Signo y PensamientoPontificia Universidad Javerianasignoyp@javeriana.edu.coISSN (Versión impresa): 0120-4823COLOMBIA      ...
Maryluz Vallejo Mejía*Cuando los periodistas                                                 When Colombian Journalistscol...
Maryluz Vallejo MejíaCuando los periodistas colombianossalieron a la calle                  Surgimiento de los reporters  ...
Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicación      Joseph Pulitzer fue el prime...
Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006                                  ...
Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicaciónque llegó a Bogotá proveniente de ...
Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006                                  ...
Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicaciónEl Comercio fue el primero en publ...
Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006      Alfonso Fuenmayor recuerda d...
Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicación                                  ...
Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006el primero en este género del que ...
Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicación         Y continúa con preguntas ...
Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006                                  ...
Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicaciónLo cierto es que Zapata Restrepo s...
Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006             Sr. Ministro de Guerr...
Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicacióny en América, las noticias del ext...
Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006de que el gobierno no haya organiz...
Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicación   nos Francisco y José Umaña Bern...
Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006El Autonomista (1899, 24 de enero)...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Evolución prensa

1,709 views

Published on

Teoría e Historia de la Comunicación III

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,709
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Evolución prensa

  1. 1. Signo y PensamientoPontificia Universidad Javerianasignoyp@javeriana.edu.coISSN (Versión impresa): 0120-4823COLOMBIA 2006 Maryluz Vallejo Mejía CUANDO LOS PERIODISTAS COLOMBIANOS SALIERON A LA CALLE Signo y Pensamiento, enero-junio, año/vol. XXV, número 048 Pontificia Universidad Javeriana Bogotá, Colombia pp. 105-122 Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal Universidad Autónoma del Estado de México http://redalyc.uaemex.mx
  2. 2. Maryluz Vallejo Mejía*Cuando los periodistas When Colombian Journalistscolombianos salieron a la calle took to the streetsAquí se rastrean los orígenes y la evolución de los géneros Here we attempt to trace the origins and evolution of twoinformativos —la noticia y la entrevista— en los inicios de la main news genres, i.e., the news story and the interview,modernidad del periodismo en Colombia, a finales del siglo at the outset of journalistic modernity in Colombia in thexix, jalonados por los desarrollos tecnológicos y hasta por las late 19th century, staked out and pulled by technologicalguerras, de donde emergieron los primeros corresponsales. developments (and even wars), from which the first report-Las agencias de noticias también surgieron en este escenario ers and correspondents emerged. The first news agenciesde confrontación, que reñía con la objetividad del modelo cropped up too in the midst of this confrontational scenarioperiodístico anglosajón. at odds with the model of objectivity championed by Anglo- Saxon journalism.Palabras clave: Periodismo, historia del periodismo, entre- Keywords: Journalism, news stories, interviews, technologi-vistas, agencias de noticias, periodismo anglosajón. cal development, news agencies, Anglo-Saxon objectivity.Recepción: 5 de octubre de 2005 Submission date: october 5th 2005Aceptación: 10 de noviembre de 2005 Acceptance date: november 10th 2005* Maryluz Vallejo Mejía es Comunicadora social-periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín y Doctora en Ciencias de la Información de la Universidad de Navarra. Profesora del Departamento de Comunicación de la Pontificia Universidad Javeriana y directora de la revista Directo Bogotá. Correo electrónico: maryluz.vallejo@javeriana.edu.co. Este artículo hace parte del libro A plomo herido. Una crónica del periodismo en Colombia (1880-1980), publicado por la autora en febrero de 2006, Bogotá, Planeta. (Permiso de reproducción otorgado por Planeta Colombia s. a.). 105
  3. 3. Maryluz Vallejo MejíaCuando los periodistas colombianossalieron a la calle Surgimiento de los reporters y de la interview En una crónica de viaje escrita en 1887, Salvador Camacho Roldán (1973, p. 112) se queja de la plaga de interviewers, “más temible que los zancudos en el Magdalena”, que lo azotaron durante el viaje en barco por Estados Unidos. Y habla de esa costumbre singu- lar de los periodistas yanquis de informarse con los viajeros sobre lo que ocurría en otros países, mientras hacían rápidos apuntes taquigráficos.106
  4. 4. Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicación Joseph Pulitzer fue el primero en enviar a la calle bogotana y un folletín traducido ó escrito expresamentea los redactores de su periódico The World para que para sus columnas […]. La índole de esta hoja periódicaconsiguieran historias sobre los hechos que sucedían. es netamente informativa. Seremos simples observadores,Y mientras los diarios de Estados Unidos podían leerse cronistas fieles. No somos abanderados de ningún bandorápidamente gracias a los socorridos headings, modelos político; misión tan augusta ésta desempeñada por variosde claridad y concisión redactados por especialistas, de nuestros respetables colegas que sirven a los interesesnuestros diarios de estilo doctrinario estaban repletos de sus respectivos partidos.de prosa difícil de engullir. Tan sólo en las últimas décadas del siglo xix De la pieza dramática a la epístolaempezó a asomarse tímidamente el estilo informativo del corresponsalen El Telegrama (1886), que publicaba los cables delas agencias internacionales de noticias, sorteando En la columna de calogramas de El Telegrama, setoda clase de obstáculos geográficos. En 1887, El Sol, registra así un hecho originado en Nueva Delhi:de Jorge Pombo y R. de Narváez, promete ofrecer “Populacho todavía muy exaltado; sentimientos hos-noticias de todos los puntos de Colombia que dis- tiles entre himalayas y mahometanos. Mucha gentepongan de oficina telegráfica: “Nos envanecemos de continúa reuniéndose en las calles. Agitación causadaser los introductores de esta utilísima idea, para cuya por haber sido asesinados mahometanos en el jardínrealización hemos encontrado galante y decidido de la Reina a principios de mes” (1886, 16 de octubre).apoyo de sus señorías, los ministros de Guerra y de Como se ve, el primer diario informativo no tenía unosFomento” (1887, 19 de mayo). Sin embargo, ese astro criterios muy claros de relevancia, pero ya manejabarey se apagó pronto. el estilo telegráfico. Fue El Correo Nacional, de Carlos Martínez Silva, Pocos años después, en El Correo Nacionalel que introdujo en 1890 la modernidad periodística aparecen relatos que respondían a un nuevo esquemaal anunciar en el primer editorial su adscripción a los noticioso con estilo preciso y lujo de detalles, que divi-dos valores fundacionales de la prensa moderna: la día la noticia en secciones con intertítulos, siguiendoobjetividad y la independencia: el orden cronológico de los acontecimientos como si se tratara de una pieza dramática. Así lo ilustra esta El periodismo moderno no vive ya de disertaciones noticia del 9 de octubre de 1890: ni de filosóficas elucubraciones, sino de hechos y noticias de actualidad. La doctrina política y filosófica conservará Atentado Alevoso siempre su importancia capital, pero ella ha de venir nueve disparos hechos a un caballero a propósito del hecho del día [...]. Persuadidos de este Ayer, a las 3 pm, en una casa situada en la carrera axioma, trataremos, en vez de disertar largamente, de 12 (antigua Calle de los Curas) y que de tiempo atrás averiguar y de decir cuanto ocurra, penetrar en todos ocupaban por concesión gratuita del dueño, señor Julio los rincones de la vida cotidiana: en las oficinas admi- J. Dupuy, los señores Mamerto y Pedro Cortés con su nistrativas, juzgados, tribunales, inspecciones de policía, familia ocurrió el siguiente. dirección de las empresas industriales, salones clubs y lamentable suceso lugares de espectáculos, templos, hospitales y lugares de Necesitando el señor Dupuy sacar algunos mate- cuarteles. Sólo nos detendremos ante las puertas del hogar riales que tenía depositados en la casa referida, se dirigió doméstico. (Guevara, 2002, p. 100) a ella en unión del Doctor Carlos Esguerra y al llegar vio con extrañeza que los ocupantes de la casa habían En 1898 apareció El Reporter, que desde el cabe- hecho una profunda excavación, con el objeto de buscarzote legitima al nuevo especialista en la información. un supuesto tesoro.En el primer número anuncia su norte editorial: El señor Dupuy hizo notar á la señora, que apareció en ese momento, lo perjudicial y absurdo de tal obra, con El Reporter se dedica principalmente á toda clase tanta mayor razón cuando esto comprometía la solidez de informaciones de interés local y general, y contendrá de un edificio ocupado gratuitamente. Al decir estas secciones de política, literatura, noticias departamentales, palabras el señor Dupuy, salió el mayor de los hermanos locales, extranjeras y variedades. Una reseña de la prensa Cortés y aseveró a aquel que había pagado los arrenda- 107
  5. 5. Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 los médicos legistas acudieron pocos momentos después del suceso a hacer el reconocimiento correspondiente, prontitud que revela el esmero con que se atiende hoy al buen servicio en este ramo. la extracción del proyectil se llevará a efecto hoy por determinación de los Doctores Esguerra y Putnam. Los agresores fueron aprehendidos y trasladados a la Inspección de Policía. Pocos días después, los implicados en el incidente rectificaron la información, lo que habla del nulo ejercicio de verificación en la época. Otra noticia por el estilo se presenta bajo el título de “Una historia sangrienta” y en el primer párrafo se lee como en cualquier pieza dramática: “Un drama que comienza en la calle de los Tres Puentes del barrio Las Nieves y termina en el puerto del Callao. Desastroso fin de una familia colombiana” (El Correo Nacional, 1890, 19 de febrero). Como en el caso anterior, se va narrando con los intertítulos, en clave de suspenso. Unos años más tarde, en La Crónica (1897) se encuentran otros elementos noticiosos interesantes y más refinados que los de su antecesor. En este bisema- nario liberal se nota la mano del director-fundador José Camacho Carrizosa en la casi totalidad de los textos. Completaban la redacción Daniel Arias Argáez, a cargo de la información social, con su deliciosa fri- mientos de la casa. Como el señor Dupuy desmintiera el volidad; José Manuel Pérez Sarmiento, el cazador de hecho su interlocutor. noticias, el reporter que hacía hablar al diplomático, sacó el revólver al banquero o a la actriz recién llegada a la ciudad, y disparó a quemarropa cuatro tiros sobre el señor y Esteban Rodríguez Triana, que se convertiría en Dupuy, uno de los cuales fue desviado por la oportuna maestro de periodistas a la vuelta del siglo. intervención del Doctor Esguerra. Mientras esto sucedía Los colaboradores —en su mayoría espontáneos apareció en la escena, armado también de revólver, el otro lectores de distintas regiones del país— solían enviar hermano Cortés quien en persecución de Dupuy salió noticias relacionadas con hechos de sangre, aunque el hasta la calle disparando cuatro o cinco tiros más. género narrativo predilecto para estos casos de policía Afortunadamente el agredido, que arrostró con era la crónica. En una noticia titulada “Sucesos de Iba- perfecta serenidad tan imprevisto ataque, no recibió más gué: muerte del jefe de la Gendarmería. Los liberales lesión que una en el pie derecho. amenazados de muerte”, se atribuye la fuente de la la bala entró información a “la carta de una persona respetable de por el borde externo; siguió hacia adelante y quedó Ibagué”. Después de los hechos de sangre ocurridos en enclavada entre la cabeza articular del quinto metatar- la chichería, el alcalde declaró que vengaría la muerte siano y la falange del dedo pequeño, habiendo interesado del gendarme matando a cuatro rojos, según se lee al la piel y las capas subcutánea y muscular. Cuatro o cinco final en un claro preludio de la violencia política que proyectiles perforaron el vestido del señor Dupuy; de reventaría con la guerra de los Mil Días. En La Tri- modo que sólo a una rara casualidad se debe el que no buna, bajo el titular “Espantoso crimen en Barbacoas”, hubiera perdido la vida este apreciable caballero. se ofrece el relato detallado de una persona respetable108
  6. 6. Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicaciónque llegó a Bogotá proveniente de esa población deSantander (1903, 16 de noviembre). La escasa profesionalización del oficio se apreciaen los periódicos de las primeras décadas porque cual-quier ciudadano podía asumir el papel de reportero.Es el caso de siniestros o tragedias que terminabanpor cubrir los telegrafistas, los médicos de turno olas autoridades lugareñas. Y si los telegrafistas, porejemplo, se ausentaban de sus puestos en ese precarioandamiaje informativo, dejaban desinformado al país,como cuando el telegrafista de Tulcán (Ecuador) se a la casa en que habitaba la familia del último, enenroló con los revolucionarios que luchaban contra el el barrio Egipto. Afortunadamente,gobierno ecuatoriano y por ello no hubo noticias sobre el peligroel convulsionado sur de Colombia. Y así reza el des- se notó a tiempo. Se dio el aviso respectivo y lapacho noticioso de un telegrafista de Girardot, luego Policía, con gran actividad,de que ocurriera una tragedia, según lo publicó el Gil acudió al sitioBlas: “Enero 6. 1917. Acaba de estallar caldera principal y dominó el fuego.talleres del Ferrocarril. Hay desgracias personales yheridos. Ignóranse detalles. Prodújose incendio casa El reporter: narrador desde la barravecina, fuego conjurado inmediatamente en pueblo.Telegrafista subjefe”. El género de la interview se descubrió tempranamente El Sol de Medellín publicó una carta al director en Estados Unidos. En el Herald de Nueva York,sobre la catástrofe de Andes (Antioquia), con “detalles fundado por el gran diarista James Gordon Bennet,interesantísimos”. En el primer párrafo el reporter dice se entrevistó por primera vez a una persona anónimaque cumple la promesa de narrarle la tragedia que en 1836. Un reportero reprodujo exactamente elcobró la vida de seis personas. Habla de los muertos y diálogo que tuvo con la dueña del burdel donde sedel entierro, y de lo que decían los campesinos supers- había asesinado a una joven prostituta. Los lectores,ticiosos sobre el hecho, dando sus opiniones con todo acostumbrados a las fuentes oficiales, se llevaron ladesenfado. En el penúltimo párrafo escribe: “Olvidaba gran sorpresa con el nuevo estilo de informar, quedecirle, Sr. director, que el siniestro pareció obedecer legitimaba la voz de los marginales.a un movimiento de la tierra”. Y en el último párrafo Pero la entrevista llegó bastante tarde a Colombia,se despacha con “Consuela sí, Sr. Director, que estos y es en El Correo Nacional donde se encuentran sussucesos desgraciados no obedecen a descuidos sociales huellas más claras como herramienta imprescindibleni a manos homicidas, sino a manifestaciones irónicas del reporter, personaje enviado por el director a hablarde la naturaleza” (El Sol, 1913, 23 de octubre). con personalidades para preguntarles sobre asuntos de Ahora bien, en el periódico satírico Comentarios actualidad. Tan claro tenía el periódico su aporte al(1911) vuelve a aparecer la estructura de tipo dramático periodismo informativo colombiano, que en la ediciónen la noticia de sucesos, sin duda heredera del arte del 16 de octubre de 1890 incluye una definición delescénico, teniendo en cuenta que desde finales del siglo reporter y de sus funciones:xix el teatro era uno de los principales entretenimientosde los colombianos —y particularmente de los bogo- El reporter de un periódico, institución esencial-tanos— de toda clase y condición. Aquellas noticias mente americana, es un sujeto encargado de ver y oírse leían como un libreto: lo que pasa, y de comunicar al público sus impresiones personales. Tiene él la obligación de ser veraz, diligente, incendiarios de babero observador, pero no ser un narrador frío y absolutamente Los niños Jesús María Méndez y Domingo Ávila, de desapasionado. Es un hombre, como todos, que tiene sus cinco y seis años de edad simpatías y antipatías y su modo propio y peculiar de ver y respectivamente armados de una caja de cerillas entender las cosas […]. Tampoco es el reporter un notario pegaron fuego que presta fe pública, y por lo mismo, cuando relata, v. 109
  7. 7. Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 Nuestros diaristas primero rindieron culto a la prensa parisina: las noticias y la cultura llegaban de París. Luego, sin abandonar del todo el modelo francés, empezaron a asimilar el estadounidense, con títulos gr., una sesión de las cámaras, no está obligado a decir más breves y eficaces, leads y síntesis de la información. todo lo que oyó ni a dar cuenta de todos los incidentes El periodista del nuevo siglo tuvo que ocupar menos ocurridos. Referirá lo que le llama más la atención, lo tiempo en bordar el artículo de fondo para dedicarse que pica su curiosidad, lo que cree que pueda interesar a buscar la noticia, “inflar”1 los telegramas y confec- más al público lector del periódico á que sirve. Sus notas cionar títulos atractivos. son tomadas á la ligera, y forma sus impresiones como Quizá la primera chiva del siglo xx la dio el cualquier hijo de vecino. (Guevara, 2002, p. 100) periódico semioficial El Orden Público —el único bogotano que circuló durante la guerra— y fue sobre El reporter viene a ser un ciudadano común y el incendio de las Galerías Arrubla, situadas en la plazacorriente encargado por un periódico de dar cuenta de Bolívar, el 20 de mayo de 1900. En tres edicionesde los sucesos que pudieran interesar a sus conciuda- el periódico informó sobre la tragedia capitalina en ladanos, sin contraer obligaciones con nadie, salvo con cual murieron 27 personas y hubo pérdidas materialeslos lectores y el director del periódico. Este último por cinco millones de pesos. Señaló como culpableasignaba fuentes y temas a los reporters, que salían a la de provocar el incendio al alemán Emilio Streicher,calle acreditados con sus carnés. Claro que los reporters dueño de una sombrerería en el área comercial del—o publicistas, como también eran conocidos en edificio. Sin embargo, el 23 de mayo se publicó unael medio— no eran muy bien vistos en la época. El rectificación del inculpado, quien se acercó al periódicoDoctor Mirabel escribió en El Gráfico: a aclarar que desde Semana Santa no encendía la estufa; y los editores le creyeron. Cuando la posterior Por supuesto que yo no sirvo para reporter. Ese investigación de los hechos demostró que el alemán sí oficio requiere audacia, gran sagacidad, golpes de fino había provocado el fuego para cobrar el seguro, éste ingenio [...]. A la madrugada va á ser guillotinado un ya había huido. prójimo. El reporter de un periódico matinal y el de uno El Nuevo Tiempo —fundado en 1902 y adquirido meridiano, pretenden cada cual servir más conmovedora, en 1905 por el conservador Ismael Enrique Arcinie- más fresca y más detallada, si se puede, la noticia. El gas— continuó con la contratación de reporteros reporter del diario mañanero hila delgado: consigue asalariados en su planta de escritores y con el uso á fuerza de astucia y moneda sustituir al verdugo, se extensivo de la interview. En la primera época del viste la ropa de éste; se pinta la cara hasta conseguir un periódico era ostensible la falta de olfato periodístico, parecido admirable y se presenta sin miedo á ejercer la sobre todo para la información internacional. Es así penosa función. El reporter del periódico meridiano como la noticia de la casi desaparición de la isla de hila más fino: logra introducirse en el calabozo, reportea Martinica por la erupción de un volcán, en mayo completamente al sentenciado, le proporciona la fuga y de 1902, apareció en una columna perdida, cuando lo sustituye por los mismos procedimientos de pintura y habían perecido 48.000 personas de una población cambio de traje. (1911, 2 de diciembre) de 200.000, según informaron los cables. En cambio, Arciniegas comprendió rápidamente que el negocio Según este cuadro, un tanto exagerado, el afán estaba más en la información que en los comentarios,de sensacionalismo enajenaba las mentes de aquellos por eso El Nuevo Tiempo empezó a manejar la noticiareporteros sedientos de crónicas folletinescas. como chiva. A comienzos del siglo xx el pionero de la prensaChivas y metidas de pata informativa fue Enrique Olaya Herrera, fundador de El Comercio (1903), El Mercurio (1904), Gaceta Republicana (1908) y El Diario Nacional (1915),1. Redondear y dar contexto a la historia que ofrecían los telegra- aunque se trata de periódicos que todavía tenían un mas con mínimos datos. fuerte componente de opinión en sus escasas páginas.110
  8. 8. Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicaciónEl Comercio fue el primero en publicar una edición publicó la primicia de la tragedia del barco cañoneroextraordinaria con la noticia del atentado contra Rafael Hércules en la que murieron varios miembros de laReyes, ocurrido el 10 de febrero de 1906. Armada, con las primeras fotografías del siniestro A partir de la segunda década, el bicho dañino cedidas por La Prensa de Barranquilla. El ministrode la chiva empezó a picar con más fuerza en el medio de Guerra acusó al diario de tendencioso por hablarperiodístico. A dos años del asesinato del general del mal estado del barco, pero Mundo al Día mantuvoRafael Uribe Uribe, el Gil Blas anunció en primera sus críticas al gobierno.plana: “El auto de proceder fue notificado a los res- El gran “cubrimiento”3 de Mundo al Día fue laponsables esta tarde, en el panóptico. Gil Blas publica hazaña del aviador colombiano Benjamín Méndez,esta sensacional pieza primero que todos los demás quien por primera vez voló en un hidroavión de Nuevacolegas”. Claro que no siempre las primicias estaban York a Colombia. El promotor del vuelo —que conconfirmadas. En 1920 El Espectador fijó en sus tableros2 sus escalas se prolongó de septiembre a diciembre dela noticia de que tropas venezolanas atravesaron la 1928— fue Carlos Puyo Delgado, representante defrontera e invadieron a Colombia, y que soldados del Mundo al Día en Nueva York. Lindbergh era el pionerogeneral Eustaquio Gómez pasaron por las armas a de los vuelos transoceánicos, pero en América Latinaciudadanos indemnes. Bogotá Cómico difundió la falsa apenas existían los vuelos nacionales. La United Presschiva que quedó eternizada en su edición impresa. (up) con Guillermo Pérez Sarmiento, su representanteY el 17 de mayo de 1922 el Gil Blas informó sobre la en Colombia, cubrió diariamente todos los incidentesfuga de Galarza y Carvajal del panóptico. La noticia del vuelo. Como patrocinador del evento, la atenciónfue desmentida por el general Juan B. Tovar, y El del diario de Arturo Manrique estuvo absorbidaDiario Nacional envió a un reporter para entrevistar a durante esos meses por el teniente Méndez, y apenaslos célebres reos que seguían pagando condena por el mencionó la masacre de las bananeras con un breveasesinato de Uribe Uribe. comunicado oficial. El Diario Nacional dio a luz la figura del llamadocorresponsal nacional. El director situó corres-ponsales permanentes en los principales depar-tamentos del país e hizo viajar a sus redactoresa todas las regiones para que escribieran sobresus necesidades y hablaran sobre la agricultura,el comercio, el desarrollo urbanístico de las ciu-dades y las vías de comunicación. El ex ministrode Relaciones Exteriores se remangaba lospuños para acomodar los lingotes, dictar allinotipista la noticia de última hora, la chivade la tarde que ponía a temblar a otros diarios.“¿Qué noticia trae usted hoy?, así recibía OlayaHerrera a los reporters cada mañana, entre losque se contaban Guillermo Pérez Sarmiento,‘el más hábil fabricador de noticias que hayacruzado por las redacciones de los diarios bogo-tanos’, además del entrevistador Juan C. Martínez,Juancé, iniciador de las interwiews fáciles y amenas;Lucio Sorel y Roberto Liévano”, según recuerda CarlosE. Lasprilla, un viejo colaborador (El Diario Nacional,1935, 14 de septiembre). 2. Pizarrones que se colgaban en los balcones de los periódicos Mundo al Día, del hábil empresario Arturo donde aparecían las últimas noticias, que el público chiflaba oManrique, Tío Kiosko, acostumbraba informar sobre aplaudía según su interés. 3. Término que comenzaba a utilizar este diario y que hacía re-sus chivas y sobre sus ediciones extraordinarias. Ven- ferencia a un trabajo completo de reportería, con seguimientodió 16.000 ejemplares el 16 de junio de 1928 cuando noticioso, en el lugar de los hechos. 111
  9. 9. Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 Alfonso Fuenmayor recuerda dos chivas históricas colegionarios: “Acción intrépida” contra el gobiernoen La Prensa, de Gabriel Páez Reina, editor del diario liberal. El reportero de El Espectador logró infiltrarsebarranquillero. En 1932 llegó a Barranquilla en una en la convención azul y los dejó rojos de la ira. Parafrágil canoa un grupo de franceses fugados de la conseguir la primicia hizo equilibrios en la chimeneaIsla del Diablo, donde purgaban penas por crímenes y en la mansarda de la casa contigua a la del directorioatroces. Páez Reina, que era políglota, los localizó y conservador, donde anotó fielmente todos los detalles.tuvo varias entrevistas con el jefe, Pierre Belbenoit, Este joven opita se convertiría pronto en uno de los másy las publicó en La Prensa. “Años más tarde cayó en inteligentes y hábiles reporteros de la prensa colom-mis manos el libro Dry Guillotine (Guillotina seca), biana. El sucesor de Alberto Galindo en El Espectadorque tenía como autor a Belbenoit, quien relataba resumía así el secreto de su oficio: “El reportero debelas peripecias de su fabulosa fuga. Allí, en ese libro, tener dominio, en lo posible, de la psicología. La noticiaGabriel Páez Reina es citado repetidamente”. Otro día, viene más a golpes de astucia que de inteligencia. Ela mediados de febrero de 1936, Páez Reina escuchó en periodista tiene que darle al entrevistado siempre launa distante estación de radio la noticia de que el ex sensación de confianza. De otra manera, se le corre”.presidente Olaya Herrera acababa de morir en Roma, Gracias a él el periódico cobró fama de ser el másdonde era embajador. “Ordenó la suspensión del tiro “chiviador” (1955, 14 de marzo).y redactó con la mayor cantidad de detalles que pudoallegar la sensacional noticia. La Prensa fue el único Debut temprano de la entrevistaperiódico de Colombia que dio, ese día, la noticia” como género(Fuenmayor, s. f., p. 151). Y a la vuelta de los años registramos el testimoniode Guillermo Gómez Moncayo —ex director de ElSiglo y director de El Diario Gráfico, vespertino de losGómez—, para quien en 1952 salió publicada la mejornoticia del diario desde su fundación, en 1950, dondeadvertía “al joven que fue mordido el 30 de enero porun perro en tal calle, que el animal estaba rabioso”. Lavíctima alcanzó a leer la noticia y salvó su vida. Otra gran chiva o “batatazo” de este diario fue elcubrimiento de la Vuelta a Colombia en Bicicleta en1953, “en la cual el personal del periódico trabajó conpropulsión a chorro, logrando así que el vespertinosaliera a la calle con la choz del momento, un cuarto dehora después de la llegada de los primeros corredores.Todos trabajaron como hormigas, sudaron y se esforza-ron por dar la chiva” (Semana, 1953, 1.º de septiembre).En la redacción tenían listas diversas crónicas sobre lallegada de los routiers y daban como vencedor a RamónHoyos. Sólo esperaban la llegada de Hoyos para chuzarel ombligo de la rotativa, ponerla a funcionar y dar alos lectores la noticia caliente, pero el escarabajo de lamontaña sufrió un calambre. Después de media horade sufrimiento se produjo el milagro y Diario Gráficosalió con la portada del vencedor. Semana le dedicó portada al redactor político yeconómico de El Espectador, Darío Bautista Olaya,considerado “el zorro” de la entrevista y de la chiva.Una de sus primeras chivas fue cuando dio a conoceral país la nueva consigna de Laureano Gómez a sus112
  10. 10. Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicación 15 de agosto de 1897 aparece la sección “EntrevistaAparte de la interview como herramienta reporteril del política”, inaugurada con el jefe del liberalismo,periodista, está la entrevista como género periodístico, Aquileo Parra, quien afirma a su entrevistador que conque tuvo sus cultores desde finales del siglo xix. En su la creciente represión que se vive en el país lo mejorAntología de grandes entrevistas colombianas, Daniel es abstenerse de participar en política. “La prensaSamper Pizano ubica la primera entrevista en la revista misma, llamada en todas partes a ilustrar la opinión, noEl Gráfico del 15 de julio de 1911, como una “conver- expresa todo el pensamiento de los periodistas porquesación”, entre el reportero y un párroco boyacense se teme incurrir en castigos desconocidos”, sostieneacusado de falsificación de billetes (2002, pp. 157-160). Parra con valentía en este diálogo.Pero en esta exploración encontramos que el género La sección conservó su espíritu pluralista y poradquirió carta de ciudadanía más tempranamente en ella pasaron los más conspicuos personajes de los dosla prensa colombiana, a finales del siglo xix, y bajo partidos, como Carlos Martínez Silva. En la presen-la denominación exacta de entrevista. Entonces los tación se lee: “Le encontramos á las seis de la tardeperiodistas estaban fuertemente influidos por la prensa recostado en su silla de estudio, con el gorro turco queextranjera, y en publicaciones como la Revue des Deux usa siempre entre casa calado hasta las orejas, leyendoMondes, aparecían con frecuencia entrevistas realizadas el último número de la Revue des deux Mondes”. Unpor los reporters. cuestionario brillante permite confrontar el ideario de “Lo que dice Mr. Wyse sobre el Canal”, se titula un conservador que se considera “liberal moderado”la entrevista que apareció el 1.º de septiembre de 1890 y que habla de la libertad de sufragio (1897, 22 deen El Correo Nacional, protocolariamente introducida: agosto).“Con la tarjeta que me acredita como reporter de El A los pocos días, la sección se abrió a intelectualesCorreo Nacional, me presenté en la casa del señor y artistas, como el pintor Ricardo Acevedo Bernal, cuyaLuciano B. Wyse, y le manifesté mi deseo de obtener entrevista se publicó en forma de relato, a diferencianoticias sobre puntos concernientes a la grande obra de las anteriores (1897, 20 de agosto); también pasarondel Canal de Panamá. El señor Wyse se mostró defe- por esta sección el impresor y periodista Medardorente á mi deseo, y con la mejor voluntad contestó Rivas, liberal militante, y Diego Mendoza, periodistaá las preguntas que le hice. Reporter: ¿Pudiera Ud. liberal de muchos quilates, entre muchas otras figuras.decirme cuál es la situación financiera de la Compa- La técnica de las entrevistas es precisa y la fórmulañía del canal?” (1890, 16 de septiembre). Y sigue un de presentación incluye apuntes sobre la trayectoriacuestionario muy preciso, sin impresiones adicionales del personaje. Pero algunas rompen el esquema fríodel reportero. de cuestionario y arrancan con un largo retrato del Al día siguiente el periódico ofrece una entre- entrevistado: temperamento, aspecto físico, porte,vista con Mr. Cherry sobre el avance de las obras del filosofía, trayectoria. Como dato curioso, en una deFerrocarril del Cauca. Otro reportero de El Correo las entrevistas con el escritor Teodoro Valenzuela, elNacional confiesa en el primer párrafo que hace su reporter lamenta no haber estado provisto de “un fonó-debut en estas lides, y aclara que buscó al personaje grafo” para no dejar perder detalle de la apasionanteen el Hotel Sucre: “No obstante que el Sr. Cherry es conversación.americano y, por consiguiente, persona habituada á Lo destacable es que los últimos cinco interro-su paisana institución de los reporters de la prensa, el gantes son invariables en cuanto responden a unrepresentante de nuestro naciente diario no dejó de claro propósito editorial: “¿Qué opina usted de lossentir cierto embarazo al tener que llamar á la puerta derechos políticos del clero? ¿Es usted partidario dedel cuarto número 3”. Para no ocultarle nada al lector, la instrucción primaria obligatoria? ¿Cree usted quecuenta que por primera vez llevaba en su cartera la sería ventajoso en este país la implantación del sistematarjeta credencial de comisionado de la prensa que lo parlamentario? ¿Considera bien resuelta la llamadaautorizaba para estas invasiones de la intimidad. cuestión religiosa con la Constitución de 1886? ¿Cree En La Crónica (1897) se publican entrevistas con usted que la raza chibcha está en capacidad de aportarel mismo formato pregunta-respuesta, una presenta- al desarrollo político del país?”. Tal es el éxito de estasción breve del personaje que justifica el interés, y como entrevistas de La Crónica que se compilaron en un libronovedad, impresiones sueltas del reporter. A partir del publicado en 1897 en la editorial de Medardo Rivas, 113
  11. 11. Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006el primero en este género del que se tenga noticia en y gordos”, reza el sumario. En el primer párrafo seColombia. lee: “El sábado asistimos a la visita de cárcel debido El Autonomista, la competencia más enconada de a la galantería del Juez 2.º Superior, Julio C. Garzón.La Crónica, también publicaba entrevistas, toda vez Así pudimos introducirnos en el panóptico dondeque su director, el general Rafael Uribe Uribe, estaba están recluidos los procesados, Leovigildo Galarza yal tanto de los nuevos desarrollos periodísticos en el Jesús Carvajal, autores del asesinato de Rafael Uribemundo. Él mismo cultivaba el género con la fluidez Uribe, el día 15 de octubre del año pasado”. La entre-de una sabrosa conversación, como lo demuestra la vista alterna opiniones y descripciones detalladas delentrevista que le hizo al presidente Sanclemente (1899, periodista sobre el aspecto físico, la indumentaria y el24 de enero). comportamiento de los presidiarios con sus respuestas Ya entrado el siglo xx, aparecen con regularidad cortantes y rápidas.en El Nuevo Tiempo entrevistas con personalidadesde la política, en formato pregunta-respuesta, pero se —¿Es verdad que a ustedes los bañan?presentan como “reportajes”. Desde su primer número —No, señor, nos bañamos cuando queremos.del 12 de septiembre de 1915, el suplemento literario —Entonces ¿no sufren malos tratos en el panóp- tico? —No, absolutamente, se nos trata muy bien, porque no damos lugar a quejas. —¿Han estado enfermos alguna vez desde su ingreso a la penitenciaría? —No, gozamos de excelente salud. Tenemos buen apetito y buena digestión. —Están ustedes gordos. (Los presos sonrieron y callaron). La extensa entrevista termina con una fotografía de los cautivos tomada por Mirós, que se publicó en la primera página. Como se ve, el periodista no utiliza el género para poner contra las cuerdas a los victimarios; por poco los victimiza con tanta zalema. En la Gaceta Gráfica (1915, 9 de septiembre) apa- rece una entrevista con la infanticida María Fuertes,La Semana, de El Espectador, comenzó a publicar la una joven campesina que mató a su bebé porque nosección “Visitas de la semana”, a cargo del reportero tenía cómo alimentarlo. El reporter la somete a unFernando Isaza, que entrevistó a personalidades como interrogatorio preciso y no exento de juicios morales.Alfonso Castro y Fernando González. Después de que ella cuenta cómo le apretó el “pescue- Pero es en las revistas gráficas donde el género cito al criaturo”, le pregunta:adquiere mayor presencia. El Gráfico inicia en marzode 1915 la sección de entrevistas, y la primera es del —¿En ese momento no sintió usted algo en elreporter Gonzalo París con el periodista y crítico corazón, como un dolor o una pena?literario antioqueño Antonio José Restrepo, Ñito. —No, señor; yo estaba muy enferma.Otros entrevistadores son Armando Solano y Roberto —Después, ¿qué hizo usted?Liévano. Este último hace una amena interview al gran —Cogí mi sombrero, me cobijé un chanchito decronista bogotano José María Cordovez Moure. En pañolón, agarré al muertecito y salí con dirección a laLa Gaceta Gráfica, el 3 de agosto de 1915, se publica quebrada de Cachimbulo. Allí me dio como un desva-una entrevista exclusiva —digna de figurar en una necimiento y me senté un poquito. Después escarbé laantología— con Galarza y Carvajal: “El cronista tierra y enterré al difunto.de La Gaceta es el primer periodista que habla con —¿Y no rezó cuando hubo tapado la sepultura?ellos desde su incomunicación. Se hallan satisfechos —No, señor; yo estaba muy enferma.114
  12. 12. Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicación Y continúa con preguntas propias de confesor: y las indagatorias de tribunales seguidas con interés —¿No le pesa haber matado a su hijo? por el público. En unas ocasiones los interrogatorios —Es que no tenía para mantenerlo, y como el se vertían en forma de relato y en otras se reproducían padre me abandonó sin dejarme ni un centavo, no pude textualmente. Según Samper Pizano, “las indagatorias hacer otra cosa. y careos judiciales fueron una de las bisagras que abrieron la puerta a las entrevistas de prensa en el siglo “A nuestra última pregunta no sacamos una xix” (2002, p. 63). Entre las audiencias más esperadas,contestación precisa, tal vez por ser demasiado violenta. que captaron la atención de los capitalinos, están lasCuando nuestro fotógrafo Mirós fue a operar, María realizadas en 1918 por el caso de “El hombre fiera”,se cobijó bien, se arregló el peinado, se quitó el som- un ex trabajador del canal de Panamá, autor de 35brero y adoptó pose”, concluye el reporter queriendo homicidios, publicadas en su totalidad por la Gacetamostrar que la vanidad femenina no conoce de valores Republicana.morales. A partir de los años veinte se consolidan las En 1918 Gaceta Republicana inaugura la sección secciones de entrevista en algunos suplementos litera-“Entrevistas importantes”, que siempre van firmadas rios, como Lecturas Dominicales de El Tiempo, dondepor Mario García Peña y se hacen en “la casa de Alberto Lleras Camargo creó la exitosa sección dehabitación” del personaje. Y es en El Sol, el periódico entrevistas “Una hora con”, en 1923. En esta mismade tintes socialistas de Luis Tejada y José Mar, donde sección, entre 1926 y 1927, aparecen las entrevistas dese realiza un experimento nuevo de entrevista en la Eduardo Castillo, El Caballero Duende. Uno de sussección democráticamente nombrada “La entrevista personajes más difíciles de convencer fue Luis Cano,de todos”. La primera es del 5 de diciembre de 1922, quien expresó en este diálogo sus reservas frente alcon el auriga Ramón Carvajal. En el primer párrafo género de la entrevista, “por lo que hay en ella deel editor justifica la selección de personajes anónimos, demasiado íntimo y personal” (Samper Pizano, 2001,cuando los entrevistados siempre habían sido per- p. 41). Y Castillo tiene que ponerse a convencerlo desonajes de la vida pública; una ruptura en la rutina que “en este género frívolo y ligero, lo que precisamenteprofesional tendiente a darles cabida a todas las voces les agrada a las gentes es eso: lo personal”.de la sociedad: —Al público, que en el fondo es niño —le No entendemos nosotros la razón que haya para replicó—, no le importa lo que el reporteado piensa. que el radio de sujetos reporteables deba circunscribirse Y si yo le interrogase a usted sobre sus ideas filosóficas a los políticos, los toreros y los financistas. Dentro de su o sobre lo que piensa de la situación política europea, esfera natural de movimiento cada cual es un personaje: lo se me acusaría de haber escrito una página aburrida y mismo la modista que el usurero, el eclesiástico humilde narcotizante. En cambio, a los lectores de periódicos les que el universitario, el presidente que el auriga trasnocha- apasiona saber cómo viven sus hombres dilectos, qué dor. Un periódico bien puede recoger en sus columnas la versiones les agradan más, qué fruta o qué perfume palpitación genuina, fresca, de todas las capas sociales. prefieren y cuál es el tipo de mujer que más seducción La sección en que lo haga tendrá un interés vivo, sencillo, ejerce sobre ellos. fecundo. Será la parte más justiciera, más generosa de todo su contenido. El Sol la abre placenteramente. Con este argumento, que no convenció a don Luis, Con este sentimiento nos dirigimos ayer a la plaza dejó clara la intencionalidad del género periodístico de Bolívar, lugar de reunión de los aurigas. Buscamos de moda. entre ellos el tipo más característico, el que podría darnos En cuanto a la estructura formal, aunque algunos una impresión más total y más honda de la vida que entrevistadores se toman más libertades al ambientar el llevan. Ramón Carvajal nos dijo llamarse un hombre lugar y el personaje, se sigue empleando la pregunta- de unos cuarenta y cinco años, auriga de un coche viejo, respuesta con la consabida fórmula de entrada, como número ciento y pico. se aprecia en esta entrevista de Rafael Vásquez de El Gráfico (1926, 11 de septiembre): A partir de la segunda década comenzaron a apa- —Sí señor. Si está —se me responde.recer publicadas, a manera de entrevista, las audiencias —¿Puedo hablar con él? 115
  13. 13. Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 entrevistador fue Luis Eduardo Nieto Caballero, quien firmaba como El Cronista Espejo; pero el 3 de agosto de 1946 publica “La muerte del Cronista Espejo” (1946), y decide comenzar a firmar con otro de sus numerosos seudónimos: Ángel Díaz, el interlocutor de sus autoentrevistas. Y en los cincuenta sobresale Luis Enrique Osorio con las entrevistas de Lecturas Dominicales. —Cómo no, me contesta una voz afable. Usted También en esta época aparecieron publicadas es… en el semanario Sábado y La Calle las entrevistas Se me hace pasar al cuarto de trabajo de José. Un imaginarias de Lucas Caballero Calderón, Klim, que elegante escritorio. Retratos y reproducciones de artistas hacían las delicias de los lectores. En Sábado, sostiene célebres. Libros. Autores: Garofalo, Ferri, Santo Tomás, diálogos con los pétreos bustos de prohombres, como Carrara, Pareto, Platón, Quevedo, France. Sobre todo, Rafael Núñez o Marco Fidel Suárez hasta bajarlos de comentadores de derecho. su pedestal. En La Calle entrevista a personajes que En el umbral aparece Camacho Carreño. Apretón están vivitos y coleando, como el “gran repatriado” de manos. Le informo de mis propósitos… Laureano Gómez. Hasta monseñor Miguel Ángel Builes pasó por la irreverencia del entrevistador de La En estos años la revista El Gráfico empezó a enviar Calle. En esta zumbona entrevista deja caer críticas quea sus reporteros fuera de Bogotá para realizar entre- le habrán costado la maldición eterna de monseñor:vistas con personalidades, como Carlos E. Restrepoy Tomás Carrasquilla. Y Cromos no se quedó atrás, Su Exma. no es tan sólo devoto de los Osos (de Santacon entrevistadores de la casa, como Miguel Santiago Rosa). Parece que, igual que el Poverello de Asís, conversaValencia, Luis Enrique Osorio y Lucio Sorel, todos con a menudo con toda suerte de animales. Los llama herma-la frescura del trazo a vuelapluma y con impresiones nos e inconfirmadamente se dice que algunas veces se levivas, a falta de magnetófono. ha oído platicar con algunos de ellos. Con el Hermano Con motivo de la apoteósica gira de Carlos Gardel León, pero no con León María Lozano. Con la Hermanapor Colombia, en 1935, y a su paso por Bogotá —antes Culebra, porque la diócesis dizque está muy endeudada,de emprender el viaje fatal a Medellín—, varios y con los Hermanos Pájaros. Además, con el Hermanoreporters fueron a entrevistar al cantante argentino al Rojas Pinilla, perdón, por el lapsus, con el Hermano LoboHotel Granada. Por El Diario Nacional acudió Cristine, [...]. El Hermano Lauro, su aliado de otros tiempos y laquien comienza así su texto: “Cordial y gentilmente mejor fruta del conservatismo, se ablandó con los añosfui recibida en el Hotel Granada por el señor Gardel, y permitió que se le introdujera pérfidamente, como unun perfecto gentleman”, y continúa con el cuestionario pálido gusano a una guayaba, Alberto Lleras. (1957, 13muy enfocado a los afectos del cantor. En cambio, El de diciembre)Caballero Duende, de Cromos, se presentó a la entrevistaen actitud displicente, molesto por tanta alharaca A finales de los años cincuenta, el periodistaque había despertado la visita de Gardel —cuando Miguel Zapata Restrepo hizo la que podría consi-a Bogotá habían llegado cantantes excelsos de fama derarse la primera entrevista a un jefe guerrillero,mundial, como Tita Rufo y Lázaro—, y tituló la nota: El Capitán Franco, que tenía su base de operaciones“Diez minutos con Carlos Gardel”. Lo acompañaron en Urrao, Antioquia. Miguel Zapata Restrepo, dea la entrevista una “estenógrafa” (taquígrafa que le El Colombiano, fue contactado por un emisario delevitaba la molestia de tomar notas) y un fotógrafo, que guerrillero que sólo confiaba en él para dar una entre-luchaba con su aparato de magnesio reacio a funcionar vista antes de que lo mataran. Cuando informó a las(1935, 17 de junio). Los tres quedaron en la foto. autoridades civiles y militares del departamento sobre Hacia los años cuarenta se hicieron famosas en su encuentro con El Capitán Franco y pidió la suspen-El Espectador las entrevistas de Darío Bautista, que sión de escaramuzas militares en la zona, alguien lemanejaba con soltura el género y salpicaba su crónica dijo que lo que pensaba hacer era ilícito, porque no separlamentaria con punzantes diálogos. Otro famoso podía erigir a la categoría de personaje a un bandido.116
  14. 14. Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicaciónLo cierto es que Zapata Restrepo se movilizó en bus conformarse con enviar el extracto en lacónicos tele-hasta el lugar acordado y tuvo un diálogo extenso con el gramas. Y el director del Daily News, F. R. Robinson,suboficial retirado del Ejército sobre su militancia, sus acogió la iniciativa. El público del Daily se acostumbróenemigos, sus amigos y los jefes liberales que lo habían a estas cartas diarias, que fueron un éxito y derrotarontraicionado (Zapata Restrepo, 1973, pp. 473-487). a la competencia. En adelante todo lo que tuviera más de 24 horas era una antigualla para el lector.Los primeros corresponsales Volviendo a Colombia, en la guerra de los Milen las trincheras Días El Orden Público cubrió el conflicto desde sus inicios, en noviembre de 1899. Enviaba a sus repor-El Telegrama, que como vimos inauguró en 1886 el ters a la zona de combate para entrevistar a los altosservicio de noticias por cable con información llegada mandos del Ejército, aunque la mayoría de los cablesde Europa y de América, alcanzó un tiempo récord sobre la guerra provenía de los mismos generales quede cuatro días de retraso con respecto a los hechos. La tenían el deber de escribir relaciones de hechos sobreiniciativa surgió de Nicolás Krohne, un funcionario de sus contiendas. De ahí que se pueda reconstruir unala Legación Británica que ofreció al director Jerónimo historia magnífica de la guerra con los cables de estaArgáez la comunicación diaria, por cable, entre Europa gaceta oficial, aunque desde las versiones convenien-y Bogotá. El cuerpo consular de Bogotá respaldó la tes y sesgadas de triunfalismo. En El Orden Públicopropuesta y se asociaron las distintas legaciones para aparecen, además, los telegramas que se cruzaban losasumir los gastos de la empresa. generales con los ministros de Guerra y de Gobierno, y Hasta entonces los reporteros tenían que esperar con el presidente Sanclemente, quien respondía desdelas revistas y periódicos del extranjero, que podían su sede en Anapoima.tardar un mes. Con este avance nuestro país salió El Colombiano (1900), del general Daniel Angulo,por fin de la insularidad. A diferencia de los otros 15 también informó sobre los avances de la guerra condiarios que circulaban en Bogotá y de los regionales, la los cables de los generales conservadores. Carlossección de calogramas de El Telegrama abría la edición Matamoros, Ramón González Valencia y Pedro Nely ocupaba la mayor parte del espacio; pero a partir del Ospina fueron algunos de los asiduos corresponsales.octavo número la publicidad se tomó la primera página El 22 de febrero de 1901 se publicó el parte del generaly desplazó la información. Matamoros: Fue justamente en El Telegrama donde un cono-cedor de la prensa inglesa rindió tributo al primercorresponsal de guerra en el mundo. En tres entregasconsecutivas, a partir del 26 de diciembre de 1886,publicó un artículo sobre el periodismo en Inglaterra,el más avanzado en el mundo por la importancia quedaba a los hechos del exterior. Y destacó la figurade Archibald Forbes, reporter excepcional y escritormilitar, corresponsal del Daily News, quien desde1870 cubrió más de diez campañas. Forbes tenía estacapacidad de narrar y de encontrarse infaliblementedonde era necesario: “Permanece 48 horas a caballosin reposar un instante, todo lo ve, y ha atravesado, sinun araño, las escenas de carnicería más temibles paraescribir después sobre la cabeza de su silla un artículode tres columnas que es una obra maestra y partir arienda suelta matando diez caballos, si es necesario,para asegurar la transmisión de su telegrama”, cuentael articulista. Cuando Forbes marchó a la guerrafranco-alemana tuvo la audaz idea de transmitir suscartas militares por cable submarino, en lugar de 117
  15. 15. Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 Sr. Ministro de Guerra. Complázcome en comuni- de todo e ingresaban a las guerrillas liberales por sus car á S.S. que anteayer, después de dos horas de combates ideales, no por reclutamiento forzado. intensos, nuestras fuerzas ocuparon a Marta, puerto Valga aclarar que la guerra de los Mil Días sobre el Sogamoso. Se le causaron al enemigo 30 bajas, no fue cubierta —informativa y objetivamente 29 por muerte, y se le tomaron varios prisioneros, armas hablando— por la prensa nacional, excepción hecha de y monturas. De nuestra parte hubo 5 bajas (febrero 5 los generales-reporters. No se puede desconocer que la de 1901). mayoría de los escritores públicos estaban disparando desde trincheras reales y que las empresas periodísticas Además de los generales, se dio el caso singu- amenazaban ruina. Pero la principal razón de laslar del doctor Carlos Putnam4, quien publicó una pocas noticias era la fuerte censura impuesta por el“Conmovedora relación de la batalla de Palonegro”, gobierno de Marroquín. Sólo se encuentra el relato deque Enrique Gaviria, director de El Cascabel, ofreció un reporter estadounidense, corresponsal de The Newen siete entregas a partir del 31 de julio de 1900. El York Herald, quien vio trasladar al anciano presidentedoctor Putnam era jefe de ambulancias del Ejército del Manuel Antonio Sanclemente en una jaula por cami-Norte, del gobierno, y narra sin tintes patrióticos los nos intransitables, desde su casa de Villeta, Cundina-horrores de la guerra en Bucaramanga. Habla en esta marca, hasta su hacienda en el Cauca. La crónica fueserie de los héroes de la batalla (médicos, enfermeras, publicada en ese diario el 30 de septiembre de 1902.capellanes, hermanas de la caridad) que ofrecen su A propósito, se pregunta el escritor de Cromos queayuda a los heridos; del tipo de heridas producidas recuperó la historia: “¿Cuántos documentos huma-por balas de rifles Remington y Grass que terminan nos como éste sobre la contienda fratricida pudieronen amputaciones; de las imágenes más dolorosas en escribirse en Colombia? ¿Preferían los periodistas delos campos de batalla. Del 11 de mayo al 31 de julio entonces los artículos candentes de política a narrar lopasaron por la enfermería 1.200 soldados heridos, de que tenían ante los ojos?” (1937, 11 de diciembre).los cuales murieron 36. Y como además de galeno se El cubrimiento de las discusiones sobre el canalocupaba de administrar los escasos recursos, Putnam de Panamá en el Congreso de Estados Unidos fue elregistra el recibo de 43.000 pesos enviados por el trabajo más destacado del grupo de corresponsalesministro de Guerra para los gastos urgentes en los internacionales de El Nuevo Tiempo. Para entonceshospitales. se habían abaratado los costos de transmisión en una Desde la trinchera liberal, uno de los pocos gene- tercera parte, debido a que en 1902 comenzó a funcio-rales que narraron sus combates fue Lucas Caballero, nar la red telegráfica Lima-Quito-Bogotá. A finalesjefe del Estado Mayor de Benjamín Herrera. En 1902 de 1903 este periódico contrató los servicios de cableCaballero redactó el acta de paz que se firmó en el para cubrir la guerra ruso-japonesa. En 1905, Ismaelvapor Wisconsin. En el diario liberal El Comercio E. Arciniegas se abonó al primer servicio de noticiastambién se publicaron relaciones de la campaña en el internacional de cable con el diario The New YorkTolima, apuntes y documentos de los generales libera- Herald. Pero con todo y los corresponsales en Europales que luego fueron compilados en un libro (La guerraen el Tolima, 1904). Con este material, el periódico deOlaya Herrera buscaba mostrar la desigualdad de con-diciones en que lucharon los ejércitos del gobierno y dela revolución. Los militares del gobierno estaban bienprovistos de armas, equipos, víveres, dinero, uniformes,y llevaban a las trincheras a la infeliz soldadesca; mien-tras, los militares revolucionarios iban desprovistos4. Posiblemente el mismo doctor Putnam que socorrió al señor Dupuy, herido en atentado, según la noticia narrada en la pá- gina 6.118
  16. 16. Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicacióny en América, las noticias del exterior llegaban diez tanos dependían en el extranjero de los corresponsalesdías tarde, y las nacionales, cuatro o cinco días después de Quito y de Guayaquil, y publicaban los sucesos dede ocurrido el hecho. la guerra con dos o tres días de diferencia. Por ello, Y aunque se suponía que el telegrafista Mafla El Diario Nacional contrató los servicios cablegráficos—un modesto funcionario que durante años manejó con Panamá, lo que le permitió publicar antes quelos hilos del cable submarino para transmitir las noti- ningún otro periódico las primeras noticias de lacias desde Buenaventura a la prensa del interior— era hecatombe. Según cuenta Guillermo Pérez Sarmiento,el colombiano mejor informado, lo “chiviaron” con entonces reporter del diario, “las noticias llegaban dela noticia de la separación de Panamá. En la sección Panamá en pequeños sobres azules que yo abría con elde correo de las brujas de El Orden Público, apareció corazón en la boca”. Como gesto de imparcialidad seun telegrama que envió el telegrafista de Cali a su publicaban simultáneamente noticias de francófilos yhomólogo en Buenaventura pidiéndole información germanófilos, lo que indignaba al maestro Arciniegas,sobre los alarmantes hechos ocurridos en el istmo de cuyas campañas aliadófilas eran de fama. “ArciniegasPanamá. Y Mafla respondió categóricamente: “Nada manejaba la guerra a su antojo, y al arreglar los telegra-más infundado que aquellas noticias que circulan en mas causaba más bajas en los ejércitos austroalemanesesa ciudad sobre graves sucesos ocurridos en Panamá. que los cañones de los aliados” (El Diario Nacional,Por mi parte, sólo sé que reina la tranquilidad en aquel 1935, 14 de septiembre, p. 7).departamento, y que nada hay capaz de perturbarla”. Gaceta Republicana, que compró Arturo Man-Este cruce de telegramas se publicó el 21 de noviembre rique a Olaya Herrera, también dio un cubrimientode 1903. ¡Sólo el 26 de noviembre se vino a divulgar excepcional a la Primera Guerra, y en el último año della noticia de la separación de Panamá, que se produjo conflicto abría todos los días primera plana con una oel 3 de noviembre! varias fotografías y el recuento de los sucesos. Con motivo de la Exposición del Centenario, que El conflicto bélico del que sí emergió la figura delse realizó en 1910 en el Parque de la Independencia de corresponsal de guerra nacional fue el fronterizo deBogotá, se abrió un pabellón para la prensa como en Colombia con el Perú, entre 1932 y 1933. Por primeracualquier evento de talla internacional. Y en 1911 el vez los periódicos conservadores y liberales compar-Ministerio de Relaciones Exteriores asumió el control tieron el mismo entusiasmo patriótico y enviarondel servicio del cable, que puso a competir a nueve corresponsales a la olvidada zona. El presidente Olayaperiódicos capitalinos por las noticias. Mientras se Herrera le confió a Felipe Lleras Camargo —entoncesextendía y democratizaba esta tecnología, el telegra- secretario de Gobierno de Bogotá— su representaciónfista Mafla dio a conocer la actualidad de Europa y en el frente de batalla. Desde diciembre de 1932 yAmérica y divulgó la noticia del hundimiento del durante siete meses, Lleras Camargo mantuvo estaTitanic, en 1912. corresponsalía en El Tiempo y cubrió los combates de A partir de 1914, periódicos como El Liberal, El Algodón y Tarapacá. Tal como se ve en las fotos,El Tiempo, El Nuevo Tiempo y Gaceta Republicana el reportero se calzó las botas, se metió en el traje deadoptaron un nuevo estilo de hacer periodismo bajo las fatiga y se terció el rifle para escribir la crónica alineadopresiones informativas de la Primera Guerra Mundial. con las fuerzas del gobierno, sin abandonar tampoco suHacia 1912, La Unidad, de Laureano Gómez, publicó posición de periodista de izquierda que se refiere a losel servicio alemán-oficial de noticias de la guerra que combatientes como sus “camaradas” y está contagiadovendía con el siguiente reclamo publicitario: “Sus- del virus nacionalista, como casi todos los colombianoscríbase Ud. si quiere tener una información exacta y en ese momento. Apoyado en cajones que conteníannunca desmentida de los sucesos europeos”. material de guerra escribió sus primeras líneas, “para Cuando estalló la Gran Guerra, los diarios bogo- tranquilidad de los patriotas exaltados que desconfían 119
  17. 17. Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006de que el gobierno no haya organizado las cosas bien”. socio diga todas las mentiras que le da la real gana,Con ese tono optimista siguió reportando los avances mentiras que sumadas a las del servicio, constituyen unde la expedición colombiana hacia la frontera con el récord [...]. Gracias a Dios que pagamos corresponsalPerú. propio”. Natural reacción de desconfianza en un El Tiempo también contrató los servicios del medio tan politizado donde todavía costaba entenderreportero-sargento Antolín Díaz y publicó comenta- el periodismo como una industria.rios y noticias de la guerra de los corresponsales Simón Gracias a la abundante información que sumi-Prieto Solano y el veterano Carlos Puyo Delgado. nistraban las agencias de noticias internacionales, los lectores se familiarizaron con el escenario geopolíticoLas primeras agencias de noticias; antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial.los primeros manuales de redacción Claro que los periodistas dormían sintonizando la bbc, de Londres, y las estaciones de radio de Estados Guillermo Pérez Sarmiento fue uno de los pri- Unidos, para no perderse de nada. Fue así como Álvaromeros corresponsales colombianos en Estados Unidos Pachón de la Torre, jefe de redacción de El Liberal,para Mundo al Día y El Gráfico, y allí se actualizó en escuchó la noticia de la invasión a Polonia, la tradujolos avances del periodismo moderno. En 1924 inició de inmediato y a las cinco de la mañana salió el perió-su representación para Colombia de la agencia up, dico con la primicia nacional y una nota editorial dedonde trabajó 25 años. De esta manera, los periódicos Hernando Téllez titulada “La voz de la barbarie”. Concolombianos lograron tener un servicio noticioso de estos cronistas-radioescuchas insomnes, que pasabantodo el mundo (con una cuota de 500 palabras los de la redacción del periódico a la cabina de radio paravespertinos y 1.200 los matinales). Otro corresponsal duplicar sus notas, la información internacional de Elen Nueva York de El Tiempo, Mundo al Día y La Liberal fue sobresaliente durante la guerra. TampocoPrensa de Barranquilla fue Carlos Puyo Delgado, que se quedaba atrás su principal contendor, La Razón, deluego hizo escuela del estilo informativo en nuestras Juan Lozano y Lozano.redacciones. Sin duda, la Segunda Guerra Mundial incre- En 1927, Pérez Sarmiento fundó la primera agen- mentó el interés por la información internacional y encia noticiosa del país, Servicio Informativo Nacional especial por las noticias del frente. Valga mencionar(sin), con una simple financiación: el canje de noticias las crónicas del escritor John Steinbeck, publicadaspor avisos. Se afiliaron en exclusiva los diarios Colom- en exclusiva por el semanario Sábado en 1943, y lasbia y El Colombiano, lo que indignó a la prensa liberal. de la corresponsal de la Agence France-Presse (afp),El Diario, de Medellín, denunció: “Ese servicio es muy Anna Kipper, exiliada polaca que fundó en Bogotá lasospechoso para los lectores y se presta a que cada oficina de dicha agencia en 1943 y pronto se convirtió en maestra de la información internacional. Junto con ella trabajaron Carlos Villar-Borda y José Umaña Bernal. En los años cuarenta, la transmisión de noticias de la afp se hacía desde París por el sistema morse y las noticias se recibían por los marconis en Telecom. Cuenta Carlos Villar-Borda: En esa época las noticias llegaban por radiotelegra- fía, en clave morse y en inglés, y eran recibidas por unos operadores que terminaban su vida medio sordos [...]. El texto venía ultracomprimido, como se solían redactar los telegramas, de manera que no se trataba solamente de traducirlos, sino de ‘inflarlos’, dándoles contexto y muchas veces una coherencia que no aparecía a primera vista. En El Tiempo se recibía el servicio de la agencia Havas y posteriormente el de la up, y los primeros traductores e ‘infladores’ de cables fueron Alberto Lleras, los herma-120
  18. 18. Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006 | Historias de la comunicación nos Francisco y José Umaña Bernal y Gilberto Owen, fuera de la competencia. En 1956 José María Romero nombres que indican la importancia que se atribuía a fundó Colombia Press, con ocho redactores y 22 medios esa tarea. (2004, pp. 92-93) de comunicación abonados. Y tres años después surgió Prensa Latina como resultado de una alianza entre También a comienzos de los años cuarenta el periodistas y financistas latinoamericanos deseosos deDiario Popular, periódico de la izquierda revolucio- transmitir información objetiva sobre la realidad denaria, contrató los servicios exclusivos de Supress y de los países latinoamericanos. Abrió oficina ese mismoIntercontinent News, así como información gráfica de año en Colombia y Plinio Apuleyo Mendoza y GabrielSovfoto. De esta manera sus lectores pudieron tener García Márquez vinieron del exilio venezolano aacceso a lo ocurrido en la guerra y a las revoluciones asumir el mando de la agencia.y luchas obreras que no registraba la prensa nutrida En 1946 el ex presidente Alberto Lleras Camargopor las agencias tradicionales. fundó la revista Semana —inspirada en el modelo Y si de guerras se trata, qué escenario más convul- informativo de las revistas estadounidenses Time ysionado que el de nuestro país en el llamado periodo Newsweek—, cuyo éxito se prolongó durante 15 años.de la Violencia. Del quincenario Crítica extractamos El propio Lleras Camargo introdujo el primer manualel testimonio de un corresponsal extranjero, Leslie de estilo que se conozca en la redacción de El LiberalCarter, sagaz periodista a quien sus jefes de Nueva hacia 1938. Se trajo el folleto de la Universidad de Cali-York le reprochaban no haber hablado más que de fornia, y Álvaro Pachón de la Torre —formado comomuertos durante los dos años de su estadía en Colom- periodista en la Universidad de Nueva York— fue elbia: “Nos tiene bajo una ducha de sangre”, decían ellos, encargado de traducirlo. De esta manera, se difun-y el corresponsal argumentaba, “los colombianos no dieron las normas que hasta entonces sólo se seguíantienen más oficio que el de dispararse a la barriga o el intuitivamente.de encender fuegos” (1949, 21 de mayo). Carter cuenta En 1949 Luis Vásquez Quiros, profesor de laque sus jefes creían que lo habían mandado a un país Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Jave-tranquilo, dedicado a cosechar café, a recitar versos y a riana, publicó un manual de periodismo titulado Elhablar mal de los gringos de la Standard Oil. Por ello cuarto poder, que serviría de texto guía para los cursosle piden que diga claramente si es que “en esa tierra del de periodismo. Cabe anotar que la Javeriana fue ladiablo andan los rojos o es que hay guerra civil”. primera en abrir estudios de periodismo, en 1935. Y la En 1949, cuando el presidente Ospina Pérez segunda universidad que los ofreció en Bogotá fue la deprotestó por la mala imagen del país que estaban América (1956), orientada por Jaime Posada hasta sudando los corresponsales extranjeros, funcionaban cierre, en 1970. En la década de los cincuenta, Álvarovarias agencias en Bogotá, entre ellas la up, Reuters, Gómez escribió otro manual de redacción para losafp, Time, ap y el Internacional News Service. La periodistas de El Diario Gráfico, titulado “Cuadernosup adquirió el primer teletipo en 1949, que para Carlos de formación para redactores y corresponsales”. Y haciaJ. Villar-Borda era como una máquina de escribir 1958, el mismo hijo de Laureano Gómez comenzó aque escribía sola. El Espectador fue el primer diario sacarle tiempo a su actividad en el Senado y escribióen instalar el teletipo en 1952, y en la provincia fue El una cartilla de 28 páginas como manual de estilo deCorreo de Medellín, en 1953, que también inauguró El Siglo, que comenzaba con el clásico epígrafe: “Siel servicio de radiofoto. Los teletipos multiplicaron el un perro muerde a un hombre, no es noticia. Si unpoder de transmisión de la información instantánea hombre muerde a un perro, eso es noticia”.durante las 24 horas del día, y a partir de los añoscincuenta las redacciones se convirtieron en sitios bas- Referenciastante ruidosos debido a las campanillas de los teletiposque vomitaban constantemente los despachos de las Camacho Roldán, S. (1973), Notas de viaje, tomo ii, Bogotá,agencias noticiosas. Talleres Gráficos del Banco de la República. Pero sin duda el medio que contaba con el mayorservicio informativo de Colombia y el mundo era El Crítica (1949, 21 de mayo).Diario Oficial, fundado por Rojas Pinilla en 1956, con Cromos (1935, 17 de junio).una difusión de 100.000 ejemplares que lo situaba por — (1937, 11 de diciembre). 121
  19. 19. Historias de la comunicación | Signo y Pensamiento 48 · volumen xxv · enero - junio 2006El Autonomista (1899, 24 de enero).El Correo Nacional (1890, 16 de septiembre).— (1890, 19 de febrero).El Diario Nacional (1935, 14 de septiembre), “Celebración del vigésimo aniversario”.El Espectador (1955, 14 de marzo).El Gráfico (1926, 11 de septiembre).El Sol (1887, 19 de mayo).— (1913, 23 de octubre).El Telegrama (1886, 16 de octubre).Entrevistas del Cronista Espejo (1946), Bogotá, abc, 1946.Fuenmayor, A. (s. f.), “Gabriel Páez Reina: recuerdos de un gran periodista”, en Huellas, núms. 63-66, Barran- quilla, Universidad del Norte.Gaceta Gráfica (1915, 9 de septiembre).Guevara, A. M. (2002), Tras las huellas de El Correo Nacional [trabajo de grado], Bogotá, Facultad de Comunicación y Lenguaje, Pontificia Universidad Javeriana.La Crónica (1897, 22 de agosto).— (1897, 20 de agosto).La guerra en el Tolima 1899-1903 (1904), Bogotá, s. e.La Tribuna (1903, 16 de noviembre).Samper Pizano, D. (2001), Antología de grandes reportajes colombianos, tomo ii, Bogotá, Aguilar.— (2002), Antología de grandes entrevistas colombianas, Bogotá, Aguilar.Semana (1953, 1.º de septiembre).Villar-Borda, C. J. (2004), La pasión del periodismo, Bogotá, Universidad Jorge Tadeo Lozano.Zapata Restrepo, M. (1973), La mitra azul (Miguel Ángel Builes), Medellín, Beta.122

×