Your SlideShare is downloading. ×
Cuando Las Ofensas Se Entierran
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Cuando Las Ofensas Se Entierran

376
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
376
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
23
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Copyright © 2007 Tommy's Window. All Rights Reserved ♫ Enciende los parlantes HAZ CLIC PARA AVANZAR Tommy's Window Slideshow Ofensas Enterradas — Poema por Carol Parrott
  • 2. Un buen día yo enterré una ofensa que dolía. Creí que podría olvidarla si la dejaba escondida.
  • 3. El agravio iba creciendo. Cada día lo tapaba. No logré dejarlo atrás. Mucho, mucho me costaba.
  • 4. La alegría me abandonó, no conocí sino penas. Incapaz era de amar, tenía el alma en cadenas.
  • 5. A la vera de aquel hoyo clamé con el alma a Dios: «Sana esta herida profunda, Tú que eres el Dios de amor».
  • 6. Sentí entonces Su presencia; en Sus brazos me sentí. Enjugó mis agrias lágrimas, hizo azul el cielo gris.
  • 7. Sincerándome con Él, le expliqué mi gran afrenta. Me prestó Su atento oído mientras yo le daba cuenta.
  • 8. Cavé, ahondé y arranqué la afrenta que me oprimía, y entregándola el Maestro libre al fin quedé aquel día.
  • 9. Así fue como Él quitó la negrura de mi alma y algo hermoso fue a nacer; donde había estado la llaga.
  • 10. Cuando vi en qué convirtió mi tormento y mi pesar, aprendí a dárselo a Él y no enterrarlo jamás.
  • 11. Se necesita una gracia sobrenatural y divina para perdonar y dejar que Dios sane nuestras heridas espirituales. La naturaleza humana nos inclina a querer tomarnos la justicia por nuestra mano castigando a quien nos hizo daño, o por lo menos haciéndole sentir el mal que nos haya hecho. Jesús nos enseñó a orar así: «Perdona nuestras ofensas, así como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden». Sin la ayuda de Él, ni siquiera podemos hacer esa oración.
  • 12. Dios no solo puede darnos la gracia para perdonar, sino también para olvidar. www.tommyswindow.com Para más presentaciones, visita: COMPARTELO SI LO DESEAS Así es el amor divino y sobrenatural que todo lo abarca y que solo Jesús puede dar. Con Su ayuda, podemos hacer caso omiso de las ofensas, dejarlas de verdad atrás y no volver a hablar de ellas. De esa forma nos ama.

×