Universidad de ChileFacultad de MedicinaEscuela de FonoaudiologíaTrastornos del Lenguaje en el AdultoIntegrantes:Ivonne Ar...
2ÍndiceI. INTRODUCCIÓN.......................................................................................................
3I. INTRODUCCIÓNDebido al envejecimiento de la población se hace importante considerar las patologías que tienen mayorprev...
4II. RESUMENEl deterioro cognitivo leve (DCL) es una entidad clínica considerada como un estado transitorio dinámico entre...
5En toda demencia se afectan las habilidades cognitivas, la conducta y se pierde progresivamente lafuncionalidad (Fuentes,...
6DESARROLLO1. Deterioro Cognitivo1.1. Historia y conceptoDeterioro Cognitivo Leve (DCL) como término se introdujo en la li...
7memoria, es más probable que se trate de DCL orgánico. Recomienda además medir el defecto con pruebas deaprendizaje verba...
82. Demencias2.1.ConceptoSe define Demencia como un deterioro cognitivo progresivo que involucra alteraciones en las funci...
9sufren algún tipo de demencia. Pero aun así existen casos que no han sido diagnosticados adecuadamente (RedLatinoamerican...
10padecen demencia, y las manifestaciones más comunes son la depresión, ideación paranoide, delirios,alucinaciones, agresi...
112.4.ClasificaciónEs importante señalar que tal como lo menciona Donoso (2011) cualquier enfermedad o lesión que afectedi...
123. Diagnóstico DiferencialDonoso & Vásquez (2002) refieren que así como no existe un límite preciso entre envejecimiento...
13I. BIBLIOGRAFÍA (APA)● Donoso, A. (2011). Deterioro y Demencia. En Neurología fundamental. Santiago de Chile:Mediterráne...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

dcl-y-demencias

688

Published on

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
688
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
31
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "dcl-y-demencias"

  1. 1. Universidad de ChileFacultad de MedicinaEscuela de FonoaudiologíaTrastornos del Lenguaje en el AdultoIntegrantes:Ivonne Araneda NaveasPatricia Cortés OrtegaNatalia Córdova BustamanteNicole Garrido GaticaKarina González CádizTutor:Flga. Sara TapiaFecha: 24 De Enero de 2012
  2. 2. 2ÍndiceI. INTRODUCCIÓN.............................................................................................................................. 3II. RESUMEN ...................................................................................................................................... 4DESARROLLO......................................................................................................................................... 61. Deterioro Cognitivo...................................................................................................................... 61.1. Historia y concepto ............................................................................................................... 61.2. Evaluación y diagnóstico........................................................................................................ 72. Demencias.................................................................................................................................. 82.1. Concepto............................................................................................................................. 82.2. Epidemiología ...................................................................................................................... 82.3. Características clínicas........................................................................................................... 92.4. Clasificación....................................................................................................................... 113. Diagnóstico Diferencial............................................................................................................... 12I. BIBLIOGRAFÍA (APA) ..................................................................................................................... 13
  3. 3. 3I. INTRODUCCIÓNDebido al envejecimiento de la población se hace importante considerar las patologías que tienen mayorprevalencia en este grupo etario, para poder focalizar la atención en la prevención, promoción e intervencióntemprana de éstas y de tal forma procurar disminuir el impacto en la calidad de vida de los pacientes.Dentro de estas patologías existen variados tipos, como las alteraciones cognitivas, que afectan a las personasen los ámbitos de actividad y participación, disminuyendo su funcionalidad a nivel de las actividades de la vidadiaria.Un ejemplo de estas son el deterioro cognitivo leve y las demencias, las cuales se abordarán en profundidad eneste seminario bibliográfico.La demencia denota dificultades en las funciones cognitivas, particularmente en la memoria, que afectansignificativamente las actividades de la vida diaria. Esta patología puede dividirse en diversos cuadros clínicossegún etiología, que presentan distintas características y severidad.La demencia más común a nivel mundial es la demencia tipo Alzheimer, la cual se caracteriza por una pérdidaprogresiva de las funciones cognitivas que en etapas avanzadas llega a intervenir en la independencia ycapacidad de satisfacer las necesidades básicas propias del paciente.Por otra parte, el deterioro cognitivo leve ha sido poco estudiado, lo que ha dificultado la caracterización delcuadro y su diagnóstico diferencial con otras patologías cognitivas, impidiendo una atención oportuna y untratamiento adecuado que evite su evolución a otros cuadros más graves, como la demencia tipo Alzheimer. Loanterior genera controversia, puesto que algunos autores clasifican el deterioro cognitivo leve como una etapainicial del Alzheimer.A continuación, se presenta una exhaustiva revisión bibliográfica que profundiza en los conceptos de deteriorocognitivo leve y demencia, en relación al diagnóstico, epidemiología y características clínicas.
  4. 4. 4II. RESUMENEl deterioro cognitivo leve (DCL) es una entidad clínica considerada como un estado transitorio dinámico entreel envejecimiento cognitivo normal y la demencia (Fuentes, 2008). Su diagnóstico se aplica generalmente a laspersonas con una queja subjetiva y demostración objetiva del deterioro cognitivo en uno o más dominios (porlo general problemas de memoria), pero con actividades de la vida diaria (AVD) relativamente conservadas(Petersen, Stevens, Ganguli, Tangalos, Cummings, DeKosky en Grand, Caspar & MacDonald, 2011).Este diagnóstico es esencialmente clínico y mediante test neuropsicológicos se pueden diferenciar a losindividuos con este trastorno de los normales, pero no es posible realizar el diagnóstico con ellos. Autorescomparten que para el diagnóstico de DCL hay ciertos criterios necesarios, como: las quejas que presenta elpaciente de su capacidad cognitiva, corroboradas por familiares; una alteración cognitiva en la clínica y en laneuropsicología (usualmente la memoria) según su edad y educación; funcionamiento cognitivo generalnormal; los problemas en las tareas complejas previamente bien desarrolladas no ocasionará grandesmolestias ni interferirá en el funcionamiento ocupacional ni social del individuo, y por esto, la naturaleza de lossíntomas no permite el diagnóstico de demencia. (Kelley & Petersen, 2007; Pérez, 2005). Además Pérez (2005)agrega que se requiere el seguimiento clínico del paciente cada 3 ó 6 meses, ya que sólo una correctavaloración clínica nos mostrará en qué lugar del continuo cognitivo- funcional se sitúa un paciente,demostrando si el déficit del paciente se mantiene estable o progresa hacia la demencia.Una vez establecida una sospecha de DCL o demencia es necesaria la demostración del deterioro cognoscitivo,a través de los diferentes tests psicométricos, que complementan la exploración del estado mental y funcionaldel paciente y apoyan o hacen dudoso el diagnóstico (Pérez, 2005). Una evaluación de las funciones cognitivaspuede ayudar a determinar si existen problemas de memoria y problemas de otros dominios cognitivos. Otrasevaluaciones incluyen el lenguaje, la atención/función ejecutiva y tareas visuoespaciales (Kelley & Petersen,2007).Por otra parte, se define Demencia como un deterioro cognitivo progresivo que involucra alteraciones en lasfunciones mentales como el razonamiento, memoria, lenguaje, resolución de problemas y atención (JanssenPharmaceutica, 2009). Este déficit presenta suficiente severidad comprometiendo las actividades de la vidadiaria (Alzheimers Association), sin deberse a un déficit a nivel sensorial como el delirio, estado de confusiónagudo o trastornos depresivos (Kelley & Petersen, 2007). Los síntomas son resultantes de lesiones,enfermedades o afecciones que alteran el funcionamiento normal del cerebro, puede darse en individuos encualquier fase de sus vidas.Para diagnosticar la enfermedad, según el DSM-IV, deben cumplirse las siguientes condiciones (Donoso, 2011):- Pérdida de dos o más capacidades cognitivas. Una debe ser la memoria y la otra puede ser la capacidadejecutiva, lenguaje, praxias u otras.- La pérdida deber ser suficiente como para interferir con las actividades habituales. Cabe destacar, que estepunto depende de la condición del individuo, por ejemplo, estar jubilado presenta menores exigencias queestar en actividad laboral.- La causa demostrada o presunta debe ser una lesión o afección orgánica cerebral. Este criterio escuestionable, porque actualmente las psicosis endógenas también tienen un sustrato orgánico.- Se excluye un compromiso de conciencia, y este requisito debe mantenerse durante seis meses o más. Estaparte es importante en patologías cerebrales agudas (accidente cerebrovascular, TC, encefalitis), en los cualesel compromiso cognitivo puede recuperarse totalmente.
  5. 5. 5En toda demencia se afectan las habilidades cognitivas, la conducta y se pierde progresivamente lafuncionalidad (Fuentes, 2008). Según Alva y Potkin (2003) y Kester y Scheltens (2009) la demencia comosíndrome clínico presentaría tres principales expresiones: un componente neuropsicológico, dondeencontramos las alteraciones cognitivas de memoria, dificultades de atención y deficiencias en elfuncionamiento ejecutivo, entre otras (en Grand y cols., 2011); otro componente neuropsiquiátrico,relacionado con las manifestaciones del comportamiento, tales como depresión, delirios, alucinaciones,agresión y confusión (Mirakhur, Craig, Hart, McLlroy & Passmore, 2004 en Grand y cols., 2011); finalmenteencontramos el componente funcional, que incluye los déficits presentes en las actividades de la vida diaria(AVD). Este último aspecto ha ido adquiriendo mayor relevancia en el último tiempo, debido a que suevaluación y pesquisa puede ser útil para el diagnóstico precoz, seguimiento clínico, evaluación del tratamientoy una posible mejora en la calidad de vida de la persona; además de considerarse como una parte fundamentalpara realizar el diagnóstico diferencial entre demencia y deterioro cognitivo fisiológico, en el cual no existe unapérdida de funcionalidad tal que se traduce en una discapacidad significativa (Fuentes, 2008).Según lo propuesto en Donoso, 2011, las distintas demencias pueden agruparse por etiología, asíencontraremos demencias por causas degenerativas, traumáticas, infecciosas, tóxicas, por fallas metabólicas ypor enfermedades de la sustancia blanca.No existe un límite claro entre el diagnóstico de DCL y enfermedad de Alzheimer (EA). Esto debido a que eldéficit de memoria, en ambos cuadros, se debe más a un problema en la recuperación o evocación que a unadificultad en la codificación de la información (Feldman y Jacova, 2005), por lo que DCL podría ser consideradouna etapa preclínica de la EA (en Grand y cols., 2011).De la misma forma, la tasa de conversión desde DCL a demencia no está bien establecida, sin embargo, seconoce que no todos los DCL evolucionarán a EA, sino que también pueden convertirse a otros tipos dedemencia, como Demencia Frontotemporal y Demencia por cuerpos de Lewy (En Donoso & Vásquez, 2002).A continuación, se presenta una tabla resumen acerca de las diferencias entre DCL y Demencia:
  6. 6. 6DESARROLLO1. Deterioro Cognitivo1.1. Historia y conceptoDeterioro Cognitivo Leve (DCL) como término se introdujo en la literatura en 1988 por Reisberg y cols., y es enun artículo de 1999 publicado en la revista Archives of Neurology donde un grupo de investigadores de laClínica Mayo plantearon ciertos criterios diagnósticos. En base a estos criterios se han desarrollado una grancantidad de estudios de validación y de crítica. En ese artículo se consideró al DCL como una condiciónprodrómica de la enfermedad de Alzheimer (EA) y posteriormente otros investigadores considerarondebidamente que no todas las formas de DCL podrían convertirse en EA (Petersen, Knopman, Boeve, Geda,Ivnik, Smith, Roberts & Jack, 2009).Por otro lado, a finales de los años 90 Petersen y cols. se refirieron con el término DCL a sujetos que seencontraban en un estado de transición entre el envejecimiento cognitivo fisiológico y la EA (Valls-Pedret,Molinuevo & Rami, 2010).En 2003, Winblad y cols. convocaron a una conferencia de expertos internacionales en DCL para revisar loscriterios actuales y elaborar los nuevos criterios que forman parte de la base del Instituto Nacional deEnfermedades del Envejecimiento (Petersen & cols., 2009).El DCL es una entidad clínica considerada como un estado transitorio dinámico entre el envejecimientocognitivo normal y la demencia (Fuentes, 2008). No tiene límites claros y su presencia permite sospechar unaenfermedad de Alzheimer sin que exista demencia (Donoso & Vásquez, 2002), por lo que su identificación ypronto tratamiento reduce el riesgo a la progresión de esta (Kelley & Petersen, 2007).Pérez (2005) define al DCL como una disminución del rendimiento de al menos una de las siguientescapacidades intelectivas: memoria, orientación, pensamiento abstracto, lenguaje, capacidad de juicio yrazonamiento, capacidad para el cálculo y la habilidad constructiva, capacidad de aprendizaje verbal y habilidadvisuo-espacial, con un nivel cognitivo superior o con un declive respecto al nivel de funcionamiento previo.Kalley y Petersen (2007) simplificaron el concepto, refiriéndose a DCL como un deterioro cognitivo usualmentede la memoria, pero que no es demencia.El diagnóstico de DCL se aplica generalmente a las personas con una queja subjetiva y demostración objetivade deterioro cognitivo en uno o más dominios (por lo general problemas de memoria), pero con actividades dela vida diaria (AVD) relativamente conservadas (Petersen, Stevens, Ganguli, Tangalos, Cummings, DeKosky enGrand, Caspar & MacDonald, 2011).En relación a la alteración de la memoria, Donoso (2003) la define como una pérdida significativamente mayora la que se esperaría para la edad de la persona pero que no interfiere en sus actividades habituales.El mismo autor en 2011 agrega que en el DCL el aspecto fundamental es la falla de la memoria episódicareciente, es decir, la presencia de “los olvidos” y entrega valor pronóstico a la opinión de los informantes,refiriéndose que si es el paciente el que se queja de problemas de memoria, podría tratarse de DCL pero quetambién es probable que se deban a depresión o ansiedad, pero si es un familiar quien señala los problemas de
  7. 7. 7memoria, es más probable que se trate de DCL orgánico. Recomienda además medir el defecto con pruebas deaprendizaje verbal (Donoso, 2011).1.2.Evaluación y diagnósticoEl diagnóstico de DCL es esencialmente clínico. Los test neuropsicológicos ayudan a diferenciar a los individuosde los normales, pero no es posible un diagnóstico de DCL con ellos. Aun así hay criterios que pueden serpredictores seguros de una eventual progresión.Kelley y Petersen (2007) establecen criterios para diagnosticar DCL: el primer criterio corresponde a las quejasque presenta el paciente de su capacidad cognitiva, corroboradas por familiares; el segundo criterio demuestrauna alteración cognitiva en la clínica y en la neuropsicología (usualmente la memoria), según su edad yeducación; el tercer criterio refiere a un funcionamiento cognitivo general normal; el cuarto criterio estableceque las dificultades que presenta el sujeto no interfieren en su vida de manera que impida su autonomía yadaptación al medio (AVD preservadas), y el último criterio descarta la demencia o Alzheimer.Pérez (2005) habla de un Deterioro Cognitivo Leve o Demencia dudosa, en el que existe un trastorno másacentuado de memoria que en el DCL asociado a la edad y en una o más de las áreas cognitivas como atención,aprendizaje, concentración, pensamiento, lenguaje, entre otras, afectadas discretamente. La naturaleza de lossíntomas no permite el diagnóstico de demencia ya que los problemas en las tareas complejas previamentebien desarrolladas no ocasionará grandes molestias ni interferirá en el funcionamiento ocupacional ni social delindividuo. Sin embargo, se hace necesario el seguimiento clínico del paciente cada 3 ó 6 meses, ya que sólo unacorrecta valoración clínica nos mostrará en qué lugar del continuo cognitivo- funcional se sitúa un paciente,indicando si el déficit regresa, se estabiliza o progresa hacia la demencia.En cuanto a las pruebas estandarizadas, el test cognitivo puede ayudar a determinar si existen problemas dememoria (DCL de dominio amnésico) y problemas de otros dominios cognitivos (DCL amnésico de alteracionesde múltiples dominios). Otras evaluaciones incluyen lenguaje, atención/función ejecutiva y tareasvisuoespaciales). Las personas que no presentan problemas de memoria deben ser evaluadas en los otrosdominios cognitivos por si presentan trastornos (DCL no amnésico de un dominio) o si los dominiosinvolucrados son muchos, pero sin alteraciones de memoria (DCL no amnésico de múltiples dominios (Kelley &Petersen, 2007).Una vez establecida una sospecha de DCL o de demencia es necesaria la demostración del deteriorocognoscitivo, a través de los diferentes tests psicométricos, que no pueden diagnosticar una demencia por sísolos, pero complementan la exploración del estado mental y funcional del paciente y apoyan o hacen dudosoel diagnóstico. Los que se emplean para valorar deterioro cognitivo pueden considerarse una exploraciónneuropsicológica sistematizada, que contienen preguntas para evaluar las praxias, el lenguaje, laconcentración, etc. A algunas de estas pruebas se les señala el inconveniente de enfatizar en el lenguaje y lamemoria, así como poseer una intensa orientación verbal, por lo que las personas analfabetas, con déficitsensoriales o con trastornos psiquiátricos (depresión, etc.), pueden presentar falsos positivos (Pérez, 2005).
  8. 8. 82. Demencias2.1.ConceptoSe define Demencia como un deterioro cognitivo progresivo que involucra alteraciones en las funcionesmentales como el razonamiento, memoria, lenguaje, solución de problemas y atención (JanssenPharmaceutica, 2009). Este déficit presenta suficiente severidad comprometiendo las actividades de la vidadiaria (Alzheimers Association) sin involucrar déficit a nivel sensorial como delirio, estado de confusión agudoo trastornos depresivos (Kelley & Petersen, 2007).El concepto de demencia describe los síntomas resultantes de lesiones, enfermedades o afecciones queafectan el funcionamiento normal del cerebro, puede darse en individuos en cualquier fase de sus vidas, siendocomún el deterioro cognitivo que es casi siempre progresivo, pero con ritmo variable. Es importante destacar,que la experiencia de vivir con demencia es algo tan individual como el número de personas afectadas (Young,Manthorp & Howells, 2010). Las causas de esta enfermedad deben ser por un daño cerebral comprobado opresunto (Kaufer & Cummings, en Donoso & Vásquez, 2002; McKhann, Drachman, Folstein, Katzman, Price &Stadlan en Donoso & Vásquez, 2002).Para diagnosticar la enfermedad, según el DSM-IV, deben cumplirse las siguientes condiciones (Donoso, 2011):- Pérdida de dos o más capacidades cognitivas. Una debe ser la memoria y la otra puede ser la capacidadejecutiva, lenguaje, praxias u otras.- La pérdida deber ser suficiente como para interferir con las actividades habituales. Cabe destacar, que estepunto depende de la condición del individuo, por ejemplo, estar jubilado presenta menores exigencias queestar en actividad laboral.- La causa demostrada o presunta debe ser una lesión o afección orgánica cerebral. Este criterio escuestionable, porque actualmente las psicosis endógenas también tienen un sustrato orgánico.- Se excluye un compromiso de conciencia, y este requisito debe mantenerse durante seis meses o más. Estaparte es importante en patologías cerebrales agudas (accidente cerebrovascular, TC, encefalitis), en los cualesel compromiso cognitivo puede recuperarse totalmente.2.2.EpidemiologíaLa prevalencia de la demencia en el mundo está aumentando, especialmente la enfermedad de Alzheimer, quees la forma más común de demencia siendo aproximadamente el 60% de todos los casos (Grand y cols., 2011).Los datos recopilados de diferentes estudios por Grand y cols. apuntan que la prevalencia mundial de lademencia se estima en 3,9% en individuos mayores de 60 años, con tasas de prevalencia regional del 1,6% enÁfrica, el 4,0% en China y el Pacífico Occidental, el 4,6% en América Latina, el 5,4% en Europa Occidental, y el6,4% en América del norte. Más de 25 millones de personas en todo el mundo afectados actualmente porsíndromes de demencia, siendo la mayoría de los casos, la EA y la demencia vascular (DV). Aproximadamentese estima que cada año existen 5 millones de nuevos casos, y se espera que el número de personas condemencia se duplique cada 20 años.Si abordamos la realidad en Chile, no ha existido un estudio epidemiológico que precise este problema en elpaís. Según algunas estimaciones del Servicio Nacional del Adulto Mayor, entre 150 mil y 170 mil personas
  9. 9. 9sufren algún tipo de demencia. Pero aun así existen casos que no han sido diagnosticados adecuadamente (RedLatinoamericana de Gerontología, 2010).2.3.Características clínicasEn toda demencia por definición, independiente de su etiología, se afectan las habilidades cognitivas, se alterala conducta y se pierde progresivamente la funcionalidad (Fuentes, 2008). A grandes rasgos, lasmanifestaciones clínicas clásicas son la falla de memoria, de la capacidad ejecutiva y los trastornosemocionales; además es frecuente la anosognosia. También pueden existir errores de juicio (capacidad deresolver problemas) y fluctuaciones en la afectividad, desde la apatía hasta la labilidad emocional. Y esfrecuente que existan ideas delirantes, depresiones, episodios confusionales y alteraciones del sueño. Todascaracterísticas que repercuten en una alteración de la funcionalidad de la persona con demencia (Donoso,2011).Según Alva y Potkin (2003) y Kester y Scheltens (2009) la demencia como síndrome clínico presentaría tresprincipales expresiones, las dos primeras referidas a las características relacionadas a estructura y función, y laúltima con la actividad y funcionalidad (en Grand y cols., 2011).En primer lugar, un componente neuropsicológico, que se constituye por las alteraciones cognitivas, queincluyen deterioro de la memoria (declarativa y procedimental), afasia, apraxia, agnosias (incapacidad parareconocer elementos específicos del medio ambiente, de un individuo o de sí mismo), dificultades de atención(sostenida y dividida), y deficiencias en el funcionamiento ejecutivo (abstracción, flexibilidad cognitiva,planificación, inhibición, organización y adaptación a estímulos nuevos).En segundo lugar, encontramos un componente neuropsiquiátrico, el que está asociado a síntomas yalteraciones del comportamiento. Estas características se presentan en una importante parte de personas que
  10. 10. 10padecen demencia, y las manifestaciones más comunes son la depresión, ideación paranoide, delirios,alucinaciones, agresión y confusión (Mirakhur, Craig, Hart, McLlroy & Passmore, 2004 en Grand y cols., 2011).Por último, en tercer lugar, encontramos el componente que incluye los déficits en las actividades de la vidadiaria (AVD), es decir, en la funcionalidad, entendiendo por esta la capacidad para cumplir o realizardeterminadas acciones, actividades o tareas de diversa complejidad en la vida cotidiana (Fuentes, 2008).Habitualmente, en la medida que progresa la alteración de memoria, lenguaje y habilidad de razonamiento, lospacientes pierden primero sus aptitudes instrumentales como la capacidad para tomar decisiones con respectoal cuidado de su salud, el manejo de sus finanzas, la conducción de vehículos motorizados, el uso del teléfono yla ingesta de sus medicamentos (Fuentes, 2008).En el último tiempo se le ha asignado mayor relevancia a este componente de la demencia, debido a que suevaluación puede ser útil para el diagnóstico precoz, el seguimiento clínico, la evaluación del tratamiento yporque su alteración incide directamente en la calidad de vida de la persona, comportándose como unmarcador de la discapacidad global y progresiva que experimentarán todos los pacientes con un cuadro dedemencia (Fuentes, 2008).Las dificultades en las habilidades funcionales afectarán la independencia y la seguridad de los pacientes,especialmente si viven solos, ya que la pérdida de funcionalidad acarrea consigo dificultades en lacomunicación, riesgos de caídas, problemas con la preparación de comidas, con la ingesta de medicamentos olimitaciones en las necesidades de autocuidado básico (Lyketsos, Lopez, Jones,Fitzpatrick, Breitner & DeKosky,2002; Geldmacher, 2004; Steinberg, Corcoran, Tschanz & cols., 2006; en Grand y cols., 2011; Fuentes, 2008).Este concepto de funcionalidad y sus características son el principal aspecto diferencial entre el concepto dedeterioro cognitivo fisiológico asociado a la edad, y la demencia propiamente tal; en la cual la pérdida de lafuncionalidad se traduce en una discapacidad significativa del paciente, sobrecarga del cuidador, aumento en latasa de hospitalizaciones, mayores costos económicos e incluso puede llegar a la mortalidad (Fuentes, 2008).El diagnóstico de la funcionalidad de la persona con demencia se realiza mediante la valoración de sucapacidad de realizar actividades básicas de la vida diaria (AVD) como comer, asearse, ir al baño, desplazarse ovestirse, y se pueden determinar mediante el índice de Barthel. Mientras que las actividades instrumentales dela vida diaria (AVD), que son tareas más complejas y más vulnerables a los efectos tempranos de la declinacióncognitiva, como salir de compras, usar el teléfono, cocinar, organizar la casa, tomarse los medicamentos, usarmedios de transporte o manejar las finanzas, se pueden medir mediante la escala de Lawton y Brody (Fuentes,2008).Finalmente, el conjunto de las dificultades presentes en los tres componentes descritos previamente;neuropsicológico, neuropsiquiátrico y funcionalidad, tienen una repercusión relevante a nivel familiar. Por loque el profesional de la salud no sólo debe preocuparse de las dificultades que presenta la persona condemencia, sino también de su entorno familiar. La reacción más frecuente de las familias al comienzo de unademencia progresiva es la negación, la que suele asociarse a irritación y conflictos con el paciente, también segenera conflictos entre los familiares y desacuerdos con las opiniones de los médicos consultados. (Donoso,2011).
  11. 11. 112.4.ClasificaciónEs importante señalar que tal como lo menciona Donoso (2011) cualquier enfermedad o lesión que afectedirectamente el cerebro puede potencialmente ocasionar una demencia. Si el daño es agudo y se presenta condelirium, puede ser reversible, sin embargo, si existe muerte neuronal que sobrepasa la compensación naturaldel cerebro puede ocasionar demencia o DCL.Las diversas demencias se pueden agrupar según su etiología (Donoso, 2011):- Demencias degenerativas: Se pueden distinguir dos tipos, las con compromiso motor tardío, como laEnfermedad de Alzheimer y la Demencia frontotemporal y las con compromiso motor precoz, como enla Enfermedad de Parkinson, Corea de Huntington, Parálisis supranuclear progresiva y en Ataxiasespinocerebelosas.- Demencias vasculares: Aquí se encuentran aquellas Demencias por accidente cerebro vascular único,extenso o estratégico, Demencia por multinfarto (Binswanger, CADASIL) y otras, como a causa devasculitis, trombosis venosas, etc.- Demencias traumáticas: Demencia postraumáticas, causada por contusión y/o daño axonal ydemencias causada por hematoma subdural crónico.- Demencias infecciosas: Se incluyen en este grupo aquellas demencias causadas por Enfermedad deJacob Creutzfeldt, Demencias postencefalitis o posmeningitis, a causa de Neurosífilis, Demencia porcomplejo SIDA y Demencia debido a Parasitosis cerebrales (cisticercosis y otras).- Enfermedades de la sustancia blanca: Incluye las Demencias causadas por enfermedades comoEsclerosis múltiple, Leucodistrofias y Demielinización postaxónica.- Demencias Tóxicas: Asociadas a etilismo y al uso de fármacos ilícitos como la cocaína y el neoprén.- Demencias por fallas metabólicas o carenciales: Demencias a causa de Encefalopatía de Gayet-Wernicke, Encefalopatía portal, urémica o hipóxica y las Demencias por carencia de vitamina B12.
  12. 12. 123. Diagnóstico DiferencialDonoso & Vásquez (2002) refieren que así como no existe un límite preciso entre envejecimiento natural y DCL,tampoco existe un límite exacto entre el DCL y la EA, es más, los límites propuestos parece ser artificiales. Porejemplo, para el diagnóstico de DCL se requiere un rendimiento mnésico una desviación estándar más abajoque sus pares, o bien, la presencia de incapacidad para desempeñar con normalidad las actividades cotidianas.Entonces bien, considerando lo anterior, los autores recalcan las siguientes interrogantes, ¿cuáles deberían serlas actividades habituales en una persona de 75 años o más?, ¿las escasas actividades que tienen muchos delos jubilados, que obviamente, son insuficientes?Considerando lo anterior, algunos autores señalan que el DCL es una etapa preclínica de la EA.Las personas con DCL tienden a presentar bajo rendimiento frente a pruebas neuropsicológicas de memoria(Manning, 2004 en Grand & cols., 2011).Feldman y Jacova (2005) señalan que éste déficit en la memoria parece demostrar una alteración a nivel dealmacenamiento y recuperación, más que de codificación. Lo anterior es consistente con lo encontrado en EApor lo que podría evidenciar que el DCL es una fase preclínica de la EA (en Grand y cols., 2011).Según lo propuesto por Petersen (Donoso, 2002) algunos factores que influyen en el paso de DCL a Demenciason la edad, pues la incidencia de demencia aumenta con la edad; factores de riesgo vascular asociado, laescolaridad, la relación entre beta amiloide y proteína tau en LCR y el volumen del hipocampo observadamediante RNM cerebral.La tasa de conversión de DCL a EA no está consensuada. Así Petersen, Doody, Kurz, Mohs, Morris, Rabins y cols.(en Donoso & Vásquez, 2002) proponen que cada año el traspaso desde DCL a EA se produce en el 12-15% delos sujetos con DCL y que al finalizar los 6 años la cifra aumenta hasta alcanzar el 80% de los casos,aproximadamente. Señalan además, que otros pacientes con DCL pueden evolucionar eventualmente a otrostipos de demencias, como demencias frontotemporales, Demencia por cuerpos de Lewy, entre otros. Por otrolado, respecto a la tasa de conversión de DCL a EA, Kelley y Petersen (2007) refieren que aproximadamente75% de los sujetos con DCL se transforman a EA y un 25% evoluciona a otros tipos de demencia.Finalmente, más recientemente, Valls-Pedret y cols. (2010), indican que la tasa anual de conversión haciademencia es de 10-15% aproximadamente y que después de 3 años de seguimiento aumentan hasta alcanzarel 50%.
  13. 13. 13I. BIBLIOGRAFÍA (APA)● Donoso, A. (2011). Deterioro y Demencia. En Neurología fundamental. Santiago de Chile:Mediterráneo.● Young, t., Manthorp, C. & Howells, D. (2010). Comunicación y Demencia: Nuevas Perspectivas, NuevosEnfoques. Editorial UOC: España● Donoso, A. (2003). La enfermedad de Alzheimer. Revista Chilena de Neuro-Psiquiatría, 41(2), 13-22.Recuperado dehttp://www.sonepsyn.cl/pdf/Alzheimer.pdf?phpMyAdmin=5d72328a38bc5b6f0599caa2cf9ee79b● Donoso, A. & Vásquez, C. (2002). Deterioro cognitivo y enfermedad de Alzheimer: presentación de doscasos. Revista de Psicología de la Universidad de Chile, XI (1), 9-16. Recuperado dehttp://redalyc.uaemex.mx/pdf/264/26411102.pdf● Fuentes, P. (2008). Funcionalidad y demencia. Revista Hospital Clínico Universidad de Chile, 19, 324 -329. Recuperado dehttp://www.redclinica.cl/HospitalClinicoWebNeo/Controls/Neochannels/Neo_CH6258/deploy/funcionalidad_y_demencia.pdf● Grand, J., Caspar, S. & MacDonald, S. (2011). Clinical features and multidisciplinary approaches todementia care. Journal of Multidisciplinary Healthcare, 4, 125–147. Recuperado dehttp://www.dovepress.com/clinical-features-and-multidisciplinary-approaches-to-dementia-care-a7469● Kelley, B. & Petersen, R. (2007). Alzheimer’s Disease and Mild Cognitive Impairment. Neurology clinics,25 (3), 577-v. Recuperado de http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2682228/● Pérez, V. (2005). El deterioro cognitivo: una mirada previsora. Revista Cubana de Medicina GeneralIntegral, 21, 1-2. Recuperado de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252005000100017● Petersen, R., Knopman, D., Boeve, B., Geda, Y., Ivnik, R., Smith, G., Roberts, R. & Jack, C. (2009). MildCognitive Impairment: Ten Years Later. Archives of Neurology, 66(12), 1447–1455. Recuperado dehttp://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3081688/pdf/nihms172140.pdf● Valls-Pedret, C., Molinuevo, J. & Rami, L. (2010) Diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer:fase prodrómica y preclínica. Revista de Neurología, 51 (8), 471-480.● Alzheimers Association. Rescatado de http://www.alz.org/● Janssen Pharmaceutica. (2009, Mayo 19). Dementia Highlights. Rescatado dehttp://www.psychiatry24x7.com/homes/dementia.jhtml● Red Latonoamericana de Gerontología. (2010, Sept. 24). Informe mundial ubica a Chile entre los trespaíses de América con más Alzheimer. Rescatado de http://www.gerontologia.org/print.php?id=1931

×