• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Avances
 

Avances

on

  • 679 views

Resumen Proyecto Investigación. Uso académico privado.

Resumen Proyecto Investigación. Uso académico privado.

Statistics

Views

Total Views
679
Views on SlideShare
676
Embed Views
3

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

1 Embed 3

http://www.linkedin.com 3

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Avances Avances Document Transcript

    • EMOCIONES EN DROGODEPENDENCIASREVISIÓN SOBRE PREDICTORES PSICOLÓGICOS DEL CONSUMO Las experiencias emocionales llaman el interés de todos/as los/asprofesionales/as en Salud Mental. Según Bolinches, F., de Vicente, P., Reig, M.J., Haro,G., Martínez-Raga, J. y Cervera, G. (2003) “las emociones proceden de los impulsosbásicos compartidos con los animales…” De hecho, las emociones juegan unimportante papel en las adicciones junto a la personalidad de los/as adictos/as, de talmanera, que se va a ver como se relacionan e influyen y si pueden considerarsepredictores psicológicos del consumo. Tanto la conducta humana como la conducta adictiva, ocupan un amplio marcode estudio de la psicología y de otras disciplinas del campo de la salud. Por ello, desdeaquí, no se puede abordar en profundidad esta complejidad. Varios modelos concuerdan, en que la emoción se compone de diferentes partes,una es la dimensión subjetiva, la segunda es la motora, la tercera es la fisiológica y lacuarta la cognitiva. Véanse los modelos de Lang (1968) o Lyons (1993). Y para sabermás sobre el desarrollo de las emociones diríjanse a los/as autores/as antesmencionados/as. Desde la neurobiología dicen estos/as autores/as y otros/as que más adelanteiremos desarrollando, las emociones pueden considerarse como estados internos de losorganismos superiores que regulan de manera flexible sus interacciones con el entorno
    • y sus relaciones sociales. En la misma dirección, la personalidad es recogida porBermúdez (1996) como la organización relativamente estable de característicasfuncionales y estructurales, innatas y adquiridas que conforman el equipo definitorio deconducta de cada individuo para afrontar las situaciones. Millon (1994) consideraigualmente la personalidad como el estilo de funcionamiento adaptativo que unmiembro determinado de una especie muestra al relacionarse con una gama típica deambientes. Hablamos de emociones cuando referimos reacciones que se vivencia como unafuerte conmoción del estado de ánimo o estado afectivo. Las emociones negativas, lossentimientos desagradables pueden llevar a los sujetos a adoptar una conductaconsumatoria ante situaciones difíciles. El análisis de las emociones divide a éstas en tres: a) respuestas fisiológicas, b)evaluación del significado emocional del estimulo y c) la propia experiencia emocional.La amígdala responde a estimulos emocionales procedentes de los sentidos,participando en la memoria emocional y cumpliendo una función adaptativa como es elreconocimiento de peligro o daño. La corteza orbitofrontal asocia estimulos poniendorelieve entre el valor emocional y otros aspectos cognitivos como la toma de decisiones.Concluyendo, las emociones modulan las conductas de supervivencia y bienestar. Relación entre personalidad y emociones El modelo de los cinco grandes factores tiene su comienzo con los esfuerzos deCattell, Fiske, Tupes, Christal y Norman. Más tarde, en 1981 Goldberg encuentra
    • deneuvo los cinco factores y los denomina el Big Five. Posteriormente, Costa y McCraeen 1985 desarrollan un instrumento para medirlos en base al modelo, así aparece elNEO-PI y el NEO-PIR en su versión más moderna. En 1993, Caprara y colaboradoreselaboraron el Big Five Questionnaire (Versión española de Bermúdez). Los cincofactores reciben distintos nombres pueden ser: Energía, Afabilidad, Tesón, Estabilidademocional y Apertura mental. Algunas de las dimensiones del BFQ tienen relación con la base del modelo depersonalidad de Eysenck (1947; 1952; 1967), las personas con adicciones puntuaríanalto en Neuroticismo, considerando que tendrían un tipo de afrontamiento centrado en laemoción y responderían peor a la psicoterapia que personas con estabilidad emocional.Esto puede explicarse, como ya anteriormente se ha pincelado por la atribución delcomportamiento adictivo a una base biológica, relacionada con el sistema límbico,principalmente con la amígdala, el hipocampo y el hipotálamo en relación a lasemociones y con el nucleo accumbens en relación a los programas de refuerzo. Elsistema límbico consta de conexiones transversales con el tálamo para la colaboraciónemocional de las informaciones y con la formación reticular responsable de laactivación de la corteza. También se aprecian en los estudios con el BFQ mayorextraversión en pacientes adictos a la sustancia cocaína e introversión en pacientesadictos al alcohol, sin embargo, resulta contradictorio y merece mayor profundización,puesto que en otros estudios (Echeburua y cols, 2007; 2010) se señala relación entreadictos/as al alcohol y trastornos de personalidad histriónico (alto neuroticismo, altaextraversión), narcisista (alto neuroticismo aunque bajo autoinformado y extraversión) yantisocial (baja cordialidad).
    • Otros modelos en los que vemos implicación de las emociones y la personalidad,son el modelo de Gray (1987), sostiene que las bases de las diferencias indúrales en alpersonalidad se encuentran en mecanismos biológicos que sustentan los procesos deaprendizaje, emoción y motivación. Existen dos dimensiones, Ansiedad conformada porintroversión y neuroticismo; Impulsividad de extraversión y neuroticismo. El modelo deZuckerman (1993), elaboró su trabajo en torno a la dimensión de búsqueda desensaciones con cuatro subdimensiones: búsqueda de aventura y riesgo, búsqueda deexperiencias, desinhibición y susceptibilidad al aburrimiento. Finalmente, el modelo deClonninger (1987; 2003), basado en los conocimientos actuales de la psicobiologia de laconducta, contempla las variables del temperamento en la personalidad: evitación deldolor, búsqueda de sensaciones, dependencia de la recompensa y persistencia. Yvariables caracteriales: autodirección, cooperación y autotrascendencia o espiritualidad. Algunas sustancias y su relación con las emociones y la personalidad: 1º El ecstasy produce reducción de sorotonina a largo plazo lo que le implica enla regulación del humor, ansiedad, depresión, impulsividad y cognición. ( Morgan, M.J.(1998)). 3,4-methylenedioxymethamphetamine (MDMA) puede mejorar la funciónpsicomotora y el humor durante su uso durante el día, sin embargo, cada vez más se estáconsumiendo por las noches, reduciendo las horas de sueño. (Bosker, W.M., Kuypers,K.P., Conen, S. and Ramaekers, J.G. (2010)) Igualmente, en consumidores de marijuana
    • se da problemas de sueño, peor sueño, etc. (Bolla, K.I., Lesage, S.R., Gamald, C.E.,Neubauer, D.N., Funderburk, F.R. and cols. (2008)). Adictos al ecstasy (MDMA) muestran altos niveles de sintomatologíapsicológica y disfunción disejecutiva, aunque no están asociadas con el consumo.Mientras que otras drogas como el alcohol, marijuana, opioides e inhalantes predicensignificativamente síntomas psicológicos. (Lisdal Medina, K. and Shear, P. K. (2007)). 2º El sistema cannabinoide es un mediador neuroquímico clave del aprendizajedel miedo y la ansiedad en animales y humanos. Los efectos ansiolíticos de delta(9)-tetrahydrocannabinol (THC), se cree puedan mediar a través de receptores agonistasdirectos de CB 1 localizados en la amígdala basolateral, región crítica del cerebro parala percepción de amenaza. (Phan, K.L., Angstadt, M., Golden, J., Onyewuenyi, I.,Popovska, A. and de Wit, H. (2008)). Adictos dependientes al Cannabis consumen mayores cantidades de la sustanciajunto con alcohol y otra variedad de drogas. Mostrando bajos niveles de motivación,felicidad y satisfacción con la vida y altos niveles de depresión y problemasrespiratorios. (Looby, A. and Earleywine, M. (2007)). El cannabis es la sustancia ilícita más común en consumidores demetanfetaminas (METH). En pruebas clínicas de laboratorio con animales, se ha vistocomo la exposición de METH aumentó CB1 en varias zonas cerebrales como el cortexprefrontal, el putamen-caudado, , amígdala, hipocampo, etc. (Bortolato, M., Frau, R.,Bini, V., Luesu, W., Loriga, R., Collu, M., and cols. (2010)).
    • La marijuana generalmente produce ansiedad. La intoxicación aumenta lossíntomas en personas con trastornos previos de ansiedad. La abstinencia ala alcoholtambién produce ansiedad igual que ocurre con la heroína y la metadona. Se han constatado diferencias cuando se considera el tipo de droga con los tiposde personalidad, existiendo funcionalidad entre las drogas (alcohol, heroína y cocaina) ylos patrones de personalidad tipificables como patológicos o no. La variable depersonalidad más directamente relacionada con el consumo de sustancias es lainestabilidad emocional del BIG FIVE, definiendo a la droga como una forma deevitación/escape del malestar. Algunos trabajos apuntan que las cinco dimensiones depersonalidad son los mejores predictores disponibles para la reactividad emocional bajocondiciones de estrés. (Pedrero Pérez, E. J. (2002,2003)). Los pacientes dependientes a la sustancia de cannabis presentan un mayor nivelde impulsividad y de búsqueda de sensaciones que grupos control sano. El consumosano puede provocar cambios bruscos de humor y síntomas ansioso-depresivos.Además, relación con dependencia alcohol. (Bravo de Medina, R., Echeburúa, E. yAizpiri, J. (2007; 2010)). Los dependientes al cannabis tienen mayor impulsividad motora y son másimprovisadores, con mayor búsqueda de sensaciones, emociones, excitación y unamayor desinhibición.
    • Los pacientes con dependencia al alcohol muestran una mayor sintomatologíaansioso-depresiva y mayores problemas de inadaptación , además de un mayor nivel deimpulsividad y de búsqueda de sensaciones. Bravo de Medina, R., Echeburúa, E. yAizpiri, J. (2007). Cuando una persona es adicta al alcohol u a otra droga, en el 50-75%de los casos presenta otro trastorno adicional.
    • BIBLIOGRAFÍABolinches, F., de Vicente, P., Reig, M. J., Haro, G., Martínez-Raga, J. y Cervera, G. (2003). Emociones, Motivación y trastornos adictivos: un enfoque biopsicosocial. Trastornos adictivos, 5, 335-345.Bolla, K.I., Lesage, S.R., Gamald, C.E., Neubauer, D.N., Funderburk, F.R., Cadet, J.L., David, P.M., Verdejo-Garcia, A. and Benbrook A.R. (2008). Sleep disturbance in heavy marijuana users. Associated Proffesional Sleep Societies, 31, 901-908.Bortolato, M., Frau, R., Bini, V., Luesu, W., Loriga, R., Collu, M., Gessa, G.L., Ennas, M.G and, Castelli, M.P. (2010). Methamphetamine neurotoxicity increases brain expression and alters behavioral functions of CB₁ cannabinoid receptors. Journal of Psychiatric Reasearch, 44, 944-955.Bosker, W.M., Kuypers, K.P., Conen, S. and Ramaekers, J.G. (2010). Dose-related effects of MDMA on psychomotor function and mood before, during, and after a night of sleep loss. Psychopharmacology, 209, 69-76.Bravo de Medina, R., Echeburúa, E. y Aizpiri, J. (2007). Características psicopatológicas y dimensiones de la personalidad en los pacientes dependientes al alcohol: un estudio comparativo. Adicciones, 19, 373-382.
    • Bravo de Medina, R., Echeburúa, E. y Aizpiri, J. (2010). Características psicopatológicas y dimensiones de la personalidad en pacientes adultos jóvenes dependientes del cannabis en tratamiento: un estudio comparativo. Adicciones,22, 245-252.Cano-Vindel, A., Miguel-Tobal, J.J., González, H. e Iruarrizaga, I. (1994). El afrontamiento de la ansiedad en las drogodependencias. Anales de psicología, 10, 145-156.Lisdal Medina, K. and Shear, P. K. (2007). Anxiety, Depression, & Behavioral Symptoms of Executive Dysfunction in Ecstasy Users: Contributions of Polydrug Use. Drug alcohol depend, 87, 303-311.Looby, A. and Earleywine, M. (2007). Negative consequences associated with dependence in daily cannabis users. Substance Abuse Treatment prevention and policy, 2, 3.Morgan, M.J. (1998). Recreational use of “ecstasy” (MDMA) is associated with elevated impulsivity. Neuropsychopharmacology, 19, 252-264.Pedrero Pérez, E. J. (2002). Evaluación de la personalidad de sujetos drogodependientes que solicitan tratamiento mediante el Big-five Questionnaire. Adicciones, 4, 138- 150.
    • Pedrero Pérez, E. J. (2003). Los trastornos de personalidad en drogodependencias desde la perspectiva de los cinco grandes factores. Adicciones, 15, 203-220.Phan, K.L., Angstadt, M., Golden, J., Onyewuenyi, I., Popovska, A. and de Wit, H. (2008). Cannabinoid modulation of amygdala reactivity to social signals of threat in humans. Journal of Neuroscience, 28, 2313-2319.Ramos-Cejudo, J. e Iruarrizaga Díez, I. (2009). Correlatos neuropsicológicos y emocionales implicados en el consumo de cocaína: una revisión teórica de los nuevos hallazgos. Intervención psicosocial, 18, 245-253Autor: DANIEL DÍAZ FRUTOSASIGNATURA: AVANCES EN INVESTIGACIÓN PSICOFARMACOLOGÍA