• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
 

Tema 3. el neolítico atlántico

on

  • 1,000 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,000
Views on SlideShare
809
Embed Views
191

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

1 Embed 191

http://otraorillahistoria.foroactivos.net 191

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Tema 3.  el neolítico atlántico Tema 3. el neolítico atlántico Document Transcript

    • Prehistoria II Minerva TEMA 3.- EL NEOLÍTICO ATLÁNTICO 1. EL NEOLÍTICO EN LA FACHADA ATLÁNTICA EUROPEA La mayor parte de las comunidades neolíticas del noroeste de Europa, basaban sus recursos alimenticios en el ciervo, el jabalí y el auroch, y en frutos como la avellana y la bellota; en la costa, se basaba en la pesca y la recolección de moluscos, e incluso la caza de mamíferos marinos como la foca. Los restos de moluscos han formado a veces enormes concheros. Posiblemente la densidad de población pudiera ser mayor que la de los agricultores de Europa central, e incluso se le atribuyen una cierta sedentarización. En estas circunstancias, es posible que la adopción del Neolítico fuera posterior al 4.000 a.C. aunque en la mayoría de los casos se atribuye el comienzo del Neolítico por la aparición de la cerámica. La presencia de cerámica es un indicio de actividades de intercambio y relaciones con otros grupos. Los Países Bálticos y del Mar del Norte Las primeras cosechas agrícolas en estas áreas aparecen en comunidades mesolíticas. Después del 4.000 a.C., en Holanda, al norte de Alemania y al sur de Escandinavia empiezan a usar la cerámica, cuyas técnicas aprendieron de las vecinas comunidades agrícolas de la cerámica de bandas. En algunos asentamientos de entre 4.000-3.000 a.C. hay evidencias de consumo y a veces de cultivo local de cereales, junto a animales domésticos. En Holanda, la subida del nivel del mar en el IV milenio a.C. redujo el territorio potencialmente agrícola. En el área de Drenthe, la cerámica se empezó a usar hacia el 4000 a C. El poblado de Swifterband 3 se ocupó estacionalmente, puesto que en invierno se inundaba con las mareas, tenían pequeños cultivos locales de cebada y trigo, que se completaba con la caza y la pesca. El asentamiento de Hazendonk (3370 a C) dio restos de trigo y cebada junto a numerosos restos de pesca. La cultura de Vlaardingen, hacia el 2.500-2.000 a.C., indica la persistencia de estas formas de vida en varios asentamientos que muestran la importancia de la caza y escasas evidencias de cultivos de cereal. En el norte de Alemania la primera cerámica se fecha en 4.110 a.C. en los asentamientos del lago Dümmer, donde no se documentan cultivos. A unos 100 kms se sitúa el poblado con cerámicas de bandas de Eitzun. En Escandinavia, la aparición de cultivos de cereal es simultánea a la de vasijas cerámicas con cuello en forma de embudo (Trichet-becker=TRB), entre 1
    • Prehistoria II Minerva 3.300 y 2.700 a.C., que se ha interpretado como prueba de la inmigración de colonos agrícolas. Encontramos aquí asentamientos estacionales con cultivos y domesticación de buey, cerdo y algún ovicáprido. El cultivo de cereal es escaso antes del 3.000 a.C. En el sur de Suecia y en Dinamarca, los cultivos no aparecen antes que la cerámica con cuello de embudo, se continuo con la caza y pesca como principales medios de subsistencia. En Noruega los datos son escasos y no hay evidencias de cerámicas hasta el 3000 a C aproximadamente. Bretaña y Normandía Los primeros grupos neolíticos de estas regiones occidentales se caracterizan por sus necrópolis con sepulcros de corredor llamados “sepulcros megalíticos”, interpretados unas veces como de tipo ritual y otras como de carácter sociopolítico. Hacia el 4.000 a.C. ya conocían la técnica de cubrir espacios mediante aproximación de hiladas de piedra (falsa cúpula) y construían grandes túmulos escalonados de piedra (cairns). Para construir estos monumentos tenía que haber una fuerte cohesión social, con un liderazgo político o religioso. El carácter religioso funerario es reforzado por las representaciones y grabados, de carácter mágico-religioso (Gavrinis). La posible estratificación social se reflejaría en los ajuares funerarios, a veces muy ricos. Además se introduce la agricultura en la región. Como consecuencia de todas estas actividades hay una mayor concentración de la población y a un aumento demográfico. Destacan el Gran Cairn de Barnenez, el Cairn de la Isla de Cairn y los túmulos de la zona del golfo de Morbihan, especialmente el túmulo de Saint- Michel en Carnac. Una de las joyas del arte megalítico es el dolmen de corredor de la isla de Gavrinis en el golfo de Morbihan. Algunos temas son comunes a otros dólmenes – cruces, signos en U, hachas pulimentadas, serpentiformes, ídolos en forma de escudo -. La diferencia es que en Gavrinis todos los paneles forman una composición sin vacíos, con un sentido puramente decorativo. Algunas losas solo tienen arcos. En Aquitania también hay grandes túmulos como el de Bernet en Saint- Sauver-Médoc (Gironde), de comienzos del IV milenio. 2
    • Prehistoria II Minerva Los dólmenes tenían una función funeraría, pero hay otros monumentos megalíticos de difícil datacación e interpretación, como los menhires, alineamientos o los cromlechs. Excepto en Bretaña, no parece haber una relación clara entre dólmenes y menhires. Hay menhires gigantescos y otros que no alcanzan un metro. El mayor es el de Locmariaquer, el Mané-Er-Groah, de unos 20 a 23 metros. Los alineamientos de Carnac parecen tener una finalidad ritual o religiosa, quizás en relación con otros fenómenos de tipo astral. Algo parecido podríamos decir de los cromlechs, a cuyo alrededor, lo mismo que en la base de algunos menhires, se han encontrado restos de fuegos interpretados como rituales. Destaca el Cromlech de la isla de Er-Lannic (Morbihan). Las Islas Británicas El comienzo del Neolítico en las Islas Británicas comienza con la aparición simultánea del cultivo de cereal, la domesticación de animales y la cerámica. El uso de cereales puede remontarse hasta cerca del 4.000 a C, en contextos mesolíticos, con oveja y cerámica. Durante el período Atlántico, entre el 5.500 y el 3.000 a.C., el Noreste de Europa experimentó un óptimo climático. Hay evidencias de una posible intervención humana en el bosque desde 4.500 a.C., produciendo claros más o menos intermitentes. Se documentan pólenes de trigo y cebada hacia el 3500 a C y hacia el 2.950 a C parece haber un retroceso de los cultivos y una regeneración del bosque. En Somerset existió un fuerte descenso del olmo. Aparecen nuevas plantas cultivadas (trigo, cebada) y animales domésticos (buey, cerdo, ovejas/cabras) que se supone llegaron en barco desde el continente a lo largo del V milenio a.C. La economía neolítica ya está implantada en Shipea Hill hacia el 4.300 a.C. Hay una evolución en la industria lítica respecto a la del mesolítico, con puntas de flecha de retoque plano bifacial y hachas de piedra pulimentada. Se empiezan a seleccionar rocas de tipo eruptivo o metamórfico (porcelanita) y se han localizado talleres para su fabricación. La cerámica presenta usos de tipo doméstico y funerario. En Windmill Hill, la cerámica más antigua es de base redondeada, formas simples de ollas y cazuelas con borde redondeado y a veces decoración incisa de líneas verticales o reticulados. En el Neolítico final es típica la cerámica acanalada (Grooved ware) y decorada con impresiones, fechada hacia el 2.900 a.C. En Irlanda se dan dos tipos de cerámica, de fondo convexo y de fondo plano. Los más antiguos parecen ser los de fondo redondeado. 3
    • Prehistoria II Minerva o En el Neolítico antiguo (4.400-3.500 a.C.) se conjugan el pastoreo y el cultivo de cereal. o En el Neolítico Medio (3.500-3.100 a.C.) parece haber un retroceso en las actividades campesinas y una regeneración del bosque. Fue especialmente importante el cultivo de trigo y muy inferior el de cebada y frutos. No se conocen bien los asentamientos del Neolítico antiguo, sólo pozos y algunos restos anteriores a la construcción de túmulos o campos fosados. Los recintos o campos rodeados de fosos son quizás las estructuras más características del Neolítico inglés. Los recintos pueden estar cerrados total o parcialmente, por una o varias líneas de terraplenes y fosos, que se interrumpe en la entrada principal. De tendencia circular, los recintos pueden variar de tamaño. No parece que todos los recintos fosados tuvieron el mismo uso. Es la técnica más simple de cerrar un espacio con un terraplén y dejar el foso de donde se extrajo la tierra, pero no parece que estén destinados exclusivamente a actividades de tipo ritual. La mayoría de estos recintos se debieron empezar poco después del 4.000 a.C., ocupándose intensamente hasta el 3.000 a.C., como así atestiguan las dataciones de algunos de ellos: Windmill Hill, 3.600 a.C. para la ocupación anterior al recinto, que está vigente en 3.100 y en el Neolítico final con vaso campaniforme, en 1.800 a.C., Knap Hill, 3.400 a.C. para la ocupación anterior al recinto y 2.100 para la fase campaniforme, Maiden Castle desde 3.900 a 3.300 a.C., etc. Los monumentos funerarios son los “long barrows” (4200-3200 a C) y los sepulcros de corredor. Los largos túmulos de tierra son muy numerosos en Inglaterra, entre 250 y 300 y la mayoría están en Wessex. Suelen estar flanqueados por fosos y su tamaño varía de 22 a 135 m de largo. Suelen cubrir varias estructuras asociadas con las tumbas y alguno incluso no contenía ninguna tumba. Destaca la famosa West Kennet long barrow del área de Avebury. En el Neolítico final surgen grandes monumentos ceremoniales que podemos reducir a tres tipos principales: o Los henges y recintos henge, o Los círculos de piedra y alineamientos o Los grandes túmulos circulares como Silbury Hill. No suelen ser monumentos aislados, sino que forman grandes conjuntos ceremoniales, como el de Stonehenge, en el que se han reconocido tres fases principales: 1ª. Con un recinto circular exterior de terraplén y foso 3000 a C 4
    • Prehistoria II Minerva 2ª. Que coincide con el apogeo de Durrington Walls. Se construyen las monumentales estructuras de piedra azul 2100-1990 a C 3ª. Que comienza con la demolición de parte del monumento de piedra azul, construyéndose las estructuras de trilitos, con un círculo con dinteles superpuestos 2100 a C. En Escocia está el pequeño asentamiento del Neolítico final de Skara Brae con su especial disposición de las casas y su sólida arquitectura de piedra, capaz de resistir los fuertes vientos que azotan las islas del norte. En Irlanda, el asentamiento con datación más antigua es el de Ballynagilly, situado en una suave colina de grava y arena. Se encuentra cerámica y sílex. El lugar fue ocupado hasta el final del Neolítico y época del vaso campaniforme. El gran desarrollo arquitectónico está en los túmulos funerarios que encierran sepulcros de corredor con cámaras circulares cubiertas por falsa cúpula, como en los grandes monumentos del valle del Boyne. Destacan entre todos los conjuntos el de New Grange y el de Knowth. Otros sepulcros de corredor, también bajo túmulo, tienen cámaras cuadrangulares o poligonales, cubiertas con grandes losas. Existen similitudes con el megalitismo de la Bretaña francesa así como diferencias con el megalitismo británico. Las losas grabadas y sus motivos, son otro elemento de relación con el megalitismo atlántico francés e incluso de la Península Ibérica. 2. EL MEGALITISMO El megalitismo, es decir, la construcción de monumentos con grandes bloques de piedra (megalithos), ya sea con finalidad funeraria, ritual o de culto, apareció además de en la Europa occidental y en muy distintos lugares, culturas y tiempos. Estos megalitos son las primeras formas arquitectónicas de la prehistoria europea. Los tipos más antiguos corresponden a tumbas colectias neolíticas construidas en Europa occidental, sobre todo en Portugal y Gran Bretaña, y en general, en las costas atlánticas y del Mar del Norte. a) Encuadre cronológico y cultural El uso de construcciones arquitectónicas con fines sepulcrales se dio también en el Egeo, donde nos encontramos algunas necrópolis como la de Kephala, en la isla de Kea, frente a las costas del Ática, fechada hacia el 2800 a C, lo que indica una cronología muy posterior al primer megalitismo occidental. Ocurre lo mismo que en el caso de los prototipos de las Cícladas, aún mas tardío, de Creta, fechables en el Minoico antiguo. 5
    • Prehistoria II Minerva En Sicilia, los hipogeos de tipo colectivo pueden fecharse hacia el IV-III milenio a C, al igual que los de Cerdeña que corresponde a la cultura de Ozieri, del Neolítico Final. El megalitismo entra en la isla más tarde y a menor escala en el III milenio, lo mismo que en las Baleares. En Francia, el fenómeno megalitismo es posterior al atlántico, desde comienzos del III milenio, en el Neolítico Final, lo mismo que la costumbre funeraria de enterramientos múltiples en hipogeos o cuevas naturales. En la Península Ibérica, el megalitismo de Los Millares se sitúa a mediados del III milenio a C. Al parecer, el megalitismo más antiguo fue el portugués, dólmenes poligonales, sin corredor o con corredor muy corto, construidos por las poblaciones locales de las zonas del Alentejo, entre el 3100-2900 a C, además hay que añadir el megalitismo bretón. b) Tipologías y técnicas Las sepulturas megalíticas estaban cubiertas por un túmulo de tierra o piedra. El túmulo es un monumento de tierra o piedra, en cuyo caso se suele llamar cairn, que es redondeado u ovalado y que recubre una o más sepulturas. Aparecieron a mediados del IV milenio en relación con el megalitismo y a veces están cuidadosamente construidos, alcanzando grandes dimensiones como los túmulos de Carnal (Bretaña), Hougue Bie (isla de Jersey) o West Kenneth (Reino Unido). En ocasiones hay túmulos de tierra (henges) que no corresponden a monumentos funerarios sino a grandes campamentos o lugares de habitación o de culto como los de las islas Británicas. La cámara funeraria podía ser simple o estar precedida de un vestíbulo o corredor de acceso, a veces compartimentado o múltiple. Se le llama dolmen a la cámara funeraria cubierta con elementos megalíticos, esta palabra se utiliza para los monumentos que se asemejan a una sola mesa, con un suelo enlosado y un acceso más o menos largo, pero también para sepulturas de corredor y con cámara circular o poligonal. Se construyeron cubiertos por túmulo, que cuando no es muy sólido, puede haber desaparecido quedando la estructura de la sepultura a la vista. El dolmen es una sepultura colectiva que se construyó con la finalidad de enterrar seguramente a los miembros de una familia o clan. El dolmen simple está muy extendido en algunas regiones de Europa como Dinamarca. En Francia donde corresponde al Neolítico Final y Calcolítico. En la zona pirinaica, tanto francesa como española, así como en Galicia, donde localmente se llaman mámoas. Suele presentar una cámara cuadrangular, 6
    • Prehistoria II Minerva construida con grandes bloques de piedra en forma de losa (orthostatos) y cubierta con una losa plana (mesa) de forma adintelada, un túmulo la cubriría totalmente. El dolmen de corredor es el tipo de sepultura megalítica al parecer más antiguo de los documentados hasta ahora en Francia y Portugal. Aparecen dispuestos en serie en un mismo conjunto y bajo un mismo túmulo. Se extiende por Europa occidental desde Suecia y Escocia hasta la Península Ibérica, limitándose a las regiones marítimas. La cámara sepulcral es cuadrangular, poligonal o redondeada y cubierta con falsa cúpula, profundamente hundida dentro de una gran cairn o semiexcavada en tierra como en Los Millares (Almería, España), donde se introdujo el término tholos. Tholos se utiliza para designar al sepulcro de corredor con cámara circular cubierto con falsa cúpula, pero no se pueden confundir con los tholoi micénicos aunque tengan cierto paralelismo. El acceso a la cámara, se hace desde el exterior del túmulo por un corredor más o menos largo, estrecho y bajo, construido con dos filas de orthostatos o con sillarejo. Hay muchas variantes regionales como los “dólmenes con vestíbulos”, con dos corredores, con cámaras compartimentadas, con losas perforadas que dividen el corredor. La galería cubierta es una sepultura megalíca conformada por dos filas de orthostatos paralelas, limitadas por una losa transversal de cabecera en un extremo y en el otro la entrada formada por una losa perforada o por bloques formando una entrada, precedida de un corto vestíbulo o antecámara. El conjunto está cubierto con losas horizontales, el suelo puede estar enlosado. La achura puede ser de unos 2 mtr y su altura algo menor. En Bretaña, las galerías cubiertas pueden estar construidas a nivel del suelo. En la Depresión de París están situadas dentro de zanjas excavadas. Cronológicamente se sitúa a finales del Neolítico y en el Calcolítico Los cofres o cistas, son pequeñas cámaras funerarias cuyo acceso es por arriba. Están formadas por losas verticales de poca altura. Es un tipo tardío dentro de los megalíticos y es difícil de diferenciar de los pequeños dólmenes. Su uso se documenta en la edad del Bronce para sepulturas individuales. Menhires, hay que incluirlos dentro de los monumentos megalíticos aunque no son propiamente funerarios. Formado por un solo bloque de piedra generalmente alargado, en bruto o parcialmente regularizado, clavado en el suelo y sujeto con calces a veces muy profundos. Están muy extendidos por Bretaña. Es difícil saber si su distribución actual es resultado de la elección de los constructores o el resultado de la desaparición de muchos otros. Por ello, su significado relacionado con su localización geográfica y su relación con otros monumentos megalíticos es hipotética. 7
    • Prehistoria II Minerva Su cronología no puede precisarse tanto como la de los dólmenes; algunos son neolíticos, otros corresponden a las edades del Bronce o Hierro, e incluso en épocas más recientes. Los alineamientos son series de menhires separados unos metros entre sí y dispuestos en líneas paralelas. En Bretaña se conservan un centenar de este tipo. Los más espectaculares son los de Ménec y Kermario en Carnal (Morbihan), cada uno con más de 1000 monolitos dispuestos en 10 u 11 hileras. La mayoría de los alineamientos han sido destruidos y posiblemente parte de los menhires actualmente aislados sean los supervivientes de alineamientos. En algunas regiones se disponen particularmente en dos filas paralelas formando una galería, como la de West Kennet Avenue en la entrada sur del enorme recinto tipo henge de Avebury. Los menhires se atribuyen cronológicamente al Neolítico y Calcolítico. Es posible que jugaran un papel en las observaciones astronómicas. Cromlech designa a un conjunto de menhires que forman figuras cerradas aproximadamente geométricas (cuadrangulares, ovaladas, redondas o en U), aunque también se usa el término para “recinto megalítico”. Estas construcciones se oponen por su disposición a los alineamientos a los que con frecuencia están asociados: en Carnal, Avebury… El más conocido en Francia es el islote de Er-Lannic en Zrzon (Morbihan) muy próximo a Gravinis. c) Significado y simbolismo El megalitismo de Europa occidental tiene una antigüedad de mediados del V milenio a C. Se admite como un fenómeno original que surge en las comunidades del Neolítico de Europa occidental. Cabe destacar la organización y estructura social propia de los grupos prehistóricos que son capaces de construir conjuntos tan monumentales, cuyo papel primordial seria funerario, de santuario o de culto. Es posible que la estructura social de estos grupos estuviese muy jerarquizada, con carácter colectivo, de linaje familiar o de grupo. Posiblemente la construcción de estos monumentos tenga carácter de territorialidad, sobre todo si se tiene en cuenta que el megalitismo surge en una zona de Europa occidental al mismo tiempo que la primera implantación de las formas de vida neolíticas, en unos territorios donde subsistían grupos de cazadores-recolectores al parecer bastante numerosos. La larga utilización de estos monumentos ha sido acompañada de una evolución de su significado inicial, por eso se suele destacar su valor simbólico, de presencia de un grupo, linaje o comunidad, como poseedor de la propiedad de un territorio. Pero también el carácter sacro del lugar, más allá del simple carácter funerario. 8
    • Prehistoria II Minerva Relacionadas con esta forma de expresión religiosa están las manifestaciones de un arte particular realizado con diversas técnicas: escultura, grabado, piqueteado y pintura. Unas veces figurativo más o menos estilizado (chachas enmangadas o no, cruciformes, estelas, “ídolos”, estatuas menhir), pero sobre todo esquemático y geométrico. El Megalitismo Peninsular El Neolítico portugués medio de “cerámicas lisas dolménicas”, llamado antes Neolítico de Pavía se sitúa entre el 3.460 y el 2.940 a.C, aproximadamente en la misma época que los sepulcros de fosa y los sepulcros de corredor del Empordà en Cataluña. Las dataciones de C14 y termoluminiscencia que se remontan a la primera mitad del IV milenio a.C. en Portugal, hace que se atribuya a los descendientes de los mesolíticos la construcción de las primeras cámaras funerarias del Alentejo. Las primeras tumbas de corredor del Alentejo, con cámara poligonal y con las características placas de pizarra grabadas, se podrían situar en el Neolítico final, hacia el 3.110 a.C. Algunas sepulturas de otras zonas de la Meseta, Galicia y Cantabria es posible que puedan remontarse más allá del IV milenio y su contexto es claramente neolítico La Gran Expansión del Megalitismo Con respecto al megalitismo, hay que tener en cuenta dos aspectos: o Que su origen “local” en lugares muy concretos de Europa atlántica, a la vez que la adopción de las primeras formas de vida neolíticas. o Que la gran expansión coincide con la posible evolución social de las comunidades neolíticas desde la segunda mitad del IV milenio y durante el III milenio a C. El primer megalitismo va sin duda unido a una sociedad innovadora puesto que organizaron una sociedad poderosa, capaz de emprender obras monumentales y con un rico y complejo mundo ideológico. Hay dos ideas básicas, una de carácter individualista y otra de carácter colectivo. Tenemos así el concepto de necrópolis, independiente y separada de la ciudad, que existían en toda Europa central desde comienzos del Neolítico con inhumaciones e incluso incineraciones, sin ningún tipo de construcción megalítica y , en general, con carácter individual. 9
    • Prehistoria II Minerva El megalitismo, en cambio, parece responder a un concepto colectivo, familiar o de clan, que es muy antiguo en sus lugares de origen en Europa atlántica, pero que las zonas mediterránea o continental se inicia en el III milenio, con los enterramientos múltiples en cuevas naturales, artificiales o monumentos megalíticos. El proceso de transformación de las sociedades neolíticas las coloca más cerca de las organizaciones tribales paleomesolíticas que de las familias cerradas campesinas. En Europa no se implanta el sistema urbano hasta el I milenio a.C., tras los contactos con culturas más desarrolladas del Mediterráneo oriental. Las construcciones megalíticas no solo tienen un significado funerario religioso, vinculado a un clan familiar, sino que también tiene un sentido de afirmación territorial. Lo mismo que el poblado es el núcleo que normalmente domina un territorio que le pertenece y del que vive, la necrópolis megalítica reafirmaría de forma patente la propiedad de un territorio más allá de la muerte. El hecho de que el megalitismo se manifestara en el Neolítico final, en tierras antes ocupadas por cazadores y pescadores mesolíticos, podría señalar una reivindicación de las poblaciones mesolíticas o sus descendientes sobre unas tierras que eran suyas y que podrían estar dentro de las apetencias de colonos agrícolas y foráneos. 10