Guía Española de la EPOC - GesEPOS - Diagnóstico y tratamiento hospitalario de la agudización - Emergencias 2013
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Guía Española de la EPOC - GesEPOS - Diagnóstico y tratamiento hospitalario de la agudización - Emergencias 2013

on

  • 1,011 views

Guía Española de la EPOC - GesEPOS - Diagnóstico y tratamiento hospitalario de la agudización - Emergencias 2013

Guía Española de la EPOC - GesEPOS - Diagnóstico y tratamiento hospitalario de la agudización - Emergencias 2013

Statistics

Views

Total Views
1,011
Views on SlideShare
1,011
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
12
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Guía Española de la EPOC - GesEPOS - Diagnóstico y tratamiento hospitalario de la agudización - Emergencias 2013 Guía Española de la EPOC - GesEPOS - Diagnóstico y tratamiento hospitalario de la agudización - Emergencias 2013 Document Transcript

  • Emergencias 2013; 25: 301-317 301 Introducción El curso clínico de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se ve alterado con fre- cuencia por la presencia de agudizaciones. La in- tensidad, la duración y la frecuencia de estas des- compensaciones es variable, por lo que resulta dífícil predecir sus consecuencias. A pesar de ello, numerosos estudios señalan de forma consistente cómo estos episodios producen un deterioro de la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS), alteran las actividades de la vida diaria, generan elevados costes, afectan a la progresión de la en- fermedad y aumentan el riesgo de muerte1-10 . Es- tas consecuencias adversas son especialmente ma- nifiestas para las agudizaciones graves que DOCUMENTO DE CONSENSO Guía española de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (GesEPOC). Diagnóstico y tratamiento hospitalario de la agudización JUAN JOSÉ SOLER-CATALUÑA1,2 , PASCUAL PIÑERA SALMERÓN3 , JUAN ANTONIO TRIGUEROS4 , MYRIAM CALLE5 , PERE ALMAGRO6 , JESÚS MOLINA7 , JOSÉ ANTONIO QUINTANO8 , JUAN ANTONIO RIESCO4 , ADOLFO SIMÓN10 , JOAN B. SORIANO11 , JULIO ANCOCHEA12 , MARC MIRAVITLLES2,13 1 Unidad de Neumología, Servicio de Medicina Interna, Hospital de Requena, Valencia, España. 2 CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES), España. 3 Servicio de Urgencias, Hospital General Universitario Reina Sofía, Murcia, España. 4 Centro de Salud Menasalbas, Toledo, España. 5 Servicio de Neumología, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España. 6 Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario Mutua de Terrassa, Barcelona, España. 7 Centro de Salud Francia, Dirección Asisstencial Oeste, Madrid, España. 8 Centro de Salud I de Lucena, Córdoba, España. 9 Servicio de Neumología, Hospital San Pedro de Alcántara, Cáceres, España. 10 Servicio de Urgencias, Hospital General Yagüe, Burgos, España. 11 Fundación Caubet-CIMERA, Bunyola, Illes Balears, España. 12 Servicio de Neumología, Hospital Universitario de la Princesa, Madrid, España. 13 Servicio de Neumología, Hospital Universitari Vall d’Hebron, Barcelona, España. CORRESPONDENCIA: Juan José Soler Cataluña Unidad de Neumología Servicio de Medicina Interna Hospital General de Requena 46940 Requena Valencia, España E-mail: jjsoler@telefonica.net FECHA DE RECEPCIÓN: 23-11-2012 FECHA DE ACEPTACIÓN: 7-1-2013 CONFLICTO DE INTERESES: Los autores declaran no tener conflicto de interés en relación al presente artículo. Formación acreditada Las agudizaciones de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), especialmente cuando precisan asistencia hospitalaria, son episodios que generan una notable morbi- mortalidad, gran carga asistencial y elevados costes, por lo que resulta prioritario reducir sus consecuencias, de acuerdo a las mejores evidencias científicas disponibles. El docu- mento actual presenta las recomendaciones que establece la Guía Española de la EPOC (GesEPOC), para guiar el proceso diagnóstico y terapéutico del paciente con agudización que precisa asistencia hospitalaria. Como principales novedades, se proponen nuevas de- finiciones que tratan de diferenciar la aparición de una nueva agudización de otros con- ceptos vinculados como son la recaída o el fracaso terapéutico y se establece un proceso diagnóstico en 3 pasos dirigidos a: 1) establecer el diagnóstico de la agudización; 2) valo- rar su gravedad; y 3) identificar la etiología. Desde el punto de vista terapéutico, la guía propone una actuación en urgencias hospitalarias estructurada en 4 fases: 1) admisión y clasificación; 2) asistencia; 3) evolución, espera y observación; y 4) resolución, orientación y transferencia. También se incluyen recomendaciones para el paciente hospitalizado, cri- terios de ingreso, de alta y pautas de seguimiento y control orientadas hacia los fenotipos clínicos. Finalmente, el documento incluye diversos estándares de calidad asistencial e in- dicadores específicos que pueden servir de ayuda para monitorizar la calidad de la aten- ción y mejorar los resultados. [Emergencias 2013;25:301-317] Palabras clave: Enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Tratamiento hospitalario. Agudización.
  • J. J. Soler-Cataluña et al. 302 Emergencias 2013; 25: 301-317 precisan atención hospitalaria. Las hospitalizacio- nes se asocian a un incremento del riesgo de muerte, que resulta independiente la de la grave- dad basal de la enfermedad8,9 y que aumenta de forma dramática si el episodio se repite, especial- mente a las pocas semanas8,10 . Según datos recien- tes, las agudizaciones graves se asocian a un pico de mortalidad durante los 3 primeros meses tras el evento, y el riesgo se reduce a partir de esa fe- cha10 . En el capítulo económico, las exacerbacio- nes suponen entre el 50-70% del coste global de la enfermedad y añaden una importante carga asistencial3,4 . Entre el 1-2% de todas las urgencias médicas hospitalarias y también cerca del 10% de los ingresos hospitalarios son debidos a las agudi- zaciones de la EPOC11 . La hospitalización represen- ta cerca del 90% del coste de la agudización12 y el fracaso terapéutico el 63% de dicho coste, ya que con frecuencia redunda en elevadas tasas de hos- pitalización13 . Además, se detecta una enorme va- riabilidad asistencial, relacionada con la organiza- ción de los centros y las características de los pacientes, pero también con la práctica asisten- cial, lo que se traduce en grandes diferencias en los resultados en salud. Según el estudio AUDI- POC14 , una auditoría clínica realizada en 129 hos- pitales españoles, la mortalidad global a los 90 días de sufrir una hospitalización por agudización de EPOC fue del 11,6%, aunque con variaciones que oscilaron entre el 0 y el 50%. La tasa de reingre- sos fue del 37%, también con fuertes variaciones entre el 0 y el 62%. La elevada morbimortalidad, el fuerte impacto económico y la gran variabilidad enfatizan la nece- sidad de establecer estrategias terapéuticas que permitan controlar adecuadamente estos episodios y, en la medida de lo posible, prevenir o retrasar las recurrencias. En este sentido, la estrategia en EPOC del Sistema Nacional de Salud (SNS)15 recomienda la puesta en marcha de iniciativas destinadas a pre- venir estos eventos y a mejorar en última instancia la calidad asistencial del paciente agudizado. En es- te contexto, y también con la necesidad de actuali- zar y armonizar el tratamiento de la EPOC, nace la Guía Española de la EPOC (GesEPOC), en la que se incluye un capítulo específico dedicado al diagnós- tico y tratamiento de la agudización16 . GesEPOC es una iniciativa de la Sociedad Espa- ñola de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), avalada por el Ministerio de Sanidad, Servicios So- ciales e Igualdad a través de Guía Salud16 , en la que participan distintas sociedades científicas, en- tre las que se incluyen la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comu- nitaria (semFYC), la Sociedad Española de Médi- cos de Atención Primaria (SEMERGEN), la Socie- dad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF), la Sociedad de Rehabili- tación Cardiorrespiratoria (SORECAR) y la Socie- dad de Respiratorio de Atención Primaria (GRAP), además del Foro Español de Pacientes y el Comité Nacional de Prevención de Tabaquismo (CNPT). Como novedades más importantes, GesEPOC propone una aproximación orientada hacia los fe- notipos clínicos en la que se incluye una valora- ción multidimensional de la gravedad y una apro- ximación terapéutica personalizada. Conocer estos aspectos es de suma importancia para poder opti- mizar el control terapéutico, prevenir las agudiza- ciones y evitar las recurrencias. No obstante, su abordaje se escapa del objetivo del documento actual. El texto completo de GesEPOC ha sido re- cientemente publicado16 , referenciándose también los aspectos metodológicos que se siguieron para su elaboración16,17 y un documento resumen dedi- cado al tratamiento del EPOC estable18 . El docu- mento actual sintetiza los aspectos más destaca- dos que GesEPOC establece para la atención al paciente con agudización de EPOC que necesita atención hospitalaria. Metodología La metodología empleada para la elaboración de esta guía de práctica clínica (GPC) se recoge de forma detalla en los Anexos 1 y 2 del docu- mento completo de GesEPOC15 . Para clasificar la calidad de la evidencia y graduar la fuerza de las recomendaciones se siguieron las directrices del grupo de trabajo GRADE (Grading of Recomenda- tions Assessment, Development and Evaluation) (Ta- blas 1 y 2)19 . Las recomendaciones se elaboraron conjuntamente por el grupo GesEPOC y metodó- logos de la Unidad de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (UETS) de la Agencia Laín Entralgo (Consejería de Sanidad y Consumo, Madrid) en el contexto de las actuaciones derivadas de la Estra- tegia en EPOC del SNS16,17 . El documento también contiene recomendaciones actualizadas proceden- tes de la GPC de EPOC SEPAR-semFYC de 201020 . Definición de agudización La agudización o exacerbación de la EPOC se define como un episodio agudo de inestabilidad
  • GUÍA ESPAÑOLA DE LA EPOC (GESEPOC). DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO HOSPITALARIO DE LA AGUDIZACIÓN Emergencias 2013; 25: 301-317 303 clínica que acontece en el curso natural de la en- fermedad y se caracteriza por un empeoramiento mantenido de los síntomas respiratorios que va más allá de sus variaciones diarias. Los principales síntomas referidos son el empeoramiento de la disnea, la tos, el incremento del volumen y/o los cambios en el color del esputo. La distribución de agudizaciones es muy varia- ble. Mientras algunas personas no sufren estos episodios, otras los presentan de forma repetida7 . Muchos de estos episodios se observan agrupados en racimos21 , lo que plantea la duda de si real- mente son nuevas exacerbaciones o son resolucio- nes incompletas del episodio precedente. Para dis- tinguir estas situaciones, GesEPOC establece las siguientes definiciones (Figura 1). – Fracaso terapéutico: se define como un em- peoramiento de síntomas que sucede durante la propia agudización y que requiere un tratamiento adicional22 . La recuperación media después de su- frir una agudización es de aproximadamente 2 se- manas. No obstante, algunos pacientes no se re- cuperan de forma completa hasta las 4-6 semanas23,24 . – Recaída: cuando se produce un nuevo empe- oramiento de síntomas entre la finalización del tratamiento de la agudización y las 4 semanas posteriores. – Recurrencia: se produce cuando los síntomas reaparecen en un plazo inferior a un año desde la agudización precedente, después de un periodo de relativo buen estado de salud. Para ello se es- tablece que deben haber transcurrido al menos 4 semanas después de completar el tratamiento de la agudización previa o bien 6 semanas desde que se iniciaron los síntomas22 . Las recurrencias se con- siderarán precoces si aparecen entre las 4 y 8 se- manas del episodio anterior, y tardías si aparecen después de este periodo de tiempo. Diagnóstico Para identificar y caracterizar adecuadamente una agudización, GesEPOC establece 3 pasos (Fi- gura 2). En primer lugar, se deberá confirmar que estamos ante una agudización de la EPOC y des- cartan otros procesos que cursan con síntomas si- Tabla 1. Clasificación de la calidad de la evidencia en el sistema GRADE Calidad de Diseño Disminuir la calidad si Aumentar la calidad si la evidencia del estudio científica Alta ECA Limitación en el diseño: Asociación: evidencia científica de una asociación fuerte (RR > 2 o < 0,5 Importante (–1) basada en estudios observacionales sin factores de confusión) (+1). Muy importante (–2) Moderada Inconsistencia (–1) Baja Estudios Evidencia directa: Evidencia científica de una asociación muy fuerte (RR > 5 o < 0,2 observacionales Alguna (–1) incertidumbre basada en estudios sin posibilidad de sesgos) (+2). Gran (–2) incertidumbre acerca de que la evidencia sea directa. Muy baja Otros tipos Datos imprecisos (–1) Gradiente dosis respuesta (+ 1) de diseño Sesgo de notificación: Todos los posibles factores confusores podrían haber reducido el efecto Alta probabilidad de (–1) observado (+1). ECA: ensayo clínico aleatorizado. Tabla 2. Implicaciones de los grados de recomendación del sistema GRADE Implicaciones de una recomendación fuerte: Pacientes Clínicos Gestores/Planificadores La inmensa mayoría de las personas estarían de acuerdo con la acción recomendada y únicamente una pequeña parte no lo estarían. Implicaciones de una recomendación débil: Pacientes Clínicos Gestores/Planificadores La mayoría de las personas estarían de acuerdo con la acción recomendada, pero un número importante de ellos no. La mayoría de los pacientes deberían recibir la intervención recomendada. Reconoce que diferentes opciones serán apropiadas para diferentes pacientes y que el médico tiene que ayudar a cada paciente a llegar a la decisión más consistente con sus valores y preferencias. La recomendación puede ser adoptada como política sanitaria en la mayoría de las situaciones. Existe necesidad de un debate importante y la participación de los grupos de interés. View slide
  • J. J. Soler-Cataluña et al. 304 Emergencias 2013; 25: 301-317 milares; en segundo lugar se valorará la gravedad de la agudización; y finalmente, se intentará esta- blecer su causa. A continuación se describen los elementos básicos que se deben incluir en la anamnesis, la exploración física y las pruebas complementarias de los pacientes agudizados. Historia clínica La historia clínica hospitalaria de toda agudiza- ción deberá contener como mínimo la siguiente información: 1. Sintomatología de la agudización. Para do- cumentar que existe empeoramiento de síntomas se deberá conocer y describir cuál es la situación basal del paciente. – Disnea. Es el síntoma principal de la agudiza- ción. Para valorar el grado de disnea se recomien- da utilizar la escala modificada del Medical Rese- arch Council (mMRC)25 . – Color del esputo. El cambio en la coloración del esputo es un parámetro de gran valor para ayudar a identificar las infecciones bacterianas. Utilizando cultivos cuantitativos con cepillo prote- gido se ha demostrado que la purulencia del es- puto predice la presencia de bacterias en grandes concentraciones, con un valor predictivo positivo del 77% y un valor predictivo negativo del 89%26 . – Aumento en el volumen del esputo. 2. Historial de agudizaciones previas La presencia de dos o más agudizaciones pre- vias en el último año es un factor de riesgo de fracaso terapéutico. Por este motivo, su sola apa- rición ya indica la presencia de agudización mo- derada y la necesidad de un tratamiento diferen- cial. 3. Comorbilidad, con especial atención a la presencia de alteraciones cardiovasculares. Figura 1. Evolución de las agudizaciones de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Figura 2. Evaluación por pasos de las agudizaciones de la en- fermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). View slide
  • GUÍA ESPAÑOLA DE LA EPOC (GESEPOC). DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO HOSPITALARIO DE LA AGUDIZACIÓN Emergencias 2013; 25: 301-317 305 4. Gravedad basal de la EPOC. GesEPOC estable- ce 5 niveles de gravedad de la EPOC y para ello re- comienda el uso del índice BODE y/o BODEx15 . Una vez establecido el grado de gravedad correspon- diente será necesario hacer una valoración comple- mentaria de la gravedad, mediante el uso de un cuestionario de CVRS y el registro de agudizaciones. 5. Fenotipo clínico. GesEPOC distingue cuatro perfiles clínicos diferenciales. El documento com- pleto establece los criterios diagnósticos con pre- cisión15 . No obstante, las siguientes características ayudarán a categorizar el fenotipo clínico. A. Fenotipo no agudizador, con enfisema y/o bronquitis crónica. Este fenotipo clínico se carac- teriza por presentar como máximo una agudiza- ción al año. B. Fenotipo mixto EPOC-Asma (FMEA). Se estable- ce el diagnóstico de FMEA cuando se cumplen dos cri- terios mayores o un criterio mayor y dos menores, de acuerdo a un documento de consenso entre expertos de reciente publicación27 . Entre los criterios mayores fi- guran la presencia de una prueba broncodilatadora muy positiva (incremento del FEV1 > 15% y > 400 ml), eosinofilia en el esputo o antecedentes personales de asma. Como criterios menores figuran las cifras eleva- das de IgE total, antecedentes personales de atopia y prueba broncodilatadora positiva en al menos dos oca- siones (incremento del FEV1 >12% y > 200 ml). C. Fenotipo agudizador con enfisema. Se ca- racteriza por la presencia de dos o más agudiza- ciones en el último año, que hayan precisado al menos el uso de antibióticos y/o corticoides sisté- micos, y que estén separadas entre sí al menos 4 semanas (fenotipo agudizador). Estos pacientes no presentarán tos y expectoración crónica, y por el contrario sí añaden características clínicas, funcio- nales y/o radiológicas de enfisema. D. Fenotipo agudizador con bronquitis crónica. Se trata de un fenotipo agudizador (similar al gru- po C), pero en este caso caracterizado por pre- sentar tos y expectoración habitual. 6. Tratamiento previo. Exploración física Se deberá registrar el nivel de consciencia, la pre- sencia de cianosis, la utilización de musculatura acce- soria, si hay edemas, la presión arterial, la tempera- tura corporal y las frecuencias respiratoria y cardiaca. Exploraciones complementarias sistemáticas – Analítica de sangre: debe incluir hemograma y parámetros bioquímicos como la glucemia, la urea, la creatinina y los electrolitos. – Gasometría arterial: siempre se deberá reco- ger la fracción inspiratoria de oxígeno a la que se realiza la técnica. En los pacientes que presenten hipercapnia y/o acidosis inicial deberá repetirse una segunda gasometría de control a los 30-60 minutos. – Radiografía de tórax (postero-anterior y late- ral): es especialmente útil para ayudar al diagnós- tico diferencial con otras causas de disnea, como la neumonía, el neumotórax, la insuficiencia car- diaca, etc. – Electrocardiograma: necesario, entre otras cosas, para identificar arritmias o alteraciones su- gestivas de cardiopatía isquémica. Exploraciones complementarias selectivas – Análisis microbiológico del esputo (tinción de gram y cultivo ordinario): No se recomienda su determinación rutinaria. Únicamente está indicado en pacientes con agudizaciones graves o muy gra- ves que además presenten frecuentes agudizacio- nes, en los casos con necesidad de ventilación asistida o ante un fracaso terapéutico. – Biomarcadores: en la actualidad no existe sufi- ciente evidencia para recomendar el uso sistemático de ningún biomarcador. No obstante, algunos de ellos pueden ser de utilidad en el diagnóstico dife- rencial. El dímero D, la troponina o el péptido na- triurético tipo B (BNP) son de ayuda en caso de sos- pecha de tromboembolismo pulmonar (TEP), cardiopatía isquémica o insuficiencia cardiaca, res- pectivamente. Recientemente, se ha descrito que la troponina T o el BNP pueden estar elevados en agu- dizaciones de la EPOC sin cardiopatía conocida aso- ciada. En estos casos, la elevación de estos biomarca- dores se asocia a peor pronóstico28 . La proteína C reactiva (PCR) suele estar aumentada. Sin embargo, su determinación no se recomienda para establecer el diagnóstico de agudización29 . La procalcitonina ha despertado gran interés en los últimos años por su papel como marcador de infección30 . No obstante, a la espera de estudios más amplios, no se puede esta- blecer una recomendación general de su uso en la agudización de la EPOC. – La angiografía por tomografía computarizada (angioTC): estará indicado en pacientes con sos- pecha moderada-alta de TEP y también en las agudizaciones de causa no aclarada, por la misma razón31 . Con la información derivada de la anamnesis, la exploración física y las pruebas complementa- rias se deberá caracterizar adecuadamente la agu- dización, de acuerdo a los tres pasos diagnósticos señalados (Figura 2).
  • J. J. Soler-Cataluña et al. 306 Emergencias 2013; 25: 301-317 Paso 1: Diagnóstico de agudización de EPOC La sospecha clínica de una agudización de EPOC se establecerá cuando se den los tres crite- rios siguientes: 1. Diagnóstico previo de EPOC. Se establece en pacientes con edad superior o igual a 35 años que sean fumadores o exfumadores de más de 10 años-paquete que presenten síntomas respirato- rios crónicos y además expresen una limitación al flujo áereo definida por un cociente fijo postbron- codilatador entre el volumen espiratorio forzado durante el primer segundo (FEV1) y la capacidad vital forzada (FVC) inferior al 0,70 (FEV1/FVC pos- tbroncodilatador < 0,70). También se han descrito casos de EPOC en pacientes expuestos a otros ga- ses tóxicos, como combustión de biomasa o de- terminadas ocupaciones, aunque este aspecto tie- ne escaso impacto en España. En los casos donde no se disponga de espirometría, no podrá estable- cerse el diagnóstico de EPOC y por tanto, tampo- co el de agudización de EPOC. En estos casos se recomienda utilizar el término “posible agudiza- ción de EPOC”. Una vez estabilizado el paciente, se deberá realizar una espirometría para confirmar el diagnóstico. 2. Empeoramiento mantenido de síntomas res- piratorios, especialmente aumento de la disnea respecto a la situación basal, aumento del volu- men del esputo y/o cambios en su coloración. 3. No haber recibido tratamiento para otra agudización en las últimas cuatro semanas. Si el paciente ha recibido tratamiento en las últimas cuatro semanas por otra agudización, no se pue- de etiquetar de nueva agudización, sino de recaí- da o fracaso terapéutico de la previa. Se confirmará el diagnóstico de agudización de la EPOC, en los casos donde además de cum- plir los tres criterios previos, se haya descartado otras causas secundarias de disnea (Figura 3). La Tabla 3 muestra las principales enfermedades a considerar en el diagnóstico diferencial con la agudización de la EPOC. Todas estas otras enfer- medades también producen aumento de sínto- mas respiratorios en pacientes con EPOC, espe- cialmente disnea. Sin embargo, la fisiopatología Figura 3. Primer paso. Diagnóstico de la agudización de la enfermedad pulmonar obstructiva cróni- ca (EPOC). Insuf.: Insuficiencia. Tabla 3. Diagnóstico diferencial ante un deterioro de síntomas en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) Causas respiratorias Neumonía. Neumotórax. Embolia pulmonar. Derrame pleural. Traumatismo torácico. Causas cardiacas Insuficiencia cardiaca. Arritmias cardiacas. Cardiopatía isquémica aguda. Otras Obstrucción de vía aérea superior. PASO 1 EPOC Neumonía Síntomas respiratorios (disnesa, expectoración, purulencia) Ø Ն 4 semanas desde finalizar tratamiento por última agudización Sospecha clínica Diagnóstico diferencial Agudización de EPOC Embolia pulmonar Insuf. cardiaca Arritmia Traumatismo torácico Neumotórax Derrame pleural
  • GUÍA ESPAÑOLA DE LA EPOC (GESEPOC). DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO HOSPITALARIO DE LA AGUDIZACIÓN Emergencias 2013; 25: 301-317 307 es distinta y el tratamiento también, por lo que se no se deben contemplar como causa de agu- dización, sino como diagnósticos alternativos. En algunas ocasiones, la agudización de la EPOC se asocia a algunas de las enfermedades que figuran como diagnóstico diferencial, y en tales casos resulta muy difícil discriminar cuál es la causa y cuál la consecuencia. En estos casos se recomienda utilizar el término “agudización de EPOC asociada a…”. Paso 2: Valorar la gravedad de la agudización Tras establecer el diagnóstico de agudización de la EPOC, se debe describir la gravedad del episodio, de acuerdo a los criterios expuestos en la Tabla 4. Es importante, considerar que los cri- terios de agudización grave o muy grave identifi- can riesgo de muerte, mientras que los criterios que se utilizan para identificar la agudización moderada están relacionados con el riesgo de fracaso terapéutico. Paso 3: Diagnóstico etiológico El último paso en el proceso diagnóstico va dirigido a identificar la causa de la agudización, de gran ayuda para seleccionar el tratamiento más adecuado (Figura 4). Sin embargo, aproxi- madamente en un tercio de los casos, la etiolo- gía no se llega a conocer. Entre el 50 y el 70% de las ocasiones32,33 , la causa de la exacerbación es la infección del árbol traqueobronquial. La contaminación ambiental puede ser la causante del 5-10% de las exacerbaciones32 . Las bacterias son las responsables del 70% de las agudizaciones infecciosas. Entre los gér- menes identificados con mayor frecuencia se encuentran Haemophilus influenzae, Streptococ- cus pneumoniae y Moraxella catarrhalis, aunque en agudizaciones graves, las enterobacterias y Pseudomonas aeruginosa pueden ser frecuen- tes34 . Las infecciones víricas representan cerca del 30% de todas las exacerbaciones de causa infec- ciosa. La presencia de coinfección por bacterias y virus se ha descrito hasta en un 25% de los pa- cientes hospitalizados, lo que sugiere una cierta susceptibilidad a la infección bacteriana tras el proceso vírico33 . Reconocer la etiología de la agudización no resulta sencillo. El análisis del esputo (gram y cultivo) estará especialmente indicado en aque- llos pacientes con agudizaciones graves o muy graves que presenten frecuentes agudizaciones, necesidad de ventilación asistida o ante un fraca- so antibiótico. Sin embargo, en la mayoría de los casos la aproximación diagnóstica será clínica. Anthonisen et al35 demostraron que la adminis- tración de antibióticos en la EPOC es más eficaz que el placebo en las agudizaciones que cumplí- an al menos dos de los siguientes tres criterios: aumento de disnea, purulencia en el esputo o aumento del volumen del esputo. Sin embargo, de los 3 criterios recomendados, el criterio que mejor predice la infección bacteriana es el cam- bio en la coloración del esputo (purulencia)36 . Por el contrario, el esputo mucoso pocas veces se asocia a infección bacteriana26 . Algunos estudios sugieren que una de cada cuatro agudizaciones de etiología no aclarada puede ser debida a TEP31 . Por este motivo, se re- comienda su búsqueda en los casos donde la etiología no pueda ser precisada. Tratamiento de la agudización La Tabla 5 establece las recomendaciones para la atención del paciente con agudización, la cali- dad de la evidencia y la fuerza de dicha recomen- dación, de acuerdo al sistema GRADE19 . Tabla 4. Criterios para establecer la gravedad de la agudización de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) Agudización Se debe cumplir al menos 1 de los siguientes muy grave criterios: (o amenaza vital) Parada respiratoria. Disminución del nivel de consciencia. Inestabilidad hemodinámica. Acidosis respiratoria grave (pH < 7,30). Agudización grave Se debe cumplir al menos 1 de los siguientes criterios, y ninguno de los criterios de amenaza vital: Disnea 3-4 de la escala mMRC. Cianosis de nueva aparición. Utilización de musculatura accesoria. Edemas periféricos de nueva aparición. SpO2 < 90% o PaO2 < 60 mmHg. PaCO2 > 45 mmHg (paciente sin hipercapnia previa). Acidosis respiratoria moderada (pH: 7,30- 7,35). Comorbilidad significativa grave§ . Complicaciones (arritmias graves, etc.). Agudización Se debe cumplir al menos 1 de los siguientes moderada criterios, y ninguno de de los anteriores: FEV1 basal < 50%. Comorbilidad cardiaca no grave. Historia de 2 o más agudizaciones en el último año. Agudización leve No se debe cumplir ningún criterio previo. mMRC: escala de disnea modificada del Medical Research Council; § Cardiopatía isquémica reciente, insuficiencia renal crónica, hepatopatía moderada-grave, etc. SpO2: saturación arterial periférica de oxígeno. PaO2: presión arterial de oxígeno. PaCO2: presión arterial de dióxido de carbono.
  • J. J. Soler-Cataluña et al. 308 Emergencias 2013; 25: 301-317 Tabla 5. Recomendaciones para la atención del paciente con agudización Nº R Recomendación Calidad de Fuerza de la la evidencia recomendación Informe clínico R01 En el informe clínico de toda agudización de la EPOC debe constar su gravedad Muy baja Fuerte a favor. y en la medida de lo posible su diagnóstico etiológico (p.ej.: agudización moderada de etiología infecciosa bacteriana). Broncodilatadores R02 Los broncodilatadores de acción corta (agonistas β2 y/o anticolinérgicos) se Alta1 Fuerte a favor1 deben utilizar en el tratamiento de las agudizaciones de la EPOC. R03 En caso de que la respuesta clínica fuera insuficiente, debería asociarse un Baja1 Fuerte a favor1 agonista β2 de acción corta más un anticolinérgico de acción corta. R04 Las teofilinas no deben utilizarse en las agudizaciones de la EPOC. Moderada1 Débil en contra1 Antibióticos R05 Los antibióticos están indicados siempre que, en el contexto de una agudización, Moderada1 Fuerte a favor1 aparezca un cambio en el color del esputo. R06 En la agudización moderada o grave los antibióticos estarán indicados cuando Moderada1 Fuerte a favor1 se cumplan al menos 2 de los 3 criterios de Anthonisen (aumento de la disnea, aumento del volumen del esputo y/o cambios en la coloración del esputo). R07 En la agudización muy grave, que requiere asistencia ventilatoria, la cobertura Baja1 Fuerte a favor1 antibiótica es obligada. Corticoides R08 La prednisona oral puede utilizarse para el tratamiento de las agudizaciones Moderada2 Débil a favor2 sistémicos moderadas de los pacientes con EPOC no hospitalizados. R09 En las agudizaciones graves o muy graves deberá utilizarse una pauta corta de Alta1 Fuerte a favor1 corticoides sistémicos (orales o parenterales). R10 Los corticoides inhalados a dosis altas pueden ser una alternativa en el Moderada1 Débil a favor1 tratamiento de la agudización moderada-grave de la EPOC. Heparina de bajo R11 En pacientes con EPOC que presenten una agudización de la EPOC se recomienda Alta3 Fuerte a favor3 peso molecular heparina de bajo peso molecular a dosis moderadas mientras estén encamados. Rehabilitación R12 Se recomienda incluir la RR en el tratamiento de pacientes con EPOC en el Moderada2 Fuerte a favor2 respiratoria (RR) contexto de una agudización, tras la finalización del tratamiento de la agudización o hasta 3 semanas después de la misma. Ventilación no R13 La VNI es el tratamiento de elección para la insuficiencia respiratoria hipercápnica Alta1 Fuerte a favor1 invasiva (VNI) que cursa con acidosis respiratoria moderada a pesar de tratamiento médico óptimo. Ventilación R14 La VI está indicada en los pacientes con acidosis respiratoria (pH < 7,25), Moderada1 Fuerte a favor1 invasiva (VI) deterioro del nivel de consciencia y/o inestabilidad hemodinámica. Nº R: Numeración de las recomendaciones; 1 Tomado de la referencia 20; 2 Tomado de referencia 16; 3 Tomado de la referencia 48. EPOC: enfermedad pulmonar obstructiva crónica. PASO 3 Sospecha agudización Anamnesis y exploración física, analítica Rx tórax, ECG, gasometría Agudización hospitalaria Otras causas de disnea aguda en EPOC Agudización de EPOC ¿Esputo purulento? NoSí Dímero D Ն 2 criterios de Anthonisen Bacteriana 1 criterio de Anthonisen (excluida purulencia) Angio TC Dímero D Angio TC ECG Troponina ECG Ecocardio BNP Vírica TEP Etiología no aclarada Posiblemente bacteriana Sospecha TEP Sospecha CI Sospecha Arritmia Sospecha IC CI Arritmia IC Neumonía Derr. pleural Neumotórax Traumatismo Otras Figura 4. Tercer paso. Diagnóstico hospitalario de la etiología de la agudización de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). BNP: péptido natriurético atrial tipo B; CI: cardiopatía isquémi- ca; ECG: electrocardiograma; IC: insuficiencia cardiaca; Rx: radiografía; TC: tomografía computariza- da; TEP: tromboembolismo pulmonar; Ecocardio: ecocardiograma; Derr.: derrame.
  • GUÍA ESPAÑOLA DE LA EPOC (GESEPOC). DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO HOSPITALARIO DE LA AGUDIZACIÓN Emergencias 2013; 25: 301-317 309 Tratamiento farmacológico de la agudización Broncodilatadores La principal medida terapéutica en la agudiza- ción de la EPOC, con independencia de la grave- dad y la etiología, consiste en el uso de broncodi- latadores inhalados o el aumento de la dosis (y/o la frecuencia) de los mismos (evidencia alta, reco- mendación fuerte a favor)37 . – Broncodilatadores de acción corta. Son los broncodilatadores de elección para el tratamien- to de la agudización. Se deberán emplear fárma- cos de acción corta y rápida como los β2-agonis- tas (salbutamol y terbutalina), si fuera necesario se pueden añadir al tratamiento los anticolinérgi- cos de acción corta (ipratropio) (evidencia baja, recomendación fuerte a favor). Para administrar los fármacos inhalados durante la agudización, se pueden utilizar dispositivos presurizados de dosis medida (pMDI) con cámara de inhalación o nebulizadores (evidencia alta, recomendación fuerte a favor). Cuando la técnica inhalatoria es buena, no hay diferencias significativas sobre el FEV1 entre los cartuchos presurizados con o sin cámara espaciadora y los nebulizadores38 . La elección del sistema dependerá de la dosis que precise el paciente, su capacidad para utilizar el dispositivo y de la posibilidad de supervisión de la terapia. Cuando se precisan dosis bajas de me- dicación (por ejemplo, 100-400 µg de salbuta- mol), el pMDI con cámara es preferible, mientras que los nebulizadores pueden liberar dosis más elevadas con mayor facilidad. En los casos donde el nivel de colaboración sea insuficiente se debe- rá utilizar la medicación de forma nebulizada39 . En pacientes con hipercapnia o acidosis la medi- cación nebulizada debe ser liberada y utilizar dis- positivos de aire comprimido y no mediante el uso de oxígeno a alto flujo, ya que esta última forma de administración puede empeorar la hi- percapnia. Las dosis recomendadas son para el caso del salbutamol de 400-600 μg/4-6 h (4-6 inhalacio- nes c/4-6 h) o terbutalina 500-1.000 μg/4-6 h (1- 2 inhalaciones cada 4-6 h) y en el caso de ipratro- pio de 80-120 μg/4-6 h (4-6 inhalaciones c/4-6 h). En el caso de utilizar la medicación ne- bulizada la pauta será de 2,5-10 mg de salbuta- mol y/o 0,5-1 mg de ipratropio cada 4-6 horas). – Broncodilatadores de acción prolongada. Constituyen el tratamiento de mantenimiento y su eficacia en la agudización no está suficiente- mente documentada40 . Sin embargo, es impor- tante recordar que si el paciente ya utiliza bron- codilatadores de acción prolongada para el control de su enfermedad de base, éstos no de- berán suspenderse. En estos casos, si el paciente es hospitalizado se recomienda utilizar dosis altas de broncodilatadores de acción corta y posterior- mente reinstaurar el tratamiento de manteni- miento en el momento del alta o los días previos. En los casos que no precisan ingreso, se aconseja continuar con el tratamiento broncodilatador de base, y aumentar la dosis del mismo o añadir broncodilatadores de acción corta a la pauta de mantenimiento, aunque a dosis menos altas que en el paciente hospitalizado. – Metilxantinas. Las teofilinas no se recomien- dan habitualmente para el tratamiento de las agu- dizaciones de la EPOC (evidencia moderada, reco- mendación débil en contra), ya que los beneficios son escasos y existe una incidencia significativa de efectos secundarios41 . Optimizar el tratamiento de la comorbilidad En la EPOC es frecuente la coexistencia de dis- tintas comorbilidades como la hipertensión arte- rial, la cardiopatía isquémica, las arritmias, la insu- ficiencia cardiaca o la diabetes. Por ello será necesario optimizar su tratamiento. Antibióticos Se recomienda utilizar antibióticos durante una agudización siempre que aparezca un cambio en el color del esputo, como expresión indirecta de posible infección bacteriana (evidencia alta, reco- mendación fuerte a favor). En la agudización mo- derada o grave, también estará indicado cuando, en ausencia de purulencia, exista incremento de la disnea y del volumen del esputo (evidencia mo- derada, recomendación fuerte a favor). En las agudizaciones muy graves, cuando el paciente re- quiere asistencia ventilatoria, la cobertura antibió- tica es obligada, ya que ha demostrado reducir la incidencia de neumonía secundaria y también re- ducir de forma significativa la mortalidad (eviden- cia baja, recomendación fuerte a favor)42 . La Tabla 6 indica cuáles son los principales an- tibióticos a utilizar durante una agudización de la EPOC. La elección dependerá del conocimiento de las especies bacterianas involucradas, de las re- sistencias antibióticas locales, de la gravedad de la propia agudización y del riesgo de infección por Pseudomona aeruginosa. Este riesgo se define por el uso de más de 4 ciclos de tratamiento antibióti- co en el último año, una función pulmonar con un FEV1 < 50% del predicho, la presencia de bronquiectasias significativas o el aislamiento pre- vio de pseudomonas en esputo en fase estable o en una agudización previa43 .
  • J. J. Soler-Cataluña et al. 310 Emergencias 2013; 25: 301-317 La Tabla 7 recoge las dosis recomendadas de cada fármaco, la vía de administración y su dura- ción de acción. Corticoides sistémicos Los corticoides sistémicos aceleran la recupera- ción de los síntomas, mejoran la función pulmo- nar y disminuyen los fracasos terapéuticos37,44,45 . En las agudizaciones moderadas (evidencia modera- da, recomendación fuerte a favor) y en las graves- muy graves (evidencia alta, recomendación fuerte a favor) deberá emplearse una tanda corta de cor- ticoides sistémicos durante 7-10 días. Se recomienda administrar 0,5 mg/kg/día por vía oral (máximo de 40 mg/día) de prednisona o equivalentes hasta obtener la mejoría clínica, y sus- pender el tratamiento lo antes posible (preferible- mente, antes de 7-10 días). Para los pacientes no hospitalizados se recomienda utilizar la prednisona o un equivalente de forma oral (evidencia moderada, recomendación débil a favor). Para las agudizacio- nes que precisen ingreso hospitalario, se podrá utili- zar la vía parenteral a razón de 0,5 mg/kg/6 horas los primeros tres días y posteriormente la vía oral, en esta ocasión ya a 30-40 mg/cada 24 horas46 . No obstante, en pacientes con agudizaciones no acidó- ticas, ambas vías de administración ofrecen los mis- mos resultados47 . En la mayoría de los estudios las tandas cortas de corticoides sistémicos duran menos de 15 días y se interrumpen de forma brusca, sin que se produzcan efectos secundarios. La reducción progresiva de la dosis de corticoides no ha sido es- tudiada. Profilaxis de la enfermedad tromboembólica venosa (ETV) Las agudizaciones graves o muy graves de la EPOC comportan un riesgo alto de ETV, por lo que se recomienda el uso de heparinas de bajo peso molecular a dosis moderadas48 (evidencia alta, re- comendación fuerte a favor). En las agudizaciones moderadas en las que el paciente permanece en- camado o inactivo también está indicado su uso. Tratamiento no farmacológico de la agudización Oxigenoterapia La administración de oxígeno suplementario está indicada en el tratamiento de las agudizacio- Tabla 6. Recomendación sobre el uso de antibióticos en la agudización de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) Gravedad agudización Gérmenes Antibiótico de elección Alternativas Leve H. influenzae Amoxicilina-ácido clavulánico Moxifloxacino S. pneumoniae Levofloxacino M. catarrhalis Amoxicilina-ácido clavulánico Moderada Igual que grupo A Moxifloxacino Cefditoren + Levofloxacino S. pneumoniae resistente a penicilina Enterobacterias Grave-muy grave sin riesgo de infección Igual que grupo B Moxifloxacino Amoxicilina-ácido clavulánico por Pseudomona aeruginosa Levofloxacino Ceftriaxona Cefotaxima Grave-muy grave con riesgo de infección Igual que grupo B Ciprofloxacino β-lactámico con actividad por Pseudomona aeruginosa + Levofloxacino a antipseudomona2 P. aeruginosa dosis altas1 1 500 mg cada 12 horas. 2 ceftazidima, piperacilina-tazobactam, imipenem o meropenem, cefepima. Tabla 7. Dosis recomendada, vía de administración y duración de los principales antibióticos Antibiótico Dosis recomendada Vía administración Duración del tratamiento Amoxicilina-ácido clavulánico 875/125 mg cada 8 horas v.o. 7 días 1-2 g/200 mg cada 6-8 h i.v. Cefditoren 200-400 mg cada 12 horas v.o. 5 días Moxifloxacino 400 mg cada 24 horas v.o./i.v. 5 días Levofloxacino 500 mg cada 12-24 horas v.o./i.v. 7 días Ciprofloxacino 750 mg cada 12 horas v.o. 10 días 400 mg cada 12 horas i.v. Ceftriaxona 1-2 g cada 12-24 horas i.v. 7 días Cefotaxima 1-2 g cada 6-8 horas i.v. 7 días Ceftazidima 2 g cada 8 horas i.v. 7 días Cefepima 2 g cada 8 horas i.v. 7 días Piperacilina-tazobactam 4/0,5 g cada 6 horas i.v. 7 días Imipenem 0,5-1 g cada 6-8 horas i.v. 7 días Meropenem 0,5-1 g cada 6-8 horas i.v. 7 días
  • GUÍA ESPAÑOLA DE LA EPOC (GESEPOC). DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO HOSPITALARIO DE LA AGUDIZACIÓN Emergencias 2013; 25: 301-317 311 nes graves de la EPOC que cursen con insuficien- cia respiratoria (evidencia moderada, recomenda- ción fuerte). Sin embargo, debe realizarse de for- ma controlada, ya que en algunos pacientes con hipercapnia crónica el principal estímulo del cen- tro respiratorio depende del grado de hipoxemia. La administración de oxígeno de forma incontro- lada puede producir supresión del estímulo respi- ratorio, carbonarcosis e incluso parada respirato- ria. En la práctica clínica, se debe administrar bajas concentraciones inspiratorias de oxígeno, 24 o 28%, mediante mascarillas de alto flujo tipo Venturi o mediante gafas nasales a bajos flujos de 2-4 L/min. Durante las agudizaciones graves o muy graves se deberá realizar una gasometría ar- terial, antes y después de iniciar el tratamiento su- plementario con oxígeno, especialmente si cursan con hipercapnia. Rehabilitación respiratoria precoz En pacientes con agudización grave, la rehabi- litación respiratoria (RR) tras una agudización ha demostrado ser efectiva y segura en términos de reducción de ingresos hospitalarios, disminución de la mortalidad y mejoría de la CVRS en pacien- tes con EPOC tras una exacerbación49,50 , por lo que se recomienda su utilización tras la finaliza- ción del tratamiento o hasta 3 semanas después del mismo (evidencia moderada, recomendación fuerte a favor). Ventilación asistida En los casos donde existe un fracaso ventilato- rio grave, con alteración del nivel de consciencia, disnea invalidante o acidosis respiratoria, a pesar de tratamiento médico óptimo, se debe conside- rar el empleo de soporte ventilatorio. La ventila- ción mecánica puede ser administrada de forma no invasiva (VNI) o invasiva (VI). – VNI. El uso de VNI, junto con el tratamiento médico convencional, disminuye la mortalidad, la necesidad de intubación endotraqueal y también reduce el fracaso terapéutico. Además, aumenta el pH, reduce la hipercapnia y la frecuencia respira- toria de forma precoz, acorta la estancia hospita- laria y disminuye las complicaciones asociadas al tratamiento51 . La Tabla 8 señala cuáles son las in- dicaciones y contraindicaciones de la VNI. – VI. Debe considerarse en los casos de parada respiratoria y donde se produzca acidemia (pH < 7,25) y/o hipoxemia grave (PaO2 < 40 mmHg), junto con deterioro del estado mental52,53 . El fracaso de la VNI o la imposibilidad de utilizarla por criterios de exclusión también son criterios de VI. Adecuar el tratamiento de base Si el paciente no recibía tratamiento previo, se deberá pautar un tratamiento adecuado para la fase estable de la enfermedad, de acuerdo a su fe- notipo específico y la de gravedad de la enferme- dad15 . Seguimiento Para las agudizaciones que hayan precisado atención hospitalaria sin necesidad de ingreso, se establece un control evolutivo, por parte de aten- ción primaria, con una visita a las 48-72 horas con la intención de valorar la evolución del proce- so de agudización. Es importante este periodo de tiempo para poder identificar la existencia de fra- casos terapéuticos precoces. En el caso de que el paciente haya precisado ingreso hospitalario, el control evolutivo deberá realizarse dentro de las dos primeras semanas tras el alta hospitalaria54 . En todos aquellos pacientes que no dispongan de es- pirometría previa, se etiquetará el caso como “Po- sible EPOC”. Se deberá realizar una espirometría de confirmación en la fase de estabilidad (al me- nos 4 semanas tras finalizar el tratamiento de la agudización). Algoritmos terapéuticos hospitalarios de la agudización de la EPOC Aunque el esquema terapéutico para todas las agudizaciones graves o muy graves es similar, la estructura y organización de la asistencia será di- ferente según el lugar donde sea atendido al pa- ciente: servicio de urgencias, sala de hospitaliza- ción o unidad especializada de cuidados intermedios o de cuidados intensivos (UCI). Las recomendaciones para la atención al paciente en unidades de críticos no se recogen en esta guía. Tabla 8. Indicaciones y contraindicaciones relativas de la ventilación no invasiva (VNI) Indicaciones Acidosis respiratoria (pH < 7,35) con hipercapnia (PaCO2 > 45 mmHg) a pesar de tratamiento óptimo. Contraindicaciones Parada respiratoria. Inestabilidad cardiovascular. Somnolencia que impida la colaboración del paciente. Alto riesgo de aspiración. Cirugía facial o gastroesofágica reciente. Anomalías nasofaríngeas. Quemados.
  • J. J. Soler-Cataluña et al. 312 Emergencias 2013; 25: 301-317 Figura 6. Tratamiento hospitalario de la agudización grave. BD: broncodilatadores; HBPM: heparina de bajo peso molecular; RR: re- habilitación respiratoria; VNI: ventilación no invasiva; TVP: trombosis venosa profunda. Figura 5. Algoritmo terapéutico para la atención en urgencias de la agudización de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). BD: broncodilatadores. VNI: ventilación no invasiva.
  • GUÍA ESPAÑOLA DE LA EPOC (GESEPOC). DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO HOSPITALARIO DE LA AGUDIZACIÓN Emergencias 2013; 25: 301-317 313 La Figura 5 muestra el algoritmo terapéutico reco- mendado para la atención en urgencias hospitala- rias, y la Figura 6 la pauta terapéutica del pacien- te hospitalizado. Asistencia en el servicio de urgencias hospitalario (SUH) La atención al paciente con agudización de EPOC en el SUH debe estar estructurada en 4 fa- ses: 1. Admisión y clasificación. 2. Asistencia. 3. Evolución, espera y observación. 4. Resolución, orientación y transferencia. Fase 1. Admisión y clasificación Ante todo enfermo que consulte en urgencias hospitalarias lo primero que se debe hacer es rea- lizar una clasificación con un sistema de cribado estructurado y validado. La base fundamental de cualquier sistema de cribado hospitalario moderno es el establecimiento de niveles o categorías en función de los síntomas que expresa el paciente y los signos observados. Los sistemas de cribado no se diseñan para realizar diagnósticos médicos, que son el resultado final de la asistencia, sino para conseguir una clasificación y priorización en la asistencia médica de los SUH, y así, conseguir una adecuación de los recursos disponibles en base al nivel de gravedad de cada paciente en particular. Clasificación de la prioridad asistencial Para la agudización de EPOC, el síntoma guía principal suele ser el incremento de la disnea. El Sistema Español de Triaje (SET) establece 5 niveles de priorización (Tabla 9), a partir de la combina- ción de las siguientes circunstancias: – Escala de gravedad de la disnea: la categoría disnea en el SET se evalúa en base a 5 clases: cla- Tabla 9. Niveles de priorización para la asistencia en el servicio de urgencias de la agudización de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) según el Sistema Español de Triaje (SET) y codificación asistencial Nivel Descripción Criterios Tiempo de Tiempo de Código atención de atención del asistencial enfermería facultativo inicial I Se adjudica a los pacientes • Disnea clase V Inmediato Inmediato ⇒ I que requieren resucitación, • (pre-parada (Críticos) con riesgo vital inmediato. • respiratoria). • Situación de • shock. II Pacientes en situación de • Disnea clase IV Inmediato 5-15 min. ⇒ I emergencia o muy urgentes, • (muy grave). (Críticos) de riesgo vital inmediato y cuya • Estridor. (con signos vitales alterados) intervención depende radicalmente • Ն 2 constantes ⇒ II del tiempo, son situaciones de alto • o signos vitales (Observación) riesgo, con inestabilidad fisiológica • alterados. (sin alteración de signos vitales) o dolor intenso. III Lo constituyen las situaciones • Disnea clase III 30 min 15-60 min. ⇒ II urgentes, de riesgo potencial, • (grave). (Observación) que generalmente requieren • Estabilidad múltiples exploraciones diagnósticas • hemodinámica. y/o terapéuticas en pacientes con • Síntomas y signos estabilidad fisiológica (constantes • de insuficiencia vitales normales). • respiratoria. IV Son situaciones menos urgentes, • Disnea clase I-II 60 min. 30-120 min. ⇒ III potencialmente graves y de una • (leve-moderada) (Box) complejidad-urgencia significativa. • Estabilidad Suelen necesitar una exploración • hemodinámica diagnóstica y/o terapéutica. • No insuficiencia • respiratoria. V Son situaciones no urgentes que 120 min. 40-240 min. ⇒ III generalmente no requieren ninguna (Box) exploración diagnóstica y/o terapéutica. El SET considera signos vitales alterados en el adulto, dos o más de las siguientes: presión arterial sistólica (PAS) < 90 o Ն 200 mmHg; frecuencia cardiaca Յ 40 latidos por minuto (lpm) o Ն 125 lpm; frecuencia respiratoria Յ 10 respiraciones por minuto (rpm) o Ն 30 rpm; saturación arterial de oxígeno < 92%; temperatura corporal < 35,5ºC o > 40ºC; glucemia capilar < 40 mgr/dl; glasgow Յ 14; piel fría y pálida o sudada y caliente o muy caliente; falta de pulso radial, pulso débil o pulso muy fuerte, pulso muy lento o muy rápido; respiración lenta y profunda o superficial y rápida; y somnolencia o confusión.
  • J. J. Soler-Cataluña et al. 314 Emergencias 2013; 25: 301-317 se I (leve), ausencia de síntomas con la actividad normal, equivale a disnea 0 ó 1 en la escala mMRC; clase II (moderada), síntomas con la acti- vidad moderada, equivale a disnea 2 en la escala mMRC; clase III (grave), síntomas con escasa acti- vidad, equivale a disnea 3 en la escala mMRC; clase IV (muy grave), síntomas en reposo, equiva- le a disnea 4 en la escala mMRC; y clase V (pre- parada respiratoria). – Valoración de signos vitales alterados. Discri- minarán los pacientes entre los niveles II y III. De acuerdo con esta clasificación del SET y también atendiendo a los criterios de gravedad de la propia agudización, de la presencia de insufi- ciencia respiratoria y/o de comorbilidad grave se establecen 3 códigos asistenciales iniciales, dentro del SUH (Tabla 10): – Código I (amenaza vital): el paciente es sub- sidiario de ser atendido en una unidad de cuida- dos críticos (Tabla 9). – Código II: el paciente deberá ser atendido en una cama de observación. – Código III: se podrá atender en el mismo box de urgencias. Fase 2. Asistencia La Figura 5 muestra el esquema terapéutico que se recomienda en pacientes con agudizacio- nes graves o muy graves atendidas en el hospital. En ocasiones, pacientes con agudizaciones más le- ves también acuden a un centro hospitalario. En este último caso, se recomienda seguir el esque- ma planteado para la agudización ambulatoria18 . Los pacientes que cumplan criterios de código I (amenaza vital) deberán ser trasladados al box de críticos para el inicio inmediato del tratamien- to. En los casos donde no se produce una adecua- da respuesta y en todos aquellos que cumplan cri- terios específicos deberán ser trasladados a una unidad de cuidados críticos (Tabla 10). Fase 3. Evolución, espera y observación Tras el tratamiento inicial, se aconseja una ree- valuación a los 30-60 minutos. Si el paciente pre- sentaba hipercapnia inicial o acidosis, se deberá repetir la gasometría arterial, para valorar la indi- cación de VNI (Figura 7). Se aconseja iniciar la VNI de forma precoz, antes de las 4 horas. En los casos donde no se produzca una mejoría inicial Tabla 10. Indicaciones de ingreso en unidad de cuidados intensivos Agudización muy grave. Parada respiratoria. Alteración del nivel de consciencia (confusión, letargia, coma). Inestabilidad hemodinámica. Acidosis respiratoria grave (pH < 7,30). Disnea grave que no responde al tratamiento inicial. Hipoxemia grave, a pesar de tratamiento (PaO2 < 40 mmHg). Hipercapnia o acidosis respiratoria (pH < 7,25) a pesar de ventilación no invasiva. Necesidad de ventilación mecánica invasiva. Figura 7. Tratamiento de la agudización grave con hipercapnia. *Iniciar la VNI de forma precoz, an- tes de las 4 h; VNI: ventilación no invasiva; VMI: ventilación mecánica invasiva.
  • GUÍA ESPAÑOLA DE LA EPOC (GESEPOC). DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO HOSPITALARIO DE LA AGUDIZACIÓN Emergencias 2013; 25: 301-317 315 sustancial se aconseja una observación durante 6- 12 horas. Fase 4. Resolución, orientación y transferencia Alta domiciliaria Los pacientes que respondan favorablemente al tratamiento y cumplan los criterios de deriva- ción domiciliaria podrán ser dados de alta. En este momento será muy importante adecuar el trata- miento de base, para reducir fracasos terapéuti- cos, recaídas o recurrencias. Asimismo se deberá realizar un control clínico por parte de atención primaria en un plazo de 72 horas. En todos aquellos pacientes que no dispongan de espirometría previa, se etiquetará el caso como “Posible EPOC”. Se deberá realizar una espirome- tría de confirmación en fase de estabilidad (4 sema- nas tras finalizar el tratamiento de la agudización). Hospitalización a domicilio (HD) La HD representa una alternativa asistencial se- gura para pacientes con EPOC que sufren exacer- baciones sin presentar acidosis55 . Los pacientes con alteraciones del estado mental, cambios ra- diológicos o electrocardiográficos agudos, comor- bilidades significativas y bajo apoyo social no de- ben ser incluidos en estos programas. Ingreso hospitalario (sala hospitalización) La Tabla 11 muestra los criterios de ingreso hospitalario. Asistencia durante la hospitalización El manejo terapéutico durante el ingreso se re- coge en la Figura 6. Siempre que se produzca el alta, se deberá adecuar el tratamiento de base con especial énfasis en reducir las posibles recaí- das. La Tabla 12, recoge las principales recomen- daciones terapéuticas para el alta hospitalaria. Tras el alta hospitalaria se deberá realizar un seguimiento en plazo de 2-4 semanas. En ella se deberá revisar el estado clínico del paciente, la re- solución de infección respiratoria, la cumplimenta- ción, la técnica inhalatoria y la necesidad de oxi- genoterapia continua domiciliaria. Puede ser de utilidad emplear una herramienta como el COPD Assessment Test (CAT)56 , para medir la calidad de vida relacionada con la salud. En todos aquellos pacientes que no se dispon- ga de espirometría previa, se etiquetará el caso como “Posible EPOC”. Se deberá realizar una es- pirometría de confirmación en fase de estabilidad (4 semanas tras finalizar el tratamiento de la agu- dización). Adenda Organización de GesEPOC: Coordinador: Marc Miravitlles, Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Integrantes del grupo de trabajo: Myriam Calle y Juan José Soler-Cataluña (SEPAR). Joan B. Soriano (SEPAR-epidemiología). Julio Ancochea, coordinador científi- co de la Estrategia en EPOC del SNS. Pere Almagro, Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Daniel López (SEPAR-Fisioterapia). Esther Marco, Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física y Socie- dad de Rehabilitación Cardio-Respiratoria (SERMEF/SORECAR). Juan An- tonio Riesco, Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT). José Antonio Quintano, Sociedad Española de Médicos de Atención Pri- maria (SEMERGEN), Juan Antonio Trigueros, Sociedad Española de Mé- dicos Generales y de Familia (SEMG), Jesús Molina, Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC) y Sociedad de Respira- torio en Atención Primaria (GRAP). Mercè Marzo (SemFYC-Metodolo- gía). Pascual Piñera y Adolfo Simón, Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES). Antonia Cachinero (SEPAR-Enferme- ría). María Dolors Navarro, Foro Español de Pacientes (FEP). Montse Lla- mas (UOC-AlaOeste-comunicación). GesEPOC cuenta como socios es- tratégicos con Almirall, AstraZeneca, Bayer Schering, Boehringer Tabla 11. Criterios de ingreso hospitalario en sala de hospitalización Ausencia de mejoría tras tratamiento correcto y observación de 6-12 horas. Acidosis respiratoria (pH < 7,35). PaO2 < 55 mmHg. PaCO2 > 50 mmHg en pacientes sin hipercapnia previa. Necesidad de ventilación mecánica no invasiva. Presencia de complicaciones o comorbilidades graves: Neumonía, siempre que se cumplan los criterios específicos de gravedad de la neumonía que indican ingreso. Derrame pleural. Neumotórax. Enfermedad venosa tromboembólica. Traumatismo torácico con fracturas costales. Alteraciones cardiovasculares (insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica, arritmias no controladas). Anemia grave. Soporte domiciliario insuficiente. Tabla 12. Recomendaciones de tratamiento al alta hospitalaria Abstinencia tabáquica. Recomendación de ejercicio regular. Valorar RR tras hospitalización. Mantener y ajustar el tratamiento habitual. Revisar la técnica inhalatoria del enfermo. Broncodilatadores de larga duración de base. Corticoides inhalados: indicados para pacientes con fenotipo agudizador o mixto. Inhibidores de fosfodiesterasa 4: indicados para fenotipo agudizador con bronqutis crónica. Oxígenoterapia: reajustar según necesidades. Antibióticos si se cumplen las indicaciones. Corticoides orales: 30-40 mg de prednisolona o equivalente durante 7- 10 días. Ventilación mecánica no invasiva domiciliaria. Considerarla en pacientes con agudizaciones acidóticas recurrentes y/o en paciente que asocien hipoventilación por otras causas (síndrome de apnea- hipoapnea, obesidad-hipoventilación, etc.). Control clínico en 2-4 semanas. Asegurar correcta cumplimentación. Planificación de cuidados de enfermería. Garantizar continuidad asistencial. RR: rehabilitación respiratoria.
  • J. J. Soler-Cataluña et al. 316 Emergencias 2013; 25: 301-317 Ingelheim-Pfizer, Faes Farma, Grupo Ferrer, GlaxoSmithKline, Novartis y Takeda-Nycomed. Como colaboradores con Chiesi, Esteve Teijin y Vitor Pharma España. Bibliografía 1 Seemungal TAR, Donaldson GC, Paul EA, Bestall JC, Jeffries DJ, Wed- zicha JA. Effect of exacerbation on quality of life in patients with chronic obstructive pulmonary disease. Am J Respir Crit Care Med. 1998;157:1418-22. 2 Miravitlles M, Ferrer M, Pont A, Zalacaín R, Álvarez-Sala JL, Masa JF, et al, for the IMPAC study group. Exacerbations impair quality of life in patients with chronic obstructive pulmonary disease. A two-year follow-up study. Thorax. 2004;59:387-95. 3 Kessler R, Stähl E, Vogelmeir C, Haughmey J, Trudeau E, Löfdahl C- G, et al. Patient undestainding, detection, and experience of COPD exacerbations. An observational, interview-based study. Chest 2006;130:133-42. 4 Andersson F, Borg S, Jansson SA, Jonsson AC, Ericsson A, Prutz C, et al. The costs of exacerbations in chronic obstructive pulmonary dise- ase (COPD). Respir Med 2002;96:700-8. 5 Miravitlles M, Murio C, Guerrero T, Gisbert R on behalf of the DAF- NE study group. Pharmacoeconomic evaluation of acute exacerba- tions of chronic bronchitis and COPD. Chest. 2002;121:1449-55. 6 Donaldson GC, Seemugal TAR, Bhowmik A, Wedzicha JA. Relations- hip between exacerbation frequency and lung function decline in chronic obstructive pulmonary disease. Thorax. 2002;57:847-52. 7 Hurst JR, Vestbo J, Anzueto A, Locantore N, Müllerova H, Tal-Singer R, et al. Susceptibility to exacerbation in chronic obstructive pulmo- nary disease. N Engl J Med. 2010;363:1128-38. 8 Soler-Cataluña JJ, Martínez-García MA, Román-Sánchez P, Salcedo E, Navarro M, Ochando R. Severe acute exacerbations and mortality in patients with chronic obstructive pulmonary disease. Thorax. 2005;60:925-31. 9 García-Aymerich J, Serra Pons I, Mannino DM, Maas AK, Miller DP, Davis KJ. Lung function impairment, COPD hospitalisations and sub- sequent mortality. Thorax. 2011;66:585-90. 10 Suissa S, Dell’aniello S, Ernst P. Long-term natural history of chronic obstructive pulmonary disease: severe exacerbations and mortality. Thorax. 2012;67:957-63. 11 Soler JJ, Sánchez L, Latorre M, Alamar J, Román P, Perpiña M. Impac- to asistencial hospitalario de la EPOC. Peso específico del paciente con EPOC de alto consumo sanitario. Arch Bronconeumol. 2001;37:375-81. 12 Soler JJ. Coste de la infección en la EPOC. Rev Esp Quimioterap. 2004;17:11-4. 13 Miravitlles M, Murio C, Guerrero T, Gisbert R. Costs of chronic bron- chitis and COPD. A one year follow-up study. Chest. 2003;123:784- 91. 14 Pozo-Rodríguez F, López-Campos JL, Álvarez-Martínez CJ, Castro- Acosta A, Agüero R, Hueto J, et al. Clinical Audit of COPD patients requiring hospital admissions in Spain: AUDIPOC study. PLoS ONE 7(7):e42156. 15 Estrategia en EPOC del Sistema Nacional de Salud. Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud. Madrid: Ministerio de Sanidad y Política Social; 2009. 16 Grupo de Trabajo de GesEPOC. Guía de práctica clínica para el diag- nóstico y tratamiento de pacientes con enfermedad pulmonar obs- tructiva crónica (EPOC) – Guía Española de la EPOC (GesEPOC). Arch Bronconeumol. 2012;48:2-58. 17 Grupo de trabajo de la guía de práctica clínica para el tratamiento de pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Guía de práctica clínica para el tratamiento de pacientes con enfer- medad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Plan de calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad, Servicios So- ciales e Igualdad. Unidad de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de la Agencia Laín Entralgo; 2012. Guías de Práctica Clínica en el SNS: UETS Nº 2011/6. 18 Miravitlles M, Soler-Cataluña JJ, Calle M, Molina J, Almagro P, Quin- tano JA, et al. Guía española de la EPOC (GesEPOC): tratamiento far- macológico de la EPOC estable. Arch Bronconeumol. 2012;48:247- 57. 19 Guyatt G, Oxman AD, Akl EA, Kunz R, Vist G, Brozek J, et al. GRADE guidelines: 1. Introduction-GRADE evidence profiles and summary of findings tables. J Clin Epidemiol. 2011;64:383-94. 20 Grupo de trabajo de la guía de práctica clínica sobre Atención Inte- gral al paciente con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SE- PAR) y Sociedad Española de Medicina de Familia (semFYC); 2010. 21 Hurst JR, Donaldson GC, Quint JK, Goldring JJP, Baghai R, Wedzicha J. Temporal clustering of exacerbations in chronic obstructive pulmo- nary disease. Am J Respir Crit Care Med. 2009;179:369-74. 22 Soler-Cataluña JJ, Rodríguez-Roisin R. Frequent chronic obstructive pulmonary disease exacerbators: how much real, how much ficti- tious? COPD. 2010;7:276-84. 23 Parker CM, Voduc N, Aaron SD, Webb KA, O'Donnell DE. Physiolo- gic changes during symptom recovery from moderate exacerbation of COPD. Eur Respir J. 2005;26:420-8. 24 Perera WR, Hurst JR, Wilkinson TMA, Sapsford RJ, Müllerova H, Do- naldson GC, Wedzicha JA. Inflammatory changes, recovery and recu- rrence at COPD exacerbation. Eur Respir J. 2007;29:527-34. 25 Bestall JC, Paul EA, Garrod R, Garnham R, Jones PW, Wedzicha JA. Usefulness of the Medical Research Council (MRC) dyspnoea scale as a measure of disability in patients with chronic obstructive pulmo- nary disease. Thorax. 1999;54:581-6. 26 Soler N, Agustí C, Angrill J, Puig de la Bellacasa J, Torres A. Bron- choscopic validation of the significance of sputum purulence in seve- re exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease. Thorax. 2007;62:29-35. 27 Soler-Cataluña JJ, Cosío B, Izquierdo JL, López-Campos JL, Marín JM, Agüero R, et al. Documento de consenso sobre el fenotipo mixto EPOC-asma en la EPOC. Arch Bronconeumol. 2012;48:331-7. 28 Chang CL, Robinson SC, Mills GD, Sullivan GD, Karalus NC, McLachlan JD, et al. Biochemical markers of cardiac dysfunction pre- dict mortality in acute exacerbations of COPD. Thorax. 2011;66:764-8. 29 Hurst JR, Donaldson GC, Perera WR, Wilkinson TM, Bilello JA, Hagan GW, et al. Use of plasma biomarkers at exacerbation of chronic obs- tructive pulmonary disease. Am J Respir Crit Care Med. 2006;174:867-74. 30 Tokmas S, Schuetz P, Bent S. Procalcitonin-guided antibiotic therapy for chronic obstructive pulmonary disease exacerbations. Expert Rev Anti Infect Ther. 2011;9:727-35. 31 Rizkallah J, Man SF, Sin DD. Prevalence of pulmonary embolism in acute exacerbation of COPD: a systematic review and metaanalysis. Chest. 2009;135:786-93. 32 Sapey E, Stockley A. COPD exacerbations: aetiology. Thorax. 2006;61:250-8. 33 Papi A, Bellettato CM, Braccioni F, Romagnoli M, Casolari P, Caramo- ri G, et al. Infections of airway inflammation in chronic obstructive pulmonary disease severe exacerbations. Am J Respir Crit Care Med. 2006;173:1114-21. 34 Miravitlles M, Espinosa C, Fernández-Laso E, Martos JA, Maldonado JA, Gallego M and Study Group of Bacterial Infection in COPD. Rela- tionship between bacterial flora in sputum and functional impair- ment in patients with acute exacerbations of COPD. Chest. 1999;116:40-6. 35 Anthonisen NR, Manfreda J, Warren CP, Hershfield ES, Harding GK, Nelson NA. Antibiotic therapy in exacerbations of chronic obstructi- ve pulmonary disease. Ann Intern Med. 1987;106:196-204. 36 Stockley RA, O'Brien C, Pye A, Hill SL. Relationship of sputum color to nature and outpatient management of acute exacerbations of COPD. Chest. 2000;117:1638-45. 37 McCrory DC, Brown C, Gelfand SE, Bach PB. Management of acute exacerbations of COPD: a summary and appraisal of published evi- dence. Chest. 2001;119:1190-209. 38 Turner MO, Patel A, Ginsburg S, FitzGerald JM. Bronchodilator deli- very in acute airflow obstruction. A meta-analysis. Arch Intern Med. 1997;157:1736-44. 39 Boe J, Dennis JH, O’Driscoll BR, Bauer TT, Carone M, Dautzenberg B, et al. European Respiratory Society Guidelines on the use of nebuli- zers. Eur Respir J. 2001;18:228-42. 40 Di Marco F, Verga M, Santus P, Morelli N, Cazzola M, Centanni S. Ef- fect of formoterol, tiotropium, and their combination in patients with acute exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease: a pilot study. Respir Med. 2006;100:1925-32. 41 Barr RG, Rowe BH, Camargo CA. Methylxanthines for exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database Syst Rev. 2003;(2):CD002168. 42 Nouira S, Marghli S, Belghith M, Besbes L, Elatrous S, Abroug F. On- ce daily oral ofloxacin in chronic obstructive pulmonary disease exa- cerbation requiring mechanical ventilation: a randomised placebo- controlled trial. Lancet. 2001;358:2020-5. 43 Miravitlles M, Monsó E, Mensa J, Aguarón Pérez J, Barberán J, Bárce- na Caamaño M, et al. Tratamiento antimicrobiano de la agudización de EPOC: Documento de Consenso 2007. Arch Bronconeumol. 2008;44:100-8. 44 Singh JM, Palda VA, Stanbrook MB, Chapman KR. Corticosteroid therapy for patients with acute exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease: a systematic review. Arch Intern Med. 2002;162:2527-36. 45 Walters JA, Gibson PG, Wood-Baker R, Hannay M, Walters EH. Syste-
  • GUÍA ESPAÑOLA DE LA EPOC (GESEPOC). DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO HOSPITALARIO DE LA AGUDIZACIÓN Emergencias 2013; 25: 301-317 317 mic corticosteroids for acute exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database Syst Rev. 2009;(1):CD001288. 46 Albert RK, Martin TR, Lewis SW. Controlled clinical trial of methyl- prednisolone in patients with chronic bronchitis and acute respira- tory insufficiency. Ann Intern Med. 1980;92:753-8. 47 Davies L, Angus RM, Calverley PM. Oral corticosteroids in patients admitted to hospital with exacerbations of chronic obstructive pul- monary disease: a prospective randomised controlled trial. Lancet. 1999;354:456-60. 48 Otero R, Grau E, Jiménez D, Uresandi F, López JL, Calderón E, et al. Profilaxis de la enfermedad tromboémbólica venosa. Arch Bronco- neumol. 2008;44:160-9. 49 Puhan MA, Gimeno-Santos E, Scharplatz M, Troosters T, Walters EH, Steurer J. Pulmonary rehabilitation following exacerbations of chro- nic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database Syst Rev. 2011;(10):CD005305. 50 Burtin C, Decramer M, Gosselink R, Janssens W, Troosters T. Rehabili- tation and acute exacerbations. Eur Respir Dis. 2011;38:702-12. 51 Lightowler JV, Wedzicha JA, Elliott MW, Ram FS. Non-invasive positi- ve pressure ventilation to treat respiratory failure resulting from exa- cerbations of chronic obstructive pulmonary disease: Cochrane syste- matic review and meta-analysis. BMJ. 2003;326:185-7. 52 Peces-Barba G, Barberà JA, Agustí A, Casanova C, Casas A, Izquierdo JL, et al. Guía clínica de diagnóstico y tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y Asociación Latinoamericana del Tórax (ALAT). Arch Bronconeumol. 2008;44:271-81. 53 Rabe KF, Hurd S, Anzueto A, Barnes PJ, Buist SA, Calverley P, et al. Global strategy for the diagnosis, management, and prevention of chronic obstructive pulmonary disease. GOLD executive summary. Am J Respir Crit Care Med. 2007;176;532-55. 54 Soler-Cataluña JJ, Calle M, Cosio BG, Marín JM, Monso E, Alfageme I. Estándares de calidad asistencial en la EPOC. Arch Bronconeumol. 2009;45:361-2. 55 Ram FS, Wedzicha JA, Wright J, Greenstone M. Hospital at home for patients with acute exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease: systematic review of evidence. BMJ. 2004;329:315. 56 Agustí A, Soler-Cataluña JJ, Molina J, Muñoz MJ, García-Losa M, Ro- set M, et al. Is the CAT questionnaire sensitive to changes in health status in patient with stable COPD exacerbations? J Intern COPD. 2012;9:1-7. Spanish COPD guidelines (GesEPOC): hospital diagnosis and treatment of COPD exacerbation Soler-Cataluña JJ, Piñera Salmerón P, Trigueros JA, Calle M, Almagro P, Molina J, Quintano JA, Riesco JA, Simón A, Soriano JB, Ancochea J, Miravitlles M Exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease (COPD) generate significant morbidity and mortality, increasing the health care burden and raising costs, particularly when hospital admission is required. Applying high-quality evidence-based methods to attenuate the impact of exacerbations is therefore a high priority. The Spanish COPD Guidelines (GesEPOC) provide recommendations on the diagnosis and treatment of patients with exacerbated COPD requiring hospital care. New definitions are proposed in the interest of differentiating a new COPD exacerbation from therapeutic failure, relapse, and related concepts. The guidelines propose a 3-step diagnostic process: 1) establish the diagnosis of COPD exacerbation; 2) assess its severity, and 3) establish the etiology. For emergency department management of the exacerbation, the guidelines set out 4 phases: 1) admission and classification; 2) treatment; 3) observation to monitor clinical course; and 4) resolution of the crisis, with orientation of future care and transfer or discharge. GesEPOC also makes recommendations for care of the admitted patient, including admission and discharge criteria as well as follow-up protocols according to clinical phenotype. Finally, quality-of-care standards are discussed along with specific quality indicators that can be helpful for monitoring the care process and improving outcomes. [Emergencias 2013;25:301-317] Keywords: Chronic obstructive pulmonary disease. Inpatients, treatment. Exacerbation.