• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Modales en la mesa según da vinci
 

Modales en la mesa según da vinci

on

  • 2,036 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,036
Views on SlideShare
1,277
Embed Views
759

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

1 Embed 759

http://mariarubiom.wordpress.com 759

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Modales en la mesa según da vinci Modales en la mesa según da vinci Document Transcript

    • Modales en la mesa según Leonardo Da Vinci (siglo XV)De las conductas indecorosas en la mesa de mi Señor • Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa, ni de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de cualquier otro invitado. • Tampoco ha de poner la pierna sobre la mesa. • Tampoco ha de sentarse bajo la mesa en ningún momento. • No debe poner la cabeza sobre el plato para comer. • No ha de tomar comida del plato de su vecino de mesa a menos que antes haya pedido su consentimiento. • No ha de poner trozos de su propia comida de aspecto desagradable o a medio masticar sobre el plato de sus vecinos sin antes preguntárselo. • No ha de enjugar su cuchillo en las vestiduras de su vecino de mesa. • Ni utilizar su cuchillo para hacer dibujos sobre la mesa. • No ha de limpiar su armadura en la mesa. • No ha de tomar la comida de la mesa y ponerlo en su bolso o faltriquera para comerla más tarde. • No ha de morder la fruta de la fuente de frutas y después retornar la fruta mordida a esa misma fuente. • No ha de escupir frente a él. • Ni tampoco de lado. • No ha de pellizcar ni golpear a su vecino de mesa. • No ha de hacer ruidos de bufidos ni se permitirá dar codazos. • No ha de poner los ojos en blanco ni poner caras horribles. • No ha de poner el dedo en la nariz o en la oreja mientras está conversando. • No ha de hacer figuras modeladas, ni prender fuegos, ni adiestrarse en hacer nudos en la mesa (a menos que mi señor así se lo pida). • No ha de dejar sueltas sus aves en la mesa. • Ni tampoco serpientes ni escarabajos. • No ha de tocar el laúd o cualquier otro instrumento que pueda ir en perjuicio de su vecino de mesa (a menos que mi señor así se lo requiera). • No ha de cantar, ni hacer discursos, ni vociferar improperios ni tampoco proponer acertijos obscenos si está sentado junto a una dama. • No ha de conspirar en la mesa (a menos que lo haga con mi señor). • No ha de hacer insinuaciones impúdicas a los pajes de mi señor ni juguetear con sus cuerpos. • Tampoco ha de prender fuego a su compañero mientras permanezca en la mesa. • No ha de golpear a los sirvientes (a menos que sea en defensa propia). • Y si ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa. • Lo mismo si va a orinar.
    • Sobre la ubicación de los enfermos en la mesa de mi SeñorAquellos invitados que sufran las enfermedades más terribles, con lo que me refiero no a la peste, si no aaquellos con sífilis o escrófula, así como aquellos que sufran enfermedades debilitantes o vergonzosas, yaquellos otros cubiertos de pústulas y heridas abiertas, no han de ser sentados (a menos que sean hijos depapas o sobrinos de cardenales) junto a mi señor, pero sí son compañía adecuada de las personas demenor rango y los notables extranjeros, entre los que se les puede designar un asiento.A aquellos aquejados de hipos y de abundantes ruidos en la nariz, los que padecen ataques y agitacionesnerviosas y aquéllos otros con delirios, también mi señor prefiere apartarlos de su compañía pues suconversación le resultaría fastidiosa. Por esta misma razón, no deben ser ubicados frente a otro con elmismo problema, pues se daría un espectáculo grotesco cuando intentasen hablar entre sí, habrá,entonces, que mezclarlos con los miembros menos importantes de la corte.Mas a los invitados con mordeduras, los enanos y jorobados, los lisiados, los que no pueden moverse a suvoluntad y los que se ven en la necesidad de ser llevados a la mesa, así como los que tienen la cabezahinchada o muy pequeña, mi señor los encuentra aceptables y les permite sentarse junto a él.Respecto a aquellos que sufren la peste, los sentaréis aparte, en una mesa solo para ellos que estará a lavista de mi señor (pero no a su alcance), hecha de la madera más vil para que después pueda quemarse,así como destruiros las vasijas en las que consumieron. Y los sirvientes que los atendieron deberánrelevarse del servicio por una treintena de días, de forma que veréis si la peste los ataca, y luego, si no hasido así, ya podrán reanudar sus tareas; mas si estuvieran aquejados de peste, serán despedidos sindemora por el bien de los otros.Sobre la ubicación correcta de los asesinos en la mesa de mi Señor“Si hay un asesinato planeado para la comida, entonces lo más decoroso es que el asesino tome asientojunto a aquel que será el objeto de su arte (y que se sitúe a la izquierda o a la derecha de esa personadependerá del método del asesino), pues de esta forma no interrumpirá tanto la conversación si larealización de este hecho se limita a una zona pequeña. En verdad, la fama de Ambloglio Descarte, elprincipal asesino de mi señor Cesare Borgia, se debe en gran medida a su habilidad para realizar su tareasin que lo advierta ninguno de los comensales y, menos aún, que sean importunados por sus acciones.La habilidad de un buen asesino estará en que nadie note su tarea, excepto su víctima.Después de que el cadáver (y las manchas de sangre, de haberlas) haya sido retirado por los servidores, escostumbre que el asesino también se retire de la mesa, pues su presencia en ocasiones puede perturbar lasdigestiones de las personas que se encuentren sentadas a su lado, y en este punto un buen anfitrión tendrásiempre un nuevo invitado, quien habrá esperado fuera, dispuesto a sentarse a la mesa en este momento”.Bibliografía:http://pan-y-manteca.blogspot.com.es/2010/04/ceremonial-y-protocolo-de-leonardo-da.html“El Protocolo en las comidas”. María del Pilar Muiños Morales. Ediciones Protocolo. Año 2004. ISBN 978-84-95789-04-04