• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
LA FILOSOFÕA HELENÕSTICA
 

LA FILOSOFÕA HELENÕSTICA

on

  • 24,380 views

 

Statistics

Views

Total Views
24,380
Views on SlideShare
24,206
Embed Views
174

Actions

Likes
11
Downloads
0
Comments
2

6 Embeds 174

http://chinessa.blogspot.mx 127
http://chinessa.blogspot.com 21
http://www.slideshare.net 13
http://chinessa.blogspot.com.es 9
http://chinessa.blogspot.com.ar 2
http://chinessa.blogspot.pt 2

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

12 of 2 previous next

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    LA FILOSOFÕA HELENÕSTICA LA FILOSOFÕA HELENÕSTICA Presentation Transcript

    • LA FILOSOF√ćA HELEN√ćSTICA
    • CARACTER√ćSTICAS
      • Abarca desde la muerte de Alejandro Magno (323 a.C.) hasta la invasi√≥n de Macedonia por los romanos (148 a.C.).
      • Grecia y en especial Atenas pierde su hegemon√≠a comercial, pol√≠tica y en menor medida la cultural.
      • A las ciudades-Estado suceden las monarqu√≠as helen√≠sticas. Hay una situaci√≥n continua de inestabilidad pol√≠tica y se acent√ļan las diferencias entre clases sociales.
      • La seguridad personal y la felicidad individual se convierten en las grandes aspiraciones del momento.
      • Se busca la seguridad tomando como referencia las leyes inalterables de la Naturaleza , del Cosmos.
      • Se elabora una nueva F√≠sica y una nueva √Čtica de car√°cter naturalista y cosmopolita .
      • La filosof√≠a (estoica y epic√ļrea) trata de los fines pr√°cticos de la existencia : ¬ęsabio¬Ľ no es s√≥lo el que sabe sino ¬ęel que sabe vivir ¬Ľ.
      • La filosof√≠a ahora se concibe como un saber unitario, dividido en l√≥gica, f√≠sica y √©tica, pero con una finalidad fundamentalmente moral . La especulaci√≥n abstracta carece de valor.
      • En esta √©poca florecen numerosas escuelas . Hay muchas influencias mutuas pero tambi√©n muchas pol√©micas. Eso explica el eclecticismo que vendr√° a continuaci√≥n.
      • Las tres corrientes principales de pensamiento ser√°n epicure√≠smo, estoicismo y escepticismo , y todas ponen un especial √©nfasis en la filosof√≠a moral.
    • Mapa de la √©poca
    • Contexto
      • Caracter√≠sticas del helenismo :
      • el florecimiento de las ciudades como centros pol√≠ticos, econ√≥micos y culturales
      • el uso del griego como lengua oficial y culta (idioma com√ļn o koin√© )
      • la difusi√≥n del denominado arte helen√≠stico , derivado del estilo cl√°sico pero sin la sobriedad y la contenci√≥n de √©ste
      • los grandes avances cient√≠ficos , tanto en las matem√°ticas (Arqu√≠medes y Euclides), como en la astronom√≠a (Hiparco, Aristarco de Samos), la f√≠sica y las ciencias naturales (Her√≥n de Alejandr√≠a, Teofrasto), la geograf√≠a (Erat√≥stenes), la medicina (Her√≥filo), etc.
      • el desarrollo y la difusi√≥n de la cultura (con la creaci√≥n de bibliotecas como la de Alejandr√≠a) y la filosof√≠a (con las escuelas que sucedieron a Plat√≥n y Arist√≥teles, como el epicu re√≠smo, el cinismo y el estoicismo)
      • Fechas clave:
      • 359 Filipo II sube al trono de Macedonia.
      • 336 Filipo es asesinado y le sucede su hijo Alejandro.
      • 331 Victoria de Alejandro sobre los persas.
      • 323 Muere Alejandro en Babilonia.
      • 281 Se constituyen tres grandes reinos: Macedonia, Asia y Egipto.
      • 168 Macedonia se convierte en provincia romana.
      • 30 Octavio conquista Alejandr√≠a y Egipto se convierte en provincia romana.
    • ESCUELAS SOCR√ĀTICAS
    • ESCUELAS FILOS√ďFICAS
    • EPICURE√ćSMO
      • Epicuro (341-270 a. C.), nacido en Samos , es la figura m√°s original de la filosof√≠a helen√≠stica
        • fund√≥ una escuela conocida como ¬ę el jard√≠n ¬Ľ , por estar situada en el jard√≠n de su casa ateniense, y entre sus disc√≠pulos aceptaba a mujeres y esclavos
        • √Čtica
        • importancia del cuerpo como fundamento de la existencia
        • felicidad = placer = evitaci√≥n del dolor mediante la automoderaci√≥n de los deseos
          • se consigue mediante la elecci√≥n de los placeres naturales y necesarios
          • se manifiesta en la ataraxia o serenidad del alma
            • para alcanzar este estado de serenidad, Epicuro recomienda el apartamiento de la pol√≠tica, el cultivo de la amistad y la indiferencia ante los dioses
    • Texto de Epicuro Parte de nuestros deseos son naturales, y otra parte son vanos deseos; entre los naturales, unos son necesarios y otros no; y entre los necesarios, unos lo son para la felicidad, otros para el bienestar del cuerpo y otros para la vida misma. Conociendo bien estas clases de deseos es posible referir toda elecci√≥n a la salud del cuerpo y a la serenidad del alma, porque en ello consiste la vida feliz. Pues actuamos siempre para no sufrir dolor ni pesar , y una vez que lo hemos conseguido ya no necesitamos de nada m√°s. [...] Por eso decimos que el placer es el principio y fin del vivir feliz . Pues lo hemos reconocido como bien primero y connatural, y a partir de √©l hacemos cualquier elecci√≥n o rechazo, y en √©l concluimos cuando juzgamos acerca del bien, teniendo la sensaci√≥n como norma o criterio . Y puesto que el placer es el bien primero y connatural, no elegimos cualquier placer, sino que a veces evitamos muchos placeres cuando de ellos se sigue una molestia mayor. Consideramos que muchos dolores son preferibles a los placeres si, a la larga, se siguen de ellos mayores placeres. Todo placer es por naturaleza un bien, pero no todo placer ha de ser aceptado. Y todo dolor es un mal, pero no todo dolor ha de ser evitado siempre . Hay que obrar con buen c√°lculo en estas cuestiones, atendiendo a las consecuencias de la acci√≥n, ya que a veces podemos servirnos de algo bueno como de un mal, o de algo como de un bien. La autosuficiencia la consideramos como un gran bien, no para que siempre nos sirvamos de poco, sino para que cuando no tenemos mucho nos contentemos con ese poco ; ya que m√°s gozosamente disfrutan de la abundancia quienes menos necesidad tienen de ella, y porque todo lo natural es f√°cil de conseguir y lo superfluo dif√≠cil de obtener. Los alimentos sencillos procuran igual placer que una comida costosa y refinada, una vez que se elimina el dolor de la necesidad. [...] Por ello, cuando decimos que el placer es el objetivo final, no nos referimos a los placeres de los viciosos -como creen algunos que ignoran, no est√°n de acuerdo o interpretan mal nuestra doctrina-, sino al no sufrir dolor en el cuerpo ni estar perturbado en el alma. Porque ni banquetes ni juergas constantes [...] dan la felicidad, sino el sobrio c√°lculo que investiga las causas de toda elecci√≥n o rechazo y extirpa las falsas opiniones de las que procede la gran perturbaci√≥n que se apodera del alma. El mayor bien es la prudencia, incluso mayor que la filosof√≠a . De ella nacen las dem√°s virtudes, ya que ense√Īa que no es posible vivir placenteramente sin vivir sensata, honesta y justamente, ni vivir sensata, honesta y justamente sin vivir con placer. Las virtudes est√°n unidas naturalmente al vivir placentero, y la vida placentera es inseparable de ellas. ¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬† Carta a Meneceo
    • ESTOICISMO
      • El fundador de la doctrina estoica, Zen√≥n de Citi√≥n (336-264 a. C.), impart√≠a sus ense√Īanzas en un p√≥rtico ( stoa ) de Atenas de donde procede el nombre de su escuela
        • al igual que el epicure√≠smo, la doctrina estoica tuvo muchos seguidores durante todo el periodo helen√≠stico y la √©poca romana
        • √Čtica
        • preocupaci√≥n principal = conseguir la felicidad o eudaimonia , que se basa en vivir en armon√≠a con el mundo adaptando las necesidades individuales a las de la naturaleza a trav√©s del v√≠nculo universal que constituye el logos , principio racional del que participan todos los seres
          • toda tendencia natural es buena, porque la propia naturaleza es norma de conducta
          • cuando la naturaleza humana se desv√≠a, entonces surge la pasi√≥n ( p√°thos ), que Zen√≥n define como una conmoci√≥n del alma contraria a la recta raz√≥n y a la Naturaleza
          • ante la pasi√≥n, el deber exige autodominio ( ap√°theia = impasibilidad)
          • la pasi√≥n es un error del juicio, que nace de una falsa opini√≥n
        • ser feliz = ser virtuoso, mediante la adaptaci√≥n a las circunstancias que proporciona la autarqu√≠a o autosuficiencia
        • el sabio = el que vive seg√ļn la raz√≥n y est√° libre de pasiones
          • es un ideal pr√°cticamente inalcanzable, al que s√≥lo S√≥crates, Ant√≠stenes y Di√≥genes se aproximaron
          • para facilitar la aproximaci√≥n, al menos, a ese ideal del sabio desarrollaron los estoicos una teor√≠a de las conductas convenientes , o deberes de aquellos que no han alcanzado la sabidur√≠a y tienen que contentarse con una virtud menos excelente
          • libertad = sometimiento y aceptaci√≥n de la necesidad, en la abstinencia absoluta ante las pasiones y los placeres
    • Textos estoicos (1) El fin supremo del hombre es vivir conforme a la naturaleza , que es lo mismo que vivir seg√ļn la virtud, ya que la naturaleza nos conduce a la virtud . [...] La virtud del hombre feliz y el buen orden de la vida nacen de la armon√≠a del genio propio de cada uno con la voluntad del que todo lo gobierna. Di√≥genes dice expresamente que el fin supremo consiste en obrar con prudencia en la elecci√≥n de las cosas conformes a la naturaleza . [...] La virtud es una disposici√≥n del √°nimo conforme a la raz√≥n y elegible por s√≠ misma, no por medio o deseo de alg√ļn bien exterior. En ella consiste la felicidad... Di√≥genes Laercio Piensa que¬† te¬† has de conducir en tu vida como en un convite. ¬ŅSabes qu√© has de hacer all√≠? ¬ŅTe llega a ti algo de lo que se reparte? Extiende la mano y t√≥malo modestamente . ¬ŅPas√≥ de largo? No quieras arrebatarlo. ¬ŅA√ļn no ha llegado? No excites el apetito desde lejos con ansia baja; aguarda que llegue a ti . As√≠ cond√ļcete con los hijos; as√≠ con la mujer; as√≠ con los magistrados; as√≠ con las riquezas. Y as√≠ te har√°s digno de ser comensal de los dioses. Pero si a√ļn a lo que se te concede y ofrece no echas mano, sino que lo dejas generosamente pasar, entonces no s√≥lo ser√°s comensal de los dioses, sino colega y participe de su reino. Porque Di√≥genes y H√©rcules y otros semejantes obraron as√≠ fueron como dioses y por tales se les ten√≠a. Epicteto
    • Textos estoicos (2) As√≠ como tantos r√≠os, tantas lluvias ca√≠das del cielo, tanta multitud de fuentes minerales, no cambian el sabor del mar ni le aten√ļan siquiera, as√≠ el √≠mpetu y el contraste de la adversidad no conmueven el alma del var√≥n bueno ; persevera con firmeza en su estado y trueca en su propio color todo cuanto le adviene, porque es m√°s fuerte que todos los accidentes externos. Yo no llego a decir que no los sienta, sino que los vence y, por a√Īadidura, se yergue sesgo y apacible contra los embates de la adversidad. Considera las adversidades como un ejercicio . ¬ŅQui√©n no m√°s que siendo hombre, con recia propensi√≥n a todo lo honesto no desea una prueba a su medida y no desaf√≠a el peligro por correr a su deber? ¬ŅPara qu√© hombre activo no es un suplicio la holganza? ¬ŅVemos a los atletas que practican el culto de la fuerza, como lidian con los m√°s esforzados y exigen a aquellos con quienes se adiestran para el combate que usen contra ellos todas sus energ√≠as y consienten ser tundidos, maltratados y si no encuentran adversarios de fuerza igual, pugnan con muchos a la vez? Languidece la virtud sin adversario. Sepas que esto mismo ha de hacer el hombre bueno; no ha de temer las cosas duras y dif√≠ciles ni ha de quejarse del hado; cualquier cosa que le acaeciera, t√©ngala por buena y convi√©rtala en provecho propio. Lo que importa no es cu√°nto sufres, sino c√≥mo lo sufres. No ves con qu√© diferente cari√Īo tratan a sus hijos los padres y las madres. Aquellos mandan levantarles temprano para dedicarse al estudio y as√≠ les arrancan sudor y l√°grimas; las madres, en cambio, quieren tenerlos en su regazo y mantenerlos a la sombra. Dios trata a los buenos con coraz√≥n de padre y los ama varonilmente; ejerc√≠talos en trabajos, dolores, infortunios para que cobren la verdadera reciedumbre; quien sostuvo brega asidua con las contrariedades, le curtieron los obst√°culos y ya no cede a ning√ļn mal y, ca√≠do, a√ļn lucha cuerpo a tierra. Los dioses contemplan a los varones magn√°nimos en lucha con alguna calamidad. He ah√≠ ese espect√°culo digno de ser contemplado por Dios atento a su obra; he aqu√≠ un duelo digno de Dios; el var√≥n fuerte luchando a brazo partido con la fortuna adversa; y todav√≠a m√°s si fue √©l el que la provoc√≥. ...A medida que el razonamiento avance te demostrar√© c√≥mo no son males aquellos que lo parecen. D√≠gote por ahora que √©stas que tu llamas asperezas, adversidades, abominaciones, son provechosas , primeramente al que las sufre, luego a la universidad de los hombres. S√©neca
    • ESCEPTICISMO O PIRRONISMO
      • Iniciada por Pirr√≥n de Elis (360-270 a. C.) y Tim√≥n de Fliunte (320-230 a. C.)
        • desconfiaban de la capacidad de la raz√≥n para descubrir la verdad , pues las sensaciones por las que percibimos la realidad s√≥lo nos muestran la apariencia de las cosas
        • no se puede conocer c√≥mo son las cosas en s√≠ , y lo m√°s aconsejable es abstenerse de hacer cualquier juicio, pues no hay nada falso ni verdadero
        • pretender alcanzar conocimientos absolutos es una fuente de intranquilidad
        • lo √ļnico que interesa en la vida es conseguir la tranquilidad de esp√≠ritu o ataraxia
        • todo lo exterior a nosotros es indiferente
        • dado que hemos de vivir en un mundo de apariencias, a veces tendremos que inclinarnos por lo m√°s probable
    • Texto sobre el escepticismo Por nuestra parte, mantenemos que el fin del esc√©ptico es la imperturbabilidad del alma respecto de lo opinable y la moderaci√≥n en las emociones respecto de lo inevitable. En efecto, habiendo comenzado a filosofar con la pretensi√≥n de decidir acerca de las impresiones sensibles y captar cu√°les de ellas son verdaderas y cu√°les falsas, a fin de alcanzar la imperturbabilidad , el esc√©ptico vino a hallarse sumido en opiniones discordantes de fuerza equilibrada y no pudiendo decidir entre ellas, suspendi√≥ el juicio. Pues bien, con la suspensi√≥n del juicio le advino la imperturbabilidad respecto de lo opinable. ¬† Sexto Emp√≠rico
    • CINISMO La filosof√≠a c√≠nica fue fundada por Ant√≠stenes en Atenas alrededor del a√Īo 400 a. de C. en el gimnasio de Cynosarges (¬ęel perro blanco¬Ľ). De ah√≠ deriva probablemente el nombre de c√≠nicos o perros. Pero, dicho nombre, adem√°s de inspirarse en el del lugar de la escuela, designaba tambi√©n la voluntad de una vida errante y desapegada de los bienes materiales, y solamente interesada en los bienes morales. Hab√≠a sido alumno de S√≥crates. Esta escuela es una de las llamadas escuelas socr√°ticas menores , que junto con la meg√°rica y la cirenaica comparte el hecho de que sus fundadores fueron disc√≠pulos de S√≥crates y la caracter√≠stica com√ļn de tener una orientaci√≥n √©tica y de recurrir a la dial√©ctica e iron√≠a socr√°tica . La orientaci√≥n moral de los c√≠nicos estuvo al servicio de una vida asc√©tica y que despreciaba los bienes materiales. El sabio c√≠nico busca s√≥lo la virtud y no desea ni los bienes ni los placeres , libre de todo y de todos, desprecia las normas usuales de conducta social e importuna a los dem√°s provoc√°ndolos con la absoluta franqueza. Para ellos, la aut√©ntica virtud es vivir conforme a la naturaleza, seg√ļn el ideal de la autarqu√≠a , carencia de necesidades o autosuficiencia , de inspiraci√≥n socr√°tica, pero entendida en un sentido individualista y -a diferencia de S√≥crates- antiintelectualista. Este antiintelectualismo les separa de la √©tica socr√°tica.
    • CINISMO
      • Los c√≠nicos ense√Īaron que la verdadera felicidad no depende de cosas externas tales como el lujo, el poder pol√≠tico o la buena salud. La verdadera felicidad no consiste en depender de esas cosas tan fortuitas y vulnerables, y precisamente porque no depende de esas cosas puede ser lograda por todo el mundo. Adem√°s no puede perderse cuando ya se ha conseguido.
      • El m√°s famoso de los c√≠nicos fue Di√≥genes , disc√≠pulo de Ant√≠stenes. Se dec√≠a de √©l que habitaba en un tonel y que no pose√≠a m√°s bienes que una capa, un bast√≥n y una bolsa de pan.
      • Los c√≠nicos opinaban que el ser humano no ten√≠a que preocuparse por su salud . Ni siquiera el sufrimiento y la muerte deb√≠an dar lugar a la preocupaci√≥n. De la misma manera tampoco deb√≠an preocuparse por el sufrimiento de los dem√°s.