Ensayo de la globalizacion

  • 74,881 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
  • a
    Are you sure you want to
    Your message goes here
  • wikipedia... noo es ensayo esto es un resumen.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
No Downloads

Views

Total Views
74,881
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
800
Comments
2
Likes
6

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. ENSAYO:<br />Globalización<br />La globalización es un proceso económico, tecnológico, social y cultural a gran escala, que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo unificando sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global. La globalización es a menudo identificada como un proceso dinámico producido principalmente por las sociedades que viven bajo el capitalismo democrático o la democracia liberal y que han abierto sus puertas a la revolución informática, plegando a un nivel considerable de liberalización y democratización en su cultura política, en su ordenamiento jurídico y económico nacional, y en sus relaciones internacionales.<br />Este proceso originado en la Civilización Occidental y que se ha expandido alrededor del mundo en la últimas décadas de la Edad Contemporánea (segunda mitad del siglo XX) recibe su mayor impulso con la caída del comunismo y el fin de la Guerra Fría, y continúa en el siglo XXI. Se caracteriza en la economía por la integración de las economías locales a una economía de mercado mundial donde los modos de producción y los movimientos de capital se configuran a escala planetaria (Nueva Economía) cobrando mayor importancia el rol de las empresas multinacionales y la libre circulación de capitales junto con la implantación definitiva de la sociedad de consumo. El ordenamiento jurídico también siente los efectos de la globalización y se ve en la necesidad de uniformizar y simplificar procedimientos y regulaciones nacionales e internacionales con el fin de mejorar las condiciones de competitividad y seguridad jurídica, además de universalizar el reconocimiento de los derechos fundamentales de ciudadanía. En la cultura se caracteriza por un proceso que interrelaciona las sociedades y culturas locales en una cultura global (Aldea global), al respecto existe divergencia de criterios sobre si se trata de un fenómeno de asimilación occidental o de fusión multicultural. En lo tecnológico la globalización depende de los avances en la conectividad humana (transporte y telecomunicaciones) facilitando la libre circulación de personas y la masificación de las TICs y el Internet. En el plano ideológico los credos y valores colectivistas y tradicionalistas causan desinterés generalizado y van perdiendo terreno ante el individualismo y el cosmopolitismo de la sociedad abierta. Mientras tanto en la política los gobiernos van perdiendo atribuciones ante lo que se ha denominado sociedad red, el activismo cada vez más gira en torno a las redes sociales, se ha extendido la transición a la democracia contra los regímenes despóticos, y en políticas públicas destacan los esfuerzos para la transición al capitalismo en algunas de las antiguas economías dirigidas y en economías subdesarrolladas de algunos países aunque con distintos grados de éxito. Geopolíticamente el mundo se debate entre la unipolaridad de la superpotencia estadounidense y el surgimiento de nuevas potencias regionales, y en relaciones internacionales el multilateralismo y el poder blando se vuelven los mecanismos más aceptados por la comunidad internacional.<br />La valoración positiva o negativa de este fenómeno, o la inclusión de definiciones o características adicionales para resaltar la inclusión de algún juicio de valor, pueden variar según la ideología del interlocutor. Esto porque el fenómeno globalizador ha despertado gran entusiasmo en algunos sectores, mientras en otros ha despertado un profundo rechazo (Antiglobalización), habiendo también posturas eclécticas y moderadas.<br />Se conoce por globalización el fenómeno de apertura de las economías y las fronteras, como resultado del incremento de los intercambios comerciales, los movimientos de capitales, la circulación de las personas y las ideas, la difusión de la información, los conocimientos y las técnicas, y de un proceso de desregulación. Este proceso, tanto geográfico como sectorial, no es reciente, pero se ha acelerado en los últimos años. La globalización es fuente de múltiples oportunidades, aunque sigue siendo uno de los mayores retos a los que debe enfrentarse hoy la Unión Europea. Para poder explotar plenamente el potencial de crecimiento de este fenómeno y garantizar un reparto justo de sus beneficios, la Unión Europea procura establecer un modelo de desarrollo sostenible mediante una gobernanza multilateral a fin de reconciliar el crecimiento económico, la cohesión social y la protección del medio ambiente.<br />El término “globalización”  ocupa un lugar central en las ciencias sociales contemporáneas, constituyéndose en la actualidad en uno de los temas más controvertidos. Aparece en todos los debates públicos, sean breves comentarios en la televisión, carteles, sitios en la red, periódicos, debates parlamentarios, etc. <br />Curiosamente, siendo un término de uso tan extendido, no existe, al parecer, una definición precisa  y  ampliamente aceptada. <br />En Francia este  concepto  es conocido como “ mondialisation”, los alemanes lo denominan  “globalisierung”, en España y América Latina  utilizan  la palabra “globalización”. <br />Lo que sí es una realidad es que está reestructurando  nuestra forma de vida; dirigida por Occidente lleva el sello del poder político y económico de los Estados Unidos. La globalización tiene que ver  con la idea  de que todos vivimos ahora en un mismo mundo, fenómeno complejo de carácter internacional.  Su acción consiste  principalmente  en lograr una penetración mundial  de capital (financiero, comercial e industrial), nuevas relaciones políticas internacionales  y el surgimiento de la empresa  transnacional. <br />El término fue propuesto por Theodore  Levitt en 1983  para designar una convergencia  de los mercados del mundo.” En todas  partes de vende la misma cosa y de la misma manera”. <br />En 1990, Kenichi Ohmae amplió sustancialmente  el contenido del término. Ohmae pensaba  que estábamos frente a un proceso que desembocaría  en una forma de gestión  integrada a escala mundial  de la gran empresa  multinacional. Es en realidad a partir de estas tesis  cuando comienza a generalizarse  el uso del término globalización. <br />Ante ella se han adoptado  posturas completamente opuestas, desde aquellos que se resisten a ella en bloque, A. Giddens,  les llama “escépticos”, dicen  que la mayoría de los países ganan sólo una pequeña  parte de su renta con el comercio exterior, además afirman que el intercambio  económico se da  entre regiones, en lugar de ser verdaderamente mundial. Según ellos la idea de  globalización  es una ideología  propagada por los neoliberales  que quieren desmantelar el  “Estado del Bienestar “. <br />Frente a la postura anterior, existiría  otra a la que Giddens denomina “radical”   que mantendría tesis totalmente opuestas a la anterior,  para ellos, el  mercado global está incluso más desarrollado que en los años sesenta, los estados han perdido soberanía, los políticos ya no tienen tanto poder como antes, esto explicaría, según algunos, el alto grado de abstención que se está produciendo en las elecciones de los distintos países.  Afirman que la era del Estado-nación ha terminado. <br />A. Giddens piensa, que ambos grupos  consideran el fenómeno de la globalización en términos puramente económicos, para él, esto es un error, ya que la globalización  es política, tecnológica  y cultural además de económica,  afirma que es una suma compleja de procesos y no uno sólo. <br />La globalización supone también  la desaparición de las fronteras geográficas, materiales y espaciales. Las redes de comunicación, desde Internet a los teléfonos móviles, ponen en relación  e interdependencia  a todos los países y todas las economías del mundo, haciendo realidad la llamada “ALDEA GLOBAL “. <br />  <br />Gracias al avance de las telecomunicaciones, en la nueva economía  electrónica global, gestores de fondos, bancos y empresas, al igual que millones de inversores  individuales  pueden transferir  cantidades enormes de capital de  una parte del mundo a otra con solo  apretar un botón del ratón. El valor del dinero que podemos tener en nuestros bolsillos o en nuestros bancos  cambia por momentos según las fluctuaciones de los mercados. <br />Es un  hecho también que la globalización no está evolucionando  equitativamente  y no están siendo buenas todas sus consecuencias. Para muchos, está ampliando  las desigualdades  mundiales  y empeorando la suerte  de los marginados, cada vez los pobres son más pobres y los ricos son más ricos. <br />Los beneficios del crecimiento económico  no han sido distribuidos  equitativamente; las rentas de las clases medias y obreras  se han estancado e incluso caído, mientras que los ingresos  de los empresarios, directivos, inversores,se han disparado  gracias a las retribuciones  salariales, bonos, opciones sobre acciones  y ganancias en bolsa . <br />La globalización aumenta la riqueza, pero ésta acaba en manos de  dos tipos de personas, aquellos que se benefician  del amplio acceso a las tecnologías  y al capital (trabajadores de los países emergentes) y los sectores de los países avanzados  que directa o indirectamente  venden tecnología y capital, es decir, los ricos y aquellos que poseen cultura. <br />En resumen, la globalización supone indudables ventajas, pero también  grandes desventajas. <br />  <br />El 20%  más rico de la población mundial  ganaba 30 veces más que el  20% más pobre en 1960. En 1990  la proporción era de 60 a 1,  y en 1997  la diferencia era de 74 a 1. El siglo XX ha acentuado la desigualdad  en vez de reducirla. También hoy, más de  80 países  (el África  subsahariana  y los países del antiguo bloque soviético) tienen una renta per  cápita  inferior a la de hace una década, y curiosamente muchos de estos países  son los más integrados  en el comercio global en términos de PIB. <br />La globalización  no contempla  ningún mecanismo de redistribución de la renta. Para paliar el desastre de la globalización para algunos países, se han propuesto algunas medidas, como la condonación de la deuda  externa de los países más pobres  y el aumento de la Ayuda Oficial al Desarrollo ( AOD), hasta alcanzar el  0,7 % del PIB de los países ricos . <br />Como resumen de este apartado podríamos decir que A partir de los años sesenta se produce un cambio estructural en el sistema económico mundial que podríamos resumir en varias etapas<br /> Se inicia la desindustrialización de las regiones industriales tradicionalmente líderes. <br />Se inicia la industrialización de nuevas zonas (sudeste asiático). <br />Comienza la integración de los diferentes mercados financieros a escala mundial. <br />Se inicia la dispersión mundial del sector industrial. <br />Comienza un espectacular avance en el desarrollo de la informática y las telecomunicaciones que permite el desarrollo de los puntos anteriores. <br />Es decir, la globalización es el macro proceso social que domina los fenómenos de cambio social iniciados a partir de la década de los sesenta en los países avanzados pero que estalla en la década de los noventa. <br />Es considerada como un nuevo modelo de producción y la culminación de un proceso de dominación mundial por parte de los países centrales. <br />ANTIGLOBALIZACION:<br />Llamamos a reforzar nuestra alianza mediante el impulso de movilizaciones y acciones comunes por la justicia social, el respeto de los derechos y libertades, la calidad de vida, la equidad, el respeto y la paz. Por ello, luchamos:  <br />Por el derecho a conocer y criticar las decisiones que tomen sus propios gobiernos, sobre todo, con relación a instituciones internacionales y porque asuman la responsabilidad que tienen de rendir cuentas frente a sus pueblos. Mientras que reforzamos la democracia electoral y participativa en todo el mundo, enfatizamos la necesidad de democratizar los estados y las sociedades y la lucha contra las dictaduras. <br />Por la abolición de la deuda externa, exigiendo medidas reparadoras. <br />Contra las actividades especulativas, exigiendo la creación de impuestos específicos y la supresión de los paraísos fiscales. <br />Por el derecho humano a la comunicación. <br />Por los derechos de las mujeres contra la violencia, la pobreza y la explotación. <br />Contra la guerra y el militarismo, contra las bases militares extranjeras y las intervenciones, así como la escalada sistemática de la violencia. Privilegiamos el diálogo, la negociación y la resolución no violenta de los conflictos. Exigimos el derecho de todos los pueblos a una mediación internacional con la participación de instancias independientes de la sociedad civil. <br />Por el derecho de las y los jóvenes para acceder a la autonomía social y su derecho a una educación pública y gratuita y la abolición del servicio militar obligatorio. <br />Por la autodeterminación de los pueblos, y en especial de los pueblos indígenas.<br />Frente a la pérdida de control social y político sobre un sistema de decisión globalizado que actúa sobre un mundo globalizado, surge el movimiento antiglobalización, comunicado y organizado por Internet, centrado en protestas simbólicas que reflejan los tiempos y espacios de los decididores de la globalización y utilizan sus mismos cauces de comunicación con la sociedad: los medios informativos, en donde una imagen vale más que mil ponencias.Unos piden un mejor reparto de la riqueza en el mundo, rechazan la exclusión social y denuncian la paradoja de un extraordinario desarrollo tecnológico acompañado de enfermedades y epidemias en gran parte del planeta. Otros defienden al planeta mismo, a nuestra madre Tierra, amenazada de desarrollo insostenible, algo que sabemos ahora precisamente gracias al progreso de la ciencia y la tecnología. Otros recuerdan que el sexismo también se ha globalizado. Otros defienden la universalización efectiva de los derechos humanos. Otros afirman la identidad cultural y los derechos de los pueblos a existir más allá del hipertexto mediático.Algunos añaden la gastronomía local como dimensión de esa identidad. Otros defienden los derechos de los trabajadores en el norte y en el sur. O la defensa de la agricultura tradicional contra la revolución genética. Muchos utilizan algunos de los argumentos señalados para defender un proteccionismo comercial que limite el comercio y la inversión en los países en desarrollo. Otros se declaran abiertamente antisistema, anticapitalistas desde luego, pero también anti-Estado, renovando los vínculos ideológicos con la tradición anarquista que, significativamente, entra en el siglo XXI con más fuerza vital que la tradición marxista, marcada por la práctica histórica del marxismo-leninismo en el sigloXX. Y también hay numerosos sectores intelectuales de la vieja izquierda marxista que ven reivindicada su resistencia a la oleada neoliberal.<br />LOS MOVIMIENTOS ANTIglobalizacion<br /> <br />Desde hace unos años han surgido socialmente grupos heterogéneos cuya seña de identidad es manifestarse en contra de las políticas de globalización impulsadas por los países más desarrollados e integrantes del Grupo de los Ocho. Su composición interna es variada. Si consideramos sus miembros por edad, en ellos participan jóvenes, mayores y personas de la tercera edad. Si lo hacemos por definición ideológica, su gama espectral es amplia. Desde socialistas, socialdemócratas, comunistas, marxistas, progresistas, ecologistas, hasta movimientos de género, de liberación homosexual, étnicos, de clase y culturales. También su origen de clase es heterogéneo. Sectores medios, estudiantes, amas de casa, trabajadores, desempleados o campesinos. Igualmente en su seno emergen todas las nacionalidades y participan miembros de todos los países, es abierto y sus límites sobrepasan las fronteras estatales. <br />Su comportamiento es singular; responden y se manifiestan contrarios a la celebración de reuniones específicas, convocadas por los grandes países capitalistas y sus organismos internacionales para decidir profundizar en las políticas económicas neoliberales. Su dinámica es poner de manifiesto la incongruencia entre un mundo cada vez más desigual e injusto, donde la más alta riqueza convive con la miseria extrema. Con su presencia en las ciudades en las que se han manifestado, han dejado explícito el descontento y han denunciado la falta de responsabilidad con que actúan las grandes potencias a la hora de tomar decisiones de políticas económicas, cuyo resultado es aumentar la explotación, mantener el hambre, la miseria y la marginalidad. <br />A estos movimientos les une la crítica al neoliberalismo y la globalización. Considero que son parte de una " sociedad civil internacional" -si cabe esta definición-, cuya heterogeneidad coincide con el proceso de disolución de la ciudadanía plena y de los espacios de articulación democrática en el proceso de toma de decisiones. No tienen un proyecto político, no tratan de tomar el poder ni menos aun de construir una alternativa; expresan el grado de descomposición de lo social y con ello llaman la atención a la degradación y corrupción con que las grandes potencias actúan a la hora de tomar decisiones. Son una manifestación de protesta contra el conjunto de políticas sociales, económicas, culturales, étnicas y de género, articuladas bajo el paraguas del llamado proceso neoliberal de globalización. <br />Muchos analistas han querido ver en su heterogeneidad su vitalidad y frescura a la hora de manifestarse. Igualmente han interpretado su crítica al neoliberalismo y a la globalización como una lucha antisistémica y anticapitalista. Si se tienen claros los principios a los que se ataca y rechaza -se señala- es posible esa unidad de acción que no facilita la heterogeneidad social e ideológica que compone el movimiento antiglobalización. Asimismo, sus formas de actuación hacen pensar en ellas como la respuesta más sarcástica y descarnada hacia un poder político deshumanizado, fundado en el egoísmo, la economía de mercado y la miseria humana. <br />Sin embargo, lo destacable de su existencia sea, tal vez, algo en lo cual no se ha profundizado suficientemente y hace referencia a una concepción política de la globalización. Es decir, desenmascara el neoliberalismo y la globalización como proyecto político sustentado por las elites de los países capitalistas de más alto nivel de desarrollo, avalados por sus organismos internacionales, como son el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. <br />Quizá sea esta peculiaridad de los movimientos antiglobalización la que se manifiesta como singularidad. Son temidos por haber puesto el dedo en la llaga, han sido capaces de señalar la globalización como un proyecto, no como una necesidad histórica o como parte de una lógica de la cual no se puede escapar. Son aire nuevo, porque han roto la dinámica política de discusión y han puesto sobre la mesa la necesidad de replantearse todo y con ello han logrado abrir espacios de discusión desde donde cuestionar el orden capitalista mundial y el sistema de dominación que lo complementa. <br />No son de por sí movimientos políticos anticapitalistas ni antisistémicos. Expresan un hartazgo compartido por miles de ciudadanos y representan la emergencia de un nuevo tipo de protesta social en la que se une la necesidad de evidenciar el carácter ideológico-político de la globalización y el neoliberalismo, con la demanda de un cambio de dirección en el proceso de toma de decisiones. <br />Al poner el dedo en la llaga, el grado de violencia con que han sido reprimidas hasta matar a sus manifestantes, como en el caso de Génova, da al movimiento una impronta y fisonomía que de por sí no corresponde al tipo de protesta. Esta violencia extrema empleada para impedir el ejercicio de la libertad de expresión, de manifestación y de asociación demuestra el daño que hacen estas manifestaciones al proyecto político de globalización neoliberal. Quizá ha llegado el momento de abandonar el lenguaje político de la globalización y pensar en nuevas concepciones de desarrollo acordes con la justicia, la democracia y la libertad.<br />