Aprilynne pike alas

902 views
816 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
902
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
15
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Aprilynne pike alas

  1. 1. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN
  2. 2. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN SINOPSIS Wings es el primero de cuatro libros acerca de una chica aparentemente ordinaria llamada Laurel que descubre que es una hada. Cuando laurel se adentra en medio de una batalla de hace un siglo entre las hadas y los duendes, se encuentra entre ser un humano y una hada ama. En este cuento extraordinario de la magia y encanto, romance y peligro, todo que pensabas conocer sobre las hadas será cambiado por siempre.
  3. 3. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN CAPÍTULO 1 Traducido por La_JaPo Los zapatos de Laurel se volteaban con un ritmo alegre, desafiando su mal humor. Cuando ella atravesó los pasillos de Del North High, la gente la miraba pasar con ojos curiosos. Después de revisar su horario, Laurel encontró el laboratorio de biología y se apresuró para conseguir un sitio junto a la ventana. Si ella tenía que permanecer dentro, al menos quería ver fuera. El resto de la clase apareció lentamente. Un chico sonrió en su dirección mientras caminaba al frente de la clase y ella intentó devolvérselo. Esperaba que él no creyese que estaba haciendo muecas. Un hombre alto y delgado se presentó como el señor James y comenzó a pasar sus libros de texto. El comienzo del libro parecía bastante estándar (clasificación de los animales y las plantas, ella los conocía) entonces empezaba a tratar la anatomía básica humana. Alrededor de la página 80, el texto comienza a parecer un lenguaje extranjero. Laurent murmuró por lo bajo. Este iba a ser un largo semestre. Cuando el señor James pasó lista, Laurent reconoció algunos nombres de sus dos primeras clases en la mañana, pero iba a pasar mucho tiempo hasta que ella consiguiera relacionarlos con sus caras. Ella se sentía perdida en medio de un mar de gente desconocida. Su madre le había asegurado que todos los estudiantes de secundaria sentirían lo mismo (después de todo, también era su primer día en la escuela) pero ninguno de ellos parecía perdido o asustado. Talvez el estar solo y asustado sea algo que va desapareciendo después de años en la escuela pública. Las clases en casa habían ido tan bien durante los últimos diez años; así que ella no podía ver ninguna razón para que esto cambiase. Pero sus padres estaban decididos a hacerlo todo correctamente con su única hija. Cuando ella tenía cinco años, eso era estudiar en casa en un pequeño pueblo. Aparentemente, ahora ella tenía quince años, y eso es estudiar en una escuela pública en un pueblo un poco menos pequeño. La sala estaba en silencio y Laurel se dio cuenta cuando el profesor repitió su nombre “¿Laurel Sewell?”
  4. 4. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN “¡Aquí!”, dijo ella rápidamente. Ella se retorció cuando el señor James la observó por encima de sus gafas y entonces él pasó al siguiente nombre. Laurel soltó el aliento que estaba conteniendo y tomó su cuaderno, tratando de llamar la atención sobre ella tan poco como fuera posible. Cuando el profesor explicó el programa del semestre, sus ojos se posaron en el chico que le había sonreído antes. Ella tuvo que contener una sonrisa al darse cuenta que él también le lanzaba miradas furtivas. Cuando el señor James anunció el almuerzo, ella deslizó el libro con gracia en su mochila. “Hey”. Ella levantó la mirada. Era el chico que la había estado mirando. Sus ojos fueron lo primero que llamó su atención. Ellos eran de un azul brillante que contrastaba con el tono oliváceo de su piel. El color parecía fuera de lugar, pero no de una mala manera. Del tipo exótico. Su pelo ligeramente ondulado y castaño claro era bastante largo y descansaba sobre su frente formando un suave arco. “Eres Laurel, ¿verdad?”. Más debajo de sus ojos había una cálida pero casual sonrisa con unos dientes muy rectos. Probablemente aparatos, Laurel creyó que su lengua se movía rápida e inconscientemente tras sus propios dientes, también bastante perfecta. “Sí”. Su voz se atascó en su garganta y ella tosió, sintiéndose estúpida. “Yo soy David. David Lawson. Yo…yo quería decirte hola. Y bienvenida a Crescent City, supongo.” Laurel forzó una pequeña sonrisa. “Gracias”, dijo. “¿Quieres sentarte conmigo y mis amigos para almorzar?” “¿Dónde?” preguntó Laurel.
  5. 5. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN David la miró extrañado. “¿En… la cafetería?” “Oh” dijo ella, desilusionada. Él parecía agradable, pero ella estaba cansada de estar encerrada dentro. “Ahora, voy a buscar un lugar fuera”. Hizo una pausa. “Gracias, creo.” “Fuera me suena muy bien. ¿Quieres compañía?” “¿De verdad?” “Claro. Voy a coger mi almuerzo de mi mochila, así estaré listo. Además,” dijo colgándose la mochila de un hombro, “no deberías sentarte sola tu primer día.” “Gracias” dijo después de un momento. “Me gusta”. Ellos fueron juntos al césped trasero y encontraron un trozo de hierba que no estaba muy mojado. Laurel extendió su chaqueta en el césped y se sentó sobre ella; David se quedó de pié. “¿No tienes frío?” preguntó, mirando con exceptismo sus vaqueros cortos y su top. Ella se quitó sus zapatos y deslizó sus pies por el césped. “No tengo frío muy a menudo (al menos no aquí). Si estuviera en algún lugar con nieve, estaría miserable. Pero este clima está perfecto para mí.” Ella sonrió avergonzada. “Mi madre bromea con que tengo la sangre helada”. “Suerte la tuya. Yo me fui de Los Ángeles hace unos cinco años y yo todavía no me acostumbro a esta temperatura.” “No hace tanto frío”. “Seguro.” Dijo David con una mueca, “pero este no es el más cálido de ellos. Después de nuestro primer año aquí, busqué los registros sobre el clima; ¿sabías que la diferencia entre la temperatura media de Julio y la de Diciembre son solo 14 grados? Ahora es malo.” Ellos se mantuvieron en silencio mientras David comía un sándwich y Laurel empujaba su ensalada con un tenedor. “Mi madre me echó pastel de sobra.” Dijo David, rompiendo el silencio. “¿Quieres?” Él sacó un bonito pastel cubierto de escarcha azul. “Es casera”.
  6. 6. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN “No, gracias”. David miró su ensalada con dudas, entonces, volvió al pastel. Laurel se dio cuenta de lo que David estaba pensando y suspiró. ¿Por qué será que todo el mundo se llevaba la misma impresión de ella? Seguramente ella no era la única persona en el mundo que solo le gustaban las verduras. Laurel posó una uña en su lata de Sprite. “No estoy a dieta.” “No quise decir…” “Soy vegetariana.” Le interrumpió Laurel. “En realidad, muy estricta.” “Oh, ¿sí?” Ella asintió, entonces sonrió de manera rígida. “No debe haber muchos vegetarianos, ¿verdad?” “Creo que no.” David carraspeó y preguntó. “Así que, ¿cuándo te mudaste?” “En Mayo. Yo he trabajado un montón con mi padre. Es el dueño de la librería del centro.” “¿De verdad?” preguntó David. “Yo estuve allí la semana pasada. Es una tienda genial. Aunque creo que no recuerdo verte.” “Es culpa de mi madre. Ella me arrastró a comprar los materiales para la escuela toda la semana. Es el primer año que no estudio en casa, y mi madre estaba convencida de que no tenía materiales suficientes.” “¿Estudiabas en casa?” “Sí. Ellos me obligaron a venir a una escuela pública este año.” Él sonrió. “Bueno, me alegro de que lo hicieran.” Él agachó la mirada a su pastel unos segundos antes de preguntar. “¿Echas de menos tu antigua ciudad?”
  7. 7. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN “A veces”, ella sonrió suavemente. “Pero estoy bien aquí. Mi antigua ciudad, Orick, es demasiado pequeña. Como quinientos habitantes.” “Wow.” Él se rió en silencio. “Los Ángeles es solo un poco más grande que eso.” Él sonrió y bebió de su soda. David parecía preparado para preguntar algo más, pero el timbre sonó y en vez de hacerlo, sonrió. “¿Podemos repetir mañana?” Dudó durante un segundo, entonces añadió. “¿Con mis amigos, quizás?” El primer instinto de Laurel fue decir que no, pero ella se lo había pasado bien con David. Además, socializar más era otra razón por la que su madre había insistido con la escuela pública este año. “Claro,” dijo antes de que pudiera cambiar de idea. “Sería divertido.” “Genial”. Él se levantó y le ofreció su mano. Él la puso sobre sus pies y sonrió de lado durante un minuto. “Bueno, yo…te veré por aquí, espero.” Ella lo vio marcharse. Su abrigo y holgados vaqueros parecían más o menos como los de cualquiera, pero había una seguridad en su caminar que lo hacía destacar entre la multitud. Laurel sentía envidia de sus zancadas. Quizás algún día. Laurel arrojó su mochila al mostrador y se hundió en el taburete del bar. Su madre, Sara, miró el pan que estaba amasando. “¿Cómo te fue en la escuela?” “Apesta.” Sus manos pararon, “Ese lenguaje, Laurel.” “Bueno, lo hace. Y no hay palabra que lo describa mejor.” “Tienes que darle un tiempo, dulce.” “Todo el mundo me mira como si fuera una friqui.” “Ellos te miran porque eres nueva.”
  8. 8. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN “Yo no me veo como todos ellos.” Su madre sonrió. “¿Eso es lo que quieres?” Laurel volteó sus ojos, pero ella tenía que admitir que su madre había dado en el clavo. Ella debió dar clases en casa y estar un poco protegida, pero ella sabía que se parecía un montón a las adolescentes de las revistas y la televisión. Y le gustaba. La adolescencia había sido agradable para ella. Su blanca piel casi traslucida no había sufrido los efectos del acné y su pelo rubio nunca había estado grasiento. Ella era una pequeña y ágil chica de 15 años con una cara perfectamente ovalada y ojos verde claros. Ella siempre había sido delgada, pero no demasiado, y una ve había desarrollado algunas curvas en los años anteriores. Sus extremidades eran largas y esbeltas y ella andaba con la gracia de una bailarina, a pesar de que nunca tomó lecciones. “Quiero decir que me visto diferente.” “Puedes vestirte como una más si quieres.” “Sí, pero ellas llevan zapatos anticuados y vaqueros apretados y como, tres camisetas como capas una encima de la otra.” “¿Sí?” “No me gusta la ropa ajustada. Me pica y me hace torpe. Y realmente, ¿quién podría querer llevar ropa anticuada? Puaf.” “Así que lo que quieres es ropa. Si tus ropas no son adecuadas para que hagas amigos, ellos no son los amigos que quieres.” Típico consejo de madre. Dulce, honesto, y totalmente inútil. “Hay ruido allí.”
  9. 9. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Su madre paró de amasar y se quitó los flequillos de la cara, manchando de harina su frente. “Cariño, es difícil comprender que una escuela secundaria entera sea tan tranquila como aquí nosotras solas. Se razonable.” “Soy razonable. Yo no estoy hablando del ruido normal; ellos corren por allí como monos. Ellos gritan y ríen y silban desde sus pulmones. Y tienen sus taquillas.” Su madre puso los brazos en jarras. “¿Algo más?” “Sí. Los pasillos son oscuros.” “No lo son,” dijo su madre, su tono ligeramente enfadado. “Yo revisé con tigo la escuela entera la ultima semana, y eran luminosos.” “Pero no hay ventanas, solo unas espantosas luces fluorescentes. Ellos son tan falsos y no dejan entrar la luz real en los pasillos. Son solo…oscuros. Extraño Orick.” Su madre empezó a organizar la masa para los panes. “Cuéntame algo bueno de hoy. Quiero decir.” Laurel vagó alrededor de la nevera. “No,” dijo su madre, levantando una mano para detenerla. “Algo bueno primero”. “Um…conocí a un chico agradable,” dijo, rodeando el brazo de su madre para coger una soda. “David…David algo”. Este fue el turno de su madre para rodar sus ojos. “Por supuesto. Nos mudamos a una nueva ciudad y te matriculas en una escuela nueva y la primera persona que conoces es un chico”. “No es eso.” “Estoy bromeando.” Laurel se quedó callada, escuchando las bofetadas de la masa contra el mostrador. “¿Mamá?”
  10. 10. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN “¿Sí?” Laurel señaló en una respiración profunda. “¿De verdad tengo que seguir yendo?” Su madre frotó sus manos. “Laurel, ya hemos hablado de eso. ¡¡”. “Pero…” “No, no vamos a hablar de lo mismo otra vez.” Se inclinó en el mostrador, su cara muy cerca de la de Laurel. “No me siento calificada para seguir dándote clases en casa. A decir verdad, debería haberte inscrito en la escuela media. Estaba solo a un largo camino de Orick y tu padre estaba ya convencido y…de todos modos. Es la hora.” “Pero puedes encargar uno de esos programas para estudiar en casa. Lo vi en Internet,” dijo Laurel rápidamente cuando su madre abrió la boca. Tú no tendrías que hacer de profesor realmente. El material lo cubre todo.” “¿Y cuánto cuesta?” preguntó su madre, su voz tranquila, con una ceja levantada. Laurel se quedó callada. “Escucha,” dijo su madre, después de una pausa. “Dentro de unos meses, podríamos considerar esta opción si aún odias la escuela. Pero hasta que vendamos la casa de Orick, no tenemos dinero para ningún extra. Lo sabes.” Laurel agachó la mirada al mostrador, con los hombros caídos. La verdadera razón de la mudanza a Crescent City en primer lugar era porque su padre había comprado una librería en el centro de Wahington Street. A principio de año, ellos habían conducido hasta aquí y habían visto un cartel de se vende en una librería que estaba arruinada. Laurel recordó escuchar a sus padres hablar durante semanas sobre lo que podrían hacer para comprar la tienda (un sueño compartido desde que se casaron) pero las cuentas no salían. Entonces, en Abril, un chico llamado Jeremiah Barnes se acercó al trabajo del padre de Laurel en Eureka y le dijo que estaba interesado en su propiedad de Orick. Su padre había llegado a casa casi brincando de la alegría. Lo demás sucedió tan rápido que Laurel no podía recordar qué había pasado primero. Sus padres fueron muchos días al banco en Brooklings y en Mayo, la librería era
  11. 11. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN suya y ellos se estaban mudando de su pequeño habitáculo en Orick a una casa todavía más pequeña en Crescend City. Pero los meses pasaron y las cosas todavía no terminaron con el señor Barnes. El dinero era escaso, su padre trabajaba muchas horas en la tienda, y Laurel estaba pegada en la escuela. Su madre posó una mano en las suyas, cálida y reconfortable. “Laurel, al lado de la costa, también tienes que aprender a conquistar nuevas cosas. Eso será muy bueno para ti. El año que viene podrás tomar clase de APNT y podrías unirte a un grupo o equipo. Todos los extras de la escuela se ven muy interesantes.” “Lo sé. Pero…” “Yo soy la madre” dijo ella con una sonrisa que ablandaba su tono firme. “Y yo digo escuela.” Laurel se agachó y empezó a arrastrar su dedo por la lechada entre los azulejos en lo alto del mostrador. El reloj sonó fuerte cuando su madre metió los panes en el horno y puso el tiempo. “Mamá, ¿quedan algunos de tus melocotones en conserva? Estoy hambrienta”. Su madre miró a Laurel “¿Tienes hambre?” Laurel formó remolinos en su lata de soda con su dedo, evitando la mirada de su madre. “Tengo hambre esta tarde, en el último momento”. Su madre estaba intentando no sacar esto de quicio, pero ambas sabían que eso era algo fuera de lo normal. Laurel raramente sentía hambre. Sus padres habían escuchado los extraños hábitos para comer de Laurel. Ella solo comía para satisfacerlos, pero no porque lo necesitara, mucho menos disfrutara. Esto era por lo que su madre estaba de acuerdo en llenar la nevera de Sprite. Ella estaba en contra los perjuicios aún indocumentados de los carbohidratos, pero no podía discutir sobre las 140 calorías por lata. Lo que era 140 más que el agua. Al final así sabía que Laurel estaba metiendo más calorías en su sistema, aun cuando estaban vacías.
  12. 12. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Su madre corrió a la despensa y cogió un bote de melocotones, probablemente asustada de que Laurel cambiase de opinión. Los desconocidos calambres en el estómago de Laurel habían empezando durante la clase de español, veinte minutos antes del último timbre. Había parado un poco en el camino de vuelta a casa, pero no del todo. “Aquí tienes,” dijo, colocando un recipiente frente a Laurel. Entonces ella se volvió de espaldas, dándole a Laurel un poco de privacidad. Laurel miró abajo hacia el plato. Su mamá le había puesto un melocotón y medio y media taza de zumo. Ella se comió el melocotón en pequeños trozos, mirando la espalda de su madre, esperando que ella se voltease y la mirase. Pero su madre estaba ocupada con los platos y no la volvió a mirar. Todavía, Laurel sentía como que había perdido una batalla imaginaria, así que cuando terminó, cogió su mochila del mostrador y salió de la cocina andando de puntillas antes de que su madre se diese la vuelta.
  13. 13. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN CAPÍTULO 2 Traducido por La_JaPo El timbre sonó en Biología y Laurel corrió a guardar el horrible libro tan hondo en su mochila como era posible. “¿Qué tal el segundo día?” Laurel buscó para ver a David recostado en la silla en su mesa de laboratorio. “Bien”. Al menos ella había oído su nombre por primera vez en todas las convocatorias de sus clases. “¿Estás lista?” Laurel intentó sonreír, pero su boca no obedecía. Cuando aceptó acompañar a David y sus compañeros para comer ayer, había parecido una buena idea. Pero la idea de conocer a un grupo entero de desconocidos la hacía encogerse. “Sí,” dijo ella, pero ella diría que su tono no era convincente. “¿Estás segura? Porque no tienes que hacerlo.” “No, estoy segura,” dijo rápidamente. “Solo permíteme coger mis cosas.” Ella guardó su cuaderno y bolígrafos lentamente. Cuando ella chocó uno de sus bolígrafos en la puerta, David lo recuperó y se lo entregó. Ella tiró de él, pero él no se lo permitió hasta que ella lo miró. “No muerden,” dijo él seriamente. “Te lo prometo.” Durante el camino David monopolizó la conversación, sacudiéndose hasta que entraron en la cafetería. Él saludó a un grupo al final de una de las largas, finas mesas. “Vamos,” dijo él, poniendo una mano debajo de su espalda. Se sentía extraño que alguien la tocara así pero también extrañamente reconfortable. Él la guió a lo largo del concurrido pasillo, entonces bajó su mano tan pronto como llegaron a la mesa correcta. “Hey, chicos, esta es Laurel.”
  14. 14. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN David apuntó a cada persona y dijo sus nombres, pero cinco minutos más tarde, Laurel no habría podido repetir ninguno de ellos. Ella se sentó en un asiento vacío al lado de David e intentó captar algunos trozos de la conversación a su alrededor. Distraídamente, ella sacó una lata de soda, una ensalada de fresas y espinacas, y medio melocotón en jugo que su madre le había empaquetado esa mañana. “¿Una ensalada? ¿Es el día de la lasaña, y tú traes una ensalada?” Laurel miró a la chica con el pelo castaño y rizado que tenía una bandeja llena de comida de la escuela delante de ella. David habló rápidamente, cortando cualquier contestación que Laurel podría haber dado. “Laurel es vegetariana…ella es muy estricta.” La chica miró el pequeño medio melocotón con su mirada castaña. “Parece más que vegetariana. ¿Los vegetarianos no come, como, pan?” Laurel sonrió un poco. “Algo”. David volteó sus ojos. “Esta persona que te está interrogando es Chelsea, para variar. Hola, Chelse”. “Parece como si estuvieras haciendo una especia de mega-dieta,” dijo Chelsea, ignorando a David. “No exactamente. Es solo que este es el tipo de comida que me gusta.” Laurel vio los ojos de Chelsea volver a su ensalada y podía sentir más preguntas sobre ella estallando. Probablemente sería mejor tirarla que responder a las 20 preguntas. “Mi sistema digestivo no suele aceptar muy bien la comida normal”, dijo ella. “Todo menos las frutas y verduras me hace sentir enferma.” “Eso es duro. ¿Quién puede vivir solo con cosas verdes? ¿Has visto a algún doctor para esto? Porque…” “¿Chelsea?” la voz de David fue tranquila pero severa. Laurel no dudó de que cada uno en la mesa lo había oído.
  15. 15. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Los ojos de Chelsea se ampliaron un poco. “Oh, lo siento.” Ella sonrió, y cuando lo hizo, se le iluminó el rostro entero. Laurel se encontró sonriéndole de vuelta. “Encantada de conocerte,” dijo Chelsea. Entonces ella se volvió hacia su comida y no volvió a mirar la comida de Laurel otra vez. La comida solo duraba veintiocho minutos…corto para los estándares de todos…pero hoy se estaba haciendo eterno. La cafetería era bastante pequeña y las voces venían de todos lados como su fueran pelotas de ping-pong, asaltando sus oídos. Parecía como si todo el mundo le estuviera gritando a la vez. Varios de los amigos de David intentaron meterla en la conversación, pero Laurel no se podía concentrar cuando la temperatura en la sala parecía crecer por minutos. Ella no podía entender porque nadie parecía notarlo. Ella había elegido una camiseta esa mañana, en lugar de un tanque, porque se había sentido tan bien el día anterior. Pero ahora el escote parecía más alto, tanto que parecía que llevara cuello alto. Un ajustado cuello alto. Cuando la campana sonó finalmente, ella sonrió y dijo adiós a todos, pero salió corriendo antes de que David pudiera pillarla. Ella fue corriendo al cuarto de baño, lanzando su mochila contra la puerta, en la base del alféizar y sacó su cabeza fuera al aire libre. Respiró en el frío y salado aire y ondeó el frente de su camiseta, intentando conseguir para su cuerpo la máxima brisa posible. La débil náusea que había llenado su estómago durante la comida empezaba a disiparse, y ella salió del baño justo a tiempo para llegar a su próxima clase. Después del colegio, ella caminó a casa lentamente. El sol y el aire fresco estimulándola y haciendo que el mareo en su estómago desapareciese completamente. No obstante, cuando eligió su ropa la mañana siguiente, ella volvió a su tank topNT. Al comienzo de bio, David se sentó en la silla de al lado de ella. “¿Te importa?” Preguntó. Laurel sacudió su cabeza. “La chica que se sienta ahí se pasa toda la clase hablando de alguien llamado Steve. Es una distracción”. David sonrió. “Probablemente Steve Tanner. Él es súper popular.” “Supongo que todo el mundo va a por la persona obvia.” Ella sacó su libro y buscó la página que el Señor James había escrito en la pizarra. “¿Quieres comer otra vez conmigo hoy? Y mis amigos,” añadió rápidamente.
  16. 16. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Laurel dudó. Ella se había figurado que se lo preguntaría, pero aún ni había decidido una manera de contestarle sin herir sus sentimientos. Él le gustaba mucho. Y le gustaban sus amigos…los que había sido capa de oír durante la comida. “No creo,” ella empezó. “Yo…” “¿Es Chelsea? Ella no quería hacerte sentir mal por tu comida; es solo que ella es realmente honesta todo el tiempo. Es realmente dulce y refrescante una vez tú te acostumbras a ella.” “No, no es ella…todos tus amigos fueron realmente agradables. Pero no puedo…no puedo permanecer en la cafetería. Si tengo que permanecer dentro durante todo el día, necesito permanecer fuera durante la comida. Creo que después de mi libertad en el hogar durante diez años estoy teniendo problemas para renunciar a ella tan rápidamente.” “¿Qué te parece si nosotros comemos contigo fuera, entonces?” Laurel estaba callada y escuchó el inicio de la lectura sobre phyla.NT “Estaría genial,” contestó ella susurrando. Cuando el timbre sonó, “Te veo allí fuera. Yo solo se lo voy a decir a los otros así pueden venir si quieren.” Cuando el almuerzo terminó, Laurel recordaba la mitad de los nombres de los chicos y había participado en varias conversaciones. David y Chelsea iban con ella a la próxima clase y se sentía natural caminar con ellos. Cuando David hizo una broma sobre el Señor James, la risa de Laurel resonó por todo el pasillo. Solo tres días después, el colegio empezaba a ser más familiar; ella no se sentía tan perdida, incluso la estampida de gente con la que se había encontrado el Lunes no era tan mala hoy. Por primera vez desde que dejó Orick, Laurel sentía como que pertenecía aquí. NT Tank Top es una camiseta de tirantas http://www.nexternal.com/armynavy/images/womens- camo-tank-top1.gif NT No he conseguido saber qué significa “PHYLA”, supongo que será filosofía, o algo así.
  17. 17. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN CAPÍTULO 3 Traducido por La_JaPo Las siguientes semanas de escuela pasaron más rápido de lo que Laurel había imaginado aquel torpe primer día. Se sentía afortunada de haber conocido a David; ellos quedaban fuera de la escuela y ella compartía una clase con Shelsea también. Ella nunca comía sola y sentía que había llegado a un punto en el que podía llamar a Shelsea y a David sus amigos. Y las clases iban bien. Era diferente estar esperando aprender a la misma velocidad que todo el mundo, pero Laurel se fue acostumbrando. Ella también se estaba acostumbrando a Crescend City. Era más grande que Orick, por supuesto, pero todavía quedaba mucho espacio abierto y ninguno de los edificios medía más de dos pisos de alto. Altos pinos y árboles de hojas grandes crecían por todos lados. Incluso delante de la tienda de comestibles. La hierba del césped era densa y verde, y las flores florecían alrededor de casi todos los edificios. Un viernes de Septiembre, Laurel corrió directamente hacia David parándose en la puerta de su clase de español, su última clase del día. “Lo siento,” se disculpó David con una mano en su hombro. “No pasa nada. No estaba prestando atención.” Laurel miró los ojos de David. Ella sonrió tímidamente, hasta que se dio cuenta de que estaba cortándole el paso. “Oh, lo siento,” dijo Laurel, moviéndose de la puerta. “Um, realmente, estaba…estaba buscándote.” Parecía nervioso. “De acuerdo. Solo tengo que…” Ella levantó su libro. “Necesito meter esto en mi taquilla.” Ellos caminaron a la taquilla de Laurel, donde ella guardó su libro de español, entonces miró expectante a David. “Yo solo me preguntaba si ¿tu querrías, quizás, salir conmigo esta tarde?” Su sonrisa se mantuvo en su cara, pero ella sentía los nervios en su estómago. Tan rápido como su amistad se había confinado completamente a la escuela; de repente Laurel se dio cuenta de que no sabía qué le gustaba a hacer cuando no estaba almorzando o tomando apuntes. Pero la posibilidad de encontrarse fuera presentaba un repentino atractivo. “¿Qué estás haciendo?” “Hay algunos bosques detrás de mi casa…desde que te gusta estar fuera, creo que podríamos ir a dar un paseo. Allí hay árboles verdaderamente chulos que creo que te gustaría ver. Bueno, dos árboles, realmente, pero…lo entenderás cuando lo veas. Si quieres ir, quiero decir.” “Vale.” “¿De verdad?”
  18. 18. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Laurel sonrió. “Claro.” “Genial.” Él miro al final del pasillo hacia las puertas traseras. “Es más fácil si vamos por el camino de atrás.” Laurel siguió a David a través del concurrido pasillo y salió al fresco aire de Septiembre. El sor luchaba por romper la niebla y el aire estaba frío y cargado de humedad. El viento soplaba desde el Oeste, trayendo el sabor salado del océano con él, y Lauren respiró profundamente, disfrutando del aire cuando entraron en una subdivisión a media milla de la casa de Laurel. “¿Así que vives con tu mamá?” preguntó ella. “Sip. Mi padre se fue cuando yo tenía 9 años. Así que mi madre dejó la escuela y nos vinimos aquí.” “¿Qué hace ella?” “Ella es farmacéutica abajo en la tienda de medicina.” “Oh,” rió Lauren. “Es irónico.” “¿Por qué?” “Mi madre tiene un master en naturotapia.” “¿Eso qué es?” “Es alguien que hace todas sus medicinas con hierbas. Ella a veces cultiva un racimo de su propia materia. Yo nunca he tomado ninguna droga, ni siquiera Tylenol.” David la miraba. “¡Me tomas el pelo!” “Nop. Mi madre hace las cosas que nos tomamos en su lugar.” “Mi madre no lo haría. Ella cree que hay una píldora para todo.” “Mi madre cree que los médicos quieren matarnos.” “Yo creo que ambas de nuestras madres podrían aprender algo la una de la otra.” Laurel rió. “Probablemente.” “¿Así que tu madre nunca va al médico?” “Nunca.” “¿De modo que tú, como que, naciste en casa?” “Yo fui adoptada.” “¿Oh sí?” Él permaneció en silencio durante un momento. “¿Sabes quiénes son tus verdaderos padres?” Laurel sorbióNT. “Nop.” “¿Por qué es divertido?” Laurel se mordió el labio. “¿Prometes no reírte?” David elevó sus manos y remedó seriamente. “Lo juro.” “Alguien me dejó en una canasta en el marco de la puerta de mis padres.” “¡No puede ser! Te estás quedando conmigo.” Laurel levantó una ceja.
  19. 19. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN David bostezó. “¿Honesta?” Lauren asintió. “Yo era una niña cesta. Yo no era realmente un bebé, creo. Yo tenía, como, tres y mi madre dice que yo estaba pateando e intentando salir cuando ellos contestaron a la puerta.” “¿Así que eras una niñaNT? ¿Podías hablar?” “Sí. Mamá decía que yo tenía ese gracioso acento atascado en torno a un año.” “Huh. ¿No sabíais de dónde eras?” “Mi madre dice que yo me sabía mi nombre pero nada más. Yo no sabía de dónde era, ni qué había pasado, ni nada.” “Es la cosa más extraña que haya escuchado nunca.” “Se formó un enorme lío jurídico. Después mis padres decidieron que querían adoptarme, ellos tenían un detective privado buscando a mi madre biológica y todo tipo de cosas sobre custodia temporal y lo que sea. Tomó más de dos años antes de que todo se solucionase.” “¿Has vivido en un orfanato o algo así?” “No. El juez con el que mis padres trabajaron fue muy cooperativo, así que yo viví con ellos durante todo el proceso. Una trabajadora social venía a vernos todas las semanas, creo, y mis padres no tenían permitido sacarme del estado hasta que cumplí los siete.” “Qué extraño. ¿Te has preguntado alguna vez de dónde vienes?” “Solía hacerlo. Pero no hay respuestas, así que era frustrante preguntar después de un tiempo.” “¿Si pudieras averiguar quién es tu verdadera madre, lo harías?” “No lo sé,” dijo ella, metiendo sus manos en sus bolsillos. “Probablemente. Pero me gusta mi vida. No lamento haber terminado con mi madre y mi padre.” “Eso está muy bien.” David señaló a una calzada. “Este camino.” Él miró arriba hacia el cielo. “Parece que va a llover pronto. Vamos a soltar nuestras maletas y esperemos que nos de tiempo de ver el árbol.” “¿Es esta tu casa? Es bonita.” Estaban pasando por delante de una pequeña casa blanca con una puerta rojo brillante; zinniasNT multicolores llenaban un gran manto que cubría el frente de la casa. “Debería,” dijo David, apuntando hacia el camino principal, “me pasé dos semanas este verano pintándolo.” Ellos soltaron las maletas en la puerta principal y entraron a una aseada y simplemente decorada cocina. “¿Puedo ofrecerte algo?” preguntó David, entrando en la cocina y abriendo el frigorífico. Sacó una lata de Mountain DewNTT y cogió un paquete de TwinkiesNTTT de un armario. Laurel se forzó a no arrugar la nariz por los Twinkies y en lugar de ello miro alrededor de la cocina. Sus ojos encontraron un bol de frutas. “¿Puedo coger una?” preguntó, señalando a una fresca pera verde. “Sip. Cógelo y tráetelo.” Él mantuvo el lo alto una botella de agua. “¿Agua?” Ella sonrió abiertamente. “Claro.”
  20. 20. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Ellos guardaron sus snacks y David señaló hacia la puerta trasera. “Por ahí.” Ellos caminaron hacia detrás de la casa y él abrió la puerta corrediza. Laurel dio un paso dentro de un ordenado y vallado patio trasero. “Parece como la muerte final para mí.” David sonrió, “Para ojos que no están acostumbrados, quizás.” Se acercó a la valle de bloques de ceniza, y con un rápido, salto confinado, se colocó encima y se alzó allí. “Vamos,” dijo, extendiendo su mano. “Te ayudaré.” Laurel lo miró con exceptismo pero extendió su mano. Sorprendentemente con poco esfuerzo, él la alzó sobre la valla. La línea de árboles venía directa hacia la valla, así que con un pequeño salto, ellos estaban en un húmedo bosque, con una capa formando una alfombra bajo sus pies. La densa capa silenciaba el sonido lejano de los coches, y Laurel miraba a su alrededor apreciándolo todo. “Esto es agradable.” David miró hacia arriba con sus manos en sus caderas. “Lo es, supongo. Nunca he sido mucho de estar al aire libre, pero encontré aquí un montón de plantas que puedo mirar y observar con mi microscopio.” Laurel echó un vistazo hacia él. “¿Tienes un microscopio?” Ella disimuló una risa. “Realmente eres un friquiNT de la ciencia.” David sonrió. “Sip, pero todo el mundo pensaba que Clark Kent era un estúpido también, y mira cómo cambió eso.” “¿Estás diciéndome que eres Superman?” preguntó Laurel. “Nunca lo sabrás,” dijo David con guasa. Laurel rió y miró abajo, de repente se asustó. Cuando ella miró hacia arriba, David estaba mirándola. El claro parecía incluso mas tranquilo cuando sus ojos se encontraron. A ella le gustaba cómo la miraba él, sus ojos suaves y penetrantes. Y él podía saber más sobre ella solo con estudiar su cara. Después de un largo momento él sonrió, un poco avergonzado, e inclinó su cabeza hacia un tenue camino. “El árbol está por ese camino.” Él la llevó a un sendero de ida y vuelta, aparentemente sin fin. Pero después de pocos minutos, él señaló un árbol justo fuera del camino. “Wow,” dijo Laurel. “Es increíble.” En realidad eran dos árboles, un abeto y un aliso que habían germinado juntos. Sus troncos se habían fusionado y retorcido, dando como resultado un árbol con agujas de pino por un lado y grandes hojas por otro. “Descubrí esto cuando nos mudamos aquí.” “Entonces… ¿Dónde está tu padre?” preguntó Laurel, deslizando su mochila debajo de un árbol y se colocó sobre un montón de hojas. Ella sacó la pera de su bolsillo.
  21. 21. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN David rió un poco en su garganta. “San Francisco. Él es un abogado defensivo con una gran empresa.” “¿Lo ves muy a menudo?” preguntó ella. David se unió a ella en el campo, su cuello descansando suavemente sobre su muslo. Ella no quería moverse. “Cada dos meses. Él coge un jet privado y vuela a McNamara Field y me hace volver con él un fin de semana.” “Eso está bien.” “Supongo.” “¿Él no te gusta?” David se encogió de hombros. “Bastante. Pero es él el que nos abandonó, y él nunca intentó pasar más tiempo conmigo ni nada, así que yo solamente no me siento como suyo, ¿sabes?” Laurel cabeceó. “Lo siento.” “Está bien. Nosotros siempre somos felices. Solo que a veces es raro.” Ellos se sentaron en silencio durante unos pocos minutos, el tranquilo claro arrullándolos en un estado relajado. Pero entonces ambos miraron arriba cuando los truenos retumbaron en el cielo. “Será mejor que te lleve de vuelta. Esto va a estallar pronto.” Laurel estaba fuera de sí misma. “Gracias por traerme aquí,” dijo ella, gesticulando hacia el árbol. “Es maravilloso.” “Me alegra que te guste,” dijo David. Él evitó sus ojos. “Pero…este no era realmente el punto.” “Oh,” Laurel se sintió complementada y torpe al mismo tiempo. “Este camino,” dijo David. Su cara un poco colorada cuando se volvió. Él volvió a subir sobre la valla justo cuando las primeras gotas de lluvia empezaron a caer. “¿Quieres llamar a tu madre para que venga a recogerte?” Preguntó David una vez que estaban de vuelta en la cocina. “Nah, estaré bien.” “Pero está lloviendo, debería acompañarte.” “No, está bien. De verdad, me gusta caminar por la lluvia.” David paró durante un segundo, entonces dijo de repente. “¿Entonces puedo llamarte? ¿Quizás mañana?” Laurel sonrió. “Claro.” Laurel empezó a abrir su mochila, pero David la paró. “No te preocupes por eso,” dijo. “Aquí.” David le cogió la mano y le apuntó su número sobre su palma. “De este modo no lo perderás.” Dijo él con vergüenza. “Genial. Te llamo más tarde.” Ella se despidió de él con una cálida sonrisa antes de salir fuera a la fuerte lluvia. Una vez que ella estaba bajando la calle lo bastante lejos como para perder de vista la casa, Laurel se bajó la capota de su chaqueta y levantó su cara hacia el cielo. Ella respiró hondo y la lluvia le
  22. 22. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN roció sus mejillas y goteó por su cuello. Ella empezó a extender sus brazos hacia fuera, entonces recordó el número de teléfono. Ella enterró sus manos en sus bolsillos y recogió su paz, sonriendo cuando la lluvia continuó cayendo suavemente sobre su cabeza. El teléfono estaba sonando cuando Laurel entró en su casa. Su madre no parecía estar en casa, así que Laurel corrió los últimos pasos para coger el teléfono antes de que colgaran. “¿Hola?” dijo ella sin aliento. “Oh, hey, estás en casa. Solo quería dejarte un mensaje.” “¿David?” “Sip. Hola. Perdona por llamar tan pronto,” dijo David, “pero estaba pensando que tenemos el examen de bio la semana que viene y he pensado que quizás te gustaría venir mañana y estudiar conmigo.” “¿En serio?” dijo Laurel. “¡Eso sería impresionante! Estoy tan estresada por ese examen. Me siento como si solo supiera la mitad de la materia.” “Genial.” Él hizo una pausa. “No genial que tú estés estresada por esto, pero genial que…nada.” Laurel rió con su torpeza. “¿A qué hora?” “Cuando quieras. No estaré haciendo nada más que tareas domésticas para mi madre mañana.” “Ok. Te llamaré.” “Genial. Te veo mañana.” Laurel dijo adiós y colgó. Ella sonreía cuando subió las escaleras corriendo, saltando los escalones de dos en dos.”
  23. 23. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN CAPÍTULO 4 Traducido por La_JaPo El sábado por la mañana, los ojos de Laurel se abrieron sonrientes. Ella no era una persona que pensara mucho por la mañana, nunca lo había sido. Ella normalmente se levantaba sobre una hora antes que sus padres y esto le daba la oportunidad de dar un paseo para sí misma y disfrutar del sol en su espalda y del aire en sus mejillas antes de que tuviera que ir a pasar horas encerrada en la escuela. Después de ponerse un vestido, ella cogió la vieja guitarra de su mamá de su estuche antes de deslizarse silenciosamente hacia fuera para disfrutar de la fresca tranquilidad de la temprana mañana. El pasado Septiembre habían ahuyentado las brillantes, claras mañanas y traído en su lugar la niebla procedente del océano y que permanecía en la ciudad hasta las primeras horas de la tarde. Ella caminó a lo largo de un pequeño sendero que se deslizaba a través de su patio trasero. A pesar del pequeño tamaño de su casa, en total era bastante grande y los padres de Laurel habían hablado la posibilidad de añadir algo más algún día. El patio tenía algunos árboles que le proporcionaban sombra a la casa, y Laurel había pasado casi un mes ayudando a su madre a plantar racimos de flores y vinos todo a lo largo del camino exterior. Su casa era una en una línea de casas, así que ellos tenían vecinos a ambos lados, pero como la mayoría de las casas en Crescent City, su patio trasero se adentraba en un bosque sin cultivar. Laurel normalmente caminaba hacia los senderos retorcidos de las cañadasNT y por el arrollo que corría a por el medio de ella, paralelo a la línea de casas. Hoy ella paseó por el arrollo y se sentó en el banco. Ella metió su pie en la fría agua que era clara y fresca por las mañanas antes de los chinches de agua y mosquitos se aventuraran hacia fuera y puntearan la superficie, buscando trozos de comida. Laurel apoyó su guitarra en su cuello y empezó a tocar unos pocos acordes al azar, sacando un poco de melodía después de un tiempo. Era genial llenar el espacio a su alrededor con música. Ella empezó a tocar tres años atrás cuando ella había encontrado la vieja guitarra de su madre en el ático. Era necesario ponerle cuerdas nuevas y afinarla, pero Laurel convenció a su madre para arreglarla; esto lo hacía más romántico. Como una vieja reliquia de familia. Un insecto se posó en su hombre y empezó a bajar por su espalda. Cuando Laurel lo aplastó en sus dedos tocó algo. Ella estiró su brazo hacia atrás un poco más y lo volvió a sentir. Estaba allí todavía; un bulto redondo, apenas lo suficientemente grande como para sentirlo bajo su piel. Ella estiró su cuello pero no podía ver nada detrás de su hombro. Ella lo tocó de nuevo, tratando de averiguar qué era. Finalmente ella estaba frustrada y se dirigió de nuevo a casa para mirarse en el espejo.
  24. 24. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Después de cerrar la puerta del cuarto de baño, Laurel se sentó sobre el lavabo, torciéndose hasta que ella pudo ver su espalda en el espejo. Ella se bajó la parte de arriba de su vestido y buscó el bulto. Finalmente vio que justo entre sus hombros había unas pequeñas hojas, circulares, mezclándose con su piel. Apenas se notaba, pero sin duda estaban ahí. Ella las palpó provisionalmente…no dolía, pero tocándolas le provocó un poco de escalofríos. Parecía como un grano. Esto es reconfortante, pensó Laurel con ironía. De una forma completamente no reconfortante. Laurel escuchó los tranquilos pasos de su madre por el pasillo y sacó su cabeza fuera de la puerta del baño. “¿Mamá?” “Cocina,” llamó su madre con un bostezo. Laurel siguió su voz. “Tengo un bulto en mi espalda. ¿Puedes verlo?” preguntó ella, girándose. Su madre permaneció tranquila un momento. “Solo un grano,” concluyó ella. “Eso es lo que me figuré,” dijo Laurel, colocándose de nuevo la parte superior de su vestido. “Tú no tienes realmente granos.” Dudó ella. “¿Has empezado…tú sabes?” Laurel sacudió su cabeza rápidamente. “Sólo un golpe de suerte.” Su voz era plana y su sonrisa estaba sostenida. “Todo forma parte de la pubertad, como tú siempre dices.” Ella se giró y huyó antes de que su madre pudiera hacerle ninguna pregunta más. De vuelta en su dormitorio ella se sentó en su cama, tocando con el dedo el pequeño bulto. Le hacía sentirse extrañamente normal tener su primer grano; como un rito de iniciación. Ella no tenía más experiencia con la pubertad que lo de los libros de texto decían. Ella nunca tuvo granos y, aunque sus pechos y caderas se habían desarrollado demasiado pronto por lo que ellos suponían, actualmente con 15 años y medio ella todavía no había tenido su primer periodo. Su madre siempre se encogía de hombros, diciendo que como ellos no tenían ni idea del historial médico de su madre biológica, ellos no podían estar seguros de que esto era un rasgo familiar perfectamente normal. Pero ella podía decir que su madre estaba empezando a preocuparse. Laurel se puso su camiseta habitual y vaqueros y empezó a cogerse una cola de caballo. Entonces ella pensó en lo que se irritaba normalmente viendo como las otras niñas tenían sus espaldas llenas de granos en el baño y se dejó su pelo suelto. Solo por si el bulto se pusiera algo feo más tarde. Especialmente en la casa de David. Eso jodería. Laurel cogió una manzana cuando ella salía por la puerta y le decía adiós a su madre. Ella estaba casi en la casa de David cuando miró hacia arriba y vio a Chelsea haciendo footing por el otro camino. Laurel la saludó y la llamó. “¡Hey!” dijo Chelsea, sonriendo mientras sus rizos volaban ágilmente alrededor de su cara. “Hola,” dijo Laurel con una sonrisa. “No sabía que eras una corredora.” “Campo a través. Normalmente practico con el equipo, pero los sábados son nuestros. ¿Qué estás haciendo?”
  25. 25. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN “Me dirijo a lo de David,” dijo Laurel. “Vamos a estudiar.” Chelsea se rió. “Bueno, bienvenida al club de fan de David Lawson. Yo ya soy la presidenta, pero tú puedes ser la tesorera.” “No es eso,” dijo Laurel, no completamente segura de que estaba diciendo la verdad. “Nosotros solo vamos a estudiar. Tengo un examen de bio el Lunes y la voy a cagar totalmente sin alguna intervención seria.” “Él está al volver la esquina. Te acompañaré allí.” Ellas giraron la esquina y oyeron el cortacésped. David no las había visto cuando ellas llegaron y ambas se quedaron allí, mirándolo. Él estaba pasando el cortacésped por el denso césped, llevando solo un par de vaqueros y unos tenis viejos. Su dorso y brazos eran largo y delgado pero fuerte y musculoso…su piel estaba teñida por el sol y brillaba con el sudor cuando él se movía casi con gracia en la suave luz del sol de la mañana. Laurel no podía parar de mirar. Ella había visto chicos corriendo alrededor sin camisetas numerosas veces, pero de alguna forma esto era diferente. Ella vio sus brazos flexionarse cuando él llego a un espeso parche de césped y tuvo que forzar el cortacésped para seguir adelante. Su torso parecía un poco apretado. “Creo que he muerto e ido al cielo,” dijo Chelsea, sin molestarse en ocultar la apreciación en sus ojos. Como si se sintiera observado, de repente David miró hacia arriba y se topó con los ojos de Laurel. Ella dejó caer su barbilla y estudió su cara. Chelsea ni siquiera parpadeó. Para cuando Laurel volvió a mirar, David se estaba poniendo una camiseta. “Hey, chicas. Llegáis pronto.” “¿Todavía es temprano?” preguntó Laurel. Eran casi las nueve en punto, después de todo. “Oh,” dijo ella, avergonzada. “Olvidé llamar.” David se encogió de hombros con una sonrisa. “Está bien.” Él gesticuló hacia la cortadora de césped. “Voy.” “Bueno, voy a correr,” dijo Chelsea, su dificultad para respirar regresó bastante de repente. “Literalmente.” Ella se giró para que solo Laurel pudiera ver su cara y gesticuló, “¡Wow!” antes de abandonarlos a ambos y correr calle abajo. David se rió en silencio y sacudió su cabeza cuando la vio irse. Entonces él se giró hacia Laurel y apuntó hacia su casa. “¿Vamos? La Biología no espera.” Después de terminar los exámenes el lunes, David se giró hacia Laurel. “Entonces, ¿cómo de malo ha sido, realmente?” Laurel sonrió. “Bien, no eran tan malo. Pero solo porque tú me ayudaste.” Ellos habían estudiado durante tres horas más o menos el sábado y había hablado otra hora el domingo por la noche. Por
  26. 26. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN supuesto, la conversación telefónica no tuvo nada que ver con la biología, pero quizás ella había aprendido algo de la osmosis. Osmosis por teléfono, claro. Él dudó durante solo un segundo antes de decir, “Podíamos hacer esto regularmente. Estudiar juntos, quiero decir.” “Sip,” dijo Laurel, gustándole la idea de bastantes más sesiones de “estudio” con él. “Y la próxima vez tú podrías venir a mi casa,” añadió ella. “Genial.” Estaba lloviendo cuando las clases terminaron ese día, así que el grupo se reunió en un pequeño pabellón. Quizás ninguno comía allí porque no tenían mesas de picnic ni cemento debajo de ellos, pero a Laurel le gustó el pedazo abultado de hierba que nunca parecía secar el camino ni aun con el porche en lo alto. Cuando llovía, la mayoría de los grupos permanecían dentro, pero hoy David y Chelsea se unieron a ella junto con un chico llamado Ryan. David y Ryan arrojaron trozos de pan el uno al otro y Chelsea criticó su puntería, la forma de lanzar y la incapacidad para evitar golpear a los espectadores. “Está bien, eso fue puntería,” dijo Chelsea, sacando un trozo de pan que había caído en su escote y lanzándoselo de nuevo a los chicos. “Nop, eso fue un accidente,” dijo Ryan, “Tú eres la única que puede decir que yo hice eso a propósito.” “Entonces quizás deberías apuntarme a mí para estar segura de que no me golpearás,” ella volvió a lanzárselo. Ella suspiró y se volvió hacia Laurel. “No quiero decir que me guste vivir en el norte de California,” dijo ella, quitándose el pelo de la cara. “Durante el verano mi pelo está genial, pero agrégale un poco de lluvia y ¡BAM! Se vuelve así.” Chelsea tenía un cabello castaño con un tinte rojizo que caía en rizos por su espalda. Suaves, sedosos rizos los días de verano, y locos, gruesos rizos que se salían de control cuando el aire era frío y húmedo…lo que era la mitad del tiempo. Ella tenía unos brillantes ojos grises que le recordaban a Laurel el océano cuando el sol lo bañaba, y las ondas tenían una calidad infinita en medio de aquella oscuridad. “Yo creo que es precioso,” dijo Laurel. “Eso es porque no es tuyo. Tengo que usar champús y acondicionadores especiales solo para ser capaz de cepillarlo cada día.” Ella miró a Laurel y tocó su recto y liso cabello un segundo. “El tuyo parece genial; ¿Qué usas?” “Oh, lo que sea.” “Hmm.” Chelsea tocó su pelo una vez más. “¿Usas normalmente un acondicionador reparador? Es el que normalmente le viene mejor al mío.” Laurel tomó aire y lo soltó ruidosamente. “Realmente…no me pongo nada. Cualquier tipo de acondicionador me deja el pelo liso y grasiento. Y si uso champú, me deja el pelo realmente, realmente seco aunque parece que está mojado.”
  27. 27. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN “¿Entonces tú no te lo lavas?” La idea era mucho más que extraña para Chelsea. “Me lo enjuago muy bien. Quiero decir que está limpio y todo.” “¿Pero sin nada de champú?” Laurel sacudió su cabeza y esperó un comentario escéptico, pero Chelsea solo permaneció en silencio, “Qué suerte”, y se volvió hacia su comida. Esa noche Laurel examinó su pelo detenidamente. ¿Necesitaba lavárselo? Pero parecía como siempre. Ella volvió su espalda al espejo y tocó con la punta del dedo el bulto. Había sido pequeño el sábado por la mañana, pero durante el fin de semana había crecido mucho. “El infierno del primer grano,” murmuró Laurel en su reflexión. La mañana siguiente, Laurel se levantó con un hormigueo entre sus hombros. Intentando no entrar en pánico, corrió al cuarto de baño y giró su cuello para mirar su espalda en el espejo. ¡El bulto había crecido alrededor de un cuarto! Eso no era un grano. Ella lo tocó con cuidado, y un extraño escalofrío recorrió sus dedos. Con pánico ella agarró su camisón contra su pecho y corrió por el pasillo hacia la habitación de sus padres. Ella acababa de sacar su mano para llamar cuando se forzó a parar para tomar aliento. Laurel se miró a sí misma y de repente se sintió muy tonta. ¿En qué estaba pensando? Ella estaba parada en el pasillo con poco más que su ropa interior. Mortificada, ella se alejó de la puerta del dormitorio de sus padres y volvió al cuarto de baño, cerrando la puerta tan rápido y silenciosamente como ella pudo. Ella volvió a girar su espalda al espejo de nuevo y estudió el bulto. Ella se giró para verlo desde diferentes ángulos hasta que se convenció a sí misma de que no era tan grande como ella creía. Laurel había crecido con la idea de que el cuerpo humano se cuidaba él mismo. La mayoría de las cosas, si no les echaba cuenta, desaparecerían solas. Sus padres también vivían así. Ellos nunca iban al doctor, ni tomaban antibióticos. “Tan solo es un enorme grano. Se irá por sí mismo,” reflexionó Laurel, su tono sonando exactamente como el de su madre. Ella rebuscó en el cajón de su madre y encontró un tubo con el bálsamo que preparaba cada año. Tenía romero, lavanda, sabia de árbol de té y quién sabía qué más, si su madre le echaba de todo. No podría doler. Laurel se echó un poco en un dedo y comenzó a frotárselo en su espalda. Irritando el bulto con sus dedos y menos y con la sabia de árbol de te, la espalda de Laurel quemaba tanto que se sacó el camisón por la cabeza y, con los hombros pegados a la pared, volvió a su habitación. Ella cogió una camiseta holgada de baloncesto para hoy. Probablemente la mayoría de sus camisetas taparían el bulto, pero Laurel no quería darle ninguna oportunidad. Esa cosa podría crecer muchísimo más, y cuando lo hiciera, Laurel preferiría ocultarlo con la camiseta. Ella seguía sintiendo el escalofrío, su pelo largo, la camiseta que se metió por la cabeza y, por su puesto, todo el tiempo ella lo tocaba, intentando recordarse a sí misma que era real. Para cuando comenzó a
  28. 28. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN bajar las escaleras, ella estaba convencida de que todos los nervios de su cuerpo estaban conectados con el bulto. Para cuando llegó el jueves, Laurel no podía seguir negándose que esta cosa estaba en su espalda, eso no era un grano. No solo había seguido creciendo los dos últimos días, sino que parecía que lo hacía más rápido. Esta mañana era del tamaño de una pelota de golf. Laurel había bajado a desayunar decidida a contarles a sus padres sobre el enorme bulto. Ella tomó aire y abrió su boca para contarlo. Pero en el último segundo se arrepintió y tan solo le dijo a su padre que le pasara el melón. Entre las camisetas que había llevado los últimos días y su largo pelo que lo había llevado suelto, nadie se había fijado en su bulto todavía, pero era solo cuestión de tiempo, especialmente si seguía creciendo. Si, se repetía Laurel a sí misma, si sigue creciendo. Quizás el ungüento de mamá tiene la culpa. Ella se había untado el ungüento durante tres días hasta ahora, pero no parecía que estuviese haciendo mucho. Pero entonces, talvez algo que crecía tan rápido no se podía arreglar tan solo con un poco de sabia de árbol, ¿podría? Quizás era un tumor. Laurel estaba segura de lo que había leído en las historias de las personas que tenían tumores espinales. Laurel respiró hondo. Si fuera un tumor lo sentiría mucho más. “¿Hola? ¿Me vas a escuchar de una vez?” La voz de Chelsea cortó los pensamientos de Laurel y ella giró su cara hacia su amiga. “¿Qué?” Chelsea solo se rió. “Yo no pensaba así.” Entonces silenciosamente, “¿Estás bien? Estabas muy embobada.” Laurel miró hacia arriba y por un segundo no pudo recordar hacia qué clase se dirigían. “Estoy bien,” murmuró ella irritada. “Solo estaba pensando.” Chelsea observó su cara por varios segundos antes de levantar una ceja. “De acuerdo.” David se dejó caer al lado de ellas, y cuando Chelsea se adelantó para dirigirse a su clase Laurel intentó alcanzarla. Él llegó y soltó su maleta. “¿Dónde está el fuego, Laury? Todavía faltan tres minutos para que suene el timbre.” “No me llames así,” soltó ella antes de que pudiera evitarlo. David se calló la boca y no dijo nada más hasta que todo el mundo se sentó alrededor de ellos. Laurel buscó las palabras para disculparse, pero ¿qué se supone que tenía que decir? Lo siento, David, solo exploté porque quizás tenga un tumos. En vez de eso ella dijo, “No me gustan los apodos.” David ya tenía pegada su valiente sonrisa. “No lo sabía. Lo siento.” Él se pasó los dedos por el pelo. “¿Tú…?” Su voz se arrastró fuera y él pareció cambiar de idea. “Vamos. Te acompaño a clase.” Ella se sentía torpe caminando junto a él. Ella se giró hacia él cuando llegaron a su clase y agitó el brazo. “Aquí está.”
  29. 29. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN “¿Laurel?” Ella se giró. “¿Qué vas a hacer el sábado?” Ella dudó. Había esperado que ella y David pudieran quedar de nuevo. Y hasta esa mañana, ella había intentado venir con una respuesta casual. Pero quizás no era una buena idea. “He estado pensando mucho que podríamos ir de picnic y quizás hacer una hoguera. Se que la playa sería un lugar genial. Chelsea dice que ella vendría, y Ryan y Molly y Joe. Y otra par dijo que quizás.” Comida, arena, y una humeante hoguera. Nada de eso sonaba divertido. “Hace un poco de frío, así que no podremos nadar, pero…tú sabes. Algunos normalmente lo hacen. Es divertido.” La sonrisa se evaporó de la cara de Laurel. Ella odiaba la sensación del agua salada en su piel. A veces incluso después de ducharse ella seguía sintiéndolo…como si la sal hubiese sido absorbida por sus poros. La última vez que ella había nadado en el océano, hace años, ella había estado floja y cansada durante cuatro días. Y no había manera de ocultar su bulto…fuese lo que fuese…en un traje de baño, cualquiera de ellos. ¡Ella se estremeció al imaginarse cómo de grande sería dentro de dos días!” No podía ir, incluso aunque quisiera. “David, yo…” Ella odiaba rechazarlo. “No puedo.” “¿Por qué no?” preguntó David. Ella podía decir que tenía que trabajar en la librería…hasta las últimas dos semanas ella había pasado la mayoría de los sábados allí ayudando a su padre…pero no podía mentirse a si misma. No a David. “Tan solo no puedo,” murmuró, y salió por la puerta sin decir adiós. El viernes por la mañana el bulto era del tamaño de una pelota de béisbol. Definitivamente era un tumor. Laurel no necesitaba ir al cuarto de baño para mirarlo. Ella podía sentirlo. Ninguna camiseta iba a tapar eso. Laurel escarbó en el interior de su armario para encontrar una blusa suelta que podría al menos camuflar el bulto. Ella permaneció en su dormitorio hasta que llego el momento de ir a la escuela, entonces corrió escaleras abajo y salió por la puerta con solo un “Buenos días” y “Adiós,” a sus padres. El resto del día se hizo interminable. El bulto hormigueaba todo el tiempo ahora, no solo cuando ella lo tocaba. Era todo en lo que ella podía pensar, como un zumbido constante en su cabeza. Ella no fue a ningún sitio en la hora de la comida y se sintió mal por ello, pero ella no podía concentrarse en nada mientras su espalda estaba zumbando tanto. Para cuando la última clase terminó, ella había respondido cuatro veces malamente cuando le habían preguntado. Las preguntas habían sido cada vez más fáciles…como si la señora Martínez le estuviera dando una oportunidad para redimirse…pero su maestra podría haber estado hablando SwahiliNT. Tan pronto como el timbre sonó, Laurel se levantó de su sitio y salió por la puerta
  30. 30. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN alejándose de todo el mundo. Y definitivamente antes de que la señora Martínez pudiera acorralarla. Ella vio a David y Chelsea charlando en la taquilla de Chelsea, así que tomó el otro camino y salio corriendo por las puertas traseras, esperando que ninguno de ellos se girara y la reconocieran por la espalda. Tan pronto como ella había escapado de la escuela, ella corrió a través del campo de fútbol, sin estar segura de adónde se dirigía en esta aún poco familiar ciudad. Cuando estaba caminando, no pudo evitar que su miedo creciera. ¿Qué si era un cáncer? Los cánceres no desaparecen. Quizás debo contárselo a mamá. “El lunes”, susurró Laurel mientras el frío agitaba su pelo. “No va a pasar del lunes, se lo diré a mis padres.” Ella subió las gradas, golpeando cada escalón con sus pies, hasta que llegó a la cima. Ella se apoyó en la barandilla, mirando hacia la línea de árboles en el horizonte. Tan lejos de ella que parecía un mundo aparte. Era lo mejor. Su cabeza se levantó cuando ella escuchó pasos detrás de ella. Ella se giró para ver la cara avergonzada de David. “Hey,” dijo él. Laurel no dijo nada cuando el auxilio y la molestia combatieron en su mente. El auxilio estaba ganando. Él señaló con su mano el banco donde ella estaba. “¿Puedo sentarme?” Laurel permaneció así un momento, entonces se sentó en el banco y golpeó al lado suya con una ligera sonrisa. David se sentó cautelosamente como si no creyese en su invitación. “En realidad mi intención no es seguirte,” dijo mientras se inclinaba hacia delante con sus codos en sus rodillas. “Yo iba a esperarte abajo, pero…” él dudó. “¿Qué puedo decir? Estoy impaciente.” Laurel no dijo nada. Ellos se sentaron en silencio durante bastante tiempo. “¿Estás bien?” preguntó David, su voz antinaturalmente baja como si acompañase a los bancos vacíos. Laurel sintió las lágrimas quemando sus ojos pero se forzó a mantenerlas detrás. “Estoy bien.” “Es solo que has estado tan callada toda la semana.” “Lo siento.” “¿Yo…yo he hecho algo?” Laurel sacudió su cabeza bruscamente. “¿Tú? No, David…tú eres genial.” Toda la culpa era suya. Ella forzó una sonrisa. “Solo he tenido un mal día, eso es todo. Dame el fin de semana para recuperarme. Me sentiré mejor el lunes. Lo prometo.” David asintió y el silencio volvió, pesado y torpe. Entonces él carraspeó. ¿Puedo acompañarte a casa?” Ella sacudió su cabeza. “Me voy a quedar aquí. Estaré bien,” añadió ella.
  31. 31. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN “Pero…” Él no continuó. Él solo asintió con la cabeza, entonces se puso de pie y empezó a irse. Entonces se giró. “Si necesitas algo, sabes mi número, ¿vale?” Laurel asintió con la cabeza. Se lo sabía de memoria. “De acuerdo.” Él cambió su peso de pie a pie. “Ahora me voy.” Justo antes de que desapareciera de su vista, Laurel lo llamó. “¿David?” Pero cuando se giró hacia ella, su rostro tan franco y abierto, ella perdió el valor. “Pásalo bien mañana,” dijo ella poco convincente. Su cara se desilusionó un poco, pero él asintió con la cabeza y continuó caminando. Aquella noche Laurel se sentó en el lavabo de su cuarto de baño fijándose en su espalda. Lágrimas caían por sus mejillas cuando ella observó de nuevo todas las manchas. No había pasado nada antes, y la lógica le decía que tampoco iba a pasar nada esta vez…pero ella tenía que intentar algo.
  32. 32. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN CAPÍTULO 5 Traducido por La_JaPo El sábado por la mañana amaneció fresco, con tan solo una luz de niebla que probablemente el sol habría hecho desaparecer para el mediodía. Laurel predijo al 100 por ciento que todos en la hoguera terminarían buceando o siendo arrastrados por las frías aguas del Pacífico, y estaba doblemente agradecida por no haber salido. Ella se tumbó en su cama durante varios minutos mirando el amanecer con su mezcla de tonos rosados, naranjas y un suave y brumoso azul. La mayoría de las personas disfrutaban la belleza del atardecer por regla general, pero para Laurel, era el amanecer lo que era realmente impresionante. Se estiró y se sentó, aun frente a la ventana. Pensó en el porcentaje de personas en su pequeña ciudad que estaban durmiendo a lo largo de esa increíble vista. Su padre, por ejemplo. Él era un durmiente desconocido que raramente se levantaba antes del mediodía los sábados…o un durmiente de díaNT, como ella lo solía llamar. Ella sonrió con ese pensamiento, pero la realidad la golpeó demasiado pronto. Sus dedos caminaron sobre su hombro y sus ojos volaron muy abiertos. Ella dio un pequeño grito cuando su otra mano se encontró con la primera, intentando confirmar lo que ella estaba sintiendo. El bulto se había ido. Pero había algo en su lugar. Algo largo y frío. Y mucho más grande de lo que el bulto había sido. Maldiciéndose a si misma por no se una de las chicas que tienen un espejo en su habitación, Laurel estiró su cuello, intentando ver sobre su hombro, pero ella solo podía ver algo blanco con bordes redondeados. Ella retiró la delgada sábana y corrió a la puerta. El pomo de la puerta se giró en silencio y Laurel la abrió una pequeña grieta. Ella podía escuchar a su padre roncando, pero a veces su madre se levantaba temprano y ella estaba muy silenciosa. Laurel dejó su puerta abierta…conscientemente agradecida, por primera vez en su vida, de las bisagras bien engrasadas…y se deslizó por el pasillo hacia el baño con su espalda pegada a la pared. Como si eso fuera a ayudarla. Sus manos estaban temblando cuando ella cerró la puerta del baño y echó el pestillo. Solo cuando escuchó el click del cerrojo se permitió respirar de nuevo. Ella apoyó su cabeza contra la madera áspera, inacabada y se obligó a respirar despacio. Sus dedos encontraron el interruptor de la luz y la encendió. Respirando hondo, salió de la oscuridad y se dirigió al espejo. Ella no tuvo que girarse para ver el cambio. Largas y blancas y azules formas asomaban sobre ambos hombros. Por un momento Laurel se quedó hipnotizada, mirando las cosas pálidas con los ojos muy abiertos. Eran terroríficamente hermosas…demasiado hermosas para describirlas con palabras.
  33. 33. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Se giró para poder verlas mejor. Tiras como pétalos brotaban de donde había estado el grano, formando cuatro estrellas suavemente formadas en su espalda. Los pétalos más largos…soplando sobre cada hombro y rodeando su cintura…medían más de un pie y eran tan anchos como su mano. Los pétalos más pequeños…sobre unas ocho o nueve pulgadas de largo…formaban espirales en el centro, rellenando los espacios. Había incluso algunas pequeñas hojas verdes donde la enorme flor conectaba con su piel. Todos los pétalos estaban teñidos de un azul oscuro en el centro que se descoloría en el más suave azul del cielo en el medio y blanco en los finales. Los bordes estaban encrespados y parecían inquietos como las violetas africanas que su madre criaba cuidadosamente en su cocina. Debía haber unos veinte pétalos suaves. Quizás más. Laurel se giró frente al espejo de nuevo, sus ojos en los pétalos que se asomaban detrás de su cabeza. Parecían más como alas. Un rápido golpe en la puerta sacó a Laurel de su trance. “¿Todavía no?” preguntó su madre dormida. Laurel se hincó las uñas en su palma cuando ella entró en pánico por las cosas grandes y blancas. Eran bonitas, claro, ¿Pero a quién en todo el mundo le crecía una flor enorme detrás de su espalda? Esto era diez…no…cien veces peor que el grano. ¿Cómo iba a ocultarlo? Talvez solo tenía que arrancar los pétalos. Ella agarró una de las tiras y tiró de ella. El dolor recorrió su columna vertebral y se tuvo que morder la mejilla para sofocar un grito. Pero no pudo evitar que un gemido se le escapara entre los dientes. Su madre volvió a llamar. ¿Laurel, estás bien?” Laurel tomo aliento cuanto el dolor desapareció en un sordo palpitar y ella recobró su poder de expresión. “Estoy bien,” dijo, su voz un poco agitada. “Solo un minuto.” Sus ojos recorrieron la habitación buscando algo útil. El fino camisón de tirantas que llevaba no la iba a ayudar en absoluto. Ella agarró su enorme toalla y se la arrojó sobre los hombros, cerrándola a su alrededor. Después de una rápida mirada en el espejo para estar segura de que no se veían los pétalos gigantes, Laurel abrió la puerta y se forzó a sonreír a su madre. “Siento haber tardado tanto.” Su madre la miró asombrada. “¿Has tomado una ducha? No he escuchado el agua.” “Fue corta.” Dudó Laurel. “Y no me lavé el pelo,” añadió. Pero su madre no le estaba prestando mucha atención. “Baja cuando estés vestida y te haré algo de desayunar,” dijo con un bostezo. “Parece que hoy va a ser un día bonito.” Laurel bordeó a su madre para ir a la seguridad de su dormitorio. Ella no tenía pestillo en la puerta, pero colocó una silla bajo el picaporte como había visto a la gente hacer en las películas. Ella lo miró dudosa. No parecía que fuese a resistir mucho, pero era lo mejor que podía hacer. Ella dejó caer la toalla de sus hombros y examinó los pétalos aplastados. Estaban un poco arrugados, pero no tenían heridas. Ella colocó una larga pieza sobre su hombro y la examinó. El grano enorme era una cosa, ¿pero qué iba a hacer con esto?
  34. 34. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Olió la cosa blanca, paró, y volvió a olerla. Olía como una flor de fruta, pero más fuerte. Mucho más fuerte. La esencia intoxicante estaba empezando a llenar la habitación. Al menos aquella cosa enorme no apestaba. Tendría que decirle a su madre que tenía un perfume nuevo o algo. Laurel volvió a inhalar y deseó que pudiera encontrar algo que oliera así de bien en una perfumería. Cuando la enormidad de la situación estalló sobre Laurel, la habitación parecía girar bajo ella. Su pecho se sintió oprimido cuando intentó considerar qué hacer. Lo más importante primero; tenía que ocultarlo. Laurel abrió su armario y permaneció ante él, buscando algo que le ayudara a ocultar una enorme flor que estaba creciendo en su espalda, pero esa no era exactamente su primera prioridad cuando fue de compras en Agosto. Laurel lloriqueó en el armario lleno de luz, camisas finas y ropa de verano. Expresamente hecho para no ocultar nada. Examinó cuidadosamente sus ropas y agarró unos cuantos tops. Después de cerciorarse de que no había monos a la vista, Laurel corrió al cuarto de baño, jurando que iría a una tienda hoy y compraría un espejo para su dormitorio. La puerta se cerró un poco más fuerte de lo que ella intentaba, pero aunque se quedó al lado de ella con su oreja presionada contra la fría madera durante varios segundos, no escucho ninguna queja de su madre. El primer top se ajustaría sobre la enorme flor. Ella lo miró en el espejo. Tenía que haber otra forma. Ella agarró tantos de los largos, blancos pétalos como ella pudo e intentó envolverlos alrededor de sus hombros. No fue muy bien. Encima, ella no quería llevar mangas largas durante el resto de su vida…fuera el tiempo que fuera. Ella los despegó de sus brazos y en su lugar los envolvió alrededor de su cintura. Eso estaba mejor. Mucho mejor. Ella tomó una larga bufanda de seda de una de las perchas y la envolvió alrededor de su cintura, asegurando los pétalos a su piel. Entonces cerró sus shorts sobre parte de la bufanda. Todavía no dolía, pero se sentía confinada y cubierta. Aun así, eso era mejor que nada. Ella escogió una blusa ligera, de estilo campesino y la colocó sobre la cosa entera. Entonces, con temor, se giró para mirarse en el espejo… Bastante impresionante, se dijo ella a sí misma. La tela de la blusa era arrugada de todas formas, así no podías decir que había nada debajo. Incluso desde el lado del bulto debajo de su espalda era solo apenas visible y si se dejaba el pelo suelto, nadie lo notaría. Un pequeño problema resuelto. Cientos de ellos aparecieron.NT Esto era más que una extraña manifestación de pubertad. Cambios de humor, acné desfigurante, incluso periodos que venían todos los meses era al menos semiformal. ¿Pero pétalos de flores creciendo de tu espalda de un grano del tamaño de una pelota de béisbol? Eso era otra cosa. ¿Pero qué? Esto era el tipo de cosa que tú ves en las películas malas de miedo. Incluso si decidiera contárselo a alguien, ¿quién la creería? Nunca, incluso en sus peores pesadillas, ella se había imaginado que algo como esto podría pasarle.
  35. 35. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Esto iba a estropearlo todo. Su vida, su futuro. Era como si todo hubiese desaparecido en un instante. El baño de repente parecía demasiado caluroso. Demasiado pequeño, demasiado oscuro, demasiado…demasiado todo. Desesperada por salir de casa, Laurel atravesó rápidamente la cocina, tomando una lata de soda, y abriendo la puerta trasera. “¿Vas a dar un paseo?” “Sí, mamá.” Dijo ella sin girarse. “Pásalo bien.” Laurel hizo un sonido evasivo bajo su aliento. Ella bajó por el camino hacia el bosque, sin prestar atención a la vegetación a su alrededor. Aun quedaba un toque de niebla en el horizonte al oeste saliendo del mar, pero la cima del cielo era azul y claro y el sol se estaba abriendo camino de manera constante a través de ella. Realmente este podría ser un día hermoso. Pensó. Ella se sintió como si la Madre Naturaleza se estuviese burlando de ella. Su vida estaba desenredándose, aun así todo a su alrededor era precioso, como para herirla. Ella se metió detrás de un gran grupo de árboles, fuera de la vista de ambos caminos y de su casa; no era suficiente, pensó. Ella siguió su camino. Tras unos pocos minutos, se paró y escuchó el sonido de algo…o nada…a su alrededor. Una vez que se sintió segura, se levantó la parte de atrás de su camiseta y desató la bufanda. Un suspiro escapó entre sus labios cuando los pétalos se volvieron a su posición original en su espalda. Se sentía como si fuese liberada de una diminuta y estrecha caja. Un rayo de sol brilló a través de un hueco entre los árboles, extendiendo su silueta delante de ella. El borde de su sombra parecía como una enorme mariposa con alas transparentes. Y de alguna extraña forma los bordes relucían, la oscuridad tenía un tono azul en ellos. Ella intentó mover la cosa con forma de alas, pero aunque podía sentirlas…sentir cada pulgada de ellas, bañadas por los rayos del sol…no tenía control sobre ellas. Algo que te destrozaría tanto la vida no debería ser tan bonito. Ella miró la imagen en el suelo durante un largo tiempo, preguntándose qué hacer. ¿Debía contárselo a sus padres? Ella se había prometido a sí misma que se lo contaría el lunes si el grano no había desaparecido. Bueno, había desaparecido. Poniendo una de las largas tiras sobre su hombro, Laurel la recorrió con sus dedos. Era tan suave. Y no dolía. Talvez solo se irá, pensó con optimismo. Era lo que su madre siempre decía. Normalmente la mayoría de las cosas desaparecían por sí mismas. Quizás…quizás todo irá bien. ¿Okei? La palabra parecía llenar su cabeza, reverberando en su cráneo. Tengo una enorme flor creciendo de mi columna vertebral. ¡Cómo se supone que irá bien!
  36. 36. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Cuando sus emociones cayeron alrededor como un huracán, sus pensamientos se centraron de repente en David. Quizás David podría ayudarle a encontrar sentido a esto. Habría una explicación científica. Él tenía un microscopio…uno realmente bueno, por lo que él decía. Quizás él podía mirar un trozo de sus extrañas flores. Él debería ser capaz de decirle a ella qué era esto. Y si él le decía que no tenía ni idea, ella no iba a estar peor de lo que estaba ahora. Envolvió su bufanda alrededor de las flores de nuevo y entró corriendo en casa, casi derribando a su padre cuando él estaba en la cocina. “¡Papá!” dijo ella sorprendida. Su fresco…casi a punto de romperse…estirado padre. Él bajó la cabeza y la besó en lo alto de la suya. “Mañana, bonita.” Él dejó caer un brazo sobre sus hombros, y Laurel tragó nerviosa y esperando que él no pudiera sentir los pétalos a través de su camiseta. Pero entonces, su padre raras veces se daba cuenta de nada antes de su segunda taza de café. “¿Por qué estás levantado?” preguntó ella, con un ligero temblor en su voz. Él gimió. “Tengo que abrir la tienda. Maddie necesita el día libre.” “Claro,” dijo Laurel ausentemente, intentando no ver este cambio en la rutina como una clase de mal augurio. Él empezó a quitar su brazo, entonces paró y olió el aire por su hombro. Laurel se congeló. “Hueles bien. Deberías usar este perfume más a menudo.” Laurel asintió, rezando porque sus ojos no se salieran de su cabeza, y desenrollándose ella misma del abrazo de su padre. Ella corrió para coger el teléfono inalámbrico y entonces subió rápidamente las escaleras. En su habitación, ella tuvo en sus manos el teléfono un largo tiempo antes de que sus dedos marcaran el número de David. Él lo cogió después de la primera señal. “¿Hola?” “Hey,” dijo ella rápidamente, obligándose a no colgar. “Laurel. ¡Hey! ¿Qué pasa?” Los segundos se estiraron en el silencio. “¿Laurel?” “¿Sí?” “Tú me llamaste.” Más silencio. “¿Puedo ir?” dijo ella bruscamente. “Um, claro. ¿Cuándo?” “¿Ahora mismo?”
  37. 37. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN CAPÍTULO 6 Traducido por Almiux Unos minutos después, Laurel trabó de nuevo la puerta de su habitación inclinado la silla bajo la manija. Levanto el frente de su camiseta y liberó una orilla una de las franjas blanco- azuladas, de su bufanda rosada. Casi olvidó que estaba atada a su espalda. Cogió las tijeras de manicura de su madre y estudio el borde de uno de los pétalos. Probablemente no necesitaba un pedazo muy grande. Lo miró de nuevo y seleccionó una punta curveada de los rebordes ondulados. Se abrazó mientras colocaba las tijeritas en posición. Deseaba cerrar sus ojos, pero estaba temiendo hacerse más daño de ese modo. Contó en silenció. ¡Uno, dos, tres!..Mejor cuento hasta cinco. Hasta llamarse así misma cobarde, posicionó las tijeras otra vez. ¡Uno, dos tres, cuatro, cinco! Presionó y las tijeras hicieron un corte limpio. Laurel jadeó y dio unos saltitos por unos segundos mientras el ardor se alivió y miro hacia el borde cortado. No estaba sangrando, pero drenaba un poco de líquido claro. Laurel eliminó el líquido con una toalla antes de colocar suavemente el borde dentro de su bufanda. Después envolvió la pequeña muestra en un pañuelo y la escondió en su bolsillo. Bajo a saltitos las escaleras tratado de lucir lo más normal que le fuera posible. Hasta que vio muy cómodamente a sus padres tomando su desayuno ella dijo, “Voy a casa de David” “Espera”, dijo su papá. Laurel se detuvo, pero no volteó. “Que tal si dijeras ‘¿Puedo ir con David?’ ” Laurel forzó una sonrisa en su rostro.”¿Puedo ir con David?” Sus ojos no dejaron de mirar el periódico mientras acercaba su café hacia su boca “Seguro. Diviértete”. Laurel hizo que sus pies caminaran a un ritmo normal hacia la puerta, pero en cuanto se cerró detrás de ella, corrió a su bici y pedaleó hacia su destino. Eran tan solo unas cuantas cuadras a la casa de David, y tan pronto como llegó, Laurel recargo su bici contra el garaje. Se paró en el felpudo, concentrada en el brillo rojizo de la puerta principal, y tocó el timbre antes de que pudiera convencerse a si misma de arrepentirse y correr a casa. Contuvo el aliento mientras escuchaba pasos y la puerta se abrió. Era la madre de David. Laurel intentó ocultar la sorpresa en su rostro – después de todo, era sábado, y Laurel debió haber esperado que ella se hallara en casa. Pero era solamente la segunda vez que ella la había visto. Ella vestía una linda camiseta roja sin manga y unos jeans con su largo, casi negro cabello suelto cayéndole hacia su espalda en ondas. Era la mamá menos maternal que Laurel había visto. De buen modo. “Laurel, que agradable verte”
  38. 38. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN “Hola”, Dijo Laurel nerviosamente, entonces sólo se quedó ahí parada. Por suerte David estaba por ahí. “Hey”, dijo él con una gran sonrisa. “Ven acá” le hizo una seña a Laurel hacia el pasillo. “Laurel necesita un poco de ayuda con una tarea de biología”, le explicó a su madre. “Estaremos en mi habitación”. La mamá de David les sonrió a ambos. “¿Necesitan algo? ¿Un bocadillo o algo?” Negó con la cabeza. “Sólo un poco de silencio. Es una materia bastante compleja” “Entonces los dejaré solos”. La puerta verde bosque de la habitación de David estaba entreabierta, extendiendo su brazo, David introdujo a Laurel. Se inclinó para sacar su libro de biología de su carpeta y, después de mirar hacia el pasillo para asegurarse de que su madre no estuviera cerca, cerró la puerta. Laurel observó la puerta cerrada. Había estado en su habitación antes, pero el nunca había cerrado la puerta, se dio cuenta por primera vez de que el pomo de la puerta no tenía pestillo “Tu mamá no suele, pues, escuchar tras la puerta, ¿o sí?” Preguntó Laurel. Sintiéndose tonta mientras la pregunta se el escapaba de la boca. David resopló “Nunca. He ganado mucha privacidad al no preguntar porqué muchas de las citas de mi mamá no se marchan hasta la mañana. Me alejo de los asuntos de mamá; ella se mantiene ajena de los míos” Laurel se carcajeó, un poco dejando escapar ahora un poco de los nervios ahora que se encontraba ahí. David le señaló la cama y jaló una silla para sí. “¿Entonces?” dijo después de unos segundos. Era ahora o nunca. “Realmente, estaba deseando que miraras algo bajo el microscopio por mí”. La confusión se reflejó en el rostro de David “¿Mi microscopio?” “Dijiste que tenías uno muy bueno”. Se recuperó rápidamente “Ah, bien. Sí, claro.” Laurel buscó en su bolsillo y sacó el pañuelo. “¿podrías decirme qué es esto?” Tomó el pañuelo, lo desenvolvió muy cuidadosamente, y miró el pedacito blanco. “Parece un pedazo del pétalo de una flor”. Laurel puso los ojos en blanco. “¿podrías mirarlo bajo tu microscopio?” “Seguro” se volteó hacia una mesa cubierta de varias piezas de equipo- algunas que Laurel reconoció como piezas del laboratorio de biología. Unas pocas. Él retiró una cubierta gris de un brillante microscopio y tomo una platina de una caja de pequeños paneles de vidrio separados por delgadas hojas de papel “¿Puedo seccionarlo?” preguntó, mirando hacia ella. Laurel se estremeció al recordar recortárselo hace menos de media hora y asintió. “Es todo tuyo”. David cortó un pequeño trozo y lo colocó en la platina, le agregó una solución amarilla, y lo cubrió con otra platina. Sujeto la platina debajo de la lente jugueteó con los discos de aumentos mientras se asomaba por el ocular. Los minutos pasaron lentamente mientras ajustaba el disco y movía la platina, mirándola desde distintos ángulos. Finalmente se enderezó. “Todo lo que realmente pudo
  39. 39. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN decirte es que ciertamente es un pedazo de planta y que las células están muy activas, lo que significa que está creciendo. Floreciendo. Eso asumo por el color. “¿Un trozo de planta? ¿Estás seguro?” “Muy seguro.” Le dijo, mirando nuevamente por el ocular. “¿No es una parte de animal?” “M -m. De ningún modo.” “¿Cómo lo sabes?” Él buscó entre algunas platinas etiquetadas y preparadas en otra caja. Seleccionó una con una gota rosada y procedió a enfocar el microscopio. “Ven”, le dijo, haciéndole señas levantándose de su silla. Ella tomó su lugar y se inclinó relativamente cerca sobre el microscopio. “No te va a morder”, él dijo riéndose. “Inclínate más cerca” Lo hizo y abrió sus ojos a una imagen de un mundo rosa con líneas marrón y puntillos. “¿Qué se supone que estoy viendo?” “Quiero que veas las células. Se parecen mucho a las ilustraciones de nuestro libro de biología. ¿Viste como están redondas o de forma irregular? Se ven como manchas, todas juntas, conectadas.” “Bien”. Deslizó de nuevo el microscopio hacia él y cambió a la platina amarilla que había preparado hacía unos minutos. Después de girar los discos de aumento, le pasó de nuevo el microscopio. “Ahora observa ésta”. Laurel colocó su frente cerca al ocular nuevamente, mucho más temerosa de esta platina que de la anterior. Deseó que David no notara que sus manos le temblaban. “Mira estas células ahora. Son algo cuadradas y uniformes. Las células vegetales son efectivamente, no como las células animales. Y tienen una pared celular gruesa que es cuadrangular como las que estas viendo aquí. No estoy diciendo que no verás células animales cuadradas, pero no serían tan uniformes, y las paredes celulares serían más delgadas”. Laurel se volvió a sentar muy lentamente. Esto no tenía ningún sentido. ¡De hecho, tenía una planta creciéndole de su espalda! ¡Una planta parásita mutante! Ella era el fenómeno de fenómenos, y si alguien se enteraba, sería encerrada y pinchada por el resto su vida. La cabeza empezó a darle vueltas y sitió como si todo el aire hubiera sido extraído de la habitación. Su pecho se contrajo y parecía no poder tomar una bocanada de aire. “Debo irme”, murmuró. “Espera” dijo David, asiéndola del brazo. “No te vayas. No mientras estás toda trastornada como ahora. Intento verla a los ojos, pero ella no quería mirarlo.”Estoy realmente preocupado por ti. ¿Puedes explicármelo?”
  40. 40. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Ella miró en sus ojos azules. Eran gentiles y honestos. No era que ella creyera que él no podría guardar un secreto; estaba segura que lo haría. Confiaba en él, se dio cuenta. Tenía que decírselo a alguien. Tratar de enfrentarlo sola no había funcionado. Ciertamente no había funcionado. Tal vez el entendería. ¿Qué perdía? Titubeó. “¿No le dirás a nadie? ¿Nunca?” “Nunca”. “¿Lo juras?” Asintió solemnemente. “Necesito escucharte decirlo, David.” “Lo juro”. “No hay fecha de caducidad en esta promesa. Si te lo digo”- su énfasis en el si era distintivo- “no puedes nunca decírselo a nadie. Nunca. Ni en diez, veinte o cincuenta años-” “¡Laurel espera! Prometo no decirle a nadie. A menos que me lo pidas.” Lo miró. “No es un fragmento de flor, David. Es un fragmento mío.” David la observo por un buen tiempo “A qué te refieres, ¿es un pedazo tuyo?” Había pasado al punto sin regreso. “Tenía este bulto en mi espalde. Por eso estaba tan rara. Pensé que tenía cáncer o un tumor o algo. Pero esta mañana…esta cosa o flor brotó de mi espalda. Tengo una flor emergiendo de mi espalda” se sentó con los brazos cruzados en el pecho, desafiándolo aceptarla ahora. David miraba con su boca levemente abierta. Se levantó, colocó las manos en su cintura, presionó sus labios. Se volvió y camino hacia la cama y se sentó con sus codos en sus rodillas. “Voy a preguntarlo solo una vez, porque debo- pero nunca lo volveré a hacer porque creo que me responderás, ¿bien?” Asintió. “¿Es esto una broma, o realmente crees lo que me acabas de decir?” Se paró rápidamente y se dirigió hacia la puerta. Había sido un error acudir a él. Un gran error. Pero antes debía girar el pomo, David se paró enfrente de ella. Bloqueándole el paso. “Espera. Dije que debía preguntarlo una sola vez. Y en serio. Si me juras que esto no es una broma, te creeré.” Lo miró a los ojos y los examinó cuidadosamente. Lo que vio la sorprendió. No era incredulidad, era incertidumbre. Él simplemente no quería ser parte de una estúpida broma. Ella quería probar que no haría eso-no a él”. “Te lo mostraré”, le dijo, pero sonó más como una pregunta. “Bien”. Su voz era tentativa también. Se volvió de espaldas y desató el nudo de su bufanda. En cuanto liberó los enormes pétalos, se subió la camiseta de su espalda para que pudieran alcanzar su posición normal.
  41. 41. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN David boquiabierto, con sus ojos totalmente abiertos y su boca aun muy abierta. “Pero cómo- no puedes- hay- ¿qué demonios?”. Laurel de dio una sonrisa forzada “Sip”. “Puedo… puedo verla más de cerca” Laurel asintió y David se acercó vacilante. “No muerdo” dijo, pero su tono era serio. “Lo sé es sólo que…”Su cara enrojeció. “No importa”. Caminó cerca de ella y acarició con sus dedos a lo largo de las suaves superficies. “¿Esto está bien?” le preguntó. Laurel asintió. David acarició delicadamente alrededor de la base donde su piel se entremezclaba con las hojitas verdes. “No hay ni siquiera una grieta aquí. Emergen directamente de tu piel. Es la cosa más increíble que he visto.” Laurel miró hacia el piso, no sabía que decir. “Puedo entender porque estabas un poco rara esta semana”. “No tienes idea”, dijo Laurel mientras se sentaba en su cama y giraba su espalda hacia la ventana para que el sol brillara en los pétalos. La luz solar era extrañamente reconfortante. David la miró, con sus ojos llenos de dudas. Pero no dijo nada. Se sentó al otro lado de la habitación frente a ella, sus ojos se movían rápidamente de su cara a los pétalos sobresaliendo de sus hombros, una y otra vez. “¿Tú has…?” Pero se detuvo. Después de un minuto se paró y se paseó por la habitación “¿Podría ser?” Dejó de hablar nuevamente y continuó paseándose. Laurel perdió los estribos. “Por favor no pasees- me vuelve loca.” David inmediatamente se dejó caer en la silla. “Perdón” La examinó otra vez. “Sabes que esto es imposible, ¿verdad?”. “Créeme, estoy consciente”. “Lo sé… solamente, ver es creer, pero creo que si parpadeo un par de veces, me despertaré… o mi vista se aclarará o algo”. “Está bien”. Dijo Laurel, dirigiéndose a sus manos en su regazo. “Yo también sigo esperando despertarme.”Alargó su mano, y agarró un gran pétalo, lo examinó por unos cuantos segundos antes de soltarlo. Osciló hasta enderezare a un lado de su rostro. “¿No los vas a amarrar otra vez?” preguntó David. “Se sienten mejor si los dejo sueltos”. “¿Se sienten mejor? ¿Puedes sentirlos?”. Laurel asintió. El miró hacia el pedacito que ella se había cortado “¿Te dolió?” “Me ardió bastante” “¿Puedes… moverlos?”
  42. 42. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN “Bueno, si puedes sentirlas, pueden ser más una parte de ti que… un crecimiento. Tal vez no sean realmente pétalos de flor, tal vez sean más bien- bueno, alas”. Se rió. “Suena bastante raro ¿eh?” Laurel rió “¿Más raro que el hecho de que me están creciendo de la espalda en primer lugar?” “Buen punto” Suspiro mientras sus ojos se desviaban hacia los pétalos brillando al sol. “¿Entonces… debes hidratarlo… s?” “No lo sé” Laurel resopló. “¿No sería agradable? Entonces tendría un modo de marchitarlas”. David murmuro algo por lo bajo. “¿Qué?” David se encogió de hombros. “Creo que es bonita. Sólo eso” Laurel miró por encima de sus hombros los contornos ondulados teñidos de azul que se extendían externamente a cada lado suyo. “¿Lo crees?” “Seguro. Si fueras a la escuela así, apuesto que la mitad de las chicas se pondrían locamente celosas.” “Y la otra mitad me vería como si fuera un fenómeno de la naturaleza. No, gracias.” “Entonces ¿qué vas a hacer?” Sacudió su cabeza. “No sé que puedo hacer. Nada, supongo. ” Se rió sin nada de ánimo. “¿Esperar a que se apodere de mi cuerpo y me mate?” “Tal vez se quite”. “Claro, era lo que me decía acerca del bulto.” David vaciló “Le has dicho a… tus padres.” Laurel sacudió su cabeza. “¿Les va a decir?” Negó con la cabeza nuevamente “Creo que deberías” Laurel pasó saliva “He estado pensando en eso desde que me levanté.” Volvió para mirarlo. “Si tu fueras un padre y tu hijo te dijera que tiene una planta gigante saliéndole de la espalda, ¿qué harías?” David empezó a hablar, después bajo la mirada hacia el piso. “Harías algo responsable. La llevarías al hospital; la encerrarían y la pincharían y se convertiría en un fenómeno médico. Eso es lo que me pasaría a mí. No quiero ser esa chica, David.” Tal vez tu mamá pueda hacer algo para ayudar,” David sugirió a medias. “Ambos sabemos que esto es algo más grande de lo que mi madre podría arreglar.” Entrelazó sus dedos al frente. “Honestamente, si esta cosa va a matarme, prefiero hacerlo en privado. Y si se va” se encogió de hombros, extendiendo sus manos al frente, “entonces es mejor que nadie lo sepa.” “Bien,”dijo finalmente David. “pero creo que necesitas considerar si pasa algo más.” “¿Qué más podría pasar?” preguntó Laurel. “Podría crecer más. O extenderse.”
  43. 43. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN “¿Extenderse?” no había considerado eso. “Sip, como si las hojas empezaran a crecer por toda tu espalda-o tuvieras flores…en alguna atraparte.” Estuvo callada por un buen rato. “Pensaré en eso.” Él rió secamente. Creo que adivine porque no quisiste venir a la playa hoy.” “Oh, cielos. Lo lamento. Lo olvide completamente.” “Está bien. Es dentro de un par de horas.” Estuvo callado por un rato. “Te invitaría otra vez, pero…” gesticulo hacia los pétalos y Laurel asintió tristemente. “No funcionaría”. “Aunque, ¿puedo ir a verte después? ¿Sólo para asegurarme de que estás bien?” Lágrimas se anegaron en los ojos de Laurel. “¿Crees que estaré bien?” David la acompaño en la cama y dejó caer un hombro alrededor de sus hombros. “Eso espero”. “No lo das por hecho, ¿o sí?” “No,” David contestó honestamente. “Pero verdaderamente lo espero.” Ella se frontó la cara con su brazo. “Gracias.” “Entonces ¿puedo ir?” Ella le sonrió y asintió.
  44. 44. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN CAPÍTULO 7 traducido por Meli Laurel descansaba en el sofá cuando sonó el timbre. "Lo conseguiré” ella dijo. Abrió la puerta y sonrió a David con su remera negra sobre pantalones cortos de color amarillo brillante y bordo. "Oye", dijo, mientras salía al porche y cerraba la puerta detrás de ella "¿Cómo estuvo la fiesta?" David se encogió de hombros. "Podría haber estado mucho mejor si hubieras estado allá." Él vaciló. "¿Cómo estas?" Laurel miró hacia abajo al suelo. "Estoy bien. Igual que esta mañana. " "¿Te duele o algo?" Ella sacudió la cabeza. Sentía su mano decender por su brazo. "Todo va a estar bien", dijo suavemente. "¿Cómo se supone que va a estar bien, David? Tengo una flor creciendo en mi espalda. Eso no esta bien." "Quiero decir, nosotros pensaremos algo." Ella rió tristemente. "Lo siento. Viniste para ser agradable, y yo soy solamente justa - " Su voz fue cortada por linternas brillantes dirigidas a su cara. Ella sostuvo una mano para bloquear el fulgor y miró un coche aparcando en el camino de entrada. Un alto y amplio hombre salio y comenzó a andar hacia ellos. "¿Esta es la residencia de los Sewell?" Su voz era baja y áspera. “Sí" Laurel dijo en cuanto él entro y estuvo bajo la luz del porche. Laurel arrugo su nariz involuntariamente. Su cara no parecía correcta. Los huesos faciales eran agudos y rugosos y su ojo izquierdo se inclinaba hacia delante. Su nariz larga se parecía haber sido roto unas cuantas veces sin volver a ser colocada correctamente, y aun cuando él no se mofara, su boca fue puesta en una mirada permanente de decepción. Sus hombros eran enormemente amplios y el traje que él llevaba se veía fuera de lugar sobre su voluminosa forma. "¿Están tus padres en casa?" Preguntó el hombre. "Sí, sólo un segundo." Se volvió lentamente. "Eh, vamos entren" Ella dejó la puerta abierta y tanto el hombre como David entraron dentro. Cuando los tres estaban ya en la entrada, el hombre sorbió su nariz y a continuación, aclaro su garganta. "¿Tienes una fogata o algo hoy?", Preguntó, mirando críticamente hacia David. "Sí," dijo David. "Abajo en la playa. Yo estaba a cargo de la iluminación, y vamos a decir que hubo una gran cantidad de humo antes de que existiera cualquier fuego. "Él se rió por un segundo, pero cuando el hombre ni siquiera sonrío, se quedó en silencio. "Voy a ir por ellos", dijo Laurel de prisa. "Voy a ayudarla", dijo David, después de ella.
  45. 45. WINGS – APRILYNNE PIKE FORO SECRETO DE AHYNN Caminaron a la cocina, donde los padres de Laurel tomaban el té. "Hay un hombre aquí que quiere verlos", dijo Laurel. "Oh." Su papá coloco su taza de té sobre la mesa y marcó un lugar en su libro. "Perdonen". Laurel tardó en la entrada, mirando a su papá. La mano de David estaba en el pequeño bulto de su espalda, y ella esperó que él no lo moviera. No podía decir con precisión que ella tuviera miedo, pero ella no podía sacudirse de encima un sentido que le decía que algo no estaba exactamente bien. "Sarah", su padre llamó. "Jeremías Barnes está aquí." La mamá de Laurel dejo su taza sobre la mesa con fuerte estruendo y se apresuró pasado cerca de David y Laurel hacía la puerta delantera. "¿Quién es Jeremías Barnes?" David preguntó bajo su aliento. "Agente Inmobiliario" Laurel respondió. Ella miró a su alrededor. "Ven aquí", dijo, agarrando la mano de David. Ella tiró de él hasta las escaleras detrás del sofá donde estaba tomando Mr.Barnes asiento. Ella fue de puntillas unos pocos pasos, hasta quedar fuera de vista. Luego soltó la mano de David, pero como se sentaron, él puso su brazo a través de la escalera detrás de ella. Ella se inclinó un poco, disfrutando de la sensación de él a su lado. Que ahuyentaba un poco la inquietud que había venido construyendo desde que el Sr. Barnes llegó. "Espero que no le importe que yo halla venido sin avisar ", dijo Barnes. "No, en absoluto," dijo la madre de Laurel. "¿Puedo hacerle una taza de café? ¿Té? ¿Agua? " " Estoy bien, gracias ", dijo Barnes. Su voz profunda condujo al cuerpo de Laurel al límite. "Tuve algunas preguntas acerca de los orígenes de la propiedad antes de presentar nuestra oferta oficial", dijo Barnes. "Tengo entendido que la familia es dueña de la tierra. ¿Cuánto tiempo ha estado su familia en estas tierras? " " Desde los días de la fiebre del oro, " dijo la mamá de Laurel. "Mi extraño bis abuelo reclamó la tierra y construyó la primera cabina allí. Nunca encontraron el oro, aunque… Cada uno en mi familia ha vivido allí en un tiempo u otro desde entonces.” “¿Nadie alguna vez trató de venderlo? “Ella sacudió su cabeza. " No, solamente yo. Me imagino la vuelta de mi madre en su tumba, pero…" Ella se encogió. "Tanto como lamentamos verlo ir, hay cosas más importantes. " "De verdad. ¿Hay allí cualquier cosa…inusual sobre la propiedad?" Los padres de Laurel se miraron el uno al otro y entonces sacudieron sus cabezas. "No lo creo" dijo su papá. Barnes cabeceó. "¿Ha tenido usted algún problema con intrusos? ¿Forasteros que tratan de agacharse allí? ¿Algo así? " " No realmente, " dijo el papá de Laurel. " De vez en cuando tenemos gente tomando paseos a través de la tierra, y nosotros vemos a la gente aquí y allí. Pero entonces, vamos inmediatamente con Redwood National Park; no tenemos una valla y no fijamos ninguna advertencia de líneas de propiedad. Estoy seguro de que si usted quiere hacerlo, no tendrá ningún problema.”

×