Your SlideShare is downloading. ×
Tema 7.  el horizonte campaniforme
Tema 7.  el horizonte campaniforme
Tema 7.  el horizonte campaniforme
Tema 7.  el horizonte campaniforme
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Tema 7. el horizonte campaniforme

691

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
691
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Prehistoria II Minerva TEMA 7.- EL HORIZONTE CAMPANIFORME DEFINICIÓN. TEORÍAS SOBRE SU ORIGEN Y EVOLUCIÓN 1. EL VASO CAMPANIFORME El vaso campaniforme aparece como un elemento cultural que enlaza el final del Calcolítico con los inicios del Bronce antiguo, etapa con una metalurgia plena, con útiles metálicos y adornos característicos, además de su típica cerámica La “cultura del vaso campaniforme”, término en desuso actualmente, no se trata de una cultura propiamente dicha sino de un conjunto de objetos y representa un episodio característico entre el Neolítico reciente y el Bronce inicial. La ventaja del vaso campaniforme es que tiene una cronología más concreta, entre finales del III milenio y primero siglos del II milenio a C. El vaso campaniforme aparece en Europa Central y Occidental, presentando numerosas variantes. Se apuntan toda clase de teorías respecto al origen y sus mecanismos de difusión. La mayor parte de las veces, los hallazgos se producen en sepulturas, aunque ya se van situando en algunos lugares de habitación. Esta “cultura” tiene relación con la actividad metalúrgica de cobre y oro, e incluso puede aceptarse la idea de difusores (fabricantes y vendedores) de objetos metálicos, lo que explicaría su movilidad y la presencia del vaso campaniforme por una extensión tan dilatada de Europa. En Europa central se extiende desde Renania hasta Hungría y desde las regiones alpinas a Dinamarca. Su antecesora fue la “cultura de la cerámica de cuerdas” que se conoce casi exclusivamente por sus sepulturas. Se trata de inhumaciones individuales, con el esqueleto flexionado, depositado en simples fosas excavadas en la tierra, o en cofres con losas de piedra, pero sin túmulo. A veces aparecen vasos campaniformes en sepulturas bajo túmulo de la cultura de la cerámica cordada o en tumbas megalíticas, lo que parece indicar que el vaso campaniforme pudo ser adquirido por cualquier otro grupo o que las gentes del vaso campaniforme pudieron haberse integrado en otros grupos. La cerámica campaniforme es, en general, de buena calidad y suele estar muy bien modelada para obtener sus formas características. Predomina el típico vaso para beber, aunque también hay cazuelas, fuentes o cuencos, que siguen el mismo ritmo decorativo. 1
  • 2. Prehistoria II Minerva Aunque existen numerosas variantes locales, en general son piezas de color rojizo y están decoradas con franjas horizontales, alternadas con otras lisas, desde el borde al fondo. Las técnicas decorativas empleadas son variadas: incisiones e impresiones simples de líneas o puntos, excisiones e impresiones de peine y cordoncillos. En las regiones más orientales, los vasos llevan a menudo un asa de cinta y los tipos más recientes suelen ser lisos, sin decoración. Son también típicos los vasos con cuatro pies (polípodos) y en los territorios orientales los tipos más recientes suelen ser lisos, sin decoración. El vaso campaniforme acostumbra a ir acompañado, cuando forma parte del ajuar de las tumbas, de puñales triangulares de cobre y adornos en oro y electrón, además de abundantes botones de hueso con perforación en V, brazaletes de arquero y puntas de flecha de sílex. Estos ajuares campaniformes responden a la demanda de los líderes, en pleno ascenso de las sociedades de jefatura. Cerca de Budapest se ha estudiado el poblado y la necrópolis de Csepel Háros, donde se ha localizado abundante material cerámico y huesos de animales, la mayor parte de los cuales son de caballos domesticados. Este dato ha hecho volver a especular sobre la procedencia de las estepas de las gentes del vaso campaniforme. El vaso campaniforme está también muy bien representado en el Calcolítico de Europa occidental, en Italia, Cerdeña, Sicilia, Francia, Países Bajos, Islas Británicas, el extremo más occidental de la Península Ibérica e incluso en el norte de África. En general, también en Europa occidental aparece a menudo en sepulturas individuales, asociado a un puñal de cobre, un brazal de arquero de piedra, botones de hueso y, a veces, también a adornos de oro. Al igual que en Europa central, las sepulturas del vaso campaniforme, parecen ser individuales y en fosa, pero también son bastante frecuentes sepulturas megalíticas donde parecen acompañar rituales de enterramiento colectivo como en Bretaña. Las dataciones de C14 parecen indicar dos fases: 1ª Fase- La más antigua se desarrollaría entre el 2.250-2.000 a.C. y tipológicamente correspondería a un estilo decorativo “internacional”, a base de líneas horizontales por impresión de cuerdas, que cubren toda la superficie del vaso, o bandas horizontales con líneas puntilladas por impresión de un peine, o rellenas de líneas oblicuas, alternado con bandas lisas. Estos vasos son poco frecuentes en hábitats calcolíticos y serían elementos intrusitos en los contextos locales. 2
  • 3. Prehistoria II Minerva 2ª Fase- La segunda fase, que en algunos lugares se prolongó varios siglos, muestra una evolución de formas y decoraciones, y dio lugar a producciones de tipo local o regional. Se puede fechar ampliamente entre el 2.100-1.700 a.C. aprox. Las formas pueden ser achatadas o muy esbeltas asociadas a copas, jarros, polípodos o fruteros. Las decoraciones combinan diversos motivos: reticulados, líneas truncadas en zigzag o meandros, triángulos rayados. Es más frecuente la presencia de estos tipos campaniformes en poblados, en Gran Bretaña, España y Portugal, el sur de Francia o en los Países Bajos. Puede afirmarse que el vaso campaniforme es un “factor de reunificación”, aunque sea difícil asegurar la existencia de unas redes europeas de intercambio de objetos de lujo o prestigio. La cerámica campaniforme destaca por su originalidad respecto a las producciones anteriores. Podría considerarse un producto de lujo. Una serie de elementos nos indican el uso del arco entre las gentes del vaso campaniforme, que tiene un gran resurgir desde el Neolítico reciente y en el Calcolítico. Las gentes del vaso campaniforme serían los últimos grandes arqueros de Europa, pues la espada va imponiéndose poco a poco en la Europa micénica. La generalización del metal para útiles y armas, debió hacer decaer la técnica de talla aprendida sabiamente durante milenios. Las primeras puntas de flechas de cobre son las de tipo Palmella, características del mundo campaniforme del estuario del Tajo, sin embargo, su problema era que muchas veces eran irrecuperables y, por tanto, muy costosas, por lo que el arco fue sustituyéndose por otros tipos de armas arrojadizas o de lanceo. 2. EVOLUCION DE LA METALURGIA. EL VASO CAMPANIFORME EN LA PENÍNSULA IBÉRICA El vaso campaniforme representa el momento avanzado de la metalurgia del cobre y de la etapa final del Calcolítico hacia la Edad del Bronce, en el tránsito del III al II milenio a C. Los datos arqueológicos parecen confirmar un origen único del fenómeno campaniforme a nivel europeo, correspondiendo las dataciones más antiguas al estilo holandés AOC, incluyendo la variedad “cordada”, que sería anterior al “estilo marítimo”. La gran diferencia está en que en algunos lugares la primera metalurgia parece llegar con el vaso campaniforme mientras que en otros, como es el caso de la Península, la metalurgia ya se practicaba 400 años antes y con el campaniforme se intensifica mejorando técnicamente y se difunde más. 3
  • 4. Prehistoria II Minerva El motivo del éxito y difusión del vaso campaniforme parece que se debió a que era una cerámica de lujo, por lo tanto, muy apreciada, y por eso surgieron imitaciones. Donde se alcanzó gran éxito fue en la desembocadura del Tajo, dando lugar a una producción propia personalísima. Era una zona de gran fertilidad y el vaso campaniforme, acompañado de otros útiles se depositaban en los enterramientos de los hipogeos de San Pedro de Estoril o Emergeira, entre otros. Pero no se limitaron a imitar la cerámica sino que aprovecharon sus viejos conocimientos metalúrgicos y novedades técnicas para crear sus tipologías propias como las puntas de flecha o jabalina tipo Palmela o el puñalito de lengüeta. Estos productos se difundieron por la Península, creándose otro centro importante de producción de cerámica y piezas metales en la Meseta, Ciempozuelos (Madrid). Por toda la Meseta se colonizaron tierras, agrupándose cada vez más la población en grandes poblados. Otro centro importante del Calcolítico fueron las campiñas andaluzas, concretamente la del Guadalquivir. En los silos del Acebuchal, en Carmona, se descubrió la rica cerámica campaniforme de producción local que se le llamó “estilo Carmona”, siendo especialmente ricas sus decoraciones y originales las formas de fruteros y copas de pié, próxima a tipologías de la edad del Bronce. En el Sureste, en Los Millares, el campaniforme tuvo más importancia de lo que se creía al principio, hay un estilo emparentado con el de estilo marítimo o internacional. En Elche también se ha encontrado en el poblado de El Promontori, una rica y original cerámica de producción local. En Cataluña, aparecen un poco de todos los estilos, sobre todo el inciso tipo Cienpozuelos. Se ha podido aislar una producción local “estilo Salamó” del nombre de la cueva leridana donde se documentó. 4

×