Ensayo Educaci‡N

  • 298 views
Uploaded on

 

More in: Education , Technology
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
298
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. UNIVERSIDAD DEL FUTBOL Y CIENCIAS DEL DEPORTE JAVIER GÓMEZ TOLEDO “EDUCARSE” PSICOPEDAGOGÍA PSIC. IRMA FABIOLA SAMANIEGO CRUZ FECHA DE ENTREGA: 23/SEPTIEMBRE/09
  • 2. INTRODUCCIÓN La educación es un proceso de socialización y endoculturación de las personas a través del cual se desarrollan capacidades físicas e intelectuales, habilidades, destrezas, técnicas de estudio y formas de comportamiento ordenadas con un fin social (valores, moderación del diálogo-debate, jerarquía, trabajo en equipo, regulación fisiológica, etc.). La función de la educación, sea desde lo académico o la cotidianeidad, será ayudar y orientar al educando para conservar y utilizar los valores de la cultura que se le imparte, fortaleciendo la identidad nacional. La educación abarcará muchos ámbitos; como la educación formal, informal y no formal, ámbitos que no profundizaremos en el presente ensayo. Retomando a Octavi Fullat, en su libro “Antropología y Educación”1, ahondaremos más en el hecho de que el término “educación” se refiere sobre todo a la influencia ordenada ejercida sobre una persona para formarla y desarrollarla a varios niveles complementarios; en la mayoría de las culturas es la acción ejercida por la generación adulta sobre la joven para transmitir y conservar su existencia colectiva. Es un ingrediente fundamental en la vida del ser humano y la sociedad y se remonta a los orígenes mismos del ser humano. La educación será lo que transmita la cultura, permitiendo así su evolución. 1 Fullat, Octavi; “Antropología y Educación”, Editorial Lupus Magister, México, 2001.
  • 3. “ E DUCARSE” “La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle” María Montessori (1870-1952) La importancia de la educación hoy en día me lleva a reflexionar acerca de este complejo tema a causa de la multifactorialidad inmersa en el incesante proceso de formación en el cual el ser humano, como sujeto, se involucra y es involucrado. “Educación”, es la representación formal de un concepto que significa y aborda un sinnúmero de aspectos y factores a considerar. No es un proceso inherente al hombre, es una construcción social que dentro de un contexto estructura a cada uno de los sujetos, con el objeto de adecuarlos e incitarlos a adaptarse a su entorno, con base a las necesidades y circunstancias que acarrea su propia historia, y que en un presente y futuro no muy lejano permanecerán como guías y directrices que limitarán a cada hombre dentro de ese espacio- tiempo, a actuar congruentemente según su pensar, su sentir, su decir, su actuar; y el pensar, sentir, decir, y actuar de la sociedad que lo rodea. El fenómeno de la educación es permanente e inmediato al nacimiento del hombre, incluso buscando, sin ser aún logrado, ser instaurado desde antes del nacimiento, dentro del vientre de nuestra madre. Educar se concibe en la actualidad como una función proveniente de los adultos, marcando una clara direccionalidad descendente, enfocando la mirada en los niños y jóvenes, “dispuestos” a aprender, orientarse y educarse con base a lo que sus “superiores”
  • 4. les inculcan a partir de su experiencia, conocimiento, madurez, tradición, cultura, historia, y sin dudarlo, su “necesidad de poder”2. Educar no significa tan sólo “heredar”, (utilizando el término para referirnos a una “herencia cultural”), de una generación a otra sucesora, un lenguaje y un tipo de costumbres, religión, valores, objetos de conocimiento, constructos epistemológicos, hipótesis comprobables y comprobadas, postulados, teorías, y conocimiento en sí mismo; éste fenómeno implica la posibilidad de que el hombre construya su propia educación, siendo simultáneamente construido a través de la misma, y que al momento de construir y ser construido, se “humanice”, adecuando su naturaleza al mundo de lo social, donde se ha erigido un simbolismo que refiere a hombres dentro de un contexto y entorno en particular, personal, biológico, y cultural, llamado: Civilización. Es imposible escindir en el hombre los factores biológicos, psicológicos y sociales involucrados en su proceso de educación, puesto que desde lo biológico, serán sus propios procesos madurativos, los que le permitirán aprender, reflexionar, y transformar los saberes del obrar, del vivir, del actuar, del decidir dentro de una sociedad, ejerciendo desde lo psicológico, su consciencia, creatividad, responsabilidad, y libertad cuestionada por aquellas “prohibiciones”3 preestablecidas en su contexto. “Las prohibiciones serán las categorías que organizan lo antropológico o civilizado; constituirán la base de la organización social, dejando claro que 2 David McClelland sostuvo en su teoría de las necesidades que todos los individuos poseen: a) Necesidad de logro: que se refiere al esfuerzo por sobresalir, el logro en relación con un grupo de estándares, la lucha por el éxito. b) Necesidad de poder: que se refiere a la necesidad de conseguir que las demás personas se comporten en una manera que no lo harían, es decir se refiere al deseo de tener impacto, de influir y controlar a los demás. Y finalmente, c) Necesidad de afiliación: que se refiere al deseo de relacionarse con las demás personas, es decir de entablar relaciones interpersonales amistosas y cercanas con los demás integrantes de la organización. 3 Fullat, Octavi; “Antropología y Educación”, Editorial Lupus Magister, México, 2001, p. 10.
  • 5. “educarse”, será entonces, aprender las prohibiciones de una civilización concreta.”4 “Educarse” remitirá entonces al proceso que instruirá y dirigirá al mundo civilizado, con base a lineamientos éticos y morales, a aquel sujeto consciente, libre, responsable y creativo que conforma el mundo natural y que se transformará constantemente a través de la historia, la cultura y la educación, construyendo una sociedad, y formando parte de la misma…este sujeto será: el Hombre. La educación deberá preparar al hombre para vivir una vida en plenitud, es decir, en relación creadora con sus semejantes y con la naturaleza. A su vez comprenderá otras metas como son el alcanzar una comunidad que proteja, conserve y acreciente los bienes y valores que constituyen una “herencia cultural”. El equilibrio entre los aspectos teóricos y prácticos es fundamental para la educación. La dicotomía entre el hombre práctico y el especulativo se supera, pues en el acto humano la teoría y la práctica se involucran recíprocamente. La formación del hombre responde a las condiciones del desarrollo histórico. Las sociedades han formulado sus ideales educativos a partir de circunstancias que por su singularidad no son repetibles. La educación podrá ser vista incluso, como medio para fortalecer la identidad y la conciencia nacional; el equilibrio entre lo nacional y las particularidades étnicas, culturales y de religión; así como vía de desarrollo de las capacidades humanas y fomento para el progreso científico; o bien forma de erradicar la lucha contra la ignorancia y sus efectos: las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios. Tendrá como finalidad lograr que todo individuo adquiera, no sólo conocimientos, sino que tenga ideas firmes que le permitan no ser influenciado por ideales ajenos que perjudiquen el desarrollo de su propia educación. 4 Ibid. p.27
  • 6. Hoy en día, la educación y los valores de convivencia humana son fundamentales en nuestro país, el aprecio a la dignidad de la persona, la fraternidad, la tolerancia, el respeto a las diferencias, la libertad y la paz forman parte importante del proyecto educativo de nación. El respeto a las ideologías ajenas, en los diferentes aspectos cívicos y morales, en los religiosos y en lo cultural, forman parte importante del desarrollo ético que debe existir en cada individuo. La educación, por tanto, no será nada más la enseñanza y el aprendizaje, sino también formará al individuo como un ser que sirva a la sociedad, involucrando sus valores. BIBLIOGRAFÍA: - Fullat, Octavi; “ANTROPOLOGÍA Y EDUCACIÓN”; Editorial Lupus Magister, México, 2001. - http://www.eumed.net/libros/2007a/231/44.htm