La decimo tercera candela

1,905 views
1,810 views

Published on

Lobsang Rampa: "La decimo tercera candela"

Published in: Spiritual, Travel, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,905
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
94
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La decimo tercera candela

  1. 1. JUSTIFICACIONUsted se preguntará qué es eso de La decimotercerac a n d e l a . Pu e s b ie n ; é se p r e te n d e se r e l tí t u l o l ó -gico que responda a lo que estoy haciendo. Porquelo que esto y h ac iendo es tr at ar de "encender un avela", lo cual es inf initamente mejor que "maldecirla oscuridad". Este es mi decimotercer libro y esperoque sea mi candela decimotercera. Quizás usted crea que es una velita muy pequeña,de esas que se ponen en las tortas de cumpleaños.S i n e m b ar g o , n u n c a h e te n i d o n i n g u n a c l a s e d etortas con velas; ¡ni siquiera tuve jamás una torta dec u mp l e añ o s ! D e m an e r a q u e ah o r a, c o n m i d ie t aresidual baja de no más de mil calorías, que me res-tringe la ingestión de azúcar, ya es demasiado tardepara que me preocupe. Así, pues, pido disculpas; hag amos como si éstafuese La decimotercera candela, aun cu ando se apequeñita como la de la torta de cumpleaños de unamuñeca.
  2. 2. CAPITULO ILa señora Marta MacGoolioogly se dirigió resuelta-mente y- a grandes trancos hacia la puerta de la co-cina, llevando aferrado en su mano regordeta unajado trozo de diario. Ya fuera, en el reseco terrenocubierto de maleza que servía de "jardín posterior",se detuvo y echó una mirada furibunda en derredor,como un to ro embrave cido que e n época de celoesperase la llegada de rivales. Satisfecha —o disgus-tada— de que no hubiese a la vista adversarios conquienes habérselas, se precipitó hacia la derruidacerca que demarcaba los lindes del jardín. Apoyando cómodamente su más que exuberantebusto en un poste carcomido, cerró los ojos y abrióla boca. — ¡Eh, Maud! —bramó hacia el otro lado de losjardines contiguos, y el paredón de la fábrica cercanareflejó el eco de su voz—. ¡Eh, Maud! ¿Dóndeestás? Cerró la boca, abrió los ojos y se quedó aguar-dando. De la dirección de la casa siguiente a la más próxi-ma llegó el ruido de un plato que se rompe al caer;después, la puerta de la cocina de aquella casa seabrió, y salió con alborotado ímpetu una mujerpequeña y enjuta, secándose las manos en su pringosodelantal. — ¡Vaya! —rezongó ásperamente—. ¿Qué quieres? 11
  3. 3. LOBSANG RAMPA — ¡Mira, Maud! ¿Has visto esto? —respondióleMarta a voz en cuello, agitando por encima de sucabeza el ajado trozo de papel de diario. ¿Cómo quieres que sepa si lo he visto sip r i m e r o no lo veo? —bufó Maud—. A lo mejor lovi; pero, a lo mejor, no. Bueno, ¿qué pasa? ¿Algúnotro escándalo pasional? La señora MacGoohoogly buscó a tientas en elbolsillo de su delantal y extrajo unos grandes ante-ojos de armadura de asta profusamente tachonada depiedrecillas. Antes de ponérselos, limpió con cuidadolos cristales con el ruedo de su falda y se alisó loscabellos detrás de las orejas. Después se frotó ruido-samente la nariz con el revés de la manga y vociferó: Es del Dominio; me lo mandó mi sobrino. ¿Del Dominio? ¿Qué negocio es ése?¿ E s t á n liquidando? —gritó Maud, mostrandointerés por primera vez. Molesta, Marta tuvo un arrebato de cólera. — ¡No! —chilló exasp erada—. Pero, ¿no sa besnada? El Dominio, ¡entiéndelo! , el Canadá. ElDominio del Canadá. Me lo mandó mi sobrino. Esperaun momento, que voy para allá. Descolgó su busto del poste y, guardando los ante-ojos en el bolsillo del delantal, atravesó aprisa elfragoso jardín y el camino de los fondos. Maud sus-piró con resignación y fue lentamente a su en-cuentro. — ¡Mira esto! —aulló Marta, no bien se encontra-ron en el camino, ju nto al por tó n del jar dí n, dellado desocupado entre las casas de ambas—. ¡Fíjatela estupidez que escriben ahora! ¡El alma! ¡Qué vaa haber semejante cosa! Cuando estás muerta, estásmuerta. Así: ¡Puf! Con el rostro encendido, sacudió el papel delantede la nariz larga y afilada de la pobre Maud y dijoencolerizada: 12
  4. 4. LA DECIMOTERCERA CANDELA —No entiendo cómo pueden salirse con la suya.Morirse es como soplar una vela; después no haynada. Mi pobre marido —que su alma descanse enDios— decía siempre, antes de morir, que sería ungran alivio saber que no volvería a encontrarse denuevo con sus viejos conocidos. Ante este mero pensamiento se puso a gimotear. Maud OHaggis miraba a los lados de su nariz yesperaba pacientemente a que su compinche se cal-mase. Por fin encontró una oportunidad y le pre-guntó: —Pero ¿qué artículo es ése, que te ha alteradotanto? Sin poder hablar, Marta le extendió el fragmentoajado de diario que le había causado toda esa con-moción. —No, querida, —le dijo de pronto, cuando recobróla voz—. Estás leyendo el lado del revés. Maud dio vuelta el papel y comenzó a leer nueva-mente. Mientras lo hacía, con los labios pronunciabasilenciosamente las palabras, — ¡Vaya! —exclamó—. ¡Nunca me había enteradode nada parecido! Marta sonrió con radiante satisfacción. —Es algo extraño, ¿eh? , que se publiquen talestonterías. ¿Qué piensas tú? Maud volvió varias veces la página de un lado y deotro y comenzó a leer nuevamente el lado contrario.Al cabo, dijo: — ¡Ah; ya sé! Helen Hensbaum nos lo explicará;sabe de tod o sobre est as cosas. C omo que le e li-bros... — ¡Oh! No soporto a esa mujer —replicó Marta—.¿Sabes qué me dijo el otro día? "Dios no permitaque se le hinche el vientre, señora MacGoohoogly".Eso es lo que me dijo, ¿te das cuenta? ¡La muydescarada! ¡Bah! 13
  5. 5. LOBSANG RAMPA —Pero está enterada; sabe un montón de cosassobre todo esto, y, si queremos llegar al fondo de lacuestión —dijo agitando bruscamente la dichosa hojade papel—, tenemos que hacerle el juego y adularla.Anda, vamos a verla. Marta señaló hacia el camino y dijo: —Allá está, tendiendo su ropa interior. Buenapieza es. Fíjate en esas panty hose nuevas; debe deconseguirlas en algún sitio especial. Para mí, yotengo de sobra con las buenas bombachas de antes. —Levantóse las faldas para mostrarlas y agregó—: Te tienenmás abrigada cuando no se tiene ningún hombre, ¿no? Soltó una risa vulgar y ambas se echaron a andartranquilamente por el camino en dirección de HelenHensbaum y de su ropa lavada. En el preciso instante en que estaban para entraren el jardín de aquélla, el estrépito de un portazo lasdetuvo. Del jardín vecino surgió un par de hot pantsdespampanantes. Atónitas, las dos mujeres abrierondesmesuradamente los ojos y, lentas, sus miradasfueron subiendo hasta abarcar la trasparente blusa yel rostro pintado, insulso. — ¡Casi nada! - masculló Maud OHaggis—. ¡Toda-vía se ven cosas en el pueblo! En silencio, se quedaron mirando con los ojosbien abiertos mientras la muchacha de los hot pantsse contoneaba levantando los talones a una alturasuperior a su decoro. —Te hace sentir vieja, ¿no? —dijo Marta. Y, sin agregar una palabra más, entraron en la pro-piedad, donde encontraron a la señora Hensbaum,que atisbaba el andar acompasado de la muchacha. —Buenos días, señora Hensbaum —saludó Marta—. Alo que parece, hay vistas al cabo de la calle, ¿eh? —agregócon risa contenida. 14
  6. 6. LA DECIMOTERCERA CANDELA Helen Hensbaum frunció el ceño con más feroci-dad todavía. —¡Aj! ¡Esa! —exclamó—. ¡Tendría que habermuerto, antes, en las entrañas de su madre! —Suspi-ró y se irguió hasta la alta cuerda de colgar la ropa,p o n i e n d o e n e v i d e n c ia q u e e f e c tiv ame n te u s a b apanty hose. —Señora H ensbaum —comenzó Maud—: co mosabemos que usted es muy leída y que sabe de todo,hemos venido a consultarla. —Se detuvo y HelenHensbaum repuso sonriendo: Bien, señoras. Entonces, pasen y lesp r e p a r a r é una taza de té. La mañana está fría.Nos hará bien descansar tu? rato. Volvióse y se encaminó hacia su bien cuidada casaque, por lo ordenada y pulcra, tenía el nombre de"Pequeña Alemania". La tetera hervía, y el té humeaba. La señora Hens-baum ofreció bizcochos dulces y dijo: Bien, ¿en qué puedo serles útil? Maud señaló con un gesto a Marta. Ella ha recibido del Canadá o de no séd ó n d e , una noticia e x traña . Por mi parte, yo nosé qu é pensar. Que le cuente ella. Marta se enderezó más en su asiento. —Es esto; mírelo. Me lo mandó mi sobrino. Semetió en un embrollo con una mujer casada, sí, ysalió disparado a un lugar llamado Montreal, en elDominio. A veces escribe, y justamente envió esto enuna carta. Yo no creo en semejante tontería —dijoalcanzándole el trozo de papel ajado, que ahora esta-ba mucho peor por el mal trato que le habían dado. La señora Helen Hensbaum tomó cuidadosamentelo que quedaba de él y lo extendió sobre una hojade papel limpio. — ¡Ah, vaya! - aulló en su entusiasmo, olvidando 15
  7. 7. LOBSANG RAMPA por completo su inglés habitualmente correcto—. Istgut, no? ¿Nos lo podría leer, claramente y decirnos qué leparece? —pidió Maud. La señora Hensbaum se aclaró la garganta, bebió unsorbo de té y comenzó: Es del Montreal Star. Lunes, 31 de mayo de 1971.¡Qué interesante! Yo estuve en esa ciudad. —Hizo unabreve pausa y leyó—: S E V I O C UA N D O S E D ESP RE N D I A D E S U P RO P I O C UE RP O .UN EN F E R MO C A R D I A C O E XP L I C A L A S EN S A C I O N D E LAMUERTE. C a n a d i a n P re s s . To ro nto . U n v e c i n o d e To ro n to que el añop a s a d o s u f r i ó u n a ta q u e c a r d í a c o , d i c e q u e s e v i o c u a nd o sed e s p re nd í a d e s u p ro p i o c u e rp o y q u e e x p e ri m e n t ó e x t ra ña s ya p a c i b l e s s e ns a c i o n e s d u ra n te e l p e r í od o c r í t i c o en que suc o ra z ó n s e d e tu v o . B . L e s l i e S ha rp e , d e 6 8 a ño s , d i c e q u e e n e l l a p s o e n q u esu co ra zó n n o l a t i ó , p u d o v e rse a s í mis mo , " f re n te a fr en t e " . E l s e ñ o r S h a rp e x p l i c a e l s u c e s o e n l a e d i c i ó n c o r r i e n t e d el a r e v i s ta d e l a C a na d i a n Me d i a d A s s o c i a t i o n , e n u n a p a r ted e l a r t í c u l o q u e f i rm a n l o s d o c to re s R . L. Ma c M i l l a n y K . W .G . B ro wn , c o d i re c to re s d e l a u n i d a d c o ro n a r i a d e l H os p i ta lG e n e r a l d e To ro n to . E n e s e a r t í c u l o , l o s m é d i c o s m e n c i o na d o s d i c e n : "Q u i z á se s to h a y a s i d o l o q u e s e e n ti e nd e p o r s e p a r a c i ó n d e l a l ma d e lc u e rp o " . E l s e ño r S ha rp e fu e t ra s l a da d o a l h o s p i ta l c u a n d o , p o r e ld o l o r q u e s e n tí a e n e l b ra zo i z q u i e rd o e l m é d i c o d e l a fa m i l i al e d i a g n o s ti c ó u n a ta q u e c a rd í a c o . D i c e S ha rp e q u e , a l a m a ñ a n a s i g u i e nt e , re c u e rd a q u ee s t a b a m i r a n d o s u r e l o j m i e nt ra s s e h a l l a b a t e n d i d o e n l ac a m a , c o n l o s a l a mb re s d e l c a rd i ó g ra fo y l o s t u b o s i n t r a -venosos conectados. " E n e s e p re c i s o i n s ta n te e x h a l é u n s u s p i ro m u y , mu yho nd o , y m i c a b e za s e l a d e ó ha c i a l a d e re c h a . ` ;P o r q u é s eh a b r á l a d e a d o m i c a b e z a ? —p e n s é — . Y o no l a h e mo v i d o .D e b o d e e s t a r p a ra d o rm i rm e . " Lu e g o , me e n c o n t ré m i r a n d o m i p ro p i o c u e rp o , d e l ac i n tu ra p a r a a r r i b a , fr e n t e a f r e n te , c o m o s i s e t ra ta ra d e u nespejo en el cual yo parecía estar en el ángulo inferiori z q u i e rd o . C a s i i nm e d i a ta me n te m e v i a m í m i s m o a b a n- 16
  8. 8. LA DECIMOTERCERA CANDELA d o n a r mi c u e rp o , s a l i e nd o p o r l a c a b e za y p o r l o s h o m b ro s ,p e ro no v i m i s m i e m b ro s i n fe ri o re s . " E l c u e rp o q u e s e d e s p r e n d í a d e m í n o e r a l o q u e s e d i c ev a p o r o s o , p e r o p a r e c i ó e x p a n d i rs e m u y l i g e r a m e n te u n a v e zq u e e s tu v o fu e r a . " — c o m e n tó e l s e ño r S ha rp e . " D e p ro nto me e n c o n t ré s e n ta d o e n u n o b j e to m u y p e q u e ñ oy v i a j a nd o a g r a n v e l o c i d a d , ha c i a a fu e ra y a l o a l to , p or u nc i e l o a z u l g r i s á c e o a p a g a d o , e n á n gu l o d e c u a re n ta y c i nc og ra d o s . " M á s a b a j o d e d o nd e y o e s ta b a , ha c i a l a i z q u i e rd a , d i v i s éu n a s u s ta n c i a b ru m o s a d e c o l o r b l a nc o p u ro , q u e ta m b i é na s c e n d í a e n u n a l í ne a q u e d e b í a i n te rc e p ta r m i ru m b o . " E ra d e fo rm a p e r fe c t a m e nt e re c t a n gu la r, p e ro lle na d ea gu j e ro s , c o mo u n a e s p o nj a . " La s e n s a c i ó n q u e s i g u i ó f u e l a d e h a l l a r m e f l o ta nd o e nu n a l u z a m a r i l l o c l a r o b ri l l a n te — s e n s a c i ó n s u m a m e n t edeliciosa. " E s ta b a f l o t a nd o y d i s f ru t a n d o d e l a m á s h e rmo s a ya p a c i b l e d e l a s s e ns a c i o ne s , c u a n d o s e n t í u n o s m a za zo s e n e lc o s ta d o i z q u i e r d o . E n r e a l i d a d , n o m e c a u s a b a n n i n g ú nd o l o r , p e ro m e s a c u d í a n d e ta l m a ne ra q u e a p e na s p o d í ac o n s e rv a r e l e q u i l i b r i o . C o m e n c é a c o n ta rl o s , y c u a nd o l l e g u éa s e i s g r i t é : ` ¿ Q u é .. . me e s t á n ha c i e n d o ? , y a b r í l o s o j o s . " D i j o q u e re c o n o c i ó a l o s m é d i c o s y e nf e r m e ra s q u er o d e a b a n s u l e c ho , l a s c u a l e s l e i n f o r ma ro n q u e h a b í a s u f r i d ou n p a ro c a rd í a c o y q u e l o h a b í a n s o m e t i d o a u nad e s f i b r i l a c i ó n , e s d e c i r , a u n a a p l i c a c i ó n d e i mp u l s o s e l é c -t r ico s p a ra q u e su c o razó n co me n za ra a la ti r n o rm a l me n te . Lo s mé d i c o s c o m e nt a ro n q u e n o e s h a b i tu a l q u e e l p a c i e n teq u e ha e x p e r i m e n ta d o u n a t a q u e c a rd í a c o re c u e rd e loo c u r r i d o e n e l t r a s c u r s o d e é s t e , y q u e l o c o m ú n e s q u e h a yau n p e rí o d o d e a m ne s i a d e v a r i a s h o ra s a n te s y d e s p u é s . Terminada la lectura, Helen Hensbaum se echóhacia atrás y, mirando a las dos mujeres, volvió aexclamar: — ¡Vaya! Es muy interesante. Marta hizo un gesto de afectada suficiencia porhaberle hecho ver a "la extranjera" algo que ella noconocía. 17
  9. 9. LOBSANG RAMPA ¡Qué bueno! ¿eh? --dijo sonriente—. Una san- -dez de cabo a rabo, ¿eh? Helen Hensbaum sonrió a su vez con cierto dejozumbón. —De modo que a usted esto le parece raro, ¿no?Le parece —¿cómo dijo? —, una sandez. No, señoras;esto es corriente. Esperen; ya verán. —Se puso de piede un salto y se dirigió a otra habitación. Allí, enuna estantería muy elegante, había libros; muchosmás de los que Marta había visto jamás en casa algu-na. Helen Hensbaum fue hacia ellos y tomó algunos. — ¡Vean ! - -exclamó, haciendo p asar las ho jascomo quien acaricia a viejos y amados amigos—.Miren; aquí está impreso todo eso y mucho más. LaVerdad. La Verdad revelada por un hombre que hasido perseguido y castigado por decir la Verdad. Yahora, simplemente porque un vulgar periodista escri-be un artículo, a la gente le es posible pensar que esverdad. La señora MacGoohoogly miró los títulos con cu-riosidad. —El tercer ojo, El médico de Tíbet, El cordón deplata —musitó antes de repasar los demás. Luego,volviéndose, exclamó—: No creerá usted en todoe s t o , ¿ n o e s c i e r t o ? ¡C a r a y ! U s t e d m e a s o m b r a .¡Esto es pura ficción! Helen Hensbaum rió estruendosamente. —¿Ficción? —preguntó al fin, jadeando—. ¿Fic-ción? He estudiado estos libros y sé que dicen laverdad. Desde que leí Usted y la eternidad, yo tam-bién puedo realizar el viaje astral. Marta estaba pálida. "Pobre ingenua" —pensó—;" e s t á mezcl a nd o el alem án con el inglés. ¿Viajeastral? ¿Qué será eso? ¿Alguna nueva línea aérea oalgo por el estilo? " Por su parte, Maud permanecíacon la boca abierta. Todo eso excedía con muchosus alcances, pues lo más que le gustaba leer era el 18
  10. 10. LA DECIMOTERCERA CANDELASunday Supplement, con los últimos crímenes pasio-nales. —Ese viaje ustral, astril o lo que fuere, ¿qué es?—inquirió Marta—. ¿Tiene algo de cierto? Quieredecir que mi viejo, que está muerto y enterrado —yque su alma descanse en Dios—, ¿podría venir averme y decirme dónde ocultaba el dinero antes deestirar la pata? —Sí, claro que sí; podría ocurrir si hubiera algunaverdadera razón para eso. Si fuera por el bien de losdemás, sí. — ¡Caracoles! —prorrumpió agitadamente Marta—.Ahora voy a tener miedo de dormir esta noche,porque a mi viejo se le puede ocurrir volver paraaparecérseme y comenzar de nuevo con las suyas.—Meneó tristemente la cabeza mientras se decía:"Siempre f ue un tipo extraordi na rio en el d ormi-torio". Helen Hensbaum volvió a servir té. Entre -tanto,Marta hojeaba los libros. —Dígame, señora Hensbaum —preguntó ésta—, ¿no meprestaría usted alguno? —No —replicó sonriendo aquélla—. Nunca prestomis libros, porque los escritores deben vivir de lasmíseras sumas que se llaman "derechos de autor",que son un siete por ciento, me parece. Por eso, sipresto libros, privo a los autores de su sustentó.—Reflexionó un instante en silencio y luego excla2-mó—: Le diré qué voy a hacer. Compraré algunos yse los regalaré, así podrá enterarse de la Verdad porusted misma. ¿Está bien? — B u e n o ; no s é . . — r e p u s o M a r t a m o v i e nd o l acabeza dubitativamente—. La verdad es que no sé...No me gusta la idea de que cuando ya una se ha des-hecho perfectamente de un cadáver, digamos, lo haatornillado en el cajón y lo ha enterrado, pueda 19
  11. 11. LOBSANG RAMPAvolver como un fantasma a aterrorizar los días de losvivos. Maud, que se sentía bastante ajena al tema, pensóque ya era hora de aportar su granito de arena. —Sí —dijo vacilante—; pero cuando se los hace salirconvertidos en humo pringoso por la chimenea delcrematorio, entonces todo eso debe de acabarse... —Sin embargo —interrumpió Marta, echándole unasevera mirada—, si, como usted dice, hay vida des-pués de la muerte, ¿cómo es que- no hay pruebas?Se han ido, y eso es lo último que sabemos de ellos.Que se han ido; porque, si realmente siguieran vivien-d o , s e po nd r í a n e n co m u n i c a c i ó n c o n n o s ot r o s ,¡Dios nos libre! Por un momento. la señora Hensbaum permane-ció sentada en silencio; después se levantó y fuehacia un pequeño escritorio. —Miren —dijo, volviendo con una fotografía en lamano—. Fíjense. Es una foto de mi hermano gemelo.Lo tienen prisionero los rusos, en Siberia. Sabemosque está vivo porque así nos lo ha hecho saber laCruz Roja suiza. Sin embargo, no nos es posible reci-bir noticias directas de él. Yo soy su hermana mellizay sé que está vivo. —Marta se sentó y observó lafotografía, dándole vueltas y más vueltas en susmanos—. Mi madre está en Alemania, en AlemaniaOriental —prosiguió la señora Hensbaum—. Tambiénestá viva, pero no podemos comunicarnos. Es decir,que ambos todavía están en esta tierra, entre noso-tros. Y supongamos que usted tuviera una amiga,digamos, en Australia, y quisiera hablarle por telé-fono. Aunque tuviera su número, tendría que teneren cuenta, además, las diferencias de horario y debe-ría utilizar determinados aparatos mecánicos y eléc-tricos. Pero, con todo, podría ser que no pudiesehablar con ella, pues quizá ocurriese que estuviera enel trabajo o que hubiese salido. Y eso que sólo se 20
  12. 12. E LA DECIMOTERCERA CANDELA trataría del otro lado de este mundo. ¡Imagínese, entonces, las dificultades que puede haber para tele- fonear al otro lado de esta vida! Marta se echó a reír. — ¡Ay, querida, querida! ¡Qué original es usted, señora Hensbaum! —exclamó tratando de contener- se—. ¡Un teléfono, dice, al otro lado de la vida! — ¡Eh, un momento! —exclamó repentinamente Maud, exaltadísima—. ¡Sí; claro que hay algo de eso! Mi hijo, que trabaja en electrónica en la B.B.C., nos contó —ya saben ustedes cómo hablan los mu- chachos— de un viejo que inventó un teléfono así y que funcionó. Son microfrecuencias o algo por el estilo, pero después todo quedó en secreto. Me pare- ce que en esto intervino la Iglesia. La señora Hensbaum asintió con una sonrisa a lo que decía Maud y agregó: —Sí; es absolutamente cierto. El autor del cual les he hablado sabe mucho sobre 1 materia. El aparato no prosperó por falta de dinero para perfeccionarlo, me parece. Pero, sea como fuere, mensajes llegan. La muerte no existe. — ¡Bien que lo prueba usted! —exclamó Marta bruscamente. —No puedo probárselo exactamente de ese modo —le repuso con suavidad la señora Hensbaum—; pero considérelo de esta manera: tome un trozo de hielo y supongamos que representa al cuerpo. El hielo se derrite, lo cual significa la descomposición del cuer- po, y entonces queda agua, que es el alma que se separa. — ¡ Disparates! —exclamó Marta—. El agua se puede ver, pero ¡muéstreme el alma! —Me ha interrumpido usted, señora MacGoohoo- gly —repuso su interlocutora—. El agua se evapora y se transforma en vapor invisible; y eso es lo que representa la etapa de la vida posterior a la muerte. 21
  13. 13. LOBSANG RAMPA Maud, que se estaba impacientando porque la con-versación la iba dejando a la zaga, dijo después deunos instantes de vacilación: —Me parece, señora Hensbaum, que, si una quiereponerse en comunicación con el ausente amado, unava a una sesión y allí la ponen en contacto con losespíritus. — ¡Oh, no, querida! —rió Marta, manteniéndosefirmemente en su actitud—. Si quieres espíritus, tevas a l a ta berna y to mas un po co de wh is k y . Lamadre Knickerwhacker tiene fama de buena médium,.pero también le gusta la otra clase de espíritus.¿Estuvo usted alguna vez en una sesión, señora Hens-baum? Helen Hensbaum movió la cabeza con desazón. —No, señoras. Yo no asisto a esas sesiones. Nocreo en ellas. Muchos de los que concurren estánsinceramente convencidos; pero, ¡ay! , ¡en qué granerror están! —Miró el reloj y se levantó de prontosobresaltada—. Mein lieber Gott! —exclamó—. ¡Yatendría que estar terminando el almuerzo para mimarido! —Pero, recobrando su compostura, prosi-guió con más calma—: Si les interesa, vuelvan estatarde a las tres y hablaremos un rato más; pero,ahora, debo atender a mis deberes hogareños. Marta y Maud se pusieron de pie y se encamina-ron hacia la puerta. —Sí —dijo la primera, en nombre de ambas—; ven-dremos de nuevo a las tres, como usted dice. Atravesaron juntas el jardín posterior y se pusie-ron en marcha camino abajo. Marta sólo habló unavez, en el momento en que se despedían. — ¡Vaya! N o sé —com entó—. En _realidad, nosé... Per o e ncontrémo nos aquí, a las tres m enosdiez. Hasta luego —dijo, y entró en su casa, en tantoque Maud proseguía andando por el camino en di-rección de la suya. 22
  14. 14. LA DECIMOTERCERA CANDELA En casa de los Hensbaum, la señora Helen trajina-ba de un lado a otro con la impetuosidad propia dela bien mesurada eficiencia germánica, murmurandopara su coleto extrañas palabras y arrojando platos ycubiertos sobre la mesa con infalible precisión, comosi fuese una eximia malabarista de algún music hallberlinés. Cuando el portón del frente se abrió y lospasos de su esposo, con su rítmico andar, llegaron ala puerta, ya todo estaba preparado y el almuerzoservido. El sol había traspuesto ya el punto más alto y seinclinaba hacia el poniente, cuando Maud aparecióen la puerta de su casa y se dirigió con paso lento ygarboso hacia la de su amiga. Su aspecto era el deuna magnífica aparición, con su vestido de floresestampadas que sugería demasiado el baratillo próxi-mo a Wapping Steps. — iluju, Marta! —llamó desde la puerta del jardínde ésta. Marta abrió y parpadeó deslumbrada. — ¡Vaya, me encandilas! —exclamó con tono deespanto—. ¿Es una pu esta de sol con huevos re -vueltos? Maud.se encrespó. ¿Y tú, con esas faldas tan ajustadas,Marta? S e te trasparentan la faja y lasbombachas. ¡Vaya, quién habla! Y, de veras, Marta estaba un poco llamativa, consu traje gris perla de dos piezas, casi indecorosa-mente ceñido. Un estudiante de anatomía no habríatenido dificultad alguna para localizar las zonas topo-gráficas e, incluso, la línea alba. Tan desmesuradoseran sus tacones altos, que no podía menos quecontonearse, de suerte que su altura totalmente anti-natural la obligaba a menear y sacudir las caderas.Además, con las considerables prendas que en mate-ria de busto la adornaban, debía adoptar una posturapomposa, como soldado en parada militar. 23
  15. 15. LOBSANG RAMPA Así, pues, salieron a desfilar juntas por el camino yentraron en el jardín posterior de los Hensbaum. Alprimer toque, la dueña de casa abrió la puerta y lashizo pasar. — ¡Qué veo, señora Hensbaum! —prorrumpióMaud con cierto asombro, a tiempo que entraban—.¿Se ha metido a vender libros? — ¡Oh, no, señora OHaggis! —sonrió la alemana—.Como he visto que les interesaban mucho las cienciaspsíquicas, he comprado para ustedes algunos librosde Rampa, que les traigo como obsequio. — ¡Oh! —musitó Marta, hojeando uno de ellos—.¡Qué vejete extraño! ¿No es cierto? ¿De veras quetiene un gato que le sale de la cabeza así? La señora Hensbaum se echó a reír con todas lasganas, hasta ponerse roja. — ¡No; qué idea! —exclamó—. Lo que sucede esque los editores se toman amplias libertades parahacer las tapas de los libros, y en eso los autores notienen arte ni parte. Esperen; les mostraré algo.—Subió rápidamente las escaleras y regresó en segui-da, un tanto agitada, con una pequeña fotografía—.V e a n c ó m o e s e l au t o r . L e e s c r ib í y a v u e lt a d ecorreo recibí su contestación y esta foto, que conser-vo como un tesoro. —Pero, señora Hensbaum —sostuvo Marta con ciertaexasperación, cuando se sentaron para continuarconversando—. Usted no tiene prueb as de nada.Todo es ficción. Señora MacGoohoogly —replicóa q u é l l a — ; e s t á usted totalmente equivocada.H ay pruebas; pero pruebas que es precisoexperimentar, vivir. Una vez referí a una amiga mía,la señorita Rhoda Carr, que mi hermano, que estáen manos de los rusos, me había visitado en elplano astral y me había dicho que estaba en unaprisión llamada Dnepropetrovsk. Añadió que setrataba de un enorme establecimiento 24
  16. 16. LA DECIMOTERCERA CANDELAcarcelario de Siberia. Yo nunca había oído hablar deéste. En aquel momento, Rhoda Carr no dijo unasola palabra; pero algunas semanas más tarde meescribió y me lo confirmó. Como está relacionadacon no sé qué organización, tuvo la oportunidad deefectuar averiguaciones por medio de algunos amigosrusos que actúan clandestinamente. Pero —lo cual esmuy interesante— me comentó que mucha gente lehabía contado cosas semejantes acerca de los parien-tes que tienen en Rusia, y todas ellas —me dijo— sehabían enterado por medios ocultos. Maud, que estaba sentada con la boca abierta, seenderezó y dijo: —Mi madre me contó que una vez fue a unasesión donde le dijeron cosas muy ciertas. Todo loq u e oy ó r e s u l t ó c i e r t o. E n t o n c e s , ¿ p o r q u é d i c eusted que esas sesiones no son buenas, señora Hens-baum? —No; yo no dije que todo cuanto se refiere a ellassea malo. Lo que dije es que no creo. Del otro ladode la Muerte hay entidades dañinas que pueden leernuestros pensamientos y que juegan con la gente.Después de leer los pensamientos trasmiten mensajescon el propósito de que se crea que provienen dealgún Guía Hindú o de algún Amado Ausente. Lamayoría de tales mensajes son intrascendentes, va-cíos, si bien algunas veces, por casualidad, algo resultaser exacto. —Deben de ponerse un poco colorados cuandoleen mis pensamientos —comentó Marta sonriendomaliciosamente—. Nunca fui una santurrona.La señora Hensbaum sonrió a su vez y prosiguió:—La gente está muy equivocada respecto de losque han hecho el Tránsito al Otro Lado. Allí tienenmucho que hacer; no se lo pasan ociosos esperando,deseando contestar preguntas tontas. Tienen quecumplir sus tareas. ¿Le gustaría a usted, señora 25
  17. 17. LOBSANG RAMPAOHaggis, recibir alguna llamada telefónica imperti-nente cuando está sumamente atareada y el tiempourge? Y a usted, señora MacGoohoogly, ¿le agrada-ría que alguna persona pesada la entretuviese a lapuerta cuando se le hace tarde para ir a jugar a lalotería? — ¡Bah! Tiene razón, claro —gruñó entre dientesMarta, y añadió: —Pero u ste d habló de los G uías Hindúes. Losconozco de oídas. ¿Por qué tienen que ser hindúes? No preste atención a esas fábulas,s e ñ o r a M a c Goohoogly —repuso la interpelada—.La gente imagina guías hindúes, imagina guíastibetanos, etcétera. Piense, simplemente, que aquí, enesta vida, se considera muchas veces a los hindúes, alos tibetanos o a los chinos como pobres nativos decolor, menesterosos, que no merecen que nadierepare en ellos. Entonces, ¿cómo es posible, de pronto,considerarlos genios del psiquismo, no bien pasan alOtro Lado? No; muchísima gente ignorante "adopta"a un Guía Hindú porque eso es más misterioso.Pero, en realidad, nuestro único guía es el propioSuperyó. — ¡Oh! Las cosas que usted dice no están a nues-tro alcance, señora Hensbaum. Nos ha hecho unenredo de palabras. Riendo, la señora Hensbaum replicó: —Quizás ocurra lo mismo con los libros que leanal principio, comenzando por El tercer ojo. Si me permite un atrevimiento,¿ p o d r í a m o s venir a hablar con usted otra vez? —inquirió Maud. —Sí, por supuesto que pueden. Para mí será unplacer —repuso la señora Hensbaum, demostrando suhospitalidad—. ¿Por qué no nos ponemos de acuerdopara encontrarnos aquí, a esta hora, dentro de unasemana? Y así, minutos más tarde, las dos mujeres se pusie-ron a andar nuevamente por el camino, llevando 26
  18. 18. LA DECIMOTERCERA CANDELAcada cual los libros que les había regalado la señoraHelen Hensbaum. —Me gustaría que hubiera hablado un poco mássobre lo que pasa cuando uno se muere —expresóMaud pensativamente. — ¡Bah! Pronto sabrás bastante si la sigues viendo —replicóle Marta. Tanto en la casa de MacGoohoogly como en la deOHaggis, las luces permanecieron largamente encen-didas. Muy entrada la noche, a través de las celosíasrojas del dormitorio de Marta se veía brillar una luzmacilenta. Por momentos, alguna ráfaga aislada deviento entreabría las pesadas cortinas verdes de lasala de 11.4aud y permitía distinguir su figura inclinadaen una silla alta, con un libro fuertemente asidoentre sus manos. El último autobús pasó rugiendo, con su pasaje delimpiadores nocturnos que regresaban a sus hogares.A lo lejos, un tren chirriaba majestuosamente, con supesada ringlera de vagones de carga balanceándose yrechinando sobre los rieles de una playa de manio-bras. Después, el ulular de una sirena, tal vez de lapolicía o de alguna ambulancia. Nada perturbaba aMaud, enfrascada profundamente, como estaba, en lalectura. Las campanas del reloj del ayuntamientocomenzaron a sonar, y el tañido de las horas anuncióla proximidad de la mañana. Finalmente, la luz seapagó en el dormitorio de Marta. A poco, también seextinguió la de la sala del piso bajo de la casa deMaud, y durante un momento se vio un resplandoren su dormitorio. El alboroto del lechero madrugador quebró la pazde la escena, y a continuación aparecieron los ba-rrenderos con sus camiones con rodillos y su estré-pito metálico. Los ómnibus se echaron a rodar porlas calles, para llevar a bordo a los trabajadoresmañaneros y conducirlos bostezando a sus ocupacio- 27
  19. 19. LOBSANG RAMPAnes. Innumerables chimeneas comenzaron a humear,en tanto que las puertas se abrían y se cerraban conpremura a medida que la gente se lanzaba a la diariacarrera con el tiempo y los ferrocarriles. Finalmente, la celosía roja del dormitorio deMarta se levantó con tal violencia, que las borlas delos cordones quedaron bamboleándose. Con el espan-to reflejado en su rostro embotado por el sueño,Marta echó una vacua mirada a ese mundo indiferen-te. Sus cabellos, sujetos por los rizadores, le dabanun aspecto desaliñado y ordinario, al par q ue elenorme camisón de franela acentuaba sus grandesdimensiones y sus más que abultadas dotes. Al cabo de un rato, la puerta de la casa deOHaggis se abrió lentamente y un brazo se alargópara recoger la botella de leche del umbral. Trascu-rrido un largo intervalo, la puerta se abrió nueva-mente y apareció Maud, vestida con una casaca lis-tada. Agotada y bostezando estrepitosamente, sepuso a sacudir dos felpudos, y luego volvió a recluir-se en el interior de su casa. Un gato solitario surgió de quién sabe qué pasa-dizo secreto y atisbó cautelosamente las inmediacio-nes, antes de aventurarse a enfilar parsimoniosamentehacia la calle. Cuando llegó exactamente al centro dela calzada, se detuvo, se sentó a asearse la cara, lasorejas, las patas y la cola, y luego se marchó conto-neándose hacia algún otro lugar misterioso, en buscadel desayuno. 28
  20. 20. CAPITULO II— ¡Timón! ¡Timón! La voz era chillona, despavorida, con esa desgarra-dora entonación que hace estremecer y pone l osnervios en tensión. — ¡Timón, despierta! ¡Tu padre se muere! Lentamente, el muchachito retornó de las profun-didades de su total inconsciencia y comenzó a esfor-z a r s e , p o c o a p o c o , e n medio de las brumas delsueño, por abrir sus pesados párpados. — ¡Timón, tienes que despertarte! ¡Tu padre seestá muriendo! U n a m a n o l o a s i ó de l os c a b e l l o s y l o s a c u d i óbruscamente. Timón abrió los ojos. De pronto percibió un ruido extraño, ronco,"como si algún yac se estuviera ahogando", pensó.Picado por la curiosidad, se incorporó en el lecho yvolvió la cabeza de un lado y de otro, procurandover a través de la penumbra del exiguo cuarto. Sobre una pequeña repisa había un plato de piedraen el cual un trozo de sebo flotaba en su p ropioaceite derretido. La tira de tela ordinaria que atrave-saba el trozo de sebo le servía de improvisado pa-bilo. En ese momento, la llama chisporroteaba, avi-vándose y atenuándose alternativamente, proyec-tando sombras temblorosas en las paredes. Unaesporádica ráfaga de aire hizo que la mecha se su-mergiera durante un instante; luego, chisporroteando, 29
  21. 21. LOBSANG RAMPAsalpicó algunas gotas, y la débil llama se tornó aunmás tenue. En seguida, saturada otra vez por unanueva inmersión, volvió a relumbrar diseminando elhollín de sus lenguas fumosas por toda la habitación. — ¡ Ti m ón ! ¡ Tu p a dr e s e m u e r e ; v e c o r r i e n d o abuscar al lama! —gimió desesperadamente su madre. D e s p a c i o s am e n t e , t o d a v í a a m o d o r r a d o p o r e lsueño, Timón se puso trabajosamente de pie y seenvolvió con su única prenda de vestir. El ronquidose aceleraba, se tornaba más lento, y retomaba suritmo desapacible, monótono. Timón se aproximó albulto informe a cuyo lado estaba inclinada su madre.Miró hacia abajo temeroso y sintió que el horror loparalizaba ante la vista del rostro de su padre, que lavacilante llama de la lámpara de sebo mostraba aunmás lívido. Azul, estaba azul; y su mirada era dura yfría. Azul, a causa del ataque de insuficiencia car-díaca; y tenso, debido a los signos de la rigidez cada-vérica, si bien todavía estaba con vida. — ¡Timón! —repitió la madre—. ¡Ve a buscar allama, o tu padre morirá sin nadie que lo guíe!¡Corre, corre! Timón giró sobre sus talones y se lanzó hacia lapuerta. Fuera, las estrellas fulguraban, metálicas e impasi-bles, en la cerrazón que precede al alba, hora en queel Hombre está más propenso a decaer y vacilar. Elviento cortante, enfriado por las masas de niebla quese destacaban en la ladera de la montaña, se arremo-linaba haciendo rodar las piedras pequeñas y levan-tando nubes de polvo. El chiquillo, de apenas diez años de edad, se detuvotiritando mientras trataba de escudriñar en laoscuridad, una oscuridad levemente hollada por eldébil resplandor de las estrellas. Allí, cuando nohabía luna, era la mala época del mes. Las montañas 30
  22. 22. LA DECIMOTERCERA CANDELAse tomaban inhóspitas y sombrías, sólo se percibíaun desvaído tinte purpúreo que señalaba sus límites yel comienzo del cielo. En el punto en que la pálidacoloración púrpura descendía hacia el río de escasafosforescencia, una manchita de luz amarillenta,diminuta y titilante, era la que refulgía con másintensidad en medio de aquella lobreguez que todolo envolvía. El chiquillo se puso rápidamente enmovimiento, corriendo, saltando y sorteando lasrocas esparcidas por el suelo, en su irrefrenable ansie-dad por alcanzar el santuario que denunciaba aquellaluz. Las malhadadas piedras se escurrían debajo de suspies descalzos y lo herían. Los cantos rodados, rema-nentes tal vez del lecho de algún mar antiguo, sedeslizaban arteramente a su paso. Los pedrejonessurgían de manera alarmante en la cerrazón de lamadrugada, produciéndole magulladuras cuando losrozaba en su carrera a la cual el miedo ponía alas. A lo lejos, aquella luz era un llamado. Detrás deél, su padre yacía agonizante, sin un lama que guiaselos pasos indecisos de su alma. Se apresuró más.Pronto, su respiración se tornó jadeante con el aireenrarecid o de la mont aña, y a poco lo asalt ó undolor en el costado, produciéndole esa punzadaangustiosa que padecen todos los que se esfuerzanexcesivamente en la carrera. El dolor se hizo tanpunzante que resultaba insoportable. Retorciéndose ygimiendo mientras trataba de aspirar más aire, nopudo menos de aminorar la carrera y andar al troterápido, hasta que, a los pocos pasos, se vio precisado acaminar renqueando. La luz lo atraía como un faro de esperanza en unocéano de abatimiento. ¿Qué sería ahora de ellos?¿Cómo comerían? ¿Quién velaría por ellos; quiénl o s p r o t e g e r í a ? S u - o r a z ó n l a t í a v i o l e n t am en t e ,hasta el extremo de que temió que pudiera salírsele 31
  23. 23. LOBSANG RAMPA del pecho. El sudor se le helaba inmediatamente en elcuerpo al contacto con el aire frío. Su vestidura, raída ymustia, casi no lo protegía contra los elementos. Eranpobres, extremadamente pobres; y ahora lo serían másaún con la pérdida del padre, el único que trabajaba. La luz seguía llamándolo como un refugio en un océanode temores. Lo llamaba, trémula, debilitándose yvolviéndose a avivar, como para recordar al atribuladochiquillo que la vida de su padre se estaba extinguiendo,pero que volvería a brillar allende los confines de estemundo mezquino. Volvió, pues, a lanzarse endesenfrenada carrera, apretando los codos contra susflancos y con la boca bien abierta, tratando de que cadamúsculo le sirviera por unos pocos segundos. La luz ya era más grande, como una estrella que le diesela bienvenida a su hogar. A su vera, el Río Feliz sedeslizaba sonriente, como si jugara con las piedrecillasque había arrastrado desde las cumbres de la montañadonde tenía sus vertientes. A la débil luz de las estrellas,el río tenía un pálido fulgor argentado. Ahora, frente a él,el muchacho podía discernir vagamente el bulto másoscuro del pequeño lamasterio que se levantaba entre elrío y la falda de la montaña. Por mirar la luz y el río, se distrajo, y su tobillo cedióbajo su peso, dando con él por tierra violentamente yhaciendo que se raspase las manos, las rodillas y elrostro. Gimiendo de dolor y frustración, se levantópenosamente y se puso a cojear. De improviso, frente a él, apareció una figura. —¿Quién anda ahí fuera, rondando nuestros muros? —inquirió una voz profunda de anciano—. ¡Ah! ¿Qué es loque te trae a nuestras puertas a esta hora de la mañana?—continuó aquella voz. 32
  24. 24. LA DECIMOTERCERA CANDELA A través de sus párpados inflamados por el llanto,Timón vio frente a sí a un monje anciano y encor-vado. — ¡Oh; e st ás herid o! —prosiguió la voz—. Venadentro y veré qué tienes. Volvióse pausadamente el anciano y se encaminóal interior del pequeño lamasterio. Timón se detuvo,parpadeando a causa de la luz repentina de algunalámpara de sebo que parecía muy brillante compa-rada con la oscuridad exterior. La atmósfera estaba pesada por el olor a incienso.Timón permaneció un momento con un nudo en lagarganta hasta que por fin habló: — ¡Mi padre se muere! Mi madre me ha mandadovolando a buscar auxilio para que tenga quien loguíe en su tránsito. ¡Se muere! El pobre chiquillo se dejó caer al suelo y se cubriólos anegados ojos con las manos. El anciano monjesalió y a poco se pudo oír que conversaba queda-mente en otra habitación. Timón se sentó en el suelollorando en un rapto de consternación y pavor. Un momento después vino a infundirle ánimos unavoz dulce que le dijo: — ¡Hijo, hijo mío! ¡Oh, pero si es el joven Ti-món! ¡Sí; te conozco, hijo mío! Con una respetuosa reverencia, Timón se puso depie lentamente y se secó los ojos con un extremo dela túnica, tiznándose el rostro lloroso con el polvoacumulado en el camino. —Cuéntame, hijo mío —dijo el lama, a quienTimón había ya reconocido. Una vez más, éste refirió lo que ocurría, y, cuandohubo finalizado, habló el lama. —Ven, iremos juntos. Te prestaré un pon y. Pero,antes, bebe este té y come un poco de tsampa, por-que has de estar hambriento, y la jornada será largay dura. 33
  25. 25. LOBSANG RAMPA El anciano monje se adelantó con las viandas, yTimón sentóse a comerla, en el suelo, en tanto queel lama se retiraba a hacer sus preparativos. Al poco rato se oyó ruido de caballos, y el lamaregresó a la habitación. — ¡Ah! Ya has concluido. Bien, entonces partamos—dijo, y se volvió, seguido por Timón. Ahora, sobre los lejanos bordes de la montaña querodea la planicie de Lhasa, se veían aparecer losprimeros y débiles rayos de luz dorada que anuncia-ban el nacimiento del nuevo día. De pronto, un des-tello de luz brilló a través de un paso de la alta mon-taña y por un momento to có la casa patern a deTimón, situada en el lejano extremo del camino. —Hasta el día muere, hijo —comentó el lama—;Pero a las pocas h o ra s renace c o nverti do en unnuevo día. Así ocurre con todo cuanto existe. A la puerta los aguardaban tres briosos caballitos, acuyo cargo no muy firme se hallaba un acólitoapenas mayor que Timón. —Tenemos que cabalgar en estas cosas —susurróle aéste el acólito—. Si no quiere detenerse, tápale losojos con las manos. —Y agregó patéticamente—: Siasí tampoco para, tírate. El lama montó inmediatamente. El joven acólito leextendió una mano a Timón y luego, con un formi-dable brinco, saltó sobre su cabalgadura y se echó aandar tras las otras dos, que ya se esfumaban en laoscuridad que aún cubría la tierra. Dorados rayos de luz aparecían entre los picos dela montaña a medida que el borde superior del solganaba el horizonte. La humedad congelada en elaire frío reflejaba una gran variedad de colores y, alincidir en los prismas del hielo, la luz se refractabamostrando todo el espectro. Sombras gigantescas seproyectaban en el suelo a medida que las tinieblas dela noche cedían al incontenible avance del naciente 34
  26. 26. LA DECIMOTERCERA CANDELAdía . Los tres viajeros solitarios, meras partículas depolvo en la inmensidad de la tierra yerma, cabalga-ban a través de los campos sembrados de guijarros,eludiendo peñascos y hondonadas con mayor facili-dad según la claridad iba en paulatino aumento. Pronto se alcanzó a divisar, de pie junto a una casaaislada, la figura señera de una mujer, que con lasmanos sobre los ojos a modo de visera, oteaba angus-tiosamente el camino esperando el auxilio que tantoparecía demorar. Los tres cabalgaban tomando porlos senderos más seguros entre el ripio. —No sé cómo te las has compuesto tan bien,m u c h a c h o — l e d i j o e l l a m a a Ti m ó n — . D e b e d ehaber sido un trayecto terrible. Pero el pobre Timón estaba demasiado asustado ypor demás extenuado como para responder. En esemomento, incluso, iba tambaleándose y durmiéndosesobre el lomo del pony. Así, pues, los tres prosiguie-ron la marcha en silencio. A la puerta de su casa, la mujer se retorcía lasmanos y sacudía la cabeza con cierta turbación en suactitud de respeto. El lama se apeó del caballo yavanzó hacia la atribulada mujer. Por su parte, eljoven acólito se deslizó de su pony para acudir enayuda de Timón, pero ya era demasiado tarde: éstese había caído tan pronto como se detuvo su cabal-gadura. —Venerable lama —prorrumpió con voz trémula lamujer—; mi esposo ya casi no existe. Lo he mante-nido consciente, pero me temo que sea muy tarde.¡Oh! ¿Qué haremos? —Vamos; indíqueme el camino —ordenó el lama,siguiendo a la mujer, la cual inmediatamente lo con-dujo al interior. La casa era oscura. Los vanos se hallaban cubiertoscon hule traído de la India remota, pues, como allíno existía el vidrio, servía para suplirlo, si bien deja- 35
  27. 27. LOBSANG RAMPAba pasar una luz extraña a la vez que exhalaba unafragancia peculiar. Una fragancia en que se mezclabael olor a aceite seco con el del hollín de la siemprehumeante lámpara de sebo. El piso era de tierra bien apisonada, en tanto quelas paredes estaban hechas de gruesas piedras unidasentre sí con estiércol de yac. En el centro de la habi-tación ardía un débil fuego, alimentado también conheces de yac, del cual se desprendía un humo que, aveces, acertaba a escapar por un agujero practicadoen el techo con ese propósito. Contra la pared del fondo, opuesta a la entrada,ya c í a u n b u l t o q u e , a l p r i m e r g ol p e d e v i s ta , s epodía tomar por un atado de trapos echados a unlado; pero esa impresión se disipaba debido al rumorque provenía de él. Eran los ronquidos agónicos deun hombre que luchaba por seguir viviendo, los es-tertores de quien se halla in extremis. El lama se aproximó y observó a través de la pe-numbra el cuerpo que yacía en el suelo, un hombremaduro, delgado, marcado por los padecimientos dela vida; un hombre que había vivido conforme a lascreencias de sus antepasados, sin tener un solo pensa-miento egoísta. Y ahora estaba allí, jadeando, con el rostro pálidopor la falta de oxígeno. Yacía exhalando sus últimossuspiros, luchando por conservar un vestigio de luci-dez, porque su fe y las creencias tradicionales decíanque su tránsito al otro mundo lo haría mejor con laguía de algún lama experimentado. Miró hacia arriba y cierto dejo de satisfacción—cierta expresión fugaz— cruzó por su pálido sem-blante al notar que ya el lama estaba allí. Este seinclinó al lado del moribundo y colocó las manossobre sus sienes mientras le decía palabras de con-suelo. Detrás de él, el joven acólito extrajo presta-mente los sahumadores y tomó un poco de incienso 36
  28. 28. LA DECIMOTERCERA CANDELAde un paquete. Luego, sacando mecha, pedernal yeslabón de un bolsillo, prendió fuego y sopló hastaproducir llama, de modo que pudiera encender elincienso en el momento oportuno. Aunque más sencillo, no aceptaba el irreverentesistema de acercar el incienso a la ya goteante lám-para de sebo, cosa que habría significado desconsi-deración hacia el incienso, falta de respeto por elritual. El incienso debía encenderlo a la manera tra-dicional, porque él, ese jovencito inquieto, tenía lagran ambición de llegar a ser lama. El lama, sentado en la posición del loto al ladodel moribundo que yacía en el suelo, hizo un movi-miento de cabeza al acólito, el cual de inmediatoencendió la primera ramita de incienso de maneraque la llama tocara sólo la punta de esa primeravara, y después, cuando se puso roja, la sopló y dejóque ahumara. El lama movió ligeramente las manos para colocar-las en diferente posición sobre la cabeza de aquelhombre, y dijo: — ¡Oh, Espíritu que estás por abandonar ésta, tuenvoltura corporal: encendemos la primera vara deincienso para poder llamar tu atención, para poderguiarte, para que puedas seguir la senda mejor entrelos peligros que tu desprevenida imaginación te colo-que delante! En el rostro del moribundo asomó una extraordi-naria paz. Estaba bañado en sudor, con una tenuecapa de humedad; el sudor de la muerte próxima. El lama le tomó firmemente la cabeza e hizo unaleve indicación a su acólito. Este volvió a inclinarse yencendió la segunda rama de incienso; luego soplóhasta extinguir la llama y la dejó que echara humo. — ¡Oh, Espíritu pronto a partir hacia la Gran Rea-lidad, hacia la Verdadera Vida posterior a ésta, elmomento de tu liberación ha llegado! ¡Prepárate a 37
  29. 29. LOBSANG RAMPAmantener tu atención firmemente puesta en mí, aunen el momento de dejar este tu presente cuerpo, por-que es mucho cuanto debo decirte! ¡Escucha! El lama volvió a inclinarse y le puso sus dedosentrecruzados sobre la coronilla. La respiración ester-torosa del moribundo resonó más fuerte y bronca.Su pecho se dilató y volvió a contraerse, y de prontoexhaló un suspiro cor to, pro fund o, casi como s itosiera, y su cuerpo se arqueó hacia arriba hasta apo-yarse solamente en la nuca y los talones. Durante unmomento que pareció interminable permaneció así,hecho un arco rígido de carne y hueso. Luego, re-pentinamente, el cuerpo se sacudió, se sacudió haciaarriba hasta quedar a una pulgada, o quizás a dos,del suelo. Después se desplomó, se aflojó como unsaco de trigo semivacío que alguien hubiese arrojadoa un lado sin miramientos. El último hálito deses-perado brotó de sus pulmones y luego el cuerpo secrispó y quedó rígido, pero desde su interior llegó elgorgoteo de los líquidos, el rumor de los órganos yel del aflojamiento de las articulaciones. El lama hizo un nuevo movimiento de cabeza alacólito, y éste prendió inmediatamente fuego a latercera rama de incienso y la hizo humear sin llamaen el tercer incensario. —Espíritu que ahora te has liberado de tu sufrien-te cuerpo, escucha antes de emprender tu travesía;presta atención, porque por tu imperfecto saber, portus equivocados conceptos, has creado asechanzasque pueden perturbar el sosiego de este tu viaje.Escucha, porque voy a enumerarte los pasos quedebes dar y el Camino que debes seguir. Escucha. Fuera de la pequeña habitación, la brisa matinalcomenzaba a levantarse a medida que el escaso calorde los rayos solares que asomaban sobre la cumbrede la montaña empezaba a alterar el frío de la larganoche; de tal manera, ese débil calor de los primeros 38
  30. 30. LA..DECIMOTERCERA CANDELArayos hacía que se originaran corrientes de aire pro-venientes de los lugares fríos y que se formaranpequeños remolinos de tierra que giraban y golpe-aban contra las cortinas de hule de las aberturas delcuarto, hasta que en la azorada mujer, que observabadesde el vano de la puerta, se producía casi la impre-sión de que los Demonios estuviesen golpeando yquisieran llevarse a su marido que ahora yacía muer-to frente a ella. Pensó en la atrocidad de lo que ocurría. Hasta unmomento antes había estado casada con un hombrevivo, un hombre que durante años había velado porella, que le había brin dado una s eguridad comonunca podría haber en su vida, pero al momentosiguiente ese hombre ya estaba muerto, muerto, yyacía ante ella en el piso de tierra de su habitación.Y se preguntó qué sería ahora de ella. Ya nada lequedaba sino un hijo demasiado pequeño para traba-jar, demasiado pequeño para ganar dinero, en tantoque ella padecía de una dolencia que a veces se pre-senta en las mujeres que no han recibido asistenciaen el momento de dar a luz. Durante todos los añostrascurridos desde el nacimiento de su hijo habíatenido que andar arrastrándose. De rodillas en el suelo, el lama cerró los ojos delcadáver y le puso piedrecillas sobre los párpados paramantenerlos cerrados. Luego le colocó una cintadebajo de la barbilla y la anudó sobre la cabeza paraque el maxilar quedase firme y la boca permanecieracerrada. Hecho esto, a una señal suya se encendió lacuarta rama de incienso que fue cuidadosamentedepositada en su braserillo. Ahora ya había cuatroramas de incienso cuyo humo ascendía casi como sihubiera sid o trazado c on tiza azu l grisáceo, tanrectas eran sus columnas dentro de la habitaciónpoco menos que falta de ventilación y de tiro. El lama prosiguió: 39
  31. 31. LOBSANG RAMPA — ¡Oh, Espíritu desprendido del cuerpo que estáante nosotros; ya ha sido encendida la cuarta ramade incienso para atraer tu atención y retenerte aquímientras hablo, mientras te digo aquello con lo cualhas de encontrarte! ¡Oh, Espíritu a punto de extra-viarte, atiende a mis palabras para que tus desvíospuedan ser corregidos! El lama, pensando en la instrucción que habíarecibido, miró el cadáver con pesar. Pensaba en queera telépata, en su facultad de oír lo inaudible, enque podía ver la aureola del cuerpo humano, esaextraña flama coloreada, multicolor, que gira y seentreteje en torno al cuerpo viviente. Ahora, contem-plando ese cuerpo muerto, podía ver la flama casiextinguida. En lugar de los colores del arco iris yaun muchos más, sólo había un remolino azul grisá-ceo que se oscurecía cada vez más. Empero, al fluirdel cuerpo, el azul grisáceo se elevaba aproximada-mente sesenta centímetros sobre el cadáver. Habíaallí una gran actividad, un intenso bullir, y parecíacomo si una multitud de luciérnagas se lanzasen enderredor, luciérnagas que hubiesen sido adiestradascomo soldados y que estuvieran tratando de ocuparposiciones prefijadas. Las diminutas partículas lumi-nosas se movían, se arremolinaban y se entrecruza-ban, hasta que al cabo, ante los ojos del lama, antesu tercer ojo, apareció una réplica del cadáver, perobajo el asp ecto de un ho mbre v iv o, de u n jo ven.Todavía era sutil y flotaba desnuda a más o menossesenta centímetros sobre el cuerpo. Luego, subió ybajó levemente, quizá dos o tres pulgadas en cadamovimiento. Volvió a subir y bajar, retomó su posi-ción y bajó y subió otra vez, y paulatinamente losdetalles se fueron tornando más claros, el tenuecuerpo fue formándose y adquiriendo mayor sus-tancia. El lama se sentó y aguardó a que la luz azul grisá-cea del cuerpo yacente se tornara más oscura, pero 40
  32. 32. LA DECIMOTERCERA CANDELAentretanto la luz multicolor del cuerpo situado másarriba volvióse más fu erte, má s s ustancial, másvívida. Al fin, tras una súbita ondulación y una sacu-dida, el cuerpo "fantasma" se enderezó con la ca-beza hacia arriba y los pies hacia abajo. Desaparecióla ligera unión entre la carne yacente y el espírituvivo, y éste quedó ya formado y libre de su exenvoltura corporal. Inmediatamente, el cuartucho sellenó del olor de la muerte, el olor extraño, pene-trante, del cuerpo que comienza a descomponerse,un olor desagradable que penetraba por la nariz y lacolmaba hasta la altura de los ojos. El joven acólito, sentado detrás de las humeantesramas de incienso, levantóse prudentemente y se diri-gió hacia la puerta. Allí saludó con una ceremoniosareverenci a a la viuda y a su hijo Tim ón, y ge ntil-mente hizo que se retirasen de la habitación. Cerróla puerta y permaneció de espaldas contra ella uninstante, al cabo del cual exclamó para su adentros:" ¡Puf! ¡Qué atmósfera! " Después, se dirigió pausa-damente a la ventana cubierta de hule y aflojó unextremo p a ra que e ntr ara aire puro. Pero lo queentró fue una formidable ráfaga de viento cargada dearena, que lo dejó escupiendo y tosiendo. — ¡Cierra esa ventana! —exclamó el lama en vozbaja aunque furioso. Con los ojos casi cerrados, el acólito manoteó aciegas la cortina que se agitaba de un lado a otro ytrató de aj ustarla nuevamente contra el mar co. "¡Vaya! ¡Al menos he respirado un poco d e air epuro, mejor que este hedor ! " , p e n s ó , y v o l v i ó asentarse en su lugar, detrás de las cuatro ramas deincienso. El cuerpo yacía inerte en el suelo. En ese momen-to, de él lleg ó el gorg ote o de los humores que deja- 41
  33. 33. LOBSANG RAMPAban de fluir y que ya encontraban sus niveles.También se percibieron el rumor y los quejidos delos órganos que iban dejando de vivir, porque elcuerpo no muere inmediatamente, sino por etapas,órgano por órgano. Primero sobreviene la muerte delos centros superiores del cerebro, y después, enordenada sucesión, la de los demás órganos, que,privados del control cerebral, dejan de funcionar,dejan de elaborar las secreciones o de producir lassustancias necesarias para la supervivencia de esecomplejo mecanismo al cual denominamos cuerpo. A medida que la energía vital se retira, va dejandolos confines del cuerpo y reuniéndose en el exterior,formando una masa amorfa exactamente sobre él.Allí se queda suspendida por la atracción magnéticaen tanto queda aún un resto de vida, mientras toda-vía hay algún fluir de partículas vitales que van de-jando su anterior envoltura. Paulatinamente, a medi-da que los órganos se van desprendiendo unos trasotros de la energía vital, la forma sutil que flotasobre la envoltura carnal va adquiriendo cada vez unmayor parecido a ésta. Al cabo, cuando ya el pare-cido es total, la atracción magnética cesa, y el "cuer-po espiritual" flota en libertad, listo para su próximatravesía. Ahora, el espíritu estaba completo y unido tansólo por un hilo sumamente débil al cuerpo inerte.Flotaba, confundido y asustado. Nacer a la vida enla tierra es una experiencia traumática. Significamorir para otra forma de existenc ia. Morir e n latierra significa que el cuerpo espiritual nace de nuevoen otro mundo, en el mundo espiritual, o en uno deellos. En esos instantes, la forma dudaba, flotabamás arriba y descendía; flotaba y aguardaba las ins-trucciones telepáticas del lama, cuya vida estabadedicada por entero a auxiliar a los que dejaban latierra. 42
  34. 34. LA DECIMOTERCERA CANDELA El lama miró atentamente, apelando a sus sentidostelepáticos para calcular la capacidad del espíriturecién liberado y a su tercer ojo para ver realmentesu forma. Luego, quebró el silencio con su enseñanzatelepática. — ¡Oh, Espíritu recién liberado! —dijo—. ¡Prestaatención a mis pensamientos para que tu tránsitopueda así facilitarse! Repara en las instruccionesque voy a darte para que tu camino se allane, puesmillones han anda do ese camino antes que tú ymillones lo andarán. Aquella entidad vaporosa, que hasta muy pocoantes había sido en la tierra un hombre sumamenteavisado, se turbó ligeramente y un tinte verdoso yoscuro cubrió su ser. Una leve agitación la recorrióen toda su extensión y luego se apaciguó hasta que-darse quie t a. No habí a, empero, ningún ind icio,aunque fuese vago, de que esa entidad estuviese yaen vísperas de despertar del coma del tránsito de lamuerte terrenal al nacimiento en el plano del espí-ritu. El lama observaba estudiando, calculando, esti-mando. Al fin, volvió a hablar telepáticamente ydijo: — ¡Oh, Espíritu recién liberado de las ataduras dela carne, escúchame! Encendemos la quinta rama deincienso para atraer tu atención que divaga, a fin depoder guiarte. El joven acólito había estado rumiando el proble-ma de cómo hacer para largarse a jugar. Hacía untiempo excelente para remontar cometas. Y si otrosandaban por ahí, ¿por qué no él? ¿Por qué tenía élque...? Pero en ese momento volvió a prestar aten-ción rápidamente y encendió con premura la quintarama de incienso, soplando la llama con tal fuerzaque, en seguida, la vara comenzó a llamear nueva-mente. 43
  35. 35. LOBSANG RAMPA El humo ascendió serpenteando y entretejió sustenues hilos en torno a la figura suavemente ondu-lante del espíritu que flotaba por encima del cuerpomuerto. El muchachito volvió a sumirse en sus pensamien-tos respecto del vuelo de las cometas. "Si le pusierael cordel un poco más atrás" —conjeturaba—, "ledaría un mayor ángulo de ataque contra el aire ysubiría más rápido. Pero, si hago eso...". Mas susreflexiones se vieron nuevamente interrumpidas porlas palabras del lama. — ¡Oh, Espíritu liberado —entonaba éste—, que tualma esté alerta! Muc ho tiempo hace que t e hasagostado bajo el peso de las supersticiones propiasdel ignaro. Te traigo sapiencia. Encendemos la sextarama de incienso para darte sabiduría, pues debessaber que estás por emprender tu viaje. El acólito rebuscó frenéticamente en el oscuropiso de tierra la rama que acababa de sacar y mascu-lló uná exclamación de las que no se enseñan en ellamasterio cuando sus dedos se encontraron con lamecha encendida, detrás de la cual se hallaba la vara.A toda prisa le prendió fuego y la metió en el incen-sario. El lama le echó una mirada de reconvención yprosiguió instruyendo al Difunto Espíritu. —Tu vida, desde la cuna al sepulcro, se ha enre-dado con supersticiones y falsos temores. Has desaber que muchas de tus creencias no tienen funda-mento. Has de saber que muchos de los demoniosque temes que se te aparezcan son fruto de tu pro-pia fantasía. La séptima rama de incienso se encien-de para obligarte a que te quedes aquí, de modo depoder instruirte y prepararte adecuadamente para elviaje que tienes por delante. Como el acólito estaba ya preparado con el inciensoencendido y humeante, el lama continuó con susexhortaciones y sus enseñanzas. 44
  36. 36. LA DECIMOTERCERA CANDELA —No somos más que muñecos del Unico que estáen lo Alto, puestos sobre la tierra para que El puedaexperimentar las cosas de la tierra. Percibimos confu-samente nuestra naturaleza inmortal, nuestros víncu-los eternos, y al percibirlos tan oscuramente la imagi-nación trabaja, tememos y buscamos explicaciones. Calló y observó la vaporosa y silente figura quetenía ante sí. Miró y vio el gradual despertar, el re-surgir de la conciencia. Sintió el pánico, la incerti-dumbre, experimentó la dimensión del choque espan-toso del que es arrancado violentamente de en mediode las cosas y lugares familiares. Sintió y compren-dió. El espír itu se inclinó y ondul ó, luego, el lamacontinuó: —Habla con tu pensamiento. Yo captaré esos pen-samientos si te recuperas del estupor del choque.Piensa que puedes hablarme. La forma latió y vaciló; las ondas se mecieron a lolargo de ella y luego, como el apagado piar inicialdel pájaro que acaba de salir del cascarón, se oyó ellamento de un alma amedrentada. —Estoy perdido en el yermo —dijo—. Tengo miedode los demonios que me acosan. Temo que quieranarrastrarme a las regiones profundas y quemarme ocongelarme por toda la eternidad. El lama cloqueó con lástima. —Por nada te atribulas, Espíritu. ¡Escúchame!Aparta de ti esos vanos temores y escúchame. Prés-tame atención para que pueda guiarte y proporcio-narte alivio. —Te escucho, santo lama —replicó la forma—, por-que tus palabras habrán de serme de provecho. El lama hizo una indicación de cabeza a su acó-lito, y éste tomó al punto una ramita de incienso. 45
  37. 37. LOBSANG RAMPA — ¡Oh, despavorido Espíritu! —salmodió aquél.La octava rama de incienso encendemos para poderguiarte. El acólito arrimó presuroso la mecha al incienso y,satisfecho del resultado, lo introdujo en el sahuma-d o r y p repa ró o t ro para cargarlo en el mome ntooportuno. — E l h o m b r e e s e n l a t i e r r a u n s e r i r r e f l e x iv o—prosiguió el lama— que se entrega. a creer lo que noes en lugar de lo que es. El hombre está sumamenteentregado a la superstición y a las falsas creencias.Tú, Espíritu, temes que los demonios te cerquen. Sinembargo, los demonios no existen, salvo aquellos queha creado tu fantasía y que se desvanecerán comouna bocanada de humo al viento cuando comprendasla verdad. En torno a ti hay sombras insustanciales ycarentes de sentido que sólo reflejan tus aterrori-z a do s p e n s a m i e n t o s c o m o u n a t r a n q u i l a f u e n t epodría reflejar tus facciones si te asomaras a ella.Son sombras engañosas, apenas criaturas de un mo-mento, como son las reflexiones del hombre alcoho-lizado. No temas; nada hay que pueda dañarte. El espíritu gimió de terror y dijo, telepáticamente: Sin embargo, veo demonios; veom o n s t r u o s q u e parlotean, que alargan sus garrashacia mí. Quieren devorarme. Veo los rasgos deaquellos a quienes en vida he agraviado . y que ahoravienen a pagarme con la misma moneda. El lama elevó sus manos para bendecir. — ¡Escúchame, oh Espíritu! —dijo—. Mira atenta-mente al peor de tus supuestos agresores. Míraloseveramente y haz un esfuerzo mental para que sealeje. Imagínalo esfumándose en una nubecilla dehumo y así se desvanecerá, porque sólo existe en tuafiebrada imaginación. Piénsalo ya. ¡Te lo ordeno! 46
  38. 38. LA DECIMOTERCERA CANDELA El espíritu se elevó balanceándose. Sus coloresrefulgieron con toda la gama del espectro y al puntollegó la triunfante exclamación telepática: — ¡Se fue! ¡Se han ido! La forma onduló expandiéndose y contrayéndosevarias veces, como podría hacerlo un ser terrenal quejadease luego de un gran esfuerzo. Nada hay de temer, salvo el temor —dijo el lama—. Si nada temes, nada puedevulnerarte. Ahora te hablaré de lo que viene acontinuación; luego deberás emprender la prolongadaetapa de tu travesía hacia la Luz. El espíritu resplandecía ahora con nuevos colores;veíase que había tomado confianza y que el temorhabía desaparecido. Así, pues, aguardaba enterarsede lo que aún debía afrontar. —Ya es el momento —dijo el lama— de que prosi-gas tu viaje. Cuando te haya dejado, sentirás unpoderoso impulso de flotar a la ventura. No te resis-tas. Las corrientes de la Vida te llevarán a través detorbellinos de niebla. Hórridos rostros te observarándesde la oscuridad, mas no les temas: a una ordentuya se irán. Conserva puros tus pensamientos, calmotu semblante. Pronto llegarás a un delicioso prado,donde habrás de experimentar la alegría de vivir.Acudirán a ti fraternales asistentes que te darán labienvenida. No temas. Respóndeles. pues a nadieencontrarás allí que quiera hacerte daño. La forma se mecía suavemente mientras escuchabalas advertencias. —Luego te conducirán amistosamente al Salón delas Memorias —prosiguió el lama—, lugar éste quec o n s t i t u y e e l r e p o s i t o r i o d e t o d o c o n o c i m i en t o ,donde todo acto, bueno o malo, ejecutado por laspersonas, queda registrado. Entrarás en el Salón delas Memorias y sólo tú verás tu vida tal como fue ytal como debería haber sido. Tú, y nadie más que 47
  39. 39. LOBSANG RAMPAtú, juzgarás del acierto o desacierto de tus acciones.No hay ningún otro juicio, así como tampoco hayinfierno, salvo el que puedan imponerte tus remordi-mientos. No hay condenación eterna ni tormentos.Si tu vida ha sido equivocada, tú, tú sólo podrásdecidir tu posterior retorno a la vida terrena pararealizar un nuevo intento. Calló el lama e hizo una indicación al acólito, elcual de inmediato tomó la última rama de incienso. — ¡Oh, Espíritu que ya has sido aleccionado! —continuó—. ¡Emprende tu tránsito! ¡Viaja enpaz! Viaja sabiendo que nada tienes que temer queno sea al temor mismo. ¡Anda! Lentamente, el espíritu se elevó; se detuvo unmomento para echar una última mirada a la habita-c i ó n y l u e g o a tr a v e s ó e l c i e l o r a s o h a s t a q u e s eesfumó. El lama y su acólito se pusieron de pie, y,cuando hubieron recogido sus elementos, abandona-ron a su vez el cuarto. Más tarde, cuando el sol alcanzaba ya el cenit, unafigura harapienta se aproximó a la casucha y entró.A poco volvió a salir llevando sobre los hombros laforma cubierta de vendajes que constituía los despo-jos mortales del padre de Timón. Luego, se enca-minó por el sendero pedregoso para trasportar aquelcuerpo al lugar en que debían desmembrarlo y sec-cionarlo de modo que los buitres pudieran devorarsus restos y, con el trascurrir del tiempo, retornasentrasformados a la Madre Tierra. 48
  40. 40. CAPITULO III— ¡Ja, ja, ja! La estruendosa carcajada resonó en la habitación,y el joven delgado, inclinado en su asiento y deespaldas a quien así se reía, dio un repullo como sile hubiesen dado un empellón. — ¡Eh, Juss! —gruñó aquella voz—. ¿Has leídoesto? Justin Towne cubrió cuidadosamente el órganoportátil que estaba pulsando con tanta suavidad, y sepuso de pie. ¿Si leí qué? —preguntó disgustado. Con una amplia sonrisa, Dennis Dollywogga agitóun libro sobre su cabeza. — ¡Toma! —exclamó—. Este tipo piensa que todoslos homosexuales somos enfermos. Dice que tenemostrastornos glandulares y que somos una mezcla dehombre y mujer. ¡Ja, ja, ja! Justin se acercó parsimoniosamente y tomó ellibro que le extendía su amigo. Estaba abierto en lapágina noventa y nue ve y d e b i d o a q u e a q u é l l ohabía doblado excesivamente en su arranque de hila-ridad, la unión del lomo se había roto. Denn is observó por en ci m a d e l h o m b r o d e s ucompañero y con un dedo largo y afilado señaló elpasaje exacto. — ¡Ahí! —dijo—. Empieza ahí. Léelo en voz alta,Juss; el tipo éste debe de ser un perfecto ingenuo. 49
  41. 41. LOBSANG RAMPA Se acercó a una poltrona y se echómuellemente con un brazo apoyado al descuidoen el respaldo.Justin limpió los cristales desus anteojos, se los volvió a calar y, luego dedoblar el pañuelo y ponérselo en la manga,tomó el libro y leyó: E n e l t ra s i e g o q u e s u p o ne e l p a s o d e l m u nd o a s t ra l ae s te o t ro q u e l l a m a mo s Ti e rr a , s e p ro d u ce n c o n fu s i o n e s .N a c e r e s u n a e x p e r i e n c i a t r a u m á t i c a , u n a c o n t e c i m i e nt os u ma m e n te b ru s c o ; d e m a n e r a q u e e s f á c i l q u e a l g ú n m e -c a ni s m o m u y d e l i c a d o s e a l t e r e . P o r e j e m p l o : u n n i ñod e b e na c e r , p e ro c o m o d u ra n te l a g e s ta c i ó n l a ma d re n os e ha p re o c u p a d o mu c h o p or s u a l i m e n ta c i ó n ni p o r s u sa c t i v i d a d e s e l n i ñ o n o h a r e c i b i d o l o q u e p o d rí a m o s l l a m a ru n a p o r te q u í m i c o b a l a n c e a d o . Es d e c i r , e l n i ñ o p u e d ee s t a r f a l to d e a l g ú n c o m p o n e n t e q u í mi c o y d e e s t e m o d oh a b e rs e d e s a rr o l l a d o d e fe c tu o s a m e n te c i e r t a s g l á nd u l a s .D i ga mo s q u e l a c r i a tu r a d e b í a na c e r m u j e r , p e ro , p o r l ac a r e n c i a d e d e t e r m i n a d o s f a c to re s q u í m i c o s , n a c e v a r ó n ;v a ró n c o n i n c l i na c i o ne s fe m e n i na s . L o s p a d re s , a l a d v e r t i r q u e h a n d a d o v i d a a u na p o b rec ri a tu r i t a a fe m i na d a y q u e l a ha n e x p ue s to a e x c e s i v o sm i mo s o c o s a p a re c i d a , ta l v e z d e s e e n i n c u l c a r l e c i e rt od i s c e rn i m i e n to p a ra q u e , d e u n m o d o o d e o tro , s e v u e l v am á s v a ro ni l ; p e ro d e na d a s e rv i rá . Si l a s g l á n d u l a sfuncionan mal, a pesar de los atributos masculinos, eln u e v o s e r s e g u i rá s i e n d o m u j e r e n c u e rp o d e v a ró n .E n l ap u b e rt a d , e s p o s i b l e q u e e l j o v e n no s e d e s a r ro l l en o rm a l m e n te o q u e c o n ti nú e d e s a r ro l l á n d os e e n e l a s p e c toe x te ri o r . P e ro , y a e n l a e s c u e l a , b i e n p u e d e e v i d e n c i a rs ec o m o u n f l o j o , s i n q u e a l p o b re l e s e a p o s i b l e e v i ta rl o . Al alcanzar la edad adulta, se encuentra con que nop u e d e " ha c e r l a s c o s a s q u e v i e n e n na tu ra l m e n te " y q u e ,e n c a m b i o , l o a t ra e n l o s m u c ha c h o s , l o s ho m b re s . E s tos u c e d e , e v i d e n te m e n te , p o rq u e to d o s s u s d e s e o s s o n l o sd e s e o s p ro p i o s d e l a m u j e r . S u p s i q u e e n s í m i s m a e sf e m e n i n a , a u n c u a n d o p o r u n a d e s d i c h a d a s e ri e d e c i r -c u n s ta n c i a s e s a fe m i ne i d a d h a ya s i d o p ro v i s t a c o n a t r i b u -t o s m a s c u l i n o s , q u e n o l e s i r v e n d e m u c ho , p e r o q u ee s tá n a l a v i s ta . E n c o n s e c u e n c i a , e l v a ró n s e t ra s fo rma e n to n c e s e n l oq u e s o l í a l l a m a rs e " n i n f o " , y t i e ne te n d e nc i a s ho mo -s e x u a l e s . C u a n to m á s f e m e ni na e s s u p s i q u e , má s fu e r te ss o n e s a s i nc l i n a c i o n e s . 50
  42. 42. LA DECIMOTERCERA CANDELA Si una mujer tiene psique masculina, no le interesan l o sh o m b re s s i n o l a s m u j e r e s , p o rq u e e s a p s i q u e , q u e e s támás próxima al Superyó que el cuerpo físico, retrasmite me ns a j e sc o nfu s o s a e s e S u p e ry ó , e l c u a l d e v u e l v e l a o rd e n : " Ma n o sa l a o b r a ; ha z l o q u e te c o r re s p o n d e ". E s a p o b re yd e s v e n tu ra d a p s i q u e m a s c u l i n a s i e n t e r e p u l s i ó n , p o rs u p u e s to , s ó l o d e p e ns a r e n " h a c e r l o q u e l e c o r re s p o nd e "c o n u n ho mb re , d e s u e rt e q u e to d o s u i n te ré s s ec o nc e n t ra e n l a mu j e r; y a s í no s e nc o n t ra mo s c o n e lespectáculo de una mujer que le hace el amor a otra y a l a c u a ld e n o m i n a m o s l e s b i a na , c a l i f i c a ti v o to m a d o d e u na i s l agriega donde eso solía ser un hecho común. C a re c e to t a l me n t e d e s e n t i d o c o nd e n a r a l o s ho m o -s e x u a l e s , p u e s n o s e t ra ta d e b ri b o n e s ; h a y q u ec o ns i d e ra rlos, en cambio, como gente enferma, como personas quep a d e c e n tr a s to rn o s gl a n d u l a re s . D e m a ne ra q u e , s i l am e d i c i n a y l o s m é d i c o s s e t o ma ra n m á s i n te ré s , p o d r í a nh a c e r a l g o re s p e c to d e t a l e s d e fi c i e nc i a s . D e s p u é s d e m i s ú l t i m a s e x p e r i e nc i a s p e r s o n a l e s , c a d av e z m e c o n v e n z o m á s d e q u e l o s m é d i c o s o c c i d e n ta l e s s o nun despreciable hatajo de anormales a quienes sólo inter e s ah a c e r s e r á p i d a m e n te d e d i n e r o . P e r o , p o r i n e n a r r a b l e -m e n te d e p l o ra b l e s q u e ha y a n s i d o e s a s e x p e ri e nc i a s mí a s ,n o e s t o y h a b l a nd o a h o r a d e m í s i n o d e l o s h o m o s e x u a l e s . S i u na l e s b i a n a ( m u j e r ) o u n h o m o s e x u a l ( v a ró n) a c i e r -t a a e nc o n t ra r i m m é d i c o c o n s c i e n te , é s te p u e d e re c e ta rl ee x t ra c to s d e g l á n d u l a s q u e c i e r ta m e n te m e j o r a n mu c hoe s o s e s ta d o s y to r na n l l e v a de ra l a v i d a ; p e r o , p o r d e s g ra -c i a , c o n l a a c tu a l a b u n d a nc i a d e m é d i c o s q u e s ó l op a re c e n d i s p u e s to s a ha c e r d i n e ro , ho y e s p re c i s o b u s c a rm u c ho p a ra h a l l a r u no h u e l l o . P e ro e s i nú ti l q u e s ec o nd e ne a l o s ho mo s e x u a l e s , p o r q u e l a c u l p a no e s d ee l l o s . E s ge n t e muy desdichada que vive en estado de confusión,que no s a b e q u é p u d o ha b e r l e s u c e d i d o y q u e no p u e d es u s t ra e rs e d e l o q u e , e n d e fi ni t i v a , e s e l i mp u l s o m á sp o d e r o s o d e l h o m b r e y l a m u j e r : e l i ns t i n t o d e l ar e p ro d u c c i ó n . L o s a tro fi a d o re s d e l c e re b ro , a l i a s p s i c ó l o g o s , n o s i rv e nr e a l m e n t e d e mu c h o , p u e s l e s l l e v a a ñ o s h a c e r l o q u ec u a l q u i e r p e r s o n a c o r ri e n te p o d r í a h a c e r e n u n o s p o c o sd í a s . S i s e e x p l i c a c l a r a m e n te a l o s h o m o s e x u a l e s q u e loq u e t i e ne n e s u n d e s e q u i l i b r i o g l a n d u l a r , p o r l o g e n e r a ll o g ra n r e g u l a r l o . P o r e s o , l a s l e y e s v i e n e n m o d i f i c á n d o s ep a ra a d ap ta rlas a ta les c a s o s , e n l u g a r d e a l e n t a r q u e s eloss o m e ta a u n a d e s p i a d a d a p e r s e c u c i ó n y a e n c a rc e l a m i e nt op o r lo qu e en ri go r d e v a r e :1 nd e s u n a en fe r me d ad . 51
  43. 43. LOBSANG RAMPA H a y v a r i a s ma n e ra s d e p re s ta r a s i s te n c i a a e s a g e n te . L ap ri m e ra c o ns i s te e n q u e a l g u na p e r s o na mu y e n te n d i d a yb a s ta n te ma yo r , d e p ro f u nd o s s e n t i m i e nto s c a r i t a t i v o s p o r e lq u e s u f re , l e e x p l i q u e c o n e x a c ti tu d d e q u é s e t ra ta . L as e g u n d a e s i gu a l q u e l a a nt e r i o r , p e r o c on e l a gr e g a d o d e q u ea l p a c i e n te ha y q u e s u m i ni s t ra r l e a l g ú n m e d i c a m e n to q u es u p ri m a l a n e c e s i d a d , e l d e s e o s e x u a l . L a t e r c e ra r e q u i e r e ,t a mb i é n , q u e s e e x p l i q u e n l a s c o s a s y q u e u n b u e n m é d i c or e c e te l a s i n y e c c i o n e s d e ho rm o na s o te s to s te ro na q u e l ep e rm i ta n alcanzar d e fi ni t i v a m e n te al o rg a n i s mo suacomodación sexual. Lo fu n d a m e n ta l e s q u e n u n c a , s e d e b e c o nd e n a r a lho m o s e x u a l , p u e s to q u e e s i n o c e nt e . Se l o c a s t i g a p o r a l g oqu e no h a h e c ho , p o r u n e rro r d e la n a t u ra le za ; p o rq u e q u i z ás u ma d re tu v o u na d i e ta i n a d e c u a d a , o p or q u e ta l v e z ma d ree h i j o e ra n q u í m i c a m e n t e i n c o m p a ti b l e s . C o m o q u i e r a q u es e a , y d e c u a l q u i e r mo d o q u e s e l o c o ns i de re , s ó l o e s p o s i b l eh a c e r a l go p o r l o s h o m o s e x u a l e s s i s e l o s tr a ta c o n v e rd a d e rac o m p r e n s i ó n y s i m p a t í a y , p o s i b l e me n t e , c o n u n a m e d i c a c i ó nadecuada. Concluida la lectura, Justin preguntó: —¿Qué libro es éste? —Luego, cerrando de golpela tapa, leyó—: Lobsang Rampa, Avivando la llama.—Y agregó ásperamente—: ¡Vaya si avivará la llamasi nos ataca! —¿Y, Juss? ¿Qué te perece? —preguntó Dennisansiosamente— ¿Hay algo en todo eso o sólo soncosas de un tipo que habla porque nos detesta?¿Qué piensas tú, eh, Juss? Justin se alisó prolijamente el labio superior dondeel bigote brillaba por su ausencia, y respondió en vozun tanto alta: —Digo yo, este tipo, ¿no es un ex monje o algopor el estilo? Quizá no conozca siquiera la diferen-cia que existe entre un hombre y una mujer. Se sentaron juntos en la poltrona y se pusieron arepasar las páginas del libro. —Sin embargo, muchas de las cosas que dice aquíparecen acertadas —reflexionó Justin Towne. 52
  44. 44. LA DECIMOTERCERA CANDELA —Entonces, ¿cómo es que está tan equivocadoacerca de nosotros? —inquirió Dermis Dollywogga.Pero, en ese momento, éste tuvo una idea verdadera-mente brillante que le iluminó el rostro. —¿Por qué no le escribes y le dices que está total-mente equivocado? A ver; ¿figura su dirección en ellibro? ¿No? Entonces me imagino que se le podráescribir a la dirección de la editorial. Escribámosle,Juss, ¿eh? Así, pues, vino a acontecer que, cuando el tiempoestuvo en sazón —como se dice en los mejoresambientes—, el autor Rampa recibió carta de u ncaballero que le aseguraba que él no sabía un ápicede homosexuales. De manera que, luego de analizarpunto por punto las duras manifestaciones acerca desu sano juicio, de sus ideas, etcétera, el autor envió asu corresponsal la siguiente invitación: "Le concedoque es poco lo que conozco respecto de relacionessexuales, a pesar de lo cual insisto en la exactitud demis observaciones; sin embargo, envíeme usted suopinión referente a la homosexualidad y veré que mieditor, siempre que se atreva y lo tenga a bien, mepermita publicar su carta o artículo en mi decimo-tercer libro". Al recibir la carta, dos cabezas se juntaron y cua-tro ojos se posaron ávidamente sobre ella. — ¡ C á s p i ta ! — r e s o l ló D e n n i s D o ll y w o g g a , a t ó -nito—. El tipo nos ha devuelto la pelota. Y, ahora,¿qué hacemos? Justin Towne tomó aliento y contrajo el estó-mago. —¿Qué hacemos? —preguntó con voz trémula—.La respuesta se la escribirás tú; eso es lo que harás,ya que la idea ha sido tuya. Hubo un momento de silencio. Al fin, ambos par-tieron hacia lo que debía ser su ocupación, si bien 53
  45. 45. LOBSANG RAMPAen la práctica se convirtió en un devanarse los sesosen horas de trabajo. Las manecillas del reloj giraban lentamente entor-no a la esfera, hasta que finalmente llegó el momentode abandonar el trabajo y volver a la brega. El primero en llegar a su casa fue Dennis, seguidoa poco por Justin. — ¡Juss! —musitó aquél mientras mascaba el últi-m o bocado de hamburguesa—. Juss; en nuestraunión, tú eres la inteligencia y yo la fuerza. ¿Qué teparece si escribes algo tú? ¡Caramba! He estadopensando en esto todo el día y no he podido trazaruna sola línea. De modo, pues, que Justin se sentó a la máquina yen un abrir y cerrar de ojos escribió la respuesta. — ¡Ma-ra-vi-llo-so! —exclamó Dennis paladeandocada sílaba, después de leerla detenidamente—. ¡Quéte parece! —Y, luego que hubieron doblado las ho-jas con cuidado, salió a despachar la carta por co-rreo. Los servicios postales del Canadá jamás habríanlogrado establecer una marca de velocidad, ya seapor los paros, las huelgas de brazos caídos, el trabajoa desgano o el trabajo a reglamento, pero de todasmaneras, antes que el papel criara moho, el autor seencontró un día con el envío en su apartado postal,junto con otras sesenta y nueve cartas. Revisándolas,dio finalmente con esa pieza especial cuyo sobrerasgó para ponerse a leer de inmediato su contenido-;al cabo, lanzó una interjección que puede interpre-tarse como: "Bien; publicaré todo, carta y artículo,para -que la gente conozca el problema directamentepor boca del interesado". Más tarde, el autor leyó de nuevo la carta y elartículo, y volviéndose a Miss Cleopatra, su gatasiamesa, comentó: 54
  46. 46. LA DECIMOTERCERA CANDELA —Y bien, Cleo. En mi opinión, esto justifica abso-lutamente lo que escribí antes. A ti, ¿qué te parece?—Pero Miss Cleopatra tenía la cabeza en otra parte;pensaba en comer. De manera que el autor se con-cretó a preparxr la carta y el artículo para entregár-selos al editor, y he aquí el contenido de ambos,para que lo leáis. Estimado Dr. Rampa: Al enviarle un trabajo sin terminar, quiebro, por decirloasí, una costumbre mía. Con ello quiero significarle que setrata de mi primer escrito, fruto de mi pensamiento. Noresponde exactamente a lo que he querido decir, pero poralguna razón me parece importante que se lo envíe. Cuandousted vea que no sé expresarme y que conozco pocagramática, tal vez lo tire disgustado; pero no le reprocharíanada por eso ni me enojaría. No siempre digo bien lo que he querido hacer entender, y,si bien pensé que, si hubiera tenido tiempo, lo habríacorregido y vuelto a escribir una y otra vez hasta dejarlo lomejor posible, tal vez pueda servir de algo tal como está. Algunas de las cosas que quise verdaderamente decir son:que muchos homosexuales no son los mariquitas que se venpor las calles, no son los que médicos y psiquíatras analizanen sus escritos, porque ésos son los emocionalmenteperturbados. Como buscavida he trabajado en ciudades, en granjas, enrodeos, etc., y conozco homosexuales en todas partes queson tan normales como las medialunas, por decirlo así. Osea, que pueden ser muy varoniles, que pueden pensar yobrar como hombres y que no piensan ni actúan comomujeres ni tienen ninguno de los caracteres femeninos quetantos heterosexuales parecen pensar que tienen. Quise poner de relieve el hogar, el papel importante que elhomosexual podría desempeñar en el mundo si se lo quitarade encima y no lo lamentara. Yo no creo en ciertas cosascomo esa "alegre liberación" que todos los jóvenes de hoypiensan que hay que considerar importante, sino en seguiradelante y hacer bien lo que a uno le corresponde, con lasherramientas que se tienen (o sea con sus propias dotes,etc.). Traté de señalar también que en mi caso yo provengo de un hogar perfectamente normal, sin dependencias que me hicieran un perturbado emocional; y que realmente 55
  47. 47. LOBSANG RAMPAnadie sabe ni supone que yo sea un "alegre", a menos queyo quiera decirlo... No me avergüenzo de ello en modoalguno ni me parece que a nadie debe importarle más quesi soy demócrata o republicano, cristiano u hotentote.También sé que tengo más suerte que muchos porquetoda la gente en seguida quiere abrirme su corazón y deese modo he aprendido mucho, muchísimo sobre los sen-timientos de las personas.Ahora bien, en cuanto a la publicación, puede usteddisponer de la totalidad o de cualquiera de las partes deeste artículo que usted desee; puede redactar, cambiar,corregir o suprimir a su criterio, o puede tirarlo al cesto sino le sirve, que n me ofenderé. Si le hace falta un nombre,puede poner "Justin"; y si por una REMOTA casualidad(porque no me hago ilusiones al respecto) quisiera ustedutilizar TODO O PARTE DE ESTO, Y SI TUVIERA (perdónpor las mayúsculas) que dar mis señas a alguien quehonradamente quisiera plantearme algo en favor o encontra, no tendría inconveniente en escribirle, pero, comono tengo número de casilla de correo particular, tendríaque poder escribirle yo primero. Siempre parece que sinresponsabilidad de -mi parte, como por predestinación, lagente me encontrase de pronto y fuera como si yo tuvierala misión de ayudar... Incluso ahora, estoy ayudando auna cantidad de personas, pero no de mi misma clase, pordecirlo así.Bien; me parece que nada más... Me gustaría escribiralgún día un libro sobre mi vida, lo mismo que les gusta-ría hacer a tantos otros, porque eso parece estimular amucha gente a juzgar con más rigor; pero quizás lo hagacuando tenga más años. En la actualidad estoy muy ocu-pado atendiendo un trabajo, una casa y haciendomuchas cosas agradables, la jardinería, por ejemplo, megusta mucho. Tenemos un lugarcito de terreno conespacios agrestes y mucho trabajo. Me gustaría quepudiera usted visitarlo; creo que le agradaría.Con los mejores deseos para usted y sus proyectos,salúdalo sinceramente JUSTIN.Todo el mundo sabe que las características de cadaindividuo respecto de las de los demás son tan variadascomo las estrellas del firmamento o las arenas de laplaya. Nadie duda, creo, que eso es lo que hace que elmundo sea lo que es, lo que hace que haya hombresadmirables y hombres insignificantes, lo que produce lagrandeza y el 56
  48. 48. LA DECIMOTERCERA CANDELAderrumbe de las naciones y lo que genera la atracción yla repulsión entre una persona y otra. Para mayorclaridad convengamos en que las características delmundo abarcan todos los rasgos, maneras, valores ydebilidades individuales, los defectos, las virtudes y, engeneral, la suma total de lo que hace que cada individuosea diferente de todos los demás individuos. Algunas deesas características las traemos en el momento de nacer,ya sea porque las hemos adquirido en vidas anteriores opor haberlas elegido por necesarias para auxiliamos enesta vida a fin de llegar a ser una persona más completa.De manera que, también, algunas de tales característicashan sido adquiridas en el tras-curso de esta vida.Según las épocas y lugares, las sociedades consideranbuenas o malas distintas características, es decir, conve-nientes o perjudiciales o meramente demasiado comunescomo para tenerlas en cuenta, conforme a los puntos devista y necesidades particulares de cada sociedad especí-fica. Pero no nos ocupemos de las sociedades en particu-lar; fijémonos en cambio en las enseñanzas de todas lasgrandes religiones, esto es, en que cada hombre viene ala tierra expresamente para aprender y experimentardeterminadas cosas, que viene a la tierra y eligedeliberadamente aquellas características que sólo élnecesita para su propio desenvolvimiento. Este enfoquenos permite mirar a los hombres con mayorcomprensión, con más tolerancia, y le confiere mássignificación a la sentencia: No juzgues, si no quieres serjuzgado. Esto no quiere decir que la vida del hombre estéenteramente predestinada, porque su albedrío puederebasar el poder de sus características individualesinnatas y optar por utilizar o desdeñar a voluntad esascondiciones connaturales.De las muchas características que el hombre posee, lasde naturaleza emotiva parecen ser por lo común las máspoderosas. Entre éstas se cuentan, en parte, sus gustos yaversiones, sus deseos y sus afectos, etc. De ellos, susafectos, o sea, esa relación emocional que se produce porsus amores y sus odios y por quienes lo rodean,desempeñan un papel extremadamente importante en sudesarrollo en todos los demás aspectos de su evolución.Por ejemplo, un hombre puede amar el trabajo que haelegido hasta tal extremo que todas las demásexperiencias de la vida queden a un lado. Puede amar asu familia a tal punto que sacrifique su propia evolucióna fin de asegurarle sus deseos y necesidades. Por elmismo impulso afectivo, el 57
  49. 49. LOBSANG RAMPA hombre puede odiar hasta el extremo de consumirtodas sus energías en procura de eliminar lo que odia,olvidando por completo todo aquello que tenía la misiónde realizar. Ahora bien, esto es particularmente cierto encuanto a sus amores y sus odios hacía otro individuo;pero, cuando a estas características emocionales se agregala más perjudicial de todas, la del miedo, pueden ocurrirtodos los estragos, puede perderse el raciocinio y puedesobrevenir un desastre total. Por ejemplo, un amantedescubre de pronto que su amada tiene evidentementeotro pretendiente que al parecer está ganando la batalla.Su amor por ella se torna repentinamente aún másintenso, su temor de perderla magnifica su aversión haciael competidor y, si no se domina, puede hasta olvidar sulucha por conquistar el amor de ella y concentrarsesolamente en eliminar a su antagonista por la calumnia,el engaño y por muchos otros recursos todavía másterminantes. O puede ser que acumule y gaste todas susenergías en compadecerse a sí mismo, sin que con ellodeje de volcar secretamente sus temores y sus odioscontra su adversario, lo cual a su vez le insume todas susenergías, de suerte que muy a menudo se resienten sutrabajo, su salud, su felicidad y generalmente se alteratodo su desarrollo. De manera, pues, que el amor y el temor, y sus contra-partidas, el odio y el entendimiento (porque no hay hom-bre que tema lo que comprende perfectamente), son lasmás fuertes de todas las características humanas. Nuncase manifiestan con más fuerza que en las creenciasreligiosas, las convicciones políticas y en los afectospersonales. Las culturas, los gobiernos, las ciudades, laspoblaciones y. los pequeños grupos, todos se guían y serigen por sus actitudes respecto de estas característicaspredominantes. Consideremos lo que es particularmente caro e impor-tante para casi todos los seres humanos: Su amorpersonal hacia otra persona y sus efectos sobre los demás.El amor es ciego, En amor, todos los gustos son buenos yEl amor todo lo puede son sentencias muy válidas... Juany María se enamoran y se casan contra la voluntad de susfamilias y de esta manera cada miembro de ellas puedehacer que toda la vida sea de desdichas y antagonismos.Pero no nos ocupemos de casos individuales sino de unadiferencia universal y más notable. Tomemos la diferenciaentre el heterosexual y el homosexual. El heterosexual(varón o hembra) nace en un mundo que parecedesenvolverse por pura necesidad de manera hetero- 58

×