Antonio Mingote                                 (1919-2012)Pecho heroico y alma pura,  alto, generoso y magro,  vivió siem...
Victor Dubreuil (1846-1946)
Yo soy tu dios, tu rey, el consejero que dicta hasta el color de tu bandera,   quien eleva tu sueño a la quimera,  el que ...
Joseph Wright (1734-1797)
Debajo de los árboles, ninguna        pena que inquiete el pensamiento mío.           Encima de los árboles, la luna;     ...
Juan Varilla (1960- )       Colombina llora,                             Colombina ríe,                            Colombi...
Si esta mujer que hoy llora percibiera          el temblor de mi luz en su ventana,           si viera mi alma, frágil por...
La taza era una súplica de arcilla                     que no alcanzó a ser ánfora. Sedoso                      hila el hu...
Esteban Arriaga (1922-2009)
Yo no se donde tienen las gaviotas su nido,               donde encuentran la paz.                   Igual que ellas soy y...
Bernardo Strozzi (1581-1644)   Érase una mujer tan narcisista, que andaba enamorada del reflejo que de su propia imagen el...
A la rosa                  modesta le salió                    una espina                     y al cordero                ...
En esta tarde, Cristo del Calvario,   vine a rogarte por mi carne enferma;    pero al verte, mis ojos van y vienen de tu c...
Gregory Thielker (1979- )
Bruscamente la tarde se ha aclarado         porque ya cae la lluvia minuciosa.          Cae o cayó. La lluvia es una cosa ...
FIN Copiado íntegramente del blog : “Pintura y poesía”                                   Edición y maquetación :          ...
Pintura y poesia ii
Pintura y poesia ii
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Pintura y poesia ii

918 views
750 views

Published on

Información recopilada del blog "Pintura y poesía" http://pinturaypoesia.blogspot.com.es/

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
918
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
466
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Pintura y poesia ii

  1. 1. Antonio Mingote (1919-2012)Pecho heroico y alma pura, alto, generoso y magro, vivió siempre de milagro sobre su cabalgadura. Hizo eterna la aventurasin unirse a extraños roles; hizo de las nieblas soles,cien gigantes de un molino, y hoy seguimos su camino los biznietos españoles.Alfonso Camín (1890-1982)
  2. 2. Victor Dubreuil (1846-1946)
  3. 3. Yo soy tu dios, tu rey, el consejero que dicta hasta el color de tu bandera, quien eleva tu sueño a la quimera, el que marca en la vida tu sendero. Soy el sol que te ciega, el placentero espejismo virtual que el seso altera,quien te niega ese pan que ayer te diera, el que desnuda tu alma por entero. Soy el precio a ganar, soy la primera razón que hace el poder tan lisonjero y deja la miseria en dura espera. Soy la meta a lograr, fe verdadera, y puedo ser de amor sepulturerosi me cambias a mí por quien te quiera.Soy entre el Bien y el Mal, sutil frontera de Gloria o Perdición, soy…el Dinero. Mario Martínez Martínez (1949- ) Pertenece a la anterior diapositiva.
  4. 4. Joseph Wright (1734-1797)
  5. 5. Debajo de los árboles, ninguna pena que inquiete el pensamiento mío. Encima de los árboles, la luna; debajo de los árboles, el río. Abro mi corazón… Leo y confío en la gloria, en el bien, en la fortuna. Habla de amor, al discurrir, el río; habla de amor, al esplender, la luna. Quietud y soledad… Nada importuna la comunión del pensamiento mío con el bien y la gloria y la fortuna… Bajo el ramaje trémulo y sombrío sueña un hilo de oro de la luna sobre el silencio diáfano del río.Andrés Mata (1870-1931)
  6. 6. Juan Varilla (1960- ) Colombina llora, Colombina ríe, Colombina quiere morir, y no sabe por qué… Pierrot, todo blanco, de hinojos la implora, la besa y le pide perdón, y no sabe de qué… La luna sonríe, la señora Luna… Y nadie ha sabido, ni sabrá, ni sabe por qué… Manuel Machado (1874-1947)
  7. 7. Si esta mujer que hoy llora percibiera el temblor de mi luz en su ventana, si viera mi alma, frágil porcelana, que un soplo de aire, un pétalo rompiera; si esta mujer, lejana compañera, no fuera tan lejana, tan lejana, si consiguiera ver cada mañana, al despertar, mis ojos…, si pudiera… Tal vez la sombra que su rostro acuna se tornaría en claridad de luna, o en caricia de sol primaveral. Y su nueva sonrisa tal vez fuera mágica mano que reconstruyera mi fragmentada copa de cristal.Francisco Álvarez Hidalgo
  8. 8. La taza era una súplica de arcilla que no alcanzó a ser ánfora. Sedoso hila el humo y retuerce, silencioso, su línea de calor. De orilla a orilla el amargo sabor del café brilla sobre el oscuro espejo tembloroso. Yace al fondo el estímulo, en reposo, que se alzará en vigor de banderilla. Esa fuerza motriz vibra, acelera, y potencia la acción de la galera que navega los mares de la mente. Despierta a cada inmóvil galeote cautivo en el cerebro, y saca a flote los temas sin pudor del subconsciente.Diana Moses Botkin Francisco Álvarez Hidalgo
  9. 9. Esteban Arriaga (1922-2009)
  10. 10. Yo no se donde tienen las gaviotas su nido, donde encuentran la paz. Igual que ellas soy yo, siempre en perpetuo vuelo. Me rozo por la vida como ellas por el agua al coger su alimento. Y quizás como ellas yo amo la quietud, la gran calma marina, pero estoy condenado a vivir siempre cruzando la borrasca y la tormenta.Vicenzo Cardarelli (1887-1959)
  11. 11. Bernardo Strozzi (1581-1644) Érase una mujer tan narcisista, que andaba enamorada del reflejo que de su propia imagen el espejo le devolvía siempre ante la vista. Vestíase a la moda consumista sin miedo al que dirán, sin más complejo que el olvidarse su perfume añejo los días que salía de conquista.Ligaba más bien poco, pero a veces una simple mirada conseguíadejar todos sus goces satisfechos. Y aquello alimentaba estupideces de eterna juventud, porque teníala dama los noventa recién hechos.Mario Martínez Martínez
  12. 12. A la rosa modesta le salió una espina y al cordero humilde un cuerno insolente; mientras, el lirio blanco en su amor gozaba con su belleza blanca sin espinas ni manchas. William Blake (1757-1827)Marianne Broome
  13. 13. En esta tarde, Cristo del Calvario, vine a rogarte por mi carne enferma; pero al verte, mis ojos van y vienen de tu cuerpo a mi cuerpo con vergüenza. ¿Cómo quejarme de mis pies cansados, cuando veo los tuyos destrozados? ¿Cómo mostrarte mis manos vacías,cuando las tuyas están llenas de heridas? ¿Cómo explicarte a ti mi soledad, cuando en la cruz alzado y sólo estás? ¿Cómo explicarte que no tengo amor, cuando tienes rasgado el corazón? Ahora ya no me acuerdo de nada, huyeron de mí todas mis dolencias. El ímpetu del ruego que traía se me ahoga en la boca pedigüeña. Y sólo pido no pedirte nada, estar aquí, junto a tu imagen muerta, ir aprendiendo que el dolor es sólo la llave santa de tu santa puerta. puertaGabriela Mistral (1889-1957) Francisco de Zurbarán (1598-1664)
  14. 14. Gregory Thielker (1979- )
  15. 15. Bruscamente la tarde se ha aclarado porque ya cae la lluvia minuciosa. Cae o cayó. La lluvia es una cosa que sin duda sucede en el pasado. Quien la oye caer ha recobrado el tiempo en que la suerte venturosa le reveló una flor llamada rosa y el curioso color del colorado. Esta lluvia que ciega los cristales alegrará en perdidos arrabales las negras uvas de una parra en cierto patio que ya no existe. La mojada tarde me trae la voz, la voz deseada, de mi padre que vuelve y que no ha muerto.Jorge Luis Borges (1899-1986)
  16. 16. FIN Copiado íntegramente del blog : “Pintura y poesía” Edición y maquetación : Emilio Gil (unjubilado)

×