Your SlideShare is downloading. ×
0
Pan Diario 11 De Marzo De 2009
Pan Diario 11 De Marzo De 2009
Pan Diario 11 De Marzo De 2009
Pan Diario 11 De Marzo De 2009
Pan Diario 11 De Marzo De 2009
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Pan Diario 11 De Marzo De 2009

300

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
300
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Lectura: Lucas 15:11-24 "Y cuando aún estaba lejos, le vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó"  Lucas 15:20
  • 2. La historia más memorable de Jesús, la del Hijo Pródigo, termina con la escena de un banquete, mostrando como un héroe a un inútil que había manchado la reputación de la familia. Aquellos a quienes todos los demás habían juzgado como indeseables -como el hijo pródigo- son infinitamente deseables para Dios. Cuando uno de ellos se vuelve a Él, se arma una ruidosa fiesta (Lucas 15:22-24). En el Antiguo Testamento, las leyes levíticas previenen el contagio. Entre las cosas que contaminaban a una persona se encontraban el contacto con ciertos animales, cuerpos de animales muertos o los enfermos. Pero Jesús revirtió el proceso. En vez de que lo inmundo contaminara, Él hizo puro a lo inmundo. En Jesús veo el cumplimiento, y no la abolición de las leyes del Antiguo Testamento. Dios había santificado a la creación separando lo sagrado de lo profano, lo limpio de lo inmundo. Jesús no anuló este principio de la santificación; más bien cambió su fuente. Debido a la gran gracia de Dios podemos ser agentes de Su santidad, por cuanto Él ahora mora dentro de nosotros. Tal como lo hizo Jesús, podemos buscar maneras para ser una fuente de santidad. Los enfermos y lisiados no son elementos impuros de la sociedad sino receptores potenciales de la misericordia de Dios. Estamos llamados a extender dicha misericordia, a transmitir la gracia, no a evitar el contagio. Al igual que Jesús, podemos ayudar a hacer puro a lo "inmundo”
  • 3. Nadie está más allá del alcance de la gracia de Dios.
  • 4. Lectura Bíblica: Lucas 15 Parábola del hijo pródigo  11  También dijo: Un hombre tenía dos hijos;  12  y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.  13  No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.  14  Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.  15  Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos.  16  Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.  17  Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!  18  Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.  19  Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.  20  Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.  21  Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.  22  Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.  23  Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta;  24  porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse. Reina Valera Revisada (1960) . 1998 (electronic ed.) . Sociedades Biblicas Unidas: Miami
  • 5.  Biblia del diario vivir .    15.20  En las dos parábolas anteriores, los que buscaban dieron todo de sí para encontrar la moneda y la oveja que no podrían volver solas. En esta, el padre velaba y esperaba. Se enfrentaba a un ser humano con voluntad propia, pero estaba seguro que su hijo volvería. De la misma manera, el amor de Dios es persistente y fiel. Dios nos buscará y nos dará oportunidades para responder, pero no nos obligará a ir a Él. Como el padre, nos espera con paciencia y desea que recobremos nuestros sentidos .

×