• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Entresijos de los centros escolares   sergio garcia
 

Entresijos de los centros escolares sergio garcia

on

  • 1,597 views

Recensión del libro:

Recensión del libro:

Calatayud Salom, M.A. (2009). Entresijos de los centros escolares. Desvelarlos para mejorarlos. Málaga: Aljibe.

Statistics

Views

Total Views
1,597
Views on SlideShare
1,597
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
13
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

CC Attribution-NonCommercial-NoDerivs LicenseCC Attribution-NonCommercial-NoDerivs LicenseCC Attribution-NonCommercial-NoDerivs License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Entresijos de los centros escolares   sergio garcia Entresijos de los centros escolares sergio garcia Document Transcript

    • Entresijos
de
los
centros
escolares.
Desvelarlos
para
mejorarlos. Calatayud
Salom,
M.A.
(2009).
 Entresijos
de
los
centros
escolares.
Desvelarlos
para
mejorarlos.
 Málaga:
Aljibe. Recensión
realizada
por
Sergio
García
Cabezas La 
idea 
fundamental 
que
nos 
quiere
dar
 la 
autora 
María
Amparo
Calatayud
en
su
libro
es
que
la
 escuela 
presenta 
dos
caras
fundamentales.
Una
visible
y
evidente,
que 
es 
la
que 
conocemos 
y
 que
 se 
contrapone 
a
la 
escuela 
oculta,
una 
escuela
llena 
de
entresijos,
secretos
y
misterios
que
hay
que
 desentrañar,
no
sólo
para 
conocerlos,
sino
también
para
intentar
opNmizarlos.
Para
ello
conviene
 acercarse
 a 
ellos 
desde
 diferentes 
prismas 
relacionados
 con
 la
parte
relacional,
 la 
cultura 
o
el
 liderazgo
educaNvo.
Todo
esto
que
forma 
“lo
 no
explícito”
(los
entresijos)
del 
colegio
es
la 
base
 fundamental 
de
las
tesis 
centrales 
del
libro.
 De 
eso
y
 de 
la 
necesidad
de
comprenderlos
ya
que
 sólo
 con
 lo
 visto
 desde
el 
paNo
 de
butacas 
no
 podemos 
mejorar
 la 
escuela.
 Hace
 falta 
saber,
 conocer,
 idenNficar
 y
 comprender
 la 
 parte
 invisible
 para 
 que
 ese
 proceso
 de 
 mejora
 y
 transformación
se
produzca.
Esas
dimensiones
a
estudiar
son
las
siguientes: 
El
sistema
relacional:
las 
relaciones 
micropolíNcas,
interpersonales,
sistemas 
de 
comunicación
y
 procesos 
parNcipaNvos 
que
Nenen
 lugar
 entre
los 
miembros 
que
conforman
el
centro
escolar.
 Estos
miembros
mediaNzarán
lo
que
ocurre
en
la
organización. 
Cultura
organiza3va:
los
valores 
y
las
diferentes 
culturas
profesionales 
que 
encontramos
en
el
 centro
 incluyendo
normas,
 creencias,
 valores,
 símbolos 
y
 rituales 
como
 factores 
que
 influyen
 predominantemente
sobre
todas
las
demás
dimensiones. 1
    • Entresijos
de
los
centros
escolares.
Desvelarlos
para
mejorarlos. 
Liderazgo:
en
esta 
dimensión
la
autora 
posiciona 
todos 
los
mecanismos 
y
procedimientos
que
 cada 
día
se
ponen
en
marcha
en
los 
centros 
para 
que
todo
funcione 
correctamente.
 Desde
la
 planificación
hasta
la
dirección
pasando
por
coordinaciones,
toma
de
decisiones,
gesNón,
etc. Así
 pues,
 de
 estos 
entresijos 
la
escuela
no
 puede
huir
 por
 lo
 que
comprenderlos 
y
 afrontarlos
 estratégicamente 
son
claves
para 
que 
la
labor
docente
que 
en
ellas 
se 
desarrolla
llegue
a 
buen
fin
y
 mejore. Tras 
un
prólogo
en
el 
cual 
la
autora
nos 
explica 
la
razón
principal 
del 
libro,
el 
libro
se 
divide
en
 cuatro
 capítulos 
 donde
 va 
 desgranando
 uno
 por
 uno
 esos
 “entresijos”
 cuya 
 necesidad
 de
 descubrimiento
e
invesNgación
es
esencial
para
poder
mejorar
la
prácNca
educaNva
en
ellos. En
el 
primer
capítulo
nos 
habla
sobre
el 
centro
escolar
como
una 
organización
(o
realidad)
viva 
y
 compleja.
No
se 
centra
en
ninguna
dimensión
oculta 
de
la 
escuela 
sino
que
la 
autora
nos
da 
una
 visión
de 
la
escuela 
como
una 
realidad
viva,
 compleja 
y
 sobre 
todo
única 
llena
de 
significados
y
 procesos 
donde
los 
profesores 
y
equipos 
direcNvos
construyen
su
cultura.
 Cada
centro
posee
una
 cultura
propia 
(y
subculturas),
diversidad
de 
metas,
poder
encarnado
en
personas 
y
grupos,
red
de
 relaciones,
costumbres 
y
 ruNnas 
y
 confrontaciones
ideológicas.
 Viene
a 
definir
 la 
escuela
de
una
 forma 
especialmente 
interesante.
 Dice
que
 es
 la
 ins4tución
 educa4va
 por
 excelencia,
 que
 4ene
 claramente
explicitada
la
intención
de
educar
en
y
para
la
igualdad
de
oportunidades
y
la
equidad
 y
 que,
 a
 su
 vez,
 está
 organizada
 cumpliendo
 las
 funciones
 forma4vas,
 sociales,
 instruc4vas
 e
 integradoras,
 es
 decir,
 ayudando
 al
 alumno
 a
 aprender
 a
 convivir
 y
 a
 ser
 un
 ciudadano
 libre,
 emancipado
y
crí4co
en
una
sociedad
democrá4ca
(p.
21).
 En
el
segundo
capítulo,
la 
autora 
escribe
sobre
la 
comunicación,
el
clima
y,
sobre
todo,
el 
conflicto
 en
 los 
centros 
escolares.
 El 
 clima,
 que 
son
 las 
relaciones 
que
 se
 producen
 entre
 los
 disNntos
 agentes
que
conforman
 la 
comunidad
escolar,
 Nene
diferentes 
visiones 
que 
van
desde
la
visión
 objeNva
(caracterísNcas 
objeNvas,
 perdurables
y
 medibles
que
disNnguen
 una 
enNdad
 de
 otra),
 hasta
la
visión
 subjeNva
pero
colecNva
(percepción
colecNva
de
la 
organización
en
su
conjunto)
 pasando
por
la 
visión
subjeNva
e 
individual
(la
propia
visión
de
cada
persona
que
pertenece 
a 
la
 organización).
En
este 
clima
inciden
factores
como
las 
interacciones 
colecNvas,
el
liderazgo
(tanto
 el 
formal
como
 el
informal)
 y
 las 
estructuras 
de
parNcipación
 y
 toma 
de
decisiones.
 Sobre
este
 clima
y
 las 
relaciones 
interpersonales 
que
en
él
se
producen,
 es 
donde
aparecen
los 
conflictos.
 Conflictos
que
son
elementos 
naturales 
y
propios 
de
la 
escuela,
y
también
básicos 
para
entender
lo
 que 
ocurre
en
ella.
Ante
diferentes 
Npos
de 
conflicto,
hay
que 
tender
 a 
uNlizar
estrategias 
para 
la
 gesNón
 posiNva 
 de 
 los 
 mismos.
 La
 autora
 nos 
 ofrece 
 un
 interesante
 esquema
 indicaNvo
 de
 actuación
determinado
por
cinco
fases: 2
    • Entresijos
de
los
centros
escolares.
Desvelarlos
para
mejorarlos. 
Clarificar
el
origen,
la
estructura
y
la
magnitud
del
conflicto. 
Facilitar
y
mejorar
la
comunicación. 
Trabajar
sobre
los
problemas
concretos
que
Nenen
las
personas
o
grupos
en
oposición. 
Concretar
y
centrarse
en
las
alternaNvas
de
resolución. 
Evaluar
las
estrategias,
procesos
y
resultados. El 
tercer
capítulo
está 
centrado
en
la
cultura 
organizaNva 
del
centro
y
en
la 
posibilidad
de
que
en
 lugar
de 
una
sola 
cultura,
en
la 
escuela
convivan
muchas 
culturas 
a
la 
vez.
Cultura
que
es
la 
clave
y
 el 
foco
para 
tratar
 de
entender
 los 
entresijos
de 
la 
escuela 
y
 de
propiciar
cambios
en
ella.
Para 
la
 autora
la
cultura 
es 
un
componente
que
permanece
a
lo
largo
del 
Nempo,
siendo
di^cil 
cambiarla
 pero
no
imposible.
También
es
importante
destacar
que
en
las 
organizaciones
escolares
no
existe
 sólo
una
cultura
sino
 que 
existen
varias
subculturas 
ligadas 
a
concretas 
personas 
o
a 
unidades
 organizaNvas 
de
la 
escuela.
Nos 
da 
una 
serie
de
definiciones 
de
cultura 
de
otros 
autores 
(Marchesi,
 Fernández,
 Pérez
 Gómez,
 Armengol,
 Lewis 
 o
 Yáñez
 entre
 otros)
 para 
 concluir
 que
 la 
 cultura
 presenta
una
conceptualización
u
otra
dependiendo
del
enfoque
teórico
en
el
que
se
sitúe: 
 Visión
 técnica:
 cultura
 como
 variable
 organizaNva
 que
 desempeña
 un
 papel
 clave
 en
 la
 moNvación
de
los
agentes. 
 Visión
 interpreta3va:
 No
como
variable
organizaNva 
sino
como
el
producto
de
significados 
y
 símbolos
que
se
negocian
y
comparten
por
los
miembros
de
la
escuela. 
Visión
crí3ca:
la
cultura
supone
asumir
las
políNcas
internas
culturales
de
la
organización. Esta
 cultura
 Nene
 una 
 serie
 de
 elementos
 y
 caracterísNcas 
 como
 que
 es
 aprendida,
 que
 es
 conservadora
(de
ahí
su
dificultad
al
cambio),
se 
construye
y
 consNtuye 
una
dimensión
estable
en
 el 
Nempo.
También
Nene
una
serie 
de
funciones 
importantes
de 
citar
 como
que
es
integradora,
 epistemológica,
adaptaNva,
legiNmadora,
instrumental,
reguladora,
moNvadora
y
simbólica.
 La 
cultura,
según
la 
autora,
es 
la
mayor
barrera
del
cambio
pero
también
el
puente
a 
la 
mejora.
Es
 por
esto
que 
el
equipo
direcNvo
debería
propiciar
en
el
centro
una 
serie 
de 
circunstancias 
para 
que
 se 
de 
el
cambio
cultural.
 Cambio
que 
puede
ser
dirigido
o
no
dirigido
y
 que 
sea 
cual 
sea 
debe
ir
 acompañado
por
una
serie
de
estrategias: 
Fomentar
y
apoyar
la
innovación. 
Cambiar
patrones
de
liderazgo. 
Actuar
simbólicamente
(por
ejemplo
un
cambio
de
logoNpo). 
Formar
al
equipo
de
profesores. 
Crear
islas
culturales. El 
cuarto
capítulo
trata
sobre
la 
acción
 direcNva
como
parte
fundamental
para 
acercarse 
a
los
 entresijos 
escolares.
De
entre
todos 
los 
procesos 
de
liderazgo
la 
autora 
se 
centra
en
dos 
aspectos
 principales,
 la 
 acción
 direcNva 
 y
 los 
 esNlos 
 de
 liderazgo
 por
 una
 parte
 y
 por
 la
 otra
 los
 planteamientos
insNtucionales
como
referentes
de
un
modelo
de
escuela.
 En
cuanto
a 
la 
acción
direcNva,
plantea
un
cambio
de 
liderazgo
que
debería
llevar
 de
un
gestor
 y
 jefe,
 a
un
líder,
 preparador
 y
 facilitador;
 de 
un
controlador
 de
personas,
a 
un
moNvador;
 de 
un
 centralizador
 de
autoridad
a
un
distribuidor
 de
liderazgo.
Es
decir,
que
de
una 
perspecNva 
clásica
 3
    • Entresijos
de
los
centros
escolares.
Desvelarlos
para
mejorarlos. de
 liderazgo
 a
 una 
nueva
 imagen
 de
 director
 líder,
 capaz
 de 
orientar
 el 
cambio
 en
 la
 escuela
 asumiendo
retos,
 moNvador,
 que 
resuelva
conflictos,
que
transforme
la
cultura 
de
la 
organizador.
 En
resumen,
que
sea
un
arbfice
social
que
cambie
la
cultura
y
que
cree
comunidad. En
cuanto
a
los
planteamientos 
insNtucionales,
nos 
habla 
de
ciertos 
mecanismos 
que
posibilitan
y
 facilitan
 a 
 los
 miembros 
de
 una
 escuela
 expresas 
 sus
 intereses,
 valores,
 creencias,
 principios,
 modelos
 de
 enseñanza,
 etc.
 y
 converNrlos 
en
 modelos 
específicos 
y
 propios
 del 
centro.
 Estos
 planteamientos
insNtucionales: 
Nos
permiten
organizar
y
clarificar
las
propuestas
educaNvas
de
la
escuela. 
Posibilitan
que
las
acciones
educaNvas
sean
coordinadas
y
coherentes. 
Permiten
que
la 
comunidad
educaNva
revise
y
ponga 
en
común
los
planteamientos 
educaNvos
 del
centro. 
Potencian
una
acción
profesionalizadora
entre
el
equipo
de
docentes.
 
Racionalizan
y
rentabilizan
esfuerzos
personales. 
Permiten
procesos
de
evaluación
y
de
innovación.
 
Informan
a
los
padres
acerca
de
la
oferta
formaNva.
 
Explicitan
la
cultura
de
la
insNtución. Los
 planteamientos
 insNtucionales 
a
 los 
que
 se
refiere
la 
autora 
son
 el
 Proyecto
 EducaNvo
 de
 Centro,
el 
Proyecto
de 
GesNón
del 
Centro,
la 
Programación
General 
de 
Anual 
y
la 
Programación
de
 Aula.
Son
descritos
brevemente
de
lo
más
amplio
a
lo
más
específico. Ya,
 para 
finalizar,
 la 
autora 
escribe 
un
 epílogo
 en
 el 
que
 nos
vuelve 
a 
explicar
 su
 objeNvo
 de
 desvelar
 los
 entresijos
 de 
 las
 escuelas 
 como
 factor
 clave 
 para 
 poder
 así
 cambiar
 a 
 mejor
 las
 insNtuciones
 escolares.
 Mejora 
 que
 viene
 condicionada
 como
 dice
 por
 como
 se
 afronten,
 invesNgen
y
conozcan
estos
entresijos.
Un
reto
complejo
pero
no
imposible
de
lograr. Sin
duda
creo
que
es
un
libro
interesante
por
 la
claridad
con
la
que 
la
autora
presenta
sus 
tesis
 desde
la 
experiencia 
y
el
conocimiento.
Desde 
al
punto
de 
vista
de
la 
lectura,
es 
un
libro
agradable,
 con
un
lenguaje
sencillo
y
muy
bien
estructurado.
 Todo
esto
hace 
que 
sea 
una 
obra 
totalmente
recomendable 
no
sólo
para 
profesionales 
del
sector
 sino
 también
 para 
estudiantes 
de
 Magisterio,
 Educación
 Social 
y
 Pedagogía
 que 
quieran
 darse
 cuenta
de
lo
que
hay
 detrás 
de
lo
visible 
en
la
escuela.
Dentro
del 
ramo
profesional,
 es
un
libro
 más
que 
para 
profesores,
para
directores,
coordinadores 
y
jefes
de
estudio
por
la
importancia
que
 se 
da
al
liderazgo
y
 a
la
acción
direcNva
como
medio
esencial
y
 más 
importante 
para
acercarse 
al
 entendimiento
de
los
entresijos
de
la
escuela. 4
    • Entresijos
de
los
centros
escolares.
Desvelarlos
para
mejorarlos. La
escuela,
como
organización,
presenta
un
lado
evidente
y
otro
oculto,
un
tanto
misterioso
que
la
 hacer
ser
única
e
irrepe4ble
(p.
11). En
 las
 escuelas,
 tanto
 los
 aspectos
 organiza4vos
 como
 los
 pedagógicos
 son
 inseparables
 en
 la
 prác4ca
educa4va
(p.19). Todo
el
proceso
de
enseñanza
y
aprendizaje
se
realiza
de
forma
imprecisa
si
lo
comparamos
con
la
 exac4tud
tecnológica
que
domina
el
mundo
de
la
empresa
(p.
38). Es
la
condición
conflic4va
de
la
organización
escolar
lo
que
hace
que
la
escuela
avance
y
posibilite
 una
educación
más
democrá4ca
(p.
71). El
 centro
 escolar
 ha
 de
 ser
 el
 espacio
 por
 excelencia
 en
 el
 que
 se
 desarrolle
 y
 potencia
 una
 verdadera
cultura
par4cipa4va
(p.
79). La
 cultura
 hay
 que
entenderla
 como
 aquello
 que
 hace
 que
 la
 organización
 se
 mantenga
 unida
 o
 todo
lo
contrario
(p.
88). La
función
de
liderazgo
la
pueden
ejercer
varias
personas,
miembros
de
la
organización,
y
hacerlo
 con
diferentes
niveles
de
implicación
y
de
incidencia
y
no
necesariamente
los
cargos
direc4vos.
Así,
 en
un
centro
 escolar,
puede
ejercer
un
mayor
liderazgo
un
profesor‐tutor
del
centro
que
el
propio
 director
(p.
135). Cada
 día
 más
la
 escuela
 se
ve
 impregnada
 por
 un
 ambiente
 de
complejidad,
 de
 ambigüedad
 e
 incer4dumbre
 que
exigen
 del
profesional
 de
 la
 educación,
 un
 ejercicio
 de
 su
 profesión
 de
 forma
 crea4va
y
apasionada
con
la
mejora
de
la
ins4tución
escolar
(p.
159). Sergio
García
Cabezas 2
de
mayo
de
2010 5