Your SlideShare is downloading. ×

Drogas, drogadicción, confusión y fronteras

487

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
487
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. i 1_. _. .. 2--º2~~~_R_ ..... _ J--.Prof ELSA STRAUSS CORTISSOZPsicólogaUniversidad del Valle Gt-DICCION: ~1<ONTt;I~S I asunto "drogas" y "drogadicción" nos presenta un panorama bastante confu- so, desde el punto de vista de la conceptualización que se tiene sobre el problema y el manejo ideológico y político, donde se fundamentan la interpre- tación y el tratamiento de estos problemas. Con este artículo intentaré mostrar, en qué consiste la confusión y cuáles son las fronteras que debemos estable- cer, entre lo que corresponde, a las condiciones del sujeto y lo que se atribuye al objeto droga. Para lograr este objetivo, recurro a las propuestas formuladas por los autores del interesante texto: Perspectives on the History of Psychoactive Substance Use, publicado por NIDA (1972), quienes adelantaron un trabajo de gran magnitud, tomando como base el recuento cronológico, sobre los hechos políticos y legislativos, rastreados desde el Siglo XIII, hasta la dé- cada de los 70s, y las acciones adelantadas por diversos Estados, para ejercer un manejo y control de la producción, comercialización y consumo de sustancias psicoactivas, que desde entonces han sido utilizadas con diversos fines. En la introducción de ese texto, los autores proponen que el producto del estudio de la historia, debe contribuir a "distinguir entre los efectos farmacológicos directos producidos por la sustancia y aquellos factores externos, los cuales influyen en la experiencia individual con una droga, la propagación de su uso y las respuestas sociales a ésto". Y también que: "Puede ayudar a identificar qué cambios en la sociedad pueden influír en modificar el uso de drogas, qué poblaciones son más susceptibles de ser DATURA lo atraídas por una sustancia y bajo qué condiciones; por qué ciertas drogas D. ceratocaula Ilrt. Solanaceae han afectado a diferentes sociedades de diferente manera, por qué se Zonas tropicales y templado·cAlidas expande el uso en ciertos lugares y no en otros ..." ..."Posiblemente lo más de ambos hemisferios importante de la historia puede constituirse en una prueba crítica sobre nuestros conceptos de realidad y sobre los presupuestos donde actualmen- te se fundamentan las actitudes y políticas hacia el uso de drogas" (1). REVISTA COLOMBIANA DE PSICOLOGIA 77
  • 2. DOSSIERI_i R~LAClON sanas se traslada (proyecta) al objeto, grupo estaban referidas al desplaza-SUJ~TODROGA y ésto por varias razones. Existen es- miento de la compulsión, hacia con- tudios, como los de Zsazz, Vera ductas socialmente aceptadas, tales Ocampo, Clavrel, por mencionar sólo como la compulsión al trabajo, y de La primera propuesta de los his- algunos, que nos aproximan al cono- otra parte que, los que más tiempotoriadores refiere a esta relación, al cimiento del sujeto dependiente al habían permanecido abstemios, per- preguntarse sobre los efectos farma- consumo de psicoactivos, (-conoci- tenecían a los grupos de alcohólicos-cológicos de las sustancias en el or- miento que permanece en el ostracis- narcómanos anónimos, siempre den-ganismo. Farmacólogos, Químicos y mo-), no son consultados por los le- tro de la filosofía de ser eternamente Psiquiatras, han dado buena cuenta gisladores, ni por quienes gobiernan, enfermos. De esta manera los tera-de tales efectos, aclarando que: ni por los terapéutas que se vinculan péutas se convierten "en ser parte" "Como no existe una línea definida de a los servicios de tratamiento. El re- del asunto. Las preguntas que Clav-demarcación entre los diferentes tipos sultado de ello es la esterilidad en la reul formula al respecto, en cuanto alde fármacos que poseen acción psi- aplicación de las normas, por una par- paciente son: "¿puede acaso, y quie-cotrópica, se han propuesto diferen- te y por otra, el que los "especialistas" re (el paciente), encaminarse hacia lates sistemas para clasificarlos, algu- se vean frustrados en su deseo de cu- curación, e incluso podemos nosotros nos los relacionan con la estructuraquímica, otros con el uso terapéutico rar al adicto, porque el deseo de saber si es legítima su presencia eny otros sistemas se basan en la acción "cura" sólo existe en el terapeuta y en nuestro consultorio?" (5). Mi expe-farmacológica de los compuestos a los parientes del adicto. Cura que, riencia me indica que el 99% de losnivel del Sistema Nervioso Central". para unos y otros, está en la abstinen- pacientes que llegan a tratamiento, loDe acuerdo a esta acción central, las cia. Los terapéutas, la familia y los hacen por múltiples causas, pero nodrogas de abuso se clasifican en de- Centros de Rehabilitación están con- por iniciativa propia. Lo hacen por pre-presoras y estimulantes ..." (2). Es de- denados al fracaso, al no traspasar la siones familiares, laborales y algunascir, de alguna manera, aunque no hay frontera del síntoma. La evaluación veces sociales. Generalmente quienun acuerdo en cómo clasificarlas, ya sobre el éxito o fracaso en el trata- solicita la primera consulta es un fa-hay una respuesta a la preocupación miento de pacientes adictos, en dos miliar, un amigo, un compañero dede los autores, las sustancias psico- centros de rehabilitación de Cali, así trabajo e inclusive un jefe, preocupa-trópicas o deprimen o estimulan el lo demuestra Strauss, E. y Col. dos, molestos y culpabilizados por laSNC. Lo que no está resuelto y causa (1991), encontraron que de 164 pa- ruina psicológica y a veces física delgran confusión es, por una parte, que cientes que ingresaron, a una de es- paciente, por su degradación comola preocupación se centra en los efec- tas instituciones, el 51.8% se desvin- persona y por las "conductas irres-tos de la "droga", y por la otra que se cularon de la institución antes de ponsables del adicto".le atribuya ser la causa de los proble- cumplir un mes de tratamiento; el El paciente, como la familia, cen-mas humanos. 28.7% desertó entre la segunda y ter- tran su discurso en el objeto "droga". Tamayo Mesa, O., (1.984), se- cera etapa del programa de trata- El uno, en los efectos que de su ingestañala que: "Los problemas humanos miento; y solamente el 19.5% finalizó deriva,la otra en las consecuenciasrelacionados con el uso de las drogas el programa. De los 204 pacientes es- económicas y la vergüenza social.con fines no médicos pueden surgir tudiados en la segunda institución, se El sujeto está ausente de la rela-principalmente: De la interacción en- encontró que la deserción acumula- ción terapeuta - paciente, su "decisión"tre el individuo y la droga, (por ejem- da, al final del período del estudio, que de asistir a tratamiento es un pretextoplo, alteraciones del comportamiento duró seis meses, era de 161 pacien- para hacer una tregua con la familia,o en otros aspectos de la Salud Men- tes (76%). Sólo el 0.98% (2) pacientes con la empresa, con la sociedad. Clav-tal, intoxicaciones, accidentes, muer- permanecían en tratamiento al con- reul concluye al respecto con la pregun-te por sobredosis, etc.)" (3). cluír el estudio. (4) Finalizar o mante- ta: ¿Qué es en efecto la decisión de no Vera Ocampo, E. (1988), señala nerse en tratamiento, sin embargo, no beber más, -la cura de desintoxica-que el "objeto droga" se ha convertido garantiza la "cura" del paciente, tal ción-, sino una retirada estratégica im-en la "ruta principal", a lo cual yo agre- como lo encontramos en el estudio puesta por las circunstancias?go, desde y hacia donde se orienta sobre las características estructurales La preocupación del pacientecualquier tipo de explicación y justifi- y funcionales de pacientes en periodo respecto a su relación con la droga escación, para adoptar posiciones, dise- de abstinencia vs pacientes en trata- narcisista, frente a la posible ruina deñar tratamientos, programas de pre- miento. Este estudio nos arrojó datos su cuerpo. En el hay la ausencia devención, etc. Es decir, el signo ocupa interesantes, en tanto nos mostró, tiempo y de destino, el sujeto esta in-el lugar del Sujeto. Un asunto de per- que las diferencias entre uno y otro capacitado para pensarse a sí mismo, No. 4 AÑO MCMXCV78 u. NACIONAL DE COLOMBIA BOGOTA. D.C.
  • 3. ELSA STRAUSS DROGAS-DROGADICCION: CONFUSION y FRONTERAS para proyectarse en la realización de denado a no distinguirse a sí mismo ron los grandes laboratorios euro- una acción diferente al consumo. No por fuera de un ideal, que le ofrece peos, especialmente los alemanes, está "atrapado" por la droga, sino por transitoriamente el consumo de psi- los que introdujeron en el mercado, a la imposibilidad de identificarse como coactivos. finales del siglo pasado, drogas como sujeto diferente a los demás, capaz de - ¿ Cuáles son los cambios en la morfina, la heroína y la cocaína, establecer límites y ejercer un manejo la Sociedad que pueden influir en mo- provocando una demanda hasta en- y control de sus pulsiones e impulsos, dificar el uso de drogas ... que pobla- tonces desconocida y creando un he- como no sea, a través de otro. ciones son más susceptibles de ser cho también nuevo en la sociedad Demostrativo de esto último, es atraídas por una sustancia y bajo que burguesa: la drogadicción" (7). lo que la historia nos entrega sobre los condiciones? En consecuencia, lo que hoy vi- resultados que se obtienen de los di- La historia sobre la producción, vimos es el producto de un fenómeno ferentes modelos de tratamiento. El comercialización y consumo de sus- que tiene sus orígenes en el siglo pa- programa terapéutico de mayor éxito tancias psicoactivas, comenzando sado, provocado por los países indus- mundial, es el de Alcohólicos Anóni- por el alcohol, está saturada de episo- trializados, que además de involucrar- mos. El paciente que ingresa a A.A. , dios que ilustran cómo los intereses nos como proveedores, resienten la debe reconocerse eternamente enfer- de poder, principalmente económi- pérdida del control de un negocio al- mo alcohólico y además debe some- cos, han sido la causa de la inducción tamente rentable. Bajo las presiones ter su conducta al control de otro: al y posterior propagación del consumo del gobierno estadounidense, hoy del padrino, quien asumirá el papel de de estas sustancias. La historia sobre nuestro país, además de la violencia, su yo auxiliar, para servir de freno a la conquista y colonización del Conti- padece los rigores de una política que su compulsión. nente Americano, por los Europeos, la nos ubica bajo la concepción mani- El Sujeto dependiente a psi- colonización de la India por los ingle- quea de los buenos y los malos, nos coactivos atribuye su conducta a la in- ses, las dos guerras del opio en el si- somete a la pauperización de los sue- comprensión de los demás, al desa- glo pasado, dan buena cuenta de ello. los, con la fumigación del glifosato,fecto, a la incomunicación familiar, a Con relación al opio el texto pu- cuando en los Estados Unidos de Nor- la imposibilidad de controlar su com- blicado por Nida nos dice: teamérica, en el año de 1982-83, la pulsión al consumo, entre otras. Jus- producción de Marihuana repre- ...it should be pointed out that alt-tifica su pertenencia a un grupo de sentaba el segundo renglón de la pro- hough the opium trade was the rna-"amigos" con quienes comparte el jor source or friction that result in the ducción agrícola total de ese país. Esconsumo, manifestando que éstos wards with Britain, many authorities decir, como lo señala Jaramillo Aran-son su único medio para alcanzar sa- emphasize that the conflict trascen- go (1988), ..."la moral burguesa de lostisfacción. Para los familiares, los ami- ded the issue of opium -that it was países industrializados, la producción almost accidental that opium wasgos son los culpables de los "malos de ciertas mercancías no es bueno ni the major vehicle for British trade ex-pasos" en que anda el sujeto. Paradó- ploitation, that the conflict was really malo, todo depende de dónde y quiénjicamente, encontramos algo de ver- over free trade and diplomatic rela- las produce" (8).dad en este discurso, el Sujeto es tíons-" ... for the British opium trade Es decir, una de las pruebas crí-adicto, en tanto es el producto de una was that opium was the Chinese ticas que nos entrega la historia sobre wiskey and as legitimate a comercialbatalla entre mantenerse bajo la con- product as alcohol, tea, or coffee; la realidad de la "droga", es que ladición de objeto de una relación sim- that it was a product from wich "the gran demanda del producto provienebiótica, en donde la madre, la familia, maximum revenue from the mini- de los países industrializados y que elno permite su separación, y su deseo mum consuption" should be derived control de la producción y comerciali- and that if it were not supplied by thede alcanzar una seudo-identidad que zación de estas sustancias, ha estado British, it would be by others" (6).se la brinda el momento del consumo. en algunos de los países andinos pro-El sujeto bajo los efectos del psicoac- Refiriéndose a esta situación, ductores de coca y amapola, lo cualtivo alcanza sentimientos de plenitud, Arango Jaramillo, M., (1988), expre- ha empezado a producir una redistri-de grandeza, sociabilización, gratifi- sa: "En consecuencia, dentro de este bución de la economía internacional,cación erótica, el triunfo de su narci- contexto. histórico del siglo XX, es poniendo en peligro los intereses delcismo. Comparte una identificación conveniente destacar que el mercado poder económico de las grandes po-con el grupo, cuando pone en común de la droga, tanto en la oferta como tencias.sus creencias, su consumo. En los es- en la demanda, fue provocado por La demanda interna en Colom-tados de sobriedad o no consumo, quienes hoy se rasgan las vestiduras bia existe, por parte de diversos gru-comparte con el grupo, el rechazo fa- con el narcotráfico". ...Vale la pena pos poblacionales. Sin embargo, nomiliar y social. El sujeto parece con- recordar que, paradójicamente, fue- será suficientemente claro, para el REVISTA COLOMBIANA DE PSICOLOGIA 79
  • 4. ELSA STRAUSS DROGAS-DROGADICCION: CONFUSION y FRONTERAS para proyectarse en la realización de denado a no distinguirse a sí mismo ron los grandes laboratorios euro- una acción diferente al consumo. No por fuera de un ideal, que le ofrece peos, especialmente los alemanes, está "atrapado" por la droga, sino por transitoriamente el consumo de psi- los que introdujeron en el mercado, a la imposibilidad de identificarse como coactivos. finales del siglo pasado, drogas como sujeto diferente a los demás, capaz de - ¿ Cuáles son los cambios en la morfina, la heroína y la cocaína, establecer límites y ejercer un manejo la Sociedad que pueden influir en mo- provocando una demanda hasta en- y control de sus pulsiones e impulsos, dificar el uso de drogas ... que pobla- tonces desconocida y creando un he- como no sea, a través de otro. ciones son más susceptibles de ser cho también nuevo en la sociedad Demostrativo de esto último, es atraídas por una sustancia y bajo que burguesa: la drogadicción" (7). lo que la historia nos entrega sobre los condiciones? En consecuencia, lo que hoy vi- resultados que se obtienen de los di- La historia sobre la producción, vimos es el producto de un fenómeno ferentes modelos de tratamiento. El comercialización y consumo de sus- que tiene sus orígenes en el siglo pa- programa terapéutico de mayor éxito tancias psicoactivas, comenzando sado, provocado por los países indus- mundial, es el de Alcohólicos Anóni- por el alcohol, está saturada de episo- trializados, que además de involucrar- mos. El paciente que ingresa a A.A. , dios que ilustran cómo los intereses nos como proveedores, resienten la debe reconocerse eternamente enfer- de poder, principalmente económi- pérdida del control de un negocio al- mo alcohólico y además debe some- cos, han sido la causa de la inducción tamente rentable. Bajo las presiones ter su conducta al control de otro: al y posterior propagación del consumo del gobierno estadounidense, hoy del padrino, quien asumirá el papel de de estas sustancias. La historia sobre nuestro país, además de la violencia, su yo auxiliar, para servir de freno a la conquista y colonización del Conti- padece los rigores de una política que su compulsión. nente Americano, por los Europeos, la nos ubica bajo la concepción mani- El Sujeto dependiente a psi- colonización de la India por los ingle- quea de los buenos y los malos, nos coactivos atribuye su conducta a la in- ses, las dos guerras del opio en el si- somete a la pauperización de los sue- comprensión de los demás, al desa- glo pasado, dan buena cuenta de ello. los, con la fumigación del glifosato,fecto, a la incomunicación familiar, a Con relación al opio el texto pu- cuando en los Estados Unidos de Nor- la imposibilidad de controlar su com- blicado por Nida nos dice: teamérica, en el año de 1982-83, la pulsión al consumo, entre otras. Jus- producción de Marihuana repre- ...it should be pointed out that alt-tifica su pertenencia a un grupo de sentaba el segundo renglón de la pro- hough the opium trade was the rna-"amigos" con quienes comparte el jor source or friction that result in the ducción agrícola total de ese país. Esconsumo, manifestando que éstos wards with Britain, many authorities decir, como lo señala Jaramillo Aran-son su único medio para alcanzar sa- emphasize that the conflict trascen- go (1988), ..."la moral burguesa de lostisfacción. Para los familiares, los ami- ded the issue of opium -that it was países industrializados, la producción almost accidental that opium wasgos son los culpables de los "malos de ciertas mercancías no es bueno ni the major vehicle for British trade ex-pasos" en que anda el sujeto. Paradó- ploitation, that the conflict was really malo, todo depende de dónde y quiénjicamente, encontramos algo de ver- over free trade and diplomatic rela- las produce" (8).dad en este discurso, el Sujeto es tíons-" ... for the British opium trade Es decir, una de las pruebas crí-adicto, en tanto es el producto de una was that opium was the Chinese ticas que nos entrega la historia sobre wiskey and as legitimate a comercialbatalla entre mantenerse bajo la con- product as alcohol, tea, or coffee; la realidad de la "droga", es que ladición de objeto de una relación sim- that it was a product from wich "the gran demanda del producto provienebiótica, en donde la madre, la familia, maximum revenue from the mini- de los países industrializados y que elno permite su separación, y su deseo mum consuption" should be derived control de la producción y comerciali- and that if it were not supplied by thede alcanzar una seudo-identidad que zación de estas sustancias, ha estado British, it would be by others" (6).se la brinda el momento del consumo. en algunos de los países andinos pro-El sujeto bajo los efectos del psicoac- Refiriéndose a esta situación, ductores de coca y amapola, lo cualtivo alcanza sentimientos de plenitud, Arango Jaramillo, M., (1988), expre- ha empezado a producir una redistri-de grandeza, sociabilización, gratifi- sa: "En consecuencia, dentro de este bución de la economía internacional,cación erótica, el triunfo de su narci- contexto. histórico del siglo XX, es poniendo en peligro los intereses delcismo. Comparte una identificación conveniente destacar que el mercado poder económico de las grandes po-con el grupo, cuando pone en común de la droga, tanto en la oferta como tencias.sus creencias, su consumo. En los es- en la demanda, fue provocado por La demanda interna en Colom-tados de sobriedad o no consumo, quienes hoy se rasgan las vestiduras bia existe, por parte de diversos gru-comparte con el grupo, el rechazo fa- con el narcotráfico". ...Vale la pena pos poblacionales. Sin embargo, nomiliar y social. El sujeto parece con- recordar que, paradójicamente, fue- será suficientemente claro, para el REVISTA COLOMBIANA DE PSICOLOGIA 79
  • 5. DOSSIER ---------------lector desprevenido, encontrar las in- nológicos, no están al servicio y bie- consumos de sustancias ilegales entenciones que hay en las publicacio- nestar del hombre, sino de la explota- los estratos medio-alto, medio y alto,nes, cuando en la presentación de las ción de una producción, que le ha im- oscilan entre e18% y el 9.6%, mientrasconclusiones de algunas investiga- puesto a los países no alineados, que en los estratos bajo-bajo y bajociones se sesga la información. Este reglas en el manejo de los mercados este mismo consumo está entre elsesgo considero que obedece a la ne- internacionales. 4.2% y el 5.5% En cuanto al consumocesidad de responder a los intereses El afán competitivo de los mo- de sustancia ilegal según estrato so-institucionales de quienes los finan- delos neoliberales, se constituye en cio-económico, las diferencias entrecian, supeditando la objetividad del in- una condición predisponente al consu- estratos altos y bajos, muestran convestigador y su libertad, a la defensa mo de psicoactivos, tanto legales como más claridad tales diferencias, Conde una política condenatoria basada ilegales. La exigencia de una mayor relación al consumo de marihuana,sobre la concepción de lo legal y lo productividad con calidad, a menores los estratos medio y medio alto mues-prohibido. intervalos de tiempo, produce en el su- tran consumos que oscilan entre 7.4% Conocida es la problemática jeto no adicto la condición de agota- y eI8.6%, en cambio los estratos bajo-que plantea a nivel mundial los altos miento físico y psicológico. bajo y bajo, muestran consumos delíndices de consumo de alcohol, sus- Los niveles de adaptación a 2.8% al 3.4%. En el caso del bazucotancia que goza de un comercio legal. esta condición varían de persona a y cocaína, las diferencias son aún ma-Sin embargo, el interés político-eco- persona, dependiendo del nivel de yores: para el bazuco encontramosnómico, se concentra en las sustan- energía y la susceptibilidad para re- que los estratos medio alto y alto os-cias inscritas en el orden de la ilegali- sistir la tensión. Las personas con una cilan entre el 2.5% y eI2.6% y el bajo-dad, y sorprende ver, el grado de adecuada estructuración del Yo, en- bajo y bajo del 0.8% al 2.0. Para lasumisión de algunos colombianos a contrarán maneras de funcionar en tal cocaína los estratos medio, medio-los intereses foráneos, que les hace forma que la ingesta de psicoactivos, alto y alto presentan porcentajes dedesvirtuar una realidad, tal como se no adquiere significado. consumo que van del 4.4% al 5.4%,observa en la publicación de la inves- Los niveles de adaptación han frente a los estratos bajos que van deltigación: "Bogotá y el Consumo de sido mal interpretados en función del 1.2% al 1.5%. Estas mismas diferen-Substancias Psicoactivas, -un estu- consumo. Se ha atribuido a las clases cias se encuentran en cuanto a lasdio, una solución" (1989). económicamente deprimidas el ma- variables nivel educativo, y ocupa- En las conclusiones los autores yor consumo de psicoactivos ilegales. ción-cargo. Los porcentajes de post-dicen: "en Bogotá hay un problema Las investigaciones no se realizan en graduados alcanzan hasta un 20%serio de consumo de drogas, que re- función del sujeto, sino en función de frente a un 7% de los que respondie-quiere intervenciones que impidan el la condición económica, a la cual se ron tener un nivel de secundaria, Loscrecimiento del problema y lo reduz- le atribuye la causa de la ingesta. porcentajes de los trabajadores frentecan tanto como sea posible" (9). Nuevamente en este campo se en- a los desempleados, indican que el Veamos cuál es el problema, y cuentra el énfasis en la cosa, en los consumo de sustancias ilegales, alcan-siendo suspicaces, ¿por qué no se in- objetos. Aunque unas investigacio- za un 10% en los primeros frente a undica cuál es el problema, con qué tipo nes muestran la relación de los índi- 5% en los segundos, llamando la aten-de drogas y su magnitud? La publica- ces de consumo e ingreso salarial, de ción que los porcentajes de los nivelesción citada responde estas preguntas manera inversa, los resultados no ha- profesionales independientes y ejecuti-de la siguiente manera: el contacto cen énfasis en ello, por no responder vos, presentan un 18.1% y un 14.7%,con el alcohol en los hombres alcanza a los intereses de los patrocinadores. respectivamente, frente a obreros yel 95%, en tanto que con Marihuana Veamos dos ejemplos que nos ilus- vendedores ambulantes que están en8.5%, bazuco 3.8%, cocaína 3.7% Y tran lo anterior. un 12.2%, los primeros y el 10.3% loscon heroína/morfina el 0.3 %. Estos La investigación sobre el consu- segundos.datos hablan por sí solos, sobran los mo de sustancias psicoactivas en Bo- La razón de tales planteamien-comentarios. gotá, muestra que: a medida que se tos en estas investigaciones se funda- ¿Qué poblaciones son más sus- asciende en el estrato socio-económi- menta en la hipótesis, que las pobla-ceptibles de ser atraídas por una sus- co, en el nivel educativo y en el tipo ciones deprimidas suplantan latancia? Estamos obligados a respon- de ocupación, aumenta el porcentaje satisfacción de sus carencias en el or-der que los países industrializados, en de personas que utilizan psicoactivos den material, por la satisfacción deltanto se basan en la premisa del con- ilegales. Por ejemplo: en la distribu- consumo. Nuevamente, bajo la con-sumismo y la alienación del ser. Los ción de tipo de consumo sobre estrato cepción económica se sitúa al sujetologros económicos, científicos y tec- socio-económico, se observa que los en función de los objetos. No. 4 AÑO MCMXCV80 U. NACIONAL DE COLOMBIA BOGOTA,D.C.
  • 6. ELSA STRAUSS DROGAS-DROGADICCION: CONFUSION y FRONTERAS La investigación realizada por La segunda, es la posición psicodiná- Nadelmman, E. (1995), abande- Strauss, E., y col. (1990) a través de mica extrema que no da cabida al rado de la legalización, propone, enun censo (2.587 encuestas), en la po- efecto farmacoquímico de la ingesta. relación a la situación que vive Colom- blación de una empresa oficial, de la Ante una y otra posición Vera Ocam- bia, tres estrategias para cambiar lasciudad de Cali, mostró, de igual forma po, E. (1988), propone: "Creemos en- condiciones futuras: "Primero no huírcomo se observó en la investigación tonces que si en la problemática toxi- de la confrontación pública y privada,sobre Bogotá, que: "a medida que se comaníaca el universo de los objetos doméstica e internacional de la prohi-asciende en la escala salarial, tipo de posibles se reduce al único objeto dro- bición y sus alternativas" .... "Segun-cargo y nivel educativo, aumenta el ga, es en tanto que hay una especifi- do, unirse a las crecientes campañasconsumo de psicoactivos ilega- cidad material farmacodinámica (el en Europa, Australia y aún en Estadosles..."(10). subrayado es nuestro), que la hace Unidos para tratar el problema de las Los datos sobre consumo de capaz de provocar lo que no vacila- drogas como un problema de saludsustancias, como la cocaína en los mos en considerar como un trauma- pública" ..."Tercera, apoyar los es-Estados Unidos, durante los años tismo psíquico. ... En este aspecto fuerzos actuales en Bolivia y Perú1983 y 1984 (11), indican, que el con- traumático de la efracción de la droga para legalizar la exportación de basesumo en población general, alcanza- en el cuerpo, indisociable de las pro- de coca y otros productos que contie-ba porcentajes, del 34%. Esta cifra piedades farmacodinámicas que ella nen pequeñas cantidades de cocaí-comparada con la información que so- tiene, no es una condición suficiente na ... Las bases para incluír la coca enbre dicho consumo publica la revista para explicar la toxicomanía, pero es los convenios internacionales de pro-Semana, del Estudio de Salud Mental sin duda una condición necesaria hibición de drogas celebrados en lay Consumo de Sustancias Psicoacti- para que exista la problemática". Más década de los 60s han sido hoy com-vas del Ministerio de Salud, donde al- adelante, sin embargo aclara, "no to- pletamente desacreditadas como tes-canza sólo un 1.8%, de alguna mane- dos los que consumen drogas se vuel- timonio de la mala ciencia (el subra-ra nos corrobora, que el mayor ven por eso toxicómanos. Para darconsumo afecta a los países indus- yado es nuestro) y del prejuicio cuenta de la entrada de un sujeto en latrializados. cultural" (14). toxicomanía hay que tener encuenta Comparto la posición del politó- otros datos".... "Creemos que esa en- logo Nadelmman, en cuanto a que en trada es el resultado de un encuentro, 1=ROIjT~RAS el encuentro con una problemática, la sus planteamientos, hace énfasis en la necesidad de liberarnos de la irra- negación de la falta de objeto con la cionalidad, la cual además de ser la En esta exposición apretada he- contingencia de ese real químico que causante del confuso tratamiento quemos tratado de contrastar, algunos de es la droga (12). se da a los problemas, es el instru-los supuestos sobre los cuales se ins- Desde esta perspectiva podría- mento para la manipulación de los in-cribe el pensamiento y se orientan las mos intentar una primera conclusión: tereses. Es decir, debemos reconoceracciones, respecto al manejo de los no hay adictos sin droga, pero para el espacio que ocupa la droga en re-problemas asociados con el objeto que la condición de adicción se dé, existe un Sujeto bajo cuya condición lación al sujeto, sin maximizar su pa-droga y con el sujeto adicto, con aque- psicodinámica se explica que: "el ob- pel, haciendo de ella el objeto princi-llos elementos que nos entrega el co- jeto no es aquello a través del cual se pal de análisis. Y por otra parte,nocimiento e información, que se de- satisface una pulsión, sino que quisie- reconocer la importancia de adoptarriva del trabajo teórico y de los ra ser el objeto donde la satisfacción una posición de defensa de la objeti-estudios realizados sobre la droga- se produce" (13). vidad de la investigación, desligadadrogadicción. A manera de conclu- Desde la perspectiva ideológi- de la presión a que se someten lossión, haré algunos planteamientos,con la idea que éstos nos permitan ca, que ha servido a la instauración de investigadores, por parte de las enti-formular límites entre una y otra con- una confrontación economico-política, dades que financian la investigación ydición, para comprender mejor, en un encontramos igualmente dos posicio- de aquellas encargadas de dar vía li-plano teórico, lo que nos inquieta. nes extremas: 1. Aquella que endilga a bre a su realización y difusión de re- La categoría droga ha suscitado la droga ser la causante de muchos de sultados.dos posiciones opuestas: los males que aquejan a la humanidad; Desde la claridad que nos entre- 1. La droga hace al adicto; y 2. y 2. Aquella que encuentra en la lega- gue la información, derivada de la inde-el adicto es el que hace la droga. La lización del consumo de psicoactivos, pendencia conceptual, podemos empe-primera es la posición de la mirada or- la solución a los problemas derivados zar a identificar límites de lo que a uno uganicista, que medicaliza el problema. de la prohibición. otro objeto de estudio corresponde P REVISTA COLOMBIANA DE PSICOLOGIA 81
  • 7. DOSSIER818L10GRAj:=IA 13, Ibid.1. Nida, Perspective on the History of 14, Nadelmman, E. "La Prohibición Psychoactive Substance Use. De- debe debatirse" El Tiempo, Domin- partment of Health, Education and go 3 de septiembre, 1995, p, 5B. Walfare, Research Issues 24, Maryland, USA, 1972, P ix.2. Alvarez, L. R., de. V Curso Nacional sobre Tratamiento y Prevención de la Farmacodependencia y el Alco- holismo", Hospital Mental de Antio- quia, Medellín, julio de 1984, p. 8.3. Tamayo Mesa, O. "V Curso Nacional sobre Tratamiento y Prevención de la Farmacodependencia y el Alco- holismo", Hospital Mental de Antio- quia, Medellín, Ibid, p. 1.4. Strauss, E. y col. "Sistemas de Eva- luación para Programas Terapéuti- cos en Farmacodependencia y Al- coholismo". Convenio Colciencias- Univalle, Cali 1991.5. Clavreul, J. "La Palabra del Alcohóli- co", traducción de Estanislao Zuleta de Psychanalyse No. 5, sin fecha.6. NIDA, "Perspeciive on the History of Psychoactive Substance Use". De- partment of Health, Education and Walfare, Research Issues 24, Maryland USA 1972 p.7. Arango Jaramillo, M. "Impacto del Narcotráfico en Antioquia" Ed. J. M. Arango, Medellín, 1988.8. Ibid.9. Alcaldía Mayor de Bogotá, "Bogotá y el Consumo de Substancias Psi- coactivas", un estudio, una solu- ción. Imprenta Distrital, Bogotá, 1989.10. Strauss, E. y col. "Condiciones para la Planeación de un Programa de Prevención Integral al Alcoholismo y la Farmacodependencia". PIESI, Universidad del Valle, 1989.11. Revista SEMANA, "El País de las adicciones" Edición No. 574, Bogo- tá, mayo de 1993, pp: 106-109.12. Vera Ocampo, E. "Droga, Psicoa- nálisis y Toxicomanía. Las Huellas de un Encuentro, Paidos, Buenos Aires, 1988. No. 4 AÑO MCMXCV82 U. NACIONAL DIi COLOMBIA BOGOTA,D.C.

×