La intimidación es algo serioLa intimidación ocurre cuando una persona es atormentada continuamente por una persona o ungr...
Los intimidadores también están a riesgo de tener problemas. La intimidación es una forma deviolencia y frecuentemente tie...
En algunos casos, las víctimas de actos reiterados de intimidación no pueden controlar sus deseos devenganza y la situació...
• Pon en práctica formas de demostrar confianza. Practica maneras de responder alintimidador verbalmente o con tu comporta...
La intimidación tiene una reacción contraproducente, y todos, aún los intimidadores, se sienteninfelices. Las personas pue...
Revisado por: DArcy Lyness, PhDFecha de revisión: octubre de 2010El Aprendizaje Social.Posted on febrero 10th, 2008 by jav...
Se reconocen tres fuentes principales del modelado de la conducta agresiva: las influenciasfamiliares, las influencias sub...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

La intimidación es algo serio el aprendizaje social

247

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
247
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La intimidación es algo serio el aprendizaje social

  1. 1. La intimidación es algo serioLa intimidación ocurre cuando una persona es atormentada continuamente por una persona o ungrupo con más poder; ya sea por su fortaleza física o por su nivel social.Dos de los principales motivos de la intimidación son la apariencia o el nivel social de la víctima. Losintimidadores atormentan a los niños que ellos estiman no encajan dentro de su grupo debido a suapariencia, comportamiento (por ejemplo los muchachos que son tímidos o reservados), raza oreligión, o porque los intimidadores consideran que la víctima puede ser homosexual.Algunos intimidadores atacan a sus víctimas físicamente, lo cual incluye empujones, trompadas,golpes, o hasta los ataques sexuales. Otros usan el control psicológico o los insultos verbales a fin deponerse en control de la situación. Por ejemplo, las personas en grupos populares o pandillas suelenintimidar a las personas que ellos clasifican como diferentes, excluyéndolos o chismeando acerca deellos (intimidación psicológica). También pueden provocarlos o atormentarlos (intimidación verbal).La intimidación verbal también incluye el envío de mensajes instantáneos o correos electrónicoscrueles, o escribir insultos sobre la víctima en una página Web. Este tipo de intimidación recibe elnombre de "ciberintimidación".Uno de los aspectos más dolorosos de la intimidación es su inclemencia. La mayoría puede soportar unepisodio de bromas o insultos, o incluso ser rechazado en el centro comercial. Sin embargo, cuandoestos episodios son continuos, la intimidación puede dejar a la persona en un estado de temorconstante.Es posible que los adolescentes que son víctimas de intimidación vean afectado su trabajo escolar y lasalud. Cuando Amber comenzó a tener dolores de estómago y diarrea, se le diagnosticó un trastornodigestivo llamado "síndrome de colon irritable" a consecuencia del estrés que tenía por haber sidointimidada a lo largo de su noveno grado. Mafooz pasaba las tardes hambriento y sin poderconcentrarse en la clase porque tenía mucho miedo de ir a la cafetería de la escuela a la hora delalmuerzo.Los estudios demuestran que las personas que son abusadas por sus compañeros presentan riesgosde tener problemas de salud mental, como baja autoestima, estrés, depresión o ansiedad. También esposible que piensen más en el suicidio.
  2. 2. Los intimidadores también están a riesgo de tener problemas. La intimidación es una forma deviolencia y frecuentemente tiene como resultado un comportamiento más violento a medida que elintimidador crece. Se calcula que uno de cada cuatro niños que fueron intimidadores en la escuelaprimaria tendrán antecedentes criminales antes de cumplir los 30 años. Algunos intimidadoresadolescentes terminan siendo rechazados por sus compañeros y pierden amistades a medida quecrecen. Los intimidadores también pueden fracasar en la escuela y no tener una carrera, o lasrelaciones exitosas que otras personas disfrutan.¿Quién intimida?Tanto los muchachos como las muchachas pueden ser intimidadores. Los intimidadores pueden serextrovertidos y agresivos. O, pueden aparentar ser reservados y tratar de manipular a los demás demanera sutil y engañosa, por ejemplo comenzando un rumor malicioso para ver el resultado.Muchos intimidadores comparten características comunes. Les gusta dominar a los demás y solamentepiensan en sí mismos. Frecuentemente carecen de sociabilidad y toman malas decisiones en su vidasocial. En algunos casos, no tienen sentimientos de compasión o afecto hacia los demás.Aunque la mayoría de los intimidadores piensan que son superiores y que tienen derecho a importunara los demás, otros son inseguros. Menosprecian a los demás para parecer ellos mismos másinteresantes o poderosos. Algunos intimidadores actúan de esa manera porque han sido víctimas deintimidadores; tal vez en su propia familia hay un intimidador, como uno de sus padres o cualquierotro adulto.Algunos intimidadores tienen trastornos de personalidad que no les permiten comprender lasemociones sociales normales, como culpa, empatía, compasión o remordimiento. Estas personasnecesitan ayuda de profesionales de la salud mental, como un psiquiatra o psicólogo.¿Qué se puede hacer?La mejor manera para que los niños más pequeños resuelvan el problema de la intimidación esdiciéndoselo a un adulto. En el caso de los adolescentes, la decisión de decírselo a un adulto dependedel tipo de intimidación.Cuando la intimidación amenaza tener como consecuencia el peligro físico o que la víctima sufralesiones, es imperativo informar a un adulto. Muchos estudiantes de segunda enseñanza han fallecidopor no denunciar el acecho, las amenazas y los ataques; este silencio permitió que el intimidador sevolviera cada vez más violento.
  3. 3. En algunos casos, las víctimas de actos reiterados de intimidación no pueden controlar sus deseos devenganza y la situación se vuelve peligrosa para todos.Los adultos en puestos de autoridad (padres, maestros o entrenadores de deportes) frecuentementebuscan la manera de resolver los problemas graves de intimidación sin que el intimidador sepa comose enteraron de la situación.Si estás siendo intimidado de manera que la situación pueda volverse violenta físicamente, trata deevitar estar solo (y si tienes un amigo en esta situación, pasa el mayor tiempo posibleacompañándolo). Intenta estar siempre rodeado de gente uniéndote a un grupo que camine deregreso a sus casas al terminar las clases o manteniéndote cerca de amigos o compañeros de clasedurante los momentos en que la intimidación suele ocurrir.A continuación encontrarás algunas cosas que puedes hacer para combatir la intimidación psicológicao verbal. También son buenos consejos para compartir con un amigo y así demostrarle tu apoyo:• Ignora al intimidador y aléjate. Esto no significa que eres un cobarde; a veces es másdifícil que perder la paciencia y enfadarte. Los intimidadores se entusiasman al ver lasreacciones de sus víctimas, y al alejarte o ignorar los mensajes cibernéticos insultantes, leestás haciendo saber que no te importa. Tarde o temprano, el intimidador se cansará detratar de fastidiarte. Camina con tu cabeza en alto y bien erguido. Esto le hace saber queno eres vulnerable.• No te enfades. ¿Quién no quiere enfadarse con un intimidador? Pero ésa es la reacciónque el intimidador desea ver. Los intimidadores desean tener control sobre tus emociones.Si estás en una situación donde no puedes alejarte serenamente, trata de usar el humor;esto puede tomarlo desprevenido. Resuelve tu enfado de otras maneras, por ejemplohaciendo ejercicio o escribiendo (asegúrate de romper todas las cartas o notas que escribascuando estás enfadado).• No uses la fuerza física. Cualquiera que sea la manera en que decidas hacerle frente alintimidador, no uses fuerza física (como patear, golpear o empujar). Así solamente estásmostrándole tu enfado y no sabes cuál será su reacción. Si recurres a la violencia contra unintimidador, tienes más probabilidades de meterte en problemas o de resultar herido.Puedes defenderte de otras maneras, como tomando el control de la situación al alejarte oal ser firme en lo que haces. Algunos adultos creen que la intimidación forma parte delcrecimiento (incluso dicen que forja el carácter) y que devolver los golpes es la únicamanera de hacer frente al problema. Pero esto no es cierto. Las respuestas agresivassuelen provocar más violencia y más intimidación hacia las víctimas.
  4. 4. • Pon en práctica formas de demostrar confianza. Practica maneras de responder alintimidador verbalmente o con tu comportamiento. Practica sentirte bien contigo mismo(aunque al principio debas fingir).• Hazte cargo de tu vida. No puedes controlar lo que hacen los demás, pero puedes sertefiel a ti mismo. Piensa en maneras de sentirte de lo mejor (más fuerte) para que otrosdejen de molestarte. El ejercicio es una manera de sentirse fuerte y poderoso (y además,levanta el ánimo). Aprende un arte marcial o toma clases de yoga. Otra manera deincrementar tu confianza es mejorar tus aptitudes en actividades como el ajedrez, el arte,la música, las computadoras o la escritura. Una manera de hacer nuevos amigos es unirsea una clase, un club o un gimnasio y te hará sentir muy bien. La confianza que adquieraste ayudará a ignorar a los niños que son crueles.• Habla acerca del problema. Conversar con un consejero escolar, maestro o amigo tedará el apoyo que necesitas. Así también puedes desahogar los temores y frustracionesque se acumulan cuando estás siendo intimidado.• Encuentra a tus (verdaderos) amigos. Si te han estado intimidando con rumores ochismes maliciosos, puedes usar cualquiera de los consejos anteriores (especialmenteignorar y no reaccionar). Pero debes ir un paso más allá para aliviar tus sentimientos deagravio y aislamiento. Busca uno o dos amigos verdaderos y confíales que el chisme hiriótus sentimientos. Aclara la situación, diciéndoles en confidencia que lo que han dicho de tino es verdad. Cuando un amigo te diga "Yo sé que el rumor no es verdad. No le prestéatención" te darás cuenta de que la mayor parte del tiempo las personas ven el chismecomo lo que es: un acto despreciable, grosero e inmaduro.¿Y si tú eres el intimidador?Todos hemos tenido que enfrentarnos a situaciones y emociones difíciles. Cuando sienten estrés,enfado o frustraciones, algunas personas atormentan a otros para escapar de sus problemas y dejarde pensar en ellos. Algunos intimidadores han tenido una experiencia directa con la intimidación. Talvez, en sus familias es normal utilizar insultos, ser despreciativos o recurrir a la fuerza física. Sinembargo, cualquiera que sea el motivo, ninguna excusa es válida para este comportamiento.Si encuentras difícil resistir la tentación de intimidar, habla con alguien a quien admires. Trata depensar cómo se sienten las personas cuando las fastidias o insultas. Si no puedes imaginarlo (como enel caso de muchos intimidadores), pide a alguien que te ayude a ponerte en el lugar de la otrapersona.
  5. 5. La intimidación tiene una reacción contraproducente, y todos, aún los intimidadores, se sienteninfelices. Las personas pueden sentirse intimidadas por ellos, pero nadie los respeta. Si te gustaría quelos demás vean tus virtudes y tu carácter —y que te consideren como un líder— busca la manera deusar tu poder de una manera positiva, en vez de usarlo para despreciar a otros.¿Deseas realmente que los demás piensen que eres grosero, abusivo y malicioso? Nunca es tarde paracambiar, aunque parezca difícil al principio. Pídele a un adulto a quien respetes que te aconseje yayude a cambiar.Medidas para detener la intimidación en las escuelasSi el ambiente en tu escuela promueve la intimidación, haz algo para generar un cambio. Por ejemplo,tal vez haya lugares donde los intimidadores acosan a los demás, como las escaleras o los patios queno están a la vista del personal. Como gran parte de la intimidación ocurre en presencia de loscompañeros (después de todo, el intimidador quiere ser reconocido y sentirse poderoso), buscar laayuda de amigos o de un grupo de compañeros es una buena manera de lograr un cambio de culturay hacer frente a los intimidadores.Puedes intentar hablar con el intimidador. Si no te sientes cómodo en una conversación cara a cara,déjale una nota en su casillero. Hazle saber al intimidador que su comportamiento es grave y nocivo.Esto puede funcionar en situaciones grupales, por ejemplo, si notas que un integrante de tu grupo hacomenzado a fastidiar o hacer a un lado a otro.La mayoría de las personas no se deciden a hablar porque puede ser difícil. Hay que tener confianzaen uno mismo para hacer frente a un intimidador; en especial, si es uno de los líderes del grupo. Perolo más probable es que los demás estudiantes que presencian la intimidación se sientan tan mal comotú, aunque no lo digan. Tal vez piensen que no son tan populares como para expresar su posición oteman ser vulnerables y que el intimidador se vuelva contra de ellos. Mantenerse callados (aúncuando no les guste la actitud del intimidador), es una manera de distanciarse de la víctima.Cuando eso sucede, el alcance de la intimidación es aún mayor, pues no solamente el intimidador estáintimidando a una persona, sino a varios miembros del grupo. Sin embargo, cuando una personaenfrenta al intimidador, sucede todo lo contrario. Permite que los demás ofrezcan su apoyo y afirmensu posición también.Otra manera de combatir la intimidación es incorporándote al programa escolar en contra de laviolencia. Si tu escuela no tiene uno, comiénzalo tú.
  6. 6. Revisado por: DArcy Lyness, PhDFecha de revisión: octubre de 2010El Aprendizaje Social.Posted on febrero 10th, 2008 by javieryusteHoy hablaré de la “Teoría del Aprendizaje Social“, profundizando así, algo más, en losModelos no cognitivos.La agresión tiene muchos determinantes y diversos propósitos (Bandura, 1973) y por ello laTeoría del Aprendizaje Social pretende ofrecer un modelo explicativo más amplio que el de“Frustración-Agresión”, para abarcar las condiciones que regulan todas las facetas de la agresión,sea individual o colectiva, sancionada personal o institutcionalmente. Esta teoría define a laagresión como la conducta que produce daños a la persona y la destrucción de la propiedad(Bandura y Ribes, 1975); y ese daño puede adoptar formas psicológicas (devaluación ydegradación) o forma física.En la valoración de este daño intervienen procesos de clasificación social (juicios subjetivos)mediatizados o influenciados por factores como el sexo, la edad, el nivel socioeconómico y laprocedencia étnica del agresor.Esta teoría explica la conducta humana y el funcionamiento psicológico como el producto de laineteracción recíproca y continua entre el individuo y el medio ambiente, admitiendo laparticipación no solo de factores sociales o aprendidos, sino también de factores de tipobiológico o genéticos. En concreto, Bandura, afirma que las personas no nacen con repertoriosprefabricados de conducta agresiva, sino que pueden adquirirlos, bien sea por observación demodelos o por experiencia directa, aunque afirma que “estos nuevos modos de conducta no seforman únicamente a través de la experiencia, sea esta directa u observada. Obviamente, laestructura biológica impone límites a los tipos de respuestas agresivas que pueden perfeccionarsey la dotación genética influye en la rapidez a la que progresa el aprendizaje” (Bandura y Ribes,1975).El aprendizaje por observación de modelos agresivos no se produce de forma automática,dado a que algunas personas no centran su atención en los rasgos esenciales del modelo, osencillamente olvidan lo observado. Para conseguir algún grado de recuerdo es imprescindiblerepresentar mediante palabras, imágenes, signos o símbolos (Bandura, Grusec y Menlove, 1966).Pero incluso ésto, no es suficiente para comportarse de forma agresiva, pudiéndose interferir larealización conductual cuando la persona no posee las capacidades físicas, cuando carece de losmedios necesarios para ejecutar la agresión, cuando la conducta no tiene valor para ella, ocuando la conducta está sancionada de forma negativa. Es decir, que aun habiendo aprendidoconductas agresivas, el medio sociocultural jugará un papel determinante en su ejecución o no.
  7. 7. Se reconocen tres fuentes principales del modelado de la conducta agresiva: las influenciasfamiliares, las influencias subculturales, y el modelamiento simbólico.Concluye la teoría, que las influencias familiares son las que mayor repercusión tienen en lavida de las personas, por su disponibilidad de modelos y por las carencias que pueden ocasionar;muchas investigaciones avalan este punto (Baumrind, 1973; McCord, 1979; Olweus, 1980;Loeber y Dishion, 1983; Perry y Bussey, 1984; Patterson y Stouthamer-Loeber, 1984; Patterson,1986). Se destaca el modelamiento simbólico a través de la televisión, ya que los patrones derespuesta trasmitidos gráfica o verbalmente, pueden aprenderse a través de la observación de unamanera tan eficaz como aquellos presentados mediante demostraciones sociales (Bandura, Ross& Ross, 1963 a; Bandura y Mischel, 1965). Otros investigadores demostraron que la exposicióna la violencia televisada incrementa la agresividad interpersonal (Steuer, Applefield y Smith,1971; Parke y col. 1972; Stein, Friedrich y Vondracek, 1972).La conducta agresiva puede aprenderse también por experiencia directa, mediante recompensasy castigos otorgados ante ejecuciones de ensayo y error. Patterson, G.R; Littman, R.A. yBricker , W. (1967), afirman que un niño pacífico puede convertirse en agresivo, mediante unproceso en el que otro ejerce el papel de víctima y posteriormente contraataca con resultadosexitosos. Ello obedecería a que “las influencias del modelamiento y del reforzamiento operanconjuntamente en el aprendizaje social de la agresión en la vida diaria” (Bandura y Ribes,1975).La teroría, más allá del aprendizaje de la conducta agresiva, hace referencia a los elementos quela activan y canalizan. Son los denominados “instigadores”, como el modelamiento con funcióndiscriminativa, desinhibitoria, de activación emocional o de intensificación del estímulo, eltratamiento aversivo (ataques físicos, amenazas, insultos, etc), la anticipación de consecuenciaspositivas y el control instruccional (recompensar la obediencia a determinadas órdenes queexigen conductas agresivas y violentas y castigar su incumplimiento.La conducta agresiva está controlada en gran medida por sus consecuencias, por lo que sialteramos los efectos que produce, puede ser modificada (Bandura, 1973). La agresión tiene unvalor funcional muy distinto para cada persona, y aun, varía dentro del propio individuodependiendo de las circunstancias. Como control se utiliza el reforzamiento extremo directo, elreforzamiento vicario y el contrarreforzamiento. Los patrones de reforzamiento o de castigopueden alterarse independientemente de las circunstacias o de la víctima de la agresión medianteprácticas de exoneración que pueden adoptar diferentes formas: atenuación de la agresión porcopmparación ventajosa, justificación de la agresión en función de principios más elevados(libertad, justicia, paz, igualdad, etc), desplazamiento de la responsabilidad; difusión de laresponsabilidad, deshumanización de las víctimas; atribución de culpa a las víctimas,falseamiento de las consecuencias; o desensibilización graduada.Este enfoque rechaza abiertamente la concepción innatista de la agresividad humana, puestraslada el origen de la agresión del individuo al medio social. No lo conceptualiza ni comopulsión ni como instinto, sino como una de las múltiples respuestas que pueden darse no soloante la frustración, sino ante cualquier otra situación conflictiva

×