Your SlideShare is downloading. ×
Lectio divina 03   tiempo de cuaresma y pascua
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Lectio divina 03 tiempo de cuaresma y pascua

5,034
views

Published on


0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
5,034
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
217
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. lectio divinapara cada día del año Tiempo de Cuaresma y Triduo Pascual vskvt SfTs rhr riArn
  • 2. Lectio divina GIORGIO ZEVINI y PIER GIORDANO CABRA (eds.) para cada día del año Plan general de la colección LECTIO DIVINA PARA CADA DÍA DEL AÑO*1. Adviento*2. Navidad*3. Cuaresma y Triduo pascual*4. Pascua [•"erial - Tiempo Ordinario - año par (sem. 1-8) Ferial - Tiempo Ordinario - arto par (sem. 9-17) volumen 3 Ferial - Tiempo Ordinario - año par (sem. 18-25) Ferial - Tiempo Ordinario - año par (sem. 26-34) Ferial - Tiempo Ordinario - año impar (sem. 1-8) Tiempo de cuaresma y Ferial - Tiempo Ordinario - año.impar (sem. 9-17) Ferial - Tiempo Ordinario - año impar (sem. 18-25) Triduo pascual Ferial - Tiempo Ordinario - año impar (sem. 26-34) Domingos - Tiempo Ordinario (A) Domingos - Tiempo Ordinario (B) Domingos - Tiempo Ordinario (C) SEGUNDA EDICIÓN" Publicados. EDITORIAL VERBO DIVINO Avda. de Pamplona, 41 31200 Estella (Navarra) España 2002
  • 3. En este volumen han colaborado: La liturgia de la Palabra en el Tiempo de cuaresmaPara la lectio divina:ANNA MARIA CÁNOPI y COMUNIDAD DE LA ABADÍA BENEDICTINA MATER ECCLESIAE, ISOLA S. Giuuo.Para la presentación litúrgica de la Palabra:GIANFRANCO VENTURLTraducción:JOSÉ LUIS MONGE GARCÍA. 1. El misterio de la cuaresma en el corazón del hombre actualSiempre que ha sido posible, el texto bíblico se ha tomado de laBiblia de La Casa de la Biblia. Vivimos en un tiempo de grandes cambios, de conti- nuas puestas al día: de personas, instituciones... En esta euforia de cambio, impuesta por el mundo que nos toca vivir, necesitamos un cambio de mayor consistencia que las olas que mueren en la arena; nos referimos al cambio de nosotros mismos, a nuestro modo de sentir, pensar y actuar. Hoy, todo se sucede con rapidez. Parece que todoEditorial Verbo Divino pasa de modo caótico, sin que tengamos la posibilidadAvenida de Pamplona, 41 de darnos cuenta de lo que sucede. Creemos que debe-31200 Estella (Navarra), España mos aclarar, poner orden en nuestra vida. Sentimos laTeléfono: 948 55 65 11Fax: 948 55 45 06 necesidad de un tiempo para "respirar".Internet: http://www.verbodivino.es En estos momentos en que se exalta la libertad, re-E-mail: evd@verbodivino.es sulta que nos vemos atrapados por formas sutiles de es- clavitud; algunos echan mano a liberaciones que resul- tan evasiones momentáneas, huidas, adormecimientos. En muchos sectores aparece una renovación continua, 2 a edición pero no parece que esto ayude a superar esa sensación © 1999 by Editrice Queríniana, Brescia - © Editorial Verbo Divino, profunda de vejez que progresa inexorablemente. Con 2001 - Es propiedad - Printed in Spain - Impresión: GraphyCems, frecuencia escuchamos una frase en nuestras conversa- Villatuerta (Navarra) - Depósito legal: NA. 3.031-2001 ciones: "Estoy agotado, no puedo más". Las vacaciones, ISBN 84-8169-437-1
  • 4. Tiempo de cuaresma La liturgia de la Palabra 76las fiestas y los fines de semana n o parece que consigan E L LECCIONARIO DOMINICAL Y FESTIVOel efecto deseado. Necesitamos un reposo profundo quebrote de un silencio vivificante. Las relaciones, tanto a Anuncio del itinerario de la historia de lanivel personal como social, se han hecho complicadas, salvación (primeras lecturas A, B, C)conflictivas, falsas, creando profundas dificultades. La cuaresma es ante todo la proclamación del itine-Aspiramos a una mayor claridad y serenidad, a superar rario de nuestra salvación. El cristiano lo cumple reco-el odio, a creer en la fecundidad del perdón, en la ale- rriendo las grandes etapas de la historia de la salvación,gría de la reconciliación, del encuentro; a reunimos proclamadas en las primeras lecturas de cada domingofraternalmente, en el diálogo. Todo esto no son más que (cf. año A, y lo mismo B y C): la creación y caída del pri-las diversas facetas de una necesidad de salvación, pero mer hombre (primer domingo), los patriarcas (segundoel hombre, todos los hombres juntos, ¿es capaz d e domingo), el Éxodo (tercer domingo), el reino de Davidrealizarla? (cuarto domingo), los profetas (quinto domingo). En los Para el cristiano, la cuaresma es un tiempo de verda- diversos anuncios, la Palabra proaiama, más con hechosdero cambio y renovación, tiempo para volver a respirar que con palabras, cómo Dios lleva a cabo su plan dea pleno pulmón, tiempo para poner en orden tantas salvación: llama al hombre a la fe, a la alianza, a la vida, confusiones, para entablar relaciones auténticas, para y hace reposar sobre él su Espíritu.restablecer diálogos rotos, para disfrutar del verdade- La historia de salvación aparece, en una primera sín-ro descanso..., todo para llegar a la salvación. Y esto tesis rápida, el primer domingo del año A: la historia es no se lleva a cabo con un mero querer de la voluntad, como el lugar de la tentación. El primer hombre sucum- ni es fruto de una inteligencia despierta; nace de esa be a la tentación no aceptando la Palabra de Dios ni su decisión que nos pone a la escucha de Dios, de dejarse proyecto (primera lectura); el nuevo Adán, Cristo, vence cambiar por Él, de abandonar nuestros caminos para porque sabe vivir de la Palabra, porque hace suya la vo- caminar por los suyos, de entrar en la dinámica de una luntad del Padre (Evangelio); así, "donde abundó el peca- do, sobreabundó la gracia" (segunda lectura). El hombre historia de salvación. que desee vencer la tentación debe decidir seguir a Jesús, entrar en el desierto, en su ayuno, para vivir de la volun- tad del Padre. Toda la historia aparece como un itinera-2. El misterio de la cuaresma, rio hacia el desierto, una búsqueda del Señor y su pala- proclamado en la liturgia bra vivificante, para entrar en posesión de la "tierra". Una segunda síntesis se proclamará al final de la cua- En la liturgia cuaresmal Dios se hace el encontradizo resma, en la vigilia pascual. Las lecturas parten de lacon nosotros, con nuestras esperanzas, con nuestros primera creación, para pasar, a través de la vocación dedramas, y nos anuncia lo que ha hecho y quiere hacer Abrahán y del pueblo de Israel y a través del anuncio dehoy por nosotros, por nuestra liberación. Domingo a una nueva creación, a la proclamación de la resurrec-domingo, día a día, nos manifiesta su designio y nos ción de Cristo, creación definitiva. La historia de la sal-indica las etapas del itinerario de nuestra salvación. vación, anunciada por diversas etapas a lo largo de la
  • 5. a Tiempo de cuaresma La liturgia de la Palabra 9% cuaresma, desemboca en la pascua de Cristo. La pascua Juan Bautista, Jesús es aquel que bautiza en agua y Es- es la que da sentido a toda la historia y la recapitula. píritu Santo. La Iglesia en este domingo celebra el pri- Este itinerario histórico-salvífico se desarrolla en los mer escrutinio; durante la semana tiene lugar la entre- diversos ciclos con matices diversos; corresponden, res- ga del símbolo (el Credo). pectivamente, al itinerario bautismal, cristológico-pas- Cuarto domingo: domingo del ciego de nacimiento. En cual, penitencial. el bautismo el hombre es liberado de las tinieblas e ilu- minado (Evangelio); se le capacita para vivir como hijo de la luz (segunda lectura), consagrado con la unción Año A: anuncio del itinerario bautismal real (primera lectura). Se celebra el segundo escrutinio. Quinto domingo: domingo de Lázaro. En el bautismo Las lecturas del año A recogen la tradición antigua el hombre pasa de la muerte a la vida (Evangelio y pri- que acompañaba al catecúmeno en la preparación del mera lectura) y llega a ser capaz de agradar a Dios vi- bautismo: el gran anuncio de lo que Dios hace en el bau- viendo del Espíritu del resucitado (segunda lectura). Se tismo, es la mejor catcquesis bautismal. celebra el tercer escrutinio y durante la semana se en- Primer domingo: domingo de la tentación. Se trata de trega a los catecúmenos la oración del Señor (el Padre una introducción general a este tiempo cuaresmal, con nuestro). vistas a preparar para la lucha que espera al hombre en sus opciones definitivas. En este domingo, la Iglesia, después de escuchar el testimonio de padrinos y cate- Año B: anuncio de la nueva alianza quistas, celebra la elección de los admitidos a los sacra- en el misterio pascual de Cristo mentos pascuales. En los domingos sucesivos les irá presentando el bautismo con las imágenes del agua, de Las lecturas del año B ponen su atención en el tema la luz y de la vida. de la alianza y en el misterio pascual de Cristo. Son una Segundo domingo: domingo de Abrahán y de la trans- invitación a descubrir a Cristo, que en su misterio pas- figuración. El bautismo es el sacramento de la fe y de la cual se ofrece en sacrificio para nuestra salvación, para filiación divina. Con Abrahán, padre de los creyentes, renovar la alianza, para hacerla "nueva y eterna". también el catecúmeno debe partir, salir de su tierra Primer domingo: en el relato de las tentaciones se fija (primera lectura); se entrevé la meta en la transfigura- en la lucha que Jesús afronta con el mal, hasta vencerlo ción de Cristo (Evangelio); el bautizado también será lla- con su muerte y resurrección (Evangelio). Ya tuvo que mado "hijo de Dios". luchar Noé, optando decididamente por Dios; fue salva- Tercer domingo: domingo de la samaritana. Como Is- do y pactó una alianza con el Señor (primera lectura): rael a lo largo del Éxodo, también el catecúmeno busca todo esto constituye un anuncio bautismal (segunda el agua que le salva (primera lectura); Jesús le indica, lectura). como a la samaritana, que tiene un agua capaz de ex- Segundo domingo: el Padre toma la iniciativa. En el tinguir toda sed (Evangelio); esta agua es su mismo Es- misterio de la transfiguración, que revela el misterio de píritu (segunda lectura). Como ya había anunciado la cruz, el Padre proclama a Jesús su Hijo (Evangelio);
  • 6. 10 Tiempo de cuaresma La liturgia de la Palabra 11no le evita la muerte (segunda lectura) y nos lo entrega, Tercer domingo: Dios envió a Moisés para librar a sucomo Abrahán, que ofreció en sacrificio a Dios a su hijo pueblo (primera lectura). La historia es una "enseñanza"(primera lectura). En los domingos sucesivos, Jesús (segunda lectura) actualizada en Jesús cuando invita amismo revela haber aceptado el designio del Padre para la conversión (Evangelio).convertirse en el templo donde se ofrece el nuevo sacri- Cuarto domingo: acogiendo la invitación a la conver-ficio por nuestra salvación. sión, el hijo que huyó del Padre, vuelve (Evangelio); es Tercer domingo: Jesús crucificado (segunda lectura) Cristo quien lo reconcilia (segunda lectura) y lo acogees, en su cuerpo, el nuevo templo destruido y reedifica- en casa, en la tierra prometida, celebrando como Israeldo (Evangelio); su acontecimiento pascual es sabiduría la pascua (primera lectura).y potencia de Dios (segunda lectura), que lleva a cum- Quinto domingo: quien se conforma a Cristo por laplimiento la antigua Ley (primera lectura). muerte al pecado (segunda lectura), por el perdón Cuarto domingo: la vuelta del destierro (primera lec- (Evangelio), se hace criatura nueva (primera lectura). Atura) y la liberación del pecado (segunda lectura) son la éste se le invita a mantenerse en la novedad de vida:salvación que Cristo exaltado en la cruz, como la ser- "Anda y no peques más" (Evangelio).piente en el desierto, lleva a todos los hombres: su jui-cio es la salvación (Evangelio). EL LECCIONARIO FERIAL Quinto domingo: Jesús, con su obediencia hasta la cruz(segunda lectura), es el grano de trigo; cae en tierra, mue- El leccionario ferial presenta "los diversos temas pro-re y da mucho fruto; es glorificado (Evangelio); en él se pios de las catequesis cuaresmales" (OLM 98) y es muypacta la alianza que libera del pecado (primera lectura). variado. Semana después de ceniza: aparece la invitación a la conversión interior, al ayuno espiritual, a la fraternidad.Año C: anuncio de la reconciliación Primera semana: invitación insistente a la conversión, El tercer ciclo de lecturas cuaresmales es una gran ca- la eficacia de la Palabra, el amor al prójimo.tcquesis de reconciliación, cuyo culmen será la celebra- Segunda semana: el perdón de los pecados, los verda-ción de la pascua. deros valores, el anuncio de la pasión. Primer domingo: el primer paso de la reconciliación Tercera semana: escuchar al Dios único, la curaciónconsiste en reconocer a Dios, como hizo Israel (primera obra de Dios, el perdón de Dios y el perdón recíproco, ellectura) y, sobre todo, Jesús en el desierto (Evangelio); culto espiritual.quien reconozca a Cristo se salvará (segunda lectura). Cuarta semana: la renovación que Dios ejecuta (cielos y Segundo domingo: Jesús transfigurado revela el miste- tierra nuevos, aguas sanadoras, curación del paralítico...),rio que se efectúa en nosotros con la reconciliación la alianza, la incredulidad y tentativas de matar a Jesús.(Evangelio) y al final de los tiempos (segunda lectura); Quinta semana: el perdón del Señor que salva (Susa-en Cristo sacrificado se cumple la antigua alianza (pri- na, la adúltera, la serpiente de bronce, los jóvenes en elmera lectura). horno, Jeremías...), el anuncio de la pasión de Jesús y fi-
  • 7. 12 Tiempo de cuaresma La liturgia de la Palabra 13guras típicas, la pasión de Jesús para salvar y reunir los con los catecúmenos que se preparan a los sacramentoshijos de Israel dispersos. de la iniciación cristiana, al nuevo estilo de vida marca- Sexta semana o Semana santa: el Siervo doliente de do por el Evangelio. En cuaresma, con sucesivas cele-YHWH. braciones (elección, escrutinios, entregas del Símbolo y de la oración dominical), recorren el tiempo de la puri- En las dos últimas semanas se hace la lectura semi- ficación y de la iluminación, que les lleva a los sacra-continua de Jn 4-11. Se presenta el itinerario o subida mentos pascuales {itinerario bautismal). La Iglesia vivede Jesús a Jerusalén, su autorrevelación como Hijo de el tiempo de renovación como purificación del pecadoDios y la creciente oposición de los judíos hasta su de- con todos los penitentes, que después del bautismo sien-cisión de matarlo. ten la necesidad de reconciliarse con Dios y con los hombres. Al concluir la cuaresma, según la antigua tra- dición, celebrará la reconciliación con la participación3. El misterio de la cuaresma, de todos los "santos" {itinerario penitencial). La Iglesia celebrado en la liturgia celebra con todos la cuaresma, buscando una renova- ción cada vez más profunda, mirando a Cristo, a su En cuaresma se celebra el misterio del Éxodo de Israel, amor apasionado por el Padre y por los hombres, vi-que se cumple en el éxodo de Jesús "de este mundo al viendo su misterio de "semilla" que, depositada en la tie-Padre" y se vive hoy en la Iglesia. rra, muere y da mucho fruto {itinerario pascual). En primer lugar Israel, llamado por Dios, emprendeun camino de liberación bajo la guía de Moisés. Cami-nó por el desierto para escuchar la voz de Dios (Jr 7,23) 4. El misterio de la cuaresma,y aprender a vivir de la Palabra: "Moisés ayunó cuaren- vivido e n la vida de cada díata días y cuarenta noches cuando recibió la ley..., lebastaba la Palabra de Dios y la luz del Espíritu que Prácticas cuaresmalesdescendía sobre él" (prefacio ambrosiano). Cristo continúa y lleva a cumplimiento el camino de El cristiano recorre el itinerario cuaresmal dejándoseMoisés por el desierto convirtiéndose en guía y liberta- guiar continuamente por la Palabra de Dios, haciendodor de todos. Con su ayuno manifiesta su libertad y suyas las prácticas características (ayuno, limosna, ora-señorío sobre las cosas, su saber vivir de algo más que ción), que deben reinterpretarse según indicaba Pablode "pan", de "toda palabra que sale de la boca de Dios" VI en pascua de 1967: "Cada uno examine su conciencia,(Mt 4,14): su alimento es hacer la voluntad del Padre. A que tiene una voz nueva en nuestra época" {Populorumdiferencia del primer hombre, que no aceptó el proyec- progressio 47).to de Dios y se convirtió en esclavo, el nuevo Adán, Cris- - El ayuno tiene ciertamente una dimensión física;to, acoge la voluntad de Dios, que lo hace Señor de todo además de abstinencia de alimentos, puede comprendery de todos: incluso los ángeles le seriarán (Mt 4,11). otras formas, como privarse de fumar, de algunas diver- La Iglesia celebra estos misterios del éxodo y ayuno siones... Pero todo esto no abarca toda la realidad delde Cristo en la cuaresma, tiempo de renovación. Lo vive ayuno. Es sólo signo externo de una realidad interior; se
  • 8. Tiempo de cuaresma La liturgia de la Palabra14 15trata de un rito que debe revelar un contenido salvífico; encuentran nuevos espacios de escucha (¿por qué noes el sacramento del ayuno santo. El ayuno ritual de apagar también la televisión alguna tarde?), respondencuaresma: al Dios de la alianza con su "Amén" coral. - es signo de nuestro vivir de la Palabra de Dios. Enrealidad no ayuna quien no sabe nutrirse de la Palabrade Dios. "Tú no sólo te alimentas con alimentos terre- 5. En conclusiónnos", canta la liturgia ambrosiana, "sino de toda tu Pa-labra santa", a ejemplo de Cristo, el cual "más que el ali- Celebrar la eucaristía en el tiempo cuaresmal significa:mento, deseó la santidad de los corazones; su alimento - Volver a recorrer con Israel y con Jesús (bajo su guía,es la liberación de los pueblos, su alimento es hacer la la predicación) el camino del desierto, el itinerario de lavoluntad del Padre"; prueba y de la fe; - es signo de nuestra voluntad de expiación: "No ayu- - aprender a vivir diariamente del pan del desierto, denamos por la pascua, ni por la cruz, sino por nuestros esa Palabra que es Cristo mismo;pecados, porque estamos preparándonos a los miste- - comprometerse en la purificación de sí mismos, enrios" (san Juan Crisóstomo); la aceptación del don de la sangre de Cristo y en la as- - es signo de nuestra abstinencia de pecado: "El ayuno cesis cuaresmal;verdaderamente grande, el que compromete a todos los - asumir con más decisión la obediencia filial al Padrehombres, es la abstinencia de la iniquidad y de placeres y el don de sí a los hermanos, que constituyen el sacrifi-ilícitos del mundo; éste es el ayuno perfecto [...]. Y, por cio espiritual.consiguiente, cuando en este mundo vivimos rectamente, Así, renovando los compromisos bautismales en la no-cuando nos abstenemos de la iniquidad y de los place- che pascual, podremos "pasar" a la vida nueva de Jesús,res ilícitos observamos de algún modo los cuarenta días Señor resucitado, para la gloria del Padre, en unidadde ayuno" (san Agustín). con el Espíritu. - La limosna es fruto del ayuno y de las privacionesque conlleva. No es sólo un expediente para que sobre-vivan situaciones injustas. Probablemente hoy se asociala limosna cristiana con el compromiso por la justicia yla reestructuración de sistemas sociales. La limosna, asíentendida, obliga al cristiano a solidarizarse con el es-fuerzo por un nuevo orden social. - También la oración brota de ese ayuno que noshace vivir de la Palabra de Dios. La oración auténticabrota de la escucha asidua de la Palabra de Dios, sobretodo cuando se hace en común. En el tiempo de cuares-ma el individuo, las familias, las comunidades cristianas,se reúnen más frecuentemente en torno a la Escritura,
  • 9. Miércoles de ceniza LECTIOPrimera lectura: Joel 2,12-18 Así dice el Señor: 12 Pero ahora, oráculo del Señor, volved a mí de todo corazón, con ayunos, lágrimas y llantos; 13 rasgad vuestro corazón, no vuestras vestiduras, volved al Señor vuestro Dios. Él es clemente y misericordioso, lento a la ira, rico en amor y siempre dispuesto a perdonar. 14 ¡Quién sabe si no perdonará una vez más y os bendecirá de nuevo, permitiendo que presentéis ofrendas y libaciones al Señor vuestro Dios! 15 ¡Tocad la trompeta en Sión, promulgad un ayuno, convocad la asamblea, 16 reunid al pueblo, purificad la comunidad, congregad a los ancianos, reunid a los pequeños y a los niños de pecho! Deje el esposo su lecho
  • 10. Miércoles de ceniza 1918 Tiempo de cuaresma Segunda lectura: 2 Corintios 5,20-6,2 y la esposa su alcoba. 17 Entre el atrio y el altar lloren H e r m a n o s , •*•20 somos, pues, embajadores de Cristo, y es los sacerdotes, ministros del Señor, como si Dios mismo os exhortara por medio de nosotros. En diciendo: "Perdona, Señor, a tu pueblo nombre de Cristo os suplicamos que os dejéis reconciliar con y no entregues tu heredad al oprobio, Dios. - A quien no cometió pecado, Dios lo hizo por nosotros a la burla de las naciones. reo de pecado para que, por medio de él, nosotros nos trans- Por qué han de decir los paganos: formemos en salvación de Dios. "¿Dónde está su Dios?". 6 Ya que somos sus colaboradores, os exhortamos a que 18 El Señor se apiadó de su tierra no recibáis en vano la gracia de Dios. 2 Porque Dios mismo y perdonó a su pueblo. dice: En el tiempo favorable te escuché; en el día de la salva- ción te ayudé. Pues mirad, éste es el tiempo favorable, éste es el día de la salvación. *» El mensaje del profeta Joel se pronunció pro-bablemente después del destierro, en el templo de Je-rusalén: una plaga de langostas devastó los campos, **• Pablo, como un embajador en nombre de Cristo,ocasionando carestía y hambre (1,2-2,10); como conse- es portador de un mensaje de exhortación de parte decuencia, cesó el culto sacrificial del templo (1,13-16). El Dios (v. 20). Lo esencial del anuncio se centra en una pa-profeta debe leer los signos de los tiempos; por eso labra: reconciliación. Dicha palabra manifiesta la volun-anuncia la proximidad del "día del Señor" invitando a tad salvífica del Padre, la obra redentora del Hijo y eltodo el pueblo al ayuno, a la oración, a la penitencia poder del Espíritu que mantiene la diakonía (servicio) (2,12.15-17a). de los apóstoles (w. 18-20). El culmen del fragmento es el v. 21, en el que se proclama el juicio de Dios sobre el La palabra clave de este fragmento, repetida tres pecado y su inconmensurable amor por los pecadores, veces en los primeros versículos, es volver (shüb en por los que no perdonó a su propio Hijo (cf. Rom 5,8; hebreo): verbo clásico de la conversión. En el v. 12 8,32). Cristo ha asumido como propio el pecado del manifiesta la invitación al pueblo, indicando las mo- mundo, expiándolo en su propia carne para que noso- dalidades de esta conversión, es decir, con el corazón y tros pudiésemos apropiarnos de su justicia-santidad. El con los ritos litúrgicos, que serán auténticos y agrada- apóstol utiliza un lenguaje radical. La asunción del pe- bles a Dios si manifiestan la renovación interior. E n el cado por parte de Jesús para darnos su justicia no es v. 13 la invitación a volver aparece de nuevo y la moti- para que el hombre pueda tener algo de lo que carecía, vación es: porque el Señor siempre es misericordioso. sino para convertirse en algo que no podría ser por En el v. 14 el mismo verbo se refiere a Dios abriendo naturaleza: el Inocente se ha hecho pecado, maldición u n a puerta a la esperanza: "perdonará una vez más". (cf. Gal 3,13), para que nosotros lleguemos a ser justicia Un amor sincero a Dios, u n a fe más sólida, u n a es- de Dios. Esta extraordinaria gracia de Dios, concedida peranza que se hace oración coral y penitente, a la que al mundo (v. 19) mediante la kénosis de Cristo, no debe ninguno debe sustraerse: con estas promesas el pro- acogerse en vano. El anuncio apasionado de sus minis- feta y los sacerdotes podrán pedir al Señor que se tros nos hace presente aquí, para nosotros, el tiempo fa- muestre "celoso" con su tierra, compasivo con su here- vorable: dejémonos reconciliar (katallássein) con Dios. dad (w. 17s).
  • 11. Miércoles de ceniza 2120 Tiempo de cuaresmaEste verbo indica una transformación de la relación del tres típicas "obras buenas", en las que se indica, enhombre con Dios y, consiguientemente, de los hombres concreto, en qué consiste la justicia nueva: la limosnaentre sí. Por iniciativa de Dios se brinda a la libertad de (6,2-4), la oración (6,5-15) y el ayuno (6,16-18).cada uno la posibilidad de llegar a ser criaturas nuevas Dos elementos se repiten como un estribillo a lo lar-en Cristo (5,18), a condición de rendirse a su amor, que go de toda la perícopa: "recompensa" (o más literalmen-nos impulsa a vivir no ya para nosotros mismos, sino te salario: w. 2.5.16) y "tu Padre que ve en lo escondido"para aquel que h a muerto y resucitado por nosotros (w. 16.18). Nos enseñan que la piedad es una gran ga-(w. 14s). nancia (cf. 1 Tim 6,6) si no se fija en el aplauso de los hombres ni busca satisfacer la vanidad, sino que busca la complacencia del Padre en una relación íntima y per-Evangelio: Mateo 6,1-6.16-18 sonal y si el salario esperado no es de este mundo ni del tiempo presente, sino para la comunión eterna con En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Cuidad de no Dios, que será nuestra recompensa. De lo contrario, al practicar vuestra "justicia" para que os vean los hombres, practicar la justicia nos haríamos hypokritoí, que sig- porque entonces vuestro Padre celestial no os recompensará. nifica "comediantes" y, también, en el uso judaico del - Por eso, cuando des limosna, no vayas pregonándolo, como término "impíos" . hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para que los alaben los hombres. Os aseguro que ya han recibido su recompensa. Tú, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha. 4 Así tu limosna quedará en MEDITATIO secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te premiará. 5 Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, a quienes les La liturgia de la Palabra de hoy nos lleva de la m a n o gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han reci- por el camino de la verdadera alegría, viniendo a bus- bido su recompensa. 6 Tú, cuando ores, entra en tu habita- carnos en los callejones sin salida donde nos metemos y ción, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto; donde no podemos avanzar. Penitencia y arrepenti- y tu Padre, que ve en lo secreto, te premiará. miento no son sinónimos de abatimiento, tristeza o 16 Cuando ayunéis, no andéis cariacontecidos como los hi- frustración; por el contrario, constituyen una modali- pócritas, que desfiguran su rostro para que la gente vea que dad de apertura a la luz que puede disipar las oscurida- ayunan. Os aseguro que ya han recibido su recompensa. " Tú, des interiores, hacernos conscientes de nosotros mis- cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, l8 de modo que nadie note tu ayuno, excepto tu Padre, que ve en lo escon- mos en la verdad y hacernos gustar la experiencia de la dido. Y tu Padre, que ve hasta lo más escondido, te premiará. misericordia de Dios. Él siempre ve y conoce nuestras mezquindades y suciedades interiores y, sin embargo, ¡qué diferente es su juicio del nuestro! *• "Cuidad de no practicar vuestra justicia..." (así, lite-ralmente, en el v. 1): Jesús pide a sus discípulos una jus- "En tu luz veremos la luz" (Sal 35,10b): admiradosticia superior a la de los escribas y fariseos (cf. Mt 5,20) notamos que desde el momento en que nos ponemos enaun cuando las prácticas exteriores sean las mismas; camino, él nos envuelve con un amor más grande, nosreclama la vigilancia sobre las intenciones que nos mue- despoja de nuestro mal y nos reviste de una inocenciaven a actuar. Tras el enunciado introductorio siguen las nueva.
  • 12. 22 Tiempo de cuaresma Miércoles de ceniza 23 El Señor había asignado al profeta la misión de con- CONTEMPLATIOvocar al pueblo para suscitar nueva esperanza a travésde un camino penitencial; a los apóstoles les confía el Conviértete y vuelve al temor de tu Dios: ayuna, ora,ministerio de la reconciliación; a la Iglesia hoy, le en- llora, invoca con insistencia [...]. Vuelve, alma, al Señorcarga proclamar que ¡ahora es tiempo favorable, ahora con la penitencia que te acerca a él, que es bueno [...].es el día de la salvación! Volvamos al camino del Señor Busca el amor de los pobres, porque para Dios es me-con todo su pueblo, dejémonos reconciliar con Dios jor que ofrecerle un sacrificio; aleja la molicie de tupermitiendo a Cristo que asuma nuestro pecado: sólo él cuerpo y, por el contrario, da satisfacción al alma; puri-puede conocerlo y expiarlo plenamente. Renovados fica tus manchas para conocer la dulzura del Señor, y supor el a m o r aprenderemos a vivir bajo la mirada del luz descenderá sobre ti y te librarás de las tentacionesPadre, contentos de poder cumplir humildemente lo del enemigo, porque el Señor ha prometido acoger a losque le agrada y ayuda a nuestros hermanos. Su presencia que recurren a él concediéndoles su misericordia.en el secreto de nuestro corazón será la verdadera Presta mucha atención: abandona las reunionesalegría, la única recompensa esperada y ya desde ahora mundanas, el comer y beber en demasía, para no perderpregustada. lo que el Señor ha prometido a los buenos y justos. Así, alma, construirás tu habitación con obras buenas, y tu lámpara lucirá en los cielos con el aceite de su miseri- ORATIO cordia. Acércate a su perdón y misericordia, y él hará resplandecer sobre ti su Espíritu. Lava con lágrimas tus Padre mío, tú que ves en lo escondido, sabes cómo pecados y descenderá sobre ti la bondad (Giovannirehuyo de lo escondido del corazón y cómo busco la ad- Mosco, Sentenze dei padri, "Paterikon" 196, en Corpusmiración de los hombres, pobre recompensa al orgullo Scriptorum Christianorum Orientalium, Lovaina).de mi "yo" que recita su papel en la comedia de lapiedad humana. Muy distinto, mucho más desconcertante, es el mis- ACTIOterio de tu piedad, pero cómo lo ignoro todavía, vagan-do lejos... Hazme volver, te suplico, a la hondura de mi Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:ser donde tú moras: en la luz nueva del arrepentimiento "Venid, volvamos al Señor" (Os 6,1a).exultaré de gozo en tu presencia. Padre nuestro, que estás en los cielos, tú conoces elmal del m u n d o y cómo yo lo aumento cada día. Ayúda- PARA LA LECTURA ESPIRITUALme hoy a acoger el día de salvación; concédeme ahora elmirar a tu Hijo, tratado como pecador por nosotros, Arrepentimiento no equivale a autocompasión o remordimiento,crucificado por nosotros, por mí. Reconciliado por el sino a conversión, a volver a centrar nuestra vida en la Trinidad. NoAmor infinito, viviré en el humilde amor que no busca significa mirar atrás disgustado, sino hacia adelante esperanzado.otra recompensa fuera de ti. Ni es mirar hacia abajo a nuestros fallos, sino a lo alto, al amor de
  • 13. 24 Tiempo de cuaresmaDios. Significa mirar no aquello que no hemos logrado ser, sino alo que con la gracia divina podemos llegar a ser [...]. Jueves después de ceniza El arrepentimiento, o cambio de mentalidad, lleva a la vigilan-cia, que significa, entre otras cosas, estar presentes donde estamos,en este punto específico del espacio, en este particular momento detiempo. Creciendo en vigilancia y en conocimiento de uno mismo,el hombre comienza a adquirir capacidad de juicio y discerni-miento: aprende a ver la diferencia entre el bien y el mal, entre losuperfluo y lo esencial; aprende, por tanto, a guardar el propiocorazón, cerrando la puerta a las tentaciones o provocaciones delenemigo. Un aspecto esencial de la guarda del corazón es la luchacontra las pasiones: deben purificarse, no matarse; educarse, noerradicarse. A nivel del alma, las pasiones se purifican con laoración, la práctica regular de los sacramentos, la lectura cotidiana LECTIOde la Escritura; alimentando la mente pensando en lo que es buenoy con actos concretos de servicio amoroso a los demás. A nivelcorporal, las pasiones se purifican sobre todo con el ayuno y la abs-tinencia. Primera lectura: Deuteronomio 30,15-20 La purificación de las pasiones lleva a su fin, por gracia de Dios, Moisés habló al pueblo y dijo: Esto dice el Señor: l5 "Mira,a la "ausencia de pasiones", un estado positivo de libertad espiri- hoy pongo delante de ti vida y felicidad, muerte y desgracia.tual en el que no cedemos a las tentaciones, en el que se pasa de 16 Si escuchas los mandamientos del Señor tu Dios que yo teuna inmadurez de miedo y sospecha a una madurez de inocencia prescribo hoy, amando al Señor tu Dios, siguiendo sus cami-y confianza. Ausencia de pasiones significa que no somos domina- nos y observando sus mandamientos, sus leyes y sus precep-dos por el egoísmo o los deseos incontrolados y que así llegamos a tos, vivirás y serás fecundo, y el Señor tu Dios te bendecirá enser capaces de un verdadero amor (K. Ware, Diré Dio oggi. Il cam- la tierra a la que vas a entrar para tomar posesión de ella.mino del cristiano, Magnano 1998, 182-185 passim). 17 Pero si tu corazón se desvía, si no escuchas, si te dejas arras- trar y te postras ante otros dioses y les das culto, * yo declaro hoy que pereceréis sin remedio; no viviréis mucho tiempo en la tierra a la que vas a entrar para tomar posesión de ella des- pués de pasar el Jordán. " Pongo hoy por testigos contra vo- sotros al cielo y a la tierra: ante ti están la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Elige la vida y viviréis tú y tu des- cendencia, 20 amando al Señor tu Dios, escuchando su voz y uniéndote a él, pues él es tu vida y el que garantiza tu perma- nencia en la tierra que el Señor juró dar a tus antepasados, a Abrahán, Isaac y Jacob". *»• Este fragmento con el que se concluye la procla- mación de la ley deuteronómica tiene como destinata- rios los desterrados de Israel. Privados de su tierra, se les exhorta a reflexionar en las causas de su situación, a
  • 14. Tiempo de cuaresma Jueves después de ceniza 2726acoger de nuevo la alianza del Señor con todas sus exi- les indica claramente qué camino se debe seguir, si segencias, a abrirse a la esperanza. El autor inspirado ex- quiere ser de sus discípulos. Según la costumbie de lapresa todo esto contraponiendo vida y muerte, bien y época, los que entraban a formar parte de la escuela demal, bendición y maldición, que se proponen a nuestra un rabbí le seguían detrás, siguiendo sus huellas. Es ellibre elección (v. 15: "delante de ti"). Al individuo y a camino de la abnegación cotidiana, superando el miedotodo el pueblo les pide una opción responsable, de gra- a la ignominia, al sufrimiento y a la muerte. Jesús lo in-ves consecuencias. Cielo y tierra son testigos (v. 19). El dica hablando de la cruz. En la época de la dominacióncosmos creado por Dios es llamado a estar presente y a romana era frecuente el espectáculo de los condenadosser vengador del pacto. a muerte que transportaban elpatibulum - o sea, el brazo La vida no es sólo don de Dios, sino también partici- transversal de la cruz- por las calles, desde el lugar de lapación de su ser (v. 20). Él es el viviente que hace vivir. condena al de la ejecución. Se trata, pues, de una ima-Hay que adherirse a él por el amor y la obediencia a sus gen terriblemente realista: seguir a Cristo como discí-mandamientos: Dios está deseando comunicarnos la pulos es vivir como condenados a muerte por el mundovida y la bendición. Para ello da normas y preceptos: (2 Cor 4,1 Os; Rom 8,36), dispuestos cada día a afrontar el desprecio de todos. Pero lo característico de estapara indicarnos claramente cómo caminar por sus sen- muerte concreta (su cruz, aceptada y llevada "cada día")das (v. 16) y conseguir sus promesas. es conducirnos a la verdadera vida. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde a sí mismo? v. 25).Evangelio: Lucas 9,22-25 22 Dijo Jesús: MEDITATIO - Es necesario que el Hijo del hombre sufra mucho, que sea rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes El Señor pone ante nosotros la vida y la muerte, y por los maestros de la ley, que lo maten y que resucite al pidiéndonos tomar una decisión y ratificarla día tras tercer día. día. Se trata de una opción que no es evidente, ya que " Entonces se puso a decir a todo el pueblo: Jesús lo indica con una paradoja: a la vida según Dios, - El que quiera seguirme, que renuncie a sí mismo, que a la vida que es Dios, se llega negándonos a nosotros cargue con su cruz de cada día y me siga. 24 Porque el que mismos, llevando nuestra cruz cada día tras el Maestro, quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida aceptando perder por él la vida presente. El cristianis- por mí, ése la salvará. 25 Pues ¿de qué le sirve al hombre ganar mo es una disposición radical a seguir a Cristo hasta el todo el mundo si se pierde o se arruina a sí mismo? final, no un esfuerzo moral por mejorar el propio ca- rácter o las propias costumbres. **• A los discípulos que, después de haberles manifes- No es fácil responder: "Sí, yo" a la invitación, que notado las opiniones de la gente, le declaran la propia fe, deja lugar a ilusiones: "El que quiera seguirme...". SinJesús, por primera vez, les anuncia la necesidad de su embargo, si aparece clara la perspectiva de sufrimientopasión (9,18-22). Es una enseñanza impartida a unos incluida en el seguimiento, no aparece menos clara lapocos, aparte. Sin embargo, a todos (v. 23) el Maestro meta final: la resurrección, salvar la vida, una vida en
  • 15. 28 Tiempo de cuaresma Jueves después de ceniza 29plenitud, sin parangón con ganar el m u n d o entero. Op- to; pues no podemos vivir para él si antes no morimos atamos, pues, por la vida amando al Señor, obedeciendo nosotros mismos, a nuestra propia voluntad. Somos desu voz y manteniéndonos unidos a él: si con él logramos Cristo, no de nosotros [...].atravesar la muerte a nosotros mismos cada día, con él Morimos, pero morimos en favor de la vida, porqueexperimentaremos desde ahora el inefable gozo de la la Vida muere en favor de los que están muertos. Nin-resurrección, de la vida con él. guno puede morir a sí mismo si Cristo no vive el él. Si Cristo vive en él, ninguno puede vivir para sí. ¡Vive en Cristo como Cristo vive en ti! Se ama a sí mismo recta- ORATIO mente quien se odia a sí mismo para su bien; esto es, se mortifica [...]. Jesús, tú eres el Camino, el único que conduce al Pa- Debemos dirigir nuestros ataques contra todo vicio,dre: tu camino no es de gloria, oh Varón de dolores, que sensualidad, contra la atracción del mal. Al que lucha lesabes bien lo que es padecer; me invitas a seguirte, a basta con vencer a los adversarios: venciéndote a ti mis-optar en todo momento en dar mis pasos vacilantes mo, habrás vencido a todos. Si te vences a ti mismo, dassiguiendo tus huellas seguras... muerte a ti mismo, serás juzgado vivo por Dios. Trate- Jesús, tú eres la Verdad, la única que lleva a conocer mos de no ser soberbios, malvados, sensuales, sino hu-el rostro de Dios: no infunde mucho entusiasmo verlo mildes, dóciles, afables, sencillos, para que Cristo reineen el tuyo, oh Siervo doliente; está tan desfigurado que en nosotros; él que es un rey humilde y, sin embargo,no parece rostro humano. Pero me invitas a creerlo; el excelso (san Columbano, Instrucciones X, passim).que te ve a ti, ve al Padre; éste es el gozo perenne... Jesús, tú eres la Vida, la eterna, que comienza ahora ydesemboca en el seno de Dios. No es fácil aceptar perder- ACTIOla aquí y ahora, negando lo que satisface inmediatamenteporque sacia mis deseos orgullosos y egoístas, pero tú Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:me repites: "Quien pierda su vida por mí, la salvará". "Si morimos con él, viviremos con él" (2 Tim 2,11). Señor, tú eres el único que puedes darme fuerza, lagracia de dar un paso adelante, un pasito cada vez; deabrazar mi cruz diciendo: "Sí, quiero" a tu invitación, y PARA LA LECTURA ESPIRITUALseguirte caminando contigo hasta la meta, sin retroce-der, por el camino de la vida en plenitud. Por encima de la finitud, del espacio y del tiempo, el amor infi- nitamente infinito de Dios viene y nos toma. Llega ¡usto a su hora. Tenemos la posibilidad de aceptarlo o rechazarlo. Si permanece- mos sordos, volverá una y otra vez como un mendigo, pero también CONTEMPLATIO como un mendigo llegará el día en que ya no vuelva. Si aceptamos, Dios depositará en nosotros una semillita y se irá. A partir de ese Vivimos para Aquel que, muriendo por nosotros, es la momento, Dios no tiene que hacer nada más, ni tampoco nosotros,Vida; morimos a nosotros mismos para vivir para Cris- sino esperar. Pero sin lamentarnos del consentimiento dado, del "sí"
  • 16. 30 Tiempo de cuaresmanupcial. Esto no es tan fácil como parece, pues el crecimiento de lasemilla en nosotros es doloroso. Además, por el hecho mismo de Viernes después de cenizaaceptarlo, no podemos dejar de destruir lo que le molesta; tenemosque arrancar las malas hierbas, cortar la grama. Y, desgraciada-mente, esta grama forma parte de nuestra propia carne, de modoque esos cuidados de jardinero son una operación cruenta. Sin em-bargo, en cualquier caso la semilla crece sola. Llega un día en queel alma pertenece a Dios, en que no solamente da su consentimien-to al amor, sino en que, de forma verdadera y afectiva, ama. Debeentonces, a su vez, atravesar el universo para llegar hasta Dios. Elalma no ama como una criatura, con amor creado. El amor quehay en ella es divino, increado, pues es el amor de Dios hacia Diosque pasa por ella. Sólo Dios es capaz de amar a Dios. Lo único quenosotros podemos hacer es renunciar a nuestros propios sentimien-tos para dejar paso a ese amor en nuestra alma. Esto significa ne- LECTIOgarse a sí mismo. Sólo para este consentimiento hemos sido creados(S. Weil, A la espera de Dios, Madrid 1993, 84). Primera lectura: Isaías 58,l-9a Así dice el Señor: Grita a pleno pulmón, no te contengas, alza la voz como una trompeta, denuncia a mi pueblo sus rebeldías, a la casa de Jacob sus pecados. 2 Me buscan a diario, desean conocer mi voluntad, como si fueran un pueblo que se comporta rectamente, que no quisiera apartarse de lo que Dios estima justo. Me piden sentencias justas, desean estar cerca de Dios. 3 Y, sin embargo, dicen: "¿Para qué ayunar, si tú no te das cuenta? ¿Para qué mortificarnos, si tú no te enteras?". En realidad utilizáis el día de ayuno para hacer lo que os viene en gana y explotar a vuestros obreros. 4 Ayunáis entre disputas y riñas golpeando criminalmente con el puño.
  • 17. 32 Tiempo de cuaresma Vienies después de ceniza 33 No ayunéis de esa manera blo. El profeta condena en realidad un ayuno falso, que si queréis que vuestra voz esconde graves situaciones sociales. Ante Dios, es esté- se escuche en el cielo. ril un culto exterior sin solidaridad con los pobres y sin 5 ¿Es acaso ése el ayuno que yo quiero cuando alguien decide mortificarse? justicia. Las auténticas manifestaciones exteriores de la Inclináis la cabeza como un junco conversión se resumen en la caridad con el necesitado y y os acostáis sobre saco y ceniza. en la misericordia con el oprimido, que conducen al ¿A eso lo llamáis ayuno, cambio de corazón. día grato al Señor? El ayuno que yo quiero es éste: En el texto de Isaías, nos parece leer las palabras de que abras las prisiones injustas, Jesús en Mt 25,31-46: "Tuve hambre y me disteis de co- que desates las correas del yugo, mer...". Afirmar que el ayuno y el verdadero culto están que dejes libres a los oprimidos, en la práctica de la caridad no significa negar la prácti- que acabes con todas las tiranías, ca del ayuno. Significa recordar que el ayuno y el culto 7 que compartas tu pan tienen que tener como objetivo la caridad. Es decir, el con el hambriento, que albergues a los pobres sin techo, ayuno debe ser una renuncia que se hace a m o r a Dios y que proporciones vestido al desnudo al prójimo, y el verdadero culto es relación con Dios sin y que no te desentiendas individualismos y falsedad. de tus semejantes. 8 Entonces brillará tu luz como la aurora y tus heridas sanarán en seguida, tu recto proceder caminará ante ti Evangelio: Mateo 9,14-15 y te seguirá la gloria del Señor. Entonces clamarás En aquel tiempo, ,4 se le acercaron entonces los discípulos y te responderá el Señor, de Juan y le preguntaron: pedirás auxilio y te dirá: "Aquí estoy". - ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos, y tus discípu- Porque yo, el Señor, tu dios, soy misericordioso. los no ayunan? 15 Jesús les contestó: **• La presente predicación de Isaías pertenece, con -¿Es que pueden estar tristes los amigos del novio mien-toda probabilidad, a los primeros años de la vuelta de tras él está con ellos? Llegará un día en que les quitarán al no-Israel del destierro y se desarrolla en tres movimientos: vio; entonces ayunarán.intervención del profeta para que el pueblo sea cons-ciente de la falsa autenticidad en que vive (w. l-3a); pro- **• Los discípulos de Juan acusan a los de Jesús de noclamación del verdadero ayuno (w. 3b-7); consecuen- ayunar. La respuesta de Cristo es muy significativa: élcias positivas para el que une ayuno con la práctica de inaugura el tiempo mesiánico, el de las bodas, el tiem-la justicia (w. 8-12). po escatológico anunciado por los profetas y el tiempo El pueblo, vuelto a la patria, estaba lleno de entusias- de alegría en el que no se ayuna por la presencia delmo y esperanza, pero la situación es deprimente. Las esposo. Muchos no saben ver en Jesús al Mesías. No sa-dificultades superan toda previsión. Y YHWH parece ben reconocer que el Reino de Dios es gozo, que es lasordo e indiferente ante las plegarias y el culto de su pue- perla por la que se está dispuesto a venderlo todo con
  • 18. 34 Tiempo de cuaresma iernes después de ceniza 35alegría. Siempre hay quien piensa que la renuncia por La referencia a Cristo: se ayuna porque Cristo, elDios es un peso y siempre hay quien tiene miedo del Esposo, todavía no está del todo presente en mí, en larostro gozoso de Dios: como si el Reino fuese única- sociedad en la que vivo. El Esposo está preparado, peromente sufrimiento. El ayuno cristiano no se limita a yo no: su amor no ocupa todo mi ser, su causa no se haabstenerse de alimentos, sino a desear el encuentro con cogido verdaderamente por entero. ¿Ayuno para dejarleJesús que salva con su Palabra. sitio en mi vida, para crear un vacío en mí, de suerte Para comprender esta breve lectura, es preciso ubi- que él pueda acaparar toda mi existencia?carla en el contexto de los versículos siguientes. Cristo La referencia a la solidaridad: mi ayuno debe sensi-se sirve de dos comparaciones: no se pone un trozo de bilizarme con el que pasa hambre y sed, creando en mitela nueva en un vestido viejo y no se echa vino nuevo el sentido de responsabilidad con los pobres y necesita-en odres viejos. Ambas comparaciones aducen otro dos. ¿No has notado que hoy día, después del Concilio,motivo a favor del comportamiento de los discípulos de la Iglesia ha redimensionado el ayuno exterior y ha mo-Jesús. Ha llegado el Reino de Dios, y los discípulos que vido a que los cristianos asuman "las angustias de loslo han comprendido se sienten libres de ayuno y de las hombres de hoy, sobre todo de los pobres"? (Gaudium etprácticas judaicas. Los viejos esquemas ya no son la me- spes 1). ¿Qué lugar ocupa en mi vida el ayuno cristiano?dida adecuada para juzgar la "nueva justicia". No hayque esperar que la novedad de Cristo se encierre en loslímites de las viejas formas: el Reino desgarra el tejidoviejo, revienta los viejos odres y renueva los cimientos. ORATIO Señor, apiádate de mí, que me preocupo más de la mentalidad corriente que de tu crecimiento en mí. Por MEDITATIO la salud, si un médico me prescribe una dieta, aunque sea severa, estoy dispuesto a hacer grandes sacrificios, Parece como si la Iglesia se divirtiera poniéndonos en pero para hacer que crezcas en mí, para sentirte "ínti-aprieto: por una parte recomienda el ayuno; por otra, mo" como Esposo muy ansiado, para eso no me entu-atendiendo a los dos textos que nos presenta hoy, lo siasmo mucho, ni me preocupo por sacrificarme en de-redimensiona. Aunque más que redimensionarlo, lo ex- masía.plica, le da el verdadero sentido. Parece bastante opor-tuno, especialmente hoy, cuando se redescubre el ayuno Señor, apiádate de mí, porque me preocupo más delpor motivos dietéticos y estéticos: guardar la línea, vigi- aspecto exterior que del interior, estoy más atento paralar el peso. Añadamos la difusión de las prácticas orien- agradar a los hombres que para agradarte a ti: contales, en las que el ayuno tiene su importancia, con vis- frecuencia soy materialista. "Un corazón quebrantado ytas a descubrir el "yo" profundo. El ayuno no es, pues, humillado tú no lo desprecias, Señor". Y hoy me sientoextraño a nuestra civilización pluralista y abierta a to- humillado y confundido por mi doblez de corazón y misdas las corrientes. Pero hoy la Iglesia subraya dos di- equívocos.mensiones esenciales del ayuno: su referencia cristoló- Acrecienta, Señor, el sentido esponsal de mi vida cris-gica y su dimensión de solidaridad. tiana, que me aclara tantas cosas de la tradición de la
  • 19. 36 Tiempo de cuaresma Viernes después de ceniza 37santidad, que de otro modo resultarían inexplicables. Te lleno, dicen los maestros del espíritu. Cristo nos dio ejemplo con supido, en este cuaresma, aprender a ayunar de lo que me prolongado ayuno; cuando triunfó sobre el dejmonio, había ayuna- do cuarenta aías. <x*s>Jylodistrae inútilmente de ti, de todo aquello que me alejade la contemplación de tu Palabra, de lo que me arras- Cuando el estómago está vacío, el corazón es humilde. El quetra a "otros amantes", a otros amores que, poco a poco, ayuna ora con un corazón sobrio, mientras que el espíritu del in- temperante se disipa en imaginaciones y pensamientos impuros. Elpueden llevarme a ser un adúltero e infiel. ayuno es un modo de expresar nuestro amor y generosidad; se sacrifican los placeres terrenos para lograr los del cielo. Cuando ayunamos sentimos crecer en nosotros el reconocimiento de Dios, CONTEMPLATIO que ha dado al hombre el poder de ayunar. Todos los detalles de tu vida, todo lo que te sucede y lo que pasa a tu alrededor, se ilumi- na con nueva luz. El tiempo que discurre se utiliza de modo nuevo, Señor, no me has dejado en tierra ensuciándome en rico y fecundo. A lo largo de las vigilias, la modorra y la confusiónel fango, sino que, con entrañas de misericordia, me has de pensamiento ceden su espacio a una gran lucidez de espíritu; enbuscado, me has sacado de los bajos fondos [...]. Me has vez de irritarnos contra lo que nos fastidia, lo aceptamos tranquila-arrancado con fuer/a y me has alejado de allí hecho una mente, con humildad y acción de gracias [...].lástima, con los ojos, orejas y boca obstruidos de fango La oración, el ayuno y las vigilias son el modo de llamar a la puerta que deseamos que se nos abra. Los santos padres reflexio- naron sobre el ayuno considerándolo como una medida de capac- Tú estabas cerca, me lavaste en el agua, me inundas- idad. Si se ayuna mucho es porque se ama mucho, y si se amate y me sumergiste reiteradamente; cuando vi destellos mucho es porque se ha perdonado mucho. El que mucho ayuna,de luz que brillaban en torno a mí y los rayos de tu mucho recibirá. Sin embargo, los santos Padres recomiendan ayu-rostro mezclados con las aguas, me llené de asombro, nar con medida: no se debe imponer al cuerpo un cansancioviéndome asperjado por un agua luminosa. Así tú te has excesivo, so pena de que el alma sufra detrimento. Eliminar algunos alimentos sería perjudicial: todo alimento es don de Dios (T. Co-dejado ver después de haber purificado totalmente mi lliander, // cammino dellasceta. Iniziazione alia vita spirituale,inteligencia con la claridad, con la luz de tu Espíritu Brescia 1987, 75s)Santo (Simeón el nuevo teólogo). ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Señor, suelta mis cadenas de iniquidad" (Is 58,6). PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Un ayuno proporcionado a tus fuerzas favorecerá tu vigilanciaespiritual. No se pueden meditar las cosas de Dios con el estómago
  • 20. Sábado después de ceniza 39 14 entonces el Señor será tu delicia. Sábado después de ceniza Te encumbraré en medio del país y disfrutarás de la herencia de tu antepasado, Jacob. Es el Señor quien lo dice. **• El texto de hoy es continuación del que escucha- mos ayer: el Señor había pedido al profeta dirigir al pueblo una acusación, una denuncia "sin miramientos" (58,1); ahora el tono es más sereno y exhortativo. Cua- tro son los puntos que se pueden resaltar en el texto: en los w. 9-10a se indican ámbitos de conversión interior LECTIO de lo que hoy llamaríamos caridad fraterna. Con estas condiciones sigue la promesa de comunión con el Señor y de restauración del país (w. 10b-12). A continuación reaparece el tema del primer punto, pero el contextoPrimera lectura: Isaías 58,9b-14 es ahora el de los derechos de Dios, el respeto al sábado Dice el Señor: (v. 13), y el v. 14 indica la promesa consiguiente. " Si alejas de I i toda opresión, si dejas de acusar con el dedo El Señor pide en primer lugar quitar de en medio lo y de levantar calumnias, que divide al pueblo (opresión, falsas acusaciones en los " si repartes tu pan al hambriento tribunales, difamación), para luego construir la co- y satisfaces al desfallecido, munión nivelando las diferencias sociales (el v. 10 dice: entonces surgirá tu luz en las tinieblas "Si das al hambriento tu alma/vida y sacias el alma/vida y tu oscuridad se volverá mediodía. " El Señor te guiará siempre, del oprimido"). Con estas condiciones Dios promete la te saciará en el desierto comunión con él y la prosperidad: si sacias "de ti mis- y te fortalecerá. mo" a tu hermano en dificultad, el Señor te saciará. Y, Serás como un huerto regado, además, si reconstruyes con justicia la trama social, el como un manantial inagotable; 12 reconstruirás viejas ruinas, Señor te concederá reconstruir viejas ruinas. edificarás sobre los antiguos cimientos; te llamarán "reparador de brechas" La añadidura respecto al sábado (w. 13s) sigue de y "restaurador de viviendas en ruinas". nuevo la estructura de los versículos precedentes (si... "Si observas el descanso del sábado entonces...): si sabes refrenar la avidez de la eficiencia y no haces negocios en mi día santo; comprendiendo el sentido del reposo sabático, entonces si consideras al sábado tu delicia el Señor te hará gustar su gozo y sus bienes, y te dará y lo consagras a la gloria del Señor; si lo honras absteniéndote de viajes esa soberanía que buscas en vano con tus múltiples ocu- y evitas hacer negocios y contratos, paciones.
  • 21. 40 Tiempo de cuaresma Sábado después de ceniza 41Evangelio: Lucas 5,27-32 Leví no desaprovecha la ocasión del paso de la mise- ricordia en su vida, en su casa, y quiere compartir con 27 Después de esto, salió Jesús y vio a un publicano, llamado los demás la alegría de este encuentro desconcertante, Leví, que estaba sentado en su olieina de impuestos, y le dijo: para que se convierta en acontecimiento de gracia para - Sigúeme. muchos: por eso prepara "un gran banquete", reúne a 28 Él, dejándolo todo, se levantó y lo siguió.2LLeví le obse- una multitud (v. 29). quió después con un gran banquete en su casa, al que también había invitado a muchos publícanos y a oirás personas. !ü Los fariseos y sus maestros de la Ley murmuraban contra los discípulos de Jesús y decían: MEDITATIO - ¿Por qué coméis y bebéis con publícanos y pecadores? "Jesús les contestó: El hombre pecador es llamado por la Misericordia a - No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. 52 Yo no la conversión para gustar la comunión con Dios. Enfer- he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, para que mo en lo hondo del corazón, languidece buscando en el se conviertan. atolondramiento de los sentidos o de la superactividad el paliativo a la angustia que le devora interiormente, *» Jesús no ha venido a llamar a los justos, sino a los quizás sin saberlo.pecadores, para que se conviertan: el versículo final de Si no me reconozco a mí mismo en ese hombre pe-esta perícopa resume y constituye el culmen de lo que cador, herido, no es para mí la fiesta del perdón, la ale-precede. La llamada de los primeros discípulos, gente gría de la curación. Continuaré sentándome en la mesaruda y sencilla; la curación del leproso, sin temer la im- de la gente "de bien", sin contaminarme con la suciedadpureza legal; el perdón de los pecados y la curación del moral y material de los otros, sin dejar que me inquieteparalítico: todo esto va revelando el rostro desconcer- el Amor que va en busca de quien está llagado interior-tante del Maestro. Ahora invita a su seguimiento a un mente para sanarlo.hombre doblemente despreciable por su oficio de re- Por medio del profeta Isaías, Dios nos ha pedidocaudador y por ser colaboracionista con el odiado ocu- compartir. En el Evangelio lo vemos encarnado: Jesúspante romano. mismo ha compartido hasta el extremo, saciando con la Jesús muestra la libertad soberana de sus elecciones, propia vida al hambriento de justicia-santidad. La co-una libertad liberadora porque brota del amor, y por eso munión que el Señor nos invita a construir entre noso-tiene poder de elegir del mundo del pecado a cuantos se tros tiene un precio elevado, que él ha pagado totalmen-dejen interpelar. En el brevísimo v. 28 aparecen tres ver- te solo: asume todo el dolor del otro, aun el sufrimientobos significativos: "dejándolo todo", toda atadura, toda más desolador y que menos se nota, el del pecado. Sicadena o peso, "se levantó" (anastás: en griego es el mis- reconozco ser yo el pecador sanado de sus heridas, nomo verbo usado para la resurrección de Jesús) "y lo si- buscaré más -tanto para mí como para los m í o s - que elguió". La liberación y la resurrección a una nueva vida abrazo infinitamente misericordioso de esas manosse orientan a seguir a Jesús, a la misión. crucificadas.
  • 22. 42 Tiempo de cuaresma SUIHUIO después de ceniza 43 ORATIO cordioso no recuerda el mal recibido: aunque le hayan maltratado y ofendido, su corazón no se turba, porque Padre misericordioso, tú cuidas de todos los peque- conoce la misericordia de Dios. Nadie puede apropiarseños de la tierra y quieres que cada uno sea signo e ins- de la misericordia del Señor: es inviolable porque habi-trumento de tu bondad con los demás. Tú brindas tu ta en lo alto de los cielos, con Dios (Silvano del Monteamor a todo hijo herido por el pecado y quieres unirnos Athos, Non disperare, Magnano 1994, 9l-93passim).a unos con otros con vínculos de fraternidad. Perdóname, Señor, si he cerrado las manos y el cora-zón al indigente que vive a mi lado, pobre de bienes o ACTIOprivado del Bien. Todavía no he comprendido que tuHijo ha venido a sentarse a la mesa de los pecadores; me Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:he creído mejor que los demás. Por esta razón soy yo el "Sus llagas nos han curado" (Is 53,5c).pecador Haz que resuene tu voz en mi corazón, lláma-me ahora y siempre, oh Dios. Abandonando las falsasseguridades, quiero levantarme para seguir a Cristo en PARA LA LECTURA ESPIRITUALuna vida nueva. Y será fiesta. La ascesis de los padres del desierto imponía un tiempo de ayu- no agotador y privaciones rigurosas: hoy la lucha ataca otro fren- te. El hombre no necesita un suplemento dolorosísimo; cilicios, ca- CONTEMPLATIO denas y flagelaciones correrían el riesgo de destrozarlo inútilmente. La ascesis consistiría más bien en imponerse un reposo, la disciplina En su infinita misericordia, el Señor se da a sí mismo de la calma y el silencio, en la que el hombre encuentre su capaci-y no recuerda nuestros pecados, como no recordó los dad de concentrarse en la oración y contemplación, aun en mediodel ladrón en la cruz. Grande es tu misericordia, Señor. de la barahúnda del mundo; y sobre todo, recobrar la capacidad¿Quién podrá darte gracias como mereces por haber de percibir la presencia de los demás, de saber acoger a los ami- gos siempre. La ascesis se convierte así en atención a la invitaciónderramado en la tierra tu Espíritu Santo? Grande es tu del Evangelio, a las bienaventuranzas: búsqueda de la humildad yjusticia, Señor. Prometiste a los apóstoles: "No os dejaré la pureza de corazón, para liberar al prójimo y devolverlo a Dios.huérfanos" (Jn 14,18). En un mundo cansado, asfixiado por las preocupaciones y rit- Ahora nosotros vivimos de esta misericordia y nues- mos de vida cada vez más agobiantes, el esfuerzo se dirigirá a en-tra alma experimenta que el Señor nos ama. Quien no contrar y vivir "la infancia espiritual", la frescura y la espiritualidadlo experimente, que se arrepienta: el Señor le concede- evangélica del "caminito" que nos lleva a sentarnos a la mesa con los pecadores y a compartir el pan ¡untos. La ascesis no tiene nadará la gracia que guíe su alma. Pero si ves un pecador y que ver con el moralismo. Estamos llamados a ser activos, viriles,no sientes compasión, la gracia te abandonará. Hemos heroicos, pero estas "virtudes" son dones de los que el Espíritu pue-recibido el mandamiento del amor, y el amor de Cristo de privarnos en cualquier comento; nada es nuestro.se compadece de todos y el Espíritu Santo nos infunde En las alturas de la santidad está la humildad, que consiste enla fuerza de hacer el bien. El Señor perdona los pecados vivir en una actitud constante del alma en presencia de Dios. La hu-de quien se compadece del hermano. El hombre miseri- mildad nos impide sentirnos "salvados", pero suscita una alegría
  • 23. 44 Tiempo de cuaresmapermanente y desinteresada, sencillamente porque Dios existe. Elalma reconoce a Dios confesando su impotencia radical; renun- Primer domingo de cuaresmaciando a pertenecerse. La ofrenda, el don de sí, es la humildad enacción. El hombre desnudo sigue a Cristo desnudo; permanece vi-gilante en su espíritu y espera la venida del Señor. Pero su alma lle- Año Ava el mundo de todos los hombres; al atardecer de su vida, el hom-bre será juzgado de su amor (P. Evdokimov, La novitá dello Spirito,Milán 1980, Ó4-Ó5.78s, passim). LECTIO Primera lectura: Génesis 2,7-9;3,l-7 21 Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, sopló en su nariz un hálito de vida, y el hombre se con- virtió en un ser viviente. 8 El Señor Dios plantó un huerto en Edén, al oriente, y en él puso al hombre que había formado. El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y buenos para comer: así como el árbol de la vida en medio del huerto y el árbol del conocimiento del bien y del mal. " La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que había hecho el Señor Dios. Fue y elijo a la mujer: - ¿Así que Dios os ha dicho que no comáis de ninguno de los árboles del huerto? 2 La mujer respondió a la serpiente: - ¡No! Podemos comer del fruto de los árboles del huerto; • sólo nos ha prohibido, bajo pena de muerte, comer o tocar el fruto del árbol que está en medio del huerto. 4 Replicó la serpiente a la mujer: - ¡No moriréis! 5 Lo que pasa es que Dios sabe que en el momento en que comáis se abrirán vuestros ojos y seréis como Dios, conocedores del bien y del mal. " La mujer se dio cuenta entonces de que el árbol era bue- no para comer, hermoso de ver y deseable para adquirir sabi- duría. Así que tomó de su fruto y comió; se lo dio también a
  • 24. 46 Primera semana de cuaresma Domingo 47 su marido, que estaba junto a ella, y él también comió. 7 En- pero el éxito del pecado consiste en comprobar la pro- tonces se les abrieron los ojos, se dieron cuenta de que esta- pia desnudez -es decir, nuestra fragilidad, el estar iner- ban desnudos, entrelazaron hojas de higuera y se hicieron unos ceñidores. mes, derrotados-, que lleva a avergonzarse de sí mismo y a no poder soportar la mirada de Dios. **• El plan de Dios y el problema del mal constituyen,en síntesis, los temas propuestos por la liturgia en este Segunda lectura: Romanos 5,12-19fragmento. De la tierra ("damah), de la materia, Diosplasma al hombre {adam), pero insufla en él su misma 12 Así pues, por un hombre entró el pecado en el mundo y,respiración; lo rodea de bien y de belleza (v. 9), le colo- con el pecado, la muerte. Y como todos los hombres pecaron,ca en un ambiente preparado con esmero y le confía a todos alcanzó la muerte. • Cierto que ya antes de la Ley ha-una (área, una misión (v. 15); le da amplia libertad para bía pecado en el mundo; ahora bien, el pecado no se imputadeterminar y transformar la realidad cine le rodea me- al no haber ley. 14 Y sin embargo, la muerte reinó sobre todos desde Adán hasta Moisés incluso sobre los que no habíandiante el trabajo y la autoridad personal (vv. 9s). Pero el pecado con una transgresión semejante a la de Adán, que eshombre no debe establecer su norma del bien y el mal: figura del que había de venir.esla norma la impone Dios; no debe conocer por expe- 15 Pero no hay comparación entre el delito y el don. Porqueriencia el mal, so pena de llevarle a la ruina (w. 16s). si por el delito de uno todos murieron, mucho más la gracia"Coiiofimiciiio" es para los semitas un hecho de expe- de Dios, hecha don gratuito en otro hombre, Jesucristo, so-riencia más, antes que algo intelectual o moral. Dios da, breabundó para todos ,6, y hay otra diferencia entre el pecadopues, su mandamiento para la vida y la felicidad. Al del uno y el don del otro, pues mientras el proceso a partir de un solo delito terminó en condenación, el don, a partir dehombre se le propone la elección de una libre obedien- muchos delitos, terminó en absolución. 1T Y si por el delito decia, reconociendo la relación particular que el Creador uno solo la muerte inauguró su reinado universal, mucho másle ofrece de vivir con él. por obra de uno solo, Jesucristo, vivirán y reinarán los que acogen la sobreabundancia de la gracia y del don de la sal- Allí está el árbol, en medio del jardín, guardado úni- vación.camente por la advertencia de Dios. En este punto se in- 18 Por tanto, así como por el delito de uno solo la condena-sinúa la presencia del mal: el texto bíblico nos dice que ción alcanzó a todos los hombres, así también la lidelidad deel mal no es primariamente una opción errónea, sino uno solo es para todos los hombres luenle de salvación y demás bien una entidad creatural que induce a esa opción vida. " Y como por la desobediencia de uno solo lodos lucronastutamente. El término para indicar la serpiente signi- hechos pecadores, así también, por la obediencia de uno solo, todos alcanzarán la salvación.fica también "adivinación", dejando entrever los cultosidolátricos, en los que el símbolo de la serpiente teníamucho que ver y que no dejaban de atraer a Israel. En *•• Es un texto un tanto difícil por su gran densidadefecto, la serpiente trata de que parezca una mentira teológica, pero de capital importancia para comprenderel mandato de Dios por una especie de falso oráculo cómo Cristo es el punto central tic la historia de la sal-(w. 4s). La narración de la transgresión es una obra vación. Por el paralelo entre Adán y Cristo -los dos "pro-maestra de psicología, una secuencia de sensaciones totipos" de la historia humana , tenemos una nueva ex-perfectamente estudiadas (v. 6) en un deseo creciente; plicación del misterio de la cruz. El primer padre de la
  • 25. 48 Primera semana de cuaresma Domingo 49humanidad, el viejo Adán, con un solo pecado ha arras- cuarenta noches, sintió hambre. El tentador se acercó entoncestrado a todos al pecado y a la muerte (v. 12). Cristo, nue- y le dijo:vo Adán, con un solo acto de justicia, o sea, con su - Si eres Hijo de Dios, manda que estas piedras se conviertan en panes.muerte en cruz por amor, abre a todos el camino de la 4 Jesús le respondió:justicia, del amor y de la vida sobreabundante. Esta vi- - Está escrito: No sólo de pan vive el hambre, sino de loda pa-sión nos permite intuir que los acontecimientos de la labra que sale de la boca de Dios.historia no son casuales o independientes unos de otros, 5 Después el diablo lo llevó a la ciudad santa, lo puso en el ale-sino que están íntimamente vinculados, sea para el bien ro del templo 6 y le dijo:o para el mal: todo lo que hacemos tiene una repercu- - Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: Darásión fuera de nosotros, repercute en lodos los demás. Se órdenes a sus ángeles para que te lleven en brazos, de modo que tutrata del tema del "pecado social" . pie no tropiece en piedra alguna. 7 Jesús le dijo: La transgresión del primer hombre introduce a toda - También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios.la humanidad en una deformidad respecto a la imagen 8 De nuevo lo llevó consigo el diablo a un monte muy alto, lede Cristo: todo hombre llevará grabada en su corazón, mostró todos los reinos del mundo con su gloria 9y le dijo:como una tara hereditaria, la culpa de los orígenes. - Todo esto te daré si te postras y me adoras. 10Creado para vivir en comunión con Dios en santidad Entonces Jesús le dijo:perfecta, sentirá siempre la tentación de hacer el mal. - Márchate, Satanás, porque está escrito: Adorarás al Señor tuLa Ley viene a ser como una terapia de urgencia ofreci- Dios y sólo a él le darás culto.da por Dios al hombre herido; en la Ley se indica lo que " Entonces el diablo se alejó de él, y unos ángeles se acerca- r o n y le servían.debe cumplir y lo que hay que evitar para vivir de acuer-do con la voluntad de Dios (w. 13-14.20a). Pero la Ley por sí sola es insuficiente para restablecer **• Jesús, proclamado por el Padre Hijo de sus com-la comunión con Dios: el hombre por sí mismo no pue- placencias, inmediatamente después del bautismo esde levantarse de la caída. Por esta razón, Pablo, compa- conducido al desierto "por el Espíritu" para ser "tentadorando el alcance de la acción de Adán y la eficacia de la por el diablo": por consiguiente, esta prueba es queridaobra de Cristo, muestra la sobreabundancia del don de por Dios. Jesús, que vino para recapitular toda la hu-Dios. El paralelo entre Adán y Cristo lleva a un superávit manidad dando al Padre esa total adhesión que debíade gracia, fruto de la obediencia del Hijo amado: cum- haber ofrecido Israel, es sometido a las mismas tenta-pliendo la voluntad del Padre hasta la muerte de cruz, ciones del pueblo del Éxodo, como indican las citas delJesús nos ha obtenido el retorno a Dios, el acceso a la Deuteronomio con las que responde a Satanás (Dt 8,3; 6,16; 6,13). Pero donde Israel falló, Jesús vence.vida eterna (v. 21). La insidia diabólica comienza presentando a Jesús las esperanzas mesiánicas y pidiéndole que demuestre si esEvangelio: M a t e o 4,1-11 verdad que, como había afirmado la voz del cielo, es Hijo de Dios. A la propuesta de un mesianismo que satisfaga 1 Entonces el Espíritu llevó a Jesús al desierto, para que el con facilidad las necesidades materiales del hombre,diablo lo pusiera a prueba. 2 Después de ayunar cuarenta días y Jesús responde contraponiendo al alimento material el
  • 26. Domingo 5150 Primera semana de cuaresma El hombre engañado por el Maligno buscó una glo-alimento espiritual de la Palabra vivificante de Dios ria que pensaba que un Dios envidioso le negaba: ser(w. 3s). A la imagen de una misión milagrera y especta- como Dios, autodeterminar lo que es el bien y el mal,cular que le propone el diablo, Jesús opone una sumi- la insidia de siempre. Y Adán se encontró desnudo,sión incondicional a los designios de Dios (w. 5-7). A la desterrado del jardín original, errante en una tierratentación del éxito sigue finalmente la del dominio que exige fatigas para producir pan. Jesús, por eso,-convertirse en señor de la tierra, ceder a la idolatría del bajó al abismo de la caída del primer hombre del or-poder-, pero el camino mesiánico que Cristo intuyó en gullo y la autosuficiencia de cada uno dé nosotros.el desierto es muy distinto. Con la autoridad que le vienede su dedicación plena a Dios, él, el perfecto adorador del Como cualquier hombre, oyó la atractiva voz delPadre, expulsa al demonio (w. 8-11). que en la soledad absoluta se le acerca y le incita a pro- Maleo nos presenta a Jesús no sólo como el verdade- bar sus propias posibilidades: someter a su servicio lasro Israel, sino también como el nuevo Moisés, al citar el leyes de la materia, instrumentalizar la protección divina,ayuno tic cuarenta tilas y cuarenta noches, y la mención dominar el mundo comprometiéndose "sólo un poco"del "monte (lilísimo" desde donde el diablo le muestra con el Príncipe de este mundo. ¿Acaso no son los mediostodos los reinos de la I ierra, aludiendo a Dt 34,1-4. Es- más adecuados para llevar a cabo con éxito la misióntos cuarenta días en el desierto preparan a Jesús para confiada? Son tentaciones que cada uno conoce bien,que asuma la guia del nuevo pueblo de Dios, a quien aunque nos limitemos al ámbito del propio trabajo.ofrece la Ley nueva. ORATIO MIDITATIO Oh Padre, tú que has ofrecido al hombre vivir en co- El Señor Dios prepara para el hombre un jardín deli- munión contigo y que, cuando Adán, el progenitor so-cioso y fértil: tierra de comunión y de encuentro entre berbio, pecó no lo abandonaste en el abismo de su caí-el Creador y el "adán", tierra de libertad donde el a m o res la consciente adhesión a la voluntad de Dios, con da: mírame también a mí, sácame de la angustia en lala certeza confiada de que quiere el bien de sus cria- que me precipita el deseo de ser un dios que encuentraturas. en sí mismo la norma del bien y el mal. Aunque queda abierta la posibilidad del rechazo, Oh Cristo, tú que nos has rescatado del pecado deaunque la serpiente puede hacerse notar en el jardín, Adán y has seguido el camino de la obediencia indicadoel Espíritu de Dios conduce a Jesús al desierto: tierra por tu Padre hasta la cruz: sálvame también a mí, quede soledad donde todo calla y el silencio amplifica las deseo saciarme de cosas, de gloria y de poder, aunquevoces que percibe el corazón; tierra de libertad donde quedo desilusionado y hambriento porque la Vida estáDios puede hablar o callar. También el diablo, el Divisor, en otra parte.puede encontrarnos en el desierto. Por eso fue conduci- Oh Espíritu, tú que condujiste a Jesús al desiertodo al desierto por el Espíritu. liara que, victorioso del mal, pudiese restituir al Padre
  • 27. Domingo52 Primera semana de cuaresma 53la sumisión amorosa que cada uno de nosotros le he- PARA LA LECTURA ESPIRITUALmos negado: ilúminame y fortalece mi corazón, para La tentación más grave es la de la desesperación; es la que nosque aprenda a discernir tu voluntad y la cumpla sin hace dudar de poder ser todavía perdonados y amados por el Pa-temer fracasos o burlas, con humildad obediente, en la dre. Ahí nos quiere llevar la astucia del diablo: a la desesperación.libertad del amor. Si desconfiamos de Dios, nosotros mismos nos separamos de él. Es tremenda esta tentación. La tentación de la desconfianza está en el origen de la trágica caída de los primeros padres y aparece a lo CONTEMPLATIO largo de todas las etapas de la historia de salvación. La encontra- mos desde el primer libro de la Biblia (Gn 3), donde la serpiente tentadora induce a Adán y Eva a desconfiar de Dios, hasta el Apo- El Señor Jesucristo fue tentado por el diablo en el calipsis (ce. 3 y 12), donde el dragón se encona contra la Iglesia,desierto. Crislo ciertamente fue tentado por el diablo, dispuesto a devorar a los santos, los hijos engendrados en la gra-pero en él eras tentado tú. Pues tuya era la carne que cia. La envidia empuja continuamente al maligno, aunque ya ven-Cristo asumió para que recibieses de él la salvación. cido por Cristo, a la tentativa desesperada de hacer caer a los hi-Asumió la muerte, que era tuya, para darte la vida; jos de Dios. Por eso el cristiano debe estar siempre alerta, dispuestotomó ile ti las humillaciones para que tu recibieses de al combate que tiene que mantener con la armadura que Dios le procura (cf. Ef 6,12-18).él la ¡loria. La Iglesia está sometida a la tentación lo mismo que todo cris- lie puesto en Cristo mi torre-fortaleza. Él, por no- tiano; pero si perseveramos en la fe y en la oración, el Señor nossotros, se ha hecho torre frente al enemigo, él es tam- promete el auxilio para que no sucumbamos a la tentación (cf. Apbién piedra sobre la que está edificada la Iglesia. 3,10-12). La tentación es necesaria porque, después de la primera caída, todos deben someterse a la prueba. Nuestro corazón adole- ¿Buscas remedio para no ser herido por el diablo? ce de inconstancia y necesita robustecerse mediante una terapia in-¡Refúgiate en la torre! Tienes ante ti la torre. Acuérda- tensiva y estimulante: la tentación libera nuevas y prodigiosas ener-te de Cristo y habrás entrado en la torre. ¿Cómo te gías espirituales. El amor, en la prueba, se purifica y fortalece.acordarás de Cristo? Cuando tengas algo por lo que su- El Señor nos promete su ayuda: no seremos tentados por encimafrir, piensa que él ha sufrido antes y reflexiona por de nuestras fuerzas; el apóstol nos dice: "Dios es fiel, no permitiráquién ha sufrido. Él murió para resucitar. Espera tú que seáis tentados por encima de vuestras fuerzas; al contrario, ¡un- to con la prueba os proporcionará fuerzas suficientes para supe-también lograr la meta en la que nos ha precedido y rarla" (1 Cor 10,1 3). El ancla de salvación es la cruz, a la que de-habrás entrado en la torre sin ceder ante el enemigo bemos estar fuertemente abrazados. Cristo padeció por nosotros la(Agustín, Exposición del salmo 60, passim). tentación y ha vencido (A. M. Cánopi, Si, Padre. Meditazioni sul Padre nostro, Milán 1 999, 114-116, passim). ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Estemos firmes en la prueba: nuestra fuerza es el amor de Cristo" {de la liturgia).
  • 28. Domingo 55 Con ellos desea comenzar una nueva creación calcada Primer domingo de cuaresma de la primera -las aguas cubren la tierra-, pero en cier- to sentido la supera, porque Dios ahora tiene en cuenta el pecado de la humanidad, manifestando así su rostro Año B de misericordia. Los animales son sometidos al señorío del hombre, incluso como alimento, pero se insta explí- citamente a reconocer la sacralidad de la vida; en pri- mer lugar de la vida humana, que pertenece a Dios. Todo es bendecido nuevamente por Dios; el Señor, además, pacta una alianza de gracia sin exigir nada a la otra parte, porque sabe que "el instinto del corazón hu- mano está inclinado al mal desde la juventud" (8,21b). Es LECTIO una alianza a favor de la vida que se manifiesta con un signo maravilloso de orden natural, el arco iris: el Se- ñor, como guerrero, ha desencadenado el diluvio y aho- ra hace de su arco de batalla (Hab 3,9) un signo de pazPrimera lectura: Génesis 9,8-15 o quizás de combate a favor del hombre, para que las aguas caóticas no prevalezcan. "Siguió hablando Dios a Noé y a sus hijos: "- Voy a establecer mi alianza con vosotros, con vuestros La sección narrativa referente al diluvio se abre con descendientes, " y con todos los seres vivos que os han acom- la visión de la maldad "en la tierra" (6,5.12) y es la clave pañado: aves, ganados, bestias del campo; con todos los ani- en el recuerdo de Dios (8,1); en la conclusión se dice que males que han salido del arca con vosotros y que ahora pue- el Señor mirará al arco en las nubes {"en el cielo") para blan la tierra. "Ésta es mi alianza con vosotros: ningún ser recordar la alianza eterna entre Dios y todo viviente vivo volverá a ser exterminado por las aguas del diluvio, ni tendrá lugar otro diluvio que arrase la tierra. (9,15s); El Señor, pues, decide tener en cuenta sólo su 12 propia gracia. Para permanecer perennemente fiel a la Y añadió Dios: humanidad, quiere recordar únicamente su propia fi- - Ésta es la señal de la alianza que establezco para siem- pre con vosotros y con todos los seres vivos que os han delidad al pacto. Las aguas de muerte se convierten en acompañado: "pondré mi arco en las nubes; ésa será la se- instrumento de epifanía de la misericordia, baño de re- ñal de mi alianza con la tierra. H Cuando yo cubra de nubes generación para la humanidad, figura del bautismo la tierra y en las nubes aparezca el arco, l5 me acordaré de mi que nos salva. alianza con vosotros y con todos los vivientes de la tierra, y las aguas del diluvio no volverán a exterminar a los seres vivos. Segunda lectura: 1 Pedro 3,18-22 **• A causa de la perversión humana, "el Señor se arre- 18pintió de haber creado al hombre en la tierra" (Gn 6,6) y También Cristo padeció una sola vez por los pecados, eldecidió su supresión mediante el diluvio, salvando a ese inocente por los culpables, para conduciros a Dios. En cuan-puñado de justos que habían hallado gracia a sus ojos. to hombre sufrió la muerte, pero fue devuelto a la vida por el
  • 29. Domingo 5756 Primera semana de cuaresma Evangelio: Marcos 1,12-15 Espíritu. "Fue entonces cuando proclamó el mensaje a los es- píritus encarcelados, 20 es decir, a aquellos que no quisieron i: A continuación, el Espíritu impulsó a Jesús hacia el de- creer cuando en los días de Noé Dios los soportaba paciente- sierto, "donde Satanás lo puso a prueba durante cuarenta días. mente mientras se construía el arca: en la que unos pocos Vivía con las fieras y los ángeles le servían. (ocho personas) se salvaron navegando por el agua. 2I Aque- 14 llo fue prefiguración del bautismo que ahora os salva, y que Después de que Juan fue arrestado, marchó Jesús a no consiste en limpiar la suciedad corporal, sino en alcan- Galilea, proclamando la Buena Noticia de Dios. " Decía: zar de Dios una conciencia limpia en virtud de la resurrec- - Se ha cumplido el plazo y está cerca el Reino de Dios. ción de Jesucristo," el cual, ascendido al cielo, está a la de- Convertios y creed en el Evangelio. recha de Dios y tiene sometidos a ángeles, potestades y dominaciones. ** El Hijo de Dios, en el bautismo del Jordán, aceptó mezclarse con los pecadores para cargar con el pecado ** Fíenle a la hostilidad creciente que rodea a los del mundo: a esta misión se preparó en la soledad delcrislianos, Pedro envía a algunas comunidades de Asia desierto, lugar de encuentro con Dios y del enfrenta-Menor una carta en la que exhorta a perseverar en el miento con el Adversario. El Espíritu es quien empujalestimonio de fe incluso en medio del sufrimiento. A los con fuerza a Jesús. Marcos no precisa los detalleshermanos probados por la persecución les recuerda la concretos de la tentación (probablemente fue tentadoobra salvífica de Cristo y su eficacia (v. 18) también para acerca del modo de realizar su misión), pero dejalos que han muerto (v. 13), y hasta para los contempo- entender que se prolongó a lo largo de su estancia en elráneos de Noé, catalogados como los más impíos de los desierto.hombres (v. 20). A los que llama dichosos por tener quesufrir a causa de la justicia (3,14) les recuerda la radical El v. 13b nos dice que fue un combate victoriosoinjusticia de todo hombre, por cuya salvación murió el desde el principio: afirmar que Jesús "vivía con lasúnico Justo. fieras" equivale a presentarlo a la vez como el nuevo Adán que resiste al tentador y por eso es señor de un El fragmento, además, nos deja oír el eco de las pri- cosmos en paz y armonía (Is 11,6-9). El servicio que lemeras liturgias bautismales con su profesión de fe. En linden los ángeles recuerda el Sal 90,1 ls, indicandoun tiempo Dios salvó cruzando las aguas del diluvio a que su misión va acompañada con la ayuda y protec-un "pequeño resto" de la humanidad que había hallado ción de Dios.gracia a sus ojos (v. 20b: el número ocho rebosa simbo-lismo pascual y bautismal). Pero la figura llega a su ex- Los vv. 14s, compuestos con mimo, ofrecen un bre-traordinario cumplimiento en la redención de Cristo ve compendio del ministerio de Jesús: la indicaciónpara aquellos que, a través del agua del bautismo, la ha- cronológica inicial extiende, como presagio, en la inci-cen operante en su propia vida. La inmersión bautismal piente predicación de Cristo, la sombra de la persecu-es invocación a Dios para que la eficacia de la muerte, ción que padeció el Bautista; la indicación geográficaresurrección y ascensión al cielo de Cristo llegue tam- de Galilea reaparecerá al final del evangelio de Marcosbién a nosotros (w. 21s). r o m o lugar de cita con el resucitado.
  • 30. 58 Primera semana de cuaresma Domingo 59 A dos verbos en indicativo siguen dos en imperativo: ORATIOel anuncio de lo que Dios hace exige la correspondenciahumana. Jesús proclama la Buena Noticia, el tiempo de Oh Cristo, salvación de cuanto estaba perdido, tú sa-la promesa "ha cumplido el plazo" y "está cerca" el Reino bes bien la de veces que he intentado volver a empezar,al que tendía toda la antigua alianza: para acogerlo, pero he sido derrotado por el pecado. Cada vez me encuentro más cansado, más viejo de corazón. Hastapara entrar en el Reino, es necesario "cambiar de men- me pregunto de qué sirve intentarlo.talidad" (en griego, metanoéin) y aceptar la lógica exi-gente y desconcertante de la fe, la adhesión amorosa y Oh Señor, fortaleza del que está tentado, tú sabes cuántas veces he fallado, y, sin embargo, te acercas a mí:activa al designio de Dios. tú eres el único que puedes ayudar al encarcelado espi- ritualmente. Y hoy te espero, te invoco. Oh Cristo, paz del que en ti confía, acógeme una vez MEDITATIO más. Tú has vencido al Maligno que acecha a todos los hombres y vienes a darme la Buena Noticia: "Se ha cum- La vida puede volver a empezar, hoy. Es una posibili- plido el plazo, está cerca el Reino". Que la gracia no pasedad real que nos brinda Dios, no es un asunto mía, en de vacío: conviérteme a ti, hoy. La vida contigo y en tiel que decido romper con el pasado; si así fuese, no será cada instante la maravilla de una nueva creación.duraría mucho, ahora lo sé bien. Pero puede durareternamente, en un "hoy" más joven que el alba de lacreación, precisamente porque es cosa de Dios. El CONTEMPLATIOnuevo comienzo no depende de mi frágil voluntad, sinode su omnipotente voluntad de amor. Señor mío Jesucristo, Pontífice Supremo, que me Precisamente, esto es lo que me ofrece hoy, como gra- vivificasteis con vuestra preciosa muerte, ahuyentad de mí, con el poder de vuestro Espíritu y con la eficacia decia eficaz, la Palabra que he escuchado en la liturgia. vuestra presencia, todas las asechanzas del enemigo.Mensaje de novedad que emerge del diluvio y brilla con Romped en mí todos los lazos de Satanás y, por vuestralos colores del arco iris, dando paz al corazón: se ha la- misericordia, disipad de mí toda ceguera de corazón.vado el pecado que me pesa y me embrutece. Lavado Haced, oh Cristo, que vuestro amor me haga triunfarcon lágrimas de arrepentimiento en las aguas bautis- virilmente en toda tentación.males, en la sangre de Cristo. E n s e ñ a d m e vuestra santa humildad para evitar Nadie está del todo perdido, nadie debe perder la es- prudentemente todos los lazos del enemigo. Guíemeperanza. Jesús ha experimentado mis tentaciones y ha vuestra luminosa verdad y haga que camine en vuestravencido al Maligno. De él puedo obtener fuerza cada presencia sinceramente y con un corazón perfecto. Ladía; se ha cumplido el plazo; Dios, si se lo permito, rei- bendición de vuestra indulgentísima misericordia menará en mi corazón. Sí, hoy, como nueva criatura, co- prevenga, me acompañe y me guarde hasta el fin de mimienzo. vida. Amén (Gertrudis de Helfta, Exercitia, I, 40-50).
  • 31. 60 Primera semana de cuaresma ACTIO Primer domingo de cuaresma Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Si antes erais tinieblas, ahora sois luz en el Señor" (Ef AñoC5,8). PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Hacerse hombre significa hacerse "pobre", no tener nada conque presentarme fuerte frente a Dios, ningún apoyo, ninguna fuer-za o seguridad fuera del compromiso y el sacrificio del propio co-razón. El llegar a ser hombre viene a ser como la confesión de la LECTIOpobre.za del espíritu humano frente a la reivindicación total de lainaccesible trascendencia de Dios. Con la valentía de esta pobrezacomenzó la aventura divina de nuestra salvación. Jesús no se tuvopor nada ni se defendía con nada, ni siquiera con su origen. Sata- Primera lectura: D e u t e r o n o m i o 26,4-10nás, por el contrario, trata de impedir esta pobreza radical. Quie-re hacer a Jesús fuerte, porque sólo teme una cosa: la impotenciade Dios en la naturaleza humana que asumió, Dios en un corazón Moisés habló al pueblo y dijo: 4 "El sacerdote recibirá lahumano destinado al sacrificio, que desde la fidelidad incondicio- cesta de tus manos y la pondrá delante del altar del Señor lunal a su innata pobreza sufre desde dentro - y por lo tanto salva- Dios. 5 Y tú dirás ante el Señor tu Dios: Mi padre era un aramcola necesidad y perdición del hombre. errante. Bajó a Egipto y se estableció allí como emigrante con un puñado de gente; allí se convirtió en una nación grande, Por eso la tentación de Satanás es un atentado contra el autoa- fuerte y numerosa. 6 Los egipcios nos maltrataron, nos opri-niquilamiento de Dios, una tentación contra la seguridad y "rique- mieron y nos impusieron una dura esclavitud. 7 Entontes cla-za de espíritu", contra la divinidad de Jesús, un sondeo a la serie- mamos al Señor Dios de nuestros antepasados, y el Señor es-dad y grandeza de su humanidad. Desde los comienzos hizo y cuchó nuestra voz y vio nuestra miseria, nuestra angustia yhace lo mismo, y siempre le reconoceremos por las palabras: "Se- nuestra opresión. 8E1 Señor nos sacó de Egipto con mano Iner-réis como dioses". Esta es la tentación de las tentaciones, con mil te y brazo poderoso en medio de gran temor, señales y prodi-variaciones: la tentación contra la verdad de la naturaleza asigna- gios; n o s condujo a este lugar y nos dio esta tierra, que manada al hombre. El pretende que la tierra sea exclusivamente suya, y leche y miel. I0 Por eso traigo las primicias de esta tierra que elcon la tierra también el hombre: el hombre, en torno al cual se com- Señor me ha dado. Dejarás los frutos delante del Señor lu Dios,batía antes de despertarse al alba de su libertad de suerte que ya te postrarás en su presencia".nunca se le podía pedir e invitar a tomar una decisión libre por símismo de manera desinteresada, pero siempre o cortejado amiga-blemente o astutamente atacado (J. B. Metz, Povertá nello spiritu. *•• El presente fragmento, de los más i m p o r t a n t e sMeditazioni teologiche, Brescia 1968, los). del Antiguo Testamento, contiene la profesión de fe que p r o c l a m a b a todo israelita al acercarse al s a n t u a r i o con motivo de la celebración anual de la fiesta de la recolección y ofrecimiento de las primicias de la tierra.
  • 32. 62 Primera semana de cuaresma Domiugo 63Pero hay que advertir que la presentación de ofrendas zón que Dios lo ha resucitado de entre los muertos, te salva-en los pueblos paganos iba acompañada de la recita- rás. 10 En efecto, cuando se cree con el corazón actúa la fuerza salvadora de Dios, y cuando se proclama con la bocación de un mito de fecundidad; el hebreo, por el se alcanza la salvación. " Pues dice la Escritura: Quienquie-contrario, recordaba, actualizándola, la historia de las ra que ponga en él su confianza no quedará defraudado. 2 Yintervenciones salvíficas del Dios de los Padres en favor no hay distinción entre judío y no judío, pues uno mismo esde su pueblo. el Señor de todos, rico para todos los que lo invocan. " E n una palabra, todo el que invoque el nombre del Señor se El credo de Israel se desarrollaba en un movimiento salvará.alternativo de sufrimiento y salvación: el Arameoerrante -es decir, en condición de abandono y peligró-se ha convertido por gracia de Dios en una nación nu- **• El hombre que busca sinceramente a Dios sientemerosa (v. 5) según la promesa hecha a Abrahán. Este todo el peso y la limitación de la propia condición de pe-pueblo grande y fuerte experimentó la opresión y la hu- cador. La Ley dada por medio de Moisés afina la con-millación, pero Dios vio, escuchó la oración e intervino ciencia y ayuda a conformarse más con el designio divi-con poder para sacar a Israel de Egipto y hacerle entrar no, pero el cumplimiento escrupuloso de normas yen un país fértil y agradable "que mana leche y miel", es preceptos no es suficiente para constituir al hombre jus-decir, abundante en pastos para los rebaños y ñores to, para hacerlo santo.para las abejas. Se trata de una justicia que es tensión, esfuerzo del La palabra clave del texto pertenece a la raíz "entrar" hombre que quiere acumular méritos ante Dios y correo "llegar". La utilización frecuente del término quiere el riesgo de ser orgulloso o de caer en la desesperación.significar que la entrada histórica en la tierra prometi- Pero se da una justicia que es gracia, don de Dios a lada se actualiza año tras año con la "entrada" de la cose- humanidad por medio de Cristo: ésta se acoge por la fecha: por medio de la "cosecha" el hombre "entra" nue- (v. 4), fe que actúa por la caridad (Gal 5,4-6). La acepta-vamente en posesión de la tierra. En la liturgia se repite ción sincera de la predicación apostólica (kéiygma) y laen un ámbito sacro el movimiento histórico: el pueblo acogida de la revelación llevan consigo un cambio deentró en la tierra, ahora entra en el santuario. El hom- mentalidad, una conversión profunda, mantenida conbre responde a Dios con la profesión de fe, con la ofren- la certeza de que "quienquiera que ponga en él su con-da de una parte de lo que de él ha recibido, con la ac- fianza no quedará defraudado": la salvación es para todoción de gracias, la adoración, el culto y la obediencia el que invoca el nombre del Señor, de cualquier naciónmanifestados en el gesto de la postración. que sea (w. 11-13).Segunda lectura: Romanos 10,8-13 Evangelio: Lucas 4,1-13 8 En definitiva, ¿qué dice la Escritura? Que la Palabra está Jesús regresó del Jordán lleno del Espíritu Santo. El Es- cerca de ti; en tu boca y en tu corazón. Pues bien, ésta es la píritu lo condujo al desierto, -donde el diablo le puso a prueba palabra de fe que nosotros anunciamos. J Porque si procla- durante cuarenta días. En todos esos días no comió nada, y al mas con tu boca que Jesús es el Señor y crees con tu cora- final sintió hambre. El diablo le dijo entonces:
  • 33. 64 Primera semana de cuaresma Damiugo 65 - Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta tismo (3,22) haciendo u n milagro que elimine, junto en pan. con el hambre, la pobreza de la propia condición cor- 4 Jesús le respondió: pórea como preludio de un mesianismo que brinde el - Está escrito: No sólo de pan vive el hombre. 5 saciarse y el bienestar de modo sobrenatural (v. 3). Je- Lo llevó después el diablo a un lugar alto y le mostró en sús rechaza esta lógica citando Dt 8,3. La segunda ten- un instante todos los reinos de la tierra. 6E1 diablo le dijo: tación es la del poder: Satanás remeda la promesa que - Te daré todo el poder de estos reinos y su gloria, porque a mí me lo han dado y yo puedo dárselo a quien quiera. 7 Si Dios hace al Mesías en el Sal 2. Pero Jesús no trata de te postras ante mí, todo será tuyo. someter, sino de estar sometido a Dios con un a m o r ex- 8 Jesús respondió: clusivo (w. 6-8). Finalmente, el diablo conduce a Jesús - Está escrito: Adorarás al Señor tu Dios, y sólo a él le al pináculo del templo de Jerusalén y le incita a inau- darás culto. gurar el reino mesiánico con u n signo espectacular: se "Entonces le llevó a .lerusalcn, le puso en el alero del tem- trata de la tentación del éxito, que Satanás presenta plo y le dijo: camuflada con la Palabra de Dios. Jesús replica con - Si eres Hijo de Dios, tírale desde aquí; " porque está otro texto de la Escritura (Dt 6,16), manifestando su escrito: Dará órdenes a sus ángeles para que te guarden; "te total abandono a la disposición del Padre (w. 9-12). llevarán en brazos y tu pie no tropezará en piedra alguna. 12 Jesús le respondió: Estas tentaciones constituyen el paradigma de cual- - Está dicho: No tentarás al Señor tu Dios. quier otra tentación, por eso el diablo, completadas "Cuando terminó de poner a prueba a Jesús, el diablo se todas las tentaciones, se aleja de Jesús "hasta el mo- alejó de él hasta el momento oportuno. mento oportuno" (v. 13): será la hora de la pasión, del poder de las tinieblas, la hora de la última prueba **• La narración lucana de las tentaciones va prece- decisiva.dida por la genealogía de Jesús, que asciende hastaAdán: se presenta, pues, a Jesús como el nuevo co-mienzo de la humanidad. Como el primer hombre, MEDITATIOcomo todo hombre, es sometido a la tentación. Loscuarenta días transcurridos en el desierto son u n a ci- La prueba, la salvación, la profesión de fe, son losfra simbólica: recuerdan los cuarenta años del Éxodo temas que podemos entresacar de las lecturas de la li-y aluden además a los cuarenta días de ayuno de Moi- turgia de hoy, y nos interrogan sobre nuestra realidadsés en el Sinaí y al camino de Elias al Horeb. de Iglesia, sobre nuestra vida de creyentes. ¡Cuántas ve- ces hemos experimentado en la tribulación, en la tenta- En el desierto, Jesús es tentado por el diablo -el ción, que el Señor es nuestra fuerza, el único que puede"divisor"-, que le presenta una sabiduría alternativa a librarnos! Recordar las maravillas de gracia que Dios hala voluntad de Dios, incitándole a realizar su ministe- hecho por nosotros no es sólo una exigencia del cora-rio de acuerdo con las expectativas de la gente. zón, sino una tarea imprescindible, una misión, un tes- La prueba de Jesús viene en un momento de debili- I imonio que se ofrece a los hermanos para que tambiéndad h u m a n a (vv. 2b-3a): se le invita a demostrar la ellos conozcan la alegría de ser salvados invocando elveracidad de la voz del cielo que se escuchó en el bau- nombre del Señor.
  • 34. Primera semana de cuaresma Ihimiugo66 67 ¡Tenemos todos tanta necesidad de ser protegidos de CONTEMPLATIOlas insidias del diablo! El Evangelio hoy nos lo mani-fiesta mostrándonos a Jesús sometido a tentaciones que "A sus ángeles ha dado órdenes para que te guarden enson la raíz de cualquier tentación y se revisten de nobles tus caminos" (Sal 90,11). El diablo conoce bien esta pro-apariencias. El fin es encomiable y los medios propues- mesa porque la supo utilizar en la hora más álgida de latos se diría que son los más adecuados... Jesús ha expe- lentación; sabe bien cuál es nuestra fuerza y nuestrarimentado la debilidad h u m a n a que tan fácilmente do- debilidad. Pero no tenemos nada que temer si perma-blega la voluntad y ofusca nuestra capacidad de necemos a la sombra del trono del Altísimo.discernimiento. Pero precisamente en su debilidad ha Mientras estemos cimentados en Cristo, participare-vencido al Maligno, en el desierto y en la cruz, indicán- mos de su seguridad; él ha hecho añicos el poder de Sa-donos el camino de la victoria. Como él, debemos retener la nás [...] y de ahora en adelante los espíritus malignos,la Palabra de Dios en el corazón, convirtiéndola en nor- en vez de tener poder sobre nosotros, tiemblan y se es-ma de nuestra vida, en lámpara de nuestros pasos. Si no pantan a la vista de un verdadero cristiano. Pues saben tememos profesarla con franqueza, podremos experi- que poseen lo que les, hace vencedores; que pueden, si mentar que el Señor es nuestra fuerza, nuestro escudo quieren, mofarse de ellos y ponerlos en fuga. Los espíri-salvador (Sal 17,3). lus malignos lo saben bien y lo tienen muy presente en lodos sus asaltos; sólo el pecado les da poder sobre ellos, y su gran empeño consiste en hacerles pecar, en sorprenderles en el pecado, sabiendo que no hav otro ORATIO modo de vencerlos.Por eso, hermanos míos, no seamos ignorantes de sus planes, sino, conociéndolos bien, vigi- Señor, Dios de mi salvación, te doy gracias cantando lemos, oremos, ayunemos, permanezcamos bajo lascon el corazón, que, libre, se abre a la vida y quiere de- alas de Altísimo, que es nuestro escudo y auxilio (J. H.volverte la misma vida. Te amo, Señor, mi fortaleza, que Newman, Sermoni liturgici, Fossano, s.f., 144).has asumido mi debilidad para hacerme también a mívencedor del mal. Escudo mío, mi baluarte, mi podero-so salvador, tú sabes cómo busco la gloria del mundo y ACTIOtemo el desprecio de los demás. Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: Sin embargo, no quiero ni puedo callar la fe que has "Ésta es la victoria que vence- al mundo: nuestra fe"encendido en mi corazón: todavía es una débil llamita, (I Jn 5,4b).pero sé por experiencia que quien cree en ti no quedadefraudado. Anunciaré tu nombre a mis hermanos, lesllevaré tu Palabra: la fe se aumenta dándola. Luz de mis PARA LA LECTURA ESPIRITUALpasos, guarda mi corazón, que sea más vigilante contratoda insidia, de suerte que mi vida sea para todos un El Evangelio nos presenta este duelo entre Jesús y Satanás. Jesússigno irradiante de ti. fue tentado. También él quiere conocer el combate entre el alma que
  • 35. 68 Primera semana de cuaresmadesea permanecer fiel a Dios y el invasor que tratará de desviarlae inducirla al mal. Hay que recordar que cuanto se refiere a Jesús Lunesnos toca también a nosotros. La vida de Jesús configura la nuestra; de la primera semanalo que a él le acontece se refleja en nosotros. ¿Fue tentado Jesús? Tanto más podemos o debemos serlo noso- de cuaresmatros. Parece lógica la pregunta, puesto que vivimos en un mundoasediado y turbado por esa iniciativa oculta del que san Pablo lla-ma "el príncipe de este mundo de tinieblas". Estamos rodeados dealgo funesto, malo, perverso, que excita nuestras pasiones, se apro-vecha de nuestras debilidades, se deja insinuar en nuestras cos-tumbres, sigue nuestros pasos y nos sugiere el mal. La tentaciónconsiste, pues, en el encuentro entre la buena conciencia y la atrac-ción del mal, y esto del modo más insidioso que se pueda imaginar. El mal, de hecho, no se nos presenta con su rostro real de ene-migo, como algo horripilante y espantoso. Sucede precisamente locontrario: la tentación es simulación del bien; es el engaño del mal LECTIOdisfrazado de bien, es la confusión entre bien y mal. Este equívoco,que se puede presenfar siempre anfe nosotros, tiende a hacernosretener como bien donde, por el contrario, está el mal (Pablo VI,7 de marzo de 1965, en U. Gamba, [ed.], Pensieri di Paolo VI per Primera lectura: Levítico 19,1-2.11-18ogni giorno dellanno, Vigodarzere 1983, 279). El Señor dijo a Moisés: : - Di a toda la comunidad de los israelitas: Sed santos, porque yo, el Señor vuestro Dios, soy santo. "No robaréis, no mentiréis, ni os engañaréis unos a otros. "No juréis en falso por mi nombre, pues sería profanar el nombre de tu Dios. Yo soy el Señor. "No oprimas ni explotes a tu prójimo; no retengas el sueldo del jornalero hasta la mañana siguiente. M No te burlarás del mudo ni pondrás tropiezo al ciego, lomeras a tu Dios. Yo soy el Señor. " No procederás injustamente en los juicios; ni favorecerás al pobre, ni tendrás miramientos con el poderoso, sino que juzgaras con Justicia a tu prójimo. "No andes calumniando a los de tu pueblo ni declares en Inlso contra la vida de tu prójimo. Yo soy el Señor. 1 No odiarás a tu hermano, sino que lo corregirás para no hacerle culpable por su causa. " No tomarás venganza ni guardarás rencor a los hijos de iII pueblo. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Srnor.
  • 36. 70 Primera semana de cuaresma 1.11 nes 71 **• La perícopa de hoy pertenece al llamado "Código ción del mundo. " Porque tuve hambre, y me disteis de co-de santidad" (Lv 17-26), comienza con el mandato de la mer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me alo- jasteis;" estaba desnudo, y me vestísteis; enfermo, y me visi-santidad dirigido a toda la comunidad de Israel y su tasteis; en a cárcel, y fuisteis a verme". " Entonces lemotivación no es otra que la santidad misma de Dios responderán los justos: "Señor, ¿cuándo te vimos hambrien-(w. ls). El es el totalmente otro, radicalmente diverso to y te alimentamos; sediento y te dimos de beber? , s ¿Cuán-de lo que el hombre puede imaginar, "separado" (según do te vimos forastero y te alojamos, o desnudo y te vestimos? 49la etimología del término "santo"). Y, sin embargo, ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a ver- te?". 40 Y el rey les responderá: "Os aseguro que cuando lo hi-desea que el pueblo elegido participe de su santidad en cisteis con uno de estos mis hermanos más pequeños, con-cualquier circunstancia, que la transparente en los de- migo lo hicisteis". •" Después dirá a los del otro lado:talles de la vida. "Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles."12Porque tuve hambre, y no me Las normas que signen regulan la ética personal y disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; 4 fui fo-social. La inserción rítmica de la fórmula "Yo soy el rastero, y no me alojasteis; estaba desnudo, y no me vestís-Se ño i" icvela la interdependencia entre el respeto por la teis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis". 44 Entoncessantidad de Dios y el respeto por el prójimo. El temor de responderán también éstos diciendo: "Señor, ¿cuándo te vi-Dios debe inspirar de modo especial el comportamien- mos hambriento o sediento, forastero o desnudo, enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?". 4? Y él les responderá: "Osto con W s nv.is débiles, los minusválidos (v. 14). A los > aseguro que cuando dejasteis de hacerlo con uno de estospreceptos en forma negativa ("No harás esto") se aña- pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo". 46 E iránden exhortaciones dirigidas a construir en la sociedad éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.h u m a n a relaciones de fraternidad (w. 16b.17b), y cul-minan en el mandamiento del amor al prójimo (v. 18b).Quien conoce la severa ley del talión se queda sorpren- >* Esta perícopa que Mateo pone como conclusión a ••dido por estos mandatos que limitan no sólo los su "discurso escatológico" está emparentada con la tra-actos referentes a la muelle del prójimo (w. 16b.18a), dición apocalíptica bíblica (en particular con Daniel) ysino también esos sentimientos que matan al prójimo judaica: se trata de una revelación de los últimos acon-(w. 17a. 18b). El amor al otro basado en el nombre de tecimientos, del juicio universal. En estas tradicionesDios edifica la comunidad humana en la santidad según aparece la figura del Hijo del hombre con rasgos a la vezla voluntad divina. humanos y celestes, con un papel fundamental en la ins- tauración del Reino de Dios y en llevar a Dios a todos los elegidos. Jesús se identifica con este personaje glo- rioso. Vendrá a concluir la historia asumiendo de modoEvangelio: Mateo 25,31-46 definitivo y manifiesto la realeza oculta en el tiempo a •" Cuando venga el Hijo del hombre en su gloria con todos los hijos de todos. sus ángeles, se sentará en su trono de gloria. "Todas las na- Todas las naciones se reunirán delante de él (v. 32). Y ciones se reunirán delante de él, y él separará unos de otros, como los pastores palestinos por la tarde dividían el re- como el pastor separa las ovejas de los cabritos, " y pondrá las ovejas a un lado y los cabritos al otro. "Entonces el rey baño según la especie, este Rey-Pastor (cf. Ez 34, 17.32s) dirá a los de un lado: "Venid, benditos de mi Padre, tomad separará unos de otros dictando así u n juicio. El úni- posesión del reino preparado para vosotros desde la crea- co criterio distintivo será la caridad (vv. 34-40 y 41-55:
  • 37. 72 Primera semana de cuaresma I A a íes 73construidos simétricamente según la misericordia ORATIOpracticada o dejada de practicar). Jesús, que nos per-mite identificarlo con este Hijo del hombre, cumpli- Oh misericordioso, que lloras con nosotros desde lasmiento de las profecías, indica cómo esta figura regia primeras lágrimas de Adán y Eva, rompe con tu miradaquiere identificarse con cada uno de sus hermanos la dureza de nuestro corazón. Haznos capaces de reci-más pequeños. Nadie ha podido reconocerlo con los bir y dar tu divina compasión. No permitas que juzgue-ojos carnales (vv. 37-39.44), y ni siquiera se habla de la mos a los demás con nuestra medida tacaña y falsa, sinoluz de la fe, de la fidelidad a los preceptos de la Ley. Se con la tuya, tan longánima y abundante, hasta que nostrata sencillamente de amor con hechos, de honrar a sintamos deudores de todos, deudores de una caridadlos hombres en los encuentros de cada día: ahí es don- cada vez mayor, de una ternura sin límites.de se juega nuestro destino eterno según la medida del Sí, oh Misericordioso, que lloras por nosotros y conamor. nosotros, tú has venido a nuestra humanidad desnudo y humillado, pobre y enfermo, solo y rechazado. No per- mitas que pasemos a tu lado sin mirarte, no dejes que vivamos a tu lado sin reconocerte y amarte. Tú, oh Mise- MKD1TATIO ricordioso, eres el que carga con nuestro pecado desde la primera caída que nos hizo miserables y desgraciados; "Yo soy el Señor", repite Dios en el Antiguo Testamen- lú enjugarás nuestras lágrimas, tiernamente, hasta lato como rúbrica a los preceptos sobre el amor práctico última lágrima, hasta cambiar en gozo de salvación ely cotidiano con el prójimo. Yo soy el Señor que ve vues- llanto de la humanidad entera.tra conducta, que cuida de la vida de todos exigiendoque se respete y se socorra, de suerte que seáis santoscon mi misma santidad. CONTEMPLATIO "Conmigo lo hicisteis", repite Jesús en el Evangelio.Soy el Rey que no veis en cada uno de mis hermanos La misericordia es la imagen de Dios, y el hombre mi-más pequeños, pero en ellos me podéis socorrer, servar- sericordioso es, de verdad, un Dios que vive en la (¡erra.me o quizás ignorarme. ¿Quién cómo el Señor, que yace Como Dios es misericordioso con todos, sin ningunacomo cualquier desvalido al borde del camino y se deja distinción, así el hombre misericordioso difunde sus ac-mirar con indiferencia o con misericordia (cf. Sal 112)? los de amor y generosidad con todos, con la misma me-El se sentará en el trono de su gloria y a su lado coloca- dida. La misericordia no merece alabarse teniendo enrá a cada uno de sus hermanos más pequeños y a cuan- cuenta exclusivamente la cantidad de actos de bondad ytos la actitud gratuita de compartir el pan, el agua y los generosidad, sino mucho más cuando procede di- unbienes les haga sentirse importantes en su corazón y en pensar recto y misericordioso.el corazón de Dios. Hoy comienza mi vida eterna, si te Los hay que dan y distribuyen mucho y no son mise-amo como a mí mismo, hermano en Cristo, hermano ricordiosos ante Dios. Los hay también que no tienenCristo. nada, que no poseen nada, pero tienen un corazón pia-
  • 38. 74 Primera semana de cuaresma Lunes 75doso con todos: pues bien, éstos son ante Dios unos per- la manita del niño de la que no se tiene miedo pero que se deslizafectos misericordiosos y lo son de verdad. No digas, entre los barrotes de nuestra prisión de egoísmo. Y logra abrir lapues: "No tengo nada para dar a los pobres", no te afli- cerradura. El pobre libera. Y Dios se oculta en el niño.jas en tu interior por no poder ser misericordioso de Los pobres evangelizan. Por eso son los tesoros de la Iglesiaeste modo. (J. Vanier, Comunidad, lugar de perdón y de fiesta, Madrid 1 9 8 1 , 115s). Si tienes algo, da lo que tienes. Si no tienes nada, datambién, aunque no sea más que un mendrugo de panseco, con una intención misericordiosa: Dios lo consi-derará misericordia perfecta. "Dios es amor" (1 Jn 4,8). El hombre que posee elamor es verdaderamente Dios en medio de los hombres(Youssel Bousnaya, cit. en P. Descule, LÉvangile au de-soí, París 1965, 244-246, passim). ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Quien no ama al hermano al que ve, no puede amar aDios a quien no ve" (1 Jn 4,20). PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Los que se acercan al pobre lo hacen movidos por un deseo degenerosidad, para ayudarle y socorrerle; se consideran salvadoresy con frecuencia se ponen sobre un pedestal. Pero tocando al po-bre, llegándose a él, estableciendo una relación de amor y con-fianza con él, es como se revela el misterio. Ellos descubren el sa-cramento del pobre y logran llegar al misterio de la compasión. Elpobre parece romper la barrera del poder, de la riqueza, de la ca-pacidad y del orgullo; quitan la cascara con que se rodea el cora-zón humano para protegerse. El pobre revela a Jesucristo. Haceque el que ha venido para "ayudarle" descubra su propia pobrezay vulnerabilidad; le hace descubrir también su capacidad de amar,la potencia de amor de su corazón. El pobre tiene un poder miste-rioso; en su debilidad, es capaz de tocar los corazones endurecidosy de sacar a la luz las fuentes de agua viva ocultas en su interior. Es
  • 39. Martes 11 ban los versículos inmediatamente precedentes. La Pa- Martes labra no es letra muerta; es una realidad viva, enviada de la primera semana del cielo para revelar y llevar a cabo la salvación. Es, de cuaresma pues, "eficaz , capaz de lograr su finalidad, como la llu- via y la nieve que riegan y fecundan la tierra. ¿Puede darse una imagen más alentadora para un pueblo des- terrado, al que se le ha anunciado con certeza el retor- no a la patria, pero que experimenta la propia fragilidad para mantener viva la esperanza? Lo profetizado en- cuentra en Cristo su cumplimiento. Él es la Palabra om- nipotente hecha carne, enviada por el Padre de los cie- los para que nuestra tierra dé su fruto. Él es el Verbo LECTIO eterno venido a la tierra, muerto en cruz y resucitado, para abrirnos a nosotros, hijos rebeldes, el camino ines- perado del retorno a la morada de Dios, su Padre y nuestro Padre.Primera lectura: Isaías 55,10-11 Así dice el Señor: Evangelio: Mateo 6,7-15 10 "Como la lluvia y la nieve caen del cielo, y sólo vuelven allí Dijo Jesús: 7Y al orar, no os perdáis en palabras como ha- después de haber empapado la tierra, cen los paganos, creyendo que Dios los va a escuchar por ha- de haberla fecundado y hecho germinar blar mucho. a No seáis como ellos, pues ya sabe vuestro Padre para que dé simiente al que siembra lo que necesitáis antes de que vosotros se lo pidáis. "Vosotros y pan al que come, orad así: " así será la palabra que sale de mi boca: no volverá a mí de vacío". Padre nuestro, que estás en el cielo, Sino que cumplirá mi voluntad santificado sea tu nombre; y llevará a cabo mi encargo. " venga tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo; 11 danos hay el pan que necesitamos; 12 *•• Is 55 concluye la serie de oráculos del Segundo perdónanos nuestras ofensas,Isaías (ce. 40-55) y recoge en síntesis los temas que con- como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;tiene, como el perdón, la vuelta a la patria, la participa- " n o nos dejes caer en tentación;ción de la naturaleza en la salvación, el poder de la Pa- y líbranos del mal.labra de Dios. Esta última es mediadora entre Dios y el l4 Porque si vosotros perdonáis a los demás sus culpas, tam-hombre; permite encontrarlo en su "cercanía" (v. 6) y no bién os perdonará a vosotros vuestro Padre celestial. ^Pero sisentirlo ausente en su aparente "lejanía", porque "sus no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonarácaminos no son nuestros caminos" (v. 9), como recorda- vuestras culpas.
  • 40. 78 Primera semana de cuaresma Marres 79 ** En la versión mateana, la oración del Padre nues- que entenderlo así: "Haz que no entremos en la tenta-tro, insertada en el "Discurso de la montaña", va prece- ción", "Haz que, frente a las grandes pruebas de la vida,dida por una especie de catequesis sobre el modo de la fe no dude de tu bondad de Padre y no reniegue, ce-orar. Mientras los paganos piensan que hay que multi- diendo a las insidias del diablo". La última petición de laplicar las palabras para atraer la atención de la divini- oración pide ser librados del Maligno, causa e instigadordad y doblegarla a los propios fines (v. 7), Jesús revela de todo mal. Como conclusión, los w. 14s vuelven y su-que Dios es Padre, siempre presente para cada uno de brayan la necesidad del perdón recíproco enunciado ensus hijos, que conoce bien sus necesidades reales (v. 8). el v. 12: no podemos llamar a Dios "Padre" si no vivimosNo sirven por eso largos discursos, sino más bien re- entre nosotros como hermanos, si no queremos confor-descubrirse como hijos. mar nuestro rostro al suyo, que es infinita misericordia. Jesús, que osa dirigirse al Altísimo llamándolo abba,"padre", quiere también introducir a los hombres en esaintimidad y profunda comunión. Por esta razón confía MEDITATIOa sus discípulos el Pater, la oración por excelencia delcristiano. Ciertamente tiene una forma típicamente he- Orar es hoy, para muchos cristianos, una empresa di-brea: siete peticiones divididas en dos grupos que re- fícil. Hay quien la escamotea aduciendo que no sirve ocuerdan las dos tablas de la Lev. Las tres primeras peti- que "trabajar es orar"; hay quienes la arrinconan excu-ciones se refieren a Dios y a su designio salvífico; las sándose por no encontrar tiempo para orar, y hay quie-otras dirigen su atención a las verdaderas necesidades nes reconocen la dificultad real pero no oran porque nodel hombre. saben qué decir. Tampoco faltan, entre los más devotos, El nombre -es decir, la misma persona de Dios- ya es los que "usan muchas palabras como los paganos", pi-santo, pero quiere que se reconozca como tal, esto es, diendo sólo cosas buenas en apariencia. Para todos es-santificado por todos mediante una vida de adoración, tos, Jesús desplaza la clave del problema: no se trata dealabanza y conformación con él. El Reino de Dios ya orar para satisfacer determinadas necesidades, sinoestá presente, pero para que llegue a su plenitud es pre- para descubrir que Dios es Padre y llama a todos losciso que cada uno acepte el señorío de Dios en la propia hombres a la comunión de amor con él y en él. Por con-vida. La voluntad de Dios se cumple ciertamente en el cie- siguiente, orar no es una cuestión de decir cosas, sino lo y en la tierra, pero se pide que cada uno se adhiera a una cuestión de amor, que puede expresarse con pala- esta voluntad con amor, como Jesús. Se pide a continua- bras, pero también en silencio, y que progresivamente ción al Padre que nos provea lo necesario hoy, día tras va acaparando toda la vida convirliéndola en una sola e día: siempre somos hijos pobres que todo lo recibimos incesante oración. de él. El alimento que nos ofrece no sacia únicamente el La Palabra eficaz que envía Dios a la atierra vuelve a hambre corporal; es el "pan" de la vida futura, el mismo el después de haber cumplido su designio; se ha hecho Jesús, Pan vivo (cf. Jn 6). Tenemos necesidad del perdón carne, es Jesús: cualquier palabra suya encierra un po- de Dios para entrar en el Reino, pero no podemos pedir der extraordinario. Es él quien nos dice: "Vosotros orad que nos perdone si negamos el perdón a nuestros her- así: Padre nuestro". Pidamos, pues, a Cristo que nos en- manos. El v. 13 ("No nos dejes caer en la tentación") hay señe a repetir la oración con su mismo corazón, para
  • 41. 80 Primera semana de cuaresma Martes 81que crezca en nosotros, día tras día, el amor filial y con- voluntad en la tierra como en el cielo": la voluntad defiado con nuestro Padre celestial y con la oración crez- Dios es la salvación de todas las almas. Lo que ya esca la caridad, que se traduce en perdón con los herma- realidad en las potencias del cielo, lo pedimos que senos. Entonces nuestra tierra fecundada con la Palabra realice en nosotros aquí en la tierra. "Nuestro pan delproducirá frutos de vida nueva, dará pan de misericor- mañana" es la heredad de Dios. Oramos para que nos dédia para saciar el hambre de toda la humanidad. un anticipo ya hoy, es decir, para que sintamos su dul- zura en el tiempo presente, avivando en nosotros una sed ardiente (Evagrio Pontico, Catene sui Vangeli, docu- ORATIO menti copti, cit. en O. Clément, Alie fonti con i Padri, Roma 1987, 196). Oh Dios, que en Jesús, tu Hijo amado, nos concedesel privilegio de poder llamarte "Padre", perdona si nues-tro corazón no salta de júbilo cada vez que nos atreve- ACTIOmos a pronunciar tu dulcísimo nombre. Perdona las veces que nos dirigimos a ti distraída- Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:mente, como si fuese la cosa más obvia, mientras millo- "¡Abba, Padre! No se haga como yo quiero, sino comones de hombres viven atenazados por la angustia y el quieres tú" (Me 14,36).sinsentido sencillamente porque ninguno les ha dichonunca que tú les amas con ternura de padre y de madre.Concédenos a nosotros la pureza de corazón que per- PARA LA LECTURA ESPIRITUALmita a los rectos y a los "pequeños" quedarse atónitos yasombrados con el sólo recuerdo de tu nombre. No per- "líbranos del mal..." El mundo yace en el mal, y mal no es sólomitas que desperdiciemos tontamente el don tan gran- el caos, ausencia de ser: manifiesta una inteligencia perversa que,de de poder invocarte seguros de que nos escuchas por- a fuerza de honores sistemáticamente absurdos, quiere hacernos dudar de Dios y su bondad. En realidad, se trata no de la simpleque somos tuyos y tú eres nuestro Padre. "privación del bien", sino del Maligno, del Malvado; no la materia, ni el cuerpo, sino la más sublime inteligencia encerrada en su pro- pia luz... Es necesario afirmar que Dios no ha creado el mal, y me- CONTEMPLATIO nos aún lo permite. "El rostro de Dios gotea sangre en la sombra", decía Léon Bloy. Dios siente el mal en su propio rostro, como Jesús recibió las bofetadas teniendo los ojos vendados. El grito de Job no "Padre nuestro, que estás en los cielos": ésta es la frase deja de clamar, y Raquel sigue llorando sus hijos. Pero la respuesta ade los íntimos de Dios como un hijo sobre el pecho de Job está ahi: es la cruz. Es Dios crucificado sobre todo el mal delsu padre. "Santificado sea tu nombre": es decir, que sea mundo, pero capaz de hacer estallar en las tinieblas una inmensaglorificado entre nosotros mediante el testimonio ante fuerza de resurrección. Pascua es la transfiguración en el abismo.los hombres, que dirán: éstos son verdaderos siervos de Y "líbranos del mal" a nosotros, que nos avergonzamos de serDios. "Venga tu reino": el Reino de Dios es el Espíritu cristianos o, por el contrario, hacemos del cristianismo, de nuestraSanto: oramos para que lo envíe a nosotros. "Hágase tu confesión, un estandarte de superioridad y de desprecio. Y "libra-
  • 42. 82 Primera semana de cuaresmanos del mal" a nosotros, que hablamos de la deificación y con fre-cuencia somos poco humanos. Y "líbranos del mal" a nosotros, que Miércolesnos apresuramos a hablar de amor y ni siquiera sabemos respetar- de la primera semananos mutuamente. Y "líbrame del mal" a mí, hombre de angustia ytormento, tan a menudo dividido, tan poco seguro de existir, hom- de cuaresmabre que se atreve a hablar -junto a la Iglesia: es mi única excusa-del Reino y de su gozo (O. Clément, // Padre nostro, en O. Clémenty B. Stanaaert, Pregare ¡I Padre nostro, Magnano 1 988, 116-119,passim). LECTIO Primera lectura: Jonás 3,1-10 En aquel tiempo, por segunda vez el Señor se dirigió a Jo- nás y le dijo: - - Levántate, vete a Nínive, la gran ciudad, y proclama allí lo que yo te diré. Jonás se levantó y partió para Nínive, según la orden del Señor. Nínive era una ciudad grandísima; se necesitaban tres días para recorrerla. ^Jonás se fue adentrando en la ciudad y proclamó durante un día entero: "Dentro de cuarenta días Nínive será destruida". ! Los ninivitas creyeron en Dios: promulgaron un ayuno y todos, grandes y pequeños, se vistieron de sayal. También el rey de Nínive, al enterarse, se levantó de su trono, se quitó el manto, se vistió de sayal y se sentó en el suelo. Luego man- dó pregonar en Nínive este bando: "Por orden del rey y sus ministros, que hombres y bestias, ganado mayor y menor, no prueben bocado, ni pasten ni beban agua. "Que se vistan de sayal, clamen a Dios con fuerza y que todos se conviertan de su mala conducta y de sus violentas acciones. Quizás Dios se retracte, se arrepienta y se calme el ardor de su ira, de suerte que no perezcamos".
  • 43. 84 Primera semana de cuaresma Miércoles 85 10 Al ver Dios lo que hacían y cómo se habían convertido, Evangelio: Lucas 11,29-32 se arrepintió y no llevó a cabo el castigo con que los había amenazado. 19 La gente se apiñaba en torno a Jesús y él se puso a decir: - Ésta es una generación malvada, pide una señal, pero **• El libro de Jonás es una especie de larga parábo- no se le dará una señal distinta de la de Jonás. 30 Pues asíla cuyo mensaje central es la universalidad de la salva- como Jonás fue una señal para los ninivitas, así el Hijo delción: la misericordia de Dios no se limita al pueblo ele- hombre lo será para esta generación." La reina del sur se levantará en el juicio junto con los hombres de esta gene-gido, sino que se ensancha a todos los hombres. Por ración y los condenará, porque ella vino desde el extremo desegunda vez, el profeta es enviado por el Señor a la ca- la tierra a escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay unopital del reino asirio, Nínive, proverbial por su gran- que es más importante que Salomón. ,2 Los habitantes dedeza, para anunciar la destrucción de la ciudad a cau- Nínive se levantarán el día del juicio contra esta generación y la condenarán, porque ellos hicieron penitencia por lasa de la perversión de sus habitantes (1,2). predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás. A la primera llamada, Jonás respondió fugándose:¿cómo puede un hombrecillo inerme profetizar la rui- **• Mientras la gente se apiñaba en torno a Jesús, élna de la "superpotencia" enemiga en su mismo territo- responde a los que "para ponerle a prueba le pedían unrio? Obligado a obedecer por las peripecias que expe- signo del cielo" (v. 16). Rechaza un signo que sacie la cu-rimentó (ce. 1-2), ahora comienza a cumplir la misión riosidad y la sed por lo maravilloso (v. 29) y en su res-que se le confió. puesta Jesús deja entrever su propia identidad divina: Como profeta, Jonás anuncia un oráculo de amenaza "Aquí hay uno que es más que Jonás" (v. 32). En concre-y reprobación en nombre del Señor (v. 4), y su predica- to, declara que él es el signo del cielo, el Mesías prome-ción llega al corazón de los ninivitas y de su mismo rey: tido y largamente deseado por Israel, pero ahora no esellos "creyeron en Dios" (utilizando el mismo verbo que reconocido porque se presenta de modo muy diferente al esperado por la gente.en Gn 15,6 para indicar la fe de Abrahán) y se impusie-ron una durísima penitencia acompañada con una ora- El Hijo del hombre es "para esta generación" una lla-ción ferviente y una profunda conversión (v. 8). mada viviente a la conversión, como lo fue Jonás para los ninivitas; y, como él, no busca medios espectacula- Son muy importantes los versículos 9-10: el cambio res para afirmarse, sino que ofrece sencillamente lade vida espera que los decretos de Dios no sean irrevo- Palabra y la misericordia de Dios. El recuerdo de loscables, sino que al arrepentimiento sincero del hombre habitantes de Nínive y de la reina de Saba subraya lasiga el "arrepentimiento" de Dios y el castigo anunciado universalidad de la llamada a la salvación. Pero mien-se cambie en perdón. Un pueblo pagano demuestra así iras algunos pueblos paganos supieron reconocerconocer el verdadero rostro del Dios de Israel, un Dios como "enviados" de Dios a hombres que proclamabanlento a la ira y rico en misericordia, un Dios que "no la conversión y escuchando su voz encontraron el cami-quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva" no de una conversión radical, la "generación malvada",(Ez 33,11). «.•ntre la cual Jesús ejerce históricamente su ministerio,
  • 44. 86 Primera semana de cuaresma Miércoles 87es ciega y dura de corazón. Por esa razón serán los mis- ORATIOmos ninivitas y la reina de Saba quienes la condenen enel día del juicio (w. 31s), porque, cegada por el orgullo, Padre justo y misericordioso, tú nunca te cansas deno ha reconocido, bajo las humildes apariencias huma- llamar a todos a la conversión, para que tus hijos gustennas de Jesús, al Cristo. del gozo de la comunión contigo. Perdóname, Padre: he cerrado el corazón en la indiferencia egoísta y satisfe- cha y no me he abierto a tu invitación. Señor Jesús, tú manifestaste la llamada extrema del amor, ese amor que MEDITATIO vence la muerte ofreciendo la vida. Perdóname, oh Cris- to: he dudado confiar en ti y he preferido pedir signos En este tiempo litúrgico resuena constantemente la espectaculares, garantías absurdas, a un Dios que hainvitación a la conversión. ¿Cómo la acogemos? Puede perdido todo, en la cruz, para salvarme.ser una palabra que se pierde o encontrar en nosotros Espíritu Santo, fuego de amor, inflama mi corazónun corazón abierto que, herido e iluminado por la Pala- consumiendo toda la escoria de temor, mezquindad ybra, reconoce el propio pacto con el pecado y decide un dureza. Luz santísima, haz que experimente la medidacamino de vuelta a Dios. O puede que esta invitación ilimitada de la misericordia de Dios, la profundidad in-nos deje indecisos: quisiéramos una gracia "barata", sondable de su sabiduría. Líbrame de la frialdad de mipero con "efectos espectaculares", y preferimos buscar endurecimiento, de la ceguera de mi lógica humana.confirmaciones convincentes, milagros y signos extra-ordinarios... Jesús mismo es el "gran signo" del amor divino que CONTEMPLATIOno teme asumir el pecado para conceder la gracia al pe-cador. Signo del cielo es un Dios con las manos clavadas El poder arrepentirse se concede a todos los que es-en la cruz, rendido impotente para otorgarnos la liber- tán enfermos del alma. Venga, apresurémonos a obte-tad. Mirarlo es el comienzo de la conversión. ner fuerza para nuestras almas. En el arrepentimiento la pecadora encontró la salvación y Pedro anuló su trai- Ante su rostro doliente, todos -los "paganos" como ción; David canceló la pasión del corazón; los ninivitaslos ninivitas o "creyentes", como los contemporáneos de encontraron la curación. Sin dudarlo un momento, le-Jesús- están llamados a decidir si cierran el corazón o vantémonos y mostremos nuestras heridas al Salvador,se abren a una nueva vida. Muchos vendrán de remotas tlejémonos curar. Él acoge nuestra conversión más allálejanías -desde el pecado, desde otras mentalidades, de nuestros deseos.desde otras culturas- para aprender sabiduría del cruci- Nada se debe al que Va a salvarte, porque nadie po-ficado: aquí hay alguien que es más que Salomón. Mu- dría ofrecer una compensación adecuada a la curación,chos se convertirán al anuncio, creyendo al Profeta he- lodos han encontrado en el arrepentimiento la saludcho Siervo doliente por amor: aquí hay uno que es más como regalo y han pagado en cambio lo que podían dar:que Jonás. más que regalos, lágrimas, que constituyen para el sal-
  • 45. 88 Primera semana de cuaresma Miércolesvador objetos preciosos de amor y esperanza. Tenemos un poco la misericordia infinita, único secreto del corazón de Jesús,de ello buenos testimonios: la pecadora, Pedro, David y hay un lugar preferido donde morar: delante de la cruz de Jesús,los ninivitas: sólo ofrecen el don de sus gemidos, se a sus pies (J.-P. van Schoote, // sacramento delta penitenza, enarrojaron a los pies del Salvador, y él acogió su conver- J.-P. van Schoote y J.-C. Sagne, Miseria e misericordia, Magnano 1992, 4ós).sión (Romano il Melode, Himno IX, ls). ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "El plazo se lia cumplido, el Reino de Dios está cerca.Convertios y creed en el Evangelio" (Me 1,15). PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Creer en Jesús es escuchar su Palabra, que nos revela su amorinfinito por nosotros pecadores. Ser creyentes significa estar segu-ros de que el amor existe y que tiene el rostro de la misericordia.Creer en Jesús quiere decir adherirse a su amor absolutamente gra-tuito con los pobres como nosotros. Seguir a Jesús es entregarse to-talmente a su misericordia y confiar únicamente en su misericordia.Amar a Jesús es sencillo. Para lograrlo debemos ante todo creerque él nos ama de verdad, tal como somos, hoy. En este acto de fees posible que rebose la alabanza de nuestro corazón y descansaren este amor infinito. La alabanza, la acción de gracias y la ado-ración abren nuestro corazón al don que Dios nos concede de suamor misericordioso. El amor divino no se queda inactivo si encuentra en nosotros suespacio y su libertad. Pero para acoger la misericordia de Diosdebemos tener misericordia con nuestros hermanos. Por la dulzurade su corazón compasivo, Jesús nos da un corazón misericordioso.Nada más concreto, nada más práctico que el verdadero amor.Vivir del amor de Jesús es ponernos al servicio de nuestros her-manos más cercanos y nos hace mansos y humildes. Nada hay tanexigente como seguir a Jesús por este camino del amor, pues es elcamino de la cruz. Pero no se trata de una carga demasiado pe-sada; basta con que no nos empeñemos en llevarla solos y condejar que Jesús la lleve con nosotros. Para descubrir por lo menos
  • 46. /í/CIf.V 91 Jueves de Persia. Entonces la reina decide exponerse al peli- gro y afrontar al esposo para interceder a favor de su de la primera semana pueblo. Antes de acudir a la presencia del rey, en su an- de cuaresma gustia suplica al Señor, a c o m p a ñ a n d o la oración con la penitencia. Firme en su fe, la reina reconoce que el verdadero Rey es Dios y profesa que él es el Único: sólo de él pue- de venir la salvación. Invocando su ayuda manifiesta la propia soledad (v. 17k). La inaccesible trascendencia de Dios parece mayor en contraste con la pequenez y debilidad de una mujer. La realidad, sin embargo, es LECTIO otra: el Solo es el único auxilio de quien está sola. De manera muy significativa, el texto griego utiliza el mismo adjetivo aplicado primero a Dios y luego a laPrimera lectura: Ester 4,17 j -17 m -17 p .17° reina (monos / móne). La lejanía se convierte en máxima cercanía. " La reina Ester, angustiada porque la muerte se le echaba encima, recurrió al Señor [...]. Y oró así al Señor, Dios de Israel: En su súplica, Ester, por u n a parte, recuerda al Se- 17k Señor mío, tú eres nuestro único rey; ayúdame, porque ñor la elección de Israel, las promesas hechas a los pa- estoy sola, no tengo más protector que a ti y el peligro me dres y su cumplimiento (v. 17); por otra parte, con Me- amenaza. 71 Desde niña he oído en mi familia que tú, Señor, sa el pecado del pueblo. Por el favor manifestado en el escogiste a Israel entre todas las naciones, y a nuestros pa- pasado y el arrepentimiento presente, la reina osa pe- dres entre todos sus antepasados, como heredad perpetua, dir al Señor, que lo sabe todo (v. 17s), la salvación pata cumpliendo todas tus promesas. I7m Ahora nosotros hemos pecado contra ti, y nos has entregado a nuestros enemigos, su pueblo, y para ella, valentía, sabiduría y auxil¡ () porque hemos adorado a sus dioses. ¡Eres justo, Señor! para poder desempeñar eficazmente su misión de i"" 17p Acuérdate de nosotros, Señor, y hazte presente en medio lercesora. de nuestra tribulación. Dame valor, Rey de los dioses y do- minador de todo poder; 17q pon en mi boca palabras oportu- nas cuando tenga que hablar al león, cambia su corazón; haz que aborrezca a nuestro adversario, para que muera con sus Evangelio: Mateo 7,7-12 cómplices. I7r Líbrame, Señor, con tu poder y ayúdame a mí, que estoy sola y no tengo a nadie más que a ti, Señor. Dijo Jesús: 7 Pedid, y se os dará; buscad, y oiicoiili aréis! I7s Tú lo sabes todo. llamad, y os abrirán. 8 Porque todo el que pide- ivolbo, il I"- busca encuentra, y al que llama le abren. "¿Acaso si ¡ alniiK de vosotros su hijo le pide pan le da una piedrai; " o si lo p¡<-c ** Ester, joven hebrea, esposa del rey persa, llega a un pez ¿le da una serpiente? " Pues si vosotros, qiio sois nu" los, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto má ssaber que, por intrigas palaciegas, se ha decretado el vuestro Padre que está en los cielos dará cosns buonas a l (,sexterminio de todos los hebreos deportados en el reino que se las pidan! I2 Así pues, tratad a los domas como queráis
  • 47. Primera semana de cuaresma Jueves92 93 que ellos os traten a vosotros, porque en esto consisten la Ley MEDITATIO y los profetas. Jesús nos enseña a orar con perseverancia confiada, revelándonos al mismo tiempo cómo es el corazón de **• Con una argumentación seria que, desde el punto Dios y cómo debe ser el corazón del orante. Se nos vade vista formal, se asemeja a la de los rabinos de su conduciendo a la verdad más sencilla y más profunda:tiempo, Jesús enseña la necesidad de la oración de Dios es nuestro Padre y nos ama con a m o r eterno, sinpetición, declarando la certeza de ser escuchada. ¿Se arrepentirse, sin reservas. Quizás no creemos de verasda u n a contradicción con lo indicado poco antes en este amor, o tal vez estamos ya tan acostumbrados(Mt 6,7s)? Ciertamente, no; en la oración no es preci- a decir y oír que Dios nos ama, que apenas prestamosso ser palabrero, porque el Padre "conoce", pero es atención a esta realidad desconcertante.necesario asumir la actitud interior del mendigo, esdecir, saber ubicarse en la verdad de la propia condi- Jesús hoy nos invita a entrar en comunión viva conción h u m a n a . Dios Padre, y ésta es una experiencia que nos puede Dios mismo da al que pide y abre al que llama: de cambiar interiormente: pedid..., buscad..., llamad...,hecho, los verbos usados -"se os dará", "se os abrirá"- no quedaréis defraudados. El Padre, fuente inagotabletienen la forma de lo que se llama "pasivo divino", ex- de bondad, dará sólo cosas buenas a los que se las pi-presión semántica para evocar el n o m b r e de Dios dan. ¿Hemos orado ya de veras, dirigiéndonos a él o,- i m p r o n u n c i a b l e - sin nombrarlo de modo explícito tal vez, hemos manifestado nuestros deseos en voz(w. 7s). Si a un hijo que pide alimento su padre no le alta, haciéndolos girar en torno a nosotros mismos?dará cualquier cosa que se le parezca en su aspecto ex- Además, ¿eran de verdad "cosas buenas" las que hemosterno pero que en sustancia sea muy diferente (w. 9s), pedido?mucho más Dios, el único bueno, el padre más solíci- La oración humilde y sencilla, la oración de un co-to, dará "cosas buenas" a todos los que le piden. razón amante, comienza con un acto de contempla- El Padre escucha siempre las súplicas de sus hijos y ción gratuita, teniendo fija la mirada interior en el ros-da lo que realmente es mejor al que lo invoca. El v. 12 tro del Padre bueno. Olvidemos nuestras muchasrecuerda u n dicho rabínico: "Lo que es odioso para ti, peticiones y, poco a poco, sentiremos nacer en noso-no lo hagas a tu prójimo. En esto está toda la ley, el tros una única súplica que brota de una exigenciaresto sólo es una explicación". Jesús lo relata en forma realmente necesaria.positiva, y esto es m u c h o más exigente: no se trata de Después de haber contemplado en la le el rostro deun "no hacer", sino de algo concreto que nos exige es- Dios, ya no podremos dudar ni ignorar que somostar siempre atentos por el bien de los demás; por esta hijos de Padre, impulsados por su amor a todo serrazón, cambia completamente la vida del que lo toma humano, nuestro hermano, para brindar esa bondaden serio, le lleva a la verdadera conversión: descen- que sin cesar mana de la fuente y viene a saciar nues-trarse de nosotros mismos para que nuestro centro tra indigencia para que rebose hacia todos y llegue asean los demás. cada uno.
  • 48. Primera semana de cuaresma Jueves94 95 ORATIO ACTIO Oh Padre, tú que eres el único bueno y das cosas Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:buenas a los que te las piden, escucha nuestra oración. "Contempladlo y quedaréis radiantes, vuestro rostroAntes de nada danos un corazón sencillo, humilde, no se avergonzará. Si el afligido invoca al Señor, él leconfiado, que sepa abandonarse sin pretensiones y sin escucha" (Sal 33,6s).reservas a tu amor. Haznos pobres de espíritu y ven, túque eres el Rey, a ensanchar en nosotros tu reino depaz. Ayúdanos a suplicarte incesantemente para que, PARA LA LECTURA ESPIRITUALsiendo portavoces de toda criatura, podamos llevar atodos el auxilio de tu amor. Tú das al que pide: danos Antes de saber cómo hay que orar, importa mucho más sabertu Espíritu bueno. Tú concedes que encuentre el que cómo "no cansarse nunca", no desanimarse nunca, ni deponer lasbusca: que busquemos siempre tu rostro. Tú abres al armas ante el silencio aparente de Dios: "Les decía una parábolaque llama: ábrenos la puerta de tu corazón a nosotros para inculcarles que era preciso orar siempre sin desfallecer"y a todos los hombres. Estrechados en tu eterno abra- (Le 18,1).zo, no pediremos más. Oh Padre, hágase tu voluntad Que la intrepidez se adueñe de ti como de la viuda ante el juez.en la tierra como en el cielo. Vete a encontrar a Dios en plena noche, llama a la puerta, grita, suplica e intercede. Y si la puerta parece cerrada, vuelve a la car- a, pide, pide hasta romperle los oídos. Será sensible a tu llamada esmesurada, pues ésta grita tu confianza total en él. CONTEMPLATIO Déjate llevar por la fuerza de tu angustia y el asalto de tu impe- tuosidad. En algunos momentos, el Espíritu Santo formulará él El Evangelio nos asegura que son muchas las causas mismo las peticiones en lo más íntimo de tu corazón con gemidospor las que somos escuchados. Una condición: que dos inefables. ¿Has oído gemir a un enfermo presa de un intenso sufri- miento? Nadie puede permanecer insensible a esta queja, a menosalmas se u n a n en su oración; otra una fe firme; tam- que tenga un corazón de piedra. En la oración, Dios espera quebién la limosna, la enmienda de vida [...]. Convencido pongas esta nota de violencia, de vehemencia y de súplica paraestoy de nuestras miserias, y quiero, incluso, admitir volcarse sobre ti, y escuchará tu petición. En el fondo, no haces másque estamos completamente desprovistos de las virtu- que dar alcance al amor infinito comprimido en su corazón, quedes de las que hemos hablado antes. Y, sin embargo, el ospera tu oración para desencadenarse en respuesta de ternura ySeñor promete concedernos los bienes celestiales y misericordia. Si supieses lo atento que está Dios al menor de tuseternos; nos exhorta a una dulce violencia con nuestra clamores, no dejarías de suplicarle por tus hermanos y por ti. El se levantaría entonces y colmaría tu espera mucho más allá de tuinsistencia. Nada más lejos de él que el desprecio de los Oración. Se puede esperar todo de una persona que ora sinimportunos: los invita, los alaba, les promete conceder- cansarse y que ama a sus hermanos con la ternura misma de Diosles con gusto todo. Que nos anime la insistencia de los (J, Lufrance, Ora a tu Padre, Madrid 1 9 8 1 , 173-174).importunos. Sin exigir un gran mérito ni grandes fati-gas, está en nuestra mano. No dudemos de la Palabradel Señor, que dice: "Todo lo que pidáis con fe lo obten-dréis" (Juan Casiano, Colaciones, IX, 34, passim).
  • 49. Vienies 97 dadera dignidad depende de ser "pueblo elegido", Israel Viernes tiene muy vivo el sentido de la responsabilidad colecti- de la primera semana va del pecado (cf. por ejemplo Dt 5,9s). Pero ya el pro- de cuaresma feta Jeremías comenzó a indicar que existe también un "pecado personal", es decir, que cada uno es responsable de sus acciones en primera persona (cf. Jr 31,29s). Eze- quiel prosigue en esta misma línea superando las afir- maciones de Jeremías. A los desterrados, sin esperanza y desalentados bajo el peso de un castigo que piensan que es inmerecido por tratarse de las culpas de sus padres, Ezequiel les profeti- za indicándoles que cada uno decide con su comporta- LECTIO miento su propio destino (18,1-20); y prosigue anuncian- do que el destino personal no es inmutable (w. 21-31): el Dios de la vida no se complace en la destrucción dePrimera lectura: Ezequiel 18,21-28 los hombres, sino que espera y, en cierto sentido, susci- ta la conversión de cada uno. Así dice el Señor Dios:21 "Ahora bien, si el malvado se con- El Señor brinda a cada uno la posibilidad de una vida vierte de todos los pecados cometidos, guarda todos mis man- nueva e indica el camino de la salvación, que, como damientos y se comporta recta y honradamente, ciertamente vivirá, no morirá. 22 Ninguno de los pecados cometidos le será cualquier camino, exige esfuerzo y perseverancia. Si el recordado, sino que vivirá por haberse comportado honrada- "pecador" debe cambiar radicalmente, también el "jus- mente. " ¿Acaso deseo yo la muerte del malvado, oráculo del to" debe optar continuamente por obrar de acuerdo con Señor, y no que se convierta de su conducta y viva?24 Si el hon- la voluntad de Dios; de otro modo, se olvidará el valor rado se aparta de su honradez y comete maldades, imitando de sus obras justas (v. 24): nadie es "justo" de una vez las abominaciones del malvado, ninguna de las obras buenas por todas, sino que uno se va haciendo "justo" día tras que hizo le será recordada. Por el mal que hizo y por el peca- do cometido morirá. día adhiriéndose al Señor. 25 Vosotros decís: No es justo el proceder del Señor. Escucha pueblo de Israel: ¿Acaso no es justo mi proceder? ¿No es más bien vuestro proceder el que es injusto?26 Si el honrado se apar- Evangelio: Mateo 5,20-26 ta de su honradez, comete la maldad y muere, muere por la maldad que ha cometido. 27 Y si el malvado se aparta de la mal- dad cometida y se comporta recta y homradamente, vivirá.28 Si Dijo Jesús: 2 " Os digo que si no sois mejores que los maes- recapacita y se convierte de los pecados cometidos, vivirá, no tros de la Ley y los fariseos, no entraréis en el Reino de los morirá". Cielos. 21 Habéis oído que se dijo a nuestros antepasados: No ma- tarás, y el que mate será llevado a juicio. " Pero yo os digo que *• El capítulo 18 de Ezequiel marca u n paso decisivo lodo el que se enoja contra su hermano será llevado a juicio,en el progreso de la revelación. Consciente de que la ver- el que lo llame estúpido será llevado a juicio ante el sanedrín,
  • 50. 98 Primera semana de cuaresma Viernes 99 y el que lo llame impío será condenado al fuego eterno.2-Así camino de la vida: también con él debemos tratar de bus- pues, si en el momento de llevar tu ofrenda al altar recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti,24 deja allí tu ofrenda de- car un acuerdo, porque al final de la vida nos espera el lante del altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano; Justo Juez, y debemos estar preparados para el juicio. luego vuelve y presenta tu ofrenda. 2 Trata de ponerte a bue- nas con tu adversario mientras vas de camino con él; no sea que te entregue al juez, y el juez al alguacil, y te metan en la cárcel. -" Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas MEDITATIO pagado el último céntimo. Jesús propone una justicia superior a la de los escri- bas y fariseos; la primera está basada en el conocimien- **• Con la autoridad propia de quien es el cumpli- lo profundo de la Ley, la segunda, en la observancia es-miento de la Ley (w. 17s), Jesús exige a los suyos, como crupulosa de los preceptos. Es superior, pues, la justiciacondición para entrar en el Reino de los Cielos, una jus-ticia que "supere" la de los escribas y fariseos. Jesús que no se fundamenta sólo en el saber y el hacer, sinopide más porque da lo que pide: ésta es la novedad radi- sobre todo en el ser: esa justicia es santidad porque escal. Ya no se trata de limitarse a observar minuciosa- participación en la bondad infinita de Dios. Jesús dirigemente preceptos y evitar prohibiciones, sino comenzar cualquier acto a su origen, el corazón.desde el corazón, donde nacen las motivaciones pro- "El que se enoja contra su hermano..." Notemos la in-fundas de nuestro actuar. sistencia: ¡hermano! Se mata al hermano en el corazón Con el v. 21 comienza una serie de formulaciones con pensamientos o sentimientos hostiles e incluso,concretas de esta justicia superior, introducidas por el sencillamente, con la indiferencia. Se le mata tambiénpasivo divino "se dijo", que significa "Dios dijo". Por un con palabras injuriosas o despectivas. Hoy está de modahomicidio hay que someterse a un proceso, pero el ges- hablar violentamente, vulgarmente. Contagiados por elto violento brota del corazón: por eso el airarse contra clima de la sociedad en que vivimos, esta costumbreel hermano merece idéntico castigo. Una palabra inju- puede penetrar también en ambientes consideradosriosa exige una pena más grave: el juicio ante el sane- cristianos, pero es totalmente antievangélica. Se sueledrín. Un insulto más ofensivo es condenado por el Su- decir: "Mata más la lengua que la espada", pero el pen-premo Juez con el fuego eterno (v. 22). También el culto samiento mata aún más que la lengua, porque no todosexige no sólo condiciones externas de pureza, sino la los pensamientos malos afloran en palabras...pureza de un corazón pacífico y pacificador, que no to- ¡Qué delicado es el sentido de la justicia que Jesúslera las divisiones en las relaciones fraternas y, por nos inspira! Se trata de la pureza de corazón, de santi-consiguiente, debe dar el primer paso: la reconcilia- dad, y sólo se puede lograr con u n constante deseo yción con el hermano como premisa para la comunión compromiso de conversión. La justicia verdadera es lacon el Señor (w. 23s). que Jesús ha proclamado e inaugurado en la cruz con En los w. 25s se subraya no sólo la necesidad, sino su acto de perdón y de amor desmesurado. Estamos lla-también la urgencia de la reconciliación en una perspec- mados continuamente a este misterio de muerte portiva escatológica: el otro ya no es el hermano, sino el ad- .nnor. Los hermanos necesitan ver en nosotros los rasgosversario, el acusador que podemos encontrar en el del rostro del amor que perdona y hace vivir.
  • 51. 100 Primera semana de cuaresma Viernes 101 ORATIO por la condición de las injurias, contemple continua- mente con los ojos del alma la serena paciencia de su Señor, tú que eres justo en todos tus caminos y santo amado Señor y Salvador {JElredo de Rieval, El espejo deen todas tus obras: hoy tu mandato nos desconcierta la caridad, III, 5).porque remueve el abismo de nuestro corazón. Nos pi-des una justicia mayor -la pureza interior, cumplimien-to de la Ley- y nosotros nos descubrimos siempre de- PARA LA LECTURA ESPIRITUALmasiado injustos. Perdona, Señor, los pensamientos y sentimientos El perdón no debe ser ocasional, algo excepcional, sino quemalos que no desarraigamos en cuanto surgen en nues- debe integrarse sólidamente en la existencia y ser la expresión habitual de las disposiciones de unos hacia otros. Deberás empe-tro interior y que, tal vez, irritados por la envidia, se tra- zar por dominar la reacción de tu corazón ante la ofensa recibi-ducen en malas palabras, en juicios negativos. A cuán- da -tu rencor, tu obstinación en tener razón- y deberás sentirtetos habremos matado de este modo sin darnos cuenta, verdaderamente libre. Pero el perdón da el paso decisivo alnosotros, que tan fácilmente juzgamos cualquier infrac- renunciar al castigo del otro. Con ello abandona el principio deción de la Ley, que tan fácilmente condenamos al que se equivalencia, en el cual se contrapone el dolor al dolor, el perjui-equivoca en la vida e incluso reprobamos el exceso de cio al perjuicio, la expiación a la falta, para entrar en el de laindulgencia con el arrepentido. Ten piedad de nosotros, libertad interior. Aquí también se restablece un orden, no conSeñor, ven cada día a purificarnos el corazón del peca- pasos y medidas rígidas, sino con una victoria creadora. El cora-do, que siempre aflora infectando nuestras intenciones zón se ensancha [...].y acciones. Jesucristo relaciona el perdón de los hombres con el de Dios. Este es el primero en perdonar, y el hombre no es más que su cria- tura. Por tanto, el perdón humano surge del perdón divino del Pa- dre. El que perdona se asemeja al Padre. Actuando así, persuades CONTEMPLATIO (il otro para que comprenda su error; creando con él la armonía del i icrdón, "habrás ganado a tu hermano". Entonces vuelve a florecer Para amar a los enemigos, que es en lo que consiste la leí fraternidad. El que así piensa aprecia al prójimo. Le duele saberperfección de la caridad fraterna, nada nos anima tanto que su hermano está en falta, como a Dios le duele el pecado,como la agradable consideración de la portentosa porque aleja de él al hombre. Y de la misma manera que Diospaciencia del "más bello entre los hijos de los hombres" dosea redimir al hombre caído, así el hombre instruido por Jesu-(Sal 44,3). (listo sólo anhela que la persona que le ha ofendido reconozca su Idlta y vuelva así a la comunidad de la vida santa. Para aprender a amar, el hombre no se debe dejar lle-var por los impulsos carnales, y para no sucumbir a es- Jesucristo es el modelo de esta actitud. Él es el perdón viviente. 11 no sólo ha perdonado la culpa, sino que ha restaurado la ver-tos deseos, debe dirigir todo su afecto a la dulce pacien- iluciera "justicia". Ha destruido cuanto de lo más terrible se habíacia de la carne de Dios. Descansando así, más suave y acumulado, cargado sobre sus espaldas la deuda que había deperfectamente en el deleite de la caridad fraterna, tam- plisar sobre el pecador [...]. Vivimos de la obra redentora de Jesu-bién abrazará a sus enemigos con los brazos del verda- cristo, pero no podemos disfrutar de la redención sin contribuir adero amor. Y para que este fuego divino no se apague ella (R. Guardini, El Señor I, Madrid 3 1958, 531-540, passim).
  • 52. Siihmlo 103 Sábado lo representa la forma más radical para construir una comunión entre personas; consiste en crear una situa- de la primera semana ción en la que los contrayentes se intercambian lo que de cuaresma tienen de más personal y propio (cf. 1 Sam 18,3; 20,8; 23,18). Con presencia de testigos -y con un documento público- cada una de las partes propone y acepta un do- ble compromiso recíproco. El fragmento que nos pro- pone hoy la liturgia presenta un particularísimo tipo de "pacto": no se trata de un pacto entre dos hombres, sino entre un Dios y un pueblo, entre el Dios fiel e Israel. Es un pacto "teológico" en el que los contrayentes están en distinto plano. LECTIO En su sencillez, la perícopa tiene u n claro significado didáctico, y manifiesta la experiencia que Israel tiene de Dios: Dios no es un ser absoluto, lejano, inaccesible; DiosPrimera lectura: Deuteronomio 26,16-19 es comunión, es voluntad de salvación para el pueblo que él ha elegido. Es él quien toma la iniciativa de la elec- Moisés habló al pueblo y dijo: ""Hoy te manda el Señor tu ción por puro amor gratuito con el pueblo (cf. Dt 4,37). Dios poner en práctica estas leyes y preceptos. Guárdalos y I,s él quien da a Israel leyes y mandatos que constituyen ponlos en práctica con todo tu corazón y toda tu alma. 17 un camino de vida y un modelo de sabiduría para los in- Hoy has aceptado lo que el Señor te propone: que él será dividuos (cf. Bar 4,1-4). Acoger la gracia y corresponder tu Dios y que tú seguirás sus caminos, cumplirás sus leyes, sus mandamientos y sus preceptos, y escucharás su voz. por medio de la obediencia a la voz del Señor es la res- 18 Y el Señor ha aceptado lo que tú le propones: que tú se- puesta fiel que Dios pide a Israel. rás el pueblo de su propiedad, como te ha prometido, y que cumplirás todos sus mandamientos. I9É1 te encumbrará por encima de todas las naciones que él ha creado, dándote gloria, Evangelio: Mateo 5,43-48 fama y honor, para que seas un pueblo consagrado al Señor tu Dios, como te ha prometido". Jesús dijo:43 Habéis oído que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo.""Pero yo os digo: Amad a vuestros enemi- *» En el contexto del Deuteronomio, el presente frag- gos y rezad por los que os persiguen. J5 De este modo seréismento revela su carácter jurídico: es una fórmula de tra- dignos hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir el sol so-tado, una ratificación formal de la alianza. Por eso es bre buenos y malos y manda la lluvia sobre justos e injustos. " Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa mere-significativa su ubicación después del cuerpo legislativo céis? ¿No hacen también eso los publícanos? 4; Y si saludáis(ce. 11-26) y las bendiciones y maldiciones consiguien- sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen lotes a la observancia o transgresión de los decretos del mismo los paganos? 4!i Vosotros sed perfectos, como vuestroSeñor. En el plano jurídico, en el antiguo Israel, el pac- Padre celestial es perfecto.
  • 53. 104 Primera semana de cuaresma Sábado IOS **• Nos encontramos ante la última antítesis en la que MEDITATIOJesús, con su enseñanza de la Ley, indica su cumpli-miento. El libro del Levítico manda el amor al prójimo Dios ha sellado con su pueblo un pacto de alianzay prohibe la venganza y el rencor "contra los hijos de tu recíproca, pidiéndole observar sus leyes y normas conpueblo" (Lv 19,18): por "prójimo" probablemente hay todo el corazón. Jesús nos muestra la meta de estaque entender aquel con el que se vive y perlene a la mis- obediencia: llegar a ser hijos semejantes al Padre,ma etnia. Lo añadido, "odiarás a lu enemigo", no pro- perfectos como él es perfecto. Pero la perfección deviene del Antiguo Testamento ni de las enseñanzas rabí- Dios no es una inalterable serenidad, una pureza asép-nicas, pero expresa en concreto el modo con que el tica.hombre de a pie recibía el mándalo: incluso los eseniosy los zelotas contemporáneos a Jesús aceptaban esta in- Cristo nos revela que es misericordia con todos, gra-terpretación. tuidad universal, bondad que supera cualquier medida h u m a n a . Por consiguiente, tender a la perfección sig- Jesús, por el contrario, pide una calidad sin restric- nifica conformar nuestro corazón con el del Padre,ciones, una oración que abarque a lodos, también a los que derrama bienes sobre todos, sin hacer distinciónque nos hacen sufrir. ¿Cómo puede exigir tanto? El entre buenos y malos, justos e injustos, agradecidos efundamento es el amor gratuito e incondicionado que ingratos.nosotros recibimos de un Dios que es Padre y nos quie-re hijos semejantes a él en el obrar el bien y en procu- Jesús nos manifiesta un a m o r similar con todos,rar el gozo a los demás (vv. 44s). pero no de una manera genérica, como una benevo- lencia seráfica con la humanidad. Nos dice: "Amad a Todos los demás: no se trata de una universalidad vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen"; ac-ideal, sino muy concreta; propone a m a r a aquel que no tuar con caridad con el que nos está haciendo el mal.nos ama, saludar al que nos niega el saludo... Es lo que Esto es a m a r de modo perfecto, ofreciendo el don másdistingue al discípulo de Cristo de los paganos y peca- grande, el per-dón. Así nos ha amado Cristo desde ladores (w. 46s); y superando la tendencia humana na- cruz, dejándonos no sólo ejemplo, sino también la gra-tural y limitada, nos hace tender a la perfección con la cia necesaria para conformarnos a él.misma medida inconmesurable del Padre, que es a m o r No nos limitemos a lo que nos es connatural, siendo(v. 48). benevolentes con los que nos manifiestan benevolen- Llegados a este punto, carece de sentido pedir una cia: esto lo hacen también de modo natural quienesrecompensa a Dios por la observancia tan minuciosa y todavía no conocen el rostro del Padre.estricta de las normas de justicia: la graluidad del A nosotros se nos ha manifestado; se nos li.i conce-amor se convierte en ley reguladora de las relaciones dido una gracia sobreabundante: no nos quedemos encon Dios y con los hombres. En esto consiste la "justi- cuestiones de mérito, no busquemos recompensas. Elcia superior" que Jesús pone como condición para en- a m o r de Dios derramado sobre nuestros corazones estrar en el Reino de los Cielos (5,20). la más espléndida e inmerecida recompensa.
  • 54. Sábado 107106 Primera semana de cuaresma ORATIO de tener su color natural o la azucena su aroma, el il.uio que yo recibiría sería de menor importancia aunque Jesús, Hijo de Dios vivo, tú nos has mostrado en tu me gusten estas sensaciones; mas para la rosa y l;> o n -rostro el rostro del Padre: haz que mirándote a ti, que cena sería un daño terrible, porque se ven privadas deno te avergüenzas de llamarnos "hermanos", aprenda- su propia y natural belleza (Guigo I., Meditationes, II,mos a vivir como verdaderos hijos, obedientes a la vo- 23,89,465).luntad de Dios. Señor, tú nos has revelado que el Padre derrama suamor a todos: haz que llegando a la luiente de toda bon- ACTIOdad podamos llevar al inundo el agua viva del Espíritu,que todo lo renueva. Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: Oh Cristo, que pediste desde la cruz perdón para to- "Sed misericordiosos, como vuestro Padre es miseri-dos nosotros: ha/ que acogiendo la gracia divina apren- cordioso" (Le 6,36).damos a amar ton a ¡razón gratuito a todos los hom-bres, y más que a nadie al hermano que nos ha hechomal. Entonces, al mirarnos, el Padre nos podrá recono- PARA LA LECTURA ESPIRITUALcer verdaderamente como hijos suyos. Seas bendito, oh eterno Dios. Que cesen toda venganza, la inci- Sea este nuestro único deseo: tender a la comunión tación al castigo o a la recompensa. Los delitos han superado todaplena, tener un solo corazón y una sola alma. medida, todo entendimiento. Ya hay demasiados mártires. No peses sus sufrimientos en la balanza de tu justicia, Señor, y no dejes que es- tos carniceros se ceben con nosotros. Que se venguen de otro modo. CONTEMPLATIO Da a los verdugos, a los delatores, a los traidores y a todos los hom- bres malvados el valor, la fuerza espiritual de los otros, su humildad, su dignidad, su continua lucha interior y su esperanza invencible, la Quien ama a todos se salvará, sin duda. Quien es sonrisa capaz de borrar las lágrimas, su amor, sus corazones destro-amado por todos no se salvará por eso. "Dios es amor." zados pero firmes y confiados ante la muerte, sí, hasta el momentoQuien se relaciona con alguien sin amor, vende a Dios, de la más extrema debilidad [...].vende su felicidad. Sólo se da felicidad amando. ¿Cuál es Que todo esto se deposite ante ti, Señor, para el perdón de los pe-la belleza natural del alma? Amar a Dios. ¿Y cuánto? cados como rescate para que triunfe la justicia; que se lleve cuenta"Con todo el corazón, con toda el alma, con toda la men- del bien y no del mal. Que permanezcamos en el recuerdo de nues-te, con todas las fuerzas" (Le 10,27). tros enemigos no como sus víctimas, ni como una pesadilla, ni como espectros que siguen sus pasos, sino como apoyo en su lucha por des- En el mismo orden de belleza hay que poner el amor truir el furor de sus pasiones criminales. No les pediremos nadaal prójimo. ¿Cuánto? Hasta la muerte. Si no lo haces, más. Y cuando todo esto acabe, concédenos vivir como hombres¿quién sufrirá el daño? No Dios, sino quizás un poco el entre los hombres y que la paz reine sobre nuestra pobre tierra. Pazprójimo, pero tú serás quien sufra un daño enorme. De para los hombres de buena voluntad y para todos los demás (Ora-hecho, el ser privado de una belleza o perfección natural ción anónima, escrita en yiddish, encontrada en Auschwitz-Birke-no es igualmente dañino a las criaturas. Si la rosa deja nau, cit. en B. Ducruet, Con la pace nel cuore, Milán 1998, 42s).
  • 55. Domingo 109 Segundo domingo de cuaresma Al mandato de Dios -"Sal de tu tierra..."- sigue una promesa de bendición sobreabundante: en dos versícu- los aparece cinco veces, y tal repetición indica los tres Año A ámbitos de la acción de Dios en favor de Abrahán. El primero es la promesa de una posteridad huma- namente imposible (Gn 11,30), acompañada de un gran nombre impuesto por Dios (como contraposición a Gn 11,4). El segundo ámbito, manifestado en el v. 3a, amplía el horizonte a todos los que reconozcan y acojan la historia de salvación que Dios inaugura a partir de Abrahán: se convertirán en hijos de la promesa. Por el LECTIO contrario, quien pretenda obstaculizarla, no logrará su intento (cf. Nm 22-24). En el v. 3b el horizonte se unl- versaliza: el tercer ámbito de la acción benéfica de Dios con Abrahán es la inclusión de todas las razas de la tie-Primera lectura: Génesis 12,1-4a rra en la historia de salvación. 1 Kl Señor dijo a Abrán: En Cristo, la promesa de Dios se ha dilatado a todas - Sal de tu tierra, de entre tus parientes y de la casa de tu las gentes (cf. Gal 3,15-18) hasta el cumplimiento esca- padre, y vete a la tierra que yo te indicaré. tológico. Al mandamiento de Dios sigue la obediencia -Yo haré de ti u n g r a n pueblo, de Abrahán, dejando que Dios disponga de sí y do su te bendeciré y h a r é famoso tu n o m b r e , destino. Fiándose de él marchó como le había dicho el que será u n a bendición. Señor. En esta marcha, no sólo Israel, sino iodos los "hi- Bendeciré a los que te bendigan jos de la promesa" reconocen el prototipo de las sucesi- y maldeciré a los que te maldigan. Por ti serán benditas vas "salidas" que el Señor pedirá a los suyos: el lxodo, todas las naciones de la tierra. la vuelta de Babilonia, el seguimiento de los discípulos, ^Partió Abrán, c o m o le había dicho el Señor, y Lot m a r c h ó el compromiso de vivir como extranjeros y pcivgiinos con él. en este mundo. La fe obediente de Abrahán quedará para todos como p a r a d i g m a de la respuesta a la propia >*• Después de la alianza establecida con Noé, con la vocación.que Dios juró fidelidad a lo creado (cf. Gn 9), los hom-bres siguen inclinándose al mal (cf. Gn 11). Pero Dioscontinúa buscando la comunión con los hombres: a la Segunda lectura: 2 Timoteo 1,8b-10dispersión de Babel sigue la vocación de Abrahán, lla- 8hmado significativamente a romper todo vínculo social y Con la confian/a p u e s t a en el poder ile Dios, sufre con- migo p o r el Evangelio. " Dios nos ha salvado y nos ha d a d ode clan para poder seguir incondicionalmente los cami- u n a vocación santa, no p o r núes! ras obras, sino por su propianos del Señor (Gn 12,1). voluntad y por la gracia q u e nos ha sido d a d a desde la eterni-
  • 56. 110 Segunda semana de cuaresma Domingo I II dad en Jesucristo. " Esta gracia se ha manifestado ahora en la Evangelio: Mateo 17,1-9 aparición de nuestro Salvador, Jesucristo, que ha destruido la muerte y ha hecho irradiar la vida y la inmortalidad gracias al I Seis días después, tomó Jesús consigo a Pedio, a Snnlliiyo anuncio del Evangelio. y a su hermano Juan, y los llevó a un monte alto a solas. Y se transfiguró ante ellos. Su rostro brillaba como el sol v sus vestidos se volvieron blancos como la luz. 5 En eslo, virmii a **• Desde Roma Pablo, en la cárcel como un delin- Moisés y a Elias, que conversaban con Jesús. 4 Pedio Ionio lacuente vulgar (2,9), envía a su querido discípulo Timo- palabra y dijo a Jesús:teo, obispo de Efeso, una desgarradora llamada con - Señor, ¡qué bien estamos aquí! Si quieres hago I res tien- das: una para ti, otra para Moisés y otra para Elias.tono de último mensaje. A la prisión, se añade el sufri-miento moral (1,12), pero no debe ser motivo de ver- "Aún estaba hablando, cuando una nube luminosa los cu- brió y una voz desde la nube decía:güenza o desalíenlo para el hijo espiritual (1,8). Es, - Este es mi Hijo amado, en quien me complazco, escu-más bien, el monicnlo oportuno para reavivar el c a n s - chadlo.ina recibido mediante la imposición de las manos de "Al oír esto, los discípulos cayeron de bruces, aterrados elelos presbíteros y obtener el espíritu de fortaleza, a m o r miedo. 7 Jesús se acercó, los tocó y les dijo:v sabiduría que permite afrontar victoriosamente la - Levantaos, no tengáis miedo.hora de la prueba (v. 6s). Es inevitable que los discípu- II Al levantar la vista no vieron a nadie más que a Jesús.los de Cristo deban s u b i r a causa de su fe (2,3), pero Y cuando bajaban del monte, Jesús les ordenó:no están solos en la persecución: la gracia de Dios sos- - No contéis a nadie esta visión hasta que el Mijo del hom-tiene en el momento de dar testimonio (v. 8b) y hace que bre haya resucitado de entre los muertos.incluso la debilidad humana c o n c u n a a la salvación(2,10-12a). *» En el texto de Mateo, la narración de la transfigu- En el breve v. 10 aparece el núcleo del kérygma: la ración comienza con una indicación cronológica -"Seisencarnación, la muerte y la resurrección del Salvador. días después"- que lo vincula con lo precedente, es decir,El nos ha abierto un acceso a la luz, venciendo la con la profesión de fe de Pedro, con el primer anunciomuerte; siguiendo sus huellas y las huellas de todos los claro por parte de Jesús de su pasión y con la declara-santos que han seguido fielmente a Jesús, también ción de que para ser discípulos es necesario seguirle porTimoteo (y, como él, cualquier cristiano) podrá afron- el camino de la cruz. "Seis días después" el Maestro llevatar con fe y amor los sufrimientos por el Evangelio a tres de sus discípulos a una montaña alta para conce-(v. 13). La nostalgia de la separación (v. 4), la timidez derles la experiencia anticipada de la gloria prometidah u m a n a (v. 7) de Timoteo, la "escandalosa" situación después de padecer.en la que Pablo se encuentra, las reiteradas alusiones a En aquella elevada soledad Jesús les muestra su as-la cárcel y a la defección de los cristianos (v. 15), po- pecto divino "cambiando de aspecto" (v. 2). Mateo insis-drían arrojar una oscura sombra en la vida del discípu- te particularmente en la luz y el fulgor que emanan delo, por eso el apóstol -con un vocabulario que evoca la él, evocando la figura del Hijo del hombre de l)n 10 y laluminosidad (v. 10)- alienta: Cristo sacó a la luz la vida narración de la manifestación de YHWH en la cumbreinmortal. del Sinaí (Ex 34,29-33).
  • 57. 112 Segunda semana de cuaresma Domingo I I < Las continuas alusiones a las teofanías del Antiguo generosidad renovada del don de sí. Es el camino delTestamento (Ex 19,16; 24,3; 1 Re 19,11) indican que está sufrimiento y de la muerte que Jesús recorre plenaineupasando algo extremadamente importante: en Jesús la te consciente, preparando a sus discípulos para queantigua alianza va a transformarse en "nueva y eterna también lo afronten con fortaleza. Sin embargo, es elalianza". La aparición de Moisés y Elias testimonia que único camino que conduce a la verdadera vida, a la gloJesús es el cumplimiento de la Ley y los Profetas, el que ria auténtica, a la luz sin ocaso.guiará al pueblo a la verdadera tierra prometida y lo res- Ya desde ahora se nos concede pregustar un poco aqueltablecerá en la integridad de la le en Dios. esplendor para proseguir con nuevo impulso caminando. La intervención de Pedro (v. 4) indica el contexto li- La promesa de la bendición divina colmó de esperanza latúrgico de la fiesta de los Tabernáculos, la más alegre y vida de Abrahán; la fuerza de Dios ayuda a Timoteo a ob-respladeciente de luces, que conmemoraba el tiempo tener la gracia de Cristo para difundir el Evangelio condel Éxodo, cuando Dios bajaba en medio de su pueblo entusiasmo; la visión de Cristo transfigurado corroboramorando también él en una tienda, la tienda del en- a los discípulos en la hora de la ignominia y de la cruz.cuentro. I.a Nube de la Presencia (shck/ünah), que ahora El Espíritu Santo no deja nunca de alentarnos.desciende v envuelve a los presentes, actualiza y lleva a El sufrimiento es fiel compañero en el camino de lala plenitud la liturgia: como declara la voz que se oye vida, pero en la prueba no estamos solos: Jesús está adesde el cielo, Jesús es el prolela "más grande" prea- nuestro lado como "varón de dolores que conoce bien h>nunciado por el mismo Moisés (Di I S, I 5), y lo es por ser que es sufrir", como el primero que ha llevado el peso deel Hijo predilecto de Dios. la cruz. Esto basta para mantenernos confiados en que Ante esta manilestación extraordinaria de gloria, un su poder se manifiesta plenamente en nuestra debiligran temor se apodera de los discípulos. Jesús los rea- dad; nos inyecta ánimo para asumir estas opciones en elnima con su gesto y su palabra (v. 7) como el Hijo del camino hacia la pascua y para dar testimonio de la rehombre de la visión de Daniel. Se vuelve más descon- surrección.certante e incomprensible a los discípulos lo que Jesús,ya sólo, les dice: el Hijo del hombre - la figura gloriosaesperada como conclusión de la historia deberá afron- ORATIOtar la muerte y resucitar. Jesús, tú eres el Señor: has mostrado tu rostro radian te de luz a tus discípulos, poco antes conlusos por la MEDITATIO predicción de tu pasión y ahora temerosos anle la fio ria que irradias. Siempre nos supera lu misterio. La liturgia de hoy nos pide caminar por u] sendero Tú eres el Señor: como hijo predilecto del Padre, hasestrecho y áspero. Es el camino de la fe obediente que recorrido primero y ahora abres para nosotros el cami-exigió a Abrahán unas rupturas concretas y dirigirse a no de la obediencia de fe, que nos parece imposible; demetas desconocidas. Es el camino de la difícil perseve- la perseverancia, que estimamos inútil; de la esperanza,rancia que exige a Timoteo vencer el desaliento y una que juzgamos insostenible.
  • 58. 114 Segunda semana de cuaresma Domingo I IS Tú eres el Señor: y queremos confiar en ti porque es PARA LA LECTURA ESPIRITUALdemasiado arduo el camino, demasiado oscuro el sen-dero; no sabemos recorrerlo solos, pero contigo, nues- Por un instante, el día de la transfiguración [Pedro, Santiago ytro buen Pastor, el sendero es seguro, desaparece el mie- Juan] contemplan la maravilla de una carne divinizada, de un ros- tro que transparentó el esplendor de la vida eterna: el rostro dedo, y la fatiga es una ofrenda generosa. Cristo resplandece con toda la luz de Dios. El cuerpo humano puede ser transfigurado y tiene también un mensaje de luz que comunicar [...]. Nuestro cuerpo tiene una vo- CONTEMPLATIO cación espiritual, una vocación divina. Nuestro cuerpo es el primer Evangelio porque el testimonio de la presencia divina en nosotros Al elegido y amado de Dios si le muestra, de tiempo en debe pasar a través de la expresión de nuestro rostro, a través detiempo, algún reflejo del rostro divino, como una luz nuestra apertura, nuestra benevolencia, nuestra sonrisa. Aquel sonoculta entre las manos que ya aparece, ya se esconde, a interior aue es la gloria de Jesucristo está en nosotros. Lo más su-gusto del portador, para que, por es los reflejos momentá- blime del hombre es que puede aún más, está llamado a revelar a Dios. Hay en nosotros una belleza secreta, maravillosa, inagotable.neos y fugitivos, se iiillaine el alma en deseos de la plena Cristo no ha venido sólo a salvar nuestras almas; Cristo ha venidoposesión de la luz eli-i na y de la herencia en la total vi- a revelar Dios al hombre, a revelar el hombre al hombre; ha veni-sión de Dios. Y para que de algún modo se dé cuenta de do para que el hombre se realice en toda su grandeza, su digni-lo que le falla lodavía, no es raro que la gracia, como de dad, su belleza. Estamos llamados a la grandeza, al gozo, a la ju-pasada, haga vibrar sus senliinienlos amorosos y la arre- ventud, a la dignidad, a la belleza, a irradiar a Dios, a labate y la conduzca al seno del día que está lejos del mun- transfiguración de todo nuestro ser comunicando con la luz divina.danal mido, en el gozo del silencio. Y allí, por un mo- Llevamos en nosotros el tesoro de la vida eterna, la realidad demento, por un instante, según su capacidad, El mismo se la presencia infinita que es el Dios viviente. Hoy y en todos los ins-le muestra y le ve tal como es. A veces, traslormándole en tantes de nuestra vida estamos llamados a manifestar a Dios. Olvi-Él mismo, para que sea, en su medida, como es Él. demos toda nuestra negatividad, nuestra pesadez, nuestras fatigas, nuestras limitaciones y las de los demás. ¿Qué importa todo eso Habiendo así comprendido la diferencia entre el Puro desde el momento en que Dios está en nosotros, en que Dios vive,y lo impuro, vuelve el hombre sobre sí mismo para darse en que nos ha regalado su canto, su gracia y su belleza; desde elmás a la purificación del corazón, preparándose para la momento en que noy debemos penetrar en la nube de la transfigu-visión [...]. Nada mejor para descubrir la imperfección ración para salir revestidos de Dios, llevando en nuestro rostro el gozo de su amor y la sonrisa de su eterna bondad? (M. Zundel, Tahumana que la luz del rostió de Dios, el espejo de la parole comme une source, Sillery 1998, 228s).visión divina (Guillermo de Saint-Thierry, Carta de oro,nn. 268ss, passim). ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Envía tu luz y tu verdad; que ellas me guíen hasta tumonte santo, hasta tu morada" (Sal 42,.í).
  • 59. Domingo 117 13 Segundo domingo de cuaresma Abrahán levantó entonces la vista y vio un carnero enredado por los cuernos en un matorral. Tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. El ángel del Señor volvió a llamar desde el cielo a Año B Abrahán, "y le dijo: - Juro por mí mismo, Palabra del Señor, que por haber hecho esto y no haberme negado a tu único hijo, l7te colmaré de bendiciones y multiplicaré inmensamente tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena de las playas. Tus descendientes conquistarán las ciudades de sus enemigos. "Todas las naciones de la tierra alcanzarán la bendición a tra- vés de tu descendencia, porque me has obedecido. LECTIO **• La liturgia nos ofrece hoy una de las páginas más sublimes de la Escritura desde el punto de vista espi- ritual y artístico. El versículo inicial nos proporciona el hilo conductor y unificador de los diversos lemas delPrimera lectura: Génesis 22,l-2.9a.l0-13.15-18 relato: "Después de esto, Dios quiso poner a prueba ti Abrahán". Se trata, pues, de una prueba que viene de 1 Después de esto, Dios quiso poner a prueba a Abrahán, Dios. En el m u n d o semítico antiguo los sacrificios luí- y lo llamó: manos, en particular el del primogénito, están amplia - ¡Abrahán! mente documentados. Así podemos entender que la or- Él respondió: den de Dios no le parezca a Abrahán algo monstruoso o - Aquí estoy. inaudito, pero sí desconcertante. De hecho, Isaac es el 2 l Y Dios le dijo: "hijo de la promesa", el hijo único (en hebreo yajidb, lia - Toma a tu hijo único, a tu querido Isaac, ve a la región ducido en los LXX por agapetós, "predilecto"; es el ailje de Moría y ofrécemelo allí en holocausto, en un monte que tivo con que en el Nuevo Testamento se designa a Jesús, yo te indicaré. en particular en el fragmento evangélico de la 1 ansí i 1 Llegados al lugar que Dios le había indicado, Abrahán le- guración). Para el anciano patriarca, Isaac es la pióme vantó el altar, preparó la leña. " Después Abrahán agarró el sa hecha carne, por la que ha sacrificado lodo: la propia cuchillo para degollar a su hijo, "pero un ángel del Señor le gritó desde el cielo: tierra, los propios orígenes (v. 12), la posibilidad de una - ¡Abrahán! ¡Abrahán! descendencia en Ismael (v. 16). Dios le pide, pues, sacri- Él respondió: ficar la misma promesa, es decir, la seguridad divina - Aquí estoy. - m á s que h u m a n a - de su futuro, en la persona de su 12 Y el ángel le dijo: hijo queridísimo. - No pongas tu mano sobre el muchacho ni le hagas nin- La silenciosa respuesta de Abrahán es la obediencia gún daño. Ya veo que obedeces a Dios y que no me niegas a de la fe desde un corazón acongojado. Hl narrador nos tu hijo único. lo deja intuir aunque no lo explicite. Los pasos se suce-
  • 60. 118 Segunda semana de cuaresma Domingo 11«;den lentos, rítmicos. Los gestos son intensos; las pala- ha manifestado hasta qué p u n t o está de parte del hom-bras, muy pocas pero lacerantes. Todo es esencial en la bre ¿Quién puede presentarse como acusador de los quenarración, todo nos permite recorrer siempre de nuevo el Señor ha hecho justos? ¿Quién podrá condenarnosel camino del monte Moría, paso a paso. El ángel del Se- desde el momento en que el Padre ha manifestado su in-ñor detiene la mano de Abrahán cuando estaba levanta- mensa misericordia en su Hijo, que cargó con el pecadoda y a punto de consumar el sacrificio supremo: Dios para expiarlo por nosotros?proverá el cordero para el holocausto (cf. v. 8). No se tra- Jesús afrontó la muerte p a r a que nadie deba sufrir latará solamente del carnero fortuito para el sacrificio de muerte eterna; nos ha resucitado e intercede siempreun día, sino del Hijo unigénito, como sacrificio perfec- por nosotros para que t a m b i é n nosotros podamos lo-to y eterno. Abrahán ha manifestado con sus obras su fe grar la vida en plenitud en presencia de Dios. Nada de-(v. 12b; cf. Sant 2,21-23), y por eso el Señor renueva so- bemos temer, porque nada n o s podrá separar nunca dellemnemente su bendición: Isaac, el hijo del rendimien- amor de Dios en Cristo Jesús (v. 39).to incondicional al designio de Dios, comienza la des-cendencia de la promesa, victoriosa sobre sus enemigos(v. 17b), en el que serán benditas todas las naciones dela tierra. Evangelio: Marcos 9,2-10 2 Seis días después, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, los llevó a solas a un monte alto y se transfiguró anteSegunda lectura: Romanos 8,31b-34 ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como ningún batanero del m u n d o podría blanquearlos. 4 Se 3lb Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra noso- les aparecieron también Elias y Moisés, que conversaban con tros? 32 El que no perdonó a su propio Hijo, antes bien lo en- Jesús. tregó a la muerte por todos nosotros, ¿cómo no va a darnos 5 Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: gratuitamente todas las demás cosas juntamente con él? - Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Vamos a hacer tres tien- 33 ¿Quién acusará a los elegidos de Dios, si Dios es el que das: una para ti, otra para Moisés y otra para Elias. salva? ,4 ¿ Quién será el que condene, si Cristo Jesús ha muer- 6 to; más aún, ha resucitado y está a la derecha de Dios inter- Estaban tan asustados que n o sabía lo que decía. 7 cediendo por nosotros? Vino entonces una nube q u e los cubrió y se oyó una voz desde la nube: - Éste es mi Hijo amado; escuchadle. **• Como u n estupendo himno al a m o r de Dios, los 8 De pronto, cuando miraron alrededor, vieron sólo a Jesúsw . 31-39 concluyen no sólo el c. 8, sino también toda con ellos. 9Al bajar del monte, les ordenó que no contaran ala sección segunda de la carta a los Romanos (ce. 5-8). nadie lo que habían visto hasta que el Hijo del hombre hubie-El fragmento que la liturgia de hoy nos actualiza exalta ra resucitado de entre los muertos. 10el amor fiel de Dios, quien, por nosotros y por nuestra Ellos guardaron el secreto, pero discutían entre sí sobresalvación, nos ha dado lo más precioso que posee: su lo que significaría aquello de resucitar de entre los muertos.propio Hijo. En él nos lo ha dado todo, ya no le quedanada más por dar. Todo esto nos infunde una gran con- **• Marcos narra el acontecimiento de la transfigura-fianza para el momento del juicio supremo: Dios juez ción al comienzo de la segunda parte de su evangelio:
  • 61. Segunda semana de cuaresma Domingo 121120Jesús comienza a hablar abiertamente de su pasión a meta de este camino resulta incomprensible a los discí-sus discípulos, que le habían reconocido como Mesías pulos, que, envueltos por el misterio, guardan silencio(8,29); ahora deben comprender su misterio de Hijo de sobre los hechos que han experimentado como testigos.Dios y, a la vez, el de Siervo doliente. Jesús lleva a la so-ledad de un monte elevado a tres de sus discípulos y ma-nifiesta su gloria transfigurándose ante ellos, para que MEDITATIOno vacilen en la fe. El candor y la luz resplandeciente de su persona La liturgia de la Palabra de hoy propone a nuestrarecuerdan al Hijo del hombre de la visión de Daniel contemplación la luz que irradia la persona de Jesús(ce. 7.10). La aparición de Elias y Moisés, esperados transfigurado: es un desgarrarse el cielo, un rayo de luzcomo precursores del Mesías, señala a Jesús como cum- eterna que llega al corazón para herirlo con la nostalgiaplimiento de la Ley V los Profetas. Ellos tuvieron el pri- del rostro de Dios. Estamos llamados a participar no devilegio de contemplar en lo alto de un monte la gloria de una visión desencarnada, falsamente mística, idílica. ADios con vistas a cumplir una misión importante para través de todas las lecturas podemos seguir u n hilo detodo el pueblo: ahora la antigua alianza cede el testigo oro: el del don de sí mismo como condición de la verda-a la nueva y los tres discípulos se convierten en testi- dera comunión con Dios.monios oculares de la gloria de Cristo en favor de todos El Padre, origen de toda paternidad, revela su cora-los creyentes (cf. 1 Jn 1,1-3; 2 Pe 1,17s). Un temor sacro zón haciéndonos revivir con Abrahán el sacrificio y lales invade. Pedro trata de reaccionar y propone erigir paz de la ofrenda suprema. A cada uno de nosotros setres tiendas para los egregios personajes. Por este indi- nos puede pedir - m á s bien, se nos pide ciertamente- elcio, parece que el acontecimiento se verificó durante la sacrificio del propio Isaac. Pero la Palabra nos deja en-fiesta de los Tabernáculos; en el día séptimo (v. 2) todos trever que éste es el camino para participar de la mismase vestían de blanco, y el templo resplandecía inundado realidad de Dios. El mismo Dios Padre no perdonó a sude luces. Jesús se revela como el verdadero templo, la propio Hijo, el predilecto, sino que lo entregó por noso-verdadera tienda de la Presencia. tros. Cristo no consideró "un tesoro codiciable el ser t^ual Otro símbolo muy importante es la nube, que acom- a Dios" (cf. Flp 2,6), sino que nos amó y se entregó a sipañó continuamente al pueblo elegido en su camino del mismo por nosotros. ¿No renunciaremos nosotros aÉxodo y ahora envuelve a los presentes. De la nube sale todo, no nos negaremos a nosotros mismos para rnliaila voz divina que proclama a Jesús como Hijo predilec- en comunión con él?to. En el momento del bautismo, la voz se dirigió a En la transfiguración, Jesús ofrece a los tres ctisvipnJesús para confirmarlo e investirlo en su misión (1,11). los la visión luminosa para mostrarles el final del osui Ahora se dirige a los discípulos: Jesús es el Hijo predi- io túnel de la pasión, poco antes anunciada. Ahí estrt l.i lecto al que hay que escuchar, seguir, obedecer, porque voz del Padre para confirmarlo: él es el Hijo predilecto su testimonio y profecía son veraces. que cumplirá su designio; es el testimonio veía/ cuando Después de resonar la voz divina cesó la visión: Jesús pide a sus seguidores negarse a sí mismos y llevar lavuelve a ser el compañero de camino (v. 8b), pero la propia cruz detrás de él.
  • 62. 122 Segunda semana de cuaresma Domingo 123 Todo esto debería quedar claro a los discípulos y a Hijo de Dios, conforme a la divina Sabiduría, teniendonosotros. Pero todavía tiene su mezcla de oscuridad: la en sí los mismos sentimientos de Cristo Jesús, Señornube de luz de la Presencia de Dios nos envuelve siem- nuestro. En él nuestro ser no muere, nuestro entendi-pre en la sombra, y la revelación no elimina el misterio. miento no yerra, nuestro amor no queda defraudado;Sin embargo, queda algo indeleble en el corazón: Jesús cuanto más se le busca, más dulce se le encuentra, yes el Hijo que el Padre ha entregado por nosotros; el cuanto más dulce se le halla, con más diligencia se lecompañero que nos abre el camino, el que nos enseña a busca.escuchar dando los pasos de una entrega sin reservas. Tal es la faz de Dios, que ninguno puede contemplar y vivir en este mundo; es la belleza que suspira por go- zar todo el que ama a su Señor y Dios, con todo su co- ORATIO razón, con toda su alma, con todo su espíritu, con todas sus fuerzas. Y si alguna vez es admitido a esta visión, Oh Padre, ternura infinita, por nosotros no te has re- percibe, sin sombra de duda a la luz de la verdad, la gra-servado a tu único Hijo: tu corazón divino conoce el des- cia que le ha prevenido.garro mayor, que es a la vez el purísimo gozo de amar. El contemplativo debe, pues, humillarse en todasConcédeme, Padre, saber corresponder a tu don con el las ocasiones y glorificar en sí mismo al Señor, su Diosabandono confiado a tus manos y ofreciéndote lo mejor (Guillermo de Saint-Thierry, Carta de oro, nn. 268ssque tenemos. Ayúdanos a acoger humildemente esa passim).muerte que se nos pide cada día y que es nuestra entregatotal: el sacrificio de nosotros mismos por la vida delmundo. Plásmanos con la sabiduría del Espíritu a ima-gen de tu Hijo; hombres nuevos, en él viviremos como hi- ACTIOjos, con él nos ofrecemos por todos los hermanos: es laúnica gloria que vale la pena, es el amor que transfigura Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:la oscuridad del tiempo presente en luz de eternidad. "Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo úni- co" (Jn 3,16a). CONTEMPLATIO PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Es imposible contemplar el Sumo Bien y no amarle;y no amarlo en la misma medida cuanto es dado con- La transfiguración no es la revelación impasible de la luz del Ver-templarle, hasta que el amor alcance alguna semejanza bo a los ojos de los apóstoles, sino el momento intenso en el que Je-con aquel amor que llevó a Dios a hacerse hombre, en sús aparece unificado en todo su ser con la compasión del Padre. En aquellos días decisivos, él es más que nunca transparente a lala humildad de la condición humana, para hacer al luz de amor de aquel que lo entrega a los hombres por su salvación.hombre semejante a Dios en la glorificación de la divi- Por consiguiente, si Jesús se transfiguró, es porque el Padre hacena participación. Entonces es dulce para el hombre ha- resplandecer en él su gozo. El irradiar su luz en su cuerpo de com-cerse humilde con la soberana Majestad, pobre con el pasión es como el estremecimiento del Padre por la total entrega de
  • 63. 124 Segunda semana de cuaresmasu Unigénito. De ahí la voz que atraviesa la nube: "Éste es mi Hijoamado; en él están todas mis complacencias... escuchadle". Segundo domingo de cuaresma En cuanto a los tres discípulos, son inundados durante unos se-gundos por lo que se les concederá recibir, comprender y vivir apartir de Pentecostés: la luz deífica que emana del cuerpo de Cris- Año Cto, las energías multiformes del Espíritu dador de Vida. Y entoncescayeron a tierra, porque "Aquel" no sólo es "Dios con los hombres"sino Dios-hombre: nada puede pasar de Dios al hombre ni delhombre a Dios si no es a través de su cuerpo. Ya no hay distanciasentre la materia y la divinidad: en el cuerpo de Cristo nuestra car-ne está en comunión con el Príncipe de la Vida, sin confusión ni se-paración. Lo que el Verbo inauguró en su encarnación y manifestóa partir de su bautismo con sus milagros nos lo deja entrever en ple-nitud la transfiguración: el cuerpo del Señor Jesús es el sacramentoque concede la vida de Dios a los hombres. Cuando nuestra hu- LECTIOmanidad consienta unirse a la humanidad de Jesús, participará enla naturaleza divina, será deificada (J. Corbon, Liturgia alia sor-gente, Roma 1982, 81s). Primera lectura: Génesis 15,5-12.17s 5 Dios sacó afuera a Abrahán y le dijo: - Levanta tus ojos al cielo y cuenta, si puedes, las es- trellas. Y añadió: - Así será tu descendencia. 6 Creyó Abrahán al Señor, y el Señor lo anotó en su haber. Después le dijo el Señor: - Yo soy el Señor que te sacó de Ur de los caldeos para darte esta tierra en posesión. "Abrahán le preguntó: - Señor, Señor, ¿cómo sabré que voy a poseerla? "El Señor le respondió: - Tráeme una ternera de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón. 10 Trajo él todos estos animales, los partió por la mitad y puso una mitad frente a la otra, pero las aves no las partió. " Las aves rapaces empezaron a lanzarse sobre los cadáve- res, pero Abrahán las espantaba. " Cuando el sol iba a po- nerse, cayó un sueño pesado sobre Abrahán y un gran terror se apoderó de él.
  • 64. Segunda sanana de cuaresma Domingo 127126 17 Cuando se puso el sol, cayeron densas tinieblas, y entre sobre sí la automaldición. Dios se vincula así a la histo- los animales partidos pasó un horno humeante y una antor- ria de Abrahán y su descendencia para siempre con un cha de fuego. ,s Aquel día hizo el Señor una alian/.a con Abra- juramento solemne e irrevocable, con una fidelidad in- hán en estos términos: defectible, sin exigir contrapartida al hombre. - A tu descendencia le IÍC esta I ierra, desde el torrente de Egipto hasta el gran río, el Kulrales. Verdaderamente, el Señor puede decir a Abrahán y a todos: "No temas. Yo soy tu escudo" (v. 1), ofreciendo un futuro infinitamente mayor que cualquier esperanza **• La espera del cumplimiento de los tiempos de Dios humana (w. 5.18-21).se prolonga poniendo a prueba a Abrahán. Pero el Se-ñor le conforta prometiéndole que su recompensa serámuy grande (v. 1): su descendencia será tan numerosa Segunda lectura: Filipenses 3,17-4,1como las estrellas y poseerá la tierra donde ahora vivecomo extranjero. Abrahán renueva su fe: "creyó al Se- 517 Imitad mi ejemplo, hermanos, y fijaos en quienes meñor" (v. 6a). A cada intervención del Señor responde con han tomado como norma de conducta. 8 Pues, como ya osun "Amén" total, asintiendo plenamente: toda su vida advertí muchas veces, y ahora tengo que recordároslo con lá-está anclada en la roca firme de la Palabra del Señor. grimas en los ojos, muchos de los que están entre vosotros son enemigos de la cruz de Cristo. l9 Su paradero es la perdi- Dios acoge como sacrificio perfecto esta fe obedien- ción; su dios, el vientre; se enorgullecen de lo que deberíate: y "se lo anotó en su haber ", o sea, pronuncia el juicio avergonzarlos y sólo piensan en las cosas de la tierra. 2 " No-con el que los sacerdotes atestiguaban la perfección de sotros, en cambio, tenemos nuestra ciudadanía en los cielos,la víctima a sacrificar. Se nos viene a decir: con su com- de donde esperamos como salvador a Jesucristo, el Señor. :iportamiento, Abrahán se ha ubicado en la justa relación Él transformará nuestro mísero cuerpo en un cuerpo glo- rioso como el suyo, en virtud del poder que tiene para some-con el Señor. Y el Señor entonces se manifiesta como ter todas las cosas.quien toma en sus manos las riendas de la historia de 41Abrahán, porque tiene un proyecto para el futuro (v. 7). Por tanto, hermanos míos queridos y añorados, vosotros que sois mi gozo y mi corona, manteneos firmes en el Señor,Se utilizan dos verbos claves de la historia del Éxodo: queridos."sacar" o hacer salir y "dar". La promesa del Señor nose reduce a meras palabras. Como respuesta a la peti-ción de garantía, él propone un rito de juramento que *•• A los cristianos de Filipos, Pablo les repite la invi-para nosotros resulta desconcertante: pasar entre ani- tación a desconfiar de los que intentan introducir lasmales descuartizados significaba que los dos contrayen- prácticas judaizantes: son los que se vanaglorian y con-tes de un pacto conjuraban sobre sí mismos como mal- fían en la observancia de usos que son "carne", es decir,dición la suerte de los cadáveres en caso de no mantener puramente humanos (3,1-4). Con esta finalidad, el após-fidelidad a lo acordado. Es de notar que Dios manda a tol pone como ejemplo su propia historia y explica susAbrahán preparar el rito, pero sólo él pasa como res- opciones (w. 5-14).plandor y oscuridad a la vez. Mientras tanto, Dios hace De hecho, son muchos los que quisieran desviarle deque Abrahán caiga en un sopor (tardemah) que lo in- la fe en Cristo crucificado para sustituirla por la circun-sensibiliza; él mismo es quien -paradójicamente- atrae cisión y prácticas puramente externas vinculadas en
  • 65. 128 Segunda semana de cuaresma Domingo 129particular con el uso de ciertos alimentos: cosas que, en - Éste es mi Hijo elegido; escuchadle. ,6definitiva, ponen en el vientre su centro de atención y Mientras sonaba la voz, Jesús se quedó solo. Ellos guar-deberían, por consiguiente, ser objeto de vergüenza más daron silencio y no contaron a nadie por entonces nada de lo que habían visto.que de vanagloria. Desenmascarando los escrúpulos deuna religiosidad tan terrena (v. 19), Pablo exhorta a le-vantar a lo alto los ojos de la fe, a tensar la espera del *»• Como en los otros evangelios sinópticos, tambiéncorazón: la tierra no es nuestra patria, sino el cielo, don- en el de Lucas la trasfiguración está en relación con losde mora Dios, nuestro Padre; de allí esperamos la veni- acontecimientos precedentes (w. 18-27). Son los mis-da gloriosa del Salvador. mos hechos, pero se relatan con u n a perspectiva parti- En el comienzo de su carta, Pablo había comparado cular que ayuda a profundizar en su significado. Jesúsla vida cristiana con los participantes en una carrera sube al monte con los tres discípulos privilegiados "para(2,16; 3,12-14). Esta carrera se va configurando como orar" (v. 28). También los acontecimientos precedentesespera y deseo ardiente de conseguir la meta. Recor- estaban enmarcados en la oración de Jesús "aparte" con los suyos. Después de orar, el Maestro había pregunta-dando el himno cristológico del capítulo 2, el apóstol do a los discípulos para saber hasta qué punto habíanabre una nueva perspectiva contemplativa de las reali- comprendido su identidad y enseñarles lo referente adades últimas: Jesucristo es el Señor y todo se le some- ello. Ahora en la oración ofrece la confirmación extraor-te. Tal es el horizonte de la vida cristiana: vale la pena dinaria a su palabra: el coloquio orante con el Padremantenerse firmes en el Señor. La fidelidad de la comu- transfigura a Jesús y su aspecto es "otro". Su resplandornidad es para Pablo la corona, el signo de haber con- hace que lo reconozcamos como el Hijo del hombrecluido victoriosamente la carrera. profetizado y esperado. Moisés y Elias, la Ley y los Profetas son los testimo-Evangelio: Lucas 9,28b-36 nios de la veracidad del evento. Hablan con Jesús de su éxodo: como los dos grandes reveladores de Dios, tam- 28 Unos ocho días después, Jesús tomó consigo a Pedro, a bién Jesús está llamado a "salir", a pasar decididamente Juan y a Santiago y subió al monte para orar. "Mientras ora- unos límites. Para él será el límite extremo, el de la vida ba, cambió el aspecto de su rostro y sus vestidos se volvieron terrena. Un sopor se apodera de los discípulos, como su- de una blancura resplandeciente. ,0 En esto aparecieron con- cederá en Getsemaní: el hombre no puede soportar el versando con él dos hombres. Eran Moisés y Elias, 3I que, res- peso de lo divino en sus manifestaciones, sean de gloria plandecientes de gloria, hablaban del éxodo que Jesús había de consumar en Jerusalén. ,2 Pedro y sus compañeros, aunque o de sufrimiento. estaban cargados de sueño, se mantuvieron despiertos y vie- La nube que cubre con su sombra a los presentes indi- ron la gloria de Jesús y a los dos que estaban con él.33 Cuando ca que Jesús es el cumplimiento de la historia y los ritos éstos se retiraban, Pedro dijo a Jesús: de Israel: ahora es él la tienda del encuentro de Dios con - Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Vamos a hacer tres tien- el hombre. La voz divina desde la nube lo proclama Hijo das: una para ti, otra para Moisés y otra para Elias. Pedro no sabía lo que decía. M Mientras estaba hablando, elegido: es el título del Siervo de YHWH en Is 42,1, título vino una nube y los cubrió; y se asustaron al entrar en la nube. atribuido al Hijo del hombre en la apocalíptica judía 35 De la nube salió una voz que decía: contemporánea a Jesús. Así es como el Padre testimonia
  • 66. Segunda semana de cuaresma130 Domingo I ^1la identidad y misión de Cristo, mandando que lo escu- ORATIOchemos. Cuando se desvanece la visión, Jesús se queda solo Oh Cristo, icono de la majestuosa gloria del Padre,con los suyos. De nuevo el camino de la fe, una fe que belleza incandescente por la llama del Espíritu Santo,nace de la escucha-obediencia (Rom 10,17) y se lleva a luz de luz, rostro del amor, dígnate hacernos subir a tula práctica en la fidelidad del seguimiento. presencia en el monte santo de la oración. Fascinados por tu fulgor, desearíamos que nos tuvieses siempre a tu lado en el monte de la gloria, pero el corazón se MEDITATIO turba con el pensamiento de que para llegar a la pleni- tud de la luz es preciso atravesar el bautismo de san- La Palabra del Señor hace que tengamos fija la mira- gre, por medio del sacrifico, el don total de nosotrosda en la meta de nuestra peregrinación humana: nues- mismos.tra verdadera patria está en el cielo; hacia allí debemos El monte de la oración, de hecho, es difícil de escalar:orientar el corazón y dirigir resueltamente los pasos de sólo se corona su cima pasando antes por la altura delnuestro camino empedrado con las opciones cotidianas. Calvario. No nos sentimos capaces de tanto y quisiéra- mos retirarnos; pero tú, por un instante fugaz, multipli- Cada día el Señor nos saca de nuestras falsas seguri- cas tus seducciones para que también la cruz se transfi-dades, en las que en vano buscamos tranquilidad y sa- gure y ya no nos infunda pavor.tisfacción; como a Abrahán, como a Israel, también anosotros nos dice: "Te he sacado para darte...". Y él pro-mete a nuestra fe una recompensa inmensa si acepta- CONTEMPLATIOmos vivir en un éxodo constante, una aventura nuncaacabada aquí abajo, que nos exige siempre nuevas se- Tu transfiguración, Cristo, proyecta una luz fascinan-paraciones y desapegos para seguir la llamada del Se- te sobre nuestra vida cotidiana y nos impulsa a dirigirñor a gustar desde ahora lo que nos promete. nuestro espíritu hacia el destino inmortal que aquel Cristo viene a abrirnos el camino y hoy nos deja en- acontecimiento encierra.trever lo que será el cumplimiento en su faz transfigu- Sobre la cima del Tabor tú, Cristo, descubres duran-rada por la oración. Hechos hijos de Dios en la sangre te algunos momentos el esplendor de tu divinidad y ledel Hijo amado, debemos llegar a ser día tras día lo que manifiestas a los testigos escogidos de antemano lalya somos, escuchando su Palabra, obedeciendo su voz, como realmente eres, el Hijo de Dios, "la irradiación deprolongando la oración para entrar en comunión vital la gloria del Padre y la imagen de su sustancia"; pero de-con él. En su luz veremos la luz; fiémonos con corazón jas ver también el destino trascendente de nuestra na-sencillo de su guía. Él conoce el camino que nos llevará turaleza humana, que has asumido para salvarnos, des-a la vida y no nos dejará desfallecer en el camino hasta tinada también, por haber sido redimida por tuque, de éxodo en éxodo, lleguemos a la Jerusalén eter- sacrificio de amor irrevocable, a participar de la pleni-na, patria de todos, y seamos admitidos, por pura gra- tud de la vida, de la "herencia de los santos en el reino decia, a la comunión del amor trinitario. la luz".
  • 67. 132 Segunda semana de cuaresma Domingo 133 Ese cuerpo que se transfigura ante los ojos atónitos Pasión. En el centro mismo de su muerte gloriosa es donde Jesús li-de los apóstoles es tu cuerpo, oh Cristo, hermano nues- bera esta intensidad de vida divina escondida en él.tro, pero es también nuestro cuerpo llamado a la gloria, La contemplación de la transfiguración te hace penetrar en el co-porque somos "partícipes de la naturaleza divina". Una razón del misterio trinitario, del cual la nube es el símbolo más bri-dicha incomparable nos espera si hacemos honor a llante. Si aceptas en Jesús el entregar tu vida al Padre por amor, participas del beso de amor que ef Padre da al Hijo (J. Lafrance,nuestra vida cristiana (Pablo VI, Discurso para el ánge- Ora a tu Padre, Maérid 1 981, 104-105).lus, 6 agosto 1978, passim). ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "El Señor es mi luz y mi salvación" (Sal 26,1). PARA LA LECTURA ESPIRITUAL El Evangelio nos dice que su rostro apareció totalmente transfi-gurado. Sabes muy bien que el rostro revela el corazón, revela la in-terioridad de un ser. Con los ojos de tu corazón contempla ese ros-tro, pero a través del rostro encuentra el corazón de Cristo. El rostrode Cristo expresa y revela la ternura infinita de su corazón. Cuan-do sientes una gran alegría, tu rostro se ilumina y refleja tu felici-dad. Es un poco lo que le ha pasado a Jesús en la transfiguración. Si escrutas el corazón de Cristo en la oración, descubrirás quela vida divina, e) fuego de la zarza ardiente, estaba escondido enel fondo del mismo ser de Jesús. Por su encarnación, ha "humani-zado" la vida divina para comunicártela sin que te destruya, puesnadie puede ver a Dios sin morir. En la transfiguración, esta vidaresplandece con plena claridad de una manera fugaz e irradia elrostro y los vestidos de Jesús. Sobre el rostro de Cristo contemplasla gloria de Dios. En la transfiguración, todo el peso de la gloria del Señor -es de-cir, la intensidad de su vida- irradia de Jesús. Las figuras de Moisésy Elias convergen hacia él. No hay que engañarse en esto: el sermismo de Cristo hace presente al Dios tres veces santo de la zarzaardiente y al Dios íntimo y cercano del Horeb. Sin embargo, hay ue aprehender toda la dimensión de la gloria de Jesús, que brilla3 e una manera misteriosa en su éxodo a Jerusalén, es decir, en su
  • 68. Lunes 135 Lunes **• Redactada en u n cuidadoso hebreo, la oración de Daniel aparece en el c. 9 como explicación de un oráculo de la segunda semana de Jeremías sobre la duración del destierro de Babilonia de cuaresma y sobre la restauración de Jerusalén (cf. Jr 25,1 ls; 29,10). Los setenta años anunciados por Jeremías se interpretan -según recientes cálculos exegéticos- como un período de setenta semanas de años (490 años), una larga "cua- resma" entre el comienzo del destierro y la nueva con- sagración del templo de Jerusalén después de la profa- nación por parte de Antíoco IV. En la prueba, Daniel se dirige a Dios haciendo una lectura de la historia a la luz de la tradición deuterono- mista: a la infidelidad del pueblo sigue indefectible- LECTIO mente el castigo (w. 5-7). ¿Pero hasta cuándo se verá obligado el Señor a corregir tan duramente a Israel? Sólo Dios puede responder, y ésta es la razón de la pre- gunta del profeta (v. 3), casi como una provocación. PorPrimera lectura: Daniel 9,4b-10 su parte, como individuo y como portavoz de todo el pueblo, Daniel confiesa a Dios grande y terrible (v. 4), 4 con sincero arrepentimiento, que los sufrimientos son Rogué al Señor, mi Dios, c hice esta confesión: bien merecidos (cf. por ejemplo Neh 1,5 y Dt 7,9.21). - Señor, Dios grande y leí Tibie, que mantienes la alianza y Sin embargo, la confesión no se cierra en desesperación, eres fiel con aquellos que te aman y cumplen tus manda- mientos. 5 Nosotros hemos pecado, somos reos de inconta- sino en una espera confiada en el perdón divino (v. 9): bles delitos, hemos sido perversos y rebeldes y nos hemos pues el Dios de Israel es fiel y benévolo (v. 4), lento a la apartado de tus mandatos y preceptos. " No hemos hecho ira y rico en amor. caso a tus siervos los profetas, que hablaban en tu nombre a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros antepasados y a todo nuestro pueblo. Tú, Señor, eres justo; nosotros, en cambio, hombres de Judá y habitantes de Jerusalén, nos sen- Evangelio: Lucas 6,36-38 timos hoy avergonzados; así como lodos los israelitas, tanto los que están cerca como los que están lejos en los países a Dijo Jesús: " Sed misericordiosos como vuestro Padre es los que tú los arrojaste por haberse rebelado contra ti. 8 Nos sentimos, Señor, avergonzados, lo mismo que nuestros reyes, misericordioso. príncipes y antepasados, porque hemos pecado contra ti. "No juzguéis, y se os dará; no condenéis, y no seréis con- "Pero el Señor, nuestro Dios, es misericordioso y clemente, denados; perdonad, y seréis perdonados. " Dad, y Dios os aunque nos hayamos rebelado contra él " y no hayamos dará. Os verterán una medida generosa, apretada, rellena, escuchado su voz ni seguido las leyes que nos dio por medio rebosante; porque con la medida con que midáis, Dios os me- de sus siervos los profetas. dirá a vosotros.
  • 69. 136 Segunda semana de cuaresma Lunes 137 *•*• Después de la proclamación de las Bienaventuran- bargo, tan cercano, benévolo, paciente. Nuestro cora-zas, casi como su desarrollo concreto, el evangelista Lu- zón se abrirá a su propia verdad y a la de los demás: encas pone en labios de Jesús el mandamiento del amor presencia de Dios todo juicio de condena se transformauniversal y de la misericordia (cf. 6,27-38). Redacta un en humilde petición de perdón para todos, porque todospequeño poema didáctico en tres estrofas: enunciado del somos corresponsables de tanto mal.mandamiento (w. 27-31); sus motivaciones (w. 32-35) y En este encuentro continuamente repetido cambia elsu práctica (w. 36-38). La analogía con el "discurso de modo de ver la historia personal y universal: en la ora-la montaña" de Mateo es evidente. Pero se da una pecu- ción aprendemos a descubrir las huellas de la presencialiaridad en el fragmento de Lucas: habla de la imitacióndel Padre en términos de misericordia donde Mateo usa de Dios, las semillas de bien, ocultas pero reales, de lasla palabra "perfección". ¿Cómo hay que practicar en que esperamos con fe y paciencia que germinen y flo-concreto esta misericordia? Éste es el tema de los versí- rezcan.culos que leemos hoy. Cinco verbos pasivos nos indican que el verdaderoprotagonista es el Padre: "No seréis juzgados..., no se- ORATIOréis condenados..., seréis perdonados..., se os dará..., osverterán una medida generosa" (w. 37s). Es un crescen- Cuando la mezquindad de mis horizontes pretendedo en bondad, un don en superlativo {per-dón): así es juzgar los infinitos espacios de tu misericordia, Señor,la misericordia que usa el Padre con nosotros, y la usa- escucha; Señor, perdona. La impaciencia hace que co-rá plenamente. seche sólo en la vida fatigas, sufrimientos, promesas va- cías o pruebas inútiles. Dilata mi pobre corazón para no contristar al Espíritu que todo lo sostiene y lo renueva todo. Enséñame, oh Dios, el arte de elegir lo mejor en MEDITATIO todo y en cada uno, ayúdame a mirar al mundo con lu La vida cristiana nos presenta a menudo, por no de- amor de Padre.cir siempre, la dolorosa condición de comprobar nues- Concédeme una mirada sincera y serena de mí mis-tras carencias y las trágicas situaciones de muerte y mo: reconociéndome, mirado con benevolencia, espera-odio que dominan en el mundo. Si nos quedamos sólo do, perdonado, aprenda así a perdonar, a esperar, a ca-en la crónica corremos el riesgo de ahogar la confianza llar. Sugiéreme el tiempo y modo más oportunos paray la esperanza. ¿Qué hacer? Es preciso tener la valentía ofrecer a cada uno la ayuda que necesite sin excluir ade mirar con ojos nuevos, purificados por un sincero nadie en mi interior.arrepentimiento y por la oración. Cuando el temor me asalte y vacile mi esperanza, En la oración es donde podremos encontrar a Dios, Señor, hazte cargo de todo; que me limite a gritar:conocerlo, hablar con Él y, sobre todo, escuchar su voz. "¿Hasta cuándo, Señor?". No con orgullo o amargura,Entonces se manifestará a nuestros ojos en su misterio- sino con las lágrimas de un niño que sabe hablar a susa y paradójica trascendencia: tan grandioso y, sin em- Padre.
  • 70. Segunda semana de cuaresma Lunes I W138 CONTEMPLATIO PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Cuanto más nos engolfamos en la inmensidad de la Cuando gustamos desde dentro la misericordia de Dios, cuando experimentamos interiormente la suavidad del amor de Dios, algobondad divina, tanto más vamos adquiriendo conoci- pasa dentro de nosotros. Se disuelven hasta las peñas. Nos con-miento de nosotros mismos. Comienzan a abrirse las vertimos en criaturas que penetran de tal modo los misterios del Se-fuentes de la gracia y a abrirse las flores magníficas de ñor y de una comunión fraterna tal que se puede comprobar cuanlas virtudes. La primera, la mayor, es el amor de Dios y verdadera es la bienaventuranza del Señor, que nos dice: "Dicho-del prójimo. ¿Cómo puede encenderse ese amor sino en sos los misericordiosos". Cuando la misericordia es solamente fruto del cansancio, no digo que no tenga valor, pero manifiesta que to-la llama de la humildad? Porque sólo el alma que ve su davía no me identifico con la misericordia que practico. Se reducepropia nada se enciende de amor total y se transforma a un instrumento operativo, a un método de comportamiento. Peroen Dios. Y transformada en Dios por amor, ¿cómo po- cuando la misericordia recobra esa dimensión con la que me iden-dría dejar de amar a toda criatura por igual? La trans- tifico, entonces soy dichoso. Entonces vivo el gozo de practicar laformación de amor hace amar a toda criatura con el misericordia.amor con que Dios creador ama a todo lo por él creado. Y ésta es la razón por la que Dios es dichoso en su misericordia:Y es que hace ver en toda criatura la medida desmesu- no cansa ser misericordioso, depende de la perfección de su amor, de la plenitud de su amor. Estoy llamado a configurarme con mi Se-rada del amor de Dios. ñor de tal modo que mi vida sea un testimonio de la misericordia Transformarse en Dios quiere decir amar lo que Dios divina en la vida de los hermanos. Quizás hemos encontrado en nuestra vida personas que son de verdad signo de la misericordiaama. Quiere decir alegrarse y gozarse de los bienes del de Dios. Hay personas que defienden siempre a todos, a todos juz-prójimo. Quiere decir sufrir y contristarse por sus ma- gan buenos. He conocido varias en mi vida, y las recuerdo conles. Y como el alma abierta a estos sentimientos está Eran gozo. Por ejemplo, un hermano. Aunque le pincharas paraabierta al bien y sólo al bien, no se enorgullece al ver acerfe decir algo carente de misericordia, perdías el tiempo.las culpas de los hombres, ni juzga, ni desprecia. Estos Cuando una persona se identifica con la misericordia del Señor, todo es posible, y se es capaz de verdadera comunión con los otros.sentimientos le impiden el orgullo que nos lleva a juz- A primera vista parece que tiene que ser uno al que todo le resba-gar. Y le lleva a ver no sólo los males morales de su pró- la: no acusa a nadie, ni agravia a nadie, se deja coger todas lasjimo sufriéndolos y haciéndolos suyos, sino también cosas por cualquiera. Pero Tos demás no pueden negarle nada. Tie-los males corporales que afligen a la humanidad, y por ne tal fascinación, que uno se convierte en una presencia incisiva en su vida. La serenidad interior de estas criaturas es admirable. Yel amor que la transforma totalmente, los reputa como la confianza en la bondad del Señor es absoluta en su vida espiri-males propios (Angela de Foligno, Instrucciones, Sala- tual.manca 1991). También nosotros estamos llamados a identificarnos con el mis- terio de la misericordia del Señor, a vivirla con total serenidad, a ser en el mundo su continuación y sacramento (A. Ballestrero, Le ACTIO beatitudini, Leumann 1986, 132-134, passim). Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Atiende, respóndeme, Señor Dios mío" (Sal 12,4).
  • 71. Martes 141 os devorará la espada. Martes Lo ha dicho el Señor. de la segunda semana de cuaresma **• Como una especie de introducción a todo el libro de Isaías, el capítulo 1 anticipa la temática fundamental que aparecerá y se desarrollará después: al a m o r fiel de Dios el pueblo responde con infidelidad (w. 2-9), atra- yendo el castigo divino. Pero no hay culpa, por muy gra- ve que sea, que no la venza la misericordia de Dios: se salvará un pequeño resto, raíz de vida nueva. La perícopa que nos presenta la liturgia de hoy es una enseñanza profética contra el ritualismo, enmarcada en el esquema literario de una disputa jurídica típica de la LECTIO tradición deuteronomista (w. 10.19s). La referencia a Sodoma y Gomorra hace de gancho con el oráculo pre- cedente (w. 4-9): por la infidelidad de sus jefes, el "pue- blo de Judá y Jerusalén" -términos que no hay que tomarPrimera lectura: Isaías 1,10.16-20 en sentido geográfico, sino como referencia a todo el " Escuchad la Palabra del Señor, pueblo elegido- está en situación de atraer sobre sí un jefes de Sodoma, castigo similar al de las dos ciudades tristemenle lamo- atiende a la enseñanza de nuestro Dios, sas (cf. Gn 19; Dt 29,22; 32,32). pueblo de Gomorra: Cuando no se hay una adhesión a la Ley divina, la ora- " Lavaos, purificaos, apartad de mi vista vuestras malas acciones. ción es ineficaz y el culto inútil, incluso hasta peiverso Dejad de hacer el mal, (w. 11-15); viene a ser como ofrenda de incienso a los 17 aprended a hacer el bien. ídolos (cf. Dt 7,25s). Israel, aunque infiel, será siempre Buscad el derecho, el destinatario de la Palabra de vida, y los dones de Dios proteged al oprimido, son irrevocables: los dos imperativos que aparecen en socorred al huérfano, sólo dos versículos (w. 16s) indican la urgencia de un defended a la viuda. cambio para acoger el perdón que ofrece el Señor. IS Luego venid, discutamos -dice el Señor-. Todavía puede el pueblo optar por la bendición (v. 19) o Aunque vuestros pecados por la maldición (v. 20). sean como escarlata, blanquearán como la nieve; aunque sean rojos como púrpura, quedarán como la lana. Evangelio: Mateo 23,1-12 "Si obedecéis y hacéis el bien, 23 comeréis los frutos de la tierra; • Entonces Jesús, dirigiéndose a la gente y a sus discípu- 10 Si os resistís y sois rebeldes, los, les dijo:
  • 72. 142 Segunda semana de cuaresma Martes 143 - - En la Cátedra de Moisés se han sentado los maestros de MEDITATIO la Ley y los fariseos. ! Obedecedles y haced lo que os digan; pero no imitéis su ejemplo, porque no hacen lo que dicen. 4 Atan cargas pesadas e insoportables, y las ponen a las espal- Dejemos que nos hieran las palabras que hoy la ma- das de los hombres; pero ellos no mueven ni un dedo para lle- dre Iglesia hace resonar en nuestros oídos. No demos varlas. Todo lo hacen para que los vea la gente: ensanchan nada por descontado, pensando en nuestro interior: sus filacterias y alargan los flecos del manto; Mes gusta el pri- "Estaspalabras le vari bien a fulano o a mengano...". Dios mer puesto en los convites y los primeros asientos en las si- nos lo dice a nosotros. nagogas; 7 que los saluden por la calle y los llamen maestros. 8 Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar "maestro", por- Y es una gracia inestimable que todavía nos las diga: que uno es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. en su paciencia quiere brindarnos una posibilidad de " Ni llaméis a nadie "padre" vuestro en la tierra, porque uno evitar un merecido castigo, aunque sólo fuese por nues- sólo es vuestro Padre: el del cielo. " Ni os dejéis llamar "pre- tra ingratitud y superficialidad o quizás por la malicia ceptores", porque uno sólo es vuestro preceptor: el Mesías. de nuestra falta de generosidad. Cuando dormimos se- " El mayor de vosotros será el que sirva a los demás. - Porque el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será guros sobre los laureles de los preceptos que observa- ensalzado. mos (así nos parece), recibimos gloria unos de otros, en vez de dar gloria al Señor. *» El fragmento aparece después de los debates de ¿Y Él? Él vuelve la mirada a otra parte: a sus ojos so-Jesús en el Templo y constituye el primer cuadro del mos como los fariseos que ostentan sus filacterias ytríptico que el evangelista Mateo dedica a denunciar a alargan las franjas del manto. Además, Tsaías nos diceescribas y fariseos (c. 23). Jesús se dirige "a la gente y a que todavía no hemos aprendido lo que es amor: res-sus discípulos" con una doble enseñanza (w. 1-12). puesta agradecida, generosa y total a un Dios fiel quePor una parte desenmascara la incoherencia (w. 2-4), la ha salido a nuestro encuentro y se ha unido a nosotrosostentación y la vanagloria (vv. 5-7) de escribas y fariseos, con vínculos nupciales. Sacrificios y ofrendas no valencontra los que lanzará sus siete "aves" (vv. 13-36). Por nada si nuestros oídos y el corazón, seducidos por elotra, pone en guardia a los discípulos contra el detesta- pecado, se endurecen en las relaciones. ¿Quién circun-ble vicio de la ambición (vv. 8-10), verdadero cáncer de cidará nuestro corazón y lavará nuestras manos? Serála comunidad -evidentemente- también en tiempos precisamente la Palabra de Dios, escuchada con oídode la redacción del Evangelio. Cualquier actitud de puras atento, interiorizada en el corazón, guardada conformas externas o de búsqueda de prestigio personal amor, practicada con sencillez.desvirtúa la misma religiosidad y la convierte en idolá-trica. Entonces, ¿qué hay que hacer? ¿No escuchar la Pala- ORATIObra de la que los jefes son intérpretes incoherentes? Je-sús invita al discernimiento, a hacer lo que dicen y no lo ¡Cuántas veces, Señor, hemos hecho ostentación deque hacen. El evangelista Mateo, implícitamente, nos obras y méritos para "dejarnos ver"..., y no precisa-invita a mirar a Jesús, el verdadero Maestro, fiel intér- mente por tus ojos, que ven el corazón, sino para serprete del Padre. admirados por los hombres; cuántas veces hemos bus-
  • 73. 144 Segunda semana de cuaresma Martes 145cado la estima y la gloria! Ten piedad de nosotros, Se- ACTIOñor, por todas las veces que la Palabra de vida de la quenos mostramos maestros deja insensible nuestra con- Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:ducta. "Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón" Tú, único Maestro del hombre, nos das el ejemplo (Mt 11,29).más preclaro, haciéndote siervo. Tú, Hijo unigénito deDios, nos invitas a buscar la mirada del Padre celestial,quien por tu extrema humillación te ha exaltado a su PARA LA LECTURA ESPIRITUALderecha. Lávanos en la sangre de tu sacrificio, purifí-canos de toda malicia y vanidad; haznos discípulos dó- Ser plenamente sinceros significa hacer todo preocupándoseciles, abiertos a la escucha, prontos en el buen obrar, únicamente de lo que Dios piensa de nuestras acciones. Significa, por consiguiente, no adoptar actitudes diversas según el ambiente,humildes y transparentes en la vida de cada día. no pensar de un modo cuando estamos solos y de otro cuando se está con alguien, sino hablar y actuar bajo la mirada de Dios, que lee los corazones. La sinceridad consiste en esforzarse para que CONTEMPLATIO nuestro porte externo coincida cada vez más con nuestro interior. Y, naturalmente, sin provocación, sino sencillamente siendo lo que so- mos, sin falsear la verdad por temor a desagradar a los demás. Abre tu corazón a todos los que son discípulos de Esta sinceridad exige pureza de intención, es decir, preocuparnosDios, sin mirar con sospechas su aspecto, sin mirar con en nuestro actuar del juicio de Dios, no de los juicios humanos;desconfianza su edad. Y si alguno te parece pobre o an- actuar preocupándonos más de lo que agrada o desagrada a Diosdrajoso o feo o perdido, que no se turbe tu espíritu ni re- que de lo que agrada o desagrada a los hombres. Este es uno detrocedas. los puntos esenciales de la vida espiritual. El aspecto visible engaña a la muerte y al diablo Habitualmente - n o nos hagamos ilusiones- nos domina la preo- cupación de agradar o desagradar a los hombres, interesándonosporque la riqueza interior es invisible para ellos. Y de mejorar la imagen que los otros pueden tener de nosotros. Y, sinmientras insisten en lo material y lo desprecian porque embargo, nos preocupamos poco de lo que somos a los ojos desaben que es débil, están ciegos para las riquezas inte- Dios; y por esta razón nos saltamos con frecuencia lo que sólo Diosriores e ignoran "el tesoro" que llevan "en vasijas de ba- ve: la oración oculta, las obras de caridad secretas. Y ponemos ma-rro", que defiende el poder de Dios Padre, la sangre de yor empeño en lo que, aunque lo hagamos por Dios, lo ven tam-Dios hijo y el rocío del Espíritu Santo. Pero no te dejes bién los hombres y va implicada nuestra reputación. Llegar a una total sinceridad -esto es, a obrar bien lo mismo si no nos ven queengañar tú, que has gustado la verdad y has sido con- si nos ven- significa llegar a una perfección altísima (J. Daniélou,siderado digno del gran rescate; y al contrario de lo Saggio sul mistero della storia, Brescia 1963, 334s, passim).que hacen otros hombres, opta por un ejército desar-mado, pacífico, incruento, sereno, incontaminado: an-cianos honrados, huérfanos piadosos, viudas rebosan-tes de m a n s e d u m b r e , h o m b r e s a d o r n a d o s por lacaridad (Clemente de Alejandría, Ce salvezza per el ñe-co? XXXIIIs, passim).
  • 74. Miércoles 147 del profeta, aunque la liturgia de hoy omite estos ver- Miércoles sículos. La perícopa presente pretende llevar la atención de la segunda semana del lector en otra dirección con vistas a preparar el re- de cuaresma lato evangélico. El profeta es del Siervo doliente (cf. Is 53,8-10) y pa- dece persecución por la fidelidad a su vocación, por el amor a su pueblo, a favor del cual él -nuevo Moisés- se ha atrevido a interceder a pesar de la prohibición del Señor (cf. 11,14; 14,11; 15,1). Su confesión es u n aban- donarse confiadamente en Dios, del único que espera la salvación. Lo que Jeremías ha hecho "en favor" del pue- blo elegido y lo que formula en su oración se realizará LECTIO plenamente en el verdadero Siervo doliente, en Jesús. Los jefes lo ejecutarán efectivamente. Y en ese momen- to Jesús no sólo no pedirá venganza, sino que impetra- rá el perdón, ofreciendo libremente la vida "en favor" dePrimera lectura: Jeremías 18,18-20 los que le crucificaron. 18 Los enemigos del profeta dijeron: "Vamos a urdir un plan contra Jeremías, porque no nos faltará la ley del sacerdote, ni el consejo del sabio ni la palabra del profeta. Hablemos mal Evangelio: Mateo 20,17-28 de él; no prestemos atención a ninguna de sus palabras". 19 ¡Hazme caso tú, Señor, "Cuando Jesús subía a Jerusalén, tomó consigo a los doce escucha lo que dicen mis adversarios! discípulos aparte y les dijo por el camino: 20 18 ¿Acaso se devuelve mal por bien? - Mirad, estamos subiendo a Jerusalén. Allí el Hijo del Pues ellos han cavado una fosa para mí. hombre va a ser entregado a los jefes de los sacerdok-s y Recuerda cómo estuve ante ti, maestros de la Ley, que lo condenarán a muerte l9 y lo en I le- intercediendo en su favor, garán a los paganos, para que se burlen de él, lo azoten y lo para alejar de ellos tu ira. crucifiquen, pero al tercer día resucitará. 20 Entonces, la madre de los Zebedeos se acercó a Jesús con sus hijos y se arrodilló para pedirle un favor. **• El versículo introductorio (v. 18) enmarca históri- 21 Él le preguntó:camente el presente fragmento: de nuevo Jeremías es - ¿Qué quieres?amenazado de muerte (cf. Jr 1 l,18s). El complot es aho- Ella contestó:ra más grave que el precedente, porque lo han urdido - Manda que estos dos hijos míos se sienten uno a tu dere-los mismos guías espirituales del pueblo que pretenden cha y otro a tu izquierda cuando lú reines. 22acallar al profeta que les resulta incómodo. Esta situa- Jesús respondió:ción aclara la dura invocación de venganza -según la ley - No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa de amar-veterotestamentaria del talión- que brota de los labios gura que yo he de beber?
  • 75. Segunda semana de cuaresma148 Miércoles 149 Ellos dijeron: Siervo de YHWH, ofreciendo la v i d a c o m o rescate - Sí, podemos. ilytron), para que todos los h o m b r e s esclavos del peca- 23 Jesús les respondió: do y sometidos a la muerte sean l i b e r a d o s . - Beberéis mi copa, pero sentarse a mi derecha o a mi iz- quierda no me toca a mí concederlo, sino que es para quienes lo ha reservado mi Padre. 24 Al oír esto, los otros diez se indignaron contra los dos MEDITATIO hermanos. 25 Pero Jesús los llamó y les dijo: - Sabéis que los jefes de las naciones las gobiernan tiráni- En la Palabra de Dios que h e m o s e s c u c h a d o aparecen camente y que los magnates las oprimen. 26 No ha de ser así en- tre vosotros. El que quiera ser importante entre vosotros, sea dos mentalidades opuestas y que s u s c i t a n u n a pregunta vuestro servidor," y el que quiera ser el primero, sea vuestro fundamental: ¿qué sentido tiene la vida? ¿Vale la pena esclavo, 28 de la misma manera que el Hijo del hombre no ha vivirla? venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por todos. El m u n d o nos sugiere: adquiere f a m a , busca alcanzar el poder, usa tu capacidad para d e m o s t r a r que eres... Por el contrario, el profeta, h o m b r e d e Dios, y Jesús, el **• Jesús, de peregrinación a Jerusalén, sube a la ciu- Hijo predilecto del Padre, nos b r i n d a n el ejemplo dedad santa perfectamente consciente del final de su ca- una existencia gastada en el servicio, p o r amor.mino h u m a n o y por tercer vez predice a sus discípulos Este servicio logra su plenitud c u a n d o se convierte enla pasión. Y lo hace del modo más explícito y descon- ofrenda total de la vida: el otro se convierte de es lecertante para la mentalidad de los contemporáneos: no •modo en algo más importante q u e nosotros mismos,sólo se identifica con el Hijo del hombre, figura celestey gloriosa esperada para inaugurar el Reino escatológico tiene la primacía. En el fondo, se r e q u i e r e una actitudde Dios, sino que, con audacia y autoridad, funde este de humildad, virtud que autentifica cualquier gesto depersonaje con otra figura bíblica de signo aparentemente amor y lo libera de equívocos o de b u s c a r segundas in-opuesto, la del Siervo doliente (w. 18-19.28). tenciones. Éste es el camino emprendido p o r el profeta. Pero Los discípulos no estaban preparados para compren- sólo recorriéndolo es como ha a p r e n d i d o a conocer loderlo. Prefieren abrigar - p a r a el Maestro y para sí mis- que realmente significa. De ahí su grito de lamentaciónm o s - perspectivas de éxito y poder (w. 20-23). Y Jesús al Señor: "¿Por qué, después de h a b e r hecho el bien, meles explica el sentido de su misión y del seguimiento: ha pagan con males?"venido a "beber la copa" (v. 22), término que en el len-guaje profético indica el castigo divino reservado a los La tentación de desconfianza se clava en lo íntimo delpecadores. Quien desee los puestos más importantes en corazón. Sólo Jesús puede dar fuer/a para hacer el bienel Reino debe, como él, estar dispuesto a expiar el peca- incondicionalmente: "El Hijo del hombre va a ser entre-do del mundo. Éste es el único "privilegio" que él puede gado... para que se burlen de él, lo azoten v lo crucifiquen,conceder. No le incumbe establecer quién debe sentarse pero al tercer día resucitará" (Mi 20,18s). El bien no caea su derecha o a su izquierda (v. 23). Él es el Hijo de en el vacío, sino que dará fruto a su debido tiempo, unDios, pero no ha venido a dominar, sino a servir, como tiempo que es vida eterna, gozo sin fin para lodos.
  • 76. 150 Segunda semana de cuaresma Miércoles 151 ORATTO to se te ofreciere digna de desear, y especialmente con entera renunciación lo remites todo a mí y me puedes Gracias, Señor Jesús, por la dulce firmeza con que decir: ¡Oh Señor! ¡Tú sabes lo mejor, haz que se haganos llevas de la m a n o por el camino de la cruz. Gracias esto o aquello como te agradare!por la paciente benevolencia en repetirnos hasta la sa- Dame lo que quisieres, y cuanto quisieres y cuandociedad que la verdadera realeza se obtiene sirviendo, quisieres. Haz conmigo como sabes, y como más te plu-dando la vida por amigos y enemigos. Gracias, Señor guiere, y fuere mayor honra tuya (Imitación de Cristo,Jesús: tú, el más bello de los hijos de los hombres, has III, 15,1-2).permitido ser desfigurado hasta no tener apariencia nibelleza que atrajese nuestras miradas desagradecidas. Gracias, Señor Jesús, por la humilde fortaleza de tu ACTIOsilencio cuando todos provocamos tu condena a muer-te con nuestras indiferencias, rebeliones y pecados. Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:Gracias por tu perdón espléndido, que brotó precisa-mente en el leño de tu atroz suplicio. Gracias, Señor Je- "En tus manos encomiendo mi espíritu" (Sal 30,6).sús, porque siempre estás con nosotros con tu preciosasangre. PARA LA LECTURA ESPIRITUAL La ley de Cristo sólo puede vivirse por corazones mansos y hu- CONTEMPLATIO mildes. Cualquiera que sean sus dones personales y su puesto en la sociedad, sus funciones o sus bienes, su clase o su raza, los cristia- Hijo, habla así en cualquier cosa: Señor, si te agrada- nos permanecen como personas humildes: pequeños.re, hágase esto así. Señor, si es honra tuya, hágase esto Pequeños ante Dios, porque son creados por él y de él depen-en tu nombre. den. Cualquiera que sea el camino de la vida o de sus bienes, Dios Señor, si vieres que me conviene y hallares serme pro- está en el origen y fin de toda cosa. Mansos como niños y débiles y amantes, cercanos al Padre fuerte y amante. Pequeños porque es-vechoso, concédemelo, para que use de ello a honra tán ante Dios, porque saben pocas cosas, porque son limitados entuya. Mas si conocieres que me sería dañoso y nada pro- conocimiento y amor, porque son capaces de muy poco. No discu-vechoso a la salvación de mi alma, desvía de mí tal de- ten la voluntad de Dios en los acontecimientos que suceden ni lo queseo. Porque no todo deseo procede del Espíritu Santo, Cristo ha mandado hacer: en tales acontecimientos, sólo cumplen laaunque parezca justo y bueno al hombre. voluntad de Dios. Dificultoso es juzgar si te incita buen espíritu o malo Pequeños ante los hombres. Pequeños, no importantes, no su-a desear esto o aquello, o si te mueve tu propio espíritu. perhombres: sin privilegios, sin derechos, sin posesiones, sin supe- rioridad. Mansos, porque son tiernamente respetuosos con lo crea- Muchos que al principio parecían ser movidos por do por Dios y está maltratado o lesionado por la violencia. Mansos,buen espíritu se hallan engañados al fin porque ellos mismos son víctimas del mal y están contaminados por Por eso, sin verdadero temor de Dios y humildad de el mal. Todos tienen la vocación de perdonados, no de inocentes. Elcorazón, no debes desear pedir cosa que al pensamien- cristiano es lanzado a la lucha. No tiene privilegios. No tiene dere-
  • 77. 152 Segunda semana de cuaresmachos. Tiene el deber de luchar contra la desdicha, consecuencia del Juevesmal. Por esta razón, sólo dispone de un arma: su fe. Fe que debeproclamar, fe que transforma el mal en bien, si sabe acoger el su- de la segunda semanafrimiento como energía de salvación para el mundo; si morir para de cuaresmaél es dar la vida; si hace suyo el dolor de los demás. En el tiempo, por su palabra y sus acciones, a través de su su-frimiento y su muerte, trabaja como Cristo, con Cristo, por Cristo(M. Delbrél, La alegría de creer, Santander 1997). LECTIO Primera lectura: Jeremías 17,5-10 5 Así dice el Señor: ¡Maldito quien confía en el hombre y se apoya en los mortales, apartando su corazón del Señor! " Será como un cardo en la estepa, que no ve venir la lluvia, pues habita en un desierto abrasado, en tierra salobre y despoblada. 7 Bendito el hombre que confía en el Señor, y pone en el Señor su confianza. s Será como un árbol plantado junto al agua, que alarga hacia la corriente su raíces; nada teme cuando llega el calor; su follaje se conserva verde; en año de sequía no se inquieta ni deja de dar fruto. 9 Nada más traidor y perverso que el corazón del hombre: ¿Quién llegará a conocerlo? 10 Yo, el Señor, sondeo el corazón, examino la conciencia,
  • 78. VíIlTCV154 Segunda semana de cuaresma 155 para dar a cada cual según su conducta, sus úlceras. " Un día, el pobre murió y fue llevado por los án- según lo que merecen sus acciones. geles al seno de Abrahán. También murió el rico y fue sepulta- do. 2 Y en el abismo, cuando se hallaba entre torturas, levantó los ojos el rico y vio a lo lejos a Abrahán y a Lázaro en su seno. 2J *•• El profeta Jeremías nos ofrece dos sentencias sa- Y gritó: "Padre Abrahán, ten piedad de mí y envía a Lázaropienciales: en la primera (w. 5-8), contraponiendo los para que moje en agua la yema de su dedo y refresqué mi len-extremos, con un típico estilo semítico, nos indica cla- gua, porque no soporto estas llamas". 25 Abrahán respondió:ramente dónde se encuentra la maldición del hombre "Recuerda, hijo, que ya recibiste tus bienes durante la vida, y Lázaro, en cambio, males. Ahora él está aquí consolado mien-cuyo final es la muerte y dónde la bendición portadora tras tú estás atormentado. 2 " Pero, además, entre vosotros y no-de vida. sotros se abre un gran abismo, de suerte que los que quieran Al impío no se le caracteriza directamente como el pasar de aquí a vosotros no puedan, ni tampoco puedan venir de ahí a nosotros". 21 Replicó el rico: "Entonces te ruego, padre,que obra mal, sino como el hombre que confía sólo en que lo envíes a mi casa paterna, 2S para que diga a mis cincolo h u m a n o ("carne") y se aleja interiormente del Señor: hermanos la verdad y no vengan también ellos a este lugar dede esta actitud del corazón sólo pueden venir acciones tormento". 29 Pero Abrahán le respondió: "Ya tienen a Moisés ymalvadas. Aquello en lo que el hombre confía se aseme- a los profetas, ¡que los escuchen!". ,0 El insistió: "No, padreja al terreno del que succiona sus nutrientes u n árbol. Abrahán; si se les presenta un muerto, se convertirán". " En-Por eso, al impío se le compara con u n cardo arraigado tonces Abrahán le dijo: "Si no escuchan a Moisés y a los profe- tas, tampoco harán caso aunque resucite un muerto".en tierra salobre e inhóspita (v. 6): no dará fruto, ni du-rará mucho. También al hombre piadoso se le describe partiendo *+• Lucas recoge en el capítulo 16 de su evangelio la del interior: confía en el Señor y se asemeja a un árbol catequesis de Jesús sobre el uso de las riquezas. La co- plantado al borde de la acequia (cf. Sal 1) que no teme nocida parábola que nos propone hoy la liturgia nos en- el estío ni las circunstancias adversas: prosperará y dará seña en particular a considerar la presente condición a fruto (w. 7s). la luz de la eterna, que dará un vuelco total. Se sacan a La segunda sentencia (w. 9s) insiste más explíci- continuación las consecuencias prácticas (v. 25). El tamente en la importancia del "corazón", centro de las hombre rico que nos presenta Jesús no tiene nombre. decisiones y de los afectos del hombre. Sólo Dios puede Pero como en el centro de sus intereses está el opíparo conocerlo de verdad y sanarlo, sopesarlo y valorar con banquete cotidiano, tradicionalmente se le da el apela- equidad la conducta y el fruto de las obras de cada uno. tivo de Epulón ("banqueteador", "comilón"). Jesús, por el contrario, saca del anonimato al pobre. Su mismo nom- bre es significativo, ya que significa "Dios ayuda". ElEvangelio: Lucas 16,19-31 hambre y la enfermedad le hacen yacer a la puerta del rico, en espera (v. 21) de lo que cae descuidadamente de 19 Había un hombre rico que se vestía de púrpura y lino, y la mesa puesta. Hasta los perros le muestran piedad, todos los días celebraba espléndidos banquetes. 20 Y había pero pasa desapercibido para el rico. también un pobre, llamado Lázaro, tendido en el portal y cu- bierto de úlceras, 21 que deseaba saciar su hambre con lo que Pero la vida h u m a n a acaba. Y Jesús levanta el telón tiraban de la mesa del rico. Hasta los perros venían a lamer del tiempo para mostrarnos otro banquete, el eterno
  • 79. Segunda semana de cuaresma Jueves 157156predicho por los profetas. Los ángeles llevan a este ban- calla. Ni una palabra contra Dios, ni contra los hom-quete a Lázaro hasta el puesto de honor: recostado cerca bres. Ni rebelión, ni envidia, ni crítica. La muerte liber-del patrón de la casa, con la cabeza vuelta hacia su pecho tadora, quizás largamente esperada, llega como amiga.(v. 22), goza de los bienes de la salvación. Y la escena cambia. Él, el despreciado, es acogido por La suerte del rico es precisamente la contraria, y so- los ángeles y santos en el seno de Abrahán. E n aquellalamente ahora, entre los tormentos infernales, "ve" a luz, él sigue envuelto de silencio. Una belleza sobrena-Lázaro y osa pedir por su mediación un mínimo alivio tural emana de su rostro. Su rostro deja transparentaral ardor que devora su paladar (v. 24). Sin embargo, las otro Rostro. Jesús es el pobre Lázaro: él no consideróopciones de la vida presente hacen definitiva e inmuta- u n tesoro celoso ser igual a Dios, sino que se despojó deble la condición eterna (v. 26). Ni siquiera un milagro su rango; se ha hecho pobre para enriquecernos con sucomo la resurrección de un muerto -dice Jesús aludién- pobreza. Su amor humilde le ha permitido subir ydose a sí m i s m o - podría ablandar la dureza de corazón atravesar ese insondable abismo que separa la tierra delque hace oídos sordos a lo que el Señor dice incesante- cielo. Y ahora, cada día, se sienta a la puerta de nuestromente por medio de las Escrituras (w. 27-31). corazón y llama... MEDITATIO ORATIO La Palabra de hoy presenta a nuestros ojos un cuadro Señor Jesús, tú nos conoces hasta el fondo y sabesde imágenes sencillísimas, de vivos colores, sin matices. dónde ponemos nuestra confianza: líbranos de los pro-El mismo estilo es ya una enseñanza: nos lleva a buscar yectos mezquinos que nos proporcionan falsas seguri-sinceramente lo esencial. Emerge un tema fundamen- dades y ábrenos a horizontes de vida eterna.tal: el hombre decide en el tiempo su destino eterno Tú ves nuestro corazón y sabes con qué cosas se sacia-vida o muerte-, sin que exista otra posibilidad. Quien y de qué tiene hambre. Quítanos todo lo que nos estor-confía en sí mismo y en una felicidad egoísta, obra de ba, lo que nos encierra en el palacio de nuestro egoís-sus manos, penetra en las tinieblas y está ciego hasta el mo, de nuestro orgullo, de nuestra vanidad de tener o depunto de no ver a un mendigo sentado a la puerta de su saber. Quítanos toda aquello que nos hace indilercnlrs,casa. Quien confía en Dios, reconociéndose criatura de- insensibles a tantos hermanos sentados fuera y privadospendiente de él y amado por él, lleva en el corazón un de lo que realmente necesitan: privados de casa, de pan,germen de eternidad que florecerá en felicidad y paz eter- de instrucción, de salud, de cuidados; privados di- amor,na. ¿Cómo aprender a no confiar en nosotros mismos? de esperanza. Haznos capaces de compartir linio lo tpioNi Jeremías ni Jesús lo explican con teorías. Utilizan recibimos de tus manos, pan espiritual y pan material,imágenes: u n árbol, un mendigo. para encontrarnos allí donde tú lias querido venir a vi- Fijemos la mirada en Lázaro. El silencio parece ser el vir en medio de nosotros; tú, el verdadero pobre, porque rasgo principal de su rostro. Probado duramente a lo siendo rico te has hecho pobre para enriquecernos por largo de la vida, olvidado por los que esperaba ayuda, él medio de tu santa y gozosa pobreza.
  • 80. Segunda semana de cuaresma llIfWS158 159 CONTEMPLATIO la propia vida escondida en Dios; en una palabra, esto es el cielo. Girar sólo alrededor de uno mismo, atrincherarse y hacerse fuerte Extiende tus manos, padre Abrahán. Una vez más, oh significa, por el contrario, condenación, infierno. El hombre puede encontrarse a sí mismo y llegar a ser verdaderamente hombre so-Padre, extiende tus manos para acoger al pobre. Ensan- lamente atravesando el dintel de la pobreza de un corazón sacrifi-cha tu seno para que quepa un número cada vez mayor. cado. Este sacrificio no es un vago misticismo que hace perder con-Estaremos con los que descansan en el Reino de Dios sistencia al mundo y al hombre, sino, al contrario, es una toma dejunto con Abrahán, Isaac y Jacob, que invitados a la consideración del hombre y del mundo. Dios mismo se ha acerca-cena no buscaron excusas. do a nosotros como hermano, como prójimo; en resumen, como otro hombre cualquiera [...]. Iremos allí donde se encuentra el paraíso de las deli-cias, donde Adán, que tropezó con los ladrones, no tie- El amor al prójimo no es algo distinto del amor a Dios, sino, por así decir, su dimensión que nos toca, su aspecto terreno: ambas rea-ne ya motivo para llorar por sus heridas. Allí donde el lidades son esencialmente una sola. Así queda garantizado nuestromismo ladrón se alegra por haber entrado a formar par- espíritu de pobreza, nuestra disposición a la donación y al sacrificiote del Reino de los Cielos. Allí donde no existen ni hu- desinteresado, por el que actualizamos nuestro ser humanos, siempreracanes, ni tinieblas, ni tarde, donde ni el verano ni el y necesariamente en relación con el hermano, con el prójimo. Dicho-invierno cambiarán el curso de las estaciones. Allí don- so el hombre aue se ha puesto al servicio del hermano, que hace su-de no hace frío, ni cae granizo o lluvia, ni necesitaremos yas las necesidades de los demás. Y desdichado el hombre que con su rechazo egoísta del hermano se ha cavado un abismo tenebrosoeste sol o esta luna, ni brillarán las estrellas, porque sólo que lo separa de la luz, del amor y de la comunión; el hombre quelucirá el fulgor de la gracia de Dios, puesto que el Señor solamente ha deseado ser "rico" y "fuerte", de suerte que los demásserá la luz de todos, y la luz verdadera que alumbra a sólo constituyan para él una tentación, el enemigo, condición y com-todo hombre resplandecerá sobre todos. Iremos allí ponente de su infierno. En el sacrificio que se olvida totalmente dedonde el Señor Jesús ha preparado moradas para sus sí, en la donación total al otro es donde se abre y se revela la pro-siervos (san Ambrosio, El bien de la muerte, XII, 53). fundidad del misterio infinito; en el otro, el hombre llega contem- poráneamente y realmente a Dios (J. B. Metz, Povertá nello spirito. Meditazioni teologiche, Brescia 1968, 42-45, passim). ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Dichosos los invitados a la mesa del Señor" (de la li-turgia). PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Quien sabe olvidarse y perderse en la ofrenda de sí mismo,quien puede sacrificar "gratuitamente" su corazón, es un hombreperfecto. En el lenguaje bíblico, poderse dar, poder entregarse,poder llegar a ser "pobre", significa estar cerca de Dios, encontrar
  • 81. Viernes I 01 Viernes Lo dijo para librarlo de sus manos y devolverlo luego a su padre. de la segunda semana 21 Cuando llegó José junto a sus hermanos, le quitaron su de cuaresma túnica, la túnica de mangas largas que llevaba,24 lo agarraron y lo echaron en la cisterna. Era una cisterna vacía, en la que no había agua. 25 Después se sentaron a comer. Alzando la vista, divisaron una caravana de ismaelitas que venían de Galaad con camellos cargados de aromas, bálsamo y mirra, en ruta hacia Egipto. 2 " Entonces Judá propuso a sus hermanos: - ¿Qué sacamos con matar a nuestro hermano y ocultar su muerte? " Propongo que se lo vendamos a los ismaelitas sin hacerle daño alguno, pues es nuestro hermano y carne LECTIO nuestra. Sus hermanos asintieron2*y, cuando pasaban los mercade- res madianitas, sacaron a José de la cisterna, se lo vendieron a los ismaelitas por veinte monedas de plata y éstos se lo lle- varon a Egipto.Primera lectura: Génesis 37,3-4.12-13a.l7b-28 3 Israel amaba a José más que a los demás hijos, porque le **• En la historia de José resuena el eco de las leyendas había tenido siendo ya viejo, y mandó que le hicieran una tú- del antiguo Oriente Próximo entrelazadas con las diver- nica de mangas largas. 4A1 ver sus hermanos que su padre lo sas tradiciones literarias de la Biblia (yavista, elohísta, sa- amaba más que a sus otros hijos, empezaron a odiarlo y ni si- cerdotal). El tema de la narración pone de relieve, una quiera le saludaban. 12 vez más, la misteriosa pedagogía divina: Dios escoge a Sus hermanos habían ido a apacentar las ovejas de su pa- los "pequeños" (v. 3), lo cual suscita odio y celos (v. 4), dre a Siquén. B Israel dijo a José: hasta provocar el alejamiento, casi la eliminación del - Tus hermanos están apacentando las ovejas en Siquén; predilecto (w. 20-28). ven, que quiero enviarte a donde están ellos. 17 José fue tras sus hermanos y los encontró en Dotan. La historia se narra con un tinte sapiencial y resulta 18 Ellos lo vieron de lejos y, antes de que se acercara, se pusie- evidente su finalidad didáctica. De vez en cuando apa- ron de acuerdo para matarlo. "Decían: recen matices de las diversas tradiciones particulares - Ahí viene el soñador. 20 Vamos a matarlo. Lo echaremos que explican algunas divergencias; por ejemplo, la ini- en cualquiera de estas cisternas y, luego, diremos que una ñera ciativa de salvar a José atribuida bien a Rubén (v. 21), salvaje lo devoró; a ver en qué paran sus sueños. bien a Judá (w. 26s). El horizonte está abierto al opti- 21 Al oír esto Rubén, intentando salvarlo de sus manos, dijo: mismo y a la universalidad (v. 28): dentro del juego mez- - ¡No, matarlo no! quino de contiendas tribales, y en aparente repetición 22 Y añadió: del pasar las caravanas (v. 28), en realidad actúa la invi- - No derraméis su sangre; echadlo en esa cisterna que hay sible providencia de Dios (cf. 45,7; 50,20), que conduce en el desierto, pero no pongáis las manos sobre él. a su elegido por caminos aparentemente de muerte,
  • 82. 162 Segitiiclcí semana de cuaresma Vienws IMpara salvar a todos. José está atento a los signos de la no corresponden. 44 [El que caiga sobre esta piedra quedarávoluntad de Dios: es, de hecho, un baal hajalomóth ("in- deshecho, y sobre quien ella caiga será aplastado.] 4térprete de sueños": cf. v. 19), revestido con una túnica " Cuando los jefes de los sacerdotes y los fariseos oveionprincipesca (v. 3) que le separa e, inevitablemente, le estas parábolas, comprendieron que Jesús se refería a ellos. 46 Querían echarle mano, pero tuvieron miedo de la gente, por-contrapone al resto de sus hermanos, creando entre que lo tenían por profeta.ellos una profunda incomunicación (v. 4). Su persecu-ción, su sangre -figura de la de Cristo-, es el precio queel padre debe pagar para estrechar en un único abrazo **• El fragmento propuesto culmina en el v. 37 con esede salvación a todos sus hijos, ya no mancomunados adverbio temporal -"finalmente"- que viene a ser comopor su corresponsabilidad en el mal (v. 25), sino por el una piedra angular (v. 42; cf. Sal 117,22s). Ese momentobeso de paz que les ofrece el hermano inocente, capaz decisivo está en acto, mientras Jesús, en el recinto sa-de perdonar (cf. 45,15). grado del templo, está hablando a los jefes de los judíos con una parábola que comprenden muy bien porque uti- liza imágenes de la alegoría de la viña (cf. Is 5,1-7).Evangelio: Mateo 21,33-43.45-46 Algunos viñadores -los jefes de Israel- tienen el gran privilegio de cultivar la viña predilecta de su patrón, " Escuchad esta otra parábola: Había un hacendado que Dios. Pero en el momento de la vendimia, en vez de en- plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, tregar los frutos de su trabajo, pretenden apoderarse de edificó una torre, la arrendó a unos labradores, y se ausentó. " Al llegar la vendimia, envió sus criados a los labradores para la viña y no dudan en maltratar a los siervos -los profe- recoger los frutos.55 Pero los labradores agarraron a los cria- t a s - enviados por el propietario. "Finalmente" -en el dos, hirieron a uno, mataron a otro y al otro lo apedrearon. momento en que Jesús está h a b l a n d o - m a n d ó a su pro- " De nuevo envió otros criados, en mayor número que la pio Hijo, ofreciendo de este m o d o la última posibili- primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. 7 Finalmente les dad de convertirse en colaboradores suyos en el cam- envió a su hijo pensando: "A mi hijo lo respetarán". !s Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: "Éste es el heredero. Va- po de la salvación. En realidad sucede lo que narra la mos a matarlo y nos quedaremos con su herencia". ,9 Le echa- parábola de los viñadores malvados: "Comprendieron ron mano, lo arrojaron fuera de la viña y lo mataron. 40 ¿Qué que Jesús se refería a ellos y querían echarle mano" os parece? Cuando vuelva el dueño de la viña, ¿que hará con (v. 45). Jesús no pronuncia un juicio; deja que sean los esos labradores? mismos jefes quienes saquen las consecuencias inevi- 41 Le respondieron: tables por su obstinación: "Cuando vuelva el dueño de - Acabará de mala manera con esos malvados y arrendará la viña, ¿que hará con esos labradores?... Acabará de la viña a otros labradores que le entreguen los frutos a su mala manera con esos malvados y arrendará la viña a tiempo. otros labradores" (vv. 40s). Cuando escribe el evange- 42 Jesús les dijo: lista la historia ha hecho patente la verdial manifesta- - ¿No habéis leído nunca en las Escrituras: La piedra que da alegóricamente por Isaías y profetizada por Jesús rechazaron los constructores se ha convertido en piedra angular; esto es obra del Señor y es realmente admirable? en la parábola: ciertamente, los jefes han inalado al 41 Hijo, echándole fuera del recinto de la vina los muros Por eso os digo que se os quitará el Reino de Dios y se en- tregará a un pueblo que dé a su tiempo los frutos que al Rei- de la ciudad santa-; Jerusalén ha caído en manos ex-
  • 83. 164 Segunda semana de cuaresma Viernes 165tranjeras (destrucción del 70 d. C.) y ahora otros viña- ORATIOdores (los paganos) cultivan la nueva viña (la Iglesia) ydan al Señor copiosos frutos: la adhesión de pueblos Padre Santo, viñador celestial, queremos cantar tucada vez más numerosos a la fe. inconcebible amor por la viña que tu mano plantó y que confiaste a viñadores infieles y hostiles; nos reconoce- mos también entre ellos, por ignorancia, por superficia- MEDITATIO lidad. También queremos cantar tu a m o r por tu Hijo predi- Uno es el protagonista de los casos narrados por las lecto, que has enviado en el m o m e n t o oportuno, dicien-presentes lecturas. Una sola es también la reacción de do: "A mi hijo lo respetarán". Era justo, bueno, manso.los personajes en cuestión. Se habla de Jesús. Se habla de Lo vieron aquellos viñadores y le odiaron. ¡Qué grannosotros. Él es quien está detrás de la historia de José, vendimia en este tiempo de gracia! Y nosotros estába-vendido por sus envidiosos hermanos. Él es el heredero mos allá mirando y ninguno le defendió...enviado a percibir el fruto de la viña. Nosotros somos los Padre, ¡qué infinito amor te llevó a entregar a tu Hijo,hermanos malvados. Nosotros somos los pérfidos viña- el Amado, como precio altísimo por el rescate de tu viña,dores. Pero no se actualizan estos relatos para conde- la amada infiel! ¡Qué locura de amor te mueve hoy,narnos, sino que más bien nos invitan a levantar la mi- Padre bueno, a entregar a tu Hijo en nuestras manos,rada al corazón del Padre. De hecho, es de él de quien sabiendo que son capaces de ejercer violencia!sobre todo se habla; de él, al que Jesús ha venido a reve-lar. Por amor, el Padre envía a Jesús, como José -figuraque lo anuncia- a "buscar a sus hermanos" (cf. Gn 37,16). CONTEMPLATIOLa predilección por ellos, que los hace "diferentes", essólo una mayor participación en el amor paterno. Al Para amar a los enemigos, que es en lo que consiste lafinal, triunfando, mostrará la inconsistencia del mal y perfección de la caridad fraterna, nada nos anima tantovencerá perdonando sobre el odio y la rivalidad. como considerar con agradecimiento la admirable También sobre nosotros, hijos en el Hijo amado, se paciencia del "más helio entre los hijos de los hombres"ha volcado un amor que nos hace "diversos", partíci- (Sal 44,3).pes desde ahora de u n a naturaleza regia. Pero así Considera, oh h u m a n a soberbia, oh allanera impa-como el "plus" de amor por José sufrió la prueba de ser ciencia, lo que soportó, quién y como lo soportaba.arrojado al pozo, la prisión, la soledad, también cada ¿Quién hay que ante este admirable cuadro no se sosie-uno de nosotros está llamado a reconocer que el cami- gue al punto en su cólera? ¿Quién, al escuchar aquellano de Dios pasa siempre, como para Jesús, por el maravillosa voz llena de dulzura, de caridad y de im-sufrimiento y la cruz. Sólo a este precio podremos ser perturbable serenidad: "Padre, perdónalos" (Le 23,24),colaboradores de la salvación de nuestros h e r m a n o s y no abrazará inmediatamente a sus enemigos con todotestimoniarles el gozo de ser llamados juntos a la afecto? ¿Podría añadir a esta petición algo más dulce ylibertad del amor. caritativo? Pues lo añadió y, pareciéndole poco el rogar,
  • 84. 166 Segunda semana de cuaresma Viernes 167quiso además excusarles: "Padre", dijo, "perdónalos, por- sonas a adherirse libremente al organismo de la fraternidad deque no saben lo que hacen". todos los hombres. Así pues, para aprender a amar, el hombre no debe Lo que no ayuda a la libre adhesión, a la fraternidad, a la co-degradarse con los placeres de la carne. Para que no su- municación cada vez más universal, a descubrir la unidad del amor que crea a todos y que se ejercita al reconocerse uno al otro, no escumba ante la concupiscencia carnal, derrame todo su valor; es ilusión, engaño, una especie de idolatría cultural. Al finalafecto en la suavidad de la carne del Señor. Descansan- de la historia de José, en una carestía, en una tragedia fratricida ado así, más suave y perfectamente en el deleite de la ca- la que lleva una falsa cultura, emerge una cultura del amor o, me-ridad fraterna, también abrazará a sus enemigos con los jor, una cultura entendida como un tejido en el que la actividad hu-brazos del verdadero amor. Y para que este divino fue- mana, su creatividad, respira y recibe vida del único valor indes-go no se apague por la condición de las injurias, con- tructible, que es el amor del Padre y mueve el universo hacia una filiación y fraternidad consciente (M. I. Rupnik, "Cerco i miei frate-temple continuamente con los ojos del alma la tranqui- ///". Lectio divina su Giuseppe dEgitto, Roma 1998, 1 Oós, passim).la paciencia de su amado Señor y Salvador (yElredo deRieval, El espejo de la caridad, III, 5, passim). ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Me ha revestido un traje de salvación" (Is 61,10). PARA LA LECTURA ESPIRITUAL La única realidad inquebrantable en la historia de José, que nose ha perdido, aunque se haya olvidado, incomprendida, no asu-mida conscientemente, es el amor de Jacob. El amor de Jacob quevive en los hijos y no puede ser pisoteado, muerto, olvidado, por-que resucitará en los mismos hijos como amor fraterno. Existe unvalor, al que podemos llamar "el valor", que está en el fondo detodos los deseos, de todos los esfuerzos, de toda la actividad hu-mana, y es el amor del Padre, el amor con que crea a todo hom-bre. El nombre puede vivir desvinculado de este amor, incluso ne-gando este amor, pero nunca podrá destruirlo, porque es un valorque resucita siempre; es la realidad que actúa en la pascua. A ve-ces hablamos acaloradamente sobre los valores, pero la historiade José nos dice que cada valor es valor si crece a partir de esteúnico valor fundante que es el amor del Padre vivido en los hijos,resucitado en los hermanos. Un valor es valor si ayuda a las per-
  • 85. Sábado 169 ** El presente pasaje de Miqueas forma parte de los Sábado oráculos que anuncian la restauración de los baluartes de la segunda semana de Jerusalén ensanchando las fronteras (cf. 7,8-20). El de cuaresma pueblo, vuelto del destierro, se siente apurado, y la nos- talgia de los fértiles pastos de TransJordania arranca al profeta una lamentación cadenciosa como una elegía fúnebre (v. 14): ¡que el Señor vuelva a renovar los pro- digios del Éxodo (v. 15)! Pero de repente aparece en la escena el protagonista de los grandes acontecimientos salvíficos. El que reunirá a multitud de pueblos se ha re- servado un lugar desierto donde apacentará sólo a su re- baño, un rebaño disperso, sin seguridad alguna, que puede confiar sólo en él. LECTIO El corazón entona entonces un apasionado himno, único en el Antiguo Testamento, al Dios que perdona (w. 18-20; cf. Jr 9,24; Ex 34,6s). Dios es padre que sePrimera lectura: Miqueas 7,14-15.18-20 conmueve por los sufrimientos de los hijos que yerran Señor, Dios nuestro, (v. 19); su compasión, como en tiempos del Éxodo, le 14 pastorea a tu pueblo con tu cayado, lleva, con instinto casi maternal (jesed), a perdonar las al rebaño de tu heredad, culpas que les oprimen, a arrojarlas al fondo del mar que vive solitario entre malezas como hizo antaño con el faraón y sus ministros en el y matorrales silvestres; mar Rojo, enemigos de su pueblo (cf. Ex 15,1.5.16). Su que pazca como antaño en Basan y en Galaad. fidelidad es gratuidad suma en el perdón (cf. Sal 25,6; "Como cuando saliste de Egipto, 103,4), para que el "resto" de su pueblo pueda final- haznos ver tus maravillas. mente permanecer fiel a la alianza (v. 20). *¿Qué Dios hay como tú, que absuelva del pecado y perdone la culpa al resto de su heredad, Evangelio: Lucas 15,1-3.11-32 que no apure por siempre su ira porque se complace en ser bueno? Entre tanto, todos los publícanos y pecadores se acerca- " De nuevo se compadecerá de nosotros; ban a Jesús para oírle. Los fariseos y los maestros de la Ley sepultará nuestras culpas murmuraban: y arrojará al fondo del mar - Éste anda con pecadores y come con ellos. nuestros pecados. 5 Entonces Jesús les dijo esta parábola: 20 Así manifestarás tu fidelidad a Jacob y tu amor a Abrahán, " - Un hombre tenía dos hijos. Hl menor dijo a su padre: como lo prometiste "Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde". Y a nuestros antepasados el Padre les repartió el patrimonio. !iA los pocos días, el hijo menor recogió sus cosas, se marchó a un país lejano y allí des- desde los días de antaño.
  • 86. Segunda semana de cuaresma17Ü Sábado 171 pilfarró toda su fortuna viviendo como un libertino. 14 Cuando lo había gastado todo, sobrevino una gran carestía en aquella bas y fariseos que m u r m u r a n entre ellos. A todos, indis- comarca, y el muchacho comenzó a padecer necesidad. "En- tintamente, Jesús revela el rostro del Padre bueno por tonces fue a servir a casa de un hombre de aquel país, quien medio de una parábola sacada de la vida ordinaria que le mandó a sus campos a cuidar cerdos. "Habría deseado lle- conmueve profundamente a los oyentes. nar su estómago con las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. I7 Entonces recapacitó y se dijo: El hijo menor decide proyectar su vida de acuerdo "¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan de sobra, mien- con sus planes personales. Por eso pide al padre la par- tras que yo aquí me muero de hambre! "Me pondré en cami- te de "herencia"-término equivalente a "vida" (v. 12; en no, volveré a casa de mi padre y le diré: Padre, he pecado con- tra el cielo y contra li. Ya no merezco llamarme hijo tuyo; sentido traslaticio, "patrimonio")- que le corresponde trátame como a uno de tus jornaleros". 20 Se puso en camino y emigra lejos, a dilapidar disolutamente su sustancia v se fue a casa de su padre. Cuando aún estaba lejos, su padre (v. 13; en sentido traslaticio "riquezas"). La ambivalen- lo vio y, profundamente conmovido, salió corriendo a su en- cia de los términos empleados indica que lo que se cuentro, lo abrazó y lo cubrió de besos. 2I El hijo empezó a decirle: "Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no pierde es ante todo el hombre entero. merezco llamarme hijo tuyo".22 Pero el padre dijo a sus cria- La experiencia de la h a m b r u n a (v. 17) hace recapa- dos: "Traed, enseguida, el mejor vestido y ponédselo; ponedle citar al que, con fama de vida alegre, salió de prisa de también un anillo en la mano y sandalias en los pies. 21 Tomad el ternero cebado, matadlo y celebremos un banquete de fies- la casa paterna y ahora la añora. La decisión de co- ta, u porque este hijo mío había muerto y ha vuelto a la vida, menzar una nueva vida le pone en camino (vv. 18s) por se había perdido y lo hemos encontrado". Y se pusieron a ce- una senda que el padre oteaba desde hacía tiempo, lebrar la fiesta. esperando (v. 20). Es él el que acorta cualquier distan- 25 Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando vino y se acer- cia, porque su corazón permanecía cerca de aquel hijo. có a la casa, al oír la música y los cantos 26 llamó a uno de los Conmovido profundamente, corre a su encuentro, se criados y le preguntó qué era lo que pasaba. 27 El criado le dijo: "Ha vuelto tu hermano, y tu padre ha matado el terne- le echa al cuello y lo reviste de la dignidad perdida ro cebado, porque lo ha recobrado sano". 28 El se enfadó y no (vv. 22-24). quería entrar. Su padre salió a persuadirlo, 2 " pero el hijo le contestó: "Hace ya muchos años que te sirvo sin desobedecer Así es como Jesús manifiesta el proceder del Padre jamás tus órdenes, y nunca me diste un cabrito para celebrar celestial (y su propio proceder) con los pecadores que una fiesta con mis amigos. 10 Pero llega ese hijo tuyo, que se "se acercan" dando, a duras penas, algún que olio paso. ha gastado tu patrimonio con prostitutas, y le matas el ter- Pero los escribas y fariseos, que rechazan participar en nero cebado". " Pero el padre le respondió: "Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo. ,2 Pero tenemos que la fiesta del perdón, son como "el hijo mayor", que, obe- alegrarnos y hacer fiesta, porque este hermano tuyo estaba dientes a los preceptos (v. 29), se sienten acreedores de muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encon- un padre-dueño del que nunca han comprendido su trado". amor (v. 31), aun viviendo siempre con él. También para ir al encuentro de este hijo de corazón mezquino y mal- *» En la introducción de las parábolas de la miseri- vado (v. 30), el padre sale de casa (v. 29), manifestandocordia (c. 15), Lucas nos indica a quién van dirigidas así a cada uno el amor humilde que espera, busca, ex-(vv. ls): el auditorio se divide en dos grupos, los peca- horta, porque quiere estrechar a todos en un únicodores que se acercaban a Jesús a escucharle y los escri- abrazo, reunirlos en una misma casa.
  • 87. 172 Segunda semana de cuaresma Sdbado 173 MEDITATIO do. Estréchanos para siempre, oh Padre, a tu corazón, a nosotros tus hijos redimidos en el Hijo; llénanos de tu Las sendas de la infidelidad son siempre angostas y Espíritu bueno, de suerte que vivamos para alabanza desin salida: la lejanía de la casa paterna crea, al final, una tu gloria.angustiosa pena que acucia más que el hambre. Poresta razón, todo descarrío puede convertirse en una fe-lix culpa, un error afortunado, en el que el hombre dejaescuchar y se conmueve por el eco de la voz paterna CONTEMPLATIOque, incansablemente, ha continuado pronunciandocon amor nuestro nombre. Si el hijo alejado despierta al Señor Jesús, Dios nuestro, tu alma, que desde la cruzsentido de su dignidad y al amor filial, el que se queda encomendaste a tu Padre, me conduzca a ti en tu gra-en casa corre el riesgo de no aceptarse, de quedarse sin cia. Carezco de un corazón contrito para buscarte, deamor. arrepentimiento y de ternura. Me faltan lágrimas para orarte. Mi espíritu está entenebrecido; mi corazón está Todos nos podemos ver reflejados en uno u otro hijo. frío y no sé cómo caldearlo con lágrimas de amor por ti.El padre es el que siempre sale al encuentro de uno y del Pero tú, Señor Jesucristo, Dios mío, concédeme un arre-otro. Él nos espera siempre, bien sea que vengamos de pentimiento radical, la contrición de corazón, para quela dispersión, como el hijo pródigo, o que acudamos de me ponga a buscarte con toda el alma. Sin ti, quedaríaun lugar aún más remoto: de la región de una falsa jus- privado de toda realidad.ticia, de una falsa fidelidad. El Padre, que desde toda la eternidad te ha engen- A nosotros se nos pide solamente dejarnos estrechar drado en su seno, renueve en mí tu imagen. Te he aban-en su abrazo, fijándonos en esa m a n o que nos bendi- donado, tú no me abandones. Me he alejado de li. Pon-ce, deseosa de nuestra felicidad y de la de nuestros te a buscarme. Condúceme a tus pastos, entre las ovejashermanos. de tu rebaño. Nútreme junto a ellas con la hierba fresca de tus misterios, que son morada del corazón puro, del corazón portador del esplendor de tus revelaciones. Que podamos ser dignos de tal esplendor por tu gracia y ORATIO amor con el hombre, oh Jesucristo, Salvador nuestro por los siglos de los siglos. Amén (Isaac ele Nínivc, Dis- Oh Padre del cielo, tu Palabra nos invita cada día pa- cursos ascéticos, 2, passirn).cientemente a volver confiados a tu corazón para reci-bir gracia y perdón. Siempre somos hijos rebeldes, bus-cando lo que nada vale, pero tú sigues incansable a laespera y cada día nos muestras el camino. ACTIO Tu Hijo es el camino maestro que nos puede llevar ati; él es Palabra de verdad y de vida, sacramento del más Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:grande amor, que vino a cargar con el pecado del mun- "Cambiaste nú luto en danzas" (Sal 29,12).
  • 88. 174 Segunda semana de cuaresma PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Tercer domingo de cuaresma El Dios cristiano es el Dios de la esperanza no sólo en el sentidode que es el Dios de la promesa y por ello fundamento y garantía Año Ade la esperanza humana, sino también en el sentido de un Dios quesabe festejar este retorno [...]. La humildad y la esperanza de Dios no dejan de esperar a sushijos con un amor más fuerte que todo el no-amor con el que pue-de ser correspondido. Dios ama como sólo una madre sabe amar,con un amor que irradia ternura. El misterio de la maternidad divi-na es icono de la capacidad de un amor radiante y gratuito, másfiel que cualquier infidelidad humana. Dios espera siempre, humil-de y ansioso, el consentimiento de su criatura como -según subrayasan Bernardo- hizo con el "sí" de María. LECTIO La parábola nos pone ante un padre que no teme perder la pro-pia dignidad, incluso parece ponerla en peligro. La autoridad de unpadre no está en las distancias que más o menos mantiene, sino enel amor radiante que manifiesta [...]. Este es el intrépido amor de Primera lectura: Éxodo 17,3-7Dios: la intrepidez de romper falsas seguridades aparentes, paravivir la única seguridad que es la del amor más fuerte aue la del El pueblo, sediento, seguía murmurando contra Moisés:no-amor; la intrepidez de ir al encuentro del otro superando las dis-tancias protectoras que nuestra incapacidad de amor con frecuen- - ¿Por qué nos ha sacado de Egipto para hacernos morir de sed a nosotros, a nuestros hijos y nuestros ganados?cia pretende levantar en torno nuestro (B. Forte, Nella memoria del 4Salvatore, Cisinello B. 1992, 68s, passim). Entonces Moisés clamó al Señor: - ¿Qué voy a hacer con este pueblo? Un poco más y me apedrean. 5 El Señor le dijo: - Toma contigo a algunos ancianos de Israel y ponte de- lante del pueblo; lleva en tu mano el cavado con el que gol- peaste el Nilo y ponte en marcha. "Yo estaré contigo allí, en la roca de Horeb. Golpearás la roca, y manará agua para que beba el pueblo. Así lo hizo Moisés en presencia de los ancianos de Israel. 7 Y dio a aquel lugar el nombre de Masa -es decir, Prueba- y Meribá -es decir, Querella-, porque los israelitas habían puesto a prueba al Señor y se habían querellado contra él, diciendo: - ¿Está o no está el Señor en medio de nosotros? **• En su camino hacia la tierra prometida, el pueblo sufre repetidamente hambre y sed. Hambre y sed son
  • 89. Tercera semana de cuaresma Domingo MI176 obtener esta situación de gracia en la que vivimos y de la quedos constantes del camino por el desierto, tierra de nos sentimos orgullosos, esperando participar de la gloria deprueba y purificación, donde sólo se puede avanzar Dios.por medio de la fe. El episodio de Masa y Meribá es 5 Una esperanza que no engaña, porque, al darnos el Es-emblemático. En primer lugar los nombres tienen u n píritu Santo, Dios ha derramado su amor en nuestros cora-significado elocuente: Masa (tentación, prueba) y zones.Meribá (murmuración, protesta). Después del primer " Estábamos nosotros incapacitados para salvarnos, perotrecho de camino, el pueblo ya se encuentra extenua- Cristo murió por los impíos en el tiempo señalado. 7 Es difícildo por la sed. ¿Cuál fue su actitud? Notemos los ver- dar la vida incluso por un hombre de bien, aunque por unabos: "protesta", "murmura", "pone a prueba". Descon- persona buena quizá alguien esté dispuesto a morir. 8 Puesfía de Dios y duda de que Moisés sea el h o m b r e bien, Dios nos ha mostrado su amor haciendo morir a Cristo por nosotros cuando aún éramos pecadores.enviado para salvarle; de ahí la pregunta que mani-fiesta su escepticismo: "¿Está o no está el Señor enmedio de nosotros?" (v. 7). **• Resumiendo en u n solo versículo (5,1) la exposi- Se abre así la segunda parte de la narración: Moisés, ción de los ce. 1-4 de la carta a los Romanos, Pablo des-como intercesor, invoca la ayuda del Señor, que respon- cribe la condición del cristiano en el tiempo presente:de en seguida ordenándole golpear la roca con el mismo es restituido conforme al proyecto de Dios gracias a labastón con el que había golpeado las aguas del Nilo. Y confianza en el contenido del "anuncio de salvación"esto evidencia al pueblo incrédulo la presencia continua (kérygma). Lo cual le concede experimentar la paz conde Dios, que, en la plenitud de los tiempos, se manifes- Dios, porque está seguro del a m o r de Cristo. Sólo él,tará precisamente como el Emmanuel, el Dios-con-no- que con su muerte es mediador de nuestra salvación-sotros. Moisés obedeció y brotó una fuente de agua. El reconciliación (v. 10), puede concedernos desde ahoraepisodio parece concluido. Sin embargo, este aconteci- acceder a la gracia, a la comunión de vida con Diosmiento, como otros, por insignificantes que parezcan, (v. 2a). Esta realidad suscita u n a alegría nueva, prendatendrá una gran resonancia tanto en el pueblo elegido de la gloria futura (v. 2b).(cf. Sal 77,15s; 94,8; 104,41; Sab 11,4) como en la vida Las tribulaciones contribuirán a arraigar con mayorde Moisés, que llevará el peso de la falta de fe del pue- profundidad nuestra esperanza (w. 3s). Pues la espe-blo y, solidario, deberá morir sin entrar en la tierra pro- ranza no defrauda, porque el Espíritu de Dios ha sidometida, contemplándola sólo de lejos (cf. Dt 34), y con- derramado en nuestros corazones como poder divino devirtiéndose así en figura de Cristo, que cargó con el vida nueva (v. 5) y arras generosas de nuestra herenciapecado de la humanidad. (Ef 1,14). El Espíritu da testimonio a nuestro espíritu del loco amor de Dios por nosotros en Cristo: él nos ha conseguido la salvación que nos hace justos viniendo aSegunda lectura: Romanos 5,1-2.5-8 nuestro encuentro cuando estábamos en la remota leja- 1 nía del pecado y la enemistad (w. 8-10). ¿Quién podrá Así pues, quienes mediante la fe hemos sido puestos en camino de salvación, estamos en paz con Dios a través de separarnos, en el tiempo y en la eternidad de su amor nuestro Señor Jesucristo. -Por la fe en Cristo hemos llegado a (Rom 8,38s)?
  • 90. 178 Tercera semana de cuaresma Domingo 179Evangelio: Juan 4,5-42 " La mujer replicó: - Señor, veo que eres profeta. 20 Nuestros antepasados rin- 5 Llegó a un pueblo llamado Sicar, cerca del terreno que Ja- dieron culto a Dios en este monte; en cambio, vosotros, los cob dio a su hijo José. "Allí estaba también el pozo de Jacob. judíos, decís que es en Jerusalén donde hay que dar culto a Jesús, fatigado por la caminata, se sentó junto al pozo. Era Dios. cerca de mediodía. 7 En esto, una mujer samaritana se acercó - Jesús respondió: al pozo para sacar agua. Jesús le dijo: - Créeme, mujer, está llegando la hora, mejor dicho, ha lle- - Dame de beber. gado ya, en que, para dar culto al Padre, no tendréis que subir "Los discípulos habían ido al pueblo a comprar alimentos. a este monte ni ir a Jerusalén."Vosotros, los samaritanos, no 9 La samaritana dijo a Jesús: sabéis lo que adoráis; nosotros sabemos lo que adoramos, por- que la salvación viene de los judíos. 23 Ha llegado la hora en que - ¿Cómo es que tú, siendo judío, te. atreves a pedirme agua los que rinden verdadero culto al Padre lo harán en espíritu y a mí, que soy samaritana? (Es de advertir que los judíos y los en verdad. El Padre quiere ser adorado así. "Dios es espíritu, y samaritanos no se trataban.) los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad. 10 Jesús le respondió: 2 La mujer le dijo: - Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de - Yo sé que el Mesías, es decir, el Cristo, está a punto de lle- beber, sin duda que tú misma me pedirías a mí y yo te daría gar; cuando él venga nos lo explicará todo. agua viva. 26 11 Entonces Jesús le dijo: Contestó la mujer: - Soy yo, el que habla contigo. - Señor, si ni siquiera tienes con qué sacar el agua, y el : pozo es hondo, ¿cómo puedes darme "agua viva"? -Nuestro En este momento, llegaron sus discípulos y se sorpren- padre Jacob nos dejó este pozo del que bebió él mismo, sus hi- dieron de que Jesús estuviese hablando con una mujer; pero ninguno se atrevió a preguntarle qué quería de ella o de qué jos y sus ganados. ¿Acaso te consideras mayor que él? estaban hablando. 28 La mujer dejó allí el cántaro, volvió al " Jesús replicó: pueblo y dijo a la gente. - Todo el que beba de este agua volverá a tener sed; l4 en 29 - Venid a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que cambio, el que beba del agua que yo quiero darle, nunca más he hecho. ¿Será el Mesías? volverá a tener sed. Porque el agua que yo quiero darle se con- !n Ellos salieron del pueblo y se fueron a su encuentro. vertirá en su interior en un manantial del que surge la vida 51 Mientras tanto los discípulos le insistían: eterna. - Maestro, come algo. "Entonces la mujer exclamó: 32 Pero él les dijo: - Señor, dame ese agua; así ya no tendré más sed y no ten- dré que venir hasta aquí para sacarla. - Yo tengo un alimento que vosotros no conocéis. 16 Jesús le dijo: "Los discípulos comentaban entre sí: - Vete a tu casa, llama a tu marido y vuelve aquí. - ¿Será que alguien le ha traído de comer? 54 17 Ella le contestó: Jesús les explicó: - No tengo marido. - Mi sustento es hacer la voluntad del que me ha enviado hasta llevar a cabo su obra de salvación. "¿No decís vosotros Jesús prosiguió: que faltan todavía cuatro meses para la siega? Pues yo os - Cierto; no tienes marido. l8 Has tenido cinco, y ése con digo: Levantad la vista y mirad los sembrados, que están va el que ahora vives no es tu marido. En esto has dicho la maduros para la siega." El que siega recibe su salario y reco- verdad. ge el grano para la vida eterna, de modo que el que siembra y
  • 91. 180 Tercera semana de cuaresma Domingo 181 el que siega se alegran juntos." En esto tiene razón el prover- Éxodo, había pedido a Dios revelarle su nombre; final- bio: "Uno es el que siembra y otro el que siega". w Yo os envío mente aquella pregunta encuentra ahora respuesta: "Yo a segar un campo que vosotros no sembrasteis; otros lo tra- soy, el que habla contigo" (v. 26; cf. Ex 3,14). Sobre la bajaron y vosotros recogéis el fruto de su trabajo. 39 sombra del pecado, el Mesías proyecta la luz de la espe- Muchos de los habitantes de aquel pueblo creyeron en Je- sús por el testimonio de la samaritana, que aseguraba: ranza: la conversión abre el camino para adorar al Pa- dre "en espíritu y en verdad" (v. 23; cf. Os 1,2; 4,1). Ahora - Me ha dicho todo lo que he hecho. 40 va a cumplirse una larga historia de deseo y fatiga, de fe Por eso, cuando los samaritanos llegaron donde estaba y de incredulidad. La plenitud está en el encuentro con Jesús, le insistían en que se quedase con ellos, y se quedó con ellos dos días. 4I Al oírle personalmente, fueron muchos más Cristo, cuyas palabras son hechos: en el Calvario brotará los que creyeron en él,42 de modo que decían a la mujer: la fuente de agua viva, en la pasión se saciará totalmente - Ya no creemos en él por lo que tú nos dijiste, sino porque su hambre y su sed de hacer la voluntad del Padre (v. 28, nosotros mismos le hemos oído y estamos convencidos de que cf. Jn 19,28). De su muerte nace la vida para todos -aho- él es verdaderamente el Salvador del mundo. ra cualquier hombre puede considerarse "elegido", amado-; de su fatiga en el sembrar (w. 6.36-38) se abre para los discípulos el gozo de la siega (v. 38) y del testi- ** El evangelista lee la revelación del misterio profun- monio, como la mujer samaritana deja entrever en sudo de la persona de Jesús en las vicisitudes cotidianas. Es ímpetu de auténtica misionera (v. 28).mediodía y junto al pozo de Sicar (v. 5; cf. Gn 48,22)tiene lugar el encuentro y el diálogo insólito (v. 8) entreuna mujer samaritana y un judío (v. 9), u n "profeta" (v. 19)mayor que Jacob (v. 12), "el Cristo" (v. 29). Sucesiva- MEDITATIOmente van llegando los discípulos (w. 27-38), finalmen-te otros samaritanos paisanos de la mujer (w. 40-42): A lo largo del fatigoso camino de la vida siempre po- demos decir: "En estos días el pueblo padece sed". Ellos estrechos horizontes tradicionales se abren a la uni- hombre, hecho para lo infinito, es atormentado por laversalidad. árida finitud que le rodea y no le sacia, y percibe, se- ¿Quién es, pues, aquel rabbí que se atreve a conversar diento, la necesidad de una agua viva que le hidrate y re-con u n a mujer (v. 27), y encima samaritana, es decir, genere, que le vivifique y haga fecundo el se ni ¡do de susconsiderada herética, idólatra (w. 17-24; cf. 2 Re 17,29- días. Jesús, caminante divino por las rulas de la huma-32) y pecadora (v. 18)? Las personas que salieron a su nidad, ha querido compartir nuestra sed para hacernosencuentro lo declaran "Salvador del mundo" (v. 42): es- conscientes de que la sed de un amor cierno e ilimitadotamos en la cumbre de la narración y de su contenido nos asedia y nos inquieta y que de nada vale querer ig-teológico. Y, sin embargo, Jesús se presentó como un norarla o aplacarla con multitud de amores humanos.sencillo caminante que no duda en pedir u n poco de Sólo él puede verter en nuestros corazones la luentequeagua. Incluso este dato no carece de significado: su sed brota para la vida eterna, el Espíritu Santo, alegría ina--sed de salvar a la h u m a n i d a d - remite a numerosos pa- gotable de Dios. Pero, antes, Jesús debe cansarse, y mu-sajes del Antiguo Testamento. Junto a la zarza ardiente, cho, para desenmascarar nuestra falsa sed, por la que Moisés, destinado a ser guía del pueblo elegido en el cada día estamos dispuestos a recorrer tan largo cami-
  • 92. 182 Tercera semana de cuaresma Domingo 183no llevando sobre nuestras espaldas cántaros pesados. que de ti mana, oh fuente viva. Que pueda embriagarmeDesde hace cuántos días y años nuestra pobre huma- en tu inefable dulzura sin cansarme nunca de ti y diga:nidad está sedienta, siempre un poco "samaritana de ¡Qué dulce es la fuente de agua viva; su agua que brotacinco maridos". Y, sin embargo, el Señor hace que todo para la vida eterna no se agota jamás!concurra para nuestro bien: llegará ciertamente a cada Oh Señor, tú eres esta fuente eternamente deseada,uno su inolvidable mediodía de sol, en el que nuestro en la que continuamente debemos apagar la sed y de latortuoso trayecto se cruzará con el suyo, allí donde que siempre tendremos sed.siempre nos espera, a la hora de sexta, pendiente de la Danos siempre, oh Cristo Señor, de esta agua paracruz de su perenne sitio: "Tengo sed", sed de ti, de tu sal- que se transforme en nosotros en surtidor de agua vivavación, de tu amor. para la vida eterna. Ciertamente pido una gran cosa, ¿quién lo ignora? Pero tú, oh Rey de la gloria, sabes dar grandes cosas y ORATIO has prometido grandes cosas. Espéranos, Señor, junto al pozo del pacto, en la hora Nada hay más grande que tú: te nos has dado y te hasprovidencial que a cada uno le toca. Preséntate, inicia dado por nosotros. Por eso te rogamos que nos des a co- nocer eso que amamos, porque no queremos nada fue-tú el diálogo, tú mendigo rico de la única agua viva. Alé- ra de ti. Tú eres todo para nosotros: nuestra vida, nues-janos, poco a poco, de tantos deseos, de tantos amores tra luz, nuestra salvación, nuestro alimento, nuestraefímeros que todavía nos distraen. Disipa la indiferen- bebida, nuestro Dios (san Columbano, Instrucción XII).cia, los prejuicios, las dudas y los temores; libera la fe.Ahonda en nosotros el vacío para que lo llenes de deseo.Ensancha nuestro corazón, inflámalo de esperanza. Daun nombre a esta sed que nos abrasa interiormente y ACTIOque no sabemos llamarla con su verdadero nombre.Haz que nos adentremos en nosotros mismos, hasta el Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:centro más secreto donde sólo llegas tú. "Mi alma tiene sed de ti, Señor" (Sal 62,2). A través de las duras piedras del orgullo, entre el fan-go de los falsos compromisos, por la arena de los re-chazos, abre tú mismo u n acceso a tu Santo Espíritu. PARA LA LECTURA ESPIRITUAL La encarnación y la pasión son la locura de amor de Dios para que el pecador pueda acogerlo. Desde esta locura se comprende CONTEMPLATIO cómo el mayor pecado es no creer en el amor de Dios por nosotros. No podemos olvidarnos de Dios: él no nos olvida; no podemos ale- Dígnate, Dios misericordioso y Señor piadoso, lla- jarnos de Dios, él no se aleja.marme a esta fuente, para que también yo, junto con to- Dios nos espera en todos los caminos de nuestro destierro, endos los que tienen sed de ti, pueda beber el agua viva cualquier brocal de no sé qué pozo al pie de cualquier higuera [...].
  • 93. 184 Tercera semana de cuaresmaNos espera no para reprocharnos, ni siquiera para decirnos: "Miraque te lo había dicho", sino para cubrirnos con su amor, que nos Tercer domingo de cuaresmasalva incluso del mirar atrás con demasiada pena. DostoievsKi poneen labios de la mujer culpable: "Dios te ama a causa de tus peca-dos". No es exacto: Dios nos ama como somos para hacernos comoél quiere que seamos. Año B ¡Gracias, Señor! Si me hubiese contentado con el deseo de ti, ue me llevaba a buscarte sin saber dónde te podría encontrar, to-3 avía estaría errando por los caminos, con la angustia de mi deseoinsatisfecho o con la ilusión de haber encontrado algo. Te he en-contrado de verdad porque has salido a mi encuentro en mis cami-nos de pecado: hombre entre los hombres, cuerpo bendito que yomismo ayudé a despojar, a flagelar; rostro bendito besado por mislabios, como Judas; corazón que atravesé... Ninguna sed creó jamás las fuentes, ni hizo brotar agua en las LECTIOarenas. Tu sed, sin embargo, ha apagado mi sed porque si no hu-bieses seguido mis huellas, si no te hubieses dejado crucificar pormí quizás te hubiera buscado, pero nunca te habría encontrado.Señor, gracias por haberte dejado clavar en la cruz, por dejarteencontrar por el que te crucificó. Amén (P. Mazzolari, La piü bella Primera lectura: Éxodo 20,1-17awentura, Brescia 1974, 218.223). Entonces Dios pronunció estas palabras: 2 - Yo soy el Señor, tu Dios, el que te sacó de Egipto, de aquel lugar de esclavitud. -No tendrás otros dioses fuera de mí. 4 No te harás escultu- ra, ni imagen alguna de nada de lo que hay arriba en el cielo, o aquí abajo en la tierra, o en el agua debajo de la tierra. No te postrarás ante ellas, ni les darás culto, porque yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso que castigo la maldad de los que me aborrecen en sus hijos hasta la tercera y cuarta genera- ción, 6 pero soy misericordioso por mil generaciones con los que me aman y guardan mis mandamientos. 7 No tomarás en vano el nombre del Señor, porque el Señor no deja sin castigo al que toma su nombre en vano. "Acuérdate del sábado para santificarlo. "Durante seis días trabajarás y harás todas tus faenas. " Pero el séptimo es día de descanso en honor del Señor tu Dios. No liarás en él tra- bajo alguno, ni tú, ni tus hijos, ni tus siervos, ni !u ganado, ni el forastero que reside contigo. " Porque en seis tifas hizo el Señor el cielo y la tierra, el mar y todo lo que contienen, y e | séptimo día descansó. Por ello bendijo el Señor el día del sá- bado y lo declaró santo.
  • 94. Tercera semana de cuaresma Domingo 187186 12 Honra a tu padre y a tu madre para que vivas muchos cado, que es escándalo para los judíos y locura para los paga- años en la tierra que el Señor tu Dios te va a dar. nos. 24 Mas para los que han sido llamados, sean judíos o grie- 13 No matarás. gos, se trata de un Cristo que es fuerza de Dios y sabiduría de 14 No cometerás adulterio. Dios. 2 Pues lo que en Dios parece locura es más sabio que los 15 No robarás. hombres; y lo que en Dios parece debilidad es más fuerte que 16 No darás falso testimonio contra tu prójimo. los hombres. 17 No codiciarás la casa de tu prójimo, ni su mujer, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada de lo que le pertenezca. **• La comunidad de Corinto está dividida en diversos grupos según sea el discípulo de Cristo que les predicó el Evangelio o les administró el bautismo (1 Cor 1,1 ls). ^* Promulgado como núcleo de la alianza con su pue- Informado de la situación, Pablo interviene con ardorblo, el Decálogo es el acontecimiento extraordinario de recordando a los corintios el núcleo central de la predi-un Dios que se revela. En estas "diez palabras" - c o m o lo cación apostólica, donde aparece el absurdo de cual-llama el texto hebreo- hay que buscar los rasgos del ros- quier división: Cristo crucificado. Todos están dispuestostro de Dios que se une a Israel, al que se manifiesta como a creer en un Dios grande, al que los judíos adoran en su"su" Dios (v. 2), un Dios celoso (v. 5), un fuego devora- poder libertador, y por eso buscan signos, mientras losdor (cf. 34,14; Sal 78,58), porque su amor es el de un es- griegos admiran su sabiduría.poso fiel. La comunión con él, libremente ratificada, con-lleva fuertes exigencias: en primer lugar en sentido Cristo crucificado es la sorprendente respuesta devertical -abolir los ídolos, no pronunciar en falso el nom- Dios a las expectativas de la humanidad: el verdaderobre de Dios, santificar el sábado-, pero también en senti- signo es su cruz, que libera a la humanidad de la escla-do horizontal en las relaciones con los demás (w. 12-17). vitud del mal; la mayor sabiduría es su muerte, que asu- me y expía la necedad de nuestro pecado para abrir a to- La aceptación o rechazo de estas "palabras" equivale dos un destino glorioso. Pero para entenderlo hay quea la fidelidad o el adulterio en las relaciones con Dios. abandonar la lógica de este mundo, que piensa en laBendiciones o maldiciones (w. 5b-6), es decir, vida o cruz como locura e impotencia, y adorar los designiosmuerte, se siguen inevitablemente. En el Sinaí, como de Dios, tan distintos de los nuestros (cf. Is 55,8). En-respuesta de amor al amor de Dios, Israel dio su adhe- tonces podremos intuir el inefable amor de Dios por no-sión de fe a este código de alianza. Allí el pueblo no po- sotros, manifestado en la pascua de Cristo.día todavía conocer lo que significaría en el futuro; todose revelaría progresivamente a lo largo de muchos siglos,y llegaría a su plenitud en Jesucristo, cuando todas lasleyes se resumirían en el único mandamiento del amor. Evangelio: Juan 2,13-25 "Como ya estaba próxima la fiesta judía de la pascua, Je- sús fue a Jerusalén. l4 En el templo se encontró con los vende-Segunda lectura: 1 Corintios 1,22-25 dores de bueyes, ovejas y palomas; también estaban allí, sen- tados detrás de sus mesas, los cambistas de dinero. 15 Jesús, al 22 Porque mientras los judíos piden milagros y los griegos ver aquello, hizo un látigo de cuerdas y echó fuera del templo a buscan sabiduría," nosotros predicamos a un Cristo crucifi- todos, con sus ovejas y bueyes; tiró al suelo las monedas de los
  • 95. Tercera semana de cuaresma Domingo188 189 cambistas y volcó sus mesas; " y a los vendedores de palomas profecía de Zacarías: "En aquel día [el día de la revela- les dijo: ción definitiva] no habrá ya traficantes en el templo del - Quitad esto de aquí. No convirtáis la casa de mi Padre en Señor de los ejércitos" (14,21). Jesús da cumplimiento a un mercado. las Escrituras (v. 17) y proclama a la vez su divinidad, "Sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: El con poder de resucitar: "Destruid este templo y, en tres celo por tu casa me consumirá. 18 días, lo levantaré" (v. 19). La narración llega aquí a su Los judíos le salieron al paso y le preguntaron: - ¿Qué señal nos ofreces como prueba de tu autoridad para culmen: en contraposición con el templo antiguo y el hacer esto? antiguo culto a b a n d o n a d o s por Dios a causa de la infi- "Jesús replicó: delidad y las profanaciones (cf. Ez 10,18ss), el cuerpo - Destruid este templo y, en tres días, yo lo levantaré de de Cristo resucitado se convertirá en el nuevo templo nuevo. (w. 1-21) para un nuevo culto "en espíritu y en verdad" 20 Los judíos le contestaron: (cf. 4,23). - Han sido necesarios cuarenta y seis años para edificar este templo, ¿y tú piensas reconstruirlo en tres días? 21 El templo del que hablaba Jesús era su propio cuerpo. 22 Por eso, cuando Jesús resucitó de entre los muertos, los dis- MEDITATIO cípulos recordaron lo que había dicho y creyeron en la Escri- tura y en las palabras que él había pronunciado. La vida fraterna es la piedra de toque de la autentici- -Durante su estancia en Jerusalén con motivo de la fiesta dad de nuestra escucha de la Palabra de Dios y de nues- de pascua, muchos creyeron en su nombre, al ver los signos tra respuesta a su a m o r eternamente fiel. Esta Palabra que hacía.2A Pero Jesús no se fiaba de ellos, porque los cono- no es anónima; tiene u n rostro inconfundible, el rostro cía a todos25 y no necesitaba que le informasen sobre los hom- de Jesús de Nazaret, el Crucificado resucitado, apareci- bres, porque él sabía muy bien lo que hay en el hombre. do primero a los suyos y luego a Pablo en el camino de Damasco. **• El episodio de la purificación del templo reviste Para acogerla como nuestra sabiduría, se nos pideuna importancia singular en el evangelio de Juan: abre también a nosotros, como en otro tiempo a los judíos yla predicación de Jesús; acontece al acercarse la fiesta a los griegos, abandonar una lógica puramente humana"grande": toda la vida de Jesús está jalonada por el ca- para seguir con fe el camino de la cruz. Y esto no sólo unalendario de fiestas antiguas, y él las llenará de un cum- vez, únicamente en eventuales circunstancias extraordi-plimiento pleno y definitivo al revelarse como "nuestra narias, sino en cada momento, en la vida cotidiana perso-pascua" (1 Cor 5,7). La pascua de los judíos debía cele- nal y familiar, comunitaria y social. Aquí los tradicionalesbrarse en el templo, con el sacrificio de víctimas, para diez mandamientos, resumidos en el "uiaiidainiciilo nue-conmemorar las obras maravillosas de Dios en la libe- vo" consignado por Jesús a los suyos en la última cena,ración del pueblo de la esclavitud de Egipto. se traducen en gestos y palabras-, pcnsamicnlos y senti- En el relato joaneo, Jesús, entrando en el templo, ex- mientos. No pretendamos que Jesús nos dé oíros "sifi-pulsa no sólo a los vendedores - c o m o narran los sinóp- nos", porque no se nos darán, pues no hay olio signo más elocuente que su amor por nosotros hasta aceptar laticos-, sino también a corderos y bueyes, declarando muerte en cruz, hasta hacerse eucaristía en el aliar.así ser él la verdadera víctima. Con su gesto cumple la
  • 96. Tercera semana de cuaresma Domingo 191190 ORATIO motivo de ofensa, sin dudarlo, se alejaría, y si el Reden- tor te abandona, inmediatamente se apoderaría de ti el Jesús, penetra una vez más en nuestro corazón como mentiroso.en el santuario de tu Padre y Padre nuestro. Posa tu mi- Por consiguiente, hermanos, puesto que Dios ha que-rada en sus escondrijos más secretos, donde ocultamos rido hacer su templo en nosotros, y se ha dignado venirnuestras mayores preocupaciones y los afanes más do- y habitar en nosotros, en cuanto esté de nuestra parte,lorosos, ésos que tantas veces nos roban serenidad y tratemos de alejar, con su ayuda, todo lo superfluo ypaz; ésos que tantas veces nos hacen vacilar en la fe y acoger lo que nos puede favorecer. Si actuamos de estenos llevan a mirar a otro lado, lejos de ti. Ilumina, dis- modo, con la ayuda de Dios, entonces, hermanos, po-cierne, purifica y libéranos de los que no quisiéramos dremos invitar al Señor al templo de nuestro corazón ydejar, aunque nos esclavizan. Que este pobre corazón de nuestro cuerpo (Cesáreo de Arles, Discursos, 229,2:sea casa de alabanza, de canto y de súplica. Que se CCL 104, 905-907).inunde de luz, que esté abierto a la escucha, que se en-riquezca únicamente de ti para alabanza del Padre. Visita, Jesús, nuestra comunidad y extirpa, en cuanto ACTIOaparezca, cualquier asomo de envidia, de rivalidad, deenfrentamiento. Que tu presencia traiga mansedumbre, Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:humildad, compasión; danos, sobre todo, la silenciosa "Me consumo ansiando tu salvación, esperando tucapacidad de sacrificarnos unos por otros. Graba en el Palabra" (Sal 118,81).corazón de cada uno y en el rostro de todos las "diez pa-labras" que manifiestan el único amor. PARA LA LECTURA ESPIRITUAL CONTEMPLATIO La encarnación del Verbo de Dios en el seno de la Virgen María inaugura una etapa absolutamente nueva en la historia de la Los templos de Cristo son las almas santas cristianas Presencia de Dios: etapa nueva y también definitiva, pues ¿quédispersas por todo el mundo. Exultemos, porque se nos mayor don podrá ser dado al mundo? No hay ya sino un temploha concedido la gracia de ser templo de Dios; pero, a la en el que podamos adorar, rezar y ofrecer y en el que encontre-vez, vivamos con el santo temor de violar este templo de mos verdaderamente a Dios: el cuerpo de Cristo. En él el sacrifi- cio deviene enteramente espiritual al mismo tiempo que real: noDios con obras malas. Temamos lo que dice el apóstol: sólo en el sentido de que no es otra cosa que el mismo hombre"Si uno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él" adhiriéndose filialmente a la voluntad de Dios, sino también en el(1 Cor 3,17). Ese Dios que sin cansancio ha creado el sentido de que procede en nosotros del Espíritu de Dios que noscielo y la tierra por su Verbo, se ha dignado poner en ti ha sido dado.su morada; por eso debes portarte de suerte que no A partir de la Encarnación, ha sido dado el Espíritu Santo ver-ofendas a tan gran huésped. Que el Señor nunca en- daderamente; es, en los fieles, un agua que brota en vida eternacuentre en ti, en su templo, nada sucio, oscuro o sober- (Jn 4,14) y los constituye en hijos de Dios, capaces de poseerle debio: porque desde el momento en que hallase en ti un verdad por el conocimiento y el amor. Ya no se trata sólo de una
  • 97. 192 Tercera semana de cuaresmapresencia, sino de una inhabitación de Dios en los fieles. Cada uno Tercer domingo de cuaresmapersonalmente y todos en conjunto, en su misma unidad, son el tem-plo de Dios, porque son el cuerpo de Cristo, animado y unido porsu Espíritu. Así es el templo de Dios en los tiempos mesiánicos. Peroen este templo espiritual, tal como existe en la trama de la historia AñoCdel mundo, lo carnal continúa todavía no sólo presente, sino domi-nador y obsesionante. Cuando todo haya sido purificado, cuandotodo sea gracia, cuando la parte de Dios aparezca de tal modo vic-toriosa que "Dios sea todo en todos", cuando todo proceda de suEspíritu, entonces el Cuerpo de Cristo será establecido para siem-pre, con su Cabeza, en la casa de Dios. La alabanza del mundo precisa la del hombre, quien ha de sersu intérprete y mediador por su trabajo y, sobre todo, por el cantode sus labios (Heb 13,15). Mas el culto espiritual del hombre y la LECTIOgracia que hacen de él un templo de Dios no son perfectos sino encuanto representan aquella religión filial, única relación auténticade la criatura con su Dios, que no puede venir sino de Jesucristo. EsCristo quien es, en definitiva, el único templo verdadero de Dios."Nadie sube al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre, Primera lectura: Éxodo 3,1-8a. 13-15que está en el cielo" (Jn 3,13) (Y. M. Congar, El misterio del templo, 1Barcelona 1964, 264-265.275-276, passim). Moisés pastoreaba el rebaño de Jetró, su suegro, sacerdo- te de Madián. Trashumando por el desierto llego al Horeb, el monte de Dios, 2y allí se le apareció un ángel del Señor, como una llama que ardía en medio de una zarza. Al fijarse, vio que la zarza estaba ardiendo pero no se consumía. Entonces Moi- sés se dijo: "Voy a acercarme para contemplar esta maravillo- sa visión y ver por qué no se consume la zarza". 4 Cuando el Señor vio que se acercaba para mirar, le llamó desde la zarza: - ¡Moisés! ¡Moisés! Él respondió: - Aquí estoy. 5 Dios le dijo: - No te acerques; quítate las sandalias, porque el lugar cine pisas es sagrado. Y añadió: "- Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraluín, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Moisés se cubrió el rostió, porque lemía mirar a Dios. 7 El Señor siguió diciendo: - He visto la aflicción de mi pueblo en Egipto, he oído el clamor que le arrancan sus opresores y conozco sus angus- tias. 8 Voy a bajar para librarlo del poder de los egipcios. Lo sa-
  • 98. Tercero semana ele cuaresma194 Domingo 195 caré de este país y lo llevaré a una tierra nueva y espaciosa, a La respuesta enigmática del Señor (v. 14) es sólo un re- una tierra que mana leche y miel. "Moisés replicó a Dios: chazo aparente: el tetragrama sagrado YHWH es inter- - Bien, yo me presentaré a los israelitas y les diré: El Dios pretado por el mismo Dios como una forma causativa del de vuestros antepasados me envía a vosotros. Pero si ellos me verbo "ser", con diversos matices posibles incluidos: "Yo preguntan cuál es su nombre, ¿qué les responderé? soy el que soy": no me puedes comprender; yo soy el que M Dios contestó a Moisés: hace existir; yo soy el que te está presente; yo soy el que - Yo soy el que soy. Explícaselo así a los israelitas: "Yo soy" seré: tal como me manifestaré. Con la fuerza de esta re- me envía a vosotros. velación, que es a la vez certeza de que el Dios de los pa- 1? Y añadió: dres estará con su pueblo (v. 15), Moisés acoge la misión. - Así dirás a los israelitas: El Señor, el Dios de vuestros an- tepasados, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Ja- cob, me envía a vosotros. Este es mi nombre para siempre, así me recordarán de generación en generación. Segunda lectura: 1 Corintios 10,1-6.10-12 No quiero que ignoréis, hermanos, que todos nuestros *•• La narración de la vocación de Moisés es una de antepasados estuvieron bajo la nube, todos atravesaron ellas cumbres de la Biblia, juntamente con la revelación mar 2 y todos fueron bautizados como seguidores de Moisés, al caminar bajo la nube y al atravesar el mar. Todos comie-del nombre de Dios. Moisés, huido de Egipto, renunció ron el mismo alimento espiritual 4v todos bebieron la mismaa proseguir con sus generosos proyectos de liberación y bebida espiritual; bebían, en efecto, de la roca espiritual quevive su vida (v. 1). Pero el Señor le sorprende en su vida los acompañaba, roca que representaba a Cristo. * Sin em-ordinaria: la curiosidad ante el hecho extraordinario de bargo, la mayor parte de ellos no agradó a Dios y fueron por ello aniquilados en el desierto.la zarza que arde sin consumirse hace acercarse a Moi-sés; allí, Dios, que le esperaba, le llama dos veces por su "Todas estas cosas sucedieron para que nos sirvieran de ejemplo y para que no ambicionemos lo malo, como lonombre, suscitando el "Aquí estoy" de la plena disponi- ambicionaron ellos. ln No os quejéis, como algunos de ellos sebilidad a la escucha y la obediencia. El Señor enseña quejaron y perecieron a manos del exterminado!.a Moisés la actitud del santo temor ante su presencia "Todas estas cosas que les sucedieron a ellos eran como (w. 4-5.6b), se da a conocer como el Dios de los padres ejemplo para nosotros y se han escrito para escarmientoy manifiesta estar presente en la historia del pueblo y nuestro, que hemos llegado a la plenitud de los tiempos. Así pues, quien presuma de mantenerse en pie, tenga cuidado de dispuesto a intervenir (v. 7s). Pero quiere servirse preci- no caer. samente de Moisés para llevar a cabo la salvación, que es una liberación de la esclavitud opresora para pasar alservicio del culto a Dios con la propia vida (cf. v. 12). *» La comunidad de Corinto es viva e inquieta; de con- Moisés rechaza la misión, consciente de su incapacidad versión reciente, experimenta la peligrosa insidia de un contexto pagano con costumbres proverbialmenle relaja- y de la falta de credenciales ante el pueblo: ¿cómo pre- das. Tomando posición en las diversas cuestiones que se sentarse en nombre de un Dios del que no se conoce su plantean, Pablo propone en este fragmento una reflexión nombre? El nombre para los semitas indica la totalidad acerca de los acontecimientos del Éxodo. De estos hechos de la persona: conocerlo equivale a poder disponer de él se desprende claramente que la gracia se ofrece a todos cada vez que se le invoque.
  • 99. 196 Tercera semana de cuaresma 196 197 Domingo 197-y el apóstol lo repite insistentemente con la clara alusión echaré abono, 9 a ver si da fruto en lo sucesivo; si no lo da, en-al bautismo y a la eucaristía (w. l-4a)-, pero Dios pide a tonces la cortarás".cada uno que no resulte infructuosa. Un fideísmo casi mágico en la eficacia de los sacra- **• Jesús acababa de exhortar a sus interlocutores amentos o una cierta euforia espiritual inducen a pres- saber discernir los signos de los tiempos (cf. 12,54-57).cindir de las exigencias morales que comporta una vida Ahora algunos le piden una interpretación fidedigna deauténticamente cristiana para que Dios pueda contem- dos hechos conocidos: una represión cruenta por parteplarla con agrado (w. 5s). También se condena la mur- de Pilato en el templo durante un sacrificio (w. 1-3)muración que suscita divisiones (w. 1.3), considerándo- y la trágica muerte de dieciocho personas aplastadasla como un repetir el descontento del pueblo en su al derrumbarse la torre de Siloé (v. 4). Jesús responde su-camino del desierto (v. 10). El ejemplo de los israelitas perando el modo común de pensar: lo acaecido no es unaes emblemático y debe evitar que otros se precipiten condena notoria de las víctimas (w. 2.4), sino una invita-en el mismo abismo incurriendo en un castigo análogo ción urgente a la conversión de los supervivientes (v. 5).(v. 11). "Hemos llegado a la plenitud", no hay que vivirirreflexivamente. Que cada uno pregunte a su concien- Y, para ilustrar esta urgencia, cuenta la parábola decia y mida sus propias fuerzas (v. 12): es preciso mante- la higuera que no da fruto (vv. 6-9). Para los profetas,nerse firmes y bien cimentados. este árbol, no raro entre las viñas palestinenses, se ha- bía convertido en símbolo de la infidelidad de Israel (cf. Jr 8,13; Os 9,10; Miq 7,1). También en los sinópticos la higuera es el símbolo de solicitudes pacientes y amo-Evangelio: Lucas 13,1-9 rosas no correspondidas (Me 11,12-14; Mt 21,18-22). 1 En aquel momento llegaron unos a contarle a Jesús lo de Pero Jesús deja la puerta abierta a la esperanza: la esteri- aquellos galileos, a quienes Pilato había hecho matar, mez- lidad de la higuera hace suplicar al labrador un ulterior clando su sangre con la de los sacrificios que ofrecían. -Jesús tiempo de gracia: un año jubilar (vv. 8s) concedido por el les dijo: Señor, dispuesto una vez más a confiar en espera de los - ¿Creéis que aquellos galileos murieron así por ser más frutos añorados desde hace mucho tiempo. pecadores que los demás? -1 Os digo que no; más aún, si no os convertís, también vosotros pereceréis del mismo modo. 4¿Y aquellos dieciocho que murieron al desplomarse sobre ellos la torre de Siloé creéis que eran más culpables que los demás MEDITATIO habitantes de Jerusalén? 5 Os digo que no; y si no os convertís, todos pereceréis igualmente. Siempre hay un lugar y una hora exacta en la que el 6 Jesús les propuso esta parábola: Señor quiere encontrarse con nosotros. Es el momento - Un hombre había plantado una higuera en su viña, pero que marca el comienzo de la conversión o del rechazo cuando fue a buscar fruto en la higuera, no lo encontró. En- radical. Esa conversión es un camino que exige cons- tonces dijo al viñador: "Hace ya tres años que vengo a bus- car fruto en esta higuera y no lo encuentro. ¡Córtala! ¿Por tancia y una decisión siempre renovada de proseguir el qué ha de ocupar terreno inútilmente?". 8E1 viñador le res- viaje a pesar de todo. Si en la antigua alianza el pueblo pondió: "Señor, déjala todavía este año; yo la cavaré y le caminaba bajo la guía de Moisés, para nosotros el ca-
  • 100. 198 Tercera semana de cuaresma 198 | i)t) Domingo 199mino a seguir es el mismo Hijo de Dios, Jesucristo. Él do el grito desesperado que sube de la tierra, te has incli-es quien nos saca de la esclavitud del pecado, quien nos nado misericordioso para pactar con nosotros una alian-saca de nosotros mismos. za eterna. Siguiendo tu ejemplo, haz que también no- so- El sentido de la vida eclesial es ayudarse fraternal- Iros aprendamos a descubrir los sufrimientos de tantosmente a caminar por las sendas de la conversión, o sea, hermanos nuestros que han pasado desapercibidos y deayudarse a buscar y seguir a Jesús. Hay que desear ar- los que nunca nos hemos percatado ni preocupado.dientemente que ninguno se extravíe, que ninguno seretrase o se aleje. A esto precisamente nos invita elEvangelio de hoy, que concluye con la parábola de la hi- CONTEMPLATIOguera estéril. El labrador que ruega que no la corten to- Señor amantísimo, por el amor con que entregaste ladavía es Jesús. Como intercesor nuestro, dirá hasta el fi- vida por tu rebaño, te suplico y te ruego: escribe con tunal de los tiempos: "Espera u n poco, un poco todavía, dedo en mi pecho la dulce memoria de tu nombre de-que la cuidaré más". Todos los cuidados que Jesús nos licado, y que ningún olvido lo destruya jamás. Escribeprodiga con su Palabra, con los sacramentos, con sus en las páginas de mi corazón tus mandatos y tu volun-intervenciones providenciales -y lo son también los tad, tu ley y tus preceptos, para que siempre y en todoacontecimientos dolorosos-, son ofertas de conversión. lugar tenga ante los ojos, Señor de inmensa ternura,Dejémosle, pues, que nos cultive. La Palabra sagrada es todos tus mandamientos. ¡Qué dulces al paladar soncomo un arado, y también como una semilla sembrada tus palabras! Dame u n a memoria tenaz para no olvi-para que pueda producir fruto. darlas nunca. Fuego siempre ardiente, amor que siempre quemas, dulce Cristo, Jesús bueno, luz eterna e indefectible, pan ORATIO de vida que nos fortaleces sin que disminuyas; cada día eres consumido y siempre estás entero: resplandece en En el trágico horizonte de estos años de guerras, de mi, inflámame, ilumina y santifica a tu criatura, vacía-odios y violencias, en el lento y fatigoso discurrir de la de su malicia, llénala de gracia y mantenía siemprenuestros días, sigue llamándonos, Señor, para decirnos saciada, para que coma el alimento de tu carne para sal-quién eres. Ayúdanos a estar dispuestos a escuchar tu vo- vación de mi alma, para que comiéndote viva de ti, ca-luntad, ayúdanos a mantenernos en silencio, de rodillas, mine por ti, llegue a ti, descanse en ti (Juan de Fvcamp,por lo menos u n rato, ante la débil lámpara que arde ante Confessio theologica, III, 47-52).el sagrario, en la inmensa soledad de nuestros templos,convertidos con frecuencia en un desierto en el que te(Hiedas solo, esperándonos, mientras nosotros nos afana- ACTIOmos y nos dejamos absorber por otras cosas. Cuéntanos algo de ti, de lo que has hecho por nosotros, Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:.1 lo largo de las innumerables generaciones que nos han "Bendice, alma mía, al Señor v no olvides sus benefi- |ncird¡do en el camino de la historia, cuando, escuchan- cios" (Sal 102,2).
  • 101. 200 Tercera semana de cuaresma PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Lunes Todo es provisional en la vida del hombre, todo está ligado al de la tercera semanatiempo: en este sentido, tanto justos como pecadores viven en eltiempo, tiempo que es un don de Dios para ellos, un tiempo de de cuaresmagracia, y por ello, un tiempo abierto a la conversión. Ni el pecadorempedernido ni el justo empedernido permanecerán así parasiempre. Están llamados a ser "pecadores en conversión". Dios nos toca de muchas maneras para llevarnos a este estadode conversión. Nosotros sólo podemos prepararnos para que Diosnos toque. Fuera de la conversión estamos fuera del amor. En este caso no lequedarían al hombre más que dos posibilidades: la satisfacción de síy la justicia propia, o una profunda insatisfacción y la desesperación. LECTIO Fuera de la conversión no podemos estar en la presencia del ver-dadero Dios, pues no estaríamos junto a Dios, sino ¡unto a uno denuestros numerosos ídolos. Además, sin Dios, no podemos perma-necer en la conversión, porque no es nunca el fruto de buenasresoluciones o del esfuerzo. Es el primer paso del amor, del Amor Primera lectura: 2 Reyes 5,1-15 ade Dios más que del nuestro. Convertirse es ceder al dominio 1insistente de Dios, es abandonarse a la primera señal de amor que N a a m á n , general del ejército del rey de Siria, era unpercibimos como procedente de Él. Abandono en el sentido de h o m b r e m u y c o n s i d e r a d o p o r su señor, p o r q u e p o r medio de él el S e ñ o r h a b í a d a d o la victoria a Siria. Este hombro, quecapitulación. Si capitulamos ante Dios, nos entregamos a Él. Todas e r a p o d e r o s o , tenía la lepra. 2 E n u n a de sus incursiones gue-nuestras resistencias se funden ante el fuego consumidor de su Pala- rreras, los sirios se llevaron de Israel a u n a jovencila, que lúebra y ante su mirada; no nos queda ya más que la oración del pro- d e s t i n a d a al servicio de la mujer de N a a m á n . Ella dijo a sufeta Jeremías: "Haznos volver a ti, Señor, y volveremos" (Lam 5 , 2 1 ; señora:cf. Jr 31,18) (A. Louf, A merced de su gracia, Madrid 1991, 19-24, - ¡Ojalá mi señor fuese al profeta que hay en Samai ia! Elpassim). lo curaría de la lepra. ^ N a a m á n se lo fue a decir al rey. - Esto y esto m e ha dicho la m u c h a c h a de Israel. El rey de Siria respondió: - ¡Bien! Ponte en c a m i n o , yo le daré una eai la para el rey de Israel. N a a m á n m a r c h ó llevando consigo i r o s n e n los eineuonla kilos de plata, seis mil m o n e d a s de oro y d i o / veslidos, "y en- tregó al rey de Israel la carta en la que so clona: " C u a n d o re- cibas esta carta, verás q u e te envío a mi servidor N a a m á n , p a r a q u e lo cures de la lepra". 7 C u a n d o leyó la carta, el rey de Israel rasgó sus vestiduras y exclamó: - (-Acaso soy yo Dios, c a p a / de d a r la m u e r t e o la vida, para
  • 102. 202 Tercera semana de cuaresma Lunes 20.? que éste me mande un hombre leproso para que lo cure? Fi- apoya la sugerencia, a u n q u e al rey de Israel le parece jaos y veréis que busca un pretexto contra mí. una provocación. La creciente tensión entre ambos paí- s Cuando Eliseo, el hombre de Dios, supo que el rey había ses hostiles se mitiga p o r la intervención de Eliseo, pro- rasgado sus vestiduras, envió a decirle: feta. Sólo siguiendo sus indicaciones, tan sencillas que - ¿Por qué has hecho eso? Que venga a mí, y sabrá que hay un profeta en Israel. parecen banales, se efectuará el milagro de la curación Llegó Naamán con sus caballos y su cano, y se detuvo de Naamán, como primer paso para llegar a la profe- ante la puerta de la casa de Eliseo. " Elíseo le dijo por medio sión de fe en el Dios de Israel. Junto a los personajes que de un mensajero: aparecen en primer plano (Naamán, Eliseo y los dos - Anda, báñate siete veces en el Jordán y lu carne quedará soberanos), aparecen también, como mediadores indis- limpia. pensables de los que se sirve el Señor para orientar el 11 Naamán, indignado, se man lio imirimirundo: curso de los acontecimientos, la joven cautiva, el mensa- - Pensaba que saldría a recibirme, que invocaría el nombre jero y los siervos. del Señor, su Dios, me locaría y así curaría mi lepra. 12 ¿Acaso los líos de Damasco, el Abana y el Faríar, no son mucho El pasaje contiene claras referencias al simbolismo mejores que todas las aguas de Israel? ¿No podría yo bañarme bautismal: inmersión en las aguas, la eficacia de la Pa- en ellos y quedar limpio? labra del Dios de Israel, el carácter universal de la sal- Y se liie indignado. "Pero sus siervos le dijeron: vación concedida en virtud de la obediencia. - Padre, si el profeta te hubiese mandado una cosa difícil, ¿no lo habrías hecho? Pues ¿cuánto más habiéndote dicho "Báñate y quedarás limpio?". u Entonces, Naamán bajó al Jordán, se bañó siete veces, Evangelio: Lucas 4,24-30 como había dicho el hombre de Dios, y su carne quedó limpia como la de un niño. "Acto seguido, regresó con toda su comi- 24 Vino Jesús a Nazaret y dijo al pueblo en la sinagoga: tiva a donde estaba el hombre de Dios y, de pie ante él, dijo: - La verdad es que ningún profeta es bien acogido en su - Reconozco que no hay otro Dios en toda la tierra que el tierra. 25 Os aseguro que muchas viudas había en Israel en Dios de Israel. tiempo de Elias, cuando se cerró el cielo por tres años y seis meses y hubo gran hambre en todo el país; ""sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elias, sino a una viuda de **• Coh palabras bien medidas, con unas pinceladas Sarepta, en la región de Sidón. 27 Y muchos leprosos había enbien marcadas, se presenta a Naamán - n o m b r e cuya Israel cuando el profeta Eliseo, pero ninguno de ellos lúe cu-raíz hebrea (nm) expresa belleza- como un personaje rado, sino únicamente Naamán el sirio. 28excepcional con unas cualidades envidiables que con- Al oír esto, todos los que estaban en la sinagoga se llena-trastan de repente con el abismo de soledad y maldición: ron de indignación; 29 se levantaron, le echaron fuera de la"Este hombre, que era poderoso, tenía la lepra" (v. 1). La ciudad y lo llevaron hasta un precipicio del monte sobre ellepra: enfermedad que significa separación, impureza, que se asentaba su ciudad, con ánimo de despeñarlo. " Pero él, abriéndose paso entre ellos, se marchó.castigo divino; situación humanamente sin salida, sinesperanza. A pesar de todo esto, el general del ejércitode Siria acoge la proposición de una m u c h a c h a israeli- *»• El hecho que se n a r r a lo ubica Lucas dentro de lata cautiva en una correría: debería dirigirse al profeta fase inaugural de la misión de Jesús. Estamos en la si-de Samaría. Hasta el mismo rey de Siria, benévolamente, nagoga de Nazaret. Jesús, entre los suyos, lee un pasaje
  • 103. 204 Tercera semana de cuaresma Lunes 205del rollo de Isaías anunciando el cumplimiento en su realiza tras el paso de una actitud inicial de orgullo y pre-misma persona. sunción a otra de humildad que posibilita el fiarse de los "Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron": la fra- sencillos medios de salvación que nos ofrece Dios.se de Juan (1,11), que resume el destino histórico de Je-sús, es el mejor comentario al rechazo manifestado porlos paisanos de Nazaret, interpretado por Lucas como ORATIOprefiguración de todo el misterio pascual. La descon-certante revelación del "Verbo hecho carne" -el hijo de Señor Jesús, aquí me tienes. No tengo otra esperan-José- va pasando desde la admiración a la incredulidad za. Tú me conoces. Ante ti está mi miseria. Ante ti estánhostil, incluso al odio homicida. ¿Puede haber un desti- también todos mis deseos. Sólo tú puedes curarme. Túno distinto para un profeta? Las palabras de Jesús lo ex- eres el único que tienes palabras de vida eterna. Esperocluyen: el testimonio de Elias y Hliseo lo confirma. Cual- en ti, Jesús, espero en tu Palabra, porque tu misericor-quier prejuicio -ya sea religioso, cultural, nacionalista...- dia es inmensa.es un obstáculo para acoger la humilde revelación de No te pido signos maravillosos y desconcertantes. TeDios. La viuda de Sarepla en Sidón, Naamán el Sirio, ex- pido el don de un corazón humilde y dócil que se dejetranjeros, acogen la salvación, ofrecida a todos, pero re- convencer por la fuerza persuasiva de tu Espíritu, que,chazada precisamente por sus primeros destinatarios. junto con el Padre, está sobre todos, actúa por medio de todos y está presente en todos. Te pido el don de un co- razón sencillo capaz de contemplar -maravillado- la MEDITATIO grandeza de tu amor oculto en los humildes signos del pan y el vino, de la luz y el agua, en la voz y el rostro de "Este hombre, que era poderoso, tenía la lepra" (2 Re 5,1), cada hermano. Te pido el "milagro" de una fe sin reser-"...pero ninguno de ellos fue curado, sino únicamente vas que acepte -sobre todo en el momento de las dudas,Naamán el sirio" (Le 4,27). la impotencia y el pecado- el fiarse totalmente de ti. Pero: conjunción adversativa que entre ambos frag-mentos indica un cambio de situación. En el primercaso, de una situación de "esplendor" a una extrema po- CONTEMPLATIObreza; en el segundo, de una negativa a la experiencia dela salvación. El Señor ama al alma obediente: y si la ama, le da Cuántos "peros", también, en nuestra vida personal y todo lo que el alma le pide. Como en otras épocas, tam-comunitaria. A veces, señalando nuestra propia condi- bién hoy el Señor escucha nuestras oraciones y atiendeción de límite y de pecado; a veces, introduciendo una nuestras súplicas. Todos buscan la paz y la felicidad,intervención inesperada de gracia. pero sólo unos pocos saben dónde encontrar esta felici- El itinerario de Naamán de un "pero" al otro puede se- dad y esta paz y qué hay que hacer para obtenerlas [...].ñalar también nuestro camino de curación, que en etapas Todo el que ha sido tocado por la gracia, aunque nosucesivas nos conduce a la salvación. Este camino sólo se sea más que ligeramente, se somete con alegría a cual-
  • 104. 206 Tercera semana tle cuaresma Lunes 20?quier autoridad. Sabe que Dios gobierna el cielo, la tie- hay que dejar de dar coces contra el aguijón" y empezar a ver e nrra y el infierno, su propia vida y sus cosas, y todo lo que tales situaciones la silenciosa pero no menos cierta voluntad de D ¡ 0hay en el mundo; por esta razón, conserva la paz. El con nosotros. Es preciso, además, dejar todo, para hacer la volu n tad de Dios: trabajo, proyectos, relaciones [...].obediente se ha abandonado a la voluntad de Dios y noteme la muerte, porque su alma está habituada a vivir La conclusión más hermosa de vida de obediencia sería "mo r ¡ por obediencia", es decir, morir porque Dios dice a su siervocon Dios y le ama. Ha renunciado a su propia voluntad "¡Ven!", y él viene. °:y, por ello, ni en su alma ni en su cuerpo se da la luchaque atormenta al desobediente y al que obra según su vo de los religiosos en la Iglesia, sino que está abierta a todos | 0propia voluntad. ¿Por qué los Sanios Padres han colo- bautizados. Los laicos no tienen, en la Iglesia, un superior al q u scado la obediencia por encima del ayuno y la oración? obedecer -por lo menos no en el sentido en que lo tienen los rP |- ePorque si se hacen esfuerzos ascéticos, pero sin obe- gíosos y clérigos-, pero, en compensación, tienen un "Señor" Q|diencia, eso desarrolla el espíritu de vanidad; el obe- que obedecer. Tienen su Palabra. Desde sus más remotas raíces h ediente, por el contrario, lo hace todo como se le ha di- breas, la palabra "obedecer" indica la escucha y se refiere Q |" Palabra de Dios. El camino de la obediencia se abre al que ha ^ Qcho, y no tiene de qué enorgullecerse. cidido vivir "para el Señor"; es una exigencia que se desprende ^ Por otra parte, el obediente ha renunciado en todo a la verdadera conversión (R. Cantalamessa, L obbedienza, M i k 6 nsu voluntad, y por eso su espíritu está libre de cualquier 1986, 59-63, passim).preocupación y recibe el don de la oración pura. Gra-cias a la obediencia, el hombre es preservado del orgu-llo. Por la obediencia, se recibe el don de la oración; gra-cias a la obediencia, se nos da la gracia del EspírituSanto (Archimandrita Sofronio, San Siloan el Athonita,Madrid 1996, 353-354, passim). ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Envíanos, Señor, tu luz y tu verdad" (Sal 42,3). PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Existe una obediencia a Dios, con frecuencia muy exigente, queconsiste sencillamente en obedecer a las situaciones. Cuando se havisto que, a pesar de todo el esfuerzo y las oraciones, se dan, ennuestra vida, situaciones difíciles, incluso a veces absurdas y, anuestro parecer, espiritualmente contraproducentes, que no cambian,
  • 105. Martes 2()9 y poder así alcanzar tu favor. Martes ,9 Pero tenemos un corazón de la tercera semana contrito y humillado; acéptalo como si fuera de cuaresma un holocausto de carneros y toros, 40 de millares de corderos cebados. Que éste sea hoy nuestro sacrificio ante ti, y que te sirvamos fielmente, pues no quedarán defraudados quienes confían en ti. 41 Ahora queremos seguirte con todo el corazón, queremos serte fieles y buscar tu rostro. LECTIO No nos defraudes, Señor; 42 trátanos conforme a tu ternura, según la grandeza de tu amor. " Sálvanos con tu fuerza prodigiosa y muestra la gloria de tu nombre.Primera lectura: Daniel 3,25.34-43 -Entonces Azarías, de pie en medio del fuego, oró así **• La clave de lectura de la oración de Azarías está en 54 Por tu nombre, te lo pedimos: la frase: "Muestra la gloria de tu nombre" (v. 43; cf. la pri- no nos abandones para siempre, mera petición del Padre nuestro en Mt 6,9). Azarías, en no rompas tu alianza, la prueba de la persecución, sólo teme una cosa: que e] no nos retires tu amor. nombre de Dios pierda su gloria, es decir, su "peso", su ,ñ Por Abrahán, tu amigo; poder. Nada más le infunde miedo: ni el ser reducidos a por Isaac, tu siervo; por Israel, tu consagrado; un "resto", ni la humillación (v. 37); ni siquiera la pro- "a quienes prometiste fanación del templo y la helenización, con la consi- descendencia numerosa guiente destitución de los jefes religiosos y la abolición como las estrellas del cielo, del culto oficial (v. 38; cf. 2 Mac 6,2). Estos aconteci- como la arena de la orilla del mar. mientos, aunque dolorosos, no perjudican a Israel. El 17 A causa de nuestros pecados, Señor, profeta los lee como una purificación providencial: en somos hoy el más insignificante de todos los pueblos la prueba, el pueblo manifiesta un corazón contrito y un y estamos humillados en toda la tierra. espíritu humilde agradables al Señor como verdadero !í No tenemos príncipes, sacrificio (w. 40s) que vuelve dar gloria a su nombre. ni jefes, ni profetas; estamos sin holocaustos, sin sacrificios, Entonces renace la esperanza (v. 42). La fidelidad de sin poder hacerte ofrendas Dios a las promesas hechas a los patriarcas sigue firme ni quemar incienso en tu honor; (w. 35s); la grandeza de su misericordia todavía puede no tenemos un lugar derramar la benevolencia y la bendición sobre el pueblo donde ofrecerte las primicias
  • 106. Tercera semana de cuaresma Martes210de la alianza (v. 42). Por ello, la súplica de Azarías se venganza a ultranza y sin límites (cf. venganza de ha-transforma en salmo penitencial (w. 26-45), en himno rnee en Gn 4,23s), manifestando estar dispuesto a per-de alabanza cantado al unísono por los tres jóvenes en donar "hasta siete veces", n ú m e r o muy significativo deel horno (w. 52-90). su disponibilidad total al perdón (v. 21). En la res- puesta de Jesús, se dilatan hasta el infinito los límites del perdón (v. 22). Es la nueva mentalidad a la que estáEvangelio: Mateo 18,21-35 llamado el cristiano. 21 Por ser paradójico, Jesús lo va a ilustrar con una pa- Entonces se acercó Pedro a Jesús y le preguntó: rábola (w. 23-34) estructurada en tres escenas contra- - Señor, ¿cuántas veces he de perdonar a mi hermano puestas y complementarias: encuentro del siervo deu- cuando me ofenda? ¿Siete veces? "Jesús le respondió: dor con su señor, encuentro del siervo perdonado de la - No te digo siete veces, sino setenta veces siete. :3 Porque deuda con otro siervo d e u d o r a su vez del primero, nue- con el Reino de los Cielos sucede lo que con aquel rey que vo encuentro entre el siervo y el señor. quiso ajustar cuentas con sus siervos. 24 Al comenzar a ajus- Los discípulos deberán aprender a imitar al Padre ce- tarías le íue presentado uno que le debía diez mil talentos. 2í Como no podía pagar, el señor mandó que lo vendieran a él, lestial (v. 35). La deuda del siervo es enorme, las cifras a su mujer y a sus hijos, y todo cuanto tenía, para pagar la son a todas luces hiperbólicas, pero el señor tiene lásti- deuda. " El siervo se echó a sus pies suplicando: "¡Ten pa- ma (v. 27: se utiliza el m i s m o verbo para describir los ciencia conmigo, que te lo pagaré todo!". 27 El señor tuvo com- sentimientos de Jesús en la muerte del amigo Lázaro): pasión de aquel siervo, lo dejó libre y le perdonó la deuda. manifestando su gran magnanimidad con un perdón "Nada más salir, aquel siervo encontró a un compañero suyo gratuito. Pero este siervo se encuentra con un colega que le debía cien denarios; lo agarró y le apretaba el cuello, diciendo: "¡Paga lo que debes!". 2 " El compañero se echó a que le debe una cifra irrisoria (w. 28-30). Esperaríamos sus pies, suplicándole: "¡Ten paciencia conmigo y te pagaré!". que inmediatamente le perdonase la pequeña ciencia, 11 1 Pero él no accedió, sino que fue y lo metió en la cárcel has- pero no sucede así y su reacción es despiadada. La gra- ta que pagara la deuda. " Al verlo sus compañeros se disgus- cia recibida no transformó su corazón. Por eso v pasa- taron mucho y fueron a contar a su señor todo lo ocurrido. mos a la última escena- es digno de juicio y del i ;isligo "Entonces el señor lo llamó y le dijo: "Siervo malvado, yo te perdoné aquella deuda entera porque me lo suplicaste. "¿No divino. La conclusión es clara: el perdón del hombre a debías haber tenido compasión de tu compañero, como yo la su hermano condiciona el perdón del Padre, tuve de ti?". "Entonces su señor, muy enfadado, lo entregó para que lo castigaran hasta que pagase toda la deuda. 15 Lo mismo hará con vosotros mi Padre celestial si no os perdonáis de corazón unos a otros. MEDITATIO San Ambrosio indica que Dios creó al hombre para **• Estamos en la segunda parte del discurso eclesial tener alguien a quien perdonar y revolar así el rostro de(Mt 18), dedicado especialmente al perdón de la ofen- su amor desconcertante, que es disponibilidad ilimitadasa personal. Pedro es el interlocutor de Jesús (v. 21), al perdón a cualquier precio, incluso el más elevado,que piensa distanciarse del sombrío horizonte de la como es la sangre de su Hijo. Pero amor pide amor, y la
  • 107. 212 Tercera semana de cuaresma Martes 213misericordia de Dios desea inspirar la misma disposi- mismo con nuestros deudores. Abre los ojos de nues-ción en el hombre, pecador perdonado, en relación con tro corazón, para que sepamos reconocer, en lo ordi-sus hermanos. ¿De qué nos sirve haber experimentado nario de cada día, las mil ocasiones que se presentanla misericordia divina si no permitimos que se transpa- de verter en los hermanos una medida de a m o r "apre-rente en nuestro rostro, en nuestra vida? Quien no acep- tada, rellena, rebosante": la misma que tú viertes enta perdonar al hermano muestra no reconocer la grave- nuestro interior cada vez que tocamos fondo en nues-dad del propio pecado. tra pobreza. El perdón de Dios sería vano si no permitimos que seplasme a su imagen y semejanza, pues él es un Dios"piadoso y misericordioso, lento a la ira y rico en amor". CONTEMPLATIOJamás podremos pagar la enorme deuda de nuestros pe-cados, de nuestra ciega ingratitud... pero él los perdona Al predicar las bienaventuranzas, el Señor antepusopidiéndonos hacer lo mismo: perdonar de corazón "has- los misericordiosos a los limpios de corazón. Y es queta setenta veces siete" al hermano, será en la tierra el co- los misericordiosos descubren en seguida la verdad enmienzo de una gran fiesta que culminará en el cielo: sus prójimos. Proyectan hacia ellos sus afectos y sefiesta de la reconciliación, gloria de los hijos que Dios se adaptan de tal manera que sienten como propios losha adquirido al precio de la sangre del Hijo, en el Espí- bienes y los males de los demás.ritu Santo derramado para el perdón de los pecados. La verdad pura únicamente la comprende el cora- zón puro, y nadie siente tan vivamente la miseria del h e r m a n o como el corazón que asume su propia nú se- ORATIO ria. Para que sientas tu propio corazón en la miseria de tu hermano, necesitas conocer primero tu propia ¡Qué inmenso es tu corazón, oh Padre bueno y mi- miseria. Así podrás vivir en ti sus problemas, y se des-sericordioso, lento a la ira y rico en amor! ¡Nos senti- pertarán iniciativas de ayuda fraterna. Éste fue el pro-mos tan tacaños y mezquinos ante tu magnanimi- grama de acción de nuestro Salvador: quiso sufrir paradad...! Tú nos has llamado gratuitamente a la vida y saber compadecerse, se hizo miserable para aprenderquieres que la gastemos por ti y los hermanos en ple- a tener misericordia. Por eso se ha escrito de él: "Apren-nitud de donación. Sólo así podemos ser felices. Pero dió por sus padecimientos la obediencia" (I leb 5,8) (Ber-qué lejos estamos de participar en esta extraña lógica nardo de Claraval, Tratado sobre los grados de humil-en la que el que más ama parece perder, en la que se es dad y soberbia, III, 6).grande en la medida que nos hacemos pequeños. Enséñanos a recordar tu amor, que no dudó en dar-nos lo que tenía de más precioso, tu a m a d o Hijo, aun ACTIOsabiendo que somos siervos despiadados: capaces, cla-ro está, de recibir todo y acoger el perdón de nuestras Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:inmensas deudas, pero sin estar dispuestos a hacer lo "Tú eres, Señor, bueno e indulgente" (Sal 85,5).
  • 108. 214 Tercera semana de cuaresma PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Miércoles Lo que cuenta es soportar al otro en todas las facetas de su ca- de la tercera semanarácter, incluso las difíciles y desagradables, y callar sus errores ypecados -también los que na cometido contra nosotros-; aceptar y de cuaresmaamar sin descanso: todo esto se acerca al perdón. Quien adopta una postura similar en las relaciones con los otros,con su padre, su amigo, su mujer, su marido, también en las rela-ciones con extraños, con todos los que encuentra, sabe bien lo difí-cil que es. A veces se verá impulsado a decir: "No, ya no puedomás, no logro soportarlo; estoy al límite de mi paciencia; esto nopuede seguir así: Señor, ¿cuántas veces deberé perdonar a mihermano si peca contra mí?. ¿Cuánto tiempo tendré que soportarsu dureza contra mí, que me ofenda y hiera; sus faltas de atención LECTIOy delicadeza; que continúe haciéndome mal? ISeñor, ¿cuántas ve-ces?. Esto deberá acabar, alguna vez tendremos que llamar alerror por su nombre; no, no es posible que siempre se pisotee miderecho. ¿Hasta siete veces?" [...]. Primera lectura: Deuteronomio 4,1.5-9 Es un verdadero tormento preguntarme: "¿Cómo me las arre-glaré con este individuo, cómo podré soportarlo? ¿Dónde comien- Moisés habló al p u e b l o y dijo: "Y ahora, Israel, escucha lasza mi derecho en mis relaciones con él?". Ya está: hagamos como leyes y los preceptos q u e os e n s e ñ o a practicar, para que viváisPedro, vayamos a Jesús, vayamos a plantearle siempre esa pre- y entréis en posesión de la tierra que os da el Señor, Dios dequnta. Si acudimos a otro o nos prequntamos a nosotros mismos, vuestros a n t e p a s a d o s .quedaremos desasistidos o la ayuda recibida será fatal. Jesús sí nos "Mirad, os he e n s e ñ a d o leyes y preceptos c o m o el Señor mipuede ayudar. Pero sorprendentemente: "No te digo hasta siete Dios m e m a n d ó , p a r a que los pongáis en práctica en la I ierraveces -responde a Pedro-, sino hasta setenta veces siete"; y sabe a la q u e vais a e n t r a r p a r a t o m a r posesión de ella, "(¡uardadmuy bien que es la única manera de ayudarle (D. Bonhoeffer, los y ponedlos en práctica; eso os h a r á sabios y sensatos anleMemoria e fedeltá, Magnano 1995, 96-98, passim). los d e m á s pueblos, que, al oír todas eslas leyes, dirán: "l.sia g r a n n a c i ó n es ciertamente u n p u e b l o sabio y sensato". Y en efecto, ¿qué n a c i ó n hay tan g r a n d e q u e UMIJÍÍI dioses tan i v r canos a ella c o m o lo está el Señor n u e s l r o Dios siempre que lo invocamos? 8 ¿Y qué nación hay lan g r a n d e que len^a leyes y p r e c e p t o s tan justos c o m o esta Ley q u e y<> <»s p r o m u l g o hoy? "Pero presta atención y no te olvides de l o q u e has visto con tus ojos; recuérdalo mientras vivas y e u e n l a s e l o a tus hijos y a tus nietos". *> En los tres primeros capítulos del Dciilcroiionüo, Moisés habla a Israel recordándole la historia para subrayar la fidelidad de Dios con su pueblo, lin el c. 4 se
  • 109. 216 Tercera semana de cuaresma Miércoles J 17sacan las consecuencias: se pide al pueblo una respuesta **• La persona y las enseñanzas de Jesús desconcier-que manifieste absoluta fidelidad a Dios, que se traduz- tan a sus contemporáneos: de hecho, constituyen unaca en la práctica de las leyes y normas que, por orden novedad radical. La perícopa de hoy nos deja entrever eldel Señor, enseñó Moisés de acuerdo con lo que él mis- interrogante que suscitaban y, a la vez, refleja la deli-mo aprendió. Éstas no constituyen sólo una condición cada situación de las primeras generaciones cristianaspara entrar en posesión de la tierra (v. 1), sino también en sus relaciones con el judaismo.y sobre todo una tarea concreta a cumplir, una "voca- El evangelio según Mateo, destinado en primer lu-ción" (v. 56): pues, de hecho, un estilo de vida inspirado gar a una comunidad judeocristiana, presenta a Jesúsen dichas ordenanzas hará a Israel objeto de estima y como el nuevo Moisés que promulga en el monte laadmiración de otros pueblos, que apreciarán la sabidu- nueva Ley: las bienaventuranzas. Pero no por ello que-ría superior y podrán reconocer la proximidad extraor- dan abolidas la Ley y los profetas; más bien, llegan adinaria de su Dios. Israel se convertirá así, en medio de su plenitud en Cristo.las naciones, en testimonio del Dios vivo y verdadero, El mismo Jesús manifiesta un gran aprecio de laque ama al hombre y se hace presente cuando se invo- Torah, que a lo largo de los siglos prepara a Israel paraca su nombre, revelado a Moisés (v. 7). Por consiguien- una vida de comunión con Dios. Esta comunión se noste, la lealtad a Dios se manifiesta en una serie de accio- concede ahora, por gracia, en plenitud: en Jesús Diosnes expresadas en los mandamientos. No hay que enten- se hace Emmanuel, Dios-con-nosotros. Los antiguosder los mandamientos como simples prohibiciones, sino preceptos en su plenitud, en Cristo, permaneceráncomo respuesta de amor. Y como se basan en anteriores como norma perenne. Jesús lo afirma con suma auto-beneficios de Dios, para poder practicarlos libremente ridad, como evidencia el texto griego donde aparece laes indispensable recordar la historia de salvación: traer a palabra original: "Amén" (v. 18), frecuente en boca dela memoria las obras del Señor ayuda al pueblo a crecer Jesús y después del resto del Nuevo Testamento y de laen gratitud a Dios y en la observancia de sus leyes, de Iglesia primitiva. Ni siquiera los minúsculos signos cil-generación en generación (v. 3). la Ley -esto es, los preceptos secundarios serán anu- lados, y de su observancia o inobservancia dependerá la suerte definitiva de cada uno. De hecho, por Iónica, y deEvangelio: Mateo 5,17-19 acuerdo con el estilo oriental, ser considerado mínimo en el Reino de los Cielos significa ser c u luido, ionio Dijo Jesús: l7 No penséis que he venido a abolir las ense- parece en el v. 20. ñanzas de la Ley y los profetas; no he venido a abolirías, sino a llevarlas hasta sus últimas consecuencias. IS Porque os ase- guro que, mientras duren el cielo y la tierra, la más pequeña le- tra de la Ley estará vigente hasta que todo se cumpla. "Por eso, MEDITAIK) el que descuide uno de estos mandamientos más pequeños y enseñe a hacer lo mismo a jos demás será el más pequeño en El hombre se caracteriza por el deseo infinito de vida el Reino de los Cielos. Pero el que los cumpla y enseñe será y felicidad, sed nunca plenamenle apagada y que lo con- grande en el Reino de los Cielos. vierte en un incansable buscador de Dios. Y, sin embar-
  • 110. Tercera semana de cuaresma Miércoles 210218go, hoy quizás más que nunca, nos enfrentamos a un mas más de acuerdo con nuestros gustos, hemos queri-nuevo fenómeno, el de u n a humanidad cansada e into- do abrir atajos alternativos para encontrar una felicidadlerante: los caminos antiguos -¿o viejos?- no satisfacen; ilusoria...los nuevos aparecen con mucha frecuencia como au- ¡Perdónanos, Señor! Ayúdanos a volver a empezar, aténticos callejones sin salida y suscitan escepticismo o comenzar partiendo de la escucha humilde y fiel de tudesesperación. Palabra, de caminar dócil y generosamente por tus Las lecturas de la presente liturgia nos vuelven a lle- mandamientos: éstos son los pasos -pequeños pero se-var a un camino concreto, "recto"; es decir, que lleva di- g u r o s - que nos conducirán a un amor grande contigo yrectamente a su fin. Su punto de partida es la escucha con los hermanos; son pasos humildes que nos puedende la Palabra y exige humildad y obediencia. El paso a hacer "grandes" en tu Reino. Enséñanos a caminar de-seguir consiste en llevar a la práctica la Palabra cada día. trás de ti, Jesús, nuestro verdadero maestro, para queLa meta es el encuentro con la Palabra, Jesús y, por con- nuestra vida, renovada en la escuela de la caridad, testi-siguiente, la felicidad, la bienaventuranza. monie al m u n d o el gozo del Evangelio. El camino puede parecer exigente, pero para quien camina se convierte en estímulo para ensanchar el cora- zón. No se trata tanto de practicar con rigor los precep- CONTEMPLATIO tos, sino de seguir a una persona paso a paso, a Jesús. La palabra ley puede parecer hoy sinónimo de esclavitud, Oye, hijo mío, mis palabras suavísimas, que exceden legalismo, algo frío o a hipocresía. Por el contrario, ¿hay toda la ciencia de los filósofos y letrados de este mundo. algo más estupendo que el verdadero amor, que siempre "Mis palabras son espíritu y vida" (Jn 6,63) y no se pue- busca y encuentra nuevos modos de darse? den ponderar por el sentido h u m a n o . No se deben I raer al sabor del paladar, sino que se deben oír con silencio Precisamente, esta fidelidad absoluta a la enseñanzadel Señor puede hacer radicalmente nueva nuestra vida y recibir con humildad y gran afecto.incluso a los ojos de los demás. La fidelidad a manda- Dije: "Dichoso el hombre a quien tú educas, Señor,tos antiguos nos hará testigos de la perenne novedad: aquel a quien instruyes con tu ley" (Sal 93,12s). Yo, diceJesús, el Señor, está con nosotros, y en él encontramos el Señor, enseñé a los profetas desde el principio, y noplenitud de gozo hasta en el cotidiano trabajo de la ceso de hablar a todos hasta ahora; pero muchos sonexistencia. duros y sordos a mi voz. Muchos oyen de mejor grado al m u n d o que a Dios; siguen más fácilinenle el apetito de su carne que el beneplácito divino. El mundo pro- ORATIO mete cosas temporales y pequeñas, pero aun así le sirven con gran ansia; y yo prometo cosas grandes y Señor, en tu gran bondad nos has mostrado el cami- eternas, y entorpécense los corazones de los mortales. no a seguir para llegar a la meta de la eterna comunión Yo daré lo que tengo prometido. Yo cumpliré lo que he contigo. Con frecuencia hemos preferido escuchar otras dicho, si alguno perseverare fiel en mi a m o r hasta el voces diferentes de la tuya, nos hemos adherido a nor- fin [...].
  • 111. 220 Tercera semana de cuaresma Miércoles 221 Escribe tú mis palabras en tu corazón y considéra- necesitas un poco, personas cuyos gestos echarías de menos si noslas con gran diligencia, pues en el tiempo de la tenta- negásemos a hacerlos. El ovillo de algodón para zurcir, la carta que hay que escribir, el niño que es preciso levantar, el marido que hayción las habrás menester. Lo que no entiendes c u a n d o ue alegrar, la puerta que hay que abrir, el teléfono que hay quelo lees, lo conocerás el día que te visite (Imitación deCristo, III, 3). 3 escolgar, el dolor de cabeza que hay que soportar...: otros tan- tos trampolines para el éxtasis, otros tantos puentes para pasar desde nuestra pobre y mala voluntad a la serena rivera de tu de- seo (M. Delbrél, La alegría de creer, Santander 1 997, 1 35s). ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Inclino mi corazón a cumplir tus leyes, mi recompensaserá eterna " (Sal 118,112). PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Cuando aquellos a quienes amamos nos piden algo, les damoslas gracias por pedírnoslo. Si tú deseases, Señor, pedirnos una úni-ca cosa en toda nuestra vida, nos dejarías asombrados, y el habercumplido una sola vez tu voluntad sería el gran acontecimiento denuestro destino. Pero como cada día, cada ñora, cada minuto, po-nes en nuestras manos tal honor, lo encontramos tan natural que es-tamos hastiados, que estamos cansados... Y, sin embargo, si entendiésemos qué inescrutable es tu misterio,nos quedaríamos estupefactos al poder conocer esas chispas de tuvoluntad que son nuestros minúsculos deberes. Nos deslumbraríaconocer, en esta inmensa tiniebla que nos cubre, las innumerables,precisas y personales luces de tus deseos. El día que lo entendiése-mos, iríamos por la vida como una especie de profetas, como vi-dentes de tus pequeñas providencias, como agentes de tus inter-venciones. Nada sería mediocre, pues todo sería deseado por ti.Nada sería demasiado agobiante, pues todo tendría su raíz en ti.Nada sería triste, pues todo sería querido por ti. Nada sería tedio-so, pues todo sería amor por ti. Todos estamos predestinados al éxtasis, todos estamos llamadosa salir de nuestras pobres maquinaciones para resurgir hora trashora en tu plan. Nunca somos pobres rechazados, sino bienaven-turados llamados; llamados a saber lo que te gusta hacer, llamadosa saber lo que esperas en cada instante de nosotros: personas que
  • 112. Jueves 223 Jueves comienza con "Escucha, Israel"- el pueblo elegido podrá conocer a su Dios, diferente de otra divinidad o ídolo. de la tercera semana Los verdaderos profetas no cesan de exhortar, pero jun- de cuaresma to a su predicación está la más fácil y cómoda de los fal- sos profetas. La elección es radical: se juega uno la vida o la muerte. El fragmento está dividido en tres partes; las dos primeras presentan una idéntica estructura: al mandamiento de Dios {"Escuchad": v.23) y su urgente solicitud ("Envié" v. 25) corresponden los claros recha- zos: "Pero no escucharon" (w. 24.26). No aparece ni som- bra de arrepentimiento, ningún deseo de conversión. Sólo queda una conclusión -tercera parte-: mientras LECTIO el pueblo vuelve a caer obstinadamente en la idolatría y espiritualmente vuelve a ser esclavo de Egipto, lejos de Dios (w. 24-27; cf. Nm 11,4-6), el profeta no deja de ser fiel a su vocación: enviado a desenmascarar esta situa-Primera lectura: Jeremías 7,23-28 ción enojosa (v. 27), comparte con Dios el sufrimiento Esto dice el Seilor: l.o único que les mandé fue esto: Es- de ser rechazado, incluso de ser tachado de impostor cuchad mi voz, yo seró vuestro Dios y vosotros seréis mi pue- por los que prefieren la mentira a la verdad. blo; seguid fielmente el camino que os he prescrito para que seáis felices. • Pero ellos no obedecieron ni hicieron caso; siguieron las inclinaciones de su corazón obstinado, me die- ron la espalda y no la cara. Evangelio: Lucas 11,14-23 2 " Desde el día en que vuestros antepasados salieron de 14 Egipto hasta hoy os envié a mis siervos, los profetas. 26 Pero Un día estaba Jesús expulsando un demonio que había no escucharon ni me hicieron caso, sino que se obstinaron y dejado mudo a un hombre. Cuando salió el demonio, el mudo fueron peores que sus antepasados. : 7 Cuando les comuni- recobró el habla, y la gente quedó maravillada. 15Pero algunos ques todo esto, no te escucharán; cuando les llames, no te dijeron: responderán. 28 Entonces les dirás: Ésta es la nación que no - Expulsa a los demonios con el poder de Belzebú, prínci- escucha la voz del Señor su Dios y no aprende la lección. La pe de los demonios. 16 verdad ha desaparecido de su boca. Otros, para tenderle una trampa, le pedían una señal del cielo. l7 Pero Jesús, sabiendo lo que pensaban, les dijo: - Todo reino dividido contra sí mismo queda devastado, y *•• Dentro de la dura condena del culto convertido en sus casas caen unas sobre otras. l8 Por tanto, si Satanás estáformulismo vacío (Jr 7,1-8,3), el profeta denuncia sobre dividido contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino?todo la sordera de Israel a la voz de Dios (v. 23), escu- Pues eso es lo que vosotros decís: Que yo expulso los demo- nios con el poder de Belzebú. "Ahora bien, si yo expulso loschada de modo extraordinario en el Sinaí, en el mo- demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos ¿con quémento de la alianza (cf. Ex 20,1-21). Solamente en la es- poder los expulsan? Por eso ellos mismos serán vuestros jue-cucha obediente -de hecho, el primer mandamiento ces. 2Ü Pero si yo expulso los demonios con el poder de Dios,
  • 113. 224 Tercera semana de cuaresma Jueves 225 entonces es que el Reino de Dios ha llegado a vosotros.2I Cuan- es indispensable aprender antes a escuchar. Escuchar do un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus ¿qué? La voz del que ha creado todo con su Palabra bienes están seguros. 22 Pero si viene otro más fuerte que él y amorosa y tiene todo en su mano. Pero hay un enemigo lo vence, le quita las armas en que con liaba y reparte sus despojos. 23 El que no está conmigo eslá contra mí; y el que no celoso de la felicidad del hombre siempre al acecho recoge conmigo, desparrama. para impedirle escuchar la voz del Señor y dejarse con- ducir por su mano. **• Jesús acaba de enseñar a los suyos el Padre nuestro El mentiroso sugiere pensamientos falsos, infunde(11,2-4); les ha regalado la oración por excelencia, que dudas y sospechas. Y si el hombre no guarda en su co-abre el corazón a la venida del Espíritu Santo (v. 13). El razón la Palabra de Dios, lámpara de sus pasos, si no laReino de los Cielos ya está en la I ierra. Tiene lugar una medita día y noche, no estará en disposición de discer-curación. El pueblo sencillo se admira: intuye que algo nir rectamente, con riesgo de extraviarse y hasta de caerextraordinario eslá pasando y se dispone a acoger la sal- totalmente bajo el dominio de falsas doctrinas. Nosvación. Pero no lodos piensan lo mismo (w. 14s). puede suceder también a nosotros, en tantas cuestiones, quizás de ética personal, familiar o comunitaria, que no Como en la primera lectura, se da una oposición en- nos sintamos en sintonía con el Evangelio, nos parezcatre dos acliludes irreconciliables. Surge una duro con- duro, desfasado, incapaz de ponerse al día...traste (vv. 14-I.S) enlre los fariseos y Jesús, a quien se leacusa de blasfemia y de aliarse con Satanás. Es el desti- De este modo, imperceptiblemente, en muchas oca-no de todo profeta. Jesús responde con un discurso apo- siones aparentemente secundarias nos deslizamos ha-logético. La imagen fuerte de la catástrofe (v. 17) lleva al cia u n paganismo tal vez no de calibre mayor, pero pa-oyente a excluir que Satanás pueda luchar contra sí mis- ganismo al fin y al cabo. A la larga, se perderá el gustomo. La conclusión se impone: eslá actuando "elpoder de por la Palabra: no sólo no parecerá dulce al paladar,Dios", expresión que recuerda los prodigios ejecutados sino hasta llegaremos a perder la necesidad de ella epor medio de Moisés en el tiempo del Éxodo. Lo mismo incluso puede llegar a molestarnos si alguien nos laque después de la enseñan/a sobre la oración, aparece la recuerda.afirmación esencial: 7:7 Reino de Dios ha llegado a voso-tros", Jesús, expulsando a los demonios, abre una nuevaépoca, época de libertad de la esclavitud, a condición de ORATIOacoger libremente la Buena Noticia que anuncia (v. 23). Padre, que tu voz resuene siempre en nuestro cora- zón, no permitas que otras voces la apaguen. Vuelve a MEDITATIO susurrarnos lo mucho que nos quieres, lanío cuando nos animas como cuando nos corriges. Apártanos de Si instintivamente sentimos la necesidad de valorar esas sugestiones sutiles, de los mensa jes persuasivos delpersonas y acontecimientos, viéndolo con nuestros pro- antiguo enemigo astuto, celoso de nueslra amistad con-pios ojos, la Palabra que se nos actualiza hoy nos pro- tigo. Sabes bien que el orgullo Ireciicnlenicntc nos ace-porciona materia abundante: para saber ver de verdad, cha, el miedo nos paraliza líente al dolor o l.i prueba.
  • 114. 226 Tercera semana de cuaresma Jueves 227Con tal de sufrir menos, estamos dispuestos a vender la ACTIOpiel al diablo. Perdona, Señor, nuestra arrogancia, la au-dacia con que nos erguimos presumidos frente a tu Hijo Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:y frente a ti, cuando nos hablas de cruz, de camino es- "Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vidatrecho, de escucha, obediencia, sacrificio... eterna" (Jn 6,68). Compadécete de nuestra fragilidad, mira nuestrabuena voluntad, acrecienta en nosotros los deseos deverdad y bondad. Si te ofendemos, no nos lo tomes en PARA LA LECTURA ESPIRITUALserio; si te comprendemos mal, ayúdanos a rectificar; site damos la espalda, sigue buscándonos. Callarse no significa estar mudo, como tampoco hablar equiva- le a locuacidad. El mutismo no crea soledad, como tampoco la lo- cuacidad crea comunión. "El silencio es el exceso, la embriaguez y el sacrificio de la palabra. El mutismo, en cambio, es malsano, CONTEMPLATIO como algo que sólo fue mutilado y no sacrificado" (Ernest Helio). Del mismo modo que existen en la ¡ornada del cristiano determina- Ciertamente, el término o fruto de la Sagrada Escri- das horas para la Palabra, especialmente las horas de meditacióntura no es cualquiera, sino la plenitud de la bienaventu- y de oración en común, deben existir también ciertos momentos de silencio a partir de la Palabra. Serán sobre todo los momentos queranza eterna. Las palabras de esta Escritura son pala- preceden y siguen a la escucha de la Palabra. Ésta no se manifies-bras de vida eterna. ta a personas charlatanas, sino en el recogimiento y silencio. A esta plenitud se esfuerza en introducirnos la divina Callamos antes de escuchar la Palabra, para que nuestros pen-Escritura: con este fin y con esta intención ha de ser la samientos se dirijan a la Palabra, igual que calla un niño cuandoSagrada Escritura escudriñada y enseñada y también entra en la habitación de su Padre. Callamos después de haberescuchada. Para que lleguemos a este fruto o término oído la Palabra, porque todavía resuena, vive y quiere permanecerandando derechamente por el recto camino de las Es- en nosotros. Callamos al comenzar el día, porque es Dios quien debe decir la primera palabra; callamos al caer la noche, porquecrituras, hemos de comen/.ar por el exordio, a saber, por a Dios corresponde la última palabra. Callamos sólo por amor a laacercarnos con fe al Padre de las luces, doblando las ro- Palabra.dillas de nuestro corazón, a fin de que él, por su Hijo en Callar, en definitiva, no significa otra cosa que estar atento»el Espíritu Santo, nos dé verdadero conocimiento de a la Palabra de Dios para poder caminar con su bendiciónJesucristo y, con el conocimiento, su amor. (D. Bonhoeffer, Vida en Comunidad, Salamanca 1983, 61$). Sólo así, conociéndole y amándole, y consolidados enla fe y arraigados en la caridad, podremos comprenderla amplitud, la longitud, la altura y la profundidad de laSagrada Escritura y llegar por este conocimiento al co-nocimiento perfecto y amor extático de la SantísimaTrinidad, adonde tienden los deseos de los santos y don-de se halla el término y la plenitud de todo lo verdaderoy bueno (Buenaventura, Breviloquium, prologus).
  • 115. Viernes 229 8 El Señor volverá a ser su protector, Viernes de nuevo crecerá el trigo, de la tercera semana como la vid florecerán y serán famosos como el vino del Líbano. de cuaresma 9 Efraín no tendrá ya nada que ver con los ídolos Yo escucho su plegaria y velo por él; yo soy como un ciprés lozano y de mí proceden todos tus frutos. 10 ¿Quién es tan sabio como para entender esto? ¿Quién tan inteligente como para comprenderlo? Los caminos del Señor son rectos, por ellos caminan los inocentes LECTIO y en ellos tropiezan los culpables.Primera lectura: Oseas 14,2-10 **• E n este fragmento, estructurado como u n a liturgia penitencial, Oseas invita al pueblo a "volver" -es decir, a Esto dice el Señor: convertirse- al Señor reconociendo el propio pecado -Vuelve, Israel, al Señor tu Dios, como causa de las desgracias actuales. Es necesaria una pues tu iniquidad te ha hecho caer. confesión lúcida y sincera de la culpa; el mismo profeta Buscad las palabras apropiadas sugiere palabras para expresarla y el modo de presen- y volved al Señor; decidle: tarla, acompañada no con víctimas de sacrificio, sino "Perdona todos nuestros pecados con una vida purificada y la ofrenda de alabanza (v. 3). y acepta el pacto; como ofrenda te presentamos Además, es necesaria una decidida renuncia al mal, a las palabras de nuestros labios. compromisos y diversas opciones idolátricas. Libre de "Asiría no nos salvará, todo apoyo humano, el pueblo se encontrará aparente- no volveremos a montar a caballo mente pobre, pero será entonces cuando Dios en perso- y no llamaremos más dios nuestro na cuidará de él. a la obra de nuestras manos, pues en ti encuentra compasión el huérfano". A la conversión del pueblo corresponde la "conver- 5 Yo sanaré su infidelidad, sión" de Dios: depondrá su ira y con la fuerza de su los amaré gratuitamente, amor sanará el mal de Israel, perdonará su infidelidad. pues ha cesado mi ira. Los efectos benéficos de este amor se evocan con imá- 6 Seré como rocío para Israel; genes magníficas que recuerdan al Cantar de los Canta- él crecerá como el lirio res, en una refrescante descripción de vida nueva (cf. la y echará raíces como los árboles del Líbano. imagen de Dios como rocío). Estas promesas llegan al 7 Se desplegarán sus ramas, tendrá el esplendor del olivo culmen en el v. 9: Dios será para el pueblo liberado de y como el del Líbano será su perfume. los ídolos "ciprés frondoso".
  • 116. 230 Tercera semana de cuaresma Viernes .MI El epílogo del redactor, de corte sapiencial, indica la respuesta de Jesús no es desconocida: cita el Sheuiaque es necesario el discernimiento para comprender el Ytsrael {"Escucha, Israel"), de Dt 6,4s, que todo israelitatexto de Oseas, porque en él se manifiestan los caminos repetía en la oración tres veces al día.de Dios, y sólo podrá caminar por ellos quien proceda A este primer mandamiento, Jesús asocia -el verbocon rectitud. griego indica una relación de fuerte y recíproca interde- pendencia- un segundo, sacado también de la Sagrada Escritura (Lv 19,18). En esta unión está la originalidadEvangelio: Marcos 12,28-34 de la respuesta de Jesús al escriba, que reconoce la ver- 28 dadera síntesis de la Ley y del culto; más aún: el amor Un maestro de la Ley que había oído la discusión y había observado lo bien que les había respondido se acercó y le pre- vale más que todos los holocaustos y sacrificios. Jesús guntó: elogia al escriba, y en su respuesta aparece explícito otro - ¿Cuál es el mandamiento más importante? elemento novedoso: la cercanía/presencia del Reino de 2 " Jesús contestó: Dios, cuya ley es el amor y, por consiguiente, la libertad. - El más importante es éste: Escucha, Israel, el Señor nues- tro Dios es el único Señor. " Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu entendimiento y con MEDITATIO todas tus fuerzas." El segundo es éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento más importante que éstos. Un escriba pregunta a Jesús haciéndose portavoz de ,; El maestro de la Ley le dijo: todos nosotros, que tratamos de comprender mejor lo - Muy bien, maestro. Tienes razón al afirmar que Dios es que nos pide el Señor. Se trata de una pregunta sencilla único v que no hay otro fuera de él; "y que amarlo con todo el que quizás planteamos no por curiosidad, sino con el corazón, con todo el entendimiento y con todas las fuerzas, y corazón dispuesto a obedecer. La respuesta no es menos amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los ho- sencilla: Dios, que es amor, quiere de nosotros amor locaustos y sacrificios. porque quiere hacernos partícipes de su misma vida. Lo M Jesús, viendo que había hablado con sensatez, le dijo: que nos manda es, antes que nada, don inaudito, teso- - No estás lejos del Reino de Dios. ro, fuente de todo bien. Hoy la Palabra nos señala en Y nadie se atrevía ya a seguir preguntándole. concreto el horizonte ilimitado de esta realidad nueva y cómo tenemos que actuar para poderlo abarcar en su **• La pregunta del escriba nos conduce a u n a discu- plenitud. La condición esencial es renunciar a cualquiersión de actualidad en las escuelas rabínicas de aquel forma de idolatría: "El Señor nuestro Dios es el únicotiempo. En la Ley se enumeran 248 mandatos y 365 Señor". Pero cuántas veces hemos llamado "dios nuestro"prohibiciones, agrupados en diversas categorías. La a las obras de nuestras manos, adorando nuestras reali-cuestión se plantea a Jesús: Antiguo y Nuevo Testamen- zaciones de bienes materiales, de carrera y posición so-to se encuentran frente a frente. Quizás aparezca el in- cial, de éxito... Y nos hemos hecho esclavos de cosastento de tender una trampa al joven rabbí. Él solventa la efímeras, transformando a los hermanos en rivales, per-dificultad vendo directamente a lo esencial. De hecho, diendo la libertad tan deseada.
  • 117. 232 Tercero semana de cuaresma ientes 233 Desde lo hondo de este abismo queremos volver a las un pasado remoto. Pero cuando el alma conoce el amoraltas cimas. Pero no será nuestro esfuerzo el que lo lo- divino por el Espíritu Santo, percibe con claridad que elgrará, sino nuestra humildad, nuestra pobreza: mendi- Señor es un Padre con nosotros, el más real, el más ín-gos de amor y de paz, recibiremos gratuitamente el don timo, el más cariñoso, el más bueno. Y no existe mayorsi acogemos al Amor sobreabundante que nos renueva, felicidad que amar a Dios con todo el entendimiento, condía tras día, rompiendo las barreras de nuestro egoís- toda el alma, con todo el corazón, y al prójimo como amo, traspasando los estrechos horizontes de nuestra ca- nosotros mismos, como nos lo ha mandado el Señor.pacidad de amar. Entonces, todo hombre se convertirá Cuando este amor more en nosotros, todo dará gozo alen "prójimo". alma. La gracia viene del amor a nuestro hermano, y es me- diante el amor a nuestro hermano como se conserva. ORAIIO Pero si no amamos a nuestro hermano, el amor de Dios no vendrá a nuestra alma. Oh Padre, tú eres pum don y de ti viene todo bien:acoge nuestro humilde y frágil deseo de entrar en la re- Si los hombres observasen los mandamientos degión bien-aventurada de tu amor. No somos capaces de Cristo, la tierra sería un paraíso. Todos tendrían lo sufi-nada, pero tú mismo has querido derramar en nuestros ciente y lo indispensable con poco esfuerzo. El Espíritucorazones tu Santo Espíritu, fuente de amor. Haz que divino viviría en las almas de los hombres, pues él bus-acojamos con generosidad un don tan grande. Abre de ca por sí mismo al alma humana y desea vivir en noso-par en par la capacidad de nuestro corazón para que de- tros; si no fija su morada en nosotros, eso sólo se debejemos que lii mismo, hecho amor en nosotros, llegues a al orgullo de nuestro espíritu (Archimandrita Sofronio,todo hermano que encontremos en el camino. Sabes San Silonan el Athonita, Madrid 1996, 315).qué necesidad tenemos iodos de experimentar un amorsanto que, superando cualquier formalismo convencio-nal, todo cálculo, se manifieste en gestos verdadera- ACTIOmente evangélicos, creativos, capaces de novedad y be-lleza. Pero ¿quién sino tú mismo ha puesto en nosotros Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:esta aspiración tan noble? Danos lo que nos mandas, "Todo el que ama ha nacido de Dios v conoce a Dios"lleva a plenitud lo que has comenzado en nosotros. ( U n 4,7). CONTEMPLATIO PARA LA LECTURA ESPIRITUAL El amor no está sometido al tiempo, conserva siem- El flujo y reflujo de la caridad entre Dios y los hombres, estepre su fuego. Algunos piensan que el Señor ha sufrido amor que el cristiano, solidario con toda la humanidad, recibe depor amor a los hombres y, como no encuentran este Dios por todos y a todos remite a Dios, este amor y sólo esto es loamor en su propia alma, les parece que eso aconteció en que constituye la victoria de Jesucristo, la misión y el esfuerzo de su
  • 118. 234 Tercera semana de cuaresmaIglesia. Los dos polos de este amor son el amor filial a Dios y elamor fraterno con el prójimo. Sábado El amor filial que ansia en cada momento lo que la esperanza de la tercera semanaespera; que cree tener todo el amor de Dios para amarlo. El amor de cuaresmafilial que desea de Dios incesantemente lo que incesantemente reci-be de él, que lo desea tanto como el respirar. El amor fraterno que ama a cada uno en particular. N o a cual-quiera de cualquier modo, sino a cada uno como el Señor lo hacreado y redimido, a cada uno como Cristo lo ama. El amor fra-terno que ama a cada uno como prójimo dado por Dios, prescin-diendo de nuestros vínculos de parentesco, de pueblo, raza o sim-ple simpatía. Que reconoce a cada uno su derecho por encima denosotros mismos. Sabemos que hay que amar al Señor "con toda el alma" y "con LECTIOtodas las fuerzas". Pero olvidamos fácilmente que debemos amar alSeñor con todo el corazón. Al no recordarlo, nuestro corazón sequeda vacío. Como consecuencia, amamos a los demás con unamor más bien tibio. La bondad tiende a ser para nosotros algoexterno al corazón. Vemos lo que puede ser útil al prójimo, trata- Primera lectura: Oseas 6,1-6mos de actuar en consecuencia, pero no llega mucho al corazón Esto dice el Señor:(M. Delbrél, Las comunidades según el Evangelio, Madrid 1998,88s, passimj. En su aflicción madrugarán para buscarme. Y dirán: "Venid, volvamos al Señor; él ha desgarrado y él nos curará; él ha herido y él vendará nuestras heridas. 2 En dos días nos devolverá la vida, al tercero nos levantará y viviremos en su presencia. 3 Esforcémonos en conocer al Señor; su venida es tan segura como la aurora; como aguacero descenderá sobre nosotros, como lluvia primaveral que riega la tierra". 4 ¿Qué voy a hacer contigo, Efraín? ¿Qué voy a hacer contigo, Judá? Vuestro amor es como nube mañanera, como rocío que pronto se disipa. 5 Por eso los he quebrantado por medio de los profetas; los he aniquilado con las palabras de mi boca y mi juicio resplandece como la luz. 6 Porque quiero amor, no sacrificios, conocimiento de Dios, y no holocaustos.
  • 119. 236 Tercera semana de cuaresma Stilitulo 237 *•• El pasaje constituye un acto litúrgico penitencial teniéndose a distancia, no se atrevía ni siquiera a levantar los(w. 1-3) en el que participa todo el pueblo. El horizonte ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: "Dios mío, ten compasión de mí, que soy un pecador". l4Os digo quemás lejano que mueve a la conversión es el temor del éste bajó a su casa reconciliado con Dios, y el otro, no. Porquedía del castigo mesiánico anunciado varias veces (cf. el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será en-5,9); el contexto próximo es, sin embargo, el actual es- salzado.tado de guerra entre Israel y Judá. El buscar ayuda enel enemigo mortal, Asiría, ha extirpado las regiones sep-tentrionales del reino Norte (732 a.C), con los inevita- **• Estamos en el contexto de la subida de Jesús ables horrores de la ocupación, la destrucción y la de- Jerusalén, y la atención se dirige a las condicionesportación (cf. 2 Re 15,29; 17,55). El profeta exhorta y necesarias para entrar en el Reino (cf. Le 18,9-19,28).amonesta: tantas desgracias han ocurrido porque el co- Aparecen dos personajes contrapuestos, y ambos oran:razón estaba lejos del Señor, acallado con sacrificios va- en su modo de orar se revela su modo de vivir y suscíos, pobre de amor. relaciones con Dios y los demás. Ambos, en la oración, dicen la verdad de su existencia. Con una imagen frecuente en la Sagrada Escritura(cf. Ex 15,26; Dt 32,29; Is 30,26; Ez 34,16), el pueblo re- El fariseo saca a colación sus méritos: se tiene porconoce ser u n enfermo (Os 5,13) que recurre a Dios acreedor de Dios. En el fondo, no necesita de Dios, aun-como a su médico: él mismo ha producido la herida con que le dé gracias, al menos formalmente, porque le havistas a la enmienda, y sólo él puede curarla (v. 1). YHWH concedido ser tan perfecto. Pero hay más. Su justicia lees el señor de la historia. Pero el arrepentimiento del hace juez, y juez despiadado: tan ciega es la estima quepueblo no es sólo interesado (v. 3), sino también efíme- encuentra en sí mismo que cuando mira a los demás sóloro (v. 4). Dios lo sabe bien. Y, sin embargo, no se cansa es para despreciarlos (v. 11). El publicano, por el contra-de invitar a la conversión: su palabra es una espada que rio, consciente de sus pecados -que le hacen tener la ca-inexorablemente hiere para curar (cf. Is 49,2; Heb 4,12): beza inclinada-, en realidad está abierto al cielo y esperapide amor, no holocaustos (v. 6); confianza, no u n a sim- de Dios todo: golpeándose el pecho, llama a la puerta delple observancia de prácticas cultuales desgraciadamen- Reino, y se le abre.te hipócritas. MEDITATIOEvangelio: Lucas 18,9-14 Conocer a Dios y conocerse a sí mismo o, mejor, co- 9 También a unos que presumían de ser hombres de bien y nocerse a sí mismo en Dios: ése es el comienzo de la sa- despreciaban a los demás, Jesús les dijo esta parábola: biduría y de la verdadera vida. Todos los santos lo han 10 - Dos hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo, experimentado. De hecho, ¿qué es el hombre sin Dios? y el otro publicano. "El fariseo, erguido, hacía interiormente Un soberbio destinado a la oscura soledad, rodeado de esta oración: "Dios mío, te doy gracias porque no soy como el resto de los hombres: ladrones, injustos adúlteros; ni como presuntos rivales o de seres juzgados indignos; en resu- ese publicano. 12 Ayuno dos veces por semana y pago los diez- midas cuentas, un desesperado pillado en el cepo de su mos de todo lo que poseo". 13Por su parte, el publicano, man- egoísmo, de su pecado. ¿Qué es el hombre con Dios?
  • 120. 238 Tercera semana de cuaresma Silbada 239Sigue siendo un orgulloso, un pecador. Pero sabe que gran vacío: desde este abismo brota, desesperadamen-precisamente la experiencia del pecado puede conver- te, el único grito v e r d a d e r o : "Ten piedad de mí, que soytirse en u n lugar en el que Dios -el Misericordioso- re- un pecador". El orgullo me mata, humildemente tevela su rostro. busco, Señor. Vemos, pues, lo importante que es dejar caer las ca-retas con las que pretendemos ocultarnos, sobre todo anosotros mismos, la pobreza de nuestro ser, la mez- CONTEMPLATIOquindad de nuestro corazón, la dureza de nuestros jui-cios. Uno sólo puede curarse si se reconoce enfermo, Me preguntáis [...] si un alma puede acudir a Diosnecesitado de salvación. Dios espera este momento, in- confiadamente conociendo su propia miseria. Respon-cluso hasta lo provoca sabiamente con su pedagogía in- do que el alma conocedora de su propia miseria noconfundible. Todos somos siempre u n poco "fariseos", sólo puede tener u n a gran confianza en Dios, sino quepero a todos nos brinda Dios poder hacer la experiencia le será imposible alcanzar la verdadera confianza sidel publicano de la parábola, lograr u n a auténtica hu- carece del conocimiento de su propia miseria; porquemildad, la que reconoce que Dios es mayor que nuestro el conocimiento y la confesión de esta miseria nos in- troducen en la presencia de Dios. Por eso los grandescorazón y que siempre perdona. santos, como Job, David y otros, comenzaban siempre sus oraciones confesando la propia miseria e indigni- dad; es, por lo tanton cosa excelente reconocerse pobre, ORATIO vil, bajo e indigno de comparecer ante el divino acata- miento. Oh Dios, creador del cielo y la tierra, el universo en-tero es lugar de tu presencia, morada de tu santo nom- El célebre dicho de los antiguos: "Conócete a ti mis- mo", se suele interpretar así: "Conoce la grandeza y ex-bre. En ti, bajo tu mirada, vivimos, nos movemos y celencia de tu alma para no envilecerla ni profanarlaexistimos. Todas nuestras palabras y acciones son ora- con cosas indignas de su nobleza". Pero se interpretación que sube a tu presencia. La verdad de nosotros también de esta otra manera: "Conócete a ti mismo, esmismos está patente a tus ojos. El temor nos asalta decir, tu indignidad, tu imperfección, tu miseria .porque sabemos que nuestro corazón no es puro, que Cuanto más miserables somos, tanto más debemosnuestra vida no es santa, y tratamos de ocultarnos y de confiar en la bondad y misericordia de Dios; porquedespreciar a los demás para justificarnos a nosotros entre la misericordia y la miseria existe un parentescomismos; pensamos adornarnos con tantas obras que tan grande que la una no se puede ejercitar sin la otra.son pura apariencia. Tratamos, en vano, de buscar u n a Si Dios no hubiera creado a los hombres, hubiera sidoseguridad. ciertamente bondadoso, pero no misericordioso, puesto No podemos acallar u n a voz que desde lo hondo de que no hubiera podido ejercitar su misericordia connosotros mismos nos grita: "¿Por qué actúas así? ¿Qué ninguno, ya que la misericordia se practica con los mi-tratas de buscar con lo que haces?". Es tu voz, Señor, serables (Francisco de Sales, Conversaciones espiritua-que silenciosamente va creando en nuestro interior u n les, II)
  • 121. 240 Tercera semana de cuaresma ACTIO Cuarto domingo de cuaresma Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Conoces hasta el fondo de mi alma" (Sal 138,14). Año A PARA LA LECTURA ESPIRITUAL De la ascesis de pobreza surge cada día un hombre nuevo, todopaz, benevolencia y dulzura. Queda para siempre marcado por elarrepentimiento, pero un arrepentimiento lleno de alegría y deamor que aflora por todas partes y siempre y permanece en se-gundo plano de su búsqueda de Dios. Este hombre ha alcanzado LECTIOya una paz profunda, pues fue quebrantado y reedificado en todosu ser por pura gracia. Apenas se reconoce. Es diferente. En el mis-mo instante en que tocó el abismo profundo del pecado, fue preci-pitado al abismo de la misericordia. Ha aprendido a entregar lasarmas ante Dios, a no defenderse ante él. Está despojado y sin de- Primera lectura: 1 Samuel 16,lb-4a.6-7.10-13afensa. Ha renunciado a la justicia personal y no tiene proyectos desantidad. Sus manos están vacias o sólo conservan su miseria, que En aquellos días, el Señor dijo a Samuel:se atreve a exponer ante la misericordia. Dios se ha hecho verda- - Llena tu cuerno de aceite y ponte en camino. Yo te envíoderamente Dios para él, y nada más que Dios. Eso es lo que quie- a casa de Jesé, el de Belén, porque me he elegido un rey en l rere decir Salvator, salvador del pecado. Incluso está casi reconcilia- sus hijos.do con su pecado, como Dios se ha reconciliado con él. "Samuel hizo lo que le había dicho el Señor. 6 Para sus hermanos y prójimos se ha convertido en un amigo be- Al entrar ellos, vio a Eliab y se dijo: "Seguramente, éste esnevolente y dulce que comprende sus debilidades. No tiene ya con- el ungido del Señor". 7fianza en sí mismo, sino sólo en Dios. Es el primer pecador -así lo Pero el Señor dijo a Samuel:piensa-, pero pecador perdonado. Por eso debe abrirse, como a - No te fijes en su aspecto ni en su gran estatura, que yo loun igual y a un hermano, a todos los pecadores del mundo. Se sien- he descartado. La mirada de Dios no es como la del hombre:te cercano a ellos porque no se cree mejor que los demás. Su oración el hombre ve las apariencias, pero el Señor ve el corazón.preferida es la del publicano, que se parece a su respiración y al la- 10 Jesé hizo pasar a sus siete hijos ante Samuel, perotir del corazón del mundo, su deseo más profundo de salvación y cu- Samuel le dijo:ración: "Señor Jesús, ten piedad de mi, pobre pecador" (A. Louf, - A ninguno de éstos ha elegido el Señor.A merced de su gracia, Madrid 1 9 9 1 , 125s, passim). "Entonces, Samuel preguntó a Jesé: - ¿Son éstos todos tus muchachos? Él contestó: - Falta el más pequeño, que está guardando el rebaño. Samuel le dijo: - Manda a buscarlo, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que haya venido.
  • 122. 242 Cuarta semana de cuaresma Domiugo 243 - Jesé mandó a por él. Era rubio, de hermosos ojos y bue- güenza "Pero cuando todo eso ha sido desenmascarado por na presencia. El Señor dijo: la luz, queda al descubierto; 14y lo que queda al descubierto es - Levántate y úngelo, porque es éste. a su vez luz. Por eso se dice: "Samuel tomó el cuerno del aceite y lo ungió en presencia Despierta, tú que duermes, de sus hermanos. levántate de entre los muertos y te iluminará Cristo. *•• Con la unción de David la realeza pasa a la tribu deJudá: se cumple así la predicción de Jacob en su lecho **• El término clave de este fragmento es la palabrade muerte viendo el futuro de las diversas tribus (Gn luz, en una clara alusión al bautismo, sacramento de la49,8-12). También el anciano Samuel debe aprender a iluminación. Por medio del bautismo, los cristianos semirar con la mirada de Dios. Pues el Señor "ha visto" convierten en "hijos de la luz", es decir, en miembros(como indica literalmente el v. Ib) entre los hijos de Jesé de Cristo, "luz del mundo". Por esta real transforma-un rey según su voluntad y manda al profeta a consa- ción se consigue, correspondiendo a la gracia, u n agrarlo. ¿Cómo conocer entre los jóvenes que desfilan vida distinta, de modo que las obras de los cristianosante él al elegido de Dios? Samuel "ve" las cualidades sean fruto de la unción recibida, la fragancia de Cris-del primogénito parecidas a las de Saúl, pero el Señor to, el perfume de su nombre, que se difunde para lle-indica otro criterio de discernimiento: el "ver" de Dios nar toda la tierra (vv. 8b-10). De la luz se deriva todo loes distinto del "ver" h u m a n o (v. 7 en el original), porque que es justo, verdadero, bueno. Éstos son los tres fru-Dios mira al corazón, no al exterior. tos principales que menciona el apóstol por su refe- De acuerdo con este mirar divino, Samuel descarta a rencia particular a la vida comunitaria: el amor de be-los hijos mayores de Jesé (w. 8-10) y procede luego sin nevolencia, el respeto al derecho del otro, la sinceridaddudar a consagrar rey al menor, sin tener en conside- en las palabras y las acciones.ración a su padre (v. 12). Sobre este "pequeño" se po- Una conducta auténticamente cristiana es u n rayosará de modo estable (v. 13b) el Espíritu del Señor, ese de luz que no sólo juzga las tinieblas, sino que las pe-Espíritu que sólo de modo ocasional había irrumpido netra para transformarlas. El discípulo de Cristo esen los jueces y que abandonó definitivamente a Saúl misionero con su vida: despierto del sueño de la muer-(v. 14), repudiado por Dios a causa de su orgullosa te -así es la vida bautismal-, despierta a su vez las con-desobediencia. ciencias, para que su esterilidad se convierta en fecun- didad de bien.Segunda lectura: Efesios 5,8-14 Evangelio: Juan 9,1-41 Hermanos: *En otro tiempo erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor. Portaos como hijos de la luz, cuyo fruto es la 1 bondad, la rectitud y la verdad. I0 Buscad lo que agrada al Mientras caminaba, Jesús vio a un hombre que era ciego Señor " y no toméis parte en las obras vanas de quienes per- de nacimiento. : Sus discípulos, al verlo, le preguntaron: tenecen al reino de las tinieblas; al contrario, desenmascarad- - Maestro, ¿por qué nació ciego este hombre? ¿Fue por un las, - pues lo que ésos hacen en secreto, hasta decirlo da ver- pecado suyo o de sus padres?
  • 123. 244 Cuarta semana de cuaresma Domingo 245 Jesús respondió: Pero otros se preguntaban: - La causa de su ceguera no ha sido ni un pecado suyo ni - ¿Cómo puede un hombre pecador hacer estos signos? de sus padres. Nació así para que el poder de Dios pueda ma- Esto provocó la división entre ellos. nifestarse en él. "Mientras es de día, debemos realizar las obras 17 Entonces volvieron a preguntarle: del que me envió; cuando llegue la noche, nadie podrá traba- - ¿Qué opinas tú sobre el que te dio la vista? jar. 5 Mientras estoy en el mundo, yo soy la luz del mundo. Respondió: "Dicho esto, escupió en el suelo, hizo un poco de lodo con - Que es un profeta. la saliva y lo extendió sobre los ojos de aquel hombre. 7 A con- 18 Los judíos no querían creer que aquel hombre había es- tinuación le dijo: tado ciego y que había comenzado a ver. Llamaron, pues, a - Ahora ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa sus padres ,9 y les preguntaron: "enviado"). - ¿Es éste vuestro hijo, de quien decís que nació ciego? El ciego fue, se lavó y, cuando regresó, ya veía. ¿Cómo es que ahora ve? 8 20 Sus vecinos y los que lo habían visto antes pidiendo Los padres respondieron: limosna comentaban: - Sabemos que éste es nuestro hijo y que nació ciego. 21 - ¿No es éste el que se sentaba a pedir limosna? Cómo es que ahora ve no lo sabemos, ni sabemos quién le 9 Unos decían: ha dado la vista. Preguntádselo a él, que ya tiene edad sufi- - Sí, es el mismo. ciente para responder por sí mismo. 22 Otros, en cambio, negaban que se tratase del mismo y Los padres respondieron así por miedo a los judíos, pues decían: éstos habían tomado la decisión de expulsar de la sinagoga a - No es él, sino uno que se le parece. todos los que reconocieran que Jesús era el Mesías. 2 Por eso sus padres dijeron: "Preguntádselo a él, que ya tiene edad su- Pero él decía: ficiente". - Soy yo mismo. 24 Entonces llamaron por segunda vez al hombre que había 10 Ellos le preguntaron: sido ciego y le dijeron: - ¿Y cómo has conseguido ver? - Dinos la verdad delante de Dios. Sabemos que este hom- " Él les contestó: bre es un pecador. 25 - Ese hombre que se llama Jesús hizo un poco de lodo con Entonces él respondió: su saliva, me lo extendió sobre los ojos y me dijo: "Ve a lavar- - Yo no sé si es un pecador o no. Lo único que sé es que yo te a la piscina de Siloé". Fui, me lavé y comencé a ver. antes estaba ciego y ahora veo. 12 26 Le preguntaron: Y volvieron a preguntarle: - ¿Y dónde está ahora ese hombre? - ¿Qué fue lo que hizo contigo? ¿Cómo te dio la vista? 27 - No lo sé. Él les contestó: " Llevaron ante los fariseos al hombre que había estado - Ya os lo he dicho, y no me habéis hecho caso, ¿para qué ciego, "pues el día en que Jesús había hecho lodo con su sa- queréis oírlo otra vez? ¿O es que queréis también vosotros ha- liva y había dado la vista al ciego era sábado. I5 Así que los fa- ceros discípulos suyos? 28 riseos preguntaban a aquel hombre cómo había obtenido la Ellos entonces se pusieron a insultarlo: vista. Él les contestó: - Discípulo de ese hombre lo serás tú; nosotros somos dis- - Extendió un poco de lodo sobre mis ojos, me lavé y aho- cípulos de Moisés. 29 Nosotros sabemos muy bien que Dios ha- ra veo. bló a Moisés; en cuanto a éste, ni siquiera sabemos de dónde es. 50 "• Algunos de los fariseos decían: Él replicó: - Éste no puede ser un hombre de Dios, porque no respeta - Esto es lo sorprendente. Resulta que a mí me ha dado la el sábado. vista y vosotros ni siquiera sabéis de dónde es." Sabemos que
  • 124. 246 Cuarta semana de cuaresma Domingo 247 Dios no escucha a los pecadores; en cambio, escucha a todo del sufrimiento, que, según la mentalidad de aquel aquel que le honra y cumple su voluntad. 32 Jamás se ha oído tiempo, estaba vinculado al pecado. Jesús afirma clara- decir que alguien haya dado la vista a un ciego de nacimien- to. " Si este hombre no viniese de Dios, no habría podido ha- mente: "No ha sido ni un pecado suyo ni de sus padres". cer nada. La ceguera (sufrimiento) indica más bien la situación "Ellos replicaron: natural del hombre. Todos somos ciegos de nacimiento. - ¿Es que también pretendes darnos lecciones a nosotros, Todos estamos "enfermos", y enfermos de una enferme- tú, que estás envuelto en pecado desde que naciste? dad tan grave que no nos quedan fuerzas para acudir al Y lo echaron fuera. único que puede curar. 35 Jesús se enteró de que lo habían echado fuera y, cuando se encontró con él, le preguntó: Es el Médico quien toma la iniciativa. Sus acciones - ¿Crees en el Hijo del hombre? están calcadas de las de la primera creación (cf. el barro 36 El ciego le preguntó: aplicado a los ojos: v. 6). Para que el hombre pueda ver - Y ¿quién es, Señor, para que pueda creer en él? la luz, se precisa u n a nueva creación. Luego Jesús da un 37 Jesús le contestó: mandato al ciego, quien - a diferencia del primer Adán- - Ya lo has visto. Es el que está hablando contigo. obedece. El no conoce a Jesús, pero su obediencia es el 38 Entonces aquel hombre dijo: acto de una gran fe, del total abandono. De él brota una - Creo, Señor. sabiduría que viene de lo alto: sabe dar verdadera gloria Y se postró ante él. a Dios con las palabras y con la adoración. 39 A continuación, Jesús declaró: - Yo he venido a este mundo para un juicio: para dar la vis- ta a los ciegos y para privar de ella a los que creen ver. 40 MEDITATIO Al oír esto, algunos fariseos le preguntaron: - ¿Acaso también nosotros estamos ciegos? 41 En el camino de la cuaresma hoy brilla una luz parti- Jesús respondió: cular que nos invita a encontrarnos con mayor profun- - Si estuvieseis ciegos, no seríais culpables; pero, como de- cís que veis, vuestro pecado permanece. didad con el Señor Jesús. El ciego ha seguido un proce- so desde las tinieblas a la luz de la fe en Jesús, que le habla, que está delante de él. Creer que alguien le ha **• La narración del milagro del ciego de nacimiento dado la vista no es tan difícil. Encontrarse en una situa-cobra todo su alcance teológico (kerigmático, pascual y ción determinada de un hecho y reconocerlo es ya tenerbautismal a la vez) en el contexto en que aparece: la cierta fe. Pero encontrarse de tú a tú con el que ha cam-fiesta de las Tiendas (Jn 7-10), durante la cual Jesús se biado nuestra situación, con el que nos ha sacado de larevela como "luz del mundo" (8,12), suscitando la con- noche de la ceguera y nos ha hecho pasar a la claridadsecuente polémica con los judíos. El milagro acontece de su día es la fe m a d u r a a la que debemos llegar. De-en las inmediaciones del templo por obra del mismo Je- bemos ir más allá del creer ser cristianos, para mani-sús. El enfermo no pide nada. Es Jesús quien le mira. festar con toda nuestra vida este encuentro que nos vin-Sólo de un modo secundario los discípulos toman la pa- cula indisolublemente al Señor Jesús como su fuente.labra, mientras que el ciego no dice nada todavía. Y el Jesús no nos pide creer en una doctrina abstracta, sinodiscurso aborda u n tema fundamental: el significado que quiere una adhesión plena e incondicional a su per-
  • 125. 248 Cuarta semana de cuaresma Domingo 249sona. Nos pregunta: "¿Quieres encontrarte conmigo Hay que indicar el modo y el camino para lograr lapara vivir para mí?". verdadera luz. Se trata de la verdadera renuncia del hombre a sí mismo y una pura, profunda y exclusiva in- Todos los días y a todas horas, el Señor es el que está tención de amar a Dios y no nuestras cosas: desear úni-ante nosotros y nos habla. Si él es mi luz, veo en su luz camente el honor y la gloria de Dios y atribuir todo in-y me convierto en una manifestación transparente de mediatamente a Dios, provenga de donde provenga, ylas obras de Dios para su gloria. dárselas a él sin escapatorias ni mediaciones: éste es el verdadero camino recto. Él es la verdadera luz que ilu- mina a todo hombre que viene a este mundo. Esta luz ORATIO resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la reci- bieron. Ninguno recibe esta luz, excepto los pobres de Aquí estamos, Señor Jesús, luz radiante de la gloria espíritu y de voluntad propia. Hijos carísimos, poned endel Padre, a tus pies, como ciegos ignorantes de su en- obra lo que podáis, tanto espiritual como naturalmente,fermedad. Míranos, hijo de David, como miraste a tus para que esta luz verdadera resplandezca en vosotros ydiscípulos cargados de sueño, en la luz del Tabor. Des- podáis gustar la luz. Pedid a los amigos de Dios que ospiértanos, Señor Jesús, verdadero sol sin ocaso; ilumí- ayuden; juntaos con los que se adhieren a Dios para quenanos y quedaremos radiantes. Cúranos, Señor Jesús, os atraigan a Dios.con el leve rozar del dedo de Dios y con la Palabra que Que todos nosotros podamos cumplirlo. Nos ayudeabre los ojos y corazones a la luz. Envíanos, Señor Je- Dios amable. Amén (J. Taulero, Sermone dal Vangelo disús, a la perenne piscina del bautismo de vida nueva. Giovanni per il lunedi prima della vigilia delle Palme, en //Danos a tu Madre, Señor Jesús, cántaro de oro para sa- fondo dellanima, Cásale Monf. 1997, 102-108, passim).car agua viva de la fuente perenne de tu corazón tras-pasado por nosotros en la cruz. Guárdanos, amoroso Je-sús, en la prueba de la fe por la que todos pasamos, ACTIOcomo la pasaste tú, Señor. Manifiéstate, Señor Jesús,luz gozosa del día eterno, poniendo sobre nuestros la- Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:bios el grito del ciego curado: "¡Creo, Señor!". "En ti está la fuente viva, y tu luz nos hace ver la luz" (Sal 35,10). CONTEMPLATIO Nuestro Señor dijo: "Yo soy la luz del mundo"[...]. PARA LA LECTURA ESPIRITUAL"Abandona tu luz, que en realidad es tiniebla frente a mi Ciegos y sordos, debemos comenzar por escuchar lo que se nosluz, y me es contraria; puesto que yo soy la Luz verda- dice, por una escucha paciente; llegar a creer, a ver la luz del día,dera, quiero darte, en vez de tus tinieblas, mi luz eterna, a esperar. Esperar todo de ti significa vivir de gracia. Estoy con-para que sea tan tuya como mía, y con mi luz te daré mi vencido de que la Biblia es un libro de esperanza. En cuestión deser, mi vida, mi beatitud y mi alegría" [...]. esperanza, cada mañana tú eres nuestra esperanza. Aquí estamos
  • 126. 250 Cuarta semana de cuaresmajuntos, nosotros, que esperamos conocerte un día, verte cara acara. Y seremos iluminados con tu mirada: con-vivientes. Cuarto domingo de cuaresma Tú eres nuestra esperanza: en nuestro corazón se abre un cami-no, una calzada de felicidad. En este tema, en cuanto puedo en-tenderlo, descubro una cosa: lo que entrevemos de ti entre todos, Año Belegido, mirado, amado, soy yo. Sí, quiero [...]. Sí, esperar escomo reconocer ante ti lo sorprendente que soy. Cuando decía: "Que las tinieblas me encubran" la noche se hizo luz en torno a mí(cf. Sal 138). La humanidad está llamada a convertirse en rostro: "Verán tu rostro... no habrá más noche... porque el Señor Dios losalumbrará, y reinarán" (Ap 22). Cada uno oirá decir: "Álzate, re-vístete de luz, porque llega tu luz, y la gloria del Señor brilla sobre ti" (Is 60). Sí, nos espera un futuro de luz, y ya nos es concedido vi-virlo: ya somos hijos de la luz (cf. Col 1,23). Yo... ¿Y los otros? Laesperanza es la puerta que se abre a la novedad y me da un man- LECTIOdamiento nuevo, el mandamiento de la novedad de la que quieres hacernos cómplices, enamorados. Esperar es corrosivo [...]. Sí, este siervo humilde despreciado, desfigurado, verá la luz y será colma- do (Frére Ch. Lebreton, en Piü forti dellodio. Gli scritti dei monaci Primera lectura: 2 Crónicas 36,14-16.19-23 trappisti uccisi in Algeria. Cásale Monf. 1997, 1 37-143, passim). 14 Del mismo modo, todos los jefes de los sacerdotes y el pueblo pecaron sin cesar, practicando las abominaciones ido- látricas de las naciones y contaminando el templo que el Se- ñor se había consagrado en Jerusalén. "El Señor, Dios de sus antepasados, en su afán de salvar a su pueblo y a su templo, les envió continuos mensajeros. l6 Pero se burlaron de ellos, menospreciaron sus palabras y se burlaron de sus profetas, colmando la ira del Señor contra su pueblo hasta tal punto que ya no hubo remedio. "El templo del Señor fue pasto de las llamas, las murallas demolidas, los palacios incendiados y todos los objetos pre- ciosos destruidos. 20 Nabucodonosor deportó a Babilonia a los que habían escapado de la espada, los cuales pasaron a ser esclavos del rey y de sus hijos hasta el advenimiento del imperio persa. 2 Así se cumplió la Palabra del Señor pronun- ciada por Jeremías: "La tierra descansará asolada durante setenta años hasta que recupere sus años de descanso sabá- tico". 22 El año primero de Ciro, rey de Persia, en cumplimiento de la profecía de Jeremías, el Señor despertó el espíritu de Ciro, rey de Persia, que publicó de palabra y por escrito por todo su reino este edicto:
  • 127. 252 Cuarta semana de cuaresma Domingo 253 23 "Así dice Ciro, rey de Persia: El Señor, Dios del cielo, me en Cristo Jesús. "Por la gracia, en efecto, habéis sido salvados ha dado todos los reinos de la tierra y me ha encomendado mediante la fe; y esto no es algo que venga de vosotros, sino construirle un templo en Jerusalén de Judá. Los que de entre que es un don de Dios; "no viene de las obras, para que nadie vosotros pertenezcan a su pueblo, que vuelvan, y que el Señor pueda presumir. I0 Somos hechura de Dios, creados en Cristo su Dios esté con ellos". Jesús para realizar las buenas obras que Dios nos señaló de antemano como norma de conducta. **• Este fragmento, puesto como conclusión de los li-bros de las Crónicas, es una lectura sintética en clave *» Creando un fuerte contraste con los versículos pre-teológica de la historia del Reino de Judá: se desatiende cedentes -donde se pinta un cuadro de muerte y de pe-la alianza con Dios, domina el influjo de los cultos idolá- cado-, Pablo describe el designio de salvación del Señor.tricos, el templo de Dios está contaminado. A la infideli- Amor y vida son los dos términos esenciales. La reden-dad creciente del pueblo, Dios opone la delicadeza de un ción revela que Dios es amor y gracia a rebosar. El me-amor fiel. Envía profetas para llamar al camino de la ver- diador de la salvación es Jesucristo: asumiendo u n cuer-dad, pero en vano. Para conducir al pueblo a la salvación po semejante al nuestro, con su muerte vence nuestra muerte, con su resurrección nos abre el camino. Comodeberá entonces hacer que pase por el crisol del sufri- don gratuito, la humanidad ha sido asociada a la glori-miento: la devastación del templo y la ciudad, la amar- ficación de Cristo. Como ya aparecía en la Carta a losgura de un largo destierro, devolviendo a la tierra de Judá Romanos, el apóstol utiliza un léxico sumamente signi-el reposo sabático del que se había visto privada. ficativo para poner de relieve la participación en la suer- Los versículos conclusivos (22s), que aparecen literal- te de Cristo: con-vivificados, con-resucitados, sentadosmente en Esdras 1,1-3b, contienen el edicto de Ciro y po- con él en los cielos (w. 5s).nen una nota de optimismo y esperanza. YHWH, Señor En virtud de esta unión con él, la naturaleza y la his-de la historia, confía a un rey extranjero la tarea de re- toria del m u n d o resultan, a los ojos del Padre, unitariasconstrucción del templo de Jerusalén. No se trata sólo de y sencillas: son la misma historia de Jesús. Volviendouna obra material, pues está unida a la restauración mo- con la afirmación del v. 5, Pablo desarrolla el tema de la ral y espiritual. La referencia continua a la palabra de los gracia. La omnipotencia de Dios se manifiesta en su profetas (w. 15.21s) subraya la fidelidad-verdad de Dios: amor. Frente a esta gratuidad, desaparece toda obra hu- él actúa siempre según un designio de salvación, pero mana o, mejor, el mismo hombre se convierte en nueva exige al hombre la acogida dócil y la colaboración activa. criatura y sus obras no son sino el desbordar de la gra- cia divina en él. Desaparece cualquier asomo de vana- gloria: sólo hay lugar para la gratuidad, la eucaristía.Segunda lectura: Efesios 2,4-10 4 Pero Dios, que es rico en misericordia y nos tiene un in- Evangelio: Juan 3,14-21 menso amor, ? aunque estábamos muertos por nuestros peca- dos, nos volvió a la vida junto con Cristo -¡Por pura gracia ha- 14 Lo mismo que Moisés levantó la serpiente de bronce en béis sido salvados!-, 6 nos resucitó y nos sentó con él en el el desierto, el Hijo del hombre tiene que ser levantado en alto cielo. ; De este modo quiso mostrar a los siglos venideros la ex- 15 para que todo el que crea en él tenga vida eterna. celsa riqueza de su gracia, hecha bondad para con nosotros
  • 128. Domingo 2 5.=5254 Cuarta semana de cuaresma "Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único acogida de la fe: en el desierto había que mirar a la ser- para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida piente de bronce, ahora se debe creer en Jesús. El envío eterna. I7 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenarlo; del Hijo es para una misión de salvación (v. 17), y cada sino para salvarlo por medio de él. ,8E1 que cree en él no será uno, con su adhesión o su rechazo, hace una opción que condenado; por el contrario, el que no cree en él ya está con- implica un juicio. denado por no haber creído en el Hijo único de Dios. 19E1 motivo de esta condenación está en que la luz vino al mun- do, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque hacían el mal. 20 Todo el que obra mal detesta la luz y la MEDITATIO rehuye por miedo a que su conducta quede al descubierto. 21 Sin embargo, aquel que actúa conforme a la verdad se acer- ca a la luz, para que se vea que todo lo que él hace está inspi- La Palabra nos invita ante todo a reflexionar sobre la rado por Dios. vida h u m a n a como viaje de regreso a la casa del Padre, viaje no individual, sino como pueblo, como humani- dad: no podemos quedarnos indiferentes con la suerte *•• En la presente lectura, que continúa la respuesta de nuestros hermanos. La Iglesia -cada cristiano- sien-a Nicodemo, Jesús revela su propia identidad y la suer- te que debe vivir cada vez más en Cristo para poder darte que le espera, la misión recibida del Padre y su de- vida a quien yace "en las tinieblas y sombra de muerte".senlace entre los hombres. Después de haberse identi- Teniendo la mirada fija en él, la comunidad cristianaficado con la figura gloriosa del Hijo del hombre puede alimentar la lámpara de la esperanza. Pues Cris-bajado del cielo (v. 13), Jesús se parangona con la ser- to, sacerdote y víctima, es el documento con el que el Pa-piente de bronce que Moisés había alzado en el desier- dre celestial nos declara su amor infinito, nos revela suto para librar de la muerte segura al pueblo pecador designio de salvación y nos invita a acoger su don. De-(Nm21,8s). seamos la vida, pero estamos rodeados por la realidad Para comprender el pasaje, es preciso adentrarse en de muerte. Para que crezca la vida, es preciso insertar-el mundo de los símbolos, tan característico del cuarto nos en la fuente de la vida que es Cristo, es necesario ha-evangelio. La serpiente recuerda la muerte, pero tam- cer de la vida presente un don.bién su antídoto. De hecho, en la civilización en contac- El tiempo con Jesús, vivido minuto a minuto, ad- to con Israel, la serpiente era figura de la fecundidad. La quiere un significado nuevo. Él se presenta como eleva- elevación de Jesús en la cruz como maldito, aunque re- do en la cruz, pero también como glorificado en el su- presente el culmen de la ignominia, constituye también frimiento. En él se nos brinda la visión concreta y el máximo de su gloria. Encontramos aquí la primera desconcertante del amor de Dios. Si tenemos los ojos fi- expresión de la teología joanea que hace coincidir la ele- jos en el Crucificado, poco a poco, como fuente viva, vación en la cruz con la glorificación de Cristo, porque brotará en nosotros el testimonio del Espíritu: Cristo precisamente en la cruz se manifiesta en todo su es- "me amó y se entregó por mí" (Gal 2,20). Y esta fuente no plendor el amor salvífico de Dios. Todo esto lo desarro- dejará nunca de borbotear su canto de amor en el que lla en los versículos sucesivos: es el amor el que mueve al confluyen lágrimas de arrepentimiento y lágrimas de Iadre a entregar al Unigénito para que el hombre pase alegría. Por pura gracia estamos salvados mediante la ilel pecado a la vida eterna (v. 16). Pero este don exige la fe, por gracia, por gracia...
  • 129. Cuarta semana de cuaresma256 Oomingo 257 ORATIO sotros las espinas y cardos de la antigua maldición. Fue humillado para ensalzarnos. Jesús, sacerdote eterno, que sabes compadecerte de Por todas estas cosas, te doy gracias y alabo tu nom-nuestras enfermedades, que has sido probado en todo, bre, oh Padre santo (Juan de Fécamp, Confessio theolo-tenemos los ojos puesto en ti: somos tuyos, acógenos. gica, 26, Milán 1986, 65s, passim).Déjanos oír hoy tu voz, tu Palabra, para que no se en-durezcan nuestros corazones. Haz que también noso-tros nos dejemos herir por el amor y el dolor para ad- ACTIOherirnos con fe a la santísima voluntad del Padre. Tú has sido fiel hasta la cruz para abrirnos el camino Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:del santuario del cielo, donde habrá plena paz. Haznos "El Hijo de Dios me amó y se entregó por mí" (Gal 2,20).sentir hoy, cada vez con más intensidad, la urgencia dellegar a ser santos, totalmente dados a los demás paraayudarles, confortarles, ser para ellos fieles compañeros PARA LA LECTURA ESPIRITUALde camino. No es mérito nuestro el haberte encontradoy conocido: es don de tu gracia, que siempre nos renue- Jesús vino ciertamente para padecer, pero su ideal no es la cruz,va y nos sorprende; que todos los hombres puedan leer sino la obediencia, ese modo de vivir la relación con su Padre,en nuestro rostro el gozo de pertenecerte, el anhelo de testimoniarlo hasta el fondo, sin echarse atrás ante la dificultad ni ante el interrogante más dramático de su vida. El ideal de Jesús esanunciarte, el deseo de vivir para siempre en la Jerusa- único: la obediencia, una obediencia que no acaba en la muerte,lén celestial, en el seno de la Santísima Trinidad. porque quien muere de ese modo sólo puede concluir en la resu- rrección. La obediencia tiene como contenido el don de sí mismo por nosotros, la donación de Jesús a nosotros. El ideal de Jesús no es el dolor. CONTEMPLATIO ¿La cruz de Jesús es una palabra dirigida al dolor humano que, queriendo realizar el ideal del bien, de la justicia, de la virtud, en- ¡Inefables entrañas de la misericordia divina! ¡Piedad cuentra y padece contradicción? ¿O es también una palabra parainmensa, digna de la más profunda admiración! Para li- el dolor humano en todas sus facetas, para el dolor que nos vienebrar al esclavo has entregado al Hijo. Él nos ilumina y sin buscarlo, sin quererlo, el dolor repentino, el dolor que parecebenévolamente nos enseña el camino de la humildad, llegar de modo absurdo? La respuesta es única: la cruz del Señordel amor y de toda virtud... es una palabra para todo el dolor humano. El cristiano no dice: pa- decemos el dolor, Jesús también lo padeció. Ha aprendido, más Lo prendieron para librarnos a nosotros del yugo de bien, a razonar de otro modo. Ha aprendido que la cruz de Jesúsla esclavitud. Lo hicieron prisionero para liberarnos a es precisamente su dolor, el nombre que se debe dar también al do-nosotros, prisioneros de la mano del enemigo. Lo ven- lor humano. El cristiano mira al crucifijo, ve el dolor de Jesús y dice:dieron por dinero para comprarnos con su sangre. Lo este dolor es una palabra para el dolor del hombre, que no puededespojaron para revestirnos de inmortalidad. Se burla- tener otro nombre que el nombre de la cruz. Si redujésemos la cruz de Jesús a un caso particular de dolor del mundo, no cambiaríaron de él para arrebatarnos de las burlas de los demo- nada. Dar un nombre significa la posibilidad de encontrar un sen- nios. Fue coronado de espinas para desarraigar de no-
  • 130. 258 Cuarta semana de cuaresmatido. Vivir tiene significado si lleva consigo dolor. La resurrección deCristo me lo recuerda en cuanto es el éxito de un padecer y morir Cuarto domingo de cuaresmaque no ha puesto en tela de juicio el sentido de la vida. Esta es la pretensión del cristiano frente al dolor, que él llamacruz: la pretensión de que esta realidad, tan difícil y misteriosa, Año Ctenga una posibilidad de sentido (G. Moioli, La parola della croce,Viboldone 1987, 51-54, passim). LECTIO Primera lectura: Josué 5,9a.l0-12 9 El Señor dijo a Josué: - Hoy os he quitado de encima el oprobio de Egipto. " Los israelitas acamparon en Guilgal y celebraron la pas- cua el día catorce de aquel mes, al atardecer, en la llanura de Jericó. " Desde el día siguiente a la pascua empezaron a comer de los frutos de la tierra, panes ácimos y trigo tostado. 12 Entonces dejó de caer el maná, y los israelitas ya no volvie- ron a tener maná; aquel año se alimentaron de los frutos de la tierra de Canaán. *•• Tras el largo y fatigoso caminar por el desierto, el pueblo elegido -al que Dios no duda en llamar reitera- damente "hijo"- llega desde la dura esclavitud de Egip- to al umbral de la Tierra prometida. Acababa de efec- tuar el rito de la circuncisión (vv. 3-5) como signo de purificación y renovación de la alianza. Se celebra la pascua "al atardecer". Es una noche solemne como la del comienzo del Éxodo, vigilia cargada de esperanza. Al "día siguiente" (v. 11) Israel experimenta la podero- sa intervención del Señor; Dios declara solemnemente
  • 131. 260 Cuarta semana de cuaresma Domingo 261a Josué: "Hoy os he quitado de encima el oprobio de que, una vez reconciliados por los méritos de Cristo, he-Egipto" (v. 9). mos sido injertados en él y nos hemos convertido con él Y el "signo" es: el pueblo que durante cuarenta años en cooperadores de la obra de salvación. De hecho, ense había alimentado con el maná, pan de lágrimas el v. 20 se nos confía una misión específica: somos em-- p u r o don del Señor- ahora por primera vez gusta de bajadores de Cristo; a través de nosotros, Dios quierelos frutos de la región. Israel circuncidado, es decir, san- exhortar a todos a dejarse reconciliar. La misión exigetificado, tiene la experiencia filial de llegar a casa. adhesión plena y libre a su voluntad. Pablo propone un motivo altísimo para suscitar el asentimiento: el Justo se ha hecho pecado para que los pecadores llegasen a ser justicia. Él ha querido hacerse solidario de nosotros,Segunda lectura: 2 Corintios 5,17-21 ¿no nos haremos nosotros solidarios con él? 17 De modo que si alguien vive en Cristo, es una nueva cria- tura; lo viejo ha pasado y ha aparecido algo nuevo. ls Todo viene de Dios, que nos ha reconciliado consigo mis- Evangelio: Lucas 15,1-3.11-32 mo por medio de Cristo y nos ha confiado el ministerio de la reconciliación. "Porque era Dios el que reconciliaba consigo 1 Entre tanto, todos los publícanos y pecadores se acerca- al mundo en Cristo, sin tener en cuenta los pecados de ios ban a Jesús para oírle. 2 Los fariseos y los maestros de la Ley hombres, y el que nos hacía depositarios del mensaje de la re- murmuraban: conciliación. 20 Somos, pues, embajadores de Cristo, y es como si Dios mismo os exhortara por medio de nosotros. En nom- - Este anda con pecadores y come con ellos. bre de Cristo os suplicamos que os dejéis reconciliar con Dios. Entonces Jesús les dijo esta parábola: 21 A quien no cometió pecado, Dios lo hizo por nosotros reo de " - Un hombre tenía dos hijos. 12E1 menor dijo a su padre: pecado para que, por medio de él, nosotros nos transforme- "Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde". Y mos en salvación de Dios. el Padre les repartió el patrimonio. "A los pocos días, el hijo menor recogió sus cosas, se marchó a un país lejano y allí des- pilfarró toda su fortuna viviendo como un libertino. " Cuando **• La perícopa comienza con la afirmación esencial lo había gastado todo, sobrevino una gran carestía en aquella comarca, y el muchacho comenzó a padecer necesidad. "En-del cristianismo: si la humanidad ha muerto y resucita- tonces fue a servir a casa de un hombre de aquel país, quien ledo con Cristo, todo lo viejo (lo que está bajo la ley del mandó a sus campos a cuidar cerdos. " Habría deseado llenarpecado) ha desaparecido. Lo que cuenta es la criatura su estómago con las algarrobas que comían los cerdos, peronueva. El hombre viejo ha sido sepultado en el bautis- nadie se las daba. 7 Entonces recapacitó y se dijo: "¡Cuántosmo. Surge del agua el hombre nuevo. jornaleros de mi padre tienen pan de sobra, mientras que yo aquí me muero de hambre! "Me pondré en camino, volveré a Esta transformación es pura gracia. El género huma- casa de mi padre y le diré: Padre, he pecado contra el cielo yno, inmerso en el pecado, no podía volver a Dios con sus contra ti. l9Ya no merezco llamarme hijo tuyo; trátame comopropios medios. En su amor sobreabundante (cf. Ef 2,4; a uno de tus jornaleros".2" Se puso en camino y se fue a casa de su padre. Cuando aún estaba lejos, su padre lo vio, y, pro-Rom 5,8), Dios envió a su Unigénito para llevar a cabo fundamente conmovido, salió corriendo a su encuentro, lola reconciliación con su inmolación. Estamos salvados abrazó y lo cubrió de besos.21 El hijo empezó a decirle: "Padre,"por Cristo" y "en Cristo". Ambas expresiones no son una he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarmerepetición, sino una profundización; equivale a decir hijo tuyo". 22 Pero el padre dijo a sus criados: "Traed, ensegui-
  • 132. Domingo 263262 Cuarta semana de cuaresma siempre Dios, al que Jesús ha venido a revelar. En la na- da, el mejor vestido y ponédselo; ponedle también un anillo en la mano y sandalias en los pies. 2 Tomad el ternero cebado, ma- rración del hijo pródigo aparece la situación de la hu- tadlo y celebremos un banquete de fiesta,24 porque este hijo manidad, muy bien representada en los dos hermanos. A mío había muerto y ha vuelto a la vida, se había perdido y lo causa del pecado, el hombre se siente esclavo de un hemos encontrado". Y se pusieron a celebrar la fiesta. amo, viva como viva su esclavitud: con rebelión o con 25 Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando vino y se acer- sumisión sin amor. Todo se convierte en pretexto o cál- có a la casa, al oír la música y los cantos 26 llamó a uno de los culo para que la vuelta, tras la rebelión, del hijo menor criados y le preguntó qué era lo que pasaba. 27 El criado le dijo: revele lo que hay en el corazón del hermano mayor y en "Ha vuelto tu hermano, y tu padre ha matado el ternero ce- bado, porque lo ha recobrado sano". 28 Él se enfadó y no que- el rostro auténtico del "amo": en realidad, el amo es el ría entrar. Su padre salió a persuadirlo,2C* pero el hijo le contes- Padre rebosante de amor. Su misericordia cura las tó: "Hace ya muchos años que te sirvo sin desobedecer jamás profundas heridas causadas por la rebelión. Su ternu- tus órdenes, y nunca me diste un cabrito para celebrar una fies- ra se manifiesta como una invitación a la fiesta y a la ta con mis amigos. •" Pero llega ese hijo tuyo, que se ha gastado comunión, que no pueden ser totales hasta que parti- tu patrimonio con prostitutas, y le matas el ternero cebado". " Pero el padre le respondió: "Hijo, tú estás siempre conmigo, y cipen todos. Esta plenitud tiene como precio la pasión todo lo mío es tuyo. ,2 Pero tenemos que alegrarnos y hacer fies- y muerte de Cristo. "Un hombre tenía dos hijos..." así ta, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la comienza la parábola: es la humanidad desgarrada. vida, estaba perdido y ha sido encontrado". **• Se ha definido el de Lucas como el "evangelio de la MEDITATIOmisericordia". El capítulo 15 está precisamanete en elcentro: comprende tres parábolas de la misericordia que Dirijamos nuestro corazón y nuestros deseos a Jesu-son similares en la estructura pero están dispuestas in cristo, muerto y resucitado por nosotros. Todas las lec-crescendo: el dracma perdido, la oveja descarriada, el turas hablan de retorno. Se trata de una palabra impor-hijo pródigo que pide su parte de herencia y se va. A ma- tante para un cristiano, estrechamente unida a otra:yor lejanía corresponde mayor amor: por la moneda y la conversión. Todo retorno, para ser auténtico, exige unaoveja encontradas se celebra una fiesta; por el hijo reco- purificación, un cambio, la renovación del corazón.brado se mata el ternero cebado y se le pone el anillo y En la parábola del hijo pródigo se describe el viaje deel traje real. cada uno de nosotros desde la lejanía, cansados por el Se trata de una página evangélica que no necesita exé- pecado, a la semejanza creada por el amor. Este regresogesis. Sólo recalcar algunas cosas. En primer lugar, el se realiza recorriendo el camino que el mismo Padre hacontexto de las tres parábolas: Jesús está rodeado de "pe- abierto a los hombres, Jesús, el mediador, el sacerdotecadores" y "come" con ellos (para la mentalidad hebrea, eterno. Jesús se revela como "el hombre para los demás":esta acción denotaba una profunda comunión). A su vez, es camino para todos y todos pueden caminar por él. Porlos pecadores - t o d o s - "se acercan" a él; es decir, le consi- este camino que es el mismo Cristo va el hijo pródigoderan amigo. Los escribas y fariseos "murmuran", se es- después de decidir "levantarse". El pecado, de hecho, en- candalizan y censuran el modo de actuar de Jesús, que vilece, humilla, quita dignidad. En este hijo está repre- es contrario a la Ley. El protagonista de las parábolas es sentado el género humano; en él estamos todos.
  • 133. Cuarta semana de cuaresma Domingo 265264 Quizás no nos alejamos físicamente, sino sólo en CONTEMPLATIOnuestro interior: en esto nos parecemos más al hijomayor. Quizás hemos ido tan lejos que ya ni siquiera Oh Dios, alejarse de ti es caer, volver a ti es resurgir,sabemos dónde estamos: hemos perdido el sentido de permanecer en ti es construirse sólidamente; oh Dios,la orientación cuando en nuestro entorno nada nos re- salir de ti es morir, encaminarse a ti es revivir, habitarcuerda algo familiar, cuando nos pesa la soledad; en- en ti es vivir [...]. Recíbeme a mí, tu siervo, que huyo detonces se siente el más sincero deseo, que brota desde las cosas engañosas que me acogieron mientras huía delo más hondo del corazón; es la voz del Padre, que ti. Siento que debo volver a ti; llamo para que se abra tununca nos ha abandonado. Es la hora de decidir. puerta; enséñame cómo se puede llegar hasta ti. No ten-Uniéndonos a Cristo, también nosotros, pecadores go nada más que tu buena voluntad. Sólo sé que se de-perdonados, deberemos ser unos con otros el cordero ben despreciar las cosas caducas y pasajeras y que seque se inmola. deben buscar las cosas eternas. Y, al mismo tiempo, deberemos evitar protestar Es todo cuanto sé, oh Padre, porque sólo esto hecomo el hijo mayor, pues no es ésta la actitud propia aprendido, pero ignoro de dónde hay que partir parade un cristiano. Si sentimos que la protesta brota en llegar a ti. Sugiéremelo tú, muéstrame el camino ynuestro interior, invoquemos inmediatamente la ayu- dame lo necesario para el viaje. Si con la fe te encuen-da del Señor, porque, de lo contrario, nos alejaremos tran los que vuelven a ti, dame la fe; si con la virtud,de la casa de la comunión. Quien está unido a Cristo concédeme la virtud; si con el saber, dame el saber. Au-se convierte en salvación para los demás y participa en méntame la fe, a u m é n t a m e la esperanza, a u m é n t a m ela fiesta no como espectador, sino ofreciéndola perso- la caridad, oh bondad admirable y singular (san Agustín,nalmente, con alegría. Soliloquios, I, 2-4, passim). ORATIO ACTIO Jesús, has venido a acompañarnos para emprender Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:con nosotros, como hijo pródigo, lejos de la casa del Pa- "Me enseñarás el sendero de la vida" (Sal 15,11).dre, lejos de la gloria del cielo, el regreso. Tu corazónsiempre ha estado rebosante de nostalgia y amor: tuspalabras hacen que ardan de deseo nuestros corazones, PARA LA LECTURA ESPIRITUALporque en ti encontramos a un hermano; en ti descubri-mos lo que significa hacerse solidario con los pobres, con Observando al Padre logro distinguir tres caminos que llevan alos miserables, con los privados de todo, incluso de la es- una auténtica paternidad misericordiosa: el dolor, el perdón y laperanza. Jamás nosotros nos atreveríamos a presentar- generosidad. Puede parecer extraño que el dolor conduzca a la mi-nos al Padre. Te has vestido con nuestros jirones y has sericordia. Pero así es. El dolor me lleva a dejar que los pecadosllamado el primero a la puerta. Contigo, detrás de ti, he- del mundo -incluidos los míos- desgarren mi corazón y me haganmos entrado nosotros, y nos ha sorprendido el amor. derramar lágrimas, muchas lágrimas por ellos. Si no son lágrimas
  • 134. 266 Cuarta semana de cuaresma ue brotan de los ojos, por lo menos son lágrimas del corazón. Este olor es oración. Lunes El segundo camino que conduce a la paternidad espiritual es el de la cuarta semanaperdón. Por el perdón constante es como vamos llegando a sercomo el Padre. Él perdón es el camino para superar el muro y aco- de cuaresmager a los demás en el corazón sin esperar nada a cambio. El tercer camino para llegar a ser como el Padre es la generosi-dad. En la parábola, el Padre del hijo que se va no sólo le da todolo que le pide, sino que le colma de regalos cuando vuelve. Y al hijomayor le dice: Tocio /o mío es tuyo". El Padre no se reserva nada.Lo mismo que el Padre se vacía de sí mismo por sus propios hijos,así debo darme a mis hermanos y hermanas. Jesús deja entender alas claras que en esta oblación está el signo del verdadero discípu-lo: "Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por susamigos". Darse supone una auténtica disciplina, porque no es algo LECTIOque orota automáticamente. Cada vez que doy un paso en direc-ción a la generosidad, me muevo del temor al amor. Como Padre, debo creer que todo lo que el corazón humano de-sea se puede encontrar en casa. Como Padre, debo tener el valor Primera lectura: Isaías 65,17-21de asumir la responsabilidad de una persona espiritualmente adul-ta y creer que el gozo verdadero y la satisfacción plena sólo pue- Esto dice el Señor:den venir acogiendo en casa a los que han sido ofendidos y heri- "Mirad, voy a crear un cielo nuevodos en el viaje de su vida y amándolos con un amor que no pide ni y una tierra nueva;espera nada a cambio. lo pasado no se recordará, Se da un vacío terrible en esta paternidad espiritual. Pero este ni se volverá a pensar en ello,vacío terrible es también el lugar de la verdadera libertad. Libre de "sino que habrá alegría y gozo perpetuorecibir la carga de los otros, sin necesidad de valorar, clasificar, por lo que voy a crear.analizar. En este estado del ser que no se permitiría nunca juzgar, Pues convertiré en gozo a Jerusalénpuedo engendrar una confianza liberadora (H. Nouwen, Labbraccio y a sus habitantes en alegría;benedicente, Brescia 1994, 190-199, passim). 19 me gozaré por Jerusalén y me alegraré por mi pueblo, y ya no se oirán en ella llantos ni lamentos. 20 Ya no habrá allí niños malogrados, ni ancianos que no colmen sus años; pues será joven quien muera a los cien años, y el que no llegue a ellos se tendrá por maldito. 21 Construirán casas y vivirán en ellas, plantarán viñas y comerán su fruto.
  • 135. Cuarta semana de cuaresma l.i 11 íes 269268 **• El pueblo, vuelto del destierro, cede una vez más a nía un hijo enfermo en Cafarnaún.4T Cuando se enteró de que Jesús venía de Judea a Galilea, salió a su encuentro para supli-la tentación de los cultos idolátricos. Se resiste a la voz carle que fuese a su casa y curase a su hijo, que estaba a puntodel Señor, olvidando invocar su nombre (w. 1-7) y pro- de morir.4S Jesús le contestó:vocándolo de este modo. Es cuando interviene el profe- - Si no veis signos y prodigios sois incapaces de creer.ta: recuerda que Dios es un juez justo que asigna una 49 Pero el funcionario insistía:suerte muy distinta a sus siervos fieles o a los rebeldes - Señor, ven pronto, antes de que muera mi hijo.(w. 8-16a). En este contexto, el fragmento propuesto 50 Jesús le dijo:abre una espiral de luz sobre el futuro, revelando las di-mensiones del plan de Dios, que no se limita al destino - Vuelve a tu casa; tu hijo ya está bien.de los individuos, sino que abarca a todo el cosmos: El hombre creyó en lo que Jesús le había dicho, y se fue. 51 Cuando volvía a casa, le salieron al encuentro sus criadospronto se olvidarán de las fatigas pasadas, porque el Se- para darle la noticia de que su hijo se había puesto bueno.ñor se dispone a ejecutar una "nueva" creación inunda- 52 Entonces él les preguntó a qué hora había comenzado lada de alegría. En estos versículos parecen entrelazarse mejoría. Los criados le dijeron:el canto del corazón de Dios y el de la humanidad: al - Ayer, a la una de la tarde, se le quitó la fiebre.gozo de Dios por su ciudad santa, por su pueblo reno- •" El padre comprobó que la mejoría de su hijo había co-vado interiormente, responde la alegría del pueblo por menzado en el mismo momento en que Jesús le había dicho:las maravillas de esta re-creación. El profeta utiliza las "Tu hijo ya está bien"; y creyeron en Jesús él y todos los su-más bellas imágenes sacadas de la vida humana para ex- yos. 4 Este segundo signo lo hizo Jesús al volver de Judea apresar lo inefable, para indicar la vida de comunión con Galilea.Dios: en la nueva Jerusalén se disipará cualquier asomo de tristeza, cesará la difundida mortalidad infantil, la **• La presente narración de una curación a distancia longevidad será admirable, la libertad y la estabilidad po- quiere revelarnos a Jesús como Palabra de vida. El lítica garantizarán una vida próspera y serena. Maestro vuelve a Galilea, donde es bien recibido porque La obra salvífica del Señor transformará el mundo: es se ha difundido la fama de lo que había hecho en Jeru- una promesa cuyo cumplimiento es Jesús, y llegará a salén. Pero él rehuye la popularidad basada en lo prodi- plenitud al final de los tiempos. gioso. Se acerca a Cana, donde había obrado su primer milagro ("signo" según el lenguaje propio de Juan). Y ahora viene el segundo: un funcionario de Herodes An-Evangelio: Juan 4,43-54 tipas suplica a Jesús que le siga a Cafarnaún, donde su hijo estaba en las últimas. La ubicación de Cana res- 4; Jesús partió de Samaría y prosiguió su viaje hacia Gali- pecto a Jerusalén explica el uso del verbo "bajar", pero lea. 44 El mismo Jesús había declarado que un profeta no es no agota su significado, cuya importancia aparece en la bien considerado en su propia patria. 45 Cuando llegó a Galilea, insistencia con la que el funcionario suplica a Jesús que los galileos le dieron la bienvenida, pues también ellos habían "baje". El, de hecho, es el que "por nosotros los hombres estado en Jerusalén por la fiesta de la pascua y habían visto todo lo que Jesús había hecho en aquella ocasión. y por nuestra salvación bajó del cielo". Jesús reprende 46 una fe demasiado imperfecta, pero el funcionario no de- Jesús visitó de nuevo Cana de Galilea, donde había con- vertido el agua en vino. Había allí un funcionario real que te- siste. Como respuesta a la invocación desesperada de
  • 136. 270 Cuarta semana de cuaresma Lunes 271una humanidad que languidece y está muñéndose. Je- Señor ha hecho maravillas de gracia. Cristo Jesús es elsús ofrece una palabra de vida, pero exige la fe. Señor de la vida ahora y por toda la eternidad. El prodigio de Jesús está en la Palabra: si se cree y se La fe se convierte en canto de gozo que se difunde has-obedece, se experimentará el milagro final (v. 50). Ma- ta formar un coro de alabanza: "Proclamad conmigo laravilloso y eficaz el efecto del eco: el funcionario se pone grandeza del Señor, ensalcemos juntos su nombre. Yo con-en camino dejando resonar en el corazón lo que le ha di- sulté al Señor y me respondió, me libró de todas mis ansias;cho Jesús: "Vuelve, tu hijo ya está bien". Esta palabra, úni- contempladlo y quedaréis radiantes" (Sal 33,4-6).ca esperanza, acompaña y sostiene cada uno de sus pasoshacia casa. Y desde su casa le salen al encuentro loscriados con la grata certeza y con las mismas palabras: ORATIO"Tu hijo ya está bien". La fe que ha caminado en la os-curidad (v. 52ss) encuentra la luz y se convierte en pleno Jesús, hijo de Dios, tú que eres la plena expresión delasentimiento: ha repetido in crescendo la palabra de Padre, su Palabra viva, ayúdame a encontrarte cada vezJesús (v. 53) e inmediatamente se confirma: "Ycreyó". que leo y escucho el Evangelio. Enséñame a guardar en el corazón tus santas palabras, a fiarme de ellas con una le sencilla, a buscar en ellas una respuesta en el mo- MEDITATIO mento de la prueba. No quieres proponerme prodigios extraordinarios, sino una fe, un abandono total. Éste es Creer la Palabra es como abrir ante nosotros una el prodigio que pides al hombre: la fe. Con fe podrás eje-puerta que nos introduce en una realidad nueva. Per- cutar en nosotros esos "signos" de vida que te suplica-manecer en la Palabra, guardándola en el corazón, sig- mos. No sólo ni siempre en el tiempo presente, pero sínifica participar en la obra divina de la re-creación, san- en la eternidad: tu palabra es vida inmortal, es semillatificación y transfiguración del cosmos. que, acogida en la tierra del corazón, germina, florece y da fruto en el Reino de los Cielos. Jesús es la Palabra viva de Dios: sólo él puede dirigir-nos esta Palabra eficaz. Y lo hace de modo sereno, co-mún, pidiendo una fe desnuda, total. Asentir y caminarfiándose de él puede ser cuestión de vida o muerte: lo CONTEMPLATIOfue para aquel padre cansado que nos narra el Evange-lio, que en respuesta a su ruego no recibió de Jesús un El Señor no hace distinción de personas a condiciónprodigio, sino una palabra de vida, y se fió con total de que le amemos como hijos, pues es nuestro Padreabandono. Nada había cambiado en su existencia, pero celestial. El Señor atiende a condición de que se le amee n su corazón anidó la esperanza. En la noche del su- desde lo hondo del corazón y de que se tenga una fe au-bimiento y de la prueba, la Palabra es lámpara para téntica, una fe "grande como una semilla de mostaza".nuestros pasos. La Palabra se convierte también en ora- Así es, amigo de Dios. Cualquier cosa que pidas a Diosción repetida sin cesar hasta que encuentre la confir- la obtendrás si la pides para gloria de Dios o el bien de I u prójimo. Pues Dios no separa el bien del prójimo demación luminosa y potente: el Señor ha escuchado, el
  • 137. 272 Cuarta semana de cuaresma Lunes 273su gloria. Por consiguiente, ten por seguro que el Señor céis lo que os digo?" (Le 6,46). No os perdáis en fantasías, en bús-escuchará tus peticiones, siempre que las hagas para la quedas retorcidas. Jesús está a vuestro alcance, si tenéis fe. Nadaedificación y el bien de tu prójimo. hay más concreto y cierto aue la fe, porque es una realidad pre- sente; es sólida, fuerte e indestructible. Jesús está aquí, y vosotros Pero incluso si pidieses algo por necesidad, utilidad o también, a condición de que os hagáis presentes cuando pasa.beneficio personal, no temas, que Dios te la concederá Vuestros gozos y tristezas, vuestro cansancio del trabajo y de lossi realmente lo necesitas, porque él ama a los que le hombres, vuestro sufrimiento, vuestras rebeliones y vuestros disgus-aman. Es bueno con todos y su misericordia se extien- tos no son sino oleaje de superficie, y no impide que Jesús esté allí,de también a los que no invocan su nombre; con mayor que os ame y os quiera a través de estas cosas por las que sufrís más cercano en ofrenda al Padre y en sacrificio por vuestros her-razón, pues, cumplirá los deseos de los que le temen. Él manos. Ésta es la realidad, la pura realidad; lo demás, si lo com-escuchará todas tus peticiones y no las rechazará por tu paramos, es sólo apariencia.recta fe en Cristo Salvador [...]. Lo sé: es más fácil decirlo que hacerlo. Pero el Espíritu de luz, el Pero también podrá decirte por qué le has molestado Espíritu de amor, actúa en vosotros. Es necesario, sin cansarse, abrir-sin motivo y cómo pides cosas de las que puedes pres- le el camino mediante la práctica de vuestra fe en Jesús (R. Voillau-cindir fácilmente (Serafín de Sarov, Coloquio con Moti- me, Come loro, Roma 1979, 212s, passim).lov, passim). ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Dios mío, ven en mi auxilio; Señor, date prisa en soco-rrerme" (Sal 69,2). PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Que vuestra fe sea sencilla, confiada, incansablemente perse-verante, animada en la oscuridad y anclada en Jesús. En él, aquien debe llegar nuestra fe por el Evangelio, en la realidad de supresencia ¡unto a vosotros. Practicad vuestra fe en las palabras deCristo... Releed el Evangelio proponiéndoos comprender lo que Jesús osdice. Ha hablado casi únicamente de esto, y si ha insistido tanto esporque sabia que no le escucharíamos; sabia que era lo esencial,que nos desanimaríamos, que nos faltaría perseverancia. Nadapuede sustituir la fuerza de las palabras de Jesús: leedlas, releedlasy, sobre todo, vividlas: "¿Por qué me decís: Señor, Señor, y no ha-
  • 138. lurtes 27S sembocan en el mar Muerto, cuyas aguas quedarán saneadas Martes " Por donde pase este torrente, todo ser viviente que en él S e de la cuarta semana mueva vivirá. Habrá abundancia de peces, porque las agua_s del mar Muerto quedarán saneadas cuando llegue este to, de cuaresma rrente. 12 Junto a los dos márgenes del torrente crecerá toda cla$ e de árboles frutales; sus hojas no se marchitarán ni sus frutos se acabarán. Cada mes darán frutos nuevos, porque las aguas que los riegan manan del santuario. Sus frutos servirán de al¡_ mentó y su follaje de medicina. *•• Debido al clima árido de Palestina, las fuentes se consideran con frecuencia símbolos del poder vivifica- dor de Dios. Por eso, a veces en las inmediaciones de LECTIO una fuente se erigía un santuario. En la visión de Eze- quiel, este poder de vida nueva m a n a del zaguán del mismo templo y fluyen hacia oriente, por donde regre- só la Gloria del Señor a morar en medio del puebloPrimera lectura: Ezequiel 47,1-9.12 vuelto del destierro. Al principio, es un pequeño arro- 1 Después el ángel me llevó a la entrada del templo, y vi que yo de agua insignificante, comparado con los grandes debajo del umbral, por el lado oriental hacia el que mira la ríos mesopotámicos, pero va creciendo cada vez más y fachada del templo, brotaba una corriente de agua. El agua más hasta convertirse en un río navegable. descendía por el lado derecho del templo hasta la parte sur del altar. 2 Me hizo salir por el pórtico norte y dar la vuelta Es sugestivo el contraste entre la medida exacta y por fuera hasta el pórtico exterior que mira hacia oriente, y calculada siempre igual por el ángel y el crecer sin vi que las aguas fluían desde el costado derecho. El hombre medida del agua, cuyo poder debe experimentar el salió en dirección este con un cordel en la mano, midió qui- profeta en su cuerpo (vv. 3b.4b). A él se le revela la ex- nientos metros y me hizo atravesar el agua, que me llegaba Iiaordinaria fecundidad y eficacia de la fuente: llena hasta los tobillos; midió otros quinientos metros y me hizo de vegetación el territorio, sana el mar Muerto, hace que atravesar el agua, que me llegaba hasta las rodillas; ""midió abunden los peces y que prosperen las gentes (w. 7-10); todavía otros quinientos metros y me hizo atravesar el agua, que me llegaba hasta la cintura; 5 midió, por fin, otros qui- los árboles frutales dan cosechas extraordinarias: el nientos metros y la corriente de agua era ya un torrente que agua que viene de Dios sana y fecunda la tierra que re- no pude atravesar, pues había crecido hasta el punto de que corre. sólo a nado se podía atravesar. Entonces me dijo: El Nuevo Testamento recogerá y llevará a plenitud - ¿Has visto, hijo de hombre? la simbología: Jesús es el verdadero templo del que bro- Después me hizo volver a la orilla del torrente 7 y, al volver, la el agua viva del Espíritu (Jn 7,38; 19,34) por medio de vi que junto al torrente en las dos orillas había muchos árboles. "Y me dijo: la regeneración con esta agua vivificante y medicinal - Estas aguas fluyen hacia oriente, bajan al Araba y de- (Jn 3,5).
  • 139. Cuarta semana de cuaresma Martes 277276Evangelio: Juan 5,1-3.5-16 piscina de Betesda, en Jerusalén. Allí se encuentra con una en particular. Su palabra se dirige a ese pobre pa- 1 Después de esto, Jesús volvió a Jerusalén para celebrar ralítico que lleva enfermo treinta y ocho años, casi toda una de las fiestas judías. 2Hay en Jerusalén, cerca de la puer- su existencia. Después de tan larga espera, ¿qué puede ta llamada de las Ovejas, un estanque conocido con el nombre pedir de bueno a la vida? de Betesda, que tiene cinco soportales. En estos soportales había muchos enfermos recostados en el suelo: ciegos, cojos La pregunta aparentemente obvia de Jesús (v. 6) y paralíticos. "Había entre ellos un hombre que llevaba trein- despierta la voluntad de este hombre y, por un simple ta y ocho años inválido.6 Jesús, al verlo allí tendido, y sabien- mandato (v. 8), recobra la fuerza: carga con su camilla, do que llevaba mucho tiempo, le preguntó: compañera de tantos años de enfermedad, y camina - ¿Quieres curarte? 7 llevándola consigo como testimonio de su curación. El enfermo le contestó: - Señor, no tengo a nadie que me introduzca en el estanque Jesús renueva la vida, cosa que no podrían hacer los cuando se mueve el agua. Cuando quiero llegar yo, otro se me ritos supersticiosos, ni siquiera la Ley: quien se queda ha adelantado. bloqueado en su interpretación literal, en la rigurosa ob- «Entonces Jesús le ordenó: servancia del sábado, es un paralítico del espíritu, un cie- - Levántate, toma tu camilla y echa a andar. go de corazón. A diferencia de aquel enfermo, no quiere "En aquel instante, el enfermo quedó curado, tomó su ca- curarse y su rigidez se convierte en hostilidad. milla y comenzó a andar. Aquel día era sábado. En el templo, Jesús se encuentra con el hombre cura- 10 Los judíos se dirigieron al que había sido curado y le do y le dirige la palabra clara y exigente (v. 14), de la que dijeron: se desprende que hay algo peor que 38 años de parálisis: - Hoy es sábado y no te está permitido llevar al hombro tu el pecado, con sus consecuencias. Jesús no quiere reno- camilla. var la vida a medias: si no se nos libera de las ataduras "Él respondió: del pecado, de nada nos sirve que se nos desentumezcan - El que me curó me dijo: "Toma tu camilla y vete". los miembros. Es una libertad por la que debemos optar 12 Ellos le preguntaron: cada día: "¿Quieres quedar sano?... No peques más". - ¿Quién es ese hombre que te dijo: "Toma tu camilla y vete"? 13 Pero él no lo conocía ni sabía quién le había curado, pues Jesús había desaparecido entre la muchedumbre que se había MEDITATIO reunido allí. 4 Más tarde, Jesús se encontró con él en el templo y le dijo: Sentado en los límites de la esperanza, sin poder - Has sido curado, no vuelvas a pecar más, pues podría comprometerse con la vida, desilusionado de los demás sucederte algo peor. 1 5 El hombre fue a informar a los judíos de que era Jesús y con frecuencia también de la religión: así es el hom- quien le había curado. * Jesús hacía obras como ésta en sába- bre de hoy, de siempre, al que Cristo viene a buscar allí do; por eso lo perseguían los judíos. donde se encuentra, paralizado por el sufrimiento, el pecado o por distintas circunstancias. Jesús sencillamen- te pregunta: "¿Quieres curarte?". Pregunta obvia, quizás, w Jesús, salvación de Dios, decide atravesar los so- pero exige una respuesta personal que renueva interior- portales de miserias humanas que se reúnen junto a la
  • 140. 278 Cuarta semana de cuaresma Martes 279mente y hace sentir la gran dignidad del hombre: su CONTEMPLATIOlibertad y responsabilidad. Luego, sencillamente, dice:"Levántate: echa a andar...". No por medio de ritos vacíos La piscina o el agua simbolizan la amable persona deo por no sé qué agua milagrosa, sino por el poder de la nuestro Señor Jesucristo [...]. Bajo los pórticos de la pis-Palabra de Dios que recrea, rompe las ataduras que cina yacían muchos enfermos, y el que bajaba al aguaaprisonan. No es nada la parálisis del cuerpo: hay ata- después de ser agitada quedaba completamente curado.duras mucho peores que atan el corazón al pecado. Por Esta agitación y este contacto son el Espíritu Santo, queesta razón, Cristo ha dejado a la Iglesia la eficacia de su viene de lo alto sobre el hombre, toca su interior y pro-Palabra y la gracia que brota como un río de su costado duce tal movimiento que su ser, literalmente, se conmo-abierto: agua viva del baño bautismal, que regenera y ciona y se transforma completamente, hasta el punto derenueva al pecador; agua viva de las lágrimas del arre- que le hastían las cosas que antes le agradaban o deseapentimiento, que suscita el Espíritu para absolver de ardientemente lo que antes le horrorizaba, como el des-todo vínculo de culpa al penitente; sangre derramada precio, la miseria, la renuncia, la interioridad, la humil-por aquel que fue perseguido a muerte por haber traído dad, la abyección, el distanciamiento de las criaturas.al m u n d o la salvación de Dios. Ahora constituye su mayor delicia. Cuando se produce esta agitación, el enfermo -esto es, el hombre exterior, con todas sus facultades- desciende interiormente al ORATIO fondo de la piscina y se lava a conciencia en Cristo, en su sangre preciosísima. Gracias a este contacto, se cura con Ven, Señor Jesús a buscar a todo el que yace con el toda certeza, como está escrito: "Todos los que lo tocabanánimo abatido, en la enfermedad de sus miembros, en la se curaban" (J. Taulero, Sermón del evangelio de Juandesesperación del pecado oculto. Ven a buscarme tam- para el viernes después de ceniza).bién a mí. Acércate a nosotros, oh Cristo, vuélvete a no-sotros, uno por uno, para que en cada uno resuene lapregunta: "¿Quieres curarte?". Pídemelo también a mí. ACTIOVen a sumergirnos, Señor, en el profundo abismo de tuamor, que brota de tu corazón abierto como un río y co- Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:rre, inagotable y potente, atravesando y renovando tiem- "Devuélveme la alegría de tu salvación" (Sal 50,14a).pos y espacios para desembocar en el Eterno. Ya me pu-rificaste en la fuente bautismal: haz que viva fielmenteen conformidad a los dones recibidos. Que pueda cadadía cancelar las culpas cometidas con el agua de mis lá- PARA LA LECTURA ESPIRITUALgrimas: que me abran a la gracia del perdón nunca me- Volviendo a un hombre totalmente sano, Jesús le confiere la vidarecido, siempre humildemente implorado. Libre del pe- en plenitud; se exhorta ciertamente al hombre a no pecar más, perocado que me inmoviliza en una existencia carente de él no hace más que una cosa: "andar". A diferencia del ciego desentido, que pueda caminar anunciando que en ti todos nacimiento, después de su curación, no se pone a proclamar quepueden volver a encontrar la vida y sentirse hermanos. Jesús es un profeta, ni se pone a confesar su fe, sino que es sim-
  • 141. 280 Cuarta semana de cuaresmaplemente un signo vivo de la vida transmitida por el Hijo, y en este Miércolessentido expresa al Padre. No hay ninguna consigna de que no "re-niegue", sino el deber de existir, de "caminar" simplemente. El cre- de la cuarta semanayente es un hombre que camina, si permanece en relación con el de cuaresmaHijo y, por él, con el Padre [...]. ¿Cómo transmite Jesús la verdad que habitaba en él? El sabeque la Palabra es creadora de vida y sabe también que la Palabratraducida en palabras corre el peligro de verse confundida con elparloteo del lenguaje humano. Por eso empieza dando la salud aun hombre que llevaba muchos años enfermo; y sólo a continuaciónilumina su acción [...]. Al realizar esta acción en día de sábado,suscita una cuestión sobre la autoridad de su misma persona, yluego explica su sentido. De esta manera, todo discípulo puede aprender también la forma LECTIOde comunicar su experiencia de fe. Frente a los que no la compar-ten, me siento tentado a combatir con palabras que expresen la ver-dad. Pero de esta manera me olvidaría de que las palabras no sonsolamente un medio de comunicación, sino también un obstáculo Primera lectura: Isaías 49,8-15para el encuentro con otro. Por el contrario, si pongo al otro en pre-sencia de un acto que invite a reflexionar sobre ese ser extraño que 8 Así dice el Señor:soy yo (cf. Jn 3,8), entonces se entabla un diálogo, no con palabras Te he respondido en tiempo de gracia,que se cruzan, sino entre unos seres vivos, discípulos, para comu- te he auxiliado en día de salvación, nicarse a través de unos gestos que ofrecen sentido (X. Léon-Dufour, te he formado y te he hecho Lectura del evangelio de Juan, Salamanca 1992, II, 67-68, passim). alianza del pueblo para restaurar el país, para repartir las heredades devastadas, "para pedir a los cautivos: "¡Salid", a los que están en tinieblas: "¡Dejaos ver!". A lo largo de los caminos se apacentarán, en todos los montes pelados tendrán pastos. " No pasarán hambre ni sed, el bochorno y el sol no los dañarán, pues el que se compadece de ellos los guiará y los conducirá hacia manantiales de agua. 11 Convertiré en caminos mis montos y se nivelarán mis senderos. i: Vienen todos de lejos, unos del norte y del poniente,
  • 142. Miércoles 283282 Cuarta semana de cuaresma criaturas; no es un Dios lejano ni impasible, ni un Dios otros de la región de Sinín. juez implacable, sino un Dios cercano y solícito con la "Gritad, cielos, de gozo; salta, tierra, de alegría; suerte de todos sus hijos. montes, estallad de júbilo, que el Señor consuela a su pueblo, se apiada de sus desvalidos. 14 Evangelio: Juan 5,17-30 Sión decía: "Me ha abandonado Dios, el Señor me ha olvidado". 15 ¿Acaso olvida una mujer a su hijo, "Dijo Jesús: y no se apiada del fruto de sus entrañas? - Mi Padre no cesa nunca de trabajar; por eso yo trabajo Pues aunque ella se olvide, también en todo tiempo. 18 yo no te olvidaré. Esta afirmación provocó en los judíos un mayor deseo de matarlo, porque no sólo no respetaba el sábado, sino que además decía que Dios era su propio Padre, y se hacía igual »*• El Siervo de YHWH experimenta el desaliento y el a Dios.fracaso, pero Dios le infunde nuevos ánimos y dilata "Jesús prosiguió, diciendo:hasta el extremo de la tierra los confines de su misión - Yo os aseguro que el Hijo no puede hacer nada por susalvífica (w. 5-7). Implica en primer lugar la liberación cuenta; él hace únicamente lo que ve hacer al Padre: lo quede los israelitas del destierro, porque ha llegado el tiem- hace el Padre, eso hace también el Hijo. 20 Pues el Padre ama alpo de la misericordia, el día de la salvación (v. 8). Dios Hijo y le manifiesta todas sus obras; y le manifestará todavíatiene sus tiempos y sus días, en los que ofrece su gracia cosas mayores, de modo que vosotros mismos quedaréis mara- villados.21 Porque así como el Padre resucita a los muertos dán-y realiza su promesa. Penetra en el curso de la historia doles la vida, así también el Hijo da la vida a los que quiere.h u m a n a para transformarla. En el designio de Dios, el 22 El Padre no juzga a nadie, sino que le ha dado al Hijo Siervo es como Moisés: mediador de la alianza. Como todo el poder de juzgar." Y quiere que todos den al Hijo el Josué, restaurará y repartirá la tierra. Será el heraldo mismo honor que dan al Padre. El que no honra al Hijo, tam- del nuevo éxodo que el Señor mismo, "El Compasivo", poco honra al Padre que lo ha enviado. 24 Yo os aseguro que guiará como buen pastor y facilitará superando todo lo quien acepta lo que yo digo y cree en el que me ha enviado, tiene la vida eterna; no sufrirá un juicio de condenación, sino esperado (w. lOs). Es u n mensaje de vida dirigido a los que ha pasado de la muerte a la vida. desterrados descorazonados. 25 Os aseguro que está llegando la hora, mejor aún, ha lle- El profeta a continuación contempla desde Jerusalén gado ya, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y (v. 12) la entrada en la patria del pueblo, que confluye todos los que la oigan, vivirán. 26 El Padre tiene el poder de dar la vida, y ha dado al Hijo ese mismo poder." Le ha dado en la ciudad santa no sólo desde Babilonia, sino desde también autoridad para juzgar, porque es el Hijo del hombre. todos los puntos donde habían sido dispersados. El cos- 28 No os admiréis de lo que os estoy diciendo, porque llegará mos entero canta, exultando por la misericordia que el el momento en que todos los muertos oirán su voz29y saldrán Señor ha tenido con su pueblo (v. 13). Su amor es una de los sepulcros. Los que hicieron el bien resucitarán para la ternura honda, visceral. Le caracterizan su entrega y fi- vida eterna, pero los que hicieron el mal resucitarán para su delidad perennes. Es su icono el amor de una madre por condenación. 30 sus hijos (w. 14s). Son imágenes tomadas del lenguaje Yo no puedo hacer nada por mi cuenta. Juzgo según lo humano para indicar lo unido que está Dios con sus que Dios me dice, y mi juicio es justo, porque no pretendo
  • 143. Miércoles 285284 Cuarta semana de cuaresma el único verdaderamente abandonado es el Hijo amado, actuar según mi voluntad, sino que cumplo la voluntad del a quien un Amor más grande entrega a la muerte en la que me ha enviado. cruz para librarnos de la muerte eterna. A los judíos que le acusan de violar el sábado y de no respetar el descan- **• Jesús es perseguido por los judíos a causa de las so del mismo Dios, él les revela la propia conformidadcuraciones que realiza en sábado. Para fundamentar sustancial de Hijo que actúa en todo de acuerdo con losus obras, Jesús revela su propia identidad de Hijo de que ve y escucha del Padre: por consiguiente, de él re-Dios, poniéndose así por encima de la Ley. El v. 17 alu- cibe la autoridad de juzgar. A cuantos escuchan con fede a especulaciones judías: el descanso sabático de Dios su Palabra y la guardan en el corazón, les da el poder dese refiere a su obra creadora, no a la continua actividad llegar a ser hijos de Dios; desde ahora pasan de la muer-de Dios, que incesantemente da la vida y juzga (el Eter- te a la vida eterna, y, en el último día, no encontraránno nunca puede interrumpir estas dos actividades, por- al juez, sino al Padre, que les espera desde siempre, por-que pertenecen a su propia naturaleza). que en ellos reconoce el rostro de su Hijo amado, el Unigénito, convertido por nosotros en hermano primo- En los versículos 19-30, Jesús muestra que se atiene génito. en todo a la actividad de Dios como hijo que aprende en la escuela de su padre. "El hijo no puede hacer nada por Grande es la esperanza que se nos propone: nos con- su cuenta": esta afirmación, reiterada en el v. 30, inclu- cede nueva luz en la existencia cotidiana. Vivir como ye la perícopa e indica su sentido. La total unidad entre hijos es la herencia eterna y, a la vez, el tesoro secreto la acción del Padre y del Hijo es fruto de la completa que nos sostiene cada día en la fatiga. obediencia del Hijo, que ama el querer del Padre y com- parte su amor desmesurado por los pecadores. Por eso el Padre da al Hijo lo que a él sólo pertenece: el poder ORATIO sobre la vida y la autoridad del juicio (w. 25s). Esta ín- tima relación entre Padre e Hijo puede extenderse tam- Señor Jesús, tú que siempre miras al Padre y cumples bién a los hombres por medio de la escucha obediente lo que le ves hacer, atrae nuestra mirada a ti: en tu luz de la Palabra de Jesús, que hace entrar en el dinamismo veremos la luz, aprenderemos a vivir como hijos de Dios. de la vida eterna superando la condición existencial de De él has recibido el poder de dar la vida y devolver- muerte que caracteriza la vida presente. la, nueva, al que la ha perdido, porque te has entregado ;i la muerte por todos. Aumenta nuestra fe; en ti está la fuente viva y de ti lograremos con gozo nuestra sal- MEDITATIO vación. Tú, juez de todo mortal, que escuchas siempre los jui- El Señor ha constituido a su Siervo como alianza cios veraces de Dios, haz que nosotros escuchemos tu para restaurar el país. El Padre ha enviado al Hijo y le Palabra con corazón obediente; de ti aprenderemos que lia dado el poder de resucitar de entre los muertos. Na- la mayor sabiduría es adherirse a la voluntad del Padre die está excluido de esta invitación a la vida, nadie po- ion humilde amor. En la fiesta sin fin de la divina ter- drá sentirse abandonado u olvidado por Dios, porque
  • 144. 286 Cuarta semana de cuaresma Miércoles 287nura, que envuelve a todo hombre para convertirlo en Creo que debemos intentar participar un poco en esta realidad,hijo, gozaremos contigo, oh Hijo unigénito, porque no esto es, intentar convertirnos en hombres de resurrección, testimo-te has avergonzado de llamarnos "hermanos". niando una moral de resurrección como una llamada a una vida más profunda, más intensa, que finalmente pueda deshacer el sen- tido mismo de la muerte. Pues estoy convencido de que el gran pro- blema de los hombres de hoy es precisamente el problema de la CONTEMPLATIO muerte. Pienso que el lenguaje que debemos utilizar para dirigirnos a los hombres es ante todo el ejemplo que debemos dar, el lengua- Si ha descendido a la tierra ha sido por compasión je de la vida: con este lenguaje lograremos que comprendan lo quehacia el género humano. Sí, ha padecido nuestros sufri- significa resurrección.mientos antes de padecer la cruz, incluso antes de haber Nos hacen falta profetas quizás un poco locos. Sí, porque la re-asumido nuestra carne. Pues si no hubiese sufrido, no surrección es una locura, y hay que anunciarla a lo loco: si se anun- cia de un modo "educado", no puede funcionar. Debemos decir:habría venido a compartir nuestra vida humana. Prime- "Cristo ha resucitado", y todos nosotros hemos resucitado en él. To-ro ha sufrido, luego ha descendido. ¿Cuál es la pasión dos los hombres; no sólo los que pertenecen a la Iglesia, todos. Yque sintió por nosotros? La pasión del amor. El mismo entonces, si en lo más hondo de nosotros la angustia se transformaPadre, el Dios del universo, "lento a la ira y rico en mi- en confianza, podremos hacer lo que nadie se atreve a hacer hoy:sericordia", ¿no sufre en cierto modo con nosotros? ¿Lo bendecir la vida.ignorarías tú, que gobernando las cosas h u m a n a s pade- Hoy los cristianos son cada vez más minoritarios, casi en diás-ces con los sufrimientos de los hombres? Como el Hijo pora. ¿Qué relación tiene esta minoría con la humanidad entera? Esta minoría es un pueblo aparte para ser reyes, sacerdotes y pro-de Dios "llevó nuestros dolores", también el mismo Dios fetas; para trabajar, servir, orar por la salvación universal y lasoporta "nuestro padecer". Ni siquiera el Padre es impa- transfiguración del universo, para convertirse en servidores pobressible. Tiene piedad, sabe algo de la pasión de amor... y pacíficos del Dios crucificado y resucitado (O. Clément, cit. en En(Orígenes, Homilías sobre Ezequiel, VI, 6, passim). el drama de la incredulidad con Teresa de Lisieux, Verbo Divino, Estella 1998). ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: "Acuérdate, Señor, de tu ternura" (Sal 24,6a). PARA LA LECTURA ESPIRITUAL Anunciar la resurrección no es anunciar otra vida, sino mostrar ue la vida puede ganar en intensidad y que todas las situaciones e muerte que atravesamos pueden transformarse en resurrección.Un gran poeta francés, Paul Eluard, decía: "Hay otros mundos,pero están en este". Así es como debemos pensar en la resurrección.
  • 145. Jueves 289 14 Jueves Y el Señor se arrepintió del mal que había querido hacer a su pueblo. de la cuarta semana de cuaresma **• Dios acaba de establecer su alianza con Israel, con- firmándola con una solemne promesa (cf. Ex 24,3). Moi- sés todavía está en el monte Sinaí en presencia del Se- ñor, donde recibe las tablas de la Ley, documento base de la alianza. Pero el pueblo ya ha cedido a la tentación de la idolatría: se construye un becerro de oro, obra de manos humanas, y se atreve a adorarlo como el Dios que le ha librado de la esclavitud de Egipto (v. 8). LECTIO Dios montó en cólera (las características antropo- mórficas con las que se describe a Dios en este episodio atestiguan la antigüedad del fragmento). Sin duda, in- formó a Moisés de lo acaecido (v. 7): se ha roto la alian-Primera lectura: Éxodo 32,7-14 za. Es un momento trágico: Dios está a punto de repu- 7 diar a Israel, sorprendido en flagrante adulterio. El Señor dijo a Moisés: Aunque Moisés, jefe del pueblo, permaneció fiel. ¿Le - Vete, baja porque se ha pervertido tu pueblo, el que tú sa- rechazará también el Señor? No, pero se pondrá a prue- caste de Egipto. a Muy pronto se han apartado del camino que les señalé, pues se han fabricado un becerro chapado en oro, ba su fidelidad. ¿Cómo? Mientras el Señor amenaza con se están postrando ante él, le ofrecen sacrificios y repiten: destruir al pueblo, propone a Moisés comenzar con él "Israel, éste es tu Dios, el que te sacó de Egipto". una nueva historia y le promete un futuro rico de espe- 9 Y añadió el Señor: ranza (v. 10). Moisés no cede a la "tentación". Ha reci- - Me estoy dando cuenta de que ese pueblo es un pueblo bido la misión de guiar a Israel hacia la tierra prometi- obcecado. I0 Déjame; voy a desahogar mi furor contra ellos y da y no abandona al pueblo. Como en otro tiempo los aniquilaré. A ti, sin embargo, te convertiré en padre de una Abrahán (cf. Gn 18), intercede poniéndose como un gran nación. 11 escudo entre Dios y el pueblo pecador. Con su súplica, Moisés suplicó al Señor, su Dios, diciendo: - Señor, ¿por qué se va a desahogar tu furor contra tu pue- Irata de "dulcificar el rostro del Señor" (v. 11). Su angus- blo, al que tú sacaste de Egipto con tan gran fuerza y poder? tiosa oración, en la que recuerda al Señor las promesas 12 ¿Vas a permitir que digan los egipcios: "Los sacó con mala in- nechas a los patriarcas, es tan ardiente que llega al co- tención, para matarlos entre los montes y borrarlos de la faz de razón de Dios. la tierra"? Aplaca el ardor de tu ira y arrepiéntete de haber que- rido hacer el mal a tu pueblo. "Recuerda a Abrahán, a Isaac y a Israel, tus servidores, a quienes juraste por tu honor y les pro- metiste: "Multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas Evangelio: Juan 5,31-47 del cielo y daré a vuestros descendientes esa tierra de la que os hable, para que la posean como heredad eterna". Dijo Jesús:"Si me presentase como testigo de mí mismo, mi testimonio carecería de valor. -Es otro el que testifica a mi
  • 146. 290 Cuarta semana de cuaresma Jueves 291 favor, y su testimonio es válido."Vosotros mismos enviasteis el enviado del Padre, el Hijo de Dios: las palabras de una comisión a preguntar a Juan, y él dio testimonio a favor de la verdad. u Y no es que yo tenga necesidad de testigos Juan Bautista, hombre enviado por Dios; las obras de humanos que testifiquen a mi favor; si digo esto es para que vida que él mismo ha realizado por mandato de Dios; la vosotros podáis salvaros. " Juan el Bautista era como una voz del Padre, y, finalmente, las Escrituras. Estos testi- lámpara encendida que alumbraba; vosotros estuvisteis dis- monios, tan diversos, tienen dos características comu- puestos, durante algún tiempo, a alegraros con su luz. "Pero nes: por una parte, como respuesta a la acusación de yo tengo a mi favor un testimonio de mayor valor que el de blasfemia por los judíos contra Jesús, remiten al actuar Juan. Una prueba evidente de que el Padre me ha enviado es que realizo la obra que el Padre me encargó llevar a cabo. salvífico de Dios Padre; por otra, no dicen nada verda- "También habla a mi favor el Padre que me envió, aunque deramente nuevo. vosotros nunca habéis oído su voz ni visto su ix>stro. ,s Su Los judíos se encuentran así sometidos a un proceso. palabra no ha tenido acogida en vosotros; así lo prueba el hecho de que no queréis creer en el enviado del Padre. " Es- Su ceguera procede de una desviación radical, interior: tudiáis apasionadamente las Escrituras, pensando encontrar los acusadores no buscan la "gloria que procede sólo de en ellas la vida eterna; pues bien, también las Escrituras hablan Dios", revela el riesgo y les pone en guardia: creen obte- de mí;4" y a pesar de ello, vosotros no queréis aceptarme para ner vida eterna escudriñando los escritos de Moisés, tener vida eterna. pero estos escritos son los que les acusan. ¿El intercesor 41 Yo no busco honores que puedan dar los hombres. por excelencia tendrá que convertirse en su acusador? 42 Además, os conozco muy bien y sé que no amáis a Dios. El fragmento concluye con una pregunta que pide a 4 Yo he venido de parte de mi Padre, pero vosotros no me cada uno examinar la autenticidad y sinceridad de la aceptáis; en cambio, aceptaríais a cualquier otro que viniera en nombre propio. 44 ¿Cómo vais a creer vosotros, si lo que os propia fe. preocupa es recibir honores los unos de los otros y no os interesáis por el verdadero honor, que viene del Dios único? 4i No penséis que voy a ser yo quien os acuse ante mi Padre; os acusará Moisés, en quien tenéis puesta vuestra esperanza. MEDITATIO 46 Él escribió acerca de mí; por eso, si creyerais a Moisés, tam- bién me creeríais a mí.4T Pero si no creéis lo que él escribió, Llevar una vida auténticamente religiosa significa ¿cómo vais a creer lo que yo digo? ante todo sentirse dependiente de Dios, unidos a él con un vínculo indisoluble. Lo demás es secundario. De ahí **• Continúa el discurso apologético de Jesús como brotan las actitudes espirituales y prácticas que caracréplica a las acusaciones de los judíos. A medida que terizan al creyente y le diferencian del no creyente. I.lavanza el discurso, se va enconando más y más. Cada creyente es el que, en una situación de prueba, no abanvez aparece más clara la distinción entre el "yo" de dona a Dios como si fuese la causa de su mal, sino queJesús y el "vosotros" de los oyentes hostiles. La períco- se vuelve hacia él con una insistencia invencible, romopa llega al punto culminante del proceso del Señor Dios hizo Moisés.contra su pueblo amado con predilección, pero obstina- Además, el creyente adulto en la le sienle como pincdamente rebelde, ciego y sordo. ba personal las pruebas de sus hermanos próximos o le Cuatro son los testimonios aducidos por Jesús que ¡anos: en todos ve a su prójimo. Ora por lodos y es undeberían llevar a los oyentes a reconocerlo como Mesías, intercesor universal, dispuesto a cargar con las dehili
  • 147. 292 Cuarta semana de cuaresma Jueves 293dades de los demás, a sufrir para que los otros puedan CONTEMPLATIOser aliviados en su dolor, como hicieron Moisés y, sobretodo, Jesús, el inocente muerto como pecador por no- ¡Oh, cuan bella, dulce y cariñosa es la Sabiduríasotros, injustos. En esta humilde, fiel y continua dona- encarnada, Jesús! ¡Cuan bella es la eternidad, pues es elción de sí está el verdadero testimonio. Frente a una vida esplendor de su Padre, el espejo sin mancha y la imagenentregada al servicio de los más débiles, frente a perso- de su bondad, más radiante que el sol y más resplande-nas que no acusan, sino que suplican y perdonan, antes ciente que la luz! ¡Cuan bella en el tiempo, pues ha sidoo después surgirá la pregunta: "¿Por qué actúa así?". La formada por el Espíritu Santo pura, libre de pecado yexistencia de un Dios que es amor no se "demuestra" hermosa, sin la menor mancilla, y durante su vida ena-más que dejando transparentar que vive en los corazo- moró la mirada y el corazón de los hombres y es actual-nes de los que le acogen. mente la gloria de los ángeles! ¡Cuan tierna y dulce es para los hombres, especialmente para los pobres y peca- dores, a los que vino a buscar visiblemente en el mundo y a los que sigue todavía buscando invisiblemente! ORATIO Que nadie se imagine que, por hallarse ahora triun- Señor, esplendor de la gloria del Padre, ten piedad de fante y glorioso, es Jesús menos dulce y condescendían-nosotros. Hemos buscado la gloria h u m a n a vanamente: le; al contrario, su gloria perfecciona en cierto modo sulo único que sacamos es hacernos más duros de cora- dulzura; más que brillar, desea perdonar; más que os-zón, sin saber dar un sentido a las cosas, a los aconteci- tentar las riquezas de su gloria, desea mostrar la abun-mientos. Queremos ir a ti para tener vida; a ti, que eres dancia de su misericordia (L.-M. Grignion de Montforttransparencia del rostro del Dios-humildad. El amor de la Sabiduría eterna, XI, 126-127). Jesús, testigo fiel y veraz del Padre, ten piedad denosotros. Hemos rechazado las exigencias de tu Pala-bra y hemos preferido seguir los ídolos del m u n d o , vi- ACTIOviendo una "espiritualidad de compromiso": ilusionesfalaces que apagan el a m o r interior. Queremos ir a ti Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra:para tener vida; a ti, que nos permites oír la voz del "El que cree tiene la vida eterna" (Jn 6,47).Dios-verdad. Cristo, Hijo obediente enviado por el Padre, ten pie-dad de nosotros. Hemos olvidado las Escrituras, que PARA LA LECTURA ESPIRITUALnos cuentan la pasión que sufriste por nosotros; hemosapartado la mirada de quien todavía vive la pasión en el La tradición cristiana sostiene que el libro que vale la pena leer es nuestro Señor Jesucristo. La palabra Biblia significa "libro", ycuerpo o en el corazón; intercede por nosotros, pecado- todas las páginas de este libro hablan de él y quieren llevar a él [...].res, tú, inocente Cordero de Dios. Queremos ir a ti para Es necesario que se dé un encuentro entre Cristo y la persona hu-Icner vida; a ti, que eres la presencia encarnada del mana, entre ese Libro que es Cristo y el corazón humano, en el que Dios-misericordia. está escrito Cristo no con tinta, sino con el Espíritu Santo.
  • 148. 294 Cuarta semana de cuaresma ¿Por qué leer? Porque Jesús mismo ha leído. Fue libro y lector, ycontinúa siendo ambas cosas en nosotros. ¿Cómo leer? Como leyó ViernesJesús. Sabemos que Jesús leyó y explicó a Isaías en la sinagoga de de la cuarta semanaNazaret. Sabemos también cómo comprendió las Escrituras y cómoa través de ellas se comprendió a sí mismo y su misión. Como lec- de cuaresmator del libro y él mismo como Libro, después de su glorificación con-cedió este carisma de lectura a sus discípulos, a la Iglesia y tambiéna nosotros. Desde entonces, gracias al Espíritu, que actúa en la Igle-sia, toda lectura del Libro sagrado es participación de este don deCristo. Somos movidos a leer la Escritura porque él mismo lo hizo yporque en ella le encontramos a él. Leemos la Escritura en él y consu gracia. Y debemos concluir que la lectura cristiana de las Escrituras noes principalmente un ejercicio intelectual, sino que, esencialmente, LECTIOes una experiencia de Cristo, en el Espíritu, en presencia del Padre,como el mismo Cristo está unido a él, cara a cara, orientado a él,penetrando en él y penetrado por él. La experiencia de Cristo fueesencialmente la conciencia de ser amado por el Padre y de res-ponder a este amor con el suyo. Es un intercambio de amor. A Primera lectura: Sabiduría 2, la. 12-22través de nuestra experiencia personal, seremos capaces de leer a 2Cristo-Libro y, en él, a Dios Padre (J. Leclercq, Ossa humiliata, " Dijeron los impíos, discurriendo equivocadamente: 12Seregno 1993, 65-85, passim). Acechemos al justo, porque nos resulta insoportable y se opone a nuestra forma de actuar, nos echa en cara que no hemos cumplido la Ley, y nos reprocha las faltas contra la educación recibida; "se precia de conocer a Dios y se llama a sí mismo hijo del Señor. 14 Es un reproche contra nuestros pensamientos, y sólo verlo nos molesta. 15 Pues lleva una vida distinta de los demás y va por caminos muy diferentes. 16 Nos considera moneda falsa, se aparta de nosotros como si fuéramos impuros. Proclama dichosa la suerte de los justos y se precia de tener a Dios por Padre. 17