Pan Diario 12 De Enero De 2009

399 views
269 views

Published on

Published in: Travel, News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
399
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Pan Diario 12 De Enero De 2009

  1. 1. LAS LAGRIMAS DE DIOS En la historia de C.S. Lewis El Sobrino del Mago, Digory recordó a su madre desahuciada y cómo todas sus propias esperanzas se iban extinguiendo. Con un nudo en la garganta y lágrimas en los ojos, le espetó a Aslan, el gran león que representa a Cristo. "Por favor, por favor no puedes darme algo que cure a mi mamá?". Luego, en su desesperación, Digory levantó la mirada hacia el rostro de Aslan. "Grandes lágrimas brillantes llenaban los ojos del León. Eran lágrimas tan grandes y brillantes comparadas con las de Digory que por un momento éste sintió como si el León realmente se lamentara aún más por su madre que él mismo. 'Hijo mío, hijo mío', dijo Aslan, 'Lo sé. El dolor es grande. Pero sólo tú y yo en esta tierra lo sabemos. Seamos buenos los unos con los otros'. Lectura: Juan 11:28-37 Jesús lloro. Juan 11:35
  2. 2. Pienso en las lágrimas de Jesús ante la tumba de Lázaro (Juan 11:35). Creo que Él lloró por Lázaro así como también por María y Martha, y por el dolor de ellas. Posteriormente, Jesús lloró por Jerusalén (Lucas 19:41-44). Y Él conoce y comparte nuestro dolor hoy. Pero, tal y como lo prometió, Le volveremos a ver en el lugar que está preparando para nosotros (Juan 14:3). En el cielo, nuestro dolor terminará. "Enjuagará Dios toda lágrima de los ojos [nuestros]; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor" (Apocalípsis 21:4). Hasta entonces, tú sabes que Dios llora contigo.
  3. 3. Si dudas que a Jesús Le importa tu dolor, recuerda Sus lágrimas.
  4. 4. Lectura Bíblica: Juan Capitulo 11 Versiculo 34 al 44 34 Y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Dicenle: Señor, ven, y ve. 35 Y lloró Jesús. 36 Dijeron entonces los Judíos: Mirad cómo le amaba. 37 Y algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste que abrió los ojos al ciego, hacer que éste no muriera? 38 Y Jesús, conmoviéndose otra vez en sí mismo, vino al sepulcro. Era una cueva, la cual tenía una piedra encima. 39 Dice Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que se había muerto, le dice: Señor, hiede ya, que es de cuatro días. 40 Jesús le dice: ¿No te he dicho que, si creyeres, verás la gloria de Dios? 41 Entonces quitaron la piedra de donde el muerto había sido puesto. Y Jesús, alzando los ojos arriba, dijo: Padre, gracias te doy que me has oído. 42 Que yo sabía que siempre me oyes; mas por causa de la compañía que está alrededor, lo dije, para que crean que tú me has enviado. 43 Y habiendo dicho estas cosas, clamó a gran voz: Lázaro, ven fuera. 44 Y el que había estado muerto, salió, atadas las manos y los pies con vendas; y su rostro estaba envuelto en un sudario. Díceles Jesús: Desatadle, y dejadle ir.
  5. 5. Biblia del diario vivir. 11.33-38 Juan enfatiza el hecho de que contamos con un Dios que se interesa por nosotros. Este retrato contrasta con el concepto griego de Dios que era popular en aquel entonces: un Dios sin emociones que no se involucra con los humanos. Aquí vemos muchas de las emociones de Jesús: compasión, indignación, tristeza, incluso frustración. Con frecuencia expresó sus emociones profundas y nunca debiéramos temer revelarle nuestros verdaderos sentimientos. Él los entiende, pues los experimentó. Sea sincero y no trate de ocultarle nada a su Salvador. A Él le interesa. 11.35 Cuando Jesús vio a los que lloraban y se lamentaban, lloró también. Quizás se identificó con el dolor de ellos, o es posible que la incredulidad lo haya preocupado. Sea cual fuere el caso, Jesús demostró su inmenso interés en nosotros al llorar junto a nosotros cuando sufrimos.

×