Your SlideShare is downloading. ×
El sodio y el potasio en la patogénesis de la hipertensión
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

El sodio y el potasio en la patogénesis de la hipertensión

1,491
views

Published on

Published in: Health & Medicine

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,491
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. El sodio y el potasio en la patogénesis de la hipertensión La hipertensión afecta aproximadamente al 25% de la población adulta en todo el mundo, y su prevalencia se prevé que aumente en un 60% para el año 2025, cuando puede verse afectado un total de 1,56 millones de personas. 1 es el factor de riesgo importante para la enfermedad cardiovascular y es responsable de la mayor parte muertes en el mundo. 2 hipertensión primaria, también conocida como hipertensión esencial o idiopática, representa hasta el 95% de todos los casos de hipertensión. 3 Resultados de la hipertensión primaria de la interacción de los trastornos internos (sobre todo en el riñón) y el entorno externo. Sodio, el principal catión extracelular, ha sido considerado como el factor ambiental fundamental en el trastorno. Numerosos estudios muestran un efecto adverso de un exceso de sodio en la presión arterial. 4-7 Por el contrario, el potasio, el principal catión intracelular, generalmente se ha considerado como un factor de menor importancia en la patogénesis de la hipertensión. Sin embargo, la abundante evidencia indica que un déficit de potasio tiene un papel fundamental en la hipertensión y sus secuelas cardiovasculares. 8-10 En esta revisión, examinamos cómo la interdependencia de sodio y de potasio influye la presión arterial. La evidencia reciente, así como los estudios clásicos apuntan a la interacción de sodio y de potasio, en comparación con un exceso aislado de sodio o déficit de potasio, como el factor dominante del medio ambiente en la patogénesis de la hipertensión primaria y su riesgo cardiovascular asociado. Esta revisión concluye con las recomendaciones recientes del Instituto de Medicina sobre la ingesta dietética de sodio y potasio. SODIO EN LA DIETA Y LA HIPERTENSIÓN La hipertensión primaria y los aumentos relacionados con la edad en la presión arterial están prácticamente ausentes en poblaciones en las que el consumo individual de cloruro de sodio es menos de 50 mmol por día; se cumplen estas condiciones, principalmente en poblaciones en las que las personas consumen más de 100 mmol de cloruro de sodio por día . 3 El Estudio Internacional de sal y la presión arterial (INTERSALT), que incluyó a 10.079 pacientes de 32 países, mostró un valor de excreción de sodio urinaria mediana de 170 mmol por día (aproximadamente 9,9 g de cloruro de sodio por día). 11 A pesar de la ingesta de sodio individuo en la mayoría de las poblaciones en todo el mundo supera los 100 mmol por día, la mayoría de las personas permanecen normotensos. Parece, pues, que la ingesta de sodio que excede 50 a 100 mmol por día es necesaria pero no suficiente para el desarrollo de la hipertensión primaria. En un análisis a través de las poblaciones, los investigadores Intersalt estima un aumento de la presión arterial con la edad en un período de 30 años (por ejemplo, del 25 al 55 años de edad), la presión arterial sistólica media fue de 5 mm Hg más alta y la presión arterial diastólica fue de 3 mm Hg más alta cuando la ingesta de sodio se incrementó en un 50 mmol por día. En un análisis dentro de las poblaciones individuales, también se detectó una correlación positiva entre la ingesta de sodio y la presión arterial después del ajuste de un número de variables de confusión potenciales. 11 Los seres humanos comparten identidad genética del 98,4% con los chimpancés y un estudio de intervención histórica en los chimpancés mostraron que la adición de hasta 15 g de cloruro de sodio a la dieta por día se incrementó la presión arterial sistólica en 33 mm Hg y la presión arterial diastólica de 10 mm Hg, y los aumentos se revirtieron tras la retirada del suplemento de
  • 2. cloruro de sodio. 12 En los Enfoques Alimenticios para Detener la Hipertensión estudio de sodio (DASH), la reducción de la ingesta de sodio causó una disminución gradual en la presión arterial. Los niveles de consumo de sodio estudiados de forma aleatoria fueron de aproximadamente 150 mmol por día, 100 mmol por día, y de 50 mmol por día. 13 Un meta- análisis de ensayos controlados aleatorios que duran al menos 4 semanas llegó a la conclusión de que la reducción de la ingesta de sodio de 50 mmol por día disminuye la presión arterial sistólica en un promedio de 4,0 mm Hg y la presión arterial diastólica en un promedio de 2.5 mm Hg en los sujetos hipertensos y disminuye la presión arterial sistólica en un promedio de 2,0 mm Hg y la presión arterial diastólica en un promedio de 1.0 mm Hg en normotensos sujetos. 14 EL CONTENIDO DE POTASIO DE LAS DIETAS RICAS EN SODIO En comparación con las dietas basadas en alimentos naturales, las dietas basadas en alimentos procesados son altos en sodio y baja en potasio. 3,10 Por ejemplo, dos rebanadas de jamón (57 g) contiene 32.0 mmol de sodio y 4,0 mmol de potasio y un taza de sopa de fideos de pollo en lata contiene 48.0 mmol de sodio y 1,4 mmol de potasio. Por el contrario, las dietas que contienen abundantes frutas y verduras son pobres y de sodio-potasio-ricos. 3,10 Por ejemplo, una naranja (131 g) no contiene sodio y 6,0 mmol de potasio, y una taza de guisantes cocidos contiene 0,3 mmol de sodio y 9,8 mmol de potasio. Poblaciones aisladas que comen alimentos naturales tienen un consumo de potasio individual que excede 150 mmol por día y una ingesta de sodio de sólo 20 a 40 mmol por día (la relación de potasio en la dieta de sodio es> 3 y por lo general cerca de 10).6,8 , 10 Por el contrario, las personas en los países industrializados comen muchos alimentos procesados y de ese modo ingieren 30 a 70 mmol de potasio por día y tanto como 100 a 400 mmol de sodio por día (el potasio en la dieta habitual: relación de sodio es <0,4). 3 , 10 La hipertensión afecta a menos del 1% de las personas en sociedades aisladas, pero aproximadamente un tercio de los adultos en los países industrializados. 3,10 Las diferencias en la prevalencia de la hipertensión en estas poblaciones generalmente se han atribuido a las diferencias en las cantidades de sodio en la dieta consumida, pero podrían también reflejan diferencias en la ingesta de potasio. El movimiento de las poblaciones aisladas en zonas más urbanas está consistentemente asociada con aumentos relacionados con la edad en la presión arterial y un aumento en la prevalencia de la hipertensión como el potasio en la dieta: Relación de sodio disminuye en la nueva ubicación. 15,16 EFECTOS VASCULARES DE LA PÉRDIDA DE POTASIO Los primeros informes de la vasodilatador o sangre para bajar la presión propiedades tanto de agotamiento de potasio y suplementos de potasio 17,18 reconocimiento tardío de los efectos del agotamiento del potasio que son tóxicos para los vasos sanguíneos. Estos estudios de los efectos de una baja ingesta de potasio sobre la presión arterial, realizados en su mayoría en las ratas jóvenes, también se involucraron una baja ingesta de sodio y cloruro. Restricción de potasio provoca un déficit en potasio celular que activa a las células para obtener de sodio con el fin de mantener su tonicidad y el volumen. 19 Los déficit de potasio, de sodio, y cloruro en el cuerpo impuesta por los primeros estudios contraído tanto los compartimentos intracelulares y extracelulares, así engendrar una disminución de la presión arterial. 18,20 Estudios posteriores
  • 3. en ratas mostró que el efecto presor de la depleción de potasio requiere abundante consumo de cloruro de sodio (por ejemplo, 4,5 g de cloruro de sodio por 100,0 g de la ingesta alimentaria). 21 Los estudios de población han demostrado una relación inversa de la ingesta de potasio para la presión arterial, la prevalencia de la hipertensión o el riesgo de accidente cerebrovascular. 8,22- 25Después de ajustar por posibles factores de confusión, los investigadores Intersalt estima que una disminución de la excreción de potasio en 50 mmol por día se asoció con un aumento de la presión sistólica de 3,4 mm Hg y un aumento en la presión diastólica de 1,9 mm de Hg. El potasio en la orina: relación de sodio en el estudio INTERSALT tenía una relación significativa, inversa con la presión arterial. Esta relación dio a luz una relación estadística más fuerte para la presión arterial que hicieron sodio o excreción de potasio solo. 11 En comparación con los blancos, los negros tienen una mayor prevalencia de la hipertensión y el consumo de alimentos bajos en potasio, el consumo de sodio entre los blancos y los negros es similar. 10,23 Por ejemplo, en el Estudio Condado de Evans, 23% de los blancos y el 38% de los negros tenía una presión diastólica de 90 mm Hg o más. La excreción urinaria de potasio de 24 horas fue de 40 mmol por día para los blancos y 24 mmol por día para los negros. 26 En estudios clínicos, una dieta baja en potasio (10 a 16 mmol por día) junto con la ingesta de los participantes habitual de sodio (120 a 200 mmol por día) y la retención de sodio causado una elevación de la presión arterial; en promedio, la presión sistólica aumentó en 6 mm Hg y la presión diastólica en 4 mm Hg en sujetos normotensos, y la presión sistólica aumentó en 7 mm Hg y la presión diastólica en 6 mm Hg en sujetos hipertensos. 24,25 EFECTOS CARDIOVASCULARES DE LOS SUPLEMENTOS DE POTASIO Los estudios han demostrado que el aumento de la ingesta de potasio de ratas hipertensas que fueron alimentados con las dietas de alto contenido de sodio bajan la presión arterial, la reducción de la incidencia de accidente cerebrovascular y muerte relacionada con el accidente cerebrovascular, y prevenir la hipertrofia cardiaca, daño vascular mesentérica, y lesión renal. 27,28En uno de los estudios, estos beneficios son independientes de la sangre efecto reductor de la presión de la dieta. 27 Dieta de arroz y fruta de Kempner, que fue introducido en la década de 1940, era rico en potasio y muy poco sodio. Esta dieta ha sido ampliamente utilizado en el tratamiento de la hipertensión y la insuficiencia cardíaca congestiva. 29 Posteriormente, muchos estudios examinaron el efecto del potasio sobre la presión arterial y la mayoría de ellos identificaron un efecto saludable. 8,30 Un meta-análisis de 33 ensayos aleatorios que evaluaron los efectos de un aumento de la ingesta de potasio sobre la presión sanguínea llegó a la conclusión de que la suplementación de potasio (≥ 60 mmol por día en todos menos 2 ensayos) disminuyó la presión sistólica en un promedio de 4,4 mm de presión de Hg y diastólica en un promedio de 2.5 mm Hg en los sujetos hipertensos y rebajado sistólica la presión en un promedio de 1,8 mm Hg y la presión diastólica en un promedio de 1.0 mm Hg en los sujetos normotensos. 31 Este efecto fue independiente de una deficiencia de potasio línea de base, y que era mayor en los niveles superiores de la excreción de sodio (≥ 160 mmol por día) y en ensayos en los que al menos el 80% de los sujetos eran negro.
  • 4. Suplementos de potasio puede reducir la necesidad de medicación antihipertensiva. Un estudio mostró que con una ingesta de potasio en la dieta aumenta en pacientes hipertensos, el 81% de los sujetos necesita menos de la mitad de la medicación inicial y el 38% requiere ningún medicamento antihipertensivo para el control de la presión arterial, en comparación con el 29% y 9%, respectivamente , en el grupo de control a 1 año de seguimiento. 32 En el estudio DASH, una dieta rica en frutas y verduras, en comparación con la dieta típica estadounidense, la reducción de la presión sistólica en los 133 hipertensos en 7,2 mm Hg y la presión diastólica en 2,8 mm Hg, a un nivel constante de consumo de sodio. 33 El contenido de potasio de la dieta de frutas y verduras era más de dos veces tan alta como la de la dieta americana típica, por lo tanto, su mayor potasio: relación de sodio probablemente representó la mayor parte de la reducción observada en la presión arterial. Sensibilidad de sodio, que se define como un aumento de la presión sanguínea en respuesta a una ingesta de cloruro de sodio más alta que en la dieta de línea de base, se produce en muchos sujetos normotensos e hipertensos 34 ; en sujetos normotensos, la sensibilidad de sodio parece ser un precursor de la hipertensión. Potasio en la dieta se ha demostrado que ejercen un potente efecto inhibidor, dependiente de la dosis en la sensibilidad de sodio. Con una dieta que es baja en potasio (30 mmol por día), el 79% de los negros normotensos y 36% de los blancos normotensos tenían sensibilidad sodio. La suplementación con 90 mmol de bicarbonato de potasio por día resultó en la sensibilidad de sodio en sólo el 20% de los negros; esta proporción coincide con la de los blancos cuando recibieron suplementación con sólo 40 mmol de bicarbonato de potasio por día.Un aumento de potasio en la dieta puede incluso suprimir la sensibilidad de sodio en sujetos normotensos e hipertensos. 10,34 LA FALTA DE ADAPTACIÓN DE LOS RIÑONES A LA DIETA MODERNA Riñones humanos están preparados para conservar el sodio y el potasio excretan. Los humanos prehistóricos, que consumían una dieta baja en sodio pobres y ricos en potasio, fueron bien servidos por este mecanismo. 5 Con esta dieta, la excreción de sodio es insignificante y la excreción de potasio es alto, igualando la ingesta de potasio. Los riñones representan el 90% o más de pérdida de potasio, con el resto que sale a través de la ruta fecal. Este mecanismo, sin embargo, no es apto para la dieta moderna rica en sodio y potasio a los pobres. El resultado final de la falla de los riñones para adaptarse a esta dieta es un exceso de sodio y un déficit de potasio en los pacientes hipertensos ( Figura 1 FIGURA 1 La interacción de la dieta occidental moderna y los riñones en la patogénesis de la hipertensión primaria.). La aldosterona contribuye a la retención de sodio por los riñones. La evidencia de la FraminghamOffspringStudy sugiere que el exceso de aldosterona relativa, tal como se define por los valores de aldosterona más altos dentro del rango fisiológico, predispone a los sujetos
  • 5. normotensos a la hipertensión. 35 En los animales y los seres humanos, una dieta baja en potasio en sí causa la retención renal de sodio por medio de varios mecanismos. 10,24,25,36 Una dieta baja en potasio conduce a un déficit de potasio en el cuerpo como resultado de la conservación inadecuada de potasio por los riñones y el tracto digestivo; con una dieta tales, las pérdidas de potasio fecales pueden superar las pérdidas incluso urinario. 37 Por otra parte, un alto contenido de sodio ingesta aumenta caliuresis, especialmente cuando se ve reforzada por la reabsorción de sodio del túbulo colector cortical renal (donde la reabsorción de sodio y la secreción de potasio vinculadas funcionalmente) (como lo es en la hipertensión primaria). 38 El exceso de sodio y un déficit de potasio en animales hipertensos y los seres humanos se han descrito anteriormente. 3 sodio intercambiable (medida por la técnica de dilución de isótopos) se incrementa en los sujetos hipertensos 39 y se correlaciona positivamente con la presión arterial; esta correlación es más alta en pacientes de mayor edad. 40 A pesar de un exceso de sodio, el volumen de fluido extracelular, el volumen de plasma, volumen sanguíneo y no se incrementan en la hipertensión primaria. 41,42 A la inversa, potasio intercambiable (medida por la técnica de dilución de isótopos) se correlaciona negativamente con la presión arterial en la hipertensión primaria. 40potasio esquelético-muscular está disminuido en la hipertensión no tratada, pero el potasio sérico, por lo general un índice fiable del contenido de potasio en el cuerpo, está dentro del rango normal.43 Presión arterial sistólica y diastólica se correlacionó negativamente con el potasio muscular en sujetos normotensos e hipertensos. 44 MECANISMOS DE SODIO ALTERADA Y LA HOMEOSTASIS DE POTASIO La reabsorción de sodio filtrado por los túbulos renales se incrementa en la hipertensión primaria debido a la estimulación de varios transportadores de sodio situados en la membrana luminal, así como la bomba de sodio, que se localiza en la membrana basolateral y proporciona la energía para este tipo de transporte ( Figura 2 FIGURA 2 Mecanismos moleculares implicados en la retención de sodio y pérdida de potasio por los riñones en la hipertensión primaria.). Un transportador luminal fundamental es sodio-hidrógeno de tipo intercambiador 3, que reside en el túbulo proximal y la rama gruesa ascendente del asa de Henle, donde se reabsorbe el grueso de sodio filtrado. La actividad de este intercambiador se incrementa en los riñones de ratas con hipertensión. 45 Por otra parte, el agotamiento de potasio mejora de sodio- hidrógeno de tipo intercambiador de 3 mediante la inducción de la acidosis intracelular y por la estimulación del sistema nervioso simpático y el sistema renina-angiotensina. 46 suplementos de potasio en la dieta tiene efectos opuestos. El cotransportador de sodio-cloruro en el túbulo distal, el canal de sodio epitelial en el conducto colector, y la bomba de sodio se activan por el exceso de aldosterona en la hipertensión primaria, promoviendo la retención de sodio y pérdida de potasio. 35,45 A alta en sodio aumenta dieta mediante el aumento de la excreción de potasio entrega distal de sodio. Un endógeno "factor de digitálicos-como", que es idéntica a la ouabaína o un estereoisómero de ouabaína, es liberado por las glándulas suprarrenales y el cerebro en respuesta a una dieta
  • 6. alta en sodio. Hay altos niveles de factor de la digital-como en el plasma de aproximadamente el 40% de los pacientes no tratados con hipertensión primaria, y estos niveles se correlacionan directamente con la presión arterial. 47 Factor media retención de sodio Digitalis-como por el aumento de la actividad y la expresión del sodio renal bomba ( Figura 2 ). 48 Contrariamente a sus efectos a corto plazo, el efecto a largo plazo de agotamiento de potasio es estimular la actividad y la expresión de la bomba de sodio renal, promoviendo la retención de sodio.48-50 Dicha estimulación se ha demostrado en cultivos de células renales (después de un 24 -horas de incubación en un baño de baja en potasio) y en ratas alimentadas con una dieta baja en potasio durante 5 semanas. 49,51 Este efecto es similar a la respuesta de la incubación prolongada de las células renales con ouabaína durante 5 días o a la infusión de ouabaína en ratas durante 3 a 4 semanas;.este último maniobra aumenta la presión arterial 52 El efecto estimulador a largo plazo en la bomba renal de sodio (que media en la retención de sodio) contrasta con el efecto inhibidor de la pérdida de potasio y el factor de la digital-como en la bomba de sodio vascular . Se han propuesto mecanismos adicionales de la retención de sodio en la hipertensión primaria, incluyendo una reducción congénita en el número de nefronas, el flujo de sangre medular renal disminuida, y lesión renal adquirida sutil debido a isquemia o inflamación intersticial. 3,5,7,53 Es probable que la herencia contribuye a la hipertensión primaria a través de varios genes implicados en la regulación del tono vascular y la reabsorción de sodio por los riñones. 54 Tal efecto poligénico podría resultar de mutaciones de ganancia de función y los polimorfismos en los genes que codifican componentes o moléculas reguladoras de la sistema de renina- angiotensina y transportadores de sodio renales en los subgrupos de la población ( Figura 2 ). 45 Ejemplos son la activación de los polimorfismos en los genes que codifican G quinasas de receptores acoplados a la proteína (que regulan los receptores de dopamina implicadas en la reabsorción de sodio en el túbulo proximal renal) y α -Adducin (una proteína del citoesqueleto modular la actividad de la bomba de sodio renal). 45 investigaciones basadas en la población de genes candidatos para la hipertensión no han producido resultados inequívocos, sin embargo. La expresión de genes relacionados con la hipertensión podría ser fuertemente afectado por las interacciones ambientales y de comportamiento que difieren en una población y entre poblaciones. 55 En ratas, la administración conjunta de sodio y mineralocorticoides resultados en la retención de sodio, pérdida de potasio, la hipertensión, y daño tisular extenso. Estos cambios tienen un notable parecido con los cambios realizados en ratas con hipertensión inducida por una dieta alta en sodio y baja en potasio, que suprime mineralocorticoides endógenos 56,57 ( Tabla 1 TABLA 1 Efectos de mineralocorticoides, más una dieta alta en sodio o alta El sodio y dieta baja en potasio Solo en animales de laboratorio.). En ambas configuraciones, las consecuencias de un exceso de sodio y un déficit de potasio en el cuerpo puede ser en gran parte responsable de la
  • 7. hipertensión y daño tisular asociado. 58 Por otra parte, en el aldosteronismo primario, aumenta los niveles de aldosterona en la administración de potasio y sin embargo reduce la presión arterial, normaliza la reflejos circulatorios de aumento de la actividad simpática, y corrige hiporreactividadbarorreceptores. 59-61 RETENCIÓN DE SODIO, PÉRDIDA DE POTASIO Y LA HIPERTENSIÓN Efectos sobre la pared arterial La retención de sodio, por medio de la liberación del factor-como digitálicos, y un déficit de potasio o hipopotasemia inhiben la bomba de sodio de las células musculares lisas vasculares arteriales y arteriolar, aumentando de este modo la concentración de sodio y la disminución de la concentración de potasio en el líquido intracelular 47, 62 ( Figura 3 FIGURA 3 vías moleculares implicadas en la generación de un aumento del tono del músculo liso arterial y arteriolar por un exceso de sodio y un déficit de potasio en la hipertensión primaria.). El aumento de sodio intracelular estimula el sodio-calcio tipo intercambiador de 1 en la membrana, la conducción de calcio en las células. Un déficit de potasio en el cuerpo o hipopotasemia inhibe los canales de potasio en la membrana celular, despolarización de la membrana (el potencial de membrana se desplaza más cerca de 0). Debido a su naturaleza electrogénico, la inhibición de la bomba de sodio en sí disminuye el potencial de membrana. Despolarización de la membrana en las células de músculo liso vasculares promueve un nuevo aumento en el calcio intracelular mediante la activación de los canales de calcio dependientes de voltaje en la membrana, los canales de calcio en el retículo sarcoplásmico, y el intercambiador de sodio- calcio. 63 El aumento de calcio citosólico provocado por estos mecanismos desencadena la contracción del músculo liso vascular. PST 2238 (rostafuroxina), un compuesto que antagoniza los efectos del factor de digitálicos-como en tanto la bomba de sodio renal y vascular, y MAR 0400, un inhibidor específico de sodio-calcio tipo intercambiador 1, han demostrado ser prometedores como nuevos agentes antihipertensivos, validar la importancia del factor de la digital-como y el intercambiador sodio-calcio de tipo 1 en la hipertensión primaria.7,48 La homeostasis del sodio y el potasio juega un papel importante en la vasodilatación dependiente del endotelio, lo que es defectuoso en la hipertensión primaria. 64 La retención de sodio disminuye la síntesis de óxido nítrico, un vasodilatador arteriolar elaborado por las células endoteliales, y aumenta el nivel en plasma de L asimétrica dimetil -arginina, un inhibidor endógeno de la producción de óxido nítrico. 65 La restricción de sodio tiene los efectos opuestos. Una dieta rica en potasio y un aumento del potasio sérico, incluso dentro del rango fisiológico, provocan vasodilatación dependiente del endotelio por hiperpolarización de la célula endotelial a través de la estimulación de la bomba de sodio y la apertura de canales de potasio 66,67 ( Figura 4 FIGURA 4 vías moleculares implicadas en potasio Inducido, vasodilatación dependiente del endotelio.).Hiperpolarización endotelial se transmite a las células de
  • 8. músculo liso vascular, lo que resulta en la disminución del calcio citosólico, que a su vez promueve la vasodilatación. Agotamiento de potasio Experimental inhibe la vasodilatación dependiente del endotelio. 66 Las contribuciones de las prostaglandinas, endotelina, péptidos natriuréticos atriales, calicreína, y eicosanoides, así como alteraciones en el equilibrio del calcio, de potasio a los cambios inducidos en el tono arterial y arteriolar y la presión arterial no están bien definidos. 68-71 Los estudios experimentales sugieren que en Además de sus efectos sobre el tono vascular, una dieta rica en potasio disminuye el riesgo cardiovascular mediante la inhibición de la trombosis arterial, la aterosclerosis, y la hipertrofia de la media de la pared arterial. 72-74 El efecto antihipertensivo a largo plazo de los diuréticos tiazídicos a dosis bajas refleja no hipovolemia pero disminuyó principalmente la resistencia vascular sistémica, probablemente causado por cambios en la composición iónica de la pared vascular. 7,75 Natriuresis provoca la pérdida de sodio celular y la redistribución del potasio en las células . 76 La activación de los canales de potasio contribuye a la vasodilatación inducida por tiazidas. 77 Efectos sobre el cerebro Los cambios en las concentraciones de sodio y potasio en el líquido cefalorraquídeo, que actúan sobre una región de detección del cerebro probablemente situado cerca del tercer ventrículo, tienen efectos sustanciales pero anverso sobre la presión arterial ( Figura 5 FIGURA 5 vías moleculares implicados en los efectos centrales de sodio y potasio sobre la presión arterial.). 45,78-82 El aumento de la concentración de sodio en el líquido cefalorraquídeo por la administración intraventricular de solución salina hipertónica aumenta la presión arterial, mientras que el aumento de la concentración de potasio en el líquido cefalorraquídeo mediante la administración de cloruro de potasio tiene la opuesta .efecto 45,78 El aumento de cloruro de sodio en la dieta en animales y seres humanos provoca aumentos pequeños pero significativos en el suero de sodio 83,84 ; datos limitados sugieren que los aumentos resultantes en la concentración de sodio en el líquido cefalorraquídeo contribuyen a una elevación de la presión arterial. 45 , 84 La infusión intraventricular de la aldosterona a una dosis que es demasiado pequeño para aumentar la presión arterial sistémica disminuye cuando se infunde de potasio en el líquido cefalorraquídeo y causa la hipertensión. La administración de cualquiera de potasio o prorenone, un antagonista de mineralocorticoides, a través de la misma ruta impide la disminución de potasio en el líquido cefalorraquídeo y el efecto presor de la aldosterona ( Figura 5 ). 80,81 La acción saludable de pequeñas dosis de espironolactona o eplerenona en la hipertensión y la insuficiencia cardíaca pueden depender en gran medida de los efectos centrales de los medicamentos para prevenir o minimizar una reducción en el potasio extracelular en el cerebro, moderando con ello la descarga simpática. 85 Las acciones centrales de los cambios en las concentraciones de sodio y potasio en el líquido cefalorraquídeo y de un exceso de sodio y un déficit de potasio en el cuerpo son probablemente mediado por los cambios en la actividad de la bomba de sodio neuronal y el sistema renina-angiotensina en el cerebro. 45,78,82 Estos cambios alteran flujo de salida
  • 9. simpático, lo que provoca cambios de dirección de la presión arterial. 86,87 sensibilidadBaroreceptor está deprimido por el agotamiento de potasio y restaurado por suplementos de potasio. 59 Efectos sobre el metabolismo La depleción de potasio inhibe la secreción de insulina y se asocia con intolerancia a la glucosa, mientras que la infusión de potasio y la hiperpotasemia aumentan la tasa de secreción de insulina mediante el cambio del potencial de membrana de las células beta pancreáticas. 88,89 insulina provoca la vasodilatación dependiente del endotelio en el músculo esquelético por causando la liberación de óxido nítrico 90 , esta respuesta se ve afectada en la hipertensión primaria. 91 Hipopotasemia inducida por las tiazidas empeora intolerancia a la glucosa en la diabetes mellitus tipo 2 y aumenta el riesgo de la enfermedad;. Corrección de la hipopotasemia aminora la intolerancia a la glucosa 92 En comparación con los diuréticos, los inhibidores de la angiotensina-la enzima convertidora de angiotensina y los bloqueadores del receptor II, que promueven la retención de potasio , se asocian con un menor riesgo de diabetes de nueva aparición del tipo 2. 93Tratamiento de la hipopotasemia inducida por tiazidas con potasio aumenta el efecto antihipertensivo de los diuréticos. 94 IMPLICACIONES PARA LA PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO Una dieta modificada que se acerca al alto nivel de potasio: relación de sodio de la dieta de los antepasados humanos es una estrategia importante para la prevención y el tratamiento de la hipertensión primaria. La pérdida de peso con dietas ricas en frutas y verduras se ha atribuido tanto a la baja densidad calórica y al alto contenido de potasio de estas dietas, que tienden a aumentar la tasa metabólica. 95 En 2002 su asesor, el comité de coordinación del Programa de Educación para la presión arterial alta Nacional identificó tanto una reducción de sodio en la dieta y los suplementos de potasio como enfoques probados para la prevención y el tratamiento de la hipertensión. 96 El Instituto de Medicina recomienda una ingesta de sodio de 65 mmol por día (aproximadamente 3,8 g de cloruro de sodio por día) para adultos de 50 años de edad o menos, 55 mmol por día (aproximadamente 3,2 g de cloruro de sodio por día) para los adultos de 51 a 70 años de edad, y 50 mmol por día (aproximadamente 2,9 g de cloruro de sodio por día) para los 71 años de edad o más. El instituto también aconseja a los adultos consumir al menos 120 mmol de potasio por día (aproximadamente 4,7 g de potasio por día, que es aproximadamente el doble de la media actual de EE.UU.). 10Estos objetivos requerirán modificaciones para grupos especiales, como los deportistas de competición, las personas que trabajan en ambientes calurosos, los pacientes con enfermedad renal crónica o diabetes, y las personas que toman medicamentos que afectan el equilibrio de potasio. Aprobación de las recomendaciones del Instituto sería aumentar el potasio en la dieta: proporción de sodio en un factor de 10, de aproximadamente 0,2 a aproximadamente 2,0, que es mucho más cerca de nuestro estándar ancestral. La preocupación de que la restricción de sodio puede aumentar el riesgo cardiovascular mediante la activación del sistema simpático y el sistema renina-angiotensina y al afectar negativamente a los lípidos en sangre y sensibilidad a la insulina parece ser fundamento para
  • 10. la ingesta de sodio recomendada. 10 Formas de potasio que no contienen cloruro, tales como los encuentra de forma natural en frutas, verduras y otros alimentos, ofrecen la entrada celular mayor a cambio de sodio y mayores efectos antihipertensivos. 10,97 Siguiendo estas recomendaciones requerirá una campaña global, la referencia cultural dirigida tanto al público en general y profesionales de la salud. El procesamiento de alimentos cambia drásticamente el contenido catiónico de los alimentos naturales, el aumento de sodio y la disminución de potasio. Sólo aproximadamente el 12% de cloruro de sodio en la dieta origina de forma natural en los alimentos, mientras que aproximadamente el 80% es el resultado de la transformación de los alimentos, siendo el resto discrecional (se añade al cocinar o en la mesa). 98Además de la educación del público, el acuerdo de la comida industria para limitar la desviación del contenido catiónico de alimentos procesados de sus homólogos naturales es esencial