardacher I (fundador de la dinastíaFriso de los sasánida —siglo III—) por el dios Ahura Mazda. Capitel de la apadana Sus caballos pisotean al anterior rey, Artabán IV,inmortales. del palacio de Darío y a la deidad negativa Ahriman. Naqsh i Rustam. en Susa.[editar] Anatolia y Armenia antiguasCreseida de plata. Moneda emitida por el rey Creso de Lidia siglo VI a. C.La península de Anatolia, vía terrestre entre Asia y Europa, de la que la separa el estrechodel Bósforo y las numerosas islas del Egeo, con las que siempre mantuvo un continuocultural (del que son muestra los aqueos y troyanos del mito homérico), estuvo en elcorazón de las innovaciones de la Revolución Neolítica y la Revolución Urbana,desarrollando estados poderosos que entraron en relación y competencia con losmesopotámicos e incluso con Egipto. Hacia el norte, la costa del Mar Negro (el Ponto paragriegos y romanos), acogía mitos como el del vellocino de oro que se hallaba en laCólquide. La cordillera del Cáucaso la pone en contacto con las lejanas llanuraseurasiáticas.Artículo principal: Lenguas anatoliasArtículo principal: Historia de ArmeniaArtículo principal: Historia de AnatoliaVéanse también: Turquía#Historia pre-turca de Anatolia y :en:History of Anatolia Troya Hititas Lidios Frigios Capadocios
  • 152. Urartu Nairi Hayasa-Azzi Reino de Armenia Relieve con guerreros hititas, enEl llamado tesoro de Príamo, descubierto por Schliemann Hattusa.en su excavación de Troya.[editar] Levante mediterráneo antiguoÁnforas fenicias halladas en el puerto de Mazarrón (sureste de España).La zona costera más oriental del Mediterráneo, por su ubicación entre África y Asia y susfavorables condiciones físicas, actuó como un "pasillo" entre el mar y el desierto, muycompartimentado, aunque con valles fluviales de dirección norte-sur (los del Jordán y elOrontes), que posibilitó las comunicaciones terrestres entre África, Asia y Europa. Esepapel se había cumplido desde el Paleolítico y el Neolítico (Jericó), y se acentuó con lasprimeras civilizaciones. Los grandes imperios de Egipto, Mesopotamia y Anatolia tuvieronen esta zona su zona de contacto geoestratégico. El contexto crítico de finales delII milenio a. C. permitió que se desarrollaran potentes civilizaciones locales de fuerte
  • 153. personalidad e influencia en el desarrollo histórico posterior (rasgos como el alfabeto o elmonoteísmo), con una proyección muy superior a su extensión geográfica o población.Artículo principal: Levante mediterráneoArtículo principal: FeniciaArtículo principal: Historia de PalestinaArtículo principal: Historia del antiguo IsraelArtículo principal: Arqueología bíblicaArtículo principal: Tierra Santa Cananeos Amorreos Filisteos Moabitas Amonitas Hebreos Reino de Israel Reino de Judá Samaritanos JudaísmoReconstrucción teórica del Fortaleza de Masada, donde lastemplo de Salomón en legiones romanas asediaron a una Pesa con el símbolo de laJerusalén. guarnición judía. diosa fenicia Tanit. Arados.[editar] Siria, Jordania y Arabia antiguas
  • 154. Vista de El Tesoro desde el desfiladero. Petra.Entre el Tigris y la cordillera del Líbano comienza una vasta zona desértica que se extiendehacia el sur hasta la península Arábiga. Supone un obstáculo insalvable para el desarrollode la agricultura más allá de pequeñas zonas de oasis muy dispersos, excepto en la zona delYemen (Arabia Felix -Arabia Feliz-). Las actividades económicas que se desarrollaron ypermitieron la formación de una peculiar civilización fueron, por tanto, la ganaderíanómada y las lucrativas rutas caravaneras del comercio a larga distancia que conectabantodas las partes del mundo antiguo a través de los puertos del Mar Rojo, el golfo de Adén yel Golfo Pérsico (abiertos al Océano Índico -navegación hasta la India e Indonesia-, al estede África -donde la relación con Eritrea y Etiopía fue muy estrecha- y a la costa oriental deEgipto -Berenice-), y ciudades del interior como Damasco, Petra o Palmira (que conectabancon el Levante mediterráneo). Arabia pre-islámica Imperio seleúcida Siria (provincia romana) Historia de Siria Historia de Jordania Historia de Yemen Qataban Reino de Saba Himyar Awsan Dilmun Nabateos Lihyan Magan Petra
  • 155. Palmira Ruta del incienso[editar] Valle del Nilo antiguoLa Esfinge y las Pirámides de Guiza (en el antiguo Egipto, III milenio a. C.).Egipto es un don del Nilo (Heródoto), pues pocas civilizaciones tuvieron una relación tandeterminante con un río. Su crecida anual permite la fertilidad y altísima densidad depoblación de una estrecha franja que recorre el despoblado desierto norteafricano(desertizado en el periodo postglacial) desde las cataratas del sur hasta el delta del norte. Ladualidad entre el Alto Egipto y el Bajo Egipto forjó, sobre una sociedad campesinaextraordinariamente estable y vinculada por el trabajo colectivo en las obras hidráulicas,unas instituciones y una cultura caracterizadas por la sacralización de la figura del faraón,la fortaleza de los templos, una eficaz burocracia y una compleja religión del más allá.Dentro de una gran continuidad a lo largo de milenios (que a veces se ha interpretado comohomogeneidad o incluso estereotipación, con escasísimas excepciones —el periodo de Tellel-Amarna—), se mantuvo una repetida dialéctica entre la unidad y la disgregación en eldevenir cíclico de las fases de la historia egipcia, con periodos de esplendor y de crisis. Antiguo Egipto Hicsos Pueblos del Mar Nubios Reino de Kush Reino de Aksum Reino de Napata Reino de Meroe Camitas Expansión afroasiática Lenguas cusitas Lenguas egipcias
  • 156. Ramsés II, el más activo de los faraones del Imperio nuevo, en un relieve de Abu Simbel. La expansión exterior llevó hasta el norte de Palestina, enfrentándose con La apertura del los hititas en la famosa batalla deAmenofis IV realizó sarcófago de Qadesh (1274), cuyouna reforma religiosa Tutankamón por Howardtendente al Carter en 1923, uno de incierto resultado permitió presentarla Pirámides de Gebelmonoteísmo de Atón, los momentos más espectaculares de la como una victoria Barkal, en el reino deredenominándose Napata (o de los por ambas partes,Ajenatón; sus cambios arqueología. Era una «faraones negros» o obligó alimplicaron incluso una tumba intacta, y precisamente la del mantenimiento de un khusitas),alteración de las faraón cuyo breve precoz concepto de fuertementeconvenciones de influenciado por la reinado (1336- «equilibriorepresentación internacional» con cultura egipcia.artística, en lo que se 1327 a. C.) significó la Actual Sudán. sofisticadasha denominado «estilo vuelta a la ortodoxiade Tell el Amarna» tradicional de la religión negociaciones diplomáticas, y(mediados del siglo egipcia tras el paréntesis herético de Ajenatón. suscitó un interesanteXIV a. C.). programa justificativo en textos y monumentos artísticos que la convierten en la primera batalla de la historia militar con suficiente información como para ser objeto de un estudio detallado.[editar] Mediterráneo y Europa antiguos
  • 157. Véanse también: Cuenca del Mediterráneo, Mediterráneo occidental y Mediterráneo oriental Pueblos prerromanos Pueblos colonizadores Orientalizante Helenismo Romanización[editar] Grecia antiguaEl Partenón, Atenas, siglo V a. C. Es el edificio más representativo de la cultura helena, suconstrucción fue ordenada por el político griego Pericles, costó aproximadamente treintamillones de dracmas, lo equivalente a una cifra astronómica de dinero, aún para losestándares modernos. Consiste en una obra maestra de arte y arquitectura, como también deingeniería: su estructura resistente; los recursos de la perspectiva y su decoración, utilizados(as) en su estética, lo hacen merecedor de tal título.Artículo principal: Antigua GreciaHélade es el concepto geográfico y cultural que abarcaba en la Antigüedad clásica elterritorio habitado por los griegos o helenos, más amplio que la actual Grecia, y quecomprendería el territorio continental europeo que va desde el Peloponeso al sur hasta unadifusa separación con Macedonia, Tracia y Epiro al norte; además de las islas del mar Egeoy del Mar Jónico y la costa occidental de la actual Turquía (Jonia) hasta el Helesponto.También se asimilaban al concepto de Hélade las colonias griegas establecidas por todo elMediterráneo; y también podían entenderse próximos a él los extensos territorios de lasmonarquías helenísticas de Egipto y el Próximo Oriente, que en mayor o menor medidahabían sido helenizados. Civilización cicládica Civilización minoica Civilización micénica Aqueos Jonios Dorios Eolios Época Oscura Colonización griega Orientalizante
  • 158. Siglo de Pericles Antigüedad clásica Civilización clásica HelenismoVéanse también: Atenas, Esparta, Corinto, Megara, Mitilene, Samos, Rodas, Focea, Mileto yHalicarnasoVéanse también: Guerras Médicas, Guerra del Peloponeso, Anábasis y Guerra en la antiguaGreciaVéanse también: Aristocracia, Oligarquía, Tiranía y Democracia griegaVéanse también: Licurgo, Clístenes, Solón, Pisístrato, Polícrates, Leónidas, Temístocles,Pericles, Alcibíades y DemóstenesVéanse también: Homero, Hesiodo, Esquilo, Sófocles, Eurípides, Aristófanes, Safo, Píndaro,Anacreonte y EsopoVéanse también: Fidias, Mirón, Policleto, Praxíteles, Scopas, Lisipo, Ictinos, Calícrates,Mnesicles, Hipodamo de Mileto, Exequias y ApelesVéanse también: Logógrafos, Heródoto y TucídidesVéanse también: Sofista, Filosofía griega, Tales de Mileto, Heráclito, Demócrito,Parménides, Sócrates, Platón, Aristóteles, Diógenes, Zenón de Elea y EpicuroVéanse también: Hipócrates, Pitágoras, Euclides, Plotino y Pseudo Dionisio Areopagita El Imperio macedonio fue el más vasto delMaqueta de la mundo antiguo, yestructura del palacio Zeus, padre de los también el más El estadio dede Cnosos. Fue una dioses y armado con el efímero: no sobrevivió rayo, como Afrodisias, uno de losasombrosa ciudad a su fundador, corresponde a la pocos vestigios quepalatina ubicada en Alejandro Magno. En nos quedan de esaCreta, de mitología griega, plena juventud, tras ciudad grecorromana,características nunca preside el Santuario de suceder a su padreantes vistas (red de Olimpia donde en su Filipo de Macedonia conocida en su tiempo honor se celebraban (que previamente por sus bellos edificiostuberías, posición de mármol. El estadiocompleja en las gradas desde el siglo había unificado lasdel interior, VIII a. C. los juegos poleis griegas), aplicó es, de hecho, unadimensiones muy olímpicos, hitos que la eficaz maquinaria mezcla entre un marcaban el coliseo y una pistasuperiores a otros de guerra formada por griega. La razón depalacios calendario y uno de este a la derrota del ello se debe a quecontemporáneos, etc.), los legados más Imperio persa, el celebraban batallaspor lo que se cree que importantes de la enemigo de los civilización clásica. Lagriegos desde las sangrientas y al mismode la civilización tiempo juegos comominoica, los egipcios - colosal estatua de oro guerras médicas. Su y marfil, de 12 metros gesta expandió la lazamiento de discos.no los griegos-, seinspiraron en el mito de altura, se debía a cultura griega por
  • 159. de la Atlántida. Las Fidias (siglo V a. C., y Próximo Oriente yteorías arqueológicas se contaba entre las hasta el Asia Central ysobre el catastrófico siete maravillas del la India, iniciando elfinal de la cultura mundo antiguo. periodo denominadominoica, asociado a la Destruida en el siglo Helenismo.llamada «erupción V d. C., este grabadominoica» del volcán es una recreación deque produjo la caldera época moderna.actual de la islaSantorini (sigloXVII a. C.), tambiénpermiten su asociacióncon ese mito.[editar] Islas del Mediterráneo antiguoMuchos mitos griegos se situaban en costas o islas situadas en un indefinido «extremoOccidente» (Vulcano —Hefaistos—, Trabajos de Hércules —Heracles, Columnas deHércules, Gerión, Atlas—, Atlántida, Jardín de las Hespérides, Odisea —Cíclopes,Lestrigones, Sirenas, Escila y Caribdis, Ogigia, Lotófagos—); otros se situaban endirección menos clara, o más bien en el Mediterráneo oriental (hacia el Mar Negro —laCólquide de los viajes de Jasón, los Argonautas y el Vellocino de Oro—, el sur del Egeo —la Creta de Minos, Dédalo, Ícaro, y el Minotauro vencido por el ateniense Teseo; o delrapto de Europa— o el Chipre del nacimiento de Afrodita).[editar] Chipre antiguo Historia de Chipre[editar] Islas del Mediterráneo Occidental antiguoTemplo élimo de Segesta, en Sicilia. Megalitismo Historia de Córcega Corsos (corso)
  • 160. Historia de Cerdeña Sardos Historia de Sicilia (Sicilia) Sículos Sicanos Élimos Islas Eolias Historia de las Baleares (Islas Baleares —baleáricos, honderos baleares, Quinto Cecilio Metelo Baleárico—) Historia de Malta Gozo Djerba Batalla de Alalia Magna Grecia Expedición a Sicilia Guerras púnicasVéanse también: Tiranos de Siracusa, Agatocles, Hermócrates, Filisto y Arquímedes[editar] África Noroccidental antiguaAníbal, líder cartaginés de la familia bárcida juramentado contra la República romana,protagonizó durante la Segunda Guerra Púnica una espectacular campaña militar que rodeótodo el Mediterráneo Occidental, incluyendo el cruce de los Alpes con elefantes de guerra.La historiografía romana escogió su figura para la representación idealizada y prototípicadel adversario temible. Libiofenicios Cartago Reino de Mauritania Reino de Numidia Guanches Lenguas bereberesVéanse también: Himilcón, Hannón, Amílcar, Asdrúbal, Aníbal, Masinisa, Juba I, Juba II yYugurta
  • 161. Capitolio de Sbeitla.[editar] Europa Occidental antiguaVallum Hadriani (Muro de Adriano), en Britania. Germanos Britanos Pictos Hibernios Celtas Pueblos galos Historia antigua de la Península Ibérica Pueblos prerromanos de la Península Ibérica Tartessos Pueblos contemporáneos a la conquista romana de Hispania: Pueblos de la zona oriental y meridional (franja mediterránea, Pirineos, valle del Ebro, Cordilleras Béticas y valle del Guadalquivir), genéricamente denominados iberos: layetanos, ausetanos, lacetanos, indigetes, ilergetes, iacetanos —relacionados más bien con los aquitanos-, suessetanos, sedetanos, edetanos, ilercavones, turdetanos, túrdulos, contestanos, oretanos, bastetanos, etc. Pueblos de la zona occidental (actual Portugal) y central (Meseta central y el Sistema Ibérico): célticos, lusitanos, vetones, carpetanos, celtíberos, vacceos, etc. Pueblos de la zona norte o franja cantábrica: galaicos, astures, cántabros, autrigones, várdulos, turmogos, berones, caristios, vascones, etc.
  • 162. Véanse también: Britania romana, Galia, Germania, Hispania romana, Provinciasromanas y Lenguas paleohispánicas El Acueducto de Segovia es una de las Toros de Guisando, muestras de la profunda romanización deTesoro del Carambolo, esculturas prerromanas Hispania. Conduce el agua una distanciaatribuido a la cultura en Carpetania (centro superior a 15 km, salvando una profundatartésica (suroeste de de España). vaguada, hasta llegar al altozano ocupadoEspaña). por la ciudad, lo que le convierte en el acueducto romano más largo conservado.[editar] Italia y Roma antiguasMolde de cadáver humano y objetos diversos de Pompeya.Artículo principal: Pueblos antiguos de Italia Hirpinos Taurinos Ligures Samnitas Ecuos Volscos Etruscos Sabinos LatinosArtículo principal: Antigua RomaEl Imperio romano tuvo un impacto muy superior a su propia extensión espacial (casi 6millones de kilómetros cuadrados, ya de por sí una de las mayores entre los imperios detodos los tiempos)8 y a su duración temporal (del 27 a. C. al 476 d. C. en Occidente y al1453 en Oriente); por ser la institución política y la formación económico social decisiva
  • 163. para la conformación de la civilización occidental, que en buena medida puede considerarseuna pervivencia suya. A través de ella pervivieron sus conceptos jurídicos e institucionales(derecho romano, municipio romano, provincia romana, senado romano...), artísticos yculturales (arte y cultura clásica, urbanismo romano, vía romana, teatro romano, termas,acueductos...) y el propio idioma (el latín). La romanización fue un proceso que tuvomucho de sincrético, puesto que incorporaba rasgos culturales de los pueblos conquistados.Muy especialmente se identificó con la civilización griega, a la que Roma reconocía comosuperior a la suya propia, excepto en cuestiones políticas y militares (Ex Oriente Lux, ExOccidente Dux).9 En su periodo final, la aportación judeocristiana fue decisiva.Véanse también: Monarquía romana, República romana, Imperio romano, Alto Imperioromano y Bajo imperio romanoVéanse también: Crisis del siglo III, Anarquía militar, Decadencia del Imperio romano,Invasiones bárbaras, Saqueo de Roma y Caída del Imperio romanoVéanse también: Historia de las instituciones en la Antigua Roma, Senado romano,Asambleas romanas, SPQR, Magistratura romana, Tribuno de la plebe y Dictador romanoVéanse también: Triunvirato, Emperador romano, Anexo:Emperadores romanos, Principado(Roma), Dominado (Roma) y TetrarquíaVéanse también: Patricios, Plebeyos, Secessio plebis, Cliente (Roma antigua), Equites,Nobiles, Optimates, Populares, Honestiores, Humiliores, Esclavo romano y LibertoVéanse también: Ciudadanía romana, Ciudadanía latina, Ius romanum, Ius latii, Iusgentium, Ius civile, Edicto de Latinidad de Vespasiano, Edicto de Caracalla, Provinciaromana, Colonia romana, Veterano romano y FoederatiVéanse también: Reformas de los Gracos, Reformas de Mario, Reformas de Sila, Reformasde César, Reformas de Augusto, Reformas de Claudio, Reformas de Vespasiano, Reformasde Trajano, Reformas de Adriano, Reformas de Diocleciano, Reformas de Constantino,Reformas de Juliano y Reformas de TeodosioVéanse también: Guerras de Veyes, Guerras Samnitas, Guerras sociales, Guerras Púnicas,Guerras Pírricas, Guerras Ilíricas, Guerras Celtíberas, Guerras Mitridáticas, GuerraRomano-Siria, Guerra Cimbria, Guerras Serviles, Guerras Civiles de la República deRoma y Guerra de las GaliasVéanse también: Guerras Cántabras, Conquista de Germania, Guerras judeo-romanas,Guerras Párticas, Conquista romana de Britania, Guerra de Yugurta, Guerras Dacias,Guerras Romano-Sasánidas, Historia de las campañas militares romanas y Ejército de laRoma antiguaVéanse también: Esclavitud en la Roma Antigua, Latifundios en la antigua Roma,Agricultura y ganadería en la antigua Roma, Industria en la antigua Roma, Comercio en laAntigua Roma, Medidas y pesos en la Antigua Roma, Moneda en la Antigua Roma,Collegia, Navicularii y PublicanoVéanse también: Cultura de la Antigua Roma, Derecho romano, Ciudad romana, Tecnologíaromana, Ciencia romana, Filosofía romana, Filosofía helenística, Costumbres de laAntigua Roma y Arte de la Antigua RomaVéanse también: Religión en la Roma antigua, Cristianismo primitivo, Religión mistérica,Persecuciones y PatrísticaVéanse también: Latín, Literatura romana, Virgilio, Ovidio, Horacio, Marcial, Quintiliano,Petronio, Apuleyo, Terencio y Plauto
  • 164. Véanse también: Catón el Viejo, Cicerón, Séneca, Marco Aurelio, Lucrecio, Plinio el Viejo,Plinio el Joven y VitrubioVéanse también: Historiografía romana, Tito Livio, Suetonio y Tácito10 Busto de Julio César, el último «hombre fuerte»Frescos etruscos de la de la República«tumba de los (otros fueronleopardos» (Tarquinia), Mario, Sila o su Planta del Coliseo dedonde se representa un principal rival, Roma o Anfiteatrosimposion, costumbre Pompeyo), y Flavio, donde sesocial de clara influencia antecesor sentaban 5000griega, representado espectadores a observar inmediato delaquí con el colorido y la Imperio romano, espectáculos sangrientosconcepción festiva como batallas entre que diseñó supropios de la pintura gladiadores o con fieras Fases de la expansión heredero Octavioetrusca. Los etruscos salvajes, e inclusive territorial de Roma, Augusto bajo ladesarrollaron una batallas navales desde el Lacio inicial forma decivilización con (naumaquias). La hasta la máxima principado (finalescaracterísticas expresión panem et extensión en tiempos del siglo I a. C.).orientalizantes dentro La expansión circensis (‗pan y circo‘) de Trajano (siglo II),del contexto itálico, del territorial de Roma declaraba la intención y la posterior divisiónque fueron la potencia y las guerras demagógica de halagar y del imperio y caída dedominante hasta que embrutecer a las masas Occidente. civilesRoma, la capital latina republicanas populares al tiempo queque estuvo sometida a significaron se garantizaba su apoyoreyes etruscos a la figura imperial; de socialmente la(Monarquía romana), se superación de la modo similar a como loterminó imponiendo en oposición inicial habían hecho loslos primeros tiempos de entre patricios y dirigentes de la fase finalla República (del siglo plebeyos y la de la República romana.V a. C. al siglo III a. C.). constitución de un modo de producción esclavista que encumbró a una
  • 165. poderosísima aristocracia.[editar] Balcanes y Europa Oriental antiguosBase del Obelisco de Teodosio en Constantinopla, la Nueva Roma creada en la antiguacolonia griega de Bizancio, en una localización de excepcional valor estratégico. Aparecesu corte imperial presidida por un crismón. Tras la crisis del siglo III que inicia una seculartransición del esclavismo al feudalismo, el Bajo Imperio romano desarrolló la nuevaestructura política del Dominado con las reformas de Diocleciano, se cristianizó a partir deledicto de Milán de Constantino (313) y se dividió entre un Occidente ruralizado y sometidoa las invasiones germánicas del siglo V y un Oriente que resistió y se prolongó durante todala Edad Media convertido en Imperio bizantino. Primeras civilizaciones metalúrgicas del sureste de Europa Ilirios Peonios Dacios Macedonios Tracios Escitas Sármatas Wendos (venedi o proto eslavos) Reino de Epiro Guerras Pírricas Guerras Ilíricas Panonia Iliria Ilírico Dalmacia Tracia Dacia Escitia Ponto
  • 166. Tumba tracia de Kazanlak (en Bulgaria). Acinaces de hierro escita (siglo VII al V a. C.).[editar] Eurasia Septentrional antigua Lenguas urálicas Lenguas uralo-altaicas Lenguas altaicas Lenguas ugrofinesas Lenguas samoyedas[editar] Asia Central y Meridional antiguasRepresentación moderna de un pasaje del Mahábharata (la batalla de Kurukshetra), junto altexto en sánscrito.Las estepas del Asia Central tuvieron históricamente una estrecha relación (dialéctica depueblos nómadas y sedentarios) con la llanura del Indostán, y ésta con la Península delDecán. La conexión por tierra con el Oriente Medio a través de los desiertos de Irán fue, encambio, más comprometida, mientras que la navegación por el Mar Arábigo permitió rutasmás fluidas. No obstante, todas ellas fueron experimentadas, a veces en el transcurso de lamisma expedición, como fue el caso de la de Alejandro Magno (326). Asia Central Asia Meridional Cultura del valle del Indo Arios Magadha Imperio maurya Lenguas indoeuropeas Sánscrito
  • 167. Lenguas elamo-drávidas Pueblos túrquicos Hunos Escitas Civilización del Oxus (complejo arqueológico Bactria-Margiana) Cultura de Andronovo Corasmia Bactriana Sogdiana Margiana Beluchistán Gedrosia Tocarios Imperio kushān Fragmento del sexto decreto del Pilar de Asoka, hacia el 238 a. C. Procede probablemente del Pilar Meerut, enMujer sentada, terracota pintada Uttar Pradesh (India). Hoy se encuentra en el Museode la Civilización del Oxus, Británico.hacia el 2000 a. C.Buda de estilo Gandhara (siglo I).
  • 168. Historia de Afganistán Historia de Uzbekistán Historia de Turkmenistán Historia de Tayikistán Historia de Pakistán Historia de la India Ruta de la seda Hinduismo Vedas Mahábharata Ramayana Budismo Jainismo Grecobudismo Nestorianismo Ladera que contenía los Budas de Bamiyan (Afganistán,Moneda de Azes I, rey hacia el siglo V), destruidos por los talibanes en 2005.indogriego-escita del siglo I a. C.[editar] Extremo Oriente antiguo
  • 169. Inscripción antigua en caracteres chinos sobre caparazón de tortuga.El aislamiento geográfico de esta zona está marcado por las más altas cordilleras delmundo: el Himalaya, el Altai, el Hindu Kush, el Tian Shan, el Pamir y el Karakorum; yalgunos de los más extensos y secos desiertos: el Taklamakán y el Gobi. Incluso lascomunicaciones marítimas entre India y China son dificultosas (exposición a los monzones,prolongada navegación por la interposición de la península de Indochina y la península deMalaca que obliga a cruzar por zonas como el estrecho de la Sonda o el estrecho deMalaca). Aun así, existieron contactos, como testimonia la la continuidad de rutascomerciales y la difusión de tecnologías, alfabetos y religiones (el hinduismo al Suresteasiático y el budismo a Tibet, China y Japón). No obstante, la dificultad de ese contacto sepercibía como resultado de un viaje de dimensiones míticas (Viaje a Occidente). Historia de China Historia de Japón Historia de Corea Historia de Vietnam Historia de Tailandia Historia de Camboya Historia de Laos Historia de Indonesia Historia de Birmania Historia del Tíbet Historia de Mongolia Lenguas sino-tibetanas Lenguas túrquicas Lenguas mongolas Lenguas altaicas Lenguas tunguses Lenguas austronesias Lenguas malayo-polinesiasCarro de guerra del ejército dePiezas de bronce en Fresco chino del siglo IXterracota, que custodiaba la forma de espada usadas representando a monjes budistas; elimpresionante tumba del Qin como moneda. Estado de la izquierda con rasgos tocarios.Shi Huang, primer Emperador Yan, Reinos Grutas Bezeklik o Grutas de los Milde China (siglo III a. C. Combatientes, China, Budas, ubicadas en Qian Fo Dong, siglo IV a. C. al siglo cuenca del Tarim, Xinjiang, en la II a. C. región autónoma de los uigures
  • 170. (China).Figura de finales del periodo Jomon (Japón, del X milenio a. C. al siglo III a. C.). Tocarios Mongoles Ordos Oriatos Pueblos túrquicos Pueblos tunguses Hunos Uigures Xiongnu Etnia han Ainu Japoneses Coreanos Cingaleses Javaneses Malayos Tagalos Siameses Camboyanos Vietnamitas Religión tradicional china Mitología china Confucionismo Taoísmo Budismo Mahāyāna Mitología japonesa Shinto
  • 171. Zen Hinduización de la Península Indochina11Prasasti (piedra con Caballo de plata de la Yumbulagang, fortalezainscripciones) de la cultura de los Ordos, un que se considera la Linga delera de Purnawarman, pueblo del Desierto de primera construcción santuario de Cátrey de Tarumanagara Ordos (Mongolia edificada en Tibet, y que Tiên (Vietnam),(Tugu, Jakarta, isla de Interior, actual China), habría sido fundada por su enigmáticoJava, Indonesia, siglo siglo IV a. C. al siglo mitológico primer rey, yacimiento conV a. C.), una I a. C. Nyatri Tsenpo (hacia el dataciones desdecivilización altamente siglo II a. C.).13 el siglo IV.14influida por lahindú.12[editar] África Subsahariana antiguaJinete de terracota. Cultura Nok (actual Nigeria).El desierto del Sahara y las dificultades del curso superior del Nilo supusieron dosformidables barreras geográficas que provocaron una discontinuidad cultural muyimportante entre el Norte de África y el África Subsahariana. No obstante, fueron losuficientemente permeables como para permitir el contacto mediante rutas caravaneras conla zona del río Níger y el Golfo de Guinea, y el contacto a través del Mar Rojo con Eritrea y
  • 172. Etiopía, zonas fuertemente vinculadas a la Península Arábiga. El caso especial deMadagascar es consecuencia de la procedencia de la población malagache, relacionada através del Océano Índico con otras poblaciones malayo-polinesias. África Subsahariana Historia de África Cultura Nok Pueblos bantúes Expansión bantú Khoisan Expansión afroasiática Lenguas chádicas Lenguas cusitas Lenguas omóticas[editar] América antiguaVéanse también: Historia de América, Prehistoria de América, América precolombina,Llegada del hombre a América, Teoría del poblamiento temprano, Teoría del poblamientotardío, Periodo Formativo de América, Periodo clásico de América, Américaprecolombina y Lenguas indígenas de América[editar] Norteamérica y Mesoamérica antiguasArtículo principal: Historia de América del NorteArtículo principal: Cronologías de MesoaméricaVéanse también: Norteamérica, Mesoamérica, Aridoamérica y Oasisamérica Cultura olmeca Bloque de Cascajal Mitología olmeca Mixtecos Zapotecos Cultura Adena Cultura maya Cuicuilco Pirámide del Tigre en la ciudad maya de Elthumb|Inscripción Cabeza colosal Mirador (Petén, Guatemala, preclásico tardío,maya, en Tikal olmeca (Xalapa, hacia el 600 a. C.). También incluía la pirámide La
  • 173. (Guatemala). México). Danta, actualmente oculta por la selva, un complejo religioso más grande que la Gran Pirámide de Guiza.[editar] Caribe antiguoArtículo principal: Historia del Caribe Banwari Trace15 Pueblo Ortoiroide16 Cultura Saladoide17 Etnia caribe Taíno Etnia Galibi o Kalina18[editar] Sudamérica antiguaArtículo principal: Historia de Sudamérica Antiguo Perú Épocas preincaicas Cultura de Paracas Chavín CaralPuerta del Sol Tumba del Señor de Calle de Piquillacta(Tiahuanaco, Sipán (cultura ([[cultura Huari, Perú,Bolivia). Lambayeque, Perú, siglo Machu Pichu (cultura siglo Inca, Perú, siglo XV). III).[editar] Oceanía antigua Oceanía Océano Pacífico Historia de Oceanía Melanesia Polinesia Micronesia Lapita Historia de Tonga
  • 174. Aborígenes australianos Maoríes Mitología samoana Religión hawaiana Tangaloa Lenguas austronesias Lenguas malayo-polinesias Lenguas oceánicas La expedición de Thor Heyerdahl en la Kon-tiki fue un intento imaginativo de arqueología o Símbolos de los dioses maoríes. antropología experimental Tangaroa sería un héroeLa extraordinaria extensión de que pretendía comprobar la divinizado cuya genealogía sela colonización polinesia en el posibilidad de viajes entre conserva en los mitosPacífico, en un triángulo cuyos polinesios, mantenidos por la América del Sur y elvértices están en Nueva Pacífico, basándose en la tradición oral, y que permitenZelanda, Hawái y la Isla de capacidad de navegación describir e incluso datarPascua, y cuyo centro es Tahití. sucesivas migraciones que de balsas similares a losLa unidad etnográfica de esta «caballitos de totora» del comenzarían desde algún puntocultura se observa en lago Titicaca. No obstante, de Indonesia (posiblemente lacaracterísticas antropológicas la interpretación más usual Isla de Java, se ha calculado enfísicas, lingüísticas, el siglo III a. C.) y continuarían de las evidenciasideológicas, sociales y por radiación de isla en isla arqueológicas yeconómicas (determinados antropológicas mantiene hasta alcanzar la máxima 19cultivos y ganados —cerdos y expansión en el siglo XII. que el asentamientoaves—). original de la población de América se realizó vía terrestre, y de norte a sur, mientras que la de Oceanía se realizó de oeste a este.[editar] Mapas y cronología de la Edad Antigua
  • 175. El Viejo Mundo hacia el 500 a. C.
  • 176. Extensión de las distintas civilizaciones hacia el año 300.[editar] Formaciones históricas en torno al espacio mediterráneo Siglo Noroest Levante Irán y o Península Península Mesopot Grecia e de Egipto y Asia Asia Mile Itálica Ibérica amia África Menor Central nio Neolítico V (prehistóri Periodo Período mile co) predinást de El nio ico de Obeid a. C. Egipto Cerámica cardial Neolítico Período Período (prehistóri IV Periodo de Uruk de Uruk co) Civilizació mile protodiná n proto- nio stico de Período Período Cultura de elamita a. C. Egipto Yemdet Yemdet los Nasr Nasr sepulcros de fosa Calcolític o Período (prehistóri Periodo Dinástico Civilizació co) arcaico Arcaico n proto- Civiliza Cultura de Egipto elamita ción del vaso Cultura Ciudades III cicládica campanifo del vaso Imperio sumerias mile Imperio Imperio rme campanifo Antiguo nio acadio acadio Civiliza rme Imperio a. C. ción (prehistóri Primer acadio Renacimie minoica ca) Megalitis periodo nto mo intermedi Renacimi sumerio o ento Los sumerio Millares II Noroest Levante Irán y mile Península Península Mesopot Grecia e de Egipto y Asia nio Itálica Ibérica amia África Anatolia Central a. C.
  • 177. Edad delsiglo Civiliza Bronce Imperio ImperioXX ción Hititas Elam (prehistóri Medio asirioa. C. minoica ca) El Argarsiglo Civiliza Imperio Imperio ImperioXIX ción (prehistóri Elam Medio asirio asirioa. C. minoica ca, Sureste) Cultura de Imperio las Medio Hititassiglo Civiliza Motillas ImperioXVII ción Segundo Hurritas babilónic ElamI a. minoica (prehistóri Periodo oC. ca, Meseta Intermed Alepo Sur) io Segundo Cogotas I Hititas Periodosiglo Civiliza Imperio IntermedXVII ción (prehistóri Hurritas babilónic Elam ioa. C. minoica ca, Meseta o Norte) Alepo Hicsos Segundo Vila Nova Periodo (prehistórisiglo Civiliza Intermed Hititas Mitanni ca,XVI ción io Elam Desemboca. C. minoica Mitanni Kassitas adura del Imperio Tajo) Nuevo Cultura de Civiliza Hititas las ción Atalaiasiglo Terramara Mitanni minoica (prehistóri Imperio MitanniXV s Elam ca, Nuevoa. C. Kassitas Micénic Suroeste) Imperio (prehistóri os nuevo ca) Cultura de Civiliza Cultura las ción pretalayóti Hititassiglo Terramara Imperio minoica ca ImperioXIV s medio Elam (prehistóri Nuevo Imperioa. C. asirio Micénic ca, nuevo (prehistóri os Baleares) ca)siglo Micénic Cultura de Cultura Imperio Imperio Hititas ElamXIII os los talayótica Nuevo medio
  • 178. a. C. Campos (Baleares) asirio Pueblos de Urnas Pueblos Imperio del Mar (prehistóri del Mar Nuevo Pueblos ca) itálicos Pueblos del Mar (osco- umbros, Batalla latino- de faletos, Qadesh vénetos, etc.; prehistóri cos) Frigia Cultura de Lidia los Pueblos Imperio Elam Época campos desiglo itálicos Hititas medio oscura urnas ImperioXII asirio Imperio Nuevoa. C. (prehistóri Fenicios medio Dorios (prehistóri cos) Arameos asirio ca, Filisteos Noreste) Arameos Frigia Imperio Nuevo Lidia Pueblos Fundación Épocasiglo itálicos de Cádiz oscura Tercer FeniciosXI a. Arameos Elam periodoC. (prehistóri (protohist Jonios intermedi Reino de cos) oria) o de Israel Egipto Arameos I Noroest Levante Irán ymile Península Península Mesopot Grecia e de Egipto y Asia nio Itálica Ibérica amia África Anatolia Centrala. C. Pueblos Edad de Tercer Frigiasiglo itálicos Hierro periodo ÉpocaX a. (prehistóri intermedi Arameos Elam oscura LidiaC. (prehistóri ca y o de cos) protohistó Egipto
  • 179. rica) Fenicios Reino de Israel Reino de Judá Galos Frigia Etruscos Coloniz Lidia ación Tercersiglo Pueblos Preiberos fenicia periodo Fenicios Imperio Imperio ÉpocaIX a. itálicos intermedi nuevo nuevo oscuraC. Celtas Fundaci o de Reino de asirio asirio (prehistóri ón de Egipto Israel cos y Cartago protohistó Reino de ricos) Judá Época arcaica Frigia Celtas Primera Galos Tercer Lidia Olimpia Colonias periodo da Etruscos griegas Coloniz intermedi Cautivid Elamsiglo ación o de ad de ImperioVIII Homero Fundación Colonias fenicia Egipto Nínive nuevo Imperioa. C. de Roma fenicias asirio medo Coloniz Cartago Imperio Imperio ación Colonias Iberos nuevo nuevo griega griegas asirio asirio Tartessos Liga Urartu jonia Tercer Frigia Celtas periodo Imperio Etruscos intermedi Época Lidia nuevo Colonias o de Imperio arcaica asirio Monarquí griegas Egipto nuevo Colonias Imperiosiglo a romana asirio Tiranías fenicias asirio ImperioVII Colonias Imperio neobabilóa. C. Samnitas fenicias nuevo Imperio Legislad Cartago Imperio nico asirio neobabil ores neobabil Magna Iberos ónico griegos ónico Imperio Grecia Periodo medo Tartessos tardío de Fenicios Egipto
  • 180. (Saíta) Época Etruscos Cautivid arcaica Celtas ad de Samnitas Periodo Babiloni Tiranías Colonizaci Batalla Imperio tardío de a ón griega de neobabil Monarquí Egiptosiglo Democr Alalia ónico Imperio a romana (Saíta) ImperioVI a. acia Iberos aqueménid neobabilC. ateniens Imperio Imperio a República Imperio ónico e Tartessos cartagin aqueméni romana aquemén és da ida Imperio Imperio Imperio Magna aquemén aquemé cartaginés Grecia ida nida Imperio aquemé nida Revuelta de Jonia Guerras Etruscos Celtas Médicas Samnitas Colonias Siglo desiglo griegas Imperio Imperio Imperio Imperio Imperio PericlesV a. República cartagin aquemén aquemén aqueméni aqueménidC. romana Imperio és ida ida da a Liga de cartaginés Delos Magna Grecia Iberos Liga del Pelopon eso Guerra del Pelopon eso Batalla Etruscos Celtas Batalla Batalla Sitio de de del de Sitio de la Gaza Querone Sitio de Colonias Gránico Gaugame Rocasiglo Imperio a Veyes griegas la SogdianaIV a. cartagin Imperio BatallaC. és de Imperio Guerras Imperio de Issos Imperio Imperio de Alejandr de samnitas cartaginés de Aljandro o Alejandr Sitio de Alejandr
  • 181. o República Iberos Tiro o Romana Imperio Magna de Grecia Alejandr o Pueblos prerroman Reino de Guerras os Macedo Imperio Imperio Pírricas nia cartagin seléucida Colonias és Imperio griegas Imperio Reino de Partossiglo cartaginés Dinastía seléucida Epiro Guerras ImperioIII a. Imperio Ptolemai Púnicas seléucida GrecobactC. Guerras cartaginés ca Reino de Liga rianos Púnicas Pérgamo Aquea Repúbli Guerras ca Indogriego República Púnicas Liga romana s romana Etolia República Romana Reino de Macedo nia Reino de Reino de Celtíberos Pérgamo Epiro y Repúbli Lusitanos ca Reino de Partos Liga romana Armenia Aquea Sitio de Imperiosiglo Dinastía Grecobact República Numancia Reino de seléucidaII a. Ptolemai Reino rianos Liga romana NumidiaC. ca del Ponto Etolia República Partos Indogriego romana Reino de Macabeo s Guerras Maurita s Macedó Cántabros nia nicas y Astures Nabateos Repúbli ca romana Repúbli República Repúbli Dinastía Guerras Partos Repúblicasiglo ca romana ca Ptolemai Mitridáti romanaI a. romana romana ca cas Partos TocariosC. Alto Cántabros Alto Imperio Alto Batalla Repúblic Indogriego
  • 182. Imperio Romano y Astures Imperio de a romana s Romano Romano Actium Guerras Alto cántabras Reino de Alto Imperio Numidia Imperio Romano Alto Romano Imperio Reino de Nabateos Romano Maurita nia I Noroest Levante Irán y Península Península Mesopotmile Grecia e de Egipto y Asia Itálica Ibérica amianio África Anatolia Central Alto Alto Imperio Imperio romano Partos romano Alto Alto Alto Altosiglo Reino de Tocarios Imperio Imperio Imperio Imperio Gran PartosI Numidia romano romano romano romano Revuelta Judía Indogriego Reino de s Maurita Nabateos nia Partos Partos Alto Alto Alto Alto Alto Altosiglo Imperio Imperio Imperio Imperio Imperio Imperio AltoII Imperio romano romano romano romano romano romano Imperio kushán romano Imperio sasánida Bajo Bajo Imperio Imperio Imperio Bajo Bajo Bajo Bajo Bajo romano romano sasánidasiglo Imperio Imperio Imperio Imperio ImperioIII romano romano romano romano romano Imperio Imperio Imperio de de kushán Imperio Palmira Palmira de Palmira Imperio Imperio sasánida Imperio Imperio Imperio Imperio Imperio Imperio romano sasánidasiglo romano romano romano romano de romano de de ImperioIV de de de Occidente Occidente Occiden romano Imperio Oriente Oriente Oriente te de kushán Orientesiglo Imperio Caída del Invasiones Reino Imperio Imperio Imperio Imperio
  • 183. V romano Imperio germánica vándalo romano romano sasánida sasánida de Romano s de de de Oriente de África Oriente Oriente Imperio Hunos Occidente Reino romano blancos suevo de Reino Oriente ostrogodo Reino visigodo de TolosaEstados en torno al Mediterráneo hacia el año 180 antes de Cristo.Mediterráneo Occidental (sometido a Roma tras las Guerras Púnicas): República Romana,con la ciudad de Roma, los territorios de la península itálica sometidos a diferentes consideracionesjurídicas y de ciudadanía, y sus provincias en Sicilia, Cerdeña, Córcega, Hispania yDalmacia Reino de Mauritania Reino de Numidia República Cartaginesa MediterráneoOriental:-Egipto: Imperio ptolemaico -Grecia: Reino de Epiro Reino de Macedonia LigaEtolia Liga Aquea -Asia menor y Mar Negro: Rodas Reino del Bósforo Reino deCapadocia Galatia Reino de Bitinia Reino de Pérgamo Reino de Armenia Reinodel Ponto -Levante, Mesopotamia y Asia Central: Imperio Seléucida Partos ReinoGrecobactriano Imperio Maurya
  • 184. Estados en torno al Mediterráneo hacia el año 40 antes de Cristo, tras la Segunda GuerraCivil de la República de Roma (entre César y Pompeyo).[editar] Tabla cronológica por continentes Oceaní Europa África Asia AméricaCro anol Europ Au Paogí a Europa Nort Sud Norte de Oriente str cífa Orienta Extremo Oriente eam amé Occide África Próximo ali ic l érica rica ntal a o A Sumerio I C n n h C ti H A d i J r g i c i n a e u t a a a p t o i d ó
  • 185. e E t i a a n n g a o n n s i s s t t a e p i i n s t g g t o S B u u i e a a a g M m b u i i i o c t l e a ó n s n a i s c o s A s i r i o sEt Gr ru es c Imperio persac io as a nR t Co i am g rta u a a Imperio persa ga in nt e
  • 186. i n g s u e a s Imperio Imperio romano sasánid a[editar] Ficción[editar] LiteraturaWilliam Shakespeare compuso varias obras teatrales con ambientación en la Antigüedad:Julio César (Shakespeare), Antonio y Cleopatra, Coriolano, Titus Andrónicus, etc.Cervantes hizo lo propio en El cerco de Numancia; pero fue más usual en el teatro clásicofrancés: Pierre Corneille (Horacio, Cinna, etc.) y Jean Racine (La Tebaida, Andrómaca,Fedra, etc.), a partir del cual —y basándose en modelos clásicos y en textos antiguos deTerencio y Plauto— se fijaron las convenciones académicas que fijaron el modelo delteatro neoclásico del siglo XVIII.La novela histórica surgida en el romanticismo tuvo en la Edad Media su principalescenario (véase medievalismo), pero también se buscó la ambientación en distintascivilizaciones de la Edad Antigua.Muchas de las novelas se adaptaron al cine o la televisión: Sinuhé, el egipcio, de Mika Waltari Creación (novela), de Gore Vidal Alexandros, de Valerio Massimo Manfredi Los últimos días de Pompeya, de Edward Bulwer Lytton Ben-Hur, de Lewis Wallace ¿Quo vadis?, de Henryk Sienkiewicz Yo, Claudio y Claudio, el dios, y su esposa Mesalina, de Robert Graves Juliano el Apóstata, de Gore VidalEl éxito editorial de los temas históricos ha multiplicado la aparición de best sellers delgénero, sobre todo los relacionados con la historia militar de Roma.20[editar] Cine Intolerancia (película) Tierra de faraones de Howard Hawks (Land of the pharaohs, 1955). La popularidad de la egiptomanía ha producido muchas películas cuya relación con el antiguo
  • 187. Egipto es más bien lateral (como las numerosas versiones de La momia, desde la de Karl Freund —1932—). 300 (película). Existe una versión anterior del mismo suceso (El León de Esparta o The 300 Spartans, 1962) Alejandro Magno (película) Cabiria de Giovanni Pastrone (1914) Espartaco (película) de Stanley Kubrick (1960) Golfus de Roma (A Funny Thing Happened on the Way to the Forum) Cleopatra (película) Calígula (película) Satiricón (película) La caída del Imperio romano de Anthony Mann (1964) Gladiator La última legión (película)La adaptación de mitos de la edad antigua ha dado origen a un género cinematográficoespecial: Troya, Furia de titanes, Jasón y los argonautas, etc., así como el cine bíblico: Losdiez mandamientos (de Cecil B. DeMille, 1923 y 1956), Salomón y la reina de Saba,Sansón y Dalila, etc. Véase Categoría:Películas de la Biblia. También distintasadaptaciones de los evangelios: (La historia más grande jamás contada, La túnica sagrada,La Pasión según san Mateo, La Pasión de Cristo, etc. Véase Categoría:Películas sobreJesús.Con el nombre de peplum (por la vestidura denominada en castellano peplo) se designa aun subgénero cinematográfico en que la ambientación en la Antigüedad es una simpleexcusa para una película de aventuras de bajo presupuesto en la que los anacronismos yotras inadecuaciones a la historia son abundantes (Hércules, de 1958, y Hércules, Sansón,Maciste y Ursus, de 1964). Las características del género ha propiciado la realización denumerosas secuelas y parodias.Artículo principal: PeplumTanto estas como las de mayor nivel popularmente recibieron el nombre de «películas deromanos» (aunque fueran ambientadas en la época griega o cualquier otra época antigua), ysu visionado en los «cines de barrio» de sesión continua y doble programa, o en los cines deverano tuvo un notable papel en la educación sentimental de la juventud desde finales delos años cincuenta hasta los setenta, reflejado en obras como las de Terenci Moix(egiptómano y mitómano en concreto de Elizabeth Taylor, actriz que representó aCleopatra). Joaquín Sabina tiene una canción titulada Una de romanos, caracterizada por lanostalgia de la juventud pasada.[editar] Televisión Yo, Claudio (miniserie) Roma (serie de televisión)
  • 188. [editar] Historieta 300 (1998, cómic de Frank Miller), en el que está basada la película. Asterix (también adaptado al cine) El Jabato Ficción ambientada en la antigua Roma (en inglés) Ficción ambientada en la antigua Grecia (en inglés) Predecesor: Historia antigua Sucesor: Prehistoria IV milenio a. C. — 476 Edad Media[editar] Véase también Portal:Edad Antigua Arte antiguo Historia de las instituciones en la antigüedad Historia de la vida cotidiana Ciencia en civilizaciones antiguas Historia de la ciencia Historia de la tecnología[editar] Notas 1. ↑ Uno de los principales autores es Luigi Luca Cavalli-Sforza. La divulgación de las conclusiones de cada uno de los estudios suele dar problemas, al presentarse con titulares periodísticos sensacionalistas: «La patria se lleva en los genes. Un grupo de investigadores descubre la asombrosa coincidencia del mapa de mutaciones y el geográfico de Europa», El País, 26/11/2008; abusos contra los que suelen advertir los propios genetistas: «No hay razas. Desde el punto de vista de la genética, sólo vemos gradientes geográficos» (Lluis Quintana-Murci, del Instituto Pasteur de París, citado por Gary Stix «Huellas de un pasado lejano», en Investigación y Ciencia, septiembre 2008, ISSN 0210136X pg. 19). 2. ↑ Término acuñado por Gordon Childe, op. cit. 3. ↑ Término acuñado por James Henry Breasted. Albert Clay: «The so-called Fertile Crescent and Desert Bay». 4. ↑ Perry Anderson, op. cit. 5. ↑ Edward Gibbon, Fustel de Coulanges y Perry Anderson (op. cit.); Henri Pirenne Mahoma y Carlomagno. 6. ↑ en:Neo-Assyrian Empire y en:Military history of the Neo-Assyrian Empire 7. ↑ Véase Deidades triples o Tríadas indoeuropeas (en:Triple deities) e Hipótesis trifuncional (en:Trifunctional hypothesis). 8. ↑ Bruce Gordon (2005), véase en:List of largest empires.
  • 189. 9. ↑ Sven-Tage Teodorsson:EX ORIENTE LUX, EX OCCIDENTE DUX: GRIEGOS, CARTAGINESES Y ROMANOS EN CONTACTO Y CONFLICTO ―¡Ex oriente lux!‖ Se dice que con esta exclamación saludaban los romanos al sol cuando se elevaba sobre las montañas samnitas. La expresión se ha hecho una frase célebre universal, usada a lo mejor por casualidad en sentido original, pero casi siempre simbólicamente para sugerir que nuestra cultura occidental proviene en el fondo de Oriente. 10. ↑ en:Latin right; en:Nobiles; en:History of the Constitution of the Roman Empire; en:Constitutional Reforms of Lucius Cornelius Sulla; en:Constitutional Reforms of Julius Caesar; en:Collegium (ancient Rome); en:Roman technology ; en:History of science in Classical Antiquity 11. ↑ fr:Indianisation de la péninsule Indochinoise; en:Indianized kingdom. Véase también Escuela francesa de Extremo Oriente (fr:École française dExtrême-Orient 12. ↑ en:Tarumanagara 13. ↑ en:Yumbulagang 14. ↑ en:Cat Tien archaeological site 15. ↑ en:Banwari Trace 16. ↑ en:Ortoiroid people 17. ↑ en:Saladoid 18. ↑ en:Kalina people 19. ↑ Historia universal Salvat-El País (tomo 3: «Emigraciones en el Océano Pacífico»), pág. 142, ISBN 84-345-6232-4. 20. ↑ Artículo sobre el asunto en El País, 17 de enero de 2009. Cita tres ejemplos de reciente aparición: Centurión (de Simon Scarrow. Barcelona: Edhasa, 2008), El águila de la Novena Legión (de Rosemary Sutcliff. Barcelona: Plataforma, 2008) y César, las cenizas de la República (de Gisbert Haefs. Barcelona: Edhasa, 2008).[editar] Bibliografía Edward Gibbon: Historia de la decadencia y caída del Imperio romano, 1776. Fustel de Coulanges: La ciudad antigua, 1864. Vere Gordon Childe: Los orígenes de la civilización, 1936. Georges Duby: Atlas histórico mundial [Larouse, 1987]. Barcelona: Debate, 1989. ISBN 84-7444-349-0. Henri Frankfort y otros: El pensamiento prefilosófico, 1946. C. W. Ceram: Dioses, tumbas y sabios, 1949. Ángel Montenegro (coord.): Egipto y los grandes imperios y Antiguos imperios orientales, vols. 4 y 5 de Gran Historia Universal, 1986. Madrid: Nájera ISBN: 84- 761-654-9. Samuel Noah Kramer: La historia empieza en Sumer, 1965. Chester Starr: Historia del mundo antiguo [1965]. Madrid: Akal, 1974. ISBN 84- 7333-032-6. Perry Anderson: Transiciones de la Antigüedad al feudalismo [1974]. Madrid: Siglo XXI, 1986. ISBN 84-323-0355-0.
  • 190. [editar] Enlaces externos Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Historia Antigua. ArteHistoria.jcyl.es HistoriaDeLasCivilizaciones.com (mapas históricos de civilizaciones antiguas).Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_Antigua"Categoría: Historia antiguaCategoría oculta: Wikipedia:Artículos destacados en w:eoHerramientas personales

×