Marco La Fuerza De La Paz TraduccióN EspañOl

  • 446 views
Uploaded on

 

More in: Travel , Business
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
446
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. http://www.oxfamamerica.org/files/spring09exchange.pdf NUEVA PUBLICACION INTERNACIONAL SOBRE EL RECONOCIDO TRABAJO AMBIENTALISTA DE MARCO ARANA Chris Hufstader hace este reportaje desde las montañas de Perú, donde un sacerdote católico arriesga su vida para ayudar a la gente a luchar por sus derechos humanos y a proteger el ambiente
  • 2. El Padre Marco Arana de Cajamarca, Perú, lucha contra los abusos de la mina de oro de Yanacocha. Él, junto con los campesinos y ecologistas en la región están preocupados por los efectos de la mina sobre el agua, incluyendo las aguas de este arroyo que corre más allá de los montones del mineral y que se aprecia en el fondo. Para extraer el oro se gotea una solución de agua y cianuro a través del mineral. Cuando finalmente se cansó de ser seguido y grabado, así como de las llamadas telefónicas amenazantes, el Padre Marco Arana llamó a la policía. La policía arrestó a alguien llamado Miguel Ángel Saldaña Medina, que había estado vigilándolo. Según los informes de los medios de comunicación Saldaña fue contratado por una firma de seguridad privada que trabajaba para Minera Yanacocha, dueña de la cercana mina de oro Yanacocha. La policía confiscó la cámara de video de Saldaña. “El material mostró una observación extensa del padre Arana y la ONG ambientalista GRUFIDES,” informa Edmundo Cruz en La República, un periódico importante en Perú. “También incluía imágenes de las paredes de la oficina con las fotografías de ecologistas locales, junto a los nombres de código para ellos,” escribe Cruz. “La foto del padre Arana fue etiquetada “El Diablo”
  • 3. Operación Diablo-como llegó a ser conocida en los medios -era una elaborada iniciativa de vigilancia que seguía los movimientos del Padre Arana y otros miembros de la organización local GRUFIDES. GRUFIDES, uno de los socios locales de Oxfam, ha sido crítico de las operaciones de la minería aurífera de Yanacocha, establecida en Cajamarca, Perú, en 1993, y poseída en parte por Newmont Mining de Denver y el Banco Mundial. Es una mina masiva, que actualmente opera en un área de 63.000 acres. La concesión entera de la mina disponible abarca 690.000 acres, que es similar el tamaño del estado de Rhode Island. En el 2008, la mina produjo 1.8 millones onzas de oro. Operación Diablo puso al descubierto hasta dónde los opositores de Arana llegarían para desalentar su trabajo con los campesinos locales afectados por la mina. Lo que es más importante, plantea la pregunta: Si una figura destacada como el padre Arana es vigilada y amenazada de esta manera, ¿qué riesgos enfrentan los campesinos y las comunidades vulnerables al querer reivindicar sus derechos? Los campesinos luchan. Estando entre las operaciones auríferas mas provechosas del mundo, Yanacocha esa operación está en el centro de la polémica de la irresponsabilidad social y ambiental de las empresas. Los campesinos de Cajamarca dicen que los forzaron a vender sus tierras a la mina y no fueron compensados de manera justa. La mina atrajo millares a la región en busca de trabajo, lo que incrementó el costo de vida, el crimen y la competencia por los empleos. Pero las amenazas más grandes para las familias locales han sido las ambientales. En el 2000, un camión derramó más de 600 libras de mercurio - un subproducto de la explotación minera -a lo largo de un camino, envenenando a 1.000 personas en las aldeas próximas. La negligencia de la mina al no limpiar correctamente la sustancia ni cuidar de las personas afectadas ocasionaron las protestas en la comunidad de Choropampa en el 2001. Incidentes como éste incitaron al Padre Arana y a los dirigentes de la comunidad a empezar a hacer preguntas, escuchar sus problemas, y organizar a los campesinos del área para expresar sus preocupaciones. Los campesinos de Porcón Bajo, una pequeña aldea situada entre Cajamarca y la mina, dicen que las cosas han empeorado desde que la mina comenzó sus operaciones en 1993. Los niveles del agua en sus canales de irrigación han disminuido, causando problemas en las cosechas y la alimentación de su ganado. Agustín Zambrano de la Cruz
  • 4. siembra unas pocas papas actualmente porque desconfía de que habrá suficiente agua para sus cultivos. De la Cruz es un miembro del comité de usuarios de agua de la comunidad de Porcón Bajo; los miembros han intentado hablar con la mina Yanacocha sobre la calidad y suministro del agua disponible, pero sus peticiones para reunirse con los mineros generalmente fueron ignoradas. Al cerrarse las opciones de reclamo, los campesinos bloquearon por unas horas el camino de acceso a la mina en protesta en el mes de setiembre de 2008. Los líderes del comité de riego fueron acusados de terrorismo. Como muchos otros, en comunidades agrícolas, los líderes de Bajo Porcón han sido forzados a elegir entre los riesgos de atraer la atención a su caso a través de la acción pública o a seguir en silencio mientras sus cultivos colapsan por la falta de aguas. Algunas comunidades están buscando soluciones legales. Han establecido las áreas prohibidas a la minería por medio de ordenanzas municipales que protegen las cuencas y otras áreas ambientalmente sensibles - para ejercer algún control local sobre el uso de los recursos de la comunidad. Oxfam y GRUFIDES están colaborando con la Gerencia e Recursos Naturales del Gobierno Regional de Cajamarca para desarrollar políticas de uso de los terrenos y ayudar a las comunidades a destinar tierras para la agricultura, el turismo y otras actividades como la minería. Pero las ordenanzas de protección municipal están siendo denuncias en los tribunales por parte de Minera Yanacocha. Defensor Directo El Padre Arana, de 46 años, nació en Cajamarca, una región montañosa e imponente en el norte de Perú. “Mis abuelos cultivaban la tierra,” dice, “y tenían bosques hermosos.” Sus padres fueron profesores, y él fue educado en un ambiente donde las ideas fluían libremente y se le daba un valor alto a la comunidad. El Padre Arana recuerda que de tiempo en tiempo, cuando él era un niño, su madre recibía a campesinos pobres en su hogar. Esto formó su pensamiento: “Aprendí a tener un enorme respeto por los campesinos”, dice. “Descubrí que incluso si los campesinos no tienen mucho, ellos comparten lo que tienen. … Conozco a Dios a través de la iglesia y de aquéllos que viven en la pobreza.” A pesar de su pobreza, la “gente le agradece a Dios porque puede vivir o sobrevivir cada día,” dice. “Ellos saben que su vida depende de la fraternidad y solidaridad con otros.” Pero el padre Arana dice que él está viendo cómo este sentido de la solidaridad fue destruyéndose por la guerra en los años 80, así como por
  • 5. los cambios significativo en la economía, de la agricultura a la explotación minera. La controversia alrededor de Yanacocha ha dividido comunidades. El cambio a la explotación minera, dice el padre Arana, no fue hecho en consulta con el gobierno local o el pueblo de Cajamarca. Sus estudios en sociología, filosofía, y teología en Roma han formado su análisis del panorama social y ético: “El gobierno no representa a la gente,” dice. “El estado no está de su lado, sino del lado de los grandes capitales.” Tales declaraciones han hecho que el padre Arana se gane una mala reputación entre los que se consideran dueños del Perú o trabajan para ello. La minería es influyente: produce más de la mitad de los ingresos de exportación en Perú y es experta en usar los medios de comunicación para mostrar a sus detractores como “radicales” e incluso como “terroristas”. La mayor parte de la gente adinerada en Lima – que alberga a la mitad de la población del país – no es consciente de los problemas que enfrentan las comunidades afectadas por la explotación minera, y ven a los críticos de los abusos e estas actividades como opositores radicales al desarrollo económico. Pero nada de esto ha disuadido al padre Arana, quien continúa diciendo lo que piensa. Él afirma que no está tratando de acabar con la minería, sino cambiar la manera en que esta actividad se está realizando. “Queremos un mundo mejor, y eso incluye a las empresas mineras,” dice en la oficina de GRUFIDES en Cajamarca. “No pueden entender que la lucha en la que estamos es una lucha que los incluye también.” La batalla por el Cerro Quilish En las alturas de la antigua ciudad de Cajamarca están el Cerro Negro y el Cerro Quilish. Según los campesinos quechua hablantes, estos picos gemelos son hermanos. “Las montañas se hablan la una a la otra, y los protegen”, dicen los campesinos. El Quilish se venera particularmente; es una fuente de agua para el valle. En el 2001, cuando los canales de irrigación y el Río Porcón casi se secaron, el ganado murió y las cosechas se desplomaron. Los campesinos sospecharon inmediatamente de Yanacocha porque ya había comenzado la exploración para extraer el oro del Cerro Quilish. Los campesinos se quejaron pero no obtuvieron respuesta. En el 2004, habiéndose agotado su paciencia, los campesinos bloquearon el camino a la mina. La mina tuvo que cerrar, y la policía nacional intervino y se amenazó con la intervención militar. El centro de Cajamarca – el escenario del conflicto entre los conquistadores de Pizarro y el soberano inca Atahualpa en 1532 - fue el centro de innumerables
  • 6. protestas pacíficas; la muchedumbre era tan grande que la policía no podía controlar la situación. El padre Arana intervino. La secuencia hecha por los cineastas - y socios de Oxfam - Stephanie Boyd y Ernesto Cabellos muestra al padre Arana usando un teléfono celular y pidiendo a los líderes militares que dejen de disparar a los manifestantes desarmados. En la escena siguiente, el padre Arana intenta convencer a los campesinos que dejen de lanzar piedras a la policía: “¡En nombre de Dios, por favor, escúchenme!” Cuando los manifestantes amenazan con destruir las operaciones mineras en el Quilish, el padre Arana los convence de no hacerlo. “Marco fue la clave para una solución pacífica,” dice Javier Aroca, abogado y líder de Oxfam en cuanto a la minería en Sudamérica. “Sus esfuerzos evitaron que una gran cantidad de gente resultara herida.” En diciembre del 2004, el Padre Arana recibió el premio nacional a los derechos humanos, el reconocimiento más importante de Perú por su trabajo como mediador al “promover el diálogo y soluciones pacíficas a la controversia en Cajamarca.” La mina acordó suspender temporalmente la exploración del Cerro Quilish y reconoció públicamente que había subestimado la preocupación de la gente por su montaña. Seferino Zambrano, de 54 años, lidera el comité de regantes en la pequeña ciudad de Porcón Bajo, en donde la gente está preocupada por la cantidad de agua disponible para irrigar sus cultivos de papa y maíz. La mayoría ha dejado de criar ganado, debido a la carencia del agua. El canal de irrigación corre a un costado del camino en una sección de la ciudad, lo que la hace vulnerable a la contaminación por cualquier accidente que sufrieran los camiones que transportan combustible o productos químicos. Los valles de Cajamarca son ideales para el cultivo y para criar ganado, pero un cambio económico estratégico hacia la explotación minera está haciendo que muchos jóvenes se pregunten si pueden competir por los pocos empleos disponibles en la mina. La carencia del agua y los precios bajos de las cosechas hacen que la agricultura sea un modo cada vez más difícil de ganarse la vida.
  • 7. Miedo, violencia y un camino hacia adelante. Los años de guerra y de represión en Perú han destruido a muchos de los grupos de ciudadanos necesarios para ayudar a las comunidades a establecer prioridades de desarrollo local. Nélida Chilón, una mujer joven de Porcón Bajo, reconoce este vacío de liderazgo y dice que los campesinos confían en el padre Arana para ayudarles a proteger su abastecimiento de agua. “Solamente estamos pidiendo que respeten nuestros derechos fundamentales,” dice ella. “El alcalde de Cajamarca no dice nada, el presidente del país no hace nada. … Esta es la razón por la cual esperamos que el Padre Arana haga algo… Le pedimos a él que se cuide pues tiene enemigos poderosos.” Desde las guerras de los años 80 y las tácticas represivas del presidente anterior Alberto Fujimori y las administraciones sucesivas, mucha gente en Perú desconfía de quienes buscan un cambio social. Hay un miedo de recaer en la agitación y la violencia sociales. Mucha gente que quiere algo mejor de su país no lo expresa o no se dan cuenta del hecho de que tienen el poder de crear el cambio. Y es la gente en el campo particularmente quien está luchando para que el gobierno asuma su responsabilidad, pero ellos carecen de la pericia para hacer esto con eficacia. Oxfam América está trabajando con líderes como el padre Arana para ayudar a las comunidades rurales y especialmente las indígenas a desarrollar medios no violentos para conseguir que el gobierno entienda sus necesidades y actúe. La población de Perú está reconstruyendo la sociedad, pero eso toma tiempo. Y requiere mucho valor. Fue después de que padre Arana ayudó a desactivar la confrontación sobre Cerro Quilish que la Operación Diablo fue lanzada. Él comenzó a recibir amenazas de muerte anónimas. Alguien llamó a su sobrina, diciendo que matarían a su tío. Una de sus colegas, la abogada Mirtha Vásquez, recibió una llamada de un hombre que le dijo que la violarían, matarían, y echarían pedazos de su cuerpo para que lo coman los perros. Siguieron al padre Arana y a Vásquez, fotografiándolos, y observándolos
  • 8. desde un edificio ubicado en las inmediaciones del local de GRUFIDES. En total, hubo por lo menos 20 incidentes de amenazas e intimidación al Personal de GRUFIDES en la segunda mitad del 2006, según la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos de Perú. A principios del 2007, Oxfam América presentó una demanda contra la empresa minera Newmont bajo los principios voluntarios en seguridad y Derechos humanos, una iniciativa global en la cual las empresas mineras y petroleras se comprometen a respetar los derechos humanos. Un conocido peruano experto en derechos humanos está investigando el caso. GRUFIDES presentó demandas ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y se espera su pronunciamiento. Mientras tanto, desde la Comisión ordenaron al gobierno de Perú asumir la responsabilidad por la seguridad del padre Arana y del personal de GRUFIDES. Ahora que trabaja en comunidades, el padre Arana debe viajar con un guardia armado. “Continúo haciendo este trabajo porque no existe ninguna otra manera de proteger la gente que quiero y la tierra que amo,” dice. De pie, en el campo mirando la mina a la distancia mientras su guardia armado en ropa de civil permanece cerca. “No hay otra manera de protegerlos que levantar nuestras voces y seguir trabajando. Tenemos que exponer nuestras vidas para defender la vida. No nos gusta esto y no queremos trabajar de esta manera, pero ésa es nuestra vida ahora”. “La violencia no se puede parar con más violencia. La violencia se debe parar con la fuerza de la paz.”