Nueve musas - Arte sin fronteras-

640 views
567 views

Published on

Nueve Musas es una mujer luminosa que fantasea palacios de colores sobre olas que la elevan hasta las estrellas. Conoce mi destino y mi sueño. Sabe que me encuentra levitando en las líneas del cosmos por eso me regala la belleza de su lumbre. Yo sólo soy la emisaria. Ella ya es antes de nacer en las líneas de mi tinta y su suerte. Buen viaje mi hermosa dama…buen viaje….

Published in: Entertainment & Humor
1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
  • Nueve Musas es una mujer luminosa que fantasea palacios de colores sobre olas que la elevan hasta las estrellas. Conoce mi destino y mi sueño. Sabe que me encuentra levitando en las líneas del cosmos por eso me regala la belleza de su lumbre. Yo sólo soy la emisaria. Ella ya es antes de nacer en las líneas de mi tinta y su suerte. Buen viaje mi hermosa dama…buen viaje….
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
640
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Nueve musas - Arte sin fronteras-

  1. 1. NueveMusas Arte siin ffronteras Arte s n ronterasJuanaDe AméricaLa habiitaciiónLa hab tac ónIImagiinariia de Ciirllot mag nar a de C r ot La tallentosa señora La ta entosa señora Hiighsmiith H ghsm th 1 Revista Cultural Año 2013 Numero 007
  2. 2. Dirección General Valeria Wozniak Corrección: Victoria Márques Grupo Editorial: Nueve Musas Nueve Musas nuevemusasrevistacultural@hotmail.comISBN 978-987-33-2476-5 2
  3. 3. Sumario///////////////////Nota Editorial Narrativa: La noche boca arriba de Julio CortázarEl naturalismo Émile ZolaEl crimen y el castigo de Fiodor Dostoyevsky Poeta : de Las estepas del silencio de Valeria Wozniak Juan Eduardo CirlotLa habitación imaginaria de Cirlot Narrativa: El viaje de Naia Fillipa de Valeria WozniakJuana de América Chico CarloLibro de Cabecera: El Adán Buenosayres de Leopoldo Marechal Angie Ferrero: Una fugitiva con la soga en los piesLa talentosa señora HighsmithIlusione de Valeria CorvinoToulouse-Lautrec Grand Maître des Affiches La GoulueLos desiertos de Georgia El viaje de Naia Fillipa – continuación- Portada: La primavera de Georgia O´keffe 3
  4. 4. Nota Editorial ///////////////////Nueve Musas Nueve Musas es una mujer luminosa que fantasea palacios de colores sobre olas que la elevan hasta las estrellas. Conoce mi destino y mi sueño. Sabe que me encuentra levitando en las líneas del cosmos por eso me regala la belleza de su lumbre. Yo sólo soy la emisaria. Ella ya es antes de nacer en las líneas de mi tinta y su suerte. Buen viaje mi hermosa dama…buen viaje…. 4
  5. 5. La noche boca arriba Julio Cortázar Y salían en ciertas épocas a cazar enemigos; le llamaban la guerra florida. A mitad del largo zaguán del hotel pensó que debía ser tarde y se apuró a salir a la calle y sacar la motocicleta del rincón donde el portero de al lado le permitía guardarla.En la joyería de la esquina vio que eran las nueve menos diez; llegaría con tiempo sobradoadónde iba. El sol se filtraba entre los altos edificios del centro, y él -porque para símismo, para ir pensando, no tenía nombre- montó en la máquina saboreando el paseo. Lamoto ronroneaba entre sus piernas, y un viento fresco le chicoteaba los pantalones.Dejó pasar los ministerios (el rosa, el blanco) y la serie de comercios con brillantesvitrinas de la calle Central. Ahora entraba en la parte más agradable del trayecto, elverdadero paseo: una calle larga, bordeada de árboles, con poco tráfico y amplias villasque dejaban venir los jardines hasta las aceras, apenas demarcadas por setos bajos. Quizáalgo distraído, pero corriendo por la derecha como correspondía, se dejó llevar por latersura, por la leve crispación de ese día apenas empezado. Tal vez su involuntariorelajamiento le impidió prevenir el accidente. Cuando vio que la mujer parada en laesquina se lanzaba a la calzada a pesar de las luces verdes, ya era tarde para lassoluciones fáciles. Frenó con el pie y con la mano, desviándose a la izquierda; oyó el gritode la mujer, y junto con el choque perdió la visión. Fue como dormirse de golpe. Volvió bruscamente del desmayo. Cuatro o cinco hombres jóvenes lo estaban sacando dedebajo de la moto. Sentía gusto a sal y sangre, le dolía una rodilla y cuando lo alzarongritó, porque no podía soportar la presión en el brazo derecho. Voces que no parecíanpertenecer a las caras suspendidas sobre él, lo alentaban con bromas y seguridades. Suúnico alivio fue oír la confirmación de que había estado en su derecho al cruzar laesquina. Preguntó por la mujer, tratando de dominar la náusea que le ganaba la garganta.Mientras lo llevaban boca arriba hasta una farmacia próxima, supo que la causante delaccidente no tenía más que rasguños en las piernas. "Usté la agarró apenas, pero el golpele hizo saltar la máquina de costado..."; Opiniones, recuerdos, despacio, éntrenlo deespaldas, así va bien, y alguien con guardapolvo dándole de beber un trago que lo alivióen la penumbra de una pequeña farmacia de barrio. La ambulancia policial llegó a los cinco minutos, y lo subieron a una camilla blandadonde pudo tenderse a gusto. Con toda lucidez, pero sabiendo que estaba bajo los efectosde un shock terrible, dio sus señas al policía que lo acompañaba. El brazo casi no le dolía;de una cortadura en la ceja goteaba sangre por toda la cara. Una o dos veces se lamió loslabios para beberla. Se sentía bien, era un accidente, mala suerte; unas semanas quieto ynada más. El vigilante le dijo que la motocicleta no parecía muy estropeada. "Natural",dijo él. "Como que me la ligué encima..." Los dos rieron y el vigilante le dio la mano alllegar al hospital y le deseó buena suerte. Ya la náusea volvía poco a poco; mientras lo 5
  6. 6. llevaban en una camilla de ruedas hasta un pabellón del fondo, pasando bajo árbolesllenos de pájaros, cerró los ojos y deseó estar dormido o cloroformado. Pero lo tuvieronlargo rato en una pieza con olor a hospital, llenando una ficha, quitándole la ropa yvistiéndolo con una camisa grisácea y dura. Le movían cuidadosamente el brazo, sin quele doliera. Las enfermeras bromeaban todo el tiempo, y si no hubiera sido por lascontracciones del estómago se habría sentido muy bien, casi contento. Lo llevaron a la sala de radio, y veinte minutos después, con la placa todavía húmedapuesta sobre el pecho como una lápida negra, pasó a la sala de operaciones. Alguien deblanco, alto y delgado, se le acercó y se puso a mirar la radiografía. Manos de mujer leacomodaban la cabeza, sintió que lo pasaban de una camilla a otra. El hombre de blancose le acercó otra vez, sonriendo, con algo que le brillaba en la mano derecha. Le palmeó lamejilla e hizo una seña a alguien parado atrás. Como sueño era curioso porque estaba lleno de olores y él nunca soñaba olores. Primeroun olor a pantano, ya que a la izquierda de la calzada empezaban las marismas, lostembladerales de donde no volvía nadie. Pero el olor cesó, y en cambio vino una fraganciacompuesta y oscura como la noche en que se movía huyendo de los aztecas. Y todo era tannatural, tenía que huir de los aztecas que andaban a caza de hombre, y su únicaprobabilidad era la de esconderse en lo más denso de la selva, cuidando de no apartarsede la estrecha calzada que sólo ellos, los motecas, conocían. Lo que más lo torturaba era el olor, como si aun en la absoluta aceptación del sueño algose revelara contra eso que no era habitual, que hasta entonces no había participado deljuego. "Huele a guerra", pensó, tocando instintivamente el puñal de piedra atravesado ensu ceñidor de lana tejida. Un sonido inesperado lo hizo agacharse y quedar inmóvil,temblando. Tener miedo no era extraño, en sus sueños abundaba el miedo. Esperó,tapado por las ramas de un arbusto y la noche sin estrellas. Muy lejos, probablemente delotro lado del gran lago, debían estar ardiendo fuegos de vivac; un resplandor rojizo teñíaesa parte del cielo. El sonido no se repitió. Había sido como una rama quebrada. Tal vezun animal que escapaba como él del olor a guerra. Se enderezó despacio, venteando. No seoía nada, pero el miedo seguía allí como el olor, ese incienso dulzón de la guerra florida.Había que seguir, llegar al corazón de la selva evitando las ciénagas. A tientas,agachándose a cada instante para tocar el suelo más duro de la calzada, dio algunos pasos.Hubiera querido echar a correr, pero los tembladerales palpitaban a su lado. En elsendero en tinieblas, buscó el rumbo. Entonces sintió una bocanada del olor que mástemía, y saltó desesperado hacia adelante.-Se va a caer de la cama -dijo el enfermo de la cama de al lado-. No brinque tanto, amigazo. Abrió los ojos y era de tarde, con el sol ya bajo en los ventanales de la larga sala. Mientrastrataba de sonreír a su vecino, se despegó casi físicamente de la última visión de lapesadilla. El brazo, enyesado, colgaba de un aparato con pesas y poleas. Sintió sed, comosi hubiera estado corriendo kilómetros, pero no querían darle mucha agua, apenas paramojarse los labios y hacer un buche. La fiebre lo iba ganando despacio y hubiera podidodormirse otra vez, pero saboreaba el placer de quedarse despierto, entornados los ojos,escuchando el diálogo de los otros enfermos, respondiendo de cuando en cuando a algunapregunta. Vio llegar un carrito blanco que pusieron al lado de su cama, una enfermerarubia le frotó con alcohol la cara anterior del muslo, y le clavó una gruesa aguja conectadacon un tubo que subía hasta un frasco lleno de líquido opalino. Un médico joven vino conun aparato de metal y cuero que le ajustó al brazo sano para verificar alguna cosa. Caía lanoche, y la fiebre lo iba arrastrando blandamente a un estado donde las cosas tenían un 6
  7. 7. relieve como de gemelos de teatro, eran reales y dulces y a la vez ligeramenterepugnantes; como estar viendo una película aburrida y pensar que sin embargo en lacalle es peor; y quedarse. Vino una taza de maravilloso caldo de oro oliendo a puerro, a apio, a perejil. Un trocitode pan, más precioso que todo un banquete, se fue desmigajando poco a poco. El brazo nole dolía nada y solamente en la ceja, donde lo habían suturado, chirriaba a veces unapunzada caliente y rápida. Cuando los ventanales de enfrente viraron a manchas de unazul oscuro, pensó que no iba a ser difícil dormirse. Un poco incómodo, de espaldas, peroal pasarse la lengua por los labios resecos y calientes sintió el sabor del caldo, y suspiró defelicidad, abandonándose. Primero fue una confusión, un atraer hacia sí todas las sensaciones por un instanteembotadas o confundidas. Comprendía que estaba corriendo en plena oscuridad, aunquearriba el cielo cruzado de copas de árboles era menos negro que el resto. "La calzada",pensó. "Me salí de la calzada." Sus pies se hundían en un colchón de hojas y barro, y ya nopodía dar un paso sin que las ramas de los arbustos le azotaran el torso y las piernas.Jadeante, sabiéndose acorralado a pesar de la oscuridad y el silencio, se agachó paraescuchar. Tal vez la calzada estaba cerca, con la primera luz del día iba a verla otra vez.Nada podía ayudarlo ahora a encontrarla. La mano que sin saberlo él aferraba el mangodel puñal, subió como un escorpión de los pantanos hasta su cuello, donde colgaba elamuleto protector. Moviendo apenas los labios musitó la plegaria del maíz que trae laslunas felices, y la súplica a la Muy Alta, a la dispensadora de los bienes motecas. Perosentía al mismo tiempo que los tobillos se le estaban hundiendo despacio en el barro, y laespera en la oscuridad del chaparral desconocido se le hacía insoportable. La guerraflorida había empezado con la luna y llevaba ya tres días y tres noches. Si conseguíarefugiarse en lo profundo de la selva, abandonando la calzada más allá de la región de lasciénagas, quizá los guerreros no le siguieran el rastro. Pensó en la cantidad de prisionerosque ya habrían hecho. Pero la cantidad no contaba, sino el tiempo sagrado. La cazacontinuaría hasta que los sacerdotes dieran la señal del regreso. Todo tenía su número ysu fin, y él estaba dentro del tiempo sagrado, del otro lado de los cazadoresOyó los gritos y se enderezó de un salto, puñal en mano. Como si el cielo se incendiara enel horizonte, vio antorchas moviéndose entre las ramas, muy cerca. El olor a guerra erainsoportable, y cuando el primer enemigo le saltó al cuello casi sintió placer en hundirle lahoja de piedra en pleno pecho. Ya lo rodeaban las luces y los gritos alegres. Alcanzó acortar el aire una o dos veces, y entonces una soga lo atrapó desde atrás.-Es la fiebre -dijo el de la cama de al lado-. A mí me pasaba igual cuando me operé delduodeno. Tome agua y va a ver que duerme bien. Al lado de la noche de donde volvía, la penumbra tibia de la sala le pareció deliciosa. Unalámpara violeta velaba en lo alto de la pared del fondo como un ojo protector. Se oía toser,respirar fuerte, a veces un diálogo en voz baja. Todo era grato y seguro, sin acoso, sin...Pero no quería seguir pensando en la pesadilla. Había tantas cosas en qué entretenerse.Se puso a mirar el yeso del brazo, las poleas que tan cómodamente se lo sostenían en elaire. Le habían puesto una botella de agua mineral en la mesa de noche. Bebió del gollete,golosamente. Distinguía ahora las formas de la sala, las treinta camas, los armarios convitrinas. Ya no debía tener tanta fiebre, sentía fresca la cara. La ceja le dolía apenas, comoun recuerdo. Se vio otra vez saliendo del hotel, sacando la moto. ¿Quién hubiera pensadoque la cosa iba a acabar así? Trataba de fijar el momento del accidente, y le dio rabiaadvertir que había ahí como un hueco, un vacío que no alcanzaba a rellenar. Entre el 7
  8. 8. choque y el momento en que lo habían levantado del suelo, un desmayo o lo que fuera nole dejaba ver nada. Y al mismo tiempo tenía la sensación de que ese hueco, esa nada, habíadurado una eternidad. No, ni siquiera tiempo, más bien como si en ese hueco él hubierapasado a través de algo o recorrido distancias inmensas. El choque, el golpe brutal contrael pavimento. De todas maneras al salir del pozo negro había sentido casi un aliviomientras los hombres lo alzaban del suelo. Con el dolor del brazo roto, la sangre de la cejapartida, la contusión en la rodilla; con todo eso, un alivio al volver al día y sentirsesostenido y auxiliado. Y era raro. Le preguntaría alguna vez al médico de la oficina. Ahoravolvía a ganarlo el sueño, a tirarlo despacio hacia abajo. La almohada era tan blanda, y ensu garganta afiebrada la frescura del agua mineral. Quizá pudiera descansar de veras, sinlas malditas pesadillas. La luz violeta de la lámpara en lo alto se iba apagando poco a poco. Como dormía de espaldas, no lo sorprendió la posición en que volvía a reconocerse, peroen cambio el olor a humedad, a piedra rezumante de filtraciones, le cerró la garganta y loobligó a comprender. Inútil abrir los ojos y mirar en todas direcciones; lo envolvía unaoscuridad absoluta. Quiso enderezarse y sintió las sogas en las muñecas y los tobillos.Estaba estaqueado en el piso, en un suelo de lajas helado y húmedo. El frío le ganaba laespalda desnuda, las piernas. Con el mentón buscó torpemente el contacto con suamuleto, y supo que se lo habían arrancado. Ahora estaba perdido, ninguna plegaria podíasalvarlo del final. Lejanamente, como filtrándose entre las piedras del calabozo, oyó losatabales de la fiesta. Lo habían traído al teocalli, estaba en las mazmorras del templo a laespera de su turno. Oyó gritar, un grito ronco que rebotaba en las paredes. Otro grito, acabando en unquejido. Era él que gritaba en las tinieblas, gritaba porque estaba vivo, todo su cuerpo sedefendía con el grito de lo que iba a venir, del final inevitable. Pensó en sus compañerosque llenarían otras mazmorras, y en los que ascendían ya los peldaños del sacrificio. Gritóde nuevo sofocadamente, casi no podía abrir la boca, tenía las mandíbulas agarrotadas y ala vez como si fueran de goma y se abrieran lentamente, con un esfuerzo interminable. Elchirriar de los cerrojos lo sacudió como un látigo. Convulso, retorciéndose, luchó porzafarse de las cuerdas que se le hundían en la carne. Su brazo derecho, el más fuerte,tiraba hasta que el dolor se hizo intolerable y hubo que ceder. Vio abrirse la doble puerta,y el olor de las antorchas le llegó antes que la luz. Apenas ceñidos con el taparrabos de laceremonia, los acólitos de los sacerdotes se le acercaron mirándolo con desprecio. Lasluces se reflejaban en los torsos sudados, en el pelo negro lleno de plumas. Cedieron lassogas, y en su lugar lo aferraron manos calientes, duras como el bronce; se sintió alzado,siempre boca arriba, tironeado por los cuatro acólitos que lo llevaban por el pasadizo. Losportadores de antorchas iban adelante, alumbrando vagamente el corredor de paredesmojadas y techo tan bajo que los acólitos debían agachar la cabeza. Ahora lo llevaban, lollevaban, era el final. Boca arriba, a un metro del techo de roca viva que por momentos seiluminaba con un reflejo de antorcha. Cuando en vez del techo nacieran las estrellas y sealzara ante él la escalinata incendiada de gritos y danzas, sería el fin. El pasadizo noacababa nunca, pero ya iba a acabar, de repente olería el aire libre lleno de estrellas, perotodavía no, andaban llevándolo sin fin en la penumbra roja, tironeándolo brutalmente, yél no quería, pero cómo impedirlo si le habían arrancado el amuleto que era su verdaderocorazón, el centro de la vida. 8
  9. 9. Salió de un brinco a la noche del hospital, al alto cielo raso dulce, a la sombra blanda quelo rodeaba. Pensó que debía haber gritado, pero sus vecinos dormían callados. En la mesade noche, la botella de agua tenía algo de burbuja, de imagen traslúcida contra la sombraazulada de los ventanales. Jadeó buscando el alivio de los pulmones, el olvido de esasimágenes que seguían pegadas a sus párpados. Cada vez que cerraba los ojos las veíaformarse instantáneamente, y se enderezaba aterrado pero gozando a la vez del saberque ahora estaba despierto, que la vigilia lo protegía, que pronto iba a amanecer, con elbuen sueño profundo que se tiene a esa hora, sin imágenes, sin nada... Le costabamantener los ojos abiertos, la modorra era más fuerte que él. Hizo un último esfuerzo, conla mano sana esbozó un gesto hacia la botella de agua; no llegó a tomarla, sus dedos secerraron en un vacío otra vez negro, y el pasadizo seguía interminable, roca tras roca, consúbitas fulguraciones rojizas, y él boca arriba gimió apagadamente porque el techo iba aacabarse, subía, abriéndose como una boca de sombra, y los acólitos se enderezaban y dela altura una luna menguante le cayó en la cara donde los ojos no querían verla,desesperadamente se cerraban y abrían buscando pasar al otro lado, descubrir de nuevoel cielo raso protector de la sala. Y cada vez que se abrían era la noche y la luna mientraslo subían por la escalinata, ahora con la cabeza colgando hacia abajo, y en lo alto estabanlas hogueras, las rojas columnas de rojo perfumado, y de golpe vio la piedra roja, brillantede sangre que chorreaba, y el vaivén de los pies del sacrificado, que arrastraban paratirarlo rodando por las escalinatas del norte. Con una última esperanza apretó lospárpados, gimiendo por despertar. Durante un segundo creyó que lo lograría, porqueestaba otra vez inmóvil en la cama, a salvo del balanceo cabeza abajo. Pero olía a muerte ycuando abrió los ojos vio la figura ensangrentada del sacrificador que venía hacia él con elcuchillo de piedra en la mano. Alcanzó a cerrar otra vez los párpados, aunque ahora sabíaque no iba a despertarse, que estaba despierto, que el sueño maravilloso había sido elotro, absurdo como todos los sueños; un sueño en el que había andado por extrañasavenidas de una ciudad asombrosa, con luces verdes y rojas que ardían sin llama ni humo,con un enorme insecto de metal que zumbaba bajo sus piernas. En la mentira infinita deese sueño también lo habían alzado del suelo, también alguien se le había acercado con uncuchillo en la mano, a él tendido boca arriba, a él boca arriba con los ojos cerrados entrelas hogueras. 9
  10. 10. 10
  11. 11. El NaturalismoEl naturalismo es un movimiento literarioque tuvo lugar aproximadamente entre finales del siglo XIX (a partir de 1880)y mediados del siglo XX (fundamentalmente hasta 1940).No obstante las raíces el movimiento son anteriores, pues los escritoresnaturalistas tomaron sus ideas y las desarrollarona partir del movimiento literario dominante durante el siglo XIX,el realismo.Algunos críticos han tratado de etiquetarel naturalismo como una especie de "realismo radical",pero este movimiento tiene suficiente personalidady profundidad como para ser apartado del realismoy considerado diferente.Allí donde el realismo era básicamente descriptivo, meramente literario yúnicamente atento hacia la capa social burguesa -principal promotora yconsumidora del mismo-, el naturalismo resultó un movimiento con influenciasmás profundas -entre las que destacan sobre todo la teoría de la evolución deDarwin y la filosofía determinista- y metas más altas -no sólo mostrar la vida de suépoca “tal como era” sino terminar “por qué era como era”, y hacerlo sin omitir susaspectos más hermosos ni tampoco los más desagradables-. 11
  12. 12. Las obras naturalistas solían incluir, de sus obras desde un punto de vistahecho, la pobreza, el racismo, el sexo, los “científico”, intentando identificar lasprejuicios, la enfermedad, la fuerzas ocultas que influencia lasprostitución, la suciedad y la muerte acciones de los personajes. Esas fuerzastratadas de una forma exenta de serían principalmente el ambiente en eldramatismo, lo que las hizo algo difíciles que esos personajes crecen y operan, asípara el público en general y consiguió como la herencia que reciben o, en otrasque fueran criticadas por ser demasiado palabras, la posición social y económicadirectas y francas. Frente al optimismo y que ocupan. El máximo representante,al progresismo liberal del que solían principal impulsor y primer teórico delhacer gala los escritores realistas, el naturalismo fue el escritor francés Émilenaturalismo se mostraba fuertemente Zola, quien dejó canonizado el género enpesimista; y en contra de la “apología de el prólogo de su novela Thérèse Raquin.la libertad” propia de los realistas, los Desde Francia el naturalismo senaturalistas negaban la libre voluntad y extendió a Alemania, Italia -donde sese refugiaban en su pesimismo denominó verismo-, a Rusia -dondedeterminista, afirmando que las influyó en autores como Gogol ycondiciones sociales y naturales de los Dostoiveski- , a España y también apersonajes les impiden vivir de acuerdo Latinoamérica y a los Estados Unidos.con su voluntad.En este sentido, los naturalistas semostraron muy interesados en abordar 12
  13. 13. Desde Francia, el Naturalismo se Argumentos construidos a la sombra deextendió a toda Europa en el curso de la herencia folletinesca y orlados de unlos veinte años siguientes adaptándose a abrumador.las distintas literaturas nacionales. El Feísmo y tremendismo como revulsivos.naturalismo presenta al ser humano sin Puesto que se presentan casos dealbedrío, determinado por la herencia enfermedad social, el novelistagenética y el medio en que vive. En él naturalista no puede vacilar alinfluyen el Positivismo de Auguste enfrentarse con lo más crudo yComte, que no valora que no puede ser desagradable de la vida social.objeto de experiencia, el Utilitarismo de Adopción de los temas relativos a lasBentham y Stuart Mill, que juzga todo en conductas sexuales como elementofunción de su utilidad, y el central de las novelas. No se trata de unEvolucionismo físico de Darwin y social erotismo deleitoso y agradable, sino quede Herbert Spencer, que niega la es una manifestación de enfermedadespiritualidad del hombre al negar la social, suciedad y vicio. Por ello,intervención divina, y el materialismo frecuentemente el novelista naturalistahistórico de Marx y Engels. En la se centra en el mundo de la prostitución,mayoría de los escritos lo que se intenta vista como lacra social y como tragediaes reflejar que la condición humana está individual. El público confundía sinmediatizada por tres factores: la embargo a veces naturalismo conherencia genética, las taras sociales pornografía, lo que no era la intención(alcoholismo, prostitución, pobreza, de los naturalistas. Estos critican conviolencia) y el entorno social y material frecuencia la literatura folletinesca queen que se desarrolla e inserta el trastorna la percepción de la realidad.individuo. Cabe destacar que, si bien Realismo yEsto es, lo que se conoce en filosofía Naturalismo son muy parecidos en elcomo Determinismo. De aquí deriva otra sentido de reflejar la realidad tal y comoimportante característica del es (contrariamente al idealismoNaturalismo, una crítica (implícita, ya romántico), la diferencia radica en queque el valor documental y científico que el Realismo es más descriptivo y reflejase pretende dar a la literatura de este los intereses de una capa social muytipo impide aportar opiniones propias) a definida, la burguesía, mientras que ella forma como está constituida la Naturalismo extiende su descripción asociedad, a las ideologías y a las las clases más desfavorecidas, intentainjusticias económicas, en que se hallan explicar de forma materialista y casilas raíces de las tragedias humanas. mecanicista la raíz de los problemasLa fisiología como motor de la conducta sociales y alcanza a hacer una críticade los personajes; social profunda; además, si elSátira y denuncia social. La novela individualismo burgués es siempre librenaturalista no vale como simple y optimista en su fe liberal de que espasatiempo, es un estudio serio y posible el progreso sin contrapeso ydetallado de los problemas sociales, labrar el propio destino, el Naturalismocuyas causas procura encontrar y es pesimista y ateo merced almostrar de forma documental determinismo, que afirma que es Concepción de la literatura como arma imposible escapar de las condicionesde combate político, filosófico y social; sociales que guían nuestro sendero en la vida sin que podamos hacer nada por 13
  14. 14. impedirlo. Por otra parte los naturalistas descripción de la realidad hacia elespañoles hacen uso de un narrador interior del personaje llegando a laomnisciente y se alejan del novela psicológica.impersonalismo que busca el maestro El Naturalismo, al igual que el Realismo,francés Zola; por otra parte, estas refuta el Romanticismo rechazando lanovelas no consiguen una reproducción evasión y volviendo la mirada a lafiel de la realidad, objetivo que sí busca realidad más cercana, material yZola, sino que recargan excesivamente cotidiana, pero, lejos de conformarselos aspectos que quieren destacar, con lo con la descripción de la mesocraciaque pierden el valor documental que burguesa y su mentalidad individualistabusca Zola. y materialista, extiende su mirada a lasSe considera que el Naturalismo es una clases más desfavorecidas de la sociedadevolución del Realismo. De hecho, la y pretende explicar los males de lamayoría de los autores realistas sociedad de forma determinista.evolucionó hacia esta corrientematerialista, si bien otros orientaron su 14
  15. 15. Aunque Zola nació en París, a la edad de tresaños se trasladó junto con su familia al surfrancés, a la Provenza, más concretamente, a laciudad de Aix-en-Provence, donde pasaría toda suinfancia y parte de su juventud. Zola resultó serdoblemente meridional, por parte geográfica y porparte familiar, al ser hijo de veneciano y nieto degriego. Esa tierra, tan rica estéticamente,impregnó la vista y la sensibilidad del joven Émile,despertando en él una conciencia artística que, nosólo podemos apreciar en sus críticas pictóricas –Mes salons-, sino también en muchas de susnovelas. Por aquel entonces, las diferencias socio-culturales entre el norte y el sur, entre la capital yla provincia, eran muy notables. La modernidad y la tradición dividían Francia a mediados del siglo XIX. El sur francés vivía plácidamente instalado en su cálido pasado e inmerso en las creencias populares de honda raigambre: familia, trabajo y religión, valores éstos que dejarán una profunda huella en la formación de Zola y que, como la estética meridional, formarán parte del substrato que nutre su producción. La primera adolescencia de Zola estuvo marcada por su archiconocida amistad con Cézanne y por el despertar de sus primeras lecturas, algo que le hizo zambullirse plenamente en la lírica romántica. Émile Zola 15
  16. 16. El poso romántico del autor es saciedad esta situación, en la que elinnegable; sin embargo, en sus hombre era siempre el redentor y lainicios como novelista, lo reconocía, mujer, obviamente la redimida. Estede mala gana, como si de un desliz tema se inicia con una novela caside adolecen se tratara. Sólo muchos desconocida llamada La confessionaños después llegaría a esgrimirlo de Claude (1865) que podemoscomo un valor esencial de su considerar como la frontera queproducción. Desde lo ideológico, separa la adolescencia romántica deescritores románticos como la juventud positivista de nuestroRousseau, Hugo, Musset o Michelet, autor. En la primera parte del libro,favorecieron la elaboración de un el protagonista, de clarasmoralismo idealista en el joven Zola, resonancias autobiográficas, creeque, torpemente todavía, se todavía en esa idealista redenciónempezaba a debatir entre la ciencia y por el amor al estilo de Michelet o dela religión, la fe y la razón. Hugo; sin embargo, en la segundaLiterariamente, el Zola de parte, renuncia a esa posibilidadadolescencia romántica creía en la encaminándose hacia otroscapacidad regeneradora y moral de presupuestos, más de su tiempo.la poesía, y criticaba los textos que Pero, aunque el espíritu redentor dese complacían en reproducir el los primeros años fracasará en suaspecto más crudo y escatológico de intento regenerador, volverá másla realidad, como una traba tarde, con toda la fuerza y lainsalvable en su vuelo hacia el ideal. madurez que dan los años, paraEstos planteamientos resultan triunfar plenamente en la mujer y ensorprendentes si los comparamos el amor. Nos referimos a esecon los del Zola más conocido. El segundo estadio del redentorismotópico del escritor maldito, obsceno y zoliano que protagonizará susblasfemo, contrasta con ese joven últimas novelas, especialmente, aque cree en el cometido divino de las partir de Le Docteur Pascal (1893) y,manifestaciones artísticas, de un modo casi obsesivo, en Lesespecialmente de la poesía lírica, la Quatre Évangiles (1899-1903). Noúnica, según él, capaz de llevar a obstante, entre esta primera novelacabo, dignamente, la función y las últimas se abre un foso enormemoralizante que Dios había atribuido de más de una veintena de años, queal poeta. A finales de la década de corresponde a su obra máslos cincuenta, Zola se trasladó a vivir monumental y conocida, Le Rougon-a París, y fue allí, donde, en medio Macquart (1870-1893). A la idea dede la vida de bohemia y estrecheces, salvación le sucederá, en el tiempo ycomenzó a olvidar su herencia en la obra, la idea de investigación.romántica y a encaminarse hacia No se tratará ya de curar, sino depresupuestos materialistas y estudia los motivos y circunstanciaspositivistas. De estos primeros años que han llevado a las gentes a laparisinos, data una de las decadencia social, moral y física. Así,constantes ideologías más a la primera intención religiosa, aúninteresantes en su producción: el de herencia romántica, sucederá elredentorismo, aún en el aire del impulso científico, entre la sociología,Romanticismo. Se trata, obviamente la historia y la fisiología, hijas todasde una redención en el amor, lo cual ellas de la nueva época positivistaimplica que, previamente a esa que comenzaba a mediados desalvación, ha habido un "pecado" que siglo. Émile Zola comenzó a caminarla requiriera; y ¿Cuál es el pecado en por las sendas de la doctrinael amor? ¿Cuál su traición, su positiva, que iba imponiéndose conhipocresía?: la prostitución. No en fuerza en Francia, en el momento envano, el objeto de la redención es que entró a trabajar en la libreríasiempre mujer y prostituta, Hachette, en 1862. Este empleoespecialmente en la época supuso para él un verdadero procesoromántica, que recreó hasta la de iniciación en la mentalidad 16
  17. 17. positivista y cientifista. La editorial, reinado de la ciencia; la ciencia quedirigida por Louis Hachette, se había todo lo puede y todo lo invade. Elconvertido en un foro de método científico aplicado a lapensamiento e ideología republicanos pintura, a la novela, a la filosofía, apróximo a la burguesía ilustrada y la educación, a la política, la historia,liberal. El momento de la a un mundo "cientificado". Del troncoincorporación de Zola a la empresa común que representa Augustcoincidió con la ampliación de la Comte, verdadero creador delmisma y los grandes trabajos de positivismo, se desarrollaron fuertesexpansión que, de 1862 a 1864, y notables ramas representadas porcontribuyeron a hacer de ella el gran Ernest Renan, Taine, Claude Bernardcoloso que conocemos. Al poco o Littré, pilares fundamentales de latiempo de su entrada, Zola accedió al intelectualidad francesa de lapuesto de jefe del recientemente segunda mitad de siglo. La invasióncreado departamento de publicidad, que llevó a cabo la ciencia, en todosun puesto clave para un joven con los órdenes de la vida trajo comopretensiones literarias. Allí conoció consecuencia, el repudio a cualquierlas obras de divulgación científica de dimensión metafísica, especialmenteHippolyte Taine, Claude Bernard y religiosa. Se abrió entonces unasobre todo de Émile Littré, el gran fuerte incompatibilidad entre cienciaautor de la casa. Este período de y religión. Esta incompatibilidadformación en las nuevas ideas se vio orquestará en Zola un dualismo ferozreforzado por la asidua lectura del que, como una corrienteperiódico Le Siècle, fuertemente subterránea, irá alimentando el nivelrepublicano y anticlerical. Su llegada más profundo de sus obras. Esaa París y su contacto con medios dialéctica, de tan difícil solución,positivistas le hicieron, además, entre lo material y lo espiritual, lareafirmarse en algo que venía inmanencia y la trascendencia, elsospechando desde 1860: su cuerpo y el alma, lo cronológico y lomediocridad como poeta. Quedaron, intemporal es, a nuestro juicio, el ejepues, definitivamente olvidados sobre el que se articula la gran serieaquellos poemas grandiosos sobre la de novelas Les Rougon-Macquart,creación del Universo, enterrados como veremos más adelante. En elbajo la besogne du siècle: su tarea devenir de esa exaltaciónde novelista. En realidad, esto materialista se esperó todo de unasupone un intento de resolver el ciencia que avanzaba despacio,dualismo estético que venía demasiado despacio para unasarrastrando: su opción entre la mentes hambrientas de respuestas.realidad y el ideal, la prosa y la El hombre no supo acomodarse a supoesía, lo contemporáneo y lo nuevo papel, en el aquí y el ahoraeterno. la evolución personal y positivistas, y corrió de nuevo aestética de Zola coincide plenamente refugiarse en las antiguas creencias.con la evolución del siglo. Por eso, no "La moral de los fuertes" nonos debe extrañar la sucesión de conquistó a lasetapas, en apariencia contradictorias, conciencias. Proclamada por elque no son sino el reflejo del rumbo estoicismo post-naturalista, defendíaque tomaron los últimos años del la convivencia del hombre consigosiglo XIX. Sus primeros años en París mismo, aceptando sus límites y lascoincidieron con la época del condiciones, a menudo adversas, decientifismo a ultranza, de la una existencia nada fácil de llevar.demostración de influencias Esta moral se hallaba muy lejos derománticas anteriores y del más triunfar en la sociedad francesa, que,acusado anticlericalismo. Éstas, que en medio del sufrimiento, seguíason las 3 características generales de manteniendo su necesidadmediados de siglo, lo son de igual antropológica de la esperanza en elmodo, de la primera madurez de más allá. El último tercio del sigloZola. Ideológicamente, asistimos al XIX vio nacer lo que se llamó la 17
  18. 18. faillite de la science. Al furor aproximaciones a las lecturas decientifista le sucedió un retorno a la Schopenhauer.trascendencia, a la fe religiosa y a la Este estado de ánimo tiene comofigura de Dios, relegada en los días consecuencia la creación de undel positivismo. Semejante trastorno proyecto novelístico, que, tras unadel orden de prioridades para el pausa, vio la luz en 1884:hombre que se decía "moderno", no La joie de vivre, decimosegundapudo dejar indiferente a nadie: ni a obra de Les Rougon-Macquart. Enlos que, abandonando los dictados este texto, Zola lleva a cabo unapositivistas, se zambulleron en la especie de catarsis o depuración,renovada trascendencia, ni a los que respecto a dos tendencias quedesarrollaron una mayor hostilidad estaban minando su equilibrioante tal "retorno al pasado", ni a los mental, la hipocondría y elque -como el caso de Zola-, tras un pesimismo de Schopenhauer, queprimer momento de incertidumbre y ya habían hecho mella en algunosdesconcierto, intentaron una tópica de sus compañeros. Al borde delaproximación. Estas particulares abismo, del mismo precipicio quecircunstancias contribuyeron a que engulló a Maupassant, Zola supolos principios teóricos del naturalismo vencer la tentación de dejarsecomenzasen a tambalearse, así como arrastrar por el vacío, aferrado a susu aplicación en la música, la natural fuerza vital y a su esperanzaliteratura o la pintura, en un intento en un futuro mejor, nacido de lade responder a las nuevas feliz reunión de esos contrarios quenecesidades. desgarraban las conciencias El Zola del "Discours aux Etudiants", finiseculares. La inmensa tarea que texto clave para entender la se había impuesto de recrear el evolución ideológica de finales del universo en las veinte novelas de siglo, defiende el papel de la ciencia Les Rougon-Macquart, contribuyó en nombre de la verdad, que no de también a mantenerlo firme y la felicidad, porque, según él, el confiado en los tiempos venideros. hombre no siempre está preparado La serie termina, como veremos, para vivir con una verdad amarga e con una nota de optimismo y de injusta. Sin embargo, tras estas confianza, y abre las puertas a una palabras al parecer plenas de época de búsqueda de soluciones. A convicción y confianza, propias de esta época corresponden Les Trois alguien que ve claramente las illes. dificultades del camino, y que aún La última etapa en la vida y la obra así, está dispuesto a recorrerlo, se de Zola, se inicia con las tres esconde la vertiente más sombría novelas que configuran la serie Les de un Zola apesadumbrado por las Trois Villes: Lourdes (1894), Rome dudas, por un miedo inexplicable; (1896) y Paris (1898) Cada una de un Zola que, pocos años antes, ellas representa un alto en su estuvo a punto de naufragar en la evolución ideológica y existencial de desesperación tras las muertes de Zola; las dos primeras suponen el seres muy queridos para él rechazo ante las posibles (Duranty, Flaubert o su madre) "soluciones" a la crisis ideológica de Estas muertes, por lo que de trágico finales de siglo: el misticismo y el tuvieron para Zola, supusieron en el neo-cristianismo en Lourdes y el plano existencial, un catolicismo social en Rome. Paris, replanteamiento, consciente o no, como es habitual en las novelas que de sus convicciones materialistas de cierran sus series, termina esa negación de toda trascendencia. etapa de búsqueda y abre otra A estas desgracias hay que sumarle nueva, en la que Zola desarrollará su entrada en una grave crisis su "nueva religión". personal, acrecentada por un mal Confirmada su ruptura con el estado de salud y una débil moral, catolicismo y la Iglesia, Zola insiste fruto quizá de sus primeras en la necesidad que tiene el hombre 18
  19. 19. de mantener cierto sentimiento provoca, lógicamente, unareligioso. Zola propone, pues, una interpretación optimista: después denueva religión, una "religión del las tragedias anteriores, del mundotrabajo", edificada sobre los bestial y en descomposición,cimientos del primitivo cristianismo, aparece una sociedad regenerada ycomo la justicia, la defensa del radiante, producto de alguienpobre o el amor. Su desarrollo esperanzado que confía en que sesupondrá la conclusión a Les Trois avecinen tiempos mejores. SinVilles y el preludio a la serie embargo, el estudio de los textossiguiente. deja alguna duda.En su nueva religión Zola rechaza La mayor parte de sus novelascualquier dogma revelado, y busca anteriores se desarrollan en un ejeuna vuelta al hombre natural, cronológico y espacial muytradicionalmente negado por el detalladamente descrito, muycatolicismo, regido por la razón y el concreto y, reflejo de un tiempo yamor. Ideológicamente, estos una geografía perfectamenteplanteamientos, ciertamente reconocibles. Abundan lasutópicos, deben mucho a Darwin, al referencias históricas, los nombressocialismo utópico de Fourier (1772- de calles, de pueblos o regiones.1837), y literariamente al Frente a esta constante, en lasimbolismo naciente y a la novela última serie, asistimos a larusa -el evangelismo de Dostoyevski desaparición del espacio mimético yy el espiritualismo pacifista de a la referencia al tiempo histórico.Tolstoi-. Nos encontramos en medio de unaAsí, la última novela de Les Trois utopía y una ucronía que bienVilles es el fin de las sucesivas pueden entenderse como latentativas y el comienzo de la desconfianza o el pesimismo departicular religiosidad zoliana, que aquél que no cree que susse desarrollará plenamente en Les esperanzas tengan cabida en elQuatre Evangiles. mundo real.Esta última e inacabada serie denovelas –Fécondité (1899), Travail(1901) y Vérité (1903) ilustra lacreación de una nueva sociedad,muy alejada ya de la oscura ymísera sociedad de Les Rougon-Macquart. Este nuevo orden seedificaría sobre la fe en el trabajo,verdadero y único motor delprogreso, sobre la capacidad delhombre y la mujer para amar ycrear enormes familias, sobre lajusticia y el reparto equitativo de losbienes, sobre el esfuerzo común, endefinitiva, sobre una vuelta a eseestado idílico y natural, decomunión del hombre con el cosmosy consigo mismo, integrando, porfin, las dos vertientes de esa tensióndual que lo dividía años atrás. Eltono de estas últimas propuestaspuede mover a dos interpretacionesde signo contrario. En primer lugar,la recreación del mito de la ciudadperfecta, de la organizaciónevangélica y socializante del mundo 19
  20. 20. Fiódor Mijáilovich Dostoievski nació en el año 1821, en Moscú (Rusia). Durante su juventud se vio influido profundamente por su padre, un médico retirado del ejército, alcohólico, avaro y sensual. Cuando el pequeño Fiódor tenía 11 años, su padre adquirió unas fincas en la provincia de Tula con la intención de llevar una vida de terrateniente y trasladó su familia allí. En 1838, el joven Fiódor partió, por decisión de su padre,E hacia San Petersburgo, para ingresar en la Escuela de Ingenieros Militares, aunque él no se encontraba a gusto con l crimen sus estudios técnicos. Murió su padre y, luego de graduarse, decidió dedicarse a la Literatura, al punto que llegó a publicar su primeray el castigo obra, Pobres gentes, obteniendo una gran repercusión. A esta obra la siguió El doble que, al igual que otros trece esbozos escritos por Dostoievski De en los tres años siguientes, centró su atención en la situación de los pobres y desheredados, en sus humillaciones y sus reacciones ante ellas. Fiodor Paralelamente, se sumó a un grupo de jóvenes intelectuales que estudiaban las obras de los socialistas franceses,Dostoyevski prohibidas por el zar. En el grupo logró infiltrarse un miembro de las fuerzas de seguridad y todos los integrantes del grupo terminaron en prisión. Sufrieron el destierro a Siberia y fueron condenados a muerte. Pero salvaron sus vidas minutos antes de la ejecución, al recibir una conmutación de penas. Fiódor fue condenado a cuatro años de trabajos forzados en Siberia y a desempeñarse luego como soldado raso. Tal vez como consecuencia de las situaciones de extrema tensión vividas, comenzó a padecer ataques de epilepsia, que lo acompañarían durante toda su vida. Durante su período en prisión sólo leyó la Biblia. Influido por esa lectura rechazó el socialismo ateo, del que había sido partidario en su juventud. 20
  21. 21. La cárcel le permitió también descubrir período continuó su labor de escritor,cómo entre los mismos delincuentes se publicando Crimen y castigo (1866)daban gestos de altruismo y nobleza, lo y Los endemoniados (1871-1872).que le permitió profundizar en la Retornó a Rusia recién en 1873,complejidad del espíritu humano. En portando ya el halo del reconocimiento1854 fue liberado de prisión y enviado internacional como escritor. En 1880como soldado a una unidad militar en publicó Los hermanos Karamazov. PocoMongolia. Allí vivió por un lapso de tiempo después murió en Sancinco años, luego de los cuales lo Petesburgo; corría el mes de febrero deautorizaron a regresar a San 1881.Petersburgo. Regresó junto a la mujer En toda su obra mostró Dostoievski uncon la que había contraído matrimonio, inmenso interés por el hombre de suuna viuda enferma de tuberculosis. tiempo. Estaba convencido de que elLuego de diez años de prisión y exilio, futuro de la humanidad se hallaba enpudo retomar su carrera literaria. juego. Por eso sus obras no abordanFundó, junto a su hermano Mijáil, una temas históricos sino actuales. “Elpublicación mensual llamada Tiempo. hombre en la superficie de la tierra noAllí fueron apareciendo, por entregas, tiene derecho a dar la espalda y aalgunas de sus nuevas obras, ignorar lo que sucede en el mundo, y paracomo Memorias de la casa ello existen causas morales supremas",muerta y Humillados y ofendidos (1861). decía. Y su realismo no se detuvo anteLuego publicó Notas de invierno sobre las facetas más oscuras del espírituimpresiones de verano (1863). La revista humano sino, por el contrario, penetróTiempo fue cerrada por las autoridades en ellas, colocando a los héroes de suspor haber publicado un artículo novelas en las situaciones mássupuestamente subversivo. Junto a su extremas, rastreando sus conflictoshermano inició una nueva publicación, interiores y sus motivaciones másÉpoca, que tendría una vida más corta profundas. Consideraba su deber, enaún. Allí publicar la primera parte cuanto escritor, encontrar el ideal quede Memorias del subsuelo. late en corazón del hombre, "rehabilitarEn 1864 falleció su esposa, luego de una al individuo destruido, aplastado por elpenosa convalecencia, y también su injusto yugo de las circunstancias, delhermano, cuyas deudas, de las que tuvo estancamiento secular y de los prejuiciosque hacerse cargo, lo dejaron en la sociales.”ruina. Para salir de su situación La temática, y el modo de abordarla, deeconómica desesperante tramitó un sus novelas trágicas se adelantó en elcrédito que le fue concedido contra el tiempo a los estudios psicoanalíticoscompromiso de presentar una nueva sobre el inconsciente, al surrealismo y alnovela en no más de un año. existencialismo. En cuanto a loCumpliendo con ese compromiso estrictamente literario, tal vez haya sidoescribió El jugador (1866). Al poco su mayor aporte el haber colocado altiempo contrajo matrimonio con Anna narrador dentro de la obra, dejando laSnitkina, la mecanógrafa que contratara postura externa de quien relata unapara transcribir su obra. historia ajena. Este estilo fue retomadoEscapando de sus acreedores, posteriormente por autores de la tallaDostoievski pasó los años siguientes de Thomas Mann, Unamuno y Sartre.fuera de Rusia. A pesar de su situacióneconómica angustiosa, durante este 21
  22. 22. 22
  23. 23. Rodion Romanovich Raskolnikov, el célebre protagonista de la novela, vive durante su infancia en miserables barrios del cordón tugurial de San Petersburgo. Hambre, soledad,Dostoiveski vivió en una época en maltratado y frio han sido las notas predominantes de lala cual la masa democrática tristeza canción que es su vida. El aislamiento y su orgullo seactiva y manifiesta sus derechos. convierten en su único recurso y refugio. La imponencia seEsta masa la integraba una parte torna en una de sus armas: Se considera superior a los otros; con inteligencia analiza todas las cosas acomodándolas a sudel pueblo inquieto hasta lo más ‘teoría del superhombre’, desdeñándolo todo, fermentado suhondo por el auge del capitalismo rencor y reforzando su escepticismo. Alena Ivanova es unay por la derrota sufrida por el anciana que se dedica a la usura. De esta actividad hamovimiento revolucionario derribado un capital considerable que cuida con avaricias.durante el tercer, cuarto y sexto Vive en compañía de su hermano en el vecindario quedecenio del Siglo XIX. frecuenta Raskolnikov. Advotia, hermano de la protagonista,Era una época de transición, que pensando en el futuro de Rodion, más joven que ella, quien aspira a realizar los estudios que lo sacarían de la miseriasegún palabras de Marx, “a pesar están a punto de aceptar por interés la propuestade los brillantes éxitos de la matrimonial de Ludzin, hombre adinerado que la asedia contecnología y la cultura, se sus peticiones desde hace tiempo. Ante esta perspectiva ecaracterizaban por unos rasgos impulsado por las ideas nihilistas que ha cultivado yde decadencia, que superaban sintiendo sobre sus espaldas el desprecio y las humillacionescon mucho todos los horrores que que padece todos los desposeídos de Rusia, planea y comete el crimen que desencadena el conflicto en la novela: armadoconoce la historia desde el con un hacha y con las ideas, cuya génesis se encuentra en laImperio Romano”. doctrina marxista y la teoría del superhombre, RaskolnikovEn el género novela-trágica entra en la casa de Alena Ivanova, la vieja usurera y lacreada por él, Dostoiveski asesina.encarna para el futuro, con La hermana de la víctima, que lo ha observado todo conextraordinaria fuerza, muchos de silencioso terror, sucumbe también bajo los hachazos dellos trágicos rasgos de Rusia; y la joven. A tomar el hacha con la firmeza decisiva de cometer el crimen, Rodion, más que obtener dinero que necesita paraRusia de Dostoiveski presentaba evitar el sacrificio de su hermana, pretende cambiar ununa enorme particularidad con estado de cosas que está caracterizado en la sociedad por elrespecto a Occidente: En pleno más injusto de los desequilibrios.siglo XIX el país era aún feudal, Alena Ivanova había obtenido su riqueza explotando lacon un régimen de señores y necesidad ajena, actuando como un piojo inútil y dañino quesiervos, como fue, durante la edad lleva una vida parasitaria. Su exterminio constituía entoncesmedia, Europa. Su época una prueba que el joven se impone para convencerse de un hecho: El pertenece a esa casta de hombres especiales quecorresponde a los reinados de pueden transgredir las leyes impuestas por la sociedad y elNicolás I que se caracterizó por su hábito. Es un elegido.despotismo y por Alejandro II, deespíritu más tolerante. Fuerontiempos de grandes tensiones enel terreno ideológico, entrecorrientes tradicionalistas yprogresistas. 23
  24. 24. Estando todavía en la escena del crimen, Alrededor de estos dos personajes giranunos visitantes llegan a la casa de las micro historias de otros de menorIvanova. Con extremada sangre fría, importancia para la trama, mas no porRaskolnikov espera a que se retiren, ellos menos dramáticos; tal es el caso detoma unas cuantas joyas y escapa del Advotia, la hermana de Rodion,lugar sin que nadie lo vea. Con el doble presionada por las pretensionesasesinato comienza el verdadero drama amorosas de dos hombres: Ludzin, conde Raskolnikov. quien estuvo a punto de casarse porEscondido en su cuartucho analiza los interés; y Svidriagailov, para quienhechos para llegar a la triste conclusión trabaja como institutriz.de que el crimen no a resultado nada. Lo Este ultimo llega, por el amor de Advotia,que ha robado no es suficiente para a asesinar a su esposa, suicidándosesatisfacer sus necesidades, la situación de luego en presencia de la joven quien sesu hermana se mantiene invariable y su niega rotundamente a concederle susconciencia le atormenta. El sufrimiento y favores.las noches insomnes le hacen caer en la Patética también resulta la circunstanciacuenta del error cometido y es de los Marmelado va (la familia decasualmente el error lo que su espíritu le Sonia). El padre ebrio, brutal, y la madrerecrimina, no el asesinato cometido. pusilánime, son incompetentes paraEs ahora cuando entra en escena Sonia sostener a su familia. Es la propiaMarmeladova, alma, en cierto modo, Catalina Ivanovna quien con susgemela de la de Raskolnikov. La insinuaciones conduce a su hija a lamuchacha ejerce la prostitución a prostitución.sabiendas de que ese hecho la convierte Raskolnikov, el primer asesino deen una paria de la sociedad. Hija de un Dostoievski, se convierte gracias aalcohólico cuya inutilidad le impide velar crimen y castigo en una de las creacionespor su familia, Sonia debe sacarla de la más elaboradas y de mayor taya en lamiseria por ese medio. literatura mundial.Sonia Marmeladova y RodionRaskolnikov se encuentran.Ella lo mismo que él, ha cometido unerror movida por el amor que siente porunos seres desgraciados, sumidos en lamiseria. Ella lo mismo que el, quiere convehemencia cambiar la injusticia que loenvuelve todo.A todas estas, Porfirio Pretovich, el juezencargado del caso, ha reunido ciertasevidencias que lo conducen a sospecharde Rodion; no obstante, espera que elmuchacho se entregue por voluntadpropia, lo cual ocurre al poco tiempo ainstancia de Sonia.Raskolnikov es condenado y parte aSiberia en compañía de Sonia. Allíintentan vivir a pesar de los tormentososacontecimientos del pasado de ambos. 24
  25. 25. Poeta Valeria WozniakNunca he tocado nada de lo quetú eres.Estás como una idea en un instantepuro.Clara en tu firmamento de firmezablanca…Juan Eduardo Cirlot 25
  26. 26. Recurro al silenciopara que no seatu ausencia la santa matadoradel delirio en el que ha elegido perderse mi alma.El dolor me llega hasta el centrodel pecho y me revientaen el fulgor de mis manos que anhelanese beso tuyo que no es de nadiey es del aire que me envuelve.Ojala pudiera dejar de ser un emisariodel poema que nace de mícada vez que muero y renazcoen un pensamiento tuyoque a la distancia me evoca… Ariadna Herbert James Drape 26
  27. 27. Se acercan las luces del ocaso a explotar lentamente en la retina de mis ojos y su tristeza, maquillada de avatares cotidianos; entonces surge de mí la imagen de tu cuerpo esfumándose en la oscura liviandad de la bohemia soledad de adentro que siempre me apodera en los días extraños, cuando transito la callada quietud de saberme extranjera en mis propias huellas. Hoy quisiera poder encontrarte navegando Por los caminos invisibles de un verso mío… encontrarte sin carne, serena y desnuda, reviviendo desde el silencio que anida en mi pecho. El fantasma que me reviste levita por las líneas etéreas de la tierra reciclando la pesada ausencia de tu primavera que ya no me transforma; entonces le rezo a los dragones del tiempo para que puedan cauterizarme la pena de saber que ya habías muerto antes que a mi boca se le diera por inmortalizar tu nombre, en las bitácoras de mi viaje.Ariadna en Naxos 27Evelyn de Morgan
  28. 28. Llueve.Arremeten los sonidos que duermenen el silencio y colapsan inclementesen las vestiduras de mi alma.Un perfume efímero quese disfraza de poeta arrasa con mi corduray me somete a las manías del olvidoEse falso profeta de versículos tacaños.Parece que sueño entrelos vértices demi habitación vacía.Un vaso añejo de bebidabarata hace de sacropatronoescuchando misbohemias y elijo,voluntariamente,suicidar los recuerdos devos en mídesojándome el aura conlos vestigios de tu miradaque aún insiste en no abandonarmeY pasa de largo el embrujo del agua puraque cae furiosa sobre las tejas de mi refugioY no se quedan a deambular conmigo lossuaves acordes de ésta tarde y su nueva primavera.Me quedo soloescribiendo el obituario de mi amor y su agonía. 28
  29. 29. JUAN EDUARDO CIRLOT Soy un hombre cualquiera y solitario que vive entristecido a ciertas horas por indeterminados pensamientos. Externamente sufro como todos las huellas cotidianas, indelebles. Voy vestido de gris. A veces llevo una corbata rosa. Miro lejanamente los jardines, separado del cielo, ciudadano inscrito en el cemento y en el sordo rumor inconsolable de las plazas. Mi corazón es mío algunos días especialmente bellos…. 29http://www.amediavoz.com/cirlot.htm
  30. 30. Juan Eduardo Cirlot forma parte de una corriente que sólo muy escasamente ha asomado enlas letras: esa tradición de carácter visionario que penetra en el mundo del misterio, de looculto, de los sueños, que se remonta a la antigüedad clásica y medieval, que retoman WilliamBlake, Hölderlin, Novalis, Poe, Nerval, Wagner, los prerrafaelistas ingleses, y que expresa unasensibilidad característica de los mundos céltico y germánico. No en vano – ¿casualidad o leyesde sincronicidad y convergencia?– los principales cultivadores en lengua castellana de estacorriente, o bien procedían de la parte céltico-galaica de la península –Vicente Risco, ÁlvaroCunqueiro, Torrente Ballester– o bien tenían sangre celta o germana en sus venas, comoGustavo Adolfo Bécquer, Jorge Luis Borges y Juan Eduardo Cirlot, este último con antepasadosirlandeses y bretones entre los que se cuenta un linaje de soldados. El espíritu sopla dondequiere.Son datos significativos. De sus antepasados militares –españoles y británicos–Cirlot hereda unsentir heroico que incorpora en su quehacer poético. Y de sus ancestros de la cornisa gaélicaasoma en Cirlot esa tensión singular que imanta el espíritu –como si de una brújula se tratase–siempre hacia el Norte. Se trata de una particular disposición anímica que en algunos adquiereel vértigo de una revelación, y que el escritor C. S. Lewis describía así:“El ‘Nordismo’ en estado puro se apoderó de mí: una visión de grandes y claros espacios sobreel Atlántico, en el crepúsculo interminable del verano nórdico, lejanía, severidad […] y alinstante supe que yo ya conocía esto desde hacía mucho tiempo […]. Sigfrido pertenecía almismo universo que Baldur, que las grullas que vuelan en dirección al sol […] y con esazambullida en mi propio pasado se alzó de nuevo, como un ataque al corazón, la memoria dela Alegría que una vez tuve y que durante años había perdido.” La poesía de Juan EduardoCirlot –muy especialmente su obra central, el ciclo de Bronwyn– es entre otras cosas unhimno a ese Norte, una inmersión en la música sombría y formidable de ese mundo céltico,galés, irlandés, alto germánico, escandinavo e islandés. Una música áspera y metálica debrumas, piedras y espadas, de runas, espirales y mágicas cosmogonías, que si también habitanuestro idioma lo es gracias al autor de La Dama de Vallacarca.Juan Eduardo Cirlot fue mucho más que un poeta. Su vida transcurrió en Barcelona entre 1916 y 1973. Desarraigado de su entorno, siempre manifestó que no se identificaba con el tiempo presente, y que hubiera preferido vivir en otra época. Sin embargo –y paradójicamente– no hubo en la España de aquellos años un crítico más agudo, ni un oteador más perspicaz de todas las experimentaciones y vanguardias que en el arte del siglo XX conformaron eso que vino en llamarsemodernidad. Músico dodecafónico, teórico de la abstracción y del surrealismo, cómplice deAndré Breton y figura central de Dau al Set, como crítico de arte Cirlot impulsó la agitaciónvanguardista de su época, exploró todos los ismos habidos y por haber –su Diccionario de losismos es prueba fehaciente–, y diseccionó como nadie el estilo del siglo XX. Pionero de la 30
  31. 31. Reincorporación de España a las corrientes místico de los ismos, aunque se tratase deestéticas de Europa y Occidente, fue uno una mística heterodoxa”. Su poesía transitade los que más hicieron para expandir el el terreno de lo sagrado. Lo real es para élhorizonte cultural de la península tras una “lo que está más allá de lo palpable: laépoca de guerra, penuria y aislamiento. esencia, el “ser” que se halla en el plano deIndiscutiblemente a Cirlot le sobraban lo sagrado, donde transcurre su verdaderacondiciones para convertirse en figura de vida. Esto le mantiene en una lucha titánicaculto entre aquella “izquierda divina” con la concreta realidad exterior”.barcelonesa de los años sesenta. Pero algo El pensamiento de Cirlot está influido porno encajaba. Pese a su protagonismo en la la filosofía de Heidegger, por Nietzsche yvida intelectual de la época el autor catalán por los presocráticos. “La palabra –señalanunca dejó de ser un desarraigado, unmarginal. Absolutamente libre, ajeno amodas y reconocimientos, unaautosuficiencia aristocrática parecíaalejarlo y su obra poética sólo tuvo, envida, una difusión minoritaria. Cirlotpertenecía a otro mundo…Más allá del poeta, del crítico de arte ycine, del musicólogo, hay un Cirlotinteresado en las disciplinas herméticas, elesoterismo y la magia, un estudioso quepor la vía del surrealismo enlazó con lamística, el ocultismo y la simbología. Dehecho el estudio de los símbolos –suDiccionario de símbolos es referenciamundial en la materia– tendrá unaimportancia central en su poesía, encuanto ésta aspira a vehicular unaexplicación simbólica del universo. Cirlotfue, más que un intelectual, un sabio. Malpodría encajar entre una progresía deesnobs y saltimbanquis de la cultura.“Lo propio del simbolismo –señala Cirlot–es tender puentes verticales. El símbolo nose detiene en la comunicación, sino que es Clara Janés– tiene en Cirlot un carácterde un lado una vivencia, y de otro un revelador, se convierte en intermediariamedio de conocimiento. El gran proceso entre Dios y la finitud del hombre, hacesimbólico se produce cuando se trata de lo que lo nombrado adquiera la existencia, lotrascendente, y la simbología es, ante todo, que no es nombrado no existe”. Porque siuna ciencia de la trascendencia”. Tender en nuestro mundo lo sagrado desaparecepuentes verticales. He ahí el empeño es porque los hombres ya no sabencentral de la poesía de Cirlot. Para Cirlot, nombrarlo. Lo religioso –en palabras de“frente al materialismo del mundo Heidegger– no es destruido por la lógica,moderno puede encontrarse un sentido sino porque el Dios se retira. La misión del 31
  32. 32. poeta –señala el filósofo en su estudio de Hölderlin– es contribuir al desvelamiento del mundo, decir la palabra esencial, aquella que denomina al ente por lo que es, porque el habla es la casa del ser y la poesía es la instauración del ser con la palabra. Decía Cirlot: “mi poesía es un esfuerzo por encontrar el umbral de la ultrarrealidad […] Y luego intento que esa poesía sustituya en mí lo que el mundo no es y no me da”. Restauración de lo sagrado en la que el poder de la palabra es decisivo, porque – como la mitología y la mística siempre han sabido– el nombre no sólo designa, sino que también es ese mismo ser. Y si el lenguaje opera por vía racional también lo hace por vía intuitiva, y las palabras están llenas de posibilidades mágicas: el poder evocador de las aliteraciones, de las onomatopeyas, las permutaciones y técnicas combinatorias, los ritmos y las Es lo que Cirlot denomina simbólicamente disposiciones arquitectónicas imaginativas el “Centro”, que se entiende como el eje y fantásticas que pueblan los poemas de que debe regir toda creación y en torno al Cirlot y les confieren un carácter de cual se ordena cualquier cosmogonía, y ventanas al más allá. que en su Diccionario de símbolos expresa Preocupación esencial de Cirlot es el como un eterno fluir y refluir de las formas Tiempo, esa barrera que hace que todo lo de los seres y de las propias dimensiones existente se convierta de inmediato en espaciales. ausencia, que la vida sea una sucesión de La obra de Cirlot es una “quête”, una carencias. Poeta nietzscheano, Cirlot búsqueda de ese centro, del que la mujer invoca al eterno resurgir. Sus obras amada es imagen reflejada. La amada discurren entre dos polos principales: el como anima-mater que empuja hacia el ser-dejando-de-ser y el renacer resurgir y que es vehículo de reconciliación eternamente. Y para ello el poeta acomete con el cosmos, en cuanto el amor es un la destrucción del tiempo: evocación de absoluto, síntesis de esencia y existencia, épocas pasadas, nostalgia de lo en cuanto se sitúa fuera del tiempo y arqueológico, evocación de personajes conduce al eterno renacer. míticos, identificación de sexualidad, muerte y resurgir. Pero la auténtica clave en esa disolución de la existencia temporal.Fuente: www.elmanifiesto.com 32
  33. 33. La habitación imaginariaEn el Espai Arxiu del Arts Santa Mónica, muy cerca de la puerta que da acceso albullicio de las Ramblas en su cercana confluencia con la plaza de Colón, se abre depar en par al visitante La habitación imaginaria, exposición dedicada al particularuniverso del poeta, compositor, estudioso de los símbolos, ensayista y crítico de arte,Juan Eduardo Cirlot (Barcelona 1916-1973). El conocedor de la obra de Cirlot nonecesita mayores presentaciones y disfrutará del recorrido probablementereafirmando la sensación de hermetismo que emana de una de las personalidadescreativas más influyentes y secretas del siglo XX. El no iniciado vivirá un episodio decomplejo descubrimiento al encontrarse de lleno con la individualidad, pensamientopersonal y universo de un poeta heterodoxo e inclasificable.La exposición toma como punto de partida el poema “Momento” escrito el 29 de mayode 1971, última vez que Juan Eduardo Cirlot dedica un poema a su habitaciónimaginaria:Mi cuerpo se pasea por mi habitación llena de libros y espadas y con doscruces góticas;sobre mi mesa están “Art of the European Iron Age” y “The Age ofPlantagenets and Valois”, aparte de un resumen de la Ars Magna deLulio.La fotografía de Bronwyn (las fotografías) están en sus carpetas, como tantasotras cosas que guardo (versos, ideas, citas, fotos).Si ahora fuera a morir, en esta tarde (son las 6) de finales de mayo de1971, y lo supiera de antemano,no me conmovería mucho, ni siquiera a causa del poema “La Quête deBronwyn” que está en la imprenta.En rigor, no creo en la “otra vida”, ni en la reencarnación, ni tengo ladicha (menos aún) de creerque se pueda renacer hacia atrás, por ejemplo, en el siglo XI.Sé que me espera la nada, y como la nada es inexperimentable,me espera algo no sé dónde ni cómo, 33
  34. 34. posiblemente ser en cualquier existente como ahora soy ahora en Juan-EduardoCirlot.Mi cuerpo me estorbaría y desearía la muerte −¡ah, cómo la desearía!−si pudieracreer en que el alma es algo en sí que se puede alejare ir hacia los bosques donde el triángulo invertido de los ojos yboca de Rosemary Forsythme lanzaría de nuevo a la tierra de los hombres, porque en esta vida nohe sabido o no he podidotrascender la condición humana, y el amor ha sido mi elemento,aunque fuese un amor hecho de nada, para la nada y donde nunca.Estoy oyendo Khamma de Debussy, que, sin ser uno de mis músicos favoritos(éstos son Scriabin, Schönberg y otros)no deja de ayudarme cuando estoy triste, que es casi siempre.Mi tristeza proviene de que me acuerdo demasiado de Roma y de mis campañas conLúculo, Pompeyo o Sila,y de que recuerdo también el brillo dorado de mis mallas doradas en lostiempos románicos,y proviene de que nunca pude encontrar a Bronwyn cuando, entonces, en elsiglo XI,regresé de la capital de Brabante y fui a Frisia en su busca.Pero, pensándolo bien, mi tristeza es anterior a todo esto, pues cuando eraen Egipto vendedor de caballos,ya era un hombre conocido por “el triste”.Y es que el ángel, en mí, siempre está a punto de rasgar el velo del cuerpo,y el ángel que no se rebeló y luchó contra Lucifer, pero más tardecedió a las hijas de los hombres ydevino hombre,el ángel es el peor de los dragones.I. La habitación imaginaria. Destacala colección de espadas de Cirlot (enespecial una gótica del siglo XVI), unautómata poeta del Parque de 34
  35. 35. atracciones del Tibidabo (lugar mágico al que Cirlot dedicó un libro) y referencias a laprivilegiada capacidad de sueño del poeta, y la relación de este don del sueño con supoesía.(…) Pero no quiero escribir nada sobre espadas, sino sobre la interpretación ola justificación de las mías. Resulta que mis amigos y conocidos saben misaficiones a lo extraño, lo oculto: al surrealismo, el simbolismo, la astrología, laalquimia, la morfología y la heráldica… pero en cambio se asombran ante mireunión de espadas, esos seres vigilantes, silenciosos, quietos en su azulverticalidad negra, en su premeditada seguridad de filo y aguzada punta. (…)Lo más probable es que constituyan la cristalización de la tensión intermedia,es decir, la fase en la que el lanzamiento hacia una virtud o potestad ya sea haactivado, pero no hasta el extremo de internalizar el objeto y hacerloinnecesario. Si mi progreso espiritual prosigue, llegará, si lo anterior es cierto,un día en que no necesitaré mis espadas, pues mi alma será como un bosque dehierro afilado y dispuesto. (…) La Vanguardia, 11 de noviembre de 1954.II. Geografías imaginarias. Encontramos referencias a Egipto, Cartago, Roma, Áfricao Carcassona. Son para Cirlot geografías temporales de historia mítica comunicadaspor túneles secretos por los cuales desplazarse a través del tiempo. Cartago es elsímbolo de la destrucción total. Roma es su contrapunto; si Cartago es la destruida,Roma es la destructora. África es el lugar del ritual multitudinario, el lugar del redoblarsalvaje de los tambores. Carcassona es una de las capitales cátaras hasta su destrucciónen 1209; para Cirlot, su triple muralla es símbolode recinto interior.El juglar, de Joan Ponç es un retrato de JuanEduardo Cirlot. La fisonomía del juglar, el tema,el escenario cerrado por la montaña deMontserrat, el fondo con el edificio de la SagradaFamilia de Antonio Gaudí, iluminado por unamarillo ácido, y la fecha –mayo de 1950-, unmes después de que se publicase El arte deGaudí, así lo indican. 35
  36. 36. El mito de Cartago debió formarse en Juan Eduardo Cirlot después de dos lecturas transcendentales, La tierra gastada, de T. S. Eliot, y Salambó, de Gustave Flaubert, sin olvidar tampoco el conocimiento precoz de la Salomé de Richard Strauss. Una tarde de finales de diciembre de 1946, en el Café de la Rambla de Barcelona, Cirlot comenzó a escribir su Libro de Cartago (diario de una tristeza irrazonable). Del libro, que no se publicó nunca, existen dos copias. III. Mujeres imaginarias. Mujeres que pueblan su obra, nacidas en una pantalla de cine o de recuerdos de tabernas ruidosas, como Susan Lenox, Izé Kranile o Bronwyn o el personaje bíblico Lilith, la primera esposa de Adam, a quien abandonó a la vez que abandonó el jardín del Edén. Jazz Lilith Grabado para Lilith (Antoni Tàpies, 1949) Con mis ojos escucho, con mis ojos de menta y de cristal desmesurado. Con mis ojos de piano en el ocaso, con mis ojos de tigre y de cerezo. Con mis ojos escucho los acordes, los desgarrados sones de la tarde, los sones del amor y del sollozo, los muslos que se acercan por el cielo. Con mis ojos escucho tantas selvas, tantas selvas de furia y de carbunclos. Con mis ojos de piano, con mis ojos de hoguera abandonada en el desierto. Los acordes se rompen en el canto, los acordes se quiebran en los árboles, los muslos se me acercan por el cielo, los muslos de magnolia y de ceniza. Con mis ojos escucho los dos muslos, con mis ojos de menta y de asesino, con mis ojos de músico extraviado. Juan Eduardo Cirlot, 1953 36Fuente: www.lavanguardia.com
  37. 37. El viaje DeNaia Fillipa 37
  38. 38. Bitácora del Capitán Pablo Irmaio Tantas veces he recorrido éstos trozos de Mar conocido y ahora resultan extraños, misteriosos, casi inexistentes. ¿Hacia dónde me llevas mujer de piel dorada? Anoche he vuelto a ver tu figura contorneándose entre las olas. Sé que me guías hacia un nuevo mundo: Tu mundo. Mis hombres temen. Lejos estamos ya de las rutas que sabemos.Reina el silencio entre los rincones de este barco fantasma que rompe la niebla espesa y avanza sin destino fijo. Yo, escucho solo tu voz. Yo, contemplo sólo tu mirada. Es imposible definir la emoción que me causo encontrar ese cuaderno.Inmediatamente me sentí embrujada no bien pude ojearlo rápidamente y detenermeen la firma al final de un escrito. —Pablo Irmaio— murmuré— Elysa me había hablado acerca de él en muchas ocasiones: Resultaba ser que lahistoria de nuestra isla estaba directamente relacionada con ese navegante. En laépoca de la conquista, el archipiélago de La Sirene y el de Guadalupe habían sido enun principio ignorados por los europeos en su arribo a las aguas del Caribe debido ala ausencia de oro. Sin embargo, en el año 1493, el almirante Colón bautiza a una deellas, la más grande, con el nombre de Guadalupe en honor a la Virgen de Santa MaríaGuadalupe en España y la declara “tierra de aguadas”, convirtiéndose de esta maneraen un punto estratégico en donde los marineros podían encontrar agua dulce para reabastecerse y continuar el viaje hacia otros rincones del Mar Caribe. La Sirene, ubicada a tan solo 75 km de su hermana Guadalupe, queda totalmenterelegada ante la creciente afluencia de navegantes que se dirigían por ese motivohacia Karukera, tal como era llamada por sus habitantes originarios, los indioscaribes-los cuales serían más tarde en su mayoría esclavizados, cuando a partir de1635, los franceses iniciaran una guerra contra los indígenas autóctonos de esasislas.- En el año 1848, tras la abolición definitiva de la esclavitud en Guadalupe, comienzana llegar hacia La Sirenes antiguos esclavos africanos que ahora al ser libres y nocontando con los recursos para volver a su país se convertirían, después de loscaribes, en habitantes permanentes.Después llegarían los europeos, la gran mayoría franceses, quienes descubrirían labelleza y tranquilidad del olvidado archipiélago, en donde crecían plantas dearándanos y especies exóticas de hierbas nunca vistas y su nombre original seríatraducido al francés.Se podría decir que solamente a través de los cánticos de esos primeros hombres a loscuáles la pequeña sirena les dio abrigo se le atribuye el descubrimiento de la isla alCapitán Irmaio aproximadamente 1 año después del hallazgo de Barbados, aunquepara el mundo ella forme parte del botín del famoso Almirante Colón. 38
  39. 39. Las hojas del cuaderno habían sufrido la inclemencia del tiempo pero sus embestidasno habían logrado opacarlo del todo, la letra era muy clara, casi dibujada. Reflejabauna profunda pasión en cada frase que evidentemente habían logrado mantenerlo asalvo. Tenía dibujos de mapas extraños, anotaciones al pie de la página y bosquejos delrostro de una mujer de cabellos muy largos y cola de pez. Verdaderamente Pablo Irmaio había visto a una sirena y lo plasmaba de maneraincuestionable en ese cuaderno que al parecer lo había acompañado durante todo suviaje. Imperiosamente le pedí a Nancy que guardara conmigo el secreto de nuestrohallazgo, prometiéndole la posibilidad de vernos involucradas en una aventura sinprecedentes. —No hay nada más misterioso que el diario secreto de un navegante—ledecía—mientras los ojos de Nancy explotaban de imaginación y entusiasmo ante mispalabras. Solemnemente realizamos un juramento y a partir de ese momento acordamosreunirnos todo el tiempo que fuera posible a investigar sobre el asunto.Esa noche yo soñé con él. Estaba parado en la proa de su barco mirando hacia elhorizonte. Una brillante cabellera plateada le caía por los hombros. Llevaba un gransombrero con una pluma gris y un saco negro hasta los tobillos. Recuerdo que meacerqué lentamente hasta su lado, Él entonces, bajo la mirada y me contemplosonriendo con ternura. En ese instante me desperté sobresaltada descubriendo unlazo incuestionable entre los dos.Rápidamente salté de mi catre, me vestí a toda prisa y me escabullí entre losronquidos de Elysa rumbo a la playa en donde habíamos ocultado el cuaderno. Teníaque saber más. Corrí impulsada por un sentimiento desconocido que me explotaba enel pecho, a mi paso, las luces lejanas del caserío destellaban formas extrañas, formasnuevas, como si todo mi universo estuviera modificándose sutilmente ante mi avance.No era tarde. Todavía el movimiento de la isla no se había aplacado en los brazos dela noche. Todavía llegaban embarcaciones a descansar en el vientre de nuestropequeño puerto; atravesarlo era una dirección obligatoria para llegar hasta midestino, situación que me inquieto durante una fracción de segundo, sobre todo siquería mantener en secreto mi escabullida nocturna, seguramente el viejo Luc, amigode Elysa, estaría como todas las noches levantando sus redes y seguramente seextrañaría ante mi presencia; pero nada me importaba en ese momento, apreté lospárpados con fuerza y deseé ser invisible. Pasé a su lado como si fuera una estelaluminosa, un fogonazo impredecible, un soplido fugaz mezclado con el aire. Noadvirtió mi presencia, solamente se llevó la mano al rostro encandilado por loschispazos que dejaron mis huellas descalzas y yo sonreí satisfecha, siempre habíaquerido probarme que podía ser invisible. Pero me detuve de repente, como si unapared de concreto se hubiera manifestado de la nada, frente a mí, descendiendo de unpequeño bote junto a otras tres personas vi a Catalina y me desplomé al suelo. La última imagen antes de perder el conocimiento fueron los asustados ojos azules deesa mujer, tomándome de la mano. 39
  40. 40. Bitácora del Capitán Pablo Irmaio ¿Acaso existes? O es tan solo mi corazón el que te inventa en la bruma de las olas... ¿Vives? ¿Respiras? ¿Acaso existes? Mil veces durante el día me acosan interminables interrogantes, Entonces cae el sol en el horizonte, se asoman las estrellas en el firmamento y me iluminan tu rostro, que como una brújula me provoca a seguir avanzando más adentro en el vientre del mar que abraza tu cuerpo húmedo mujer. Mis hombres cuestionan mi cordura. Lo sé. Ya casi no les dirijo la palabra, mi buen amigo Alonso está prácticamente al mando. He decidido firmemente guardar cada una de mis palabras para dártelas. Sé que hallar tierra se ha convertido en una necesidad, pues en el corazón de éstos hombres comienza a gestarse lentamente la semilla de la desconfianza ante mis falsas promesas. ¿Qué sucede? Me pregunto. ¿Acaso los hombres ya no sueñan con encontrar sirenas? ¿Acaso la fiebre ésta, la nueva fiebre, la de la riqueza, es tan devastadoramente poderosa que impide y va a impedir que los hombres sueñen con encontrar sirenas? Durante años he vagado sin rumbo. Desde que fui un pequeño que navegaba sin barco. Sin velas y sin viento. Un vagabundo sin rumbo...acumulando monedas que nunca acariciaron mi rostro cansado. Acumulando besos de labios fríos, pechos vacíos, mujeres sin rostro, corazones de los cuales nunca quise ser el dueño, hijos que nunca fueron míos. ¿Acaso los hombres van a dejarse vencer por tanto desconsuelo? Se viene el mundo. El nuevo mundo. ¿Van acaso a llevar a esos parajes nada más que un sueño de monedas? ¿Van acaso a dejar que muera la ilusión del navegante? La ilusión de ver los ojos del mar, de frente y con el alma… ¿Acaso los hombres van a dejar de soñar que sueñan sirenas?Desperté sobre mi catre rodeada de voces que parecían extrañas pero no lo eran. Setrataba de Elysa, el Doctor Fuley y Luc, que no se explicaba cómo pude haberaparecido en el muelle sin que él no lo hubiera notado. —Fue un susto, Elysa—dijo elDoctor Fuley—no te preocupes, seguramente algo debió sobresaltarla mucho. —Elmuelle estaba muy tranquilo— interrumpió Luc—Sea como haya sido ésta pequeñadebe reposar tranquila—concluyó el doctor—cuando recobre totalmente laconciencia seguramente te dirá lo sucedido. Ahora me retiro. Descansa tú tambiénElysa, Naia va a estar bien, tú lo sabes.Giró y se dirigió a la puerta de salida acompañado por Luc. Un par de horas después regresé del ensueño y del embrujo de esos ojos de sirena,aturdida y con dolor de cabeza. Agudicé la mirada que aún me traicionaba borrosa y 40

×