Banco Central de Venezuela                           Colección Economía y Finanzas                           Serie Documen...
© Banco Central de Venezuela, Caracas, 2008Gerencia de Investigaciones EconómicasProducción editorialGerencia de Comunicac...
Banco Central de Venezuela                                       Vicepresidencia de Estudios                          DIST...
DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO EN VENEZUELAÍNDICEI.-Introducción………………….……………………………………………………..………..1II.-Encuesta Nacional de Pre...
I.- IntroducciónLa desigualdad en la distribución del ingreso constituye uno de los principales problemasque ha afrontado ...
en los ingresos mixtos, ya que su recopilación se hace a través de un móduloespecialmente diseñado para capturar los ingre...
lo que se conoce como “ingreso equivalente” (Cowell, 2000). Este último toma en cuentaalgunas características adicionales ...
hogares o del gobierno (13,9 por ciento). Un dato curioso es que la pobreza esaparentemente menor cuando se miden todos lo...
venezolanos. En este sentido, la información contenida en las bases de datos de la ENPF2005 es la más conveniente para hac...
Luego de recopilada la información, se calculó un conjunto de factores de expansión opesos muestrales de manera independie...
se determinó la remuneración de los mismos. Finalmente, los ingresos mixtos de laspersonas se calcularon como la diferenci...
el Estado puede intervenir para redistribuir los recursos de tal manera que se alcance unasociedad más equitativa.El prime...
otras lo hicieron de manera semestral. A fines de hacer los ingresos comparables, estos sereexpresaron con una periodicida...
diferencias en las necesidades que surgen del hecho de que los hogares tienen distintostamaños; aún cuando, muchos de los ...
mayores ingresos. Con relación a la fórmula matemática presentada anteriormente, q =0,25 separaría al primer cuartil del s...
incompleta si no tomamos en cuenta que las necesidades de dos hogares con ingresossimilares son muy distintas cuando la ca...
al máximo del ventil 19 aumenta su ingreso mensual en cerca de Bs. 421.349. Ello esindicador de la escasa mejora que supon...
sueldos y salarios básicos sino también todos aquellos ingresos que forman parte de laremuneración del trabajo asalariado,...
Asimismo, se puede apreciar que el quintil más pobre obtiene una importante parte de susingresos de las transferencias que...
como lo evidencia la creciente brecha que se observa entre ambas distribuciones a medidaque nos desplazamos hacia los vent...
empresas públicas, como las jubilaciones y pensiones del Seguro Social Obligatorio (SSO).Tal como se puede ver en el gráfi...
vulnerable comprende a aquellas personas con un ingreso per cápita que se encuentra porencima de la línea de pobreza y por...
indicador de la brecha de pobreza sugiere que, basados en los resultados de la ENPF, losingresos de los pobres no están mu...
representativas de los diferentes dominios. En este sentido, es posible imaginarse que losprecios en el Área Metropolitana...
103 por ciento del ingreso per cápita de las zonas rurales; es decir, el monto de las ayudasy becas era superior a lo reci...
vivera en el Área Metropolitana de Caracas se situaría en el decil 6 de la distribución. Porotro lado, mientras que en las...
Con relación a la población en condiciones de vulnerabilidad, se observa que son lasciudades pequeñas y grandes las que ag...
Es importante destacar dos aspectos conceptuales con relación a las medidas dedesigualdad. En primer lugar, no se ha hecho...
Un concepto útil para la descripción del grado de desigualdad es la curva de Lorenz, paracuya elaboración partimos nuevame...
1 n n                                              G=          ∑∑ yi − y j ,                                              ...
lado, la clasificación del dominio con mayor desigualdad dependerá de la parte de ladistribución en que nos enfoquemos. En...
Con relación a la desigualdad por dominios, nos encontramos con que el ordenamiento delos mismos no se altera de manera si...
de políticas son obvias: la nivelación de ingresos entre los dominios sólo reduciría ladesigualdad en aproximadamente 10 p...
mientras que en la parte baja sólo resulta en una leve mejora (Bs. 36.920 del ventil 2 al3). En consecuencia, no debe sorp...
medida de ingreso disponible de los hogares. Asimismo, sería importante calcular unamedida de ingreso equivalente para Ven...
SEN, A. (2001): La desigualdad económica, México, D.F., Fondo de Cultura Económica.URDANETA DE FERRÁN, L. (2001): “Distrib...
Cuadro 1. Definición de los dominios de estudio según cobertura geográfica de laEncuesta Nacional de Presupuestos Familiar...
Cuadro 2. Categorías de ingresos recogidos en la Encuesta Nacional dePresupuestos FamiliaresINGRESOS MONETARIOS1. Sueldos ...
3. Alquileres recibidos    3.1. Alquiler de inmuebles residenciales (EPF8, Sec. II.3, apartado 3)    3.2. Alquiler de inmu...
8.2. Ventas de equipos (EPF7, tabla 24)INGRESOS NO MONETARIOS9. Transferencias en especie   9.1. Salarios en especie (form...
Gráfico 1. Ingreso por hogar mensual (Nacional)  Bs. 2005 4.500.000 4.000.000 3.500.000 3.000.000 2.500.000 2.000.000     ...
BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)
BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)
BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)
BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)
BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)
BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)
BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)
BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)
BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)
BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)
BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)
BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)

2,054

Published on

Published in: Economy & Finance
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,054
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

BCV Distribucion del Ingreso en Venezuela(2008)

  1. 1. Banco Central de Venezuela Colección Economía y Finanzas Serie Documentos de Trabajo DISTRIBUCIÓN DEL INGRESOEN VENEZUELA LEÓN FERNÁNDEZ BUJANDA WILLDER TORRES LOURDES URDANETA DE FERRÁN JESSICA VARGAS [Nº 99] Marzo, 2008
  2. 2. © Banco Central de Venezuela, Caracas, 2008Gerencia de Investigaciones EconómicasProducción editorialGerencia de Comunicaciones Institucionales, BCVDepartamento de PublicacionesTorre Financiera, piso 14, ala surAvenida Urdaneta, esquina de Las CarmelitasCaracas 1010Teléfonos: 801.8075 / 8063Fax: 536.9357publicacionesbcv@bcv.org.vewww.bcv.org.veLas opiniones y análisis que aparecenen la Serie Documentos de Trabajoson responsabilidad de los autoresy no necesariamente coincidencon las del Banco Central de Venezuela.Se permite la reproducción parcial o totalsiempre que se mencione la fuentey no se modifique la información.
  3. 3. Banco Central de Venezuela Vicepresidencia de Estudios DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO EN VENEZUELA Resumen: El presente trabajo elabora un diagnóstico acerca de las características de la distribución del ingreso en Venezuela a partir de los datos de la Encuesta Nacional de Presupuestos Familiares 2004-2005. Esta encuesta es una investigación por muestreo que mide los ingresos y gastos de los hogares venezolanos a nivel nacional y de cinco dominios de estudio, lo cual aporta datos de calidad para hacer análisis sobre la desigualdad y la pobreza. A través del enfoque de los cuantiles, se puede decir que la distribución del ingreso en Venezuela es notablemente asimétrica con un grado de dispersión que aumenta con el ingreso per cápita de los hogares. En otro orden de ideas, las tres fuentes de ingresos más importantes son los sueldos y salarios (59,3 por ciento del ingreso total), ingresos mixtos (18,3 por ciento) y transferencias en dinero provenientes de otros hogares o del gobierno (13,9 por ciento). Asimismo, se encuentra que la pobreza se concentra en las zonas rurales. Finalmente, se comentan algunos indicadores de desigualdad, los cuales muestran que Venezuela se encuentra en un nivel medio con relación a otros países latinoamericanos. León Fernández Bujanda Willder Torres Lourdes Urdaneta de Ferrán Jessica Vargas Marzo, 2008Los autores agradecen los comentarios recibidos de los participantes en una reunión interna del BCV. Asimismo, quisiéramosresaltar la colaboración especial de Víctor Piccinnini. Demás esta decir que las opiniones y análisis que aparecen en estedocumento de trabajo son exclusiva responsabilidad de los autores y no necesariamente coinciden con las del Banco Centralde Venezuela.
  4. 4. DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO EN VENEZUELAÍNDICEI.-Introducción………………….……………………………………………………..………..1II.-Encuesta Nacional de Presupuestos Familiares..…………………………..………4III.-Breve marco conceptual para el análisis de la distribución delingreso…………………………………………………….……………………………….…….. 7IV.-Análisis de la distribución del ingreso………….……………………………………11V.-Indicadores de desigualdad del ingreso.....………………………………………... 23VI.-Conclusiones………………………………………………………………………….……29
  5. 5. I.- IntroducciónLa desigualdad en la distribución del ingreso constituye uno de los principales problemasque ha afrontado la sociedad venezolana. En este sentido, según datos provenientes delCenso de Población, la desigualdad aumentó entre 1990 y 2001, al pasar el índice de Ginide 0,351 a 0,413, respectivamente (Fundación Escuela de Gerencia Social, 2006). Sinembargo, cuando se utilizan datos intercensales, específicamente aquellos recogidos conla Encuesta de Hogares por Muestreo (EHPM), se observa que el deterioro en ladesigualdad ocurrió en la primera mitad de la década de los noventa, ya que, en elperíodo comprendido entre 1997 y 2001, este índice cayó de 0,487 a 0,457 (Ministerio delPoder Popular para la Planificación y el Desarrollo, 2007)1. Con la crisis política que vivióVenezuela en el año 2002, se presenció un nuevo deterioro en la desigualdad al aumentarel índice de Gini a 0,494. A partir de ese año, este indicador ha mostrado una tendenciadecreciente, lo que se evidencia en el hecho que para 2007 alcanzó un nivel de 0,420. Losvalores aquí comentados permiten ubicar a Venezuela en el grupo de países que tiene unnivel de desigualdad medio dentro de la región de América Latina (CEPAL, 2007).Un problema con las estimaciones mencionadas anteriormente reside en que los datosutilizados para su cálculo no son los más apropiados para esta labor, aún cuandopresentan algunas ventajas que no los hace descartables. Ni la EHPM, ni el Censo dePoblación están especialmente diseñados para recoger los ingresos de los hogares con elnivel de detalle necesario para conducir estudios sobre la distribución del ingreso, lo que síhace la Encuesta Nacional de Presupuestos Familiares (ENPF). Esta encuesta es unainvestigación por muestreo que mide los ingresos y gastos de los hogares venezolanos,dado que uno de sus objetivos es el de conocer las condiciones socioeconómicas de losmismos.Tal como se muestra en la sección II, la ENPF de 2005 recoge tanto los ingresos laboralespercibidos mensualmente, como los que se reciben con otro tipo de periodicidad; porejemplo: aguinaldos, utilidades y bonificaciones especiales, bono vacacional, etc. De lamisma manera, la ENPF de 2005 también recoge la información de otros ingresos−intereses, dividendos, alquileres, etc.− de manera desagregada, lo cual enriquece lacalidad de respuesta de los hogares. Otra mejora en la bondad de los datos se encuentra1 Es necesario indicar que la EHPM no mide todos los ingresos familiares; sólo recoge información sobreingreso laboral y algunas ayudas económicas proporcionadas por el gobierno. -1-
  6. 6. en los ingresos mixtos, ya que su recopilación se hace a través de un móduloespecialmente diseñado para capturar los ingresos de los trabajadores por cuenta propia2.Todo lo antes mencionado permite estimar los ingresos de los hogares de la manera quelo sugiere el grupo de Canberra (Canberra Group, 2001)La realización de este trabajo ha sido posible gracias a que los datos de la ENPF se hanhecho disponibles recientemente y que el BCV ha incluido dentro de su agenda deinvestigaciones el estudio de los determinantes de la falta de equidad. En este sentido, elpropósito de este trabajo es elaborar un diagnóstico acerca de las características de ladistribución del ingreso en Venezuela. Específicamente, buscamos respuestas a lassiguientes preguntas: ¿qué tan desigual es la distribución del ingreso en Venezuela?,¿cómo nos encontramos en comparación con otros países?, ¿cómo se relaciona estadesigualdad con los ingresos del hogar según su fuente (laboral, mixto, de capital, etc.)?,¿podemos observar una reproducción de la desigualdad presente a nivel nacional dentrode los dominios de estudio3?, ¿cuánto de la desigualdad a nivel nacional se explica pordiferencias en el ingreso promedio de los dominios?, ¿cuántas personas pobres hay enVenezuela cuando tomamos en cuenta una definición de ingresos más amplia?El estudio de la distribución del ingreso parte por definir, en primer lugar, tanto la medidade ingreso como la unidad social que la recibe. Con relación a la primera, nos apegamosaquí a las recomendaciones propuestas por el grupo de Canberra debido a su completitudy la posibilidad de hacer comparaciones con otros países. Por otra parte, la unidadreceptora de los ingresos, y por tanto nuestra unidad primaria de análisis, es el hogar, elcual se define como un grupo de personas que viven en la misma vivienda y quemantienen gastos conjuntos para la compra de alimentos.El poder de compra de los hogares se mide en este trabajo a través del ingreso total delos mismos. Sin embargo, a fin de obtener una medida del bienestar de las personas quelos componen, es necesario considerar el tamaño de los hogares, para lo cual, se calcula2 El ingreso mixto se puede definir como: “la expresión reservada para el saldo contable de la cuenta degeneración del ingreso de las empresas constituidas en sociedad, propiedad de los miembros de los hogares,ya sea a título individual o en forma conjunta con otros, en las que los propietarios u otros miembros de sushogares pueden trabajar sin percibir a cambio sueldo o salario alguno…” (NU 1993, p.7. 81). La característicafundamental de este tipo de ingresos es que una parte remunera al trabajo y la otra al capital, pero ninguna delas partes puede ser deducida del total.3 El territorio nacional se ha dividido en cinco dominios de estudio de acuerdo al tamaño de la población. Versección II para mayor detalle. -2-
  7. 7. lo que se conoce como “ingreso equivalente” (Cowell, 2000). Este último toma en cuentaalgunas características adicionales que describen las circunstancias en las que las personasse encuentran, como por ejemplo su edad, indicadores de salud, etc. En este estudio sólose considera el tamaño del hogar −en número de personas−, con el que calculamos elingreso per cápita.Los conceptos relacionados con la distribución del ingreso serán ampliados en la secciónIII, antes de pasar a la sección siguiente, donde se describen los aspectos fundamentalesde la distribución del ingreso en Venezuela utilizando el enfoque de los cuantiles. Esteenfoque parte por ordenar a la población de un país (o dominio) según su nivel deingresos de manera ascendente. Posteriormente, se divide a esta población en gruposequiproporcionales, cuya proporción depende del número de cuantiles escogidos. Porejemplo, podemos dividir a la población en veinte ventiles, en donde cada uno agrupa un5 por ciento de la población. En el ventil 1 se encontrará el 5 por ciento más pobre,mientras que el ventil 20 contendrá el 5 por ciento más adinerado. Otros cuantiles que seutilizan son los cuartiles, los quintiles y los deciles, los cuales dividen a la población encuatro, cinco y diez grupos, respectivamente.El enfoque de los cuantiles nos permite caracterizar de manera rápida la distribución delingreso de las personas en Venezuela. Su principal característica es su notable asimetría,mostrada en el hecho que la mediana del ingreso per cápita (Bs. 194.778 mil) esremarcablemente menor que la media (Bs. 323.605 mil) y que 70 por ciento de lapoblación percibe ingresos per cápita menores que el ingreso promedio. Otro aspectorelevante viene dado por la baja dispersión en los ingresos de los ventiles más bajos encomparación con la de los ventiles más altos. A título ilustrativo, indicaremos que lapersona con menor ingreso del ventil dos pasaría al extremo superior del ventil tres si suingreso per cápita se incrementa en Bs. 36.920; mientras que una persona en el límiteinferior del ventil 18 pasaría a ser la más adinerada del ventil 19 si su ingreso per cápitaaumenta en Bs. 421.349.Por lo demás, este trabajo también muestra otros hallazgos que son bastante interesantesdesde el punto de vista distributivo y de los cuales serán comentados los más significativospor motivo de espacio. Uno de ellos reside en el hecho que las tres fuentes de ingresosmás importantes según la ENPF son los sueldos y salarios (59,3 por ciento del ingresototal), ingresos mixtos (18,3 por ciento) y transferencias en dinero provenientes de otros -3-
  8. 8. hogares o del gobierno (13,9 por ciento). Un dato curioso es que la pobreza esaparentemente menor cuando se miden todos los ingresos. En este sentido, se observaque sólo 7,9 por ciento de las personas estarían en situación de pobreza extrema;mientras que el porcentaje de pobres no extremos sería de 24,1 por ciento. Finalmente,también presenciamos una importante concentración geográfica del ingreso nacional, loque se manifiesta en el resultado de que el Área Metropolitana de Caracas y las ciudadesgrandes tienen una participación en el ingreso nacional mayor que su participación en lapoblación total del país.Como es característico en este tipo de estudios, se comentan los indicadores dedesigualdad calculados a partir de los datos de la ENPF de 2005 en la sección V. Losindicadores que se calculan son el conocido índice de Gini y los indicadores basados en lateoría de la entropía: la desviación media de los logaritmos, el índice de Theil y elcoeficiente de variación. Con relación a este tema, los hallazgos de este estudio parecenconfirmar los resultados de estudios anteriores (Ortega, 2003; Urdaneta de Ferrán, 2001).De manera específica, los indicadores aquí calculados ponen a Venezuela en un nivelmedio de desigualdad con relación a otros países de América Latina pero a un nivel másalto que otros países, tales como muchos de los miembros de la Organización para laCooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Asimismo, encontramos que ladesigualdad es una característica omnipresente en todos los dominios y se explica sólo enun 10 por ciento por las diferencias en el ingreso per cápita promedio entre los dominios.Finalmente, se presentan las conclusiones y recomendaciones de este trabajo en lasección VI.II.- Encuesta Nacional de Presupuestos FamiliaresAntes de comenzar a mostrar los resultados, es conveniente describir la fuente de losdatos que se utilizan en este estudio, esto es, la Encuesta Nacional de PresupuestosFamiliares de 2005 (ENPF 2005). La misma, es una investigación dirigida a los hogarespara obtener información sobre su nivel y composición de egresos e ingresos, así como lascaracterísticas asociadas a las viviendas, los hogares y los miembros de los mismos. Estaencuesta tiene múltiples objetivos, incluyendo el que se encuentra más relacionado connuestro propósito; a saber, conocer las condiciones socioeconómicas de los hogares -4-
  9. 9. venezolanos. En este sentido, la información contenida en las bases de datos de la ENPF2005 es la más conveniente para hacer estudios sobre la distribución del ingreso, comoveremos a continuación.El diseño de la muestra de la ENPF 2005 consiste en un muestreo probabilísticoestratificado bifásico, donde las unidades primarias de muestreo son los lotes4. Estos sedefinen como grupos constituidos por aproximadamente quince viviendas; aunque sunúmero puede variar dependiendo de la densidad poblacional de la zona a visitar. Para elproceso de selección se agrupó a todas las viviendas que fueron registradas en el XIICenso Nacional de Población y Vivienda 2001 por lotes. El muestreo consistió, en unaprimera etapa, en seleccionar lotes de manera independiente dentro de cada estrato deforma sistemática. La probabilidad de selección de cada lote fue proporcional al númerode viviendas de uso residencial ocupadas en el mismo. Seguidamente, en la segundaetapa del muestreo, se escogieron aleatoriamente entre tres y cinco viviendas dentro decada lote para realizar la entrevista.El tamaño teórico de la muestra de la ENPF 2005 fue escogido para generar resultadosrepresentativos a nivel nacional y de cinco dominios de estudio, que se definen de acuerdoal tamaño del centro poblado. Para una información más específica sobre lascaracterísticas de los dominios, véase el cuadro 1. El número de viviendas seleccionadasinicialmente fue de 9.210 viviendas, sin embargo, el número de las que fueronefectivamente entrevistadas fue 8.278. Esto representa una tasa de no respuesta de 10,6por ciento. Una de las razones de esta baja tasa de no respuesta radica en la estrategia desustituir aquellas viviendas donde no se pudo realizar el contacto con sus habitantes, porotras ubicadas dentro del mismo lote y que fueron escogidas previamente por elmuestrista. El número de viviendas entrevistadas por dominio se presenta en el cuadro 1.Los hogares fueron entrevistados entre noviembre de 2004 y noviembre de 2005, es decir,en un período que comprende 56 semanas.4 En el muestreo probabilístico o con probabilidades proporcionales al tamaño, cada elemento de la muestrapuede tener una probabilidad distinta de ser seleccionado. Una muestra es estratificada cuando la población espreviamente dividida en grupos de tal modo que cada elemento de la misma quede en uno y sólo uno de losgrupos. En este caso, la selección de la muestra se hace por estrato. En el caso de la ENPF 2005 se le agregaun tercer elemento y es que el muestreo también se hace por conglomerado, lo que quiere decir que cadaunidad de muestra es una colección de elementos, en este caso de viviendas, que para fines de esta encuesta sedenominan lotes. -5-
  10. 10. Luego de recopilada la información, se calculó un conjunto de factores de expansión opesos muestrales de manera independiente para las viviendas, los hogares y las personas.Estos factores permiten ajustar el número de unidades muestrales al total nacionalproyectado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) para mediados de 2005. Entérminos conceptuales, estos factores de expansión representan el inverso de laprobabilidad de que la unidad muestral sea seleccionada. Otra interpretación es que estepeso es el número de unidades de la población representadas por la unidad muestral.Todas las estimaciones se hicieron ponderando cada observación por su respectivo factorde expansión; de no hacerlo, estas estimaciones podrían presentar algún tipo de sesgo.La información de la encuesta fue levantada a través de nueve cuestionarios. En elprimero se recogieron las características de las unidades básicas de muestreo. En elsegundo cuestionario se recolectó la información relativa a las condiciones de la vivienda.Por su parte, las características tanto del hogar como de las personas fueron preguntadasen el tercer cuestionario. Los cuestionarios del cuarto al séptimo recopilaron los datosrelacionados a los diferentes tipos de gastos; mientras que el octavo cuestionario recogióla información sobre los ingresos, exceptuando los ingresos mixtos que fueron calculadosa partir de información recopilada en el noveno cuestionario.La ventaja principal de usar para nuestro estudio los datos provenientes de la ENPF 2005reside, precisamente, en el hecho de que no hay en Venezuela ninguna otra encuesta quetenga este nivel de detalle en términos de ingresos. En efecto, en el cuestionario 8 serecoge información sobre los ingresos monetarios y no monetarios: sueldos y salarios,transferencias, otros ingresos, ingresos ocasionales e ingresos provenientes del exterior;siendo posible obtener información detallada de cada una de estas categorías.Adicionalmente, el noveno cuestionario permite calcular los ingresos mixtos a partir deinformación general recopilada sobre los negocios de los trabajadores independientes,micronegocios y fincas agrícolas. Por ejemplo, a aquellas personas que se dedican aactividades no agrícolas se les preguntó cuánto fue el valor de sus ventas, dejando que elentrevistado escogiera el período de referencia, el cual no podía ser mayor a un año.Asimismo, los costos fueron calculados a partir de la información proporcionada por loshogares; a modo ilustrativo, cabe mencionar que a este tipo de negocios se les inquiriósobre los sueldos y salarios básicos y de otro tipo pagados a cada trabajador, con lo cual -6-
  11. 11. se determinó la remuneración de los mismos. Finalmente, los ingresos mixtos de laspersonas se calcularon como la diferencia entre ingresos y costos.Sería conveniente, antes de continuar, hacer una breve comparación entre la ENPF 2005 yla otra fuente primaria de medición de los ingresos de los hogares en Venezuela, a saberla EHPM, con la cual se realizan las estimaciones oficiales de pobreza5. Como veremos másadelante, los resultados de pobreza obtenidos en este trabajo no coinciden con lasestimaciones oficiales. Por lo importante del tema, se considera necesario señalar lasposibles fuentes de diferencia, que en este caso se resumen fundamentalmente en dos.Primero, la EHPM le pregunta al informante6 cuánto ganaron las personas ocupadas delhogar el mes anterior a la entrevista, lo que no incluye los ingresos que se reciben conuna frecuencia distinta a la mensual, los cuales sí están recogidos en la ENPF 2005.Segundo, la pregunta que se utiliza para indagar sobre los otros ingresos en la EHPM tieneuna complejidad que no presenta el módulo de ingresos de la ENPF 2005, descontandoque tampoco toma en cuenta los ingresos con periodicidad distinta a la mensual. Por estasrazones, no debe sorprender que los ingresos de los hogares en la EHPM sean menoresque en la ENPF y, por ende, la pobreza medida con la primera sea menor que en lasegunda.III.- Breve marco conceptual para el análisis de la distribución del ingresoEl ingreso es una variable importante en la determinación del bienestar de las personaspuesto que les permite adquirir bienes que brindan satisfacción. En este sentido, lacaracterización de cómo el ingreso se distribuye debería formar parte de una batería deindicadores que permitan evaluar el nivel de bienestar de una sociedad. Esto sentaría lasbases para la compresión de los factores que están detrás de esta distribución y de cómo5 El enfoque oficial para medir la pobreza extrema en Venezuela se basa en clasificar a una persona bajo estacondición cuando el ingreso per cápita mensual del hogar al cual pertenece es inferior al valor de la canastaalimentaria, la cual incorpora el costo de una cesta integrada por un conjunto de alimentos suficientes paracubrir los requerimiento calóricos establecidos por el Instituto Nacional de Nutrición. Por su parte, la pobrezaen general se mide de una manera similar, pero usando el valor de la canasta básica, la cual se define comodos veces el valor de la canasta alimentaria (Instituto Nacional de Estadística).6 El informante es el responsable de suministrar la información de la EHPM. Para ser informante es necesarioser residente habitual del hogar, mayor de 15 años y no ser el servicio doméstico. -7-
  12. 12. el Estado puede intervenir para redistribuir los recursos de tal manera que se alcance unasociedad más equitativa.El primer paso a dar en el estudio de una distribución del ingreso debe ser el dedeterminar qué se va a incluir dentro de éste. En un lenguaje más técnico, se debedeterminar cuál es el concepto de ingreso que se va a utilizar. Existen varios ejemplos eneste sentido, a saber: el ingreso factorial, el ingreso total y el ingreso disponible, entreotros. El concepto empleado en nuestro caso es el de ingreso total, compuesto por elingreso factorial, es decir la suma de los ingresos laborales y los ingresos generados porlos activos, y las transferencias. Dentro del ingreso laboral se incluye, a su vez, losingresos salariales y los ingresos mixtos. Los ingresos salariales monetarios fueroncalculados sumando los sueldos y salarios, las contribuciones de los patronos a laseguridad social, los tiques de alimentación, algunos beneficios sociales monetariosotorgados por las empresas, los ingresos salariales obtenidos del exterior y los ingresosque se reciben con una periodicidad distinta a la mensual (aguinaldos, utilidades, bonovacacional, etc.). Estos últimos fueron mensualizados para uniformar el período dereferencia7.Por su parte, la renta mixta es la remuneración del trabajo independiente y se obtienededuciendo al total de ingresos bruto de esta actividad, los costos totales. Los primeros seobtienen principalmente de las ventas de lo producido, añadiendo otros ingresosposiblemente generados por la actividad independiente; mientras que los costos incluyenlas remuneraciones de los trabajadores, los pagos por servicio y alquiler, la compra de losinsumos, herramientas menores, entre otros. Un aspecto que hay que tener en cuenta a lahora del análisis es que no hay uniformidad en la periodicidad de los ingresos y costos, nientre los individuos de la encuesta, ni tampoco dentro de la información suministrada porestos. En todas las ocasiones se le dio la opción al encuestado para que indicara los ciclosde ventas y compras de su actividad productiva, por lo que se podían encontrar casos depersonas dedicadas a la actividad agrícola que reportaron ingresos trimestrales, cuando7 Las recomendaciones internacionales establecen que el análisis de la distribución del ingreso debe hacersesobre el ingreso anual. Sin embargo, en este trabajo se prefiere expresar todo en ingreso mensual para facilitarla compresión de las cifras por parte del lector. En Venezuela, las comparaciones de ingresos se hace la mayorparte de las veces en términos de lo que se percibe mensualmente; no como en otros países donde se hace demanera anual. -8-
  13. 13. otras lo hicieron de manera semestral. A fines de hacer los ingresos comparables, estos sereexpresaron con una periodicidad mensual.Para finalizar con los ingresos factoriales, se calcularon también los generados por latenencia de activos. Nuevamente, hay que hacer aquí la distinción entre aquellos que sereciben mensualmente y los que se perciben con otra periodicidad. Entre los primerosencontramos: los intereses bancarios o por préstamo, intereses por bonos y otros títulos,alquiler de inmuebles, alquiler de tierras y alquiler de vehículos. Entre los segundostenemos: los dividendos por acciones y los alquileres de activos en el exterior.En el caso de los ingresos por transferencia, el estudio incorpora no sólo aquellas que sereciben de la acción del gobierno o de los derechos laborales, sino también las queocurren entre los hogares. Para las primeras, se incluyen las jubilaciones (privadas,públicas y del seguro social), las ayudas periódicas y becas en dinero de institucionespúblicas, así como, las ayudas y becas-trabajo recibidas por su participación en lasMisiones educativas8. Dentro de las segundas, se encuentran los regalos en dinerorecibidos periódicamente de otros hogares y las ventas de bienes usados.En este estudio, se incluyeron también los ingresos en especies, los cuales pueden estarreferidos a ingresos laborales recibidos en bienes y/o servicios (alimentación, transporte,vivienda, etc.) o provenientes de instituciones públicas o de otros hogares. Es importanteresaltar que para esta etapa no se dedujeron del ingreso de los hogares las transferenciasdadas a otros hogares. La consecuencia de esta omisión es una sobreestimación de ladesigualdad en la distribución del ingreso venezolano.El segundo paso en cualquier estudio de la distribución del ingreso consiste en definirtanto la unidad de observación como la unidad de análisis. En el presente trabajo, launidad de observación desde el punto de vista de los ingresos es el hogar. Sin embargo,es necesario realizar un ajuste al ingreso reportado por éste a fin de considerar las8 A partir de 2003, el gobierno venezolano comenzó a implementar un conjunto de programas sociales endiversas áreas (educativas, formación para el trabajo, salud, etc.), caracterizados por ser administrados fueradel aparato burocrático tradicional y tener como meta importante la participación y organización de losciudadanos beneficiados en la resolución de sus problemas. Como estos programas involucran tanto algobierno como a los beneficiarios, se adoptó el nombre de Misiones para no darles una connotaciónasistencialista, sino participativa. El propósito de las Misiones educativas ha sido el de proporcionareducación a los grupos de la población que habían quedado por fuera del sistema formal. En este sentido, secrearon las Misiones Robinson I y II (alfabetismo y educación básica), Ribas (educación media ydiversificada) y Sucre (educación superior). Asimismo, la Misión concerniente a la formación para el trabajofue denominada Vuelvan Caras. -9-
  14. 14. diferencias en las necesidades que surgen del hecho de que los hogares tienen distintostamaños; aún cuando, muchos de los ingresos mencionados anteriormente no pueden serfácilmente asignados a un miembro específico del hogar. El ajuste que aquí aplicamos esel de dividir el ingreso del hogar por el número de sus miembros, del cual obtenemos elingreso per cápita. Se suprime del análisis cualquier otra consideración acerca de laincorporación de otras características de los hogares. Por ejemplo, no se aprecian laseconomías de escala que surgen del hecho de vivir juntos, tal como lo sugieren diversosestudios9. En este sentido, a pesar de que la información proviene de los hogares, loscálculos y estimaciones se hacen a partir de las personas en su mayor parte, es decir,asignándole a cada miembro del hogar el ingreso per cápita del mismo.Luego de definido tanto el concepto de ingreso a utilizar como las unidades deobservación y análisis, es necesario reseñar el marco conceptual que nos permitacaracterizar la distribución del ingreso. Uno de los enfoques para realizar dicho análisissurge de la ciencia estadística, a través de la analogía que puede establecerse entre lafunción de distribución de una variable aleatoria y la distribución del ingreso. Esto es, ladistribución del ingreso puede ser vista como una distribución de probabilidad donde lavariable aleatoria sería el ingreso y la función vendría determinada por las fracciones de lapoblación que perciben dichos ingresos.Una manera de caracterizar estas distribuciones es a través de los cuantiles10, los cualesson valores del ingreso que permiten dividir en grupos de igual tamaño a una poblaciónque ha sido previamente ordenada de manera ascendente según la variable de interés.Matemáticamente, los cuantiles se pueden calcular como (Cowell, 2000) Q(F ; q ) = inf {x | F ( x ) ≥ q} = xq ,donde x es un elemento de la lista de ingresos ordenada de manera ascendente, F(x) es larepresentación funcional de la distribución del ingreso y q es un número entre 0 y 1 quedetermina en qué parte de la distribución se quiere hacer el corte. Un ejemplo de cuantilesson los cuartiles, los cuales dividen a la población en cuatro estratos de ingresos. En elprimer cuartil están los que tienen los ingresos per cápita más bajos; este ingresoasciende por cuartil hasta llegar al último donde están los hogares/personas que perciben9 Ver (Coulter, Cowell, and Jenkins 1992, p77(48)).10 Del inglés “quantile”. - 10 -
  15. 15. mayores ingresos. Con relación a la fórmula matemática presentada anteriormente, q =0,25 separaría al primer cuartil del segundo, q= 0,50 lo haría para el segundo y tercercuartil y q = 0,75 dividiría el tercer cuartil del cuarto. Para este estudio usaremos lossiguientes cuantiles —colocando entre paréntesis el número de grupos en los cuales lapoblación es dividida— : ventiles (20), deciles (10), quintiles (5) y cuartiles (4).IV.- Análisis de la distribución del ingresoAnálisis de la distribución del ingreso a nivel nacionalSe inicia el análisis con el cálculo de los ventiles de ingresos totales por hogares. Lascaracterísticas más relevantes de la distribución correspondiente se observan en el gráfico1, en donde se muestran los promedios de los ingresos de los hogares pertenecientes acada ventil, así como el ingreso promedio nacional. La comparación de este promedio conel ingreso mediano11 permite afirmar que la distribución del ingreso por hogares esbastante asimétrica en Venezuela; en otras palabras, muchos ganan relativamente poco ypocos ganan relativamente mucho. En términos numéricos, el valor de la mediana delingreso por hogar a nivel nacional está cerca de Bs. 907.796, en tanto que el ingresopromedio por hogar es de Bs. 1.389.384. El hecho de que el ingreso mediano seasignificativamente inferior al promedio está vinculado con que aproximadamente un 70 porciento de los hogares percibe ingresos inferiores al promedio nacional. Otra forma de verla asimetría es a través del diferencial entre el ventil 19 y el ventil 2, el cual nos dice queel primero tiene, en promedio, un ingreso siete veces mayor que el segundo.Pese a que este análisis hace patente el alto grado de desigualdad existente entre loshogares, es necesario tener presente que el mismo resulta insuficiente dado que noconsidera los diferentes tamaños de hogar existentes. En este sentido, el gráfico 2muestra que el número de personas que componen los hogares venezolanos aumenta amedida que se incrementa el ingreso del hogar en los seis ventiles más bajos. Los hogaresdel primer ventil están compuestos en promedio de 2,5 personas, en tanto que loshogares que se encuentran del sexto ventil en adelante tienen en promedio 5 miembros.Hay que recordar que la evaluación del bienestar de los miembros de estos hogares es11 Tomamos como aproximación de la mediana, el promedio del ventil 10. - 11 -
  16. 16. incompleta si no tomamos en cuenta que las necesidades de dos hogares con ingresossimilares son muy distintas cuando la cantidad de miembros entre ambos difiere. Estadiferencia entre el número de personas que componen los hogares, justifica la necesidad—tal como fue mencionado anteriormente— de trabajar con una medida de ingresoequivalente, que en nuestro caso es el ingreso per cápita.Luego de calculado el ingreso per cápita, queda por decidir si nos enfocaremos en ladistribución del ingreso per cápita por hogar o, por el contrario, estudiaremos ladistribución de este ingreso a nivel personal, esto es, si nuestra unidad análisis vendrádada por el hogar o la persona. Esta escogencia es importante porque nuestra visión de ladesigualdad depende de cuál de estas dos distribuciones se escoja (Cowell, 1984). Seadoptará en este estudio una visión individualista del bienestar, es decir, centraremos elanálisis en las personas12.Las características de la distribución de los ingresos per cápita por persona se observan enel gráfico 3, en donde se muestran los promedios de dichos ingresos correspondientes acada ventil, así como el promedio nacional. El ingreso por persona fue obtenidoasignándole a cada individuo en la muestra el ingreso per cápita del hogar del cual esmiembro; seguidamente, se estimaron los ventiles usando la distribución de personas poringreso per cápita. Es importante señalar que en el presente estudio, al menos que seindique lo contrario, los cuantiles se referirán a los obtenidos usando esta distribución. Asípues, de forma similar a como sucedía en la distribución de los ingresos por hogares, sepuede apreciar que se trata de una distribución asimétrica, en donde el ingreso per cápitamediano (Bs. 194.778) es significativamente inferior al ingreso medio (Bs. 323.605).Otra evidencia de la desigualdad en Venezuela viene dada por las diferencias existentes enlos rangos de ingreso por ventiles a lo largo de la distribución; en este sentido, el gráfico 4muestra los ingresos por persona mínimos y máximos correspondientes a cada ventil.Como puede apreciarse, la diferencia entre ambos extremos es pequeña en el caso de losventiles bajos y medios, ampliándose significativamente para los últimos ventiles. A modode ejemplo, vale la pena señalar que una persona que pase del límite inferior del ventil 2al límite superior del ventil 3 experimenta una mejora en su ingreso mensual deaproximadamente Bs. 36.920, en tanto que otra que pase del ingreso mínimo del ventil 1812 La igualación de los ingresos de los hogares favorece, en términos del nivel de vida, a los hogares máspequeños. Por el contrario, cuando esta igualación ocurre en los ingresos per cápita de las personas, loshogares favorecidos serán los más grandes (Ebert 1997, 233-244). - 12 -
  17. 17. al máximo del ventil 19 aumenta su ingreso mensual en cerca de Bs. 421.349. Ello esindicador de la escasa mejora que supone pasar a un ventil superior cuando se está en unestrato de ingreso bajo, así como de la mayor dispersión existente en términos de ingresoen los estratos altos.Dado que el estudio de una distribución del ingreso particular no aporta mucho máselementos que los mencionados hasta ahora si no se tiene algún referente, se consideraconveniente comparar la distribución del ingreso de 2005 con la de 1997, año en que serealizó la última ENPF. Con este fin, se calculan las variaciones reales de los ingresospromedio por persona, a nivel nacional y por ventiles entre estos años, las cuales semuestran en el gráfico 5. Las cifras en términos nominales para el primer año fueronobtenidas de (Urdaneta de Ferrán, 2001), mientras que las cifras para el segundo añocorresponden a las presentadas en el gráfico 3. El cotejo se realizó llevando a precios de1997 los ingresos promedio por persona correspondientes al año 2005, deflactándolos conel promedio anual del Índice de Precios al Consumidor del Área Metropolitana de Caracas,publicado por el Banco Central de Venezuela.Así pues, en el gráfico 5 es posible observar que el ingreso per cápita nacionalexperimentó en 2005 una desmejora en términos reales de 2,3 por ciento con respecto a1997, comportamiento similar al exhibido por los ingresos promedio de la mayoría de losventiles. Cabe señalar que el Producto Interno Bruto per cápita registrado en 2005 esmenor en 5 por ciento al de 1997 (Ministerio del Poder Popular para la Planificación y elDesarrollo, 2007). Dado que éste es una medida del ingreso nacional, no debe sorprenderla caída del ingreso per cápita medio en términos reales obtenida de la ENPF 1997 y la de2005. Adicionalmente, el gráfico revela que los ventiles bajos observaron en promedio unadisminución mayor del ingreso per cápita real que los ventiles de ingresos altos, lo que seaprecia mejor al calcular el promedio de la variación real para los primeros diez ventiles (-5,2 por ciento) y compararlo con el promedio de los restantes diez ventiles (-1,4 porciento). En consecuencia, pareciera que las diferencias existentes en materia de ingresosentre los diversos estratos se incrementaron entre 1997 y 2005.Un aspecto importante del análisis de la distribución del ingreso viene dado por ladeterminación de la fuente del mismo, lo cual se denomina distribución factorial. En estesentido, la composición de los ingresos totales por origen se muestra en el gráfico 6. En elmismo se puede apreciar que los sueldos y salarios (categoría que comprende no sólo los - 13 -
  18. 18. sueldos y salarios básicos sino también todos aquellos ingresos que forman parte de laremuneración del trabajo asalariado, tales como: bonos, pagos por horas extras,comisiones, contribuciones de los patronos a la seguridad social y beneficios socialesotorgados por las empresas, entre otros) constituyen el ingreso de mayor importancia, conuna participación de 59,3 por ciento; seguidos por el ingreso mixto (concepto que seutiliza en aquellos casos en los que no se puede distinguir la parte del ingreso queremunera el trabajo de aquella otra que remunera el capital), que representa 18,3 porciento de los ingresos totales de los hogares. En tercer lugar en importancia, seencuentran las transferencias en dinero (categoría que incluye los ingresos por:jubilaciones, pensiones del seguro social, ayudas y becas, Misiones educativas,transferencias de dinero entre hogares y ventas de bienes durables, entre otras), lascuales alcanzan una participación de 13,9 por ciento. En contraposición, destaca la escasaimportancia relativa de los ingresos del capital (categoría que engloba a los alquileresrecibidos, los intereses, dividendos y el alquiler de tierras y terrenos), los cuales asciendena tan sólo 2 por ciento de los ingresos totales, participación que sin embargo pudiera estarsiendo subestimada dado que este tipo de ingreso se encuentra altamente concentrado, alestar en poder de un reducido número de personas, razón por la cual la probabilidad deque sean escogidos en la muestra es muy baja. Adicionalmente, se presenta el problemade que son los estratos más altos los más renuentes a compartir la información de susingresos. Por último, cabe destacar que los ingresos y las transferencias en especierepresentan conjuntamente tan sólo 6,4 por ciento del ingreso total.El gráfico 7 muestra para cada uno de los quintiles, la composición de los ingresosmonetarios por origen, lo cual nos permite visualizar la fuente de los mismos para losdiversos grupos. En el mismo se aprecia cómo la importancia relativa de los diferentestipos de ingreso varía según el estrato. En este sentido, destaca que los sueldos y salarios—pese a ser el componente de mayor importancia para todos los niveles de ingreso—tienen mayor peso en los estratos altos (64,1 por ciento del ingreso monetario del quintoquintil), que en los estratos bajos (58 por ciento del ingreso monetario del primer quintil).En contraste, el ingreso mixto alcanza participaciones más altas en los quintiles más bajos(21,3 por ciento de los ingresos monetarios del quintil más bajo), que en los más altos(18,9 por ciento del ingreso monetario del último quintil). Estos dos hechos reflejan lamenor incidencia que tiene el empleo formal en los grupos de la población que tienenmenores ingresos. - 14 -
  19. 19. Asimismo, se puede apreciar que el quintil más pobre obtiene una importante parte de susingresos de las transferencias que provienen de otros hogares y del gobierno, es decir, delas otras transferencias monetarias (18,5 por ciento del ingreso monetario en el primerquintil contra 6,7 por ciento en el quinto quintil). En contraposición, puede observarse quetransferencias tales como las jubilaciones y las pensiones del seguro social tienen mayorimportancia relativa en los quintiles de altos ingresos, destacándose la participaciónespecialmente reducida que presentan en el 20% más pobre de la población (1 por cientode su ingreso monetario). En parte, esto es consecuencia de que los quintiles más bajostienen una población más joven que los quintiles más altos, aunque también refleja lamenor incidencia de la protección social en los primeros.Ahora bien, hasta el momento la descripción de la distribución del ingreso en Venezuela seha hecho asignándole a cada persona el ingreso per cápita del hogar al cual pertenece. Apesar de que esta estrategia nos permite evaluar el nivel de bienestar del hogar, y porende de la persona, no nos dice mucho acerca de la capacidad que tiene ésta de generaringresos para el hogar. En consecuencia, se considera conveniente evaluar esta capacidada través del concepto de “perceptor”, entendido como la persona que genera undeterminado tipo de ingreso. En este sentido, las características de la distribución delingreso salarial mensual por perceptor pueden verse en el gráfico 8, en donde semuestran los promedios por ventiles tanto de los sueldos y salarios básicos como de losingresos salariales totales. Los ingresos por trabajo asalariado que son pagados con unafrecuencia distinta a la mensual y que fueron registrados como ingreso anual fueronmensualizados dividiéndolos entre doce. Adicionalmente, el gráfico provee informaciónacerca de los respectivos promedios nacionales.Como puede apreciarse, la estructura presentada en el gráfico 8 es similar a la observadapreviamente en el caso de los ingresos totales per cápita. Nuevamente el salario medianototal (Bs. 519.869) es significativamente inferior a la media nacional (Bs. 802.911) y sólolos perceptores de los últimos cuatro ventiles perciben ingresos salariales superiores alsalario medio, en tanto que las diferencias en los salarios promedios por ventiles sonpequeñas en los estratos bajos y medios, y se hacen mayores para los ventiles más altos.Llama la atención que la comparación de la distribución de los sueldos y salarios básicoscon la correspondiente a los ingresos salariales totales, revela que los otros componentesdel ingreso salarial tienen mayor importancia en los estratos con mayor nivel de ingreso, - 15 -
  20. 20. como lo evidencia la creciente brecha que se observa entre ambas distribuciones a medidaque nos desplazamos hacia los ventiles más altos. Ello hace que la inclusión de estosbeneficios laborales haga la distribución salarial incluso más desigual. Por otro lado, esimportante mencionar que el salario básico promedio nacional obtenido de la ENPF (Bs.545.679) equivale a aproximadamente 1,4 veces el salario mínimo del año 2005.La distribución del ingreso mixto por perceptor se presenta en el gráfico 9, en donde semuestran tantos los promedios por ventil como el ingreso mixto promedio a nivel nacional.Como puede observarse, en este caso nos encontramos también frente a una distribuciónasimétrica, en donde sólo los perceptores de ingreso mixto de los últimos 4 ventiles seencuentran por encima del promedio nacional (Bs. 551.414), el cual, por cierto, resultósimilar al salario básico promedio. Cabe destacar que en el ingreso mixto se incluye unaparte que remunera al capital invertido por el trabajador por cuenta propia, lo cual haceque este ingreso no sea directamente comparable al salario.Por su parte, el gráfico 10 muestra -por ventiles y quintiles- el número de personas(becarios) que recibieron ingresos bien por asistir o por ejercer de facilitadores en lasMisiones educativas. Dado que el ingreso otorgado por persona por concepto de Misionesfue similar en todo el país (Bs. 173.785), el análisis en esta ocasión se centró en identificarqué grupos de ingreso fueron más beneficiados con esta política. Como muestra el gráfico10, los quintiles con el mayor número de becarios fueron el primero (143.484 personas) yel segundo (129.382 personas); destacándose, sin embargo, el importante número debeneficiarios pertenecientes al cuarto quintil (118.885 mil personas). Es importantedestacar, que los becarios de los dos primeros quintiles representan 52 por ciento de losbecarios a nivel nacional (520.782 mil personas). Por otro lado, el menor número debeneficiarios se registró en el quintil más alto de la distribución (42.516 personas). Todoello parece indicar que la política logró, en general, llegar a su población objetivo; a pesardel reducido número de becarios observado en el 5 por ciento más pobre de la población(sólo 9 por ciento del total del quintil), hecho que podría estar reflejando las dificultadesestructurales que enfrentan los grupos más marginados de la sociedad para acceder a lasayudas de la política social.Para finalizar la descripción de los perceptores de ingresos, a continuación nos enfocamosen aquellos ingresos que se originan en el sistema de seguridad social, a saber, lasjubilaciones y/o pensiones pagadas tanto por las empresas privadas o los organismos y - 16 -
  21. 21. empresas públicas, como las jubilaciones y pensiones del Seguro Social Obligatorio (SSO).Tal como se puede ver en el gráfico 11, en el caso de las empresas privadas u organismosy empresas públicas, se estimó que el número de perceptores totales era de 563.417personas; mientras que el número de beneficiados por el SSO era de 592.459 personas.Es importante destacar que esta estimación es bastante inferior al número oficial debeneficiarios, 819.824 personas para finales del año 2005 (Ministerio del Trabajo, 2006),lo que indica que nuestra descripción sufre de algunas limitaciones que vienen dadas porel hecho de que nuestros resultados dependen de una muestra que no fue diseñada con elpropósito de ser representativa de los pensionados y jubilados. Aún así, los datosproporcionados por la encuesta son aceptables en términos de representatividad13.Así pues, desde el punto de vista de la distribución, nos encontramos con que la cantidadde pensionados aumenta en ambos casos con el ingreso. En efecto, observamos que másde la mitad de los pensionados y/o jubilados se encuentran en el cuarto cuartil; mientrasque menos del 5 por ciento de éstos se encuentran en el primer cuartil. Asimismo, existeuna correlación positiva entre las jubilaciones y/o pensiones por perceptor pagadas por lasempresas y organismos públicos y el ingreso per cápita del hogar. Ello se evidencia en elhecho de que este tipo de jubilaciones y/o pensiones son en promedio de Bs. 737.106 enel cuarto cuartil, lo que representa tres veces más de lo que percibe un jubilado y/opensionado pagado por su ex patrono en el cuartil inferior. En el caso de las jubilacionesy/o pensiones pagadas por el SSO, éstas crecen hasta alcanzar un máximo de Bs. 370.000en los últimos dos cuartiles.Finalmente, la composición de la población en términos de pobreza es recogida en elgráfico 12, en donde se muestra a la población venezolana dividida en cuatro grupos:pobres extremos, pobres, vulnerables y personas cuyo ingreso es superior al promedionacional. En dicha clasificación se utilizó la línea de pobreza definida por el InstitutoNacional de Estadísticas (INE), según la cual se considera pobres extremos a aquellaspersonas cuyo ingreso per cápita mensual es inferior al costo por persona de la canastaalimentaria normativa (Bs. 69.470 para 2005), en tanto que se ubican dentro de lacategoría de pobres aquellas personas cuyo ingreso mensual es superior al costo de lacanasta alimentaria pero inferior al de la canasta básica, definida como dos veces el costode la canasta alimentaria (Bs. 138.940 para 2005). Por su parte, la población considerada13 El coeficiente de variación del estimado del total de pensionados del SSO es 11,4%. - 17 -
  22. 22. vulnerable comprende a aquellas personas con un ingreso per cápita que se encuentra porencima de la línea de pobreza y por debajo del ingreso promedio nacional (Bs. 323.605),en tanto que el último grupo está conformado por quienes poseen ingresos mensualessuperiores a la media nacional. Así pues, según estas definiciones, la población venezolanaestá constituida por un 7,9 por ciento de personas que se encuentran en pobreza extrema,esto es, personas que no pueden cubrir ni siquiera sus necesidades alimenticias. En tantoque un 24,1 por ciento no tiene ingresos suficientes para satisfacer sus necesidadesbásicas, lo cual implica que poco menos de un tercio de la población (32 por ciento) viveen condiciones de pobreza. Adicionalmente, la asimetría existente en la distribución delingreso, reflejada en la importante proporción de la población que percibe ingresosinferiores a la media nacional, se evidencia, en este caso, en el hecho de que 38,8 porciento de la población cae dentro del grupo de “vulnerables”, mientras que sólo un 29,2por ciento devenga ingresos superiores a la media nacional. Por ventiles, la distribución deestos grupos es la siguiente: los pobres extremos se ubican exclusivamente en los ventiles1 y 2, mientras que los pobres entre los ventiles 2 – 7, la población vulnerable estácomprendida entre los ventiles 7 – 15, en tanto que las personas con ingresos superioresa la media se localizan entre los ventiles 15 - 20.Por otro lado, el cuadro 3 muestra los indicadores sugeridos por Foster, Creer y Thorbecke(CEPAL, 2007) para hacer una evaluación más completa de la pobreza. En efecto, ademásdel índice de recuento o tasa de pobreza, estos autores sugieren medir este problema através de la brecha de pobreza normalizada al ingreso per cápita de los hogares, así comomediante el uso de un índice de severidad dentro de los pobres. El primero nos dirá quétan lejos están estos en promedio de la línea de pobreza, mientras que el segundo nosrevelará la heterogeneidad de los pobres en términos de ingresos. En este sentido, losresultados presentados en el cuadro 3 nos indican que, para 2005, 7,9 por ciento de lapoblación vivía en una situación de pobreza extrema, 32,0 por ciento estaba en condiciónde pobreza y 70,8 por ciento recibía ingresos menores que la media. A modo de referenciacabe señalar que para el mismo año, 15 y 40 por ciento de la población latinoamericanavivía en situación de pobreza extrema y pobreza, respectivamente (CEPAL, 2007). Esllamativo, sin embargo, que la pobreza medida con la ENPF es notablemente inferior a latasa de pobreza calculada por la CEPAL para Venezuela, a saber, 16 por ciento en el casode la pobreza extrema y 37 por ciento para la pobreza; ello puede tener su origen en elmodo en que se miden los ingresos, tal como se describió en la sección II. Por su parte, el - 18 -
  23. 23. indicador de la brecha de pobreza sugiere que, basados en los resultados de la ENPF, losingresos de los pobres no están muy alejados de la línea de pobreza que les corresponda;en efecto, los ingresos de estos grupos de la población se encuentran a una distanciapromedio de 2,6 por ciento en el caso de los pobres extremos y de 10,6 por ciento en elcaso de los pobres. Similarmente, el índice de severidad nos sugiere que hay pocadesigualdad a lo interno de la población pobre, al ser dicho índice menor que la brecha dela pobreza normalizada.Análisis de la distribución del ingreso por dominiosEn esta sección analizamos cómo se encuentra distribuido el ingreso entre y dentro de losdominios de estudio de la ENPF. Específicamente, nos enfocamos en identificar lasdiferencias en materia de ingresos entre las ciudades de distinto tamaño; así como enabordar algunas de las asimetrías presentes al interior de estas ciudades.La distribución de la población y de los ingresos totales por dominios se muestra en elgráfico 13. En el mismo puede observarse que el Área Metropolitana de Caracas y lasciudades grandes se caracterizan por concentrar un porcentaje de los ingresos totalesmayor al porcentaje de la población nacional que en ellos vive, mientras que las zonasrurales y las ciudades pequeñas se encuentran en la situación contraria (esto es, con unporcentaje de la población superior al porcentaje de ingresos que concentran). Por suparte, sólo en las ciudades medianas se encuentran equiparadas las participaciones entérminos de población y de ingresos.Producto de lo anterior, las diferencias en los ingresos promedio per cápita entre dominiosson considerables, tal y como puede verse en el gráfico 14. En este sentido, cabe destacarque el Área Metropolitana de Caracas se caracteriza por ser el dominio que registra elmayor ingreso promedio por persona (Bs. 527.670), seguida de las ciudades grandes (Bs.361.698). En tercer lugar se encuentran las ciudades medianas (Bs. 321.129 mil),mientras que las zonas rurales se distinguen por tener el ingreso promedio por personamás bajo de todo el país (Bs. 168.500), el cual equivale a aproximadamente un tercio delcorrespondiente al Área Metropolitana. Cabe señalar, sin embargo, que para este cálculose han considerado sólo los ingresos nominales, lo que implica que no se han tomado encuenta las diferencias en los niveles de precios de las canastas de consumo - 19 -
  24. 24. representativas de los diferentes dominios. En este sentido, es posible imaginarse que losprecios en el Área Metropolitana sean más altos que en el resto del país, especialmente lasciudades más pequeñas, por lo que al incorporarse este factor pudiera ser que lascomparaciones en términos de niveles de vida no dieran resultados tan dramáticos comolos presentados aquí.Un patrón similar se observa en los salarios y en el ingreso mixto, tal y como puedeapreciarse en los gráficos 15 y 16, en donde se muestran los salarios e ingresos mixtospromedio por perceptor correspondientes a cada dominio. En efecto, para ambos tipos deingreso, el Área Metropolitana de Caracas resultó ser el dominio que registró el mayoringreso promedio por persona, seguido de las ciudades grandes. Por ejemplo, los sueldosy salarios en el primer dominio fueron en promedio Bs. 1.090.556, mientras que en elsegundo de Bs. 859.408. Con relación a los ingresos mixtos, se tiene que éstos fueron deBs. 985.447 y Bs. 608.417 para el primero y segundo dominio, respectivamente. Encontraposición, las zonas rurales siempre se ubicaron en el extremo inferior de ladistribución con Bs. 481.366 para sueldos y salarios, y Bs. 292.905 para ingresos mixtos.Ello pone de manifiesto no sólo la evidente desigualdad existente entre dominios enmateria de ingresos nominales, sino más aún, la existencia de una posible polarización, enla medida en que el Área Metropolitana de Caracas y las zonas rurales (los dos polos de ladistribución) constituyen realidades significativamente disímiles entre sí, reflejando, portanto, visiones muy distintas de la realidad nacional.Por su parte, el análisis del número de personas (becarios) que recibieron ingresos porasistir o servir de facilitadores en las Misiones educativas, revela asimismo las diferenciasexistentes entre dominios. En este sentido, el gráfico 17 muestra para cada dominio elnúmero de personas beneficiadas. Como puede apreciarse, las ciudades pequeñas y laszonas rurales resultaron ser las que tuvieron un mayor porcentaje de becarios con relacióna su población total, 3,4 y 2,6 por ciento respectivamente; resultado que es consistentecon el hecho de que son éstas las zonas del país que registran los menores ingresospromedio per cápita. En contraste, el Área Metropolitana de Caracas, región que comohemos visto se caracteriza por poseer el ingreso promedio más alto a nivel nacional, tuvoel menor porcentaje de personas beneficiadas, 0,9 por ciento. Todo ello parece indicar quepor dominios la política fue también exitosa en alcanzar a parte de su población objetivo,más aún si tomamos en cuenta que el promedio de la ayuda (Bs. 173.785) representaba - 20 -
  25. 25. 103 por ciento del ingreso per cápita de las zonas rurales; es decir, el monto de las ayudasy becas era superior a lo recibido mensualmente en promedio por cada miembro delhogar.Finalmente, para concluir el análisis por tipo de ingresos, en el gráfico 18 se presentantanto el número de pensionados y jubilados, como los montos de las pensiones por tipo deorganismo que hace el pago. Como podemos ver, este componente de la seguridad sociales un elemento casi característicamente urbano. En efecto, la mitad de los perceptores deeste tipo de ingreso vive en el Área Metropolitana de Caracas y las ciudades grandes, loque contrasta con el hecho que 41 por ciento de la población vive en estos dominios. Entanto que, sólo 6 por ciento de los jubilados vive en las zonas rurales, aún cuando éstasconcentran 13 por ciento de la población. Por otro lado, una característica interesante delos montos promedios por perceptor, es que las pensiones del SSO son relativamenteuniformes a lo largo de todos los dominios, mientras que en el caso de las pensionespagadas por el Estado u organismos privados éstas son mayores en el Área Metropolitanade Caracas y disminuyen con el tamaño de población del dominio. Esto se puede explicarpor el hecho de que las primeras no son pagadas según el nivel del ingreso que tenía eltrabajador sino conforme a una cantidad fija que determina el Gobierno nacional pordecreto; en cambio, el monto del segundo tipo de pensiones está relacionado con el nivelde salario que tenía el perceptor al momento de jubilarse, el cual está correlacionado conlos ingresos mostrados en el gráfico 14.Las características de la distribución de los ingresos por personas a nivel de los dominiosse presentan en el gráfico 19, en donde se muestran los ingresos promedio de los decilescalculados a partir de la información de cada dominio. Como puede apreciarse, el ÁreaMetropolitana de Caracas presenta ingresos promedios mayores para todos los deciles,seguida de las ciudades grandes; en tanto que las zonas rurales poseen los menoresingresos promedios. Es también relevante que las diferencias existentes entre los decilesde los dominios son pequeñas en el caso de los estratos bajos y se amplían para losdeciles más altos. Ello refleja no sólo que las diferencias entre dominios son mayores enlos estratos altos, sino también que la desigualdad al interior de aquellos aumenta con eltamaño del centro poblado representado en el dominio. Con el fin de ilustrar estasdiferencias, vale la pena indicar que una persona que perciba un ingreso per cápitamensual de Bs. 360.000 se ubicaría en las zonas rurales en el decil 10, en tanto que si - 21 -
  26. 26. vivera en el Área Metropolitana de Caracas se situaría en el decil 6 de la distribución. Porotro lado, mientras que en las zonas rurales el ingreso promedio mensual de alguien quese encuentre en el decil 10 equivale a aproximadamente 15 veces el de otra persona quese ubique en el decil 1, en el Área Metropolitana de Caracas esta relación asciende a casi21 veces.En concordancia con el menor ingreso promedio registrado en las zonas rurales, lasmismas concentran poco menos de un tercio del total de pobres extremos a nivel nacional(29,8 por ciento), tal y como puede observarse en el gráfico 20; en tanto que el ÁreaMetropolitana de Caracas exhibe tan sólo 2,7 por ciento de las personas que en el paísviven bajo esta condición. En el resto de los dominios —ciudades grandes, medianas ypequeñas— la población en pobreza extrema supera levemente el 20 por ciento en cadacaso. Por su parte, el gráfico 21 presenta la distribución por dominios de la población encondiciones de pobreza. En el mismo puede apreciarse que la mayor concentración depersonas pobres se observa en las ciudades pequeñas (25,9 por ciento) y grandes (24,4por ciento), seguidas de las zonas rurales (22,6 por ciento). Nuevamente, el ÁreaMetropolitana de Caracas se distingue por tener la menor proporción de esta población anivel nacional (6,1 por ciento). Estos resultados sugieren que la acción pública contra estemal debe enfocarse en transferir recursos directamente, a través de ayudas, a los hogaresque habitan en las ciudades pequeñas y zonas rurales; o indirectamente, a través de másy mejores servicios públicos. No obstante, con el fin de obtener mejores medidas depobreza en el país, sería conveniente calcular líneas de pobreza que tomen enconsideración los precios efectivamente pagados en los dominios.Otra forma de ver la profundidad de la pobreza en los distintos dominios es evaluando laincidencia de ésta en los mismos, tal y como se muestra en el cuadro 4. Dada ladistribución de la pobreza mencionada anteriormente, se puede estimar que las zonasrurales se caracterizan por ser el dominio que tiene el mayor porcentaje de su poblaciónviviendo en condiciones de pobreza (58,1 por ciento), en tanto que las ciudades pequeñasy medianas tienen aproximadamente un tercio de su población (32,3 y 32,9 por ciento,respectivamente). En contraposición, la población pobre del Área Metropolitana de Caracasasciende a tan sólo 13,6 por ciento. Nuevamente, cualquier acción contra la pobrezaimplica necesariamente la definición de políticas específicas dirigidas tanto a las ciudadespequeñas como a las zonas rurales. - 22 -
  27. 27. Con relación a la población en condiciones de vulnerabilidad, se observa que son lasciudades pequeñas y grandes las que agrupan a nivel nacional la mayor proporción deestas personas (28,5 y 28,2 por ciento respectivamente), tal y como puede apreciarse enel gráfico 22. En tanto que la región capital y las zonas rurales muestranaproximadamente 12,1 y 11,3 por ciento, respectivamente.IV.- Indicadores de desigualdad del ingresoEl análisis de la distribución del ingreso que se realizó anteriormente es complementadoen esta sección con una caracterización de los indicadores de desigualdad calculados apartir de los datos de la ENPF 2005. En primer lugar, haremos una breve descripciónconceptual que sirva para ubicarnos en el tema; seguidamente, nos concentraremos en losindicadores calculados a partir de la distribución de ingresos per cápita de los hogares,antes de estudiar los obtenidos a partir de datos de las personas. Finalmente, aplicaremosuna descomposición a los índices provenientes de la teoría de la información, a fin deexplorar si la desigualdad se puede explicar por las comparaciones entre personas dentrode los dominios o por comparaciones entre los ingresos per cápita promedio de estos.Como vimos en las secciones anteriores, uno puede caracterizar la desigualdad a través deconceptos provenientes de la estadística; esto es, a través de símiles de cómo secaracterizan las distribuciones de probabilidades. Uno de estos elementos caracterizadoreses la dispersión o el grado de variación de los datos. En este sentido, una medida clásicade dispersión es la varianza, o la raíz cuadrada de la misma – desviación estándar—cuya N ∑ (y − y) 2 ifórmula es σ = i =1 14 . Al fijarse en esta fórmula, uno puede darse cuenta que la Ndesviación estándar está basada en comparaciones del nivel de ingresos de cada unidadde análisis –sean estos hogares o personas—con el ingreso medio. Esto nos plantea unadeficiencia que tienen las medidas de dispersión como indicadores de desigualdad, al noincorporar comparaciones interpersonales, las cuales son muy importantes dentro de esteanálisis. Asimismo, las medidas de dispersión tampoco satisfacen ciertas propiedadesconsideradas convenientes, que describiremos posteriormente.14 En este caso nos estamos refiriendo a la fórmula de la desviación estándar de la población, lo que explicaque el denominador sea N y no N - 1. - 23 -
  28. 28. Es importante destacar dos aspectos conceptuales con relación a las medidas dedesigualdad. En primer lugar, no se ha hecho la distinción entre desigualdad yconcentración, entre otras razones, porque la literatura no parece hacerla y las trata comosinónimos. O lo que es lo mismo, si una sociedad es desigual es porque ella misma tieneunos pocos miembros que concentran un alto porcentaje de los ingresos. Para serconsistentes en el uso de los conceptos nos referiremos a lo largo de esta sección a losindicadores de desigualdad, alertando al lector que en otras ocasiones también se lesdenomina indicadores de concentración. En segundo lugar, la desigualdad se mide demanera ordinal; dicho de otro modo, los números que nos arrojen los indicadores nospermitirán decir si la distribución del ingreso de una población es menos o más desigualque la distribución de otra población. Sin embargo, no se podrá establecer en qué grado loes.Como se mencionó anteriormente, existe en la literatura una serie de propiedades que seconsidera deseable que cumplan los indicadores de desigualdad y cuya escogenciadependerá de los propósitos que tenga el o la analista. En este estudio nos interesamos entres de estas propiedades, a saber: el de anonimato, el de transferencia y el dedescomposición aditiva. La primera propiedad estipula que lo único que nos preocupa delas personas es su nivel de ingresos per cápita y no otra clase de información. Bajo estapropiedad, sucede, pues, que la desigualdad no cambia si a una persona de bajos ingresosle damos los ingresos de una persona que se encuentra en la parte más alta de ladistribución y viceversa.La segunda propiedad —el principio de transferencia— plantea que al ordenarse losingresos de mayor a menor, lo cual se describe por un vector de ingresos (y1,…, yi,…,yj,…,yn) donde y1 ≤ yi ≤ yj ≤yn; uno desearía que la medida de la desigualdad aumentara sise transfiriese parte del ingreso de una persona pobre a una más adinerada, o en otraspalabras, dado un 0<δ<yi se obtuviera la siguiente distribución (y1,…, yi-δ,…, yj+δ,…,yn).Finalmente, la tercera propiedad —denominada descomposición aditiva— consiste enobtener el indicador de desigualdad como la suma ponderada de los indicadores de cadasubconjunto, una vez que se ha realizado una determinada partición a la población. Eneste caso, las ponderaciones deben ser proporcionales a la participación que tiene cadauno de estos subconjuntos dentro de la población total. - 24 -
  29. 29. Un concepto útil para la descripción del grado de desigualdad es la curva de Lorenz, paracuya elaboración partimos nuevamente por ordenar de manera ascendente a todas laspersonas de acuerdo a su nivel de ingreso per cápita. En este sentido, la curva de Lorenzse puede obtener usando la siguiente formula, nq ∑y i =1 i nq L(q ) = , ydonde yi son los ingresos de la persona i, nq es el tamaño de la población correspondientea la fracción q∈(0, 1) de la misma y y es el ingreso medio. De manera más intuitiva, loque calculamos de esta forma es la proporción del ingreso total que le corresponde a cadaproporción de la población cuando ésta se ordena de manera ascendente según su nivelde ingresos. O de otra manera, el tanto % del ingreso total que le corresponde al tanto %de la población con menores ingresos15. Se dice que una distribución A genera másbienestar social que otra B, si la curva de Lorenz de A está por encima de la de B paratodas las proporciones de la población, asumiendo que la función de bienestar social es deforma separable aditivamente16. Esta relación se denomina dominancia de segundo orden.Una medida que permite hacer comparaciones para establecer dicha dominancia es elíndice de Gini, el cual está directamente relacionado con la curva de Lorenz. Este índice,que ha sido ampliamente utilizado, corresponde conceptualmente al área entre la línea dela curva de Lorenz y la línea de 45° o línea de ingresos igualitarios17. El índice de Ginipuede ser calculado también usando la fórmula15 Se denomina curva de Lorenz al gráfico de ejes cartesianos donde el porcentaje de la población conmenores ingresos, q, se usa como coordenada x y el porcentaje de ingresos de ese porcentaje, L, se coloca enel eje y.16 Se dice que una función de bienestar social es separable aditivamente si se puede escribir como: W (F ) = ∫ u ( x ) dF( x ) ,donde u es una función de evaluación de los ingresos individuales y F denota la distribución empírica de losingresos.17 Si la distribución del ingreso fuera completamente igualitaria, a cada fracción de la población q lecorrespondería una fracción del ingreso q. En consecuencia, la distribución igualitaria pudiera representarsecomo L = q, cuya pendiente es uno, lo que corresponde a una línea que parte del origen y que genera unángulo de 45° con el eje de las abscisas. - 25 -
  30. 30. 1 n n G= ∑∑ yi − y j , 2n 2 y i =1 j =1lo cual hace de este indicador un promedio de las diferencias absolutas que surge decomparar el ingreso de cada miembro de la población con todos los demás, diferenciasque son normalizadas por la media de los ingresos. Si todos recibieran el mismo nivel deingreso, G = 0; a su vez, el mayor grado de desigualdad es indicado por G=1. De laspropiedades mencionadas anteriormente, el índice de Gini no cumple la dedescomposición aditiva, cumpliendo, eso sí, las otras dos.Una familia de índices que sí cumple con las tres propiedades anteriormente mencionadases la derivada de la teoría de la información. Un componente esencial en esta teoría es elconcepto de entropía, el cual se define como la información esperada en una distribuciónde probabilidad cualquiera. Utilizando funciones que permiten evaluar la cantidad deinformación esperada, Theil sustituye el concepto de distribución de probabilidad por el dedistribución de ingresos para construir un nuevo indicador de desigualdad, el índice deTheil18. De este indicador surge una familia de indicadores conocidos como los indicadoresgeneralizados basados en la entropía que incluyen, además del índice antes mencionado,a la varianza logarítmica y al coeficiente de variación. La fórmula general de estos índiceses la siguiente: α N ⎡ ⎤ 1 ⎛ yi ⎞ α I GE = 2 ∑ ⎟ ⎢⎜ ⎟ − 1⎥ , α − α i =1 ⎢⎜ y ⎠ ⎣⎝ ⎥ ⎦donde el parámetro α sirve para controlar la sensibilidad del indicador a partes específicasde la distribución. Mientras más grande sea este parámetro, más sensible será acomparaciones en la parte alta de la distribución. Cuando α = 0, este indicador seconvierte en el de la varianza logarítmica; si α = 1, será el de Theil, finalmente, cuandoα = 2 se obtiene el coeficiente de variación.El cuadro 5 muestra algunos indicadores de concentración de ingresos per cápita, tanto anivel nacional como a nivel de los dominios, cuando la unidad de análisis es el hogar. Elíndice de Gini a nivel nacional es 0,50. Adicionalmente, los resultados nos indican que eldominio con menor desigualdad es el correspondiente a las ciudades pequeñas. Por otro18 Para más detalles, véase (Sen 2001, 292). - 26 -
  31. 31. lado, la clasificación del dominio con mayor desigualdad dependerá de la parte de ladistribución en que nos enfoquemos. En tres de los indicadores, a saber: el índice de Gini,la varianza del logaritmo y el índice de Theil; los dominios más desiguales son el ÁreaMetropolitana de Caracas y las ciudades medianas. La única diferencia se presenta con elcoeficiente de variación, el cual muestra que el dominio más desigual es el de las zonasrurales, aunque el Área Metropolitana de Caracas y las ciudades medianas siguen teniendoun nivel de desigualdad alto en comparación al resto. Es un hecho conocido que el índicede Theil otorga más peso a las comparaciones que ocurren en la parta baja de ladistribución, mientras que el coeficiente de variación es más sensible a comparaciones enla parte alta. Es por ello, que este último indicador parece sugerir que en las zonas ruralesexiste una mayor polarización en términos de ingresos que en los otros dominios.Los indicadores de desigualdad calculados a partir de la distribución de los ingresos percápita, cuando la unidad de análisis es la persona, son provistos en el cuadro 6. En estecuadro se puede observar que la desigualdad es ligeramente menor cuando es analizadadesde el punto de vista de las personas y no de los hogares. Ello se debe a que al pasardel análisis por hogares al de personas, la parte de la distribución que se expande esprecisamente la parte baja, por lo que uno puede inferir que las personas son másigualitariamente pobres que los hogares. Para ilustrar lo que aquí se está diciendo conrelación a la desigualdad, podemos ver que el coeficiente de Gini de la distribución delingreso de las personas mostrado en el cuadro 6 es 0,47, en contraste con el 0,50 que seobtuvo en el caso de la distribución del ingreso de los hogares. El índice de Gini delingreso per cápita de las personas ubica a Venezuela en un nivel medio dentro de lospaíses de América Latina, junto a Perú, Ecuador y Costa Rica (CEPAL, 2007). Sin embargo,el valor del índice de Gini para Venezuela está por encima de países tales como Suecia(0,25), Noruega (0,26) y Finlandia (0,28) (UN, 2006)19. Desde un punto de vista histórico,se observa una ligera mejora con relación al índice de Gini que Venezuela tenía para elaño 1997, calculado a partir de la ENPF realizada en ese año; el valor de este índice paraese año era 0,49 (Urdaneta de Ferrán, 2001).19 A diferencia del sistema de cuentas nacionales, no existe todavía en el mundo un sistema internacional deestadísticas que mida la desigualdad de manera estándar entre países. El principal problema es que las basesde datos utilizadas para realizar los cálculos aún no han sido homogeneizadas ni en términos de conceptos nide diseño muestral. - 27 -
  32. 32. Con relación a la desigualdad por dominios, nos encontramos con que el ordenamiento delos mismos no se altera de manera significativa. El dominio de las ciudades pequeñassigue siendo el más igualitario según todos los indicadores; aunque las zonas ruralesaparecen también como un dominio con menor desigualdad. Por el otro lado, los dominiosÁrea Metropolitana de Caracas y ciudades medianas son los más desiguales.Una vez que se tiene una medida de la desigualdad, cabe la pregunta de si este fenómenose explica a nivel nacional por las diferencias en los ingresos entre las personas —sinimportar en qué dominio viven—, o si las diferencias en los ingresos promedios entre losdominios también ayudan a explicar la desigualdad. Para responder a esta pregunta serealizó una descomposición aditiva de los índices generalizados de entropía entre estasdos partes. La descomposición del índice de Theil, I GE , se puede expresar 1algebraicamente como: I GE = I GE , I + I GE , E , 1 1 1donde I GE , I mide la desigualdad a lo interno de los dominios e I GE , E hace lo mismo pero 1 1entre los dominios. El primer índice se puede calcular mediante la siguiente fórmula: 5 1 1 I GE , I = ∑ 1 I GE , k k =1 skdonde sk es la participación del dominio k en la suma total del ingreso a nivel nacional eI GE ,k es el índice de Theil calculado sólo con los datos de la población que habita en el 1dominio k. Es decir, I GE , I es la suma ponderada de los índices de Theil correspondientes a 1cada dominio, donde el peso a utilizar es la proporción del ingreso de cada uno de estosdentro del ingreso nacional. Por su parte, I GE , E es un índice de Theil que se calcula al 1asignarle a cada persona el ingreso per cápita promedio del dominio donde él o ellahabita.Los resultados de esta descomposición son mostrados en el cuadro 7. Según estos, ladesigualdad se explica, aproximadamente, entre un 88 y 94 por ciento por las diferenciasde ingresos entre las personas dentro de los dominios, en tanto que el resto de ladesigualdad a nivel nacional ocurre porque existen divergencias en el ingreso per cápitapromedio entre dominios. Las implicaciones en términos de decisiones para la formulación - 28 -
  33. 33. de políticas son obvias: la nivelación de ingresos entre los dominios sólo reduciría ladesigualdad en aproximadamente 10 por ciento.En resumen, a pesar de que Venezuela es un país que tiene un nivel relativamente alto dedesigualdad en los ingresos, se ubica entre los países medios en la región latinoamericana.Asimismo, la desigualdad es mayor en 2005 con respecto al año 1990, pero se mantieneen niveles similares a los del año 1997. Sin embargo, hay evidencia que la desigualdad havenido disminuyendo luego de los efectos terribles que tuvo la crisis política del 2002 —2003, la cual hizo subir el índice de Gini a un valor cercano a 0,50 (CEPAL, 2007); por loque para determinar la dirección final de la tendencia de la desigualdad habrá que esperarinformación más reciente. Por otro lado, la desigualdad en los ingresos es unacaracterística que se encuentra a lo largo de todo el país y se explica poco por lasdiferencias en los ingresos per cápita promedio entre las regiones. Desde el punto de vistageográfico, la desigualdad en los ingresos se encuentra principalmente ubicada en el ÁreaMetropolitana de Caracas y las ciudades medianas; en contraste, la desigualdad en lasciudades pequeñas es la menor del país, lo cual nos da un punto de partida por dondeiniciar una exploración más profunda del tema.V.- ConclusionesEl propósito del estudio es el de caracterizar la distribución del ingreso en Venezuela apartir de la información suministrada por la ENPF 2005, la cual es la mejor fuente de datospara este fin. Nuestra motivación principal es la de evaluar las condiciones de vida de loshogares y las personas a partir de la capacidad de compra que genera el ingreso familiartotal per cápita. Para obtener el ingreso familiar total se sumó el ingreso laboral, mixto, decapital y las transferencias; no se realizaron ningún tipo de ajustes o de imputación. Conlos resultados aquí obtenidos podemos comparar la situación actual del país, en términosde desigualdad del ingreso, con otros de la región o con períodos anteriores.La característica fundamental de la distribución del ingreso en Venezuela es su asimetría,la cual se expresa en el hecho de que una buena parte de la población (70 por ciento) seconcentra por debajo del ingreso per cápita medio. Otra evidencia de la desigualdad enVenezuela viene dada por las diferencias existentes en los rangos de ingreso por ventiles alo largo de la distribución; pasar de un ventil a otro en la parte alta de la distribuciónimplica un salto importante en el nivel de ingresos (Bs. 421.349 del ventil 18 al 19), - 29 -
  34. 34. mientras que en la parte baja sólo resulta en una leve mejora (Bs. 36.920 del ventil 2 al3). En consecuencia, no debe sorprender que los pobres extremos y los pobres seencuentren muy cerca de las líneas de pobreza, a pesar de que 7,9 por ciento de lapoblación se encuentre en pobreza extrema y 32 por ciento viva en condiciones depobreza según los datos de la encuesta. En otras palabras, la distribución del ingreso percápita está comprimida hacia la derecha.Además de las diferencias en la distribución personal del ingreso, también se observancontrastes en la distribución entre dominios. El Área Metropolitana de Caracas y lasciudades grandes concentran una fracción del ingreso nacional que es mayor que lafracción de las personas que viven en ellas. Esto determina, en primer lugar, que lasvariaciones en los ingresos promedios per cápita entre dominios sean considerables,siendo por supuesto más altos en el Área Metropolitana de Caracas. En segundo lugar,que en las zonas rurales se agrupen aproximadamente un tercio del total de pobresextremos a nivel nacional y un quinto de los pobres no extremos. La reducción de lapobreza implica necesariamente dedicar recursos a estas zonas, conjuntamente con lasciudades pequeñas. Sin embargo, es importante destacar que el conteo de los pobresextremos y no extremos se realizó usando una línea de pobreza representativa de todo elpaís, lo cual pudiera estar clasificando personas de manera errónea al no tomar los nivelesde precios prevalentes en cada dominio.Finalmente, hallamos que Venezuela está ubicada en un nivel de desigualdad medio conrespecto a otros países latinoamericanos, pero más alto que otros países europeos oasiáticos. Asimismo, la desigualdad del ingreso no ha podido recuperar los niveles quetenía antes de la aplicación de las reformas económicas a partir de 1989, y que yamostraba signos de deterioro a mitad de los noventa. Desde el punto de vista geográfico,la desigualdad es un fenómeno generalizado presente en todos los dominios, aunque esmás notable en el Área Metropolitana de Caracas. A diferencia de la pobreza, la reducciónde la desigualdad implica un esfuerzo importante en el Área Metropolitana de Caracas y enlas ciudades grandes.Existen múltiples áreas de investigación que quedan planteadas a partir de este estudio.Como por ejemplo, sería pertinente cruzar la información de ingresos que se obtiene de laENPF 2005 con la recogida para las cuentas nacionales, con el propósito de mejorar lasmedidas de ingresos aquí utilizadas y agregar correcciones que nos permitan llegar a una - 30 -
  35. 35. medida de ingreso disponible de los hogares. Asimismo, sería importante calcular unamedida de ingreso equivalente para Venezuela diferente a la de ingreso per cápita. Otrotema importante es el cálculo de líneas de pobreza que tomen en cuenta los precioscorrespondientes a cada dominio; es posible que en algunos de estos, la pobreza estésubestimada mientras que en otros sobrestimada. Tener una mejor visión de la ubicacióngeográfica es importante a la hora de decidir dónde deben dirigirse los recursos parasubsanar este problema.ReferencesCANBERRA GROUP. (2001): Final report and recommendations, Ottawa, Canberra Group.CEPAL. (2007): Panorama social de América Latina 2006. Santiago de Chile: Naciones Unidas.COULTER, F. A. E., F. A. COWELL, Y S. P. JENKINS. (1992): “Differences in needs and assessment of income distributions”, Bulletin of Economic Research, volumen 44, N°. 2: pp. 77-124.COWELL, F. A. (2000): “Measurement of inequality”, en Atkinson, A. B., y Bourguignon, F., editors, Handbook of income distribution volumen 1., Amsterdam, Elsevier Science, North-Holland, pp. 87-166.COWELL, FRANK A. (2000): Measuring inequality, Oxford, London School of Economics.———. (1984): “The structure of American income inequality”, Review of Income & Wealth, año 30, N°. 3, pp. 351-75.EBERT, UDO. (1997): “Social welfare when needs differ: An axiomatic approach”, Economica, año 64, N°. 254, pp. 233-44.FUNDACIÓN ESCUELA DE GERENCIA SOCIAL. (2006): La desigualdad en Venezuela, Caracas, FEGS.INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA. Http://www.ine.gov.ve/fichastecnicas/menufichastecnicas.asp. [citado 11/01 2007].MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA PLANIFICACIÓN Y EL DESARROLLO. SISOV: Indicadores. 2007 [citado 10/25 2007]. Disponbible en: http://www.sisov.mpd.gob.ve/indicadores/EM0000200000000/.———. SISOV: Indicadores coeficiente de gini. [citado 12/17/2007 2007]. Disponible en: http://www.sisov.mpd.gob.ve/indicadores/IG0002400000000/index.php.MINISTERIO DEL TRABAJO. (2006): Memoria y cuenta 2005, Caracas: Ministerio del Trabajo.ORTEGA A., D. E. (2003): “Descripción y perfiles de desigualdad de ingresos en Venezuela: 1975-2002”, Caracas, manuscrito. . - 31 -
  36. 36. SEN, A. (2001): La desigualdad económica, México, D.F., Fondo de Cultura Económica.URDANETA DE FERRÁN, L. (2001): “Distribución del ingreso de los hogares. Año 1997”, Caracas, Banco Central de Venezuela, manuscrito. - 32 -
  37. 37. Cuadro 1. Definición de los dominios de estudio según cobertura geográfica de laEncuesta Nacional de Presupuestos Familiares 2005. Dominio Población Tamaño de muestra efectivo (viviendas) Área Metropolitana de 1.883 Caracas Ciudades Grandesa) más de 250.000 4.429 habitantes Ciudades Medianasb) entre 50.000 y 249.999 1.145 habitantes Ciudades pequeñasc) entre 5.000 y 49.999 499 habitantes Áreas ruralesd) ciudades con menos de 322 5.000 habitantes a) Este dominio comprende a las siguientes ciudades: Barquisimeto (Lara), Ciudad Bolívar (Bolívar), Ciudad Guayana (Bolívar), Maracaibo (Zulia), Maracay (Aragua), Maturín (Monagas), Mérida (Mérida), Pto. La Cruz- Barcelona (Anzoátegui), San Cristóbal (Táchira), Valencia (Carabobo). b) Algunos ejemplos de ciudades que quedarían incluidas en este dominio son: Anaco (Anzoátegui), Guacara (Carabobo), San Juan de los Morros (Guárico). c) Algunos ejemplos de ciudades que quedarían incluidas en este dominio son: Carrizal (Miranda), Colonia Tovar (Aragua), Ortiz (Guárico). d) La definición oficial de INE de las áreas rurales son aquellos centros poblados que tienen menos de 2.500 habitantes. - 33 -
  38. 38. Cuadro 2. Categorías de ingresos recogidos en la Encuesta Nacional dePresupuestos FamiliaresINGRESOS MONETARIOS1. Sueldos y salarios 1.1. Sueldos y salarios básicos (EPF8, Sec. II.1, apartado 1) 1.2. Horas extras (EPF8, Sec. II.1, apartado 2) 1.3. Comisiones (EPF8, Sec. II.1, apartado 3) 1.4. Bono de alimentación (EPF8, Sec. II.1, apartado 4) 1.5. Bono de transporte (EPF8, Sec. II.1, apartado 5) 1.6. Bono por rendimiento (EPF8, Sec. II.1, apartado 6) 1.7. Bono de subsidio laboral (EPF8, Sec. II.1, apartado 7) 1.8. Compensación por pago de vivienda (EPF8, Sec. II.1, apartado 7) 1.9. (EPF8, Sec. Otros bonos y compensaciones II.1, apartado 7) 1.10. Aporte patronal al seguro social obligatorio (EPF8, Sec. II.1, apartado 10) 1.11. Aporte patronal al seguro de paro forzoso (EPF8, Sec. II.1, apartado 11) 1.12. Aporte patronal al ahorro habitacional (EPF8, Sec. II.1, apartado 12) 1.13. Aporte patronal a la caja de ahorro (EPF8, Sec. II.1, apartado 13) 1.14. Aporte patronal al INCE (EPF8, Sec. II.1, apartado 14) 1.15. Contribuciones patronales al sistema privado SS (EPF8, Sec. II.1, apartado 15) 1.16. Cesta ticket (EPF8, Sec. II.1, apartado 16) 1.17. Reembolso por guardería (EPF8, Sec. II.1, apartado 24) 1.18. Primas por antigüedad (EPF8, Sec. II.1, apartado 23) 1.19. Aguinaldos (EPF8, Sec. II.1, apartado 26) 1.20. Utilidades y bonificaciones especiales (EPF8, Sec. II.1, apartado 27) 1.21. Bono vacacional (EPF8, Sec. II.1, apartado 28) 1.22. Remuneraciones provenientes del exterior (EPF8, Sec. II.5, apartado 1) 1.23. Otros sueldos y salarios en dinero (EPF8, Sec. II.1, apartado 31)2. Ingresos mixtos 2.1. Renta mixta monetaria, no incluye autoconsumo ni regalos (Renta mixta) 2.2. Ingresos independientes provenientes del exterior (EPF8, Sec. II.5, apartado 2) - 34 -
  39. 39. 3. Alquileres recibidos 3.1. Alquiler de inmuebles residenciales (EPF8, Sec. II.3, apartado 3) 3.2. Alquiler de inmuebles no residenciales (EPF8, Sec. II.3, apartado 4) 3.3. Alquiler de vehículo (EPF8, Sec. II.3, apartado 6) 3.4. Alquileres provenientes del exterior (EPF8, Sec. II.5, apartado 5)4. Transferencias en dinero 4.1. Transferencias por jubilaciones y pensiones (EPF8, Sec. II.2, apartado 1, 2, 3 y 4) 4.2. Transferencias por ayudas o becas (EPF8, Sec. II.2, apartado 5, 6 y 7) 4.3. Transferencias por misiones (EPF8, Sec. II.2, apartado 7.1 y 7.2) 4.4. Reembolsos por seguros (EPF8, Sec. II.4, apartado 5.1, 5.2, 5.3, 5.4, 5.5) 4.5. Transferencias por premios o loterías (EPF8, Sec. II.4, apartado 2) 4.6. Otras transferencias en dinero (EPF8; Sec. II.1, apartado 22 y 25, Sec. II.2, apartado 8, Sec. II.4, apartado 1, 3 y 4) 4.7. Transferencias en dinero entre hogares (formulario de gastos donde quien paga=14 o código del gasto In (90235,90237,90238,90239,90241) 4.8. Transferencias corrientes (EPF8, Sec. II.5, apartado 3) 4.9. Transferencias extraordinarias (EPF8, Sec. II.5, apartado 4)5. Intereses 5.1. Intereses de caja de ahorro (EPF8, Sec. II.1, apartado 29) 5.2. Intereses sobre prestaciones sociales (EPF8, Sec. II.1, apartado 30) 5.3. Intereses bancarios (Sec. II.3, apartado 1) 5.4. Intereses por bonos, letras y otros (Sec. II.3, apartado 2)6. Dividendos (Sec. II.4, apartado 6)7. Alquiler de tierras y terrenos (Sec. II.3, apartado 5)8. Ventas de bienes durables 8.1. Ventas de vehículos (EPF7, tabla 22) - 35 -
  40. 40. 8.2. Ventas de equipos (EPF7, tabla 24)INGRESOS NO MONETARIOS9. Transferencias en especie 9.1. Salarios en especie (formulario de gastos donde quien in (3,9)) 9.1.1. Alimentos (si INT(CODEPF/10000)=1) 9.1.2. Vestidos (si INT(CODEPF/10000)=2) 9.1.3. Transporte (si INT(CODEPF/10000)=6) 9.1.4. Vivienda (si INT(CODEPF/10000)=4) 9.1.5. Servicios de las viviendas (si INT(CODEPF/10000)=3) 9.1.6. Otros (si INT(CODEPF/10000) NOT IN(1,2,3,4,6)) 9.2. Retiro de la empresa (formulario de gastos donde quien in(4,10)) 9.3. Transferencias en especie de empresas (formulario de gastos donde quien paga in(7,13,16)) 9.4. Transferencias en especie entre hogares (formulario de gastos donde quien paga in(8)) 9.5. Autoconsumo (formulario de gastos donde quien paga in(2)) - 36 -
  41. 41. Gráfico 1. Ingreso por hogar mensual (Nacional) Bs. 2005 4.500.000 4.000.000 3.500.000 3.000.000 2.500.000 2.000.000 Promedio nacional: Bs. 1.389.384 1.500.000 1.000.000 500.000 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 Ventil Fuente: ENPF 2005 y cálculos propios.Gráfico 2. Número de personas por hogar (Nacional) N° personas/hogar 6,0 5,5 5,0 4,5 Promedio nacional: 4,5 personas/hogar 4,0 3,5 3,0 2,5 2,0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 Ventil Fuente: ENPF 2005 y cálculos propios. - 37 -

×