Humedal De Puerto Rey Definitivo

  • 1,014 views
Uploaded on

Trabajos de alumnos de 3º ESO para CUIDEMOS LA COSTA. …

Trabajos de alumnos de 3º ESO para CUIDEMOS LA COSTA.
IES MEDITERRÁNEO 2010. GARRUCHA

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,014
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Humedal de Puerto Rey
  • 2. 1-Humedales Almerienses
    2-La importancia de los humedales
    3-Humedal de Puerto Rey
    4-Medio biótico
    5-Fauna
    6-Contaminación y causas
    Índice
  • 3. 1- Humedales Almerienses
    El concepto de humedal o zona húmeda es muy amplio y abarca en líneas generales a cualquier anomalía hídrica positiva del paisaje que sea temporalmente significativa. Quizá, la definición más extendida en la actualidad sobre Zonas Húmedas es las zonas de marisma, pantano, turbera o aguas rasas, naturales o artificiales, permanentes o temporales, de aguas remansadas o corrientes, dulces, salobres o salinas, con inclusión de aguas marinas cuya profundidad en marea baja no exceda de los seis metros. A priori parece constituir un gran cajón de sastre, puede afirmarse que los aguázales constituyen uno de los ecosistemas más amenazados a escala global. Una de sus principales características es la de soportar índices de productividad muy elevados, siendo capaces de albergar a ricas y heterogéneas comunidades de animales y vegetales, algunas de las cuales tan estrechamente ligadas a estos hábitats que su supervivencia depende de la existencia de los mismos.
    Los humedales, en general, constituyen un tipo de ecosistemas de muy elevado valor ambiental, económico, cultural y social, por lo que no sólo es necesaria su conservación y su gestión racional y sostenible, sino que es conveniente destacar que los procesos o funciones geomorfológicas, bioquímicas y ecológicas que tienen lugar en estos ecosistemas generan importantes bienes y servicios a la sociedad.
  • 4. HUMEDALES ALMERIENSES
    Dentro de un entorno árido como el que caracteriza a la mayor parte del litoral almeriense, donde los organismos están supeditados a un estrés hídrico casi constante, la presencia de un pequeño grupo de aguazales costeros contribuye sustancialmente a aumentar la biodiversidad de este rincón del Sudeste peninsular. Las no más de 2.000 ha de humedales almerienses son de vital importancia para multitud de especies de aves acuáticas y marinas, que los utilizan en sus movimientos migratorios entre Europa y África, durante la invernada y el estío o como zonas de reproducción durante la primavera.
     
    La singularidad de las zonas húmedas de Almería se encuentra condicionada por tres factores fundamentales: 
    En primer lugar destaca su situación estratégica, que coincide con la de las rutas migratorias empleadas por multitud de aves durante sus pasos migratorios por la costa mediterránea ibérica entre Europa y el Norte de África.
    En segundo lugar, características climatológicas como la existencia de un invierno térmico o el elevado número de horas de insolación que caracteriza a estas latitudes convierten a estos hábitats en áreas idóneas para la invernada.
    Por último, pese a la aridez circundante, la mayor parte estos humedales mantienen niveles hídricos positivos, incluso durante el implacable estío del Sudeste ibérico. Esta situación en los humedales almerienses, debida a la presencia de importantes acuíferos subterráneos o a la inundación artificial de los terrenos, contrasta con la desaparición o disminución de las láminas de agua de la mayoría de las lagunas andaluzas en el verano, lo que aumenta el valor ecológico de los primeros, actuando como auténticos reservorios de vida durante los prolongados períodos de sequía que caracterizan a la Península Ibérica, en general, y al Sur de la misma, en particular.
  • 5. Albuferas de Adra
    Las Albuferas de Adra (Adra) están compuestas principalmente por dos lagunas denominadas Albufera Honda y Albufera Nueva. En conjunto ocupan una extensión aproximada de 66 ha embutidas literalmente entre invernaderos. El humedal, de aguas permanentes, aparece rodeado por un denso cinturón de vegetación palustre compuesto principalmente por carrizales que aísla a ambas lagunas de su entorno hostil y permite la aparición de multitud de formas de vida.
  • 6. Salinas de Guardias Viejas
    Las Salinas de Guardias Viejas (El Ejido) estuvieron en funcionamiento hasta 1936, constituyendo uno de los saladares más singulares del Sudeste Ibérico con sus 150 ha de extensión. Sin embargo la especulación urbanística produjo su destrucción en 1998, constituyendo el atentado ecológico más importante de la última década en el ámbito provincial y que contraviene toda la legislación al respecto.
  • 7. Salinas de Cerrillos y Cañada de las Norias
    Las Salinas de Cerrillos, situadas en la parte más oriental del Paraje Natural de Punta Entinas-Sabinar, fueron hasta hace poco el humedal más importante en extensión de Almería, con casi 700 ha de terrenos inundables. La paralización de la actividad salinera en la localidad a finales de la década de los 80 provocó la pérdida de más de un 70% de la superficie que procedía de agua bombeada desde el mar. Actualmente los charcones del Hornillo y del Flamenco, que mantienen niveles freáticos positivos a lo largo del ciclo anual, son los que concentran la mayor parte de la avifauna acuática, al contar con agua.
    La Cañada de las Norias, situada en la depresión existente entre La Mojonera y Las Norias de Daza (El Ejido), es el aguazal más singular de cuantos existen en la provincia de Almería, siendo considerado como uno los humedales de importancia internacional con los que cuenta la Península Ibérica.
    Salinas de Cerrillos
    Cañada de las Norias
  • 8. Salinas de Cabo de Gata
    Situadas sobre una llanura litoral sedimentaria al Suroeste de la Sierra de Cabo de Gata, estas salinas son las únicas que permanecen en actividad industrial en Andalucía Oriental. La producción anual, que suele superar las 40.000 tm de cloruro sódico, se amontona en la zona industrial del recinto, formando blancas montañas que resaltan aún más la singular belleza de este rincón de la costa almeriense. 
  • 9. Salinas de Terreros
    Las Salinas de Terreros, lindando con la vecina provincia de Murcia y junto al núcleo turístico de San Juan de los Terrenos en el municipio de Pulpí, constituyen quizás el más desconocido de los aguazales almerienses. Ocupan una extensión aproximada de 37,4 ha de terrenos inundables Las primeras noticias sobre la explotación y puesta en funcionamiento de este saladar se remontan al año 1923, continuando en actividad hasta 1974. En el plan de labores correspondiente a este último año, la extracción anual fue de 3.000 tm de sal bruta. Aunque durante este período el agua era bombeada desde el mar, en la actualidad tan solo el agua procedente de precipitaciones las inunda parcialmente, propiciando la aparición de diferentes especies de ornitofauna acuática.
  • 10. Humedales
  • 11. 2- La importancia de los humedales
    Los humedales son uno de los ecosistemas más ricos y productivos del planeta por su gran diversidad biológica. En los últimos 50 años en nuestro país han desaparecido más del 60%, debido a la creencia que eran zonas donde se originaban enfermedades, reñidas con las actividades agrícolas y ganaderas y presionadas por programas de desarrollo económico. Algunos, a pesar de nombrarse espacios protegidos, han sufrido catástrofes naturales como incendios o vertidos. Otros, se utilizan hasta de vertederos, se desecaban para fines agrícolas, e incluso se contaminaban por el uso de plomo en la caza.
    En el año 1971 se celebró en la ciudad iraní de Ramsar el llamado Convenio Ramsar que formuló un listado de humedales de todo el mundo que era recomendable proteger por su estado o importancia ecológica. Más de un millar de humedales se encuentran protegidos en este momento. España cuenta con cuarenta zonas húmedas protegidas por el famoso convenio.
    Una característica de humedales es la escasa profundidad del nivel de sus aguas subterráneas, con la alteración del régimen del suelo. La vegetación adaptada a estas condiciones se denomina hidrófila cuando se sitúa en zonas inundadas de agua; y freatofitas cuando esta vegetación está sobre zonas de agua ocultas (criptohumedades). Las peculiaridades del entorno hacen que la fauna presente sea normalmente endémica y diferenciada de las zonas de alrededor.
  • 12. La importancia de los humedales
    Aparte de ser un gran ecosistema e importante hábitat para muchos seres vivos los humedales tienen gran importancia ya que actúan como filtradores naturales de agua gracias a sus plantas hidrófilas que poseen unos tejidos que almacenan y liberan agua constituyendo ese proceso de filtración.
     
    Los humedales en España han sido utilizados como zonas de caza y de pesca, y además también pueden utilizarse para otras actividades económicas como producción de sal, cultivo de arroz, etc, aunque siempre debe de ser un aprovechamiento sostenible de sus recursos. Muchos humedales son también zonas de paso de muchas aves migratorias.
     
    Por regla general los humedales costeros se han deteriorado más que los humedales continentales, y en la actualidad están en una situación peor, debido particularmente a los desarrollos urbanos, industriales y de infraestructuras, como el turismo, la contaminación urbana e industrial, la agricultura intensiva y los desagües.
  • 13. 3- Humedal de Puerto Rey
    Provincia: Almería
    Término municipal: Vera
    Figura o régimen de protección
    El “Río Antas” está Incluido en la propuesta de Lugares de
    Importancia Comunitaria (LIC’s) de la Comunidad Autónoma
    de Andalucía.
    Superficie de la cubeta: 2,7 ha
    Superficie de la cuenca: 26860,3 ha
    Tipología
    Ecodominiodel Litoral Bético. Humedales del Litoral Bético
    Mediterráneo. Sistema Morfogenético Litoral. Sistema Morfodinámico
    Fluvio-Costero. Modo de Alimentación Mixto.
    Hidroperíodo Permanente.
    Valor ambiental
    Interés como hábitat palustre del levante almeriense,
    donde la presión urbanística ya ha hecho desaparecer importantes
    humedales litorales. La laguna de Vera es un espacio de alto valor
    para la avifauna acuática, tanto como área de nidificación y cría de
    especies singulares (malvasía, cerceta pardilla) como por el interés
    geográfico de su localización en los pasos migratorios. Sin embargo,
    se trata de un sistema acuático hipertrófico, muy afectado por la
    carga de nutrientes de los aportes superficiales.
  • 14. Humedal de Puerto rey
    La laguna de Vera es un enclave palustre formado en el tramo final de la desembocadura del río Antas, en el levante almeriense, y que en condiciones hidrológicas normales queda aislado superficialmente del mar por una barra de arenas de unos 100 metros de anchura.
    Situada en el término municipal de Vera, está delimitada por las urbanizaciones costeras de Puerto Rey, en la margen derecha, y Las Marinas de Vera en la margen izquierda. Aguas arriba, se haya limitada por la carretera de Garrucha a Vera Playa, que une las dos urbanizaciones, y al Este, por una barrera de playa-duna que la separa del mar. Asentada sobre materiales detríticos cuaternarios (gravas y arenas), su funcionamiento hidrológico y características hidroquímicas están condicionados por periodos de avenidas en los que sus aguas se mezclan con las aguas marinas, quedando comunicada con el mar.
    La laguna de Vera se alimenta por entradas superficiales del sistema de drenaje (entre ellas aportes de aguas residuales urbanas depuradas), aportes subterráneos e infiltraciones marinas. Pero cuando se producen precipitaciones torrenciales en su cuenca las aguas de avenida modifican esta situación, tanto por el propio aporte superficial de agua como por el arrastre de arenas de la desembocadura, entrando agua de mar cuando las condiciones de viento y oleaje son favorables. Una vez pasada la onda de avenida se va depositando paulatinamente la barra arenosa hasta quedar de nuevo independizada del mar. Se trata, por tanto, de un sistema de aguas permanentes pero que puede verse sometido a importantes fluctuaciones en su funcionamiento hidrológico.
  • 15. Humedal de Puerto Rey
    Las salidas de agua se producen por evapotranspiración e infiltración, y superficialmente durante las riadas. De acuerdo con los estudios realizados (Consejería de Medio Ambiente, 1998, 2004), la laguna de Vera presenta una composición iónica de tipo Cl-SO4/Na-(Mg)-(Ca) y su salinidad se mantiene en el rango de concentraciones hiposalinas, si bien este cuadro químico varía en periodos de avenidas con incrementos apreciables de su contenido salino y un claro predominio de los iones cloruro y sodio, debido a la mezcla con agua de mar. En estas condiciones se alcanzan picos de concentración de hasta 25 g/l. Sin embargo, se puede caracterizar como un sistema de aguas atalásicas, por el aporte predominante de aguas de origen continental, con valores de salinidad que suelen oscilar entre los 5 g/l y los 14 g/l. Este rango se corresponde con valores de conductividad eléctrica que se sitúan, aproximadamente, entre los 6 mS/cm y los 20 mS/cm, incrementándose su grado de mineralización tras los periodos de mezcla con el agua de mar hasta valores de unos 37 mS/cm.
    Las aguas subterráneas presentan similar composición iónica aunque su concentración salina es mayor que la de las aguas superficiales. En esta lámina de agua, que presenta una elevada alcalinidad, se han registrado fluctuaciones de los valores de pH entre 8 y 9 unidades. Pero sin duda uno de los parámetros que merecen especial atención en este sistema acuático es la concentración de clorofila a, que alcanza uno de los valores medios más elevados en el contexto de los humedales andaluces estudiados. Los niveles de este pigmento en la laguna de Vera suelen situarse, con frecuencia, en torno a los 100 mg/m3, registrándose picos de concentración entre 300 y 400 mg/m3. Las aguas de la desembocadura del río Antas presentan una gran disponibilidad de nutrientes. En los últimos años de estudio (Consejería de Medio Ambiente, 2004) se han registrado en sus aguas concentraciones de P-PO43- comprendidas entre 0,54 mg/l y 3,09 mg/l; concentraciones de N-NO2- comprendidas entre 0,24 mg/l y 2,22 mg/l; y contenidos en N-NH4+ entre 4,46 mg/l y 15,45 mg/l, como datos ilustrativos. Los altos niveles de nutrientes que se alcanzan en este sistema son debidos, principalmente, a las entradas de aguas sobrantes de riegos y de las aguas residuales urbanas procedentes de la depuradora de Vera, que contienen altas proporciones de las distintas especies químicas nitrogenadas y de fosfatos. La carga contaminante de las aguas deficientemente depuradas, y en consecuencia de las aguas de la laguna, suele ir asociada a los periodos vacacionales, ya que el municipio de Vera es eminentemente turístico.
  • 16. Humedal de Puerto Rey
    Los elevados contenidos en nutrientes de la laguna de Vera, tanto en las formas inorgánicas como totales de nitrógeno y fósforo, así como las altas concentraciones de clorofila registradas en sus aguas, ponen de manifiesto las condiciones hipertróficas de esta lámina de agua. En un contexto regional, la laguna de Vera puede ser considerada uno de los sistemas acuáticos con mayor grado de eutrofización entre los humedales andaluces estudiados (Consejería de Medio Ambiente, 2004).
  • 17. 4- Medio Biótico
    La vegetación se ve condicionada por la lámina de agua, que aunque permanente, presenta oscilaciones, sobre todo durante el estío. La presencia de agua a lo largo de todo el ciclo anual ha permitido el desarrollo de un cinturón vegetal de orla constante. Su distribución no es homogénea dependiendo de la profundidad y de los regímenes de precipitaciones y torrencialidad de los mismos. Actualmente, la superficie vegetal ocupa aproximadamente el 80% del área inundable, quedando una lámina de agua libre de unas 3 Has. Aproximadamente, en el tramo final de la desembocadura.
    Este cinturón de vegetación permanente, está constituido por los denominados “ carrizales”, entre los que destaca :
    El Carrizo ( Phragmitesaustralis) como especie dominante.
    También, aunque en menor número están presentes :
    Cañaverales ( Arundodonax)
    Juncadales ( juncos acuatus, Juncusmaritimus, Scirpusmaritimus, Scirpusholoschaenus).
    El Taray ( Tamarixboveana) es el arbusto más abundante, situándose en el extremo exterior de la vegetación de orla y formando pequeños bosquetes.
    Entre la vegetación halófila destaca la presencia de:
    La sosa o Salicornia ( Arthrocnenumspp.) que coloniza la mayor parte de los márgenes de la lámina de agua.
    En cuanto a las comunidades algares, destaca la presencia de especies pertenecientes a las familias Potanogetoncaeae y Ruppiaceae.
  • 18. 5- La fauna
    Los humedales constituyen el hábitat para numerosas especies de fauna y flora. Las aves acuáticas representan uno de los grupos que utilizan más ampliamente estos ecosistemas, entre ellas tenemos la garza real, garcita del ganado, garza paleta, pato turrio y tingua entre otros. Estos ecosistemas también constituyen el hábitat de aves migratorias como barraquete aliazul, cerceta, paleador y pato pequeño.
    Entre los mamíferos se pueden citar chiguiros, nutria, perro de agua y manatí. También habitan reptiles como babillas, caimanes galápagos y tortuga arrau.
    Algunas de las especies ya mencionadas y los peces representan la principal fuente de alimento y de sustento de los pescadores y de los habitantes de estos ecosistemas. Entre los peces de importancia comercial se encuentran el bagre pintado, bocachico, palometa e incurro.
    En garrucha el humedal se forma gracias a la desembocadura del río Antas, desemboca al mar entre las localidades de Garrucha y Villarícos, en el término municipal de Vera.
  • 19. La fauna
    La importancia de este pequeño humedal no solo radica en las poblaciones de aves acuáticas y marinas que lo visitan, sino en la singularidad y rareza de alguna de ellas y en su situación geográfica, como último bastión de aguas permanentes antes de alcanzar otros aguazales del levante peninsular.
    Desde 1981 hemos realizado un total de 54 censos en la localidad, que aportan como resultados un total de 100 especies distintas de aves, de las cuales 61 corresponden a acuáticas y marinas. Entre las especies más singulares destaca la Malvasía cabeciblanca, la Cerceta pardilla, especie también amenazada globalmente. También están el Cuchara común, el Ánade azulón y el Porrón europeo, el cual alcanza concentraciones superiores a los 200 individuos durante la invernada. Entre los rálidos destacan por su abundancia la Focha común y la Gallineta común, ambas sedentarias en la localidad. Los zampullines chicos y cuellinegro también están presentes a lo largo de todo el ciclo anual, también están presentes la Cigüeñuela común o el Chorlitejo patinegro. Uno de los ilustres visitantes invernales es el Morito común (Plegadisfalcinellus), cuya población se encuentra amenazada a escala mundial.
    La cercanía del litoral influye en la abundancia de gaviotas y charranes que utilizan estas someras aguas como lugar de descanso. Entre ellas destaca la Gaviota de Audouin. Gaviota picofina y de la Gaviota sombría, la más abundante en la localidad durante el invierno. También se puede ver y no raramente Flamencos comunes. Dadas las especiales características del aguazal y la singularidad de alguna de las especies de aves que alberga, se propuso en 1996 su declaración como Reserva Natural Concertada, sin que hasta la fecha se haya conseguido concretar dicho convenio, en el que participarían la Consejería de Medio Ambiente, el Ayuntamiento de Vera y la Confederación Hidrográfica del Sur.
  • 20. 6- Contaminación y causas
    Los humedales son de los ecosistemas más ricos y productivos del planeta por su gran diversidad biológica, sin embargo en los últimos 50 años han desaparecido en nuestro país más del 60 %, debido a la creencia de que eran zonas sanitariamente peligrosas, reñidas con las actividades agrícolas y presionadas por programas de desarrollo y altos niveles de contaminación. Su origen puede ser diverso, ser naturales o artificiales pero sirven para regular el ciclo hidrológico, filtran la contaminación, son lugares de cría de centenares de aves migratorias y albergan comunidades de plantas y microorganismos exclusivos. La calificación de espacios protegidos en muchos casos no ha servido para su protección real y siguen siendo objeto de multitud de atentados de todo tipo, desde incendios a vertidos de diversa índole, algunos tan graves como el ocurrido en el entorno de Doñana. Las soluciones pasan por un compromiso entre los distintos sectores afectados y una mayor educación ambiental que nos ayude a conocer mejor estas zonas fundamentales para la supervivencia de muchas especies especialmente las aves acuáticas, de las que siete especies figuran en peligro de extinción según el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Otra de las principales amenazas reside en el vertido de plomo en los humedales donde se practica la caza, debido a la utilización de munición realizada con este material. Actualmente se cifra en unas 50.000 las aves acuáticas que mueren cada año por plumbismo en España. El patrimonio de humedales andaluces acoge un total de 110 zonas repartidas entre las provincias de Cádiz, 21, Málaga y Huelva 17 en cada una, Sevilla 13, Córdoba, 12, Almería y Granada ambas con 11 y Jaén con 8.   Salvar los humedales. Son los únicos reductos que quedan para la pervivencia de numerosas especies de aves. Espacios como lagunas, marismas, saladares, que en su mayoría están cercados por la manipulación humana, son la despensa y el descanso en las largas migraciones. 
  • 21. Creado por:
    Juan Diego Martínez Ubric
    Pedro Díaz González
    Diego Manuel Gerez Navas
    Fernando Moreno Torrente
    Ramón José Duarte León
    Joaquín Fernández León
    Pedro José Mulero
    José Fina Galindo