• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
6 comentario
 

6 comentario

on

  • 408 views

 

Statistics

Views

Total Views
408
Views on SlideShare
408
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
23
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    6 comentario 6 comentario Document Transcript

    • Comentarios de texto 2º de Bachillerato Texto número 6 El último y reciente premio Nadal, Álvaro Pombo, recibió con mucha alegría elgalardón, pero sus primeras palabras de agradecimiento no fueron para referirse a suobra, El temblor del héroe, sino para recordar, con gran empatía y admiración, a CarmenLaforet, a cuya novela Nada fue otorgado el primer Nadal de la historia. Álvaro Pomboevocó la impresión que le causó la narración de las vivencias de una chica de provinciasen la Barcelona de la posguerra, a través de las cuales Carmen Laforet expone con granbrillantez la dureza de alma y la frialdad colectiva que reinaban en aquella vivienda de lacalle Aribau. Álvaro Pombo nos recuerda que el transcurrir del tiempo no ha mejorado lascosas; que también en nuestra época la insolidaridad y el egocentrismo señorean unasociedad dominada por intereses mezquinos y dispuesta a devorar con avidez el espíritunoble de las almas buenas. Es hermoso que escritores tan dispares enfrenten la existencia con las mismasarmas y proclamen su desencanto humano con idéntica sensibilidad. A Álvaro Pombo sele cayó al suelo el galardón, tal vez como símbolo de la nimiedad de los reconocimientosliterarios. Es una vida dura, la del autor, como así lo confesaba Ramón J. Sender, cuandoanimaba a Carmen Laforet para que no abandonase en aras de la depresión su luchacontra la injusticia. Álvaro Pombo nos ha dado una hermosa lección, al renunciar a suminuto de gloria para recordar a una querida escritora, con la que todos, alguna vez, noshemos identificado. La primera y el último Nadal denuncian con la misma valentía lasmiserias de un mundo absurdo y nos muestran la necesidad de que, al menos por uninstante, reneguemos del Yo para pensar en el Tú.