004  en el monte gerizim
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

004 en el monte gerizim

on

  • 1,559 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,559
Views on SlideShare
1,559
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
8
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

004 en el monte gerizim Document Transcript

  • 1. 004.- En el monte Gerizim“He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición... Pondrás labendición sobre el monte Gerizim ”. Dt. 11:26,29Moisés, recapitulando las bendiciones que Yahweh deseaba otorgar al pueblo hebreo, antesde que éste tomara posesión de la tierra prometida, “tierra que fluye leche y miel” Ex.3:8;Dt.26:9, exhorta al pueblo, a cada familia a que le sean obedientes. No da la opción de quetengan que depender de personas para que, puedan recibir las bendiciones que el Yahweh elDios del Universo, estaba dispuesto a derramar sobre su pueblo. Unas bendicionescondicionadas siempre a la actitud del hombre para con él. A la actitud entre la criatura y elCreador. El ser humano para que pueda apropiarse de las bendiciones que Yahwehderrama, debe estar en armonía con su ley. Cuán agradecidos debiéramos de estar, porqueaún transgrediendo parte de esa ley, aunque somos considerados transgresores de toda ella,“porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se haceculpable de todos” St. 2:10, seguimos viendo la manifestación de su carácter reflejado enla misma creación.Yahweh, el Dios Creador, todavía se complace en mostrar su amor y misericordia a unpueblo apóstata y a un mundo rebelde a su santa ley. Aún así, “Yahweh se manifestó amí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, teprolongué mi misericordia” Jer. 31:3. Y ahora viene la pregunta que debiera de hacernosreflexionar. Si Yahweh a través del profeta Jeremías dice que por amor, fruto de sucarácter, porque “Yahweh es amor” 1 Jn. 4:8, prolonga su misericordia, ¿seguirá parasiempre siendo misericordioso? Si habla de una prolongación es porque debe de haber unfinal a esa misericordia y la historia hebrea nos dice que así fue. Los contemporáneos delprofeta habían abusado de esta misericordia que Yahweh prolongaba por ver si “su pueblo”procedía a un arrepentimiento y volvía su corazón a El. Esa era la finalidad de prolongar sumisericordia. Ese era el motivo mediante el cual, Yahweh usaba a sus profetas paraamonestar siempre al pueblo. Pero, al igual que antaño, somos “duros de cerviz” Ex.32:9;33:3; Dt.10:16; Hch.7:51 son algunas de las citas que se mencionan en las SagradasEscrituras, señal de que el ser humano siempre ha sido rebelde a los consejos Divinos.Hemos llegado a ser tan autosuficientes y a confiar tanto en los demás, que hemos hecho,generalizando, como los hebreos en la época de Samuel “constitúyenos ahora un rey quenos juzgue, como tienen todas las demás naciones” 1 Sam. 8:5 En lugar de depender deYahweh para ser monoteístas, nos gusta más depender de las opiniones de los hombres, delas tradiciones de la iglesia, de lo que diga el pastor “X”, antes que ver, que es lo que dicela Palabra de Yahweh. Se confía más en ciertos personajes que en estudiar y ver qué dice“la voz de la autoridad”, la voz de Yahweh nuestro Dios y cómo yo la puedo entender.Porque cada uno individualmente tendremos que dar razón de nuestra fe y si dependemosde los pastores, de las tradiciones de la iglesia, en lugar de “escudriñar las Escrituras” Jn.5:39 como dijo el mismo Yahshua, estaremos confiando más en el hombre y la maldiciónva a recaer sin mezcla de misericordia: “Maldito el varón que confía en el hombre y 1
  • 2. pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová” Jer. 17:5. La confianza enel hombre por encima de la de Yahweh, convierte a tal persona en un ser idólatra, y lamaldición por ello, recae hasta la “tercera y cuarta generación de los que me aborrecen”Ex 20: 5La misericordia de Yahweh se prolonga pero, un día esa misma misericordia se tornará en“el vino de su ira, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentadocon fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero” Ap. 14:10Por lo tanto, teniendo siempre en mente que el amor y la misericordia de Dios estáncondicionadas a nuestra actitud con él, por amor a su pueblo, por amor a los que le amanguardando sus mandamientos, él tiene que hacer “su extraña obra” Is. 28:21. Eliminar dela tierra a cuantos han rehusado su amor y misericordia. Eliminar de la tierra a los que hanpersistido en pecar, abandonando la gracia y la misericordia que él ofrece al pecador paraque éste se arrepienta y vuelva su corazón a El, para poder vivir la vida inmaculada quevivieron Adán y Eva antes de la entrada del pecado en el Jardín del Edén. Vivir la vida quevivió el Modelo que nos fue dado: Yahshua, el enviado, el Mesías, el Ungido. “Pues paraesto fuisteis llamados; porque también Yahshua padeció por nosotros, dejándonosejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en suboca” 1Pe. 2:21,22.“Yahshua no disminuye las exigencias de la ley. En un lenguaje inconfundible, presenta laobediencia a ella como la condición de la vida eterna: la misma condición que se requería aAdán antes de su caída. El Padre celestial no espera menos del alma ahora que lo queesperó del hombre en el paraíso: perfecta obediencia, justicia inmaculada. El requisito quese ha de llenar bajo el pacto de la gracia es tan amplio como el que se exigía en el Edén: laarmonía con la ley de Dios, que es santa, justa y buena” PVGM 322,323Hoy, su misericordia se traduce en que como Dios es amor, no puede castigar al transgresorporque va en contra de sus propios principios. Otros dicen que la ley moral fue abolida enla cruz. Que el hombre no puede guardarla y por tal motivo no puede haber castigo para eltransgresor, confiando así, con la misericordia Divina, olvidando entonces que la mismamisericordia, se convertirá en “el vino de la ira de Dios...” cuando el transgresor de su leyreciba la sentencia por haber violado lo que dice que fue abolido en la cruz o que el hombreno puede guardar.La gracia, el amor, la misericordia de Dios es una combinación de poder que recibe elhombre para ser precisamente obediente, a lo que antes desobedecía. La gracia, es el doninmerecido que recibe el transgresor de la ley moral de Dios, cuando se da cuenta de que supecado ocasionó la muerte del Hijo de Dios y se arrepiente de su pecado, lo confiesa, seaparta de él, y entonces, la gracia, la sangre de Yahshua le cubre su pecado arrepentido,confesado y abandonado para pasar a ser un hijo obediente a esa misma ley que antesviolaba, pisoteaba y vulneraba. “¿Perseveraremos en el pecado para que la graciaabunde?” y la respuesta de Pablo es contundente, “En ninguna manera. Porque los quehemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?” Ro. 6:1,2 (ver 6:15; 5:20...) apesar de que algunos malinterpretan estos escritos de Pablo y otros los sacan de su contextocomo dice Pedro en su 2 epístola 3:16. 2
  • 3. El amor es la prueba de lealtad hacia alguien. Así como las parejas que se amandemuestran su lealtad, siendo fieles mutuamente, el amor a Yahweh debe revelarse a travésde la obediencia a su Santa Ley, “Si me amáis guardad mis mandamientos” Jn. 14:15 “Elque dice: Yo le conozco y no guarda sus mandamientos el tal es un mentiroso y laverdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amorde Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice quepermanece en él, debe andar como él anduvo” 1 Jn. 2:4-6La misericordia siempre va unida a la verdad. La bendición, la protección va siempre unidacon la verdad, de igual modo que sucede en la tierra con el infractor de las leyes del país, dela misma manera, la misericordia de Dios, nuestra lealtad a El va unida con la verdad, connuestra obediencia. Dejamos de ser rebeldes, dejamos de ser duros de cerviz, “vosotrosque en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otrotiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia”1 Pe. 2:10, y como dice el apóstol, ahora, en esa condición, podemos llegar a ser pueblo deDios.Por lo tanto, la combinación de estas tres virtudes, gracia, amor y misericordia deben dehacer en el transgresor de la ley, en mí, el cambio que el Señor desea para que puedapertenecer a su pueblo, cosa que en mis pecados no podía ser, porque “no había alcanzadomisericordia” precisamente por mi misma rebelión hacia su santa ley.Moisés transmite al pueblo lo que recibe de Dios precisamente antes de que el pueblotomara posesión de “la tierra que fluye leche y miel” y él mismo tuviera que deponer suarmadura como guerrero.La orden que le dio el mismo Dios era para que el pueblo tuviera siempre en mente laimportancia de guardar los “mandamientos, estatutos y decretos que Yahweh vuestroDios mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cualpasáis vosotros para tomarla... Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tucorazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andandopor el camino y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tumano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa,y en tus puertas” Dt. 6:1-9El fruto de la obediencia es consecuencia de estar constantemente escuchando, leyendo,meditando la Palabra de Yahweh. Es el temor reverente a él lo que debe producir ennosotros tal deseo, que él quiso implantar en los corazones de su pueblo antes de que estosse convirtieran en apóstatas y desleales y finalmente tuvieran que pagar las consecuenciasde su apostasía y deslealtad, siendo sometidos por los pueblos de alrededor, llevados comocautivos, y finalmente errantes por el mundo por haber rechazado la gracia, el amor y lamisericordia Divina.Si somos conscientes de que tanto el V.T. como el N.T. “para nuestra enseñanza seescribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamosesperanza” Ro. 15:4, la historia del pueblo hebreo debe ser tenida en consideración nosiendo que nosotros hagamos lo mismo que ellos, y finalmente recibamos el mismo castigoque ellos, y seamos abandonados del Dios de gracia, de amor y de misericordia, y 3
  • 4. finalmente fruto de nuestras decisiones equivocadas, seamos consumidos en el “lago defuego y azufre” Ap. 20:10 que es el castigo que recibirán todos los “cobardes eincrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras ytodos los mentirosos, tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es lasegunda muerte". Ap. 21:8Si para que el pueblo fuera obediente, Dios aconsejó a Moisés que cada familia tuvierasiempre visible, “sus mandamientos, estatutos y decretos” y transmitirlo constantementea los hijos. Si comprendemos que la Palabra de Dios fue escrita para nosotros, “a quieneslos fines de los siglos han alcanzado” 1 Cor. 10:11, ¿somos rebeldes a Dios otransmitimos a todo momento a nuestros hijos el pacto que Dios hizo con su pueblo paraque a nosotros no nos suceda lo mismo que a ellos?Seamos receptivos al consejo Divino y pongamos en nuestras mentes, en nuestras casas deuna manera bien visible una transcripción de lo que Yahweh quiere de cada uno denosotros, para que al recordar y obedecer esos mandamientos, estatutos y decretos,podamos recibir la bendición de Dios que es la mezcla de la gracia, el amor y sumisericordia."Y cuando el Eterno tu Dios te introduzca en la tierra que vas a poseer, pondrás labendición sobre el monte Gerizim, y la maldición sobre el monte Ebal.” Dt. 11:29Dios quería hacer un pacto con su antiguo pueblo. Por la desobediencia de éste, fuedesechado y su lugar, fue dado a la iglesia primitiva cristiana. Hoy, cercano el evento másesperado por los fieles hijos de Dios “la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios ySalvador Yahshua” Tito 2:13, el mismo Señor desea hacer un nuevo pacto en ti y en mícomo lo quiso hacer con el antiguo pueblo israelita. De nuestra decisión personal dependeque aceptemos ese nuevo pacto que Dios desea hacer en cada uno de nosotros, o hagamoscomo los hebreos y finalmente seamos consumidos en la “muerte segunda”.El nuevo pacto que Dios desea hacer en nosotros, es el pacto de la gracia, del amor y de lamisericordia revelado en las buenas obras, en las obras de obediencia, que es el fruto deestas 3 combinaciones.“Por lo cual este es el pacto que haré con la casa de Israel. Después de aquellos días,dice el Señor; pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; yseré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo” Hb. 8:10; y añade: “Y nuncamás me acordaré de sus pecados y transgresiones. Pues donde hay remisión de éstos,no hay más ofrenda por el pecado” Hb. 10:18Este es el pacto que Dios desea hacer en nosotros, en ti y en mí. Poner sus leyes ennuestras mentes, escribirlas en nuestros corazones, para que él sea nuestro Dios y nosotrossu pueblo. Entonces, seremos obedientes a sus leyes. Seremos obedientes a susmandamientos, estatutos y decretos.No hará falta más remisión de pecados, porque no habrá más necesidad de ofrenda porellos. No hará falta más la intercesión del Salvador por nuestros pecados, porque 4
  • 5. “vosotros (tú y yo) que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois hijos deDios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéisalcanzado misericordia”1Pe.2:10, estaremos guardando por la fe en el Señor, susmandamientos, “aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientosde Dios y la fe de Jesús” Ap. 14:12.Precisamente, Dios manifestó toda su gloria que el ser humano pudiera soportar en elmonte Sinaí. “Vinieron truenos y relámpagos, y espesa nube sobre el monte y sonidode bocina muy fuerte; y se estremeció todo el pueblo que estaba en el campamento...Todo el monte Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego.Todo el monte se estremecía en gran manera... Moisés hablaba y Dios le respondía convoz tronante” Ex. 19:16-19Toda esta manifestación del poder del Creador tenía un objetivo. La gloria de Yahwehnuestro Dios fue revelada en el Sinaí para impresionar en los corazones de aquellanumerosa gente que estaba al pie del monte y pudieran ver el poder, la gloria, la santidad enla que Dios proclamó su santa ley y estatutos, para que ellos y posteriormente nosotros,sintiéramos el deseo reverente de servirle, de ser fieles, de temer transgredir esas leyes queél terminaba de darles para su propio beneficio terrenal y eterno. “Y Moisés respondió alpueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delantede vosotros, para que no pequéis” Ex. 20:20Ese era y sigue siendo el plan de Yahweh. Que ni tú ni yo, continuemos transgrediendo esasanta ley que nos fue recordada en el Sinaí con aterradora grandeza.Dios quiere restaurar en ti y en mí, la imagen que se perdió en el Edén como consecuenciade la entrada del pecado en nuestros primeros padres. Y esta obra es posible, mientrasYahshua, nuestro Salvador, todavía intercede en el Santuario celestial. Cuando él deje dehacerlo, “el que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundotodavía; ...” No habrá entonces posibilidad alguna para que el pecador pueda arrepentirse,dejar sus pecados y alcanzar la gracia, el amor y la misericordia divina, porque habráterminado la intercesión del Salvador en el Santuario Celestial.Pero, para los obedientes, para aquellos que hoy estén clamando y gimiendo por nuestrospecados y los que se cometen en la iglesia y en el mundo, (Ez. 9:4) y acudimos al lugarSantísimo para recibir el perdón y el poder para obtener la victoria final, estaremos en elcamino de alcanzar ese ideal y esa recompensa “el que es justo, practique la justiciatodavía; y el que es santo, santifíquese todavía” Ap. 22:11Que el reposo prometido para los obedientes, sea una realidad en tu vida y en mi vida. “Porlo tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se lesanunció la buena nueva no entraron por causa de desobediencia, otra vez determinaun día: HOY, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: Sioyereis HOY su voz, no endurezcáis vuestros corazones...” Hb. 4Que el monte Gerizim esté en tu hogar como en el mío y que las bendiciones fruto denuestra obediencia a esas leyes de Dios produzcan en nosotros esa transformación, esa 5
  • 6. santidad, para que podamos alcanzar misericordia y ser parte del pueblo remanente que élviene a buscar para llevarlos a vivir junto a él por toda la eternidad. Ernesto Farga Gadea 6