Ni Caudillos Ni Caciques

313 views
282 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
313
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ni Caudillos Ni Caciques

  1. 1. Diario La Primera ENTREVISTA a Marco Arana Ni caudillos ni caciques El padre Marco Arana anuncia que se alejará del sacerdocio si postula a la presidencia de la República, hace hincapié en la necesidad de modernizar a la izquierda y afirma que en la derecha, se juntarán “perro, pericote y gato” defendiendo sus intereses, sus negocios, en las elecciones del 2011. Sólo aceptaría alianzas en la segunda vuelta y no en la primera. -Usted lidera el movimiento político Tierra y Libertad. ¿Postulará a la presidencia en la próxima contienda electoral? -Tierra y Libertad es un movimiento que definirá el tema de sus candidaturas en un Congreso Nacional que tendrá lugar el próximo año. Estamos ahorita en la formulación de la propuesta programática que se consultará con todos los comités políticos regionales y provinciales. -¿Entonces qué rol cumple dentro del movimiento? -Ayudo en la conformación de un movimiento que renueve la política, en el que las decisiones de quienes asumen cargos pasen por espacios orgánicos institucionales. -Interesante, pero todos los partidos dicen más o menos lo mismo. -Precisamente, parte de la crítica que hacemos a los partidos políticos en general es que están constituidos alrededor de personas que muchas veces se han definido como candidatos naturales y a partir de ellos se constituye el partido. Acá (Tierra y Libertad) es al revés, construimos la estructura, la organización para que esta decida quiénes son sus líderes, sus candidatos, sus representantes. -¿Considera que no hay democracia en los partidos tradicionales? -Justamente parte de las debilidades de la democracia en el país es que tanto los partidos de derecha como los de izquierda se han constituido alrededor de caudillos y a partir de cacicazgos, como el caso del APRA, que impide a Luis Salgado ser contendor de Alan García. En el Partido Nacionalista vemos que todo el que apoya a (Ollanta) Humala es aliado; pero el que no lo apoya ¡no! Es necesario democratizar los propios partidos. Acción Popular, por ejemplo, ha tenido la oportunidad de renovar su liderazgo y regresa al liderazgo de Luis Alva Orlandini. -Muchos creen que no hay liderazgo. Los jóvenes no tienen oportunidad dentro de estos partidos. -Los liderazgos políticos que tenemos han impedido que generaciones de cambio interactúen, que haya procesos en que las generaciones antiguas apoyen a lo más jóvenes. En general todos los partidos políticos, pese a querer descentralizar el país, son centralistas. Son líderes de la capital. No hay un proceso de descentralización y de democratización profunda. Porque queremos que esto cambie, es que hablamos de una organización de liderazgos múltiples, no de un caudillo. -Teniendo en cuenta eso, ¿con qué agrupaciones políticas encuentra mayores coincidencias? ¿Dónde ubica a su movimiento en el espectro político? -Tierra y Libertad es un movimiento de izquierda que se propone alcanzar el poder político para construir un país más justo socialmente hablando, más inclusivo, que supere las desigualdades que históricamente se han instalado en el país. Consideramos que ese proceso pasa, además, por una reforma profunda del Estado para descentralizarlo, hacer que la economía esté al servicio de las personas. -Irán solos en ese objetivo -Convocaremos a todas las fuerzas electorales, políticas y sociales que apuestan por este cambio: mayor democracia para el país, mejor redistribución de la renta, protección de los derechos humanos, los derechos ecológicos, son temas centrales de la propuesta. 1
  2. 2. (1) Asegura que dejará el sacerdocio de postular a la presidencia. (2) Arana dice que su movimiento Tierra y Libertad llevará adelante una profunda reforma del Estado y que pondrá la economía al servicio del pueblo. PERFIL El padre Marco Arana Zegarra tiene 46 años y nació en Cajamarca. Estudió Sociología en la Universidad Nacional de Cajamarca y fue presidente del Centro Federado en su facultad. Tiene estudios de Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma; de Educación, en el ISP Juan Pablo II de Trujillo y Universidad Marcelino Champagnat y una Maestría en Sociología, especialidad en Gestión y Políticas Públicas (PUCP 98-99). Es sacerdote Diocesano, fundador y promotor del Colegio Cristo Ramos, de Porcón; fundador y director ejecutivo del Grupo de Formación e Intervención para el Desarrollo Sostenible (Grufides) (2001-2002); comisionado de la Mesa Departamental de Lucha contra la Pobreza de Cajamarca (2001-2002). Su labor pastoral siempre ha estado vinculada a los más pobres y a las organizaciones sociales de su región. “García ha perdido lo mejor de la tradición democrática del APRA que es ser un partido de pueblo “ 2
  3. 3. -Parece tener muchos puntos de coincidencia con el Partido Nacionalista, ¿podría haber alianza a futuro? -Creo que no hay que descartar una alianza política con los sectores que están buscando el cambio democrático, pero esto pasaría no por decisiones personales mías, sino por una consulta con los miembros de Tierra y Libertad y, probablemente, hablemos de alianzas en una segunda vuelta. No en una primera. -Muchos han criticado su ingreso a la arena política, entre ellos el cardenal Luis Cipriani. ¿Si postula a la presidencia se apartará del Ministerio Sacerdotal? -Eso tendría que ocurrir si el movimiento decide mi postulación. -¿Cómo ve la propuesta de Lourdes Flores para conformar una alianza de centro que haga frente a los extremos de izquierda y derecha? -La derecha no tiene problemas de falta de unidad porque se ha unido alrededor de sus intereses, sin que lo impidan los problemas ideológicos ni las diferencias programáticas. Recordemos cuando apoyaron a Fujimori, a Toledo, a Alan García. No pensaron si Fujimori era un outsider o no, de Toledo tampoco, de Alan García conocían el desastre de su primer gobierno y de su falta de coherencia entre lo que dice y hace. La derecha no tiene problemas de diferencias ideológicas, se junta siempre alrededor de sus intereses. -¿La derecha no ha evolucionado? -Lo que tenemos es una derecha que no es moderna, oligárquica, con un discurso tremendamente segregador en muchos casos, incluso, fascista. Los partidos de derecha no se van a juntar para sacar al país adelante, se van a juntar con quien sea. No están preocupados por ninguna polarización, están preocupados por defender sus intereses y los negocios. Si tienen que juntarse apristas con Keiko, Toledo, Castañeda o incluso Simon, lo van hacer. -¿De qué alianzas hablamos entonces? Una para democratizar los temas de igualdad y justicia social. En ese sentido, los que necesitamos una alianza somos los sectores democráticos en el país. -¿Y la izquierda se ha modernizado? -Necesitamos lo que en términos políticos se llama democratización de la izquierda y que afirme por encima de todo cuál es su propuesta de cambio para el país en términos de participación de los colectivos organizados, del movimiento social, de los líderes de regiones. No podemos pretender que la izquierda moderna siga siendo una alrededor de un único líder y de única verdad. -Con mayor apertura -Una izquierda democrática, descentralizada que además afirme la dimensión nacional frente a todo. No sólo nacional cuando se trata de intereses norteamericanos que es cuando nos volvemos antinorteamericanos; en tanto que cuando hay que definirnos de posibles diferencias con otros gobiernos de la región somos permisivos. Alan García deja impune la corrupción -La aprobación de Alan García sigue cayendo. ¿Qué hizo y qué dejó de hacer para asentarse como un presidente impopular? -Me parece que el meollo tiene que ver con un factor estructural dentro del Apra y en la propia personalidad de García. Un discurso popular y en la práctica antipopular. Ofrecer gobernar a favor de la justicia y terminar siendo un gobierno de minorías de los ricos con vocación autoritaria. García ha perdido lo mejor de la tradición democrática del APRA que es ser un partido de pueblo, se ha convertido en un presidente soberbio, confrontador, incluso mira con desprecio a sus propios electores. -¿La historia será duro con él? -No va a ser recordado porque hizo de la política pedagogía y docencia. García no sólo ha caído en popularidad sino que arrastró al Apra, un partido históricamente popular, al desprestigio y la falta de credibilidad en la que se haya. 3
  4. 4. -Visto así, ¿usted cree que el Apra no tendría muchas oportunidades en las próximas elecciones? -Primero va a tener que resolver sus problemas internos. El hecho que haya iniciado una cacería de brujas para tapar la corrupción y haber defenestrado a Lucho Salgado, uno de sus lideres jóvenes que no está comprometido en los tremendos escándalos de corrupción, tiene dos posibles escenarios: o vuelve a ser un partido de pueblo y deja de ser de las transnacionales y de los ricos, proceso que va a demorar 10 ó 20 años, o se pone a la cola de la derecha más reaccionaria que hay en el país. Ese es su único destino. -¿Los núcleos ejecutores son un acierto de este gobierno? -El gobierno ha señalado muchas veces que la gente pobre es ignorante y manipulable. Ahora resulta que van a hacer mejor las cosas. En el propio discurso de García esto sólo puede ser entendido como un acto demagógico para buscar reconformar su legitimidad. Son medidas desesperadas para recuperar electorado. -La percepción de la población es la de un Estado corrupto. ¿Hay incapacidad del gobierno para solucionar este problema o no le conviene enfrentarlo? -Por desgracia para el país, en el primer gobierno aprista hubo muchísima corrupción y no resolvió nada. Alan García prefirió que prescribieran investigaciones al respecto. En este segundo gobierno, lo que se demuestra es que si algún aprendizaje ha tenido con respecto al primero es como mantener la impunidad frente a la corrupción y quedó demostrado claramente en el caso de los “petroaudios” que está sin sancionar. Parte de la pérdida de credibilidad no sólo tiene que ver con la soberbia del presidente y el incuplimiento de las promesas electorales, sino con el hartazgo de la población frente a la corrupción impune. Marco Cáceres Redacción Fuente: http://www.diariolaprimeraperu.com/online/noticia.php?IDnoticia=44986 4

×