• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Apuntes segundo cuatrimestre_pppi apuntes de la Licenciatura de Historia
 

Apuntes segundo cuatrimestre_pppi apuntes de la Licenciatura de Historia

on

  • 556 views

 

Statistics

Views

Total Views
556
Views on SlideShare
541
Embed Views
15

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

1 Embed 15

http://otraorillahistoria.foroactivos.net 15

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Apuntes segundo cuatrimestre_pppi apuntes de la Licenciatura de Historia Apuntes segundo cuatrimestre_pppi apuntes de la Licenciatura de Historia Document Transcript

    • Apuntes de  Protohistoria de la Península  Ibérica UNED Curso 2007­2008 
    • TEMA 15. NEOLÍTICO Y CALCOLÍTICO  Los estudios sobre el Neolítico comenzaron en España a mediados del siglo XIX con   síntesis o repertorios de datos de yacimientos (del sudeste peninsular) y con análisis de estos datos  para clasificarlos e insertarlos en las distintas etapas genéricas de la Prehistoria. En la primera mitad  del siglo XX se consolida la investigación académica del neolítica peninsular, se sistematizan los  trabajos de excavación y se formulan debates metodológicos y de contenidos sobre el Neolítico y el  Eneolítico ibéricos: definición e inserción en el contexto general de Europa occidental (consenso  sobre hallazgos de objetos de cobre que no implican la existencia de una auténtica metalurgia, pero  complican la separación entre las edades de la piedra y de los metales.  En el debate sobre el origen de las comunidades de productores del Neolítico desde los  puntos de vista evolucionista y difusionista, y puesto que las primeras especies animales y vegetales  domesticadas que caracterizan el comienzo del Neolítico no se encuentran aquí en estado salvaje (la  economía productiva se inicia en Oriente Próximo unos tres milenios antes) pero las dataciones por  C14 han permitido detectar fenómenos espontáneos en determinadas regiones, la historiografía  actual tiende a aceptar con matices los planteamientos evolucionistas y los procesos de aculturación  por el contacto con sociedades más avanzadas (polimorfismo, M. Pellicer y P. Acosta)  La implantación del Neolítico en la Península Ibérica se produjo en un territorio que en gran  parte estaba habitado, que cuenta con áreas separadas y relacionadas por una geografía muy variada  y compleja, por lo que no supuso un cambio generalizado, sino de un lento proceso de adaptación  que refleja diferentes situaciones y mecanismos ENCUADRE GEOGRÁFICO Y CRONOLÓGICO El Holoceno1  en la PI supone una importante mejora climática con retroceso de las masas de  hielo, alteración de la línea de costa, clima templado e incremento de la pluviosidad que determina  en la mitad norte un paisaje de bosques caducifolios y praderas y en las áreas de clima mediterráneo  bosque perennifolio más abierto y sotobosque con pluviosidad irregular y arroyadas. Los primeros nucleos de grupos con cerámicas decoradas se encuentran en lugares cercanos  a la costa desde los Pirineos al centro de Portugal lo que combina una teórica llegada por mar de  comunidades ya en pleno Neolítico (no se han documentado arqueológicamente asentamientos de  comunidades alóctonas) con la idoneidad climática mediterránea para la adaptación de las especies  domesticadas de gramíneas, óvidos y cápridos, pero esas zonas ya contaban con sociedades  mesolíticas estables, y en el proceso de neolitización van quedando más retrasadas las comarcas  aisladas, que son también las más inadecuadas a los modos de vida productores mediterráneos. La datación calibrada mediante C­14 (restos orgánicos), dendrocronología (madera) y  termoluminiscencia (cerámica) puede implicar oscilaciones de 500 o hasta 1000 para un período  relativamente corto de la Prehistoria y con una gran diversidad cultural, aunque permiten establecer   referencias cronológicas entre yacimientos dispares (mantienen el mismo margen de error):  Cueva L'Or (Alicante) cerámicas cardiales, c: 6265­6510 BP  Cova Fosca (Castellón) : 6330 – 5735 BP (epipaleolitico 7510 – 6930 BP)  Cueva de Nerja (Málaga): 6315 – 5625 BP  Cueva de la Dehesilla (Cádiz): 6300 – 5590 BP Lo que parece indicar que las dos facies más antiguas de nuestro Neolítico antiguo de cerámicas  decoradas son contemporáneas (VII milenio BP) y se caracterizan por tipologías parecidas  pero decoradas con técnicas distintas 1 Preboreal 10700 – 8800 BP Boreal 8800 – 7500 BP Atlántico u óptimo climático 7500 – 4300 BP – Neolítico Suboreal 4300 – 2800 BP Subatlántico 2800 BP ­ actual
    • El límite inferior del Neolítico vendría dado por las dataciones más antiguas de culturas calcolíticas:  Los Millares, tholoi (Almería): 4380 – 4295 BP  Sepulcros de fosa, cueva de Sabassona (Barcelona): 4310 BP CONTEXTO CULTURAL  En la Península Ibérica coexisten durante un largo período y, a veces en espacios próximos,  poblaciones indígenas cazadoras recolectoras en medios de vida muy favorables y poblaciones  dedicadas a la agricultura y el pastoreo. Algunos autores consideran que los núcleos mesolíticos  supervivientes corresponden a comunidades indígenas, mientras que los asentamientos neolíticos  fueron realizados por otras alóctonas, que con el tiempo irían transmitiendo su modo de vida a las  sociedades de cazadores recolectores.  Las diferencias de habitat, sistema de mantenimiento y manipulación de alimentos, pieles y  otros materiales, las costumbres fuenrarias y las manifestaciones artísticas ha permitido la  clasificación de ambos tipos de comunidades en base al estudio de:  industrias líticas y cerámicas  análisis de los restos de fauna salvaje o doméstica  estudio carpológico y polínico de semillas y plantas cultivadas o silvestres  CLASIFICACION En función de las clasificaciones tipológicas  de la cerámica se han definido en la península  Ibérica los siguientes grupos culturales neolíticos: 1. Culturas norientales de    cerámica cardial  (Tabla 15/1) y (Tabla 15/2)  Tipología cerámica de tendencia esférica2 , caracterizada por la decoración general de las  paredes exteriores del vaso mediante incisiones onduladas o zigzagueantes realizadas por  incisión antes de la cocción con la concha de bivalvos, especialmente Cardium edule   Tienen sus hábitats en cuevas y abrigos  Se inician en la región costera de Cataluña y se extienden pronto hacia el interior y por la  costa levantina llegando incluso a algún yacimiento aislado de la costa portuguesa                                                                                                              2. Culturas meridionales de    cerámicas de engobe   :    Cerámica con formas similares a la cardial3 , decoraciones incisas e impresas y acabado  de engobe a base de almagra  Se inicia en la costa de Andalucía y se expande por la Meseta, Extremadura y Portugal  Ambos grupos neolíticos coexisten con comunidades que permanecen en el Mesolítico final: 2. Caracterizados por las    cerámicas lisas:    Aparecen como un primer indicio de conocimiento de la técnica cerámica de poblaciones de  tradición mesolítica o del Mesolítico final, constatado en la cueva de Valdepino de Cuenca, en el  alto valle del Ebro y en la región cantábrica                                                                                                     PREGUNTAS DE EXAMEN: El neolitico antiguo al sur de la peninsula iberica. Caracteristicas generales. Principales yacimientos Los primeros focos neoliticos La ceramica cardial y su expansion (2) El horizonte cardial del neolitico antiguo. Caracteristicas generales y cronologia 2 Vasitos geminados, toneletes, vasitos para colgar Asas de cinta simples o dobles, de orejeta o tetón perforados A veces cuello. A veces pico vertedor o pitorro 3 Vasijas con cuello y asas de variados tipos Vasitos para colgar, a veces con tapadera Asas­pitorro y dobles asas
    • http://www.antropos.galeon.com/html/neoespa.htm   Tabla 15/1 CARDIAL NORTE DEL EBRO FECHA C-14 CALIBRACIÓN TL Cataluña Font del Ros (Barcelona) 6561 ± 56 BP Del Parco 6450 ± 230 BP Andorra Bauma Margineda 6850 ± 160 BP Pirineo aragonés Chaves (Huesca) 6770 ± 70 BP Tabla 15/2 CARDIAL SUR DEL EBRO FECHA C-14 CALIBRACIÓN TL C. Valenciana La Sarsa (Valencia) 6720 ± 380 BP L'Or (Alicante) 6630 ± 290 BP Cendres (Alicante) 6730 ± 80 BP La Falguera 6510 ± 70 BP Portugal Grotta do Caldeirao 6870 ± 210 BP Buraca Grande 6850 ± 210 BP Pena Água 6775 ± 60 BP Restos aislados: Albacete, Murcia y Andalucía oriental (La Carigüela) Tabla 15/3 ENGOBE BRUÑIDO DE ALMAGRA FECHA C-14 CALIBRACIÓN TL Andalucía La Dehesilla (Cádiz) 6260 ± 100 BP Nerja (Málaga) 6480 ± 180 BP Los Murciélagos (Córdoba) 6430 ± 130 BP
    • TEMA 16. DESARROLLO DEL NEOLÍTICO IBERICO El Neolítico se inicia a comienzos del VII milenio BP con nuevas formas de subsistencia y  explotación del territorio diferentes a las sociedades de cazadores recolectores, caracterizadas por  las cerámicas decoradas en dos contextos diferenciados, el de las cerámicas cardiales y el de las  ceámicas impresas y a la almagra, con sus respectivas áreas de distribución  (V. mapa de  distribución de ambos contextos cerámicos, en unidad didáctica, p. 33).  LOS CULTIVOS El estudio de los restos de almacenamiento de semilla de los primeros yacimientos neolíticos  a comienzos del VII milenio (Cova de L'Or y Cueva de los Murciélagos ­ Zuheros), han dado una  mezcla de diferentes especies de gramíneas cultivadas: escaña (Tritium monococcum), trigo vestido,  escanda (T. diccoccum), trigo común desnudo (T. aestivum) y cebada desnuda y vestida; así como  leguminosas: habas, lentejas, guisantes y vezas, lo que sugiere la combinación de distintas especies  y variedades en pequeños terrazgos para reducir el riesgo de malas cosechas.  El desarrollo de los conocimientos botánicos y la práctica agrícola permitirá ir reduciendo la  gama de productos a aquéllos de mayor rendimiento y trilla más fácil: trigo y cebada desnudos, en  posteriores poblados al aire libre (Jovades y Mas d'Is (Alicante) 6600 – 5550 ±50 BP) ¡Ojo! En La  Lámpara (6871 ±33 BP – 6144 ±46 BP) y La Revilla del Campo (6809 ±37 BP  ­ 6202 ±31 BP)   en (Ambrona, Soria) se documentan trigos vestidos, cebada, lino y adormidera; y trigos y cebadas  en  la costa cantábrica EL PASTOREO En los primeros momentos predominan los ovicápridos con trazas de estabulación temporal  en el neolítico cardial en cuevas que se saneaban periódicamente mediante el fuego (estudio  de  coprolitos y restos óseos y de maderas) Pronto se añaden otras dos especies que se encuentran en la península Ibérica en estado  salvaje: los suidos (cerdos, jabalíes) y los bóvidos, cuyo gran tamaño (por los restos en Zuheros)  indica que su domesticación es relativamente reciente, y al mismo tiempo se produjo un  espectacular descenso de la caza (la carne de animales domésticos va reemplazando a la de presas)  El aumento de cuevas­redil parece indicar su dedicación a guarecer al ganado más que a ocupación  doméstica EL UTILLAJE El utillaje debe responder a las nuevas necesidades, por lo que surgieron nuevas ténicas: 1. Industria lítica, ahora con dos modalidades:   la piedra tallada procedente del Paleolítico:    Tendencia laminar de piezas planas y puntiagudas con bordes más o menos  rectilíneos y cortantes (cuchillos) utilizadas para siega, carne, pieles o cueros  Aparecen piezas con muesca y perforadores muy afilados para el trabajo del hueso,   madera y piedras. Geométricos para pieza de hoz y puntas de flecha  la piedra pulida propia del Neolítico mediante fricción contra superficies de rocas  abrasivas4 , principalmente arenisca, para fabricar hachas y azuelas para desbastar la  madera y el hueso, mazas para el golpeo, azadas y hoces para la agricultura, etc.  2. La industria ósea es muy variada y de alta calidad:  Útiles: punzones, agujas, espátulas, cucharas, peines y matrices para la decoración de la  cerámica  Numerosos objetos de adorno: brazaletes decorados con estrías, cuentas y conchas 3. Madera: cucharas, mangos para mazas, hoces y azadas (conservados en La Draga (Bañolas) 4. Cerámica  4   El mismo método se emplea para la molienda
    • La cerámica aparece ya plenamente formada, con calidad en su elaboración y decoración  (cardial e inciso­impresa) que no se detecta en sus fases de experimentación en la PI (que sí se  encuentra en los objetos metálicos): las innovaciones características del Neolítico fueron traídas a la  Península por comunidades en las que los sistema de subsistencia productivos estaban ya  plenamente consolidados. La similitud de tipos y usos (picos­vertedores, asas...) de los primeros  grupos neolíticos muestra sociedades con parecidos hábitos y necesidades ¿tronco común  sincrónico? L menos, responden a modos de explotación del territorio similares (V. repertorio industrial del Neolítico Inicial en UD, p. 44­53; y Barandiarán, p. 148­ 93).  NEOLÍTICO AVANZADO    DE CERÁMICAS LISAS: DESDE EL V MILENIO AC            A partir del V milenio a.C., el Neolítico se generaliza en toda Europa occidental, incluida la  península Ibérica, y se produce un cambio en los ajuares domésticos:  Vajillas cerámicas variadas: aparecen platos y fuentes para  servir5 , especialmente significativas son las fuentes y cazuelas  de boca cuadrada (a veces aparecen en los sepulcros de fosa)  Pastas cerámicas finas y acabados lisos bruñidos con escasas  decoraciones esgrafiadas6  o pintura lineal en ocre o rojo Que parece resonder a una evolución en el ámbito ideológico:  Arte reflejado en abrigos y cuevas7  con representaciones naturalista y  simbólicas  Arte mueble asociado a la vida de ultratumba  Los objetos de adorno adquieren mayor importancia como:  Valor de prestigio  Valor apotropaico de las calaitas8  Doble ritual funerario en necrópolis fuera del poblado:  individual en fosas, cistas o covachas con pozo  múltiple: ■ en cuevas sepulcrales naturales o artificiales (hipogeos) ■ en sepulturas megalíticas  Intensificación de una red de intercambios, de relación y comunicación  con otros gru­  pos:  Variedad y selección de materias primas:sílex, cuarzo, rocas  abrasivas o duras  Distribución de variscitas y otras calaítas por circuitos de  intercambio  Pluralidad de actividades de explotación del territorio: minería,  manufacturas, intercambios El Neolítico Avanzado se clasifica en la península Ibérica en varias  culturas, siendo las más importantes la de los Sepulcros de Fosa de  Cataluña y la de Almería.  5 Indica una probable preparación y consumo de alimentos a nivel familiar (no de grupo amplio) 6 Esgrafiado: es una técnica de dibujo que consiste en hacer incisiones superficiales de manera que quede al  descubierto la capa inferior 7 Las cuevas se abandonan como lugar de habitación 8 Calaíta: piedra de color verde destinada a la fabricación de cuentas de collar
    • LA CULTURA DE LOS SEPULCROS DE FOSA DE CATALUNYA (4300­3100 a.C.) La mayoría de los autores la han vinculado con las culturas contemporáneos europeos9   (Bosch Gimpera con la de Almería). Se ha caracterizado a partir de las necrópolis puesto que no  conocemos la estructura de los poblados, presumiblemente situados de modo continuado en  asentamientos amplios en las llanuras más fértiles, dedicados a la agricultura y otras actividades:  minería y manufacturas suntuarias, abandonando las cuevas como habitación. Sepulturas de la Bóvila Madurell Las necrópolis estudiadas10  son de gran extensión con inhumaciones individuales en fosas  excavadas a gran profundidad, algunas con ricas ofrendas funerarias: cerámicas que pudieron  contener alimentos o bebidas, espátulas y punzones de hueso, hachas y azuelas de rocas eruptivas   de grano muy fino muy bien pulimentadas, sílex de gran calidad (melados de importación) y  adornos variados: conchas, dientes perforados, colmillos de jabalí y collares de grandes cuentas de  calaíta.  Los poblados, en cambio, no son bien conocidos, ignorándose su estructura y su relación con  las necrópolis. No obstante, sí se puede comprobar que fueron asentamientos estables en zonas  llanas aptas para la agricultura, y situadas al aire libre; las cuevas y abrigos son abandonados como  lugar de habitación.  En relación a ésta cultura conocemos las minas de calaíta de Can Tintoré en Gavá11  cuya  producción aparece en poblados con sepulturas de fosa y en megalitos de la provincia de Burgos 9 Grupos Chassey, Egolzwill­Cortaillod o Lagozza, representativos de neolítico reciente de Europa Occidental  10 Bóvila Madurell (Sant Quirce del Vallés. Barcelona), Sant Juliá de Ramis, Puig d'En Roca (Gerona) 11 http://www.patrimonigava.com/esp/imgpcn/area_premsa_peces_arqueologiques.asp?versioaccessible=activa   
    • LA CULTURA DE ALMERÍA          A lo largo del IV milenio a.C. se desarrolla en el Alto Almanzora (Cerro Virtud)la Cultura de  Almería, caracterizada por poblados en llanura con viviendas parcialmente excavadas, sepulturas  circulares y cerámicas lisas de recipientes de almacenaje y vajilla de formas variadas. Tiene  también una industria lítica y ósea muy rica, y adornos de concha y calaíta, unos doscientos años  antes de lo que los Siret denominaron Cultura de los Millares  LA CULTURA DE LOS SILOS          Se denomina así al conjunto de yacimientos neolíticos en campiña, especialmente concentrados  en el valle del Guadalquivir, pero también en el valle del Ebro, Meseta, región valenciana.... Se dentifican por la presencia de fosas (silos, aunque tradicionalmente se les ha denominado  fondos de cabaña, y rellenas en general de desperdicios), cubetas y zanjas. La cerámica es lisa con  formas variadas de almacenamiento y cocina. Parece que fue importante la ganadería bovina.    ECONOMÍA Y SOCIEDAD  A partir de mediados del VI milenio BP la expansión del neolítico supuso la implicación de  comunidades indígenas de amplios territorios y un gran aumento de la complejidad social, con  intensas interrelaciones entre grupos con elementos comunes de gran extensión territorial, como  sugieren las características culturales paneuropeas de los grupos de los sepulcros de fosa.  Durante el Neolítico se tiende al abandono de las cuevas como lugar de habitación, aunque   se siguen usando prolongadamente de modo oportunista en función de su habitabilidad: Collbató  (Monserrat. Barcelona) Cendres (Moraira. Alicante) La Carigüela (Piñar. Granada) Nerja (Málaga),  y se siguen utilizando como lugar de estabulación y/o lugar de enterramiento: Can Sadurní (Begues.  Barcelona), Cueva de La Vaquera12  (Torreiglesias. Segovia). Los poblados se van documentando desde el Neolítico Antiguo cardial : poblado lacustre de  La Draga (Bañolas. Gerona) (6700±710 BP, 6060± 40 BP). En las costas se detectan también  prácticas de pesca y marisqueo combinadas con actividades agropecuarias: Papa Uvas (Huelva) y en  zonas de montaña de Huelva, Extremadura y Portugal se han encontrado asentamientos neolíticos  en altura, que preceden a los poblados fortificados posteriores vinculados ya al uso del metal. La importante producción manufacturera que caracteriza el Neolítico debía  complementarse necesariamente con actividades de extracción, además de con las de intercambio  para aquellas materias primas escasas o irregularmente distribuidas en la naturaleza, lo que se  detecta en las minas de calaíta de Gavà, o en las  minas de sílex de Casa Montero (Madrid), con  series de pozos verticales de varios metros de  profundidad (imagen a la derecha)          Esta intensificación de los intercambios  asociados a la generalización del Neolítico  avanzado en Europa occidental propician una  sociedad heterogénea que se interrelaciona las  nuevas formas de vida y las tradiciones  cazadoras recolectoras. Tal vez de intercambio  con fines familiares o reproductivos13  con  integración en comunidades de personas  procedentes de otras y procesos de intensa  aculturación  12 http://www.torreiglesias.com/articulos/yacivaquera/yacivaquera.htm 13 Patricia Philips  explica algunas formas cerámicas del grupo Chassey en función de la influencia de la mujer por  hábitos exogámicos
    • Preguntas en exámenes anteriores:  El neolitico antiguo al sur de la peninsula iberica. Caracteristicas generales. Principales yacimientos Los primeros focos neoliticos La ceramica cardial y su expansion (2) El horizonte cardial del neolitico antiguo. Caracteristicas generales y cronologia El neolitico avanzado de ceramicas lisas La Cultura de los Sepulcros de Fosa en Cataluña: cronología; características generales.                        Tabla 16/1 VESTIGIOS MAS ANTIGUOS DE PLANTAS CULTIVADAS FECHA C- 14 CALIBRACIÓN TL Cercano a la Costa La Cova 120 (Gerona) 6561 ± 56 BP Cova San Sadurní (Barcelona) 6405 ± 55 BP La Draga (Gerona) 6010 ± 75 BP L'Or (Alicante) 6630 ± 290 BP Cendres (Alicante) 6730 ± 80 BP Abric de la Falguera (Alicante) 6510 ± 70 BP Poblado de Jovades (Alicante) * 6600 ± 50 BP Mas d'Is (Alicante) 5550 ± 50 BP Los Murciélagos (Córdoba) 6430 ± 130 BP Cueva del Toro (Málaga)  6400 ± 280 BP Nerja (Málaga) 6480 ± 180 BP Meseta Norte con cerámicas de  impresiones (y  parecidos al  tipo  andaluz) La Vaquera (Segovia) 6120 ± 160 BP La Lámpara (Soria) 6871 ± 33 BP La Revilla del Campo (Soria) 6809 ± 37 BP Andorra Bauma Margineda 6850 ± 160 BP Cuenca del Ebro Los Cascajos (Navarra) 6185 ± 75 BP Cornisa  Cantábrica El Mirón (Cantabria) 5790 ± 90 BP Lumentxa (Vizcaya) 5180 ± 70 BP Kobaederra (Vizcaya) 5630 ± 90 BP http://www.patrimonigava.com/esp/imgpcn/area_premsa_peces_arqueologiques.asp? versioaccessible=activa http://www.praxisarchaeologica.org/issues/2007_4974.html http://www.antropos.galeon.com/html/neoespa.htm http://mediateca.educa.madrid.org/imagen/ver.php? id_imagen=w6l5vgggs3q82aqi&id_grupo=152&pag=1 http://www.gandia.org/maga http://www.beniarres.org/index.php?pag=94 http://antiquity.ac.uk/ProjGall/diazdelrio/index.html http://www.babab.com/no04/paraiso_neolitico.htm La cultura de los    sepulcros de fosa   : una sociedad neolítica   
    • TEMA 17. EL MEGALITISMO EN LA PENÍNSULA IBÉRICA  En el Neolítico Avanzado de Europa occidental se produjeron una serie de cambios en las  prácticas funerarias, como consecuencia de nuevos modelos de estructuras sociales. Los poblados al  aire libre, en zonas llanas aptas para las actividades agropecuarias, implican comunidades mayores  con intereses económicos y defensivos comunes, pero sin relación familiar necesaria. Esto parece  estar relacionado con el abandono de los enterramientos practicados en el subsuelo de las viviendas,  propios del Neolítico Inicial, ya que en esta primera fase había un sentido de continuidad familiar  que determinaba la coexistencia de vivos y muertos. Perdida esta conexión, en el Neolítico  Avanzado las sepulturas se separan del asentamiento habitacional, constituyendo necrópolis  de cierta extensión e importancia monumental, que además en algunos casos tienden a  individualizarse mediante el enriquecimiento del ajuar (por ejemplo los collares de cuentas de  calaíta).  En esta nueva fase hay dos tipos de estructuras sepulcrales:   las fosas individuales (en España, principalmente en la Cultura de los Sepulcrosa de Fosa  de Catalunya)  los monumentos megalíticos usados como sepulturas colectivas.  ORIGEN Y CRONOLOGÍA         Al igual que ocurría con el origen del Neolítico, el megalitismo fue tradicionalmente  interpretado como procedente de Oriente Próximo o el Mediterráneo oriental mediante fenómenos  de difusión, basándose en el origen oriental de muchas de las innovaciones culturales de la  Prehistoria y en la deficiente datación de los yacimientos megalíticos, investigados con el incentivo  principal de su monumentalidad y con inventarios deficientes (en los ajuares funerarios de estos  yacimientos hay objetos anteriores al trabajo del metal, como collares de cuentas de calaíta) En las últimas décadas se han realizado investigaciones con planteamientos científicos que  han dado como resultado su adscripción al Neolítico Avanzado al establecer que el megalitismo  occidental se inicia a finales del V milenio a.C., tiene su máximo desarrollo en el IV milenio, y  sus últimas manifestaciones en el III además de pervivencias y reutilizaciones El megalitismo es un fenómeno surgido en Europa occidental, iniciado en Bretaña y Portugal  y especialmente importante en la fachada atlántica, que implica una transformación profunda de las  prácticas funerarias y las concepciones ideológicas (con anterioridad a los tholoi y sepulcros de  corredor monumentales del Mediterráneo oriental) El Megalitismo en la PI se inicia unos 500 años antes de que apareciera el uso del cobre y,  aunque se prolongue hasta época del vaso campaniforme, no siempre se relaciona con la metalurgia CONTEXTO CULTURAL  La arquitectura megalítica, ya se trate de monumentos aislados o de necrópolis constituidas  por varios, ocupa emplazamientos destacados desde donde se domina el paisaje, lo que se  interpreta como marca de posesión sobre el territorio por parte de una comunidad identificada  por los muertos enterrados en el megalito, ante una mayor competencia por los recursos como  consecuencia el crecimiento demográfico producido durante el Neolítico Asimismo su construcción implica un esfuerzo colectivo que acrecienta la cohesión de la  comunidad necesaria para las nuevas formas de vida sedentarias, con lo que la presencia de los  muertos en un lugar que domina un territorio legitima la posesión de sus descendientes al tiempo  que consolida las comunidades.  Los primeros megalitos comienzan en la fachada atlántica14 , vinculado a comunidades que  aún mantienen prácticas y utillaje de cazadores recolectores mesolíticos, y que se inician ahora en  14 Las zonas de neolitización más tardía
    • los sistemas de subsistencia productores, especialmente ganaderos, mientras que ya desde el V  milenio a.C. se asocia la actividad fundamentalmente agrícola con el enterramiento individual en  fosa, y en el IV milenio el megalitismo se extiende por regiones que se encuentran ya en el Neolítico  Avanzado y prolonga su existencia durante el Calcolítico, incluso en culturas de poblados  fortificados (Los Millares)  EVOLUCIÓN TIPOLÓGICA DE LOS ENTERRAMIENTOS NEOLÍTICOS  1. Cuevas:  La sedentarización característica del Neolítico Inicial propicia un abandono paulatino de las  cuevas como lugar de habitación y su uso para la estabulación temporal o permanente del ganado Los asentamientos se realizan al aire libre  (permite una población mayor y flexibilidad al  emplazamiento en relación a los recursos). Las sepulturas son individuales en fosas en el  subsuelo de las viviendas.  En el Neolítico Avanzado, las cuevas van perdiendo la función ganadera y se utilizan como  sepulcros colectivos que identifican a la comunidad mediante la permanencia de sus difuntos,  según las antiguas inhumaciones individuales en el lugar de habitación se iban convirtiendo en  inhumaciones múltiples (sucesivas) en necrópolis. No suponen un cambio de ritual, sino un cambio  de uso de las cuevas  2. Hipogeos: Es una tipología funeraria propia del Neolítico Avanzado, muy importante en la fachada  atlántica de la península Ibérica (Vila Nova de Saô Pedro) consistente en cuevas artificiales, de  planta circular y cubierta abovedada con una abertura cenital tapada con una losa y un corredor de  acceso (Casal do Pardo. Portugal). Se emplean como sepulcros colectivos para deposiciones  sucesivas.  3. Megalitos de mampostería: En el III milenio continúa el uso de hipogeos y se extienden los megalitos en  necrópolis  asociadas a poblados de gran extensión en comarcas de gran riqueza agrícola con un alto grado de  desarrollo de las comunidades neolíticas (Valencina de la Concepción, Los Millares, Antequera)  Los sepulcros de corredor, en parte excavados en tierra, proceden de los hipogeos que en  algunos lugares coexisten con ellos y en otros los reemplazan.  La bóveda de la cámara sepulcral se realiza mediante aproximación de hiladas, y se  mantiene la abertura cenital  El corredor, que puede ser muy largo, tiene las paredes cubiertas con losas a modo de  ortostatos  Toda la construcción se cubre con un túmulo de tierra Tienen la misma forma general que los hipogeos pero se construyen con mampostería, que  suponen un gran ahorro constructivo respecto a los hipogeos y a los grandes sepulcros de corredor  de enormes bloques.  ORGANIZACIÓN SOCIAL E IDEOLOGIA  Es posible que el megalitismo surgiera como necesidad de:  Proteger el territorio de caza y recolección:  Frente a la colonización de agricultores  Para reafirmar los derechos territoriales al iniciar los modos de vida productivos  Cohesionar la identidad del grupo sobre el individuo con un lugar de enterramiento común La complejidad de las actividades productivas del Neolítico relaciona a los individuos con la  casa más que con la tierra, y exige una especialización funcional que crea miembros que ya no  tienen un vínculo directo con la tierra: artesanos y comerciantes, y una  jerarquización social para  dirigir las actividades de explotación del territorio. La  cohesión del grupo cambia y se establece 
    • sobre fundamentos ideológicos y no ya sobre la base de la necesidad de cooperación. La profesora sugiere que la estructura socioeconómica que representa el megalitismo, con su  tradición cazadora­recolectora se adaptaba bien a grupos pastoriles, pero no a explotaciones  agrícolas más complejas, con actividades diversificadas, por lo que la Europa prehistórica  evolucionó hacia sociedades aistocráticas en lugar del poder centralizado y teocrático al que  llegaron los grandes núcleos agrícolas del Próximo Oriente. La decoración de los megalitos y del ajuar encontrado en ellos expresan esa cohesión social   de tipo ideológico  mediante formas abstractas que representan motivos naturales En la península  Ibérica es característico el fenómeno de las figuras oculadas:   idolillos placa, de pizarra, con decoración geométrica, propios del  Neolítico Inicial portugués, que por su primitivismo aún no presentan los  ojos (unidad didáctica, p. 84)  ídolos oculados sobre huesos largos del sudeste peninsular (unidad  didáctica, p. 85), con ojos soliformes rodeados por semicírculos y formas  geométricas que simulan el cabello, los vestidos, adornos y tatuajes;   oculados soliformes en vasijas cerámicas (unidad didáctica, p. 86);   ídolos oculados cilíndricos de mármol del valle del Guadalquivir (unidad  didáctica, p. 87), de morfología similar a los de hueso.  No se sabe si este conjunto de figuras representa divinidades o si tiene la función de soporte  para el difunto una vez desaparecido el cuerpo orgánico, aunque queda clara su relación con la vida  de ultratumba por su ubicación en el ajuar funerario, junto a recipientes para alimentos,  herramientas, etc.    www.ucm.es/BUCM/revistas/ghi/11316993/articulos/CMPL9696230141A.PDF ­         PREGUNTAS DE EXAMEN El arte megalítico.  El megalitismo como arquitectura neolítica 
    • TEMA 18. EL CALCOLÍTICO: CONCEPTOS GENERALES  En el Calcolítico el cobre es un elemento de lujo y su metalurgia no está extendida pero,  aunque éste avance no es un proceso global ni homogéneo, y existen grandes diferencias entre áreas  geográficas, como resultado final tienen lugar grandes y profundas tranformaciones en las  estrategias generales de explotación del medio y a niveles sociales e ideológicos:  Aumento de la producción agrícola  y de manufacturas   Nacimiento de una sociedad cada vez más organizadas con jefaturas   Generalización de rasgos comunes de carácter ideológico o religioso  Asociación poblado­necrópolis La mayor complejidad social se manifiesta en:  Diferencias de materiales arqueológicos en los ajuares funerarios  Fortificación de algunos poblados y diferencias entre ellos en tamaño y función  Cambios en la ubicación de lo lugares de asentamiento  Nuevas tecnologías agrícolas y ganaderas (oveja lanera, arado) Los procesos sociales y económicos del Calcolítico peninsular estan mejor documentados en  el sureste, donde se reflejan el aumento de la complejidad social con una cierta división del trabajo,  y su relación con las bases económicas de subsistencia:  traslado de los asentamientos a lugares elevados que dominan el territorio y fortificados  diferencias de riqueza de ajuares funerarios, monumentalidad de construcciones funerarias y  ubicación de éstas en lugares preferentes de la necrópolis La diversidad geográfica y (en consecuencia) de recursos exige una gran diferenciación en el  estudio de unas sociedades en las que la agricultura y ganadería son las bases de la subsistencia, y la  ubicación de los asentamientos está en relación directa con el potencial económico de territorio. ORIGEN, EXPANSIÓN Y CRONOLOGÍA  Teorías sobre el origen del cambio cultural en el III milenio:  Influencias de la Edad del Bronce del Egeo: exploración de yacimientos metálicos  Evolución local apoyados en la minería y la metalurgia (Delibes y Fdez. Miranda)  Revolución en el neolítico ibérico por el control de yacimientos y comercio del cobre  Evolución autóctona a partir de organizarse  para realizar infraestructuras hidrológicas, en una  economía sustentad en la metalurgia y el comercio de manufacturas especializadas  las comunidades neolíticas locales estaban preparadas para un salto cultural, producido por  evolución interna y la influencia de unas ideas que circulan por todo el Mediterráneo con  viajeros y comerciantes orientales CRONOLOGÍA   El Calcolítico en la Península Ibérica se desarrolla en el III milenio:  Calcolítico Antiguo precampaniforme: desde la primera mitad del III milenio ­ h. 2250 aC                           Cultura de Los Millares.                           Culturas de Vila Nova de Sao Pedro y Zambujal.   Calcolítico Reciente con campaniforme: desde 2250 hasta en torno a 1900 a.C.                           Grupos del vaso campaniforme.                           Constitución de los núcleos de la futura Edad del Bronce Antiguo.           EL VASO CAMPANIFORME  El vaso campaniforme incluye una serie de conjuntos cerámicos decorados con formas,  técnicas y motivos decorativos  diversos, en el que predominan las formas acampanadas: bases  globulares, bocas troncocónicas y a veces un ligero estrechamiento del cuello (UD, p. 100 y 103). 
    • Se extiende por todas las zonas de cultura calcolítica de Europa occidental y central con  inclusión en ajuares funerarios con armas de cobre (espadas, puntas de flecha; UD p. 100) en  inhumación individual, aunque hoy día existe consenso acerca de que el vaso campaniforme no es  un fenómeno homogéneo y su itinierario y cronología no coinciden absolutamente con los de la  metalurgia ni estan asociados a rasgos biológicos o raciales determinados.          El origen de esta tipología cerámica ha sido muy discutido, a partir de la  cronología y de la variedad estilística de la decoración:  Montelius: Oriente; Petrie: Egipto; Bosch Gimpera, Castillo y Savory:  Península Ibérica; Guilaine: entre el Ródano y el Rin;  Neustupny: Centroeuropa  Sangsmeister: Teoría del reflujo  Estilo marítimo o internacional (decoraciones puntilladas  o impresas con ruedecilla): desde el estuario del Tajo15  por vía marítima  hasta el Rin  En centroeuropa se mezcla con las tradiciones decorativas de Vûcedol 16  De donde se produce el reflujohacia el occidente auropeo llevando la  metalurgia del cobre: puñales, puntas Palmela, brazaletes en “V” y  cerámicas con decoraciones incisas y pseudoexcisas  Van de Waals: Renania; Clarke: Golfo de León  Harrison: doble origen  Cordados en el Rin  Marítimos en el estuario del Tajo17  Estilo mixto por la mezcla de ambos  Evolución en estilos regionales o  locales: Palmela, Salamó,  Carmona/Acebuchal, Ciempozuelos  (inciso), Sureste y País Valenciano Actualmente no se admite la teoría de grupos humanos portadores y difusores del  campaniforme y otros objetos, y se trabaja sobre el SIGNIFICADO Y FUNCIÓN DE LA  CERÁMICA CAMPANIFORME EN SUS CONTEXTOS CULTURALES EN LA P.I. 1. AOC Cordado. Vasos con perfil en “S” con decoración impresa de cuerdas en bandas, muy  escasas en la PI 2. Marítimo. Decoradas con peine o ruedecilla con motivos diferentes (casi exclusivamente en  el estuario del Tajo) 3. CZM Cordado marítimo. Con impresiones de cuerdas en bandas, y el interior a peine y  ruedecilla 4. Puntillado. Con motivos geométricos.  Desarrollados, según Harris, entre 2200 y 2150 a.C.  5. Estilos regionales: Grupos regionales entre 2150 ­1700 a.C.   Ciempozuelos  Palmela  Salamó  Sureste 15 http://www.mnarqueologia­ipmuseus.pt/?a=3&x=3&per=18    16      http://www.geocities.com/vucedol_culture/    17 Decoraciones en franjas de líneas paralelas puntilladas PUNTILLADO: Técnica decorativa aplicada en la cara externa de los recicpientes cerámicos antes de su cocción  con instrumentos de pequeño tamaño, que puede ser un rodillo que se aplica directamente sobre la pieza
    •  Baleares Estilos regionales tardíos entre 1700 – 1600 a.C.  Levante  Meseta  Galicia  Valle del Ebro  Carmona La cerámica campaniforme constituyó un objeto de prestigio que se difundió a través de las  redes de intercambio calcolíticas europeas. Su presencia ponía de relieve la categoría social del  inhumado y por ésta razón se ha utilizado para dividir el calcolítico en dos etapas: Precampaniforme, con el inicio de la metalurgia del cobre Campaniforme, con la generalización de ésta        EL SUR PENINSULAR  La Edad del Cobre comprende aquí dos complejos culturales principales:   La Cultura de Los Millares, centrada en Almería y las provincias limítrofes.   Las culturas del sudoeste en cursos medios y bajos del Tajo, Guadiana y Guadalquivir,  caracterizada a partir de los yacimientos de Zambujal y Vila Nova de Sâo Pedro Aparecen en toda Andalucía y Extremadura poblados fortificados, fondos de cabaña,  basureros y silos, sin dataciones y clasificados como Calcolíticos por sus cerámicas. Los megalitos  y algunos tholoi tampoco sirven para establecer cronologías por su larga duración y utilización, y  por la falta de individualización de los inhumados. Molina propone una periodización en:  Cobre antiguo: 3200/2700 – 2400 a.C. En escasos poblados, tumbas circulares de  falsa cúpula e incipiente metalurgia, que inicia Millares a final de esta etapa  Cobre Pleno: 2400 ­ 2000 a.C. Máximo desarrollo con poblados fortificados,  necrópolis de tholoi, metalurgia, cerámicas simbólicas e ídolos  Cobre Reciente: 2000/1900 ­ 1800 a.C. Aparece el vaso campaniforme y la  reorganización del espacio habitado con progresivo abandono de poblados de Millares SOCIEDAD Y ECONOMÍA  A lo largo del IV milenio a.C. se produjo un fenómeno de complejidad social creciente con  múltiples factores desencadenantes:  El desarrollo demográfico iniciado en el Neolítico requiere un incremento de la producción  agrícola:  modificación de las técnicas productivas  ampliación de terrenos cultivables: agua y tierras fértiles  infraestructuras hidrológicas de regadío (acequias)  Competencia por los recursos: yacimientos metálicos, agua, rutas comerciales La agricultura y la ganadería son las bases de la subsistencia, y el agua es determinante en   la ubicación de los poblados, con un aumento de la producción agrícola mediante regadío en las  tierras áridas del sudeste (con acequias documentadas arqueológicamente), y del secano en las  regiones con mayor humedad natural del sudoeste, aunque el utilaje agrícola sigue siendo de piedra  y madera (dientes de hoz en piedra tallada y molinos de piedra pulimentada).  Por los restos hallados en poblados se conoce la producción agraria de cereales (trigo y  cebada) y leguminosas; también se encuentra lino, que junto con la lana fue la base de una industria  textil (identificada por pesas de telar). En general del Neolítico al Bronce se produce una  intensificación y diversificación de cultivos y hay indicios de inicio de la arboricultura con la 
    • producción de vid y olivo.  Se introducen gran cantidad de productos secundarios como los quesos, el aceite, la vid,  etc. que repercute en el desarrollo de una gran variedad de recipientes (cuencos, copas, etc.) y parte  del ganado se dedica a la producción de lácteos, lana, etc.  Hay una gran intensificación de la ganadería con aumento del ganado vacuno y la aparición  del caballo. El consumo de carne se basa en cabras y ovejas, y los animales se sacrifican una edad  avanzada por su utilidad para la obtención de productos secundarios y como fuerza de tracción  (quesos, lana, pieles...). También se documentan cerdos y perros entre los animales domésticos. En  las tumbas aparecen restos de fauna, sobre todo bóvidos, lo que sugiere un valor ritual.  La minería y la metalurgia tienen desarrollos diferenciados, pues la minería comienza en el  Neolítico con el interés por las piedras vistosas, y es probable que los cambios en los  procedimientos de extracción de mineral cuprífero provengan de los de la industria del sílex (. Es  posible que el desarrollo del horno de alta temperatura para la cerámica sea el origen tecnológico  del uso del cobre. Los primeros productos son punzones, hachas y cinceles, y la tipología se va  enriqueciendo a lo largo del milenio con puñales y puntas de lanza y de flecha. La proximidad a zonas cupríferas de los grandes centros meridionales: Vilanova de Sâo  Pedro y Millares los convierte en las zonas originarias de la metalurgia peninsular desde  comienzos del III milenio, con mayor presencia de objetos metálicos y testimonios de  transformación (escorias, moldes, crisoles) en poblados y necrópolis, aunque la producción de metal  no parece ser importante y con un uso de prestigio más que cotidiano. A finales del III milenio a.C. la metalurgia se generaliza en la PI, coincidiendo con el  vaso campaniforme y las primeras joyas de oro en los ajuares funerarios18    Los poblados estan frecuentemente situados cerca de minas de cobre y parecen tener todos  una cierta producción a juzgar por los productos hallados en poblados y necrópolis, y escorias y  crisoles en los yacimientos minerales.  En una fase avanzada del Calcolítico, en algunos ajuares funerarios del sur hay cobre y de  oro, junto a  objetos suntuarios procedentes de otras áreas: marfil, huevos de avestruz, calaíta,  azabache..... lo que indica intercambios sociales y económicos entre territorios cercanos y lejanos,  así como una producción especializada con fines de jerarquización social e intercambio,  diferenciada de la anterior producción metalúrgica local  La complejidad creciente de la economía y la sociedad inicia una jerarquización social y una  organización jerarquizadada del modelo de poblamiento, con poblados fortificados en altura para el  control y la defensa del territorio:  zonas agrícolas, rutas comerciales, minas de cobre, y poblados  campesinos abiertos situados en las zonas agrícolas. Ésta jerarquización social no se refleja en los  enterramientos por la práctica de sepulcros colectivos provenientes de una organización social de  tipo familiar.  CULTURA MATERIAL  La industria lítica perdura mucho tiempo después de la introducción de la metalurgia, y  durante el Calcolítico aún constituye la base de la manufactura utilitaria incluso para  las armas, con las puntas de flecha de retoque cubriente de  formas más o menos triangulares, con pedúnculo y  aletas,  procedentes de un importante comercio de sílex  especializado en la extracción de láminas  características  de hasta 30 cms de longitud (producen entre 10 y 15  láminas para hoz) que se encuentran frecuentemente en las sepulturas  megalíticas como ajuar y símbolo de riqueza La pulimentación se emplea para herramientas: hachas, azuelas (UD, p. 126), cinceles,  18 Nunca antes de la segunda mitad del milenio
    • gubias y molinos; y para brazaletes de arquero en época campaniforme con especialización en  algunos poblados, lo que indica el  intenso intercambio de sílex y manufacturas de piedra.  La industria ósea, más pobre, consta de punzones, agujas, espátulas y botones en “V”19   Entre los adornos destacan los ídolos antropomorfos, placa, betilos y  falange en materiales variados (marfil, caliza, pizarra, mármol....) que suelen  ser representaciones femeninas identificadas con la  “Señora de la Naturaleza” de las comunidades  campesinas neolíticas, de cuya voluntad depende el  futuro sde las poblaciones  La cerámica tiene un gran desarrollo a juzgar por el repertorio  funerario, destacando en la Cultura de Los Millares los recipientes más o  menos globulares de boca ancha y decoración incisa, que combina temas  naturalistas y geométricos, entre los que destacan los ojos soliformes (UD, p. 86; Barandiarán, p.  242). La más frecuente y abundantísima es una cerámica de producción local, tosca, con  desgrasantes burdos en pizarra y cuarzo. Lisa, con engobe rojo y negro y formas de vasos de perfil  simple como cuencos, platos, cubiletes y carretes En el Calcolítico Reciente se extiende  el vaso campaniforme  ASENTAMIENTOS HABITACIONALES Y ENTERRAMIENTOS  Desde comienzos del Neolítico se venía produciendo un abandono progresivo de las cuevas  como lugar de habitación y un crecimiento de los asentamientos al airelibre, y en el Calcolítico los  poblados son estables (se mantienen durante todo el período), mantienen una economía básica   agropecuaria y su ubicación está determinada por el medio:  Acceso a recursos agrícolas, ganaderos, cupríferos....  Lugares estratégicos en el sentido defensivo: cerros, altozanos  Las viviendas son de planta circular u ovalada, a veces con tendencia rectangular,y no están  adosadas dentro del poblado  Existe una asociación clara entre los poblados y su necrópolis, con enterramientos  colectivos como en el Neolítico Final pero con mayor complejidad arquitectónica y un ajuar más  rico y variado. Los enterramientos son en megalitos (sepulcros de corredor de pequeño y mediano  tamaño), tholoi (cuevas artificiales) y ­excepcionalmente­ en silos, de entre diez y cien individuos20 .  En la etapa campaniforme se siguen reutilizando los espacios pero con un sentido de linaje  o familia amplia, y aparecen los enterramentos individuales en fosa, cista o grieta natural.  En los ajuares funerarios hay objetos de adorno procedentes del intercambio, aunque el  producto votivo más importante del Calcolítico son los ídolos oculados, que consisten en una  variada serie de objetos decorados con formas geométricas y una tendencia progresiva a un mayor  realismo, cuyo elemento más destacado son los ojos soliformes rodeados de representaciones muy  estilizadas del cabello, los adornos y el vestido, etc. Estos ídolos, más o menos antropomorfos, se  fabrican en materiales variados: placas de pizarra, cilindros de mármol o caliza, huesos, etc. y se  combinan con representaciones escultóricas de la diosa madre, con la que se identifican numerosas  figurillas femeninas (unidad didáctica, p. 128).  CULTURA DE LOS MILLARES Cronología calibrada (según Castro y otros) para la Cultura de Los Millares y su área de  influencia: 1. Periodo formativo  Transición Neolítico Final – Calcolítico:  3400 – 2900 19 En Murcia también aparecen leznas, varillas placas, alisadores y peines de hueso 20 En los sepulcros granadinos de cámara trapezoidal y corredor corto solo hay uno o dos inhumados
    •  Calcolítico Inicial: 3000 – 2700 2. Calcolítico Pleno Campaniforme: 2800 ­ 2500 3. Calcolítico final Campaniforme: 2500 ­ 2250 En el sudeste hay un gran desarrollo demográfico reflejado en el aumento de los poblados,   que ocupan espacios anteriormente desocupados y tienen estructuras domésticas y colectivas sólidas  que requiere una actividad comunal: una o varias líneas defensivas en piedra con torres y bastiones. En general (salvo Millares) tienen una extensión reducida, pero son ya centros protourbanos  organizados y estables con importante concentración de población, y actividad comunal organizada  en una estructura polarizada en torno a determinados asentamientos mayores que organizan la  explotación de los territorios: Los Millares en el río Andarax, Almizaraque en el Bajo Almanzora,  Terrera Ventura en Tabernas, El Tarajal en el Campo de Níjar, El Malagón en el altiplano de  Chirivel, Cúllar­Baza, Cerro de la Virgen de Orce, la Peña de los Gitanos de Montefrío..... En la provincia de Murcia el modelo urbano es diferente y mantiene sus pequeños poblados  con modos de vida propios del Neolítico sin metal, sepulcros megalíticos ni objetos de importación,  pero con grandes poblados en lugares estratégicos con necrópolis megalíticas, vaso campaniforme y  metal, como el Cerro de las Víboras de Moratalla o El Capitán de Lorca.  Es muy frecuente en los poblados la existencia de actividad metalúrgica (crisoles, parvas,  recipientes para coladas) que no tiene cambios aparentes con la aparición del campaniforme salvo  alguna lezna y alguna navaja curva. La tipología funeraria más frecuente del Calcolítico meridional ibérico es el tholos, que es  una construcción de mampostería que consta de una cámara funeraria principal de planta circular y  falsa bóveda, con corredor de acceso. Las paredes pueden completarse con ortostatos, y el conjunto  construido se cubre con un túmulo de tierra. Suelen presentarse agrupados en necrópolis asociadas a  los poblados, siendo la más importante la de Los Millares, pero también Almizaraque, y El  Barranquete en Almería, y los sepulcros de corredor de cámaras rectangulares y trapezoidales de La  Peña de los Gitanos (Montefrío, Granada) Entre los adornos y objetos votivos hay vasos de alabastro, colgantes y cuentas en piedra  pulida y en calaíta   CULTURAS DEL SUDOESTE A pesar de las diferencias regionales, hay elementos comunes: nuclearización y  encastillamiento de los habitats, nacimiento de la metalurgia y ritual funerario,  con cronología  (según Tavares y Soares): 1. Cobre antiguo 2700­2500 a.C. Caracterizado por el inicio de los poblados fortificados, una  metalurgia poco documentada y una cerámica con decoraciones acanaladas 2. Cobre Pleno 2500 – 2200/1800 a.C. Ya hay metalurgia desarrollada, poblados fortificados,  tholoi y cuevas artificiales funerarias 3. Cobre Final :  Horizonte campaniforme en Extremadura: 2000­1500/1300 a.C.  Horizonte Vale Vistoso en el Alemtejo y el Suroeste: 1800 – 1500 a.C.          En el sudoeste hay grandes poblados de fortificación compleja Vila Nova de Sao Pedro,  Zambujal), pero se mantiene una gran proporción de asentamientos menores sin defensa artificial, ly  pequeños poblamiento dispersos con fines agrícolas. En el curso inferior del Tajo se multiplican los  poblados en lugares elevados y con sistemas defensivos en los que se documenta una fase  precampaniforme y otra campaniforme. Los asentamientos parecen determinados por las actividades económicas: agrícolas,  ganaderas, cupríferas, de marisqueo.... con una economía variada de subsistencia per con una clara  jerarquización de asentamientos testimoniada por el tamaño, las fortificaciones y los restos 
    • constructivos, más evidente durante el Calcolítico Reciente coincidente con la implantación del vaso  campaniforme. Las viviendas son poco conocidas, tienen plantas circulares u ovales con cubierta vegetal y  restos de hogares en el interior, y con frecuencia aparecen silos y otras estructuras excavadas: fondos  de cabaña y basureros y unas misteriosas zanjas (Papauvas, Valencina de la Concepción) Siguen los enterramientos colectivos clásicos (megalitos e hipogeos), a veces con cámaras  secundarias a las que se accede mediante un corredor que nace en el principal, y tambien se  generalizan los tholoi. Aunque predomina la asociación pobldo­necrópolis:  Cabezo de los Vientos­ Zarcita en Huelva, Valencina de la Concepción en Sevilla, La Pijotilla en Badajoz,  en el curso  inferior del Tajo no es fácil relacionarlos   Datados entre  2500 y 1700 se han hallado en Zambujal trigo, cebada, habas, huesos de  aceituna y restos de madera de olivo y parra, e indicios del uso del arado, también espacios  dedicados a la producción de cobre pero la documentación es insuficiente para saber si era  exclusivamente doméstica o dedicada al intercambio Al principio aparecen al principio hachas planas alargadas, punzones de doble punta,  cinceles, sierras y algún puñal triangular. Con el campaniforme aparecen puñales de  lengüeta y puntas Palmela. Los ídolos son los auténticos distintivos funerarios calcolíticos en  el sudoeste, generalmente antropomorfos (La Pijotilla, Badajoz) e idolos­ placa en materiales variados, así como los betilos de caliza muy blanca  con “tatuaje facial” (Morón, Sevilla; Moncarapacho), que también  aparecen en los ídolos­falange http://tp.revistas.csic.es/index.php/tp/article/viewArticle/5 El fenómeno campaniforme: un siglo de debates sobre un enigma sin    ...     man.mcu.es/museo/JornadasSeminarios/acercandonos_al_pasado/archivos_pdf/garrido.pdf SOBRE LA FUNCIÓN Y EL SIGNIFICADO DE LA CERÁMICA  CAMPANIFORME A LA LUZ DE LOS ANÁLISIS DE CONTENIDO   S     Guerra     Doce, Elisa  tp.revistas.csic.es/index.php/tp/article/view/5/5 – 2k PREGUNTAS DE EXAMEN El vaso campaniforme definicion,origen, estilos y significado(4 veces) El calcolitico en el sur de la peninsula iberica, periodizacion, economia, poblados y manifestaciones  funerarias (2 veces) La cultura de Almería Idolo  de  Moncarapacho
    • TEMA 19. EL CALCOLÍTICO II. OTRAS ÁREAS GEOGRÁFICAS EL PAÍS VALENCIANO  El calcolítico en el área valenciana no tiene monumentos megalíticos, se inicia con un  proceso de sedentarización en poblados y se caracteriza por el ritual de inhumación en cuevas  naturales:  Precampaniforme: Defnido a partir de la Ereta del Pedregal  Ereta I 2800 – 2500 a.C.  Ereta II 2500 – 2200/2100 a.C.  Campaniforme de transición (HTC): 2200/2100 – 1800/1500 a.C. Los grupos humanos abandonan las cuevas y se establecen en poblamiento disperso  estable en terrazas fluviales y fondos de valle con suelos agrícolas y de pastos, detectables por  las estructuras excavadas (silos, basureros, fosas, fosos y fondos de cabaña) (desde 2484­2283 cal  BC hasta finales del III milenio en El Arenal de la Costa, Onteniente, Valencia) y poblados (La  Ereta del Pedregal, El Puntal del Olmo Seco) de casas de plantas variadas (circulares, ovales o  rectangulares por zonas) Desde los comienzos del II milenio el horizonte Campaniforme  de transición se inicia un cambio en la distribución de asentamientos a  partir de la zona sur del Júcar, que se generalizará en la Edad del Bronce,  con poblados agrupados ubicados en zonas altas y con defensas  (Liria, Puntal de los Carniceros, Les Moreres) y testimonios de  producción de metal Los enterramientos suelen ser de inhumación colectiva en cuevas21   naturales, abrigos, covachos y grietas  (La Barsella, La Pastora) con  ajuares de gran riqueza: útiles de sílex, adornos, cerámica lisa  y escasos punzones de cobre. El uso continuado y la  variabilidad en los ajuares: sin metal, con puntas Palmela y  puñal, arete de plata..... se ha interpretado como testimonio de  desigualdades sociales y de continuidad con el Bronce sin ruptura en el aspecto  funerario Las actividades de subsistencia son la principal ocupación: en los  asentamientos se han hallado hoces, azuelas, restos de habas, de ovicápridos y e  indicis de una importante actividad de caza (ciervos), aunque parece clara la  introducción del arado y el secano, así como la utilización de suideos y caballo  para tracción. Los escasos objetos de cobre parecen proceder de otras zonas (no  hay filones metálicos). La  cultura material conocida proviene de contextos funerarios:  Horizonte precampaniforme:   Industria lítica  ■ piedra tallada: puntas de flecha, láminas  grandes, , raspadores, dientes de hoz ■ piedra pulimentada: hachas y azuelas  Adornos y objetos votivos: colgantes de conchas,  colmillos, peines de asta, cuentas de collar, alfileres  de hueso, idolos oculados  Cerámica lisas con vasos semiesféricos 21 Podrían ser lugares de enterramiento secundario tras su depósito en un pudridero. También hay escasos  enterramientos en asentamientos al aire libre
    •  Horizonte campaniforme: Semejante a la anterior aunque  disminuye la piedra tallada, aparecen los brazaletes de arquero y  los botones con perforación en “V”, además de cerámica  campaniforme incisa y abundantes objetos en cobre,  especialmente puntas Palmela y puñales de lengüeta   http://www.museuprehistoriavalencia.es/ficha_museo_virtual.html?cnt_id=9 EL INTERIOR PENINSULAR Existe una fase campaniforme y otra precampaniforme con predominio de un estilo  característico y abundante que es el Ciempozuelos, que pervive hasta mediados del II milenio a.C. Meseta Norte Calcolítico precampaniforme: Documentado en cerámicas de procedencia funeraria y en  poblados (Las Pozas, Zamora) Calcolítico Tardío y Final en yacimientos Los Itueros, el Tomillar, y el Alto de los  Quemados (Ávila) que fueron ocupados durante poco tiempo Además de los campos de hoyos en los areneros de Madrid y  el valle medio del Duero, reducidos a pozos de basura (probables  silos abandonados) atribuidos a poblaciones poco estables, se han  documentado asentamientos abiertos, generalmente pequeños y en  llano (terrazas o valles) con estructuras poco consistentes. Son  excepcionales los poblados en altura fortificados con piedra y/o  fosos:  El Pedroso, Zamora; el Alto de los Quemados, Ávila y un  grupo: Cabrerizas, Castillejos , cerca de Plasenzuela, Cáceres. No se encuentra la asociaciación poblado­necrópolis y se siguen utilizando las  construcciones megalíticas, aunque posiblemente con un cambio de rito, con campaniforme y/o los  típicos elementos asociados (Fuente Olmedo, Valladolid),  que a finales del Calcolítico y primer  Bronce cambian a sepulturas individuales en fosa, algunas de ellas cubiertas con ua única estructura  tumular: Aldeagordillo y El Tomillar, Ávila Está documentada la agricultura en las campiñas centrales, y restos de équidos y bóvidos     para probable carga o tracción (fueron sacrificados a edad adulta), también hay restos de cerdos y  ovicaprinos y de caza de ciervos y uros.  Hay talleres locales de sílex para la fabricación de dientes de hoz en Los Cercados, en  Mucientes (Valladolid), que se exportaban a la Tierra del Vino, en la provincia de Zamora. La  metalurgia es de carácter local, con crisoles y contenedores  de coladas hallados en varios yacimientos (Las Pozas,  Zamora) y mineral procedente de lejos: León, Palencia o  Ávila, lo que nos  plantea el alto grado de organización de  los grupos locales de la Edad del Cobre.  En las cerámicas predominan los recipientes cerrados  y profundos, cuencos semiesféricos  y botellas con poco  cuello. A partir del 2000 a.C. se extiende el campaniforme,  sobre todo el estilo Ciempozuelos inciso y algunos cordados   Excavación de un campo de hoyos
    • y mixto   Región Centro El poblado de El Ventorro aporta la cronología de las etapas pre y campaniforme entre  finales del III milenio y principios del II con continuidad ocupacional. 1. Los primeros habitat permanentes documentados en la Meseta son los recintos de fosos  anteriores al 2400 cal a.C. en Madrid: Las Matillas, Gorquez de Arriba y Fuente de la Mora Los poblados se establecen en pequeñas elevaciones o cerretes cerca de los ríos y sin defensas, con  cabañas alargadas con murete medial de piedra y cubierta a dos aguas. En su proximidad y a veces  bajo ellas se encuentran los fondos de cabaña (hogar y almacen que acaba como basurero): La  Esgarabita, Descanso de Perales, Soto del Real. Se conocen menos enterramientos que asentamientos, y son de dos tipos:  Individuales dentro de los lugares de habitación: Cantarranas, Las Carolinas,  Madrid  Colectivos en cuevas: Torrelaguna, Patones, Juan Fernández o en hábitat en cerro La actividad económica se basaba en la agricultura (trigo, cebada), ganadería (ovicápridos,  cerdos, vacas, caballos ¿conejo?) y caza (ciervos, uros, Jabalíes y liebres) Las piezas metálicas son escasas y solo en ofrendas funerarias, y la cerámica es lisa o con  decoración de cordones digitados y mamelones, en cuencos, ollas y vasos de paredes rectas. 2. La fase campaniforme se caracteriza por la aparición de la cerámica con decoraión  campaniforme y la existencia de una metalurgia bien desarrollada y perfectamente  documentada.  Continúa el modelo de pequeños poblamientos de llanura (excepto El Ventorro, que pudo  tener 150­200 habitantes) y en altura con estructuras poco consistentes: Loma de Chiclana,  Cantarranas, Tejar del Sastre, Arenero de la Factoría de Esulkalduna, Ciempozuelos......  frecuentemente relacionados con recursos mineros de sal, sílex y arcilla (para la cerámica) que junto  con la incipiente industria metalúrgica del cobre, complementan la principal actividad agropastoril. Los enterramientos más característicos son individuales o dobles en fosa (Ciempozuelos,  Valdivia, Mejorada deal campo, Algete, Salmedina...) y la única colectiva de Entretérminos. La industria lítica tallada es muy escasa en los enterramientos, y la pulimentada consta de  hachas, azuelas, brazaletes de arquero y algún colgante. En hueso hay punzones, agujas, espátulas,  botones en “V”, cuentas y colgantes. Los numerosos hallazgos de objetos metálicos en contextos  funerarios y domésticos y restos y testimonios de del proceso de  elaboración indican una generalización de la metalurgia en la etapa  campaniforme con punzones, hachas planas, puntas Palmela y  puñales de lengüeta. La cerámica está bien modelada y acabada, como producto  de lujo que es, en los estilos marítimo, puntilldo geométrico y  Ciempozuelos (el más abundante)También hay cerámicas lisas con  formas del camapniforme y con formas de uso domestico Meseta Sur En el Calcolítico aumenta mucho el número de yacimientos, situados en terrenos de  aprovechamiento agrícola en las vegas de los ríos y en cerros o lomas de poca altura: Los  Castillejos, Toledo; Loma del Lomo y Cogolludo en Guadalajara, el Castellón en Ciudad Real; 
    • Cerro del Otero, Los Dornajos y El Pajaroncillo en Cuenca. Los enterramientos son colectivos en monumentos megalíticos (Azutan, La Estrella y  Navalcan en Toledo; La Pinilla y El Abadon en Guadalajara;  Mesto y Castilviejo en Ciudad Real)  hasta finales del III milenio asociados al campaniforme, y también algunas fosas de inhumación  individual. En Albacete hay enterramientos en cueva: Mediabarba y Cueva Santa Las industrias líticas tallada y pulimentada son las habituales en contextos calcolíticos, y  destacan escasas puntas de flecha en hueso, tres idolos violin de Los Castillejos, Toledo, y  epialmente un botón en “V” de marfil y cuentas de collar de ámbar en El Castellón, Ciudad Real. El metal es muy escaso pero se conservan restos de fundición y de torta de mineral de cobre. Las cerámicas son lisas y de formas globulares. También hay escudillas de fondo plano y  cazuelas carenadas (Loma del Lomo, Guadalajara) y campaniforme  (El Castellón de Ciudad Real) NORESTE PENINSULAR CATALUÑA En Cataluña el Neolítico final, bien defiido por los sepulcros de fosa, se prolonga hasta la  aparición del Eneolítico con campaniforme hasta los Campos de Urnas, en periodos de difícil  delimitación cronológica. En consecuencia, la periodización del III milenio a.C.  queda:  Neolitico Reciente: 2800 – 2500 a.C. Cerámicas preveracienses mal caractericadas  Neolítico Final: 2500 – 2200 a.C. Cerámica tipo Veraza  Calcolítico: 2200 ­1800 a.C. Cerámica campaniforme y metalurgia El poblamiento es muy disperso y de pequeñas agrupaciones humanas:  ocupación estacional de cuevas (ganadería y agricultura de rozas)  asentamientos en llano en la depresión litoral con estructuras excavadas (Bóvila Madurell Progresivamente se da un proceso de ocupación de tierras fértiles: Plana de Vic y del entorno del  Segre y el Cinca, que se consolidará en la edad del Bronce. Se generaliza el ritual de inhumación colectiva de enterramiento secundario con  continuidad desde el Neolítico Antiguo en cuevas, minas, construcciones megalíticas, en abrigos (en  Tarragona) y en algunas estructuras en pozo con cubierta megalítica y cuevas con losa megalítica,  según una evolución cronológica y las variantes de las condiciones geográficas y sociales. Los megalitos tienen dos orígenes culturales/cronológicos:  Neolítico Final: sepulcros de corredor al norte y galerías en la mital oriental  Calcolítico: cámaras pirenaicas o dólmenes y cistas megalíticas del interior y  Lérida y todos serán reutilizados a lo largo de la Edad del Bronce. A finales del Calcolítico aparecen los enterramientos individuales (Cova del Calvari,  Tarragona; y tres enterramientos en fosa del Torrent de Sant Oleguer, Barcelona) con ajuar  campaniforme, lo que sugiere un tratamiento diferencial. Se detectan escasos cambios en la tecnología agrícola y una explotación en nichos  ecológicos diversificados, cría de ovicápridos y cultivo de trigo y cebada, y la introducción de la  metalurgia (Cova del Frare, Barcelona; Bauma del Serrat, Gerona) no cambia las actividades  productivas. Desaparecen los microlitos y aparecen las hojas grandes y las puntas de flecha de retoque  cubriente en sílex local y en cuarzo. Parece detectarse una interrupción de las rutas de intercambio con la desaparición de los  adornos de calaíta, aunque siguen elaborándose en otras iedras, huesos y conchas, y al final del  periodo se producen botones con perforación en “V” (Cova dels Encantats de Martí, Gerona). Sí 
    • hay adornos de plaquitas rectangulares de oro y laminillas enrrolladas para formar cuentas para  pulseras y collares. La cerámica de tipo Veraza: cuencos semiesféricos y jarras cilíndricas de base redondeada  lisas decoradas con cordones lisos, mamelones, lengüetas o pastillas,  de la primera mitad del III  milenio y larga pervivencia (UD pag 169). siempre de contextos domésticos. La cerámica campaniforme aparece en todos los estilos decorativos, aunque predomina el  inciso local: Salomó22 , en contextos funerarios colectivos, individuales y domésticos ARAGON En la cuenca del Ebro hay una serie de cuevas de habitación y enterramiento, reutilización  de megalitos y asentamientos al aire libre que indican una población creciente que mantiene  porcentajes elevados de restos salvajes o animales de caza, ciervos sobre todo. La cronología propuesta por Portillo y otros es:  Calcolítico precampaniforme: 2900 – 2300/2200 cal a.C.  Calcolitico campaniforme: 2200 ­ 1900 Los asentamientos al aire libre estacionales (El Portillo, Huesca), y permanentes de larga  duración (Moncín, Zaragoza) presentan estructuras domésticas tipo silos y cabañas de barro y  vegetales que en los momentos más aanzados cronológicamente tienen cabañas de planta  cuadrangular y crisoles y restos de fundición, en relación con el aumento de asentamientos y de  relaciones con Cataluña y la Meseta. NOROESTE PENINSULAR No hay muchos testimonios que expliquen una transformación sustanciasl de los modos de  vida. Por fechas radiocarbónicas se sitúa el Calcolítico durante la segunda mitad del IV milenio cal  BC y se identifican dos etapas:  Horizonte de Rechaba precampaniforme con  cerámicas metopadas tipo Penha procedentes de  contextos domésticos. Se reutilizan los sepulcros  megalíticos neolíticos y está documentada la  metalurgia.  Fase Campaniforme en una fase final previo al  Bronce antiguocon cerámicas de estilo marítimo Los asentamientos son pequeños, en relación al agua y en altura (Cangas de Morrazo,  (Regueiriños, Pontevedra), a veces con defensas muy potentes (Castelo Velho, Vila Nova de Foz  Côa) y en algunos casos con evidencias de mayor importancia de la agricultura y un proceso de  jerarquización, probablemente en relación con la circulación de materias primas o productos  manufacturados (Buraco, Tras­Os­Montes; Guidoiro Areso, Pontevedra) 22   Tipologías campaniformes  decoradas abigarradamente con incisiones, seudoescisiones u hoyos impresos.
    • Las diferencias en el Calcolítico gallego serían un crecimiento demográfico, sistemas más  eficientes del suelo y agricultura de productos secundarios (pesas de telar, queseras...) En toda la cornisa cantábrica se siguen utilizando las cuevas de habitación, probablemente  con ocupaciones temporales, y aumento de asentamentos al aire libre con estructuras muy endebles  (o sin ella) especializado en agricultura. Las bases de subsistencia parecen ser agricultura y ganadería, aunque  hay indicios de intercambios (materiales exóticos)  y testimonios de  actividad metalúrgica en poblados y enterramientos precampaniformes, y  las pesas de telar señalan una industria del tejido de carácter local y de  autoabstecimiento.  La mayor parte de la documentación procede de yacimientos funerarios:  En el occidente , donde estan los poblados más sedentarizados, se siguen utilizando  los grandes sepulcros de corredor (Dombate, Parxubeira, La Coruña)  Se construyen estructuras tumulares menores (con o sin construcciones de piedra  en su interior), de probable inhumación individual.   También hay inhumaciones en cueva Los ajuares del horizonte de Rechaba están compuestos por objetos de:  piedra pulimentada: mazas con perforación bicónica, dobles hachas perforadas, hachas,  dobles azuelas  metal: hachas, hachas­escoplo y cuchillos curvos de paralelos meridionales en Galicia En los ajuares funerarios campaniformes:   piedra: puntas de flecha y grandes hojas de sílex;  brazaletes de arqueros  adornos: cuentas de collar en variscita (de importación), azabache y conchas  cerámica campaniforme:  los pocos de Asturias y Cantabria son de tipología renana  en Álava hay de estilo Ciempozuelos en los grandes  sepulcros de corredor  en Guipúzcoa hay Ciempozuelos y maritimo­cordada, al  igual que en La Rioja  metal: puñales de lengüeta, puntas Palmela, punzones, objetos de oro BALEARES:  Pretalayotico A finales del IV milenio a.C. se produce la primera ocupación humana estable en Mallorca  y Menorca (Son Matge y Muleta), con cerámicas veracienses (francesas y catalanas) Fernández Miranda propone:  Calcolítico 2000 – 1700 a.C.   Bronce Pretalayotico entre 1700 y 1400 a.C.  La súbita eclosión demográfica ¿aporte? Se sostiene con cabras, cerdos y bóvidos (que no  son originarios de las islas) en asentamientos de distintos tipos:  Grutas naturales: Son Moleta y C. des Moros, Mallorca; C. del Fum, Son Torrella, Menorca  Abrigos rocosos como asentamientos secundarios o estacionales en Mallorca: Son Matge  Al aire libre con cabañas ligeras: Son Ferrandell, Son Mas, Ca Na Cotxera Los enterramientos también son diferentes tipos:  Construcciones megalíticas: sepulcros de corredor con túmulo desde 2200 a 1500 cal BC  Cuevas naturales: se empiezan a utilizar para inhumación colectiva en un momento  avanzado del Calcolítico y con cerámicas epicampaniformes
    •  Cuevas artificiales o hipogeos: de inhumación colectiva  Inhumaciones individuales: con pocos indicios Son característicos los brazaletes de arquero de piedra pulimentada, que perviven hasta  1600/1500 a.C. y que tienen varias perforaciones (en la península solo tiene uno o dos por lado);  también los hay en hueso, asta, concha y terracota. Los colgantes de dientes de suideos son adornos  personales que desaparecen hacia 1600/1650 BC Los intercambios tuvieron un lugar importante como se infiere de la presencia de objetos en  marfil:  brazaletes de arquero, peine, botones en “V” (son anteriores al 2000 y permanecen hasta el  900 a.C.).  El material más abundante es la cerámica con escudillas, cazuelas, vasijas toneliformes,  queseras, pesas de telar, vasijas­horno..... en vasijas lisas y con decoración campaniforme propia de  motivos incisos en una franja horizontal que irradia hacia la base, que da paso a motivos incisos  simples, denominados epicampaniformes, que tiene poca duración. Las labores de fundición más antiguas están datadas en 2400/2300 a.C. , aunque los útiles  metálicos son muy escasos, sobre todo punzones  http://es.wikipedia.org/wiki/El_Calcol%C3%ADtico_en_la_Pen%C3%ADnsula_Ib%C3%A9rica TEMA 20. LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO Y MEDIO EN EL SUR  La Edad del Bronce (Antiguo, Medio y Reciente)  se define a partir de las importantes transformaciones  económicas y  culturales en numerosos aspectos  sociales, que no son simultáneas en las distintas  regiones, ni tiene el mismo grado de intensidad en todas  ellas.  Especialmente en el sur y la fachada  mediterránea aparecen nuevos modelos de susbsistencia  que se difunden por el sur y levante y penetran hacia la  Meseta por el valle del Guadalquivir.  El Bronce Antiguo en la península Ibérica se sitúa entre 1900/1800 y el 1600/1500 a.C.  y 
    • se caracteriza por:  El metal deja de ser un objeto de lujo y se sustituyen progresivamente las herramientas y  armas de piedra por las de metal (piedra pulimentada = hachas; tallada = dientes de hoz)  Desarrollo de la metalurgia de aleación (combinación de cobre y arsénico), empleo de  moldes de fundición y gran variedad tipológica de armas: espadas, puñales, puntas de  flecha, alabardas....   Aumento de la producción metalúrgica y de la demanda de mineral  Comienzos de la orfebrería y aparición de nuevas formas cerámicas  Modificación de los ritos funerarios a inhumaciones individuales en cistas o fosas  Diversificación de grupos humanos con diferentes grados de desarrollo  Desarrollo comercial con modificación relaciones tradicionales (el Mediterráneo oriental  sufre graves convulsiones) EL SUR PENINSULAR: LA CULTURA DE EL ARGAR         La Cultura de El Argar abarca aproximadamente el mismo territorio que la precedente  calcolítica de Los Millares: las provincias de Almería y Murcia, y parte de las limítrofes, y ejerció  gran influencia sobre el sur y el levante peninsulares.  Se considera que suge por el desarrollo de las sociedades calcolíticas locales a partir de la  explotación de minerales y la fabricación de objetos metálicos, con influencias culturales e  ideológicas alóctonas, y se caracteriza por:   Generalización de la metalurgia con intensa explotación de los yacimientos mineros y gran  producción de cobre y bronce  Desarrollo de las técnicas agropecuarias  Implantación de redes de comunicación terrestres (hacia el interior peninsular) y marítimas  (navegación de cabotaje)  Incremento demográfico y aumento de núcleos de población con ubicación y características  diferentes a los calcolíticos  Jerarquización y organización del territorio vinculadas a transformaciones ideológicas de  legitimación del poder de la elite social.   Inhumación en sepulturas individuales y desaparición de la cerámica simbólica y los ídolos  La Cultura de El Argar abarca aproximadamente los tres primeros cuartos del II milenio  a.C. y se prolonga en una fase de decadencia hasta el final del mismo milenio:  Bronce Antiguo: entre finales del III y principios del II milenio a.C. Fase de formación  en la generalización de la metalurgia coincidiendo con la lenta desaparición de los modos de  vida de los grupos campaniformes locales y sus poblados  Bronce Medio 1600­1350 a.C. con plenitud de las características culturales de El Argar,  que se extienden hacia el interior. Desaparecen los elementos campaniformes y hay grandes  poblados fortificados con contactos exteriores.  Bronce Reciente en el último cuarto del milenio a.C. con decadencia de la Cultura de El  Argar, abandono de algunos poblados, pérdida de calidad constructiva y manufacturera en  los que se mantienen y aparición de influencias de otras culturas peninsulares: Cogotas I.  Asentamientos         Los poblados argáricos son de gran complejidad urbanística y constructiva con una cuidada  organización del asentamiento y variabilidad según la ubicación, con preferencia por localizaciones  en altura con defensa natural completada con fortificación artificial, y núcleos en cima y en ladera;  en algunos casos consiste en una cima fortificada como ciudadela alrededor de las que se extienden 
    • las viviendas sin protección por la falda, distribuidas en terrazas artificiales concéntricas que  indican un trabajo colectivo a gran escala y una eficiente organización social. Menos frecuentes son  los asentamientos en llano abierto.  Las fortificaciones son muy complejas, con series de murallas, torres, bastiones y puertas,  y  otras estructuras: almacenes, graneros, establos, hornos de cerámica y metalurgia, talleres textiles  industriales y, sobre todo, cisternas de agua. El acceso al agua es la única característica común a  todos los tipos de poblados, y es fundamental en la elección del emplazamiento. En relación con la especialización, se eligen emplazamientos desde donde se controlan las  minas metálicas y las rutas comerciales, las marítimas mediante asentamientos en pequeñas  penínsulas o islas próximas a la costa.  Las viviendas son generalmente de planta rectangular, aunque hay ejemplos ovalados y  absidales, y algunas tienen dos pisos. Los muros son de barro sobre zócalos de piedra con viguería  de madera, y cubiertas planas de madera cubierta con arcilla para la impermeabilización a una sola  vertiente. Los suelos son de barro prensado o de losas y en algunos edificios hay estructuras de  producción y almacenamiento, como bancos, hornos, molinos y vasijas enterradas en el piso.     (poblado de Peñalosa, Jaén23  UD pag 199).  Enterramientos  Aunque en algunas zonas siguen usándose los enterramientos  megalíticos, se generalizan las inhumaciones individuales en  distintas modalidades: cistas, fosas, pithoi como consecuencia de los  importantes cambios ideológicos del Bronce y en función de  clasificaciones sociales (los pithoi  contienen usualmente cuerpos  infantiles).  Las sepulturas pueden formar necrópolis o ubicarse dentro de  las viviendas, en el subsuelo, en estancias que no tienen un uso  cotidiano, o como base a una superestructura empleada como vasar. En  las necrópolis se observan grandes diferencias cuantitativas y  cualitativas de los ajuares, y entre  distintos cementerios, lo que se  interpreta como indicio de una jerarquización económica y social entre  los asentamientos, y de una organización del territorio en un nivel  superior al poblado.  En los ajuares se distinguen objetos propios del sexo (espadas y alabardas para los hombres;  punzones metálicos para las mujeres) o de ambos (puñales, adornos) y de las clases sociales según  su riqueza :   Clase dominante: ajuares de gran riqueza, casi siempre masculinos con alabardas, espadas,  adornos y cerámica bicónica. Los femeninos tienen puñales, punzones, adornos y cerámica  Miembros de pleno derecho: puñales y hachas en las tumbas masculinas; puñales y  punzones en las femeninas; cerámica ocasional  Servidores: alguna pieza de cerámica y metalurgia  Esclavos: carecen de ajuar.  (ajuar funerario argárico en Barandiarán, p. 278).  Economía y sociedad  Durante las edades del Bronce Antiguo y Medio se mantienen las mismas especies animales  y vegetales pero se transforman las estrategias de subsistencia, produciendo para generar excedentes  que permitiesen comerciar y mantener una población dedicada a las manufacturas especializadas y  los intercambios (ej. el caballo). Hay restos, escasos aún, de vid, olivo y frutales, con la posible  23 El poblado de la Edad del Bronce de Peñalosa (Baños de la Encina) www.ugr.es/
    • consolidación del policultivo mediterráneo de cereales y leguminosas, vid y olivo, horticultura y  frutales.  La metalurgia del cobre puro o en aleaciones naturales simples (cobre y arsénico)  alcanza un desarrollo óptimo y se  generaliza, con la consecución de una producción muy  especializada y unos canales de intercambio de materias primas y productos terminados: hay  poblados próximos a las minas dedicados al trabajo del metal (especialización), así como hornos en  poblados alejados de las minas (canales de distribución por el territorio para cubrir las necesidades  locales).  La técnica alcanza una gran perfección, con un control óptimo de las temperaturas de  fundición y una producción metálica de armas, adornos y herramientas. El hallazgo de espadas y  alabardas en los ajuares funerarios masculinos, y puñales en los femeninos indican su función de  señalización del estatus social, mientras que las herramientas: cinceles, sierras y puntas de flecha   para la caza, se encuentran en contextos domésticos por su carácter utilitario y no ornamental. La  metalurgia de objetos de adorno emplea cobre, oro y, más localizadamente, plata.  La Cultura de El Argar tuvo una organización social compleja, que algunos autores  consideran una forma estatal o paraestatal:  jerarquización social: grupos de no productores y diferente riqueza de los ajuares funerarios  jerarquización de los poblados y alta especialización funcional: manufacturas metálicas  realizadas con materias primas de otros asentamientos, actividades de transformación y  almacenamiento de productos agrícolas sin producción agraria  dedicación de parte de la población a actividades de manufactura y extracción; etc.  aquí, por lo que también los frutos debieron de traerse de otros lugares.  La decadencia de la Cultura de El Argar se inicia hacia finales del tercer cuarto del II  milenio a.C. en la transición a la Edad del Bronce Reciente, probablemente por conflictos  relacionados con las consecuencias de la explotación minera: agotamiento de los filones  superficiales y transformaciones ambientales por la deforestación. Cultura material  Se mantiene una reducida industria lítica en piedra tallada para hojas dentadas de hoz, y en  piedra pulida para hachas, morteros, piezas de molienda y moldes univalvos y bivalvos para la  metalurgia, y también adornos, como los brazaletes de arquero. Las herramientas suelen ser de  sílex, y los adornos de materias diversas (pizarra, mármol, etc.).         El hueso se mantiene para espátulas, peines, agujas y punzones. Se fabrican abalorios en  conchas, huesos o dientes, y en piedras de colores variados        La cerámica suele ser lisa y brillante, a veces decorada con incisiones, y formas  variadas más o menos globulares: cuencos, ollas, etc. Son características las copas  argáricas característicos de los ajuares funerarios. También se fabrican en cerámica  cucharas y pesas de telar.  (repertorio material argárico en Barandiarán, p. 278; alabardas en UD, p. 21124 ).  EL SUR PENINSULAR: EL BRONCE DEL SUROESTE Se desarrolla en la provincia de Huelva y el Algarve y el Alemtejo25  portugués y se conoce  casi exclusivamente por los enterramientos de inhumación individual ya que se constata el  abandono de los poblados fortificados calcolíticos, por lo que la datación se establece sobre  tipologías:  Horizonte de Ferradeira (1800 ­ 1500): continuidad del Calcolítico sin campaniforme  Alcalar Ajustrel, Monte do Outeiro; Las Mesas, Becerrero y Castañuelo en Huelva  24 http://www.juntadeandalucia.es/averroes/concurso2006/ver/44/paginas/periodos/metales­anda­argar.htm 25 http://www.crookscape.org/textmar2007b/text11b.html
    • aparecen cistas de planta alargada, oval o rectangular para inhumaciones extendidas  Horizonte de Atalaia (1500 – 1100): enterramientos en cistas con ajuar jerarquizado  (bastante pobre: hachas de talón y planas)  Horizonte Santa Victoria (1100 – 800 a.C.) desaparecen los túmulos y  aparecen las lajas de piedra  caracterizado por las lajas de  piedra que cubren las cistas:  estelas alemtejanas La proximidad de las  necrópolis a zonas mineras sugiere un gran aumento de la  ganadería y una fragmentación de los poblados EL SUR PENINSULAR: EL VALLE DEL GUADALQUIVIR Comienza a desarrollarse en el Bronce Antiguo entre el 1700 – 1300 a.C. entre las  poblaciones calcolíticas (grupo Carmona) de la sierra norte, con recursos agrícolas y ganaderos y  gran riqueza minera: El Berrueco de Cádiz, Mesa de Setefilla y Lebrija en Sevilla, Colina de los  Quemados y Llanete de los Moros en Córdoba que favorecieran la dedicación a la metalurgia con  importantes redes de intercambio y comercio BRONCE VALENCIANO Las sociedades eneolíticas locales evolucionan con las influencias de El Argar:  Horizonte campaniforme de Transición hasta el 2000 con ocupación de cuevas y llano, y  asentamientos en altura fortificados en el sur.  Fase I con abandono del llano y ocupación de cerros en torno a las cuencas fluviales  Fase II segundo cuarto del II milenio a.C. con expansión poblacional y ocupación de tierras  marginales  Fase III de Bronce Tardío en el tercer cuatro, relacionado con el Horizonte Cogotas I  Fase IV con abandono y  traslado de los emplazamientos Hay un poblamiento creciente desde el IV milenio a.C. con intensa ocupación. Los poblados  mayores estan en las zonas ganaderas, con casas adaptadas al terreno: Ereta del Pedregal, Muntanya  Assolada, Loma de Betxí, Terlinques, Cabezo Redondo. Los enterramientos suelen estar fuera de los poblados y en la ladera del mismo cerro, en  inhumación primaria individual, doble e múltiple en fosas, cistas de mampostería, covachos y  grietas (niños en pithoi) aunque se siguen usando las cuevas.  En el cambio del III al II milenio a.C. hay pruebas de una  discreta actividad metalúrgica por la zona meridional, que va  extendiéndose hasta la aparición del bronce a finales del milenio en  relación con el comercio con el Sureste y la Meseta. Los ajuares son pobres, con algún arma de tipologías  argáricas, sobre todo al sur y cerámicas de pastas poco depuradas y  mal cocidas  BALEARES Aunque perduran las necrópolis de inhumación colectiva, los rasgos claros de la Edad del  Bronce en Baleares están marcados por la arqueología ciclópea naviforme, los hipogeos y los útiles  con cantidades importantes de estaño, que muestran una organización social jerarquizada con  poblamiento concentrado y gran importancia de los elementos defensivos (murallas y armamento)
    • Fases y cronología:  Aparición y desarrollo de la arquitectura ciclópea naviforme 1700/1600 – 1400 BC  Son edificios construidos con grandes bloques de piedra en seco con un doble paramento  relleno de cascajos y bloques medianos, con planta de herradura con ábside y entrada por  aproximación de lienzos, solos o agrupados, en las tierras bajas costeras. Se consideran  asentamientos, y conviven con asentamientos en cuevas  y abrigos, a veces con cierre ciclópeo. Los enterramientos siguen siendo colectivos en sepulcros megalíticos o cuevas funerarias  (Can Martorellet, Corral des Porcs, Mallorca) y aparecen los primeros hipogeos excavados en  arenisca que debieron tener un túmulo. También hay cuevas consideradas santuarios. La economía parece ser de pastoreo de cabras y bóvidos, marisqueo y recolección vegetal  Generalización y apogeo 1400 ­1100 BC Se abandonan los naviformes y se construyen nuevos en un momento de crecimiento  demográfico con ocupación de tierras menos productivas y nuevos modelos de asentamientos  domésticos de planta irregular no naviformes.  Los santuarios­cueva pasan a tener funciones funerarias colectivas de los grupos de poblados  naviformes, y se construyen hipogeos agrupados en necrópolis de utilización intensiva.  Parece haber importantes contactos marítimos: asentamientos costeros, grandes envases para  transporte y presencia de bronce con estaño.  Transición a la cultura Talayótica a partir de 1200 BC  En el registro arqueológicos se evidencia el surgimiento de otro modelo de organización  territorial: la cultura talayótica, que va dejando en desuso la arquitectura naviforme que, en muchos  casos, sirven de base a los turriformes talayóticos: Torralba, Trebalúger, S'Illot  ALABARDA DEL DEPÓSITO DE VÉLEZ BLANCO CALCOLÍTICO http://man.mcu.es/actividades/pieza_del_mes_anteriores.html Examen:  La Cultura de El Argar: cronología y secuencias; los poblados; economía; manifestaciones  funerarias.  El mundo funerario de la cultura argárica.  El Argar: características generales. 
    • TEMA 21. BRONCE ANTIGUO Y MEDIO EN EL NORTE PENINSULAR MESETA NORTE El área de estudio abarca las provincias de Ávila, Burgos, León, Palencia., Salamanca,  Segovia, Soria, Valladolid, Zamora, Madrid y Guadalajara (alto Tajo) y en las fases:  Bronce Antiguo 1700 – 1500 a.C. caracterizado por las cerámicas lisas  Bronce Medio 1400 – 1200 a.C.: Protocogotas o Cogeces, fase inicial de ésta etapa  Bronce Final 1200 – 750 a.C. plenitud del horizonte Cogotas I Asentamientos Pervive las características del calcolítico de la precariedad: poblados en llanura con “campos  de hoyos” de viviendas de materiales perecederos de postes y cubiertas de barro y ramas;  que  progresivamente van aumentando en extensión y disminuyendo en el tamaño de los hoyos, con una  aproximación paulatina de los asentamientos a las zonas bajas cercanas a los ríos. Los escasos restos  conservados dificultan la identificación de estructuras, aunque se constata la reutilización de hoyos  construidos como silos para enterramientos o basureros. Loma del Lomo, Guadalajara; Tejar del  Sastre, Madrid; Aldeagordillo y Sonsoles, Ávila; Los Tolmos en Soria;  Caserío de Perales y  Arenero de los Vascos en la cuenca del Manzanares, y El Negralejo en la cuenca del Jarama. El pequeño poblado en altura de Cogeces en Valladolid con muralla defensiva se ha  utilizado para definir una etapa situada entre el campaniforme Ciempozuelos y Cogotas I  Se van generalizando las inhumaciones individuales en el interior de los poblados en  posición flexionada sin ajuar o solo con un vaso cerámico, aunque con rests de animales grandes y  fragmentos cerámicos. La agricultura y la ganadería parecen ser las actividades fundamentales, con un continuo  incremento de la ocupación de las tierras agrícolas y abandono tras su agotamiento, y actividades  complementarias: cerámica y metalurgia de ámbito doméstico. Poco a poco se van introduciendo  influencias atlánticas (alabarda tipo Carrapatás,  puntas Palmela) al tiempo que van apareciendo  el cobre con estaño, y la cerámica de cocina y  almacenaje tosca y grande (con coladores y  queseras) va dando paso en el Horizonte  Cogeces o Fase Inicial de cogotas I a cerámicas  cuidadas con formas más suaves y altas y  decoración incisa e impresa en bandas simples  sobre la carena hasta aparecer la decoración  excisa que se va extendiendo por todo el vaso en  cuencos bajos y vasos globulares  
    • MESETA SUR El Bronce de La Mancha se extiende por las provincias de Ciudad Real, Albacete, Cuenca y  Toledo, y se inicia por el 2200 a.C. con un proceso de nuclearización de la población que origina a  las motillas como modelo de asentamiento en llano y los poblados en altura, morras o  castillejos entre el 2000 y el 1500 a.C. También hay escasos fondos de cabaña en llano y cuevas  con niveles de ocupación. La mayoría de los asentamientos son de nueva creación y desaparecen  antes del Bronce Tardío Las motillas aparecen por la llanura manchega lo  largo de los cauces fluviales o junto a lagunas a 4­5 km  unas de otras , y constan de una fortificación central de  torre, patio con instalaciones hidráulicas y muros  maestros, y un poblado de muros de mampuesto y barro  en torno a ella, a veces con necrópolis integrada: Azuer,  Ciudad Real; El Morrón, Toledo.  Parece haber una  relación entre la función de explotación y almacenaje de  los recursos agropecuarios del llano de las motillas, con la  de gestión y control de los mismos por parte de los  asentamientos en altura, donde residirían las elites. Los castellones están ubicados en lugares fácilmente defendibles que controlan visualmente  extensas zonas cultivables y de pastoreo: Cerro del Bu, Toledo; El Acebuchal y La Encantada en  Ciudad Real, Cerro del Cuchillo en Albacete, con sistemas de fortificación en recintos dobles o  triples y silos­torreones. Las viviendas son chozas adaptadas a la topografía, y consta de espacios  para la metalurgia y lo que parecen ser edificios de culto relacionado con sepulturas. Las morras      están situadas en pequeñas elevaciones y tienen fortificaciones muy potentes en  recintos circulares concéntricos, con poblado algo mayores que constan de pequeñas instalaciones.  No son de larga duración y presentan episodios de abandonos, recuperaciones, reconstrucciones y  ampliaciones: El Acequión, la Morra del Quintanar en Albacete. No parece haber diferencias de  funciones entre morras y castellones  El yacimiento que más información ha arrojado sobre los ritos de enterramiento es el Cerro  de la Encantada, con rito de inhumación individual en gran variedad de medios: fosas, grietas, con  lajas, con mampuestos, en pithoi, y en edificios de culto, con ajuares de cuchillos de sílex, hachas de  piedra pulimentada, molinos barquiformes, brazaletes de arquero, ídolos, fusayolas, crisoles, leznas,  vasos y cazuelas. EL NOROESTE PENINSULAR  La Edad del Bronce sigue a un Calcolítico con una importante actividad megalítica y lo  mejor conocido de ésta área geográfica son los depósitos de materiales metálicos, hallazgos  fortuitos sin contexto arqueológico, por lo que su periodización es tipológica e insegura:               Edad del Bronce Antiguo: h. 1800 ­ h. 1500 aC.                Edad del Bronce Medio: h. 1500 ­ h. 1200 aC.  A partir de los elementos culturales campaniformes, se generaliza la explotación metálica y  se desarrolla la industria del oro. A partir de los contactos con los núcleos metalúrgicos del SE y  con la Bretaña francesa se establecen relaciones habituales con otras sociedades atlánticas que al  final del periodo serán intensos con Bretaña y algo más difusos con Wessex e Irlanda.  Los asentamientos son poco conocidos y escasos, lo que se interpreta como consecuencia  del desarrollo de la ganadería trashumante que emplearía hábitats estacionales o itinerantes  ubicados en puntos estratégicos para el paso del ganado, con depósitos de armas y petroglifos 
    • asociados a enterramientos, quizá señalizaciones para el uso ganadero del territorio  con paralelos  en Zamora y Salamanca controlando salinas o rutas de trashumancias. Los enterramientos son poco conocidos26  y casi todos en cistas y fosas, a veces en  necrópolis: Tarayo de Cerqueda y Carnota en La Coruña; Atios en Pontevedra; con ajuares ricos de  objetos metálicos: puñales, puntas Palmela, espirales de plata y oro, diademas de oro, brazaletes de  arquero  menudo en vías y junto a  cauces fluviales, con un ajuar metálico de armas y adornos que a  veces se acompañan de expresiones simbólicas en el entorno, como petroglifos o depósitos  metálicos. Parece reflejar un cambio ideológico en la concepción de la muerte, que no requiere ya la  presencia monumental del sepulcro, sino alusiones simbólicas que delimitan el territorio en las  encrucijadas, que adquieren gran importancia en un período de intensa actividad de intercambio.  El Bronce antiguo significa el inicio de las actividades  mineras y metalúrgicas de cobre sin  alear o con aleación natural de  arsénico, y los objetos metálicos  constituyen los elementos más  representativos de la información  arqueológica de éste periodo con  puñales de lengüeta cortos y largos de tradición campaniforme,  puñales de remaches, espadas, hachas planas tipo Cabrales La orfebreria va avanzando a lo largo del periodo desde diademas,  espirales y bandas de oro  (Cicere, La Coruña) hasta trabajos muy  elaborados con tipos importados y propios, conocido a través de  numerosos depositos (Caldas de Rei, Pontevedra; Mointe Ordeneira,  Orense) El Bronce Medio ofrece como novedad el uso  del bronce propiamente dicho y el inicio de la explotación intensiva de  yacimientos mineros en un momento de cambio con intensas influencias,  como muestra el espectacular idolo de Peña Tú junto a una espada alusiva    a su dignidad de guerrero, que convertirá al Noroeste peninsular en uno de  los grandes focos de producción metalúrgica de europa del Bronce Final: El Bronce Atlántico  ARAGON Tras un Calcolitico poco conocido con una cultura arcaizante y dificil de diferenciar, los  inicios del Bronce se detectan en la transición II­II milenio a.C. en  asentamientos estables de casas con zócalos de piedra y una cierta  organización del espacio, en la cima y laderas de lugares estratégicos  (Moncín y  el Castillo de Frías en Zaragoza, El Portillo en Huesca) y  otros poblados ganaderos y agrícolas establecidos en relación a las vías  de comunicación (ríos Cinca, Jalón y Jiloca), reflejando un proceso de  jerarquización que parece desaparecer con un despoblamiento del  territorio que inicia su recuperación ya en un Bronce tardío PAÍS VASCO Presenta evidencias de la penetración en un momento avanzado de elementos Cogotas I de la  Meseta en grupos más ganaderos que agrícolas con hábitat en cuevas, uso generalizado de sílex y  26 Ésta “invisibilidad” del mundo de los muertos es similar a otros territorios atlánticos, interpretados como resultado  de una intencionalidad simbólica que primaría otro tipo de manifestaciones
    • evidencias de la introducción de la metalurgia en Los Husos, Alava CATALUÑA A finales del III milenio desaparecen las decoraciones campaniformes y aparecen en  contextos funerarios cerámicas lisas con apéndice de botón de influencia europea (Francia e Italia),  que llegan hasta la Meseta en una única etapa cultural desde 2300 a 1300 previa a Campos de Urnas  con una estabilización de la población sin indicios de jerarquización: los enterramientos son  inhumaciones individuales, dobles o de hasta cuatro individuos en cistas o en silos reutilizados con  útiles como hachas planas, pero son espadas ni objetos de prestigio                                                                                                                            6  PREGUNTAS DEL EXAMEN El bronce atlantico BRONCE FINAL La cultura del Argar. Caracteristicas generales, cronología, secuencias, los poblados, economía,  manifestaciones funerarias (3) El mundo funerario de la cultura argarica Las estelas del suroeste La cultura de los sepulcros de fosa en cataluña cronologia y caracteristicas generales El Bronce Final Atlántico (2). Ambito geográfico, cultura material y división interna. Centros de  producción metalúrgica y rutas comerciales La metalurgia del Bronce Final Atlántico
    • TEMA 22. EL ARTE POSTPALEOLÍTICO: EL NEOLÍTICO Y LAS  PRIMERAS EDADES DE LOS METALES                              Tradicionalmente se ha denominado arte esquemático al propio de las primeras sociedades  de productores por oposición al en principio más naturalista de los cazadores recolectores, e incluye  una gran variedad de formas y motivos, con un grado de estilización muy amplio, que abarca desde  formas que imitan las naturales hasta auténticas figuras geométricas y un gran repertorio de signos;  también los soportes y las técnicas son variados, así como sus contextos culturales y significados.  Para el arte esquemático la forma y el significado están siempre muy relacionados, y se   establece la siguiente división, en función de temas y motivos:   Antropomorfos con variedad de grados de naturalismo­esquematismo, subclasificados por  aspectos tales como la posición de los brazos y piernas.   Zoomorfos clasificados por el grado de naturalismo­esquematismo, y por las especies  representadas.   Ídolos: oculados, estelas, etc.   Formas de utensilios: armas, herramientas.   Motivos geométricos: tectiformes, puntos y líneas, ángulos, zigzagueantes, serpentiformes.   Manos.          Los antropomorfos tienen otros aspectos adicionales, como diferenciación de sexo, agrupación  de figuras en escenas (parejas, danza, lucha, caza, trabajos agrícolas, ritos funerarios) resalte o  carencia de ciertos órganos  (ojos, brazos, manos), vestidos, adornos, armas o herramientas; etc.  Abunda la realización simple a base de contornos lineales o tintas planas, a veces reforzando  las líneas mediante punteado, digitación, etc. Predominan los tonos de amarillo, rojo, ocre y marrón;  el blanco y el negro son escasos Los rojizos y amarillentos se forman con óxidos de hierro, posiblemente aplicados con  aglutinante. El grabado se realiza mediante técnicas muy variadas de incisión y abrasión según las  características litológicas del soporte. Las secciones son predominantemente en V y U. La mayoría  de las figuras tiene un tamaño reducido y algunas son mayores   LA FACIES LEVANTINA: EL ARTE MACROESQUEMÁTICO         Coincidiendo en los yacimientos con el arte levantino (a veces empleando los mismos soportes)  se produce pintura esquemática en un repertorio muy amplio de temas (antropomorfos, zoomorfos,  signos y formas geométricas) con un grado alto de estilización.         Una variedad especialmente interesante es la pintura macroesquemática alicantina, localizada  en un ámbito geográfico muy reducido y un lapso temporal también breve correspondiente al  Neolítico Inicial, datado por analogía con la decoración de la cerámica cardial (vasija de la Cova de  l’Or UD, p. 289)  con figuras antropomorfas de gran tamaño, hechas con trazos espesos y pastosos  con predominio de color rojo oscuro en abrigos poco profundos Pla de Petracos (UD, p. 288).  SUDESTE Y SUDOESTE PENINSULARES         En esta extensa región hay una amplia serie de figuras que van desde antropomorfos  seminaturalistas a formas naturales muy estilizadas e incluso signos geométricos que pueden tener  significado identitario o genealógico. La combinación de esta variedad temática y estilística, y la  relativa antigüedad de estas pinturas, ha hecho que la zona del sudeste se identifique con la región  de trransición entre el arte naturalista anterior y las formas esquemáticas; desde aquí se extendería  la nueva pintura al resto de la PI (Cueva de loss Letreros,  Almería; UD, p. 292­293).  Más hacia el oeste en las sierras subbéticas hay abundantes y variados signos, antropomorfos  y zoomorfos de gran estilización, generalmente en color negro conseguido con carbón aplicado 
    • directamente Cueva de los Murciélagos (Córdoba) la de la Pileta (Málaga).  El repertorio del litoral sudoriental se extiende hacia el Campo de Gibraltar y el golfo de  Cádiz, donde reemplaza al naturalista anterior de la Cueva de El Tajo de las Figuras. con los temas  característicos del arte esquemático, aunque son específicos de esta zona los ídolos oculados, a  menudo con ojos soliformes. En el golfo de Cádiz se encuentra por primera vez un tema excepcional  en la península Ibérica: varias representaciones de embarcaciones (Laja Alta UD p. 298).  En Extremadura, el arte esquemático se prolonga hasta las estelas grabadas de la Edad del  Bronce Reciente (estelas del sudoeste) MITAD SEPTENTRIONAL Se repiten los repertorios esquemáticos. Destaca el grabado simbólico completado con  pintura denominado ídolo rupestre de Peñatú, Asturias (Barandiarán, p. 291), de la Edad del  Bronce Antiguo del Noroeste. El ídolo (quizá objeto de culto) es una figura antropomorfa  esquemática de gran tamaño. A su izquierda hay una gran espada y varios guerreros pequeños  esquemáticos junto a una serie de armas de  influencias campaniformes, lo que encuadra  cronológicamente la obra, ya que los guerreros indican una asunción del poder social a través de la  especialización en funciones militares EL GRABADO RUPESTRE; PETROGLIFOS  Los motivos y estilos son similares a los de la pintura rupestre y suelen estar realizados en  piedras de superficies planas al aire libre o en abrigos, preferentemente en valles fluviales y sobre   arenisca, con menor frecuencia caliza y pizarra. La técnica predominante es el repiqueteado,  también se usa la incisión y la abrasión, y el repertorio temático es el característico de la pintura  rupestre, aunque por zonas predominan los signos geométricos: espirales y laberintos, y  posteriormente las representaciones de armas y las estelas de guerreros en la zona galaico­ portuguesa CERÁMICA SIMBÓLICA Son recipientes de pasta normalmente fina de buena calidad y consistencia, y desengrasante  fino o medio, con superficies bruñidas, de color marrón oscuro o negro, decorados con motivos  incisos, impresos, grabados, pintados o en relieve. Los diseños más característicos, dispuestos tanto al interior como al exterior de las         vasijas, son oculados, soliformes, triangulares, bitriangulares27  y zoomorfos, especialmente  cérvidos. (UD, p. 303),  identificados con el el Neolítico y Calcolítico (Venus de Gavà28  UD, p. 55) En Aragón el arte esquemático neolítico produjo una serie de cantos pintados en rojo con  líneas convergentes, a veces de aspecto antropomorfo (UD, p. 305).  Existe todo un repertorio de signos y símbolos abstractos que, junto con motivos figurativos   estilizados abarca el Neolítico y el Calcolítico datados con seguridad(Cueva de los Murciélagos,  Córdoba, Neolítico Inicial; UD, p. 295) (Cueva de La Pileta, Málaga; Calcolítico Final), lo que   ilustra la permanencia de temas y estilos durante un tiempo prolongado y ha llevado a formular la  idea de la unidad conceptual del arte neolítico y calcolítico, vinculada al primer desarrollo de las  sociedades productoras.  En cuanto al sentido último del arte postpaleolítico es una cuestión aún discutida:   creación de comunidades campesinas o actividad propia de pastores 27  Los motivos bitriangulares consisten en dos triángulos equiláteros yuxtapuestos en posiciones  inversas, de modo que forman una estrella de seis puntas 28  La venus de Gavá corresponde a una fase central del Neolítico, y apareció en una mina de calaíta de la Cultura de los  Sepulcros de Fosa de Catalunya.
    •  el arte de los últimos cazadores recolectores como mitograma o pictograma (narrativo)  el arte de los primeros productores más cercano al ideograma (simbólico)  los diferentes motivos son conjuntos recurrentes o elementos que vehicularían un sistema de  comunicación gráfico que podría haber desembocado en la escritura  contenidos simbólicos o religiosos En cualquier caso se trata de formas de expresión y comunicación UD, p. 309.  http://www.fumdham.org.br/fumdhamentos5/pilar_utrilla.asp Martín Socas, Dimas; Camalich Massieu, María Dolores. “La cerámica simbólica y su  problemática Aproximación a través de los materiales de la colección L. Siret”. Cuadernos de  Prehistoria de la Universidad de Granada, 1982, no 7, p. 267­306. ISSN 0211­ 3228. Cit. en UD, p.  303.  Examen: hasta ahora ninguna pregunta teórica; frecuentes láminas. 
    • TEMA 23 LA EDAD DEL BRONCE FINAL               La Edad del Bronce Reciente es un período sumamente importante en Europa occidental y el  Mediterráneo por ser la última etapa de la Prehistoria y la transición a la Protohistoria.  Los cambios culturales, étnicos, económicos y sociales que se producen generarán los  pueblos históricos (proceso de etnogénesis) y tienen repercusiones sobre la demografía, la  organización económica y las relaciones sociales con la constitución de sociedades complejas a  partir de novedades tecnológicas que transforman las estrategias de subsistencia  y la estructura  social, generando sociedades jerarquizadas con elites diferenciadas que ejercen el poder. En la Peninsula Ibérica se genera un potente proceso de cambio entre 1250 ­  750 a.C. ,  el  Bronce Final, a partir de el desarrollo de la metalurgia y la interrelación de las heterogéneas  comunidades indígenas29  con diversas influencias culturales alóctonas, que perfilarán culturas  regionales muy diferenciadas  con un contacto muy intenso entre sí y con comunidades exteriores a  la península Ibérica, integradas en redes de intercambio a larga distancia.  A finales del II milenio llegan a la Península Ibérica distintas influencias con tres orígenes y  vías de difusión:   Corriente atlántica: Procedentes de las islas Británicas y Bretaña, con antecedentes en las  edades del Bronce Antiguo y Medio, alcanza ahora su máxima plenitud en el noroeste de la  Península desarrollando la Cultura del Bronce Atlántico, que se extiende hasta el sudoeste,  donde interactúa con la mediterránea Sus manifestaciones culturales más importante son:  Metalurgia de gran calidad con auténtico bronce de aleación triple (cobre, plomo y  estaño)  Técnica de construcción naval y navegación muy desarrolladas y adaptadas a las  condiciones marineras de las rutas atlánticas, tal vez incluso el uso de la vela.   Corriente mediterránea: Primeros contactos estables con el Mediterráneo oriental en una  fase protocolonial que antecede al asentamiento de fenicios y griegos en la Edad del Hierro.  Su influencia se ejerce en el sudeste y Andalucía, donde confluye en el oeste con la del  Bronce Atlántico. Su aportación principal es la constitución de grandes redes comerciales  que traen a la Península innovaciones tecnológicas y estilísticas, objetos de adorno y uso  personal y quizá incluso la escritura  Corriente continental: Es la prolongación occidental de la Cultura de los Campos de Urnas  de Europa central. Incorpora una metalurgia del bronce muy desarrollada y nuevos tipos de  armas, y el rito funerario de incineración30  por el Pirineo, desde Cataluña al País Vasco y  hasta Castellón y Albacete A pesar de las diversidades regionales, la mayoría de las culturas peninsulares ostentan un  grado alto de jerarquización social (menos intenso en el nor/noreste peninsular) con implantación  de sociedades complejas regidas por aristocracias que se consolidan en territorios bien definidos,  con lo que la confluencia de las tres corrientes tienen como consecuencia un importantśimo y  profundo cambio cultural. El desarrollo de la metalurgia es especialmente notable en el noroeste de la península, donde  se localiza la Cultura del Bronce Atlántico, y la región mediterránea y Andalucía se integran en   redes comerciales de larga distancia, lo que otorga a la península Ibérica un protagonismo   estratégico a partir del s. X a.C., momento de apogeo de la Cultura del Bronce Atlántico.  No se han  localizado posibles asentamientos de grupos étnicos alóctonos, pero se pueden  indentificar perfectamente áreas de influencia y zonas de difusión de sus elementos culturales que,  29 Que se venían construyendo desde el Bronce Antiguo y Medio 30 Y deposición en urnas con túmulo
    • fusionados en diferentes grados con tradiciones autóctonas van definiendo paulatinamente los  pueblos históricos que se consolidarán a partir de la Primera Edad del Hierro y marcan el paso a la  Protohistoria.  EL BRONCE ATLÁNTICO. Círculo atlántico  Es un complejo tecnológico y de cultura material ­sobre todo bronce y orfebrería­ que se  extiende por las regiones marimas del continente europeo favorecido por el desarrollo de la  navegación.  En la Península Ibérica se extiende por las regiones costeras del occidente desde el golfo de  Vizcaya al de Cádiz, penetrando profundamente desde la costa hacia el interior: noroeste de Castilla  y León, Extremadura y Andalucía occidental con diferentes matices en tres fases sucesivas definidas  por la creciente interrelación: 1. Bronce Final Atlántico I: 1250­1100 cal a.C. con metalurgia que une  tradiciones locales y productos de origen atlántico 2. Bronce Final Atlántico II: 1100 – 940 cal a.C. marca la plena  incorporación de la PI a los circuitos atlánticos 3. Bronce Final Atlántico III: 940 – 750 cal a.C. desarrollo de los talleres  metalúrgicos y el comercio Noroeste Recibe plenamente la influencia de Bretaña y  las islas Británicas, en una primera fase (1200 –  900 a.C.) con hachas de talón de una o dos asas31  hallados en depósitos32  o acobillos fuera de contexto  que se exportan a otras regiones, y que incluyen  desde espadas argáricas a de empueñadura calada  de posible origen bretón.      El Bronce Reciente II tiene  diferentes tipos de armas de  paralelos centroeuropeos, siguen  las hachas de talón y calderos de  cobre con remaches de origen  irlandés. También hay cuencos de  oro de orfebreria (Tesoro de  Riantxo, tesoro de Caldas de Rei) En el Bronce Final hubo un intenso tráfico de  mercancías y personas basado en el intercambio de  elementos que deja sus rastros en los paralelismos entre  lugares distantes y las piezas alóctonas. Extremadura Extremadura se convierte en el punto de encuentro de las corrientes mediterránea,  atlántica y centroeuropea sobre un potente sustrato autóctono que actúa como foco  de expansión de la metalurgia del bronce hacia el interior peninsular. Se  caracteriza por los depósitos de oro y el arte rupestre, con una metalurgia muy  desarrollada (Valcorchero, Cáceres) 31 Las una anilla se utilizarían como verdaderas hachas de combate y las de dos como azuela 32 Muchos de éstos depósitos tienen piezas no utilizadas  Ilustración 3: Depósito de Vigo Ilustración 4: Ceramica  de Boquique
    • Andalucía Oriental Tras un vacío poblacional, se inicia hacia el s. X a.C.  sobre las tierras bajas de Huelva y las estribaciones de Sierra  Morena de variados recursos naturales: minas, pastos y valles  agrícolas, un horizonte cultural con depósitos de armas en aguas,  religión sin representación de divinidades, aleaciones de gran  calidad procedentes del ámbito atlántico y  una rica orfebrería  que combina  las formas noroccidentales con las del  Mediterráneo central y oriental, del que saldrá el futuro sustrato tartésico y turdetano  Cultura material del Círculo Atlántico En el occidente de la península Ibérica coincidían importantes recursos mineros: cobre en el  sudoeste, y estaño en el noroeste y Extremadura, que los convirtieron en principal abastecedores de  las sociedades productoras de metalurgia del bronce de las islas Británicas, Francia y centroeuropa  En la fachada atlántica se han hallado una gran variedad de armas que indican las relaciones  de intercambio con las comunidades indígenas, que recibían productos de bronce manufacturados  como medio de pago o como regalo para atraer voluntades, que posteriormente sirvieron de  prototipos en los talleres peninsulares. Muchos de éstos depósitos constituyen la única documentación  aqrueológica por falta de localización de asentamientos ni enterramientos. Destaca el hallazgo en 1923 de un conjunto  de armas de bronce del siglo IX a.C. con  influencias atlánticas y mediterráneas en el  fondo de la ría del Odiel, con espadas  alargadas de lengua de carpa, puntas de  lanza, puñales y un casco, quizás el ajuar funerario de un jefe  guerrero depositado con sus restos en una barca en la ría. Los centros de producción metalúrgica especializada  estuvieron en el estuario del Tinto­Odiel en Huelva y al norte del  Tajo, pero las comunidades fabricaron sus instrumentos, quizá con  artesanos itinerantes.   También en Extremadura, centro y norte de  Portugal se han hallado piezas sueltas o conjuntos de oro, como  los torques de  Berzocana y el tesoro de Bodonal de la Sierra (Badajoz) Junto con la difusión de objetos metálicos debieron difundirse los conocimientos  tecnológicos en diversos campos, como el utillaje  agrícola, la práctica del abonado y la sustitución de la azada por el arado con tiro  animal, que explicarían la intensa actividad de roturación en el noroeste para convertir  extensos bosques en campos y pastos. También se generalizan el bruñido y la decoración con motivos geométricos de la cerámica,  incluso por el interior del vaso. Los utensilios de vajilla tienden a las formas abiertas pero hay  tipologías cerámicas regionales, incluso con influencias del vaso campaniforme.  Se conocen muy pocos asentamientos y todos a partir del s. X por lo que  se desconoce la  relación de estos grupos con sus predecesores. Los poblados estan ubicados en lugares estratégicos  para el control de los recursos naturales y las rutas comerciales, especialmente en Portugal con un  sistema de poblamiento jerarquizado que convive con pequeñas explotaciones agrícolas de tipo  familiar en llano dotados de estructuras de almacenamiento A partir del s. X comienza un gran desarrollo del poblamiento en el sudoeste. Destaca un  poblado de cabañas circulares de materiales perecederos en la confluencia de los ríos Tinto y Odiel:  Huelva Ilustración 5: Torque de  Ilustración 6: Molde de  Ilustración 7: Depósito de la ría de Huelva
    • Enterramientos Hasta el siglo VIII a.C. y el contacto con los fenicios, no hay  evidencias de lugares de enterramiento La ausencia de manifestaciones  funerarias sugiere prácticas mortuorias diferentes a las convencionales,  pues los únicos enterramientos que se conocen en toda la fachada  atlántica estan en el suroeste de Portugal, en el Alemtejo, con prácticas  que vienen de principios del II milenio a.C. de enterramientos en cistas  cuadradas o rectangulares, a veces cubiertas con lajas talladas con armas  y otros instrumentos metálicos. También son características  del suroeste las estelas decoradas  con grabados de guerreros con sus  armas, carros y objetos funerarios,  a los que se les ha dado un sentido  funerario, ritual, social y simbólico  de heroización de de personajes relevantes, aunque tal vez  también pudieran ser hitos geográficos. Suelen estar sin  relación con contextos arqueológicos y se les ha atribuido una  cronología entre 1100 y 800/600 a.C. por los objetos y armas  representados, que muestran las múltiples influencias de la  sociedad a través de espadas del Bronce Final atlántico,  escudos con escotadura en “V” tartésicos, navajas de afeitar orientales. En Roça do Casal do Meio  se inhumaron dos adultos con un ajuar típicamente mediterráneo de peine de marfil, pinzas, fíbulas  y broche de cinturon, todo de bronce.    Estructura social  La constitución de las sociedades complejas en la Edad del Bronce Reciente implicó una  gran jerarquización de tipo social dentro de cada poblado y de tipo urbano entre los distintos  asentamientos de la red de dependencia, vinculado a la acumulación de riqueza propiciada por el  desarrollo de la metalurgia y los intercambios. Este proceso tiene varios modelos interpretativos:  La metalurgia como motor del cambio que propició el control de rutas comerciales y centros  productores  El desarrollo demográfico en un contexto de degradación ambiental que obligaría a la  transformación radical de las estrategias de subsistencia  Los excedentes agropecuarios debidos a la mejora de las técnicas de cultivo, que permitiría  mantener unas clases sociales especializadas en funciones de manufactura e intercambio,  que proporcionaría a las clases dirigentes objetos suntuosos con los que señalar su estatus.  La importancia de las joyas ostentosas y las armas constata la creciente jerarquización social  y desigualdad económica vinculada a la formación de las sociedades complejas, y la asimilación de  los jefes locales a la realeza de las sociedades del Mediterráneo oriental con las que hay un creciente  intercambio cultural y económico. La necesidad de asegurar el libre tránsito de mercancías por amplios territorios llevaría a  alianzas mercantiles con los jefes de otras comunidades, cerradas mediante el intercambio de  regalos y enlaces matrimoniales, y además, una elite de guerreros asegura el mantenimiento del  poder del jefe a nivel local.  El estudio del conjunto de los objetos metálicos encontrados en la PI a partir del Calcolítico  permite asegurar que el desarrollo inicial de la metalurgia del cobre y el bronce está en relación con  la fabricación de objetos valiosos, principalmente adornos y armas, cuyo carácter de objeto de lujo  lleva asociado un aspecto diferenciador además de su posible valor simbólico. Los productos metálicos son elementos fundamentales de tesaurización de la riqueza y  Ilustración 8: Tapa de cista. Beja.  Portugal Ilustración 9: Estela de Ategua (Córdoba)
    • demostración del estatus, y pueden usarse también como medio de intercambio y muestra de  amistad (trueque de regalos)  además de su función bélica por los previsibles conflictos generados  por la  desigualdad social y la jerarquización de los poblados. Algunos autores consideran que en el Bronce Final el saqueo y la rapiña fueron medios  habituales para la obtención de botín, derechos sobre los recursos, esclavos, etc. que otorgó a la elite  de guerreros un peso social cada vez más importante y generó un repertorio de armas ofensivas y  defensivas que en líneas generales perviviran hasta la aparición de las armas de fuego.  LA MESETA El Bronce final se inicia en la cuenca del Duero, desde donde se extiende por toda la Meseta  central con penetración de sus materiales en contextos culturales de  Andalucía, Levante y Norte, caracterizada por una cerámica  elaborada a mano con decoraciones incisas, de boquique  y excisa y  recibe el nombre del yacimiento abulense de Las Cogotas I La Meseta Sur solo evidencia una serie de poblados  denominados “fondos de cabaña” que  en los restos materiales  muestra un primer momento de influencias del Bronce Atlántico y  un despegue de las actividades agrícolas con ganadería y caza  complementarias. Para la Meseta Norte y según el armamamento metálico se establcecen tres fases:  Bronce Final I: 1200 ­1100  a.C. de síntesis de las tradiciones autóctonas  y las corrientes extranjera: depósito de  Valdevimbre (León)  Bronce final II: 1100 – 900  a.C. la Meseta se incorpora al circuito  Atlántico con las nuevas aportaciones de la  cultura de los Campos de Urnas: espada de  hoja pistiliforme, y las hachas de apéndices  laterales de origen oriental. Depósitos de   Sansueña (Zamora); Huertas de Arriba (Burgos)  Bronce Final III: 900 – 700 a.C.  Aparecen las espadas de punta “lengua de carpa”  y a partir del 700 a.C. la metalurgia del hierro  desplaza al bronce Sus gentes practicarían un pastoreo  estacional con desplazamientos en los meses de  invierno a los pastos de tierras levantinas y  sureñas Los poblados son pequeños y  poco  duraderos, siempre cercanos a ríos o lagunas y rodeados de tierras con amplios  recursos agropecuarios, con estructuras de habitación confeccionadas con materiales endebles y  “campos de hoyos”  donde se han hallado abundantes molinos de piedra y dientes de hoz que  evidencian prácticas agrícolas cerealistas. También hay emplazamientos en posiciones dominantes  de terrazas fluviales, a veces delimitados artificialmente con foso y parapeto terrero: San Román de  la Hornija, Valladolid; Perales del Río sobre el Manzanares. En cerro se documenta Cancho  Ilustración 10:  Hacha de apéndices  laterales Bronce  final II Ilustración 11: Deposito de  Huertas de Arriba.(Burgos)  Bronce Final  II Ilustración 12:  Espada  pistiliforme  Bronce final II Ilustración 13:  Espada lengua  de carpa.  Bronce F.  III
    • Enamorado en Salamanca y Ecce Homo en Alcalá de Henares . Las manifestaciones funerarias son  unos pocos enterramientos dobles o triples en el interior de las fosas dentro de las cabañas de los  poblados. La cerámica se caracteriza por su buena factura, homogeneidad en las formas y decoración  excisa, incisa, puntillado, impresión y de boquique cubriendo la mayoria de la superficie del vaso  con un estilo geométrico que combina zigzags, triángulos, ajedrezados y guirnaldas. La amplia difusión de las cerámicas y la aparición de los asentamientos en alto y bien  defendidos los relaciona con el impulso que cobran al final del  Bronce las actividades comerciales entre  regiones Desde aproximadamente el VIII a.C. se acredita especialmente en  las cuencas media y occidental del Duero, la presencia de un grupo  cultural denominado Soto de Medinilla sin continuidad cultural con  el grupo Cogotas I. En las viviendas circulares de adobe propias de  Soto hay constancia de fundiciones broncíneas (crisoles, moldes de  arcilla y tortas de fundición) BALEARES El Bronce Final en las Isla Baleares está representado por el Talayótico I y parte del  Talayótico II entre los siglos XIV­ VIII a.C., y se caracteriza por el abandono de las cuevas por  asentamientos al aire libre de cierta entidad y una economía agrícola además de ganadera. En Mallorca los poblados suelen de ser planta circular sin urbansmo, alrededor de un  talayot central, y suelen tener una muralla con puerta adintelada sobre dos jambas, pero sin  fortificaciones junto a los accesos. Las casas rectangulares, circulares o radiales, a veces con  columnas para sujetar el techo. Torre d'en Gaumés  Los Talayot son torres construidas con técnicas ciclópeas de planta circular, oval o cuadrada  y alzado en forma troncocónica o piramidal sobre una base maciza. Tienen una columna central  formada por tambores de piedra que amplían diámetro a la vez que altura y cubierta con lajas de  piedra o por vigas de madera. Su función parece ser de jerarquización de tipo militar. En Menorca las casas tienen un patio interior cuadrado y diversas habitaciones, y los  poblados tienen salas hipóstilas semisubterráneas compartimentadas por columnas con techumbre  de lajas y túmulo exterior de tierra, posiblemente almacenes. Torralba d'en Salort. El lugar sacro por excelencia de Menorca es la taula, una piedra soporte dispuesta  verticalmente con una piedra horizontal encima, con un espacio sacro delimitado por un muro y  orientación sur­sudeste y sur­suroeste. También perviven las navetas con función funeraria lejos de  los asentamientos, aunque van siendo sustituidas por hipogeos, enterramientos en cuevas tapadas  por muros, cremaciones y tumbas con cal. La piedra es el material más abundante, y la cerámica está realizada a mano con pastas  mediocres y color negruzco. Desde el comienzo de la cultura talayótica existe un gran dominio de  las técnicas metalúrgicas y abundantes restos de metalurgia, además de  depósitos de armas en Formentera: La Sabina, Can Mariano Gallet, Can  Pere Joan. SURESTE Y LEVANTE Viene caracterizado por la llegada del Nordeste de los grupos  indoeuropeos de los Campos de Túmulos y Urnas, y de las influencias de  Ilustración 15: Tesoro de Villena Ilustración 15: Hoces y moldes de Soto  de Medinilla
    • Andalucía occidental y de la Meseta, que se convierte en área difusora. Frente a la contuidad generalizada en los modos de vida anterior destaca un poblado de  nueva creación: Peña Negra de Crevillente en la desembocadura del Vinalopó, culturalmente  relacionado con el Bajo Guadalquivir probablemente por su vinculación al comercio del metal entre  las costas atlánticas y el Mediterráneo y nudo clave de comunicaciones hacia las rutas ganaderas del  interior y el comercio de la sal, lo que explica la importancia de la orfebrería que indica el  impresionante depósito del tesoro de Villena  NORESTE  La Edad del Bronce Reciente en Cataluña y la cuenca del Ebro está consituida por la Cultura  de los Campos de Urnas, propia de comunidades indoeuropeas venidas de Europa central vinculadas  con una civilización que abarca el centro y occidente del continente caracterizado por su peculiar  ritual funerario y avances metalúrgicos : fundición a la cera perdida, armas y útiles con matriz  tubular, recipientes de chapa de bronce. La práctica de enterramiento consistía en la quema de los  cadáveres y la deposición de restos en urnas de cerámica enterrados en necrópolis colectivas.  La Cultura de los Campos de Urnas abarca toda la Edad del Bronce Reciente (h. 1250 ­ h.  750 aC) con prolongaciones hasta mediados del I milenio a.C. en la Edad del Hierro.  Desde la Edad del Bronce Medio, pequeñas comunidades indoeuropeas se habían asentado  en los Pirineos y un entorno amplio en desplazamientos cuyas causas se desconocen y que podrían  estar relacionadas con actividades militares de conquista o por insuficiencia de los recursos de  subsistencia de las regiones de origen.  Las primeras comunidades de los campos de urnas tienen tipologías cerámicas de urnas  bicónicas más o menos homogéneas en todo su área de expansión que posteriormente sigue un  proceso de diferenciación regional con variedades cerámicas locales. También trajeron una lengua  indoeuropea pero en fases avanzadas adoptaron la lengua ibérica no indoeuropea de las  comunidades indígenas que, a su vez, fueron asimilando manifestaciones culturales y sociales de los  inmigrantes en un proceso de fusión que en el período central de la Edad del Bronce Reciente hace  muy similares los restos arqueológicos de comunidades indígenas y de los grupos inmigrantes. Los primeros asentamientos de las culturas de campos de Urnas se instalaron en zonas  montañosas con una economía fundamentalmente pastoril. Tras un gran desarrollo demográfico se  extendieron por el valle del Ebro con asentamientos en altura de economía tanto agraria como  ganadera y se extendieron con densidad decreciente hasta el País Vasco y por la costa levantina  hasta Alicante El poblado más representativo de la Cultura de los Campos de  Urnas es el de Cortes de Navarra en el valle medio del Ebro (UD  de Prehistoria, p. 619), de casas de planta rectangular construidas  en tapial con viguería de madera, cubierta plana a una o dos  vertientes y un hogar en una esquina, bien dispuestas en la trama  urbana. Las comunidades son pequeñas, de varias decenas de  miembros dedicados al pastoreo y la agricultura con producción  alimentaria autosuficiente y manufacturas especializadas con  intercambios entre poblados, especialmente de objetos metálicos.  La sociedad es de tipo tribal con un sistema de jefatura familiar, pero sin grandes  desigualdades sociales.  Enterramientos: los campos de urnas En un primer momento sigue habiendo inhumaciones colectivas (incluso alguna  Ilustración 17: Urna  decorada. Alcolea del  Cinca. Huesca Ilustración 16: Materiales de La Codera.  Alcolea del Cinca. Huesca
    • inhumación individual) en cuevas naturales o monumentos megalíticos, pero el rito cambia a partir  del siglo X a.C. en el valle del Segre y el bajo Aragón a enterramientos en urnas, habitualmente  bicónicas, de los restos de incineración de los cadáveres, que se tapaban con  una piedra plana o un  recipiente de cerámica invertido y se cubrían con un túmulo de tierra y piedras que tal vez se  señalase con una estela de madera o un mojón de piedra. No suele haber ajuar, pero a veces se han  encontrado vasos pequeños de cerámica que quizá contuvieron ofrendas.  Las necrópolis de túmulos  estaban situadas en cerros visibles desde los poblados. PREGUNTAS DEL EXAMEN SOBRE EL BRONCE FINAL La cultura del Argar. Caracteristicas generales, cronología, secuencias, los poblados, economía,  manifestaciones funerarias (3) El mundo funerario de la cultura argarica Las estelas del suroeste La cultura de los sepulcros de fosa en cataluña cronologia y caracteristicas generales El Bronce Final Atlántico (2). Ambito geográfico, cultura material y división interna. Centros de  producción metalúrgica y rutas comerciales La metalurgia del Bronce Final Atlántico
    • TEMA 24. LA PRIMERA EDAD DEL HIERRO  Cronología general                Edad del Bronce Reciente: h. 1250 ­ h. 750 aC.                Primera Edad del Hierro: h. 750 ­ h. 500 aC.                Segunda Edad del Hierro: h. 500 aC ­ romanización.    La Primera Edad del Hierro no es exactamente la del primer surgimiento del trabajo de este  metal, que ya se había usado esporádicamente en períodos anteriores sin que ello implicara el  asentamiento de colonos orientales. Lo que ocurre ahora es la generalización de su metalurgia  mediante técnicas desarrolladas que sí son introducidas por colonos fenicios y mercaderes griegos. Los colonos fenicios entran en contacto con las islas Baleares, el levante y el sur de la  Península, a partir del siglo VII aC. y en el siglo V aC se produce la presencia griega. Las regiones  que reciben a fenicios y griegos sufren cambios tecnológicos, económicos, sociales y culturales, ya  plenamente encuadrados en las sociedades complejas, e insertos en las redes comerciales de larga  distancia del Mediterráneo.  Al igual que las materias primas metálicas precedentes, el hierro fue al principio un material  de lujo empleado principalmente para objetos suntuosos que integran los ajuares funerarios y solo  se aplica a los objetos utilitarios cuando su industria se generalice. Las primeras manufacturas  férricas corresponden al siglo VIII a.C. en las necrópolis del sudeste peninsular y su difusión se  inicia en el siglo VII aC, cuando está especialmente presente en los yacimientos tartésicos como   elemento característico de los ajuares funerarios del cuchillo afalcatado con hoja de hierro y  frecuentes remaches de bronce o plata. Entre los objetos de adorno destacan los broches, que  durante la Primera Edad del Hierro son mayoritariamente de bronce con contados ejemplares de  hierro que indican la experimentación gradual con el nuevo metal.  En el centro y noroeste de la península Ibérica el comienzo de la metalurgia del hierro es  poco conocido, pero se sabe que su industria se generaliza en la Segunda Edad del Hierro cuando se  constituyen las culturas ibéricas y celtíberas y se aplican sistemáticamente el hierro a utensilios de  importancia productiva como los aperos agrícolas.  En la mayor parte de Europa central y occidental la Primera Edad del Hierro es la de la  constitución de los pueblos celtas, con culturas propias emparentadas con la de los Campos de  Urnas de la Edad del Bronce Reciente, que reciben el nombre de Cultura de Hallstatt en la Primera  Edad del Hierro, y de Cultura de La Tène en la segunda. En la península Ibérica los celtas tuvieron diferentes formas de relación con las comunidades  indígenas hasta constituir una cultura peculiar, llamada celtíbera por los romanos, que no se  identifica claramente con las de Hallstatt y La Tène.  Su origen y forma de penetración en la Península no estan consensuados:  Siguieron los itinerarios de las comunidades de la Cultura de los Campos de  Urnas en algún momento posterior a la separación de la lengua celta del tronco  común indoeuropeo  En su penetración en la Península se unieron a grupos de incineradores de los  campos de urnas, con los que colonizaron parte del centro y el noroeste.  En el levante y el sur la aplicación del hierro a fines utilitarios en la Segunda Edad del  Hierro supone la constitución de los pueblos ibéricos que encontrarán cartagineses y romanos en su  conquista de la Península.  EL NOROESTE: LA CULTURA CASTREÑA  Se extiende por las regiones que ya en época romana se llamarían lusitanas, galaicas y  astur por territorios de Galicia, norte de Portugal, Asturias y el noroeste de Castilla y León. Se caracteriza por los poblados fortificados en altura de viviendas circulares de piedra 
    • denominados castros:  Primera Edad del Hierro: fase de formación en la que se constituyen los castros  Segunda Edad del Hierro: mantenimiento  Inicio del dominio romano. Apogeo con las innovaciones técnicas introducidas  por Roma (horno de alfarería, generalización de la metalurgia del hierro)   Romanización plena: ya bien entrado el siglo I d.C. los castros van dando lugar a  explotaciones agropecuarias del tipo de la villa romana.  Desde la Edad del Bronce Reciente, los poblados del noroeste están constituidos por casas  de planta circular y cubierta cónica. Al principio, se construyen con materiales perecederos:  viguería de troncos, paja impermeabilizada y reforzada con barro, etc. que se va sustituyendo  progresivamente por la piedra, aunque se mantiene la estructura general de las casas con alguna  compartimentación interior más compleja, que son el elemento característico de la Cultura Castreña.  El castro que le da nombre es el poblado, en el que también hay espacios productivos y  algunos edificios públicos de utilidad dudosa denominados sauna o balnearios, con salas para baños  de vapor y agua que algunos autores consideran centros para la iniciación de jóvenes guerreros. Los castros suelen tener planta circular u oval, y se protegen con una muralla, inicialmente  de tierra y posiblemente dotada de frentes de piedras hincadas, que en momentos más avanzados  son de piedra y más complejas, con fosos y terraplenes. Se sitúan en alturas medias que controlen  recursos económicos diversificados: áreas agrarias, ganaderas, para recolección, caza, pesca y  marisqueo, y con  con buena defensa natural, preferentemente en la región costera y los valles de los  ríos que se abren hacia el interior.  Hay un cierto excedente agropecuario objeto de intercambio además de la exportación del  plomo y el estaño, muy abundantes en la región y que son especialmente valiosos para la sociedad  tartésica, que dispone de cobre para la aleación triple del bronce. En los yacimientos de la Cultura  Castreña se detectan objetos de adorno (broches, etc.) de bronce de influencia fenicia, traídos por  comerciantes tartésicos, que son los primeros importadores de hierro al noroeste.  En la Segunda Edad del Hierro la Cultura Castreña conocerá una gran expansión con un  importante desarrollo demográfico y económico que traerá cerámicas griegas y cartaginesas, vino,  aceite y salazones de pescado como consecuencia de los intercambios con el golfo de Cádiz  EL SUR: TARTESSOS  La distribución geográfica del núcleo tartésico original abarca las cuencas de los ríos Tinto y  Odiel y el valle bajo del Guadalquivir, que en su máxima expansión se extiende entre los ríos  Guadiana y Segura. El origen de la cultura tartésica tiene dos hipótesis:   Colonización: Tartessos fue la manifestación en el sudoeste de la PI de las  grandes redes comerciales de las sociedades del Mediterráneo oriental en su  búsqueda de metales  Evolución: Tartessos es el resultado del desarrollo autónomo de las culturas  locales de la Edad del Bronce por sus relaciones comerciales con las sociedades  complejas del Mediterráneo oriental y de su implantación en el golfo de Cádiz En cualquier caso, los antecedentes de Tartessos estarían en la Edad del Bronce Reciente con  los primeros contactos esporádicos con fenicios (de Tiro), y su apogeo corresponde a la Primera  Edad del Hierro caracterizada por estrechos vínculos comerciales con Tiro y Focea:  Período Inicial o Geométrico en el Bronce Reciente: siglos X y IX a.C.   Período Orientalizante en la Primera Edad del Hierro: siglos VIII y VI a.C. con el  apogeo de las influencias culturales de Tiro y Focea   Período Final: siglo V a.C. período de decadencia
    • Periodo inicial o geométrico En la Edad del Bronce Reciente la organización social de los habitantes de la Andalucía  occidental es de tipo tribal basada en los grupos de parentesco que explotan un territorio rico para la  agricultura y la ganadería con una importante minería metálica de cobre, estaño, oro y plata en  poblados pequeños de casas circulares sin compartimentación interna, hechas con barro y madera. La acumulación de riqueza propiciada por la metalurgia y los intercambios hace que  gradualmente los poblados se vayan fortificando con murallas dobles de mampostería con relleno de  tierra y piedras al tiempo que la sociedad se va jerarquizando.         La cerámica es rudimentaria, a mano o con el torno lento en un repartorio  de cazuelas anchas y vasos y otros recipientes de base convexa y carretes33 , con  decoración geométrica pintada que da nombre al período, destacando el estilo  llamado de El Carambolo (UD, p. 385) con decoración  de dibujos rojos sobre  fondo ocre estructurados en registros horizontales con frisos y metopas  compartimentadas según diseños geométricos. La cerámica de estilo de El  Carambolo, procedente principalmente del curso bajo del Guadalquivir, es de  fabricación local pero sin precedentes indígenas, lo que se interpreta como  influencia del estilo geométrico contemporáneo del Egeo.  La cultura espiritual o religiosa indígena es muy poco conocida, apenas  indicios sobre un posible rito funerario de abandono de los cadáveres de guerreros en barcas a la  deriva en los ríos (v. el tema anterior), y se consideran centros de culto varios yacimientos provistos  de huevos de avestruz, que en la cultura fenicia se vinculan al ámbito funerario.  Período Orientalizante: siglos VIII ­ VI a.C.         En la Primera Edad del Hierro se produjo una importante transformación cultural con un gran  desarrollo, atribuido tradicionalmente al impacto del comercio fenicio y más recientemente las  comunidades indígenas en su evolución desde la Edad del Bronce Reciente, antes de las relaciones  externas. Los fenicios son tirios, que se asientan formando colonias en los  principales centros costeros y de los cursos fluviales bajos, sobre todo  Cádiz, desde donde se organiza el comercio hacia el interior del  territorio, posiblemente a través de estaciones integradas en  asentamientos de grupos autóctonos indígenas con los que debieron  tener relaciones intensas. También hay en los asentamientos indígenas  artesanos y comerciantes orientales que fabrican e intercambian objetos  de lujo e introducen innovaciones técnicas como la copelación34 , lo que  propició una orfebrería muy desarrollada cuyas mejores muestras son los tesoros  de La Aliseda,  Cáceres y El Carambolo, Sevilla, ambos datados en el paso del siglo VII al VI a.C.  El intercambio también se aplicó a los excedentes de una agricultura especializada y bien  explotada basada en el vino y el aceite, así como a la industria de la salazón de pescado, de la que  los colonos fenicios eran grandes consumidores e intercambiaban por manufacturas metálicas  orientales.  A finales del siglo VIII a.C. existe ya una sociedad de tipo complejo y jerarquizado de  carácter urbano, regida por una monarquía y una aristocracia hereditaria. En ese momento se  incorporan comerciantes griegos al intercambio con Tartessos y aparece la figura legendaria del rey  Argantonio como símbolo de la heroización de las jefaturas en las fuentes griegas, que definen a  33 Soportes bicónicos de cerámica para el encaje de los recipientes de fondo aguzado adecuados para asentar en arena 34     Separación del oro y la plata del plomo Ilustración 3: Tesoro de la Aliseda.  Cáceres Ilustración 2: Fragmento  cerámico. El Carambolo
    • este rey por conceptos que corresponden a las tiranías griegas contemporáneas.  Parece haberse dado una implantación de los valores ideológicos griegos aportados por   comerciantes foceos, en un intento de consolidar una organización social jerárquica para la   explotación eficaz de los recursos estratégicos sobre la base de una monarquía de origen sagrado  que, aunque tiene alguna forma de autoridad superior sobre el conjunto del territorio, carece de un  poder absoluto, ya que se mantienen las jefaturas locales y se desarrolla una aristocracia enriquecida  con el comercio oriental. Al final de este período desaparece la monarquía y la organización social  la encabeza una elite de guerreros.  Los asentamientos tienen ya carácter urbano, y las casas se construyen con  materiales más duraderos, como piedra, tapial y adobe, adoptando la planta  rectangular con compartimentación interior por influencia fenicia, aunque se sigan  cubriendo con fibras vegetales. Las ciudades se fortifican con murallas que se  convierten en símbolo de riqueza y poder.  En el asentamiento del Período Orientalizante de El Carambolo hay una  aldea de habitantes indígenas que utilizan una cerámica aún muy rudimentaria,  coexistiendo con una colonia fenicia más compleja que incluye un santuario fenicio  con un patio y dos capillas provistas de altar de donde procede la estatuilla de  bronce de Astarté de El Carambolo.  A pesar de la cerámica rudimentaria de este poblado, se conoce ya el torno  rápido debido a las influencias alóctonas y hay varios estilos cerámicos, que  parecen estar especializados en usos de vajilla o rituales (sacrificios animales), cerámica bicónica y  vasos de importación griega.         Los ritos funerarios son bien conocidos y aportan muchos datos sobre la estructura social. Son  orientalizantes con cremación de cadáveres depositados con ajuares que reflejan la jerarquización  social y se convirte en un medio de ostentación del estatus. Los ajuares más ricos tienen objetos  variados: bronce, plata, recipientes de alabastro para perfumes, joyería, etc., muchos de ellos  orientales. La presencia de platos vacíos en las necrópolis se interpretan como indicio de banquetes  funerarios que remarcaran la importancia de los actos de acompañamiento del cadáver. Hay dos modalidades de enterramiento: en la primera las cenizas se depositan en una urna  que se entierra con el ajuar en un hoyo que se cubre con un túmulo; en la otra se quema el cadáver  una vez colocado en la tumba y se cierra con un túmulo. Ambos ritos se limitan a las altas capas de  la sociedad, muy influenciadas por los colonos fenicios de los que posiblemente adoptaron usos o  creencias religiosos, y no se conocen las creencias del conjunto de la sociedad indígena que no se  entierra en las necrópolis orientalizantes. Entre las necrópolis tartésicas  de esta época destaca la de La Joya (Huelva)        La orfebrería tiene una altísima calidad, y es también un signo  importante de la jerarquización social. El tesoro de La Aliseda  (Cáceres) es un ajuar funerario, mientras que el tesoro de El Carambolo  estaba en un edifficio identificado como lugar de culto. Ambos  depósitos tienen una  gran calidad, con procedimientos técnicos: granulado, filigrana y  repujado, introducidos a través de los intercambios orientales ya que en  lugar de las piezas macizas propias de la Edad del Bronce, se emplean  ahora soportes laminares, que dan menor peso a las joyas y permiten  trabajos más esmerados.  Estos conjuntos de orfebrería tan elaborados indican la existencia de una elite que controlaba  la producción y distribución de los recursos del bajo Guadalquivir y Extremadura, así como de una  clase artesanal muy especializada, que trabaja al servicio de la aristocracia elaborando multitud de  objetos de lujo en soportes variados metal, marfil, cerámica... En estelas, cerámicas y otros objetos se encuentran decoraciones con incisión o  Ilustración 4:  Astarté de El  Carambolo. Sevilla Ilustración 5: Elementos de ajuar.  La Joya. Huelva
    • impregnación de grafito de una escritura ideográfica aún no descifrada.  Período Final: siglo V aC  En el siglo VI a.C. comienza la decadencia de Tartessos por múltiples razones:  Agotamiento de los filones superficiales de las minas  paralización de las extracciones por falta de tecnología para la minería de profundidad  encarecimiento de la producción y desinterés del comercio internacional  Conflictos internos generados por la creciente jerarquización social  Expansión de las comunidades celtíberas por el interior peninsular  Dependencia de Tartessos del comercio tirio primero, y foceo después  573 a.C.: Tiro cae en manos de Nabudonosor y abandona el comercio occidental.   546 a.C.: Los persas conquistan Focea que abandona las bases mediterráneas.  Tartessos perdió los mercados orientales aunque su cultura continuó presente en el territorio   a través de los pueblos ibéricos del sur de la Península, y especialmente el turdetano, que proceden   de la sociedad tartésica.                                   Examen:  Los castros del noroeste en la edad del hierro La cultura castreña del noroeste. Asentamientos y actividad económica
    • TEMA 25. LA COLONIZACIÓN FENICIA  Examen: La colonización fenicia: ámbito general; principales asentamientos; cronología;  características generales.  Cronología general de la Protohistoria de la península Ibérica                 Edad del Bronce Reciente: h. 1250 ­ h. 750 aC.                 Primera Edad del Hierro: h. 750 ­ h. 500 aC.                 Segunda Edad del Hierro: h. 500 aC ­ romanización.  EL PROCESO COLONIAL          Según las fuentes literarias griegas del Período Helenístico, Tiro fundó la colonia de Gadir en  el año 1104 aC,  tras las expediciones pioneras a Sexi y Onoba (Huelva), relacionandola con temas  míticos como la Guerra de Troya y el ciclo de Heracles. La arqueología, sin embargo, ha  cuestionado una actividad colonial anterior al siglo VIII aC. aunque hubo  intercambios   comerciales  fruto de los cuales fueron los santuarios fenicios dedicados a Melqart y distribuidos  por el sudoeste durante la Edad del Bronce Reciente, así como algunos elementos arqueológicos de  la cultura geométrica.  La colonización propiamente dicha comienza con la Primera Edad del Hierro, y abarca el  llamado Período Orientalizante de Tartessos. A mediados del I milenio aC, la decadencia de Tiro  como potencia comercial hace que su actividad colonial en el Mediterráneo occidental y el sudoeste  de la península Ibérica, y su función directiva, sean asumidas por Cartago; por ello, la Segunda  Edad de Hierro se define también como período púnico de las colonizaciones.  PRIMEROS ASENTAMIENTOS  El final de la Edad del Bronce Reciente se caracteriza por un intenso tráfico comercial desde  Gran Bretaña a las islas del Mediterráneo central a travéas de la costa atlántica y el estrecho de  Gibraltar con el tráfico de metales como incentivo principal.  En la Primera Edad del Hierro Tiro emprendió una actividad colonial intensa por factores  internos (presión demográfica en la c iudad) y externos (presión creciente de las grandes potencias  de oriente Próximo: Siria, Asiria, Babilonia y Persia sucesivamente) La riqueza en metales del sur  de la península Ibérica la convirtió en objetivo fundamental y centro estratégico de sus grandes  rutas comerciales.                                                                                                                   Los asentamientos fenicios en el sur de la península Ibérica repiten el esquema de poblamiento  de Tiro:   establecimientos de tipo urbano, con planificación y casas de planta rectangular insertas en  la trama urbana mediante una red viaria  situados en promontorios próximos a la orilla de los cursos bajos de los ríos o en islas  cercanas a la costa que permitieran el control de los recursos locales y las grandes rutas  comerciales.  GADIR          Es la principal fundación fenicia, que centraliza el comercio con Tiro. Su emplazamiento es  parecido al de Tiro, constituida por una isla principal y varios islotes, situados a la entrada de una  bahía mucho más extensa que en la actualidad, cuyas costas eran, junto con los cauces fluciales, los  accesos principales al interior del territorio tartésico.  Gadir acapara, a través de las restantes colonias fenicias en el sur peninsular, el comercio con  las comunidades indígenas que ya tenían centros distribuidores de nivel regional durante la Edad del  Bronce Reciente. Los restos arqueológicos fenicios de Gadir permite datar la presencia fenicia con  carácter colonial desde el siglo VIII aC. , aunque su conocimiento global es difícil por encontrarse  bajo la actual Cádiz.
    • NECRÓPOLIS; RITOS FUNERARIOS          Las necrópolis de las comunidades fenicias en la península Ibérica estan situadas a la orilla de  ríos y bahías con buen acceso a mar abierto, pero en la ribera opuesta a la ciudad asociadas a ellas,  y reflejan el proceso de colonización en la progresión del número de tumbas. Las sepulturas pueden  ser colectivas en hipogeos con acceso por corredor en rampa y entrada de piedra, y paredes con  nichos para el ajuar) o individuales  fosas que pueden contener una inhumacióno restos de cadáveres incinerados  cistas por recubrimiento de las paredes de la fosa, y a veces también del fondo, con  sillares de piedra. Reservada a personas de la elite dirigente  sarcófagos enterrados. En la fase final de la colonización  pozos excavados  que a veces se cubren con piedras Coexisten inhumaciones en posición extendida con incineraciones, cuyos restos se  depositan en urnas, a veces muy lujosas. Con el tiempo las incineraciones tienden a ser más  abundantes que las inhumaciones en los asentamientos fenicios de todo el Mediterráneo.         El ajuar es un elemento de identificación del estatus social con un amplio repertorio cerámico   (con ofrendas alimenticias o perfumes), huevos de avestruz, y objetos de oro y otros metales. En  algunas tumbas muy ricas hay recipientes cerámicos suntuosos de origen griego.          Las tumbas están señalizadas mediante esculturas zoomorfas o estelas con inscripciones.  SANTUARIOS          Los santuarios se encuentran fuera del ámbito de la ciudad y sin relación  con ella, sobre promontorios fluviales o costeros o en islas próximas a las costas, adecuados  para la residencia de la tríada divina de Astarté, Melqart y Baal y para ser  puntos de referencia para la navegación y de  identificación del territorio como  emplazamientos fenicios. En estos centros religiosos se realizaban transacciones  comerciales y actuaban como focos de irradiación cultural, religiosa e  ideológica sobre las comunidades indígenas de Tartessos.  El Templo de Melqart situado al otro lado de la bahía de Gadir  (actualmente sumergido) fue considerado por las fuentes clásicas el santuario  más importante de occidente, que tenía altares enlos que ardía permanentemente  el fuego y c arecía de imágenes de culto. En los alrededores se han hallado  varias figurillas de bronce, quizá Melqart, que pudieron tener una función  votiva.          Otro templo interesante es el dedicado a Baal en el cerro de Coria del Río,  situado en la línea de costa (de aquella época) sobre un promontorio junto a la  desembocadura del Guadalquivir. Debió  tener una función de orientación en la  navegación. Tiene una planta pavimentada con terracota y en la cella hay un altar en forma de piel  de toro orientado a la salida del Sol en el solsticio de verano         También debió ser importante el santuario de El Carambolo, provisto de un altar, al que  pertenece la estauilla de bronce de Astarté (Imagen), por lo que el edificio debió de estar  consagrado a esta diosa.   EXAMEN:  Las necrópolis fenicias  La colonizacion fenicia en la peninsula iberica Ambito general principales asentamientos,  cronologías, caracteristicas generales La colonizacion fenicia en la peninsula iberica La colonizacion fenicia en la peninsula iberica ambito general principales asentamientos,  cronología, caracteristicas
    • TEMA 26. LA COLONIZACIÓN GRIEGA  Examen: hasta ahora nada.  EL PROCESO COLONIAL         La expansión griega se inserta en los intensos movimientos comerciales que caracterizan el  Mediterráneo durante todas las edades de los metales, y se inicia por las circunstancias griegas del   Período Arcaico: gran desarrollo demográfico, escasez de tierras y conflictos internos. Los objetos  de procedencia micénica en la península Ibérica desde la Edad del Bronce del Egeo parecen haber  sido traídos por intermediarios del Mediterráneo central. Las fuentes literarias sitúan la fundación rodia de Rhode (Roses) en el Período Oscuro,  aunque no se han encontrado allí restos arqueológicos anteriores al siglo V aC, aunque hay  recipientes cerámicos y otros objetos griegos en época tartésica, probablemente transportados por  mercaderes fenicios, y por la presencia esporádica de comerciantes griegos, detectada desde épocas  tempranas, a través de la imitación de cerámicas y otras manufacturas griegas en la producción  local, posiblemente mediante el establecimiento de colonias de mercaderes en asentamientos  fenicios o púnicos, como se ha documentado en algunas zonas del Mediterráneo central. A partir de la retirada fenicia, en el siglo VI a.C., toman el relevo el comercio griego y el  cartaginés y los griegos, sobre todo los foceos, crean sus propios establecimientos comerciales en la  Península. La primera fundación focea importante en occidente fue Massalia (h. 600 aC). Poco  después y dependiente de ésta se fundó Emporion, desde donde se produjo por primera vez una  influencia cultural griega importante sobre las comunidades indígenas.  Desde el siglo VI a.C., en pleno proceso colonial, el área principal de influencia griega fue el  nordeste, a través de los centros de Emporion y Rhode. El arte ibérico adopta elementos estéticos  griegos y el urbanismo ibérico tiende a emplear el ordenamiento ortogonal propio de la cultura  griega, aunque con un sistema sistema defensivo mixto: fortificación de muralla y foso griegas y   torres en las esquinas de tradición indígena. Algunos elementos culturales de los griegos tienen una  especial importancia, como la adopción de la escritura jonia para la lengua ibérica, bien  docuemntadas en el sudeste de la península Ibérica (estelas con inscripciones).  EMPORION        La decadencia de Tiro permite la consolidación del comercio griego, con la fundación focea de  Emporion en torno al año 600 aC (contemporánea de la de Massalia) en un primer asentamiento en  un islote al sur de la bahía de Roses ( Palaiapolis = ciudad antigua) similar al de las fundaciones  coloniales tirias (Cartago y Gades), donde se ha documentado arqueológicamente un poblado  indígena con manufacturas de importación griegas y etruscas (Hipótesis: puerto franco con cierta  libertad de comercio, hasta el acaparamiento de su mercado por los foceos en su expansión colonial) En su primer siglo de existencia, Emporion fue estableciendo una red comercial a lo largo de  la costa mediterránea con un crecimiento urbano que llevó a la ubicación frente a la Palaiapolis de  la Neapolis (ciudad nueva), de planta regular y muralla reforzada con torres en los tres lados que  dan a tierra, abriéndose al mar en la línea de costa. Más adelante se completó la muralla con un foso  y nuevas torres agrupando en el mismo hábitat a la población griega y la ibérica hasta la época de  dominio romano.         Las necrópolis griegas están extramuros a lo largo de los caminos que avanzan tierra adentro.  Predomina el rito de inhumación en fosas orientadas al este con una ajuar compuesto por adornos  (anillos, collares, fíbulas), figuras de terracota y frascos de vidrio y cerámica para los ungüentos. La comunidad indígena tiene una única necrópolis donde se practica la incineración con   ajuares caracteristicos ibéricos.  RHODE         Se encuentra en el extremo norte de la misma bahía de Rosas y su urbanismo es similar al de 
    • Emporion. Las fuentes antiguas destacan su puerto como el más importante del nordeste de la  península Ibérica y la identifican como colonia focea, de Emporion o marsellesa, tal vez por su  dedicación preferente al comercio de larga distancia frente a la especialización de Emporion en el  control del territorio circundante mediante sus relaciones con los indígenas. En ambas ciudades se  desarrollan manufacturas de calidad y se acuñó moneda.  EL FINAL DE LA PRESENCIA GRIEGA  En el Período Clásico de Grecia, los productos importados por las colonias de la bahía de  Roses son principalmente cerámicas y otras manufacturas áticas. En la segunda mitad del siglo IV  aC, con el final del clasicismo, las importaciones atenienses disminuyen y son reemplazadas por la  producción local de Emporion y Rhode y manufacturas del Mediterráneo central. El final definitivo de la influencia griega está determinado por la Segunda Guerra Púnica,  cuando la península Ibérica se convierte en el escenario preferente de la guerra en el enfrentamiento  entre Roma y Cartago por la importancia del control  de  la producción metálica y agropecuaria de  Iberia. Roma eligió Emporion para su ofensiva del año 218 aC sobre el este y el sur de la península  Ibérica,  bajo el dominio de Cartago La victoria definitiva de Roma en la guerra diluye la influencia cultural griega en el  fenómeno general de la romanización intensiva en las regiones de civilización más  antigua: los pueblos iberos, especialmente las zonas que habían tenido mayor contacto con los  comerciantes y colonos griegos. EXAMEN: Manifestaciones culturales griegas en la PI
    • TEMA 27. LA CULTURA IBÉRICA  Examen: El mundo ibérico a través de sus cerámicas: características generales de la cerámica  ibérica; estilos y áreas geográficas; cronología.  LOS PUEBLOS IBÉRICOS         El término iberos designa un conjunto de culturas que se desarrollan en el sur y el este de la  península Ibérica aproximadamente durante la segunda mitad del I milenio a.C., aunque sus raíces  son anteriores. Son pueblos diversos sin límites geográficos claramente definidos, con rasgos  culturales comunes y otros individualizados pero sin unidad política ni social, a pesar de tener   importantes vínculos culturales y económicos.  La cultura ibérica se forma sobre el sustrato indígena de la Edad del Bronce Reciente y la  Primera Edad del Hierro, como consecuencia del impacto cultural de las relaciones con pueblos más  civilizados del Mediterráneo oriental. Su formación se inserta dentro del fenómeno de las culturas  orientalizantes de los siglos centrales del I milenio a.C., y tiene una gran dependencia respecto  a las colonizaciones. En el sur, los pueblos ibéricos surgen en el territorio y sobre la base cultural de  Tartessos; en el nordeste, el hecho de que la colonización fuese algo más tardía retrasó ligeramente  la formación de los pueblos ibéricos.         Esta cultura comienza con la decadencia de Tartessos, en el siglo VI a.C. a partir de las  colonizaciones, desde la región costera desde el golfo de Cádiz hasta el sur de Francia y, una vez  formada, hacia el interior, de modo que su fase de plenitud abarca no sólo Andalucía, el levante y el  nordeste, sino también el valle del Ebro y el sudeste de la Meseta. El tercer cuarto del I milenio a.C.  es el de la plenitud de esta cultura, que en el último cuarto va siendo asimilada progresivamente a  los grandes imperios territoriales del Mediterráneo central (Cartago y Roma) Los principales de estos pueblos son:                 Turdetanos: herederos directos de  Tartessos, en la futura Bética romana.                 Bastetanos y Contestanos: sudeste  peninsular; los primeros en el interior y costa  sur, y los segundos en la franja costera.                 Oretanos: Meseta sudoriental.                 Edetanos: València y sur de Aragón  hasta el cauce medio del Ebro.                 Ilergetes e ilergavones:  respectivamente, valle medio y bajo del Ebro.                 Cessetanos, layetanos y oscetanos:  nordeste (relacionados con otros pueblos  iberos del sur de Francia).         La cultura ibérica se conoce por referencias en las fuentes grecolatinas, documentos  epigráficos y numismáticos en lengua ibera (aún no descifrada) y  arqueología.  ECONOMÍA Y SOCIEDAD  La base de la subsistencia es agropecuaria, con una importante mejora de las técnicas de  explotación (por el contacto con pueblos más desarrollados) que genera un excedente invertido en  industrias muy especializadas y de alta calidad con un desarrollo tecnológico notable: alfarería,  metalurgia y producción suntuaria, favorecida por el desarrollo de la importante producción minera. En la economía ibérica tienen una gran importancia los intercambios a doble nivel:  Relaciones comerciales sofisticadas con los pueblos del Mediterráneo a través de los puertos  con un sistema monetario adquirido con las colonizaciones  Comercio interior indígena entre las comunidades ibéricas por rutas terrestres, con economía  de trueque . El control de los pasos montañosos y otros puntos estratégicos del comercio 
    • interior habría sido un aliciente para la formación de las aristocracias locales.         La economía plenamente monetaria se introdujo desde la Segunda Guerra Púnica y la  dominación romana. Muchas ciudades ibéricas acuñan monedas con leyendas bilingües, en latín y  lengua ibérica.         Las fuentes grecolatinas hacen referencias a diversos sistemas de poder y organización  política :  Monarquías, aunque no parece haber demarcaciones territoriales, sino alianzas flexibles  entre ciudades, especialmente en Oretania y Turdetania con basileus (regulus) en zonas  amplias, y reyes entre las ciudades levantinas    Instituciones de decisión colegiadas: asambleas comunitarias, senados aristocráticos,  consejos de ancianos, consejos de pueblos aliados....  a veces compatibles con la monarquía  En las áreas de Cataluña y Valle del Ebro parece pesar más las estructuras tradicionales con   legados de los pueblos de una nobleza tribal, y princeps en el aspecto puramente militar. CULTURA MATERIAL . ARMAMENTO          La guerra fue una actividad importante  entre los iberos. Luchaban entre sí, o bien como  tropas auxiliares de los ejércitos cartagineses y  romanos, y la producción de armas fue una  parte importante de su industria metalúrgica  que alcanzó gran calidad. El arma característica  es la falcata, ligeramente curva, con filo por  una cara y arte de la otra y punta, provista de  incisiones lineales en la hoja para incrementar  el efecto de herida del arma. La empuñadura es  abierta y adopta formas de cabezas animales  Hay también un modelo de espada recta, con las mismas acanaladuras que la falcata, aunque  cambia la forma de la hoja y la de la empuñadura. El repertorio se completa con diversos  tipos de lanza y jabalina, y armas defensivas (escudos, cascos y corazas) “Armas y ritos en la Iberia prerromana”: http://www.ffil.uam.es/equus/warmas/default.htm ORFEBRERÍA Y JOYERÍA          La joyería alcanzó gran calidad. La materia más usada es el bronce, aunque también hay oro e  incluso adornos de hierro. Se emplean el repujado, la filigrana, el granulado y el damasquinado.  Son muy abundantes las fíbulas. La orfebrería se emplea también para la vajilla metálica.                                                                                                                CERÁMICA          Es un elemento fundamental de la cultura ibérica, con una técnica muy desarrollada, gracias a  la introducción del torno rápido y el horno de cocción oxidante, aunque se mantiene el trabajo con  el horno lento y el modelado a mano para la vajilla de uso  cotidiano.  Se adoptan formas muy variadas con diversas influencias:  indígena, fenicio, cartaginés o griego. Entre los estilos regionales  destacan los siguientes:   Grupo andaluz (turdetanos y bastetanos) de influencia  fenicia y cartaginesa: decoración geométrica sencilla, a base  de bandas horizontals, con series concéntricas de  circunferencias o semicircunferencias; alguna figura  zoomorfa de estilo orientalizante.
    •  Estilo simbólico o de Elche­Archena (sudeste de la Península):  Decoración de motivos figurados dentro de un repertorio  limitado:   guerreros heroizados, posibles divinidades   dos figuras zoomorfas características: ave con alas  desplegadas y carnívoro  la superficie del vaso se completa con motivos vegetales.   Estilo narrativo o de Olivia­Liria,  similar al anterior pero las figuras componen escenas narrativas  estructuradas en frisos: lucha, ceremoniales, tauromaquia...... A  menudo se acompañan de escritura ibérica y la técnica del  dibujo es más descuidada  http://www.contestania.com/Ceramica%20iberica.htm NECRÓPOLIS Y RITOS FUNERARIOS  El rito predominante es la cremación (quema del cadáver que conserva parcialmente algunos  restos orgánicos) depositada en urnas que se entierran en nichos con el ajuar fragmentado. Hay hallazgos de inhumaciones infantiles fuera de las necrópolis en el subsuelo de edificios,  a veces asociados a restos de animales, que quizá tuvieron una función cultual ¿ofrendas? ¿ los  niños que aún no habían ingresado en la sociedad con pleno derecho tampoco tenían acceso a la  comunidad de los muertos? Los monumentos funerarios tienen gran importancia, y pueden ser:   Hoyos ovales, a veces revestidos con barro, con o sin urna funeraria. Son sepulturas pobres  Tumbas de cámara subterránea de origen fenicio. Grandes fosas o hipogeos excavados o  tallados de paredes revestidas que contienen las urnas, a veces decoradas con temas  simbólicos (Dama de Baza, primera mitad del siglo IV aC.) y el ajuar: objetos de cerámica,  adornos, armas. Pueden ser individuales o colectivas.   Las tumbas se cubrían con losas, piedras o túmulos, con pilares o estelas y forma escalonada  o vertical, coronadas con esculturas. Ejemplo de ello es el monumento funerario de Pozo Moro  (Albacete).  Las esculturas funerarias de la Dama de Baza y la Dama de Elche pertenece al período  clásico del arte ibérico, caracterizado por la consolidación de las aristocracias que realizaban este  tipo de sepulcros.                                                                                                                          ASENTAMIENTOS; CENTROS DE CULTO         El urbanismo ibérico es el resultado de las tradiciones indígenas y orientalizantes. Los poblados  no suelen ser grandes y utilizan técnicas y materiales de construcción sencillos, pero las  fortificaciones presentan magníficos trabajos de cantería:   Oppida: Sobre eminencias que controlaran los recursos económicos y las rutas comerciales,  con importantes construcciones defensivas  Asentamientos fortificados aislados en lugares agrestes con buena visibilidad del entorno  Aldeas agrícolas desprovistas de defensas Los santuarios más importantes se localizan en zonas rurales a lo largo de las vías más  concurridas  y en lugares aislados. En algunos casos son centros de culto y encuentro de pueblos  ibéricos, con fines políticos, religiosos, militares y económicos.  EXAMEN  El mundo iberico a través de sus ceramicas El urbanismo en la cultura ibérica
    • TEMA 28. LOS CELTAS EN LA SEGUNDA EDAD DEL HIERRO  Durante la Segunda Edad del Hierro, los pueblos no iberos de la península Ibérica  continuaron su proceso de civilización bajo la doble influencia celta e ibera, con la adopción de  innovaciones técnicas y un importante  desarrollo de la metalurgia del hierro, y la jerarquización de  la sociedad bajo jefaturas guerreras en grupos gentilicios, con asentamientos urbanos fortificados.   Paralelamente se consolidan las, continuando la evolución iniciada por la Cultura de los  Campos de Urnas. Esta jerarquía social se manifiesta en el desarrollo y en la fortificación de los.  Incluso se produciría cierta unidad política entre las distintas  comunidades celtas, como consecuencia de la conquista romana.  El proceso de formación de la cultura celta no es simultánea en todas las zonas de la  Península, posiblemente hubo varios focos que irradiaron hacia sus respectivas periferias y en  algunas zonas coincide con la adopción de elementos iberos o romanos, lo que complica el  enunciado preciso de las características culturales celtas. Por ello, la cultura celta se estudiará en sus  dos ámbitos principales: la Celtiberia y el noroeste.  CELTÍBEROS DEL INTERIOR PENINSULAR         Durante la Primera Edad del Hierro, se produjeron migraciones de comunidades con una  sociedad gentilicia de jefatura militar relacionadas con la Cultura de los Campos de Urnas, que se  asentaron inicialmente en el valle medio y alto del Ebro.  Los celtas de Iberia estaban  diversificados en multitud de  pueblos y grados variables  de civilización, algunos de  ellos muy influeidos por los  iberos.Estos migrantes  propiciaron una  transformación del sustrato  local de la Edad del Bronce  Reciente, al tiempo que  recibieron influencias  orientalizantes a través de  estos indígenas y los pueblos  del entorno.  El resultado fueron  los grupos celtíberos en los  que los migrantes celtas  dinamizaron el sustrato  indígena generando  sociedades guerreras y  pastoriles con gran capacidad de expansión, que se fueron extendiendo por el interior peninsular,  absorbiendo a otros grupos celticos menos numerosos. Es en el valle del Ebro y el Sistema Ibérico,  donde más rápidamente se consolidan estas sociedades complejas formandose una sociedad tribal  basada en relaciones amplias de parentesco (gentilidades), que se dedica al pastoreo trashumante, la  agricultura, las manufacturas especializadas y la minería y practica los intercambios entre  comunidades.         El rito funerario predominante es la quema del cadáver,  también la exposición del cadáver a los  animales psicopompos para su descarnado Los restos se envuelven en telas o se depositan en urnas  en fosas y hoyos alineados en la necrópolis señalados con estelas, a veces decorados con relieves de  heroización de guerreros que combatían a caballo. El ajuar se introducía  en las urnas o se enterraba 
    • junto a él tras inutilizarlo para evitar su reutilización. Otro ritual funerario era la. Como ocurría  entre los iberos, los niños, que aún no se han incorporado plenamente a la  sociedad, son inhumados en el subsuelo de las casas.         Los ajuares funerarios durante la  Segunda Edad del Hierro indican una  importante jerarquización social que  destaca a una elite militar con armas  realizadas con técnicas metalúrgicas y  de orfebrería muy desarrolladas:  espadas y puñales y sus vainas  decoradas con orfebrería repujado,  incrustaciones, etc. Ajuares funerarios guerreros de  necrópolis vetonas de la  provincia de Ávila:  A.­ La Osera (tumba 228, zona VI)  B.­ La Osera (tumba 182 zona VI) C.­ Las Cogotas (tumba 287) D.­ Las Cogotas (tumba 383)  (Lorrio, 1993) Vaina de cuatro discos y tahali de  puñal tipo Miraveche – tipo Bernorio  con incrustaciones de plata. Necróplis  de Las cogotas. Cardeñosa (Avila) en  unidad didáctica, p. 525         La metalistería alcanza gran calidad también en los adornos, destacando las fíbulas (UD, p. 539).  EL NOROESTE: LA CULTURA CASTREÑA EN LA SEGUNDA EDAD DEL HIERRO  La Cultura Castreña del noroeste constituye en la península Ibérica una manifestación  particular de la más amplia Cultura del Bronce Atlántico, que abarca la Edad del Bronce Reciente  en las regiones atlánticas de Europa, y se prolonga en la región durante la Edad del Hierro y hasta  el Bajo Imperio romano, adoptando elementos culturales lusitanos, celtíberos y romanos.  Su denominación viene dada por la gran importancia que tienen en ella los castros como  formas de habitación y ocupación del territorio, aunque estas construcciones no sean exclusivas del  noroeste extendiéndose también por la Meseta, especialmente la septentrional  Periodización:  Período Formativo: Primera Edad del Hierro, con características culturales atlánticas y  construcción de poblados con materiales perecederos  Período Clásico: Desde mediados del I milenio a.C. hasta la toma de contacto con Roma (en 
    • su conquista del interior peninsular), con sustitución de los materiales constructivos  perecederos por la piedra, generalización de la metalurgia del hierro e integración en las  redes comerciales del Mediterráneo (aparición de cerámicas y monedas griegas)  Período Tardío: Desde la conquista romana hasta el Bajo Imperio con pervivencia de la  Cultura Castreña a pesar de la introducción de la organización política y urbana romana.  La estructura básica de poblamiento es el castro, se trata de un poblado fortificado situado a  media altura, en promontorios  costeros o espolones fluviales que  favorezcan el  control de recursos y  rutas estratégicos y tengan una buena  defensa natural, que se completa con  una fortificación artificial de  murallas, acompañadas a veces por  fosos y terraplenes. Son de  dimensiones variables, y distribución  por el territorio y densidad diversas,  aunque muy abundantes  Las viviendas tienen zócalos de  piedra y son circulares y ovaladas  con una estancia principal y un vestíbulo o dependencia aneja. Están separadas unas de otras, y  ubicadas sin organización planificada en el recinto urbano. En algunos poblados (Briteiros, Sanfoins, Coaña) aparecen construcciones monumentales  situadas en la parte inferior y lejos de la zona habitada que se han interpretado como edificios  termales (anteriormente como monumentos funerarios, santuarios dedicados a las aguas, hornos de  fundición..... ) La base de la subsistencia era la ganadería y, sobre todo, la agricultura, realizada con  técnicas y aperos primitivos y producción insuficiente para la población, por lo que eran frecuentes  las expediciones de saqueo hacia el noroeste de la Meseta y las actividades complementarias de  recolección, pesca y marisqueo Desde el punto de vista de la economía compleja el recurso más importante era la minería,  especialmente el referido al hierro, el oro y la plata, y con una metalurgia muy desarrollada, que se  refleja en las armas (puñales de antenas, vainas, puntas de lanza y flecha, etc.) y en la orfebrería 
    • detacan las joyas y fíbulas.         La mujer poseía y trabajaba la tierra, practicaba la minería fluvial, transmitía la herencia y  concertaba matrimonios de sus hermanos, y el hombre se dedicaba a funciones militares, en una  sociedad jerárquica encabezada por una elite guerrera.         Tenían un dios principal de la guerra, conocido por múltiples nombres,  también tenían dioses  tutelares para cada poblado y practicaban cultos a la naturaleza.        El rito funerario era exclusivamente la incineración y el depósito de las cenizas en cistas de  piedra o recipientes cerámicos.  Examen:   Los castros del noroeste en la Edad del Hierro (también en T. 24)  La Cultura Castreña del noroeste: asentamientos y actividad económica (también en T. 24)                                                                                                    Resúmenes realizados en el curso 2007­2008 Se complementan con ANEXO PPPI ­  PROTOHISTORIA:  Cuadernillos de cerámica de la UAH  Resumen de tipologías de armas y cerámicas de José Miguel Calpe  (nuestro querido  Lucio_Cornelio_Sila)  Cuadros resúmenes de un compañero no identificado y con varios pps sobre el temario colgado en sendspace por trioditis@gmail.com