Cobas definitivo congreso_2006
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Cobas definitivo congreso_2006

on

  • 617 views

 

Statistics

Views

Total Views
617
Views on SlideShare
475
Embed Views
142

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

5 Embeds 142

http://cobasdelphisantcugat.blogspot.com.es 120
http://cobasdephisantcugat.blogspot.com.es 15
http://cobasdelphisantcugat.blogspot.com 4
http://www.cobasdelphisantcugat.blogspot.com.es 2
http://cobasdephisantcugat.blogspot.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Cobas definitivo congreso_2006 Cobas definitivo congreso_2006 Document Transcript

  • Ier. CongresoPor la reconstrucción del movimiento sindical unitario:RECONSTRUIR EL SINDICALISMO DECLASE Y DEMOCRATICO Presentación: El presente documento tiene el propósito de señalar de forma sintética los rasgos distintivos de lasituación sindical y la tarea estratégica de Co.bas. El Congreso deberá aprobar resoluciones sectoriales ode otra índole, aportaciones, etc. que completen las opiniones y propuestas. 1.- LA DEGENERACIÓN DEL VIEJO SINDICALISMO DE CLASE 1.1. En estas últimas décadas los trabajadores estamos siendo sometidos a una pérdida continua dederechos laborales y sociales duramente conquistados por generaciones anteriores: reconversiones;reformas laborales; privatización de empresas públicas y de servicios esenciales; precariedad generalizadadel nuevo empleo y destrucción masiva de empleo estable; prolongación de jornadas laborales;deslocalizaciones; reducción del poder adquisitivo de los salarios y pérdida de peso relativo de los mismosen la distribución de la renta nacional; recortes en el salario indirecto y diferido (pensiones, subsidio aldesempleo, prestaciones sanitarias…); sistema fiscal regresivo… Esta situación va directamente vinculada a los cambios producidos en el modelo de dominacióncapitalista a escala mundial, con la aplicación generalizada de políticas neoliberales y un notableincremento de la concentración de capital y del dominio imperialista. Estos cambios tienen su expresión enla llamada globalización y en el aumento de las guerras y la represión de los pueblos. La economía española vive, hasta el momento, un período excepcionalmente largo de “crecimiento”ininterrumpido a lo largo de los últimos trece años, basado en una enorme boom especulativo alimentadopor un endeudamiento sin precedentes. Sin embargo esta “prosperidad” no ha significado mejora de lascondiciones materiales y sociales de los trabajadores/as, sino todo lo opuesto: crecimiento y precarizaciónse han convertido en términos profundamente asociados. Sin embargo, que un puñado de capitalistas amasen fortunas con toda impunidad y cinismo a costa dela inmensa mayoría, sólo se explica por la aceptación cómplice del orden existente por parte de la izquierdainstitucional y de las direcciones sindicales tradicionales del movimiento obrero (CCOO y UGT). Vivenacomodados al sistema y convertidos en un sostén decisivo de su perpetuación. Ello, justo en un momentohistórico en que se hace cada vez más evidente la inviabilidad social y medioambiental del sistema y lanecesidad de construir una alternativa real a este mundo de explotación e injusticia. 1.2. En el Estado español ya hace tiempo que las direcciones de CCOO y UGT, en lugar deorganizar y desarrollar una política de resistencia a las agresiones de la patronal y de los gobiernos del PPo del PSOE, asumen una política de colaboración activa en la liquidación de empleos con derechos,en la privatización de empresas y de servicios públicos, en la firma de pactos sociales de “moderaciónsalarial”, en las deslocalizaciones de empresas o en la aceptación, por acción u omisión, de las sucesivasreformas laborales.Ier Congreso de Co.bas 1
  • Esta línea de integración institucional y de colaboración de clases está íntimamente relacionada con lacreciente dependencia de los aparatos sindicales de la financiación y las prebendas que lesconceden el Estado y la patronal, a cambio de su sumisión: subvenciones directas vía presupuestos delEstado, gestión de fondos de formación ocupacional y continua, gestión de los Fondos de Pensiones,pagos y comisiones por ERE’s, participación en organismos oficiales de representación, liberaciones,convenios de colaboración, estudios subvencionados… . Se trata de un proceso que independizamaterialmente a la burocracia dirigente de la base de los afiliados/as, convierte a los burócratas en“profesionales del sindicalismo” con carácter permanente y transforma el régimen interno del sindicato enuna dictadura arbitraria del aparato al servicio de perpetuar su estatus privilegiado. Algunos episodios recientes ilustran bien este proceso: el escándalo de la participación de CCOO yUGT como socios (junto al BBVA) en la empresa de gestión de los fondos privados de pensiones de losempleados públicos; el soborno recibido de Citibank por firmar despidos y pérdida de derechos; el acuerdosobre el patrimonio histórico de UGT con el Gobierno por el que le serían condonados los 144 millones dela deuda con el ICO por el fraude de la PSV... La historia concreta del proceso de degeneración de las grandes organizaciones sindicales se puederastrear a través de la sucesión de contrarreformas laborales y de pactos sociales regresivos de los quehan sido cómplices, activos o pasivos, desde la Transición (ver anexo).2.- GOBIERNO Y PATRONAL CONTRA LOS TRABAJADORES 2.1. El gobierno del PSOE –con la inestimable complicidad de IU-IC y ERC en el plano político y,sobre todo, de los aparatos de CCOO y UGT en el sindical-- viene imponiendo nuevos retrocesos enderechos y garantías laborales. Para ello cuentan con dos instrumentos: la continuidad de los pactosgenerales de negociación colectiva entre sindicatos y patronal y el llamado diálogo social entre patronal,gobierno y sindicatos. La burocracia dirigente de CCOO y UGT renovó por quinto año consecutivo el Acuerdo para laNegociación Colectiva (ANC) con la patronal, con la voluntad expresa de seguir renovándolo en añossucesivos. Mientras los beneficios de la gran patronal baten récords sucesivos en los últimos años (hanaumentado sus beneficios en este primer semestre del 2006 en torno al 40%), los salarios de lostrabajadores siguen perdiendo poder adquisitivo (un 1,1% en 2005). El poder adquisitivo de los salarios eshoy el mismo que en 1997. Se ha producido un enorme trasvase de rentas del trabajo al capital, explicaciónúltima de los enormes beneficios patronales de estos años. La propia burocracia sindical reconoce que no llegan al 40% los trabajadores que recuperan el poderadquisitivo perdido. El ANC ha traído consigo una caída general de los salarios, un aumento de lajornada laboral (una media de 2 horas semanales más en el 2004) y un empeoramiento general de lascondiciones laborales (movilidad funcional, calendario y jornada flexibles…), sin que siquiera hayaservido para frenar el proceso de cierres y deslocalizaciones, ni reducir los altos niveles de precariedadlaboral. El ANC ha institucionalizado el pacto social permanente en la negociación colectiva. Cada año esrenovado dando un paso más en la llamada política de moderación salarial y flexibilidad pactada, connuevas concesiones en relación a la cláusula de revisión salarial y al control y penalización del “absentismolaboral injustificado”. En el 2005 los sindicatos cedieron a la presión de la patronal y del ministro deEconomía, renunciando a la cláusula de revisión salarial para el SMI, que ya habían pactado con elgobierno. Los dirigentes de CCOO y UGT ya ha anunciado que volverán a renovar el ANC para el año2007.Con esta política entreguista, los dirigentes de CCOO y UGT impiden y encorsetan las luchas, yasean por convenios, contra reducciones de plantilla, deslocalizaciones o cierres. 2.2. El otro puntal clave de esta política de colaboración de clases es el llamado “diálogo social”,mediante el cual patronal, sindicatos y gobierno pretenden pactar modificaciones en la legislación laboral ysocial. Desde la Transición no se conocía un grado tal de acuerdos con gobierno y patronal. Los resultados del denominado “diálogo social” han sido acuerdos con contenidos mayoritariamentelesivos para los derechos de los trabajadores/as. Incluso las medidas presentadas como ejemplo de la“política social” del Gobierno (aumentos del Salario Mínimo Interprofesional o de las pensiones mínimas) nopasan de ser instrumentos de propaganda gubernamental, aumentos irrelevantes a años luz de lasnecesidades sociales que son devorados por la inflación. El primer pacto firmado fue el Acuerdo sobre el diálogo social para la Administración Pública, que abriópaso al Acuerdo retributivo de los empleados públicos para el 2005, renovados para el 2006 y 2007 conprácticamente el mismo contenido. Firmado a espaldas de los trabajadores/as afectados, establecía unincremento salarial (2,7%) por debajo del IPC real, sin cláusula de revisión, e introducía planes depensiones privadas para más de 2 millones de empleados públicos; no garantizaba el mantenimiento de lasplantillas y tampoco establecía compromiso formal de reducción de la altísima precariedad. Después pactaron el Reglamento de la Ley de Extranjería, que está contribuyendo a mantener ladivisión de la clase trabajadora según su origen, dejando sin regularizar a centenares de miles deIer Congreso de Co.bas 2
  • trabajadores inmigrantes: un ejército de reserva de mano de obra sin derechos, destinado a ser sobre-explotado en la economía sumergida y a actuar como factor de presión a la baja de los salarios y de lascondiciones laborales del conjunto de los asalariados. En los recientes pactos de reforma laboral de mayo los dirigentes de CCOO y UGT aceptaron lageneralización del despido barato en la contratación indefinida y una nueva rebaja general de cotizacionesa la patronal, sin que se modificara en lo más mínimo la regresiva legislación actual (contratos temporales,subcontratación…) que permite la generalización de la precariedad. El acuerdo de pensiones de julioaumenta el tiempo cotizado para tener derecho a una pensión, restringe el acceso y las condiciones de lajubilación parcial, estimula al retraso de la edad de jubilación y aumenta las bonificaciones a la patronal,sentando las bases para futuras agresiones. Conviene, por último, no perder de vista la tantas veces anunciada reforma de la negociación colectivaque, en el clima de entendimiento actual gobierno patronal-sindicatos, adquiere cada vez más visos dellegar a concretarse. Lo que hasta ahora ha trascendido apunta a un mayor protagonismo y reconocimientode la burocracia de los sindicatos mayoritarios, con ámbitos de negociación cada vez más cupulares ydistantes de los trabajadores. 2.3. Por último, también el Gobierno Zapatero, siguiendo a sus predecesores, busca la complicidadde las direcciones sindicales y de la izquierda institucional para, con la excusa del déficit de la SanidadPública, subir los impuestos especiales (gasolina, electricidad, alcohol, tabaco), que pagamosmayoritariamente los trabajadores. En contrapartida, van a aprobar una nueva reforma fiscal, que reducirálos impuestos de las rentas más altas y de los patronos. Asimismo van a continuar y completar lasprivatizaciones y reconversiones pendientes en curso, como Renfe, RTVE, Hunosa...3. RECONSTRUIR EL SINDICALISMO DE CLASE PARA RECONSTRUIR LAUNIDAD DE LA CLASE OBRERA. 3.1. Actualmente, el movimiento obrero se encuentra aquejado de fuertes divisiones internas.Está dividido en primer lugar por la cuestión de las nacionalidades, con la mayoría de la clase obreraespañola compartiendo ideología españolista con el gobierno. Está dividido entre trabajadores inmigrantesy autóctonos, con una fuerte penetración de ideas racistas y xenófobas entre los sectores nativos máspobres y atrasados. Y está dividido entre fijos y precarios, que componen más de la tercera parte de lafuerza laboral y sufren una superexplotación que se percibe como algo “normal”. Sobre estas divisiones se asienta la tremenda dispersión sindical que vivimos. La bronca y eldesprestigio de la burocracia sindical de CCOO y UGT ha crecido sin cesar en estos años. Muchos milesde trabajadores/as, y en especial de sus sectores más combativos, han ido rompiendo con estosaparatos. Sin embargo la falta de un referente de clase ha ido generando una diáspora sindical, que seexpresa hoy en la existencia de multitud de sindicatos que van de los de corte nacionalista (ELA-STV; LAB;CIG....) hasta las innumerables organizaciones sindicales de empresa. La clase trabajadora viene, además, de unos años donde ha sido fuertemente baqueteada en lasgrandes concentraciones industriales, con las grandes empresas o bien desmanteladas o bien con susplantillas reducidas, externalizadas e invadidas de subcontratas. Hay un sentimiento de impotencia quepesa entre amplios sectores de trabajadores que, ahogados por los aparatos sindicales, frena la respuestamasiva pero que, sin embargo, no excluye movilizaciones importantes. Es probable que se produzcansituaciones parecidas a la que se dio en su momento en Puertollano o recientemente en el Aeropuerto deEl Prat, es decir, movilizaciones explosivas con gran carga espontánea y, a la vez, con dificultades decontinuidad. Vemos también aquí y allí movilizaciones aisladas y duras, en sectores situados por fuera delos canales de control de los grandes aparatos, con ejemplos como los de los trabajadores de las basurasde Sabadell o los gruístas de Sevilla y otras ciudades andaluzas (con desenlace exitoso en buena parte deellos). Es oportuno reafirmar, no obstante, que la dirección del movimiento obrero en gran parte de losbastiones fundamentales sigue siendo CCOO y UGT, aunque hay que decir que se han dado importantescambios en la relación de la clase trabajadora con ellos. Su hegemonía ya no surge del prestigio ganadopor mantener o lograr nuevas conquistas sino, por el contrario, de la prolongada situación dedesmovilización que han impuesto –con alguna excepción puntual como la huelga del 20-J del 2002—.Movilizaciones recientes muestran las dificultades con que se encuentran para controlar al movimiento:fueron desbordados en luchas como las del metal de Pontevedra y Sevilla, aparecen muestras dedescontento en los procesos de deslocalización que ellos gestionan (Braun, Nacam…). Aunque nadie puede precisar los ritmos, se vienen incubando las condiciones materiales para que,cuando lleguen las “vacas flacas” y las luchas de resistencia provoquen un nuevo ascenso, los actualesprocesos de ruptura con las direcciones burocráticas –todavía parciales y dispersos-- se generalicen. Enese sentido, algunas luchas parciales victoriosas como las de CLECE o AUSSA de Sevilla, las de laIer Congreso de Co.bas 3
  • recogida de basuras de Sabadell o la reciente lucha de los trabajadores de Iberia, son expresionesadelantadas de esa tendencia profunda. 3.2. En ese contexto de diáspora sindical, descontento sordo, división y una cierta sensación deimpotencia de la clase trabajadora, producto de la política paz social de los grandes aparatos sindicales,combinada, como hemos señalado antes, con la falta de una alternativa de agrupamiento sindical sólida yatractiva, lo probable para el próximo período es una acentuación del proceso de abandonos, rupturasy desgajamientos sindicales por la base, si bien con un carácter desperdigado y no generalizado. Esteproceso carece actualmente de referentes alternativos, debido al fracaso de aquellos que, como el sectorcrítico de CCOO o la CGT, pudieron haberlo sido. El proceso resulta así disperso y complejo y, almismo tiempo, hace más acuciante la necesidad de reagrupamiento de la izquierda sindical, parareconstruir el sindicalismo de clase y combativo. 3.3. La trayectoria del sector crítico de CCOO en los últimos años ha confirmado plenamente queson parte estructural de la propia burocracia del sindicato, incapacitados para actuar como unacorriente organizada realmente alternativa, combativa y democrática. De hecho, vienen jugando un papelde freno de los movimientos de radicalización a la espera de un reacomodo en el aparato. Así, se vienenmostrando contrarios a tomar cualquier iniciativa de acción que pueda llevarlos a un enfrentamiento directocon el aparato oficialista, como ocurrió cuando se opusieron a llamar al a continuidad de la huelga generaldel 20-J del 2002 o, más recientemente, en relación a luchas como Izar, Telemarqueting o contra lasdeslocalizaciones, en las movilizaciones de los trabajadores inmigrantes o en relación al movimiento por elNo en el reciente referéndum sobre la Constitución europea... 3.4. La CGT por su parte ha venido acentuando sus rasgos aparatistas y sectarios: como ejemplosrecientes podemos citar su política de boicot a la línea de reagrupamiento de fuerzas en torno a puntos deacción promovida por la Xarxa contra els Tancaments en Catalunya, el nulo papel jugado en los manifiestosunitarios de sindicalistas por el No a la Constitución europea o la negativa a sumarse a la lucha unitaria enTelefónica por la anulación de los despidos a nuestros compañeros. La dirección de CGT, pese a losreiterados llamamientos que se le hicieron desde distintos agrupamientos sindicales, no movió un solodedo por organizar una oposición unificada a la contrareforma laboral y de la pensiones que este añofirmaron CCOO y UGT con el Gobierno. La manifestación estatal convocada en solitario por CGT se hizo,como siempre, cuando se había ya consumado la firma. No fue un acto para organizar la batalla contra lareforma sino una demostración de aparato con la vista puesta en las elecciones sindicales. CGT sigueinmersa en la vieja disputa entre las dos alas que pugnan por controlar el aparato (los rojos y los negros),actuando como oposición sindical de izquierda a CCOO y UGT pero reproduciendo a pequeña escala losrasgos burocráticos que definen la política de esos mismos aparatos.4.- LUCHAR CON LA DISPERSIÓN, CONSTRUIR UN MOVIMIENTO DEOPOSICIÓN A LA BUROCRACIA SINDICAL 4.1. La crisis del sindicalismo de clase hunde sus raíces en la llamada Transición política. Liquidar laacción independiente de la clase obrera era condición imprescindible para el éxito de la operación política.Para ello era necesario liquidar el papel de las Comisiones Obreras surgidas al calor del ascenso de lalucha obrera contra la dictadura. Surgidas de la base y de la lucha, organizadas no como un sindicatoclásico sino como un movimiento unitario desde las propias fábricas y centros de trabajo y en el quetenían cabida todas las opciones políticas y corrientes de la clase obrera. Las Comisiones obreras eran,cuando menos, el embrión de una Central Única de los trabajadores. Estaban dadas todas las condicionespara una Central en la que tuviéramos cabida todos los trabajadores/as, todas las corrientes de clase yfraguar así la herramienta unitaria y de lucha que los trabajadores necesitábamos. Las razones detalladas de la quiebra de ese proceso excede las pretensiones de este documento,pero el hecho objetivo es que a finales de los 70 y acompañando la política de Pactos sociales, comenzó elproceso de disgregación de la clase obrera y de sus organismos. Las oposiciones a la burocracia, quenunca faltaron, se saldaron bien con rupturas en nombre del nacionalismo o de otros presupuestossindicales, bien con sucesivas expulsiones que iban engrosando la lista de nuevos sindicatos. Enocasiones se entendió que oponerse a la burocracia sindical significaba organizar nuevos “sindicatos rojos,alternativos”, vinculados por lo general a algún aparato político. Las continuas traiciones de la burocraciasindical y su secuela de expulsiones y la falta de un referente sindical que agrupara a todos los sectores deoposición ha ido alentando diáspora sindical que hoy vivimos.Ier Congreso de Co.bas 4
  • 4.2 Co.bas no nació para auto-proclamarnos un nuevo sindicato alternativo más a añadir a ladispersión sindical. Cobas somos un agrupamiento sindical cuyo objetivo es ser un instrumento quemotorice el reagrupamiento de la oposición de clase a la burocracia. Entendemos que el proyecto estratégico, la recomposición de la unidad de la clase obrera, laconformación de una Central Única de los Trabajadores regida por el principio de la democracia obrera, esa todas luces inviable si no se comienza por reagrupar a la oposición de clase a la burocracia. La lucha espontánea de los trabajadores será sin duda el mejor y necesario caldo de cultivo para estabatalla, pero ninguna oposición de clase a la burocracia fraguará si se deja librada a la espontaneidad delas luchas. Su organización consciente es vital para que cualquier oleada de luchas pueda tener unreferente y no se malogren, por enésima vez, todo el potencial y las energías que entran en juego cada vezque la lucha social se tensa. Ese reagrupamiento, que supone y supondrá un trabajo extremadamentepaciente y a largo plazo, exige ir acumulando fuerzas, ofreciendo una referencia, así sea modesta, queorganice a los mejores activistas y evite el crecimiento de la diáspora sindical. En el contexto descrito –acentuación de la política de desmovilización y paz social de los grandesaparatos sindicales, luchas de resistencia dispersas y ausencia de referentes alternativos sólidos—,nuestra política para avanzar en el reagrupamiento de la izquierda sindical, debe caracterizarse por suflexibilidad, combinando distintas iniciativas que faciliten ir construyendo un movimiento sindical deoposición a la burocracia, con el objetivo de ir dando pasos para arrebatarle –aunque todavía sea apequeña escala-- la dirección del movimiento obrero. En ese sentido, movimientos como el de la Xarxacontra els Tancaments, la iniciativa del manifiesto de sindicalistas por el No a la Constitución europea o lasdiferentes "coordinadoras sindicales alternativas" y su coordinación estatal son pasos adelante en launidad de acción y un claro reflejo de la necesidad de avanzar en la confederación de las diferentesfuerzas de la oposición sindical. 4.3. Agrupamientos unitarios como la Xarxa contra els tancaments i la precarietat de Catalunya --donde confluimos en unidad de acción con el sindicalismo alternativo de la CUSC, sectores de la CGT,sindicalistas críticos de los sindicatos mayoritarios y colectivos de jóvenes vinculados a las luchas sociales-- son un buen ejemplo de cómo la izquierda sindical podemos dar pasos, dentro de la heterogeneidadexistente, en nuestra organización y coordinación, a través del impulso y apoyo a luchas concretas (contralos cierres, en apoyo a Miniwatt, a los trabajadores inmigrantes...) y de campañas e iniciativas más políticas(contra la reforma laboral, ante al nuevo estatuto catalán, organizando un 1 de mayo alternativo oimpulsando un manifiesto de sindicalistas por el No a la constitución europea). Experiencias como laconfluencia en Madrid de sindicalistas de diversas organizaciones y tendencias en torno al manifiesto por elNo a la Constitución Europea abre posibilidades de avanzar también en otros lugares en la búsqueda deacuerdos estables de unidad de acción alrededor de un organismo unitario, como en Catalunya. 4.4. Este tipo de agrupamientos unitarios son contradictorios ya que, por su composiciónheterogénea, incluyen desde valiosos activistas hasta organizaciones con marcadas tendenciasaparatistas. En la actual etapa constituyen agrupamientos que juegan un papel muy progresivo, ycontribuyen a la acumulación de fuerzas por la reconstrucción del sindicalismo de clase. Debemosimpulsarlos y participar en ellos, promoviendo acciones unitarias y preservando el espacio deintervención común sobre la base de clarificar los puntos de desacuerdo en los que cada cual debe tenerlibertad de acción. De modo similar, deberíamos actuar en las distintas Coordinadoras o encuentros de organizacionessindicales alternativas: proponiendo iniciativas de acción unitarias (campañas en apoyo de luchasconcretas, en contra de los Acuerdos de Negociación Colectiva, contra los pactos del Diálogo Social...), quepermitan una intervención unitaria, al tiempo que clarifiquen y preserven el marco común de trabajo. 5.- EL SINDICALISMO POR EL QUE APOSTAMOS 5.1. La apuesta decidida por jugar un papel de motor, aún con la modestia de nuestras fuerzas, en larecuperación del sindicalismo de clase --es decir, del sindicalismo que realmente defienda con firmeza losintereses de la clase trabajadora, basándose en la fuerza que dan la movilización, la unidad y laparticipación democrática de los trabajadores y trabajadoras en la toma de decisiones-- nos obliga definiralgunos rasgos esenciales del sindicalismo que defendemos. 5.2 En primer lugar, apostamos por un sindicalismo de independencia de clase para el cual esimprescindible mantener la independencia económica del Estado -gobierne quien gobierne- y de laIer Congreso de Co.bas 5
  • patronal, adaptando nuestra organización y funcionamiento a las posibilidades que permitan lascotizaciones y el compromiso militante de nuestros afiliados y afiliadas.Como parte de ese sindicalismo de independencia de clase, nos oponemos a cualquier ingerencia delEstado o de la patronal en el ejercicio de derechos democráticos básicos como el de huelga, mediante suregulación, la imposición de servicios mínimos, los laudos obligatorios… 5.3 Nuestro compromiso es la práctica de un sindicalismo basado en la democracia obrera, esdecir, en la soberanía de las asambleas de los trabajadores y trabajadoras. El poder decisorio --tanto en laelaboración de las plataformas reivindicativas, como en el seguimiento de los procesos negociadores, losplanes de lucha o la decisión final—debe radicar en los trabajadores. La asamblea es la estructuraparticipativa fundamental para unir, decidir e impulsar con éxito a la clase trabajadora tanto hacia laconquista de las reivindicaciones actuales y parciales como hacia un proyecto de emancipación social. El impulso de un sindicalismo participativo y asambleario es la mejor garantía para avanzar en launidad sindical, una aspiración de la mayoría de los trabajadores que es fundamental para fortalecer lalucha. La experiencia, sin embargo, demuestra que no es posible esa unidad a partir del consenso entrecúpulas sindicales que anteponen sus intereses de aparato a los intereses generales de la clase. Sólodesde la base de la acción sindical unitaria en los centros de trabajo, con una práctica asamblearia quepotencie el debate colectivo y la confrontación de propuestas, de manera que comprometa a todos lossindicatos a asumir las decisiones acordadas por la mayoría de trabajadores, se puede avanzar en larecomposición de la unidad sindical necesaria para avanzar en la lucha. 5.4 La clase obrera es internacional y, en el actual contexto de globalización imperialista en que seintensifican los movimientos del capital a escala planetaria enfrentando a unos trabajadores con otros paraaumentar sus ganancias, resulta más importante que nunca avanzar en la coordinación y solidaridad delas luchas obreras. Debemos promover la solidaridad de clase con todos aquellos pueblos y trabajadoresdel mundo que luchan contra la rapiña imperialista (Palestina, Iraq, Bolivia...), especialmente con aquellossometidos al expolio de las multinacionales (Telefónica, Repsol, SCH, BBVA…) de nuestro propio país(Bolivia, Argentina, Ecuador, Cuba, Venezuela…). 5.5. Como parte de la reconstrucción del sindicalismo de clase en el ámbito internacional, es precisocomprometerse en la reconstrucción del movimiento obrero europeo, después de veinte años de“diálogo social” del sindicalismo burocrático europeo y tras el vergonzoso apoyo dado por la CES al Tratadode Constitución Europea, incluso después de la estrepitosa derrota que el pueblo francés propinó a esteantidemocrático instrumento del capital. La coordinación con experiencias de lucha de otros países, laparticipación en encuentros internacionales del sindicalismo alternativo, el intercambio de experiencias y elimpulso de acciones europeas de solidaridad… son pasos necesarios en el largo camino de reconstruccióndel sindicalismo de clase europeo. 5.6. Un sindicalismo verdaderamente de clase debe tener un carácter socio-político, es decir, debeactuar sobre el conjunto de los problemas e inquietudes de los trabajadores y trabajadoras, planteandoalternativas que apunten hacia su emancipación. Además de las reivindicaciones vinculadas a losderechos laborales y sociales (como la oposición a los cierres y deslocalizaciones; contra la reformalaboral, la precariedad y en defensa de derechos sociales básicos como las pensiones públicas; contra laxenófoba Ley de Extranjería y por la regularización de los trabajadores inmigrantes; la defensa de lasanidad y la enseñanza públicas, la igualdad de la mujer trabajadora…), el sindicalismo de clase debecomprometerse en el movimiento contra la monarquía y por la Tercera República, en la exigencia dederogación de leyes antidemocráticas como la ley de partidos y en el apoyo a la reivindicación del derechode autodeterminación para los pueblos que componen el Estado Español, en la denuncia del papelimperialista español, en la exigencia de retirada de las tropas españolas de Líbano y Afganistán y en lasolidaridad con la resistencia del pueblo iraquí contra la agresión imperialista… 5.7 Proponemos una plataforma de medidas que combine la restitución de derechos y garantíasperdidos y la conquista de otros nuevos, como la prohibición por ley de deslocalizaciones, la supresión dela precariedad por ley y la prohibición de las ETT’s, la restitución de la indemnización de 45 días pordespido improcedente y de la decisión de readmisión por parte del trabajador, la jornada de 35 horassemanales sin reducción salarial, un salario mínimo que equivalga al 70% del salario medio, cláusula derevisión salarial obligatoria por ley, medidas efectivas contra la discriminación salarial y laboral de lasmujeres trabajadoras, regularización e igualdad de derechos para los trabajadores inmigrantes, la mejorasustancial de las prestaciones sociales (defensa de las pensiones públicas y jubilación a los 60 años con el100%, subsidio de paro universal, medicamentos pagados al 100% para todos…), derecho a la atenciónpública y gratuita de las personas dependientes (ancianos, guarderías…). Un conjunto de reivindicacionesIer Congreso de Co.bas 6
  • que se ha de vincular a un plan de movilizaciones sostenido, con una amplia participación de lostrabajadores y trabajadoras, como única vía que puede abrir posibilidades de conseguirlas. 6. FORTALECER Y DESARROLLAR CO.BAS 6.1 El impulso del movimiento sindical de oposición exige fortalecer y desarrollar Co.Bas paravigorizar el motor de ese agrupamiento. Cobas, por nuestro origen, estamos hoy aún muy constreñidos alos marcos de Telefónica. Nuestra aún muy débil implantación, junto al actual marco general de dispersiónsindical, hace que para desarrollarnos debamos articular fórmulas organizativas muy flexibles y diversas.Se trata de que sean parte de Co.bas desde afiliados/as individuales que no forman parte de ningúnsindicato; sindicatos de empresa o sector que quieran unirse al proyecto pero manteniendo su propiaestructura y, por tanto, puedan confederarse, hasta la aceptación de doble afiliación sindical, es decircompañeros/as que opinen que en CCOO, UGT o CGT deben apurar más su trabajo de oposición interna ala burocracia. Sólo en la medida en que nuestro desarrollo se vaya dando de esta manera, Cobas creceremos ymostraremos que no pretendemos ser un “sindicato rojo” o un “sindicato alternativo” más, sino uninstrumento de agrupamiento sindical del activismo de clase y antiburocrático Nuestro objetivo es preparar las condiciones para dar un salto en el desarrollo, a medida que elproceso de reorganización sindical –todavía molecular y atomizado por la ausencia de un procesogeneralizado y sostenido de movilizaciones que permita dar un salto cualitativo— se torne imparable ymasivo. 6.2. Frente al sindicalismo burocrático y a los sindicalistas acomodados, a Cobas ninguna luchanos puede ser ajena. Las luchas obreras son el terreno mas propicio para la construcción de esaoposición sindical y de Cobas como motor de la misma. Frente al freno y el aislamiento con que los aparatos sindicales pretenden ahogar las luchas obreras,es decisivo arroparlas de la mayor solidaridad posible. Nuestro empeño debe ser ayudar a difundir lasluchas, rodearlas de solidaridad y facilitar que los mejores activistas se agrupen. Debemos prestar especial atención y priorizar la organización y el apoyo a las luchas de lostrabajadores precarios, especialmente jóvenes, inmigrantes y mujeres, que son los sectores másexplotados y llamados a tener un especial protagonismo en las luchas futuras y en el proceso dereconstrucción de la unidad de clase. 6.3. En continuidad con la batalla desarrollada contra la última reforma laboral y de las pensiones,debemos impulso campañas amplias y lo más unitarias posible entre los trabajadores contra cadamedida antiobrera del Gobierno y la patronal. Desde Co.Bas debemos ponernos a la cabeza de esa tarea. Hoy la batalla contra el nuevo ANC, lareforma de la negociación colectiva, las deslocalizaciones y la represión sindical deben ser los elementossobre los que articular esa respuesta unitaria de la oposición a la burocracia. No se trata de alentaracuerdos que nacen y mueren en las alturas sino de emprender verdaderas batallas por informarampliamente en los centros de trabajo de lo que se está negociando en nombre de los trabajadores y sin suparticipación, de impulsar un amplio proceso de pronunciamientos… 6.4. Co.bas debemos --siendo conscientes de las dificultades de la tarea-- seguir apostando por launidad de acción con los otros agrupamientos de oposición, en especial con las Coordinadoras Sindicalesde Catalunya (IAC-CATC-USTEC-CAU-FTC, SU, CTA,CSA, S.Ferroviario, y CO.BAS); de Madrid,Andalucia; sindicalistas críticos de los sindicatos mayoritarios (incluyendo sectores de CGT). Frente a los particularismo que alientan la dispersión sindical, debemos alentar iniciativas de ámbitoestatal como fue el Encuentro de Granada del pasado año. Dar continuidad a esos procesos deconfluencia estatal de la oposición sindical es una tarea esencial para Cobas. La reedición del ANC y lareforma de la negociación colectiva es una buena oportunidad de retomar esa batalla. Si bien hay diferencias en muchos terrenos y en general su predisposición a cualquier acción unitariaes muy pobre, debemos mantener el emplazamiento permanente a organizaciones como la CGT, LAB,CIG... para que participen de las acciones unitarias de la oposición sindical. 6.5. Una herramienta fundamental para difundir nuestra política (posicionamientos sobre losprincipales acontecimientos, difusión y solidaridad con las luchas,…) y avanzar en ese agrupamiento defuerzas es dotarnos de una revista periódica de distribución amplia, cada 3 o 4 meses, junto a otrosmateriales de propaganda (carteles, octavillas, web…) .Ier Congreso de Co.bas 7
  • La revista tiene el mérito añadido de ser un instrumento esencial para la aparición unificada de Cobas.Justamente porque vamos a un proceso de construcción que parte de enormes desigualdades, queabarcará compañeros/as que tienen una actividad sindical independiente como Cobas, con otros queformen parte de una organización confederada o simplemente siguen afiliados a CGT o CCOO, se haceimprescindible ese instrumento que garantice esa aparición unificada de Cobas. El periódico especialeditado tras la firma de la reforma laboral y de las pensiones es un buen ejemplo de la utilidad de esteinstrumento. Los sectores donde hay afiliación dispondrán de un apartado en la web para colgar sus publicaciones.Hasta la fecha tenemos losl siguientes: Empleados públicos (Administración local, autonómica y estatal;Enseñanza; Sanidad); Telecomunicaciones (Telefónica; Contratas ; Atento (si en algún momento fueraposible)); Servicios (Limpieza; Hostelería y restauración); Construcción; Inmigración; Precarios de co.bas(jóvenes) 6.6. El desarrollo de Cobas exige prestar atención a las tareas de construcción laorganización. Se trata de reforzar todas las posibilidades de nuevas afiliaciones individuales, de acuerdosde confederación con colectivos de empresa (como fue el proceso con Salud-Torrejón o en Canarias) ocon colectivos específicos de asociaciones de trabajadores inmigrantes (como es el actual proceso deAtraie). Las tareas de extensión a otros sectores, mas allá de Telefónica, cobran una importancia decisivaen este próximo período. 6.7 La organización de Co.basLa organización empieza por la participación en asambleas de todos, en su ámbito respectivo y si éste noexiste, en la asamblea provincial de afiliados. La asamblea es la estructura participativa fundamentalporque nos basamos en la que tradicionalmente hemos llamado democracia obrera. Las plataformas reivindicativas, las decisiones y los acuerdos fundamentales las toman los trabajadoresy trabajadoras, este es un lema fundacional de nuestro sindicato. En estas asambleas generales detrabajadores el sindicato plantea su posición, decidida por sus afiliados. Hasta ahora la coordinadora estatal está compuesta por 8 personas, que proponemos ampliar hasta 10para este nuevo periodo, incorporando todos los territorios y sectores constituidos. Las reuniones quepuedan realizarse por multiconferencia reducen significativamente el gasto de recursos en viajes y horassindicales, sin dejar de hacer las presénciales que podamos asumir. La ampliación de reuniones a todas lasprovincias y a los invitados que se crea oportuno en cada tema a tratar, será otra constante en esteperíodo. 6.8 Los órganos de dirección deben basarse en los siguientes principios organizativos:El reparto de las tareas entre todos sus integrantes y la participación horizontal, con plena transparenciasobre las tareas y responsabilidades que asume cada uno, especificándose en actas a disposición;Rotación en las responsabilidades, lo que permitirá la desaparición de la figura del liberado, sin reducir laeficacia del trabajo sindical. Rendición de cuentas periódica y transparente. Cualquier miembro de los órganos de Dirección podrá ser revocado por la organización de baseen el que desarrolle su actividad. Sólo podrán ser miembros de dicho órgano por dos mandatosconsecutivos (8 años). Garantizada la preeminencia de la asamblea, la transparencia y la democracia interna, laConfederación Sindical de Comisiones de Base que estamos construyendo ha de actuar como una voz enel conjunto del estado, y para ello debemos dotarnos de órganos de ámbito estatal, garantizando lapresencia de todas y cada una de las organizaciones. La presencia de genero se garantizará como mínimocon el mismo porcentaje de afiliadas en los órganos de dirección.Elección de sus miembros: Co.bas, se base en el principio de una persona un voto. La elección dedelegados a los congresos confederales se hará sobre la base del territorio. Todos los asistentes alCongreso estatal, o no asistentes que sean propuestos por alguno de los territorios, podrán ser candidatosa integrase en la coordinadora estatal. Los congresos no tendrán delegados natos, siendo el númeromáximo de delegados un porcentaje del número de afiliados en el territorio, en función de los recursoseconómicos que destinemos al evento.Todos los sectores constituidos estarán representados al menos en los congresos por un delegado oinvitado. El resto de delegados, hasta completar el número total del congreso se cubrirá en proporción a losafiliados de cada sector. Garantizada la presencia de cada sector en función de su peso afiliativo en laestructura básica del territorio, en el proceso hacia arriba ese peso afiliativo del sector en el conjunto delámbito estatal se mantiene, pero siempre son elegidos por el territorio en los procesos congresuales.Ier Congreso de Co.bas 8
  • 1 La elección de la coordinadora se realizará en votación secreta por los asistentes a una única lista ,que se conformará de consenso con todos lo candidatos propuestos, proporcionalmente a la afiliación enlos territorios, provincias o comunidades autónomas.Dado que pudiera suceder que hubiera territorios o sectores no representados por su poco peso afiliativo,los que no superen el 5%, se garantizará la presencia con voz pero sin voto de dichos territorios en laCoordinadora cuando así lo soliciten. Se elegirá, de entre los miembros de la Coordinadora, a uncoordinador responsable de los temas de tramitación y de finanzas, que puede ser o no el coordinadordelegado como hasta ahora. Entre las tareas que deberán asumir los otros miembros de la coordinadoraapuntamos además las siguientes: Organización, Web y Publicaciones, Acción sindical global, Asesoríajurídica, Coordinación con otros sindicatos. La estructura de la Confederación de Comisiones de Base se establece en el esquema anexado al finalde esta pagina, donde el territorio es la base de la estructura.PRESUPUESTOS SOLIDARIOS.A la coordinadora estatal se le destina el 15% de los recursos de cada territorio, que se queda con el 85%restante. Los territorios con más afiliación, como es Barcelona, pueden contribuir a peticiones concretassobre planes de extensión y trabajo que se presenten a la coordinadora estatal.La previsión de gastos para el próximo periodo se entrega en el balance y presupuestos anexos. Congreso estatal del Sindicato de Comisiones de Base Elige la coordinadora estatal respetando la proporcionalidad y pluralidad sectorial/territorial Estructura territorial coordinada de nación/alidad (Andalucía, Canarias, Catalunya, Euskadi, y Madrid,) Sector o sección Sindical estatal (eligen coordinadora) Asamblea Provincial (elige la coordinadora provincial y delegados Asamblea de Sector provincial con sus Secciones Sindicales provinciales o de precarios Trabajador/a AFILIADO/A de Empresa, Sector o precarios (Unión local si lo desean)Ier Congreso de Co.bas 9