Libros poeticos de la biblia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Libros poeticos de la biblia

on

  • 17,781 views

libros poeticos de la biblia para aprender

libros poeticos de la biblia para aprender

Statistics

Views

Total Views
17,781
Views on SlideShare
17,778
Embed Views
3

Actions

Likes
0
Downloads
74
Comments
2

1 Embed 3

http://www.slashdocs.com 3

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Libros poeticos de la biblia Libros poeticos de la biblia Document Transcript

  • Objetivos de la exposición<br />Valorar en nuestras vidas la oración, la sabiduría sirviéndonos de estos libros. Abrirnos al amor de Dios a nuestra alma, a pesar de las dificultades de cada día y aprovechar el sufrimiento para purificarnos.<br />Aprendemos que la oración, la alabanza y la adoración son elementos imprescindibles en la vida del creyente.<br />Que son los libros poéticos y de sabiduría<br />Son unos libros que tratan con la ciencia del saber y procuran llegar a ciertas conclusiones sobre la vida humana y el mundo en general.<br />Énfasis en un Dios viviente y verdadero que distingue y separa esta sabiduría de todas las demás naciones. La verdadera sabiduría es la divina. Pr.22:17-19.<br />La poesía nos muestra el lado tierno y amoroso de Dios para con sus hijos su linaje escogido desde el principio de la creación.<br />Para llegar a ser modelo, los libros procuran inculcar fortaleza de ánimo y confianza en la Providencia divina; la importancia de perseverar en las buenas obras y recurrir confiadamente a Dios con la oración, con la disponibilidad para aceptar los designios divinos sobre todos los hombres y sobre cada uno de ellos; haciendo hincapié en la necesidad del sacrificio, la magnanimidad y la reflexión, con la seguridad de que Dios premia el bien y castiga el mal.<br />-40327-308758Historia<br />La Biblia hebrea, después de sus dos primeras secciones, conocidas respectivamente como la Ley y los Profetas, contiene una tercera, llamada de modo genérico los Escritos (Ketubim) o "sapiencial" (del latín sapientia, o sea, "sabiduría"). La literatura sapiencial aparece en Israel después de la desaparición de los Profetas, esto es, tras el exilio en Babilonia. Es correcto, por tanto, definir al género sapiencial como una clase de literatura típicamente postexílica. Son el fruto de nuevas necesidades que los cambios políticos y las circunstancias religiosas crearon en los escritores judíos y puede dividírselos, según sus contenidos, en libros didácticos o poéticos.<br />Son los libros llamados didácticos (por su enseñanza) o poéticos (por su forma) o sapienciales (por su contenido espiritual), que abarca los siguientes libros: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares; La forma literaria de estos libros han sido redactados en su casi totalidad en verso, cada uno tiene su forma literaria propia. Los principales géneros que contienen son:<br />Poesía lírica: Refleja los sentimientos íntimos del alma.<br />Poesía didáctica: Es la que expone doctrinas morales y preceptos de vi<br />La poesía hebrea no tiene rima, ni ritmo cuantitativo, ni metro en el sentido de las lenguas clásicas y modernas. Lo único que la distingue de la prosa, es el acento (no siempre claro), y el ritmo de los pensamientos, llamado comúnmente paralelismo de los miembros. Este último consiste en que el mismo pensamiento se expresa dos veces, sea con vocablos sinónimos (paralelismo sinónimo), sea en forma de tesis y antítesis (paralelismo antitético), o aun ampliando por una u otra adición (paralelismo sintético).Nació bajo la forma de refranes o proverbios de raíz popular que contenían una alta estilización estética y una clara enseñanza teológica; el proverbio se convirtió muy pronto en una sentencia altamente elaborada, cuidadosamente estructurada basada en metáforas y comparaciones. Para trasmitir su enseñanza, los sabios recurren a menudo al proverbio o refrán, que suele presentarse en los Ketubim bajo dos formas diferentes: la amonestación y la sentencia. La primera de ellas se reconoce en seguida por la frecuencia de uso del modo verbal imperativo, empleado para aconsejar y exhortar a los discípulos acerca del camino que deben seguir (Pr 19.18; 20.13; Ec 7.21). La segunda consiste en la breve descripción objetiva de una realidad comprobable, de un hecho sobre el cual no se pronuncia ninguna especie de juicio moral ( Job 28.20; 37.24; Pr 10.12; 14.17; Ec 3.17; Cnt 8.7).-<br />Junto a estas fórmulas proverbiales, la Biblia recoge otros modelos didácticos utilizados por los sabios para la transmisión de sus enseñanzas: El poema sapiencial (Pr 1–9), El diálogo (Job 3–31), La digresión en el discurso (característica de Eclesiastés), La alegoría (Pr 5.15–19) y también La oración y El cántico de alabanza (formas características de los Salmos).<br />Mediante la comunicación de sus conocimientos, de su experiencia y de su fé en Dios, los sabios de Israel se proponen que sus discípulos, a los que ellos suelen llamar hijos (cf. Pr 1.8), aprendan la importancia de desarrollar determinados aspectos prácticos de la vida. Entre estos aspectos pueden citarse el autodominio personal, especialmente al hablar (Job 15.5; Pr 12.18; 13.3), la dedicación al trabajo (cf. Job 1.10; Pr 12.24; 19.24; Ec 2.22) y el ejercicio de la humildad, que no es debilidad de carácter, sino antítesis de la arrogancia y del exceso de confianza en sí mismo (Job 26.12; Pr 15.33; 22.4). También los sabios valoran altamente la amistad sincera (Job 22.21; Pr 17.17; 18.24), al paso que condenan la mentira y el falso testimonio (Job 34.6; Pr 14.25; 19.5). Exhortan además a preservar la fidelidad conyugal (Pr 5.15–20), a actuar generosamente con los necesitados (Job 29.12; 31.16; Pr 17.5; 19.17; Ec 5.8) y a practicar la justicia (cf. Pr 10.2; 21.3, 15,21). Característico de la literatura sapiencial es el tema de la justicia retributiva. Conforme a ella, Dios recompensa al recto de conducta y castiga al malvado (cf. Job 34.11, 33; Pr 11.31; 13.13), de quienes son respectivamente figura el sabio y el necio. De modo similar, los discípulos que sigan los consejos de su maestro serán premiados con el don de la vida, en tanto que la necedad de otros (no ya la intelectual, sino la de una conducta ética vituperable) les acarreará la muerte.- Importantes son también, sobre todo en Job y Eclesiastés, las aportaciones de los sabios al problema siempre actual del sufrimiento humano (Job 11; 22.23–30; 36.7–14; Pr 2; Ec 3.16–18; cf. Ro 11.33; 1 Co 2.6–16) y de la inevitabilidad de la muerte (Job 33.9–30; 33.16–18; Pr 18.21; 24.11–12; Ec 8.8).- En los escritos sapienciales, no solo se escucha la voz de los sabios de Israel, sino que a veces se deja oír la de los sabios de otros pueblos (Pr 30.1; 31.1). Y en ocasiones, incluso la Sabiduría, personificada, habla e invita a todos a recibir su enseñanza, que es un tesoro de incomparable valor (Pr 8.10–11). A modo de una diligente ama de casa, la Sabiduría ha preparado un banquete del que desea que todos participen (cf. Pr 9.1–6). Frente a ella, y también personificada, la Necedad trata de atraer con seducciones y falsos encantos a los incautos e inexpertos (Pr 9.13–18).<br />En una etapa posterior de su historia, el pueblo hebreo identificó la sabiduría con la Ley ("instrucción") promulgada por Moisés en el Monte Sinaí. Así, (Pr 1.7) establece que «el principio de la sabiduría es el temor a Dios» ( Sal 111.10; Pr 9.10), y Job 28.28 afirma que «el temor del Señor es la sabiduría, y el apartarse del mal, la inteligencia», todo lo cual encierra una amonestación característica de la ley mosaica, y aun de toda la Biblia.- Fue introducido en Israel por el rey Salomón pero se ha demostrado que ya existía desde mucho tiempo antes en todo el Oriente, y especialmente en el Antiguo Egipto, cuando Salomón llevó el género a su país, fundó de inmediato escuelas de escribas capaces de utilizarlo y perfeccionarlo. Los escribas posteriores al exilio lograron el objetivo propuesto por el antiguo rey, y sus escritos se complementan perfectamente con los Libros Proféticos en lugar de antagonizarlos.<br />A partir de 722 a. C. los escribas comenzaron a trabajar en el importante proyecto de transcribir y preservar los antiguos textos hebreos. Esta tarea continuó durante toda la historia judía. Sin embargo, se considera habitualmente que el origen de los Libros Sapienciales descansa en la tradición oral de las ciudades semitas.<br />Los "sabios" son la clase de hombres que en la literatura sapiencial han reemplazado a los profetas, que ya habían desaparecido. Probablemente miembros de la casta sacerdotal hebrea, son los encargados de enseñar el camino a seguir y de convertirse en maestros de la conducta y la moral. Ellos son los autores y los protagonistas de los Libros Sapienciales, y el espectro de sus intereses es amplísimo: desde las grandes cuestiones morales como en  Job las preguntas acerca del sentido de la existencia (el Eclesiastés) hasta los grandes cantos de alabanza a Dios, pasando por los clamores eróticos. Como se ve, nada les es ajeno, son Humanistas y Moralistas, y más que atraviesan las fronteras de Israel para tratar problemas que afectan a todos los hombres y no sólo a los judíos; podía encontrarse a los sabios entre los funcionarios de la corte real y los empleados o sacerdotes de los templos, y su labor profesional consistía en interpretar las Escrituras. De este modo se fue creando una casta de profesionales que pronto pasaron a comportarse como conductores de masas, es decir, a manera de maestros de religión que enseñaban al pueblo y le decían cómo comportarse.- Encuadrados totalmente en la mentalidad moral semita, los sabios enseñaban la verdad a la manera judía: desde un punto de vista práctico, muy concreto, transmitiendo conocimientos que el alumno podía aplicar en forma inmediata. Incluso a menudo los sabios de los Libros Sapienciales prescinden totalmente de la moral y pasan a la sabiduría de la vida: aquella que cualquiera puede aprender por el solo hecho de haber vivido lo suficiente y acumulado una gran cantidad de experiencias comunes. Así, en el libro sapiencial es "sabio" el cirujano experto, el orfebre hábil, el poeta versado, el profeta esclarecido y el soldado bien entrenado. Como es lógico en estos casos, la sabiduría se transmite dentro de la familia: el soldado, el cirujano y el comerciante pasan a sus hijos los conocimientos necesarios para que se hagan "sabios" en el mismo sentido en que lo son sus padres.<br />Terminados los tiempos de la monarquía, los sabios no desaparecen pero sí comienzan a declinar como lo hicieron antes los profetas, Llegado este punto, ya no se los elige y prepara de entre los funcionarios de la corona sino de los mejores estudiantes de las escuelas de escribas creadas por Salomón de entre los mejores investigadores y doctores de las escrituras y entre los que ofrecen sus conocimientos en la "casa de la Sabiduría" (el lugar donde se enseña la Torà).<br />Al ser tan distinto el ambiente que los ha producido, es también muy distinto el carácter de los escritos que han llegado hasta nosotros. No parece importarles el culto y están despreocupados por los sufrimientos del Pueblo del Pacto. Tan notable es esta característica, que el propio profeta Jeremías parece mirarlos con desprecio ( Jr 8, 9).<br />Pero a partir del destierro los sabios se unen con las otras dos grandes corrientes del pensamiento judío: los profetas y los sacerdotes. De esta unión política, religiosa, moral, estilística, intelectual y literaria nacerán los hombres que el Nuevo Testamento llama "doctores de la ley".- En los libros sapienciales la palabra Sabiduría adquiere diversos significados:<br />1. En relación al hombre:<br />a) sabiduría especulativa que proporciona el conocimiento de las últimas razones de las cosas.<br />b) sabiduría práctica: el arte de conducirse en la vida conforme a la ley divina<br />c) sabiduría objetiva que coincide con la ley revelada.<br />2. La sabiduría como atributo divino toda sabiduría proviene de Dios.<br />3. La sabiduría personificada: es algo más que personificación poética, aunque no llega a decirse claramente que sea una persona.<br />Porque se les llama así<br />Todos éstos son principalmente denominados libros poéticos o sapienciales, porque las enseñanzas e instrucciones que Dios nos ofrece en ellos, que es el fundamento de la piedad, temer, ofender a Dios nuestro Padre y guardar sus mandamientos con amor y fidelidad, esto es el fruto de la verdadera sabiduría. Es decir, que si la moral es la ciencia de lo que debemos hacer, la sabiduría es el arte de hacerlo con agrado y con fruto, porque ella fructifica como el rosal junto a las aguas (Ecli. 39, 17)<br />Se llaman sapienciales porque, mediante consejos, reflexiones sapienciales y exposiciones didácticas, enseñan a dirigir rectamente los actos humanos a su más alto fin. Se distinguen de los libros de la Ley estos regulan la conducta del hombre mediante mandatos imperativos o jurídicos, y de los libros proféticos estos se centran en la denuncia de las faltas que comete el pueblo en oposición al amor de Dios, mientras los sabios lo hacen reflexionando aportando máximas surgidas de la experiencia o recogidas de la tradición, que muestran los perjuicios que acarrea al hombre el separarse del temor de Dios y la Ley. La sabiduría bíblica está influenciada por las enseñanzas de los profetas, y se muestra como la expresión sapiencial fue progresando centrando la atención en Dios. Así, la sabiduría de la Biblia consiste por encima de todo en el conocimiento y práctica de la Ley de Dios; "Comienzo de la sabiduría es el temor del Señor, y la ciencia del Santo es inteligencia" (Prov 9,10).<br />Traducción<br />Como se conoce por la historia que la Biblia fue escrita en tres idiomas que son: El Hebreo, Arameo y Griego; fueron traducidos todos los escritos del Antiguo Testamento que se escribieron en el idioma natal que era el Hebreo y alguno en arameo al idioma griego por la necesidad de los habitantes de Alejandría ciudad de Egipto.-<br />Hebreo: casi todo el Antiguo Testamento Era la lengua propia del Pueblo de Israel; la lengua hebrea comienza a morir y desapareció completamente para el año 135 a.C.<br />Arameo: algunos capítulos de algunos libros del Antiguo Testamento esta lengua se introdujo en Israel a partir del siglo IV a.C., llegó a suplantar la lengua hebrea. Jesús hablaba un dialecto arameo, procedente de la ciudad de Aram<br />Griego: algunos libros del Antiguo Testamento y todos los del Nuevo Testamento menos el Evangelio de San Mateo, que se escribió en arameo.<br /> posteriormente se empezaron a traducir al idioma Latín por Jerónimo la cual vendría a llamarse La Vulgata de Jerónimo que vio la luz en el 400 d.C.; , Vasco o Euskera , Catalán, Francés y Castellano<br />Periodo de Escritura<br />El libro de Job escrito aproximadamente en 1400 a.C., <br />El libro de salmos escrito aproximadamente entre 1000 a 400 a. C., <br />Los libros de Proverbios, Eclesiastés y Cantares escritos aproximadamente en 900 a.C.<br />Cronología<br /> JOBSALMOSPROVERBIOSCANTAR DE LOS CANTARES ECLESIASTES<br />Cuantos libros y desglosarlos<br />Los libros Poéticos, Sapienciales o de Sabiduría consta de 5 libros que son: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés y Cantar de Cantares, los cuales se desglosan de la siguiente manera:<br />El libro de Job tiene 42 capítulos con 1070 versículos<br />El libro de Salmos tiene 150 capítulos, 5828 versículos y dividido en 5 libros<br />El libro de Proverbios tiene 31 capítulos con 915 versículos<br />El libro de Eclesiastés tiene 12 capítulos con 221 versículos<br />El libro de Cantar de Cantares tiene 8 capítulos con 117 versículos<br />Temas más importantes<br />Del libro de Job el tema central es el “Dialogo acerca del problema del sufrimiento en términos de la relación del hombre con Dios”.<br />El libro de los Salmos debido a que es una composición de distintos poemas líricos escritos por 7 diferentes autores, no podemos decir que tiene un solo tema central del libro bajo un mismo análisis lógico; tiene Carácter Devocional y es un compendio de poemas líricos que se muestran al creyente, conversando con Dios mediante la oración y la alabanza.-<br />El libro de Proverbios el tema central es que “por sus Dichos sabios son para instruir acerca de los asuntos prácticos de la vida cotidiana enfatizando el tema del Señor”<br />El libro de Eclesiastés el tema central es sobre “el vacío de la vida del hombre natural”<br />El libro de Cantar de cantares su tema central es “el amor del esposo y esposa”<br />Aspectos Generales<br />Cada uno de los libros tiene sus propios aspectos generales que a continuación se detallaran JOB:<br />Para el creyente, un clásico a la hora del sufrimiento por la paciencia de Job<br />Para justificar la Sabiduría y bondad de Dios con el sufrimiento humano mostrando que no todo sufrimiento es un juicio de Dios<br />Una de las más brillantes composiciones literarias<br />Extensa en vocabularios y conocimientos profundos<br />SALMOS:<br />Llamado el Corazón de la Biblia<br />Expresa los sentimientos del siervo de Dios en oración, en confesión de pecados y en la alabanza<br />Su lenguaje expresa lo que el Espíritu de Cristo los movió a escribir<br />Colección de poemas líricos centrados en Dios escritos para ser cantados en la adoración del pueblo del Señor<br />Los salmos son poemas y poemas destinados a hacer cantados, no tratados doctrinales, como tampoco sermones<br />PROVERBIOS:<br />Función primordial es docente<br />Comunicar Sabiduría e instrucción<br />Ayudar a comprender palabras llenas de sentido<br />Hacer sagaces a los jóvenes inexpertos<br />Dar conocimiento y reflexión<br />ECLESIASTÉS:<br />Es una autobiografía del autor, NO hay nada que buscar en el mundo fuera de Dios<br />En que NO consiste la vida del hombre (bienes, cantidad de conocimientos y en buscar la felicidad en este mundo)<br />Que lo único que puede llenar a plenitud al hombre es Dios<br />Que entre más jóvenes empezamos a Adorar a Dios es mejor<br />CANTAR DE CANTARES:<br />Algunos objetan que no debe formar parte del Canon del Antiguo Testamento<br />Se dice que este libro fue inspirado para demostrar el amor de Cristo para la Iglesia<br />Las expresiones sólo pueden ser debidamente interpretadas por una mente espiritual madura<br />Cuál es el objetivo<br />No podemos caminar en la vida sin oración, sin amor, sin dolor y sin sabiduría. La oración da a la vida el oxígeno; el amor, el motivo para seguir caminando; y el dolor, acrisola el amor y nos lanza a la oración y la sabiduría nos ayuda para apartarnos del mal, el sabio ve el mal y se aparta.<br />No podían faltar estos libros poéticos en la Biblia, pues Dios es Belleza y Poesía. ¿Quién más hermoso que Dios? Él es el autor y creador de toda belleza esparcida en el mundo. Cada belleza que vemos nos debería llevar a elevar el pensamiento a Dios y a orar. Al mismo tiempo, cada belleza que vemos deberíamos amarla en Dios y por Dios. Y finalmente, muchas de esas bellezas nos causarán sufrimiento, que es la prueba del verdadero amor.Adentrémonos a estos libros con las rodillas humildes para orar, con el corazón limpio para amar y con las lágrimas del alma para poder ver más profundamente la hondura de la vida y comprender mejor a Dios.<br />Para que nos sirve en la actualidad<br />Basta recordar que estos libros tienen la finalidad de proporcionar normas para alcanzar una conducta íntegra, tanto en lo religioso como en lo humano, para concluir que el cristiano de la actualidad puede obtener para sí, valiosas enseñanzas que le ayuden a lograr una delicada observancia de los Mandamientos y formarse para actuar siempre conforme a los dictámenes de su conciencia. Así, con la ayuda de estos libros, se refirma la conducta del cristiano que tiene como norma suprema a Jesucristo, su ejemplo y su Ley de amor.<br />Aprendemos que la oración, la alabanza, la sabiduría la poesía hablando con Dios y la adoración son elementos imprescindibles en la vida del creyente.<br />¿Qué tan importante es para tí?<br />¿Qué tanto tú oras y derramas tu alma delante del Señor? (Sal.5)<br />Aprendemos que lo único que puede llenar al hombre a plenitud, es Dios:<br />“Teme a Dios y guarda sus mandamientos porque este es el todo del hombre.”<br />